Page 1

EL MUNDO / campus@elmundo.es

G/ U / CAMPUS

APUNTES POR PULGADAS Las nuevas tecnologías reinventan la relación entre alumno y profesor

UNA CIUDAD EN LA MALETA Florencia, una gran oportunidad para disfrutar del ‘David’.

14 / DICIEMBRE / 2011 / Nº VALOR

¿DOCENTES O TIBURONES? La implicación de profesores en la crisis financiera abre un debate ético en la Universidad Apenas eran 70 los alumnos de la Universidad de Harvard que, el pasado 2 de noviembre, abandonaron el aula en mitad de una clase de Introducción a la Economía impartida por el profesor Greg Mankiw. Alineados con el movimiento Occupy Wall Street, pretendían mostrar su «descontento con el sesgo» ideológico desde el que se imparte esa materia y que, según ellos, «ayuda a perpetuar la desigualdad social». Sólo eran un puñado de los centenares de alumnos que ese día poblaban las bancadas, una cifra muy inferior a los millones de indignados que se han echado a la calle en las principales capitales del mundo e incluso han tomado otros campus norteamericanos, provocando incidentes con la policía. Sin embargo, al producirse en una universidad tan emblemática y prestigiosa, este gesto simbólico, pero rotundo, se ha convertido en bandera de la rebeldía. Amplios sectores

«DEJÉ MI CARRERA EN ‘STAND BY’ PARA TRABAJAR EN EEUU»

de la comunidad universitaria están convencidos, especialmente en EEUU, de que los campus tuvieron alguna responsabilidad en la crisis financiera que hizo zozobrar a la economía mundial. Atacan por tres flancos: el cuestionamiento del modelo y la cosmovisión de que están impregnados las clases y los manuales, la necesidad de un cambio de paradigma intelectual de la formación y la reclamación de un código deontológico que acote las actividades extraacadémicas de los docentes y los conflictos de interés. ¿Los profesores universitarios eran conscientes de los peligros que tendrían las hipotecas subprime y la especulación financiera? ¿Alguno de ellos faltó a su deber de hacer sonar la señal de alarma para lucrarse con el batacazo? La respuestas a estas preguntas y la resaca de la crisis, en general, podrían provocar un cambio con pocos precedentes en la Universidad.

EN BUSCA DEL FUTURO ERMITAÑO DIGITAL

LUIS PAREJO

LOS PELIGROS DE LLAMARSE RAE EN EL SIGLO XXI

EL TERCER GRADO DE AITANA

‘El dardo en la Academia’, publicado por la editorial Melusina, propone estudiar el contenido de la institución, e insta a cuestionar su «esencia y validez».

La actriz Aitana Sánchez-Gijón cuenta cómo eran las juergas mientras se rodaba ‘Segunda enseñanza’, cómo vivió la presidencia de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas y qué importancia tiene el teatro en su vida diaria.

11

12

Porque hay vida más allá de Facebook y Twitter, algunos jóvenes han dado la espalda a las redes sociales o han decidido zambullirse en otras más alternativas.

Ignacio Soto, estudiante de Informática, recibió una beca de emprendimiento y se mudó a Silicon Valley. Así es su día a día en la meca de la tecnología.

7

8


EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

G / U / CAMPUS

2

UNIVERSIDAD TENDENCIA S

Un grupo de estudiantes se manifiesta en la universidad de California en Los Ángeles (UCLA) por una posible subida de tarifas. / REUTERS

‘INDIGNADO’ HARVARD. Los campus americanos se rebelan contra las enseñanzas económicas que desencadenaron la crisis PABLO RODRÍGUEZ SUANZES

El 2 de noviembre, unos 70 estudiantes de Eco 10, la asignatura universitaria de Introducción a la Economía más famosa de Estados Unidos, se levantaron al poco de empezar la clase y abandonaron en silencio el aula del profesor Greg Mankiw, uno de los más celebres del campus. Los alumnos se solida-

rizaban así con el movimiento Occupy Wall Street, los indignados norteamericanos, y denunciaban su «descontento con el sesgo de este curso de Introducción a la Economía» que «propaga una ideología conservadora y ayuda a perpetuar la desigualdad social». En España, acostumbrados como estamos a gestos más ruidosos, el incidente

ESTA VEZ ES DIFERENTE Ken Rogoff y Carmen Reinhart son autores de la ‘Biblia’ moderna sobre las crisis de deuda soberana. Su tesis, tras estudiar 200 años de bancarrotas públicas en más de 50 países, es clara: no hay nada nuevo bajo el sol.

parece inocuo. E incluso irrisorio, si se compara con las protestas en las universidades de California, que, en casos como el del campus de Davis, acabaron con alumnos rociados en masa con spray de pimienta. Pero aquello era diferente. Era Harvard, la universidad más prestigiosa del mundo y cuna de la élite política y financiera de EEUU.

THE BIG SHORT Michael Lewis es quizás el periodista financiero más importante. ‘The big short’ es un testimonio esencial sobre las hipotecas basura y los derivados financieros que casi nadie entendía pero por los que los bancos se peleaban. Fascinante.

La protesta antiMankiw condensa los principales debates de los últimos cuatro años, desde el inicio de la crisis. Y lo hace en torno a tres pilares: el cuestionamiento del modelo usado en los libros de texto y las clases –y la cosmovisión que representa–, la integridad de los actores principales del sistema económico y la necesidad de

CÓMO PROVOQUÉ LA CRISIS FINANCIERA Tetsuya Ishikawa, un japonés educado en Eton y Oxford, novela su experiencia en el sector financiero. La vida de un joven que maneja cantidades astronómicas y se mueve entre derivados de créditos, caviar y cocaína.

un cambio de paradigma intelectual y regulatorio. Los estudiantes han protestado, en Nueva York o en Madrid, contra la crisis, contra la desigualdad y contra el modelo económico imperante. Quejas que, en el caso de las escuelas norteamericanas, se moldearon tras la emisión del premiado documental Inside Job y que

TOO BIG TO FAIL Soberbio libro, que la HBO convirtió en ‘movie’, del periodista Andrew Ross Sorkin sobre el inicio de la crisis y las relaciones de poder entre Washington y Wall Street, con una especial atención al secretario del Tesoro, Hank Paulson.


G / U / CAMPUS

EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

3

TENDENCIA S UNIVERSIDAD

eclosionaron con la toma de espacios públicos. La economía siempre ha tenido sus críticos, pero como señalaba estos días Danni Roddik, profesor de Economía Política internacional también en Harvard, «la crisis financiera y sus consecuencias han dado nuevos argumentos a los críticos, munición que parece dar valor a las antiguas acusaciones sobre las asunciones irreales de la profesión». La mayoría de los analistas que se han pronunciado sobre el episodio le han quitado hierro. Para Jesús Fernández-Villaverde, catedrático de Economía en la Universidad de Pensilvania, se trata de «un episodio totalmente marginal que sólo ha tenido repercusión en los medios de comunicación europeos. Los que salieron fueron menos del 5% de una clase de primero que tiene cientos de estudiantes». Pero para otros, como el premio Nobel Joseph Stiglitz, es algo mucho más serio. «La situación ha cambiado. Hace una década, los alumnos de Harvard o Columbia, mi universidad, iban a Goldman Sachs y otros bancos de inversión. Pero ahora las entidades están teniendo problemas para reclutar a los mejores de cada promoción. No por dinero, sino por el estigma», explica a G/U/CAMPUS. «Yo todavía no veo un cambio. Siempre habrá algunos descontentos, pero son los que no habrían llegado a puestos clave en las finanzas en cualquier caso. Es una ilusión por parte de Stiglitz. El dinero sigue siendo dinero», le replica Tyler Cowen, profesor en la Universidad George Mason y afamado bloguero económico. «Stiglitz, como mucha de esta gente famosa, cuenta lo que él cree que ve, pero no es verdad», remacha Fernández-Villaverde. Protestas puntuales al margen, la crisis ha generado un debate importante sobre el papel de la educación superior. Autoridades como el propio Stiglitz o el también Nobel Robert Myerson piden a gritos un cambio en la enseñanza de la Economía y las finanzas para pulir un «paradigma obsoleto» y que, según ellos, ha probado ya su ineficacia. Otros, como Michael Burawoy, presidente de la Asociación Sociológica Internacional, denuncian el «discurso monolítico de los economistas» y el efecto de la «mercantilización de la educación» sobre todas las capas de la sociedad, y piden una reacción. «Pensábamos que tras el hundimiento de Lehman Brothers se produciría, pero no llegó».

Boicot de un grupo de alumnos de Harvard a la clase de Introducción a la Economía del profesor Greg Mankiw. / ADAM RAGUSEA / WBUR

DE LAS AULAS DE LA ‘IVY LEAGUE’ A LOS GRANDES BANCOS DE INVERSIÓN Los alumnos de Harvard son unos privilegiados. Y lo saben bien. No sólo por su origen familiar, que también, sino porque ser alumno de la institución más venerada del planeta abre muchísimas puertas. Tradicionalmente, los mejores estudiantes de las facultades de la Ivy League (Brown, Columbia, Cornell , Dartmouth College, Harvard, Princeton, Pensilvania y Yale) tienen abiertas las puertas de los bancos de inversión, instituciones como Goldman Sachs que, tras unas agotadoras becas en verano, ofrecen cantidades ingentes de diSi se atiende a la realidad, lo cierto es que ni el paradigma es tan monolítico ni los indignados han escogido con acierto a sus enemigos. Más de 700 alumnos se matriculan cada año en la clase de Mankiw, que fue presidente del Consejo de Asesores Económicos de George W. Bush y es el autor del manual de texto más utilizado en Estados Unidos. Pero Mankiw «es uno de los padres del neokeynesianismo y el libro de texto y su clase es keynesiana», señala con sorna Fernández-Villaverde. Es decir, partidario de un peso significativo del Estado en la generación de actividad económica. Por ello hay que enfocar el asunto desde otro punto de vista, como hace Inside Job en algún momento. El documental aborda el caso de la gente que lo hizo mal, los que no vieron venir la crisis, no quisieron verla o tienen cargos de responsa-

INSIDE JOB El documental más célebre sobre la crisis y sus ‘responsables’ aborda los últimos años con una premisa fundamental: no fue inevitable. Dirigido por Charles Ferguson deja en mal lugar a reguladores, financieros y profesores de las universidades de élite por su complicidad.

nero a los recien licenciados. Columbia o Yale son las canteras de lujo de Wall Street, un destino apetecible tanto para los alumnos de las escuelas de negocios como para los profesores. E incluso, desde hace dos décadas, también para las mentes más privilegiadas de Física o Matemáticas. De cada promoción de doctorandos del Departamento de Economía de Harvard un 40 o un 50% puede provenir de las ciencias exactas. Y los que no optan por la Administración de Empresas pueden trabajar generando los instru-

bilidad pese a cometer graves errores. En cambio, The Big Short, un apasionante relato del periodista Michael Lewis, complementa la visión contando la historia de los pocos que no sólo la vieron venir y la entendieron, sino que ganaron mucho con ella. Desde las principales instituciones señalan que «la economía no tiene ideología», sino que, usando palabras del propio Keynes, «es un método que ayuda a la gente a pensar y alcanzar las respuestas correctas». Puede que sea cierto, pero si la economía no tiene ideología, los que la enseñan, sí. Y, sobre todo, tienen intereses. Hace ahora justo un año, 300 economistas, coordinados por Gerald Epstein y Jessica Carrick-Hagenbarth de la Universidad de Massachusetts (Amherst), firmaron una carta abierta exigiendo a

MARGIN CALL La más reciente de todas reproduce el último día de Lehman Brothers, el banco que quebró en septiembre de 2008, poniendo en jaque a todo el sistema financiero mundial. Errores, codicia, falta de escrúpulos y muchísimo dinero.

mentos financieros más complejos a cambio de cientos de miles de dólares cada año. Por ello, la protesta de un grupo minoritario de estudiantes contra la enseñanza de «economía de derechas» generó cierta repercusión mediática, aunque para muchos de sus compañeros y para sus críticos no fueran más que «niños pijos jugando a ser ‘hippies’». No existen datos que indiquen que el número de alumnos que quieren ganarse la vida en la ‘city’ haya bajando tras el inicio de la peor crisis económica en casi un siglo.

la American Economic Association, la agrupación profesional más importante, que adoptara un código ético por el que se requiera que todos sus miembros tengan que hacer público cualquier conflicto de intereses. Porque los hay. Los firmantes trataban de evitar que profesores que gestionan sus propios hedge funds (vehículos de inversión) participen en el debate público sobre regulación financiera como si no fueran parte interesada. O que instructores como Darrell Duffie, profesor de la escuela de negocios de Stanford, puedan escribir un libro con propuestas para un lavado de cara de las regulaciones de Wall Street, olvidando señalar que forma parte de la junta de la agencia de calificación Moody’s. O que Laura D’Andrea Tyson, ex consejera de Bill Clinton y catedrática en la Universidad de

THE FLAW El documental analiza cientos de testimonios sobre los fundamentos de la crisis a partir de Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal de EEUU, que admitió en 2008 haber encontrado un «error» (’flaw’) en su forma de entender los mercados.

Berkeley, rara vez recuerde que es directora de Morgan Stanley. O que, como señaló The New York Times, Richard H. Clarida, de Columbia y alto cargo del Tesoro en el Gobierno de George W. Bush, no informe en su página web de que es vicepresidente de Pimco, una de las gestoras de fondos más grandes del mundo. El problema es que la ética no se enseña ni se aprende, sólo se aplica. Si se aprobara un código ético, se podría obligar a los economistas a declarar sus intereses, pero no haría que estos desaparecieran. Las facultades llevan años instaurando asignaturas de ética en los negocios, pero cuando los incentivos son jugosos, los escrúpulos desaparecen. Puede indignar, pero es humano. Clinton ganó dos elecciones al aceptarlo. «Es la economía, estúpido».

WALL STREET 2 Aunque la calidad de la película es discutible, la cinta refleja bien el mundo financiero y reproduce la caída de un gran banco tras el estallido de la crisis de las hipotecas ‘subprime’ y el peligro de los rumores para el valor de las firmas en Bolsa.


G / U / CAMPUS

4

EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

UNIVERSIDAD TENDENCIA S

Francisco Lara, director de la Joven Orquesta de la Universidad de Valladolid, en un momento del concierto. / CARLOS BARRENA

SOLIDARIDAD

SINFONÍAHUMANITARIA Un concierto de Navidad universitario destinará fondos a la lucha contra el hambre SARA POLO

Una larga década mira ya esta bonita tradición en la vieja Castilla. Son 10 años los que han pasado desde que la principal institución educativa de su capital, con el espíritu navideño por bandera, metiera en una coctelera música clásica, juventud y solidaridad y

diera a luz los ya míticos conciertos de Navidad de la Joven Orquesta de la Universidad de Valladolid (Jouva). Este año, como si de auténticos Reyes Magos se tratara, los estudiantes que integran este conjunto volverán a llevar el mejor regalo posible a 1.750 niños

(si se cumplen los pronósticos), un tratamiento contra la desnutrición aguda. Ellos, los niños, son los más afectados por la gravísima hambruna que sufre el llamado Cuerno de África. «La crisis humanitaria más grave del mundo actual», puntualiza Rocío Vicen-

te, coordinadora autonómica de Unicef en la comunidad de Castilla y León, institución que gestionará los fondos recaudados en los conciertos, que cuentan con el patrocinio de Banco Santander, a través de su División Global de Universidades. «El hambre afecta gravemente a 13,3 millones de personas en esta región africana, y más de dos millones de niños sufren desnutrición», lamenta Vicente, y apunta que los conciertos permiten «movilizar a músicos, jóvenes, medios de comunicación y público en general en favor de los derechos de la infancia». Alberto León entró en el conservatorio a los ocho años y esta es su duodécima temporada en la Jouva, de la que es presidente. En su opinión, «la música es el vehículo perfecto para transmitir valores» y, de hecho,

gran parte de sus actuaciones tienen fines benéficos. «Para nosotros, este punto es importante y nos ayuda a prepararlas con mayor ilusión, si cabe», asegura Alberto León. El programa de Unicef que recibirá los 5.000 euros que se esperan recaudar este año –«si se venden todas las entradas», aclara la coordinadora– da una «respuesta integral al problema». «Con esta aportación, 1.750 niños recibirán un tratamiento, a cada niño se le proporcionarán tres sobres de alimento al día, para salir de la desnutrición aguda que sufren», explica. Las cifras que arroja la organización son, cuanto menos, escalofriantes. En el Cuerno de África, la tasa de mortalidad infantil media es de 76 por cada 1.000 nacidos vivos, cerca de la mitad de la población en la región no tiene acceso a agua potable y el índice de matriculación escolar es tan solo de un 52%. Más de 320.000 niños menores de cinco años están gravemente desnutridos y el riesgo de muerte es nueve veces superior para un niño en estas condiciones. Sin embargo, la actuación de los organismos internacionales ha logrado mitigar, al menos en parte, el problema. Aunque, en un principio, Naciones Unidas declaró el estado de hambruna en seis distritos del país, actualmente se han reducido a tres. «En Bay, Bakool y Bajo Shabelle se ha pasado de la calificación de hambruna a niveles de emergencia, una categoría inferior. A pesar de las esperanzadoras noticias, la situación continúa siendo grave», lamenta Vicente. «Nuestros jóvenes tienen el potencial para generar cambios beneficiosos en nuestras sociedades y promover un sistema más solidario, basado en valores como la paz, la justicia social y la solidaridad», afirma la portavoz de Unicef. Un arma eficaz de comunicación es la música clásica que, según León, «llega cada vez a más público de todas las edades, pues poco a poco se van derribando las barreras que la encasillaban como elitista». Prueba de ello es la Jouva que, con el patrocinio de Banco Santander, realizará sus dos últimos conciertos de Navidad este fin de semana en Valladolid, el sábado, y en Palencia, el domingo.


EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

G / U / CAMPUS

5


EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

6

G / U / CAMPUS

UNIVERSIDAD TENDENCIA S

Alumnos de la Universidad de Jaén acuden ya a clase sin manuales ni carpetas, sólo con un libro electrónico. / MANUEL CUEVAS

EL AULA DEL FUTURO YA ES MUY PRESENTE El ‘bautismo’ digital de los apuntes, cuestión de tiempo SARA POLO

Cuando un joven describe al profesor como «un igual, un buen guía para desentrañar la información que ya se puede encontrar en la red», es que la docencia no es lo que era. La generación de los nativos digitales ha llegado a la Universidad, y ésta no puede ignorarlo. Por eso (en España aún de forma incipiente), la educación evoluciona y se adapta a las necesidades de unos estudiantes criados en la sobreinformación del ciberespacio. El que así habla se llama Eloy Fernanz, está empezando su Proyecto de Fin de Carrera de Arquitectura y, junto a tres compañeros, acaba de ganar el premio de Steelcase Construye el aula del futuro. Su diseño busca «abandonar la linealidad para ir hacia una

mayor interacción» entre el profesor y los alumnos, y entre los propios alumnos. Para ello, han recurrido a un sistema de columnas multifuncionales que permiten transformar el espacio según las necesidades de la asignatura. «Cada columna aporta iluminación, electricidad, conexión a internet... Se puede elegir su función y, por tanto, modificar la disposición según el momento lo requiera», explica Eloy. El principal objetivo de su proyecto es «no centrar la atención en un solo punto para aumentar la motivación del estudiante», cuenta. Como alumno, tiene muy claro que en las nuevas tecnologías está el futuro de la educación universitaria, aunque «huyendo de lo espectacular, con gadgets y

aplicaciones sencillas que todos conocemos y que funcionan». Esa premisa movió, el pasado noviembre, a 14 universidades españolas a firmar un convenio de colaboración con Google para comenzar a utilizar sus Google Apps para Educación en el marco del Foro de Universidades en la Nube. Dichas aplicaciones son herramientas sencillas que permiten una mejor comunicación y colaboración. «Los universitarios de hoy son nativos digitales», dice William Florance, director de Google Enterprise for Education en Europa, Oriente Medio y África. «Están acostumbrados a compartir contenidos instantáneamente con sus amigos y a comunicarse constantemente», explica. «Esa interacción debe trasladarse al ámbito lectivo», añade.

La avanzadilla la tomó la Universidad de Deusto hace dos años, cuando el equipo de Sistemas Informáticos decidió apostar fuerte por el e-learning. «Entonces era impensable lo que tenemos ahora. Cada estudiante dispone de 25GB de memoria en su correo electrónico, pueden comunicarse por chat y compartir archivos», se sorprende Iñaki Fuertes, director del Servicio Informático del centro bilbaíno. «Imaginemos que un grupo de alumnos tiene que realizar un trabajo en común», expone Florance. «Antes, ese proyecto se dividiría en partes. Cada uno enviaría su texto al resto y uno lo pondría en común», continúa, y concluye: «Ahora, lo mismo para una presentación en diapositivas, una hoja de cálculo o un documento de

texto, pueden entrar y editar el proyecto todos a la vez». Y la tendencia es ir más allá y ampliar la colaboración entre alumnos a la comunicación bidireccional entre profesor y estudiantes. Para ello, en Deusto cuentan ya con una aplicación «que permite crear webs de cada asignatura en forma de wiki, es decir, todos van creando el contenido informativo de cada disciplina», afirma Fuertes. El próximo objetivo, cambiar la mentalidad de los alumnos respecto a las redes sociales. «Si preguntas a un estudiante, nunca las verá como una herramienta educativa y, sin embargo, pueden ser de gran utilidad a la hora de hablar y compartir contenidos», justifica. Las plataformas virtuales de los centros se modernizan y se adaptan a las necesidades de los nuevos tiempos. Cambian, incluso, de soporte. En eso es pionera la Universidad de Jaén, que este curso lleva a cabo una experiencia piloto de uso de libro electrónico en el aula, en colaboración con la empresa granadina Grammata, que provee los dispositivos y la tecnología. «Funciona como iTunes. Cuando se conecta el eBook a la red wi-fi del centro, se sincroniza con la información de cada asignatura, para que el alumno tenga sus apuntes actualizados en tiempo real», asevera Luis Alfonso Ureña, miembro del grupo de investigación en Tecnología del Lenguaje y artífice del proyecto.


G / U / CAMPUS

EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

TENDENCIA S UNIVERSIDAD

7

HERRAMIENTAS

‘DOCS’ COLABORATIVOS Google Docs permite la edición simultánea del mismo documento, presentación o tabla por parte de 20 personas. Es el fin de los problemas para realizar trabajos lectivos en grupo, y su ‘chat’ facilita, además, la comunicación.

Ignacio contempla la inmensidad del ‘valle de silicio’, que se ha convertido en su nuevo hogar.

NUEVOS SOPORTES El libro electrónico se impone a carpetas y manuales. La posibilidad de disponer de todo el material de cada asignatura con un solo ‘click’ es de lo más ‘golosa’ para los estudiantes que ya lo han probado.

DIARIO DE UN BECARIO EN SILICON VALLEY Un estudiante de Informática cuenta su día a día en EEUU IGNACIO SOTO

PULSADORES Los ‘clickers’, cuyo uso se ha generalizado en varias universidades, permiten una interacción entre alumnos y profesor, pues éste puede realizar encuestas en clase para identificar las dificultades y el nivel de comprensión.

REDES SOCIALES La comunicación y la posibilidad de compartir archivos que ofrecen las redes sociales comienzan a reclamarse en la Universidad. Google+ ofrece, además, la posibilidad de crear diferentes ‘círculos’ sociales.

Es curioso como, mirando hacia atrás, el cubo de Rubik me ha ayudado, de alguna manera, a llegar aquí. Empecé con él hará unos tres o cuatro años. Al principio, me bastaba con resolverlo, pero poco a poco el objetivo fue hacerlo en menos de un minuto. Un año después había participado en el campeonato de Europa, fui subcampeón de España y acabé entre los 50 primeros en el campeonato del mundo. Mis logros me hicieron darme cuenta de que, con tiempo y esfuerzo, se puede conseguir cualquier cosa. El ajedrez también tuvo parte de culpa. Las interminables partidas daban tiempo a pensar. Mucho. Y, sin, duda han cambiado mi forma de afrontar los problemas en la vida. Aquí, en San Francisco, la alarma me suena todos los días a las 9 de la mañana, y me levanto con mucha tranquilidad, me doy una ducha, y cojo el autobús que me lleva al trabajo en 20 minutos. Una vez en la oficina, me preparo un desayuno, me coloco los cascos y empiezo la jornada tranquilamente. Trabajo en una empresa llamada MindSnacks. Hacemos juegos para la mente, juegos educativos. Tenemos en el App Store de Apple 13 aplicaciones para aprender, de una forma muy divertida, español, francés,

alemán, inglés y chino, entre otros. Somos 10 personas provenientes de muy distintas partes del mundo. Al ser tan pocos, tengo la suerte de poder tocar todos los palos. El entorno de trabajo es muy dinámico, todo va muy rápido y no hay tiempo que perder. Tiene poco que ver con una empresa normal. Para empezar, no tenemos horarios. De hecho, suelo entrar pasadas las 10 de la mañana y muchos días soy de los primeros. Y es que el número de horas no importa en absoluto, lo que importa es que todos saquemos el trabajo adelante. Creo que ésta es la clave del éxito. Además, no existe ninguna jerarquía, todos estamos al mismo nivel. Cuando llegué a Estados Unidos, acababa de terminar mi segundo año de Ingeniería Informática. No puedo ocultar que no estaba nada contento. El nivel impartido era tristemente bajo y en ningún momento se fomentaba realizar proyectos en paralelo con las clases. La Universidad, en España, está muy separada del mundo laboral, son dos universos paralelos. Es una pena que muchos estudiantes no se den cuenta de esto hasta que no acaban la carrera. Curiosamente, mi centro no me apoyó en ningún momento a la hora de venir, y eso que sólo tenían que firmar un documento

para mi visado. Me dijeron que era el primer estudiante al que concedían un trabajo en Estados Unidos y que no sabían qué implicaciones legales tendría firmar dicho papel, así que no se querían arriesgar. Dudo mucho que acabe la carrera en España. Al fin y al cabo, sólo lo estaba haciendo por conseguir un papel... Mi vida ha dado un cambio radical en los últimos tres meses, en todos los sentidos. He pasado de ser estudiante y trabajador a tiempo parcial, instalado en casa de mis padres, a ser independiente y trabajar a jornada completa en un país

JÓVENES CON FUTURO El programa de la consultora StepOne selecciona a un grupo de estudiantes de Informática para realizar una beca en una ‘startup’ de Silicon Valley, el centro mundial de las grandes empresas de computación.

completamente diferente. Han sido muchas cosas a las que he tenido que adaptarme, pero no ha sido para nada un proceso difícil. Al contrario. Hoy por hoy, me siento completamente integrado en la vida de aquí y tengo la sensación de llevar aquí mucho más tiempo. Entre semana hay poco tiempo para la diversión. Salimos de trabajar bastante tarde y, cuando llego a casa, prefiero descansar y recargar las pilas para el día siguiente. Los fines de semana sí intento salir y desconectar un poco. ¡No todo va a ser trabajo! Aquí todo cierra a las dos de la mañana. Si quieres seguir la marcha después, la única opción es una house party. He podido estar en alguna y es exactamente lo que se ve en las películas. Recuerdo preguntar a alguien a qué hora solían acabar estas fiestas. Su respuesta fue: «Cuando viene la policía». Contamos con una cocinera en la oficina que nos hace platos bastante saludables. Por eso no estoy engordando, como me temía cuando me imaginaba alimentándome a base de hamburguesas. Desayunamos, comemos y cenamos en la oficina. El almuerzo es a una hora bastante española, normalmente alrededor de las dos. La cena, en cambio, sí que es bastante pronto, a las seis o las siete. Muchos días lo hacemos mientras seguimos trabajando, delante de nuestros ordenadores. A lo largo del día apenas tenemos descansos. Aquí nadie fuma, así que eso de salir constantemente no se estila. Es agotador, no cabe ninguna duda. Sin embargo, saber que miles de personas juegan cada día en todo el mundo a los juegos que nosotros diseñamos es muy gratificante. Mucho más que seguir decepcionándome día a día en la universidad.


EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

8

G / U / CAMPUS

TENDENCIAS

LIBROS

Incluso Spotify, la red social musical, es otra forma de relacionarse virtualmente, y todas ofrecen la posibilidad de conectarse entre ellas. Puedes subir una foto en Flickr y, desde allí, colocarla en todos tus perfiles: el de Facebook, el de Twitter y... aquí viene la novedad, también en muchos otros servidores, como Tumblr, que, al compás del Magno Facebook han empezado a proliferar. «Una solución radical es utilizar FaceSIN PERFIL book para VIRTUAL. ¿Cuál los más cerserá la generación canos y Twique se desmarque tter para dede la tendencia a cir lo que vivir en las redes? pensamos», / SHUTTERSTOCK sostiene Scolari. Además, los constantes cambios de estructura del mastodonte Zuckerberg generan inquietud casi constantemente entre los usuarios. El año pasado incluso se puso en marcha el Quit Facebook Day, una iniciativa de dos canadienses que abogaba por la diáspora. Así se llama otro proyecto alternativo, http://diasporafoundation.org , creado por dos young hackers, o así se llaman los autores a sí mismos, que propone el uso de un open source social network, o lo que es lo mismo, una red social más libre. Algo parecido a lo que ha puesto en marcha el holandés Michiel de Jong, unhosted.org, que aboga por terminar con la censura en la redes sociales. «Queremos crear una arquitectura más óptima en la Red», asegura su inventor. Sin embargo, el mito del ermitaño digital sigue siendo, por

AL HABLA PAUL VIEJO, ESCRITOR Acaba de publicar el libro ‘Los ensimismados’ R. Y.

Paul Viejo vive en Milán y, desde allí, ha publicado poemarios como Extraña forma de memoria, piezas teatrales como Quinta Avenida, esquina con qué y también ha ganado premios: el Blas de Otero de poesía en 2000, el Premio Nacional de novela Francisco Ayala 2002 y el IX Premio Arte Joven de Teatro. Cuenta por correo electrónico: «Vivo en Milán por amor, y por sólo amor permanezco, porque es una ciudad que odio. Fea, fría y bastante retrógrada. Aun así, me ha permitido muchas cosas, como aprender un idioma nuevo que me está permitiendo descubrir autores maravillosos». En España acaba de publicarse su último libro, Los ensimismados, en la editorial Páginas de Espuma, un libro que supone una «autobiografía confusa». El autor reflexiona sobre ello: «Paul aparece en Los ensimismados por dos motivos, por intención razonada y por necesidad. Primero porque considero que el autor es un elemento más de la narración: tenemos en cuenta los personajes, las ambientaciones, al narrador... pero ¿por qué va a quedarse fuera alguien que sabemos que existe? Ya no somos lectores inocentes, sabemos que hay alguien detrás, se quiera ocultar o no». Estructurado sobre dos partes que dialogan (los ensimismados y los descreídos), los cuentos que componen el libro describen de hecho el salto entre contar o no contar, entre dar o no hacerlo. Su publicación es también una nueva oportunidad para el cuento, género al alza en la literatura española y, a menudo, especialmente dirigido al público juvenil. «Para un lector, joven o no, el cuento es increíble. No sólo porque te permite saltar en poco tiempo de un mundo a otro, en apenas unas cuantas páginas, sino que nos evita muchas decepciones y mucho esfuerzo: si uno lee una novela de 500 páginas y se queda con mala sensación, es un horror. En cambio, la decepción de un cuento no nos va a dar ni para el enfado. En cambio, puede dar tantos placeres...», resume el escritor desde Milán. Y en el otro yo ensimismado, se lee: «Prefería, me dijo, utilizar sólo palabras de las que estuviera muy seguro, como cuando uno prefiere seguir una misma ruta siempre para llegar a algún lugar, aunque ésta no sea la más corta, ni la más correcta, o la repita todos los días. Dijo que repetía la palabra ‘felicidad’ porque sabía que en ella no resbalaría».

(DES)ENREDADOS El mito del ermitaño digital y el auge de las redes alternativas REBECA YANKE

Siempre hubo quien no quiso hacerse una cuenta en Facebook, por aquello de preservar su intimidad, o porque por lo bajini pensaba que debería llamarse Fakebook en realidad. Después se puso de moda el Twitter, algunos se mudaron y se cerraron cuentas, de la misma manera que desaparecieron blogs cuando se inició la era del poder de las redes sociales.

El auge continúa, pero comienza a coexistir con un mayor escepticismo frente a su uso. ¿Llegará un momento en que lo verdaderamente cool sea no tener ningún perfil virtual? «¿Ya vamos a llegar a eso?», exclama Carlos Scolari, experto en Comunicación Digital y profesor, durante años, de esta materia, aunque diversificada en varias asignaturas. Lo que sí ha sucedido ya es la revuelta de la Red específi-

ca frente a la generalista. «Es un viejo debate, y la tensión persiste. Facebook es inalcanzable, y Google ha hecho todos los intentos posibles (Buzz, Wave) por llegar hasta donde él está. Si en los 90 el éxito era hacer webs, ahora lo que se busca es que los usuarios se queden siempre dentro de ella», argumenta Scolari. Y así sucede. En Facebook lo mismo lees la prensa que ves vídeos o juegas a Cityville.

el momento, sólo mito. Scolari tiene más confianza en lo que él llama «procesos de formación e inmigración», en los que el trayecto derivará en redes profesionales o semiprofesionales. Especializadas. Lo que resulta evidente es que las ideas a este respecto provienen, casi siempre, de gente muy joven, aquellos que no tienen problemas con la brecha digital y a los que se ha dado en llamar nativos en esta era de redes. David Karp creó Tumblr cuando tenía 19 años, en 2007. Desde entonces, se han unido más de tres millones de usuarios. En 2009 ya tenían su propia aplicación para iPhone, y ahora se disfruta también desde las Blackberry y los Android. Pero lo más increíble es que, desde octubre de 2001, es la


G / U / CAMPUS

EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

9

TENDENCIAS

UNA CIUDAD EN L A MALETA

FLORENCIA O la recompensa de ver el ‘David’ de Miguel Ángel Por R.Y.

THREEWORDS.ME La delicia de cualquier ferviente usuario de redes sociales es esta iniciativa que te permite crear tu propio perfil y esperar de los demás que te describan en tres palabras. Virtualidad y narcisismo se dan la mano para que unos usuarios hablen de otros.

INSTAGRAM Permite compartir imágenes entre contactos y enviarlas a las redes sociales, y también ofrece una serie de filtros fotográficos. El servicio cuenta ya con 15 millones de usuarios en la plataforma de Apple, y se espera que llegue en breve a Android.

TUMBLR Su mecanismo de ‘microblogging’ es muy similar al del Twitter, pero carece de su egocentrismo. Practicamente en silencio, millones de usuarios comparten imágenes, vídeos, textos y enlaces. Se tienen seguidores y se repostean las entradas.

FORMSPRING Está ‘on fire’ dar entrevistas. Así funciona Formspring, en un constante juego de pregunta y respuesta. El sitio permite crear un perfil, y cualquiera puede hacer preguntas, que se publicarán, si el usuario quiere, en Facebook, Twitter o Blogger.

plataforma que acoge el blog del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. No es el único. También lo usan Lady Gaga y Britney Spears, e incluso incidió en el eslogan Occupy Wall Street desde We are the 99%: http://wearethe99percent.tumblr.com/. Otro jovenzuelo avispado es Mark Bao, originario de Massachusetts, en Estados Unidos. Cuando tenía apenas 18 años puso en marcha Threewords.me, en enero de 2011. Según Bao, «cualquier usuario de una red social es un poquito narcisista, y ésa es una de las razones que me motivó para que creara esta página». En la suya, la oficial, esto es, markbao.com, se puede leer: «Fundador sin ánimo de lucro y emprendedor de 18 años. El reto de mi vida es cambiar e iluminar el mundo a través de la innova-

ción, la investigación y la responsabilidad social». Y tras estas palabras, una serie de iconos te recuerdan dónde puedes encontrar a Bao: Facebook, Twitter, Flickr, LinkedIn, Tumblr y un largo etcétera. No tan joven como los anteriores, pero igual de emprendedor, es Kevin Systrom, el responsable de que medio mundo haya decidido recoger su entorno en imágenes. Él es el creador de Instagram, una red social especilizada en fotografía que, por el momento, no se puede usar desde terminales Android. Pero todo llegará. Facebook, en origen, servía para apoyar las redes universitarias, y los usuarios del sitio estaban obligados a proporcionar las direcciones de correo electrónico asociadas a las instituciones educativas. Era una comunidad cerrada. Ahora, cualquier usuario

de internet puede llegar a Facebook, y es la red más usada por los mayores de 30 años. La diversidad de las necesidades virtuales ha conducido, ahora, hasta la diversificación de las redes sociales pero, ¿qué pasará cuando lo que se necesite sea salir de ellas? ¿Será igual de fácil que entrar? ¿Cuál será el rastro que dejaremos a nuestro paso por la realidad virtual? El profesor, escritor y filósofo francés Roland Barthes lo anunció ya en 1970: «En este texto ideal, las redes son múltiples y juegan entre ellas sin que ninguna pueda reinar sobre las demás; este texto no es una estructura de significados, es una galaxia de significantes; no tiene comienzo, es reversible, se accede a él a través de múltiples entradas sin que ninguna de ellas pueda ser declarada con total seguridad la principal».

La Galería de la Academia de Florencia atesora una obra de arte que consigue que los turistas, durante una media hora por lo menos, se callen. Han de transcurrir horas antes de que consigan acercarse al David de Miguel Ángel pero, cuando lo hacen, vence el silencio, y la visita a esta ciudad italiana cobra auténtico sentido. Lo han visto en los libros de arte del colegio, en postales, en camisetas, en la publicidad, pero ante él no sirve el contexto; es el huésped más ilustre de uno de los museos más visitados de la ciudad, que también lleva por nombre Museo de Miguel Ángel. Nace del encuentro de dos edificios que antiguamente eran conventos. Antes el David vigilaba la Piazza Signoria, pero en 1873 fue trasladado hasta el museo, dejándose en la plaza una copia. Pero que esta obra de arte continúe en Florencia da una idea del alto voltaje artístico que aglutina la ciudad. El Palazzo Pitti y Gli Uffizi lo culminan. En el primero hay que dar un paseo por el Giardino di Boboli, obra de los Medici, que crearon el modelo de jardín italiano, donde se establece un orden racional de la vegetación y de la geometría del espacio, estatuas y fuentes. Es en sí un museo abierto. Otros son la Basílica Santa María Novella, en el centro de la ciudad, y a 10 minutos caminando se llega a la Catedral, Il Duomo, Santa María in Fiore. Si hay fuerzas, conviene subir hasta la cúpula de Brunelleschi, y si no las hay, bien se puede ir al Mercado de San Lorenzo, abierto todos los días, y después acercarse al Río Arno, donde lo mejor que se puede hacer es

SHUTTERSTOCK

apoyarse en la piedra del Ponte Vecchio. Allí, los joyeros de origen judío exponen, desde hace siglos, sus mejores piezas. Si hay todavía tiempo, una visita a la iglesia de Santa Croce merece la pena, pues allí están los sepulcros de muchos de los grandes hombres de la historia de la ciudad: Giotto, Donatello, Galileo Galilei, Michelangelo e incluso Maquiavelo. También se puede dedicar un rato a salir de la ciudad y admirar el paisaje toscano, que es en el fondo un museo más de la región.

GUÍA PARA PRINCIPIANTES COMER All’Antino Vinaio / Es una de las grandes instituciones culinarias de Florencia, y una de las más antiguas. Reformado recientemente, está situado entre los Uffizi, en Santa Croce.

SALIR Caffè Megara / En este local lo tienes todo en uno. El desayuno, el ‘brunch’ y la ‘happy hour’. Periódicos, revistas, una gran pantalla de televisión, y ni una rendija abierta para el aburrimiento. Via delle Spada, 15-17.

QUE NO SE TE ESCAPE... Le Volpi and L’Uve / Como buena ciudad universitaria, Florencia tiene una vida nocturna rebosante. Algunos de los mejores vinos de la región se pueden degustar en este local. Sus dueños aconsejan cómo maridarlo con un buen salami o un queso.


G / U / CAMPUS

10

EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

TENDENCIA S

DIARIO DE ERA SMUS

LENGUAJE

ANNIKA SCHUL >>TOLEDO

PALABRAS COMO FLECHAS ‘El dardo en la Academia’ cuestiona la estructura de la RAE REBECA YANKE

El siglo XXI ha traído consigo la vigésima segunda edición del Diccionario de la lengua española, ocho obras nuevas por parte de la Academia e incluso la reedición de una de ellas. Un ritmo productivo que no se recuerda. Para Silvia Senz y Montserrat Alberte, editoras de El dardo en la Academia, el volumen de trabajo en estos 11 años ha sido «vertiginoso». «Hasta el siglo XX, la producción se basaba casi exclusivamente en el Diccionario, y se tardaba un promedio de 10,8 años en publicar otra versión. En lo que llevamos de siglo, han publicado nueve, y algunas de ellas con un calibre desacostumbrado», explican. Estos dos volúmenes que acaba de publicar la Editorial Melusina y que ha prologado Màrius Serra son un trabajo de varios años que juega con el título de los libros que publicaba el académico Fernando Lázaro Carreter (El dardo en la

palabra) y propone el debate sobre la estructura y mecanismos de funcionamiento de una institución que todavía incluye en su lema el deber de limpiar. ¿Qué tiene de sucia la lengua española? «Las ideas de esplendor, pureza y perfección de las lenguas son acientíficas, porque se deben a percepciones absolutamente subjetivas. Son naturalezas variadas y cambiantes, y las lenguas en contacto se interfieren. Con ello no se empobrecen, sino que se enriquecen», sostienen las editoras. Un ejemplo. «Macho», para la Real Academia Española (RAE), en su primera acepción es el animal de sexo masculino; en la segunda, mulo. «Hembra», en cambio, es animal de sexo femenino y, después, mujer. Las responsables no tienen dudas: «Acepciones como ésta perpetúan una realidad social discriminitoria». Argumentan que «la RAE es plenamente consciente de ello, puesto que, en los preliminares del Diccionario, destaca que han revisado muchas definiciones para regularizarlas, homogeneizarlas y actualizarlas, porque no se correspondían con la realidad. Sin embargo lo consideran insuficiente, cuando observan las distincio-

nes entre hembra y macho, u otras «más escandalosas», como el par felación-cunnilingus, «que en vez de ofrecer definiciones paralelas, se opta por hablar de estimulación para la primera y de una mera aplicación para la segunda». Se preguntan las autoras: «¿Pacatería? ¿Mala fe? ¿Incultura sexual? ¿O lisa y llanamente discriminación, sexismo, además de analfabetismo lexicográfico?». Para conseguir algún cambio en todo lo anterior, existe la posibilidad de cambiar la idea que se tiene del académico. Para serlo hay que ser español, distinguirse por la creación literaria o por los conocimientos científicos relacionados con las tareas académicas. Además de acreditar un uso excelente de la lengua. ¿Podría haber académicos más jóvenes? «En ese perfil caben perfectamente muchos lingüistas y escritores jóvenes, y si éstos no forman parte de la RAE será porque no interesa. La entrada de personas no pertenecientes a su ámbito supondría cambios, y en la RAE poco cambia. La Academia está encaramada en el pedestal del poder idiomático, depende del poder político y no quiere renunciar a nada».

Siempre quise aprender el español, y cuando empecé en la universidad con ese idioma hace dos años me di cuenta de que deseaba vivir aquí. La vida en España me ha sorprendido bastante. Tengo la impresión de que el ritmo vital es más lento que en Alemania, y si algo no funciona, a lo mejor funcionará mañana. Por ejemplo, todavía no he entendido el fenómeno de la siesta. Adoro la vida en Toledo y su sistema académico, dotado de clases pequeñas. En el fondo, tengo que confesar que aprendo mucho más en la convivencia intercultural que en las clases. Pero eso es la ventaja más importante para mí de este semestre: la posibilidad de conocer mucha gente de países diferentes que me ha ayudado a desmantelar prejuicios y disfrutar de amistades internacionales. 22 años / alemana / procede de la Universität Passau / estudia un semestre en la carrera de Humanidades de la UCLM / «quiero mantener la serenidad española»

CARMEN RECIO >>COLONIA He elegido Alemania como país de destino porque me llamaba mucho la atención su cultura, su educación, la historia del país, su gente y, sobre todo, la dificultad del idioma. Para mí es un reto conseguir hablar muy bien el alemán, y me gustaría en el futuro poder traducir textos o interpretarlos. La experiencia aquí me está sirviendo para darme cuenta de que para conseguir algo realmente hay que esforzarse, que quien algo quiere, algo le cuesta. Además, estoy aprendiendo a ser mucho más organizada. Lo mejor aquí es el transporte, cuya coordinación es ejemplar. En cuanto a lo peor: no consigo acostumbrarme a que anochezca a las cinco de la tarde. La falta de luz me produce cierta tristeza, me cansa y tienes la sensación de que el día ya se ha terminado. 21 años / malagueña / estudiante de Traducción e Interpretación en alemán e inglés en la Facultad de Filosofía de Málaga / beca Erasmus en la Fachhochschule Köln


EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

G / U / CAMPUS

11


G / U / CAMPUS

12

EL MUNDO / 14 / DICIEMBRE / 2011

A TUMBA ABIERTA TENDENCIA S

AITANA S.GIJÓN Actriz, 1968 Roma ENTREVISTA DE REBECA YANKE

Una de mis películas preferidas es ‘Amarcord’, de Federico Fellini , aquella escena con la mujer tetona es maravillosa. Otra película italiana que me ha fascinado es una protagonizada por la actriz Tilda Swinton, Io sono l’ amore. Interpretaba un personaje perdido en una familia, y que encuentra en el amor un impulso para vivir.

Manejar varios idiomas ha sido fundamental en mi carrera, además de darme una gran riqueza personal. Mi madre es italiana y su lengua es para mí materna. He participado en numerosas coproducciones entre España y otros países, y ahí he hecho uso de los idiomas. Sólo en las que he participado en Estados Unidos, como Un paseo por las nubes, no han sido coproducciones.

Lo que a mí me anima a hacer cosas cada día, a trabajar, a salir adelante, es precisamente tener eso, un proyecto laboral, una familia, amistades, tener propósitos, algo que hacer, aunque esto sea únicamente un trabajo interior. Hay que hacer siempre algo, todo lo que nos mueva, todo lo que nos saque del inmovilismo.

¡Hace dos años que cumplí mis bodas de plata trabajando! Comencé con 16 y ahora tengo 43. Creo que camino a buen paso, a un ritmo constante, y sin pausa. Me permito avanzar sin grandes sobresaltos. Constante, mi caminar es constante.

Tenía 30 años cuando me nombraron presidenta de la Academia, dudé mucho. Me dijeron que necesitaban acercarse a la sociedad, sobre todo a la gente joven El teatro tiene algo de ancestral y ritual, es un espacio sagrado. Sobre un escenario siento que conecto con algo más allá. Me enlaza a la tierra, aunque esté volando Desde los ocho años he participado en talleres de teatro. Me enseñaron de todo y pude recorrer muchos lugares de España haciendo cosas de Lorca, por ejemplo. También hice un informativo juvenil con 12 años, en TVE. Tuvimos con nosotros a José Luis Sampedro. Desde entones tuve claro que quería ser actriz.

Mi primer trabajo profesional fue en ‘Segunda enseñanza’. Allí conocí a Javier Bardem y a Cayetana Guillén-Cuervo, entre otros muchos. Pasamos por allí todos los jóvenes actores del momento. Vivíamos en la Pensión Asturias, en Oviedo, era como un constante viaje de fin de curso. Éramos una piña, trasnochábamos, hacíamos juergas de habitación en habitación... Decidí estudiar Filología Hispánica, me gustaba mucho la literatura. Mis padres son profesores y para ellos era muy importante que yo fuera a la universidad. Además, yo siempre fui buena estudiante, me gustaba estudiar, pero mi época universitaria coincidió con unas huelgas brutales y sentía mucha desconexión. Lo de ir a pedir apuntes no lo llevaba bien. Mi madre todavía me dice: «Hazte algo a distancia...». Y yo respondo: «Pero, mamá, a estas alturas...». Fue difícil ser presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Una de las experiencias más complicadas de mi vida profesional y pública. Había muchos maremotos, revuelos sobre el funcionamiento, compra de votos, estaba siempre en estado de alerta, era un gran desgaste. Es sintomático de que la Academia tenía importancia que todo se decidiera por consenso, todos los sectores estaban presentes, es un órgano muy democrático. La calidez y la sabiduría de Paco Arango ha conseguido que los niños que protagonizan ‘Maktub’ saquen lo mejor de sí mismos. Y con los adultos lo mismo. Contagiaba el entusiasmo, había un equipo muy potente en el rodaje, lleno de generosidad y de humildad a la hora de dejarse guiar.

Soy espectadora de teatro por encima de todo. Voy al teatro continuamente y voy mucho menos al cine. Las películas me gusta verlas, además, en el pantallón de casa.

Me gusta tanto comer..., es una de las cosas que más me gustan en la vida. La cocina italiana, la francesa, la mexicana, la japonesa, la buena comida de cada lugar. Y cocino, aunque soy perezosa, el placer de cocinar me hace feliz, cocino contenta.

Barcelona me gusta muchísimo, pero una de mis ciudades favoritas es Buenos Aires. La mezcla de culturas la hace viva, me recuerda a Europa, aunque con sus características de urbe sudamericana. Y, además, tiene muchísimo teatro, y mi marido es de allí. AITANA SÁNCHEZ-GIJÓN debutó en televisión con la serie ‘Segunda enseñanza’. Ha protagonizado películas como ‘Un paseo por las nubes’, con Keanu Reeves, y ‘La Regenta’ y ha participado en obras de teatro como ‘La gata sobre el tejado de zinc’. Este viernes, 16 de diciembre, se estrena su último trabajo, el filme ‘Maktub’, dirigido por Paco Arango.

JORGE ARÉVALO

GU/CAMPUS Editor: Aurelio Fernández; Redacción: Javier Cid (jefe de sección), Juanjo Becerra y Jorge B. Montañés (coordinación), Rebeca Yanke y Sara Polo; Diseño: Carmelo Caderot (director de Arte) y Chano del Río; Publicidad: Carlos Piccioni


gucampus  

supgucampus1412

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you