Issuu on Google+

No. oo6 julio 12/2012

Deportes extremos en montaña

La pasión de Daniel Páez RevistaApolo

@RevistaApolo

Vino, un estilo de vida


Editorial

Palabra de Hombre

contenido

Palabra de Hombre pág 2

Editorial

Escape pág 3

Hombres y tecnología

Hombre de Acción Entrevista exclusiva con pág 4-5

Daniel Páez

Centauro Deportes extremos: Andinismo y Downhill

pág 6-9

¿Quién dijo miedo? Cambios estéticos para hombres pág

10-11

El Pinta Joyas para hombres pág 12

El mundo no es una pelota de fútbol El fútbol no es el único deporte que se practica en Ecuador, pero es el eje en el cual giran las coberturas periodísticas. Otras disciplinas han sido desplazadas a la periferia por los medios de comunicación quienes argumentan que son de bajo rating, no se venden ni tienen el suficiente auspicio para ir a la pantalla o ganarse un espacio en los micrófonos. En un monitoreo realizado por este medio durante una semana, todos los noticieros de televisión presentaron en las tres emisiones diarias un 95% de información sobre fútbol y dejaron el espacio restante para leer notas de atletismo y baloncesto. En este estudio se demostró que la mitad de las notas ni si quiera son noticia, sino entrevistas a jugadores para rellenar los espacios deportivos. Sin embargo, también hay buenas noticias en los periódicos. El área deportiva de El Comercio apuesta a la investigación en otra disciplinas. Más de la mitad de la redacción en la misma semana del estudio estuvieron dedicadas a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. En las páginas se leyó la preparación de cuatro años de pugilistas y atletas. La sorpresa fue mayor cuando se encontró que la cuota total para los otros deportes es siempre igual que a la del balompié. Los deportes no evolucionarán si

las empresas privadas y el gobierno no invierten para su ejecución y si los medios de comunicación no los difunden para que la ciudadanía asista a otros encuentros que no sean futbolísticos. En estas páginas descubriremos dos disciplinas muy practicadas en Ecuador, pero poco difundidas por los “mass media”. El downhill y el andinismo tienen representantes que han adquirido premios y reconocimientos internacionales, pero no reciben el suficiente apoyo por parte del Ministerio y de la sociedad. En Ecuador se endiosa a los futbolistas, cosa que no condenamos, lo que criticamos es que no se realce el esfuerzo de otros “gladiadores” de coliseos, pistas, canchas y cuadriláteros que son tomados en cuenta por “la opinión pública” cuando logran desde el anonimato un título mundial.

APOLO Auspiciante:

Créditos: Revista Apolo es una publicación realizada por estudiantes de periodismo de la Universidad de las Américas, sin fines de lucro y de distribución gratuita. Director General: Diego Puente Directora de texto: Daniela Regalado. Diseño: Daniela Regalado Dirección de Fotografía: Byron Andino. Redacción: Byron Andino * Diego Puente * Daniela Regalado FOTO PORTADA: Diego Puente.

2


Hombre de Acción

Foto: Internet

Por: Byron Andino bandino@udlanet.ec

Hombres prefieren música y diversión

A

hora los hombres ya no dominan solo los nuevos conocimientos y tecnologías. Facebook es una red social que ha tomado gran fuerza y logra captar más de cuatro millones de usuarios en Ecuador, lo que lo ubica en el puesto 36 del mundo en los países con más participantes. “El face forma parte de mi rutina, aparte me da muchas cosas para distraerme”, expresa el universitario Luis Oleas, mientras juega MMA Pro Fighter, uno de las opciones de entretenimiento que da esta red social. Él forma parte del 52% de hombres que utilizan Facebook, mientras que las mujeres ocupan el 48%. En Ecuador se ha incrementado la presencia de personas en estas plataformas ya que también se ha incrementado el uso del internet: el 31,4% de ecuatorianos ya tiene acceso a él, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC). Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) permiten la interrelación de los géneros dentro

El Facebook es una adicción para jóvenes ecuatorianos que pasan viendo al monitor

de este espacio. Además que permite a cada uno desarrollar, adquirir o difundir información que necesite. Los hombres utilizan más el internet para bajar, escuchar música y utilizar herramientas de distracción, mientras que las mujeres acuden mayoritariamente al chat, según el estudio “Uso y actitud de los jóvenes hacia Internet y la telefonía móvil” de PriceWaterhouseCoopers y la escuela de negocio IESE, en España. Luis sí cree que esto sucede, “las mujeres –en su mayoría- como que

son más serias en internet, usan lo que necesitan, y no tanto como nosotros que buscamos diversión y nuevas actividades para jugar”. En Ecuador el uso de internet tiene un promedio de 2,79 horas diarias en las personas con edades de 18 a 29 años, según el INEC. Así los “facebookeros” ecuatorianos se han incrementado en esta comunidad virtual en un 15% en los últimos seis meses, así indican las estadísticas de Facebook. Búsquennos en esta red social como Revista Apolo.

Datos curiosos

*31,4% usa internet: 32% hombres, 30,8% mujeres. *Uso de teléfonos inteligentes: 47,1% mujeres 52,9% hombres A Fuente: Socialbakers

3


Hombre de Acción

Por: Byron Andino bandino@udlanet.ec

Daniel Páez:

“el romántico más joven” Daniel Páez (22) es la cuarta generación de músicos en su familia. Incursionó en la música desde los cinco años cuando tomó clases de piano, y nunca esperó convertirse en cantante profesional. Ha viajado a países de Centroamérica y Europa a mostrar su arte. Revista Apolo conversó con él.

Foto: Cortesía Daniel Páez

- Signo Géminis - Fanático del Mario Car Double Dash -Su banda favorita es McFly -Su madre, Jeaneth Salgado, ganó el concurso nacional OTI de 1980.

4


-¿Cuándo apareció esta estrella? Todo comenzó por impulso de mi abuela y de mi mamá: a los diez años subí por primera vez a un escenario en Nace una estrella, en Gamavisión. Veo los videos de esas presentaciones y capto como temblaba, digo ¡Dios mío, que complicado! -¿Cómo ganaste esa capacidad para componer música desde cuando tenías apenas 13 años? Era un niño inocente. Había algo más que una canción escrita por un niño de esa edad: se junta que tuve mi primer amor, y decía todo lo que sentía. -Ahí estabas en la secundaria, ¿cómo era Daniel Páez en el colegio? Nunca fui aplicado, pero tampoco era vago. Me encantaba el fútbol, lo prefería antes que la música, lo que hoy me sorprende. Además participaba en el coro y la estudiantina del colegio, pero ahí nunca pensé en ser profesional. -Te han denominado como el “romántico más joven”, ¿de dónde surgen las letras de tus canciones? Soy bastante enamoradizo, ese es el problema que tuve desde pequeño (risas). Entendí que al principio se tiene una ilusión muy grande que no la puedes controlar. Luego mi forma de desahogarme no era contarle y llorar a un amigo, ni a mi mamá, sino que era coger un papel y escribir.

CPD en Dusseldorf, 2006). Si las personas te ovacionan y te piden que repitas el show aunque nunca te han visto, y ni siquiera saben el idioma de las canciones que interpretas, entonces era yo el que le gustaba a la gente. -Tu carrera musical te direcciona a cierta madurez para poder cumplir con ella, ¿cómo no dejas de tener ese joven en ti? Soy un “guaguazo”. Me encanta jugar videojuegos en la computadora, en el play. Mi favorito es Mario Car Double Dash. También me encantan los niños, prefiero tener una charla con ellos a tenerla con adultos. -Tu sobrino dice que eres bueno para los “cachos”, ¿eso refleja tu personalidad? Sí, bastante bien (risas). Mi familia es súper alegre, mi abuelo, mi tío, incluso mi papá –que parece muy serio- tienen mucha chispa, heredé aquello. -¿Qué haces comúnmente con tus amigos y amigas? Salimos a tomar algo, a bailar, o nos reunimos en alguna casa. Ellos y ellas son de mi edad, incluso menores, son con quienes comparto momentos después de trabajar. Lo bueno es que estas actividades hacen que mantenga los pies sobre la tierra.

-¿En qué momentos te llegaron esas ideas para las letras? En un avión, en el colegio, en mi cuarto a las cuatro de la madrugada. Las canciones han nacido espontáneamente y no a la fuerza, son sinceras y eso hace que la gente las sienta más.

-¿A cuáles artistas o bandas son las que Daniel Páez escucha normalmente en su reproductor de música? Soy fanático de estilos diferentes a lo que produzco. Escucho una banda llamada McFly, una canción de ellos es Falling in Love. He comprado todos sus cds y dvds en vivo, los escucho en el iPod, en el auto, en mi casa.

-¿Cuándo te diste cuenta de que la música sería tu futuro? Me llenó tanta una experiencia que tuve en Alemania (Feria de Modas

-Y, ¿algo de Enanitos Verdes? Claro, era lo que más tocábamos en la estudiantina del colegio, adoraba esas épocas cuando estaba en bandas.

Foto: Cortesía Daniel Páez

Hombre de Acción

A los 12 años ganó el primer consurso de Voces y Talentos, fue su primer triunfo.

-Y, por otro lado, ¿la música te ha permitido tener tranquilamente una relación amorosa con alguien? Siempre es complicado. Tenía una novia, ella me posteó en mi muro de Facebook que me extrañaba. Después unas cuantas fans reclamaron al decir que ya no les quiero, y así otras cosas. Fue impresionante, ahí me di cuenta que hay que mantener esos espacios reservados para la gente. -Hay una diferencia entre ser famoso y ser reconocido, ¿qué es lo que Daniel Páez quiere ser? Un embajador de un buen mensaje. Siempre que hemos traspasado fronteras llevamos a Ecuador a otro país, mostramos a un artista con una buena producción y ellos se preguntan qué cosas más buenas hay en este lugar. Sea lo que se haga, siempre poner el nombre de Ecuador en alto.

5


Centauro

Por: Daniela Regalado dregalado@udlanet.ec

Una pasión de Ecuador es privilegiado por su ubicación, pues posee diversos montes que forman parte de la Cordillera Andina y de la famosa Avenida de los Volcanes. En las siguientes páginas, revista Apolo ampliará dos deportes extremos en el país: Andinismo y Downhill.

E

star en contacto con la naturaleza para sentir su energía y adrenalina es la razón por la que varios se declaran amantes a esta práctica. “Una de las mayores cosas que deja el Andinismo en tu vida es aprender a trabajar en equipo”, afirma Franklin Varela, guía certificado de alta montaña. A sus 30 años ha perdido el cálculo de cuántas elevaciones ha explorado, pero lo que tiene muy en claro son las experiencias y emociones vividas. A los 17 empezó su afición por el montañismo, siguió varios cursos en la Asociación Ecuatoriana de Guías de Montaña, ASEGUIM. Actualmente, forma parte del grupo creado por Iván Vallejo para emprender su proyecto “Somos Ecuador”, que en dos años planea llegar a la cima de una de las montañas más altas del mundo en la cordillera del Himalaya, continente asiático (8848 metros de altura). El montañismo es un deporte que a diferencia de otros permite desarrollar un sentimiento de compañerismo, de ayudar a la persona que está en problemas. Franklin disfruta de sus viajes, pues piensa que es la oportunidad precisa para conversar y compartir entre amigos y por qué no para conocer nuevas personas.

66

Mientras se coloca el arnés para escalar una roca de 10 metros, recuerda que su madre siempre le ha pedido que busque otro trabajo, uno en el que no arriesgue su vida a cada segundo. Al reflexionar confiesa que no quiere que su hijo, Sebastián, siga sus mismos pasos, pues sabe que hay peligros. El deporte de montaña es lo suyo, cada día siente más el apego a la naturaleza. Sus brazos fornidos demuestran que son su gran ayuda al momento de suspenderse en una roca. Rápidamente se coloca zapatos ajustados para que cumplan la función de adherirse a la piedra, alista la soga y la suspende en el aire para ir marcando el camino en la grieta. Paúl, de 20 años, también se coloca un arnés y amarra una soga verde que es la seguridad de Franklin mientras escala. En su espalda tiene un bolso lleno de polvo blanco parecido a la harina, es magnesio y se lo esparce repetidamente para impedir que el sudor de sus manos provoque un resbalón. Empieza el ascenso. Sus piernas encuentran “una punta” para poder asentar sus pies, sus manos hábilmente se impulsan para seguir escalando, él está muy concentrado. De vez en cuando levanta su vista en busca de más lugares para sostenerse, a veces parece darse por vencido, pero encuentra solución y cada vez está más

próximo a la cima. La adrenalina de explorar un lugar desconocido y de llenarse de la energía que los montes brindan le dan ánimos para que continúe con su estilo de vida. El esfuerzo y sacrificio que implica caminar más de cinco horas por un piso inestable, escalar grandes rocas y esquivar dificultades, realmente vale la pena al momento de llegar a la cima y mirar que su meta fue cumplida. Una enorme satisfacción. Paúl Hidalgo tiene 20 años y estudia mecatrónica en la UTE, la afición por escalar montañas fue heredada de su padre y tíos. Junto a su grupo de amigos y en compañía de guías profesionales ha escalado el Cotopaxi, Guagua y Ruco Pichincha, entre otros.

Sube al monte, pero con precaución

Gruesas gotas de lluvia acompañadas con rayos y granizo nos tomó por sorpresa. Buscar un refugio en una superficie plana fue una pérdida de tiempo. Nuestros cuerpos estaban helados, la esperanza casi perdida. Sentados sobre paja mojada tratábamos de estabilizar la temperatura corporal de uno de nuestros amigos afectado por la hipotermia. En medio de rezos, a mi mente vino la imagen de mi padre y madre, era el fin y


Centauro

e altura...

Franklin Vareka escala con sus manos y pies una roca de 10 metros de altura

quizá no volvería a verlos. Cada segundo me acercaba más a la muerte. Cerré los ojos esperando lo peor, pero al abrirlos me di cuenta de que la montaña quiso darnos otra oportunidad, detrás de la espesa neblina, salió el sol con ánimos de esperanza. Alfonso Gustavo, montañista por afición narra la anécdota vivida en el volcán El Atacazo de 4463 metros de altura. Periódicamente los medios de comunicación difunden accidentes en las montañas. En junio del presente año, la muerte de un excursionista de nacionalidad española que intentó escalar el volcán Chimborazo (6310 metros de altura), la elevación más alta de Ecuador, causó controversia. “Las personas no están acostumbradas a subir un monte con la ayuda de un profesional”, asegura Alfonso, quien cree que la montaña es celosa y

por eso siempre se la debe admirar y temer. “Se la debe respetar, porque te enseña a superarte, te enseña a no ser egoísta y a velar por el desfallecido”, asevera el hombre de 52 años, quien a sus 22 tuvo una experiencia en el monte que casi le costó la vida. La ASEGUIM capacita a las personas interesadas en ser guías de montañas. Durante dos años los interesados deben subir a varias elevaciones y volcanes para trazar nuevas rutas. Las agencias turísticas trabajan con personas profesionales en el ascenso a montañas, caminatas, escaladas y más actividades. El costo de una guianza varía de acuerdo con la complejidad del sitio, por ejemplo llegar a la cima del Cotopaxi cuesta 160 dólares por pareja. La tarifa se cobra por día. Diego Recalde, presidente de la Asociación de Andinismo de Pichincha, indica que en la última década este deporte ha tenido mayor acogida en el país, pero a su vez realiza un lla-

Foto: Diego Puente

mado a todas las personas interesadas en practicarlo para que soliciten la compañía de un guía profesional y así evitar correr riesgos. En Quito existen nueve clubes de andinismo, entre ellos están: Nuevos Horizontes, El Sadday, Colegio San Gabriel, Universidad Central, Politécnica Nacional, Universidad Católica, Colegio Montúfar, la ESPE y Aristas del Sol. Con un promedio de 40 miembros cada uno.

Un resbalón no es caída

Hasta los grandes expertos, muchas veces no han podido librarse del poder de la naturaleza, tal es el caso del andinista de 33 años, Santiago Quinteros, quien en el 2002 después de su ascenso a la Pared del Sur del Aconcagua (6964 metros de altura), ubicado en Argentina y la elevación más alta del continente, tuvo que ser amputado la mitad de sus dos pies. Pero a pesar de todo, continúa con su

7


Por: Daniela Regalado dregalado@udlanet.ec

Centauro

Avenida de los Volcanes La Avenida de los Volcanes es uno de los mayores atractivos turísticos de Ecuador, exhibe 14 elevaciones entre montes y volcanes que son los lugares favoritos tanto para andinistas como downhilleros quienes buscan contacto con la naturaleza, además de mucha adrenalina.

L

a Asociación de Andinismo de Pichincha invita a todas las personas a realizar montañismo para despejar la mente de la rutina. Si quiere ir en busca de nuevas experiencias siga los consejos de los expertos, para afrontar cualquier dificultad.

1.

Realiza un entrenamiento previo. Si estás a punto de escalar un volcán de gran elevación como el Cotopaxi, entonces debes poner a prueba tu físico días antes, alimentarte sanamente y evitar el cigarrillo y el alcohol.

2.

Al momento de preparar tu maleta para una excursión, asegúrate siempre de llevar varios líquidos que te ayudarán a sobrevivir en situaciones complicadas. Cuando se presentan síntomas de hipotermia, tu cuerpo pierde varios litros de líquido. ¡Se precavido!

8

3.

En el ascenso tu cuerpo se expone a temperaturas muy bajas a las que no está acostumbrado, por este motivo siempre piensa en situaciones extremas, prepárate para ellas. Usa varias prendas, no te arrepentirás.

4.

Foto: Ministerio de Turismo

El monte cambia de un momento a otro el sol por la lluvia. Por ese motivo las pérdidas son recurrentes. Mantén la calma y permanece en un mismo lugar hasta esperar que la neblina se despeje o que la tormenta pase.


Centauro

Downhill: ciclismo extremo en montañas

Velocidad, vértigo y adrenalina es lo que el Downhill te ofrece vivir. Bajar en menos de diez minutos el volcán Atacazo a 60 kilómetros por hora y en una superficie rocosa es lo que apasiona a los downhilleros. Foto: Daniela Regalado

R

uptura de fémur y peroné es lo mínimo que los practicantes de este deporte esperan, con bicicletas cuyo precio oscila desde los 300 hasta los 10 mil dólares. Colocan sus pies en los pedales para emprender largas rutas a varios montes y elevaciones, para luego eliminar todo el cansancio en un fugaz descenso. Pura adrenalina. Juan Gabriel Andrade es “arquitecto de profesión y downhillero de corazón”, fue justamente en un viaje familiar donde descubrió su gusto por este deporte. “Empecé a los 17 años con una bicicleta normal, siempre me tocaba llevar conmigo una caja de herramientas para repararla en el camino”, cuenta el joven de 26 años. Sus familiares no aprueban el estilo de vida de Juan, pues opinan que es demasiado riesgoso. Él no niega la afirmación de sus padres, pero piensa que es justamente el peligro lo que da un “plus especial” al Downhill. Este deporte inició en California, Estados Unidos, donde un grupo de jóvenes

Daniel Gabela practica sus giros y saltos en la pista del Parque Metropolitano

con sus motos bajaban lugares empinados, luego hubo una prohibición del uso de estas por la contaminación que causaban, ahí nació la idea de suplirlas por una bicicleta. En el Parque Metropolitano, en el norte de Quito, una camioneta blanca doble cabina se estaciona, cinco hombres bajan de ella y se dirigen a la parte trasera del vehículo para coger con brevedad sus respectivas bicis. Daniel Gabela, de 30 años, baja su maletín en donde guarda todo el equipo de seguridad que utiliza cada vez que monta bicicleta. “He tenido varios accidentes, hace dos semanas me golpeé la cabeza sobre una roca y me quedé inconsciente”, narra. El grupo mira con admiración la “nueva amiga” de dos ruedas que Juan compró hace un mes a siete mil dólares. “Tiene resortes de acero, el doble de marchas para mayor velocidad”, cuenta con una enorme sonrisa en su rostro. Mira a Daniel y lo felicita por usar las seguridades. Con una pantaloneta ceñida a las piernas sube a su bici y la pedalea, el

resto de grupo se apresura para seguirlo a la búsqueda de una elevación. Entre giros y saltos, llaman la atención de los visitantes del lugar. “Es un deporte extraordinario, te ayuda a vivir miles de cosas a la vez”, señala Daniel Espinosa, representante de Cicla, sitio encargado de distribuir accesorios para bicicletas. Él también practica Downhill, no se separa de su bici ni un instante, en la ciudad prefiere montarla para ir al trabajo, antes que “morirse de irás” con el tránsito de la urbe, afirma. Los downhilleros creen que no existe apoyo suficiente por parte del Gobierno para el desarrollo de esta disciplina. Luis Ramirez, presidente de la Federación Ecuatoriana de Ciclismo, FEC, opina que sí existe ayuda económica para la institución, pero el dinero debe ser repartido únicamente a deportes que sean olímpicos. “El Downhill no es deporte olímpico, pero necesita mayor difusión en los medios de comunicación para que haya más apoyo y aficionados a este deporte”, asevera Daniel Gabela.

9


¿Quién dijo miedo?

Foto: Daniela Regalado

Por: Diego Puente dpuente@udlanet.ec

El vino es perfecto para acompañar una cena romántica

Vino para conquistar

“Nunca has cabido en una copa, en un canto o en un hombre” describió Pablo Neruda cuando se inspiró con el vino al cual lo elogió como una bebida de dioses. Catar vino es una ventaja para seducir a tu pareja y sorprender a tus amigos. Descubre la cultura vinífera en Ecuador.

10

“El vino llegó a América como parte de un proceso ‘civilizatorio’ con las congregaciones religiosas. Es decir, solo los católicos letrados podían beberlo, mas no quienes eran considerados inferiores”. Esa herencia cultural es la responsable de ver a quien consume vino como refinado, concluye el profesor. Jarrín considera que saber de vinos es parte de la cultura general de las personas pues cada año se populariza más su consumo. “Ya no se debe ver como la bebida para las grandes fiestas, sino para cualquier reunión en donde te sientas a gusto con tu jefe en el trabajo, con tu familia, con tus amigos o con tu novia”. El vino no es solamente una bebida

que activa todos los sentidos, aprender a degustarlo y conoce su orígen.

Foto: Daniela Regalado

E

l vino es el lenguaje del amor por asociarse con el erotismo y porque, precisamente, eso significa en sánscrito y por aquella razón las lenguas, desde el ruso hasta el español, comparten su raíz. Ana Cristina Jarrín, editora de la revista Vinissimo, asegura que esta bebida “no se puede tomar sola ni a solas”. Dice que debe acompañar a una comida mientras se disfruta de una conversación amena. Conocer de vinos da puntos en el trabajo y en el amor asevera el sociólogo Xavier Andrade de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) ya que las personas asocian a la vid con la civilización.

Ana Cristina Jarrín junto a su esposo en la redacción de Viníssimo.


¿Quién dijo miedo? Historia

Inicia la conversación con algunos datos interesantes. Este elixir nació hace ocho mil años en los montes Zagros, (actualmente Irán). El clima de esta zona permitió cultivar Vitis vinifera, única especie de uva apta para fermentarla y hacer vino. Según la cédula real “Para viñas y para cosas de Castilla de la Real Audiencia de Quito”, se ordenó la importación de la especie a territorio ecuatoriano en 1544. En 1964 se creó el “Vino Nuestro” en Santo Domingo de Los Colorados y luego el propietario, José Dulbecco funda el viñedo La Herlinda en Imbabura. El expresidente José María Velasco Ibarra era un amante de esta marca. Ahora ya desaparecida.

No te confundas

Grace Donoso, directora de la Cofradía del Vino, explica la diferencia de las principales cepas que se beben en Quito. Si se quiere consumir vino tinto, se pide cabernet sauvignon, merlot, syraz, o un malbec, especies de origen francés pero que se desarrollan en Argentina y que llegan al país en gran cantidad por el bajo costo de importación. Los rosados son de la misma especie, pero a diferencia de los tintos, se les deja el exocarpo (piel) en la producción solo “por un ratito” hasta que tengan el color deseado y luego se la saca. Este vino tiene un menor grado alcohólico. En la familia de los blancos están las cepas más conocidas

que son chardonnay sauvignon y torrontés. Con un sabor más ácido. Una aclaración sobre los espumantes, que hace la experta en degustación, es que solo los producidos en la región de Champagne en Francia son llamados con ese nombre, mientras que los vinos que no sean hechos ahí deben ser nombrados como burbujeantes.

En la comida

Los tintos y rosados son perfectos para acompañar una parrillada, salmón o pastas, enfatiza el chef Carlos Gallardo quien recomienda pedir un rosado “si vas a comer con tu jefe”. Los blancos “son perfectos” para disfrutarlos con carne blanca y mariscos, señala el gastrónomo que, además, aclara que los vinos espumantes ya no son solo para fiestas.

Consejos para preciar un buen vino Se debe apreciar el buen vino, y criticar el malo, por eso están estos consejos que te ayudarán a realizar una buena cata y un buen servicio.

Vista

Mover la copa para ver una “herradura” que se forma en el vino blanco; mientras que en el tinto se observará una “lengua” que se desliza desde el borde de recipiente hasta la base. El líquido debe ser brilloso.

Aroma

Acercar la nariz al borde de la copa y percibir los primeros fragancias. Luego, agitar circularmente el vaso con delicadeza y re-

petir el procedimiento. Ahí se percibirán más olores que traerán recuerdos, dice el libro “Los aromas del vino”.

Gusto

Degustar una pequeña cantidad para que las papilas hagan un equilibrio entre dulce, ácido y salado, expresa Gallardo.

Servicio

En un restaurante que tenga cava (carta de vinos) es improbable que la atención sea inadecuada, pero en la casa cuando se invita a los amigos a una comida hay que tomar en cuenta lo siguiente: el vino debe ser joven, eso significa que no tiene muchos años de guarda ya que a diferencia de otros li-

cores este sí se puede dañar. Se destapa la botella frente a los invitados y se llena tres cuartos de la copa mientras se conversa de algún tema en común o se degusta unos abrebocas antes del plato fuerte. La cultura vinífera invita a agudizar los sentidos para apreciar en todo su romance al licor venerado por poetas como Neruda, santificado por profetas como Cristo y amado por la humanidad entera que debe entender que no hace falta embriagarse para inspirarse con el agua del amor.

11


PREFERIMOS JOYAS DE ACERO En los cuentos infantiles se narra que hombres malvados, verdaderos ladrones, roban tesoros para acumularlos en grietas sombrías; mientras que las princesas exigen joyas de sus maridos para lucir hermosas mientras caminan. Estas narraciones no distan mucho de la realidad, pues el hombre compra rara vez una joya para lucirla ya que prefiere dejarlas en casa antes que llevarlas puestas. Según José Olavarría, coautor del libro Hombres e identidades “esta interpretación sería sentida subjetivamente por una proporción importante de varones que les llevaría a vivenciar su cuerpo como un factor de fragmentaciones de su subjetividad ocultando sus deseos, placeres y emociones”. El hombre, históricamente, no se ha puesto alhajas pues considera que un adorno “brillante” va en contra de su sexualidad, argu-

Foto: Diego Puente

Oswaldo Sigsi enseña sus creaciones

menta Xavier Andrade, por eso se limita a tener un opaco anillo de bodas en su dedo y nada más. Pero la sociedad cambia y de a poco el mercado desarrolla catálogos de joyas para hombres que rescatan el derecho del varón a preocuparse por accesorios de moda y, así, rechazar las críticas

que lo consideran “afeminado”. En el mercado, los artículos que más consumen los hombres son los fabricados en acero. El hierro, que es su componente base, es representado por Marte, que no solo es el dios griego de la guerra sino también el planeta del cual, filosóficamente, provenimos. El oro está en segundo lugar y se lo usa principalmente en anillos de graduación y matrimonio, para “divinizar este acto” en comunión con el astro más grande o con el segundo dios más importante en la mitología: Apolo, indica la psicóloga Gloria Salcedo. El artista Oswaldo Sigsi, que lleva 30 años en el oficio, manifiesta que un dije, prendedor o mancornas de oro realizadas con modelos exclusivos pueden costar hasta 300 dólares y una esclava de diez gramos hasta 600 dólares, pero hay precios para todo bolsillo.

Colgante de acero inoxidable con dije elaborado Sitio: Locos por las compras Costo: 45 dólares

Por: Diego Puente

Anillo de Oro diseño exclusivo con sello de graduación Sitio: joyería Vanitex Costo: 600 dólares

Mancornas de acero con incrustaciones de plata. Sitio: Almacenes Pical Precio: 20 dólares


Apolo 6ta edición