Page 35

68

Testimonios del tercer coloquio

poéticas de la distancia

Mi segundo recuerdo del Coloquio, remite a aquél que no está y está. Ser parte de la deconstrucción de una memoria; Jaques Derrida por Safaa Fatty. Aquella que está en el destierro, desentierra, cava en los recuerdos y da la oportunidad de ponerle cara, gestos, voz a la génesis de muchas ideas. Más de un mes después, me viene a la mente ese pozo movido por el tiempo, puedo escuchar palabras en un idioma familiar que sigo sin asir del todo. Giovanna Esposito

le otorga un cierto rasgo de espectralidad: un trabajo invisible que realiza precisamente la visibilidad, la visualidad. Esta jornada finalizó con la proyección de De tout coeur, poema visual escrito para ser leído y realizado por la poetisa y cineasta. Tributo personalísimo a una relación, una verdadera ceremonia del adiós, a dos. Verónica Vázquez-Cangas

Casi no pienso en nada en la siguiente etapa a la llegada de la poetisa, de la pitonisa, del cuerpo vivo de una Safaa espiritista. Nadie puede traer tanto la muerte pegada al cuerpo como ella: la muerte de Derrida. Nadie puede hablar mejor de la telepatía, sino alguien que puede y se comunica con el espectro. Safaa que habla frente a nosotros y desde lejos, reviviendo el sepulcro. Derrida nunca habitará su tumba. En este recinto nos convertimos en testigos-cómplices, en escuchas del adiós, en observadores de una espalda que se pierde y se borra en la costa, momento intimísimo. Los límites se funden ya caminando de él, que desteje el lenguaje, cesa la vida para comenzar la telepatía. Ya nos reponemos. La sensación dura y durará. La telepatía ha mostrado ya su carácter de adherencia. Safaa parte dejando piezas de lo que llamamos lenguaje, vibrando, cambiando en cada paso que da para alejarse. Ella es también —ya— un espectro que nos ha atravesado. Alejandro Orozco Mujer de tormentas y filosísima inteligencia, con una sensibilidad tan a flor de piel que, por momentos, parece incluso hostil, nos participó una probada de su mundo con total apertura y humildad. Elaboró sin intenciones didácticas y, por tanto, sin concesiones de ninguna clase, sobre la creación cinematográfica en términos de algo que vuelve constantemente, que “regresa”, lo que

Aparece en escena Safaa. En ese camino alterno al saber y no saber constatamos que existe la posibilidad de viajar en el tiempo y en el espacio, más allá de la presencia, justo como lo ha hecho el nombre que llevo: Claudia. Para mí es una invitación al trabajo con la ausencia, no con la presencia, con lo derruido, lo que queda y ¿qué queda? ¿Queda una marca que invita a la memoria? ¿Cuál memoria? ¿La memoria del otro? Y si la memoria está en el aire, es decir, no es voluntaria y nosotros vamos entendiendo o no su mensaje secreto, entonces ¿hay un destino? ¿Intervenimos en él? Claudia Cabrera Para el miércoles en el Coloquio se programó una reunión plenaria con todos los estudiantes del posgrado en Teoría Crítica en el aula Gamma. Sicólogos, artistas, filósofos, historiadoras del arte, entre otros, compartimos un mismo objetivo: la maestría interdisciplinaria. Y establecimos el lazo filial de compadrazgo. Nadie se quedó sin madrina o padrino. Pablo Tepichín A medida que se escuchaban las presentaciones de cada uno, como telón de fondo se oía también resquebrajarse un poco el hielo que, de pronto se instala como mediador soberano entre las relaciones. Así que a partir de entonces, fue más sencillo mirarnos directo a los ojos. Gabriela Hernández

69

Coloquio 3º “Poéticas de la distancia”.  

Organizado por 17, Instituto de Estudios Críticos, con la colaboración de Aldaba Arte, Casa Refugio Citlaltépetl, Proyecto 3, la Embajada de...

Advertisement