Page 17

32

Testimonios del tercer coloquio

poéticas de la distancia

fenómenos telepáticos? La sola posibilidad de entrar en un terreno que escapa al dominio del conocimiento empíricamente verificable presenta una multitud de implicaciones, entre las cuales tal vez la más importante es la que nos conduce al desmantelamiento del tiempo como construcción simbólica que ha permitido desde su invención procesos de control y de dominación de la naturaleza. Así pues, a base de resistencias, nuestra relación con la distancia y con el tiempo se rompió. De esta forma es telepático el nombre que recibimos porque nos transfiere una expectativa, una que en muchos casos se traduce en continuidad o bien en resurrección de aquellos que ya lo portaron. De igual forma, es telepática nuestra relación con el tiempo cuya creación ha sido determinante en el origen de las civilizaciones. Lo mismo que ocurre con el nombre ocurre con el tiempo, digamos, con ese que marca los acontecimientos más importantes de nuestra vida —como el nacimiento—, y que nos transfiere una serie de expectativas, donde de igual forma pensar un estado sin tiempo nos devuelve a un estado mítico: al encuentro con los dioses. Es también telepática la herencia que como sujetos pertenecientes a una determinada cultura recibimos y de la cual hacemos una selección en donde permanecen sólo aquellos aspectos significativos: ¿cuánto de lo que a diario nombramos es producto de nuestra particular visión?, ¿cuánto se nos ha transmitido a partir de ese potente conducto llamado oralidad? ¿Es entonces la voz de los desaparecidos la que toma nuestro cuerpo para volver y hacerse presentes? ¿Es que a través de lo visible se hace presente lo ausente? O bien, ¿es a través de las ausencias como mejor se puede acceder a lo visible? Mediante la telepatía se puede arrancar memoria a la finitud. Tal es el sueño de Hamlet: “¡Que me acuerde de ti! ¡Sí, sombra desventurada, mientras la memoria tenga asiento en este desquiciado globo!”, como escribió William Shakespeare en Hamlet.

¿Qué es representar? Según Valeriano Bozal es posible hablar de representación en varios sentidos. Dos de ellos son los que interesa mencionar aquí.1 El primero se relaciona con la fijación de la presentación perceptiva, el segundo se cuestiona acerca de la condición de representar el conocimiento. Mientras que en la primera acepción, representar consiste en trasladar a un soporte las representaciones perceptivas previas, es decir, existe una base empírica como sustento de la representación, en donde, además, se utilizan códigos cerrados inmóviles; la segunda acepción, en cambio, considera la representación como una vía epistemológica tan válida como el conocimiento que se obtiene a través de la ciencia. Especialmente a partir del segundo sentido, es como Bozal responde a la pregunta planteada, para él “representar es articular y, así, producir figuras significativas”. Ahora bien, tomando como base el primer sentido, entonces podemos concluir que la representación efectivamente atraviesa una crisis; crisis que abarca la transformación en los soportes, que nos ha conducido a prescindir de ellos y crisis en el desmantelamiento de los códigos cerrados. Sin embargo, si consideramos que representar es articular, entonces no habría tal crisis, puesto que el discurso estético lo es precisamente por su capacidad de lograr articulaciones al interior de la obra y en el horizonte en el cual se encuentra inserta. Pongamos por ejemplo la propuesta que hizo Elida Tessler. Con base en lo anterior, considero que no se puede hablar de una crisis en la representación, aunque sí en el poder legitimado a través de la imagen. Es el poder y su estabilidad el campo más fértil para la representación. Donde las relaciones de poder se han fisurado cabe la posibilidad de nuevas formas de discursividad cultural, las cuales, a su vez alimentan mayores resquebrajamientos. Es entonces una alimentación de doble vía, causa y consecuencia.

33

Coloquio 3º “Poéticas de la distancia”.  

Organizado por 17, Instituto de Estudios Críticos, con la colaboración de Aldaba Arte, Casa Refugio Citlaltépetl, Proyecto 3, la Embajada de...

Advertisement