Issuu on Google+

REVISTA

BVECARIOS Sin ánimo de ofender

NÚMERO 1 Del 3 al 9 de octubre de 2012

Madrid manifestódromo nacional


Sumario 3

Editorial

4

Opinión

6

Reportaje

10

La viñeta de Marta

11

Todo Música

Búscanos en:

Y en la web...

14

Tribuna

16

Entrevista a Fabian C. Barrio

©RevistaBecarios Botkyrka S.L.

2

CONTACTO: info@revistabecarios.com

Crítica Literaria

12

DIRECTOR: RODRIGO PULGAR REDACTOR JEFE: JAVIER MARTÍN BARCELÓ EDICIÓN Y MAQUETACIÓN: RODRIGO PULGAR ILUSTRACIONES: MARTA AGUILAR DISEÑO DE PORTADA: MARTA AGUILAR REDACTORES: ALBA GARCIA BAUTISTA, SANTIAGO MARRERO, LEONARDO POLZE

Números anteriores (a partir de la semana que viene), entrevistas completas, blogs,viñetas y mucho más.

www.REVISTABECARIOS.com B VECARIOS


Editorial NACE B VECARIOS ¡Ya estamos aquí! Empezamos esta nueva andanza con mucha ilusión y ganas de divertir. Somos un grupo joven que, ante la irrespirable atmósfera periodística de nuestro país, hemos decidido emprender esta aventura para llevar a vuestros ordenadores, smartphones (o desde donde quiera que nos leáis) la actualidad, siempre desde un punto de vista irónico y mordaz, pero también desde la verdad y la honestidad. La revista digital, de periodicidad semanal, buscará analizar los asuntos más importantes de la semana sin dejar de divertir. Apoyándonos en las nuevas tecnologías, pretendemos ser una nueva plataforma de análisis donde ofrezcamos algo diferente que pensamos que no hay en el panorama actual. Buscamos opinar desde un punto de vista fresco y joven, liberado de las ataduras de los grupos mediáticos y de presión. Nuestro objetivo es dar a conocer la actualidad sin renunciar al humor. Creemos que valores como libertad, independencia y honestidad son intrínsecos al periodismo y están amenazados en esta España tan políticamente polarizada. Por eso queremos alzar la voz en esta época de crisis donde las nuevas ideas son una especie en peligro de extinción, y para ello necesitamos tu apoyo. Becarios no solo tratará de actualidad, también habrá espacio para la cultura (a pesar del IVA). Cine, literatura y música son temas que también os queremos acercar cada miércoles a vuestras pantallas. Contamos con vuestro apoyo para que participéis en esta revista que es tanto nuestra como vuestra. Esperamos que disfrutéis.

@RBecarios BVECARIOS

3


Opinión El Ángel caído RODRIGO PULGAR @r_pulgar

Ayer se celebró la Conferencia de Presidentes de Comunidades Autónomas en Madrid. El momento ha sido perfecto, justo después de la manifestación independentista del pasado 11 de septiembre y próxima a las elecciones catalanas del 25 de noviembre. Se reunieron todos, los presidentes de las comunidades del PP y los del PSOE. Tampoco faltó Artur Mas, el Ángel caído. Y es que cuenta la Biblia que Lucifer era un ángel muy hermoso que por soberbia se rebeló contra Dios. Quería ser como él y fue castigo, junto con el ejército de ángeles rebeldes que arrastró consigo, y pasó a ser reconocido desde ese momento como el Ángel caído.

El nacionalismo, en definitiva, no es más que eso. Poder para seguir manteniendo el cortejo sin que nadie les moleste y cueste lo que cueste. Les da igual estar a la cola del déficit comunitario español aún recibiendo casi el doble de dinero que obtiene Madrid. Lo que en realidad quieren es poderse pagar su Spanair, sus televisiones públicas, sus embajadas en medio mundo y sus subvenciones al catalán. También demuestran tener una gran dosis de soberbia, como los ángeles caídos, al pretender reescribir la historia para ser lo que nunca fueron, al pretender rehacer las cuentas y seguir llorando por el “expolio fiscal”, cuando en realidad el único expolio que hay en este país es el que se le hace a la capital. Y, por si fuera poco, también pretenden pasar por encima de los millones de catalanes que se sienten españoles y viven en Cataluña.

“Muchos españoles nos estamos cansando de Cataluña”

De hermoso, Artur Mas, no tiene nada, pero de Lucifer parece que bastante, y tras él, está el ejercito de ángeles caídos con ansias de poder. No quiero decir que Dios sea Rajoy, porque al presidente de España ni está ni le esperamos en la lucha por la unión del país. Si acaso, el único Dios que hubo ayer en la reunión fue Ignacio González, el heredero de Esperanza Aguirre. González fue el único presidente que dijo alto y claro a los independentistas que iba a luchar por la unión del Reino. Y cuenta la Biblia que Lucifer dijo: "escalaré los cielos; elevaré mi trono por encima de las estrellas de Dios; me sentaré en el monte de la divina asamblea, en el confín del septentrión escalaré las cimas de las nubes, seré semejante al Altísimo”.

4

Lo que los separatistas no saben es que Dios, al final, expulsó a todos los ángeles caídos y no les dejó entrar más en el reino de los cielos. Por eso ruego, desde el más profundo ateísmo que profeso, que Dios, Ignacio González o quien sea, luche por la unidad de España. Porque muchos españoles nos estamos cansando ya de Cataluña y al final van a acabar como los ángeles caídos, expulsados; y por desgracia, pagarán justos por pecadores. Esperemos que recapaciten para que el resto de España no rece a Dios eso de <<hágase tu voluntad así en la tierra como se hizo en el cielo>>.

B VECARIOS


OPINIÓN

JAVIER MARTÍN BARCELÓ @javimbarcelo

La excepción ¿Qué mueve a los políticos a hacerse políticos? ¿Poder? ¿Dinero? ¿Las dos cosas? El gran Groucho Marx decía que la política no es la que crea extraños compañeros de cama, sino el matrimonio, pero por desgracia él no vivió en la misma época que nos ha tocado a nosotros. Groucho, amigo, si yo te contara…

Los políticos también roban, qué novedad. Son personas de carne y hueso, como tú y como yo, pueden “cometer errores”. Ni que nuestras vidas dependieran de ellos. Además, ¿qué diferencia hay entre una casa y un puente? Debajo de un puente no hay que fregar platos, y es sabido que en España hay puentes muy bonitos.

Tengo una teoría horrible, pesimista y creo que bastante acertada: la cabra siempre tira al monte. Tarde o temprano, los políticos se benefician de su puesto en mayor o menor medida. Hay quien se conforma con unos trajes y a quien no le basta con años de corrupción y dinero de los demás en su bolsillo, pero casi todos al fin y al cabo se acaban agenciando algo que no les pertenece. Eso se llama robar, sí. Y dicen que siempre hay una excepción que confirma la regla, pues bien, si de verdad existe, ruego que me disculpe.

Benditos políticos, si en realidad no son tan malos… A algunos les corrompe el poder y les tienta el dinero, otros (como el candidato a la presidencia de la Xunta y actual tertuliano de televisión) vienen ya con la experiencia a cuestas. Y son todos listísimos, Felipe González, Aznar, Zapate… Bueno da igual, al fin y al cabo se trata de elegir al menos malo. Así funcionamos: elegimos, no nos gusta y nos quejamos. Y así una y otra vez. A ver si llega pronto la excepción que confirma la regla.

ANÚNCIATE EN

B VECARIOS

info@revistabecarios.com

www.revistabecarios.com B VECARIOS

5


Reportaje Un día en la familia de un inmigrante Son las siete de la mañana cuando suena el despertador en casa de la familia Suárez. Milton, padre y cabeza de familia, se ocupa de despertar a su hija Paula mientras Gladis, su mujer, prepara el desayuno. Llevan trece años en Madrid desde que decidieron cruzar el Atlántico y dejar su querido Ecuador en busca de un futuro mejor en España. Así comienza el día de una familia emigrante en nuestro país. LEONARDO POLZE Mientras Gladis prepara el desayuno, su hija remolonea en la cama y dice que no quiere ir a clase. Como cualquier niña de once años, no se da cuenta del esfuerzo que hacen sus padres para pagarle el colegio. Decidieron llevarle a uno privado, el Sagrado Corazón, con el fin de que pudiera obtener una mejor educación. No les importa tener que sacrificar su tiempo y dinero por el bien de su única hija. Cuando por fin la pequeña Paula se sienta en la mesa a desayunar, Milton le repasa la lección del examen de matemáticas que tiene hoy. Él es Ingeniero Industrial por la Universidad de Quito, pero trabaja como conserje en una finca situada en el barrio de Arguelles de Madrid. Vino con la esperanza de poder ejercer su profesión pero por desgracia el Ministerio de Educación le comunicó, después de un año y medio de trámites burocráticos, que su título no podía ser convalidado. Pese a esto, no se vino abajo. Con Paulita en camino y su mujer sin poder trabajar, tuvo que buscarse la vida de cualquier manera para poder alimentar a su familia. Es por esta razón que llegó a mi bloque de pisos con un contrato temporal de conserje. Y ya lleva once años.

6

Su mujer, Gladis, se gana la vida limpiando casas. Entre los dos sacan una buena suma de dinero para vivir de manera cómoda. A pesar de tener que renunciar a su estatus de ingeniero, Milton no le pone mala cara a la vida, se levanta con una sonrisa todos los días y da gracias a Dios por lo que les ha dado. Cuando el reloj de cuco situado en la cocina da la señal de las ocho quiere decir que tienen que salir de casa o llegarán tarde. Después de todos estos años trabajando han conseguido que el banco les conceda una hipoteca para poder comprarse una casa. Si bien está situada a hora y media del centro, es un lujo para ellos poder tener una vivienda en propiedad. Aunque sea en Parla. Sentados ya en el tren y con una hora de trayecto por delante, intentan aprovechar el tiempo. Gladis lee Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez, y Milton le pregunta a Paula qué es lo que quiere aprender hoy en la escuela. Mientras, yo miro a mi alrededor. Un 90% de este tren está formado por idénticas historias. Familias enteras que, un día más, se buscan la vida en Madrid. La mayoría son sudamericanos, pero también hay gente de raza

BVECARIOS


REPORTAJE

negra de origen africano. Unos leen un periódico gratuito, otros van con cara de sueño sentados, pero ninguno se queja de nada. Es más, veo muchas sonrisas. Con esta panorámica, miro la fotografía que tengo en mi cabeza del vagón de metro que me lleva al trabajo. La verdad es que hay un claro contraste. No puedo decir que conozca las historias de las personas que me rodean todos los días al ir a trabajar, pero estoy seguro de que no son tan duras como las que pueda encontrar aquí. De esta manera, en el tren Parla-Atocha, encuentro una lección inesperada. Tengo más comodidades de las que jamás puedan llegar a tener la mayoría de estas familias, así que me propongo que de aquí en adelante no quejarme tanto.

Llegamos a Atocha y aquí se separan los caminos de la familia Suárez. Gladis toma el metro para acompañar a Paula hasta su colegio, Milton y yo nos dirigimos en autobús hacia su trabajo. En el viaje de autobús le pregunto a Milton sobre el esfuerzo que ha tenido que hacer dejando a su familia en Ecuador y venir a España sin nada. Sin perder la sonrisa me mira a los ojos y me dice: “No lo sabes tú bien, hijo”. En el trayecto de media hora me cuenta su historia hasta venir a Madrid. Empezó refiriéndose a su etapa universitaria y cómo su padre quería que estudiase economía. Sin embargo él siempre quiso ser ingeniero, así que, sin que sus padres se enteraran, se matriculó en la Escuela de

BVECARIOS

7


REPORTAJE

Ingenieros. En casa mintió a su familia y dijo que se había apuntado en economía como su padre le había dicho. Estudiaba por las noches porque no podía permitir que su padre se enterara de que le había desobedecido. En la universidad conoció a Gladis y reconoce que fue “amor a primera vista”. Cuando nombra a su mujer noto cómo se le ilumina la cara. No debió ser fácil abandonar a tu familia y venir a España simplemente con tu mujer ¿no?, le pregunto. Su respuesta me trajo mi segundo propósito. “Éramos prácticamente dos críos. No sabíamos nada de la vida, lo único que sabíamos es que en Ecuador no podíamos quedarnos. Las cosas allá estaban muy mal. Aquí decís que estáis en crisis pero allá… allá si que hay de verdad crisis.

8

Tener que dejar a mi madre sola con mis tíos... Mi padre murió recién terminé la universidad y tuve que trabajar durante cinco años para mantener a mi madre y mis hermanos pequeños. Ahora les mando dinero todos los meses y sueño con que algún día mi madre conozca a su nieta”. Mientras decía esto yo debía tener la boca abierta. No me podía imaginar el dolor que se tiene que sufrir cuando abandonas a tu madre, hermanos y amigos en busca de un futuro mejor. Casi como una visión, vi mi segundo propósito: aprender a valorar a mis seres queridos. Llegamos a Arguelles y nos recibió un frío polar. Mientras yo tiritaba y me metía las manos en los bolsillos, Milton levantaba la cabeza y dejaba que

BVECARIOS


REPORTAJE

el frío penetrara en su cerebro. Bajamos la calle Marqués de Urquijo hasta llegar a mi casa, su puesto de trabajo. Por la mañana su labor consiste en echar un vistazo al garaje, fregar el portal y los ascensores, hacer algún arreglo en alguna casa para conseguir una propina extra y echar las cartas en los buzones. Cuando su mujer Gladis llega de dejar a Paula en el colegio, sube y piso por piso limpia unas dos o tres casas que su marido le ha conseguido. Llega la una de la tarde y Milton abre una garita que él mismo ha construido en la que tiene un pequeño microondas, una mesa y tres sillas. Allí, se calientan una lata de fabada y comen mientras hablan de lo que quieren que sea su hija de mayor. Supongo que ese es su mayor reto, conseguir que Paulita tenga un título universitario. Esa es su meta, y es por lo que están luchando. A las tres, su mujer sube a seguir limpiando casas. Milton vuelve al trabajo después de fumarse un cigarro. Aunque él no fuma de manera habitual, siempre se fuma uno después de comer. Me cuenta que ese es prácticamente su único momento de relax en el día. Sale fuera del portal, se enciende un cigarro y lo disfruta mientras el aire le da en la cara y la gente pasa ajena a su historia. Después, baja al garaje porque un vecino le ha pedido que le eche un vistazo a su Audi. Como buen ingeniero, Milton sabe mucho de mecánica y es muy ‘manitas’. En apenas quince minutos detecta el problema y le da una solución. Otra propina extra. Y son las cuatro y toca ir a buscar a su hija al colegio. Le acompaño y me dice que es el mejor momento del día. Le encanta ir a por su hija y que le cuente qué ha hecho hoy en el colegio. Paula sale con una sonrisa y da un beso a su padre. Los dos se suben al autobús y se cuentan el día. La niña parece enfadada y Milton, como buen padre que es, le pregunta qué es lo que le pasa.

Paula hace un gesto extraño con la cara, no sabría muy bien cómo describirlo. Nos cuenta que su profesora de matemáticas le ha dicho que no cree que apruebe el examen. Que en Sudamérica estas cosas se dan más adelante y que no cree que lo haya entendido bien. Reconozco que a mí esta anécdota me indignó. Pero Milton no le pareció dar importancia, como si fuera algo normal que la niña contara cosas de esas todos los días. La verdad es que Paula estaba bastante fastidiada por el comentario y le pidió a su padre que fuera a hablar con ella. Milton, sin perder la sonrisa, le dijo que así lo haría. Por lo demás Paula estaba muy contenta, decía que le había salido muy bien el examen y que iba a sacar otro “sobre”. Este hecho me hizo reflexionar y llegar a mi tercer propósito. Es verdad que yo he tenido todas las comodidades para estudiar y ser lo que yo quiera, pero… ¿las he aprovechado como debería? Yo, que nunca he recibido un comentario racista ni siquiera un mal trato por parte de mis profesores… ¿mehabía tomado mis estudios en serio? Llegamos al portal y Paulita se mete con su madre en la garita a hacer los deberes. Mientras, Milton da un repaso a las escaleras con la fregona y cambia unas bombillas que están fundidas. Le queda media hora de descanso hasta tener que sacar los cubos de basura y poder irse a casa. En el transcurso bajan varios vecinos y todos le saludan de muy buenas formas, incluso más de uno hizo alguna gracia o le preguntó por su hija. Milton es un hombre muy querido en mi edificio. La jornada se había terminado y los tres tenían que regresar a Parla. Hasta allí yo ya no volvía, tenía que escribir el reportaje. Así que nos despedimos y les di las gracias por haberme dejado pasar un día con ellos. Se fueron alejando calle arriba hasta la parada de autobús, y pude observar que, a pesar de todas las complicaciones que tenían en la vida, de vivir lejos, de ser extranjeros… eran una familia feliz.

BVECARIOS

9


La Vi単eta de Marta

10

BVECARIOS


Todo música Muchas nueces y poco ruido JAVIER MARTÍN BARCELÓ ¿Qué fue del Rock & Roll? No hago más que hacerme esa pregunta desde hace algún tiempo. Me mata la duda. Este es ya mi último recurso, necesito tu ayuda. Te escribo para que me resuelvas (o lo intentes) este enigma que marchita mi oído y entristece mi alma. Y sé que no soy el único; hay más como yo. No pienses que no me he esforzado, de verdad, lo he intentado y aún lo hago. Sigo escuchando música, sí. Sigo leyendo reportajes de grupos y solistas bien maquillados, esos que son presa de la moda pasajera y de la guasa de los críticos de ahora. Sigo buscando una guitarra que provoque esguinces a los huesecillos de mis oídos. Sigo igual. “Tienes un gusto muy raro” o “vives en el pasado” me repiten una y otra vez. Entonces, ¿seré yo? No, yo no. Es cierto eso de que ‘tiempo pasado siempre fue mejor’ y la culpa

no es mía. Yo solo me aferro a aquello que merece la pena, y para qué cambiar si está bien así. Que no me culpen si detesto que los méritos sean de un ordenador cuando deberían ser de un virtuoso músico. Que no repliquen cuando les digo que eso que llaman ‘Rap’ es un continuo balbuceo de palabras sin sonido. ¿Dónde quedaron esos crudos rasgueos de guitarras atronadoras? ¿Y los eternos solos con los que subías una escalera hacía el paraíso? No escucho el desgarro melódico de una voz que suena mejor en directo que enlatada. Y no persigo cabezas con largas melenas agitándose ni collares dignos de perros de presa; solo quiero música, no lo que hay ahora. Me sobran dedos en la mano para contar sombras de lo que el pasado dejó. Por favor, amigo mío, ¿qué fue del Rock & Roll?

BVECARIOS

@javimbarcelo

11


Crítica literaria 50 sombras de Grey o 1500 formas de echar un polvo ALBA GARCIA BAUTISTA Que si Cincuenta sombras de Grey, que si Cincuenta sombras más oscuras, que si Cincuenta sombras liberadas. Somos ya muchos –y muchas- las que estamos al corriente de la famosa triología de la escritora E.L. James. Aparentemente un argumento de novela de amor normal y corriente entre la joven Anastasia Steele y su multimillonario, bellezón y príncipe azul casi perfecto Christian Grey. ¡Y tan casi! que más de una se ha debido quedar muerta del susto cuando ha llegado a la parte de “la habitación roja del dolor” . Pues sí. Se trata de una novela de contenido erótico con un guapísimo protagonista –tan guapo que una no puede ni llegar a imaginarlo, ¡seriedad por favor!- que, echando la culpa a los demonios del pasado, se considera a si mismo un sádico empedernido que únicamente sabe mantener relaciones amo-esclava. Pero… ¡ajá! Ha llegado la excepción que confirma la regla, porque la joven estudiante e inexperta Steele, que parecía de lo más cuerda y sensata en su descripción inicial, se dejará someter a los castigos sexuales que propone Grey.

Es una novela romántica plagada de ahora te quiero, ahora te odio, ahora me enfado, ahora nos reconciliamos, es absolutamente previsible. Es más, cada vez que surge a lo largo de los libros alguna trama atractiva que podría ser interesante… ¡pam! La autora se la carga en menos de cinco páginas. El nivel de emapalagosidad, y perdonenmé por la palabra, también es extremo. En ocasiones recuerda a la típica pareja que puede haber en cualquier grupo de amigos en el que, cuando quedáis todos el viernes por la noche, se pasan la cena dándose el lote. Al final, cansa. Qué queréis que os diga.

“Es una novela adictiva, pero mal escrita y con escasez de intriga”

A mí Anastasia me cae mal. Porque sí, porque es una niñata con pinta inocente, tan enamorada que justifica cualquier acto dominador y controlador de Grey con un “cómo amo a mi Cincuenta”. ¿Es ese el rol de mujer emancipada del siglo XXI? Entiendo que si te colman de todas las riquezas habidas y por haber, pues a una se le nubla la vista, pero vamos, que no me lo trago.

12

BVECARIOS


CRÍTICA LITERARIA

Entiendo por qué a muchas mujeres les ha gustado el libro y el morbo que desprende. En el fondo, lo que las mujeres vemos, es una novela romántica con un pobre hombre desquiciado y dañado por su pasado al que debemos proteger y amar. Pero, ¿de verdad eso justifica su comportamiento? ¿Quién podría querer a un tío que decide en tu trabajo, en la ropa que te pones, los amigos que tienes, las horas a las que entras y sales, y al que ni se te ocurra hacerle enfadar ya que deberás dar cuentas ante él y sufrir su castigo? En realidad la más culpable es Steele y su actitud complacedora por la que se deja doblegar como un pobre corderito. ¡Anastasia abre los ojos! Al final del primer libro parece que lo hace, entiende que no puede conseguir nada de un hombre que le hace firmar un contrato de sumisa y le dice en las primeras citas que él no es de los que da “flores y corazones”. Decide dejarlo, lo abandona a él y a sus demencias. Pero nada, la cordura dura muy poco.

Otra cuestión clave es la incapacidad de estos dos de hacer nada que no acabe en un polvo salvaje, muchas veces hasta poco verosímil. Christian Grey, ese perfecto amante conocedor del cuerpo femenino y capaz de soportar varias rondas seguidas, y Anastasia Steele, la joven que está descubriendo muy detalladamente el mundo del sexo. Y es cierto que esto al principio puede tener su gracia, hasta su morbo, pero al final acaba siendo lo mismo: con o sin juguetes sexuales, nada nuevo bajo el sol. En definitiva, es una novela adictiva, eso es cierto, pero mal escrita y con escasez de intriga. ¿La historia de amor? Sí, están muy enamorados, es cierto que Christian irá aprendiendo a sobreponerse a sus obsesiones y será capaz de amar, pero yo una relación como esa no la quiero ni regalada. Suficientes traspiés se encuentra una a diario como para tener que satisfacer a alguien tan sumamente atormentado, complicado, bipolar y controlador. Así no señores, así no. @deepinsideme

Anúnciate en B VECARIOS info@revistabecarios.com

www.revistabecarios.com BVECARIOS

13


Tribuna SANTIAGO MARRERO

Duelo a garrotazos En 1819, un atormentado pintor aragonés, contemplaba en el ocaso de su vejez cómo se fragmentaba un país, antaño grande, demasiado arrogante como para reconocer sus errores. 193 años han pasado desde que el gran Francisco de Goya pintase su célebre “duelo a garrotazos” y lamentablemente todavía es una perfecta metáfora de hasta dónde puede llegar la obsesión fratricida del pueblo español.

Liberales y absolutistas, carlistas e isabelinos, fascistas y comunistas, republicanos y monárquicos, conservadores y progresistas, e incluso madridistas y culés, se han visto inmersos en esta disparatada riña a garrotazos durante doscientos años. Y es que si el mejor amigo del hombre es el perro, el mejor amigo del español, es el chivo expiatorio. ¿Quién llevaría esas banderas franquistas si no fuese porque “los otros

Francisco de Goya, Duelo a garrotazos

14

BVECARIOS


TRIBUNA

quemaban iglesias”? ¿Quién portaría tan ufano una bandera filosoviética como la tricolor si no fuese porque “lucharon contra la dictadura”? Y es que la polarización del pueblo español no responde a una realidad social con dos vertientes opuestas, sino a una renuncia deliberada a hacer cualquier tipo de autocrítica.

“Las grandes movilizaciones sociales no han mostrado ningún interés en proponer soluciones reales” Hace ya cuatro años que comenzó la crisis económica, y las grandes movilizaciones sociales que se han producido, no han mostrado ningún interés en proponer soluciones reales, tan solo en “depurar responsabilidades”. ¡Cómo si al desempleado de turno le fuese a cambiar la vida que se haga una caza de brujas contra los supuestos “culpables”! La derecha tradicional culpa a Zapatero hasta de que llueva, y la izquierda “movilizada” simplemente culpa a los malvados, viles y crueles mercados, proponiendo como solución mágica que no se eliminen las prestaciones sociales. Eso sí, aún no he oído a ningún perroflauta explicar de dónde planea exactamente sacar el dinero para pagarlas. Del mismo modo, en un magnifico país como España, con 47 millones de personas capacitadas para ser Presidentes del Gobierno, Magistrados del Tribunal Constitucional, seleccionadores nacionales y entrenadores del Real Madrid, nadie quiere oír la cruda realidad, pues bien:

era competitiva cuando recibía generosas subvenciones estatales, tú tienes la culpa de la crisis. Si perdiste tus años de estudiante sin tratar de hacer nada productivo, tú tienes la culpa de la crisis. Si te uniste a la fiesta del ladrillo, directa o indirectamente, o derrochaste tus ahorros en la compra de una vivienda, porque todos sabíamos que “el ladrillo siempre sube”, tú tienes la culpa de la crisis. Y finalmente si sales a la calle, a pedir que te regalen dinero por nada, soltando garrotazos contra los banqueros, los políticos, los empresarios o tu chivo expiatorio particular, recuerda que quien a garrotazo mata, a garrotazo muere, y que tú, por desestabilizar y fragmentar en vez de proponer algo útil, eres el responsable de la crisis. @yosoyjohngalt

ANÚNCIATE EN

BVECARIOS www.revistabecarios.com info@revistabecarios.com

Si pediste una hipoteca que no podías pagar o no leíste la letra pequeña porque eres imbécil, tú tienes la culpa de la crisis. Si tu empresa solo

BVECARIOS

15


Entrevista a FABIÁN C. BA “Salí a dar una vuelta porque sentí que mi vida estaba siendo vivida por otra persona” Quedamos en la cafetería Jamaica, esquina Plaza de España de Madrid, sitio idílico para que nos cuente su viaje en moto alrededor del mundo. Nos lo encontramos mirando al vacío Edificio España de Princesa. Dos años es lo que ha tardado Fabián C. Barrio (Santiago de Compostela, 1979) en cumplir su sueño y solo una hora en contárnoslo. Acaba de publicar el libro de su aventura: Pakistán, Brasil, China, EEUU, África... ¿Te atreves a viajar leyendo? POR RODRIGO PULGAR ¿Por qué saliste a dar una vuelta? Todo el mundo se sentirá más o menos identificado con la historia de un tipo que siente que su vida está siendo vivida por otra persona, con otras prioridades, otros gustos, otros gastos, otras responsabilidades… Un buen día decidí que la vida merecía ser vivida de otra forma y merecía otra oportunidad. Comprobar sobre todo ese viejo dicho, que suena muy tópico, el mundo es un libro y si no viajas solo habrás leído la portada. El proceso duró bastante tiempo: durante los diez años que llevé mi empresa de internet de la que me consideré un mercenario porque estaba batallando por algo que ni me iba ni me venía, era solo por dinero, cinco me los pasé pensando cómo diablos cam-

16

biar mi vida. Pero realmente empezó todo tapizando las paredes de mi casa con mapas y haciendo marquitas. Y un buen día lo planté todo, planifiqué para salir en mayo, tres meses antes dejé el trabajo para planear los visados y el viaje, y el 22 de mayo zarpamos. ¿Si pudieras vivir nuevamente tu vida? Viajaría más liviano, en todos los sentidos. La moto, por ejemplo, era enormemente pesada (300 kilos). Cada vez que se caía necesitaba tres personas para levantarla. La primera vez que se cayó solo apareció un enano. Imagínate al enano colgado del manillar de la moto, parecía un adorno de navidad. Pero, viajaría más liviano de equipaje porque el 90% de las cosas

B VECARIOS


ENTREVISTA

ARRIO que llevaba ‘por si acaso’ nunca llegué a utilizarlas. Más liviano también mentalmente. Es decir, desprenderte de los preconceptos de los prejuicios y de las ideas que tenías sobre países personas o situaciones porque al final nada de eso te sirve. Realmente tienes que ver con gran limpieza las cosas que te rodean. En Varanasi, Beranés, están las cremaciones al borde del Ganges. Los cadáveres a medio quemar los arrojan al río. Los cadáveres de las viudas, bebés y personas mordidas por serpientes no pueden ser quemados y los ves hinchados ahí Ganges abajo. Aquello es un lodazal porque además hay vacas que cagan, niños que cagan, perros… Y sin embargo al bañarse ahí la gente se siente purificada. Si un concepto tan simple como es la pureza, la limpieza, tiene una carga tan distinta aquí y allá pues el resto de los conceptos tampoco puedes darlos por sentado. ¿Cómo le contaste a tu familia, seres queridos, a tu perra Vaca... que te ibas? Esa es la parte realmente difícil del viaje. Tomar la decisión. Los vienes materiales tu mismo puedes decidir si puedes prescindir de ellos, y de cuáles, y puedes hacer tus números y tus cuentas. Pero contarle a la gente que quieres que no eres feliz y que buscas otra vida pues… inevitablemente muchos se preguntan ¿en qué he fallado yo que no he sabido proporcionarte la felicidad que buscas? El decir adiós a mis abuelos fue un momento muy triste, porque ellos sabían… los viejos siempre reaccionan del mismo modo, siempre piensan que es la última navidad, siempre piensan que es el último momento que nos vamos a ver y tal. Y en el momento que me despedí, vi claramente en su mirada, aun-

que ellos no dijeron nada, vi en su mirada que estaban pensado que ya jamás me volverían a ver en su vida. ¿Cómo preparaste el viaje? ¿Qué ruta escogiste? ¿Por qué esa moto? El viaje fue pensado para hacerlo siempre en verano. Salí de España en mayo para hacer junio, julio y agosto cruzando toda Europa. Además en agosto tenía que atravesar la cordillera de KaraKorum que solo es transitable en los meses de verano puro, porque sino se cubre de nieve y es infranqueable. La moto la elegí por ser la última de una estirpe de motos muy fiables, japonesa con recambios en todo el mundo, y sin electrónica, es decir que se podía arreglar en lugares remotos como Pakistán o Mozambique. ¿Por qué decides contar el viaje en www.saliadarunavuelta.com? Eso es algo vocacional. Siempre he tenido vocación de transmitir, de contar, de narrar… Recuerdo que cuando era niño que iba por la calle con mi madre y me señaló a un señor y me dijo que era Gonzalo Torrente Ballester, y yo fui corriendo a preguntarle que qué había que hacer para ser escritor. Te estoy hablando de un niño de cinco o seis años. ¿Te llegó a cansar el escribir por obligación? No porque para mí escribir siempre ha sido muy catártico. Este libro lo he escrito en pensiones hediondas de Mozambique, en mezquitas en Sudán, al borde del mar en la costa dálmata. Sitios donde encontraba suficiente paz como para sentarme y escribir.

“Despedirme de mis seres queridos fue lo más duro” B VECARIOS

“A 200 km de llegar a Madrid la moto se paró” 17


ENTREVISTA

Empieza el viaje y la primera parte Europa. ¿Cómo fue? Estaba buscando los vestigios de la segunda guerra mundial. Quería llegar a las playas del desembarco de Normandía, quería ver Berlín y Auschwitz. De las playas del desembarco me asombró que tuvieran ya un carácter lúdico y que hubiera gente tomando el sol. Me pregunté cuándo se produjo la transición entre playas teñidas de sangre y playas de carácter lúdico. Berlín tenía mucha menos alma de la que esperaba, quizá porque es una ciudad reconstruida en los últimos 40 años. Me gustó mucho más Holanda porque es un país libre, nada está prohibido, todo está perfectamente regulado, y sin embargo la sociedad no se ha desmoronado. A pesar de existir la eutanasia, la prostitución legal, el consumo legal de drogas, el matrimonio homosexual… y a pesar de todo esto la sociedad no se ha venido abajo. Esto es debido a la educación claro. Está en el polo opuesto de lo que ocurre en Occidente que es prohibir, prohibir, prohibir… La primera sensación que tuve de estar en un país remoto fue en Albania. De Europa a Asia. ¿Cómo fue? Pasé por los Urales, atravesé el Mar Negro en un buque ucraniano, para encontrarme las primeras ciudades asiáticas. Asia es mi continente favorito. Tiene monumentos, paisaje, cultura, historia, gastronomía... Todo es muy diferente. Yo siempre digo que me quedaría a vivir en Tailandia, en concreto Bangkok. ¿Cómo conseguiste entrar en China? China tiene un sistema en el que necesitas contratar a un guía censor del gobierno para que te prohíba ver cosas, hacer cosas, hablar con personas... solo puedes hacer la ruta que él manda. Nada más entrar te confiscan el GPS, te revisan el disco duro... la sensación es de opresión. Todo el mundo está muy concentrado en trabajar y moverse. China, lo de el dragón dormido, lo tendría muy en pinzas. Es un dragón que está despierto y sabe bastante lo que hace. En general no fue un tramo no muy disfrutable por las imposiciones del gobierno.

18

“China no pude disfrutarla por las imposiciones del gobierno” Y llegamos a Oceanía. ¿Qué nos puedes destacar? Se me estaba quedando el verano corto, porté la moto en un contáiner en Malasia y, mientras la mandaba a Buenos Aires, yo bajé por Indonesia y después a Australia. La recorrí desde Darwin hasta el sur en un tren y luego recorrí toda la costa haciendo ‘dedo’ hasta Melburne y Sidney. La verdad es que es un país precioso pero hay un monton de restricciones, carteles con cuidado multa... Aparte de eso tiene un lado oscuro: los blancos arrebataron la tierra a los aborígenes hasta los años 70 y en determinadas regiones de Australia era todavía lícito matar a un aborígen en caso de contienda entre en un blanco y él. Actualmente viven en un estado de apartheid claro. ¿Cómo enfocaste América? Llegué a Buenos Aires y descendí hasta Ushuaia, pero me pilló el otoño con la primera nevada. Di la vuelta y fui hacia el pacífico hasta Chile. Es muy curioso el paso de los Andes porque del lado Argentino es un desierto y del lado de Chile es una selva, literalmente. Luego seguí toda la espina dorsal hasta llegar a Norteamérica y la costa del Pacífico y del Caribe hasta la zona de Venezuela, donde me adentré en la selva. Luego seguí toda la costa del Atlántico hasta llegar a Sao Paulo y allí fleté la moto a África. Y África el remate final... África es el remate final de un viaje por un mundo lleno de disparidades. El mundo ha resultado ser muy pequeño, tiene unas superficies de gran pobreza y otras pequeñas de gran opulencia. África es un continente apartado física, económica y socialmente del resto del mundo. La gente vive en

VECARIOS B


ENTREVISTA

“África es el final de un viaje lleno de disparidades” harapos y en chozas de mierda. Hay dos o tres ciudades que tienen algo de habitabilidad pero el resto son trapos y alambres. Sabiendo que el 50% de la población tiene sida y que la gente vive con un dólar al mes realmente deja de ser nada exótico. ¿Cuál es el problema de África? Lo máximo que a lo que puedo aspirar es a contar lo que yo he visto. He visto muchas manos extendidas. Mucha gente pidiento al hombre blanco... y esto es uno de los problemas al atravesar el continente. No creo que esa limosna sea la solución. Lo peor es que los africanos no tienen forma de optar a cambiar de vida. En Europa tenemos todo, podemos optar a todo: si no nos gusta nuestra ropa la cambiamos, si no nos gusta el trabajo lo cambiamos, si no nos gusta nuestra casa la cambiamos... ellos en cambio no. De ninguna forma es posible para ellos prosperar. Y el desabastecimiento es el otro gran problema. En Mozambique, por ejemplo, la gente apestaba. Pero claro, si vas encima de una bicicleta sucia, usas ropa sucia y no me puedo lavar, pues es normal. Yo también apestaría. Y no es racismo, es una realidad.

Cuéntanos el libro, ¿qué nos vamos a encontrar? El libro fue una iniciativa popular de todos los seguidores de ‘salíadarunavuelta’. Está escrito en la ruta. En él la gente se va a encontrar un mundo en crisis y una persona en crisis. Tienes desde un encuentro con Putin, hasta una boda concertada con una puta en Bali, pasando por comidas extravagantes como rata o serpiente, los atardeceres más hermosos del mundo en África, serás registrado hasta estar desnudo en la frontera entre Egipto e Israel... En definitiva lo pasarás tan bien como el propio autor.

*La entrevista entera estará próximamente en www.revistabecarios.com Curiosidades como el amor, los problemas con la moto, comidas, el porqué no pudo entrar en EEUU, personajes curiosos del viaje... TODO en la web.

Fabián nos dedica su libro ‘Salí a dar una vuelta’

BVECARIOS

19


BVECARIOS a la contra TITULARES AL VERRES ´ Shakira embaraza a Piqué Piqué: “Después del clásico pediré la baja por maternidad“.

Pep Guardiola apoya al equipo de EEUU en la Ryder Cup Guardiola: “¡Que se joda Europa! Cataluña debe ser el sexto continente”. La fuente de Neptuno se deprime porque en septiembre solo hubo 500 manifestaciones en Madrid Dios Neptuno: “Los del 15M ya no me llaman ni nada”. España suplica 5000 millones de rescate a Cataluña Rajoy: “O nos da lo que pedimos o nos independizamos”.

El Tweetonto de la semana

Inauguramos la sección de la manera más internacional posible con el jugador del Galatasaray Eboue. Y es que el ex del Barcelona tuiteó: “¿Por qué soy tan negro en el nuevo Fifa13?” Sí, sí, nosotros también nos hemos dado cuenta de que es ¡negro! Desde Becarios le queremos rendir este sentido homenaje. ¡Muy bien, chaval! Sigue tuiteando perlas como ésta y serás un fijo de la sección.


Revista Becarios - Numero 1