Issuu on Google+

En el país de la novela

(discurso leído por Antonio González Montes, miembro del Jurado de Novela, durante la ceremonia de premiación del «Copé Internacional 2007»,  la noche del 24 de abril de 2008)

Agradezco a Petróleos del Perú por haberme invitado a ser parte del Jurado Calificador  de la I Bienal de Novela «Premio Copé Internacional 2007», y a la Facultad de Letras y  Ciencias   de   la   Universidad   Nacional   Mayor   de   San   Marcos   que   me   propuso   para  representarla en una convocatoria que marca un hito más en el esfuerzo permanente de  Petroperú por otorgar a la creación literaria en lengua española el reconocimiento y la  difusión que ella se merece. Mi felicitación también a los escritores que enviaron sus  originales   y   los   pusieron   a   consideración   de   quienes   hemos   tenido   el   privilegio   de  conocer cada uno de esos mundos verbales vivientes y reveladores que son las novelas.

Y ya que hablamos del género literario más ambicioso, popular y polémico de las letras  contemporáneas, siempre será difícil de entender, según García Márquez, cómo con tan  solo la veintena de letras que tiene el idioma, un novelista construye un mundo verbal  tan vasto y poderoso, capaz de competir con el mundo real, del que toma como materia  prima los personajes, los espacios, los conflictos, los sentimientos, los objetos y todo  cuanto forma parte íntima de la textura esencial de la novela para satisfacer esa sed de  ficción   que   hace   soñar   despiertos   y   mantiene   en   vilo   a   los   lectores   mientras   estos  devoran ávidos las páginas de la ficción novelesca.

1


Y para volver a acercarme y recorrer el mundo imaginario que Percy Galindo Rojas nos  ha obsequiado en su obra «Como los verdaderos héroes» (ganadora de la I Bienal de  Novela   «Premio   Copé   Internacional   2007»),   quisiera   valerme   de   una   imagen   del  también novelista, Amos Oz, ganador del Premio Príncipe de Asturias de las Letras  2007. Dice este narrador que si uno compra un billete y viaja a otro país conocerá la  geografía, las ciudades, las casas, los museos, los sitios históricos, y quizá con un poco  de suerte podrá dialogar con algunas personas de dicho lugar. Ese viajero volverá a su  casa contento y lleno de fotos, de postales y de otros objetos. «Pero, si lees una novela  —dice Amos Oz— adquieres una entrada a los pasadizos más secretos de otro país y de  otro   pueblo. La lectura  de una novela  es  una invitación  a visitar las  casas  de otras  personas y a conocer sus estancias más íntimas», gracias a la magia verbal del narrador. Estas palabras iluminan el sentido de lo que ha sido la lectura de «Como los verdaderos  héroes», un intenso tiempo de viaje geográfico, humano y sentimental hacia ese mundo  secreto,   conflictivo,   entrañable   de   una   antigua   ciudad   andina   (Huancavelica),   que  gracias a la prosa de ficción de Percy Galindo pasa a formar parte y a enriquecer el  imaginario de la novelística peruana, al lado de obras que han sabido revelar la esencia  y diversidad de lo humano y de lo universal, a través de la mirada intensa de lo local o  regional, de lo rural o de lo urbano, de lo tradicional o de lo moderno, o de ambos  elementos de las dicotomías mencionadas.

Como toda buena novela contemporánea, la de Galindo —que pronto veremos editada  por Petroperú— es una obra abierta y polisémica, admite varias lecturas y ello la hace  más   valiosa   y   trascendente.   Puede   ser   leída,   por   ejemplo,   como   una   novela   de  aprendizaje en relación con la figura del propio narrador de la ficción (un logro notable 

2


del autor), personaje enigmático, elusivo, sin señas de identificación, que no se toma en  serio a sí mismo, pero que es capaz de hacer que los demás personajes se fijen en él, lo  reconozcan como periodista (lo es y no lo es) y lo ayuden a ordenar los hilos de un  crimen misterioso que intriga a todo el pueblo, y cuya morosa reconstrucción discursiva  sirve de pretexto para que este personaje sin nombre pasee discretamente por las calles  huancavelicanas,   se   embriague,   tenga   permiso   para   importunar   a   sus   informantes   y  conduzca un programa radial de «jazz» llamado El Club de la Serpiente, nada menos,  que se transmite por las ondas de la única emisora de la ciudad, donde conoce a Catty  con C, un muy logrado personaje femenino que sin duda es también un aporte en lo  referente a los seres de ficción que pululan y arrastran sus prosaicas vidas en esta ciudad  que, según la imagen del narrador, no es solo «una cárcel de cerros», sino «una cárcel  que aprisiona al tiempo».

Dejaremos para otra ocasión la tarea de ilustrar el modo en que «Como los verdaderos  héroes»   es   también   una   novela   de   investigación   periodística   y   policial,   de   temática  social y política, que muestra el autoexilio y la soledad del individuo contemporáneo y  revela con ironía y humor la idiosincrasia de un pueblo, construida a partir de la fusión  conflictiva entre lo hegemónico y lo subalterno, en un momento de máxima tensión  regional y nacional. Pero como en una novela cuenta no solo la historia, sino el cómo,  es decir, la trama, la estructura narrativa, queremos concluir subrayando la fuerza y  sabiduría de la poética narrativa, basada en la figura de un narrador comprometido con  la   construcción   de   su   relato   y   con   la   verdad   que   este   conlleva,   pero   que   luego  desaparece misteriosamente. Entonces su voz única es reemplazada por una pluralidad  de voces: la de los personajes que dejan de ser solo eso, para convertirse en narradores 

3


que   ayudan   a   iluminar   los   contornos   de   este   mundo   que   se   va   configurando   ante  nuestros ojos, gracias a un buen manejo de una narración simultánea que disminuye la  distancia entre el tiempo de la escritura y el tiempo de la historia. Con este y muchos  otros recursos, que hablan de la madurez que ha alcanzado Percy Galindo, el autor, que  también  es parte de la ficción  (como personaje, editor y «cómplice») da cima a un  universo imaginario que enriquece el país verbal de la novela peruana. Le agradecemos  vivamente y le deseamos la mayor de las suertes ahora que su obra está próxima a  encontrarse con sus lectores.

4


DISCURSO