Issuu on Google+

Las Civilizaciones Hidro-AgrĂ­colas de Moxos en la Amazonia Boliviana


Esta investigación fue posible gracias al apoyo de OXFAM Derechos revervados . OXFAM Autor. Andrea Markes Primera edición: septiembre de 2012 Edición: Tres Tribus Deposito legal: Diseño de portada: OXFAM Foto de portada: Daniel Brinkmeier 2006 Diagramación e impresión: stigma Tel.. 2204403

La Paz - Bolivia


Presentación  “En la misma América, cuyos términos por todas partes se saben, no se sabe la mayor parte de ella, que es lo que cae entre Perú y Brasil, y hay diversas opiniones de unos que dicen que toda es tierra anegadiza, llena de lagunas y pantanos, y de otros que afirman haber allí grandes y floridos reinos, y fabrican allí el Paitití, y el Dorado y los Césares, y dicen haber cosas maravillosas.  A uno de nuestra Compañía, persona fidedigna, oí yo que él había visto grandes poblaciones y caminos tan abiertos y trillados como de Salamanca a Valladolid” Joseph de Acosta, 1590

“El Activo Paisajístico de Moxos en la amazonía Boliviana: Un Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial” elaborado por el investigador italiano Andrea Markos se convierte un capitulo fundamental de recuperación de nuestro legado ancestral en la llanuras míticas y esplendoras de Moxos y cuyo objetivo es el de promover la declaratoria de Patrimonio Agrícola Mundial impulsado por Oxfam, pero a la vez constituye un homenaje a todas aquellas personas que dedicaron su vida a develar la presencia de una de las grandes civilizaciones amazónicas del continente y que milenios atrás enfrentó los cambios climáticos, desplegando complejos mecanismos adaptativos y que hoy cobran trascendental importancia por el extraordinario legado de ingeniería hidráulica, de tecnologías de drenaje, desarrollo de sistemas agrícolas de gran escala sobre campos inundados, además de los legados de un mosaico pluricultural de cacicazgos precolombinos, de ricas y complejas dinámicas socio culturales, políticas y religiosas y que desde tiempos pre incas, incluso, sedujeron con exploraciones para encontrar el Paraiso del Paitití. Por ello, la búsqueda del mítico Dorado, del Gran Paitití, de un paraíso escondido en la amazonía fue y sigue siendo uno de los mitos que se ancló en las llanuras de la amazonía continental, y que desde el siglo XVI diversos cronistas registran la existencia grandes culturas capaces de dominar las aguas en medio de la selva, de urbanizaciones en medio de lomas elevadas, lagunas y canales, siendo incluso tanto o más grandes que el incario, pero impenetrables por la fuerza guerrera de sus habitantes y por la hostilidad de sus acaudalados río. En el lado de la amazonía boliviana el misterio se ha escondido en lo que hoy es el departamento del Beni y que desde entonces las expediciones e indagaciones científicas han buscado develar esos misterios hasta centrarse en la civilización hidroagrícola precolombina de Moxos por su magnificencia milenaria. Legados que desde el periodo colonial, gracias a diversas fuentes de cronistas, informes de expediciones y estudios develan que la cultura Moxos habría sido contemporánea a la de Tiwanaku, extendiéndose durante el período l 800 aC. al 1200 dC. y que se erigió como una de las civilizaciones hidráulicas más grandes del mundo, análoga incluso con las de Mesopotamia o Egipto que en su magnificencia logró dominar un río, el Nilo, con la particularidad que la cultura Moxos se desarrolló entre decenas de corrientes de ríos de gran caudal procedentes de las cordilleras de los Andes, ríos de aguas poli cromáticas, lagunas, pantanos y extensas áreas de inundación que se adecuaron a las necesidades de diversas poblaciones extendidas en cientos de miles de llanuras, dominando los avatares del entorno natural con la construcción de lomas, canales entre ríos y ríos, configuración de lagunas artificiales, terraplenes de interconexión entre lomas y camellones de cultivo, en algunos casos a manera de geoglifos, con diseños paisajísticos geométricos de gran complejidad por el entorno ecológico. Los primeros registros documentales sobre las civilizaciones hidroagrícolas precolombinas de Beni, de campos de cultivo sobre terraplenes y plataformas elevadas, circundadas por canales, diques de contención, sistemas de drenaje y reservas de agua se encuentran en los registros de cronistas coloniales y en repositorios diversos de Iberoamérica, desde el Archivo Nacional de


Bolivia y en especial el Archivo de Moxos (1778), hasta archivos del Vaticano, que recogen diversas percepciones de los asentamientos humanos de la región y de la configuración espacial compleja de su entorno., como el cronista J. Eder, en 1772 evidenciando que a la llegada de los jesuitas se encontraron con grandes sistemas de cultivo en proceso de abandono, -muy probablemente por la importante diezma de la población indígena debido a las enfermedades que se introdujeron en la época de la Conquista-. Sin embargo, también en los recuerdos de la memoria larga y en la tradición oral de sus habitantes se recrea permanentemente nexos de interacción lomas sagradas conexión con sus deidades y ancestros, con los legados de sabiduría herbolaria milenaria, de sus diálogos con la Madre Tierra, la misma que les dio la posibilidad de –nacer como hierba para después madurar, hablar, andar, crear y vivir- y que los protege en la caza, la pesca o en sus cultivos y bosques, guiando sus encuentros con las deidades en “La Loma Santa” donde siguen cobijándose –de la pobreza y la explotación-. Como Estado Plurinacional corresponde a esta cartera extremar esfuerzos para impulsar la declaratoria de Patrimonio Agrícola Mundial por la relevancia de su legado de valor universal excepcional de civilizaciones hidroagrícolas y acuícola; y si bien hemos avanzado en gestiones para que la cultura y pueblo de Moxos sean declaradas como Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad con Cultura Viva, gracias a una acción coordinada con el Cabildo Indigenal de Moxos, el Municipio de San Ignacio de Moxos   y el Ministerio de Culturas, así como a la Fiesta Ihcapekene Piesta Inasianuana,  precisamente porque aportan un -testimonio único y excepcional de una tradición cultural de una de las civilizaciones precolombinas-, no podemos menos que continuar impulsando la salvaguarda y apoyo a los sistemas hidráulicos, agrícolas y acuícolas de las inmensas llanuras de Moxos como Patrimonio Agrocultural Mundial, por su aporte invalorable la conservación y manejo adaptativo de los Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial –SIPAM-, así como a la preservación de la biodiversidad agrícola, de los sistemas diversos de conocimientos, a la seguridad alimentaria, a los medios de subsistencia y a las culturas en todo el mundo. El promover el SIPAM es también un acto de justicia con las poblaciones que desde hace milenios poblaron las llanuras de Moxos y erigieron una de las civilizaciones más importantes de la amazonia y un homenaje a quienes dedicaron su esfuerzo y compromiso investigadores que desde el siglo XVIII nos dejaron importantes legados como Thadesus Hanke, 1794; Alcides D’Orbigny, 1832; Agustín Palacios, 1845; Guibbon, 1854 y George Church, 1870. En los umbrales del siglo XX las expediciones del investigador sueco Erland von Nordenskiöld, conocido como el padre de la antropología y arqueología de las Tierras Bajas de Bolivia, Marius del Castillo que, entre 1925 y 1929, exploró el río Beni, desde sus cabeceras hasta la desembocadura, atravesando las pampas de Moxos y visitando las misiones jesuíticas, el humanista y americanista suizo Alfred Metraux que denominó a la Amazonía boliviana como el verdadero Dorado de los antropólogos Pero además, es un homenaje a Kenneth Lee Ingeniero petrolífero norteamericano quien en 1957, sobrevolando la zona para trabajos de la Shell Oil Co, divisó la inmensidad de elevadas superficies de terreno artificiales al grado de cautivarlo de por vida y lo impulsó a conocer detalladamente los Llanos de Moxos, para luego impulsar la recuperación y reconocimiento de los canales adyacentes a los camellones como generadores de vida acuática y lodos orgánicos, aptos para la agricultura y piscicultura; planteando la importancia de la planta acuática tarope (jacinto de agua), para fertilizar los camellones. Al geógrafo norteamericano William Denevan, cuyas investigaciones pusieron particular énfasis en la importancia del legado precolombino de obras artificiales de tierras y campos elevados de cultivo y que posteriormente posibilitaron el desarrollo prolíficos de estudios similares sobre las llanuras


inundables en América en otros contextos del continente, y porque su obra es considerada uno de los trabajos más completos sobre Moxos y en los que planteó la tesis de que esas obras de tierra habían sido originadas por sociedades de compleja organización a las que denominó «cacicazgos de sabana».  A Clarck Erikson porque sus estudios prospectivos y sendos sondeos orientaron estudios centrados en los terraplenes y camellones, a John Walter y su énfasis en los cambios agrícolas en la amazonía de Moxos, a Kundreenecky Lehhm por su aporte sobe aprovechamiento forestal, a James J. Parson y Sanemant Katsuyoshi, entre otros destacados estudiosos. Así mismo, aún a riesgo de pecar involuntariamente de omisiones, expresamos nuestro reconocimiento al trabajo desplegado por verdaderos quijotes de los estudios amazónicos, quienes legaron su vida silenciosamente para desentrañar los misterios del Dorado y de la civilización moxeña, investigadores como Arturo Posnansky, Enrique Finot, Gabriel René Moreno, Hernando Sanabria, Juan de Lizarazu, Lucio Arce Pereira, José Chávez Suárez, Manuel Limpias Saucedo, Víctor Bustos en el campo de la arqueología, Gregorio Cordero Miranda del Instituto Nacional de Arqueología, a Fidel Gabriel Castillo, a Jurgen Riester y su pasión por la Loma Santa. A Max Portugal Ortiz y cuyo trabajo en parte se registró en la revista Pumapunku y en Arqueología de la región del Beni, a Xavier Albó por su incansable defensa de las reivindicaciones indígenas, a Arnaldo Lijeron por su apasionamiento en defensa de los legados de la cultura beniana y particularmente de la Moxeña. A la Fundación Kenneth Lee y sus fundadores Kenneth R. Lee Bradford, Ricardo E. Bottega Siles, Martha Lijerón Leigue, Arnaldo Lijerón Casanovas, Rodolfo Pinto Parada, Oscar Saavedra Arteaga y Michael Nakamura Edgley, por preservar y seguir los pasos de Keneth Lee con pasión y tenacidad investigativa, así como al equipo de investigadores y defensores de la amazonía boliviana del Centro de Estudios Hoya Amazónica Moxos – HOYAM, del Centro de Estudios Amazónicos – CEAM, al Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social CEJIS, del Centro de promoción del Campesinado CIPCA, al Programa de Investigaciones Estratégicas en Bolivia y a la Universidad Autónoma del Beni José Ballivián por impulsar el estudio y defensa de la amazonía e historia del Beni, así como a todas aquellas personas menciondas en la introducción de Andrea Markos, por haber compartidos sus conmocimientos generosamente y por promover cotidianamente al fortalecimiento de las culturas y civilizaciones originarias del Beni. El Estado Plurinacional de Bolivia con apoyo de instituciones como Oxfam continuará sumando esfuerzos para que los habitantes originarios y pueblos indígenas de la Amazonía de Moxos ejerzan su derecho a proteger y desarrollar su patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales, costumbres culturales, a mantener y proteger sus lugares religiosos y culturales y a acceder a ellos; así como a la restitución de los bienes culturales y espirituales, tal como lo establecen la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas y la Constitución Políticas del Estado, por ello continuaremos impulsando a que la civilización de Moxos y sus legados hidroagrícolas y acuíferos sean reconocidos como Un Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial.

Pablo Groux Ministro de Culturas Estado Plurinacional de Bolivia


ÍNDICE Índice de Figuras. 3 Índice de Gráficos. 10 Índice de Tablas. 11 Índice de Fotografías. 15 Acrónimos y Siglas. 15 Agradecimientos. 15 El Autor. 15 Introducción. 20 Metodologia del estudio. 20 Elementos Actuales de Vulnerabilidad en Bolivia y el Beni. 20 1. Medios de Vida y Resiliencia ante Shocks Climáticos y Económicos. 20 2.1. Resiliencia Socio-Ecológica. 20 2.1.1. Resiliencia en Ámbito Ecológico. 20 2.1.2. Resiliencia en Ámbito Social. 30 2.2. Adaptación al Cambio Climático. 40 2.3. Amenazas Globales, Riesgos Locales. 50 2.4. Seguridad y Soberanía Alimentaria. 20 2. Vulnerabilidad a la Inseguridad Alimentaria Frente al Cambio Climático. 20 3.1. Nivel Nacional: Bolivia. 30 3.2. Medios de Vida y Vulnerabilidad en el Beni. 20 3.3. Nivel Municipal: Grupos de Medios de Vida Vulnerables en Trinidad. 20 3.3.1. Jornaleros y Trabajadoras del Hogar. 20 3.3.2. Pescadores. 20 3.3.3. Pequeños Agricultores en el Beni Rural y en Trinidad. 20 3.4. Medios de Vida y Acceso a los Alimentos en Trinidad. 20 3. Convertir los Desastres en Prosperidad: el Activo Paisajístico del Beni. 20 4.1. Descripción de los Sistemas. 20 4.1.1. La Diversificación como Estrategia de Gestión del Riesgo. 20 4.1.2. Organización Social y Diversidad Cultural: el Mosaico Adaptivo como Hipótesis. 20 4. Energia y Resiliencia de los Sistemas Alimentarios. 20 4.3. Transectos de los Sistemas. 28 4.4. Aporte de Moxos a las Convenciones de Naciones Unidas Sobre Medio Ambiente. 30 4.5. Estimaciones del Activo Paisajístico de Moxos. 30 5. El Capital Social Implícito en las Infraestructuras Hidro-Agrícolas. 30


6. Ubicación de los Sistemas Ancestrales en Beni. 7. Las Lagunas Geométricas Orientadas a Noreste. 7.1. Potencial de la Piscicultura Intensiva Asociada a los CCE. 8. Los Campos de Cultivo Elevados. 8.1. Las Chinampas Mexicanas. 8.2. Los Experimentos en Beni. 8.3. CCE Modernos en Trinidad. 8.4. Algunas Potencialidades de la Cadena de Valor de Eichornia Crassipes. 9. Amenazas y Desafíos: Una Evaluación de los Proyectos Actuales. 9.1 FODA Loma Suárez. 9.2 FODA Puerto Almacén. 9.3 FODA Puerto Varador. 9.4 FODA Copacabana. 9.5. Lecciones Aprendidas. 10. Conclusiones. 10. El Derecho a la Tierra. 10. Viabilidad de los Sistemas y Sinergias. 10. Lecciones Aprendidas para el Desarrollo de Politicas Publicas.

28 50 60 70 80 60 70 90 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100

Bibliografía. Anexo 1. Anexo 2. Anexo 3.

Mapas de Amenazas de Bolivia. Mapa Global de Suelos. Cuestionario para Encuestas de Hogar.

Índice de Figuras Figura 1. Figura 2. Figura 3. Figura 4. Figura 5. Figura 6.

Impactos Esperados del CC sobre la Productividad Agrícola para 2080. 14 El Modelo de Resiliencia. 17 Relaciones en la Jerarquía y en la Heterarquía. 55 Causalidad en la Jerarquía, Anarquía y Heterarquía. 55 Reconstrucción de Terraplenes, Canales y CCE entre Ríos Adyacentes en la Amazonia Boliviana. 59 Transecto de Laguna con Bordes Verticales (Laguna Suárez). 60


Figura 7. Figura 8. Figura 9. Figura 10. Figura 12. Figura 13. Figura 14. Figura 15. Figura 16.

Transecto de Campos de Cultivo Elevados. 61 Transecto de un Terraplén con Canales en Ambos Lados. 61 Principales Canales y Terraplenes en la Región de Baures. (13°49’41.89”S - 63°17’19.48”O). 67 Terraplén Asociado a CCE como Espina de Pescado. 69 Mapas de los Sitios Arqueológicos. 72 S.I.G. Lagunas de Moxos, Bolivia. 77 Mapa de Sitios con CCE en América Latina. 83 Sección de Chinampa Mexicana. 86 Potencialidades de la Cadena de Valor de Eichornia Crassipes. 91

Índice de Gráficos Gráfico 1. Utilidad/Costo vs. Tiempo. 13 Gráfico 2. Vulnerabilidad en los Ecosistemas. 18 Gráfico 3. Ayuda Mutua para Cosechar el Arroz en dos Comunidades. 20 Gráfico 4. Impactos del Cambio Ambiental y Resiliencia de los Sistemas Agro-Alimentarios. 21 Gráfico 6. Co-Variación de Precios de Cereales ($US/TM) y Crudo ($US/bbl) (1-2000/1-2012). 26 Gráfico 7. Eventos Climáticos Desastrosos en Bolivia desde 2002. 29 Gráfico 8. El Niño, la Niña y su Impacto Sobre el PIB Agrícola Boliviano. 30 Gráfico 9. Precios del Arroz en SCZ Bolivia (verde), promedio Brasil (rojo) e 30 Gráfico 10. Precios del Trigo en SCZ (rojo) e Internacional (azul), $US/TM (1-2000/12-2011). 31 Gráfico 11. Precios del Maíz en SCZ (rojo) e Internacional (azul), $US/TM (1-2000/12-2011). 31 Gráfico 12. Población Urbana (azul) y Rural (rojo) en Beni (2000-2030). 33 Gráfico 13. Necesidades Básicas Insatisfechas en Bolivia y Beni. 34 Gráfico 14. Promedio Nacional Rendimientos Yuca y Plátano TM/ha (1991-2008). 35 Gráfico 15. Promedio Nacional Rendimientos Arroz y Maíz TM/ha (1991-2008). 36 Gráfico 16. Arroz (azul), Harina de Trigo (rojo) y Yuca (verde) Tdd en B$/kg. (4-2008/11-2011). 37 Gráfico 17. Azúcar ref. (rojo) y Aceite veg. (azul), Tdd en B$/kg. (4-2008/11-2011). 38 Gráfico 18. Tomate (azul), Zanahoria (verde), Lechuga (rojo),


Gráfico 20. Gráfico 21. Gráfico Gráfico 25. Gráfico 26. Gráfico 27. Gráfico 28. Gráfico 29. Gráfico 31. Gráfico 32. Gráfico 33. Gráfico 33.

Tdd en B$/kg. (4-2008/11-2011). 38 Tomate Perita Tdd (azul), SCZ (verde), Redondo Tdd (rojo) en B$/kg. (4-2008/11-2011). 39 TdI Trab. del Hogar (azul) y Salario Mín. (rojo) / Kg. Arroz. (4-2008/11-2011). 42 22. Pacú (verde), Surubí (rojo), Sábalo (azul) Tdd, B$/Kg. (4-2008/11-2011). 43 Pollo Tdd (rojo) y SCZ (verde) en B$/Kg. (4-2008/11-2011). 45 Disponibilidad de Ingreso y Precios de Alimentos Calóricos en Tdd, kcal/B$. (4-2008/11-2011). 50 Reducción del Riesgo por Diversificación. 53 Curvas de Iso-Utilidad con y sin GTA. 54 TdI Pacú, Pollo, Res, / Arroz (4-2008/11-2011). 79 Gasto para Alimentación en la Última Semana por Categoría de Alimentos en %. 97 Gastos Mensuales Declarados en %. 99 Estrategia de Cultivo. 101 Ingresos/Pérdidas de las Actividades de Subsistencia en Beni rural. 106

Índice de Tablas Tabla 1. Correlaciones entre Precios Internacionales ($US/TM) (01-2000/12-2011) 27 Tabla 2. Producción Agrícola Anual (TM). 32 Tabla 3. Correlaciones entre Precios Nacionales e Internacionales (01-2003/12-2011). 32 Tabla 4. Productividad de los Principales Cultivos. 36 Tabla 5. Daños por Sequía e Incendio en 2005. 46 Tabla 6. Daños Derivados de las Inundaciones. 46 Tabla 7. Fuentes de Alimentos en el Beni Rural en %, Ante y Post Inundación (2006-2009). 46 Tabla 8. Estrategias de Sobrevivencia y Fuentes de Ingreso en % Después de las Inundaciones. 47 Tabla 9. Seguridad Alimentaria y Nutricional en % Después de las Inundaciones (2006-2009). 47 Tabla 10. Cuadro Aproximativo de Idiomas Actuales en el Gran Moxos. 56 Tabla 11. Rendimientos Experimentales con Tarope (Eichornia Azurea y Crassipes) en Beni. 87


Tabla 12. Tabla 13. Tabla 14. Tabla 15. Tabla 16. Tabla 17. Tabla 18. Tabla 19. Tabla 20. Tabla 21. Tabla 22. Tabla 25. Tabla 26.

Población en las Comunidades de Estudio. 92 Daños por la Sequía en 2005. 92 Principales Problemas en la Cría de Ganado Menor en %. 93 Cosechas Perdidas en los Chacos en % (Inundación 2009-2010). 94 Actualmente Recibe Ayuda en %. 95 Tipo de Combustible en %. 96 Dificultad de acceso en %. 96 Origen de Alimento por Producto y Época en %. 98 Tipo de Deudas Declaradas por los Encuestados en %. 100 Consumo Diario de Alimentos en %. 100 Cosecha Perdida en la Última Inundación por Estrategia de Cultivo Actual en %. 101 Propuesta de Priorización para el Municipio de Trinidad. 109 Priorización a Nivel Departamental. 111

Índice de Fotografías. Fotografía 1. Chaco en Barbecho bajo un Cielo Cubierto por el Humo. Municipio de Trinidad. 40 Fotografía 2. Campamento de Emergencia y Estado de Caminos en Trinidad. Inundación 2007-2008. 51 Fotografía 3. Bosque Oligárquico Inundado. 63 Fotografía 4. Isla de Monte. 64 Fotografía 5. Terraplenes que Conectan Islas de Monte en Baures. 68 Fotografía 6. Canal para Canoas, Construido y Utilizado por Cazadores en Tiempo de Agua 68 Fotografía 7. Terraplenes Asociados a CCE como Espina de Pescado. 69 Fotografía 8. Canal en el Barranco del Río, Atraviesa el Bosque. 70 Fotografía 9. Zona 1: Grandes Plataformas Agrícolas. 73 Fotografía 10. Zona 2: Campos de Cultivo Elevados. 73 Fotografía 11. Zona 3: Canales y Terraplenes entre Islas Monte: Puntas de Lanza para el Bosque, Baures. 74 Fotografía 12. Zona 4: Loma de Ocupación Monumental. 74 Fotografía 13. Zona 5: Cinco Lagunas Geométricamente Orientadas (N-E). 75 Fotografía 14. Zona 6: Montículos de Cultivo. 75 Fotografía 15. Día de Biometría en la Nursery del Módulo en la Laguna Suárez. 81 Fotografía 16. CCE Antiguos Encerrados en Retículos Cuadrangulares. 84 Fotografía 17. Módulos de CCE Modernos en Loma Suárez. 89


Acrónimos y Siglas $US ACC ACH ARS BM B$ CC CCD CCE CDB CEAM CEPAL CMCCC DRIPAD EMAPA FAO FCDSB FDTA FIDA FMI GDAB GECHS HLTF HOYAM IAASTD IED INE INRA IPCC ITDG LIFDC OECD OIT OXFAM PMA PNUD SAG SBG SCZ Tdd TdI TIRFG TM TREEI UNCTAD UNEP UNESCAP UNESCO

Dólar Estadounidense Adaptación al Cambio Climático Acción Contra el Hambre Análisis de Redes Sociales Banco Mundial Boliviano Cambio Climático Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación Campo de Cultivo Elevado Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica Centro de Estudios Amazónicos Comisión Económica para América Latina y el Caribe Convención Marco para Combatir el Cambio Climático Programa de Desarrollo Rural Integrado y Participativo en Áreas Deprimidas Empresa de Apoyo a la Producción Agrícola Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni – Kenneth Lee Fundación para el Desarrollo del Trópico Húmedo Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola Fondo Monetario Internacional Gobierno Departamental Autónomo del Beni Global Environmental Change and Human Security High Level Task Force (Task Force de Alto Nivel para afrontar la crisis alimentaria) Hoya Amazónica International Assessment of Agricultural Science and Technology for Development Instituto de Estudios para el Desarrollo Instituto Nacional de Estadística Instituto Nacional de Reforma Agraria International Panel on Climate Change Intermediate Technology Development Group Low Income Food Deficit Country Organization for Economic Co-Operation and Development Organización Internacional del Trabajo Oxford Committee for Famine Relief Programa Mundial de Alimentos Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sistema de Alta Ganancia Sistema de Baja Ganancia Santa Cruz de la Sierra Santísima Trinidad Términos de Intercambio Tratado Internacional sobre Recursos Fito-Genéticos Tonelada Métrica Tasa de Retorno de la Energía sobre la Energía Invertida Comisión de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo Programa Ambiental de las Naciones Unidas Comisión de las Naciones Unidas para Asia y el Pacifico Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana

AGRADECIMIENTOS Un agradecimiento especial va para Roger Quiroga, OXFAM, y Oscar Saavedra, Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni - Kenneth Lee (FCDSB), por haber permitido la realización del presente estudio, haber leído el borrador y proporcionado sus preciosos comentarios. Los otros miembros de la FCDSB - Kenneth Lee que también han aportado al presente estudio. Las gracias especiales van sobre todo a Kenneth Lee, el quijote de la arqueología del Beni, a quien no llegué a conocer personalmente y cuyos estudios y dedicación han generado las ideas fundamentales que han marcado los primeros pasos de la arqueología de la región, sentando las bases teóricas de un original modelo de desarrollo sostenible. Sus escritos clave, entrevistas y memoriales han sido recopilados en la publicación de la FCDSB (2010) titulada el Baúl del Gringo, editada por Pinto y Bottega. La FCDSB cuenta con una excepcional riqueza de información, material fotográfico y conocimiento del territorio, debiendo aquí agradecer a Ricardo Bottega por el material fotográfico y el tiempo pasado juntos frente al google earth, Bottega es una enciclopedia del territorio de las culturas hidráulicas en Beni. Otro agradecimiento va al investigador Oscar Saavedra, miembro del directorio de la Fundación para el Desarrollo Sostenible del Beni co-fundada por Kenneth Lee cuyo espíritu de iniciativa ha hecho revivir estos paisajes, fósiles según la definición de la UNESCO, dando forma a las teorías de Kenneth Lee. Algunos paisajes permanecen por tiempos muy largos en estado de reliquias por haber perdido sus funciones sociales y productivas. Saavedra participa de aquel movimiento que ha mantenido vivo el interés y los conocimientos relativos al patrimonio arqueológico del Beni haciendo posible su actual renacimiento y rescate de su estado fósil. El presente estudio nace a raíz de las experiencias modernas realizadas por Saavedra, gracias al apoyo financiero de OXFAM. Asimismo la Fundación Hoya Amazónica (HOYAM), el catalán Centre d’Estudis Amazònics (CEAM) y el arqueólogo Clark Erickson,

representan el punto de partida privilegiado para quienes quieran acercarse al extraordinario patrimonio arqueológico del noreste boliviano. Gracias a los beneficiarios de los proyectos que han dado de su tiempo para las encuestas y talleres, a Lizette Sittie por su ayuda para pasar los cuestionarios al programa de análisis de datos y por su apoyo a la investigación junto con Estefanía Vaca. Otro agradecimiento destacado va a Michele Bruni, OXFAM por sus valiosos comentarios al borrador y a Bárbara Zamora, OXFAM, por sus pacientes lecturas del borrador. Deseo agradecer a los muchísimos funcionarios de varias instituciones públicas y privadas que me han permitido el acceso a informes y datos brutos, que he puntualmente devuelto después de su elaboración, y han dado de su tiempo para orientarme. Durante aquellos meses de intensa actividad no he podido anotar todos sus nombres y por esto pido disculpa para cualquier omisión. Un grandísimo gracias a los campesinos e indígenas, a la gente conocida casualmente y a todos los que me han dado de su tiempo y sabiduría, agradezco este pueblo generoso y abierto. A los expertos y profesionales por sus aportes: Patricia Flores, Mare Pinto, Ivy Beltrán, Rosse Noda, John Maldonado, José Chin Velarde, Carmelo Vejarano, Josep Barba, Carolina Ríos, Carlos Dellín, Víctor Chonono, Mariel Martínez, Fernando Heredia, Sandra Hinojosa, Umberto Lombardo, Virginia Castro, Susana Téllez, Jimmy Seoane, Daniel Galindo, Julio Arce, Luis Delgadillo, Marcial Humérez, Nancy Tomichá, Jorge Ferrufino, Armando Río, John Kundrenecky, Marco Vinicius, Cesar Ortega, Mariana Rodas, Verónica Rodas, Luis Phillips, Alfredo Leige, José Velasco, Rosemary Silaipi y Guísela Galindo. Gracias con todo mi corazón a Ariel y Rodrigo Andrés por llenar mi estadía en Trinidad de alegría y darle un inesperado sentido, a ellos y a todos los hijos del gran Moxos dedico este libro.

13


El Autor. Andrea Markos, sociólogo y antropólogo de formación, se ha especializado en las temáticas del desarrollo rural y de la seguridad alimentaria trabajando para universidades e institutos de investigación en América Latina, Europa y Asia. Al centro de sus investigaciones y colaboraciones con ONGs y la FAO se halla la sostenibilidad socio ecológica y el problema de la adaptación al cambio climático. Sobre estas temáticas ha publicados una serie de artículos, informes de investigación y papers presentados en varias conferencias internacionales y eventos especiales. Su afiliación actual como catedrático de Metodología de la Investigación y de Políticas del Mundo en Desarrollo al momento de la publicación del libro es con el departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Webster, Tailandia: Dept. of International Relations WEBSTER UNIVERSITY THAILAND markosa@webster.ac.th anmarkos@gmail.com

El presente libro nace de las investigaciones realizadas para su tesis doctoral defendida en Sevilla el 3 de Octubre 2011 y de otras ejecutadas como líneas de base de proyectos de desarrollo rural y de seguridad alimentaria o parte de la estrategia de seguridad alimentaria del Plan de Desarrollo Municipal de Trinidad 2011-2015.


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana

Introducción. El departamento del Beni, noreste de Bolivia, hospeda algunas de las más increíbles maravillas arqueológicas del mundo. Hay elementos de estas civilizaciones también en Santa Cruz, Pando y en los estados brasileños de Arce y Rondonia, pero su mayor concentración se halla en el Beni. La ausencia de monumentos descalificó la región como no civilizada e irrelevante para los arqueólogos. Sin embargo, la arquitectura del paisaje agrario, legado de los antiguos pobladores, ha sido desarrollada en un nivel de escala sin precedentes, cuyas implicaciones los estudiosos todavía quedan lejos de abarcar por completo. Kenneth Lee, un ingeniero geólogo quien en 1957 sobrevoló las obras en tierra de los llanos bolivianos haciendo prospecciones para una empresa petrolera, se dedicó al estudio de las infraestructuras hidráulicas de estas antiguas civilizaciones. Lee quedó tan fascinado por el tamaño y los misterios del paisaje construido que decidió estudiarlo durante el resto de su vida. Fundamentalmente, Lee creía que el mismo paisaje había sido modificado de tal manera que constituía una “impresionante infraestructura hidro-agrícola” cuyas funciones incluyan la facilitación de la pesca y la caza y donde el medio acuático manejado representaba la principal fuente de proteína animal y de fertilidad para los suelos utilizando varios hidrofitos para abonar campos de cultivo elevados (Lee: 1998a, b). Hay cierto consenso entre los arqueólogos e investigadores de que el sistema hidráulico de terraplenes ha sido una forma de domesticar el paisaje, en lugar de domesticar especies, diseñando una variedad de hábitats y ecotonos permanentes y estacionales para que la fauna ictícola y otros alimentos silvestres puedan proliferar, además de proveer elevaciones para los cultivos, las viviendas y lagunas para almacenar el agua y alimentos cuales moluscos, peces, reptiles, generando condiciones más atractivas para la fauna de interés venatorio como aves y otros (Lee: 1998a, b; Bustos: s.f.; Villalba et al.: 2002; Barba et al.: 2003; Balee, Erickson: 2006; Erickson: 2006a, 2009; Erickson, Walker: 2009; Saavedra: 2009). El presente estudio apunta a candidatear el paisaje agrario ancestral hallado en Beni, que se compone de varios elementos hidráulicos y agrícolas, como Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM). Para salvaguardar y apoyar los sistemas del patrimonio agrocultural mundial la Organización Mundial para la Alimentación y la Agricultura (FAO por su sigla en inglés) inició en el año 2002 un amplio programa para la conservación y manejo adaptativo de los SIPAM. El programa está dirigido a establecer las bases para el reconocimiento internacional, la conservación dinámica y el manejo adaptativo de los SIPAM y su biodiversidad agrícola, de los sistemas de conocimientos, la seguridad alimentaria y de medios de subsistencia y culturas en todo el mundo. En la fase preparatoria (2002–2006) el proyecto SIPAM identificó sitios piloto en Argelia, Chile, China, Filipinas, Perú y Túnez. Durante los próximos cinco años (2008–2013), los sistemas piloto implementan estrategias de manejo para la conservación dinámica destinada a ayudar a los actores nacionales y locales a proteger la conservación sustentable de los sistemas y sus componentes.1 Los proyectos actuales podrían considerarse un caso de: “conservación dinámica de sistemas agrícolas vivos y en evolución”, a partir de lo que puede leerse en la página internet del proyecto SIPAM de la FAO respeto a los criterios de la conservación dinámica: • Conservación sin fosilización. • Fortalecer “lo que hay”, los sistemas de manejo humano y las culturas que dan sustento a la sostenibilidad y resiliencia de los SIPAM. • Mejorar los medios de vida de las personas y la viabilidad • Enfocado en los agricultores, guiado por la comunidad y su participación proactiva. 1 Pagina web oficial del proyecto SIPAM: http://www.fao.org/nr/giahs/es/

17


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana • Crear mejores políticas y opciones para ambientes regulatorios y estructuras de incentivos a todos los niveles. • Integrar el conocimiento y la sabiduría originaria con el conocimiento agro-ecológico moderno para un manejo efectivo de los recursos naturales. • Mejorar la viabilidad y reducir la aversión al riesgo. • Favorecer sinergias entre actividades a nivel local y habilitar políticas y ambientes normativos locales que proveen incentivos y comparten beneficios. • Posibilitar el reconocimiento de estos sistemas a nivel regional, nacional e internacional, particularmente de la capacidad de estos sistemas para satisfacer las necesidades de las poblaciones interesadas, la biodiversidad de relevancia global, la calidad de los paisajes que producen y su esencial aporte al patrimonio agrícola mundial. El estudio apunta a ser una introducción a un sistema agrícola diverso y complejo que involucró una domesticación del ecosistema a escala de paisaje: miles de kilómetros y miles de años (Holling: 2001) que todavía no se ha terminado de interpretar. El análisis ahondará ulteriormente en la interacción entre medios de vida y cambio climático en el área donde el sistema se ha originado y se está conservando de manera dinámica para mostrar cómo responde adecuadamente a los desafíos actuales. También se identifican oportunidades para asegurar la sostenibilidad del sistema en el contexto de los actuales proyectos y amenazas que son peculiares del lugar y globales a la vez. Los proyectos actuales de conservación dinámica apuntan a dar respuesta a la pregunta clave de cómo alimentar a las ciudades sosteniblemente, creando empleos de calidad y respetando el medio ambiente, en un mundo que se urbaniza insosteniblemente con tasas de crecimiento urbano muy elevadas y el rápido despoblamiento del campo. Una tecnología antigua puede proveer soluciones actuales, en un contexto de eventos climáticos extremos y de cambio dramático. El presente estudio ha sido estructurado para poder cubrir las áreas clave señaladas por el Formato para Proponer un Sistema Candidato a SIPAM: 1. 2. 3. 4. 5. 6.

Características del SIPAM Propuesto. Bienes y Servicios Proporcionados por el Sistema. Amenazas y Desafíos. Relevancia para Políticas y Desarrollo. Importancia Global. Líneas Generales de Actividades.

En el primer capítulo se introducen elementos de vulnerabilidad en Bolivia y Beni. En el segundo capítulo se introducen los conceptos clave utilizados en el estudio de la adaptación al cambio climático: la resiliencia socio-ecológica, la seguridad alimentaria y el enfoque de medios de vida. Sigue el capítulo tres con un análisis en profundidad de las amenazas y vulnerabilidades del sistema alimentario boliviano con enfoque nacional, departamental (Beni) y finalmente municipal (Trinidad). En los capítulos del cuatro al seis se introducen y analizan los varios elementos del patrimonio arqueológico y paisajístico del Beni para los cuales se solicita la figura de SIPAM y se esbozan sus aportaciones a las convenciones de Naciones Unidas sobre medio ambiente y finalmente bienes y servicios provistos por los sistemas. En el capítulo siete se resumen datos relativos a las lagunas geométricas orientadas hacia noreste y se explora el potencial de la piscicultura para el Beni. Los capítulos ocho y nueve contienen respectivamente una descripción de los campos de cultivo elevados del Beni en relación a las hipótesis arqueológicas formuladas y una evaluación de los 4 módulos de campos de cultivo elevados construidos desde 2008. Estas antiguas tecnologías/paisajes podrían representar una estrategia de adaptación para áreas inundadizas y/o expuestas a sequía. La

18


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana sabiduría indígena tradicional y la ciencia moderna juntas pueden convertir un riesgo de desastre en oportunidad para la prosperidad. La experiencia representa un primer paso para aprender de los experimentos agro-arqueológicos locales y construir sobre ellos, con una mirada de largo plazo que propende hacia el futuro. Finalmente, en el capítulo diez se delinean algunas conclusiones y lecciones aprendidas para el desarrollo de políticas en el Beni, señalándose asimismo las líneas generales de las actividades en el futuro próximo y se sugieren algunas propuestas que muestran la importancia global de los sistemas. Las transformaciones del paisaje a gran escala para fines productivos, sobre todo en términos de gestión de las aguas con fines de amortiguamiento (manejo del exceso o del defecto) y adaptación al cambio climático es un enfoque que está ganando momento. Ya sea como rescate y actualización de técnicas ancestrales o como innovación tecnológica, el manejo hidrológico a escala de paisaje supone costos inferiores de mínimo tres veces a los de infraestructura de riego y un potencial muy superior para mejorar los medios de vida y favorecer un crecimiento verde de las economías rurales aumentando los servicios ambientales y ecológicos (Van Steenbergen et al. 2011). Bajo esta luz el caso de Moxos representa un hito muy revelador de la historia ecológica global. Ha de subrayarse finalmente que las civilizaciones hidro-agrícolas de Moxos construyeron sus obras más que monumentales para adaptarse a cambios climáticos que no habían sido previstos tal como es posible hacerlo hoy. Estos cambios debieron haber producido desastres y hambrunas antes que las obras de adaptación fueran emprendidas. Definitivamente estamos mejor posicionados hoy en día para prevenir los impactos mas desastrosos y hasta identificar oportunidades de los cambios climáticos actuales. Metodologia del estudio. A lo largo del estudio y en los agradecimientos he intentado nombrar puntualmente los informantes clave que han orientado este trabajo de investigación por medio de entrevistas informales y comunicaciones personales. Es imposible mencionar adecuadamente todas las personas que me han generosamente compartido sus ideas e informaciones muchas de ellas conocidas casualmente. La investigación menciona muchos datos secundarios procedentes del Instituto Nacional de Estadística (INE), del Gobierno Municipal de la S.ma Trinidad (GMT), del Gobierno Departamental Autónomo (GADB), de la Proteccion Civil y de otros estudios realizados por la FAO, PMA, CEPAL, otras ONGs y fundaciones locales. En el presente estudio menciono 297 encuestas de hogar por un total de 1694 individuos, efectuadas entre mayo y agosto de 2010 directamente por mi o bajo mi dirección: 56 beneficiarios del proyecto de rescate de agricultura en CCE financiado por OXFAM: comunidades campesinas de Puerto Almacén, Puerto Varador, Loma Suarez y Copacabana, todas ubicadas dentro de un radio de 12 km. desde el anillo de proteccion de la ciudad (duración de cada encuesta: 50-60 minutos, los resultados se encuentran en el capítulo 9 del presente trabajo). 54 hogares encuestados para una línea de base en la comunidad campesina de Puerto Almacén (duración de cada encuesta: 30 minutos) y 187 en el barrio indígena Pedro Ignacio Muiba y urbanizaciones aledañas (duración de cada encuesta: 50-60 minutos) (Markos: 2010a, b). El mismo marco teórico de resiliencia socioecológica y de la seguridad alimentaria introducido en el presente estudio ha sido utilizado en dos líneas de base para proyectos implementados por la FCDSB y en los capítulos “Análisis de Vulnerabilidad” y “Estrategia de Seguridad y Soberanía Alimentaria” del Plan de Desarrollo Municipal 2011-2015, todos trabajos de mi autoría. En un mismo lote o unidad de terreno edificable, en viviendas prevalentemente precarias, conviven a veces hasta tres núcleos familiares que no comparten gastos. Cada una de estas distintas unidades económicas se ha considerado como “hogar” y representa la unidad de análisis básica en el presente estudio y en los arriba mencionados. Por lo general cada hogar encuestado tenía un número de

19


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana miembros promedio de 5, en el barrio Pedro Ignacio Muiba se registraba un mayor hacinamiento con un promedio de 6,25 individuos por hogar. Las encuestas se han implementado en horarios diurnos buscando hablar con el “jefe de hogar” o sea la persona que toma las decisiones económicas, o con un adulto siendo las mujeres las más adecuadas a proveer información detallada sobre la economía domestica. Se ha favorecido la presencia de mas individuos durante la encuesta lo cual favorece la cantidad y calidad de la información obtenida. Para las encuestas de hogar a los 56 beneficiarios de los proyectos de agricultura en campos elevados financiados por OXFAM he adaptado el mismo cuestionario utilizado en las encuestas evaluación de seguridad alimentaria en emergencias (ESAE) del Programa Mundial de Alimentos (PMA) efectuadas en años anteriores sobre muestras tomadas frecuentemente en las mismas comunidades campesinas de Trinidad rural donde se han implementado los proyectos de OXFAM: Puerto Almacén, Puerto Varador y Loma Suarez. La comunidad Copacabana es muy nueva y no había sido censada ni encuestada anteriormente. El cuestionario para ESAE es una herramienta consolidada que mide la seguridad alimentaria y de medios de vida tras desastres de varia índole (PMA: 2009b) y posee la ventaja de permitir la medición de indicadores para una inmediata comparación del estado de los hogares beneficiados por los proyectos de OXFAM y las muestras tomadas tras las inundaciones de años anteriores. He suministrado el cuestionario a los 56 beneficiarios en agosto y realizado los cuatro FODA en septiembre de 2010. Comunidad campesina Puerto Almacén: 54 hogares encuestados entre mayo y junio de 2010 para medios de vida y seguridad alimentaria. Datos analizados con Excel y SPSS para la línea de Base del Proyecto “Uso de Técnicas Hidroagrícolas Para Mejorar la Seguridad Alimentaria del Municipio de Trinidad Expuesto a Altos Niveles de Vulnerabilidad”. Trinidad, Bolivia. Estudio financiado por Help Age International (Markos: 2010a). Barrio indígena Pedro Ignacio Muiba: 167 hogares: censo completo que ha permitido la comparación con el censo efectuado por Bogado et al. en 2007 (Bogado et al. 2009). A estos hogares se han añadido 20 hogares de urbanizaciones aledañas igualmente involucradas en el proyecto. Este estudio ha permitido una caracterización antropológica de los pobladores del barrio indígena, dimensión elusiva a causa del efecto homogeneizador de la acción de reducción operada por los jesuitas sobre los grupos étnicos que constituyen las comunidades campesinas sin una identidad indígena definida. A estos procesos se ha de añadir las migraciones internas al departamento y al país. El barrio Pedro Ignacio Muiba nace como barrio indígena Moxeño Trinitario que a su vez es el fruto de un sincretismo entre varios grupos indígenas Arawak y otros reducidos durante la época misional jesuítica (Bogado et al. 2009; Lehm et al. 2002). Se ha empleado el cuestionario de PMA para ESAE adaptado para incluir dimensiones como Interculturalidad, Vulnerabilidad e Inequidad de Género. Datos analizados con Excel y SPSS para la línea de Base del Proyecto “Seguridad Alimentaria, Desarrollo Sostenible y Adaptación al Cambio Climático Usando el Mecanismo de Campos de Cultivo Elevados Modernos” Trinidad, Bolivia. Estudio financiado por OXFAM. Para esta línea de base he formado y empleado algunos encuestadores, hemos efectuado del levantamiento de la información durante los meses de julio hasta agosto 2010 (Markos: 2010b). Para esta última línea de base conduje 5 entrevistas con gremialistas del mercado Pompeya y detallistas de productos hortofrutícolas y 12 entrevistas con minoristas de los mercados Campesino, Pompeya, y Central. Los mercados principales de Tdd son el Mercado Central, Pompeya, Campesino, Villa corina, San Vicente, Miami, Paitití; hay mercados seccionales de cada área de la ciudad que no he podido censar por falta de tiempo y recursos. Para el análisis de mercados he utilizado principalmente las referencias, manuales y hojas técnicas del PMA. Se trata de metodologías consolidadas para las cuales dispuse de adecuada información

20


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana estadística procedente principalmente del INE, triangulada cuando posible con datos de la Intendencia Municipal, y sencillas formulas económicas que en algunos casos he adaptado para obtener una comprensión más holística de los fenómenos estudiados. El cuestionario adaptado de ESAE utilizado para la evaluación de los 4 proyectos de OXFAM se encuentra anexado al final del presente estudio (anexo 3) que en su forma original ha sido construido utilizando el concepto de seguridad alimentaria y el marco teórico clásico de los cinco activos de medios de vida. Las adaptaciones que he introducido son lingüísticas o sirven a captar dimensiones culturales locales.

Elementos Actuales de Vulnerabilidad en Bolivia y el Beni. El obstáculo prevalente a la reducción de las emisiones que alteran el clima procede de una condición de lock-in que podría llamarse el “modelo de la escasez”(Schaef: 1987) cuyo supuesto es que “no hay suficiente para todos”lo cual hace perfectamente racional buscar un beneficio instantáneo con utilidad inferior y costo más elevado. A nivel agregado se configura una situación donde los países que emiten mayormente se ven “obligados” por una racionalidad maximizante a la manera de La Tragedia de los Bienes Comunes (Hardin: 1968). Los máximos locales se convierten en trampas que no se puede evadir (Elster: 1999). Las decisiones tomadas dentro del modelo de escasez tienen como corolario el elevado costo pagado para elecciones pobres. El primer gráfico es de Elster (1999) y el segundo es elaboración propia. Gráfico 1. Utilidad/Costo vs. Tiempo.

21


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana

Fuente: Elster: 1999 y elaboración propia. 2010. La situación estática de las negociaciones de los acuerdos internacionales sobre el clima no responde adecuadamente a la gravedad del cambio climático. Las necesarias y radicales medidas para impulsar una mitigación del cambio climático no mantienen el paso con las consecuencias nefastas para las comunidades y países mas vulnerables, entre ellos Bolivia. De acuerdo al IPCC se proyecta una merma para la productividad de algunos importantes cultivos y animales de cría en América Latina, con consecuencias adversas para la seguridad alimentaria, tal como ya puede observarse en el Beni. El número de personas en riesgo de padecer hambre se proyecta en aumento (confianza mediana). Cambios en los patrones de precipitación y la desaparición de los glaciares van a alterar significativamente la disponibilidad de agua para consumo humano, agricultura y generación de energía (IPCC: 2007). Figura 1. Impactos Esperados del CC sobre la Productividad Agrícola para 2080.

Fuente: WRI. 2008.

22


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Bolivia necesita adaptarse al CC urgentemente, especialmente en el sector agro-alimentario, ya que la expectativa para su economía es que permanezca fundamentalmente agrícola durante los próximos cien años (CEPAL: 2009). Una de las áreas más afectadas es el departamento del Beni, al noreste de Bolivia, colindante con Brasil. Un territorio también llamado Moxos si bien el área de ubicación de los restos arqueológicos excede la actual provincia administrativa de Moxos y las áreas de asentamiento del pueblo moxeño, uno de los grupos étnicos que todavía utiliza algunos elementos del paisaje construido, sin necesariamente haberlo edificado. Los términos Moxos y moxeño se emplearán para hacer referencia a las civilizaciones hidráulicas y agrícolas en su conjunto, tal como se acostumbra si bien de manera impropia. Durante los últimos cinco años sequías e inundaciones extremas, unidas al actual manejo agropecuario, han llevado a la perdida de cultivos, ganado vacuno y menor, vida silvestre y activos, difusión de enfermedades e inseguridad alimentaria. El fenómeno de La Niña solía ocurrir con una frecuencia de 10-12 años; desde 2006 ha ocurrido casi cada año con intensidad preocupante. Según el Monitoreo de Seguridad Alimentaria Noviembre 2009 - Enero 2010 del Programa Mundial de Alimentos (PMA), hasta 2003 Bolivia se consideraba un País de Bajos Ingresos y Deficitario en Alimentos (LIFDC por su sigla en inglés). Exportaciones significativas de soya para la alimentación animal han permitido su promoción, sin embargo la inseguridad alimentaria persiste. Bolivia ha sido incluida por el IPCC entre los países más severamente afectados por el CC y ha sido afligida por uno de los más temidos escenarios de los últimos años: la co-ocurrencia de la crisis de precios alimentarios y de crisis climáticas. En particular, la fluctuación de El Niño-La Niña (ENSO, por su sigla en inglés) ha traído desastres descomunales al país en la forma de precipitaciones polarizadas, excesivas lluvias, heladas y todas las consecuencias potenciales como los derrumbes, erosión de suelos e inundaciones. El aumento de la variabilidad climática conlleva sequía en la parte occidental del país y precipitaciones extremas en la parte oriental. A partir del 2006, en coincidencia con el principio de la espiral inflacionaria que afectó a los mercados internacionales de alimentos, el PMA ha estado asistiendo crecientemente sobre todo a agricultores de subsistencia afectados por inundaciones o sequías, amortiguando los impactos de la crisis de precios alimentarios. El paisaje del departamento del Beni atraviesa profundas transformaciones con ciclos regulares: las épocas seca y húmeda son extremadamente polarizadas y una vasta porción del territorio se torna alternativamente cuerpo de agua o sabana y bosque. En respuesta adaptativa a esta pulsación, los antiguos pobladores construyeron infraestructuras y obras en tierra que permitieron una integración fructífera y armoniosa de los humanos en un ambiente radicalmente cambiante. Con el actual cambio climático (CC) de origen antrópico, esta polarización se ha vuelto una fuente de riesgos que incluyen: inundación, destrucción de viviendas y cultivos, contaminación del agua, inseguridad alimentaria y de medios de vida, enfermedades humanas y animales. Estos riesgos se suman a la vulnerabilidad sistémica del departamento al depender de los alimentos traídos por carretera desde Santa Cruz, único acceso para buena parte de los alimentos básicos consumidos en Beni y frecuentemente interrumpida por bloqueos con fines políticos por parte de grupos muy diversos. Las inundaciones han sido muy severas 5 de los últimos 6 años. Se recomienda observar los mapas de las principales amenazas que afectan a Bolivia y al Beni, reproducidas en el anexo 1. El problema de la vulnerabilidad de medios de vida y a la inseguridad alimentaria será profundizado más adelante, los elementos aquí introducidos sirven para señalar la actualidad de las soluciones de gestión del riesgo agropecuario desarrolladas por los antiguos pobladores del Beni. Le gestión del riesgo agropecuario fue implementada por medio de obras que diversifican el ecosistema, y con éste el abanico o portafolio de opciones disponibles tanto para flora y fauna silvestre como para la producción o cosecha de alimentos cultivados, semidomesticados o silvestres. La siguiente cita tiene carácter introductorio y representa el núcleo de los conceptos desarrollados en este estudio:

23


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana “Asumiendo de esta manera el control de las corrientes (mediante una impresionante infraestructura hidro-agrícola) pudieron sustentar o más bien crear un ecosistema favorable para el desarrollo agrícola, diversificado y estimulador con un entorno prolífico en flora y fauna. […] La inundación fue imprescindible para el acopio de agua y la sequía para su flujo por los campos. […] La magnitud de estas obras y los volúmenes de agua desplazados y orientados, conforme se presentaban, provocaban nuevas necesidades lo que inevitablemente trajo un ecosistema construido a medida por el hombre para su mejor vivir, enriqueciendo la cobertura verde y todo lo que puede albergar la vida acuática.” Lee: 1998a. en FCDSB: 2010. Páginas 75-76.

1. Medios de Vida y Resiliencia ante Shocks Climáticos y Económicos. 2.1. Resiliencia Socio-Ecológica La resiliencia puede definirse como el opuesto de la vulnerabilidad. También seguridad ha sido definida como el opuesto de vulnerabilidad (Green: 2008). Efectivamente, la resiliencia coincide con la seguridad de un sistema en equilibrio dinámico con su entorno en el tiempo, para los seres humanos representa la capacidad de mantener seguridad y acceso a las necesidades básicas no obstante disrupciones. La acepción primordial de resiliencia deriva de la ingeniería de los puentes a mediados del siglo XIX. El término era empleado para describir el regreso a la posición y forma originales de una estructura elástica de acero. En la actualidad, la acepción ingenieril de resiliencia se define como fail safe: fracasar sin comprometer las funciones básicas (Orr: 1992; Alinovi et al.; 2010). Los sistemas vivos nunca vuelven al estado anterior como pueden hacerlo unas piezas mecánicas. Los sistemas vivos nunca son los mismos entre t1 y t2 en un modo que difiere fundamentalmente de los sistemas no vivos: la experiencia es asimilada a través de procesos cognitivos que representan las características definitorias de los sistemas vivos. Desde el sistema más simple hasta el más complejo, vivir es cognición (Bateson: 1971; Capra: 1996, 2001); la capacidad de aprendizaje y la creatividad son las características que diferencian lo vivo de lo no vivo. La resiliencia es entendida como mera robustez (lidiar con, resistir) o como sobreponerse y construir sobre las adversidades, dos dimensiones del mismo concepto, dos formas de responder a factores de estrés que dependen de la intensidad de estos últimos y de la adaptabilidad del sistema en examen. A medida que el concepto de resiliencia evolucionaba hacia un enfoque de sostenibilidad, varios autores (Orr: 1992; Adger: 2000) respondían positivamente a la pregunta si la resiliencia social y ecológica estaban relacionadas entre sí. La importancia de ecosistemas resilientes es más evidente para aquellos grupos sociales que dependen directamente de los recursos naturales para sus necesidades básicas (Royal Society: 2008). Sectores de la economía como la agricultura, la cría de animal, las actividades forestales informales, la pesca artesanal representan el “PIB de los pobres” (CE: 2008). En última instancia, todos los sistemas sociales están insertos y dependen de los ecosistemas. Por otro lado, vulnerabilidad social y ecológica están relacionadas no en el sentido sugerido por el informe de Brundtland (1987): subdesarrollo y sobrepoblación = crisis ambiental; por el contrario: desarrollo y exclusión = crisis ambiental y social (Allier: 1995) que pueden paliarse sólo dislocando espacio-temporalmente las externalidades. Según la definición derivada del informe Brundtland, el desarrollo sostenible es el que deja a las generaciones futuras el mismo stock de recursos disponible para la actual generación, pero tiene el límite de ser poco operativa. Una definición alternativa de sostenibilidad sería: “Un vivir sostenible es aquel que no interfiere con la capacidad intrínseca de la trama de vida de auto sustentarse.”(Capra: 1996).

24


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Esta definición no permite postular homólogos de los recursos naturales que justifiquen su agotamiento, siendo este el punto débil más peligroso del concepto de desarrollo sostenible. El mercado debe integrarse con la trama de la vida sin causar disrupciones (Capra: 2001). La conservación de los ecosistemas conlleva la necesidad de una gran inventiva en el ámbito económico para permitir el desarrollo de actividades que respeten al ambiente sin interferir con la capacidad implícita de este para sustentar la vida. Los factores de protección son aquellos que aumentan la robustez de un sistema ante el cambio y son los mismos que permiten una reintegración creativa después de una crisis. Richardson propuso considerar la resiliencia como una metateoría, válida para ámbitos ecológicos y sociales. Su modelo no toma en cuenta la existencia de puntos de criticality o colapso funcional (Adger: 2000) y postula un estado de homeostasis. Los procesos típicos de la vida se verifican lejos del equilibrio. No existe un estado estacionario, al cual se adaptaría el término homeostasis (Holling: 1973, 1986, 2001; Folke et al.: 2002; Folke Olsson: 2004). Homeorrésis (del griego homo = igual, rhesis = flujo) mejor define el equilibrio dinámico de los sistemas vivos donde el flujo metabolico de materia es constante y ningún instante es igual al anterior, pero se mantiene la forma, funcion e identidad del organismo (Buiatti: 2004; Capra: 2002). A continuación se muestra una adaptación del esquema propuesto por Richardson a la luz de estas consideraciones. Figura 2. El Modelo de Resiliencia. Eventos y procesos estresores y adversos

Reintegración resiliente Factores Protectivos

Reintegración al estado de equilibrio dinámico

Equilibrio dinámico Bio- PsicoEspiritual

Disrupción

Reintegración

Colapso funcional

Reintegración con pérdida

Reintegración disfuncional

Fuente: adaptado de Richardson: 2002. La investigación sobre los fundamentos de la sostenibilidad trata de identificar soluciones a la crisis ambiental. La vida ha continuado y se ha regenerado no obstante cambios dramáticos, gracias a su habilidad implícita para sobrellevar las adversidades y construir sobre ellas: la resiliencia. La investigación sobre la resiliencia se ha difundido ampliamente en las últimas décadas. Una visión compartida está emergiendo: para que los sistemas humanos sean a prueba del clima su arquitectura debería imitar esta capacidad intrínseca de la vida para adaptarse, crear redes y evolucionar. Tal es el caso del paisaje de Moxos que permitió un crecimiento cuali-cuantitativo de un socio-ecosistema de sabana.

25


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 2.1.1. Resiliencia en Ámbito Ecológico. En 1973 el concepto de resiliencia fue introducido en la ecología por Holling. Desarrollos teoréticos recientes han generado un enfoque llamado panarquía (Gunderson, Holling: 2002). Los indicadores empleados para evaluar de manera rápida la resiliencia de los ecosistemas son: conectividad,2 diversidad y biomasa. Estos tres indicadores permiten evaluar la vulnerabilidad de un ecosistema a shocks (incendios, sequías, inundaciones, tormentas de viento, plagas y enfermedades, etc.). Por ejemplo: una superficie que se recupera de un incendio podría ser colonizada rápidamente por un gran número de especies de rápido crecimiento y pequeña biomasa. Las plantas crecen, la biomasa aumenta, los nichos ecológicos se llenan, la conectividad del ecosistema aumenta y el número de especies se reduce por competencia. A medida que la biomasa y la conectividad aumentan y la biodiversidad merma, los ecosistemas se convierten en “accidentes a la espera de ocurrir” (Gunderson, Holling: 2002), donde: “problemas cada vez más pequeños pueden tener impactos cada vez más grandes”(Fraser: 2007). Los cambios en los sistemas menores, nidificados en sistemas más grandes causan el cambio en los sistemas complejos. La estabilidad es la excepción que debe ser comprendida para poderse expandir (Holling: 1986; Olssom: 2003). En el ecosistema de sabana del Beni, poblado por una vegetación herbácea muy especializada y pocas palmeras, la biomasa crece rápidamente y la diversidad es muy baja. La conectividad extrema dada por la espesa biomasa excluye especies competidoras. En condiciones favorables de sequía, viento e ignición accidental o intencional, las praderas pueden inflamarse difundiéndose los incendios a gran velocidad. Por esta razón, los incendios llegan a grandes distancias en estos ecosistemas tal como se puede observar durante los meses de agosto a octubre cuando millones de hectáreas de pastizales son quemados para favorecer su rebrote y tanto la agricultura industrial como la campesina/indígena producen incendios que se escapan de control. La contaminación del aire es tan grave que la conjuntivitis y las enfermedades respiratorias llegan a representar una emergencia sanitaria y el tráfico aéreo se detiene.

Baja (-vulnerable)

Conectividad

Alta (+vulnerable)

Gráfico 2. Vulnerabilidad en los Ecosistemas.

Alta (+vulnerable)

Biomasa

Baja (-vulnerable) Alta (+vulnerable)

Baja (-vulnerable)

Diversidad

Fuente: Fraser. 2006, adaptado de: Gunderson, Holling. 2002. 2 La conectividad es un concepto clave en ecología y biología de la conservación, es fundamental para reintegrar ecosistemas fragmentados por la acción antrópica y permitir su funcionamiento no obstante las disrupciones, por ejemplo creando corredores ecológicos que conecten reservas aisladas entre sí para favorecer el desplazamiento de fauna a fines forrajeros o reproductivos. Al otro extremo de un continuum hay umbrales de conectividad que favorecen la difusión de agentes destructivos como enfermedades, plagas, incendios, etc. Tanto el defecto como el exceso de conectividad interesan en el marco de resiliencia socio-ecologica (Gunderson, Holling: 2002). Un bosque biodiverso es mas discontinuo que un monocultivo de arboles de genética y tamaño uniformes y por ende mas resiliente. Un bosque demasiado discontinuo con grandes superficies sin cobertura arbórea tipo barbechos y desmontes es más vulnerable a incendios a causa de la menor humedad y temperaturas más elevadas del suelo alcanzado por la radiación solar directa.

26


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Estas prácticas también afectan a la vida silvestre y reducen la biodiversidad la cual sirve de reserva rica en recursos para que los ecosistemas encaren las perturbaciones y se ajusten a los cambios ambientales, su pérdida aumenta el riesgo de cambios abruptos: “La biodiversidad es muy importante ya que provee flexibilidad y seguridad, y difunde el riesgo temporal y espacialmente”. (Royal Society: 2008, p. 13). La biodiversidad (Buiatti: 2000, 2004; Folke et al.: 2002), la diversificación y redundancia de funciones (Holling et al.: 1995; Costanza et al.: 1997; Adger: 2000) contribuyen a la resiliencia de un sistema socio-ecológico. La gestión humana de estas funciones tiende generalmente a simplificar los sistemas naturales maximizando algunos servicios ambientales en detrimento a los servicios ecológicos provistos por ecosistemas complejos. Los servicios ambientales son aquellos servicios convertibles en bienes comercializables, tal como el agua potable, los alimentos, la leña o la celulosa (FAO: 2003). Los ecosistemas simplificados producen más de un bien requerido, perdiendo diversidad y redundancia; se tornan más vulnerables (Altieri: 1983; FAO: 2003; Arrarte: 2007). Los sistemas agrícolas mixtos son más resilientes a los cambios ambientales y shocks que los de monocultivos (Altieri: 1983; FAO: 2003). Mayor productividad en los monocultivos significa que la biomasa y la conectividad son elevadas, mientras que la diversidad es nula, lo cual los torna ejemplos paradigmáticos de “accidentes a la espera de ocurrir”. El nivel de dependencia de los mercados y los shocks de este último figuran entre las fuentes de estrés que pueden afectar a la sostenibilidad de los agro-ecosistemas (Masera et al.: 1999). Para aumentar la resiliencia en lugar de la vulnerabilidad, para que los sistemas alimentarios puedan encarar los desafíos del CC, un cambio de paradigma sería altamente recomendable como es sugerido por la Evaluación Internacional del Conocimiento, Ciencia y Tecnología Agrícola para el Desarrollo (IAAST por su sigla en inglés) y el Manifiesto Sobre Cambio Climático y el Futuro de la Seguridad Alimentaria (ICFFA por su sigla en inglés). La deforestación, el sobre-consumo del agua, la contaminación y el empobrecimiento de suelos causados por la agricultura intensiva aumentan la vulnerabilidad y: “las pérdidas de recursos naturales comprometerán la resiliencia humana de cara al CC”. (PNUD, ISDR: 2007, p.147). La ingeniería del paisaje agrario ancestral del Beni presenta un elevado potencial para la conservación y hasta generación de recursos naturales, con impactos positivos en la biodiversidad, en los ciclos hidrológicos del carbono y del nitrógeno, produciendo alimentos por medio de una transformación del paisaje que aprovecha de forma racional y extensiva la energía solar y los elementos del ecosistema. La agricultura y el bienestar humano dependen de la salud del medio ambiente global. El pensamiento sistémico puede favorecer a la resiliencia social y ecológica, permitiendo cambios sistémicos. El cambio tecnológico es un recurso para un vivir sostenible cuando actúa de acuerdo a los principios de la biomímesis (Benyus: 1998): en analogía con los sistemas naturales. Pueden vislumbrarse arreglos que: “provocan una serie de soluciones que se ramifican – como cuando los animales son alimentados en la estancia donde se produce el alimento, y donde el alimento se cultiva para alimentar a los animales criados en la estancia” (Berry: 1982 en Stone, Barlow (Coord.): 2005. p. 123). El pensamiento sistémico es absolutamente necesario para vislumbrar soluciones que beneficien al órgano y al cuerpo; los sistemas agro-alimentarios y el ambiente que los contiene. El paisaje agrario ancestral del Beni representa un ejemplo sobresaliente en este sentido. 2.1.2. Resiliencia en Ámbito Social. El concepto de resiliencia también tiene su aplicación en ciencias humanas y sociales, ya que individuos y sistemas sociales son más o menos resilientes o vulnerables. La pobreza es una de las fuentes de estrés más grave, ya que expone los individuos a más riesgos y aumenta su vulnerabilidad (Ojeda,

27


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Melillo: 2001; Green: 2008). Los desastres que producen dolor y pérdidas muchas veces generan un efecto movilizador de las capacidades solidarias que permiten reparar los daños y seguir adelante. El enfoque de resiliencia más que centrarse en los circuitos que mantienen la condición de pobreza se preocupa en observar aquellas condiciones que posibilitan el abrirse a un desarrollo más sano y positivo (Ojeda, Melillo: 2001). La resiliencia individual y la social requieren una de la otra y no existen por separado, por lo tanto, distinguirlas tiene principalmente fines analíticos. La resiliencia comunitaria consiste en la habilidad de recuperarse colectivamente de las adversidades y construir sobre ellas (Ojeda, Melillo: 2001); ayudando a otros se recibe ayuda. La resiliencia en cuanto estado del individuo está inextricablemente conectada a la de otros. Por ende es posible definirla como un atributo inter-individual. La resiliencia para los individuos y las comunidades emerge de un proceso definitorio mutuo, su ontología es interdependiente. La resiliencia individual/comunitaria es lo que hace el capital social tan importante. En el reino humano es inseparable de la resiliencia ecológica, ya que la segunda provee todos los recursos para cubrir las necesidades básicas humanas. El ethos es lo que nos hace sociales en sentido propio (Vanistendal: 2003; Villalba: 2004). Una serie de valores nos vincula con un grupo humano y provee los supuestos para que este persista. La resiliencia es por lo tanto un concepto local, culturalsensitive. Las comunidades poseen la habilidad innata de ayudarse a sí mismas a superar experiencias traumáticas, tales como: guerras, empobrecimiento debido a shocks de mercado o climáticos e inestabilidad política; sin embargo, esta habilidad implícita podría verse seriamente dañada. Si en una región se pierden riqueza, redes sociales, confianza entre individuos o el acceso a algunos activos, esa región será menos capaz de adaptarse a cambios (Fraser, Stringer: 2009). Se muestra a continuación un ejemplo de cómo puede representarse el capital social por medio del análisis de redes sociales (ARS) en un paisaje agrario. Las técnicas de ARS permiten analizar varias métricas relativas a las relaciones existentes entre los individuos de un grupo, entre grupos o instituciones, etc. así como flujos de bienes e información (Borgatti, Li: 2009; Trobia: 2001; Trobia, Milia: 2011). La comunidad representada en la imagen de derecha es claramente más resiliente. La misma se configura como un conjunto muy unido donde los grados de separación entre individuos de la comunidad son muy pocos, a diferencia del caso de la izquierda donde cada uno se vale por sí mismo, la distancia social entre individuos es más elevada y el capital social inferior. La presencia de varios elementos fuertemente conectados genera una estructura a medusa denominada “pequeño mundo” cuyo atributo más relevante aquí es una mayor resiliencia ante disrupciones: una ventaja evolutiva que moldea la realidad del mundo viviente a todo nivel de escala (Buchanan: 2003, 2008; Trobia, Milia: 2011). Gráfico 3. Ayuda Mutua para Cosechar el Arroz en dos Comunidades.

Fuente: Entwhistle et al. en: Borgatti: 2003.

28


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana El hambre, la pobreza, las enfermedades, los conflictos y los desastres no sólo afectan a los aspectos materiales de la vida. La pérdida de seres amados, la experiencia del miedo y de la impotencia, el sentido de pérdida ligado al desplazamiento, la anomia generada por el derrumbe de las instituciones sociales, de las relaciones de reciprocidad y la desaparición de las cosas que brindan sentido a la vida representan ejemplos comunes. La capacidad de “atribuir sentido a las cosas” (Frankl: 1959) podría verse seriamente dañada a causa de un desastre, y con ella la capacidad de funcionar como seres humanos o grupos sociales. La siguiente es una hipótesis de Lee relativa a una posible causa del abandono de los sistemas hidro-agrícolas ancestrales del Beni, identificada como cambios climáticos abruptos: “Inundaciones de tal magnitud fácilmente podrían dañar seriamente el sistema hidráulico y por ende provocar la pérdida de la cosecha e incluso de la semilla con la funesta consecuencia de la hambruna, pérdida del control social y si el efecto fuese prolongado la despoblación y la pérdida de identidad cultural o simplemente el abandono del lugar. Una sequía extraordinaria tendría el mismo efecto”. (Lee 1998a, en FCDSB: 2010, p.67). Erickson (1999a) mantiene que la elevada adaptabilidad de las civilizaciones hidráulicas de Moxos las hacía resilientes a los cambios climáticos y descarta la hipótesis de un cambio climático destructivo buscando otros factores causales (guerras, invasiones, epidemias, etc.) para explicar el abandono de los sistemas hidro-agrícolas y de ocupación del Beni. La carencia de datos no permite todavía dirimir la cuestión. Los sujetos colectivos tales como las comunidades se consideran como organismos de tercer nivel, donde la cultura, metafóricamente, representa la membrana del cuerpo social (Maturana, Varela: 1970; Capra: 2001). El aprendizaje es una característica central de los procesos resilientes y es retenida e integrada a la cultura, dando forma a los valores y las metas sociales, que a cambio proveen los individuos de factores de resiliencia. La diversidad dentro de un sistema social favorece el aprendizaje, la creatividad y la libertad (Greenwood, Levin: 1998). La diversidad gestionada adecuadamente, que a menudo se menciona como buena gobernanza, favorece la creatividad en la búsqueda de nuevas soluciones y capacidad de respuesta a la sorpresa (Taks: 2002). Una propiedad de la resiliencia social, tal como se la ha conceptualizado aquí, es que cuanto más se la comparte tanto más ésta crece; más se la enseña más se la aprende. El aprendizaje se transcribe en la cultura y la cultura en el paisaje. Tal es el caso de los elementos del paisaje agrario ancestral del Beni, diseñados para ser resilientes. 2.2. Adaptación al Cambio Climático. La adaptación al cambio climático (ACC) es fundamentalmente una cuestión de desarrollo social, no sólo una cuestión técnica y ambiental. Los riesgos climáticos, la capacidad local para adaptarse y las causas de vulnerabilidad dependen de las características específicas de cada lugar, asimismo deben ser locales las medidas de adaptación sostenible (Royal Society: 2008). El marco teórico de resiliencia facilita una comprensión de las hambrunas del pasado. Los sistemas agrícolas, la adaptabilidad de los agricultores, los activos de la comunidad y las redes de seguridad social institucionales representan los principales niveles donde monitorear la vulnerabilidad y la resiliencia en los sistemas agroalimentarios. En general, los agro-ecosistemas representan el primer nivel de complejidad para lidiar con los cambios ambientales, la adaptabilidad de los agricultores y los activos de la comunidad siguen en términos de importancia de su potencial para el afrontamiento. Sólo al final, como último recurso, las redes de seguridad social institucionales pueden y deben asegurar la mayor cantidad de protección ante impactos adversos. Éstas no deberían tornarse parte estructural de las estrategias de medios de vida para evitar la dependencia y el clientelismo que drenan resiliencia y multiplican las vulnerabilidades (Ojeda, Melillo: 2001; FAO: 2009a).

29


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana

Sanitarios Económicos Agrícolas

Impactos del Cambio Ambiental

Gráfico 4. Impactos del Cambio Ambiental y Resiliencia de los Sistemas Agro-Alimentarios.

Redes de Seguridad Institucionales

Activos de la Comunidad Adaptabilidad Agricultores

Resiliencia Agro-Ecosistemas

Tamaño del Cambio Ambiental (Sequía, etc.)

Fuente: Fraser. 2006. Las peores hambrunas de la historia reciente muestran cuatro características comunes: • Cada región dependía crecientemente de un sistema agrícola frágil y especializado: un paisaje agrario conectado ecológicamente, mucha biomasa y poca diversidad: un “accidente a la espera de ocurrir.” • Los agricultores tenían pocas opciones de manejo debido a limitaciones económicas o físicas o donde las opciones de manejo no eran viables. • Los que reciben los peores embates de los cambios ambientales son inevitablemente los pobres y empobrecidos. • Los ricos y poderosos: gobiernos, comunidad internacional y terratenientes no fueron pródigos en proveer ayuda. (Fraser 2007. p.2). El análisis de medios de vida ayudará a entender cómo las personas logran o no logran asegurar sus necesidades, siendo ésta la base para la exploración de alternativas para la ACC (GECHS: 2007; FAO: 2009b; FAO, OIT: 2009a, b; FAO, OIT, UNESCO: 2009). Comprender cómo diferentes grupos de medios de vida interactúan con el medio ambiente es de importancia primordial para evaluar su vulnerabilidad ante el CC. Los medios de vida son el resultado de los activos poseídos o disponibles para los individuos, hogares o grupos. Para fines analíticos, cinco categorías principales han sido identificadas. La interacción entre estos activos y políticas públicas adecuadas favorecen estrategias de medios de vida positivas con resultados positivos y la acumulación de activos, lo cual hace a la construcción de la resiliencia. Por el contrario, estrategias de medios de vida dañinas llevarán a mermar los activos y a mayor vulnerabilidad (FAO, OIT: 2009). En la lista siguiente se proveen algunos ejemplos relevantes. Enfoque de medios de vida, cinco activos o capitales (ambas traducciones validas del inglés assets): 1. 2. 3. 4. 5.

30

Natural (acceso a la tierra, agua, selvas, biodiversidad, lagunas pesqueras, etc.) Social (pertenencia a organizaciones, apoyo desde la familia extensa, etc.) Físico (tipo de vivienda, vehículos, caminos, semillas, infraestructura productiva, etc.) Humano (mano de obra y habilidades en el hogar, conocimiento, educación, etc.) Financiero (ahorros, número de animales, fuentes de ingreso, crédito, etc.)


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana En caso de desastre las pérdidas no son sólo financieras; todos los activos pueden ser afectados negativamente en algún grado. Hay un sexto activo introducido por Brookfield (1984) (entre físico y natural) correspondiente a una mejora permanente de las tierras agrícolas con impactos positivos sobre todos los activos anteriormente mencionados. Erickson y Walker lo mencionan en relación al Beni. 6. Paisajístico (CCE, lomas, lagunas, terraplenes, canales, suelos mejorados, etc.) La vulnerabilidad de un sistema económico ante eventos climáticos extremos es función de su cuota de capital fijo (cuya inversión es recuperada en no menos de un año) destinada a controlar el medio (Cattarinussi, Pelanda ed.: 1981). Los complejos sistemas agrícolas ancestrales del Beni se componen de más elementos que los CCE y difieren significativamente de los suka kollus o waru waru andinos, chinampas (ubicadas en pantanos permanentemente inundados) y cualquier otro SIPAM. La comprensión de todas las implicaciones de la transformación a gran escala del medio ambiente de Moxos en paisaje sigue siendo incompleta. El sistema de obras en tierra se presenta como la complejidad introducida que indujo un crecimiento tanto cuantitativo como cualitativo de los ecosistemas prexistentes. Cuando los ecosistemas alcanzan su máximo crecimiento cuantitativo empiezan a crecer cualitativamente, con una mayor proliferación de novedad (Capra, Henderson: 2009), que en este caso ha sido inducida por diseño humano. En los siguientes capítulos se introducen los elementos esenciales de cómo el ecosistema ha sido transformado en paisaje (Erickson, Walker: 2009). “Sistemas socio-ecológicos más resilientes pueden absorber shocks más grandes sin cambiar en maneras fundamentales. Cuando una transformación masiva es inevitable los sistemas resilientes contienen los componentes necesarios para la renovación y la reorganización. En otras palabras, pueden lidiar con el cambio, adaptarse y reorganizarse sin sacrificio de servicios ecosistémicos.” (Folke et al.: 2002. p. 438). En síntesis, la resiliencia de los sistemas socio-ecológicos puede ser descrita por: • Tamaño del shock que el sistema puede absorber y permanecer dentro de un estado dado. • Grado de capacidad de auto-organización del sistema. • Grado de capacidad del sistema de aprendizaje y adaptación. Combinados con la alfabetización ecológica, una comprensión profunda de cómo funcionan los sistemas ecológicos (Orr: 1992; Capra: 1996), los principios mencionados arriba deberían asegurar sostenibilidad en el largo plazo. El activo paisajístico ancestral, con sus elevaciones y depresiones, representa un resguardo para los animales silvestres y de cría. El sector productivo más grande y relevante del Beni moderno es la ganadería, que afecta de la manera más negativa el paisaje, los ecosistemas terrestres y acuáticos y la seguridad humana. La viabilidad de esta actividad está declinando por el impacto del clima y a su vez genera vulnerabilidad por prácticas introducidas al continente por los españoles como la quema de pastizales (Rimas, Fraser: 2008). El uso de elevaciones en tierra ancestrales como resguardo del ganado durante la época de lluvia está ocasionando su destrucción paulatina por el paso de los animales. Las reses y la fauna silvestre son los principales usuarios de las antiguas estructuras para resguardarse de las inundaciones y sequías. 2.3. Amenazas Globales, Riesgos Locales. La otra fuente de amenazas para la seguridad alimentaria en tiempos modernos es la fuerte integración de mercados. Shocks climáticos y/o de mercado pueden ocurrir en lugares muy lejanos del mundo y sumar sus impactos negativos a nivel local. Los mercados agrícolas están naturalmente

31


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana sujetos a elevada volatilidad, ya que el lado de la oferta puede reaccionar localmente a shocks de la demanda sólo con un retraso de varios meses; por lo tanto, cualquier shock de la demanda o de la oferta causa fluctuaciones de precio para los productos agrícolas, siendo frutas y hortalizas las más vulnerables en Trinidad. Una característica implícita de los mercados de productos agrícolas es que las curvas de oferta y demanda son muy verticales, pero la volatilidad es inversamente proporcional a la disponibilidad de reservas o abundancia de la oferta local, estos factores tienen un efecto amortiguador sobre las fluctuaciones de precio (PMA: 2009d). Los shocks del clima como sequías o inundaciones, olas de frío o de calor, etc. están entre las principales causas de shocks de la oferta, afectando a los valores fundamentales de los mercados alimentarios. Migraciones o desplazamientos pueden provocar shocks de la demanda. En la modernidad, gracias a la inmediatez de las comunicaciones, el comercio puede alternativamente transferir shocks del nivel global al local o viceversa; reducir los impactos de shocks locales. Las reservas, especialmente de granos, son necesarias tanto para la seguridad alimentaria como para reinversión en el desarrollo rural. En anteriores décadas las reservas alimentarias se han considerado como económicamente ineficientes para los estados por los elevados costos de almacenamiento (HLTF: 2008), pero en 2008 las reservas de cereales eran “eficientemente” a sus niveles más bajos desde 1976, causando una delgadez del mercado, o sea la insuficiente entidad de las reservas, que aumenta la amplitud de la respuesta de los precios a shocks de la demanda o de la oferta (FAO: 2008a; FAO-OECD: 2008). Reservas bajas, especulación en los mercados financieros y físicos e inelasticidad de la demanda se han combinado para aumentar la volatilidad en los mercados internacionales de granos (BM: 2009). El comercio agrícola internacional en décadas recientes llevó a una creciente informalidad en el empleo rural, inequidad de ingreso (UNEP: 2009) y discriminación de género (FAO: 2006). Inequidad y fragilidad han aumentado como consecuencia de la globalización y la integración al mercado ha empeorado la vulnerabilidad de muchos países (CE: 2009). Vacíos normativos a nivel macro han restringido las opciones disponibles a los actores a nivel micro. Los agricultores se han visto obligados a seguir tendencias para hacer frente a la precariedad inducida por la competencia internacional. Opciones para el cambio tecnológico se han reducido a “un tipo de libertad”: la industrialización de la agricultura y la adopción del modelo de la revolución verde (Ranson, Sutch: 2001). De forma similar a lo que ha ocurrido en el sector financiero, al crecer la eficiencia de las transacciones, la eficiencia funcional declinó: cuanto mejor parecía funcionar la tecnología, tanto peor para el bienestar humano y la estabilidad del sistema (UNCTAD: 2009a). El aumento de la producción en monocultivos se puede comparar con la falsa diversificación y hedging del riesgo crediticio. Para decirlo con una metáfora, la “biomasa” y conectividad aumentaron mientras que la diversidad era aniquilada, creando una condición altamente inestable de vulnerabilidad o “una pradera seca a la espera de una chispa que le prenda fuego”.3 En el caso de las recientes crisis mundiales de precios alimentarios la chispa fue proporcionada por las políticas de uso obligatorio de agrocombustibles y la crisis del mercado de inmuebles en los EEUU (BM: 2008b, c; FAO: 2008a; FAO, OECD: 2008). La dispersión del riesgo crediticio a un grupo globalizado y diverso de inversores operada por los bancos tenía que aumentar la resiliencia ante shocks crediticios o económicos (FMI: 2006, 2009). Lo único que aumentó fue la fragilidad sistémica (UNCTAD: 2009a, b). Similarmente, los monocultivos industriales se han difundido por el planeta, organizados en base a los principios de ventaja comparativa y entrega global just in time con sus almacenes sobre ruedas, aumentando la 3 Expresión atribuida al Prof. Browning de la Universidad de Iowa explicando por qué la uniformidad genética de las plantas permitió que un solo hongo se difundiera y en cuatro meses pudiera destruir los cultivos de 28 estados en los EEUU entre 1970 y 1971.

32


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana vulnerabilidad sistémica a shocks del mercado y del clima (Markos: 2009). El Beni representa un buen ejemplo. Causas sistémicas todavía sin encarar han intensificado su influencia sobre el sistema alimentario global: teleconectado e integrado a través de flujos de comunicación, mercados globales y el ambiente físico, el sistema alimentario es altamente vulnerable a cualquier turbulencia que es amplificada y difundida rápidamente en todo el globo, multiplicando los riesgos y los impactos no intencionales (Adger et al.: 2009). Los impactos de eventos relacionados a los cultivos y mercados en una parte del mundo son instantáneamente trasmitidos a otros lados de maneras impredecibles. Por ejemplo, la sequía en los países de la ex Unión Soviética a principios de 2010 afectó a los precios de cereales al por mayor en Bolivia y a la piscicultura en el Beni. El alto precio del petróleo, el dólar débil y el bajo nivel de reservas globales ha afectado los precios del azúcar y de los cereales mundialmente entre finales de 2010 y principios de 2011. Problemas a nivel local como una interrupción del tránsito pueden ocurrir al mismo tiempo sumando sus efectos inflacionarios a los de una coyuntura internacional desfavorable, ulteriormente potenciados por ejemplo por los embates del clima a nivel local, tal como ocurrió en varias ocasiones en Beni. Los impactos inflacionarios de una interrupción de la única carretera SCZ-Tdd y el parcial desabastecimiento se propagan hasta las áreas rurales del Beni más alejadas y dependientes. El aumento de la capacidad de producción, transformación y almacenamiento local de alimentos es claramente una prioridad. La agricultura a pequeña escala proporciona una red de seguridad social para millones de personas en el mundo a quienes les sería imposible encontrar un empleo decente en las ciudades. Sin embargo, las ciudades siguen creciendo y la agricultura a gran escala es favorecida, los pequeños productores son expulsados por la innovación tecnológica (Green: 2008). Por el contrario, cadenas de valor que favorecen a los agricultores más pobres, junto a la innovación tecnológica, podrían favorecer al desarrollo rural respondiendo a una creciente demanda de alimentos en áreas rurales. Según el Informe de Desarrollo Global 2008 del Banco Mundial (BM): “Más del 80% de la reducción de la pobreza rural se puede atribuir a mejores condiciones en áreas rurales más bien que a una emigración de los pobres. Contrariamente a las percepciones comunes la migración a las ciudades no ha sido el principal instrumento para reducir la pobreza rural y global” (BM: 2008, p. 3). Varios autores (i.e. Boserup: 1965; Timmer: 2002) mantienen que las condiciones mínimas y necesarias para que la agricultura sea motor de crecimiento son: • Precios relativamente elevados y estables (debería evitarse la volatilidad). • Un desarrollo equilibrado de otros sectores. • Crecientes: empleo urbano, ingresos y demanda de alimentos. Sin embargo, como los barrios marginales y el empleo informal, mal pagado, inestable e inseguro crecen (GECHS: 2007; PNUD: 2008), resulta claro que las condiciones que se han mencionado no son las dominantes del mundo en desarrollo; Beni no es excepción. A pesar de todo, hay dos condiciones aseguradas: la población urbana sigue creciendo y con ella la demanda de alimentos, los precios son relativamente elevados porque la región es deficitaria en alimentos y el mercado de alimentos oligopsonio (Markos: 2010b), por ende muy sensible a shocks de precios de los alimentos como el que ocurrió en el 2008, cuando la inflación afectó la seguridad alimentaria globalmente (referencias PMA: 2009g, h, i, l). Los pequeños agricultores son mayoritariamente mujeres y compradores de alimentos, sufren por los altos precios, solamente pocos vendedores netos de alimentos se han beneficiado durante episodios como el de 2008 (FAO: 2008a, c, d). Los pobres urbanos son compradores netos. La transmisión del pico de precios de alimentos a las comunidades rurales en 2008 ha causado en algunos casos

33


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana una reducida ingesta de calorías y la adopción de estrategias dañinas para lidiar con la crisis, con el potencial para tener impactos duraderos en países como la República Centro-Africana, Liberia, Sierra Leona y Etiopía (ACH: 2009). Nutrición reducida, venta de activos, sexo transaccional, trabajo infantil, informalización del trabajo, crimen, inseguridad y conflictos sociales fueron registrados en Bangladesh, Indonesia, Haití, Jamaica, Kenia y Zambia, más vulnerables a la recesión económica también a causa de la crisis alimentaria (IDS: 2009). Estos resultados de la investigación podrían extenderse a la mayoría de los países más vulnerables. Otras estrategias de sobrevivencia son: gastar ahorros, incurrir en deudas sin colaterales, aumento de la deforestación y los matrimonios tempranos para las niñas, socavando sus perspectivas para la educación, planificación familiar y generación de ingresos (UNESCAP: 2009); prácticas comunes en las comunidades en las que se implementan los proyectos de CCE modernos (Markos: 2010a, b). El siguiente gráfico muestra cómo el índice de precios alimentarios y los desnutridos estimados a nivel global co-varían. Gráfico 5. Índice FAO de Precios Alimentarios Reales (1-2000/12-2011) y Millones de Desnutridos. 200

150

1002

100

940 925

923

sep-11

feb-11

jul-10

dic-09

may-09

oct-08

mar-08

ago-07

ene-07

jun-06

nov-05

abr-05

sep-04

feb-04

jul-03

dic-02

may-02

oct-01

mar-01

ago-00

50

ene-00

854

Fuente: elaboración propia en base a datos FAO (sitio web). 5-2-2012. Hay una correlación inversa entre precios alimentarios y consumos, a medida que más personas dependen del mercado para los alimentos esta correlación se refuerza. La correlación es una medida de la varianza compartida por dos variables cardinales y varía entre 0 y 1. El siguiente gráfico muestra cómo los precios de los alimentos básicos varían fuertemente en correlación con el precio del crudo. Si bien la correlación no identifica necesariamente una relación causal, en el caso de dos mercados relacionados entre sí el más grande afecta al más pequeño de manera asimétrica. El mercado del crudo, sumando el mercado real y más aún el financiero por su tamaño, es más grande que el de alimentos y afecta este último también por ser la producción y distribución de alimentos crecientemente dependientes del petróleo. Esta correlación se ha ido reforzando con las políticas de obligatoriedad de la mezcla de biocombustibles (BM: 2008c), tornando bienes sustitutos a los granos alimenticios y el crudo. Se evidencia cómo la situación actual de conflictos bélicos en países productores de crudo (abril, 2010), especulaciones financieras, rigidez de la demanda, delgadez del mercado de granos y amenazas climáticas, dejan presagiar otras crisis de precios alimentarios y su recrudecimiento (Markos: 2009) como ha ocurrido durante 2011.

34


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Gráfico 6. Co-Variación de Precios de Cereales ($US/TM) y Crudo ($US/bbl) (1-2000/1-2012). 1000 900 800 700 600 500 400 300 200 100 sep-11

feb-11

jul-10

dic-09

oct-08

may-09

mar-08

ago-07

ene-07

jun-06

nov-05

abr-05

sep-04

jul-03

feb-04

dic-02

may-02

oct-01

mar-01

ago-00

ene-00

0

(Último acceso: 5-2-2012) 1. Petróleo Crudo, Dated Brent, light blend 38 API, fob U.K., US$ / bbl (litros 158,987) (violeta ). 2. Principal Precio de referencia USA: Gulf Maíz (US No, 2 Amarillo) Export $US / TM (verde ). 3. Principal Precio de referencia Thailand: Bangkok Arroz (Thai 100% B) Export $US / TM ( azul). 4. Principal Precio de referencia USA: Gulf Trigo (No, 2 Hard Red Winter) Export $US / TM (rojo). 1. IndexMundi: http://www.indexmundi.com/commodities/?commodity=crude-oil-brent 2. International Grain Council y USDA Jackson Son & Co. (Londres) LTD up to 2007. 3. Thai Department of Foreign Trade (DFT) from 2008 onwards. 4. International Grain Council y USDA. La siguiente tabla muestra las correlaciones entre los precios de referencia de los principales cereales (los datos son los mismos utilizados en el grafico arriba) y entre estos y la materia prima que más influencia a los demás precios: el petróleo. Las correlaciones entre los 138 promedios mensuales considerados son muy elevadas. Urgen acciones para aumentar la autosuficiencia alimentaria en regiones y países más pobres dependientes de la importación de alimentos, expuestos a los altibajos de los mercados internacionales como el mismo departamento del Beni. La integración de los mercados por medio del comercio internacional es la causa de la trasmisión de shocks de precios a través del sistema alimentario global. Sin embargo el comercio también representa la manera natural de llevar alimentos desde áreas excedentarias hasta áreas deficitarias lo cual permite amortiguar eventuales pérdidas de cosechas y consiguiente vulnerabilidad a nivel local (FAO: 2008e). Tabla 1. Correlaciones entre Precios Internacionales ($US/TM) (01-2000/12-2011) Trigo Maiz Arroz Maiz 0,88 Arroz 0,77 0,81 Crudo 0,87 0,89 0,82 Fuente: elaboración propia.

35


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 2.4. Seguridad y Soberanía Alimentaria. Muchos países como Bolivia han adoptado el derecho a la alimentación como marco legal mandatorio, convergiendo en priorizar la producción de alimentos, sobre todo alimentos básicos para el mercado local, y reconstituir las reservas domésticas para amortiguar los shocks de precio. El sistema alimentario global se ha desintegrado parcialmente tras la caída vertical del comercio internacional de alimentos en el bienio 2008-2009, esto puede haber favorecido el fortalecimiento de algunos sistemas alimentarios a nivel local y por ende una reducción de la vulnerabilidad sistémica. Muchos países han decidido apostar por la autosuficiencia alimentaria aumentando la producción de alimentos básicos en respuesta a la crisis. De hecho, los países que contaban con reservas y limitada dependencia de las importaciones han sido más eficaces y rápidos en amortiguar el impacto de la crisis de precios alimentarios originada en 2008, los estados fueron capaces de intervenir eficazmente imponiendo un techo a los precios, controlando al sector privado y poniendo en el mercado reservas públicas, en algún caso subsidiando el consumo (FAO: 2009c). Se define la Seguridad Alimentaria de acuerdo a las dimensiones aprobadas en la conferencia sobre agricultura y alimentación de las Naciones Unidas en Roma 1996: Existe seguridad alimentaria cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a los alimentos a fin de llevar una vida activa y sana. (Cumbre Mundial sobre la Alimentación, 1996) Esta definición, comúnmente aceptada, señala las siguientes dimensiones de la seguridad alimentaria: Disponibilidad de alimentos: La existencia de cantidades suficientes de alimentos de calidad adecuada, suministrados a través de la producción del país o de importaciones (comprendida la ayuda alimentaria). Acceso a los alimentos: Acceso de las personas a los recursos adecuados (recursos a los que se tiene derecho) para adquirir alimentos apropiados y una alimentación nutritiva. Estos derechos se definen como el conjunto de todos los grupos de productos sobre los cuales una persona puede tener dominio en virtud de acuerdos jurídicos, políticos, económicos y sociales de la comunidad en que vive (comprendidos los derechos tradicionales, como el acceso a los recursos colectivos). Utilización: Utilización biológica de los alimentos a través de una alimentación adecuada, agua potable, sanidad y atención médica, para lograr un estado de bienestar nutricional en el que se satisfagan todas las necesidades fisiológicas. Este concepto pone de relieve la importancia de los insumos no alimentarios en la seguridad alimentaria. Estabilidad: Para tener seguridad alimentaria, una población, un hogar o una persona deben tener acceso a alimentos adecuados en todo momento. No deben correr el riesgo de quedarse sin acceso a los alimentos a consecuencia de crisis repentinas (por ejemplo, una crisis económica o climática) ni de acontecimientos cíclicos (como la inseguridad alimentaria estacional). La soberanía alimentaria es un concepto formalizado por la Vía Campesina en 2007 con la declaración de Nyeleni y adoptado junto con el de seguridad alimentaria por la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia en 2008. Pone un énfasis especial sobre la agricultura campesina, la autosuficiencia alimentaria y políticas soberanas en materia de comercio exterior en rubros alimenticios. El derecho humano a la alimentación puede realizarse dentro de ambos marcos y ha sido incorporado a la nueva Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia en el artículo 16. Las indicaciones de cómo realizar este derecho política y administrativamente se encuentran en

36


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana los artículos 75, 108, 255, 300, 302, 309, 321, 375, 402, 405. Finalmente en el art. 407 se opta por un modelo de desarrollo agroecológico. 1. Vulnerabilidad a la Inseguridad Alimentaria Frente al Cambio Climático. El PMA ha identificado a los pequeños agricultores y trabajadores agrícolas (jornaleros) como los más vulnerables a las inundaciones en Beni. En noviembre de 2009 este grupo ya había agotado su capacidad de enfrentar a los embates del clima. La falta de medios para recuperar su producción agrícola los expone a ulteriores pérdidas de productividad y a la adopción de estrategias de afrontamiento dañinas. En el caso en que no ocurran otros desastres, el PMA ha estimado entre 2 y 3 años de ayuda externa continuada como el tiempo necesario para recuperar la productividad con un aumento esperado de las familias que necesitan de ayuda alimentaria (PMA: 2009a, b), en abril 2011 no se cuenta con una actualización publicada. 3.1. Nivel Nacional: Bolivia. Bolivia ha sido incluida entre los países más afectados por el cambio climático (IPCC: 2007) y ha sido afligida por uno de los escenarios más temidos de los últimos tiempos: la co-ocurrencia de crisis de precios alimentarios y de crisis climáticas. Desde el 2006, en coincidencia con el comienzo de la presión inflacionaria sobre las commodities alimentarias en los mercados internacionales, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha estado asistiendo a los bolivianos seriamente inundados, principalmente agricultores de subsistencia. A partir de 2002 el número de eventos desastrosos ha estado aumentando y finalmente en 2008 han aparecido más plagas. A continuación se muestra la evolución de los eventos desastrosos en los últimos años: Inundaciones (azul); Sequías (rojo); Incendios (verde); Plagas (violeta). Gráfico 7. Eventos Climáticos Desastrosos en Bolivia desde 2002. 1200

1000 800 600 400 200 0

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

Fuente: INE (sitio web). 2010. Durante la crisis global de precios alimentarios de 2008, el Índice de Precios Alimentarios al Consumidor (IPC) para Bolivia ha aumentado en un 37% entre Enero 2007 y Septiembre 2008 y ha permanecido elevado hasta principios de 2010 (PMA: 2010). Desde los últimos meses de 2008 hasta finales de 2009,

37


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana los precios de la mayor parte de las commodities han caído levemente para volver a subir en la coyuntura actual (abril 2011). Respeto a los efectos de la crisis financiera, las remesas han bajado en un 7,5% en comparación con el año anterior, pero su nivel se ha estabilizado y ha permanecido bastante elevado entre julio y octubre 2009. El Banco Central de Bolivia (BCB) ha informado sobre una reducción del 6,8% en remesas recibidas en 2009 respeto al 2008; las remesas permanecieron estables durante el 2010 con un repunte que se espera será superado en 2011. El impacto de la fluctuación ENSO sobre los ingresos, las ganancias y la seguridad alimentaria se muestra en el siguiente gráfico comparando el Producto Interno Bruto (PIB) agrícola afectado por los desastres (azul) y con las proyecciones sin desastres climáticos (violeta). Gráfico 8. El Niño, la Niña y su Impacto Sobre el PIB Agrícola Boliviano. 5,000.000

4,500.000

4,000.000

3,500.000

3,000.000

2,500.000

2,000.000

1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008

Fuente: Salamanca. 2008. A continuación se muestra cómo los precios de los alimentos básicos principales para Bolivia varían en relación con los precios internacionales de referencia más relevantes. Se analiza el mercado por mayor de Santa Cruz en cuanto en este departamento se produce el 80% de los alimentos consumidos en el país y se comercializa la casi totalidad de los alimentos consumidos en Trinidad, de allá distribuidos en el resto del Beni. A principios de 2008 todos los países vecinos menos Argentina estaban apreciando su divisa, lo cual obligó al BCB a hacer lo mismo para desalentar las exportaciones a países vecinos, para no quedar Bolivia con un déficit alimentario (Baes, de la Hoz: 2008). El arroz es el principal alimento básico en Bolivia. Durante la crisis de 2008 el diferencial de precio ha favorecido las importaciones desde su vecino el Brasil, frecuentemente acusado por los agricultores de contrabandear arroz y azúcar de caña. En Agosto 2010 el arroz representaba el 6,5% del gasto alimentario de las familias más vulnerables en Trinidad (Markos: 2010b). Después del pico de mediados de 2008 los precios en Brasil eran en mucho inferiores a los de Bolivia, entre octubre 2008 y mayo 2009, proveyendo un incentivo para la importación a Bolivia:

38


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Gráfico 9. Precios del Arroz en SCZ Bolivia (verde), promedio Brasil (rojo) e Internacional (azul), $US/TM (1-2000/12-2011). 1000 900 800 700 600 500 400 300 200 100 sep-11

feb-11

jul-10

dic-09

may-09

oct-08

mar-08

ago-07

ene-07

jun-06

nov-05

abr-05

feb-04

sep-04

jul-03

dic-02

may-02

oct-01

mar-01

ago-00

ene-00

0

Fuentes: Servicio Informativo Mercados Agropecuarios, Bolivia, Jackson Son & Co. (London) LTD, UK hasta 2007; Thai Department of Foreign Trade (DFT) desde 2008. Instituto de Economía Agrícola, Brasil. 2011. El trigo es un alimento básico fundamental, consumido como pan, harina y pasta. El trigo y sus productos representaban el 18% del consumo total de energía entre 2003 y 2005. En promedio, entre 2004 y 2008 el consumo per cápita (como alimento) de trigo y sus derivados fue de 50 kg./año. La tasa de autosuficiencia fue del 25%. En Agosto 2010 el trigo y sus derivados representaba el 18,1% del gasto alimentario de las familias más vulnerables en Trinidad: Pan 12,8%; Harina 2,7%; Fideo 2,6% (Markos: 2010b). Gráfico 10. Precios del Trigo en SCZ (rojo) e Internacional (azul), $US/TM (1-2000/12-2011).

Fuentes: International Grain Council, USDA. Servicio Informativo Mercados Agropecuarios, Bolivia. 2011 El maíz es uno de los principales alimentos básicos usado también para la alimentación animal. El maíz y sus derivados representaban el 11% de las fuentes de energía total asimilada por alimentación entre 2003 y 2005. En promedio, entre 2004 y 2008 el consumo per cápita (como alimento) de maíz y sus derivados fue de 31 kg./año. La tasa de autosuficiencia era del 100%.

39


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Gráfico 11. Precios del Maíz en SCZ (rojo) e Internacional (azul), $US/TM (1-2000/12-2011). 1000 800 600 400

ene-12

jul-11

ene-11

jul-10

ene-10

jul-09

ene-09

jul-08

ene-08

jul-07

ene-07

jul-06

ene-06

jul-05

ene-05

jul-04

ene-04

jul-03

0

ene-03

200

Fuentes: Servicio Informativo Mercados Agropecuarios, Bolivia; International Grain Council, USDA. 2011. El clima adverso tiene un impacto sobre los precios alimentarios no obstante su disponibilidad a nivel nacional y las políticas gubernamentales de control sobre los precios. Como consecuencia de la intensificación del fenómeno de El Niño-La Niña, se espera una reducción de la disponibilidad de alimentos en los mercados a causa de la pérdida de producción y daños a los caminos, teniendo como resultado un aumento local de los precios de alimentos durante las épocas de lluvias entre enero y abril (PMA: 2009a). El 2008 ha sido un año de buenas cosechas en Bolivia, como muestra la siguiente tabla. La integración de los mercados nacionales en la economía globalizada era muy fuerte y conlleva muchos riesgos para la seguridad alimentaria no obstante la intervención del Estado (PMA: 2007d, e, f, g); el país produce la mayor parte de los alimentos básicos que consume. Bolivia exporta arroz, produce el 100% del maíz que necesita e importa menos del 25% de todo el trigo consumido (FAO, sitio web consultado en abril 2011). Dado el aumento constante de la producción nacional hasta 2008 la causa del pico de precios de granos alimentarios ha sido identificada en la especulación, una práctica que el gobierno ha perseguido durante las crisis de precios alimentarios. La tabla muestra cómo la producción agrícola de los principales cultivos, ordenados por su relativa importancia en la dieta nacional, aumentó no obstante las pérdidas. Tabla 2. Producción Agrícola Anual (TM). Cultivo

2006(p)

2007(p)

2008(p)

Arroz

526.836

446.462

369.141

435.960

Maíz

816.736

894.436

770.365

1000.385

Trigo

119.227

143.677

165.165

161.553

Papa

761.891

754.807

735.254

935.862

1.693.087 1.618.966 1.595.947 Fuente: INE (sitio web). 2011.

1.225.885

Soya

40

2005(p)


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Un indicador muy eficaz de vulnerabilidad ante shocks de mercado internacionales es la correlación de precios de los alimentos básicos con los precios de referencia internacionales y con el crudo. El segundo alimento básico más importante, el arroz es también el más expuesto. Ha de notarse que el precio de los derivados del petróleo se encuentra fuertemente subvencionado en Bolivia durante todo el periodo analizado a niveles que el Gobierno no considera sostenibles. Tabla 3. Correlaciones entre Precios Nacionales e Internacionales (01-2003/12-2011). Crudo Brent Arroz

0,56

Trigo

0,43

Arroz

Trigo

0,88

Maíz 0,65 0,54 0,48 Fuente: elaboración propia. Otros indicadores y predictores de vulnerabilidad al cambio climático son: la población, densidad de la población (con respectivos umbrales para hacinamiento y dispersión), número de años de escolaridad finalizados, capacidades y recursos locales, percepción del riesgo y datos relevantes a nivel local sobre el uso del agua (tierra agrícola en secano, disponibilidad de agua y grado de organización social para la gestión del agua). Los siguientes indicadores proporcionan una buena aproximación de la vulnerabilidad ante shocks climáticos a nivel departamental (adaptado de ITDG: 2008a, b): % población que vive en hogares con necesidades básicas insatisfechas. % empleados en agricultura (15 años o más). % analfabetismo (19 años o más). % malnutrición infantil (0 - 5 años). % crecimiento de la población. % hogares sin acceso a servicios energéticos modernos. 3.2. Nivel Departamental: Beni. Una superficie muy grande del departamento del Beni es altamente vulnerable a inundaciones, sequías e incendios. Hasta 150.000 km2 llegan a inundarse y a permanecer bajo el agua durante una cuarta parte del año (FAO: 2009a), siendo la cuenca hídrica del rio Mamoré la que capta dos terceras partes del agua de precipitación de todo el país. Los suelos del Beni tienen una composición arcillosa y greda con una pendiente de 1 metro cada 9 km. (Lee: 1998a). El agua no infiltra y escurre hacia el norte muy lentamente, a una velocidad que no supera a los 4 km/hora, evaporándose por el sol aproximadamente 1 cm/día (Lee: 1998a) y quedando fácilmente atrapada en las depresiones naturales y antrópicas del terreno (Nordenskiöld: 1916; Barba et al.: 2003). La vulnerabilidad a los incendios es atribuida a la presencia de una vegetación altamente conectada y un riesgo mediano de sequía, si bien la época seca es crecientemente marcada y dura la mitad del año (Salamanca: 2008). Desde un punto de vista socio-económico, el departamento es considerado altamente vulnerable, el Beni es en la mayor parte de su superficie un área expuesta a la peor combinación de riesgos múltiples a nivel país (Quiroga et al.: 2008). Según las proyecciones las precipitaciones en la región crecerán significativamente en las próximas décadas (CEPAL: 2009), no obstante su alternancia con sequías. Proyecciones climatológicas para el Beni elaboradas para la FAO han computado en base a un análisis de la varianza un 50% la probabilidad de inundaciones desastrosas cada dos años y en un 80% cada diez años (FAO: 2009a).

41


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística (INE) boliviano la población beniana está creciendo, de los actuales 445.234 alcanzará los 578.733 en el 2030, 30% más elevada que en 2010, y crece a un ritmo de un 1,5% cada año. Los habilitados en el padrón electoral de 2011 eran apenas el 3,8% del total de los votantes del país. La urbanización también sigue una tendencia estable, la población rural pasará del actual 29% a un escaso 26% dentro del 2030. La densidad de población se espera que pase de los actuales 2.08 a los 2.71 individuos por km2. La densidad de población es muy baja y los caminos poco confiables y fácilmente dañables por las inundaciones, lo cual denota una condición de elevada vulnerabilidad. La población está urbanizándose rápidamente y es más joven en los principales centros poblados, los ancianos permanecen en el campo y la gente joven se va a la ciudad (Markos: 2010a). La mayor parte de las 842 comunidades rurales se han establecido cerca de los ríos y por ende son altamente vulnerables a las inundaciones. La tasa de crecimiento de la población es relativamente elevada e implica un crecimiento proyectado de la presión sobre los recursos naturales y tierras agrícolas. Gráfico 12. Población Urbana (azul) y Rural (rojo) en Beni (2000-2030).

Fuente: Elaboración propia en base a datos INE (sitio web). 2010. Tales dinámicas de población están asociadas con un descenso de la productividad de los ecosistemas por el CC e infortunadas prácticas agropecuarias y extractivas. El acoplamiento de estas circunstancias con la elevada tasa de necesidades básicas insatisfechas (NBI) es un claro predictor de vulnerabilidad. En el censo de 2001 el Beni mostraba indicadores de acceso a servicios básicos inferiores al promedio nacional, habiendo avanzado significativamente desde 1992 por más de un 50% en la atención médica. Únicamente en esta última área pudo el Beni situarse por encima del promedio nacional. La educación y la atención de salud son piedras angulares de las políticas implementadas por el actual gobierno, con significativa ayuda recibida de Cuba y Venezuela (Baes, De la Hoz: 2008). El acceso a la energía y a infraestructuras básicas tomará más tiempo para alcanzar la misma capilaridad, también debido a lo oneroso de las inversiones requeridas.

42


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Gráfico 13. Necesidades Básicas Insatisfechas en Bolivia y Beni.

Fuente: INE (sitio web). 2010. Las crisis climáticas actuales, bajo la forma de sequías e inundaciones alternadas, se han sobrepuesto con una crisis de precios alimentarios que ha afectado a los mercados de las materias primas con un notable fenómeno inflacionario en 2007-2008 y 2010-2011. En 2008, 2009 y 2010 los gobiernos locales han asignado parte de su presupuesto (la Municipalidad de Trinidad ha destinado $us 113.154,2 cada año) para controlar los precios de la canasta básica y combatir la especulación. Construir infraestructura de almacenamiento para granos ha sido otra prioridad para reducir los daños post cosecha y la exposición a la volatilidad de los precios internacionales del crudo y de los alimentos, amortiguando de tal manera las fluctuaciones. Aumentar la capacidad de almacenamiento de alimentos es un mecanismo estratégico para construir redundancia en el sistema, mejorando así la resiliencia (Orr: 2009). La Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo ha recomendado fuertemente la realización de inversiones estratégicas en la mejora de la capacidad de almacenar alimentos a fin de poder encarar futuras perturbaciones (UNCTAD: 2009a, b). La falta de infraestructura para transporte, procesamiento y almacenamiento representa el principal límite para el desarrollo agrícola en el Beni señalado por el mismo Gobierno Departamental Autónomo del Beni (GDAB: 2009a). La prexistente pobreza ha sido la principal causa de vulnerabilidad: inadecuados ingresos, acceso a la tierra, educación, vivienda, activos productivos, bienes y servicios. Las inundaciones han destrozado los principales cultivos de los agricultores de subsistencia. Debido a la pérdida de cultivos y activos, insumos agrícolas y capital de trabajo, los agricultores han podido recuperar sólo parcialmente la producción de cultivos de ciclo corto como el arroz, el maíz o los frijoles; sin mencionar los impactos de la sequía. Cultivos muy importantes como alimentos básicos para el departamento del Beni, la yuca (Manihot Esculenta) y el plátano, no pudieron ser recuperados ya que se necesita para esto al menos un año y han sido afectados por inundaciones, sequías e incendios año tras año. Las enfermedades animales y su venta apresurada han reducido el stock de ganado menor poseído por las familias pobres, especialmente aves de corral (PMA: 2009a, 2009e). Lo mismo vale para el ganado vacuno. Los cultivos más importantes en el Beni son, en el siguiente orden: yuca, arroz, maíz, plátano, frijoles, hortalizas y frutas. Los agricultores informaron de que les resultará difícil volver a plantar a causa de los embates del cambio climático. Por ejemplo, como consecuencia de la inundación del 2009, el

43


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 60% de los encuestados perdió semillas y el 15% perdió insumos como herramientas y fertilizantes (PMA: 2009b). La sequía y los incendios asociados son otra amenaza muy seria. El alimento básico más vulnerable es la yuca, el único cuya tendencia en los últimos 20 años de los que hay registro es negativa entre todos los cultivos monitoreados por el INE que muestran una tendencia positiva no obstante los embates del cambio climático. La importancia de la yuca es enorme en el sector rural, ya que es la principal fuente de calorías y alimento básico preferido de este sector, teniendo rendimientos en secano hasta 4 veces superiores al arroz por unidad de suelo agrícola y siendo menos exigente en nutrientes que éste. Su tendencia negativa se debe a la falta de inversión, ya sea en mecanización y aplicación de insumos químicos o alternativamente de técnicas de manejo orgánico de la fertilidad. A continuación se muestra el rendimiento decreciente de la yuca y los impactos de las inundaciones en el plátano, otro alimento básico en el Beni rural. Gráfico 14. Promedio Nacional Rendimientos Yuca y Plátano TM/ha (1991-2008).

Fuente: elaboración propia en base a datos INE. 2010. La marginalidad del cultivo de la yuca en términos de servicios de extensión e innovación tecnológica es un reflejo la relativa marginalidad social de sus consumidores. Popular es el dicho beniano: “más camba4 que la yuca”; sin embargo, este alimento tradicional no goza de la atención que reciben otros alimentos básicos como arroz, trigo, maíz o papas por su potencial agro-exportador (Markos: 2010a). La yuca no tiene mercados internacionales, en todo el mundo es el alimento de los más pobres y en el Beni es el principal cultivo de subsistencia. En términos de empleo generado y del valor bruto de su producción, en el Beni es segundo sólo en relación con la ganadería vacuna (GDAB: 2010). En el gráfico siguiente pueden apreciarse los rendimientos agrícolas a nivel agregado nacional de los principales cultivos alimenticios, arroz y maíz, que también se sembraron en los proyectos actuales de CCE. El dato para el maíz incluye la campaña de invierno anterior y se toma en cuenta a partir de 2003. Los datos a partir de 2004 son provisorios. Se puede apreciar cómo a pesar de los impactos de la Niña los rendimientos tienden a seguir aumentando gracias a la creciente inversión pública y privada. 4

44

“Camba” es el término genérico coloquial empleado para referirse a la población originaria de los llanos bolivianos.


Las Civilizaciones Hidro-AgrĂ­colas de Moxos en la Amazonia Boliviana

45


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Gráfico 15. Promedio Nacional Rendimientos Arroz y Maíz TM/ha (1991-2008).

Fuente: elaboración propia en base a datos INE. 2010. Los CCE modernos han probado que es posible producir estos cultivos con seguridad proporcionando un piso firme a la pérdida de productividad y por ende la posibilidad de mejorar. Muy relevante para la dieta local es el plátano, que también ha sufrido los embates del clima en el Beni, donde se han reducido sus rendimientos ya marginales y las superficies sembradas (Markos: 2011a). Tabla 4. Productividad de los Principales Cultivos. Nacional

Beni

Yuca

9.802

6.900

Arroz

2.271

2.800

Maíz 2.126 1.518 Fuentes: INE (sitio web), GDAB. 2010. De acuerdo al análisis del PMA, el Beni fue marcadamente el más afectado en términos de aumento de precios alimentarios durante la crisis mundial de precios alimentarios, especialmente en lo que refiere a los alimentos básicos: arroz 107%, maíz 137%, yuca 135%, fideo 66% (PMA: 2009a, e). Los datos disponibles muestran una integración significativa del mercado departamental en los mercados internacionales que explica la transmisión de cambios en los precios, moderada gracias a la intervención estatal a partir del 2009. En 2009 la Municipalidad de Trinidad ha dedicado a la regulación de los precios alimentarios un 0,62% de su presupuesto para el año y el resultado ha sido la estabilización de los precios de alimentos básicos (lo cual no puede observarse para otros ítems como hortalizas o carnes). La época de lluvias va desde mediados de noviembre hasta mediados de mayo; no se puede observar ninguna estacionalidad.5 La yuca es el alimento básico más barato y uno de los cultivos más vulnerables en el Beni rural. La harina de trigo sigue y ha sido distribuida como ayuda alimentaria; es un alimento comúnmente consumido. El arroz (su variedad más común y barata) es un poco más caro, es el alimento básico preferido. El más caro de todos, vendido por kg., sin ser un alimento preferido es el fideo, también 5 El Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene series de precios actualizadas mensualmente sólo a partir de abril de 2008, lo cual llega casi a cumplir con el requerimiento mínimo de series de datos de 3 a 5 años para el análisis de mercados alimentarios establecidos en las guías del PMA (PMA: 2009c, 2009d). Los datos han sido triangulados con las series de precios proporcionadas por la Intendencia de la Municipalidad de Trinidad a partir de abril de 2009.

46


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana distribuido como ayuda alimentaria. La yuca y el arroz son los alimentos preferidos y representan los cultivos más importantes en el departamento, y Trinidad es el principal mercado local. En 2010 los agricultores han exigido más controles en la frontera y en los mercados de Trinidad para contrastar el contrabando de arroz barato desde Brasil. Estas ventas ilegales de arroz han tenido un rol importante para amortiguar los impactos de la crisis combinada de precios de combustibles, de alimentos y del clima, para beneficio de los consumidores urbanos y en ulterior detrimento de los productores de arroz benianos. En los siguientes cinco gráficos se muestran los precios de los principales alimentos consumidos en Trinidad y desde allí comercializados en el Beni mientras la condición de los caminos lo permite. De acuerdo a estimaciones oficiales del gobierno Municipal de Trinidad,6 cerca de un 95% de los alimentos consumidos en Trinidad llegan desde otros departamentos, principalmente Santa Cruz, Cochabamba y La Paz; la ciudad más cercana es Santa Cruz a una distancia de 550 km. Las frutas, las hortalizas y los cereales son luego transportados desde allí y vendidos en el resto del departamento a precios más elevados. El cuello de botella es muy estrecho y los costos de transacción elevados. Las generosas subvenciones a los carburantes, cada vez menos sostenibles financieramente, representan un elemento de sobrada importancia para la estabilidad de los precios alimentarios especialmente en Trinidad y en el Beni rural. Gráfico 16. Arroz (azul), Harina de Trigo (rojo) y Yuca (verde) Tdd en B$7/kg. (4-2008/11-2011).

Fuente: INE (sitio web). (Último acceso: 5-2-2012). Los hogares afectados por el clima han estado adquiriendo en el mercado, con sus ingresos reducidos, los alimentos que solían producir ellos mismos, reduciendo la variedad de alimentos consumidos a los alimentos básicos (arroz, yuca). En Marzo de 2008 Bolivia restringió la exportación de aceite vegetal, arroz y azúcar para así priorizar la demanda del mercado interno. Posteriormente, las restricciones a la exportación fueron más flexibles, si bien la priorización del mercado interno se mantuvo. Medidas similares se han implementado nuevamente a finales de 2010 sobre todo en relación al azúcar. En el siguiente gráfico se muestra la evolución de los precios de estos ítems. El aceite vegetal muestra alguna integración con los mercados internacionales, menor para el azúcar y la leche. Un elevado consumo de alimentos energéticos como azúcar y aceite vegetal forma parte de los hábitos alimentarios de la población pobre urbana y periurbana de Trinidad con el 4 y 4,3% del gasto alimentario de los hogares más vulnerables (Markos: 2010b). Ninguna estacionalidad puede ser identificada. 6

7

Comunicación personal del Oficial mayor de Desarrollo Económico Lic. Galindo (Enero de 2011).

Boliviano: 1 $US = 7 B$.

47


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Gráfico 17. Azúcar ref. (rojo) y Aceite veg. (azul), Tdd en B$/kg. (4-2008/11-2011).

Fuente: INE (sitio web). (Último acceso: 5-2-2012) El siguiente gráfico muestra la evolución del precio de las principales hortalizas consumidas en Trinidad y en el Beni. Sólo el tomate y la zanahoria muestran una marcada estacionalidad, lo cual abre una ventana de oportunidad para los agricultores que pueden proteger estos cultivos de las intensas lluvias y cosecharlos durante la época de lluvia. Estos últimos son muy pocos, ya que las lluvias llegan en el verano, cuando los cultivos están alcanzando su maduración. Gráfico 18. Tomate (azul), Zanahoria (verde), Lechuga (rojo), Tdd en B$/kg. (4-2008/11-2011).

Fuente: INE (sitio web). (Último acceso: 5-2-2012). Los horticultores cuya cosecha esté protegida gozarán de una ventaja descomunal, beneficiándose de las crisis y al mismo tiempo pudiendo llegar a amortiguar las fluctuaciones de precios para beneficio de los consumidores finales. A continuación se muestran dos gráficos que ponen de manifiesto la integración del mercado Trinitario con el de Santa Cruz, siendo el segundo (más grande) el que determina los precios en el primero. Se han analizado las series históricas disponibles de los dos productos hortícolas más relevantes en la dieta de los sectores más vulnerables de Trinidad: la papa y el tomate que representan el 3,15% y el 2,16% del gasto total en alimentos (Markos: 2010b).

48


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Gráfico 19. Papa Imilla Tdd (azul), SCZ (rojo), Negra Tdd (verde), SCZ (violeta) en B$/kg. (42008/11-2011).

Fuente: INE (sitio web). (Último acceso: 5-2-2012). En relación con el tomate se evidencia cómo la variedad perita importada desde Santa Cruz, más apta para comercialización por su larga duración, determina el precio también del tomate producido localmente, variedad redondo presente en los mercados en cantidades casi marginales. Gráfico 20. Tomate Perita Tdd (azul), SCZ (verde), Redondo Tdd (rojo) en B$/kg. (4-2008/11-2011).

Fuente: INE (sitio web). (Último acceso: 5-2-2012). 3.2. Medios de Vida y Vulnerabilidad en el Beni. A nivel nacional, el departamento del Beni, y especialmente Trinidad, han sido las áreas más afectadas por el cambio climático en muchos aspectos. El Beni rural tiene el peor punteo en términos de riesgos para los medios de vida (72%), en Trinidad este valor era del 62% (PMA: 2009e). La seguridad alimentaria a largo plazo y el desarrollo sostenible del departamento están amenazados. En noviembre 2009 cerca de 500 hogares habían sido evaluados en inseguridad alimentaria moderada en Trinidad y 5.800 en el Beni rural (31.500 individuos). El PMA ha identificado como

49


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana más vulnerables a la inseguridad alimentaria a aquellos hogares en los que se han encontrado dos de las siguientes características, prevalentes en el Beni urbano y rural: Persona originaria como jefe/a del hogar. Persona analfabeta como jefe/a del hogar. Dependen del trabajo jornalero ocasional o hacen trabajo de limpieza para terceros. Agricultores quienes poseen o trabajan menos de una hectárea de tierra agrícola. Afectados por las inundaciones dos o más años consecutivos. Viven en carpas u otras viviendas provisionales. Dependen de la pesca de subsistencia (PMA, 2009e).

• • • • • • •

En ámbitos rurales, los problemas reportados fueron principalmente relacionados con la pérdida de cosechas (53%), ya que la venta de la producción agrícola es la principal fuente de ingreso. La pérdida de semillas ha afectado al 38% de los hogares encuestados, pérdida de empleo 31% y pérdida de insumos agrícolas e infraestructura ha afectado al 12% (PMA: 2009a, 2009b). La subsiguiente inseguridad de los ingresos indujo a la adopción de estrategias de afrontamiento dañinas como el trabajo de jornalero ocasional e informal como principal actividad generadora de ingreso, percibida como menos insegura que la agricultura. La siguiente imagen muestra una parcela en barbecho, tímidos signos de sucesión muestran como la vegetación natural invade la parcela. El cielo tiene el color gris uniforme típico de la temporada de quemas anuales de pasturas y bosques, coincidente con la temporada seca cuando se preparan los nuevos terrenos agrícolas. La siguiente fotografía fue tomada en Septiembre 2010. Fotografía 1. Chaco en Barbecho bajo un Cielo Cubierto por el Humo. Municipio de Trinidad.

Fuente: Markos. Septiembre, 2010. Desafortunadamente la agricultura de subsistencia en el Beni no sólo es vulnerable sino que genera a su vez mayores amenazas. La agricultura de roza, tumba y quema, o en chaco, consiste en frecuentes

50


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana desmontes con la ayuda del fuego (chaqueos), para cultivo en suelos de bosques caducifolios. El rápido agotamiento de los nutrientes ocasiona el abandono de la parcela al segundo o tercer año, implicando nuevos desmontes. La tierra es dejada en barbecho durante ciclos largos de 8-10 o más años, cuando la sucesión favorece el acumulo de un stock de nutrientes en el suelo (ITDG: 2008). El sistema moderno de roza, tumba y quema es un sistema ineficiente con elevados riesgos asociados y bajo rendimiento debido a la pobre naturaleza de los suelos locales, al manejo de suelo meramente extractivo y a la falta de control de plagas; es necesariamente itinerante y provoca incendios que frecuentemente escapan al control provocando devastaciones. El costo de contratar personal para desmontar, basurear y quemar 1 hectárea en tres semanas era de $US 286 en agosto de 2010, correspondiente a un ingreso mensual que duplica el de moto taxista en Trinidad, con lo cual hay quien se dedica a ambas actividades (en base a encuestas, agosto 2010). El PMA recomendó proveer alimentación nutricionalmente adecuada a la población vulnerable a la inseguridad alimentaria, promoviendo la equidad de género y el desarrollo equitativo, reconstruir y mejorar infraestructura caminera, de riego y otras infraestructuras para el agua y reducir daños futuros. Asimismo recomendó mejorar el mercado del empleo y especialmente promover a las pequeñas y medianas empresas relacionadas con la agricultura (PMA: 2009e). 3.3. Nivel Municipal: Grupos de Medios de Vida Vulnerables en Trinidad. La población en Trinidad era de 75.540 habitantes en 2001 y se estima que en el año 2008 había llegado hasta cerca de 100.000 (INE: 2008), la densidad de la población en la Municipalidad era de 45,1 habitantes/km.², la tasa de población urbana de 94,5% (INE: 2001). El nivel de alfabetización de la población mayor de 19 años era 94,8% (97,0% para los hombres y 92,7% para las mujeres), (INE: 2001). En Febrero de 2009 (PMA: 2009a), los hogares encuestados reportaron que en los últimos 12 meses habían perdido su empleo o parte del salario (65%), tenido un luto o asistido a un familiar enfermo (60%), encarado la inflación alimentaria (54%) y del carburante (14%), mientras hacían frente a la falta de vivienda (49%) y la pérdida de cosechas y seguridad personal (22%). Los benianos han sufrido las tasas más elevadas de endeudamiento respeto a otros departamentos (30%) y de pérdida de vivienda: 32% en áreas rural y 77% de los encuestados en Trinidad. En 2009 más pescadores han sido negativamente afectados, 40% de la muestra de encuestados en el Beni habían sido completamente afectados (el valor más alto comparativamente, el doble del promedio nacional); la pérdida de animales ha afectado sobre todo a las aves de corral, que representan el principal ganado menor de los vulnerables (PMA, 2009a). En el Beni rural y en Trinidad cerca del 42% de los hogares encuestados por el PMA en 2009 respondió que habían sufrido por inundaciones durante tres años consecutivos, cerca de un 38% había sufrido los impactos combinados de sequía e inundación. La combinación de estos impactos y riesgos esperados hace de la agricultura una actividad realmente poco atractiva y hasta imposible de practicar. Alternativas válidas no están disponibles y algunos agricultores han quedado atrapados en medios de vida precarios trabajando como jornaleros, como puede apreciarse comparando las encuestas del PMA desde 2007 hasta 2009.

3.3.1. Jornaleros y Trabajadoras del Hogar. Los trabajadores jornaleros y las empleadas domésticas de Trinidad difieren en dos maneras fundamentales: los primeros tienen una capacidad de generar un ingreso mayor pero discontinuo, casi totalmente interrumpido durante unos tres meses al año, durante la época de lluvia; las segundas trabajan durante todo el año, generando un ingreso menor pero más estable. La principal causa es que unos trabajan al aire libre y las otras “bajo techo (Markos: 2010b). De acuerdo con los individuos

51


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana encuestados por el PMA, los Términos de Intercambio8 (TdI) se habían deteriorado en general a nivel de país en 2008. En 2008 el valor del jornal informal reportado por un informante clave en Trinidad fue ligeramente más elevado que el salario mínimo legal: 4,2-5,7 $US (PMA: 2009e). En Febrero 2009 el Gobierno ha elevado el salario mínimo legal desde 62,2 a 94,3 $US mensuales, 2,4 y 3,6 $US diarios respectivamente (26 días/mes, línea azul en el gráfico). El INE ha documentado la evolución del salario promedio para las trabajadoras del hogar en Trinidad (este tipo de empleo es prevalentemente disponible en el área urbana) que para el periodo considerado (4-2008/6-2011) ha evolucionado desde un promedio de 83,7 $US hasta un promedio de 108,1 $US, de 3,22 a 4,16 $US diarios (26 días/mes, línea roja en el gráfico). Al mismo tiempo el precio de 1 Kg. del arroz más comúnmente consumido ha bajado desde casi 1 a 0,7 $US para luego volver a subir y a bajar. Por lo tanto los TdI de dos de las categorías más vulnerables han mejorado marcadamente gracias a las políticas implementadas. El gobierno ha aumentado el salario mínimo anualmente permitiendo la recuperación de los TdI para estas categorías. Gráfico 21. TdI Trab. del Hogar (azul) y Salario Mín. (rojo) / Kg. Arroz. (4-2008/11-2011).

Fuente: elaboración propia, INE (sitio web). (Último acceso: 5-2-2012). Los individuos encuestados han reportado una reducción en la disponibilidad y una ulterior informalización de estos empleos, similarmente a lo que ha ocurrido en otras partes del mundo como consecuencia de la crisis financiera y económica. Esta es la motivación para asociar tales empleos a las estrategias de afrontamiento dañinas. Los problemas principales (en 2008 y 2009) en las expectativas de los benianos encuestados por el PMA fueron respectivamente: falta de ingreso y empleo (81% y 27%), inseguridad alimentaria (75% y 13%), enfermedades (63% y 80%), más inundaciones (38% y 80%), sequía (19% y 27%), pérdida de la producción agrícola (sólo en 2009: 33%), (PMA: 2008; 2009a). Los cambios que se pueden observar en la percepción sugieren que las condiciones para la agricultura son cada vez menos atractivas. Existe el riesgo de una creciente dependencia de la ayuda alimentaria.

8 Los TdI en un contexto de seguridad alimentaria representan la razón entre el valor de mercado de una unidad de un producto y el valor de otra unidad tipo alimento básico. Ej.: valor 1kg. pescado / valor 1kg. arroz, o sea: 1 Jornal / valor 1kg. arroz. ¿Cuánto alimento básico compra un jornal de empleada domestica? Para una definición véase PMA (2007c).

52


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 3.3.2. Pescadores. La pesca es principalmente una actividad de la época seca (de mayo hasta noviembre), cuando los cardúmenes están más concentrados. Una veda del gobierno local prohíbe parcialmente las actividades pesqueras entre octubre y enero para permitir la reproducción de los peces, de tal forma que la época principal para la pesca se sitúa entre mayo y octubre. No obstante la veda, los pescadores informan sobre una reducción en las capturas, probablemente debida a la sobrepesca (Infopesca: 2006; IFPRI: 2007). Como consecuencia de las inundaciones muchos pescadores artesanales han perdido sus embarcaciones, con impactos severos también sobre su acceso a los mercados y el transporte (PMA: 2009a). El comercio con Santa Cruz es bastante intenso: los camiones transportan pollo desde Santa Cruz hasta Trinidad y pescado de Trinidad a Santa Cruz (a veces ilegalmente) en el camino de vuelta (Infopesca: 2006). Este comercio es benéfico para ambas ciudades y representa una oportunidad crucial para el Beni y Trinidad. Los pescados más comúnmente consumidos localmente son: Pacú, Surubí, Tambaquí y Sábalo. La Semana Santa, usualmente en abril, es el momento de mayor demanda de pescado; cuando las capturas son menores y los precios llegan a su pico estacional. Siendo las aves de corral el principal ganado menor criado por los pobres, un activo importante en tiempos de crisis, y siendo la pesca una alternativa relevante a la agricultura para generación de ingreso y provisión de alimentos, estos dos mercados entrelazados merecen una atención específica. El negocio es especialmente atractivo para aquellos pescadores o criadores de pescado que pueden sacar sus pescados a la venta en proximidad de la Semana Santa. Las fluctuaciones estacionales son más amplias para el Surubí, como se muestra en el siguiente gráfico. El Pacú muestra precios más elevados y más estables, con fluctuaciones estacionales relevantes. Gráfico 22. Pacú (verde), Surubí (rojo), Sábalo (azul) Tdd, B$/Kg. (4-2008/11-2011).

Fuente: INE (sitio web). (Último acceso: 5-2-2012). Como consecuencia de la especulación sobre el precio del pescado, el gobierno municipal impone un techo al precio en proximidad al periodo de mayor demanda (35-40 B$/kg.). Por ende, las pescaderías locales prefieren vender el producto a Santa Cruz, donde ingresos más elevados permiten la aplicación de precios superiores. El PMA ha reportado que las inundaciones han tenido impactos negativos sobre la disponibilidad de pescado y animales silvestres, desplazando a muchas especies sobre grandes territorios en varios años consecutivos. Las inundaciones coinciden con el periodo reproductivo de los peces para consumo humano, con impactos potencialmente negativos sobre las tasas de reproducción.

53


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Debido a la marcada estacionalidad de los precios del pescado, la demanda creciente y las capturas declinantes, las experiencias con la piscicultura adquieren un mayor peso, una oportunidad de desarrollo relevante para el Beni (Infopesca: 2006). La volatilidad de los precios al por menor es transferida y amplificada en Santa Cruz sobre todo al fin del tiempo de lluvias. Las tendencias en el mediano plazo de los precios al por menor son opuestas (para el sábalo, único pescado para el cual existen series históricas relativas a los dos mercados), posiblemente reflejando tendencias opuestas en la disponibilidad de ingreso. Esta correlación negativa entre precios sugiere que los TdI han mejorado para los comerciantes que cubren rutas interdepartamentales, pero se han deteriorado para aquellos pescadores todavía en condiciones de pescar y acceder a los mercados en el Beni. Una ventana de oportunidad queda así claramente identificada para los piscicultores organizados. Los transportistas que viajan entre Trinidad y Santa Cruz llevan pescado y pollo alternativamente (Infopesca: 2006; encuestas 2010), aprovechan los diferenciales de precio entre las dos ciudades. Las tendencias de las series de precios disponibles señalan como prometedora una consolidación de este canal comercial de dos vías en el futuro cercano. La intensificación de la cría industrial de aves de corral en Santa Cruz aparece como una realidad consolidada, con la cual es muy difícil competir. Aproximadamente de 35 a 40.000 pollos entran al mercado de Trinidad cada semana; el diesel necesario para su transporte es de unos 3.220 litros, que corresponden al 0,01% de la estructura de costo del mayorista (Markos: 2010b). La piscicultura en Trinidad podría ser intensificada aprovechando el mejor clima, suelos arcillosos, posible integración con otros sectores económicos pujantes como la extracción de tierra para la construcción (obteniendo pozas), el cultivo del arroz para aprovechar los subproductos para alimento balanceado (Barba et al.: 2007) y tendencias de los precios (Markos: 2011a), tal como sugieren los siguientes gráficos: Gráfico 24. Sábalo SCZ (violeta), B$/ud., Pollo Tdd (rojo), B$/Kg. (4-2008/11-2011).

Fuente: INE (sitio web). (Último acceso: 5-2-2012). Por otro lado, también es posible observar cómo el precio al por menor del pollo en Santa Cruz inmediatamente es transferido a Trinidad, con un mínimo sobreprecio. En Trinidad el precio al por menor sube conjuntamente y es más lento en bajar, pero la integración se refuerza en el tiempo con una correlación de 0,96 en el periodo 4-2008/11-2011. El mercado más grande de Santa Cruz afecta al más pequeño de Trinidad. Ninguna estacionalidad puede ser identificada, más bien una correlación con los precios internacionales de los cereales. Santa Cruz también es afectada por las inundaciones en el mismo periodo del año pero la cría de pollos es industrializada y depende del alimento balanceado de soya y maíz producidos localmente a gran escala.

54


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Gráfico 25. Pollo Tdd (rojo) y SCZ (verde) en B$/Kg. (4-2008/11-2011).

Fuente: INE (sitio web). (Último acceso: 5-2-2012). El precio del maíz en Santa Cruz (cerca del 70% de la composición del alimento) ha sufrido un shock en 2008 y otro a finales de 2010 y parte de 2011, mostrando como la fuerte integración con los mercados internacionales del mercado de granos boliviano puede reducir los márgenes de ganancia para los productores avícolas y piscícolas, con riesgos muy elevados para los productores medianos y pequeños. El precio al por menor muestra una tendencia claramente influenciada por los precios internacionales de los cereales en ambas ciudades de tal forma que la mejora en los TdI de quienes crían aves de corral puede considerarse circunstancial y debida a una fase de alza empezada después de Septiembre 2010, después de 30 meses de tendencias claramente de baja. Durante el mes de Agosto 2010 el pollo representaba el 7,5% del gasto alimentario de los hogares más vulnerables. Los huevos representaban el 1,2% y el pescado apenas el 2,3% (Markos: 2010b).

3.3.3. Pequeños Agricultores en el Beni Rural y en Trinidad. En las áreas rurales la dependencia del mercado es inferior y la yuca es el cultivo más importante. La pesca, la recolección y la caza son más relevantes en áreas rurales; sin embargo, en época de lluvias estas prácticas son más difíciles. El transporte y el acceso a los mercados son limitados, más aún después de repetidas inundaciones y pérdidas de caminos, embarcaciones y otros medios de transporte. En el Beni rural los respondientes reportaron menores pérdidas de viviendas, probablemente porque al haber menos albergues de emergencia las familias se adaptan a soluciones menos hospitalarias. Efectivamente, las misiones de rescate y ayuda alimentaria son más difíciles, comunidades enteras permanecen aisladas durante largos periodos de tiempo hasta el punto de que no es viable llegar a ellas para evaluar la inseguridad alimentaria. Las comunidades más vulnerables quedan excluidas del análisis (PMA: 2007a, 2008b). Desde una sistematización de la información disponible sobre áreas rurales, el índice compuesto para inseguridad alimentaria ha empeorado, en contraposición con lo ocurrido para los que viven cerca de la ciudad. Las pérdidas agrícolas han sido significativamente superiores de acuerdo a los datos más recientes disponibles (98% contrapuesto al 85% en ámbitos rurales). En Trinidad (zonas rurales), anteriormente a las inundaciones extraordinarias de los últimos años, las principales amenazas ambientales identificadas fueron: sequía 47%, incendios 33% e inundación 20%

55


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana (Municipalidad de Trinidad: 2006). En el 2005 la sequía azotó el departamento severamente, la tabla abajo muestra los datos principales en relación con los desastrosos impactos combinados de sequía e incendios; el cultivo más afectado fue la yuca. Tabla 5. Daños por Sequía e Incendio en 2005. 110 viviendas destruidas por los incendios

Promedio de pérdida agrícola por hogar

29.648 hogares afectados sequía 721 sequía e incendio 8.801 hectáreas de cultivos afectados; 462 sequía e incendio Total pérdidas Beni:

Sólo sequía: Sequía e incendio:

$US 158 $US 320

$US 4.807.500

Fuente: Elaboración propia en base a datos de Defensa Civil: 2005. Tabla 6. Daños Derivados de las Inundaciones. Año

Intensidad

Áreas Afectadas

Duración (meses)

1992/1993

Fuerte

Toda la región

7

1997/1998 2002/2003

Fuerte Moderada

Iténez Marban

3–4 2

2006/2007

Fuerte

Área Central de la Cuenca del Mamoré

5

2007/2008

Fuerte

Áreas Central y Baja de la Cuenca del Mamoré

4

Fuente: GDAB. 2008a.

Daño (Ganado vacuno y hogares) 200.000 cabezas perdidas 8.000 hogares desplazados 25.000 hogares desplazados 10.000 cabezas perdidas $US 440 M 178.000 cabezas perdidas 133.000 hogares desplazados $US 520 M 120.000 hogares desplazados

En el Beni rural los hogares encuestados (seleccionados casualmente, excluyendo las comunidades fuera de alcance) han reducido progresivamente y significativamente su dependencia de la producción propia en favor de una creciente dependencia del mercado, siendo menos disponibles el trabajo jornalero informal, la ayuda humanitaria y el acceso al crédito, se han visto obligados a vender en condiciones desventajosas su producción agrícola, ganado y activos, buscando alternativas en la pesca y la caza, pero a menudo han reducido su consumo de alimentos. El aumento en la dependencia de las compras en el mercado en desmedro de la producción propia sustituye la vulnerabilidad al clima por la vulnerabilidad a shocks de mercado, influenciados tanto por shocks climáticos como por actividades especulativas en los mercados financieros y reales. Este cambio en la exposición a riesgos de tipo diferente se debe a la falta de acceso a alternativas tecnológicas que permitan una agricultura viable y segura en comparación con medios de vida urbanos percibidos como más seguros. Tabla 7. Fuentes de Alimentos en el Beni Rural en %, Ante y Post Inundación (2006-2009). 2006 2007 2008 2009 Origen Alimento Ante Post Ante Post Ante Post Ante Post Producción Propia Mercado Ayuda Alimentaria Ganado/Caza/Pesca Canje

78 20 2

52 36 4 2

20 77 2 1

12 41 35 5 4

23 75 1 -

Fuentes: PMA: 2007, 2008, 2009a.

56

21 42 32 5

n.a.

50


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana La prevalencia de estrategias de afrontamiento dañinas y pobres alternativas muestra una situación en deterioro y una reducida capacidad para lidiar con el clima. Retirar a los niños de la escuela no ha sido una opción disponible para muchos hogares porque los institutos han sido inundados y la educación de los niños ha sufrido repetidamente en el Beni rural. El daño acumulado ha llevado al derrumbe de varios edificios escolares a principios de 2010, según informó la prensa local, y a la clausura de cientos de los mismos (La Palabra del Beni, Febrero, 2010). Los desastres y sus impactos negativos acumulados podrían socavar la seguridad alimentaria futura para un creciente número de hogares. Tabla 8. Estrategias de Sobrevivencia y Fuentes de Ingreso en % Después de las Inundaciones. 2007 2008 2009 Calidad / (R= Beni Rural; T=Trinidad) Estabilidad T R T R País Reducida Alimentación 45 33 69 78 67 Ayuda de instituciones 11 21 13 10 12 Trabajo Jornalero informal 9 8 Venta desventaja cosecha 0 3 Mala Deuda 5 3 0 2 12 Venta desventaja posesiones 1 28 Venta desventaja ganado 9 9 11 8 50 Migración en busca de empleo 3 7 4 0,5 26 Ayuda de un familiar 2 4 12 Mediana Otro 4 4 1,5 Comercio minorista 6 4 4 Buena Trabajo formal 3 Pesca 2 2 Fuente: Elaboración propia en base a datos PMA. 2007, 2008c, 2009a. La seguridad alimentaria y nutricional ha sido afectada severamente. Los indicadores principales se obtienen midiendo parámetros relevantes en niños menores de 5 años, un rango de edad muy importante cuando la nutrición afecta el desarrollo del cuerpo y del cerebro, siendo un predictor de futura inseguridad alimentaria y de medios de vida. Siguen los indicadores más comunes (PMA: 2009b, c): • Desnutrición Global: peso/edad (no distingue entre desnutrición aguda y crónica) • Desnutrición Aguda: peso/talla en 2003: 3.3 (0.8 severa) • Desnutrición Crónica: talla/edad en 2003: 29.5 (9.8 severa) Tabla 9. Seguridad Alimentaria y Nutricional en % Después de las Inundaciones (2006-2009). Beni Rural Indicador\Año Consumo Alimentario Inseguridad Alimentaria

2006 Insuf. 66 Límite 4 23,8 (S: 12,5)

2007 n.a.

n.a.

2008

Trinidad 2009

2007

2008

2009

Mejor respeto nivel país

Insuf. 1,6 Límite 0,8

n.a.

Mejor respeto nivel país

Insuf. 1,8 Límite 1,8

n.a.

33,2 (S: 1,2)

n.a.

55,7 (S: 16,5)

7 (S: 0)

57


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Desnutrición Aguda

12,3

24,6 (S: 8,2)

38,5 (S: 15)

n.a.

20,56 (S: 14)

24,6 (S: 8,2)

16

Desnutrición Crónica

4 (S: 2)

3 (S: 0,4)

5.6 (S: 0,9)

n.a.

5,6 (S: 4,7)

3 (S: 0,4)

5

n.a.: No Disponible; S: Severa Fuente: Elaboración propia en base a datos PMA. 2006, 2007, 2008c, 2009a. El indicador de desnutrición global es menos informativo respeto a los otros dos. En el 2003, después de las inundaciones, el PMA evaluó la seguridad alimentaria y nutricional en el Beni (PMA 2003, citado en PMA: 2006) en niños menores de 5 años que tenían tanto desnutrición aguda como crónica; se usan estos valores como referencia. Entre paréntesis va la porción considerada severa. 3.4. Medios de Vida y Acceso a los Alimentos en Trinidad. Como puede observarse en la siguiente tabla, construida en base a 187 encuestas de hogar en un barrio indígena periurbano (Markos: 2010b), la disponibilidad de ingresos es determinada ampliamente por el clima durante el año. Los meses lluviosos ocasionan una reducción de los empleos disponibles afectando principalmente a los rubros extractivistas que proveen insumos para la construcción. Los trabajadores de la construcción, especializados y no especializados, son afectados seriamente por las lluvias, los transportistas y taxistas casi no trabajan en tiempo de lluvias, los moto-taxistas se ven afectados también por los fríos invernales que reducen la actividad económica de forma discontinua entre junio y agosto generalmente. Construcción, pequeño comercio y transporte representan las tres principales ocupaciones que requieren de baja inversión privada y absorben la mayor parte de la nueva Población Económicamente Activa (PEA) en Trinidad (Markos: 2011a). A pesar de acceder a ingresos inferiores, las mujeres de los hogares encuestados trabajan bajo techo, lo cual provee una mayor continuidad en sus medios de vida. El pequeño comercio es un termómetro de la disponibilidad de ingreso en la población general ya que sufre de la reducción de ingresos generalizada (Markos: 2011a).

58


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Discontinuidad de Medios de Vida en Base al Clima en Trinidad. Nov Dic Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Pequeño comercio

 

 

Mototaxi

 

 

Albañil

 

 

Pintor/carpintero/electricista/aserrador  

 

Saca madera/leña/chuchío/chaqueo

 

   

   

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

Tejería

 

 

 

 

 

Arenero

 

 

 

 

 

Vaquero

 

 

 

 

 

 

 

 

Mecánico Surtidor

 

 

Agricultor

 

 

 

 

 

Transportista/chofer

 

 

 

 

Artesanía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lavandería

 

Trabajadora del hogar/limpieza Cocinera Salteñero

 

       

 

   

Costura/sastrería

 

Estilista Empleado/ publico/privado Venta tarjetas Panadería Discontinuidad en Medios de Vida: Severa por lluvias Grave por lluvias Moderada por lluvias Leve por lluvias Leve a Moderada por friajes Fuente: Markos. 2010a.

En el mercado alimentario hay fundamentalmente tres tipologías de actores: los mayoristas, los detallistas y los minoristas (CIPCA, 2009), el detallista hace comercio al por mayor y también vende al por menor. Los únicos comerciantes que están en la posición de beneficiarse de cada coyuntura climática son los mayoristas quienes comercian principalmente con SCZ y CBBA. Se ven afectados por los cortes de caminos e impactos de las inundaciones, pero siendo un oligopsonio transfieren la mayor parte de sus pérdidas a los detallistas y minoristas. Por ejemplo en el mercado Pompeya había cerca de 200 entre detallistas y minoristas y apenas 3 mayoristas (agosto, 2010). Los mayoristas también son los únicos quienes llevan una contabilidad de su negocio, detallistas y minoristas con gran dificultad reconstruyen su flujo de caja de apenas el último mes con la ayuda

59


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana del encuestador. El poder en estos mercados está distribuido de forma muy desigual constituyéndose como oligopsonio. En épocas de lluvia aumenta el número de mayoristas que comercializan sus productos aprovechando las tendencias alcistas y terminan rebajando los precios haciendo una competencia desleal a los detallistas locales, pero cumpliendo la función de proveer de alimentos baratos a la ciudad. En época de lluvias hay mas mayoristas quienes venden los productos directamente en las calles y a los minoristas en lugar de venderlos en los mercados de abasto (el mercado campesino) por esta razón los detallistas quienes compran directamente afuera y revenden al por menor se ven afectados negativamente ya que su estructura de costo es afectada negativamente y a la vez tienen más competencia. En época de lluvia hay una crisis estacional del empleo urbano. La combinación de precios al por mayor mas altos y la menor disponibilidad de ingresos de la población reduce el margen de ganancia de los detallistas y hace bajar sus ventas al por menor, afectando mayoritariamente a los detallistas por tener elevados costos de transacción. Sin embargo los detallistas superan los periodos críticos, que coinciden con las inundaciones, con un poco de sacrificio y sin mayor daño. Esta categoría aspira al ascenso social y se esfuerza porque las nuevas generaciones puedan alcanzar metas sociales superiores. La categoría más vulnerable es la de los minoristas. Son gente de bajos recursos y dependen principalmente del mercado campesino para abastecimiento de productos hortofrutícola. En época de lluvia se benefician por el mayor número de mayoristas quienes venden sus productos a un precio más barato que el que accede el detallista quien debe viajar hasta SCZ, y pueden más fácilmente satisfacer la demanda del sector de población que atraviesa un periodo de escasa ocupación y bajos ingresos. Para los minoristas el tiempo crítico es el tiempo seco, siendo los meses más problemáticos de Junio a Octubre. La sequia afecta a la producción local y los productos más escasos señalados como prioritarios por los entrevistados son, en el orden: la yuca, el plátano, la cebolla y las frutas y hortalizas en general. En la época seca los precios al por mayor en Tdd son más altos y pese a ser una época de menor desempleo entre los consumidores se señala como muy crítica para los minoristas. En general sus márgenes de ganancia son más bajos y su habilidad para mantener un registro de caja es inferior a la de los detallistas. Sus ambiciones y aspiraciones también son más humildes. Se verían beneficiados contando con mayor disponibilidad de producto a un precio accesible en época seca. A continuación se resume gráficamente las época de mayor dificultad para el acceso a los productos señalados por detallistas y minoristas de los mercados Trinitarios. Hasta la agricultura en CCE no puede permitir una producción hortofrutícola durante el periodo de lluvias. Para que la agricultura local favorezca mayormente a los pequeños y más vulnerables comerciantes serian necesarias innovaciones adicionales que permitan lidiar con las fuertes precipitaciones. El gasto más elevado de la canasta familiar es representado por la carne de res de primera calidad. Relativamente barata y de óptima calidad, la carne beniana representa el principal ítem de gasto alimentario, alcanzando el 21% del gasto para alimentación (Markos: 2010b) que para los sectores más vulnerables fluctúa entre el 54 y el 71% del gasto mensual familiar declarado por un total de 297 hogares encuestados; comunidad/barrio: 110 entre Puerto Almacén, Loma Suárez, Copacabana y Puerto Varador; en Trinidad 167 en el barrio periurbano Muiba; 20 en urbanizaciones del distrito 4 (Markos: 2010a, b y presente trabajo). En el gráfico siguiente se muestra la evolución de los precios de alimentos básicos en calorías equivalentes (la cantidad de calorías adquirible con 1 B$ o 0,143 $US por alimento), donde se observa el posible comienzo de una crisis de precios alimentarios a principios de 2011. La yuca aun no siendo objeto de comercio internacional se ve afectada por los fenómenos inflacionarios relativos

60


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana a otros alimentos. El alimento (en kcal equivalentes) que muestra la mejor performance en términos de accesibilidad y estabilidad es el fideo corto, un alimento no preferido y por ende más indicado como ayuda alimentaria self targeted. La línea gris muestra indicativamente (de acuerdo a la anterior tabla) la variación de ingreso de los sectores más vulnerables debida a las variaciones climáticas. Los meses sucesivos a los puntos más bajos de la serie relativa a los ingresos a nivel de hogar coinciden con los meses de mayores solicitudes de microcrédito (marzo-abril). Gráfico 26. Disponibilidad de Ingreso y Precios de Alimentos Calóricos en Tdd, kcal/B$. (42008/11-2011).

Fuente: elaboración propia, INE (sitio web). 2011. 1. Aceite Vegetal

9.000 kcal/kg. (azul)

2. Azúcar

5. Fideo

3.430 kcal/kg.

4.000 kcal/kg. (rojo)

6. Yuca

1.550 kcal/kg. (naranja)

3. Trigo Harina

3.450 kcal/kg. (azul)

7. Disponible Ingresos Urbanos (gris)

4. Arroz

3.430 kcal/kg. (violeta)

(verde)

Las fuentes de calorías más confiables y baratas, en caso de crisis de precios alimentarios, son el fideo corto y la yuca, porque no están sujetos a los altibajos inflacionarios; seguidos por el azúcar y el aceite vegetal. Estos alimentos puntúan mejor que los cereales, los cuales muestran la más elevada integración con los mercados internacionales (PMA: 2007e). Las correlaciones entre los precios promedios mensuales al detalle de Trinidad y Santa Cruz para azúcar, cereales aceites y pollo se sitúa bien por encima del 90%. La dependencia del mercado cruceño es una fuente de vulnerabilidad superior al potencial impacto directo de los altibajos internacionales. Aparte de una preferencia cultural para la carne vacuna hay elementos que corroboran una hipótesis de relación causal entre nutrición inadecuada y la estabilidad en la accesibilidad económica a los

61


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana alimentos preferidos. Ha de señalarse la necesidad de realizar mayor investigación sobre los nexos entre medios de vida, producción de alimentos, mercados y malnutrición, tal como lo plantea en términos más generales Mousseau (2010), incluyendo el impacto del clima para el caso del Beni. La siguiente fotografía muestra el impacto de una inundación en la seguridad humana y el transporte sobre carretera, importantísimo para abastecimiento de alimentos en Beni. Se observan también barcos a la deriva mostrando como las condiciones pueden ser muy adversas también para la pesca y el transporte fluvial. Fotografía 2. Campamento de Emergencia y Estado de Caminos en Trinidad. Inundación 20072008.

Fuente: DRIPAD. 2008. 2. Convertir los Desastres en Prosperidad: el Activo Paisajístico del Beni. “Una buena solución es tal porque está en armonía con los patrones que la contienen: biológicos y sociales. Esta armonía tendrá, yo creo, la naturaleza de la analogía. […] Una buena solución actúa dentro del patrón más amplio como un órgano sano actúa dentro del cuerpo”. Berry: 1982 en Stone, Barlow (Coord.): 2005. Página 123. Los paisajes culturales representan la obra combinada de la naturaleza y de las sociedades humanas, como: “los terraplenes, los campos, los canales, las sendas, las lomas de ocupación, las mejoras en el suelo y las terrazas creadas por cientos de generaciones de agricultores [en los llanos del Beni] forman parte del patrimonio que beneficia a sus descendientes” (Erickson: 2010. p. 3). Muchos de estos CCE y lomas de ocupación sobre las cuales se han identificado también geóglifos o zanjas circundantes, con toda probabilidad vestigios de antiguas murallas defensivas para centros poblados (Erickson; 2010), se han convertido en reliquias paisajísticas debido a una discontinuidad cultural cuyas causas no han sido aclaradas y cambios de uso y tenencia de la tierra introducidos sucesivamente por la conquista. Es notable como el conocimiento grabado en estos paisajes/tecnologías pudo sobrevivir al ascenso y caída de varias civilizaciones, pero se perdió casi por completo después de la conquista española. Revivir este paisaje lo convierte en un paisaje continuo, una sub-categoría elaborada por la UNESCO para describir paisajes asociados a la manera tradicional de vivir, para los cuales el

62


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana proceso de la evolución sigue. El caso del paisaje agrario ancestral del Beni es peculiar al respeto debido a los siglos de olvido entre su abandono y el rescate actual. Antiguamente la agricultura en el noreste de Bolivia era intrínsecamente resiliente ya que sobrevivió al menos desde 850 a.C. hasta 1.200 d.C. (Lee: 1996) a variabilidad y cambios climáticos extremos, permitiendo que una gran población prospere en un ambiente aparentemente inhóspito donde casi no existe biomasa permanente debido a la ocurrencia de tres desastres ecológicos anuales: la inundación, la sequía y las quemas o incendios (Lee: 1998a). Por otro lado, de acuerdo con la visión dominante, los fracasos agrícolas han desencadenado el colapso y cambios revolucionarios en el panorama socio-político, siendo el clima considerado responsable de hacer medrar o colapsar civilizaciones enteras (PNUD: 2005; Earls: 2006). Las obras arqueológicas han proveído de alimentos, vivienda y piensos a potencialmente millones de seres humanos quienes han prosperado en estas tierras durante no menos de 2.200 años y donde actualmente apenas unos 445.234 viven ampliamente en la pobreza, déficit alimentario crónico y elevada vulnerabilidad ante todos los eventos climáticos. El sistema agrícola fue abandonado posiblemente unos 300 años antes de la llegada de los españoles al territorio. No hay consenso sobre las razones por el abandono del sistema. Entre las hipótesis se mencionan: una sequía o inundación devastadora (o ciclos alternados de ambas), guerras e invasiones de otros grupos étnicos; conflictos internos derivados de una pérdida de legitimidad de los gobernantes y hasta por el contacto con los Españoles (véase: Lee en Peredo: 1996 y Lee en Iturri: 1998 en FCDSB: 2010; Lee: 1998a; Erickson: 1999a; Walker: 2004; Saavedra: 2009). No obstante su abandono, cuyas circunstancias tendrán que aclararse, el paisaje agrario del Beni nos ha dejado un legado cuya importancia no puede exagerarse. 4.1. Descripción de los Sistemas. 4.1.1. La Diversificación como Estrategia de Gestión del Riesgo. Los antiguos sistemas y las hipótesis relativas a su funcionamiento, han sido estudiadas y adaptadas para sacar provecho de la productividad natural de estos ecosistemas inundados, practicar la piscicultura y mejorar la fertilidad de los suelos (Barba et al.: 2003), convirtiendo una amenaza de desastre recurrente en un activo productivo. Esta tecnología implica una domesticación extensiva del ambiente y la emergencia de un paisaje cultural. Arqueólogos y antropólogos apenas han empezado a leer e interpretar este complejo palimpsesto, donde naturaleza y cultura se funden e interactúan de manera ingeniosa y única (Balee, Erickson: 2006; Erickson: 2009; Saavedra: 2009). El manejo de los ecosistemas naturales y de las pulsaciones climáticas permitió que los antiguos pobladores de la región transformaran el paisaje tornándolo una tecnología productiva. El activo paisajístico (Erickson, Walker: 2009), patrimonio de las generaciones actuales y futuras, ha sido construido de acuerdo a la formula sintética: Oportunidad = Posibilidad * Resiliencia El inverso de la fórmula generalmente usada en gestión del riesgo, procedente de la teoría del portfolio para actores financieros, donde se intenta reducir la exposición a riesgos maximizando al mismo tiempo los beneficios o retornos esperados de las inversiones: Riesgo = Amenaza * Vulnerabilidad

63


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana La diversificación del riesgo es la principal estrategia para reducir la exposición de un portfolio, ha sido propuesto que estas herramientas se utilicen también en la gestión sostenible de la biodiversidad, que representa en si una forma de diversificación del riesgo (Figge: 2002), y en el análisis de resiliencia de los sistemas alimentarios, siendo la diversidad una de las tres dimensiones de su resiliencia (Fraser et al.: 2005). Se define “riesgo sistémico” la exposición a amenazas implícita en un sistema económico, financiero, natural, etc. (Figge: 2002) que no puede reducirse gracias a la diversificación como muestra el siguiente: Gráfico 27. Reducción del Riesgo por Diversificación.

Fuente: Figge. 2002. Solo una transformación del sistema puede permitir un movimiento de la frontera del riesgo sistémico, por ejemplo creando nuevas condiciones en el ambiente físico para diversificar las actividades agropecuarias, aumentando la eficiencia del portfolio de medios de vida disponible: mayores ingresos obtenibles con menores riesgos. La diversificación así introducida puede eliminar el riesgo si: • Reduce (o invierte) la correlación entre los ingresos/perdidas de distintos rubros. • Reduce la varianza de los ingresos/perdidas y el riesgo asociado. • Eleva los valores medios de los ingresos. (Markos: 2011b. p. 10) A continuación se muestra gráficamente cómo la gestión territorial adaptativa (GTA) puede reducir permanentemente el riesgo sistémico introduciendo diversidad en el ecosistema, con potencial para facilitar movimientos relativos sobre la curva de iso-utilidad e incluso la transformación de esta última. La domesticación del paisaje operada por los antiguos pobladores indígenas del Beni es un ejemplo extraordinario que debe ser comprendido y actualizado.

64


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Gráfico 28. Curvas de Iso-Utilidad con y sin GTA.

Fuente: Markos. 2011b. No obstante la naturaleza dispersa de las poblaciones de Moxos, los mecanismos como las vastas redes infra e inter-regionales de terraplenes, canales y rutas acuáticas naturales organizaban las interacciones locales y regionales. Esta estrategia organizacional horizontal es parecida a la que Crumley describe como heterarquía (en oposición a jerarquía) o: sistemas complejos en los cuales los elementos tienen el potencial de no estar jerarquizados (relativamente a otros elementos) o jerarquizados de maneras diversas, de acuerdo a requerimientos sistémicos (Crumley: 1994). El diverso mosaico de lenguas y grupos étnicos que se encuentra en la región podría aportar a esta hipótesis. La construcción y mantenimiento de este extenso capital paisajístico, una combinación de activos físico y natural (o sea paisajístico) diseñados creativamente para seguridad humana y fines productivos, es posiblemente asociado a la heterarquía como modelo para una sociedad resiliente, donde cabe recordar que la resiliencia social e individual tienen la misma ontogénesis. El poder está distribuido entre las autoridades designadas y los individuos. Los centros de poder son múltiples y la manera de actuación dispersa. Enlaces sueltos, jerarquización débil y comportamientos cooperativos caracterizan a sociedades resilientes, capaces de aprender y cambiar para su adaptación, y gobernar sosteniblemente el acceso, uso y hasta creación de los recursos naturales. 4.1.2. Organización Social y Diversidad Cultural: el Mosaico Adaptivo como Hipótesis. Por lo general, se afirma que obras de tal magnitud necesariamente fueron construidas gracias a estados centralizados (Querejazu: 2008) y hasta la esclavitud; sin embargo, ésta no es la única hipótesis. Por el contrario, Erickson (2006) argumenta que la heterarquía ha sido probablemente la principal forma de organización social que hizo posible la proliferación de estos sistemas agrícolas. Los estudios arqueológicos en los años venideros desentrañarán estos interrogantes. El Beni ha sido definido como un el dorado para los arqueólogos (Mann: 2000) con sus 28 idiomas todavía hablados (Lee: 1998c). Los Baures y los Moxos, pertenecientes al grupo lingüístico Arawak, han sido asociados a las infraestructuras hidráulicas más antiguas (Querejazu: 2008); entre los utilizadores más recientes figuran los Sirionós, Canichanas y Chiriguanos (Nordenskiöld: 1916; Mann: 2000).

65


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Figura 3. Relaciones en la Jerarquía y en la Heterarquía.

Fuente: Eoyang, Berkas. 1998.

Figura 4. Causalidad en la Jerarquía, Anarquía y Heterarquía.

Fuente: Eoyang, Berkas. 1998. Una cronología comúnmente mencionada es la que hace seguir a la inmigración Arawak, 1500 a.C., la construcción de un imperio o estado central responsable de la edificación de las estructuras hidro-agrícolas, hasta su disolución en 1200 d.C. a favor de un sistema confederativo aldeano de “cacigazos“ y una involución agrícola con menor población y productividad agrícola (Querejazu: 2009). Se mantiene la idea de que operaciones a gran escala y edificios monumentales requieren de estados centralizados, altamente organizados para obligar y/o proveer una ideología a fin de que los agricultores produzcan excedentes alimentarios y se dediquen a otras actividades altamente demandantes en mano de obra. Se da por sentado que sólo planificadores especializados pueden diseñar paisajes para lo cual, midiéndolo como se quiera, el sólo trabajo empleado y la tierra movida hace parecer pequeño cualquier monumento urbano (Erickson: 2010). Erickson (2006a) defiende un enfoque desde abajo y contrario a la tendencia prevalente para comprender cómo estos ambientes extensivamente domesticados fueron desarrollados por agricultores, a nivel de hogar o pequeña comunidad, sin necesidad o incluso no obstante el ascenso o la desaparición de un estado organizado. Su argumento deriva de la continua evolución aun durante intervalos de tiempo entre organizaciones estatales, de manera autónoma y no dependiente de procesos históricos más amplios. La presencia de estados centralizados con el correspondiente sistema tributario puede hasta representar un desincentivo a invertir trabajo en mejoras de las infraestructuras hidro-agrícolas, invirtiendo así la visión dominante (Erickson: 2006a). El estudio de la arqueología Beniana por las esquelas bolivianas ha sido limitado por un acercamiento ideológico que imponía una visión andino-céntrica, considerada necesaria para un proyecto de nación monocultural, a superarse en el marco de la nueva constitución plurinacional (Michel: 2010). La riqueza étnico-lingüística actual, resumida parcialmente en la siguiente tabla, contiene muchos grupos que

66


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana han sido utilizadores tardíos y parciales de las infraestructuras hidro-agrícolas: Tabla 10. Cuadro Aproximativo de Idiomas Actuales en el Gran Moxos Grupo étnico Nº habitantes Provincia Familia lingüística Baure Canichana Caviñeña Cayuvava Chácobo Chimane Ese-ejja Guarayo Itonama Maropa Moxeño Moré Movima Sirionó Yuracaré

Iténez Cercado Ballivián Yacuma Vaca Díez Ballivián Vaca D y Ballivián Cercado Iténez Ballivián Moxos Yacuma, Cercado Mamoré e Iténez Yacuma y Moxos Cercado, Iténez y Moxos Fuente: Jordá. 2003. En: Barba et al. 2003. 3.000-4.000 500 800 30-40 300 2.500-3.000 1.000 7.000-8.000 4.500-5.000 1.000 25.000 100-140 10.000 800 1.500-2.000

Arawak Aislada Tacana Aislada Pano Aislada Tacana Guaraní Aislada Tacana Arawak Aislada Aislada Guaraní Aislada

El contexto socio-económico que coevolucionó con las obras de Moxos ha sido definido también como “mosaico cultural” (Mann: 2000) de manera consistente con las teorías de Erickson, y puede haber sido muy similar a lo que ha sido definido recientemente como el escenario de “mosaico adaptativo”. En el intento de analizar las opciones para la adaptación al cambio climático las Naciones Unidas han involucrado un gran número de estudiosos en un ejercicio llamado Millennium Ecosystem Assessment (Naciones Unidas: 2005). Uno de los escenarios más resilientes identificado fue el mosaico adaptivo: “el escenario del mosaico adaptativo dibuja un mundo fragmentado, resultado de instituciones globales caídas en descredito. Ve el ascenso de estrategias de gestión local del ecosistema y el fortalecimiento de las instituciones locales. Las inversiones en capital humano y social están engranadas hacia una mejora del conocimiento acerca del funcionamiento y manejo del ecosistema, que brinda como resultado una mejor comprensión de la importancia de la resiliencia, fragilidad y flexibilidad de los ecosistemas locales”. (Naciones Unidas: 2005, p. 225). La falta de datos arqueológicos conclusivos impide todavía determinar cuál interpretación es la más acertada, si la de arriba hacia abajo con un estado central o más bien la de abajo hacia arriba, prescindiendo del ascenso o caída de los estados, o alguna combinación de las dos. La posición de Erickson se basa en la relativa facilidad de construcción de los artefactos hidro-agrícolas por pequeños grupos humanos, habiendo medido meticulosamente la mano de obra necesaria en sus experimentos agro-arqueológicos y en estudios más recientes relativos a las murallas defensivas asociadas a los geóglifos, zanjas circundantes a los antiguos asentamientos donde se erguían grandes palizadas (Erickson: 2006a; 2010). Las experiencias agro-arqueológicas con estas tecnologías llevaron a resultados mixtos, en las décadas de 1980 y 1990 un número de proyectos intentó transformar reliquias paisajísticas en paisajes continuos cerca del lago Titicaca. Los problemas encontrados incluyen el mal uso de los incentivos, limitado conocimiento de la tecnología, inestabilidad política y pérdida de agro-biodiversidad (Erickson: 2006a). Otros obstáculos mencionados por Erickson tienen que ver con sus experiencias en el altiplano andino y son exactamente los mismos encontrados por la FCDSB y otras ONG como

67


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana CEAM y HOYAM Moxos en años recientes haciendo experimentos similares en Beni: competencia con otras ofertas de trabajo y con la actividad ganadera, problemas de acceso a los recursos naturales, conflicto con los ciclos agrícolas y de barbecho tradicionales y énfasis en la agricultura comunitaria más que en la individual o familiar. No obstante la relevancia del trabajo comunitario para algunas tareas, la tendencia que se observa es hacia la reducción progresiva en las dimensiones de los grupos de trabajo de un nivel comunitario hasta un nivel familiar o de pequeña comunidad como familia extensa, esto es común en ambos contextos: andinos y amazónicos (Erickson: 2003, 2006a; Barba et al.: 2007). Según Erickson, estos resultados de la arqueología experimental sugieren la idea de que los agricultores no necesitaron la imposición desde arriba para organizarse e invertir su trabajo en crear las condiciones para obtener excedentes de alimentos, de acuerdo con la teoría económica prevalente (Boserup: 1965). Esta hipótesis, derivada de la arqueología experimental, podría abrir nuevas perspectivas sobre las dinámicas del crecimiento del activo paisajístico en el pasado y posiblemente en el futuro. 4.2. Energia y Resiliencia de los Sistemas Alimentarios. Los sistemas agrícolas pueden dividirse entre sistemas de baja ganancia (SBG) y sistemas de alta ganancia (SAG) midiendo la Tasa de Retorno de Energia sobre la Energia Invertida (TREEI), (Earls, 2006). La agricultura campesina es un SBG ya que funciona principalmente con energia solar (biomasa, trabajo humano y animal, fotosíntesis, etc.). El sector agroindustrial moderno es un SAG dependiente de combustibles fósiles baratos (mecanización, transporte de larga distancia, fertilización química, etc.). El acceso a fuentes de energia baratas, incluyendo la esclavitud, y vectores de energia hiper concentrados con un elevado TREEI, tornaron la agricultura robusta ante la inclemencia del clima favoreciendo el desarrollo de sociedades y estados jerarquicos. El “fin del petróleo barato“ amenaza los mismos fundamentos de los sistemas alimentarios modernos. La energía muscular fue necesaria para construir los sistemas de Moxos, aumentando gradualmente en varias generaciones, pero una vez completadas, las obras conformaban sistemas que aprovechaban mejor la energía solar y los recursos presentes en el paisaje (Lee: 1977, 1998a, b; Barba et al.: 2003; Erickson, Walker: 2009; Saavedra: 2009). Posiblemente los grandes sistemas de almacenaje de agua (las lagunas geométricas orientadas hacia noreste) fueron construidos entre el siglo 5 a.C. y el 5 d.C. en respuesta a reducidas precipitaciones, mientras que la infraestructura agrícola sería anterior y respondía a cambios climáticos con aumentadas precipitaciones (Lee en Peredo: 1996 en FCDSB; 2010). En todo caso, la transformación de ecosistemas escasamente productivos en SAG que funcionan con energía solar resulta una estrategia prometedora para lidiar con el precio de la energía cada vez más elevado. La agricultura pre-incaica en la región de Moxos fue posiblemente un SAG, donde las mejoras de las tierras se han ido acumulando para crear un activo paisajístico que gradualmente construye resiliencia en el sistema, luego heredado por las nuevas generaciones de agricultores (Erickson: 1999a, b, 2000, 2003, 2006, 2010). En la actualidad, algunos campesinos aisladamente ocupan los antiguos CCE donde la selva ha proliferado y los cultivan bajo el régimen de roza, tumba y quema, con ciclos de barbecho largo, usando los CCE por su buen drenaje y seguridad respeto a las inundaciones (encuestas agosto 2010). El sistema de CCE, lagunas, terraplenes y canales de Moxos ha sido construido con enormes gastos de energía en periodos de tiempo que fueron testigos del ascenso y colapso de diferentes civilizaciones e imperios. Estos SAG multifunción posibilitaron la gestión de los riesgos relacionados con el clima (Earls: 2006; 2008), aumentando la resiliencia de los sistemas agrícolas y su capacidad de coevolucionar.

68


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana No está claro cuál civilización generó la tecnología, ni cómo ésta ha ido evolucionando. Lo que sí aparece como cierto es que la gran diversidad cultural del pasado coevolucionó con la gestión del paisaje. La introducción de ecosistemas, hábitats y ecotonos a escala de paisaje permite que más comunidades ecológicas con estructuras distintas existan en lugares donde no les era posible e interactúen compartiendo nichos ecológicos, construyendo diversidad, redundancia y resiliencia. Las obras en tierras constituyen miles de km de ecotonos lineales (Erickson: 2010). El ecotono, del griego eco- (oikos o casa) y tono, (tonos o tensión), es la zona de transición entre dos o más comunidades ecológicas (ecosistemas) distintas. El borde puede ser netamente marcado o más bien difuso. En él se da el efecto de borde donde aparte de transitar especies de las dos comunidades, proliferan especias típicas de la zona de transición en cuanto hábitat peculiar, utilizado por otras para fines reproductivos o alimenticios. El número de especies y la densidad de población es superior, un ecotono es la zona de máximo intercambio entre dos ecosistemas es donde se produce el mayor intercambio de energía (Odum, Barret: 2006), con lo cual este efecto multiplicador ha de incluirse en el balance energético del sistema. La resiliencia, social y ecológica, debería aumentarse a través de la arquitectura de sistemas alimentarios y energéticos de una manera que les permita absorber estreses inesperados y perdonar errores técnicos y humanos, siendo apropiable por los usuarios y evitando fracasos tan catastróficos que podrían imposibilitar cualquier funcionamiento del sistema (Orr: 1992). Los sistemas resilientes se caracterizan por tener: • Estructura modular y dispersa. • Interconexiones múltiples entre componentes. • Eslabones cortos. • Redundancia. • Simplicidad. • Acoplamiento suelto entre componentes en una jerarquía (Orr: 1992). Estos son algunos buenos principios para ayudar en la transición hacia sistemas alimentarios y energéticos diseñados para ser resilientes y seguros. La capacidad de producir localmente alimentos, energía, recursos financieros; reparar y construir fortalece la capacidad de sobrellevar shocks de todo tipo (Orr: 2009). Como se puede ver claramente en los siguientes transectos, las discontinuidades introducidas en el paisaje agrario moxeño están inspiradas en estos mismos principios de resiliencia. 4.3. Transectos de los Sistemas. La siguiente imagen es un diseño que representa un transecto simplificado del Activo paisajístico del noreste boliviano. Las complejas y beneficiosas interacciones entre diferentes obras en tierra, como componentes no-vivos del ecosistema, y entre estas y la trama de la vida no han sido comprendidas del todo.

69


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Figura 5. Reconstrucción de Terraplenes, Canales y CCE entre Ríos Adyacentes en la Amazonia Boliviana

Fuente: Erickson. 2010. El siguiente diseño muestra el transecto de la Laguna Suárez, su estudio sugiere la hipótesis de la piscicultura extensiva descrita en el capítulo dedicado a las lagunas geométricas (Barba et al.: 2003).

70


Las Civilizaciones Hidro-AgrĂ­colas de Moxos en la Amazonia Boliviana Figura 6. Transecto de Laguna con Bordes Verticales (Laguna SuĂĄrez).

Fuente: Vilca en Barba et al. 2003.

71


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana La siguiente reconstrucción ha sido reproducida en el documento oficial de la Política de Gestión del Riesgo del Beni, aprobado por la Prefectura en diciembre de 2009, donde se identifica como prioridad la implementación de los CCE en 10 comunidades. El dibujo había sido publicado anteriormente en un documento producido por la Agencia de Cooperación Holandesa (SNV). El documento se llama Vivir con el Agua e identifica en el rescate y crecimiento del patrimonio paisajístico una de las áreas de intervención prioritarias para la gestión del riesgo agropecuario en el departamento del Beni. Figura 7. Transecto de Campos de Cultivo Elevados.

Fuente: Reproducida en SNV. 2009. La siguiente imagen muestra cómo los canales y terraplenes descontinúan y crean una trama en el paisaje de manera beneficiosa: reduciendo la conectividad del paisaje, los ecosistemas son preservados de las quemas incontroladas. Los terraplenes posiblemente tenían múltiples funciones con potencial para almacenamiento o distribución de aguas. Figura 8. Transecto de un Terraplén con Canales en Ambos Lados.

Fuente: Brinkmeier, Field Museum, Chicago. En: Erickson. 2006b.

72


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 4.4. Aporte de Moxos a las Convenciones de Naciones Unidas Sobre Medio Ambiente. La parte más vulnerable de los países andinos es muy probablemente la vertiente oriental de los Andes, debido a la rápida deforestación, extracción ilegal de madera, la ganadería bovina y la agricultura de roza, tumba y quema. Las sequías inducidas por El Niño han causado la reducción de la disponibilidad de aguas terrestres, lo cual afecta negativamente a los bosques húmedos en la vertiente oriental de los Andes. La reducción en las precipitaciones y las temperaturas más elevadas pueden provocar un aumento del 100% en la mortandad de árboles (pasando del 1 al 2% anual) lo cual se traduce en el cambio de la función de los bosques de sumideros a emisores de carbono (Cox et al.: 2000; Betts et al.: 2004); un aumento promedio de 2 grados Celsius en las temperaturas globales causaría una serie de reacciones en cadena que acabarían con la extinción de todo el bioma amazónico (Lynas: 2007). La importancia del bioma amazónico para la regulación climática global no podría exagerarse. Sequías prolongadas como la que se registró en el 2005 representan un indicio de su vulnerabilidad ante el CC, con la muerte masiva de la fauna ictícola responsable de la importante función de dispersar las semillas, debido a la reducida disponibilidad de oxígeno en el agua, o los incendios que han destrozado los bosques. La evapotranspiración es más elevada en áreas deforestadas, lo cual lleva a cambios en el microclima y a una reducción en las precipitaciones, temperaturas más elevadas en los suelos, un incremento dramático en frecuencia, número y propagación de los incendios, con pérdida de hábitats y vida silvestre. Si el bioma amazónico fuera a desaparecer las consecuencias serían nefastas para el clima y los ciclos del carbono e hidrológicos globales. La salud de toda la cuenca hídrica amazónica, que hospeda una vasta diversidad cultural y biológica, depende ampliamente de las políticas de uso de suelos y de la resiliencia socio-ecológica de regiones como el Beni, donde se origina cerca de un 10% de los recursos hídricos de la amazonia. La discontinuidad introducida en el paisaje por medio de las infraestructuras hidráulicas limita la destructividad de los incendios que azotan la región entre agosto y noviembre como consecuencia de las quemas de pastizales por parte de los ganaderos, la agricultura industrial y los chaqueos (roza, tumba y quema), con un impacto positivo en el ciclo hidrológico. El activo paisajístico heredado de los antiguos pobladores también cumple una función usualmente atribuida a los glaciares: compensar la escasez de precipitaciones durante la época seca. Si en el departamento no se ha registrado el riesgo de desertificación probablemente se debe también a estas infraestructuras, entre ellas sobresalen las lagunas enormes reservorios y espejos de agua. Las lagunas, los canales y los terraplenes que forman parte del paisaje agrario ancestral del Beni retienen el agua por periodos de tiempo más largos y la devuelven gradualmente por evapotranspiración durante la época seca. El agua devuelta lentamente por las infraestructuras hidráulicas, unas 350.000 hectáreas de lagunas (Barba et al.: 2003) y decenas de miles de km de terraplenes que retienen el agua de acuerdo a un diseño intencional (Lee: 1998a; Lee en Bustos: s.f.). La evaporación tiene un potencial aún sin evaluar para amortiguar las reducciones en las precipitaciones, que finalmente resultan en sequías que afligen al bioma amazónico, y modificar el microclima local. Ulteriores acumulaciones de activo paisajístico podrían compensar parcialmente la pérdida de los glaciares cumpliendo la función de amortiguar la escasez de lluvias, tal como se ha sugerido queriendo promover la recuperación de las terrazas andinas (FAO: 2007); lo mismo podría decirse para las estructuras de Moxos. Como ya se hizo patente, los sistemas agropecuarios y lomas de ocupación desarrollados por los antiguos pobladores de Moxos contribuyen grandemente a las principales convenciones de Naciones Unidas referentes al medio ambiente:

73


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana • Convención sobre la Diversidad Biológica (CDB). • Convención para Combatir la Desertificación (CCD). • Convención Marco para Combatir el Cambio Climático (CMCCC). Y poseen un potencial cuya exploración sigue todavía incipiente para aportar a la conservación insitu y ex-situ de la diversidad genética de plantas (y animales): • Tratado Internacional sobre Recursos Fito-Genéticos (TIRFG). Los CCE en Moxos y las demás obras dan vida a un paisaje complejo y discontinuo donde elevada diversidad y baja conectividad informan sobre la ingeniería del paisaje, lo cual permite el desarrollo de una riqueza de biomasa de otra manera imposible. Los CCE arqueológicos, los terraplenes y las lomas artificiales, como cualquier elevación que ofrezca resguardo de la inundación y de los incendios, favorecen el desarrollo de la biodiversidad y la invasión del bosque a la sabana (Nordenskiöld: 1916; Lee: 1995, 1998a en FCDSB: 2010; Mann: 2000; Erickson, Walker: 2009; Saavedra: 2009). Lee estimó que el monte San Pablo ha podido avanzar a la velocidad extraordinaria de 100 km. en tan solo 400 años, desde Cerro grande hacia el camino Tdd-SCZ. Los bosques oligárquicos, dominados por pocas especies de palmeras adaptadas al régimen pluviométrico, se alternan a bosques antrópicos (artifactual forests) abundantes en especies de interés alimenticio o económico semi-domesticadas (Balee: 2006 en Balee, Erickson: 2006) como los chocolatales. Más investigación es necesaria, pero como primera aproximación parece plausible afirmar que, con una profunda alfabetización ecológica, del tipo poseído por los antiguos pobladores de Moxos, los ecosistemas pueden ser mejorados, aumentando y diversificando su productividad natural y resiliencia en beneficio de la trama de la vida en evolución; incluyendo y privilegiando a los humanos. La comprensión de estos paisajes: “nos puede brindar nuevos elementos de juicio para la conservación, manejo, mejoramiento e incluso creación de ecosistemas favorables a la vida en el más amplio sentido de la palabra” (Lee: 1998a en FCDSB: 2010. p. 77). Como puede observarse en las siguientes fotografías, las condiciones hidrológicas no permiten el desarrollo de una vegetación arbórea diversa, mientras las elevaciones artificiales si permiten el establecimiento de una mayor diversidad biológica. Fotografía 3. Bosque Oligárquico Inundado.

Fuente: FCDSB.

74


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Fotografía 4. Isla de Monte.

Fuente: Kenning. s.f. La diversidad cultural y organizacional han sido posiblemente dos elementos fundamentales para la sostenibilidad del sistema en el pasado. Sin embargo, la mayor fortaleza del sistema agrícola, y su principal legado después de suspenderse su utilidad social y económica, consiste en la resiliencia moldeada en el paisaje. De acuerdo con la CDB, la diversidad biológica así se define: Diversidad Biológica significa variabilidad entre los organismos vivos de todas las denominaciones, inclusive, inter alía, terrestres, marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los cuales forman parte; se incluye a la diversidad dentro de las especies (α), entre las especies (β) y de ecosistemas (γ). Ecosistema significa un complejo dinámico de comunidades de plantas, animales y micro-organismos y su ambiente no-vivo que interactúan como una unidad funcional. De hecho, en el paisaje de Moxos los ecosistemas han sido edificados a través de una yuxtaposición de hábitats construidos. La resiliencia ha sido modelada en el ambiente no-vivo y semi domesticando especies de interés económico. Según la CDB, un Hábitat se define como: el lugar o tipo de sitio donde un organismo o una población ocurre naturalmente”, una biodiversidad de tipo γ que genera las condiciones para un aumento de la β, con implicaciones para la diversidad α. En el caso de los hábitats diseñados y construidos a gran escala, estos son los sitios donde un organismo o una población ocurren culturalmente. “La combinación de CCE, canales y terraplenes ha mejorado los pantanos naturales y expandido artificialmente los pantanos sobre grandes áreas. Las características ingenieriles también capturaban las primeras lluvias y vertían agua hasta la época seca cuando la mayor parte de los pastizales se secan. Los constructores de estos CCE y terraplenes tenían familiaridad con el ritmo sincopado del rio, la lluvia y las estaciones. Los agricultores usaban estas obras en tierra para crear un paisaje

75


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana antrópico estructurado que utilizaba aquellos ritmos y la topografía local para mejorar la agricultura, la caza y la pesca, complementando otras funciones como el transporte y las comunicaciones entre los poblados, la gente y los recursos”. (Erickson, Walker: 2009, p. 249). Las plataformas de cultivo elevadas y los CCE fundamentalmente difieren entre sí por la altura. Las plataformas alcanzan los 50-70 cm., mientras que los campos llegan hasta los 2 metros. Ambos cumplían la función de proteger los cultivos de las inundaciones. La diversidad de hábitats proporcionada por estos CCE y plataformas, y otras antiguas obras de tierra elevadas, permitieron la proliferación de árboles donde sólo una sabana desnuda caracterizaba el paisaje (Erickson: 2010). Una vez abandonados muchos de estos CCE se tornaron hábitats perfectos para muchas especies arbóreas, semi-domesticadas por los antiguos pobladores (Clement: 2006 en Balee, Erickson: 2006, Páginas. 165-187). Las obras, una vez abandonadas, han representado hábitats elevados y seguros para que árboles frutales y de interés económico pudieran colonizar los llanos inundables, así aportando a la conservación in situ de recursos fitogenéticos. Actualmente, una cantidad sin censar de estas obras en tierra para cultivo están cubiertas por una selva espesa y no se pueden fácilmente observar desde el aire o en imágenes satelitales, proporcionando hábitats que posibilitan el secuestro de carbono por especies leñosas en un ambiente donde sólo la sabana podía adaptarse (Erickson: 2006a, 2010). Estos representan claros aportes directos a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y para la Conservación de la Biodiversidad y de los Recursos Fitogenéticos. Previamente a su abandono, ocurrido probablemente 3 siglos antes de que los españoles finalmente introduzcan sus cultivos y ganado, este sistema agrícola cobijaba con toda probabilidad un reservorio de agro biodiversidad de gran interés para la historia de la agricultura, siendo sobresaliente la inversión en infraestructura hidro-agrícola; sin embargo, no hay todavía suficientes datos. La erosión tras siglos de abandono ha lavado la mayor parte de la evidencia. El análisis de fitolitos podría descubrir algún nuevo conocimiento sobre el sistema, cuya arqueología todavía es incipiente. El análisis de polen extraído de los canales ha identificado la presencia de los siguientes cultivos: cocoyam (gualusa, Xanthosoma spp), guayusa (Ilex spp, mate, usado para una bebida estimulante), y urucú (Bixa orellana L., usado como pintura para el cuerpo), (Balee, Erickson: 2006). En base a los reportes de los primeros colonizadores europeos y a los experimentos agro-arqueológicos, la yuca, la papa dulce, el maní, los frejoles, la calabaza y posiblemente el maíz eran las principales especies cultivadas (Balee, Erickson: 2006). Hay plantas arbóreas semi-domesticadas (Balee, Erickson: 2006) pero todavía no puede afirmarse definitivamente si algún cultivo importante como por ejemplo la yuca tuvo su punto de origen en los campos elevados. Canales y terraplenes, como los que se protegen en el parque Kenneth Lee, eran probablemente infraestructuras a gran escala para el manejo del agua, y seguramente usadas para el transporte de las cosechas (Querejazu: 2008). Sólo en la región de Baures, Erickson calculó 1.000 km lineales de terraplenes en un área de 50 km.2; estimaciones apuntan a unos 5.000 km lineales de terraplenes con uno o dos canales laterales llenos de agua (Lee: 1998a). Lejos de ser un inventario exhaustivo, la estimación provee una fuerte indicación del tamaño y de la magnitud de la intervención humana en el paisaje, mucho más allá de lo que comúnmente se llamaría monumental. Algunas lomas de ocupación también exceden la definición común de monumental, llegando hasta los 22 metros, con superficies de más de diez hectáreas. De nuevo: no se ha hecho un inventario completo de estas increíbles obras en tierra y las excavaciones de los sitios han sido parciales y absolutamente insuficientes. En el complejo hidráulico de Baures: “Se han encontrado redes densas de terraplenes en zigzag entre terraplenes rectos más grandes. Estas estructuras en zigzag tienen secciones rectas de 10 a 15 metros que se unen formando ángulos.

76


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Donde las estructuras cambian de dirección, se ubican aberturas en forma de embudo o de canal de desagüe. La forma y el contexto sugieren que estos terraplenes fueron usados como presas o trampas para peces. […] El manejo de los peces mediante la canalización de sus movimientos de temporada dentro y fuera de la sabana, era una técnica eficiente de producción de comida. Otro recurso «cultivado» mediante este sistema de represa puede haber sido el caracol (Pomacea spp). Miles de estos caracoles se asocian con las estructuras en zigzag. Los restos de estos caracoles son muy comunes en asentamientos prehispánicos y esta especie era una fuente de comida importante para los Baures durante la época Colonial. Estos mismos depósitos de agua pueden haber sido usados para acorralar a los animales de caza durante las cacerías comunales en la sabana.” (Erickson. 2000a. p. 27). El mayor aporte que el legado heredado de los antiguos pobladores de Moxos a todas las convenciones de Naciones Unidas mencionadas arriba, y al debate acerca de la sostenibilidad en general, probablemente consiste en la provisión de los elementos para un cambio de paradigma fundamental. Todas las definiciones de sostenibilidad tienen que ver con la capacidad de carga y el desarrollo entendido como extracción limitada por la capacidad de auto regeneración de los recursos naturales. Una tecnología que domestica el ecosistema para mayor productividad del paisaje sobresale de este enfoque ya que genera las condiciones para un crecimiento de la biodiversidad y de la biomasa. Reduce la conectividad frente a determinadas amenazas (difusión de incendios, escasez/exceso de agua, etc.) y la aumenta de manera instrumental para la seguridad humana: vivienda segura, comunicaciones y transporte de personas y alimentos. 4.5. Estimaciones del Activo Paisajístico de Moxos. Las obras en tierra de Moxos constituyen miles de km lineales de ecotonos y miles de km2 de hábitats introducidos. Hasta la fecha no se cuenta con un adecuado censo del patrimonio arqueológico del Beni, también a causa de la cobertura vegetal que ha proliferado en las alturas artificiales. Un trabajo sistemático tomará muchos años y recursos, algunas cifras han sido conjeturadas y se las menciona con fines ilustrativos: • Decenas de miles de km lineales de terraplenes y canales utilizados para flujo de alimentos e información (Erickson: 2000a). Suponían relaciones sociales cuya naturaleza aún se desconoce. • 20.000 lomas de ocupación (entre 0,5 y 13 hectáreas o más; hasta 22 m de altura) (Lee: 1998a, en FCDSB: 2010 p. 70). • 20.000 km2, 2 millones de hectáreas de CCE, plataformas y montículos de cultivo (Lee: 1998a, en FCDSB: 2010 p. 70) sucesivamente reducido a más de un millón de hectáreas. Sólo en la provincia de Santa Ana se han mapeado 50.000 hectáreas de CCE (Lombardo: 2010a). Muchas estructuras han sido recubiertas por el bosque o los pastizales. • 2.000 lagunas artificiales (Lee en Peredo: 1996, en FCDSB: 2010) u 800 lagunas artificiales por una superficie de 350.000 hectáreas (Barba et al.: 2003). 5. El Capital Social Implícito en las Infraestructuras Hidro-Agrícolas.

Las elevaciones permiten el desarrollo del monte resguardando la vegetación de incendios e

inundaciones. Adyacentes a las lomas se han hallado pozas de las cuales ha sido extraído el material de construcción que asimismo hacen su aporte a la sobrevivencia de especies acuáticas y anfibias. Algunas represas hoy aportan humedad a áreas densamente boscosas (Nordenskiöld: 1916) que posiblemente no serían tales de no ser por la intervención humana (Lee: 1995; Erickson: 2010). El capital humano y social necesario para construir estas obras, y a su vez generado por la interacción

77


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana así estructurada (social y con el medio) debió haber sido muy rico en vínculos de confianza y colaboración. Las infraestructuras ingeniosas utilizadas para hacer más resiliente el sistema agro-alimentario generaron redes de circulación de bienes y servicios y de relaciones sociales mucho más intensas, diversas y estables de las consentidas por el ambiente prístino. La siguiente imagen es un mapa de los principales canales y terraplenes del complejo hidráulico en la región de Baures. Las estructuras del gran Moxos se pueden analizar con las técnicas de análisis de redes sociales para avanzar hipótesis sobre sus funciones, reglas de uso y manejo. En el mapa abajo, incompleto de las conexiones menores, se observan grupos de islas de monte muy conectadas entre sí, otros grupos donde se identifican elementos centrales híper-conectados y varios elementos aparentemente desconectados. Es de esperar que una vez se incluyan en el grafico los canales y terraplenes menores o secundarios el complejo en su conjunto se sigua presentando como pequeño mundo con estructura aun más jerárquica (a medusa). El 16 de diciembre de 1995 la Prefectura creó la reserva científica de Baures denominada “Reserva Kenneth Lee” resolución No. 139/96, asimilando la voluntad de Lee quien consideraba que: “el complejo hidráulico es más que un monumento arqueológico y representa un silencioso legado de conocimientos que la ingeniería, la agronomía y la ecología moderna deben hacer suyos” (Lee: 1995, en FCDSB: 2010. p. 113).

Figura 9. Principales Canales y Terraplenes en la Región de Baures. (13°49’41.89”S – 63°17’19.48”O)

10 km = Fuente: Erickson. 2006b. Principales terraplenes y canales (rojo) Pradera y humedales (amarillo) Islas de monte y bosque de galería (verde) Fotografía 5. Terraplenes que Conectan Islas de Monte en Baures.

78


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana

Fuente: Erickson. 2006b. Fotografía 6. Canal para Canoas, Construido y Utilizado por Cazadores en Tiempo de Agua Atraviesa la Sabana en Baures (bosque S. Crisóstomo).

Fuente: Erickson. 2006b. También se construían campos de cultivo elevados asociados a un terraplén en forma de espina de pescado, cumpliendo la función de camino como puede apreciarse en las siguientes imágenes:

79


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Figura 10. Terraplén Asociado a CCE como Espina de Pescado.

Fuente: Villalba et al. 2002. Fotografía 7. Terraplenes Asociados a CCE como Espina de Pescado.

Fuente: FCDSB. Miles de km de canales han sido excavados para acelerar la navegación entre lomas, ríos y lagunas (Nordenskiöld: 1916; Denevan: 1966) o cortando un meandro, pudiéndose de tal forma ahorrar horas y hasta días de navegación y ocasionar o facilitar la desviación de los imponentes ríos (Nordenskiöld:

80


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 1916).

Fotografía 8. Canal en el Barranco del Río, Atraviesa el Bosque.

Fuente: FCDSB. Estos canales se utilizaban para el transporte de las cosechas según las primeras observaciones (Métraux: 1948, en Steward: 1948) y eran navegables durante casi todo el año, pudiendo tolerar regímenes pluviométricos superiores a los actuales (Nordenskiöld: 1916). Garantizaban seguridad alimentaria ante una grande variabilidad climática. Posiblemente los canales aportaron mayormente a la integración entre comunidades facilitando el transporte a baja intensidad de energía (un individuo puede desplazar una canoa con una carga de hasta 500 kg. con un remo). El transporte de cosechas los aseguró contra la inseguridad alimentaria, al mismo tiempo que el movimiento de personas facilitaba el flujo de conocimientos y comunicaciones. En el Beni actual las redes de proximidad (vecinos, comunidad) son las más importantes para el comercio y el trueque que representan hasta la mitad del ingreso para hogares rurales en la actualidad (Markos: 2011c). La definición de bienes comunes (bienes de libre acceso, generalmente bienes naturales como pasturas o fuentes de agua), construidos en lugar de ser simplemente dados por la generosidad de la naturaleza, solapa la definición de bienes públicos. Los recursos naturales perma-cultivados a nivel de paisaje y los caminos e hidrovías favorecieron condiciones para la prosperidad de las civilizaciones moxeñas. Un reciente informe del Relator Especial para el Derecho a la Alimentación (De Shutter: 2010b) señala que, en base a una revisión de la literatura reciente sobre desarrollo rural y seguridad alimentaria, las inversiones públicas en agroecología priman por su impacto en la reducción de la pobreza rural. En orden de eficacia, De Shutter (2010b) afirma que la mejor opción es la inversión pública en conocimiento: investigación agroecológica y difusión de los resultados, extensión rural “de campesino a campesino” y finalmente la financiación de prácticas agrícolas sostenibles adecuadas al medio representan los factores de éxito de políticas públicas orientadas a la reducción de la pobreza y vulnerabilidad rural. Le siguen las inversiones para desarrollar caminos, teniendo el impacto máximo los caminos vecinales o secundarios rurales, finalmente las inversiones en educación y salud (De Shutter: 2010b).

81


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana La construcción de infraestructuras hidroagrícolas en Moxos supuso una gran movilización de recursos humanos, al mismo tiempo haciendo posible un mayor intercambio de conocimientos, ya que los niveles de complejidad obtenidos en la transformación del paisaje pudieron resultar únicamente por prueba y error. Los conocimientos, como la resiliencia, gozan de una propiedad peculiar de determinados bienes comunes que podrían definirse generativos: más se los comparte más crecen. En la lógica de “La Tragedia de los Bienes Comunes” (Hardin: 1968), los bienes naturales de acceso libre, si no están reglamentados por normas sociales claras, quedan expuestos a su trágico agotamiento, donde trágico se entiende en el sentido del teatro griego como el operar privo de remordimiento de las cosas (Elster: 1999). Cada usuario del bien común (una pradera, un bosque, etc.) se vería forzado (compelled) por su racionalidad económica a extraer lo máximo que pueda del recurso, ya que el beneficio es individual pero las perdidas colectivas. Esta visión economicista lleva a la justificación de la privatización de los recursos naturales para su supuesta conservación (Hardin: 1968) y ha sido variamente desafiada. Ostrom (1990, 1994, 2005) ha demostrado como esta visión antropológicamente pesimista es equivocada, ya que la existencia de normas sociales que reglamentan el acceso a los bienes comunes los han preservados durante miles de años de usos sostenibles, superando el escrutinio del análisis económico conducido con la metodología de la teoría de los juegos. Los CCE y otras transformaciones del paisaje en Beni aumentaron la productividad y los servicios ecológicos brindados por los ecosistemas. Se trata de bienes públicos como canales y caminos (que servían también como represas) y terrenos agrícolas drenados y bienes comunes (bosques y lagunas) que se han desarrollado en ambientes construidos. Estas infraestructuras poseen una fuerte componente inter-generacional y reglas de uso aun desconocidas, e invierten diametralmente la lógica del uso de los recursos naturales: de la extracción insostenible al diseño de ecosistemas diversos donde la biomasa prolifera espontáneamente con una productividad superior a la que se tendría sin ellas y es más fácilmente aprovechable. 6. Ubicación de los Sistemas Ancestrales en Beni. Los ecotonos antrópicos construidos en el paisaje de Moxos no han sido inventariados, sin embargo, las estimaciones sugieren la existencia de cientos de miles de km de ecotonos lineales. Aparte de los efectos locales sobre la biodiversidad y el clima, el sistema afecta en algún grado los ciclos hidrológicos a escala continental. Semejante aporte permanente y sin igual a la conservación insitu de la biodiversidad, una prioridad indicada por la CDB, requiere de adecuada evaluación y reconocimiento. En las siguientes páginas un mapa y las fotografías asociadas muestran el tipo, la ubicación y el aspecto de algunas de las obras más conocidas del Beni. Estas obras representan hábitats plásticos para humanos, flora y fauna. En la interacción ecológica de estructura y función sus formas artificiales les permiten desempeñar diversas funciones en armonía con las estaciones, manejando con éxito tanto la inundación como la sequía. Esta riqueza de opciones ofertada por el ambiente físico intervenido ofrece un rico abanico o portfolio de hábitats alternativos para flora y fauna y una variedad de ecotonos, bordes entre diferentes ecosistemas, donde la diversidad dentro de las especies, entre las especies y de ecosistemas puede prosperar y adaptarse mejor a las pulsaciones climáticas. Hábitats artificiales, como aquellos que se muestran en las fotografías a continuación, construyen resiliencia directamente en el hardware de la naturaleza, siguiendo sus enseñanzas y mejorando las condiciones implícitas para la robustez y resiliencia de la trama de la vida. Para Lee, los montículos (zona 6), geométricamente orientados y alineados, son probablemente la versión más antigua de CCE. Las termitas colonizan estos montículos en la actualidad, pero parece improbable que estos insectos edifiquen intencionalmente un paisaje discontinuo y geométricamente regular cuando construyen sus estructuras complejas, como ha sido sugerido. La búsqueda de procesos genéticos naturales de las características sobresalientes del paisaje en examen resulta en

82


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana muchos casos forzada, como las teorías geológicas relativas a las lagunas geométricas (zona 5). Figura 12. Mapas de los Sitios Arqueológicos.

Fuente: Bottega en GDAB. 2007. Fotografía 9 Zona 1: Grandes Plataformas Agrícolas.

Fuente:Markos.2010.

83


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Fotografía 10. Zona 2: Campos de Cultivo Elevados.

Fuente: Jordan. 2010. Fotografía 11. Zona 3: Canales y Terraplenes entre Islas Monte: Puntas de Lanza para el Bosque, Baures.

Fuente: Erickson. 2006b.

84


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Fotografía 12. Zona 4: Loma de Ocupación Monumental.

Fuente: Walker. 2004. Fotografía 13. Zona 5: Cinco Lagunas Geométricamente Orientadas (N-E).

Fuente: Markos. 2010.

85


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Fotografía 14. Zona 6: Montículos de Cultivo.

Fuente: Markos. 2010. 7. Las Lagunas Geométricas Orientadas a Noreste. Las lagunas artificiales orientadas hacia noreste posiblemente tenían esta orientación para reducir el efecto de la erosión debido al oleaje, prevaleciendo los vientos desde el noreste (Barba et al. 2003) o a fines propiciatorios para la pesca utilizando una constelación como referencia (Belmonte, Barba: 2011). Se ha tomado un transecto de una de las lagunas y el análisis sugiere (laguna Suárez, a 12 km de la ciudad de Trinidad, de unas 600 hectáreas de superficie) que ha sido construida con el propósito de atrapar y cultivar peces (Barba et al.: 2003). Cuando el agua de inundación se retrae los ecosistemas acuáticos se vuelven otra vez terrestres. Los peces, dispersos en un territorio que puede alcanzar los 150.000 km2, buscan salvar sus vidas retornando a los ríos, antiguos meandros, lagos o lagunas artificiales. La inundación estacional facilita la dispersión de los peces y alevines, coincidiendo el desove con la época de lluvias cuando la tierra es cubierta por el agua de inundación como un lago temporal enorme. Cuando el agua de inundación se retrae los alevines no tienen otra opción que resguardarse y recargar los cuerpos de agua, naturales y artificiales, proporcionando reservas alimentarias confiables y de fácil acceso para comunidades humanas. Las lagunas artificiales también sirven (obviamente) como reservorios de agua pero ofrecen a la vez condiciones óptimas para el manejo extensivo de la piscicultura (Barba et al.: 2003). La laguna Suárez por ejemplo tiene una profundidad uniforme de unos 2 m, gracias a su inmovilidad el agua tiene pocas partículas en suspensión, favoreciendo la penetración de la luz solar y la proliferación de fito y zooplancton, el primer eslabón de la red trófica en un ecosistema acuático. Según Lee (Peredo: 1996, en FCDSB: 2010) estas lagunas fueron construidas en respuesta a prolongadas sequías. Barba

86


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana (2003) estima la presencia de 800 lagunas. Imágenes satelitales de alta calidad permitirían detectar también a las lagunas colmatadas. La población debió ser muy grande para que se justifiquen tales intervenciones en el paisaje, considerando que los meandros antiguos, las lagunas naturales y los mismos ríos hospedan abundantes poblaciones ictícolas. El gradiente de los llanos benianos promedia 1 m. cada 9 km., como consecuencia, las pampas se inundan cada año y el agua escurre muy lentamente (Lee: 1998a; Barba et al.: 2003). El ecosistema está adaptado para una cierta cantidad de lluvias. La vida silvestre que se desarrolla en los cuerpos de agua, relevante para la alimentación de los peces, es abundante y puede manejarse productivamente. Para la que se cree haya sido la única forma de piscicultura extensiva en las culturas hidráulicas de Moxos y Baures9 (Erickson: 2000a, b; Barba et al.: 2003), se requiere cerrar parcialmente grandes superficies de pampa o lagunas excavadas y represadas para eliminar a los depredadores naturales y mejorar la calidad del agua (transparencia, PH, fertilización natural, etc.) para así poder obtener una producción natural óptima de fito y zooplancton. Los procesos naturales auxiliados pueden producir entre 500 y 1.500 Kg. de pacú por Hectárea/año que puede compararse con los actuales hasta 20 kg. por Hectárea/año de ganado vacuno (Barba et al.: 2003), desastres permitiendo. La piscicultura se beneficiaría de las aumentadas precipitaciones pudiéndose garantizar un balance hídrico con menores costos operativos. Las lagunas de Moxos de bordes verticales y profundidad uniforme de unos 2m cumplen todos los requisitos necesarios para asegurar una máxima producción de biomasa en este ecosistema. Un manejo semintensivo de las lagunas de Moxos similar al que practican algunas sociedades asiáticas y africanas permitiría producir sin dificultad entre 2,5 y 3 toneladas de alimento por hectárea y año, lo que justificaría la inversión que requirió su construcción y mantenimiento. (Barba et al.: 2003. p. 14) Se ha estimado una superficie de 350.000 hectáreas de lagunas, tres veces más de lo que puede observarse en la imagen de la página siguiente (Barba et al.: 2003).

9 Para una rica documentación fotográfica sobre el complejo de Baures y su interpretación: Erickson. 2006b. http://ccat.sas.upenn. edu/~cerickso/Roads/Figures/Erickson%20Figures%201%205-24-2006.pdf; y Erickson. 2000b. http://www.penn.museum/documents/publications/ expedition/PDFs/43-2/Pre-Colombian.pdf

87


Las Civilizaciones Hidro-AgrĂ­colas de Moxos en la Amazonia Boliviana

Figura 13. S.I.G. Lagunas de Moxos, Bolivia.

88


Las Civilizaciones Hidro-AgrĂ­colas de Moxos en la Amazonia Boliviana

Fuente: Barba et al. 2003.

89


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 7.1. Potencial de la Piscicultura Intensiva Asociada a los CCE. Durante el tiempo de lluvias el mejor drenaje de los CCE no permite sembrar, sino apenas resguardar algunos cultivos para un tiempo más largo. En cambio, la producción piscícola se beneficia de la aumentada disponibilidad hídrica. Cuando el clima hace estragos en la ganadería, dañando seriamente a los agricultores de subsistencia, los huevos de los peces se están abriendo en los ecosistemas naturales. La piscicultura extensiva, con una productividad de cerca de 500 kg. de carne de pescado por Hectárea/año, muestra algunas limitaciones debidas al acceso restringido a las grandes lagunas y el retorno económico demasiado bajo por el tiempo y dinero que necesitan invertir los agricultores de subsistencia, cuya cultura es inadecuada para emprendimientos comunitarios (Barba et al.: 2007). La monetización de la agricultura y la necesidad de los agricultores de incrementar sus ingresos ha sido el principal obstáculo encontrado en las primeras experiencias de rescate de técnicas agropecuarias preincaicas en la región de Moxos. La prioridad número uno de los agricultores es la de aumentar sus ingresos; sin embargo, el choque entre las actividades agropecuarias de subsistencia vs. comerciales es una problemática central que va en detrimento del éxito de este tipo de proyectos (Barba et al.: 2007). Durante la Semana Santa el pacú pescado alcanza y supera los 5 $US/kg., promediando 4,2 $US/kg. durante el mes; el pacú criado alcanza los 4,2 $US. El precio promedio registrado para el mes de abril es válido para el pacú de cría comercializado durante la semana de mayor demanda. Comparando distintos animales de cría los TdI están claramente en favor de la piscicultura; sin embargo, la ganadería bovina es una práctica culturalmente arraigada y la carne de res es una parte central de la cultura alimenticia local. La productividad del ganado vacuno en el Beni es de unos 11-19 Kg./hectárea/año, muy bajo si lo comparamos por ejemplo con el dato para la piscicultura extensiva, de 500-1.500 Kg./hectárea/año (Barba et al.: 2003). La piscicultura semiextensiva promedia 2.050 (podría fácilmente alcanzar los 2.500-3.000), con manejo semintensivo 4.350 y finamente hasta 6.000 con manejo intensivo (Barba et al.: 2003). El empleo como vaquero o en la extracción y procesamiento de madera y leña representan unas de las principales fuentes de ingreso para los más pobres, estas actividades se correlacionan negativamente con el éxito en la piscicultura orientada al mercado (Barba et al.: 2007) y positivamente con la ulterior degradación ambiental y la consecuente vulnerabilidad al cambio climático. Una manera más completa para comparar los TdI entre diferentes animales de cría y el arroz como alimento básico es incluyendo en el cálculo los factores de conversión (f.c.) respectivos; o sea la relación entre la cantidad de alimento balanceado que necesitarían ingerir para ganar 1 Kg. en peso: 8-10 Kg. para reses, 2-3 Kg. para pollo, hasta 1,3 Kg. para el Pacú (FDTA, 2004), pero se considera más realista un f.c. de 1,7. Considerando que el alimento para estos animales puede tener una composición muy similar (aproximadamente el equivalente de: 70% de granos energéticos y 30% de granos proteínicos), la inclusión de estos factores de conversión en el cálculo puede proporcionar una aproximación de la cantidad total de biomasa que debe ser apropiada, la superficie de cultivo correspondiente con los impactos sobre el ambiente relacionados y el beneficio para los productores. Debido la baja calidad de los pastos naturales de las praderas benianas cada res necesita no menos de 5 hectáreas, con un rendimiento fuertemente negativo: 1 Kg. de alimento equivalente en nutrientes transformado por el metabolismo de la res corresponde a 0,13-0,18 kg. de arroz. 1 Kg. de alimento equivalente en nutrientes, transformado por el metabolismo del Pacú, podía comprar más de 3,5 Kg. de arroz durante el momento más crítico de la última inundación, con una eficiencia en mucho superior a las reses.10 10 Este factor de conversión estima la eficiencia del alimento comercial pero otras técnicas pueden utilizarse para imitar el funcionamiento de los ecosistemas naturales. El Pacú puede filtrar el fito y zoo-plancton del agua y con técnicas modernas pueden mejorarse la producción natural de ambos con intervenciones simples fertilización del agua con deyecciones animales y la estimulación de la fotosíntesis reduciendo la opacidad del agua. Este

90


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana En condiciones de cría casera se pueden obtener 2 o 3 producciones de pollo anualmente, las reses tardan 3 años en condiciones de ganadería extensiva, el pacú se cosecha generalmente al año; estos factores se han incluido en el cálculo que permite comparar los términos de intercambio para seguridad alimentaria. El valor comercial de 1 kg. equivalente de alimento balanceado, que puede ser producido localmente con técnicas agroecológicas y reduciendo la dependencia de SCZ, una vez transformado por el metabolismo del pescado es hasta 19,5 veces más eficiente que el ganado vacuno (como en Abril 2008, Marzo 2010 y Abril 2011), justamente en la época de mayor necesidad para las familias. Ha de notarse que para el presente cálculo se ha utilizado el precio de la carne de res de primera al detalle, lo cual es una distorsión a favor de este producto. El precio percibido por el que vende el animal se determina en entrada al matadero, y es aproximadamente la mitad del precio de los cortes de segunda en carnicería. Por su inclinación las líneas de tendencia del pacú y del pollo son mucho más prometedoras. Los TdI se han calculado de acuerdo a la fórmula: TdI = Precio 1 Kg. Carne/ Precio 1 Kg. Arroz / Factor Conversión * Frecuencia Anual Gráfico 29. TdI Pacú, Pollo, Res, / Arroz (4-2008/11-2011).

Fuente: elaboración propia, INE (sitio web). (Último acceso: 5-2-2012). 1. TdI Pacú: Factor de Conversión: 1,7 2. TdI Pollo: Factor de Conversión: 2,5 3. TdI Res: Factor de Conversión: 9

Frecuencia Anual: 1 (azul) Frecuencia Anual: 2,5 (rojo) Frecuencia Anual: 0,33 (verde)

Actualmente, el consumo de huevos es bastante elevado y representa otra oportunidad a favor de la cría de gallinas y patos. Como se muestra en el transecto del sistema de CCE implementado en Loma Suárez (más adelante), los patos ayudan a controlar la población de batracios alimentándose de los renacuajos antes de que estos alcancen el tamaño para competir con el pescado por el alimento; los patos también se alimentan de insectos potencialmente dañinos. El precio de los patos en el mercado local es de unos 4 $US/kg., 1 kg. de pato puede comprar unos 5,7 kg. de arroz (septiembre 2010). Podría ser extremamente beneficioso criar un gran número de patos en los CCE, procurando que estos sólo controlen las plagas y no compitan con los peces por el alimento. Con alimento balanceado, los patos podrían alcanzar su tamaño para venta en 3 meses; comiendo libremente, podrían tardar 6 meses. Por lo tanto, al menos 2 ventas al año pueden ser aseguradas mientras proveen un servicio fundamental para el sistema. alimento natural es casi gratuito e integra la dieta del pescado mientras soluciona un problema de saneamiento y reduce las emisiones de potentes gases de efecto invernadero: óxidos de nitrógeno y metano (NOx y CH4). Como ya se ha mencionado, en condiciones de piscicultura extensiva mejorando la productividad natural del ecosistema acuático pueden producirse hasta 1.500 kg. de pescado por hectárea/año (Barba, et al.: 2003) contra un maximo de 27 kg de res (en pié) por hectárea/año, recordando que para Beni una cabeza requiere de al menos cinco hectáreas.

91


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana La piscicultura comercial a pequeña escala es más indicada para los agricultores de bajos ingresos, para quienes el jornal en el emprendimiento acuícola era de 10,2 $US, casi cuatro veces el jornal que se pagaba para cuidar el ganado el 2005 (Barba et al.: 2007). En 2010-2011 el jornal agrícola y el precio de la soya y el maíz, principales insumos para el alimento balanceado, están significativamente más elevados. La dependencia de la piscicultura comercial por la soya barata es una debilidad. La mala infraestructura caminera dificulta tanto el transporte del alimento balanceado comercial a las pozas como el del pescado a los mercados. La expansión de la soya en la Argentina, por ejemplo, ha supuesto una deforestación masiva actualmente considerada entre las principales causas de vulnerabilidad ante el CC (Celis et al.: 2008). El avance de la frontera agrícola de la soya desde el norte de Santa Cruz hacia el Beni ha de verse bajo la misma luz. Se ha calculado (Barba et al.: 2007) el equivalente en jornales necesarios para producir 1 Kg. de pescado sin tripas, manejando una poza de 1.500 m2, era de 0,306 jornales/kg. si el alimento balanceado es obtenido del chaco (rico en energía, bajo en proteína, con productos y sub-productos de la actividad agrícola del hogar) y tan solo 0,088 jornales/kg. si el alimento balanceado es adquirido en el mercado. El alimento balanceado comercial podría ser producido y procesado localmente, generando un nuevo mercado para cultivos tradicionales como arroz y maíz (Barba et al.: 2007) y encontrando alternativas a los cultivos genéticamente modificados como fuente de proteína. Las lombrices pueden proveer una alternativa superior a la soya y su producción ha sido incorporada al proyecto de conservación dinámica como un componente experimental adicional a principios de 2010. Si bien en 2005 la piscicultura demostró tener un potencial para estabilizar los precios del pescado en el área urbana de San Ignacio de Moxos (Barba et al.: 2007), la serie de precios desde abril de 2008 muestra claramente cómo las principales variedades comerciales, también cultivadas, tienen fluctuaciones de precio estacionales muy amplias, demostrando una dependencia preminente de las capturas junto con un aumento de la demanda en proximidad de la Semana Santa. Considerando que la principal especie comercial no se puede reproducir en cautiverio, la reproducción debe ser inducida artificialmente usando hormonas; hay algunas fábricas en el Beni que producen la mayoría de alevines criados en el departamento. Los juveniles están listos para siembra durante la época de lluvia, siguiendo el calendario natural, cuando las capturas son inferiores y los peces se reproducen. Los acuicultores pueden cerrar sus ciclos anuales cosechando cuando los precios se encuentran en su punto más alto del año y los peces han alcanzado un tamaño suficiente para el mercado local, todavía acostumbrado a pescados más viejos y grandes. En el mismo estudio (Barba et al.: 2007) se ha calculado que el monto de horas requerido para producir un quintal español (46 Kg.) de alimento balanceado variaba entre 18,8 con el sistema artesanal, 15 con el sistema mixto y cero con el alimento comercial. La primera causa del fracaso total o parcial de la piscicultura con producción propia de alimento balanceado en el Beni ha sido el hecho de que la carga de trabajo para su producción se distribuía inequitativamente, llevando a conflictos que tienden a reducir el tamaño de los grupos con una clara tendencia a favorecer los lazos familiares. La reducción en el tamaño de los grupos limita significativamente las economías de escala que los emprendimientos cooperativos pueden alcanzar. Estos importantes problemas pueden solucionarse empleando alimento balanceado comercial; la desaparición de los conflictos asociados con el fenómeno del free riding viabiliza las operaciones comunales a mayor escala. Otra lección aprendida de las experiencias con la piscicultura en la región está ligada al manejo de los bienes comunes; la piscicultura semi-extensiva requiere de cantidades mínimas de trabajo, el trabajo más arduo consiste en el procesamiento del alimento. Los conflictos a nivel comunitario para la organización de esta actividad llevaron a explorar alternativas a la preparación casera del

92


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana alimento hasta alcanzar la conclusión que cada poza de piscicultura sería mejor manejada por hogares individuales adquiriendo el alimento balanceado en el mercado (Barba et al.: 2007). La gran escala es también una fuente de problemas cuando los habitantes de los pueblos quieren usar las lagunas para fines higiénicos, usando detergentes, o hay robos de pescado. Los conflictos que proceden de estos usos diferentes a veces han sido exacerbados por el intento de los acuicultores de cercar las lagunas que usan. Una solución alternativa a la privatización de pozas comunes y a la reducción en tamaño y familiarización de las operaciones consiste en la construcción de más lagunas, imposible sin recaudar recursos, la intervención del estado o la financiación externa. Existe un gran potencial todavía inexplotado para planificar el aprovechamiento de las enormes pozas construidas para la extracción de miles de metros cúbicos anualmente de arcilla y tierra con fines constructivos en los alrededores de Trinidad y otros centros poblados (Markos: 2011a). Fotografía 15. Día de Biometría en la nursery del Módulo en la Laguna Suárez.

Fuente: Markos. 2010. El acceso a las lagunas comunitarias (naturales o construidas por los antiguos habitantes de la región) es ampliamente dificultada por las cercas y la ganadería bovina extensiva (Barba et al.: 2003; 2007). En el momento de la reforma agraria de 1950 los modos de producción antiguos habían sido abandonados y olvidados, la infraestructura hidráulica de Moxos no se había estudiado y no se otorgó ninguna consideración a las lomas y lagunas. El libre acceso a las superficies de agua para pescar o usos productivos es por lo tanto obstaculizada por los derechos propietarios modernos (Barba et al.: 2007). Los CCE modernos, con sus canales llenos de agua, proveen una respuesta estable y viable al problema de acceso a la tierra y al agua tornando la agricultura en una actividad sedentaria y asociándola con la piscicultura. El énfasis inicial del trabajo comunal ha sido adecuadamente redireccionado hacia la creación de emprendimientos de conducción familiar (Barba et al.: 2007). La piscicultura no es solamente una alternativa productiva con un potencial relevante para la generación de ingresos, también provee una oportunidad para rescatar prácticas productivas antiguas, fortaleciendo de tal forma la identidad cultural de los grupos indígenas locales. La productividad de los ecosistemas se va reduciendo debido a la sobrepesca, deforestación comercial, agricultura de roza, tumba y quema y ganadería

93


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana bovina. La piscicultura rural podría representar para los indígenas el equivalente de la ganadería bovina para la élite blanca, y ayudar a la emancipación de los grupos más vulnerables (Barba et al.: 2007). Si bien se ha visto que las trabajadoras del hogar han gozado de una mejora de sus TdI superior al promedio de los trabajadores agrícolas los CCE modernos pueden ayudar directamente a los otros dos grupos de medios de vida más vulnerable en Beni. Se ha visto que los pescadores y los pequeños agricultores pueden convertirse en acuicultores de éxito (Barba et al.: 2007) reduciendo dramáticamente su exposición al riesgo de inseguridad alimentaria. La rentabilidad de algunos cultivos muy importantes para los agricultores más pobres podría mejorarse gracias a la creación de una industria que procese alimento balanceado para la piscicultura utilizando por ejemplo cascarilla de arroz, muy rica en proteínas. Para pequeños propietarios o pobres sin tierra, la producción de arroz con técnicas agrícolas de bajos insumos y sin un mercado garantizado no es económicamente viable y necesaria. De acuerdo con un estudio gubernamental (CIPCA: 2003, en Barba et al.: 2003) los campesinos en el Beni gastaban unos 270 $US por Hectárea/ año en labores e insumos para producir arroz por un valor de 230 $US por Hectárea/año. El maíz también tenía una tasa de retorno negativa (-4,6 $US por Hectárea/año). Ya que el arroz es el principal alimento básico en el Beni, el Gobierno Plurinacional, a través de su Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA), ha intervenido para aumentar la producción, proporcionar un piso firme al precio para los agricultores e infraestructura de almacenaje. Una sinergia entre estos sectores puede por tanto aportar a la sostenibilidad y viabilidad de ambos, aprovechando la disponibilidad de recursos públicos. 8. Los Campos de Cultivo Elevados. Los rasgos de las culturas hidráulicas se extendían sobre más de 150.000 km2 (Lee en Visinoni: 1999, en FCDSB: 2010), superando posiblemente la población actual. Una de las características más notables del paisaje agrario ancestral del Beni es el tamaño y el número de CCE. Al menos 1 millón de hectáreas de elevaciones de tierra dedicadas a la agricultura de acuerdo a Lee. Los CCE han sido encontrados también en Europa, África, Asia y en muchas otras partes de América central y del sur, pero en ningún caso alcanzan el desarrollo y la extensión observable en Beni. No ha de excluirse que hubo muchos contactos entre las antiguas civilizaciones americanas considerando que el maíz ha llegado desde México al sur de la amazonia hace apenas 2.000 años, haciendo posible el desarrollo de grandes civilizaciones (Roosevelt: 1991) o viceversa; tiene su punto de origen mucho más antiguo entre el Mato Grosso (Brasil), la Chiquitanía (Bolivia, en relativa proximidad con las civilizaciones hidro agrícolas) y el norte de Paraguay (Ibarra: 1999). No hay dudas sobre que la eichornia crassipes es originaria de la cuenca amazónica y ha llegado hasta las chinampas mexicanas (CCE en medio de pantanos circumlacustres permanentes) haciendo de ellas uno de los sistemas agrícolas más productivos que se conozcan.

94


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Figura 14. Mapa de Sitios con CCE en América Latina.

Fuente: Denevan. 1970. Completado por Gondard. 2006. Los antiguos pobladores del Beni probablemente se adaptaron a cambios climáticos con largos ciclos de sequías construyendo enormes reservorios de agua y a periodos históricos más lluviosos elevando los campos de cultivo por encima del nivel de inundación (Lee en Peredo: 1996, en FCDSB: 2010), hasta encerrándolos en represas con forma de cuadros como en la cuenca de los ríos Apere y Cuverene (Lee en Pinto: 1994, en FCDSB: 2010; Erickson: 2000a). Sequías e inundaciones podrían haber sido tan graves como para prevalecer sobre la plasticidad y resiliencia del sistema y determinar su fracaso y abandono por el siglo XIII d.C. (Lee en Iturri: 1998, en FCDSB: 2010). Sigue una fotografía de los CCE observables en la Estancia Jerusalén, río Apere, Provincia de Moxos. Los CCE están delimitados formalmente por una rejilla de terraplenes. Las líneas blancas son terraplenes rectos y grandes (3- 4m de ancho); las líneas medianas que forman bloques rectangulares son terraplenes más pequeños (0.5 a 1m de ancho); las líneas paralelas alineaciones de CCE (Erickson: 2000a. p. 27).

95


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Fotografía 16. CCE Antiguos Encerrados en Retículos Cuadrangulares.

Fuente: Erickson. 2000a. Las funciones de los CCE fueron inferidas a partir de la observación de las chinampas mexicanas y otros sistemas aun funcionando en Europa (Erickson et al.: 1991; Denevan, Turner: 1974, en Michel: 2002 p. 272). En base a esta hipótesis de trabajo se han desarrollado los experimentos que han llevado finalmente a las experiencias actuales. Las chinampas representan uno de los agro-ecosistemas más productivos que hayan sido creados y en el Beni abunda estacionalmente al menos dos de los elementos clave: el agua rica en nutrientes lixiviados de la cordillera de los andes y plantas acuáticas como eichornia spp que extraen fertilidad de ella. El modelo tipo chinampa propuesto por Lee parece inspirarse en los sistemas hidroagrícolas observados en la cuenca del río Apere (Lee: 1977; Lee en Pinto: 1994) rica de pantanos abundantes en plantas acuáticas (Lehm, Kundrenecky: 2000). De acuerdo a la hipótesis general la fertilidad se extraía del agua, del sobreabundante tarope (nombre local de eichornia crassipes y eichornia azurea), que se desarrolla durante las prolongadas inundaciones (Lee: 1996, 1997, 1998a, s.f.) y llega a producir hasta 900 kg. de materia seca por día/hectárea (Altieri: 1983; Altieri, Koohafkan: 2003, 2008), con una producción anual estimada en 40 toneladas de materia seca para el Beni, siendo agua un 90% de su peso (Lee: s.f. en FCDSB: 2010) por su óptima capacidad de absorción de nutrientes (Lee: 1996, 1998a; Barba et al.: 2003; Saavedra: 2009), hasta el doble del rendimiento de árboles de rápido crecimiento como el eucalipto que alcanza las 15-20 toneladas de materia seca por hectárea/año en monocultivos intensivos (Arrarte: 2007). De acuerdo a Lee (1977; 1998a), sólo las aguas blancas (ricas en nutrientes) eran desplazadas a los campos de cultivo en su momento de mayor riqueza, estas eran cultivadas (a la manera de las chinampas mexicanas) para producción de plantas acuáticas, caracoles y peces, y la incorporación del excedente de biomasa a los campos de cultivo elevados, controlándose los niveles de agua por medio del diseño orientado a captar las aguas de lluvia y un sistema de exclusas, para mantener un

96


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana balance hídrico. Como en otros sistemas agrícolas ingeniosos, los ciclos agrícolas debieron haberse manejado de forma tal que malezas e insectos dañinos no podían difundirse (Lee: 1977). Las hipótesis de Lee parecen inspirarse en los sistemas observados en la cuenca de los ríos Apere y Cuverene, y no tienen por tanto alcance global para el Beni (Lee: 1977; Lee en Pinto, 1994). 8.1. Las Chinampas Mexicanas. Gracias a sus bien conocidas cualidades, el uso de eichornia spp y otras plantas acuáticas para abonar los campos de cultivo elevados era muy común en el México de los Aztecas y anterior (Gliessman et al.: 1981; Altieri: 1983; Pérez: 2008; FAO: 2008b); a partir del año 1970 se han implementado muchos proyectos de investigación con relación al uso de plantas acuáticas para abonar las chinampas en México, y de recuperación de estas técnicas ancestrales (Anaya et al.: 1987; Pérez: 2008). Entre las plantas acuáticas utilizadas en México figuran varias otras, aparte de la principal eichornia crassipes, estos CCE producían intensivamente hasta 4 cosechas anuales (Gliessman et al.: 1981; Altieri: 1983; Anaya et al.: 1987; Altieri, Koohafkan: 2003, 2008; Wright: 2005; Pérez: 2008). En el auge de las chinampas documentado por el año 1500 los Aztecas tenían unas 9.000 hectáreas de CCE en producción en México (Armillas: 1971), superficie ampliamente inferior a la que fue construida en el Beni. Las chinampas representan sistemas agropecuarios ecológicamente integrados y altamente productivos para cultivos anuales, perennes, arbóreos, pescado y ganadería estabulada (Osorio, Gómez: 1987). Se construyen acarreando tierra limo-arenosa para favorecer la incorporación de abono orgánico y la infiltración de agua por capilaridad (Mazari et al.: 1990). En suelos arcillosos estacionalmente o temporalmente inundados también se puede aumentar la capa arable de una porción de suelo sacándola del entorno donde se escavarán los canales, tal como acostumbra también en el altiplano andino (Erickson: 1990; PNUD: 2005; Chilon: 2009). Se le da un perfil convexo a la superficie del CCE para favorecer el drenaje de las aguas pluviales (Erickson: 1990, Mazari et al.: 1990). La materia orgánica se deposita sobre una cama arcillosa convexa (Mazari et al.: 1990). Ulteriormente se pueden profundizar los canales utilizando el material extraído para la construcción de un retículo o anillo para retención del agua y que proteja el sistema contra inundaciones, incendios y sequía.11 Se utiliza eichornia crassipes también como mulch, lo cual impide el crecimiento de malezas y facilita la incorporación al suelo de materia oportunamente descompuesta entre una siembra y otra (Denevan: 1970; Lee: 1998, en FCDSB: 2010; Bhattacharya, et al: 2007), pudiéndose reducir el tiempo de barbecho a cero. Con el tiempo, la incorporación de materia orgánica hace crecer el nivel del suelo agrícola. Queda sin valorar el potencial para secuestro de carbono atmosférico consiguiente a la incorporación de eichornia y otros hidrofitos, se han medido espesores del orden de un metro de materia orgánica en las chinampas (Mazari et al.: 1990). El IPCC (2007. secc. 8.4.3.) estima que hasta 5,4 giga toneladas anuales de carbono atmosférico podrían incorporarse a los suelos agrícolas como humus para 2030, representando el 89% del potencial técnico de la agricultura para reducir el efecto invernadero. Este valor puede claramente mejorarse, utilizando recursos locales y reduciendo la dependencia de dispendiosos insumos externos.

11

Comunicación personal con Oscar Saavedra.

97


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Figura 15. Sección de Chinampa Mexicana.

Fuente: Elaboración propia en base a Denevan: 1970; Mazari et al.: 1990. Los rendimientos de maíz en los CCE mexicanos abonados con hidrofitos eran de hasta 8 TM/ha según estimaciones del agrónomo Santamaría (Santamaría: 1912, en Rojas (Coord.): 1995), quien pudo estudiar el funcionamiento del sistema antes de su severa degradación por el desvío masivo de las fuentes de agua que lo abastecían, acelerado dramáticamente en 1913 (Canabal et al.: 1990, en Rojas (Coord.). 1995) y en los años 1940 cuando: “sólo gracias a la vigorosa defensa popular que hicieron los campesinos de su ambiente hidroagrícola, pudo detenerse o atenuarse el efecto de extracción del agua.” (González: 1989, en Rojas (Coord.). 1995). En los años de 1950, las aguas de manantial que habían sido desviadas para abastecer a Ciudad de México fueron parcialmente remplazadas por aguas grises semi-tratadas, midiéndose por este entonces rendimientos de maíz reducidos significativamente de 3,5-6,3 TM/ha, pudiendo producir alimentos para 15-20 personas/ hectárea (Sanders: 1957). Actualmente los rendimientos del maíz bajo condiciones de agricultura industrial pueden alcanzar las 6-9 TM/ha con uso intensivo de agroquímicos, energía fósil y regadío que consume un 30% de la energía necesaria para el cultivo. En EEUU el 60% del gasto de producción es para insumos químicos (Pimentel, Patzek: 2005), de los que podría prácticamente prescindirse utilizando técnicas sostenibles. La USDA (sitio web USDA) proyecta un rendimiento en los EEUU de 9,7 TM/ha para 2011, apenas un 21% más de lo reportado en 1912 por Santamaría. Es fácil imaginar el potencial extraordinario de la investigación dirigida a la mejora de estas técnicas ancestrales clasificadas entre las más productivas que se conozcan (Osornio, Gómez: 1987). Otros efectos de la retención del agua en los canales entre CCE: En el altiplano es una diferencia de apenas 1C entre 10 y 80 cm. de altura sobre el suelo y sólo 0,07 C entre 10 y 30 cm. por debajo (Chilon: 2009). Las diferencias de temperatura medidas entre CCE y pampa son del orden de 0,3-1 C, con un impacto benéfico muy fuerte en los cultivos y con una diferencia del 10% en la humedad relativa entre CCE y pampa (Pampa: 1996). En climas cálidos la histéresis térmica de la masa de agua determina un microclima más fresco durante el día, con menores fluctuaciones en horas nocturnas por la paulatina emisión de calor. El rubro más vulnerable a las olas de frio es la piscicultura, donde la profundidad mínima del agua para resguardo de los peces es de 2 m. 8.2. Los Experimentos en Beni. Un requisito para la candidatura a SIPAM es que existan experiencias locales sobre las cuales construir, he aquí un breve resumen de éstas. Durante los años 1990 y 2000 se efectuaron experimentos en el Beni que parecen guardar muy escasa relación con la abundancia de datos y estudios realizados en México y otros países. En los experimentos de la Estación Biológica del Beni se ha utilizado: eichornia azurea (Pérez: 1994 en Lijerón: 1997) y en otros experimentos efectuados por las ONG Centro de Estudios Amazónicos (CEAM) y HOYAM Moxos: eichornia crassipes (para un resumen de

98


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana las experimentaciones en el Beni véase: Erickson: 1994; Lijerón: 1997; Villalba et al.: 2002; Barba et al.: 2003; Lombardo: 2010a). Más allá de las querelles arqueológicas, el uso de eichornia spp como óptimo fitodepurador y abono verde está ampliamente documentado en la literatura científica y representa una alternativa económica comúnmente adoptada para abonar suelos agrícolas, especialmente en países con climas tropicales (ITDG: 2006). El ancho del CCE determina la infiltración del agua de los canales por capilaridad, la cual permite reducir la intensidad de la labor agrícola, siendo el riego la actividad más dispendiosa. La naturaleza fuertemente arcillosa de los suelos hace que estos sean muy buenos para retener el agua en los canales pero se requiere de una estructura más porosa de la capa de materia orgánica para permitir la infiltración del agua, razón por la cual se utilizan materiales arenosos en el acabado de las chinampas. Según una tesis experimental, un ancho de 3 m sería lo más indicado para temporada seca y 5 a 7 m para temporada de lluvia (Arce: 1992); se han medido anchuras de CCE de entre 2 y 6 metros en México (Mazari et al.: 1990). A continuación se comparan los rendimientos del maíz, un cultivo muy demandante en nutrientes. Se comparan los promedios nacionales de Bolivia entre los años 1998 y 2008, el promedio del Beni y los resultados experimentales agro-arqueológicos en el Beni con eichornia azurea (Pérez: 1992) y crassipes (Barba et al.: 2003), aplicadas superficialmente en picado fresco, con 4 semanas de tiempo para su descomposición, en el caso de Pérez (1994); cuatro semanas es un tiempo suficiente para el completo compostaje de eichornia crassipes mezclándola, como en la tradición china, con estiércol y cenizas, de mucho inferior a otras plantas acuáticas (Polprasert: 1984; Polprasert et al.: 1980; 1994). El tipo de suelo al que fue incorporado el tarope y la densidad de siembra son otros factores determinantes. Tabla 11. Rendimientos Experimentales con Tarope (Eichornia Azurea y Crassipes) en Beni. Bolivia 19982008

Beni 2008

Kg. tarope/m2

-

-

1

3

5

0

15

30

60

TM maíz/ ha

2,1

1,5

3,4

3,6

5,4

1,3

3

4,4

5,7

Pérez: 1992 (eichornia azurea)

Barba et al.: 2003 (eichornia crassipes)

Fuentes: INE; Gobernación del Beni; Pérez, 1994 en Lijerón, 1997; Barba et al.: 2003. Algunos CCE en el Beni fueron construidos antiguamente en suelos arenosos donde el agua no permanecía estancada lo suficiente para que se desarrollen plantas acuáticas. Probablemente algunos CCE estudiados en varias localidades benianas servían para asegurar el drenaje de las aguas pluviales en tiempo de lluvias, en respuesta a una necesidad impuesta por el clima, y no eran manejados intensivamente (Lombardo: 2010b). Permanece sin respuesta el ineludible interrogante sobre cómo era manejada la fertilidad en los campos de cultivo elevados o, viceversa, si estos eran frecuentemente abandonados y reconstruidos una vez agotados los nutrientes. Lamentablemente los CCE benianos han permanecido en desuso durante siglos y la erosión ha sido tal que no se ha podido determinar todavía cuál fue el manejo de la fertilidad. En la actualidad los suelos externos al bosque de galería, ya sean arenosos o arcillosos, casi no son cultivados por su pobre fertilidad. Los suelos ricos en humus de áreas desmontadas de vegetación caducifolia son abandonados cada dos o tres años por el agotamiento de sus nutrientes, predominando en la región el barbecho largo

99


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana de mínimo 8-10 años. Los CCE debieron ser abonados de la forma más conveniente al alcance o abandonados y reconstruidos muy frecuentemente. Este, entre otros interrogantes, será respondido con suerte en los próximos años por los arqueólogos. Ambas hipótesis presentan algunos problemas. Por un lado, eichornia spp no siempre está lo suficientemente disponible en las cercanías, hasta en la experiencia moderna. Por otro lado, la cantidad de trabajo necesaria, sin herramientas de hierro ni rueda, para construir un CCE que podía llegar a tener dos metros de alto es tal que sugiere fuertemente que los agricultores debieron estar interesados en cómo reponer nutrientes (Barba et al.: 2003; Saavedra: 2009). La respuesta podría ser tan simple como lo que se observa en las 6 hectáreas actualmente en producción: cuando eichornia spp no está inmediatamente disponible porque el cuerpo de agua está siendo utilizado para cría de peces, algún otro tipo de materia orgánica puede ser usado, tal como humus o desechos vegetales. Las afinidades entre los CCE mexicanos y las hipótesis relativas a los CCE en el Beni podrían hacer pensar que las diferencias no son significativas; hay quien directamente define chinampas a los CCE del Norte Amazónico de Bolivia (Chilon: 2009). El nivel de escala de las obras hidráulicas del Beni sobrepasa otros candidatos al SIPAM por la extensión y la complejidad de su diseño, inscribiendo en el paisaje características novedosas que aumentan la biodiversidad (Lee: 1998a, b; Balee, Erickson: 2006a; Erickson: 2009; Saavedra: 2009). Los CCE no son el único elemento del patrimonio arqueológico de los llanos del noreste boliviano. Por su orientación y diseño, conforman en algunos casos conjuntos para los cuales existe la hipótesis de que servían para retener el agua de inundación representando un obstáculo puesto intencionalmente a su lenta escorrentía (Lee en Bustos: s.f.; Lee: 1998b; Barba et al.: 2003; Saavedra: 2009) y brindando servicios ecológicos muy peculiares en un clima que oscila entre extremos, distinto a los pantanos permanentes de México. La discontinuidad física de los CCE aumenta la resiliencia del agroecosistema reduciendo la conectividad y aumentando la resiliencia; plagas y enfermedades encuentran un impedimento a su difusión y la producción de biomasa puede maximizarse controlando el riesgo. 8.3. CCE Modernos en Trinidad. En respuesta a las inundaciones extremas de los últimos años, OXFAM financia desde 2008 la implementación de CCE en 6 hectáreas y 10 más entrarán en producción el 2011, con la contraparte financiera del Gobierno Municipal de la Santísima Trinidad, capital del Beni, que apunta a la construcción de hasta 100 hectáreas de sistemas hidro-agrícolas (Markos: 2011a). Los CCE modernos emergen como innovación tecnológica que la mayor parte de los actores relevantes12 quiere apoyar como una alternativa para reducir las pérdidas agropecuarias debidas al cambio climático (CC), y como un modelo de desarrollo sostenible para el Beni actual (Lee: 1977, 1998a; Saavedra: 2009). Los sistemas tienen un anillo que los protege contra incendios, retiene el agua durante la época seca y previene la inundación del sistema durante la época de lluvias. El anillo ha sido sembrado con frutales en dos de los módulos. La mira actual de los proyectos de conservación dinámica en Beni es hacer de la agricultura una actividad viable en un área altamente vulnerable y deficitaria en alimentos, donde la pobreza y la inseguridad alimentaria todavía representan un problema serio. Sin embargo, toda la evidencia apunta a una lección de humildad: los antiguos pobladores de la región aumentaron la capacidad de carga del paisaje haciendo posible una prosperidad desconocida hoy día (Lee: 1977, 1998a; Barba et al.: 2003; Balee, Erickson: 2006a; Erickson, Walker: 2009; Saavedra: 2009), cuando la presencia de la ayuda humanitaria se ha convertido en una realidad estructural (Markos: 2011a). 12 Otras ONG, Save the Children, Samaritan´s Purse y Amazonia Sostenible han Implementado sucesivamente sistemas de CCE en Beni, con fines no agroarqueológicos sino de desarrollo rural. Asimismo el GDA Beni y la Agencia para el Desarrollo de las Macroregiones y Zonas Fronterizas (ADEMAF) han presupuestado módulos de CCE para 2011.

100


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana El agua se usa para riego, piscicultura y para crear un microclima más frio durante el día y más cálido durante la noche, gracias a la histéresis térmica que amortigua las fluctuaciones de temperatura cuando llegan las olas de frío afectando a los cultivos y animales. La necesaria reposición impuesta por la evapotranspiración es asegurada por los canales que traen el agua de una laguna cercana hasta un reservorio artificial siguiendo el proyecto desarrollado por el ejecutor Oscar Saavedra, quien ha diseñado los cuatro módulos analizados en este estudio. La mayoría de los módulos tiene un aspecto como la sección superior de la siguiente imagen. La foto muestra el módulo más complejo y demostrativo ubicado en las tierras de la comunidad campesina de la Loma Suárez. Se observa un ecotono antrópicos (bosque-sabana) prexistente y otros cuatro introducidos (agua-sabana, agua-cultivo, cultivo-bosque y cultivo-sabana). En la parte inferior de la imagen puede observarse una nursery para peces. Los juveniles son adquiridos y alimentados intensivamente en esta poza antes de ser transferidos a los canales. Los renacuajos colonizan espontáneamente los cuerpos de agua, como muchas otras formas de vida y constituyen una red trófica acuática. La base de esta red trófica es el fito y zooplancton, y los varios organismos representan alimento para los peces criados. Fotografía 17. Módulos de CCE Modernos en Loma Suárez.

Fuente: Markos. 2010. Todo tipo de cultivo, árboles frutales y alimento para animales, puede implementarse en los suelos enriquecidos con materia orgánica. El sistema cuenta con cultivos tradicionales y comerciales y un pienso altamente demandante en nutrientes: la maralfalfa, una combinación de alfalfa con un pasto nativo. La preparación del suelo entre cosecha y siembra se ha realizado con tratamientos desarrollados por el implementador Oscar Saavedra.13 Toda la biomasa priva de interés alimentario o comercial que crece en el sistema puede servir de alimento a las vacas, siendo el módulo de la Loma Suárez el único donde se crían animales. Las vacas cada día proporcionan leche y estiércol 13

Comunicación personal con el mismo.

101


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana usado para producir gas para cocinar, generar electricidad y alimento para lombrices. Las lombrices transforman el estiércol y otros desperdicios en humus y proteínas a un ritmo muy elevado. Estas proteínas de alta calidad se mezclan con alimentos ricos en energía y otros nutrientes para poder obtener alimento para el ganado menor. Los patos y gallinas comen libremente pero también pueden ser alimentados con cultivos dedicados y lombrices. La familia que vive en el sistema no ha sufrido ningún daño a su producción avícola en la última inundación y sus patos y gallinas han proporcionado alimentos sanos e ingresos estables en el periodo cuando todos los campesinos que crían ganado menor en la región informan sobre pérdidas muy graves. El sistema permite obtener hasta tres cosechas al año en una región donde el promedio es una cosecha al año; fuertemente afectada por la sequía e inundación. El sistema está protegido ante shocks climáticos y de mercado destructivos, más bien está en posición de sacar provecho a las ventanas de oportunidad de mercado estacionales. Después de la elevada inversión en la energía necesaria para su construcción, el sistema agrícola tiene una intensidad de energía de mediana a baja que requiere gastos operativos reducidos. En el tiempo, el incremento de materia orgánica sobre los CCE y las mejoras en el suelo pueden reducir la necesidad de acarrear materia orgánica. Durante la época seca millones de hectáreas de pasturas naturales son quemadas intencionalmente por los ganaderos para favorecer el rebrote del pasto. La pradera es seca, el pasto lignificado, la elevada biomasa y conectividad y baja diversidad proporcionan las condiciones perfectas para generar un “accidente a la espera de ocurrir” y los accidentes ocurren regularmente. Los incendios fácilmente escapan de control y queman pueblos enteros y los cultivos, destruyendo la vida silvestre y los bosques. El aire está tan contaminado que las operaciones de vuelo son impedidas y afecta a la salud humana y animal. El peor impacto secundario se debe a la cantidad de hollín y cenizas que quedan en el aire y en el suelo y son lixiviadas por las lluvias acidificadas a las lagunas y ríos. Esta contaminación del agua causa muertes masivas de peces y animales, cuya putrefacción provoca ulterior contaminación del agua. Los seres humanos que viven cerca de los ríos y lagunas toman principalmente esta misma agua sin tratamiento y las enfermedades diarreicas se difunden con más intensidad que en tiempo de inundación. Los módulos modernos de CCE quedan por tanto aislados de los incendios y el agua contaminada, vulnerables tan sólo a las lluvias ácidas (debidas al exceso de humo) y a las perdidas por infiltración en suelos arenosos. 8.4. Algunas Potencialidades de la Cadena de Valor de Eichornia Crassipes. En Filipinas el problema de infestación por eichornia crassipes (cuyo metabolismo es especialmente agresivo) ha sido encarado industrializando su transformación en abono (ITDG: 2006). El cultivo intensivo a gran escala de eichornia crassipes representa una gran oportunidad para la seguridad energética y alimentaria de la región. En condiciones óptimas se han reportado una productividad de hasta 17,5 TM/hectárea/día de biomasa verde (Shoeb, Singh: 2000), con promedios de materia seca producida de hasta 88 TM/hectárea/año (Smith, Dowd: 1981). Aparte de su uso como abono con elevado potencial para mejorar la fertilidad y estructura del suelo, con un contenido del 3% de nitrógeno en materia seca (Bhattacharya et al.: 2010), esta planta es conocida por su contenido proteico y energético para la dieta de toda clase de ganado e incluso peces (Rojas (Coord.): 1995; Konyeme et al.: 2006; Bhattacharya et al.: 2010). Su uso para producir biogás es 1,5 veces más eficiente que el estiércol vacuno y tal eficiencia aumenta si es mezclado con el mismo estiércol (abundante en el Beni) en proporción de 2 a 3; el producto residuo representa todavía un óptimo abono (Shoeb, Singh: 2000). Una colcha de tarope cubriendo un cuerpo de agua permite una excelente fitodepuración de las aguas servidas, permitiendo la obtención de aguas idóneas para riego (Barba et al.: 2003) pero a la vez aumenta la evapotranspiración de un factor 1,8 (ITDG: 2006), con lo cual la abundancia de agua es un

102


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana prerrequisito que en el Beni puede obtenerse en la época seca a un costo muy reducido coordinando la extracción de tierra para ripio y construcción a fin de abaratar los costos de las obras viales, construcción de viviendas, elevaciones artificiales; resultando muy rentable la construcción de grandes reservorios de agua. Sólo en el Municipio de Trinidad se puede calcular un mínimo de 11,3 hectáreas escavadas en 2010, un mínimo de 567.785 m3 anuales extraídos sólo por el sector privado (Markos: 2011a). A estos se suman las obras ejecutadas por la fuerza binacional venezolana/boliviana y el sector público boliviano en la elevación de suelos para construir barrios o protectivos contras las inundaciones, sin responder a una clara planificación. En el siguiente gráfico se muestran algunas potencialidades del cultivo intensivo eichornia crassipes que con rendimientos promedios en el Beni puede dar una cosecha de 40 TM inclusive de 1.200 kg. de nitrógeno biodisponible por hectárea/año. Figura 16. Potencialidades de la Cadena de Valor de Eichornia Crassipes.

Fuente: Elaboración propia. 9. Amenazas y Desafíos: Una Evaluación de los Proyectos Actuales. Los proyectos piloto con los CCE modernos empezaron en el 2008. En julio de 2009 había 56 CCE construidos en 4 comunidades. El propósito es expandir la superficie dedicada a CCE de 6 a 16 hectáreas para 2011 con la construcción de nuevos módulos en un barrio peri-urbano de Trinidad llamado Pedro Ignacio Muiba. Las comunidades más grandes donde han sido construidos los CCE están ubicadas dentro de un radio de 12 Km. alrededor de Trinidad: Loma Suárez, Puerto Almacén, Puerto Varador. Los datos censales para la ciudad de Trinidad y estos poblados son del 2001, y la comunidad Copacabana todavía no existía. A continuación se muestra la tabla que resume los datos censales del 2001. Tabla 12. Población en las Comunidades de Estudio. Comunidad Habitantes Hombres Mujeres Hogares Loma Suárez 817 446 371 145 Puerto Varador 632 341 291 110 Puerto Almacén 329 169 160 62 Fuente: INE. 2001. La siguiente tabla muestra cómo la sequía de 2005 ha afectado a los hogares, cuyo número aumentó desde 2001, provocando daños a los principales cultivos de subsistencia y pérdidas económicas importantes.
 Tabla 13. Daños por la Sequía en 2005. Comunidad Hectáreas Cultivos Pérdidas $US Hogares

103


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Loma Suárez Puerto Varador Puerto Almacén

26 Yuca 13.000 29 Yuca, Plátano 14.500 15 Yuca 7.500 Fuente: Defensa Civil. 2005.

162 129 69

Para el presente estudio se ha adaptado al contexto local el cuestionario usado por el PMA para evaluar la seguridad alimentaria después de desastres (PMA: 2009b) y se han utilizado los programas Excel y SPSS para el análisis de datos (Di Franco: 2001). La inundación ha afectado a las comunidades hasta abril (2010); para agosto 2010, cuando se suministró el cuestionario, los medios de vida habían sido recuperados y la vida había retomado su rutina de tiempo seco con las mejores condiciones para la generación de ingreso. El 26% de los encuestados ya no está comprometido con el proyecto debido a problemas de salud, oportunidades de empleo competitivas y falta de interés en la intensificación de las labores agrícolas y de la productividad. El 83% señala una significativa mejora en sus vidas. Las 4 comunidades están ubicadas en áreas altamente inundables, sólo el 4% y 2% de los niños, respectivamente en la escuela primaria y secundaria, fueron a sus clases irregularmente en los últimos 6 meses. Ningún niño ha sido retirado del colegio para poder trabajar como estrategia de afrontamiento inducida por la inundación. Los adolescentes hasta la edad de 18 años que pertenecen a los hogares encuestados promedian 1,3 años de retraso escolar. El 89% de los encuestados vive en casas construidas con materiales no duraderos y solo el 47% es propietario. Casi el 6% de los hogares hospeda una mujer embarazada, el 13% una y el 6% dos mujeres que están amamantando. Solo el 6% son hogares con jefatura femenina. Hombres y mujeres contribuyen igualmente a la seguridad financiera del hogar en términos de participación (prácticamente el mismo número de hombres y mujeres producen algún ingreso), pero difieren en términos de ingreso. Como seguridad de medios de vida, el abanico de ocupaciones disponibles a los hombres es más diverso y mejor remunerado. Entre los encuestados una de veintisiete diferentes tipos de ocupaciones masculinas resultó ser independiente del clima (empleado público) y sólo una de diecinueve ocupaciones disponibles para las mujeres es parcialmente independiente del clima (trabajadora del hogar). El resto de los encuestados trabaja en alguna actividad extractiva (arena, pescado, leña, madera, agricultura de roza, tumba y quema) o actividades que requieren de estas materias primas (carpintero, albañil). El comercio menor, la venta de alimentos y algún tipo de servicio como moto-taxi o taxi también son muy comunes. Sólo 3 de los encuestados tienen una ocupación con un sueldo mensual; para todos los demás el clima es el principal determinante de la disponibilidad de ingreso. Los hombres acceden a ocupaciones más diversas y mejor remuneradas, promediando 8,9 $US diarios, en contraposición con los 6,2 $US para las mujeres, un 30% menos. Las ocupaciones de las mujeres están sobre todo relacionadas con el hogar, propio o ajeno; las mujeres también tienen menor escolarización. En la época de lluvia prácticamente ninguna de las actividades extractivas puede ser practicada, como consecuencia, las actividades que dependen de estas materias primas son interrumpidas. Los ladrillos y la arena se tornan extremamente escasos y costosos durante la época de lluvia y la construcción casi se detiene. Los moto taxistas también trabajan mucho menos y la demanda de la mayoría de bienes y servicios baja de manera abrupta. Menores ingresos son disponibles para las personas y el consumo se reduce al mínimo, afectando a todos los pequeños comerciantes. El invierno intermitente, caracterizado por las olas de frío discontinuas, golpeó con una fuerza extraordinaria en el 2010. El frío también ralentiza la economía ya que impide la mayoría de las actividades, reduciendo el ingreso disponible para consumo. Entre diciembre y abril los ingresos se precipitan y pueden verse reducidos en invierno (entre junio y agosto) hasta en una quinta parte debido a los días de trabajo perdidos y a las menores ventas. Alguna enfermedad seria ha afligido al

104


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana menos un adulto generador de ingreso (entre los 15 y 60 años) en el 13% de los hogares encuestados en los últimos 12 meses. Al final de la época de lluvia la ayuda alimentaria está ampliamente disponible y las personas pueden reasumir sus actividades con facilidad. Las únicas ocupaciones que se benefician de las inundaciones son las relacionadas con la venta: ventas de comida, bebidas y otras si están ubicadas cerca de los puertos, donde las actividades se intensifican (por ejemplo, Puerto Varador y Puerto Almacén). La ayuda alimentaria es especialmente importante para favorecer la permanencia en las comunidades más aisladas. La superficie disponible a cada beneficiario es de tan solo 0,045 hectáreas (450 m2), lo cual solo sirve para la mejora de la seguridad alimentaria y del ingreso para promedio de 5 individuos por hogar. En las cuatro comunidades donde el proyecto ha sido implementado, el ganado menor, especialmente patos y gallinas, representa una importante fuente de proteínas animales, el 62% de los hogares ha perdido animales debido a la inundación. Todas las comunidades han sufrido serias pérdidas por la inundación: Loma Suárez 65%, Puerto Almacén 62%, Copacabana 59% y Puerto Varador 48%. Muchos animales que no mueren ahogados, mueren por las enfermedades o son vendidos (27%). El 53% de los productores ha vendido hembras reproductoras. El 36% usualmente no vende sus animales y los cría sólo para consumo propio. Los pobladores de estas áreas anualmente inundadas tienen sus animales en las casas y los animales se alimentan en el área bebiendo el agua de los desagües de las letrinas, con impactos sobre la salud animal y humana aun sin evaluar. La siguiente tabla muestra cómo los principales problemas en la cría de animales proceden de las fuertes lluvias, las inundaciones y la pobreza. Tabla 14. Principales Problemas en la Cría de Ganado Menor en %. Escasez de alimento

51

Enfermedades, falta de servicios veterinarios

49

Falta de resguardo

49

Robos

38

Falta de capital para comprar animales

28

Escasez de agua

15

Falta de capital de trabajo Fuente: Elaboración propia. 2010.

4

Sólo en un módulo de CCE se crían reses, patos, pollos y gallinas. Estos animales cumplen una función útil en el control biológico de plagas, especialmente los patos que eliminan los renacuajos del módulo antes de que lleguen a ser suficientemente grandes como para competir con el pescado o los juveniles por el alimento, y todos proporcionan abono para la fertilización del suelo y del agua. En los últimos 3 años se han mudado a la comunidad en la cual actualmente viven el 17% de los encuestados como consecuencia de las inundaciones que han devastado el departamento. Estar cerca de la ciudad proporciona un mejor acceso al empleo y a los servicios de salud, educación y energía, y a la ayuda humanitaria en caso de necesidad. Los miembros del grupo que también cultivan un chaco han perdido proporciones significativas de su cosecha en la última inundación (2009-2010). Tabla 15. Cosechas Perdidas en los Chacos en % (Inundación 2009-2010). Cosecha Perdida % -25% 38 26-50% 19

105


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 51-75% 76-100%

9 34

Fuente: Elaboración propia. 2010. Tres módulos de CCE han sido inundados porque estaban ubicados en áreas muy bajas y la llenura del 2009-2010 ha sido peor de lo esperado, casi al mismo nivel de la del 2007-2008. Las pérdidas han sido mínimas porque los beneficiarios han podido alcanzar el sistema con embarcaciones y cosechar el producto sin mayores problemas antes de que el sistema fuera inundado, (informe de proyecto FCDSB 2010). En 2010, con la ayuda de nuevos recursos financieros y la compra de la maquinaria necesaria, el inconveniente será fácilmente solucionado. Al momento del estudio sólo el 55% de los miembros del grupo estaba cultivando su CCE, la razón es que poco ingreso adicional ha sido generado con el nuevo sistema para cada hogar y requiere más inversión de trabajo que la agricultura de roza, tumba y quema. Será clave para la sostenibilidad financiera del sistema que se pueda fortalecer la conexión con los mercados y se genere más ingreso por unidad de superficie de tierra y agua. El obstáculo principal identificado en este estudio es el cambio que se necesita para pasar de una agricultura de subsistencia a una agricultura intensiva y orientada al mercado. Una conclusión es que el fácil acceso a la ayuda y asistencia alimentaria durante todo el año y no sólo durante las emergencias, representa un desincentivo a la intensificación de las labores agrícolas y no favorece la intensificación agrícola.14 Cada ración de ayuda o asistencia alimentaria distribuida por la contraparte local del PMA está constituida por 25 kg. de arroz, 25 kg. de harina de trigo, 22 kg. de frijoles, 6 l. de aceite vegetal y 2 kg. de sal, con un valor económico de aproximadamente 69 $US, casi 8 jornales promedios de los hombres y 11 de las mujeres (calculados sobre el promedio declarado por los beneficiarios encuestados en agosto 2010) por tareas que fácilmente tardan menos días cuando se trata de la modalidad alimento por trabajo, resultando en unos jornales equivalentes de hasta 11,3 $US,15 uno de los jornales más altos disponibles para los trabajadores sin calificación en la región. Alimento por trabajo es una modalidad de asistencia alimentaria muy importante, una red de seguridad que los beneficiarios encuestados mencionan como de gran ayuda. Otra iniciativa importante mencionada por ellos es el reparto de semillas e insumos agrícolas distribuidos por una ONG en asociación con alimento por trabajo para reactivar la agricultura de roza, tumba y quema. Estas iniciativas beneficiosas representan una forma de competencia en un mercado del subempleo que ha drenado capital de trabajo fuera de los módulos de CCE hacia otras actividades, como los chaqueos. Tres de cuatro grupos de beneficiarios han invocado esta forma de asistencia alimentaria para mejorar sus módulos de CCE, y en ningún caso la tarea ha sido completada satisfactoriamente ni se ha podido repartir el pago en alimentos. Los beneficiarios de las cuatro comunidades han recibido las tres formas de asistencia: ayuda alimentaria de emergencia, alimento por trabajo y reparto de insumos agrícolas. Otras dos actividades que compiten han sido mencionadas en los FODA: un proyecto de construcción de viviendas y uno de letrinas. Entre el 2007 y el 2009 cerca de 2.856 hectáreas han sido deforestadas en el Beni y 1.260 en Pando (2008-2009) para reactivar los medios de vida de los agricultores a través del alimento por trabajo, un total de 4.116 hectáreas (DRIPAD: 2010). Gracias a la abundante oferta de iniciativas de atención 14 La intensificación de las labores agrícolas consiste en el aumento de la carga de trabajo, mientras que intensificación agrícola significa aumentar el número de campañas agrícolas en un año; por ejemplo, con la eliminación del barbecho. 15 El dato procede de una entrevista personal con el Dr. John Maldonado, Jefe de Operaciones de la Ayuda Alimentaria y Reactivación de Medios de Vida, DRIPAD.

106


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana de desastres, muchos de los encuestados gozan de mejores condiciones de acceso a servicios básicos y a la alimentación durante las recurrentes inundaciones. El 100% de los encuestados ha recibido al menos raciones para 1 mes de ayuda alimentaria del PMA en la última inundación y el 47% ha participado en alguna iniciativa de alimento por trabajo en los meses sucesivos. Tabla 16. Actualmente Recibe Ayuda en %. Semilla-Insumos Agrícolas 70 Desayuno escolar 62 Ayuda para vivienda 40 Asistencia técnica gratuita 32 Alimento por trabajo 23 Ayuda alimentaria 6 Alimento por capacitación 4 Dinero para trabajo (plan social) 4 Servicios veterinarios gratuitos 4 Alimento animal gratuito 2 Fuente: Elaboración propia. 2010. Sólo el 10% ha declarado algún ahorro; el 40% tiene una cuenta bancaria; el 72% posee un teléfono celular; el 100% posee alguna herramienta agrícola; sólo el 4% tiene un auto y el 47% una motocicleta; el 25% tiene una bicicleta; el 66% tiene una TV y el 47% un DVD o TV cable. Casi un 25% posee un refrigerador en un clima tropical caliente y húmedo durante casi todo el año, muestra claramente como la preservación de los alimentos no es considerada una prioridad. Los alimentos son cosechados o adquiridos diariamente. Al momento del estudio, el 13% de los encuestados ha declarado que al menos un miembro de su hogar está buscando empleo y, tras la última inundación, el 17% declara un aumento de sus ingresos. El 47% ha declarado una reducción, entre ellos un 60% ha declarado una reducción de cerca del 50% y 17% de hasta el 100%. El restante 36% no ha declarado cambios relevantes. En este sentido los CCE han proporcionado un pequeño pero constante ingreso adicional, ya que la mayor parte de la producción fue destinada al consumo propio, los CCE sin embargo han proporcionado una red de seguridad en caso de desempleo o ingreso reducido. Previamente al proyecto, el 38% de los hogares señalaba que algún miembro había migrado en busca de trabajo, de estos, el 15% ha recibido alguna remesa de entre $US 14,1 hasta 148,5 en el último mes antes de las encuestas (Agosto 2010). El 16% de los encuestados ayuda a algún familiar con dinero o especies. En los últimos 6 meses antes de las encuestas sólo el 11% de los hogares encuestados hace mención de uno o más miembros que han migrado para reunirse con su familia. Ninguno de ellos menciona un aumento en la migración en busca de empleo o para tener acceso a suficientes alimentos en los últimos 6 meses, sugiriendo el potencial de la tecnología para prevenir la emigración del campo a la ciudad. Es más difícil obtener combustible para cocinar en época seca que en época de lluvia, la distancia para la leña y el costo para el gas son los obstáculos principales. Muchos pasan de la leña al gas, con una dependencia de la leña cerca del 64% en la época seca y sólo del 44% en la de lluvia. El porcentaje de encuestados que menciona estos problemas es el 55% en la época seca y el 48% en la época de lluvia. El acceso a baños higiénicos en lugar de una letrina seca sin techo mejora radicalmente desde el 9% hasta el 41% durante la época de lluvia. Sólo el 23% tiene acceso al agua segura tanto en época de lluvia como en época seca; pero el tiempo necesario para llegar a una fuente de agua y volver se reduce a la tercera parte, pasando de un promedio de 9 a 3 minutos, respectivamente. De hecho, los encuestados tienen mejor acceso a una alimentación segura y nutritiva, adecuado saneamiento y

107


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana agua potable durante las emergencias.

Gráfico 30. Acceso al Saneamiento Durante la Época de lluvias en %.

Fuente: Elaboración propia. 2010. El combustible para cocinar es ligeramente más difícil de obtener durante la época de lluvia, el gas sustituye parcialmente la leña, como se muestra en las siguientes tablas. Tabla 17. Tipo de Combustible en %. Época de lluvia

Época seca

Leña

45

64

Gas

55 36 Fuente: Elaboración propia. 2010.

Tabla 18. Dificultad de acceso en %. Época de lluvia Época seca Distancia 34 36 Costo 15 19 Ninguna dificultad 34 43 Lluvia 11 Escasez 6 2 Fuente: Elaboración propia. 2010. El consumo de alimentos entre los beneficiarios se caracteriza por tener una diversidad relativamente pequeña, en línea con los hallazgos relativos a una población más amplia (Markos: 2010a, 2010b); los alimentos energéticos son preferidos a las hortalizas y frutas, que no forman parte de la cultura culinaria de estos sectores de la población. Cantidades importantes de calorías baratas son obtenidas desde el azúcar y el aceite vegetal, el gasto para carne es sorprendentemente elevado, más que para el pescado, representando la categoría modal. Esta práctica culturalmente determinada sería considerada un lujo en otros países, sin embargo, en la región es muy común. En el siguiente gráfico se muestra el gasto para alimentos por tipo. El porcentaje se refiere al gasto de la última semana.

108


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana

Gráfico 31. Gasto para Alimentación en la Última Semana por Categoría de Alimentos en %.

Fuente: Elaboración propia. 2010. Resulta claro por qué la mayoría de los beneficiarios no ha querido producir hortalizas: no forman parte relevante del hábito alimentario y no son cultivos tradicionales. El cultivo favorito de los beneficiarios ha sido la yuca hasta ahora porque es un alimento tradicional rico en energía que requiere un trabajo mínimo. La yuca es también uno de los alimentos más baratos disponibles en el mercado. Esta elección de siembra muestra cómo los beneficiarios han permanecido fundamentalmente agricultores de subsistencia aun frente a la oportunidad de producir más intensivamente para el mercado. La tabla siguiente muestra cómo la producción propia de alimentos es limitada respeto a la dependencia de los mercados y a la ayuda / asistencia alimentaria de algún tipo. De acuerdo con un estudio de la FAO, la ayuda humanitaria se ha tornado un componente estable de las estrategias de medios de vida de los más pobres en el departamento aumentando su vulnerabilidad como consecuencia (FAO: 2009a). A causa del riesgo climático en el Municipio de Trinidad los sembradíos declarados por los agricultores residentes se han reducido en un 50% entre 2007 y 2010 (Markos: 2011a). De mantenerse los elevados niveles de ayuda alimentaria podría generarse una condición de dependencia y desincentivo a la producción (PMA: 2009f). Al momento del estudio el 62% tenía reservas de raciones de ayuda alimentaria que todos los encuestados habían recibido del PMA. El 34% estima que sus reservas de ayuda alimentaria alcanzarán hasta unas 2 semanas más, el 17% estima entre 2 semanas y un mes, el otro 11% estima sus reservas para hasta 2,5 meses. El 85% del grupo no tenía reservas de alimentos adquiridos en el mercado, el resto estima sus reservas en pocos días, solo 3 superan el mes. Un 2% estima hasta 12 días de reservas de alimentos procedentes de la producción propia. El 38% ha declarado que en caso de necesidad no puede obtener ninguna ayuda en dinero o especies de familiares, vecinos o amigos, mostrando una imagen bastante desoladora de falta de solidaridad. La alimentación continúa representando la porción más relevante del gasto mensual.

109


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana

Tabla 19. Origen de Alimento por Producto y Época en %. Arroz Yuca Papa Alimento / Época Seca De lluvia Seca De lluvia Seca De lluvia Producción propia 4 40 32 Mercado central 43 4 43 38 53 55 Venta local 43 2 9 13 45 43 Alimento por 2 2 2 2 trabajo Ayuda alimentaria 9 91 6 15 No come 2 2 Alimento / Época Producción propia Mercado central Venta local Alimento por trabajo Ayuda alimentaria No come Alimento / Época Producción propia Mercado central Venta local No come Wild catch Present

Alimento / Época

Pasta Seca De lluvia 43 53

40 36

2 2 2

2

Carne Seca De lluvia 19 79 2

17 79 2

Frijoles Seca De lluvia 6 19 2 19 2 2

2

38 15

89 4

Huevo Seca De lluvia 23 30 19 21 47 38 11 11

Hortalizas Seca De lluvia 19 6 51 57 28 36

Harina de Trigo Seca De lluvia 36 43

6 2

2

2

17 2

87 2

Frutas Seca De lluvia 11 9 47 47 36 38

2 6 Pescado Seca De lluvia 4 15 8 72

4 11 6 79

6

Leche y deriv. Seca De lluvia 17 64 19

15 66 19

2 Azúcar

Veg. Oil - Fats

Seca

De lluvia

Seca

De lluvia

Mercado central

47

45

49

6

Venta local Alimento por trabajo Ayuda alimentaria

53

51

47

4

2

2

4 2 87 Fuente: Elaboración propia. 2010.

De acuerdo con los gastos mensuales declarados, el gasto total promedio de cada hogar es de $US 275,8 y los alimentos representan el 66% del total. La energía y el transporte, especialmente el

110


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana segundo, representan el 12%. Otros gastos no alimentarios alcanzan el 10%; el entretenimiento y las fiestas están prácticamente ausentes (0,07%). El pago de deudas el 8%, gastos para salud y educación el 3%, y vivienda y agua le siguen con el 1%.

Gráfico 32. Gastos Mensuales Declarados en %.

Fuente: Elaboración propia. 2010. El 51% afirma que la vida es igualmente cara en ambas épocas; el 30% afirma que es más cara en época seca, sólo el 19% cree que la época de lluvia es más difícil. Durante la época de lluvia el acceso a la ayuda alimentaria de emergencia reduce significativamente el costo de vida, representando el alimento el gasto principal. De hecho, el 47% afirma gastar más en alimentación durante la época seca. Sólo el 4% está gastando más en salud y el 15% considera que la energía es más cara en esa época. La vivienda, la educación y el transporte no varían fundamentalmente respeto a la época de lluvia, sólo entre el 4% y el 6% considera que son más caros. El 62% de los encuestados están pagando alguna deuda, pero sólo el 28% ha sacado un nuevo crédito desde la última inundación (2009-2010, habiéndose ejecutado las encuestas en agosto 2010). Una persona ha declarado deber dinero a un prestamista privado, el resto se ha prestado de alguna institución de micro-crédito (Pro-Mujer, Agrocapital, etc.). Es una práctica común en Trinidad pedir un crédito como una manera de reactivar el consumo y los medios de vida, especialmente después de la época de inundación. Muchas instituciones proporcionan fácil acceso al crédito para los más pobres. Montos crecientes se hacen disponibles a los buenos pagadores a través de créditos grupales, donde los grupos se organizan eficientemente y la insolvencia es casi nula. El monto inicial típicamente disponible a un nuevo cliente es de unos $US 283, suficiente para empezar algún comercio menor o comprar/alquilar alguna herramienta de trabajo o insumo. La tasa de interés es del 30% del cual un 10 12,5% es el interés real, el resto es una forma de ahorro que la institución devuelve al cliente al finalizar su planilla de pagos, menos una multa en caso de retraso (Markos: 2010a). El 43% de los encuestados considera que le será posible pagar su deuda dentro de 8 meses, el intervalo de tiempo hasta el siguiente abril. Un 20% está pagando algún crédito a largo plazo cuya entidad excede el propósito del micro crédito: el 10% necesita de un año entero y el otro 10% de hasta 36 meses. Comparando las encuestas a los beneficiarios del proyecto efectuadas en agosto 2010 con estudios anteriores y simultáneos, el nivel de endeudamiento como estrategia de afrontamiento después de

111


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana la inundación es un poco inferior: 28% contra un 30% en 2009 (PMA: 2009a). De acuerdo a una línea de base reciente para un nuevo proyecto de piscicultura en CCE en Puerto Almacén, el 49% de los 54 hogares encuestados se ha endeudado como estrategia de afrontamiento tras la inundación de 2010 (Markos: 2010a). Esta muestra sirve como grupo de control ya que sólo el 33% de los beneficiarios que viven en Puerto Almacén se ha endeudado en los últimos 6 meses después de la inundación (desde Marzo 2010) como estrategia de afrontamiento (el 100% se ha prestado de una institución de micro-crédito). La muestra del presente estudio es reducida pero los resultados indican una mejora; proyectos a pequeña escala con los CCE se pueden considerar equivalentes de una diversificación del portfolio de opciones de medios de vida (Markos: 2011c). Tabla 20. Tipo de Deudas Declaradas por los Encuestados en %. Principal razón de la nueva deuda (menos de 6 meses)

Nueva deuda en los últimos 6 meses No

Está pagando

Si

Está pagando

Comprar alimentos

SaludEducación

Compra Animales

Aquiler tierra

Herramientas Insumos agr.

No aplica

Total

No

-

-

-

-

-

38%

38%

Si

6%

4%

-

-

13%

11%

34%

Si

11%

-

2%

4%

11%

-

28%

17%

4%

2%

4%

23%

49%

100%

TOTAL

Fuente: Elaboración propia. 2010. Un encuestado ha declarado que en su hogar los adultos y los niños han comido sólo una vez en el día anterior a la encuesta; comer sólo una vez al día es habitual en su hogar. El resto de los respondientes come regularmente con una frecuencia suficiente, como queda demostrado en la siguiente tabla. Tabla 21. Consumo Diario de Alimentos en %. Frecuencia Comidas Niños 1 3 4 5 No hay niños TOTAL

Adultos 1 2 3 3 4 3 4 1 2 3

Comparación con Frecuencia Usual Menos

5

Normal 2 2 53 6

Más

6

4 2 2 2 15 1 5 88 7 Fuente: Elaboración propia. 2010.

Total % 2 2 58 6 6 4 2 2 2 16 100

El 64% de los encuestados también cultiva un huerto o un chaco. Agricultores que no han obtenido suficiente remuneración cultivando los CCE ahora no están cultivando bajo el sistema tradicional ni bajo el nuevo. Estos representan el 19% de los encuestados, el 11% cultiva exclusivamente sus CCE,

112


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana mientras que el 26% está cultivando sólo su chaco o huerto. La categoría modal es la de los que diversifican su riesgo cultivando tanto en el sistema tradicional como en el nuevo: 44%. Los siguientes gráfico y tabla muestran cómo los CCE representan una opción para diversificar el riesgo, especialmente para los que han sufrido las pérdidas de cosecha más severas en la última inundación. Los agricultores adoptan la innovación tecnológica en respuesta al riesgo agroclimático. Gráfico 33. Estrategia de Cultivo.

Fuente: Elaboración propia. 2010. Tabla 22. Cosecha Perdida en la Última Inundación por Estrategia de Cultivo Actual en %. Cosecha perdida % Cultiva 0-25 26-50 51-75 76-100 Total Nada 4 11 0 4 19 Sólo Chaco 8 4 6 8 26 Sólo CCE 11 0 0 0 11 Ambos 15 5 1 23 44 Total 38 20 7 35 100 Fuente: Elaboración propia. 2010. El 70% de los encuestados cultiva en su chaco un promedio de 0,29 hectáreas (por debajo de la hectárea, umbral de elevada vulnerabilidad para la región), 6,4 veces más grande que un CCE. El 55% actualmente cultiva un campo elevado que incluye árboles frutales sobre el anillo protector, cultivando cerca de 0,045 hectáreas cada uno. Las siguientes tablas muestran los principales problemas enfrentados por ellos en los últimos 6 meses y las estrategias de afrontamiento adoptadas. El 94% sembrará en la próxima temporada agrícola. El otro 6% manifestó la intención de abandonar la agricultura, ya sea en el chaco o en el CCE, y dedicar más tiempo a otras actividades económicas. La generación de ingreso es su principal prioridad. Tabla 23. Principales Dificultades en los Últimos 6 Meses en %. 1ra dificultad

%

2da dificultad

%

3ra dificultad

%

Enfermedad Inundación Nada Desempleo

32 28 15 11

Nada Mala cosecha Enfermedad Agua no segura

62 17 6 6

Nada Enfermedad Mala cosecha Ventas reducidas

91 4 2 2

113


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Sequía Falta de alimentos Pago de deudas Total

4 Inseguridad 2 4 Otro 4 2 100 100 100 Fuente: Elaboración propia. 2010. Tabla 24. Estrategias de Afrontamiento en los Últimos 6 Meses en %. Buscar empleo extra 38 Trabajar más horas 30 Comer reservas alimentarias 21 Vender más animales de lo usual 21 Reducir gasto para salud 15 Vender la TV, radio u otro bien 13 Gastar menos en Insumos agrícolas. 6 Vender activos productivos 6 Fuente: Elaboración propia. 2010.

1.1. FODA Loma Suárez. Muchas limitaciones tienen que ver con el grupo mismo de beneficiarios, hasta el punto que en la comunidad de la Loma Suárez ha sido necesario formalizar un conjunto de reglas. Las reglas han surgido de los problemas encontrados en terreno, mayormente tienen que ver con la puntualidad y dedicación al trabajo agrícola. Los beneficiarios de la comunidad Loma Suárez se han beneficiado de la inversión más grande, sobre el mejor suelo por su característica de impermeabilidad. El sistema de 26 CCE ha sido construido sobre 3 hectáreas, un canal artificial proporciona agua de la laguna cercana. El área se inunda pero no tanto como para afectar a la seguridad de los cultivos en el sistema. No obstante que ellos cuenten con las mejores condiciones, la asociación de productores que nació de la experiencia está activa a un nivel mínimo (agosto 2010). Los conflictos han surgido dentro de la asociación y entre la asociación y la contraparte local (FCDSB) en relación al manejo del sistema reflejando el choque entre la agricultura de subsistencia, tal como la practican los agricultores de subsistencia, y una agricultura intensiva orientada al mercado promocionada por la contraparte local (FCDSB). Un resultado claro es que en un área urbana o periurbana, donde un mercado del subempleo diverso y una gran oferta de ayuda humanitaria están disponibles, la intensificación de la agricultura no es una necesidad estricta y puede tener éxito más bien como oportunidad para mejorar los ingresos frente a las oportunidades disponibles. El acceso a las estructuras no tendría que ser para quienes lo necesitan sino más bien para quienes lo quieren. El CCE requiere de más trabajo que el chaco y esto ha sido un gran límite. El riego, el manejo de suelo, el control de plagas y malezas no son practicados en la agricultura tradicional. Algunos de los beneficiarios han considerado estas innovaciones como “caprichos”, debido a su larga experiencia con el chaco, y no han aplicado las técnicas de manejo del suelo, llegando hasta el punto de desafiar abiertamente los promotores con relación a la habilidad técnica agrícola. Un CCE manejado como chaco es poco productivo. Otra razón para resistir a la intensificación de las actividades agrícolas es la disponibilidad de tiempo, los beneficiarios tienen ocupaciones y sostienen que la horticultura intensiva requiere demasiado de su tiempo. Sus ocupaciones proporcionan un ingreso inestable que es percibido a diario o semanalmente, asegurando la cobertura de las necesidades cotidianas. Las horas de trabajo pueden ser reducidas o intensificadas según la necesidad o el gusto, siendo el tiempo de ocio un importante

114


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana componente de la cotidianidad. Los conflictos han empezado cuando la contraparte local (FCDSB) ha intentado promover el salto desde la mera seguridad alimentaria y agricultura de subsistencia a una agricultura intensiva orientada al mercado. El tiempo representa una cuestión central. Esperar 3 o 4 meses para cosechar y vender es percibido como algo irracional en su estrategia de medios de vida basada en el día a día. Perciben como una extravagancia que se les pida dedicar sus fines de semana, sin interferir con su tiempo de trabajo, para producir intensivamente para el mercado, planificando las cosechas de acuerdo a las necesidades del mercado, ya que en el sistema de los CCE es posible controlar variables como suelo y agua. El grupo ha aplicado parcialmente las técnicas una vez, pero ha abandonado la innovación poco después. Nosotros y los de allá es la división más puntualmente definitoria entre el grupo de la Loma Suárez, que identifica al sí mismo nosotros (los pobres) vs. los ricos y poderosos, que incluye a los políticos, los ricos y la cooperación internacional. La dicotomía define estrictamente quien necesita de ayuda y quien la debe proporcionar. En un lenguaje típico del oprimido, el líder subraya que la contraparte local (FCDSB) tendría que proveer más insumos y más ayuda. Otro beneficiario remarca que hace falta una nueva sierra mecánica para construir nuevos puentes, usados para el acceso a los CCE que en este módulo están completamente rodeados por agua. Entre los miembros de la asociación, 6 tienen como ocupación primaria la extracción de madera y leña y la sierra es su principal herramienta de trabajo, lo cual muestra una falta de interés y coordinación entre los beneficiarios. Los de allá (los ricos y poderosos) son percibidos como distantes y no interesados, pero debiendo ayuda en dinero o especies. Nosotros (los pobres) no toman la responsabilidad para pequeñas acciones e inversiones de mínimas cantidades de dinero que se necesiten. El riego manual es una de las actividades más intensivas de labor requeridas por los CCE, una de las más evidentes diferencias con el trabajo requerido para el chaco. Los beneficiarios señalan el bajo nivel de agua en los canales y la falta de lluvias. Sin embargo, el sistema cuenta con dos bombas mecánicas que pueden reponer agua en los canales trayéndola de la laguna a través de un canal. A la pregunta sobre por qué no han utilizado las bombas para reponer el agua de los canales y para regar, la respuesta ha sido que la contraparte local (FCDSB) no ha proporcionado gasolina. Nuevamente ellos no han proporcionado algo que se supone deben proporcionar. El grupo ha identificado varias oportunidades. Hacia el final del FODA los beneficiarios hacen notar que la inversión necesaria para mejorar los equipos para el trabajo del suelo, siendo ésta la principal limitación que señalan, le costaría aproximadamente $US 141,4, resultando en $US 8,5 cada uno, menos de un jornal de un hombre. En la misma instancia, el vocero del grupo calcula que un CCE (450 m2), de pertenencia de un hogar, podría producir por ejemplo 4.000 kg. de tomates a los cuatro meses, por un valor comercial de 2.263 $US en el mercado local. Sin embargo, la última palabra del vocero del grupo ha sido de pedir ayuda para prestarse el tan necesario insumo agrícola, un disco para el tractor de la facultad de agronomía de la Universidad local. Las principales amenazas identificadas por los beneficiarios son: • • • • •

Los animales silvestres (aves, capibara, caimán y otros depredadores). El calor. Olas de frío extraordinarias (surazos). Precios bajos/no predictibilidad de los mercados/falta de información. Incompatibilidad con otras iniciativas de ayuda/trabajo.

115


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 1.2. FODA Puerto Almacén. Los beneficiarios han mejorado el suelo con material arenoso, tierra negra del monte y eichornia spp. Si bien el sistema ha sido inundado no se han registrado pérdidas importantes. La disponibilidad de asistencia técnica ha sido identificada como una importante oportunidad. Una fortaleza consiste en el interés en continuar el trabajo no obstante las muchas divisiones internas del grupo debidas a la afiliación política. La disponibilidad de varias formas de transferencia tipo alimento por trabajo y efectivo por trabajo genera un mercado del subempleo donde la competencia es muy fuerte frente de una oportunidad económica relativamente pequeña. Una parcela de 0,045 hectáreas no permite la percepción de un cambio drástico en los medios de vida para agricultores de subsistencia que no conciben la intensificación agrícola. El modulo ha sido construido en una zona de suelo arenoso con niveles de inundación que alcanzan los 1,5-2 m. Las principales amenazas identificadas son: • Los animales silvestres (aves, capibara, caimán y otros depredadores). • La distancia de la comunidad en tiempo de agua cuando no siempre se cuenta con embarcaciones. • Divisiones internas. • Incompatibilidad con otras iniciativas de ayuda/trabajo. 1.3. FODA Puerto Varador. En 2010 la inundación ha alcanzado casi sus niveles récord y el sistema construido en la comunidad de Puerto Varador ha sido inundado, y de tal forma se ha recargado de agua rica en nutrientes. Limitaciones financieras imposibilitan la elevación del anillo protector a un nivel adecuado para el peor escenario, ya que el sitio es uno de inundación extrema (más de 2 metros en 2007). El problema será fácilmente solucionado con una pequeña inversión adicional. El sistema ha quedado inundado durante 2 semanas. Una amenaza identificada es que el sistema es vulnerable a los animales silvestres. Durante la época de lluvia cualquier porción de tierra elevada se convierte en un refugio para la fauna silvestre; además, los CCE ofrecen alimentos cultivados apetecibles por los animales silvestres. Este problema puede ser solucionado con una pequeña inversión para instalar una nueva malla protectora. En la época seca, especialmente durante la sequía extraordinaria que ha azotado el departamento en 2010 (agosto 2010) Las aves han representado la peor amenaza, ya que los alimentos silvestres no están disponibles en el ambiente y los cultivos se tornan más atractivos. No se ha implementado un manejo de este tipo de plagas y los cultivos en los CCE han sufrido los mismos ataques que en los chacos. El cultivo más vulnerable es el maíz. Otra amenaza es la dificultad de cubrir la distancia entre la comunidad y el sistema de CCE durante la época de lluvia. La única forma para llegar al sistema cuando el agua alcanza 1,5 m o más es con una embarcación, y estas no están siempre disponibles. Las cosechas han sido parcialmente dañadas en la última inundación. El término adoptado por el grupo para referirse a su interacción con la contraparte local (FCDSB) es: ayuda, término que no supone contrapartida, compromiso ni responsabilidad. De hecho, la contraparte local (FCDSB) no proporciona ayuda, ni reparte insumos u otras cosas, lo cual representa la principal expectativa que los miembros del grupo tienen hacia cualquier ONG que trabaje en el área. La contraparte local (FCDSB) está proporcionando extensión rural con un mínimo presupuesto.

116


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Por lo tanto, se ha de considerar un buen resultado y un detalle alentador que aun después de bajar sus expectativas de recibir algún tipo de incentivo el grupo sigue determinado a participar en el proyecto y solicitan más módulos de CCE para favorecer el acceso de más individuos de la comunidad al sistema y sus beneficios. El sistema necesita una fuente de agua cercana. 1.4. FODA Copacabana. Para la comunidad Copacabana su principal activo es una cultura organizacional y de trabajo cooperativo, los factores principales del éxito del proyecto en esta comunidad. La comunidad podría evolucionar desde una agricultura de subsistencia a una orientada al mercado. El grupo cuenta con agricultores expertos que conocen muy bien las necesidades de la agricultura y gustan de seguir aprendiendo. Apertura mental y buena voluntad caracterizan este grupo de beneficiarios y han facilitado el trabajo de los agrónomos. El grupo también es muy unido entorno a su líder, quien eficazmente proporciona oportunidades para su gente y defiende reglas equitativas de trabajo comunal y reparto de beneficios. El grupo identifica entre sus fortalezas la gratitud hacia las iniciativas de ayuda y desarrollo y la habilidad para obtener ventaja y beneficio de las oportunidades. El grupo tiene ethos de trabajo comunitario y valora mucho el intercambio de ideas, conocimientos y experiencias con el personal profesional. Los CCE han proporcionado una barrera contra la inseguridad alimentaria durante la pasada época de lluvias. El suelo donde se ha construido el sistema es arenoso y no retiene el agua. La sedimentación de arcilla todavía es insuficiente y más ciclos de inundación serán necesarios para obtener una impermeabilización suficiente, a no ser que la arcilla sea transportada al sistema desde otro lado. Una última debilidad que algunos beneficiarios señalan es la flojera Hay muchos proverbios y bromas en relación a la flojera, hasta anecdótica de los benianos; es notable que esta comunidad sea la única que menciona estar afectada por este defecto en algún grado. La observación directa y la opinión informada del personal de la contraparte local (FCDSB) convergen en la confirmación de que esta comunidad es la mejor organizada y la más cumplidora. Conciencia de uno mismo y honestidad pueden considerarse como ulteriores fortalezas que emergen de la reflexión a posteriori sobre el taller, estas cualidades forman parte de los pilares de la resiliencia comunitaria (Ojeda, Melillo: 2001). 1.2. 9.5. Lecciones Aprendidas. “Los pobres pagan más” para los mismos bienes y servicios; esta es una característica muy común y bien conocida de la pobreza. A causa de la poca disponibilidad de efectivo, los hogares pobres adquieren bienes en pequeñas cantidades, pagando más para menos. Sin ser una norma universal se ha observado en muchos casos que los ingresos nominales ajustados a los precios reales pagados por los pobres hacen aumentar el coeficiente de Gini de los ingresos reales (Rao: 2000). El índice de Gini normalmente se utiliza para medir la desigualdad en los ingresos, pero puede utilizarse para medir la entropía de cualquier distribución desigual. El coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una sola persona posee toda la riqueza). Trinidad no representa una excepción, especialmente en términos de la heterogeneidad de los precios conforme el asentamiento se aleje de los principales abastos ubicados al centro de la ciudad, lo cual ocasiona una inequidad real superior a la nominal, ya que las áreas periféricas pueden coincidir con las más marginales desde un punto de vista socioeconómico (Markos: 2010b). La planificación territorial necesita compensar estos desequilibrios posicionando mercados y nuevas áreas agrícolas cerca de los ciudadanos más pobres.

117


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Los cuatro grupos han identificado el uso de eichornia spp como una opción para abonar el suelo que ha dado por lo menos una buena cosecha; es efectivo pero requiere ser integrado profundamente en el suelo y la actividad demanda más trabajo de lo que los agricultores locales acostumbran. Otras fuentes de materia orgánica usadas para devolver nutrientes a los suelos son: humus del bosque (tierra negra) y subproductos agrícolas. La reposición de nutrientes requiere de un cambio tecnológico que necesita ir acompañado de un cambio cultural para tornarse efectivo, tal como se ha planteado el desafío en la FCDSB. La agricultura itinerante de roza, tumba y quema es una técnica meramente extractiva que agota el suelo en 2 o 3 años, pero el hábito es difícil de cambiar. 9. Conclusiones. Hacia el final de la temporada de lluvias en el Beni (diciembre-abril) los agricultores padecen regularmente por los reducidos ingresos, las cosechas, los activos perdidos y la imposibilidad de cultivar su tierra a causa de la casi nula penetración y lenta escorrentía de las aguas, viéndose obligados a reducir sus sembradíos por el elevado riesgo y a no poder pescar por la condición de llenura. Los agricultores que tienen acceso a los CCE, tras poder cosechar el pescado en el mejor momento para el mercado. La yuca puede guardarse más tiempo bajo tierra gracias a las óptimas condiciones de drenaje, los beneficiarios se preparan a sembrar sus cultivos y peces otra vez. El final de la temporada de lluvias coincide con los precios más elevados de varios productos producibles en módulos tipo chinampa. Un desastre recurrente se torna de tal manera una oportunidad. Los agricultores de subsistencia y otros grupos vulnerables en Trinidad y en el Beni rural pueden diversificar sus medios de vida transformando los recurrentes desastres en activos y oportunidades gracias al incremento del activo paisajístico. Se han considerado para este análisis únicamente las transformaciones del paisaje que permiten el cultivo en campos elevados y la piscicultura de los cuales se tienen experimentos agroarqueológicos y experiencias de desarrollo rural acumuladas en los últimos 21 años (desde 1990). Se asume para la siguiente simulación una productividad invariada. La diversificación agropecuaria obtenida por medio de la optimización del paisaje permite realizar las condiciones necesarias para reducir la exposición al riesgo agroclimático maximizando las ganancias. Portfolios más eficientes se obtienen cuando se logra invertir la correlación entre los ingresos/perdidas de distintos rubros. Los CCE asociados a la piscicultura intensiva asociada permiten asimismo de reducir la varianza de los ingresos y el riesgo asociado, elevando los valores medios de los ingresos al reducir las pérdidas. Se fundamentan las estimaciones prudentes de las variaciones en los rendimientos en base a encuestas y otra información primaria y segundaria, combinando impactos del clima y acceso a mercados (Markos: 2010a, b, 2011a, b). Gráfico 33. Ingresos/Pérdidas de las Actividades de Subsistencia en Beni rural. Sin GTA Con GTA (Σr=~0)

118


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Fuente: Markos. 2011b. 1. Actividades Agrícolas ~70% de los ingresos en áreas rurales

(verde)

2. Actividades Pecuarias ~15% de los ingresos en áreas rurales

(azul)

3. Pesca (1)

(roja)

~15% de los ingresos en áreas rurales

4. Piscicultura (2)

5. Actividades Urbanas 100% de los ingresos en Trinidad urbana

(roja) (violeta)

9.2. El Derecho a la Tierra. La inequidad en el acceso a la tierra como recurso productivo es una gran limitante para el desarrollo (Green: 2008). En los países donde hubo reforma agraria, si el acceso inicial a la tierra es más equitativo el crecimiento de la economía es entre 2 y 3 veces superior (BM: 2003). Derechos propietarios seguros y no ambiguos favorecen las transferencias de tierra a usos y usuarios más productivos (BM: 2008). La reducción de un tercio en la inequidad de la distribución de tierras corresponde a la reducción de la mitad de la pobreza en un lapso de aproximativamente 12-14 años, cerca de cinco veces más rápido del efecto de un crecimiento agrícola del 3% anual sin reducción de la inequidad (El-Gonemy: 2003). Para que estos derechos sirvan a la reducción de la pobreza hay que favorecer emprendimientos familiares gestionados directamente, que cuenten con derechos claros y seguros de propiedad o al menos de uso (De Shutter: 2010a). Una actualización del activo paisajístico moxeño permite mejorar la fertilidad del suelo y practicar la piscicultura (con deforestación cero y un uso del suelo hasta 19,5 veces más eficiente al de la ganadería bovina extensiva, como se la práctica actualmente en el departamento del Beni) con elevado potencial para elevar la productividad del suelo y prevenir conflictos por el acceso a la tierra. El Relator Especial sobre el Derecho a la Alimentación, Olivier De Shutter, ha avalado una propuesta de su homólogo para el Derecho a la Vivienda (Kothari: 2007): la tierra debe ser reconocida como un derecho humano sobre la base de que el acceso a la tierra y a los recursos naturales es una precondición para la realización del derecho a la alimentación. Las siguientes referencias proceden en su mayoría del informe de De Shutter recién mencionado. Cuatro tendencias generales afectan el acceso a la tierra (De Shutter: 2010a): el aumento de la presión sobre las tierras agrícolas debido a usos agrícolas alimentarios y no alimentarios. El crecimiento poblacional. La reducción del tamaño de las parcelas per cápita y por hogar. Cada año se pierden entre 5 y 10 millones de hectáreas de suelos agrícolas por su severa erosión, degradación o agotamiento (FIDA: 2008). Las tendencias apuntan a una población global de al menos 9 mil millones de individuos para 2050 y la intensificación de la producción agrícola e incrementos en la productividad han sido identificados como prioridades clave para asegurar la seguridad alimentaria frente a una disponibilidad de tierra arable declinante (Chatham House: 2009). De Shutter (2010) así identifica a los dos elementos que hacen más urgente la necesidad de una reforma agraria; son: un índice de Gini de la propiedad de la tierra superior al 0,65 en la propiedad de la tierra y una pobreza rural importante debida al cultivo de parcelas demasiado pequeñas. En el Beni la ganadería vacuna necesita de 5 hectáreas por cabeza (Barba et al.: 2003). Apenas 7.000 ganaderos (GDAB: 2009a), el 1,57% de la población concentra no menos de un 38% del territorio Beniano destinado a la ganadería extensiva (GDAB: 2008b), residiendo principalmente en las ciudades. Si bien el coeficiente de Gini está claramente por encima del umbral crítico, ya que la población rural es estimada en 130.122 personas al 2010 (INE: 2008), en el Beni no hay conflicto entre los dos principales usos de suelo: la ganadería ocupa las sabanas, la agricultura indígena/campesina ocupa el bosque de galería, cerca de los ríos, cultivando superficies entre 0,3 y 0,6 hectáreas promedio por hogar en el Municipio de Trinidad (Markos: 2010a, 2010b). Las superficies sembradas se han reducido respeto a años anteriores a causa

119


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana de las recurrentes inundaciones, sequías e incendios. La reducción de los sembradíos no se debe a las más clásicas subdivisiones de tierras entre herederos sino al riesgo climático (Markos: 2011a). Ambas actividades usan las quemas indiscriminadamente pero no compiten, ya que las sabanas tienen una muy baja productividad y carecen de infraestructuras de riego y vial: sus suelos no son atractivos para agricultura. El arroz se cultiva en otras zonas y tampoco compite con las otras actividades agrícolas de subsistencia. Se registran entonces los dos elementos que hacen más urgente la necesidad de una reforma agraria, que está ejecutándose por mano del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA). En América Latina los fracasos de las reformas agrarias se han debido a que se enfocaban en el mero acceso a la tierra sin dar importancia a las políticas de desarrollo rural (BM: 2003), que incluyen mínimamente: el acceso a los medios de producción, a la tecnología, a la capacitación, a sistemas de crédito y a una cobertura en materia de servicios públicos (FAO: 2010, p. 35). Bolivia y otros países pueden fortalecer este tipo de políticas con la adopción de innovaciones tecnológicas como los CCE y la piscicultura rural. El reparto de tierras a las comunidades indígenas/campesinas va en desmedro del bosque, siendo la agricultura de roza, tumba y quema la única practicada por estos grupos en la región y la deforestación con fines comerciales es una de las principales actividades para la generación de ingreso disponible para los comuneros. Los bosques representan un 45% del precioso stock de carbono terrestre (IPCC: 2007). El problema de la baja productividad tanto de los suelos como del trabajo agrícola y la vulnerabilidad ante el cambio climático y ante los efectos indeseados de malas prácticas agrícolas hacen que el reparto de tierras en sí mismo no represente una respuesta suficiente a la inseguridad alimentaria o a la conservación de los recursos naturales. La persecución penal de quienes provocan incendios es implementada por el Estado, su efectividad se vería incrementada por la promoción de alternativas tecnológicas que permitan prescindir de la deforestación, con potencial para aumentar la productividad agropecuaria. 1.1. Viabilidad de los Sistemas y Sinergias. Las experiencias demuestran que una vez construido un módulo su mejora y mantenimiento continuo deben resultar rentables para los beneficiarios en un mercado del empleo urbano que ofrece varias oportunidades de ganancias relativamente buenas comprometiendo tiempos breves. El derecho de uso o propietario debería ser condicional dependiendo del compromiso con el trabajo. Asimismo, el conocimiento agrícola local debe incorporarse y armonizarse con el modelo tipo chinampa para favorecer su aceptación. Si bien en el departamento fueron desarrolladas infraestructuras y técnicas agrícolas remarcables su uso se perdió a favor de una involución agrícola, su rescate coincide con una innovación tecnológica. Sería de extremo interés evaluar económicamente la contribución involuntaria del activo paisajístico arqueológico a la salud del bioma amazónico, como servicio ambiental a escala global, y de acuerdo con esto planificar su escalamiento multipropósito, incluyendo la posibilidad de llegar a la venta de servicios ambientales. Los CCE modernos, a través de la incorporación del eichornia spp en el suelo, permiten el secuestro de carbono atmosférico y el aprovechamiento de los nutrientes presentes en las aguas de inundación sin necesidad de talar el bosque (Lee: 1977, 1996; Barba et al.: 2003; Saavedra: 2009). La cuenca del rio Mamoré, que serpentea a pocos km de la ciudad de Trinidad, recibe cerca del 65% de las lluvias en Bolivia, en años de inundación extraordinaria (por ejemplo 1947 y 2008) el área cubierta por el agua puede alcanzar 150.000 km2, área equivalente a la extensión de las culturas hidráulicas (Lee en Visinoni: 1999, en FCDSB: 2010); tal es el tamaño de la oportunidad ofrecida por el clima aparente adverso. La extracción de tierra para manutención de caminos y habilitación de suelos para la construcción

120


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana es una actividad que va transformando el paisaje del Beni a gran escala. La generación de recursos financieros favorecida por la asociación estratégica de estas actividades podría impulsar el desarrollo del departamento, cuya mayor debilidad de acuerdo al Plan de Desarrollo Departamental 2010-2015 es justamente la falta de caminos, permitiéndose asimismo el escalamiento de estos sistemas agrícolas a nivel departamental y planificación del desarrollo de la red vial a la vez infraestructura hidráulica e agrícola. Lee estima que los CCE pueden haber estado funcionando hasta 1.000 años de forma continuada (Lee: 1996). Después de al menos 800 años de olvido y erosión los CCE arqueológicos podrían ser recuperados en su función productiva. La integración caminera y de mercados a nivel departamental, del Municipio de Trinidad con su área de influencia más próxima (San Javier, Loreto, San Ignacio de Moxos) y con el resto del Beni, sufre a causa de la falta de caminos en condiciones para transporte sobre rueda; el único disponible aparte del transporte aéreo. Es posible utilizar parte del presupuesto para la construcción y manutención de caminos dentro del departamento para la generación de recursos financieros utilizándolo como contraparte en la captación de fondos para la construcción de campos de cultivo elevados, los cuales poseen una gran capacidad para atraer financiamiento. Podría por tanto actualizarse la ingeniería desarrollada por los antiguos pobladores del Beni. En el cercano Estado brasileño de Rondonia, las comunidades ribereñas están integradas a los mercados gracias a un servicio de transporte fluvial organizado por el gobierno, de tal forma tienen mayor acceso a servicios de extensión agropecuaria e incentivos para producir excedentes. La construcción de hidrovías que cortan caminos entre meandros es práctica común en Brasil. Los antiguos pobladores del Beni conectaban también ríos y lagunas entre sí. Un modelo de integración departamental por medio de una actualización de la ingeniería ancestral podría llevar a grandes beneficios con reducidos gastos de operación y mantenimiento de las hidrovías respeto a los caminos (que se deshacen durante cada temporada de lluvias); por último, integrando grandes lagunas para producción piscícola y de otros rubros también priorizados a nivel departamental como el caimán. Una red de comunicación fluvial podría tener mayores ventajas y menores desventajas que una red caminera. A continuación se muestra una propuesta de priorización para el municipio de Trinidad, la ciudad más grande y de crecimiento más rápido del Beni, nudo estratégico del comercio hacia el interior del departamento. Se ha empleado el método de pares repartiendo los 22 productos de la canasta básica (Markos: 2011a) por quintiles según su peso porcentual en la canasta básica y generación de empleo por hectárea de cultivo, la puntuación de un producto depende del quintil de pertenencia. Se han incluido la apicultura, la pesca por su potencial inexplotado (Infopesca: 2006) y se le ha atribuido un elevado puntaje a la piscicultura por la misma razón y porque el jornal piscícola es de 4 veces el jornal ganadero (Barba et al: 2007). A la priorización así fundamentada deben asociarse campañas de comunicación y educación para actuar sobre la curva de la demanda de productos hortofrutícola, determinada por el elevado precio y la cultura alimenticia de la región que muestra una preferencia para la carne vacuna y alimentos ricos en energía (el azúcar representa el 4% del gasto alimentario). Las producciones hortofrutícola y piscícola, a intensificarse prevalentemente en áreas periurbanas, prometen mayores impactos en la generación de empleo y seguridad alimentaria y nutricional. El arroz, de ser posible implementar sistemas de riego, no solo provee granos y alimento proteico a ser empleado en actividades pecuarias, también puede proveer semillas de calidad para las cuales se paga el precio más alto. El trigo no se cultiva en el Municipio. Tabla 25. Propuesta de Priorización para el Municipio de Trinidad.

121


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Producto (producc./Transformacion) %Gasto Empleo Horticultura: papas, tomate, cebolla, 3 5 zanahoria, pimientos, arveja, pepino Carne Res 5 1

Total 8 6

Trigo (pan/harina)

4

2

6

Piscicultura

1

5

6

Pollo/huevos

2

3

5

Arroz

2

3

5

Frutales (platano, guineo, papaya)

2

2

4

Citricos (mandarina, naranja, toronja)

2

2

4

Leche y derivados

1

2

3

1 Fuente: Markos. 2011a.

2

3

Aceites (girasol, soya)

1.2. Lecciones Aprendidas para el Desarrollo de Politicas Publicas. Las áreas del mundo donde las proyecciones de cambio climático señalan un aumento, reducción o polarización de las precipitaciones pueden beneficiarse de transformaciones del paisaje similares a las obras en tierra analizadas, sobre todo si los suelos son arcillosos. Este tipo de activo paisajístico podría beneficiar enormemente a los Países de Bajos Ingresos y Deficitarios en Alimentos (LIFDC por su sigla en inglés) incrementando la producción de alimentos y generando empleo rural. Los argumentos a favor de un aumento sostenible de la producción de alimentos en tales áreas son muchos, uno de ellos es que las reservas alimentarias regionales, nacionales y locales son la protección más efectiva contra los picos de precios que pueden acompañar shocks climáticos y de mercado (UNCTAD: 2009a; Mittal: 2009; Markos: 2009; Orr: 2009). Siendo fundamentalmente deficitario en alimentos, el departamento de Beni podría representar un modelo para los LIFDC, donde la disponibilidad de tierra per cápita se va reduciendo e inundaciones y sequías amenazan ulteriormente los medios de vida de los agricultores. Aumentar la producción alimentaria y los ingresos es por ende una prioridad en esta región. Los CCE han demostrado proteger y proporcionar una seguridad para seguir mejorando la productividad de los cultivos más vulnerables y al mismo tiempo más importantes, es decir, la yuca y el plátano. Asimismo, los CCE representan una alternativa productiva agroecológica válida para una amplia gama de cultivos, habilitando suelos de sabana y conservando los bosques. Podría llegar a generar un grande cambio agrícola. El proceso de rescate de las tecnologías precolombinas es incipiente pero cada vez más gobiernos locales y agencias de desarrollo nacionales e internacionales están construyendo o planificando la construcción de CCE y lagunas. El Beni podría tornarse la cuna de un renacimiento agrícola y ecológico, laboratorio para un nuevo paradigma emergente de un pasado lejano. El dilema de las dinámicas de la intensificación agrícola en áreas tropicales donde se practica la agricultura en chaco no se ha solucionado aún, continúa confundiendo a los agrónomos y economistas desde los años tempranos de la revolución verde. El tiempo de ocio y de trabajo deben estar bien balanceados, especialmente cuando se intenta dejar atrás a sistemas agrícolas de menor demanda de trabajo como la agricultura de roza, tumba y quema (Boserup: 1965). La presente experiencia apunta a representar un paso adelante en el debate. La necesidad de producir alimentos para las ciudades podría cubrirse con la mano de obra no calificada que el cambio climático obliga a mudarse con mayor

122


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana velocidad a las mismas. Trinidad es una ciudad deficitaria en alimentos, con oferta sobreabundante de migrantes climáticos (Bogado et al.: 2009; Markos: 2010b) para quienes la intensificación agrícola puede ser tanto una necesidad como una oportunidad. El que sigue es un párrafo de Boserup que muestra cómo los problemas actuales, empeorados por el cambio climático, no son nuevos y sin embargo siguen sin solución: “[…] los agricultores enfrentan el dilema entre intensificar su producción o desplazarse a la ciudad. Parecen elegir mayoritariamente la segunda opción en números tan grandes que el mercado del empleo urbano se satura con la oferta de mano de obra no calificada. Asimismo la mano de obra disponible en áreas rurales no es suficiente para permitir el cambio de ciclos largos de barbecho a una agricultura más intensiva”. (Boserup: 1965. p.120). La interacción entre necesidad y oportunidad es crucial. Los CCE pueden ser una respuesta para prevenir la migración rural y aumentar la autosuficiencia alimentaria de las ciudades reduciendo tanto las emisiones de GEI asociadas como la vulnerabilidad que acompaña el transporte de alimentos a grandes distancias. El tamaño de los CCE disponible para cada agricultor tendría que ser superior si el modulo se construye en un ámbito urbano para poder representar una válida alternativa de medios de vida. Las comunidades rurales con reducido o irregular acceso a la ayuda o asistencia alimentaria y buen liderazgo son los mejores candidatos para la adopción de esta innovación tecnológica. Otra opción de más fácil aplicación es la agricultura a gran escala mecanizada que use insumos como eichornia spp en CCE. La siguiente tabla muestra las prioridades identificadas en un estudio comisionado para orientar el Plan Productivo Departamental 2010-2015. Los indicadores usados para complementar la información obtenida en talleres participativos han sido: el valor bruto de la producción, la generación de empleo, el desarrollo de la cadena de valor, el tamaño del mercado, la integración con otras cadenas de valor, la seguridad alimentaria, exclusividad económica y el riesgo. El tamaño del mercado y el valor bruto de la producción pesan desproporcionalmente. La piscicultura y la producción hortofrutícola resultan excluidas a priori por su reducido tamaño, sin embargo, estos rubros tienen el potencial más elevado para responder a las demandas de empleo y alimentos locales (Markos: 2011b). Tres de seis rubros priorizados por el GDAB pueden obtener beneficios de los CCE modernos como demuestra la experiencia adquirida: la ganadería, la yuca y el arroz. Las actividades forestales y la producción de caimán pueden beneficiarse indirectamente por la reducida presión sobre los recursos naturales, los bosques y los recursos pesqueros. Tabla 26. Priorización a Nivel Departamental. Producto Puntaje Ganadería 4,51 Forestales 4,27 Castaña 4,23 Caimán 3,94 Arroz 3,92 Yuca 3,28 Fuente: GDAB. 2009a. Globalmente, el 75% de los pobres reside en áreas rurales, siendo pequeños agricultores o trabajadores jornaleros. Si bien producen alimentos también necesitan adquirirlos porque no tienen cómo guardar sus excedentes para la época de escasez (Deveraux et al.: 2008). Según Green (2008), los agricultores pobres son más fácilmente excluidos de una agricultura de mayor valor y normalmente no se encuentran en la posición de poderse beneficiar de las nuevas tecnologías. Al crecer los ingresos y el uso de la tecnología, la ventaja en el comercio va para los emprendimientos más grandes, mientras que los sectores secundario y terciario crecen atrayendo trabajadores del campo a la ciudad. La

123


agricultura a pequeña escala queda atrás y sirve de red de seguridad social proporcionando empleos rurales a trabajadores sin formación adecuada para trabajos en áreas urbanas y un lugar a dónde volver en caso de crisis económica (Green: 2008). Los CCE representan una innovación tecnológica inclusiva que puede aumentar la viabilidad de la vida rural y favorecer la integración de mano de obra no calificada en áreas urbanas. El activo paisajístico del Beni puede favorecer el empoderamiento económico de mujeres y hombres mediante su participación en la producción sostenible de alimentos y respectivas cadenas de valor, tornar riesgos en oportunidades y brindar servicios ambientales a escala departamental. Una indicación clave que sale de las encuestas es que las personas más jóvenes tienen una mejor predisposición para aprender nuevas técnicas agrícolas y adoptarlas para mejorar sus ingresos y alcanzar metas de vida como formar su familia o comprar una vivienda. Las personas más jóvenes o por lo menos los beneficiarios podrían ser encuestados previamente para evaluar su actitud e interés. La elevada inversión inicial impone la necesidad de una selección cuidadosa de las comunidades que adoptarán la innovación tecnológica, ya que la parte social muestra ser la más compleja de abordar. La ley del menor esfuerzo (Boserup: 1965; Erickson: 2006a) parece tener vigencia en muchas de las comunidades; sin embargo, el modelo podría ser escalado por su potencial para el desarrollo sostenible. La comprensión profunda del funcionamiento de las estructuras antiguas es absolutamente prioritaria respeto a cualquier intento de actualización que podría resultar en intervenciones inoportunas en el ecosistema. El estudio del patrimonio humano ancestral es prioritario y debe preceder cualquiera de las acciones posibles. Sigue una lista de las soluciones identificadas en este trabajo que seguramente será acrecentada por futuras investigaciones: • Los CCE y lagunas arqueológicas se podrían rehabilitar y cultivar donde sea conveniente por acceso caminero o potencial turístico. • Los CCE pueden permitir una intensificación agrícola que provea alimentos para las ciudades, incluso industrializando o semi-industrializando la producción de abonos localmente. • Los CCE pueden responder a las necesidades de seguridad alimentaria de las comunidades más aisladas. • Para la realización del derecho a la alimentación y la soberanía alimentaria se deben favorecer emprendimientos familiares y cooperativos gestionados directamente, que cuenten con derechos propietarios, o al menos de uso, seguros y no ambiguos que favorezcan una reducción drástica de la pobreza y la transferencia de recursos a usos y usuarios más productivos. Condiciones de mercado asistido por el Estado y la imposición de requisitos de contraparte para acceder a estructuras productivas costosas como los CCE, son altamente recomendables. • Los CCE podrían tener una mayor capacidad de generar recursos financieros si están asociados a los proyectos de infraestructura de caminos que constantemente efectúan préstamos de tierra de los costados de las carreteras. Aprovechando el uso de las mismas maquinarias podrían construirse campos de cultivo elevados abaratando los costos de ambas obras.16 Los costos de transacción para la comercialización de los productos serian asimismo reducidos. La entidad responsable de los caminos troncales corresponde a nivel de Gobernación Departamental y los caminos vecinales corresponden a los Municipios. El uso de parte de presupuesto para caminos como contrapartida puede generar mayores recursos financieros tanto para infraestructura caminera como productiva. • Los CCE y la producción piscícola a gran escala podrían beneficiarse de las obras para extracción de tierra que consume territorio descontroladamente alrededor de los centros urbanos en rápido crecimiento, necesitados de crecientes cantidades de tierra para levantar el suelo por encima del 16

Comunicación personal con Oscar Saavedra.


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana nivel de las inundaciones para fines constructivos.17 El aliado natural es en este caso el Gobierno Municipal que otorga los permisos y reglamenta la extracción de la tierra. • La necesidad recurrente de repartir ayuda alimentaria podría empezar a beneficiar a los productores locales generando la que ha sido definida como la condición de máxima sinergia (FAO, FIDA, PMA: 2003) donde los programas de ayuda alimentaria fortalecen y consolidan la agricultura local al mismo tiempo que aseguran el acceso a los alimentos para los que lo necesitan. • Las grandes cantidades de biomasa alimenticia sobrepreciada que entran al departamento podrían pasar de representar un problema ambiental por saturación de los botaderos a un recurso precioso para producción de suelo fértil y alimento proteico a través del compostaje y lombricultura (Markos: 2010b, 2011). Esto facilitaría la habilitación de CCE a gran escala y la posibilidad de compostar los residuos en seguridad con infraestructuras elevadas. Los municipios podrían obtener más recursos financieros si asociaran este tipo de proyectos a los CCE y viceversa. • La ingeniería hidráulica de las lagunas y los canales para el transporte de las cosechas y productos podría actualizarse de acuerdo a estrictos criterios de sostenibilidad, integrando comunidades y mercados, mejorando el balance hídrico de la región y favoreciendo el desarrollo económico y la biodiversidad en sabanas improductivas, inundadas y quemadas alternativamente. • La contribución involuntaria del activo paisajístico arqueológico a la salud del bioma amazónico requiere de adecuada evaluación económica como servicio ambiental que se le otorga al resto del mundo desde esta región. Su escalamiento multipropósito tendría que planificarse sólo posteriormente a una profunda comprensión y correcta valoración económica, incluyendo la posibilidad de llegar a la venta de servicios ambientales. Se ha estimado que un 12% del territorio amazónico es de origen biocultural (Balee: 1989), algunas estructuras que se creían únicas de los llanos bolivianos (Nordenskiold: 1916; Denevan: 1966) en realidad se encuentran en otras partes de la amazonia. Todas estas obras más que monumentales representan una herencia y un patrimonio de sabiduría de unas culturas todavía envueltas en el misterio y que posiblemente pensaban muchas generaciones adelante. Si bien estos tipos de transformación del paisaje a fines de amortiguamiento hidrológico son relativamente económicas y poseen una elevada tasa interna de retorno, la inversión se recupera tras años de funcionamiento (Van Steenbergen et al. 2011) con lo cual estas sociedades debieron ser capaces de producir muchos excedentes agrícolas para financiar las obras. Mucho queda por descubrir, pero parece claro que la naturaleza ya no puede pensarse como dominio ontológicamente distinto al de la humanidad (Raffles, Kinkler: 2003), lo cual implica la necesidad de estudiar el capital social implícito en los paisajes agrarios ancestrales. El activo paisajístico del Beni representa una opción ecológica inédita según la definió Lee, que bien puede ser considerada como base de un modelo de desarrollo sostenible (Lee: 1998a, b). El turismo cultural y ecológico son alternativas válidas para aumentar el valor de estas obras en el análisis del costo de oportunidad entre usos de suelo alternativos, cumpliendo con todos los requerimientos de sostenibilidad (Saavedra: 2009). Lee llegó a plantear la posibilidad de realizar asentamientos humanos en las áreas intervenidas hace más de 2.000 años para impulsar el desarrollo de la región a través del aprovechamiento del activo paisajístico disponible (Lee en Peredo: 1996, en FCDSB: 2010) y algunos estudios han explorado esta posibilidad en cierta medida (Barba et al.: 2003). El estudio de cómo el ambiente de Moxos fue transformado en paisaje/tecnología productiva todavía puede revelar muchas novedades asombrosas y aportar a un bagaje de alfabetización ecológica que permita el diseño de sociedades resilientes y sostenibles. Transformar los riesgos en oportunidades es 17

Comunicación personal con el empresario agropecuario y piscícola Eduardo Iriarte.

125


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana la clave de la adaptación resiliente a los cambios climáticos que nos afectan y los que nos acechan. El activo paisajístico de Moxos con su plasticidad no sólo conserva la biodiversidad sino que la genera. El pago por servicios ambientales a favor de la conservación y propagación de bosques y biodiversidad, o el secuestro de carbono atmosférico para su incorporación al suelo, representa otra alternativa que puede estimular el crecimiento del activo paisajístico moxeño y aumentar su valor extrínseco e impermanente.

126


Las Civilizaciones Hidro-AgrĂ­colas de Moxos en la Amazonia Boliviana

127


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana

BIBLIOGRAFÍA. ACH. 2009. Feeding Hunger and Insecurity, Field Analysis of Volatile Global Food Commodity Prices, Food Security and Child Malnutrition. http://www.actionagainsthunger.org/pressroom/ features/feeding-hunger-insecurity-new-publication-offers-blueprint-for-grappling-with-glo

Adger. 2000. Social and Ecological Resilience: are they Related? Progress in Human Geography 24, 3 (2000). Páginas 347/364. Aguilera. 1990. Rehabilitación de la Zona Lacustre Xochimilco-Mixquic. En Rojas (Coord.). 1995. Presente Pasado y Futuro de las Chinampas. Ciesas, Tlalpan, D.F. México. Alinovi et al. 2010. Livelihood Strategies and Household Resilience to Food Insecurity: an Empirical Analysis to Kenya. http://erd.eui.eu/media/Backg.roundPapers/Alinovi-Romano-D’Errico-Mane.pdf Allier. 1995. De la Economía Ecológica al Ecologismo Popular. Icaria. Altieri. 1983. Agroecología, Bases Científicas para una Agricultura Sustentable. Ecoteca20. http:// www.agroeco.org/socla/pdfs/Agroecologia.pdf

Altieri, Koohafkan. 2003. Globally Important Ingenious Agricultural Heritage Systems (GIAHS): Extent, Significance, and Implications for Development. ftp://ftp.fao.org/sd/SDA/GIAHS/backg. roundpaper_altieri.pdf

Altieri, Koohafkan. 2008. Enduring Farms: Climate Change, Smallholders and Traditional Farming Communities. Third World Network. http://www.fao.org/nr/water/docs/Enduring_Farms.pdf Anaya et al. 1987. Allelopathy in Mexico, Ch. 9 in Allelochemicals: Role in Agriculture and Forestry, Oklahoma State University. http://pubs.acs.org/isbn/9780841209923 Arce. 1992. Evaluación y Comparación de Rendimientos de Cuatro Cultivos en Tres Anchuras de Camellones. Tesis de grado. Sin publicar. Armillas. 1971. Gardens on Swamps. Science 174 (4010): 653-661. Arrarte. 2007. Plantaciones Forestales e Impactos Sobre el Ciclo del Agua, un Análisis a Partir del Desarrollo de las Plantaciones Forestales en Uruguay. http://www.uruguayambiental.com/ publicaciones/PerezArrartePlantacionesForestales.pdf

Baes, de la Hoz. 2008. Evo, Espuma de Plata. Ediciones Plaza. La Habana Cuba. Balee, Erickson. 2006. Time and Complexity in Historical Ecology. Columbia. Banco Mundial. 2003. Land Policies for Growth and Poverty Reduction. http://info.worldbank.org/ etools/docs/library/34919/landpoliciesexecsummary.pdf

Banco Mundial. 2008a. World Development Report 2008: Agriculture for Development, Washington D.C. http://siteresources.worldbank.org/INTWDR2008/Resources/WDR_00_book.pdf Banco Mundial. 2008b. Mitchell, A Note on Rising Food Prices. Backg.round Note. http://www. guardian.co.uk/environment/blog/2008/jul/10/exclusivethebiofuelsreport

Banco Mundial. 2008c. Global Economic Prospects 2009. Commodities at the Crossroads. http:// siteresources.worldbank.org/INTGEP2009/Resources/10363_WebPDF-w47.pdf

Barba et al. 2003. Moxos: Una Limnocultura. Cultura y Medio Natural en la Amazonia Boliviana. CEAM. Barcelona. http://www.ceam-ong.org/publicaciones-y-recursos/publicaciones Barba et al. 2007. Piscicultura Rural: una Experiencia de Desarrollo en la Amazonia Boliviana. CEAM. Barcelona. http://www.ceam-ong.org/publicaciones-y-recursos/publicaciones Bateson. 1971. The Cybernetics of <<Self>>: a Theory of Alcoholism, in <<Psychiatry>>, 34, 1.

128


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Belmonte, Barba. 2011. Can nature align? The enigma of Moxos´ Lagoons, astronomy and landscape

in south-western Amazonia (CO). Paper presentado en occasion de: IAUS278 Oxford IX: Archaeoastronomy and Ethnoastronomy. Building Bridges between Cultures, 5-9 Enero, Lima, Perú. Benyus. 1998. Biomimicry: Innovation Inspired by Nature, Paperback.

Berry. 1982. Solving for Patterns, in Stone, Barlow (Coord.). 2005. Betts et al. 2004. The Role of Ecosystem–Atmosphere Interactions in Simulated Amazonian Precipitation Decrease and Forest Dieback Under Global Climate Warming. Theoretical and Applied Climatology, 78. Páginas 157175. Bhattacharya et al. 2010. Water Hyacinth as a Potential Biofuel Crop, EJEAFChe, 9 (1), 2010. [112122] Bogado et al. 2009. Espacio Territorial y Socio-Cultural de los Moxeños en la Ciudad de Trinidad. PIEB. Bolivia. Constitución Política Del Estado Plurinacional de Bolivia en 2008. http://www.presidencia. gob.bo/download/constitucion.pdf

Borgatti. 2003. Conceptos Básicos de Redes Sociales. http://www.redes-sociales.net/ Borgatti, Li. 2009. On Social Network Analysis in a Supply Chain Context. Supply Chain Management. http://www.steveborgatti.com/papers/supplychain.pdf

Boserup. 1965. The Conditions of Agricultural Growth: The Economics of Agrarian Change Under Population Pressure. Earthscan. Brookfield H 1984 Intensification revisited Pacific Viewpoint 25 15-44. Brundtland. 1987. Report of the World Commission on the Environment and Development. http:// www.un-documents.net/wced-ocf.htm

Buchanan. 2003. Nexus. Small World and the Groundbreaking Theory of Networks. W. W. Norton & Company. Buchanan. 2007. The Social Atom : Why the Rich Get Richer, Cheaters Get Caught, and Your Neighbor Usually Looks Like You. Bloomsbury Publishing. Buiatti. 2000. Lo Stato Vivente della Materia, le Frontiere della Nuova Biologia. Utet. Buiatti. 2004. Il Benevolo Disordine della Vita, la Diversità dei Viventi tra Scienza e Società. Utet. Bustos. s.f. La Alta Cultura, Trinidad en la Floresta Tropical de Bolivia. http://sites.google.com/ site/santosnoco/santosnocoarchivo Canabal et al. 1990. Xochimilco, Espacio Productivo y Social, en Rojas (Coord.). 1995. Presente Pasado y Futuro de las Chinampas. Ciesas, Tlalpan, D.F. México. Capra. 1996. The Web of Life. Edición Italiana. La Rete della Vita. Una Nuova Visione della Natura e della Scienza. 2001. Superbur Scienza. Capra. 2001. The Hidden Connections. A Science for Sustainable Living. New York. Doubleday. Capra, Henderson. 2009. Qualitative Growth. http://ebookbrowse.com/qualitative-growth-fritjofcapra-and-hazel-henderson-pdf-d80854238

Cattarinussi, Pelanda ed. 1981. Disastro e Azione Umana. Franco Angeli. CE. 2008. The Economics of Ecosystems and Biodiversity. http://www.unep.ch/etb/publications/ TEEB/TEEB_interim_report.pdf

CE. 2009. Millennium Development Goals — Impact of the Financial Crisis on Developing

129


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Countries. http://ec.europa.eu/development/icenter/repository/COMM_NATIVE_SEC_2009_0445_4_ MDGS_EN.pdf

Celis et al. 2008. Documento País en Avance: Riesgos de Desastres en Argentina. http://ec.europa. eu/echo/files/funding/opportunities/interest_dipecho6_argentina.pdf

CEPAL. 2009. La Economía del Cambio Climático en América Latina y el Caribe. http://www.eclac. org/publicaciones/xml/8/41908/2010-913_Sintesis-Economia_cambio_climatico-COMPLETO_WEB.pdf

Chatham House. 2009a. The Feeding of the Nine Billion. Global Food Security for the 21st Century. http://www.chathamhouse.org.uk/files/13179_r0109food.pdf

Chilon.2009. Tecnologías Ancestrales y Reducción de Riesgos del Cambio Climático, Terrazas Precolombinas, Taqanas, Quillas y Wachus. PROMARENA. CIPCA. 2009. El Arroz en Bolivia. La Paz. Cox et al. 2000. Acceleration of G.W. Due to C Cycle Feedbacks in a Coupled Climate Model. Nature 408, 184-187 (9 November 2000). Costanza et al. 1997. The Value of the World’s Ecosystem Services and Natural Capital. Nature 387, 253 - 260 (15 May 1997). Crumley. 1994. Historical Ecology: A Multi-Dimentional Ecological Orientation. Santa Fe: School of American research. De Shutter. 2010a. 11th of August, Note of the Special Rapporteur on the Right to Food. A/65/281. http://www2.ohchr.org/english/issues/food/annual.htm

De Shutter. 2010b. 20th of December, Note of the Special Rapporteur on the Right to Food. A/ HRC/16/19. http://www2.ohchr.org/english/issues/food/annual.htm Defensa Civil. 2005. Impactos de la Sequía e Incendios en el Beni. Sin publicar. Denevan. 1966. The Aboriginal Cultural Geography of the Llanos de Mojos of Bolivia. IberoAmericana 48. Berkeley: University of California Press. Denevan. 1970. Aboriginal Drained-Field Cultivation in the Americas Pre-Columbian Reclamation of Wet Lands was Widespread in the Savannas and Highlands of Latin America. Science 14 August 1970. Vol. 169 no. 3946 Páginas 647-654. DOI: 10.1126/science.169.3946.647 Denevan, Turner. 1974. Forms, Functions and Associations of Raised Fields in the Old World Tropics. Journal of Tropical Geography 39: 24-33. Deveraux et al. 2008. Seasons of Hunger, Fighting Cycles of Rural Starvation among the World’s Rural Poor. Hunger Watch. Di Franco. 2001. EDS, Esplorare, Descrivere, Sintetizzare i Dati. Guida Pratica all’analisi dei Dati nella Ricerca Sociale. FrancoAngeli. Earls. 2006. La Agricultura Andina Ante una Globalización en Desplome. CISEPA – PUCP. Earls. 2008. Manejo de Cuencas y Cambio Climático. http://www.scribd.com/doc/17247374/Manejode-Cuencas-y-Cambio-Climatico-en-el-Peru

El-Ghonemy. 2003. Land Reform Development Challenges of 1963-2003 Continue into the TwentyFirst Century, Land Reform, Land Settlement and Cooperatives. 2003/2. Elster. 1999. Strong Feelings. Emotion, Addiction and Human Behaviour. The MIT Press. Eoyang, Berkas. 1998. Evaluation in a Complex Adaptive System. http://www.chaos-limited.com/ EvalinCAS.pdf

Erickson. 1990. La Agricultura en los Campos Elevados de la Cuenca del Lago Titicaca, en Rojas (Coord.). 1995. Presente Pasado y Futuro de las Chinampas. Ciesas, Tlalpan, D.F. México.

130


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Erickson. 1994. Raised Fields as a Sustainable Agricultural System from Amazonia, Paper Presented in the Symposium: Recovery of Indigenous Technology and Resources in Bolivia. XVIII International Congress of the Latin American Studies Association. Erickson. 1999a. Neo Environmental Determinism and Agrarian Collapse in Andean Prehistory. Antiquity, Volume 73, Number 281, September 1999. Erickson. 1999b. Agricultura en Camellones Prehispánicos en las Tierras Bajas de Bolivia: Posibilidades de Desarrollo en el Trópico Húmedo En Los camellones y Chinampas Tropicales: Memorias Del Simposio-Taller Internacional sobre Camellones y Chinampas Tropicales. Ediciones de la Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida, Páginas 39-52. Erickson. 2000a. Los Caminos Prehispánicos de la Amazonia Boliviana. In Caminos Precolombinos: las Vías, los Ingenieros y los Viajeros. Herrera, de Schrimpff (Coord.), Páginas 15-42. Instituto Colombino de Antropología e Historia, Bogotá. http://www.sas.upenn.edu/anthro/system/files/ EricksonCaminos2000.pdf

Erickson. 2000b. Lomas de Ocupación en los Llanos de Moxos. En: Arqueología de las Tierras Bajas. Comisión Nacional de Arqueología, Ministerio de Educación y Cultura. Montevideo, Uruguay, Páginas 207-226. Erickson. 2003. Agricultural Landscapes as World Heritage: Raised Field Agriculture in Bolivia and Peru. En Managing Change: Sustainable Approaches to the Conservation of the Built Environment. 4th US/ICOMOS International symposium. April 2003. Los Angeles: GCI. Páginas 181-204. Erickson. 2006a. Intensification, Political Economy and the Farming Community. En: Agricultural Strategies, Cotsen Institute of Archaeology University of California, Los Angeles. 2006. Erickson. 2006b. Erickson Figures 15-24-2006. http://ccat.sas.upenn.edu/~cerickso/Roads/Figures/ Erickson%20Figures%201%205-24-2006.pdf

Erickson. 2010. The Transformation of Environment into Landscape: The Historical Ecology of Monumental Earthwork Construction in the Bolivian Amazon. En: Diversity 2, 2010. Páginas 618652. Erickson, Michel, Winkler. 1991. Estudio Preliminar de los Sistemas Agrícolas Precolombinos en el departamento de Beni, Bolivia. Informe del Trabajo de Campo Efectuado Durante el Mes de Julio 1990. Instituto de cultura; Instituto Nacional de Arqueología de La Paz, Bolivia. University of Pennsylvania (Departamento de Antropología). Informe en los respectivos archivos. Erickson, Walker. 2009. Precolumbian Causeways and Canals as Landesque Capital, Chapter 11 of the book: Landscapes of Movements. University of Pennsylvania. FAO. 2003. Agricultura Orgánica, Ambiente y Seguridad Alimentaria. http://www.fao.org/ docrep/005/Y4137S/Y4137S00.HTM

FAO. 2006. Agriculture, Trade Negotiations and Gender. ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/009/a0493e/ a0493e.pdf

FAO. 2007. Afrontando al Cambio Climático y la Globalización en los Andes Peruanos. http:// www.fao.org/climatechange/25589-0a8aaa7df373cbb9b691d6e3ba2712e14.pdf

FAO. 2008a. The Right to Food and the Impact of Liquid Biofuels. http://www.fao.org/righttofood/ publi08/Right_to_Food_and_Biofuels.pdf

FAO. 2008b. Conservation and Adaptive Management of Globally Important Agricultural Heritage Systems (GIAHS). PIMS 2050 Terminal Report. http://www.fao.org/fileadmin/templates/giahs/PDF/GIAHS_B_terminalReport.pdf

131


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana FAO. 2008c. Soaring Food Prices: Facts, Perspectives, Impacts and Actions Required. http://www. fao.org/fileadmin/user_upload/foodclimate/HLCdocs/HLC08-inf-1-E.pdf

FAO. 2008d. Report on Gender and Equity Issues in Liquid Biofuel Production. ftp://ftp.fao.org/ docrep/fao/010/ai503e/ai503e00.pdf

FAO. 2008e. Climate Change and Food Security: a Framework Document. http://www.fao.org/ forestry/15538-079b31d45081fe9c3dbc6ff34de4807e4.pdf

FAO. 2009a. Sistema de Gestión del Riesgo Agropecuario del Beni (SGRA), La Paz. FAO. 2009b. The Livelihood Assessment Tool-kit - Analyzing and responding to the Impact of Disasters on the Livelihoods of People. http://reliefweb.int/node/24234 FAO. 2009c. Crop Prospects and Food Situation. April 2009. http://www.fao.org/giews/english/ cpfs/index.htm

FAO. 2010. Una Gobernanza Responsable en la Tenencia de la Tierra: Factor Esencial para la Realización del Derecho a la Alimentación. http://www.fao.org/docrep/012/al382s/al382s00.pdf FAO. 2011a. Crop Prospects and Food Situation. March 2011. http://www.fao.org/giews/english/ cpfs/index.htm

FAO. 2011b. Gestión de Riesgo Experiencias en América Latina y Europa. La Paz, Bolivia. FAO, FIDA, PMA, 2002, La Reducción de la Pobreza y el Hambre: la Función Fundamental de la Financiación de la Alimentación, la Agricultura y el Desarrollo Rural. Documento preparado para la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo. Monterrey, México, 18-22 de Marzo de 2002. http://www.ifad.org/events/monterrey/s/joints.pdf FAO, OIT. 2009a. The Livelihood Assessment. http://www.fao.org/fileadmin/templates/tc/tce/pdf/ LAT_Brochure_LoRes.pdf

FAO, OIT. 2009b. Rapid Livelihoods Assessment and Response Planning. Guidelines for Emergency Situations. Roma. FAO, OIT, UNESCO. 2009. Training and Employment Opportunities to Address Poverty Among Rural Youth. http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---asia/---ro-bangkok/documents/publication/ wcms_112928.pdf

FAO, OECD. 2008. Agricultural Outlook 2008-2017. http://www.fao.org/es/esc/common/ecg/550/en/ AgOut2017E.pdf

FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. FDTA. 2004. Línea de Base del Proyecto “Establecimiento de Unidades Modelo de Producción Piscícola en Comunidades Campesinas e Indígenas del Municipio del San Andrés – Beni. Disponible en línea. Folke et al. 2002. Resilience and Sustainable Development: Building Adaptive Capacity in a World of Transformations. Environmental Advisory Council, Swedish Ministry of the Environment. http://www.ima.kth.se/utb/mj2694/pdf/Folke.pdf

Folke, Olsson. 2004. Adaptive Co-management for Building Resilience in Social–Ecological Systems. Environmental Management Vol. 34, No. 1, pp. 75–90, Springer Science_Business Media, Inc.

132


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana FMI. 2006. Global Financial Stability Report. http://www.imf.org/External/Pubs/FT/GFSR/2006/01/ index.htm

FMI. 2009. The Implications of the Global Financial Crisis for Low-Income Countries. http://www. imf.org/External/Pubs/FT/GFSR/2006/01/index.htm

Frankl. 1959. Man’s Search for Meaning. Pocket Books, New York. Fraser et al. 2005. A Framework for Assessing the Vulnerability of Food Systems to Future Shocks. Futures 37 (2005) 465–479. Fraser. 2006. Food System Vulnerability: Using Past Famines to Help Understand how Food Systems May Adapt to Climate Change. Ecological Complexity 3 (2006). Páginas 328– 335. Fraser, Stringer. 2009. Explaining Agricultural Collapse: Macro-Forces, Micro-Crises and the Emergence of Land Use Vulnerability in Southern Romania. Global Environmental Change 19 (2009). Páginas 45/53. FIDA. 2008. Improving Access to Land and Tenure Security. http://www.ifad.org/pub/policy/ land/e.pdf

GDAB. 2007. Borrador de Diagnóstico de la Estrategia de Desarrollo del Producto Turístico Culturas Hidráulicas de Moxos. Sin publicar. GDAB. 2008a. Consolidado Daños a las Actividades Agropecuarias. Sin publicar. GDAB. 2008b. Plan de Uso del Suelo. Sin publicar. GDAB. 2009a. Plan Productivo Departamental con Inclusión Económica, 2010-2015. Sin publicar. GDAB. 2009b. Política de Gestión del Riesgo del Beni. Sin publicar. GDAB. 2010. Plan Productivo Departamental con Inclusión Económica, 2010-2015. GECHS. 2007. Climate Change Adaptation and Poverty Reduction: Key Interactions and Critical Measures. http://www.gechs.org/downloads/reports/2007-1.pdf Gliessman et al. 1981. The Ecological Bases for the Application of Traditional Agricultural Technology in the Management of Tropical Agro-Ecosystems. Agro ecosystems 7: 173 185. Gondard. 2006. Campos Elevados en Llanuras Húmedas del Modelado al Paisaje, Camellones, Waru Warus o Pijales. En: Vandez (Coord.). 2006. Agricultura Ancestral: Camellones y Albarradas. Contexto Social, Usos y Retos del Pasado y del Presente. “Actas y Memorias” del IFEA. Páginas 26-56. http://horizon.documentation.ird.fr/exl-doc/pleins_textes/divers09-03/010039069.pdf González. 1989. Algunas consideraciones para la Regeneración Ecológica de la Bioregión de Xochimilco. GEA. México. Green. 2008. From Poverty to Power. OXFAM. http://www.oxfam.org/content/from-poverty-powerfull-text

Greenwood, Levin. 1998. Introduction to Action Research: Social Research for Social Change. Thousand Oaks. Gunderson, Holling editors. 2002. Panarchy: Understanding Transformations in Systems of Humans and Nature. Island Press. Washington DC. Hardin. 1968. The Tragedy of the Commons. Science 162 (1968). Páginas 1243–1248. HLTF. 2008. Comprehensive Framework for Action. http://www.un.org/issues/food/taskforce/ Documentation/CFA%20Web.pdf

Holling. 1973. Resilience and Stability of Ecological Systems. Annual Review of Ecology and Systematics. Vol. 4 (1973). Paginas 1-23. http://www.4shared.com/get/9XRqDm6-/

133


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Holling_1973-_Resilience_and_S.html Holling. 1986. The Resilience of Terrestrial Ecosystems: Local Surprise and Global Change. In: Clark, Munn, R. (Eds.), Sustainable Development of the Biosphere. University of Cambridge, Cambridge. Holling. 2001. Understanding the Complexity of Economic, Ecological, and Social Systems. Ecosystems (2001) 4: 390–405. IAASTD. 2008. International Assessment of Agricultural Knowledge, Science and Technology for Development, Agriculture at a Crossroad, Washington DC. http://www.agassessment.org/index. cfm?Page=IAASTD%20Reports&ItemID=2713

ICFFA. 2008. Manifesto on Climate Change and the Future of Food Security. http://www.arsia. toscana.it/petizione/documents/clima/CLIMA_ING.pdf

IDS. 2009. Institute of Development Studies, Accounts of Crisis: Poor People’s Experiences of the Food, Fuel and Financial Crises in Five Countries. http://www.unglobalpulse.org/resources/accountscrisis-poor-people%E2%80%99s-experiences-food-fuel-and-financial-crises-five-countries

IFPRI. 2007. Sistemas de Innovación Piscícola en la Amazonia Boliviana: Efectos de la Interacción Social y de las Capacidades de Absorción de los Pequeños Agricultores. http://www.ifpri.org/sites/ default/files/publications/ifpridp00706sp.pdf

INE 2001. Censo INE. 2008. Anuario Estadístico. Infopesca. 2006. El Mercado del Pescado en las Grandes Ciudades de Bolivia. http://www.infopesca. org/publicaciones_libre_acceso/Estudio%20del%20mercado%20de%20pescado%20en%20Bolivia.pdf

IPCC. 2007. Climate Change 2007: Synthesis Report. http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar4/ syr/ar4_syr_spm.pdf

ITDG. 2006. Water Hyacint. http://practicalaction.org/practicalanswers/product_info.php?products_ id=189

ITDG. 2008a. Adaptación al Cambio Climático. Lima 2008. ITDG. 2008b. Sistemas de Información. Lima 2008. Iturri. 1998. Entrevista con el Arqueólogo Kenneth Lee. La Amazonia: Génesis de América, PRESENCIA, La Paz Bolivia 26 de Abril de 1998. En: FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Jordá. 2003. La Realidad Lingüística de Moxos: la Grandeza de un Pueblo a Través de sus Idiomas. En: Barba et al. 2003. Lee. 1977, 7.000 Años de Historia del Hombre de Mojos Agricultura en Pampas Estériles Informe Preliminar, Revista Panorama Universitario, N 1 Universidad Mariscal José Ballivián, Trinidad Beni, Bolivia. En: FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Lee. 1995. Complejo Hidráulico de las Llanuras de Baures (Área a ser Protegida) Provincia de Iténez – departamento del Beni – República de Bolivia. En FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Lee. 1996. El Tarope. En FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Lee. 1998a. Apuntes Sobre las Obras Hidráulicas Prehispánicas de las Llanuras de Moxos: Una Opción Ecológica Inédita. En FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la

134


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Lee. 1998b. Complejo Hidráulico de las Llanuras de Baures, Área a ser Protegida. En: FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Lee. 1998c. La Civilización de Mojos. En: FCDSB. 2010. ÚLTIMA HORA – La Paz, Bolivia, 6 de Septiembre, 1998. En: El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Lee. s.f. Pueblos y Agricultura Precolombina en la Amazonia Boliviana. En: FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Lee. s.f. Agricultores de las Américas Panorama General. En: FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Lehm et al. 2002. Matrimonios Interétnicos: Reproducción de los Grupos Étnicos y Relaciones de Genero en los Llanos de Moxos. PIEB. La Paz. Lehm, Kundrenecky. 2000. Reflexiones Sobre una Propuesta de Manejo y Aprovechamiento Forestal en el Territorio Indígena Multiétnico en Beni, Bolivia. http://www.ibcperu.org/doc/isis/2805.pdf Lijerón. 1997. Mojos-Beni Introducción a la Historia Amazónica. CIDDEBENI. Lombardo. 2010. Raised Fields of Northwestern Bolivia: a GIS Based Analysis. ZAAK3 Lombardo et al. 2010. (In press) Raised fields in the Bolivian Amazonia: a Prehistoric Green Revolution or a Flood Risk Mitigation Strategy? Journal of Archaeological Science (2010). oi:10.1016/j.jas.2010.09.022. Lynas. 2007. Six Degrees, Our Future on a Hotter Planet. Harper Collins. Konyeme et al. 2006. Nutritive Value and Utilization of Water Hyacinth (Eichornia crassipes) Meal as Plant Protein Supplement in the Diet of Clarias Gariepinus (Burchell, 1822) (Pisces: Claridae) Fingerlings. African Scientist Vol. 7, No. 3, September 30, 2006. Kothari. 2007. Note of the Special Rapporteur on the Right to Housing, A/HRC/4/18. http:// pacific.ohchr.org/docs/sr_housing_2007.pdf Mansilla. 1990. La Relación Entre la Ciudad de México y Xochimilco. En: Rojas (Coord.). 1995. Presente Pasado y Futuro de las Chinampas. Ciesas, Tlalpan, D.F. México. Markos. 2009. One Year Later: G8 Response to the Food Crisis. Action Aid. http://www.nfpcsp. org/agridrupal/sites/default/files/2009_G8_response_to_the_food_crisis.pdf Markos. 2010a. Línea de Base para el Proyecto Seguridad Alimentaria, Desarrollo Sostenible y Adaptación al Cambio Climático Usando el Mecanismo de Campos de Cultivo Elevados Modernos (BOLB22), OXFAM. Sin publicar. Markos. 2010b. Línea de Base para el Proyecto Uso de Técnicas Hidroagrícolas Para Mejorar la Seguridad Alimentaria del Municipio de Trinidad Expuesto a Altos Niveles de Vulnerabilidad. Trinidad-Bolivia, Help Age International. Sin publicar. Markos. 2011a. Capítulos: Análisis de Vulnerabilidad y Estrategia de Seguridad y Soberanía Alimentaria del Plan de Desarrollo Municipal 2011-2015. Trinidad-Bolivia. Sin Publicar. Markos. 2011b. Resiliencia y Medios de Vida en Beni: los Campos de Cultivo Elevados. En: FAO. 2011b. Gestión de Riesgo Experiencias en América Latina y Europa. La Paz, en imprenta. Masera et al. 1999. Sustainability and Natural Resource Management: the MESMIS Evaluation Framework. GIRA. Maturana, Varela. 1970. Biology of Cognition, in Autopoiesis and Cognition. Reidel, Dordrecht. 1980.

135


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Mazari et al. 1990. Deformaciones Inducidas por Chinampas en Depósitos Lacustres de la Cuenca de México. En: Rojas (Coord.). 1995. Presente, Pasado y Futuro de las Chinampas. Ciesas, Tlalpan, D.F. México. Métraux. 1948-1950. Tribes of Eastern Bolivia and the Madeira Headwaters. In Handbook of South American Indians. Vol. 3, The Tropical Forest Tribes, edited by Steward. 381–454. Washington, D.C.: United States Government Printing Office. Michel. 2002. El Formativo de Bolivia. En: Ledergeber (Coord.). 2002. El Formativo Suramericano. Una Revaluación. Páginas 270-281. http://dspace.unm.edu/bitstream/handle/1928/11705/ Formativo%20sudamericano%20una%20revoluci%C3%B3n.pdf?sequence=1

Michel. 2010. Retrospectiva de La Arqueologia en Bolivia. http://www.saberesbolivianos.com/ investigadores/Michel/Retrospectiva_Michel_2010.pdf

Mittal. 2009. The 2008 Food Price Crisis: Rethinking Food Security Policies. G-24 Discussion Paper Series N 6. http://www.unctad.org/en/docs/gdsmdpg2420093_en.pdf Mousseau. 2010. The High Food Price Challenge – A Review of Responses to Combat Hunger. Oakland Institute and UK Hunger Alliance. http://www.oaklandinstitute.org/pdfs/high_food_prices_ web_final.pdf

Municipalidad de Trinidad. 2006. Talleres Distritales Ciudad de Trinidad. Sin publicar. Nordenskiöld. 1916. Indian Adaptations in Flooded Regions of South America. En: Journal of Latin American Geography, 8 (2), 2009. Odum, Barret. 2006. Fundamentos de Ecología (5ta edición). Thomson. Olsson. 2003. Building Capacity for Resilience in Social Ecological Systems. Department of Systems Ecology, Stockholm University, Sweden. Doctoral Dissertation 2003. Orr. 1992. Ecological Literacy. Suny. Orr. 2009. Down to the Wire. Oxford. Osornio, Gómez. 1987. Las Chinampas Mexicanas. Pensamiento Iberoamericano, España. No. 12, julio-diciembre. Ostrom. 1990. Governing the Commons. Cambridge University Press. Ostrom. 1994. Rules, Games and Common Pool Resources. Michigan University Press. Ostrom (Coord.). 2005. Understanding Institutional Diversity. Princeton University Press. Peredo. 1996. Las Investigaciones de Kenneth Lee. Hace Dos Mil Años Floreció en el Beni una Gran Civilización. PRESENCIA, La Paz Bolivia ,28 de Abril de 1996. En: FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Pérez. 1994. Niveles de Fertilización Orgánica con Tarope en Campos de Cultivo Elevados. Universidad Técnica del Beni, Memorias 1997. En: Lijerón. 1997. Mojos-Beni Introducción a la Historia Amazónica. CIDDEBENI. Pérez. 2008. El Manejo de los Recursos Naturales Bajo el Modelo Agrícola de Camellones Chontales en Tabasco. Primavera, Tomo 4, Vol. 1. 2008. http://www.uia.mx/actividades/ publicaciones/iberoforum/4/pdf/manuelp.pdf Pimentel, Patzek. 2005. Ethanol Production Using Corn, Switchgrass, and Wood; Biodiesel Production Using Soybean and Sunflower. Natural Resources Research, Vol. 14, No. 1. March 2005. DOI: 10.1007/s11053-005-4679-8.

136


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Pinto. 1994. Datos del Ing. Kenneth Lee y la Arqueología Beniana, Revista Paitití N 9 – Octubre de 1994. En: FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. PMA. 2006. Bolivia - Evaluación Rápida de la Seguridad Alimentaria de los Hogares Afectados por las Inundaciones en Santa Cruz, en Beni y en La Paz. http://www.wfp.org/food-security/ reports/search PMA. 2007a. Bolivia - Evaluación Rápida de La Seguridad Alimentaria de Los Hogares Afectados por las Inundaciones en Cochabamba, en Santa Cruz, en Beni y en Tarija. http://www.wfp.org/ food-security/reports/search PMA. 2007b. Bolivia - Misión FAO/PMA de Evaluación de Cultivos y Suministros de Alimentos. http://www.wfp.org/food-security/reports/search PMA. 2007c. Market Analysis Tool: Terms of Trade. http://www.wfp.org/food-security/ guidelines PMA. 2007d. Market Analysis Tool: Import Parity Price. http://www.wfp.org/food-security/ guidelines PMA. 2007e. Market Analysis Tool: Market Integration. http://www.wfp.org/food-security/ guidelines PMA. 2007f. Market Analysis Tool: Price and Income Elasticities. http://www.wfp.org/foodsecurity/guidelines PMA. 2007g. Market Analysis Tool: Shock Scenarios. http://www.wfp.org/food-security/ guidelines PMA. 2008a. World Food Programme. “WFP Crisis Page: High Food Prices”. http://home.wfp. org/stellent/groups/public/documents/communications/wfp202039.pdf PMA. 2008b. Bolivia - Evaluación de La Seguridad Alimentaria en las Áreas Afectadas por las Inundaciones en Beni, en Santa Cruz, en Cochabamba y en Chuquisaca - Fenómeno La Nina 2008. http://www.wfp.org/food-security/reports/search PMA. 2008c. Bolivia - Misión FAO/PMA de Evaluación de Cultivos y Suministros de Alimentos. http://www.wfp.org/food-security/reports/search PMA. 2009a. Bolivia - Evaluación de Seguimiento de la Seguridad Alimentaria en las Zonas Afectadas por las Inundaciones en los Departamentos de Beni, Santa Cruz, Cochabamba, Chuquisaca y Pando. http://www.wfp.org/food-security/reports/search PMA. 2009b. Emergency Food Security Assessment Handbook. http://www.wfp.org/food-security/ reports/search

PMA. 2009c. Comprehensive Food Security and Vulnerability Analysis, Guidelines. http://www. wfp.org/food-security/reports/search

PMA. 2009d. Hunger and Markets. Hunger Series N.3, Earthscan. http://home.wfp.org/stellent/ groups/public/documents/communications/wfp200279.pdf

PMA. 2009e. Evaluación en Profundidad de la Seguridad Alimentaria de las Familias Afectadas por Fenómenos Recurrentes en Beni, en Santa Cruz, en Cochabamba, en Chuquisaca y en Pando. http://www.wfp.org/food-security/reports/search

PMA. 2009f. Technical Guidance Sheet No.3 - Analyzing Food Aid Dependency and Disincentive Effects in Emergency Food Security Assessments. http://www.wfp.org/food-security/references PMA. 2009g, How to Estimate Household Net Seller Buyer Status and the Welfare Impact of Shocks? http://www.wfp.org/food-security/guidelines

137


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana PMA. 2009h, Market Analysis Tool: How to Conduct a Trader Survey. http://www.wfp.org/foodsecurity/guidelines PMA. 2009i, Market Analysis Tool: How to Conduct a Food Commodity Value Chain Analysis? http://www.wfp.org/food-security/guidelines PMA. 2009l, Technical guidance sheet: The Basics of Market Analysis for Food Security. http:// www.wfp.org/food-security/guidelines PMA. 2010. Food Security Monitoring November 2009 – January 2010. Bolivia. http://www.wfp. org/food-security/reports/search PNUD. 2005. Suka Kollus una Comunidad Conviviendo con las Inundaciones y Sequías. Bolivia. http://www.bvcooperacion.pe/biblioteca/handle/123456789/70 PNUD. 2008. Human Development Report 2007-2008. Fighting Climate Change: Human Solidarity in a Divided World. http://hdr.undp.org/en/media/HDR_20072008_EN_Complete.pdf Polprasert et al. 1980. Composting Nightsoil and Water Hyacinth in the Tropics. Compost Sci L and Uti 21: Pages 220- 238. Polprasert. 1984. Human Waste Recycling Under Tropical Conditions. Waste Management & Research, Volume 2, Issue 1, 1984, Pages 53-61. Polprasert et al. 1994. Production Of Feed And Fertilizer From Water Hyacinth Plants In The Tropics  Waste Management & Research, Volume 12, Issue 1, February 1994, Pages 3-11. PNUD, ISDR. 2007. Building Disaster Resilient Communities Good Practices and Lessons Learned. http://www.unisdr.org/eng/about_isdr/isdr-publications/06-ngos-good-practices/ngos-goodpractices.pdf Querejazu. 2008. Trayectoria Histórica y Cultural de los Trinitarios. Cochabamba 2008. http:// www.andesacd.org/wp-content/uploads/2011/05/Trayectoria-Cultural-de-los-Trinitarios2440kb.pdf Querejazu. 2009. Etnografía Amazónica Boliviana. http://www.dicyt.umss.edu.bo/archivos/ Querejazu_Lewis.pdf Quiroga et al. 2008. Atlas. Amenazas, Vulnerabilidades y Riesgos de Bolivia. La Paz. Raffles, Kinkler. 2003. Further Reflections on Amazonian Environmental History: Transformations of Rivers and Streams. Latin American Research Review, vol. 38, no. 3, October 2003. Ranson, Sutch. 2001. One Kind of Freedom: The Economic Consequences of Emancipation. Cambridge University Press. Richardson. 2002. Metatheory of Resilience and Resiliency. Journal of Clinical Psychology. No. 58(3), 307-321 Rimas, Fraser. 2008. Beef. The Untold Story of How Molk, Meat and Muscle Shaped the World. Harper Royal Society. 2008. Biodiversity–Climate Interactions: Adaptation, Mitigation and Human Livelihoods. http://www.royalsociety.org/WorkArea/DownloadAsset.aspx?id=5538 Roosevelt. 1991. Moundbuilders of the Amazon. San Diego: Academic Press. Saavedra. 2009. Culturas Hidráulicas de la Amazonia Boliviana. OXFAM. La fotografía de página 75 se ha tomado de un powerpoint del mismo autor que lleva el mismo título. Salamanca. 2008. Documento País Bolivia 2008 - Propuesta Técnica Bolivia VI Plan de Acción DIPECHO 2008. http://ec.europa.eu/echo/files/funding/opportunities/interest_dipecho6_bolivia.pdf Sanders. 1957. “Tierra y Agua”. A Study of the Ecological Factors in the Development of

138


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Mesoamerican Civilizations. Tesis Doctoral. Department of Anthropology, Harvard University. Santamaría. 1912. Las Chinampas del Distrito Federal. Imprenta y Fototipia de la Secretaría de Fomento. México. En: Rojas (Ed.). 1995. Schaef. 1987. When Society Becomes an Addict. Paperback. Shoeb, Singh. 2000. Kinetic Studies of Biogas Evolved from Water Hyacinth, AGROENVIRON 2000. 2nd International Symposium on New Technologies for Environmental Monitoring and Agro – Applications.

Smith, Dowd. 1981. Biomass Production in Florida. J. For. 79(8). Páginas 508-511. SNV. 2009. Vivir con el Agua Formulación de un Plan de Acción de Prevención y Gestión de Riesgos de Inundaciones en las Llanuras del Beni. Sin publicar. Steward. 1946-1950. Handbook of South Americans Indians, 6 vols. Washington: United States Government Printing Office. Stone, Barlos (Coord.).2005. Reviews of Ecological Literacy: Educating Our Children for a Sustainable World. Sierra Club Books. Taks. 2002. La Antropología Frente al Desafío Ambiental. Revista Mad, No. 6. Mayo 2002. Timmer. 2002. Agriculture and Economic Development. En: Gardner, Rausser, (eds.). Handbook of Agricultural Economics, vol. 2. Trobia. 2001. La Sociologia Come Scienza Rigorosa. Modelli Simulativi, Intelligenza Collettiva, Forme del Mutamento. Franco Angeli. Trobia, Milia. 2011. Social Network Analysis. Approcci Tecniche e Nuove Applicazioni. Carocci. UN. 2005. Millennium Ecosystem Assessment. http://www.maweb.org/en/index.aspx UNCTAD. 2009a. The Global Economic Crisis, Systemic Failures and Multilateral Remedies. http://www.unctad.org/en/docs/gds20091_en.pdf UNCTAD. 2009b. The Growing Interdependence between Financial and Commodity Markets. http://www.unctad.org/en/docs/ osgdp20093_en.pdf

UNEP. 2009. Green Jobs: Towards Decent Work in a Sustainable, Low-Carbon World. http://www. unep.org/labour_environment/PDFs/Greenjobs/UNEP-Green-Jobs-Report.pdf

UNESCAP. 2009. Sustainable Agriculture and Food Security in Asia and the Pacific. http://www. unescap.org/65/documents/Theme-Study/st-escap-2535.pdf

Van Steenbergen et al. 2011. Transforming Landscapes, Transforming Lives – The Business of Sustainable Water Buffer Management. http://www.hydrology.nl/images/docs/ihp/nl/2011.08_ Transforming_Landscapes.pdf Vanistendal. 2003. Resiliencia y Espiritualidad, el Realismo de la Fe. Oficina Internacional Católica de La Infancia. Vía Campesina. 2007. Declaración de Nyeleni. http://www.nyeleni.org/IMG/pdf/DeclNyeleni-es.pdf Villalba C. 2004. El Concepto de Resiliencia Individual y Familiar. Aplicaciones en la Intervención Social. Intervención Psicosocial. No. 12(3), 283-299. Villalba et al. 2002. Investigaciones Arqueológicas en los Llanos de Moxos (Amazonía Boliviana). Una Aproximación al Estudio de los Sistemas de Producción Precolombinos. http://www.mcu. es/patrimonio/docs/MC/IPHE/BienesCulturales/N3/21-Investigaciones_arqueologicas_Llanos_Moxos

(Amazonia_boliviana).pdf

139


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Visinoni. 1998. La Muerte del “Gringo”. Ha Muerto Kenneth Lee, la Aventurera Historia de un Hombre Generoso, El día Nuevo, Santa Cruz de la Sierra, 15 de Diciembre de 1995. En: FCDSB. 2010. El Baúl del Gringo Lee. Publicación de la Fundación para la Ciencia y el Desarrollo Sostenible del Beni. Trinidad, Bolivia. Wright. 2005. The Death of Ramon Gonzalez: the Modern Agricultural Dilemma. University of Texas Press.

140


Las Civilizaciones Hidro-Agr铆colas de Moxos en la Amazonia Boliviana Anexo 1.

Mapas de Amenazas de Bolivia. Amenaza de Inundaci贸n

Fuente: Quiroga et al. 2008.

141


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Amenaza de Sequía Meteorológica

Fuente: Quiroga et al. 2008.

142


Las Civilizaciones Hidro-AgrĂ­colas de Moxos en la Amazonia Boliviana Amenaza de Incendios

Fuente: Quiroga et al. 2008.

143


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Anexo 2.

Mapa Global de Suelos.

Los CCE modernos representan una necesidad y una oportunidad especialmente en áreas afectadas por la extrema inclemencia del clima y una declinante disponibilidad de tierra per cápita. Los suelos arcillosos proporcionan el mejor material de construcción para los CCE y canales impermeables. Una primera aproximación un mapa de suelos globales sugiere cuales áreas podrían ser especialmente aptas para los CCE modernos. Suelos ricos en Arcilla: ACRISOLS ALBELUVISOLS ALISOLS LIXISOLS LUVISOLS SOLONETZ VERTISOLS

144


Las Civilizaciones Hidro-AgrĂ­colas de Moxos en la Amazonia Boliviana

Fuente: FAO. 2003.

145


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Anexo 3.

Cuestionario para Encuestas de Hogar. Cuestionario de Hogares

Nombre del barrio/comunidad/calle: ___________________ Fecha: día mes año

/

/

Nombres del encuestador: _________________________ / _________________________ Nombres Entrevistado: _________________________ / _________________________ documento: ¿Quién es el jefe del hogar? 1 = Hombre / 2 = Mujer I__I ¿Cuántos años tiene el/la jefe del hogar? I__I años ¿Cuál es el estado civil del jefe del hogar? I__I 1 = Casado(a) 2 = Viudo(a) 3 = Separado(a)/divorciado(a) 4 = Conviviente 5 = Nunca se ha casado(a) ¿Cuántas personas en total viven actualmente en el hogar? I__I personas Hombres Mujeres Edad: ___ ___ ___ ___ ___ ___ ___ ___ ___ ___ ___ Nivel estudios (P-S)___

___

___

___

___

___

___

___

___

¿Cuántas mujeres embarazadas viven en el hogar?

Escriba “0” si no hay I__I

¿Cuántas mujeres lactantes hay en el hogar?

Escriba “0” si no hay I__I

___

¿Hay algún miembro adulto del hogar (18-59 años) que ha estado enfermo o incapacitado por al menos 3 meses durante los últimos 12 meses? Escriba “0” si no hay I__I ¿Asistieron regularmente a la escuela TODOS los niños en edad escolar a la escuela primaria durante los últimos 6 meses? 0 = No / 1 = Sí 99 = no aplica I__I ¿Cuál fue la razón principal para que estos niños no asistieran a la escuela? Niñas I__I Niños I__I 1 = Enfermedad/incapacidad 2 = No puede pagar la matrícula, uniformes, libros 3 = No puede pagar transporte/muy lejos 4 = Matrimonio temprano (niñas) 5 = Maestros ausentes/enseñanza de baja calidad 6 = Mala calidad de las instalaciones de la escuela (edificios, baños, etc.) 7 = No hay escuelas o maestras disponibles para niñas 8 = No hay internado disponible 9 = Tareas domésticas sin remuneración (p. ej. cuidado de niños, lavar) 10 = Niño trabaja para el hogar sin remuneración (p. ej. agricultura, negocio familiar) 11 = Niño trabaja por dinero o alimentos (p. ej. trabajo casual, pequeño comercio, mendigar)

146


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 12 = No tiene interés 13 = Otras razones (especifique) ____________ 99 = No aplica [Considere hacer esta pregunta si la asistencia a la escuela secundaria es un problema o si la asistencia alimentaria/ raciones alimentarias se ofrecen para alentar la asistencia de las niñas como la escuela secundaria] ¿Asistieron regularmente a la escuela secundaria TODOS los niños en edad escolar de secundaria durante los últimos 6 meses? 0 = No / 1 = Sí 99 = no aplica I__I ¿Cuál es la principal razón para que estos niños no asistan regularmente a la escuela? Niñas I__I Niños I__I 1 = Enfermedad/incapacidad 2 = No puede pagar la matrícula, uniformes, libros 3 = No puede pagar transporte/muy lejos 4 = Matrimonio temprano (niñas) 5 = Maestros ausentes/enseñanza de baja calidad 6 = Mala calidad de las instalaciones de la escuela/colegio (edificios, baños, etc.) 7 = No hay escuelas o maestras disponibles para niñas 8 = No hay internado disponible 9 = Tareas domésticos sin remuneración (p. ej. cuidado de niños, lavar) 10 = Niño trabaja para el hogar sin remuneración (p. ej. agricultura, negocio familiar) 11 = Niño trabaja por dinero o alimentos (p. ej. trabajo casual, comercio menor, mendigar) 12 = No tiene interés 13 = Otras razones (especifique) ____________ 99 = No aplica Anexos ¿Cuándo se mudó aquí (desplazado o residente)? Meses o Años: I________I ¿Cuál fue la principal razón para venir acá?

I__I

1 = Inseguridad en el lugar de origen (conflicto, amenazas - puede incluir la pérdida de vivienda, tierras) 2 = Pérdida o falta de cosechas por razones climáticas (sequía, inundación, deslizamientos) 3 = Muerte de animales por razones climáticas (sequías, inundaciones) 4 = Falta de pastos o agua para los animales 5 = Pérdida o falta de oportunidades económicas/falta de trabajo en el lugar de origen 6 = Para pastorear/dar agua a los animales 7 = Para reunirse con otros miembros de la familia 8 = Para recibir tratamiento de salud 9 = Por motivos educativos/de estudio 10 = Por otras razones (especificar) ______________ Observe y anote el tipo de vivienda

I__I

1 = vivienda privada principalmente de materiales duraderos (ladrillo, cemento) 2 = vivienda privada principalmente de materiales no duraderos (tablones, plástico, adobe/tierra, hierba) 3 = apartamento en edificio de varios pisos

147


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 4 = cuarto(s) en una casa compartida o en un apartamento compartido 5 = cuarto(s) en un centro colectivo/edificio público 6 = refugio/ albergue de carpas/plástico en un campamento 7 = otra (especifique) ______ ¿Es usted el propietario de su vivienda? 0 = No / 1 = Sí I__I ¿Paga usted renta/alquiler por su vivienda?

0 = No / 1 = Sí I__I

¿Cuánto paga usted de renta/alquiler por mes? [MONEDA LOCAL] ____________ ¿Se encuentra usted actualmente endeudado debido al pago del alquiler / terreno? 0 = No / 1 = Sí I__I ¿Ha aumentado su deuda por el pago de renta durante los últimos 6 meses? 0 = No / 1= Sí I__I ¿En dónde van al baño los miembros del hogar? En este momento I__I Época de lluvia I__I 1 = Letrina/inodoro con agua 2 = Letrina tradicional de hoyo (sin agua) - Hoyo al descubierto (sin paredes ni techo) 3= Letrina comunal 4= Ninguno/aire libre/arbustos ¿De dónde obtiene usted el agua para beber? En este momento I__I Época de lluvia I__I 1 = Fuente segura (agua entubada, pileta/grifo público, pozo con tubería, pozo protegido, manantial protegido, agua de lluvia, agua embotellada) 2 = Fuente insegura (río, pozo desprotegido, manantial desprotegido, canal) ¿Le da tratamiento al agua antes de beber? En este momento I__I Época de lluvia I__I 0 = No 1 = Sí, con pastillas de cloro 2 = Sí, hirviéndola 99 = No sabe ¿Cuánto tiempo le toma llegar y regresar de la principal fuente de agua (en minutos, caminando)? Escriba “0” si está dentro de la casa o vivienda. En este momento I__I Época de lluvia I__I ¿Cuál es su principal fuente de combustible para cocinar? En este momento I__I Época de lluvia I__I 1 = Leña 2 = Excremento animal 3 = Electricidad 4 = Gas 5 = Carbón 6 = Otra (especifique) ___________ ¿Cuál es la principal restricción para obtener el combustible para cocinar? En este momento I__I Época de lluvia I__I 1 = Distancia 2 = Inseguridad 3 = Costo 4 = Otra (especifique) ________ ¿Cuál es su principal fuente de combustible para calefacción? En este momento I__I Época de lluvia I__I 1 = Leña 2 = Excremento animal 3 = Electricidad 4 = Gas 5 = Carbón 6 = Otra (especifique) ___________ ¿Usted normalmente cultiva (terreno propio + alquilado)? un huerto casero 0 = No / 1 = Sí I__I ¿Cuántos metros cuadrados? I__I ¿Un Camellón /Chaco? I__I ¿Cuántas Tareas? I__I

148


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana ¿Qué tiene sembrado ahora?

Cultivo Yuca Maíz Arroz Plátano Tomate Cebolla Joco Otro

Tareas

¿Cuánto tiene usted actualmente en reservas? Producción kg. @ Compra kg. @ Donaciones kg. @ Asistencia alimentaria raciones PMA: ¿Cuánto tiempo durarán sus reservas para el consumo familiar? ________________________ ¿Qué proporción del cultivo (cosecha o área) ha sido dañado o perdido? ¿Va usted a sembrar en la PRÓXIMA temporada? 0 = No / 1 = Sí I__I Si NO va a sembrar en la próxima temporada, ¿por qué no? 1. El terreno está demasiado lejos I__I 2. Inseguridad para cultivar o cosechar I__I 3. Terreno inundado / arrasado I__I 4. Falta de semillas/plantones I__I 5. Falta de riego o condiciones de sequía I__I 6. Falta de fertilizantes/pobre fertilidad del suelo I__I 7. Falta de plaguicidas/plagas en los cultivos I__I 8. Falta de herramientas/maquinaria agrícola I__I 9. Falta de instalaciones para almacenamiento/pérdidas I__I 10. Falta de mano de obra I__I 11. Falta de mercados para vender los productos I__I 12. Estará ausente durante la temporada de siembra I__I 13. Otras restricciones (especificar) I__I ¿Cuántos animales tiene? Animales

Ahora

Época de lluvia

Patos Gallinas Cerdos Otro

¿Ha vendido usted algún animal en los últimos 6 meses? 0 = No / 1 = Sí I__I En caso de que sí, ¿ha vendido alguna hembra reproductora? 0 = No / 1 = Sí

I__I

149


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana ¿Cuál fue la razón principal para vender animales? (reproductivos o no) I__I 1 = Necesidad de dinero 2 = Vejez/enfermedad 3 = Infertilidad 4 = Falta de agua 5 = Carencia de pienso/forraje pasto 6 = Otra razón (especifique) ____________________ ¿Vendió usted más animales que lo normal para esta época del año? 0 = No / 1 = Sí ¿Han muerto algunos animales en los últimos 6 meses? 0 = No / 1 = Sí I__I

I__I

¿Cuál fue la principal causa de muerte? I__I 1 = Inundación 2 = Vejez/enfermedad/aborto 3 = Lesiones 4 = Falta de agua 5 = Carencia de forraje/alimento/pasto 6 = Otra razón (especifique)____________________ ¿Cuáles son sus principales dificultades con la cría de animales? 0 = No 1 = Sí Falta de dinero para comprar animales I__I Carencia de agua I__I Carencia de pastos/forraje animal caro I__I Falta de cobertizos para animales I__I Enfermedades animales/falta de servicios veterinarios I__I Falta de mano de obra para cuidar los animales I__I Falta de mercado para vender animales/productos I__I Robo/saqueo I__I Otra restricción (especifique) _________ I__I ¿Cuántos miembros del hogar generan ingresos? Hombres I__I Mujeres I__I ¿Cuáles son las principales fuentes de ingreso en las distintas épocas? Fuente de ingreso Primaria <25 años: >25 años: Segundaria <25 años >25 años Ocasional <25 años >25 años

150

Hombres t. seco

Mujeres t. seco

Hombres t. agua

Mujeres t. agua


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Empleo

Jornal B$

Contrato

Meses del año

¿Hay algunos miembros de su hogar que no trabajan, que actualmente buscan empleo? 0 = No / 1 = Sí I__I ¿Han cambiado sus ingresos en los últimos 6 meses? 1 = No han cambiado / 2 = Han disminuido/ 3 = Han aumentado I__I ¿En cuánto ha cambiado? (incremento o disminución)

I__I %

Cuando está en necesidad, ¿tiene posibilidad de recibir alimentos de parte de familiares, vecinos o amistades? 0= No 1= Sí I__I ¿Ha recibido usted este tipo de apoyo en los últimos 6 meses?

0= No 1= Sí I__I

¿Está usted apoyando a familiares con alimentos o dinero en este momento? I__I ¿Tiene usted familiares que hayan emigrado a otro lugar? 0 = No 1 = Sí I__I Emigrante No.1

Emigrante No.2

Emigrante No.3

¿Cuándo se fueron? 1 = Desde hace menos de 1 mes 2 = Desde hace menos de 6 meses 3 = Desde hace 6 a 12 meses 4 = Desde hace más de 1 año

__ __ __ __ __

__ __ __ __ __

__ __ __ __ __

¿Por qué se fueron? 1 = Trabajo 2 = Estudios 3 = Tratamiento de salud 4 = A reunirse con familiares 5 = Inseguridad/amenazas 6 = Inundación 7 = Otro

__ __ __ __ __ __

__ __ __ __ __ __

__ __ __ __ __ __

¿Alguno de estos emigrantes le envía dinero?

0 = No 1 = Sí I__I

¿Cuánto? I__I

¿Usted actualmente tiene? 0 = No 1 = Sí Refrigerador I__I Estufa (eléctrica, gas) I__I Televisión I__I DVD Antena de satélite I__I Bicicleta I__I Motocicleta I__I Automóvil, taxi, camión I__I Teléfono celular I__I Radio I__I Máquina de coser I__I

151


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Dinero en efectivo, otros aborro I__I Cuenta bancaria I__I Maquinaria agrícola (tractor, otro) I__I Herramientas agrícolas I__I ¿Cuánto gastó en ALIMENTOS la SEMANA PASADA?

Cuánto gastó el MES PASADO en:

Pan, trigo l_______l Leña/carbón l_______l Arroz l_______l Gas/electricidad l_______l Yuca l_______l Kerosene/gasolina l_______l Papas l_______l Vivienda (renta, reparaciones) l_______ lAceite, mantequilla, l_______l Agua l_______l Azúcar, miel, mermelada l_______l Salud l_______l Leche, queso, yogur l_______l Educación l_______l Carne, pescado, huevos l_______l Transporte l_______l Vegetales, frutas l_______l Vestimenta, calzado l_______l Maní, nueces l_______l Jabón, artículos de higiene l_______l Otros gastos alimentarios l_______l Fiestas, entretenimiento l_______l (condimentos, bebidas, etc.) l_______l Pago de deudas l_______l Comidas fuera del hogar, l_______l Otro gasto no alimentario l_______l ¿Han cambiado sus gastos en comparación con la época de lluvia? 1= No han cambiado 2 = Han disminuido 3 = Han aumentado I__I ¿Cuáles gastos han cambiado? 1= No han cambiado 2 = Han disminuido 3 = Han aumentado Alimentos I__I Salud I__I Energía (cocinar, iluminación) I__I Educación I__I Vivienda I__I Transporte I__I ¿Tiene usted actualmente alguna deuda o préstamo que pagar? 0 = No 1 = Sí

I__I

¿Ha adquirido usted nuevas deudas o préstamos en los últimos 6 meses?

I__I

¿Cuál fue la principal razón para las nuevas deudas o préstamos? 1 = Para comprar alimentos 2 = Para cubrir gastos de salud 3 = Para pagar escuela, costos de educación 4 = Para adquirir insumos agrícolas (semillas, herramientas...) 5 = Para comprar pienso, forraje para animales, veterinario 6 = Para comprar animales 7 = Para comprar o alquilar tierras agrícolas 8 = Para comprar o alquilar tierra para vivienda 9 = Para comprar vestimenta, calzado 9 = Para pagar por ceremonias 10 = Para pagar boleto/cubrir el viaje por migración 11 = Otra razón (especifique)________________

I__I

152


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana ¿De quién se ha prestado? (para todas las deudas y préstamos recientes y anteriores) I__I 1 = Familiares (excluyendo remesas de emigrantes en el exterior) 2 = Comerciantes/tenderos 3 = Banco/institución de crédito/proyecto de micro-crédito (Cual: 4 = Prestamista 5 = Propietario de la casa o terreno (más de 1 mes de atraso en renta de alquiler) 6 = Otro (especifique) _______________

)

¿En cuántos meses cree usted que podrá cancelar sus deudas y préstamos? I__I meses Ayer, ¿Cuántas veces han comido en el día los Adultos?: I__I

los Niños 1-5 años I__I

¿Cómo se compara esto con el número de comidas usual? 1 = Menos / 2 = Igual / 3 = Más I__I 1. ¿En los ÚLTIMOS 7 DÍAS, cuantos días consumieron cada tipo de alimentos? Numero días (0-7) 2. ¿De dónde obtiene usted NORMALMENTE la mayor parte de este tipo/grupo de alimentos en tiempo seco o de lluvia? 1 = Cultivo/huerto propio 2 = Compra en mercado central 3 = Compra en mercado/tienda local 4 = Trabajo por alimentos 5 = Préstamos/deudas 6 = Regalo de vecinos/familiares 7 = Asistencia alimentaria 8 = Trueque o comercio de productos/servicios 9 = Buscar entre desperdicios 10 = recolección de alimentos silvestres 99 = No consumió en los últimos 7 días o no consume regularmente Alimento

Especificar

1 Consumo (0-7)

2a Época seca (1-99)

2b Época lluvias (1-99)

Arroz Yuca Papas Harina Fideos Frijoles Verduras Frutas Carne Huevos Pescado Lácteos Azúcar Mermelada Aceites, grasas Comida de calle 1 Comida de calle 2 Durante los últimos 7días, ¿alguien en su hogar ha tenido que hacer alguna de las siguientes acciones?

153


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana 0 = Nunca

1 = A veces

2 = Muy frecuente

3 = Siempre

Comer alimentos más baratos o menos preferidos I__I Prestarse alimentos I__I Recibir regalos /pedir ayuda en alimentos a familiares o amigos I__I Reducir las porciones de las comidas I__I Restringir el consumo de los adultos para alimentar a los niños pequeños I__I Reducir el número de comidas consumidas en el día I__I Pasar días enteros sin comer I__I Comprar alimentos a crédito, incurrir en deudas I__I Durante los últimos 6 meses, ¿han habido momentos cuando no ha tenido suficiente dinero para comprar alimentos o para cubrir otros gastos esenciales (salud, combustible para cocinar, escuela, etc.)? 0 = No 1 = Sí I__I ¿Cuáles han sido sus principales dificultades o shocks en los últimos 6 meses? NO mencione las alternativas, permita que el entrevistado responda espontáneamente, luego solicite que priorice las 3 más importantes. 1 = Pérdida de empleo/salario reducido 3 = Fallecimiento de miembros del hogar/funerales 5 = Altos precios de combustible/transporte 7 = Reembolso de deuda 9 = Cortes de electricidad/gas 11 = Mala cosecha: plagas, enfermedades 13 = Inundaciones, fuertes lluvias 15 = Otro __________________________________ 1ra dificultad I__I

2da dificultad I__I

2 = Enfermedad/gastos de salud 4 = Altos precios de alimentos 6 = Pago de alquiler 8 = Agua para beber irregular/insegura 10 = Inseguridad/robos 12 = Problemas ambientales (contaminación, etc.) 14 = Sequía 99= Si no menciona 2da o 3ra dificultad

3ra dificultad I__I

Durante los últimos 6 meses, ¿ha tenido que tomar alguna de las acciones siguientes para obtener alimentos y satisfacer otras necesidades? 0= No / 1= Sí Cuánto/cuál Consumo de las reservas de semillas destinas a la siguiente siembra I__I Reducción gastos fertilizantes, plaguicidas, alimentos animales, veterinaria I__I Venta de activos domésticos (radio, muebles, refrigerador, televisión, etc.) I__I Venta de activos productivos (implementos, máquina de coser, moto, terreno) I__I Venta de animales más de lo acostumbrado I__I Reducción de los gastos en atención de salud I__I Retiro de los niños de la escuela I__I Búsqueda de empleo alterno o adicional I__I Incremento de horas de trabajo I__I

154


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana Incremento del número de miembros que emigran para trabajar y/o obtener alimentos I__I ¿Recibe usted asistencia actualmente? 0 = No 1 = Sí Alimentos por trabajo I__I Alimentos por capacitación I__I Alimentación escolar (para consumir en la escuela o para llevar a casa) I__I Semillas, fertilizante gratuito (incluyendo programas con reembolso) I__I Alimentos para niños o para mujeres lactantes/embarazadas I__I Asistencia técnica gratuita I__I Ración alimentaria gratuita para el hogar I__I Forraje, alimento para animales gratuitos I__I Servicios veterinarios gratuitos I__I Dinero por trabajo I__I Láminas de plástico, carpas, otro material para vivienda I__I

¿de quién? _____________________ _____________________ _____________________ _____________________ _____________________ _____________________ _____________________ _____________________ _____________________ _____________________ _____________________

Gracias al proyecto, ¿ahora le va mejor? ¿Por qué se ha salido / se ha quedado en el proyecto de camellones?

155


Las Civilizaciones Hidro-Agrícolas de Moxos en la Amazonia Boliviana