Issuu on Google+

VANGUARDIA | lunes 02 de NOVIEMBRE de 2009 | No.195 | www.semanariocoahuila.com

Periodismo de investigaci贸n

saltillo,

cofre DE TESOROS

Cuentan las leyendas que la fortuna est谩 bajo estas tierras...

2 VANGUARDIA Lunes 02 de noviembre de 2009

en un dos por tres Por Alfredo García

La fauna

Canonjías de fin de año

2.

La ciudadanía se ha preguntado en numerosas ocasiones sobre la utilidad real de los diputados plurinominales. Tal vez quepa hacerse la misma pregunta respecto a los regidores municipales. En aras de la proporcionalidad y de la representatividad políticas, se asigna en cada administración una cuota de regidores a los partidos que obtuvieron las mayores votaciones. El nutricio calor del erario, empero, no tarda en surtir su efecto: pasado uno o dos años, los ediles opositores terminan debajo de la magnánima cobija del PRI. Mientras tanto, la presencia de todos ellos en la comuna apenas se siente.

3.

A partir de este Día de Muertos, nos espera un fúnebre fin de año, entre las patas de varios caballos apocalípticos: la influenza, la ley de egresos, el desempleo, el alza a la gasolina. Viejos azotes que ya conocemos, pero que se han exacerbado en este año de desgracias de 2009. Dentro de dos meses, muchos hogares no tendrán juguetes, en muchas mesas no habrá cena conmemorativa, muchos aguinaldos no serán pagados. Sólo nos resta decir, como el pequeño Tim Cratchit, el personaje más desvalido del Cuento de Navidad: ¡quién fuera regidor!, ¡quién fuera diputado!.

| Diccionario del diablo

1

2

Compara y utiliza los paquetes más atractivos que te ofrecen las compañías telefónicas, porque luego ya no pagas 400 pesos de teléfono, sino que terminas pagando mil 200 pesos porque no mediste tus llamadas.

Ilustración: KAO

Senado, s.: Cuerpo de ancianos que cumple altas funciones y fechorías.

CENTAVEANDO Esta semana la discusión es la Ley de Ingresos... Paga todos tus recibos a tiempo, porque si no pagas 30 pesos de agua terminarás pagando 600 pesos por la reconexión.

Semanario

3

Haz una planeación bien distribuida del gasto de la casa. Por ejemplo, cuánto ta vas a gastar en cada comida, de tal manera que veas que sea económico, pero a la vez nutritivo.

4

Compra tu ropa (zapatos, vestido), en el momento en que puedas hacer una inversión y no estés comprando a cada rato, porque si no se te disparan las cuentas como no

Aída Guadalupe García Badillo Directora de EUX Arte y Sida.

tienes una idea. La economía no está para andar comprando ropa a cada rato.

5

No necesariamente tienes que tener mucho dinero para divertirte, pero sí dejar un guardadito para esos convivios que te permiten relacionarte con tu familia. Puedes hacer tu club de cine en casa, veladas en casa y ahí invertir un poquito y no gastar en la calle tanto dinero.

LA LICUADORA

Nadie es homogéneo, análogo, todos son una mezcla de… Una pizquita genética de fulanito, otra de menganito y una cucharadita de perenganito. Si no lo crees, ve cómo metes en una licuadora un tantito de éste, más del otro y un puñito de aquél, y luego verás quién sale:

Felipe Calderón

René Bejarano

Milhouse

César Nava

VANGUARDIa Lunes 02 de noviembre de 2009 / www.semanariocoahuila.com

1.

Todavía no termina el año, y los regidores municipales y diputados locales han empezado a preparar su bolsa de prebendas. Se trata de un saco que suena a saqueo, y que se parece más al cuerno de la abundancia que a la bota de Santa Claus. Cerca de un millón de pesos se llevará cada uno de los diputados locales. Los regidores obtendrán menos, pero la depredación al erario en este caso será devastadora, si consideramos que sólo el municipio de Saltillo cuenta con 18 especímenes de esta clase. Dentro de dos meses terminan su encomienda, por lo que se sienten merecedores de cualquier clase de regalías, y otras más.

3

Damas y caballeros

Alberti: el fusil y la pluma

4

VANGUARDIa Lunes 02 de noviembre de 2009 / www.semanariocoahuila.com

Semanario

Rafael Alberti vivió entre la disyuntiva eterna de sujetar las armas o las letras. Su vida ejemplar le valió el exilio y la condena, pero también el respeto y el reconocimiento de sus pares alrededor del mundo.

Por Jesús R. Cedillo

Hoy las nubes me trajeron volando/ el mapa de España…” entre el clavel y la pluma de las reconocidas coplas de Juan Panadero, asoma la espada flamígera empuñada bajo la muerte de la democracia republicana y la sangre derramada por el dictador Francisco Franco, la vida del poeta andaluz Rafael Alberti (1902-1999). Vida que transcurrió atropellada, en el exilio y entre la disyuntiva eterna de sujetar las armas o las letras. Afortunadamente hizo lo primero sólo una parte de su vida (durante la Guerra Civil española se enroló en la aviación republicana y participó en la evacuación de las obras del Museo del Prado, para que éstas no fueran destruidas por los bombarderos) y se entregó a las letras el resto de su vida. Obra (y vida ejemplar) que le valió el siguiente comentario del sabio Premio Nobel Octavio Paz: “(Rafael Alberti) es el último pararrayos poético.” En este 2009 se cumplen 10 años de su muerte. No pocos, cuando el mundo está urgido precisamente de pararrayos celestes y poéticos. A matacaballo entre la autobio-

Mi educación religiosa corresponde, no ya a la gran época de los altares y cornucopias dorados a fuego, sino a la decadente y lamentable de los oros fingidos, de los resplandores engañosos, de los Sagrados Corazones frabricados en serie...” grafía, la crítica ensayística, las memorias e incluso, entre el testimonio y la estampa, La arboleda perdida (para cuestiones de este trabajo, sigo la edición de Seix Barral con respecto a la edición española de 1983, que incluye los libros Primero (1902-1917) y Segundo (1917-1931). Libro editado en la colección Grandes obras del siglo XX) es una prueba de vida, triste y revelador, que jamás se anda por las ramas, demostrando una vez más que efectivamente, es mejor empuñar la pluma que las armas. El testimonio entonces sigue acusando retador aún al día de hoy. Una perla de dicho libro: “Mi educación religiosa corresponde, no

ya a la gran época de los altares y cornucopias doradas a fuego, sino a la decadente y lamentable de los oros fingidos, de los resplandores engañosos, de los Sagrados Corazones fabricados en serie y esos necios milagros productivos de una Virgen de Lourdes o un Cristo de Limpias.” El oro fingido y la bisutería siguen produciéndose hoy y en este mismo momento. La fruslería es ubicua: lo mismo en la poesía, en la política, en la escuela elemental, en el periodismo, en la religión, en la pintura, en la narrativa… las capillas católicas se siguen barnizando con tonos dorados imitación oro, sólo para que las primeras lluvias lleguen y deslaven el tono recién pintado, quedando una capa verdosa, enmohecida, un tono ocre que se cae al final del día. Rafael Alberti luchó contra todo esto y más. Su vida ejemplar le valió el exilio y la condena, pero también el respeto y el reconocimiento de sus pares alrededor del mundo. Para los que son seguidores de cuadros sinópticos y libros acadé-

micos, estos marcan a la letra que el andaluz Alberti, junto a Federico García Lorca, Vicente Aleixandre, Luis Cernuda, Jorge Guillén y Pedro Salinas, entre otros autores clásicos modernos, formó parte de la mítica Generación del 27. Generación de escritores que tuvo una gran influencia en la poesía española y latinoamericana del siglo XX. Damas y caballeros, entre los muchos premios y reconocimientos que Rafael Alberti cosechó en vida, destaca el llamado “Nobel hispano”, el Premio Cervantes, el cual le fue concedido en 1983. A los 96 años de edad, el pararrayos poético que era Alberti –su afición a los toros lo llevó a dibujar, diseñar carteles y escribir sendos poemas con dicho tema; amén de desfilar en la cuadrilla del mítico torero Ignacio Sánchez Mejías– cayó fulminado por un paro cardiorrespiratorio que lo llevó a su tumba, a la mar interminable que eligió para habitar eternamente: la mar del Puerto de Menesteos, hoy Santa María, en Cádiz.

Lunes 02 de noviembre de 2009 VANGUARDIA 5

| Yo,la peordetodas

Escríbele a: lapeordetodas@vanguardia.com.mx

|| Por Violetta Hetaira

Prostituta de profesión

Ú

6

VANGUARDIa Lunes 02 de noviembre de 2009 / www.semanariocoahuila.com

Semanario

ltimamente me han pasado tantas cosas, me quedé sin Internet, volvió a aparecer el monstruoso pasado, trato de analizar el por qué me suceden tantas cosas a mí, trato de mirar hacia atrás a ver si encuentro respuestas pero no las hallo........ Vivir no es nada sencillo... tal vez a algunos les toca más fácil pero no es sencillo. Me cambié de casa, saben qué es empacar cajas y cajas de zapatos y montones de ropa que no sabía ni que existían. Y encontré apartamento, uno pequeño cerca del centro de la ciudad, tiene dos habitaciones y un enorme closet. Lo alquilé de inmediato y me dejaron la renta en mil pesos, lo cual es casi nada para como están los precios ahorita, pensaba buscar a alguien para alquilarle la habitación, pero después de lo sucedido con mi anterior compañera de casa, sí aquella que se quiebra de indignación ante los piropos de los albañiles y bueno, por supuesto también quiebra las patas de las camas, ¡mejor decidí estar sola! En fin, les contaba de la aparición que tuve, es como en “Un pequeño cuento de horror” si hubo alguien que se atreviera a

romperle el corazón a Violetta, no soy una mujer vengativa, pero pagó caro, yo lo llamaría ¡karma! Lo conocí cuando aun conservaba un poco de conciencia en mi personita, un poco menos de mentiras en mi boca, muchas horas extra y menos dinero en mi cartera. Era el típico Don Juan que llegó galante con flores en mano y tarjetas anónimas, claro que yo aún no tenía en mi mente andar donde ando, sí, así de putilla. Aunque sigo sosteniendo que todas somos como putas, por aquello de que sin dinero nadie se mueve ¡aja! Pero bueno me conquistó su forma tan trillada de conquistador o la mía de querer ser conquistada, igual en el fondo pensaba que ya no había de esos hombres, mantuvimos una relación hasta que apareció el dios dinero en mi vida. Sí, se preguntarán ¿cómo fue que le rompió el corazón? Bueno eso no se los diré, no quiero darles armas o verme vulnerable, yo soy quien debe comer sus perversas conciencias, pero lo peor fueron las mentiras que le compré, bueno era por que tenía ganas de escucharlas, creo que así somos las mujeres, dejamos que nos endulcen el oído

| Ménage à trois

para después darnos en la madre por escuchar tantas cosas que no son ciertas. Todo terminó y desapreció de mi vida, hasta hace unos días en los que más empezaba a gustarme mi vida, sí, cuando todo empezaba a salir como quería…Al verlo no quería reconocerlo y él menos a mí porque además me conocía jodida y no hablo de pobre sino cansada de tanto trabajar, me saludó y ya se imaginarán al fulano con mil preguntas ¿en qué trabajas ahora? ¿Cómo te va? ¿Sales con alguien? Qué podía contestar ahora, soy una mujer que vende caricias, me va bien, gano lo suficiente como para comprar cosas que llenen mi nuevo closet y sí, salgo con muchos hombres (o bueno, sólo con los que el salario les alcanza). Hice uso de unas mentirillas, nada con lo que él no haya jugado antes, bueno no podía decirle que ahora además de ser Violetta por todas partes, la cereza del pastel era que me declaraba puta de profesión. Se fue con las manos en la bolsa y según él contento de que me vaya bien. He averiguado lo suficiente para luego enseñarme lo mal que se lleva la libertad con la indiscreción. Únete al trío y opina en: http://untriodetres.blogspot.com/

Censura norteña Gay dice: Pues lo único que están logrando con la censura es que Los Tigres del Norte, quienes ya dieron de sí y ya deberían andar pensando en el retiro, se coloquen como hace tiempo no lo hacían, en las radiodifusoras del país con una rolita que, la verdad, no dice nada que no sea del dominio público. Lo que sí es que los “tigers” últimamente andan de un mamón que ni ellos se la creen, que están preparando un libro biográfico que quieren que se los escriba Gabriel García Márquez y también afirman que el tema “La Granja” está inspirada en la obra de George Orwell, ¿alguno de los integrantes habrá leído un libro completo de Orwell? O nada más es para hacerse los intelectuales, porque con eso de que son amigos del dedo chiquito de Arturo Pérez Reverte, Carlos Monsiváis y Guadalupe La Fresa, a la que por cierto le amenizaron la boda. Lo que no cabe duda es que los ídolos del pueblo dejaron las cantinas de mala muerte, los frijoles y las tortillas con sal, las llantas repletas de mariguana, los giros negros de la frontera y la eterna oda al inmigrante jodido que tantos dólares les dio a ganar. Ahora son gente bien, hombres cultos, rasuraditos y peinaditos en las mejores boutiques de San Diego, una agrupación de mucho mundo, los representantes del México bárbaro, el cual ni conocen porque tienen a un ejército de hombres inventando canciones “llegadoras” que ellos reciben por fax en la comodidad del Sheraton de Madrid. ¿Por qué tanto escándalo? A estas alturas alguien le cree a estos norteños domesticados. A los jefes de jefes del área de tintes para caballero color caoba azabache. Ella dice: A pesar de que vivimos dizque en democracia la censura está a la orden del día, y ahora le tocó a los queridísimos Tigres de Norte que si bien no los aprecian mucho por estos lares, en España hasta les hacen homenaje y son

Dicen que tres cabezas piensan mejor que una... ¿será?

considerados un bastión cultural. Pero fuera de la eterna discusión de si su música es arte o no, es indudable que sus corridos expresan lo que está pasando en México, pésele a la secretaría de Gobernación o a cualquier politiquillo de cuarta que piensa ilusamente que en los tiempos de Internet es posible sacar algo de circulación. “Se cayó un gavilán/ Los pollitos comentaron/ Que si se cayó solito/ O los vientos lo tumbaron”, dice la canción en una referencia, para muchos, de lo que le ocurrió a Camilo Mouriño. Y entre que el Gobierno niega la censura y los integrantes del grupo afirman que su corrido no se toca en varias radiodifusoras, es bueno que, con ritmo de acordeón incluido, una canción nos ponga a reflexionar sobre la triste caricatura que es la política en México. Él dice: Reflexionar... Reflexionar. ¡Pero si las hordas de palurdos iletrados que pueblan este país son incapaces de la reflexión! Eso exige una importante actividad cerebral para la cual se encuentran materialmente inhabilitados. Por ello, es lo mismo que los pongas a escuchar un corrido de los Tigres del Norte o que les lean en voz alta el Quijote (porque tendrían que leérselos, pues tampoco saben leer). Así pues, ¿qué importa si alguna estación de radio programa o no una determinada canción? Y si la tiene “censurada”, ¿acaso es relevante el motivo por el cual tomó tal determinación? ¡Por Dios! ¿cuándo se va a discutir en este espacio un asunto medianamente importante, algo que sea en verdad relevante en términos de educación, economía, desarrollo social o filosofía?

VIDEÓDROMO

Esto es todo LA CINTA NOS MUESTRA UN MICHAEL JACKSON SIN MÁSCARAS, EN SU ESTADO MÁS PURO...

Kenny Ortega • 2009

A cuatro meses de la muerte Michael Jackson, y el subsecuente tsunami oportunista de cualquier material comercializable (desde discos hasta traper keepers que tuvieran algo que ver con el Rey del Pop), es probable que como yo, tú también ya estés cansado de escuchar Thriller hasta en el transporte público. Todo pintaba que Esto es Todo sería un producto más disfrazado de tributo, diseñado para salvar la millonaria inversión que realizó la promotora AEG en lo que serían los últimos conciertos de Jackson, programados para llevarse a cabo en Londres el 12 de julio del 2009, 18 días después de su muerte. Y afortunadamente no es así. Este negocio era importante tanto para Jackson como para AEG. La firma inglesa había vendido ya todas las entradas para los 50 conciertos en la Arena 02, y por su parte, el Rey del Pop, con su imagen pública un poco dañada por obvias razones, y con problemas económicos a raíz de éstas, ganaría un dineral por estos conciertos, que según había anunciado serían los últimos de su carrera. Subsecuentemente, AEG vendió a Columbia Pictures horas y horas de grabaciones de Jackson ensayando junto con todo su equipo para estos conciertos, que escasos meses después de su muerte se convirtieron en lo que Omar, reportero

multimedia de Vanguardia, definió como “Un especial muy largo de VH1¨ sobre el fallecido Jackson. Hasta cierto punto, tiene razón. Esto es una especie de híbrido entre un home movie amateur y una película de concierto. Para funcionar como un documental, a la película sí le falta profundidad, y sobre todo, entrevistas con el mismo Jackson. Tampoco es un concert film como se anuncia. Sin embargo, como no estaba planeado lanzar este material como una película y su destino era solamente para fines prácticos y para la videoteca personal del cantante, el material no sólo nos muestra a un Michael Jackson aparentemente normal, cálido con la gente y entusiasmado por su proyecto, sino que también nos muestra a un Michael Jackson sin máscaras, existiendo en su estado más puro: trabajando duro sobre un escenario, creando un espectáculo impresionante. A pesar de que casi no habla, la cinta nos permite ver por momentos a Michael Jackson despreocupado y feliz. La vida de Jackson era caótica y en momentos, hay que aceptarlo, algo sórdida.

Semanario

Pero fuera de todo el drama mediático que vivía, de su improbable piel blanca, su brevísima nariz y de sus orangutanes vestidos de smoking, cuando Jackson pisaba un escenario era sobrehumano, y se transportaba a un estado casi extático de inspiración creativa que nadie ha podido superar. Ver eso en pantalla, en un contexto tan íntimo y libre, es algo bastante espectacular.

Suena a…

Radar

Cannibal Ox • The Cold Vein • 2001

Por Esteban Cárdenas

escardenas@vanguardia.com.mx Brother Ali no es un rapero así que tu digas tradicional. Jason Newman (su nombre de pila) nació en Minneapolis, Minnesota, ciudad que, con el perdón del maestro Prince, es una de las ciudades menos Brother Ali funky de Estados Unidos. Ah, y Brother Ali también • Us es un hombre blanco que • 2009 es albino. Se podría decir calificación: que, en el mundo del rap comercial, tenía todas las de perder. En defensa propia, parece que este tipo se enseñó a rapear, helo aquí, rapeando como los grandes, a pesar

8

de sus aparentes handycaps. Si bien no va a salir en los primeros lugares de popularidad de MTV, Brother Ali logró un seguimiento de culto entre los fans del rap independiente. Us fue lanzado en el excelente Rhymesayers, que también es hogar de otros íconos del rap subterráneo como Atmosphere, MF DOOM y Abstract Rude, entre muchos otros. Es un disco introspectivo y neurótico, de una producción de primer nivel cortesía de su colega Ant. Las rimas son ingeniosas, y el tono de su voz borda en lo angustiado, pero al mismo tiempo muestra plena confianza en lo que hace. De principio a fin este es un muy sólido disco de rap, y un buen antídoto para los que ya estan cansados de las rimas ostentosas y superficiales que plagan los canales de música.

Atmosphere

• Overcast! • 1997

Aesop Rock • Labor Days • 2001

VANGUARDIa Lunes 02 de noviembre de 2009 / www.semanariocoahuila.com

Por Esteban Cárdenas

7

Saltillo:

Tierra de Fortunas Dicen que nunca hay que buscar lo que no se ha perdido, pese a ello, el equipo de investigación de Semanario salió en busca de algún tesoro escondido y encontró las siguientes historias… 8 VANGUARDIA Lunes 02 de noviembre de 2009

por jesús peña fotos: Daniel becerril / luis salcedo / marco medina

Donde lloran, está el muerto” o al menos así lo atestiguan las muchas historias sobre lugares tenebrosos que, según los decires de la gente, guardan oculto en algún rincón un cofre de oro. Y es que frente a los límites de la realidad o la fantasía se impone la creencia popular, alimentada por un imaginario colectivo que ha trascendido los siglos. “Los Sánchez Navarro si tenían dinero era porque lo cuidaban, entonces no iban a andar escondiendo dinero donde quiera no, no, no y, sin duda, cuando ellos optaron por sentar sus reales en la Ciudad de México, después de la guerra contra los franceses en la época de Juárez, pos se llevaron su dinero, no lo iban a dejar, en pocas palabras han de haber sido medio tacaños y cuidadosos de sus centavos”, difiere el historiador Lucas Martínez Sánchez. Pero hay quienes insisten en que “donde lloran, está el muerto”, así lo piensan los buscadores de tesoros que, guiados por la ambición y atraídos por la leyenda, se han aventurado en pos de un caudal que los hará millonarios. “Y eso ha motivado que se hayan destruido muchas construcciones, tú te encuentras ranchos antiguos, ruinas de haciendas, totalmente vandalizados porque hay gente que cree que va a encontrar, lo que no perdió, por la crisis, piensan encontrarse la lotería”, lamenta, empero, Martínez Sánchez. “Donde lloran, está el muerto” y lo

saben quienes gozan de contar y escuchar historias de aparecidos en las frías noches de invierno o cuando se va la luz. “Creo que ha sido más la leyenda la que ha rodeado a un buen número de edificaciones antiguas nuestras, ya cobran un sabor de leyenda y nos la creemos. Hay quienes me dicen que todavía buscan en la Sierra de la Paila el tesoro de los Insurgentes”. reafirma Lucas Martínez. Semanario salió a la calle para buscar las historias perdidas sobre fantasmas y bolas de lumbre que señalan el sitio exacto donde – se rumora – hay o hubo dinero enterrado. “Cuando a mí me preguntan si hay tesoros escondidos en Coahuila digo ‘pues puede haberlos, pero no de épocas muy antiguas donde el circulante era poco y había poca gente. Fue en el proceso de la Revolución donde había ya mucho más población y se manejaba mucho dinero, y donde alguien pudo asaltar y trasladar algunos cajones de lámina y madera a otro lugar y esconderlos...”.

Un tesoro en la loma Hablan las viejas consejas de un señor llamado don José Meléndez, que hace mas de 50 años llego a vivir, nadie sabe de dónde, a la calle de Morelos, por el rumbo del centro y justo en las faldas de una loma hoy convertida en callejones serpenteados y de largas escalinatas. El tal don José, que más bien parecía de cuna humilde, había ocupado a una palomilla de chiquillos del barrio para que le ayudaran a rebajar la loma a nivel de la calle y así comenzar a echar los cimientos de la que sería su casa. Con los días y cuando los niños habían sacado bastante tierra revuelta con almendrilla el hombre, quien se cree vio algo extraordinario, hizo parar los trabajos y despachó a los párvulos para sus casas sin dar razones. “Hasta aquí, ya váyanse, ¡¡¡váyanse!!!”, les dijo y los niños pegaron la carrera. Semanas más tarde, la gente del lugar miró con extrañeza cómo aquel hombre de fachada humilde hacía construir en lo alto de la loma una gran casa de dos plantas, lujosa para aquella época y que contrastaba con las chozas de aquel barrio pobretón. De pronto el señor cayó en cama víctima de una rara enfermedad. Cuidado por su esposa, visitó a los médicos más renombrados que hubo en Saltillo por aquel entonces, pero nadie pudo dar con la raíz de aquel mal. Hasta que un día, al borde de la desesperación, don José trajo hasta su casa a un curandero de tierras neoleonesas.

Lunes 02 de noviembre de 2009 VANGUARDIA 9

“Tú te hallaste algún dinero ¿verdad?”, le preguntó el brujo apenas lo tuvo frente a él. “No”, dijo tajante don José, pero el curandero repuso con más energía “Sí, tú agarraste dinero”. El vidente le pidió entonces que trajera siete monedas de las que don José, se supo más tarde, había sacado de la loma con ayuda de los niños, las metió en un platón con agua, meneó varias veces el platón e hizo beber al enfermo de aquel caldo. A los pocos días don José recobró la salud. El rumor del tesoro encontrado se esparció como un río por la calle de Morelos. Y cuando la gente, que en noches de luna llena había visto en la cima de la loma al fantasma de la mujer blanca, preguntaba a la esposa de don José sobre los destinos de aquellos caudales, ésta sólo se limitaba a responder “nos los quitó el Gobierno”.

El tesoro de Sixta

“Viejo méndigo, se llevó el dinero, el dinero antiguo que sacó”. Doña Sixta narra cómo un hombre desalmado le robó su tesoro.

10 VANGUARDIA Lunes 02 de noviembre de 2009

Parece como si a doña Sixta la memoria se le hubiera fugado por un agujero. Ella ya no recuerda si tuvo hijos, tampoco quiénes fueron sus padres y si alguna vez vivió la infancia. Pero lo que a Sixta, mujer centenaria de baja estatura y morena piel, no se le puede olvidar es que hace 25 años un hombre desalmado le robó su tesoro. Cuentan, quienes la conocen bien, que por aquel tiempo Sixta tenía una vaca de la que se mantenía, vendiendo entre los vecinos la leche que ordeñaba todos los días al despuntar el alba. Cierta mañana en que doña Sixta encaminaba a su vaca hasta la orilla de un arroyo, que aún colinda con el corral de su casa en la colonia El Mirador, vio con asombro que una de las patas traseras del animal se sumía en un gran hoyo oculto entre la yerba. La anciana, que hasta entonces no había presenciado cosa semejante, decidió no dar importancia al suceso. Pero otra mañana, cuando hubo terminado la ordeña y mientras conducía a la vaca hacia su remanso, Sixta vio otra vez cómo una de las patas traseras de la bestia volvía a sumergirse en aquel agujero que cada vez se hacía más grande. Presa del susto, una tarde Sixta mandó traer hasta su casa a un señor que – dice la gente de por aquí – tenía algún don sobrenatural. “Aquí hay algo escondido”, sentenció aquel señor y de inmediato Sixta y él se pusieron a excavar con ímpetu y azadón en mano dentro del pozo. Cayó la noche, el hombre sugirió entonces dejar las herramientas para irse

a descansar y continuar con la faena al amanecer del día siguiente. Sixta entró a su casa, él se quedaría a dormir en un rincón del corral. Al canto de los gallos la mujer se levantó de la cama, preparó café y salió al corral. Cuál sería su sorpresa que en los límites del arroyo encontró cavado en la tierra un gran agujero, a un lado brillando unas monedas de oro y más allá abandonadas unas alforjas, el hombre había desaparecido. “Viejo méndigo, se llevó el dinero, el dinero antiguo que sacó”, dice Sixta cada vez que a su cabeza enmarañada vuelve el vago recuerdo de su tesoro perdido.

El fantasma del tesoro

Por las polvorientas y solitarias calles de la colonia Libertad, en La Aurora Coahuila, cabalga una oscura leyenda sobre la existencia de un tesoro enterrado en los márgenes de lo que antes era el antiguo camino de Los Pastores, que iba de Saltillo hasta el llamado Paso del Águila, rumbo a la salida a Monterrey. Los pobladores de este andurrial, que en otros tiempos fue la Hacienda de Los Molinos y el lugar en el que el conquistador Juan Navarro estableció el molino hidráulico más grande de América Latina, aseguran haber visto durante las negras y neblinosas noches de invierno figuras fantasmales y bolas de fuego que señalan el sitio exacto del caudal. En este sitio es posible observar cavados a flor de tierra varios agujeros circulares hechos, se presume, por buscadores de oro atraídos por esta leyenda. Esta historia fantástica que ha sobrevivido por generaciones enteras, sugiere que en tiempos de la Revolución los grupos de rebeldes y bandos de militares que pasaban por aquí escogían este paraje, adornado por aquellos años con grandes huertos de álamos y nogales, para esconder sus tesoros que eran trasladados en recuas de mulas. Muchos han sido los gambusinos que, venidos de todas partes, han intentado, usando detectores de metal o varas de cobre o palma, dar con el dichoso tesoro sin que, al parecer, nadie lo haya conseguido. Entre tanto, cada vez es menos la gente que durante las frías noches de invierno se atreve a pasar por aquí, temiendo encontrarse – dicen – con el fantasma del tesoro.

6

3

1

7-11

2

El mapa del tesoro

Ésta es la ruta trazada por las consejas de tesoros escondidos en Saltillo y que los historiadores y aficionados del género literario de la leyenda han dado por ciertos. ¿Listos para la excursión?

1.

Camino de Los Pastores, en la Colonia La Libertad. La Aurora, Coahuila. Se cree que en este sitio, antiguo asentamiento de la Hacienda Los Molinos, que fue propiedad de Don Juan Navarro, están escondidos los tesoros dejados por los revolucionarios villistas llegados a Saltillo en 1913 y que hicieron paradero en este lugar, hoy de gran valor histórico. La gente de por aquí cuenta sobre la aparición de fantasmas y bolas de fuego.

2.

Esquina de las calles de Antonio Cárdenas y Pedro Aranda. Colonia Bellavista. Se dice que en este lugar, donde hace años se iba a construir la tienda comercial Astra de Monterrey, tres albañiles encontraron el tesoro del General Santa Ana, compuesto por varias carretas con barras de oro y plata que los norteamericanos le habían regalado al usurpador, luego de la separación de México y Texas. Se rumora que el tesoro fue sepultado en este sitio que, tras el saqueo, lució abandonado hasta hace algunos años.

3.

Sierra de las Bayas. Se piensa que en este paraje están enterrados los tesoros del bandolero Tomás del Raso, que a mitad del siglo XlX se dedicaba a asaltar los caminos y, se se cree, guardaba aquí los objetos robados. Las leyendas hablan también de que en una noria de este lugar están ocultos los valiosos objetos religiosos robados por revolucionarios de algunas iglesias.

4.

Cueva de los Lamentos. La Carbonera. Cuenta la gente que este lugar fue elegido por los ricos de Arteaga para guardar sus tesoros. Se dice que aquí fueron enterrados los cadáveres de muchos niños, cuyos espíritus se han convertido en los guardianes de este caudal. La cueva debe su nombre, precisamente, a los lamentos de estos espíritus que se oyen desde el interior.

5.

El Cerro del Medio. Hay quienes aseguran que en una cueva de por aquí hay los tesoros en barras de oro que

Fuentes: Ricardo Dávila/ historiador. Juan Marino Oyervides/ historiador. Juan Bustos/ historiador.

5

en épocas remotas guardaron los indios nativos de estos lugares.

6.

Hacienda de Santa María. Aquí, donde los lugareños juran haber visto apariciones, se cree que está depositado el tesoro que traían los Insurgentes encabezados por Hidalgo y Allende.

7.

Esquina de Hidalgo y Adalberto Guillén. Se rumor que aquí donde antes hubo una antigua casona de adobe, que fue derribada para construir unos departamentos, se encontró un gran tesoro y hay quienes aseguran que todavía hay dinero enterrado aquí. La gente cuenta del fantasma de un carruaje luminoso que sale del Colegio Nicolás Bravo, pasa por la Escuela Miguel López y se incrusta en este lugar.

8.

La Casa de la Rinconada. Esquina de Hidalgo y Múzquiz. En este lugar, que fuera propiedad del señor Roberto Flores y del que solamente queda

un patio, hay enterrada una relación. Los vecinos de por aquí hablan de visiones de aparecidos y bolas de lumbre.

9.

Esquina de las calles Allende y Victoria. De acuerdo con algunos historiadores, esta casa podría ser la depositaria de un cuantioso tesoro, por haber funcionado en otras época como el centro financiero de los Sánchez Navarro, una de las familias más ricas del Noreste de México.

10.

Museo de la Angostura. Los historiadores sugieren que en esta casa de la calle de Hidalgo, cuya construcción data de cerca de 400 años, se esconde un tesoro metido en sus pisos o paredes de adobe de gran grosor.

11.

Museo Universitario. En este lugar, que fuera una de las sedes de la familia Purcell, se rumora podría haber algún caudal escondido en algún sótano o pasadizo secreto.

Lunes 02 de noviembre de 2009 VANGUARDIA 11

Confidencias de oro

Se acercaron unos niños y nos comentaron que la noche anterior, unos hombres de una camioneta se habían llevado de aquí un cajón. Nos lo ganaron”. Ignacio García Lara, investigador de lo paranormal.

12 VANGUARDIA Lunes 02 de noviembre de 2009

A don Juan Bustos Mendoza no le da ni tantito escalofrío contar que su padre Domingo platicaba con un ser de otro mundo, sentado a la sombra de una palma, cuyos vestigios sobreviven a la vera del antiguo camino real que pasaba por la colonia Libertad hasta la Villa de Arteaga. “Era un señor que llegaba de repente y le decía: ‘fíjese que donde está usted sentado hay un tesoro’. Mi papá era medio escéptico y decía ‘no, qué va a haber un tesoro aquí’”. La aparición ocurría siempre a eso del mediodía cuando Domingo, el papá de Juan, dedicado a la siembra y el pastoreo de vacas y cabras, se postraba para guarecerse del sol en la raíz de una de esas palmas samandocas que sus antepasados habían plantado por aquellos lugares. “Mi papá decía ‘yo no le creo, el

señor llega de repente, no sé de dónde...’”. A lo lejos los ojos atónitos de Guadalupe Mendoza, la esposa de Domingo y madre de Juan, observaban a los dos conversadores . “Y le decía mi mamá a mi padre ‘lo que tú no sabes es que este señor aparece y desaparece en medio del solar’”. El relato pasó de boca en boca, sin que hasta ahora nadie haya tenido la osadía de buscar el tesoro, atemorizados por el ruido de cadenas que entrada la noche suele escucharse en este lugar. “La gente sabe que aquí hay algo, sólo hasta que vengan los fraccionadores con sus máquinas y levanten todo”, suelta don Juan.

Buscando el tesoro perdido

Guiados por Ignacio García Lara, miembro de un equipo de investiga-

dores de lo paranormal, es que una tarde de otoño salimos en busca de algunos de los sitios en los que – dice la gente de antes –, se han encontrado enterrados jarros o cofres llenos de monedas de oro. A bordo del automóvil de García Lara, quien lleva ocho años de experiencia en el estudio de lo sobrenatural, nos adentramos en las inmediaciones de lo que hasta hace poco fueron los terrenos de la Hacienda El Álamo, edificación de la que hoy sólo quedan las ruinas de una torre vieja. Justo en ese lugar, se cree, unos gambusinos sacaron un cofre del tamaño de un cajón de reja que contenía un tesoro. El equipo de investigación paranormal había seguido por meses el rastro de estos caudales, hasta que una noche, cargados con sus detectores de metales, decidieron ir a buscarlos. Ignacio García cuenta que al llegar al lugar encontraron, rodeado de una

Manual del

Gambusino

Éste es sólo un leve compendio de lo que todo buen gambusino debe saber antes de salir a buscar un tesoro.

1.

Evitar actitudes de envidia y ambición desmedida o de lo contrario se corre el riesgo de que el tesoro se mueva de lugar o se convierta en carbón o cenizas.

2. 3.

En la búsqueda del tesoro deben participar sólo tres hombres.

La operación de búsqueda debe realizarse únicamente en Semana Santa, porque se cree que el diablo está apoderado del tesoro escondido y no quiere que lo saquen.

4.

Hay dos formas de localizar un tesoro. Una mediante el uso de un detector de metales, la otra y más eficaz, es lo que antiguamente se conoce como 'echar las varas'.

5.

Esto consiste en que el gambusino consiga dos tramos de bronce o cobre, cuya medida sea de 30 centímetros cada uno. Las varas pueden construirse también de palma samandoca.

6. 7.

Estas varas deben ser rociadas con agua bendita mientras se reza alguna oración.

Una vez en el lugar donde se va buscar el tesoro uno de los participante debe tomar las varas con ambas manos entre los dedos medio e índice, mientras camina lentamente hacia el frente, dando pasos cortos y rezando la oración de San Juan que se halla en el Libro de San Cipriano.

montaña de tierra suelta, un agujero al lado de la torre. Alguien se les había adelantado. “Se acercaron unos niños y nos comentaron que la noche anterior, unos hombres de una camioneta se habían llevado de aquí un cajón. Nos lo ganaron”, lamenta García. Pardeando la tarde la emprendemos con este investigador hasta el famoso Puente Moreno, lugar en el que hace 37 años ocurrió el trenazo que enlutó a cientos de familias saltillenses, y en donde, se rumora, hay algún dinero escondido. Antes damos un leve recorrido por la Colonia Nueva Jerusalén, en cuyos terrenos, que hace algunos años fueron manchones de palmas, se han localizado, juran los vecinos, varios jarritos de barro con monedas de oro. “De hecho se cree que con este dinero se construyeron algunas casas y hasta un templo evangélico”, relata Ignacio García.

Minutos más tarde estamos en Puente Moreno, justo en el sitio de las cruces. Ignacio García narra que hace algunos meses vino hasta aquí con el equipo de investigación, movido por el rumor de que aquí seguían enterrados los cuerpos de algunos muertos que dejó la tragedia de 1972. Lo único que Ignacio y sus compañeros encontraron escondidos entre la tierra, fueron cinco estatuillas de la Santa Muerte volteadas de cabeza y unos frascos transparentes que encerraban fotografías de personas. “Sí, teníamos la idea de que aquí había amarres y trabajos de hechicería”, dice mientras muestra con una mano una de las estatuillas y sostiene con la otra uno de los frascos que ha vuelto a desenterrar. Luego nos conduce por un camino de cascajo hasta el pie de un cerro, en cuyas faldas se avistan las ruinas de lo que en otro tiempo, parece, fue una estación de ferrocarril.

8. 9. 10. 11.

Se debe encender un cirio bendito al lado donde se sospeche o se tenga la seguridad de que hay algún tesoro enterrado. El lugar debe ser regado haciendo cruces con una agua llamada de Siete Iglesias. Quien lleva las varas sigue caminando con pasos cortos y rezando la oración de San Juan.

Al percibir la energía de objeto enterrado las varas se enterrarán en ese lugar, ésta es seña inequívoca de que ahí se debe escarbar. En el caso de que se hayan usado varas de palma se observará que éstas, movidas por la energía, tenderán a encontrarse de frente o chocar entre sí, en el lugar donde esto ocurra los gambusinos deben proceder a escarbar.

12.

Es recomendable que mientras se excava los buscadores deben ir rociando con gasolina y prendiendo cerillos, ello para evitar los efectos de los gases mortales.

¿De qué se trata el libro de San Cipriano? * Es un libro que recoge fórmulas mágicas y que se ocupa, en buena parte, del desencanto de tesoros, incluyendo, en muchas de sus ediciones, una lista de tesoros del Reino de Galicia y de partes de Portugal, con localizaciones detalladas de dónde encontrarlos * Es atribuido a San Cipriano de Antioquía, el santo mago por excelencia, que vivió en el S. III D.C. y es considerado patrón de las artes mágicas, de los hechiceros y de las brujas. * El nombre de San Cipriano estuvo vinculado a numerosas prácticas mágicas, tanto conjuros como oraciones. Lunes 02 de noviembre de 2009 VANGUARDIA 13

La relación

Cuenta el historiador Arturo Berrueto González de un alcalde saltillense, que agobiado por las deudas del Ayuntamiento se lanzó en busca de una relación, como antes se conocía a los tesoros, que se rumoraba, estaba enterrada en algún rincón de la Presidencia Municipal. Después de platicarlo con su tesorero, hombre de todas sus confianzas, se dice que el tal alcalde mandó cerrar un domingo las puertas del edificio, y ambos comenzaron entonces la faena de escarbar por los pasillos y salas de la presidencia. “Vamos a buscar esa relación para salir de estos adeudos”, dijo el funcionario. Entrada la noche y después de cavar horas enteras, el alcalde y su empleado dieron por fin con una caja de madera metida en un hoyo. Alcalde y tesorero pegaron brincos de contento y al abrir la caja se dieron cuenta de que efectivamente había dentro una relación, pero una relación de nóminas pendientes de pago. Decepcionados los hombres volvieron el cajón al lugar en el que todavía se cree está enterrada la relación, en espera de que otro gambusino la encuentre.

Un tesoro para cien años

Nunca sacamos nada y creo que nadie jamás ha podido encontrar ese tesoro, lo han andado buscando mucho, pero dicen que el Diablo se apodera de los tesoros y no quiere que se los quiten”. Don Arturo Carrillo, buscador del tesoro del cerro de La Cabrita.

14 VANGUARDIA Lunes 02 de noviembre de 2009

Mientras escalamos por la loma resbaladiza para llegar hasta estos vestigios, Ignacio platica de un anciano que le habló de la existencia de un tesoro escondido en las paredes o el suelo de esta construcción plagada de agujeros que, se piensa, han dejado a su paso por aquí otros gambusinos. Muchas noches Ignacio vino hasta este lugar para rastrear el tesoro con su detector de metales, pero nunca logró dar con él. “Dije ‘chin otra vez me lo ganaron’ y me acordé de mi abuelo que siempre decía, ‘no busques, lo que no has perdido’”.

Entre los viejos de antaño solía circular una leyenda sobre un gran tesoro enterrado en las entrañas del cerro de La Cabrita, ubicado por el rumbo de la colonia Lomas de Lourdes. El caudal, se decía, había sido escondido en este sitio por un grupo de bandoleros que en tiempos de la Revolución se dedicaron a asaltar las recuas de mulas que pasaban por Saltillo, procedentes de San Luis Potosí, México y Monterrey, cargadas de barras de oro y otros objetos valiosos. Aquel tesoro era de tal inmensidad que, se aseguraba en aquel entonces, bastaba para mantener a Saltillo y sus habitantes por más de cien años. La ambición por encontrar esta riqueza fue tal, que incluso buscadores de tesoros venidos de España realizaron incursiones en este lugar para buscar el tesoro de los bandidos, sin que hasta hoy nadie haya logrado encontrarlo. Don Arturo Carrillo Arreola, rostro moreno y surcado por los años, es uno de tantos saltillenses que se han aventurado a explorar el Cerro de La Cabrita en pos del codiciado oro. “A mi nuca me gustó que me contaran, siempre me iba a desengañar”, dice.

El hombre, que hoy carga 86 años sobre sus espaldas, relata que siendo muy joven salió de excursión con un grupo de 18 muchachos a La Cabrita. Después de andar y arrastrarse por veredas que a ratos parecían inaccesibles, lo único que hallaron fue un antiguo comal de barro, unas latas vacías de salmón y, en torno del cerro, muchas excavaciones. “Mas nunca sacamos nada y creo que nadie jamás ha podido encontrar ese tesoro, lo han andado buscando mucho, pero dicen que el Diablo se apodera de los tesoros y no quiere que se los quiten, no lo gastará, pero ahí lo quiere tener”, narra don Arturo. – ¿Y eso le da miedo? – “No, el miedo yo no lo conozco”, remata.

La Cueva de Los Lamentos

Por los sombríos y sórdidos callejones de Saltillo corre una espeluznante leyenda, sobre una cueva situada en algún paraje escondido en la Carbonera, justo a orillas de la carretera 57. Se cuenta de esta cueva, que fue en tiempos de la Colonia el lugar donde los ricos hacendados de lo que hoy es la Villa de Arteaga, gustaban de guardar sus dineros y otros objetos de gran valía. Y se dice que en esta gruta, junto con los caudales los ricos del pueblo enterraron vivos también a muchos niños y gente mayor, con la promesa de interceder por la salvación de sus almas, a cambio de que se convirtiesen en los guardianes eternos de estos tesoros. Con los siglos, y gracias a las historias que iban de boca en boca, este sitio cobró gran fama, tanta que gambusinos de todas partes vinieron hasta aquí para buscar el tesoro. Algunos de los que sobrevivieron a la impresión de entrar a esta caverna, juran haber sido espantados por horribles fantasmas y lamentos desgarradores que provenían de las entrañas de esta gruta, bautizada por esta razón como La Cueva de los Lamentos. Hay otros que aseguran que, burlando a los guardianes fantasmas del tesoro, han conseguido entrar a esta cueva y extraer algunas monedas de oro que encontraron casi a flor de tierra. “Porque el tesoro no siempre es dado a la persona que lo busca, le es entregado a aquel que el espíritu cree que le puede ayudar”, dice don Gilberto Castillo, el valiente narrador de este relato.

| Claro que ud. lo sabe

| Los menesteres del ocio

|| Por Miguel Agustín Perales

|| Por Alfredo García

2. Los planetas (1916) es una obra de … ■ A) Paul Dukas; ■ B) Gustav Holst; ■ C) Ferde Grofé; ■ D) Dietrich Buxtehude.

3. Según una conocida anécdota, en noviembre de 1957, durante la regencia de …, se censuró en el D.F. la presentación de La Celestina y se giró orden de aprehensión contra el autor, Fernando de Rojas, (muerto en 1541). ■ A) Alfonso Corona del Rosal; ■ B) Ángel Carvajal; ■ C) Ernesto P. Uruchurtu; ■ D) Fernando Casas Alemán.

4. Mujer botella (1973) es una escultura de … ■ A) Joan Miró; ■ B) Salvador Dalí; ■ C) Juan Gris; ■ D) ninguno de los tres..

5. En la aventura llamada …, _Watson se entera de que Sherlock Holmes tiene un hermano llamado Mycroft. ■ A) La marca de los cuatro; ■ B) El intérprete griego; ■ C) El cliente ilustre; ■ D) La casa vacía.

6. Ulán Bator es la capital de … ■ A) Malasia; ■ B) Nepal; ■ C) Omán; ■ D) Mongolia.

7. Robotina es un personaje de … ■ A) Los Supersónicos; ■ B) Futurama; ■ C) Los Simpson; ■ D) Los Picapiedra.

8. Viriato fue un caudillo …. ■ A) galo; ■ B) germano; ■ C) lusitano; ■ D) britano.

La Muerte dicta en San Lázaro su nueva Constitución, enfrente de tanto pájaro de cuenta nueva y borrón. Es por representación proporcional, comisaria y presidenta honoraria de esta burlona nación. No la afecta el voto nulo, tampoco el abstencionismo: ejerce sin disimulo un poder que es siempre el mismo. ***

Respuestas: 1) d; 2) b; 3) c; 4) a; 5) b; 6) d; 7) a; 8) c.

superméndez

“Descarnaré a Agustín Carstens: pasará de cliente vip de costosos restaurantes, a huésped de un rastro TIF. A Calderón, por su aliño, y porque no se ha quebrado, le devolveré a Mouriño, ya que tanto le ha llorado Vera en Derechos Humanos: como ómbudsman eclesiástico, cuidará mejor que un laico a los centroamericanos. Mejor que Álvarez Icaza, será un Las Casas de antes, volviendo a México casa general para migrantes. Item, López Obrador, siga, si aún tiene ganas

El único superhéroe de Saltillo y la región (incluyendo Ramos)

sus pleitos de aparador, buscando primeras planas. Pastoreando al pueblo bueno, que un día lo hará presidente: nunca hombbre tan ingenuo ha engañado a tanta gente”. Tras del pésimo político se agitaban, asustados, un número apocalíptico de electricistas cesados. A las puertas del Senado, mientras cuenta las estrellas, ya la Muerte ha calculado un fin a tantas querellas: ”Tanto electricista vi ocioso, que yo discierno con cuarenta y cuatro mil iluminaré el Infierno”. Cada día es un impuesto que pagamos a la Muerte; colmamos su presupuesto para que no se despierte. El tributo a la pobreza y al producto del trabajo, es obligación que pesa sobre todo a los de abajo. La tasación de la renta y el porcentaje a la nómina, sobre los ricos se asientan como una condena anónima. ***

Por J. Latapí

Semanario

VANGUARDIa Lunes 02 de noviembre de 2009 / www.semanariocoahuila.com

1. “Filosofar es aprender a morir”. Es este un aforismo de … ■ A) Plotino; ■ B) Epicuro; ■ C) Boecio; ■ D) Platón.

15


Semanario: Saltillo, cofre de tesoros