Issuu on Google+

¿Qué es la identidad?

Sobre qué es la identidad personal, los chicos y las chicas dijeron: “Es reconocer lo que uno es y lo que tiene en común con otros.” “Es saber quiénes somos, qué somos realmente.” “Es tener en claro qué somos y hacia dónde vamos.” “Es   la   manifestación   de   aquellas   características   que   nos   hacen   únicos   e   irrepetibles,   que   nos   definen y nos distinguen del resto de la personas.” “Es lo que nos permite reconocernos a nosotros mismos y que nos reconozcan los demás.” La  identidad   personal  es   el  resultado   de   un   proceso   de   individuación,   es   decir,  de  diferenciación de un individuo del resto de las personas.   Sobre qué es la identidad social, los chicos y las chicas dijeron: “Es el patrimonio cultural de un grupo, de un pueblo.” “Es lo que nos permite conocer nuestro yo como nación.” “Es sentirse identificado con algo y con alguien o algunos.” “Es   una  identidad   común  (identificación  con  creencias,  costumbres,  tradiciones) para  todos  los   miembros de una localidad, región o nación, que los diferencia de otras [localidades, regiones,   naciones].” La  identidad social  puede ser definida, efectivamente, como el  resultado de un proceso de  distinción entre un “nosotros” frente a un “ellos”, fundada sobre diferencias culturales. Algunas ideas para pensar qué es la identidad y cómo se constituye Las siguientes son ideas que tomamos prestadas de diferentes autores e investigadores sobre esta  temática y que consideramos herramientas conceptuales útiles y enriquecedoras para abordar un  estudio de los procesos de construcción de las identidades individuales y sociales. Las   trayectorias   individuales   enmarcadas   en   una   sociedad   determinada   van   perfilando   la  construcción   de   la   identidad,  que   es  un   proceso   que   surge   de   la   dialéctica   [es  decir,  de   las  interrelaciones recíprocas] entre el individuo y la sociedad. (Berger y Luckmann, 1988) La identidad de los individuos es un requisito necesario para la vida social, y de manera reversible,  la vida social lo es para la identidad individual. La dialéctica interno­externo de la identificación es  el proceso por medio del cual todas las identidades (individuales y colectivas) se constituyen. La identidad es una construcción social elaborada en relación con los límites o fronteras entre los  grupos que entran en contacto. Es por esto, una manifestación de relaciones e interacciones que  no puede considerarse monolítica. (Molina Luque, 2003)

Entre las ideas previas de los chicos y las chicas sobre la identidad personal y social, también  están presentes nociones sobre la incidencia de las interrelaciones personales y sociales en el  proceso de construcción de esas identidades.

“La   identidad   personal   se   va   modificando   cuando   se   va   relacionando   con   otras   identidades   personales. “Todo cambia, la identidad también.”

“Cada uno de nosotros es dueño de la palabra. Y es muy bueno que cada uno cuente sus cosas;   así vamos conociendo cómo es cada uno y, también, que somos distintos unos de otros.” “La identidad personal y la identidad social se van construyendo mutuamente. Entre ellas hay una   estrecha relación.” “La identidad personal se va construyendo a lo largo de la vida, interactuando con otras personas e   instituciones.” “Uno   moldea   su   identidad   de   acuerdo   a   los   contactos   y   a   las   cosas   que   comparte   con   otras   personas de la comunidad.” •

Sobre la identidad comunitaria

La identidad comunitaria podría ser entendida como la identidad cultural característica de un núcleo  más cohesionado, más denso de interrelaciones, que constituiría una comunidad. La   identidad   comunitaria   enfatiza   la   situación   grupal,   destacando   la   cohesión   y   la   solidaridad  existente entre sus miembros, que se identifican con dicha comunidad. La   identidad   comunitaria   se   basa   sobre   todo   en   la   “conciencia   de   comunidad”   existente   que  fomenta la imitación entre sus componentes, facilitando, a la vez, la identificación. Por   esto,   los   individuos   que   se   consideran   integrantes   de   una   comunidad   se   sienten  subjetivamente como individuos con características comunes. De allí que, a partir de esa situación  se puede derivar una acción comunitaria positiva o negativa en relación con otras comunidades  (identidades) que se ven y se viven como diferentes. La   noción   de   identidad   comunitaria   abre   posibilidades   democráticas   y   solidarias   en   un   mundo  complejo y difícil.  Se trata de articular valores comunitarios sin perder de vista la sociedad global, o mejor aún,  desarrollarlos en ella. (Molina Luque, 2003) El trabajo con historia oral puede resultar muy adecuado si se concibe que la identidad también  puede ser entendida como una “construcción que se relata” (García Canclini, 1995).

Una construcción en la que hay ciertos acontecimientos que son fundantes, casi siempre referidos  a la pertenencia y a la apropiación de un territorio por parte de un pueblo, a la que se suman las  “hazañas en las que los habitantes defienden ese territorio”. El rescate de la memoria local obliga a la participación y al involucramiento, porque es necesario  poder acceder al mundo cotidiano donde vive la comunidad, incorporarse a ella e interpretar sus  conversaciones, el ambiente o entorno y participar en su “entramado cultural”. Empezar a “escarbar el pasado” para definir qué es lo realmente significativo para la comunidad  significa revalorizar objetos, lugares, historias personales, mirar con ojos nuevos lo que resulta  cotidiano. De este modo, es posible llegar a reconstruir el  patrimonio tangible  y no tangible de   una comunidad  (esto es, tanto monumentos y edificios como celebraciones o comidas típicas),  que rescata la memoria de los habitantes de la localidad a través del tiempo y pone de manifiesto  algunos aspectos de la identidad comunitaria. (Guevara Cortés, 2001)

Sobre las relaciones entre territorio, espacio e identidad colectiva

¿Qué se nombra hoy cuando [los ciudadanos habitantes de una ciudad] decimos “nosotros”? ¿Qué   “nosotros”   quedan   y   cuáles   están   desapareciendo   como   sentimiento   ciudadano,   como  identidad colectiva local y materializada en los componentes vivos del territorio? La respuesta a esta pregunta por el “nosotros” puede hallarse, en cada ciudad, en cada localidad,  en cada pueblo, en el desarrollo del proceso de afirmación de los “lugares propios” (Auge, 1993).  “Lugares propios” entendidos como deseos de arraigo, pertenencia, identidad y memoria colectiva  a través del fortalecimiento del espacio público. Las  fronteras  como puntos de referencia para las personas son construcciones culturales y no  productos de la naturaleza. Por lo tanto, forman parte de los imaginarios colectivos y constituyen  categorías de construcción identitaria que se especifican y cobran sentido en el plano de las  negociaciones   socioculturales.   Las   fronteras   se   marcan   porque   las   distintas   comunidades  interaccionan de diversas maneras con otras entidades de las que son, o desean ser, distintas.  La   conciencia   de   una   comunidad   incluye   la   percepción   de   cuáles   son   “sus   fronteras”.   Estos  límites pueden o no estar marcados sobre el terreno o en lo mapas, pero siempre están en las  mentes.   La   frontera   nos   separa   a   “nosotros”   de   “ellos”,   y   al   definir   al   “otro”   definimos  simultáneamente el “nosotros”. (Kavanagh, 1994)


La identidad personal, social y comunitaria