Issuu on Google+

1. Definición El suelo es la capa de materiales que cubre las rocas y en la que viven muchos seres vivos. 2. Composición: Los materiales del suelo: •

La materia inorgánica. Está constituida por trozos de rocas, minerales, aire y agua, en la cual hay disuelto oxígeno y alimentos. El aire proporciona el oxígeno necesario para que vivan los seres vivos del suelo.

• La materia orgánica. Es la materia procedente de los seres vivos. Por ejemplo, los propios seres vivos que habitan bajo tierra (lombrices, hongos microscópicos…), las raíces de las plantas y el humus o mantillo, Materia orgánica formada por restos descompuestos de animales que ocupa la capa superior y utiliza como abono. Los restos de los animales, pasan a formar parte de los materiales orgánicos del suelo y ayudan a la formación del humus.

3. Estructura del suelo: CAPA SUPERIOR También denominada horizonte A o zona de lavado vertical, es la capa más externa del suelo. Está formada principalmente por arena, arcilla y mantillo. Esta capa tiene mucho mantillo. También se pueden encontrar en ella animales, como las lombrices y los topos, y raíces de plantas. Su color es generalmente oscuro por la abundancia de materia orgánica descompuesta o humus elaborado, determinando el paso del agua a su través el arrastre hacia abajo, de fragmentos de tamaño fino y de compuestos solubles. CAPA INTERMEDIA También denominada horizonte B o zona de precipitación.

Esta

capa posee trozos de rocas, y tiene menos mantillo que la capa superior, aunque es rica en nutrientes. Estos nutrientes se filtran desde la capa superior.

En

esta

capa

puede

haber

raíces

de

plantas.

Carece

prácticamente de humus, por lo que su color es más claro. CAPA INFERIOR También denominada horizonte C o subsuelo . Está formada por trozos de roca y por la roca madre. Esta roca es la roca inalterada a partir de la cual se forman los suelos, mediante procesos de desintegración o alteración de la roca. En esta capa hay muy poca agua

4. Tipos de suelo: El suelo es una delgada capa que se extiende sobre la superficie de la Tierra, formada por greda, arena, minerales y materia orgánica en descomposición. Es vital para nuestra sociedad, ya que el ser humano depende de ella para la producción de alimentos, la crianza de animales, la plantación de árboles, y la obtención de agua y de algunos recursos minerales, entre otras cosas. El suelo tiene, según en donde se encuentre, una composición variable. Algunos suelos están formados por mucha greda, otros por mucha arena, otros contienen

muy poca materia orgánica. La textura del suelo depende de la proporción en que se encuentran en él los tres tipos de partículas que lo forman: • Arena: Las partículas se ven fácilmente y miden entre 2 y 0,05 milímetros; • Limo: Las partículas se ven como polvo cuando están secas y miden entre 0,05 y 0,002 milímetros; y • Arcilla: Las partículas no se ven a simple vista y miden menos de 0,002 milímetros. 5. Formación del suelo El suelo procede de la interacción entre la atmósfera y biosfera. El suelo se forma a partir de la descomposición de la roca madre, por factores climáticos y la acción de los seres vivos. Esto implica que el suelo tiene una parte mineral y otra biológica, lo que le permite ser el sustento de multitud de especies vegetales y animales. La formación del suelo sucede en varias etapas y, además, puede durar cientos de años a) El suelo se forma a partir de rocas. Estas rocas se fragmentan en trozos de menor tamaño debido a procesos de meteorización, erosión y al agua de lluvia que se filtra en el suelo. b) Los restos de animales y plantas, y la materia orgánica que se encuentra en la superficie del suelo, facilitan la fragmentación de las rocas. c) Luego, estos fragmentos de roca se mezclan con la materia orgánica de la superficie del suelo formando el mantillo. Las raíces de las plantas también pueden romper las rocas. d) En este suelo, que poco a poco se enriquece, habitan animales pequeños, como lombrices, y también seres microscópicos, como las bacterias. Los animales subterráneos remueven la tierra produciendo pequeñas cavidades. Así facilitan que el aire y el agua penetren en el interior del suelo. Una vez muertos, estos animales se transforman en materia orgánica. Cuando el suelo ya está bien formado, pueden crecer en él muchos árboles y gran variedad de plantas. Tanto en la superficie como en el interior del suelo pueden vivir distintos animales.

6. El suelo y el paisaje: Las plantas necesitan el suelo para vivir, pero el suelo también se beneficia de la presencia de las plantas de dos maneras:

Las raíces de las plantas sujetan los materiales que forman el suelo y ayudan a que no se dispersen con el viento o con el agua de la lluvia. Muchas de sus partes, como las hojas o las ramas secas, pasan a formar parte del suelo. Esto favorece la formación de humus y hace que el suelo sea más fértil. Las raíces de las plantas sujetan los materiales que forman el suelo y ayudan a que no se dispersen con el viento o con el agua de la lluvia. Relación entre el suelo y la fauna  Muchos animales excavan y construyen galerías donde vivir. Con estas acciones, remueven la tierra y airean el suelo .Esto facilita la mezcla de los animales y el enriquecimiento del suelo.  Los restos de los animales, sus excrementos y los propios animales cuando mueren, pasan a formar parte de los materiales orgánicos del suelo y ayudan a la formación del humus. Relación entre el suelo y la vegetación  La relación del suelo y la vegetación Las raíces de las plantas sujetan los materiales que forman el suelo y ayudan a que no se dispersen con el viento o con el agua de la lluvia.  Muchas de sus partes, como las hojas o las ramas secas, pasan a integrarse en la materia orgánica del suelo. Esto favorece la información de humus y hace que el suelo sea más fértil.


El suelo