Issuu on Google+

HAY QUE CREAR PARA CREER ROBERTO MATTA     Carta  abierta  a  Revolución  Democrática  

  Estimados   miembros   de   Revolución   Democrática,   les   escribo   con   motivo   de   las   elecciones  para  la  directiva  de  nuestro  movimiento  para  el  año  2013.       Como  es  de  conocimiento  de  todos  ustedes,  he  tomado  la  decisión  de  participar  de   estas   elecciones   postulándome   para   Coordinador   General   del   movimiento.   A   continuación   paso   a   repasar   los   principales   avances   de   la   gestión   de   RD   del   año   2012   y   también   algunas   de   las   definiciones   políticas   que   espero   poder   encabezar   en   2013   en   caso   de   que   el   movimiento   entregue   un   voto   de   confianza   a   esta   candidatura.       Las  ideas  y  compromisos  que  expongo  no  son  más  que  gran  parte  de  los  acuerdos   que  suscribimos  en  nuestro  Congreso  Constituyente.  Por  su  parte,  los  Estatutos  de   nuestro   movimiento   definen   que   todo   miembros   de   RD   deberá   velar   por   el   cumplimiento  de  estos  acuerdos.  La  Coordinación  Nacional  2012  realizó  un  esfuerzo   constante   por   mantenerse   fiel   a   este   espíritu.   El   órgano   superior   de   RD   son   los   acuerdos  de  nuestro  Congreso  y  hago  un  compromiso  explícito  a  velar  por  este  en   todo  momento.       La  práctica  es  el  contenido,  nuestra  cultura  política     El  primer  cuestionamiento  que  se  le  hizo  públicamente  a  Revolución  Democrática  es   que   era   un   movimiento   demasiado   abierto,   y   que   por   tanto   carecía   de   identidad.   ¿marxistas,   progresistas,   revolucionarios?   Ante   la   pregunta   siempre   respondimos   que  nuestro  movimiento  era  un  salto  al  abismo,  en  donde  lo  que  esperábamos  era   poder  organizarnos  para  aportar  en  el  desafío  de  transformar  el  orden  imperante  de   las  cosas,  hacer  una  revolución  en  democracia  sobre  las  demandas  más  sentidas  por   la   ciudadanía.   Muy   bien   nos   decían,   ¿pero   qué   es   lo   que   creen   frente   a   A,   B   o   C?   Nuestra   respuesta   era   que   nuestro   primer   desafío   era   existir,   y   confiar   en   que   las   respuestas  emergerían  del  proceso.  La  respuesta  no  gustaba,  para  quienes  no  creían   era  una  respuesta  que  daba  a  entender  que  no  sabíamos  lo  que  queríamos.     Quizás   lo   que   más   me   enorgullece   de   Revolución   Democrática,   en   medio   de   todas   nuestras   diferencias,   capital   indiscutible   de   nuestro   colectivo,   es   que   hemos   sido   capaces   de   construir   una   cultura   política   distintiva.   Como   toda   organización,   cotidianamente  tenemos  que  tomar  decisiones.  Cuando  hace  una  año  instalamos  la   idea   de   que   “la   práctica   es   el   contenido”,   lo   que   queríamos   decir   era   que   la   forma   en   que  se  hacen  las  cosas  en  la  política  si  importan.  Nuestra  cultura  política  construye   un  proceso  de  toma  de  decisiones  no  se  corresponde  con  momentos  estáticos  sino   dinámicos.   Por   ejemplo,   la   decisión   del   movimiento   de   tener   candidatos   en   las   parlamentarias   no   tiene   que   ver   con   un   momento   en   particular,   sino   con   toda   una  

trayectoria  y  discusiones  que  ocurrieron  en  distintos  espacios,  entre  los  territorios,   el   consejo   político   y   la   coordinación   nacional,   entre   nuestro   Congreso   Nacional   y   todo  lo  que  ha  venido  después.     Personalmente  me  quedo  con  el  aprendizaje  de  que  tomar  decisiones  de  este  modo   no  responde  a  una  lógica  negociadora,  de  ganar  adeptos  de  ciertas  posiciones  para   que   al   final   del   camino   se   de   un   resultado   determinado,   sino   en   privilegiar   la   deliberación  colectiva.  Contar  con  síntesis  políticas  respaldadas  por  la  legitimidad  y   el  apoyo  de  un  colectivo  permite  a  su  vez  que  los  objetivos  finales  que  se  persiguen   tengan   muchas   más   chances   de   ser   alcanzados.   Al   final   se   trata   de   creer   que   la   mayoría  tiene  la  razón,  elemento  básica  de  la  democracia  pero  que  la  tecnocracia  y   una   forma   anticuada   y   vertical   de   hacer   política   se   ha   encargado   de   poner   en   cuestión.    Claudio  Fuentes  nos  interpelaba  en  esta  misma  dirección  respecto  al  tema   constitucional,   “no   será   tiempo   que   de   una   vez   por   todas   la   preguntemos   a   la   ciudadanía  el  tipo  de  constitución  que  quiere”.  La  forma  de  participación  interna  de   RD  debe  perseguir  el  mismo  principio.       Nuestros  desafíos     Nuestras  primeras  deudas  están  con  las  regiones  y  con  las  mujeres.  Siendo  sincero,   no   creo   que   ninguna   de   esas   deudas   podría   ser   suplida   íntegramente   por   una   persona   que   no   es   ni   de   regiones   ni   es   mujer,   más   si   puedo   hacer   el   compromiso   de   privilegiar   esfuerzos   para   que   nuestro   movimiento   sea   más   descentralizado   y   para  que  las  mujeres  tengan  más  espacios  de  participación  y  de  poder  en  RD.       Resulta   preocupante   en   este   sentido   que   al   momento   de   votar   nuestros   estatutos,   la   opción   que   resolvía   el   tema   de   cuotas   de   mujeres   en   espacios   de   participación   política   haya   ganado   la   opción   más   conservadora.   Claramente   en   este   ámbito   nos   queda   mucho   camino   que   recorrer.   Frente   a   la   participación   de   nuestros   compañeros   de   regiones,   durante   2012   fuimos   exitosos   cuantitativamente.   No   es   menos   que   RD   tenga   presencia   en   Magallanes,   Los   Lagos,   Biobio,   Valdivia,   Talca,   Valparaíso   y   Antofagasta,   sin   embargo   en   lo   cualitativo   estamos   muy   al   debe.   Juntos   deberemos   construir   una   estrategia   real   de   participación   regional   en   Revolución   Democrática.   Quizás   el   problema  de  la  concentración  y  el  centralismo  se  ha  vuelto   un  problema  estructural  de  nuestro  país.  Si  esto  es  así,  deberíamos  tratarlo  como  tal,   forzando   espacios   de   participación   y   comunicación   que   nos   permitan   acercarnos   entre  los  distintos  territorios  a  lo  largo  de  Chile.       Otro  elemento  en  el  que  debemos  seguir  perseverando  es  en  el  protagonismo  que   nuestros  territorios  deben  tener  dentro  del  movimiento.  Si  bien  podemos  estar   contentos  con  la  cobertura  territorial  que  tenemos,  esta  segunda  etapa  deberá  tener   como   misión   darle   solidez   a   este   trabajo,   proyectando   líneas   de   acción   políticas   territoriales   y   a   la   vez   de   acercar   cada   vez   más   al   consejo   y   la   coordinación   nacional   con  la  realidad  local.       Una   pregunta   que   debemos   responder,   y   que   aun   está   abierta,   es   la   labor   y   el   rol   que   cumplirán   aquellos   territorios   en   donde   no   tenemos   candidatos   propios   en   las   elecciones   parlamentarias.   Esta   discusión   ha   estado   presente   en   más   de   una   de   nuestras   discusiones   en   el   seno   del   Consejo   Político   y   también   en   muchos  

territorios.   Desde   mi   mirada,   además   de   que   los   territorios   no   se   desentiendan   de   las   demandas   territoriales   que   ya   están   en   curso,   e   independientemente   de   si   tenemos   o   no   tenemos   candidatos,   en   todos   los   lugares   donde   Revolución   Democrática   tenga   presencia   debiésemos   ser   capaces   de   vincular   a   las   organizaciones   sociales   y   las   bases   de   los   partidos   políticos   para   invitar   a   hacer   primarias   abiertas,   democráticas   y   con   compromisos   programáticos.   Aunque   exista   un   distrito   que   tuviese   solo   dos   candidatos,   estos   debiesen   estar   llanos   a   participar   de   un   proceso   ciudadano   de   participación   política,   donde   todos   puedan   participar   de   la   construcción   programática,   y   donde   a   la   vez   este   se   comprometa  formalmente  con  éste.  Esperamos  que  este  no  sea  el  caso,  que  todos  los   distritos   de   Chile   tengan   muchos   candidatos   en   competencia,   y   donde   la   misma   competencia  sea  el  combustible  para  la  deliberación  y  el  involucramiento  ciudadano   en  este  proceso.       Otra  de  nuestras  deudas,  que  hemos  comenzado  a  saldar  con  el  Taller  de  Formación   Norbert  Lechner,  es  la  formación  política.  Revolución  Democrática  debe  contar  con   un   espacio   permanente,   y   descentralizado   de   formación,   mediante   el   cual   nos   hagamos  cargo  de  que  todos  quienes  participen  en  nuestro  movimiento  tengan  las   herramientas   para   llevar   a   cabo   la   acción   política,   y   por   sobre   todo,   que   tenga   claridad   respecto   a   los   fundamentos   ideológicos   más   básicos   que   guían   nuestro   proyecto.       Desafíos  políticos       Luego  de  un  2012  silencioso,  de  siembra  y  de  maduración,  Revolución  Democrática   se  acerca  de  manera  fuerte  a  la  disputa  del  poder.  Junto  con  el  anuncio  de  la  pre-­‐ candidatura  de  Giorgio  Jackson  por  el  distrito  22  (Santiago),  el  territorio  de  Talca  ha   presentado   oficialmente   la   candidatura   de   Francisco   Letelier   y   el   territorio   de   Providencia   y   Ñuñoa   la   de   Carlos   Zanzi.   Estas   pre-­‐candidaturas,   que   deberán   ser   ratificadas  por  nuestro  movimiento  el  20  de  enero,  son  reflejo  de  nuestros  avances.   Nuevos   liderazgos   se   abren   camino,   las   regiones   también.   Frente   a   estas   candidaturas   mi   compromiso   no   podría   ser   otro   que   poner   mi   trabajo   a   disposición  de  nuestros  tres  candidatos,  esto  con  el  objetivo  claro  de  ganar  las   tres  contiendas  electorales.       La   estrategia   que   hemos   adoptado   como   movimiento   ante   las   próximas   elecciones   parlamentarias   debiera   ser   conocida   por   todos.   Ha   sido   ampliamente   discutida   en   nuestro  Consejo  Político  y  ha  sido  expresada  de  manera  pública  ante  los  medios  de   comunicación.     La   directriz   principal   que   hemos   adoptado   como   estrategia   en   el   caso   parlamentario  ha  sido  la  de  privilegiar  la  participación  ciudadana  y  de  nuevos   actores  sociales,  la  discusión  y  los  acuerdos  programáticos  y  la  realización  de   primarias.   Las   dificultades   que   hemos   encontrado   no   han   sido   menores.   Lo   que   observamos  es  que  hay  poco  de  acuerdos  y  mucho  de  negociación,  la  mayor  parte  de   estas   orientadas   a   conservar   el   poder.   Esto   se   refleja   en   distintas   fórmulas,   el   que   tiene  mantiene,  primarias  sólo  para  un  cupo,  sólo  en  los  casos  en  que  sea  necesario.   Todas  estas  ecuaciones  tratan  el  proceso  de  primarias  como  un  tema  estrictamente   electoral   y   no   como   un   proceso   democrático   y   político   necesario   para   vigorizar  

nuestro  alicaído  sistema  político.  Pareciera  que  ya  a  nadie  le  preocupan  mucho  las   altísimas   tasas   de   abstención   electoral   de   las   pasadas   elecciones   municipales.   Por   otra   parte,   sólo   en   contadas   ocasiones   hemos   visto   el   ánimo   de   pactar   en   función   de   una   coalición   renovada   y   amplia   que   permita   terminar   con   la   perversidad   del   binominal   o   de   asegurar   mayorías   parlamentarias   para   hacer   carne   las   demandas   expresadas  en  las  calles.       Contra   aquellos   que   demandamos,   primarias   abiertas   y   democráticas,   para   los   dos   cupos  y  con  una  amplitud  necesaria  para  romper  con  el  binominal  en  aquellos  casos   en  que  sea  posible,  se  nos  pide  hacer  compromisos.  Frente  a  esto  mi  inclino  a  pensar   que   si   el   motor   de   estos   acuerdo   es   el   orden   y   la   gobernabilidad   del   próximo   gobierno   no   existirán   muchos   inventivos   par   que   nosotros   nos   sintamos   parte   de   esta   coalición.   Por   otra   parte,   en   mi   opinión   no   debemos   temerle   a   hacer   compromisos,   la   política   también   trata   se   trata   de   un   acto   recíproco   en   donde   se   reúnen   fuerzas   diversas   para   alcanzar   objetivos   comunes.   Sin   embargo   hoy   nuestro   compromiso   no   podría   estar   con   un   nombre   o   una   coalición,   hoy   nuestro   compromiso   está   del   lado   de   las   demandas   de   la   ciudadanía   ha   expresado   con   más   fuerza.   Nuestro   primer   compromiso,   y   mi   compromiso,   está   con   iniciar   un   proceso   constituyente   serio,   el   que   terminé   en   una   Asamblea   Constituyente   que   defina   las   reglas   del   juego   para   el   Chile   del   mañana.   Mi   compromiso  también  está  con  la  educación  pública,  con  el  carácter  pluricultural   de  nuestro  país,  con  el  fin  del  binominal,  con  un  modelo  productivo  inclusivo  y   que   ponga   la   igualdad   y   la   sostenibilidad   del   medio   ambiente   por   sobre   la   productividad.   Estoy   por   ciudades   más   democráticas   y   ciudadanas,   y   por   reformas   al   sistema   político   que   aseguren   una   democracia   más   densa   para   los   chilenos.   Esos   son   algunos   de   los   compromisos   que   espero   sean   parte   de   nuestras   definiciones   programáticas   centrales.   Ante   los   frágiles   acuerdos   electorales   debiéramos  estar  disponibles  para  empujar  ideas  que  cambien  Chile.       El   momento   natural   para   hacer   definiciones   más   amplias,   como   son   el   tema   presidencial,  la  forma  de  incidir  en  la  discusión  programática  nacional  y  del  próximo   gobierno,   debiera   ser   en   los   meses   de   marzo   y   abril,   momento   en   el   cual   tengamos   más  elementos  sobre  los  cuales  reflexionar  y  donde  además  tengamos  constituidos   nuestro  nuevos  Consejo  Político  a  nivel  nacional.       Como  he  mencionado  en  muchas  veces,  invito  a  no  tener  expectativas  de  criterios   únicos  frente  a  esta  discusión.  Soy  de  la  partida  de  que  en  la  discusión  se  develen   todas   las   preferencias,   y   que   de   este   modo   podamos   llegar   colectivamente   a   un   punto   en   donde   alcancemos   una   opción   es   sea   la   más   beneficiosa   para   el     movimiento.   Del   mismo   modo   como   lo   hicimos   en   nuestro   primero   congreso,   tendremos   el   desafío   de   diseñar   una   instancia   que   sea   capaz   de   llevar   el   debate   a   su   máxima  expresión  de  modo  de  alcanzar  la  mejor  síntesis  posible.     Horizonte  y  largo  plazo     El   año   2013   será   un   año   de   vorágine,   sin   embargo,   como   movimiento   deberemos   estar  con  los  pies  bien  parados  en  la  tierra  para  no  perder  la  brújula  y  no  olvidar  que   Revolución  Democrática  nace  con  un  objetivo  de  largo  plazo,  cual  es  transformar  el   orden  político  y  social  de  nuestro  país.    

  En  nuestra  última  jornada  de  discusión,  la  Escuela  de  Formación  Norbert   Lechner,   nuestros  expositores  fueron  enfáticos  en  relevar  aquellos  desafíos  políticos  para  el   país.  Quizás  el  denominador  común  de  todas  las  exposiciones  fue  el  diagnóstico  de   que   el   principal   articulador   de   la   desigualdad   en   Chile,   y   de   la   silenciosa   vulneraciones   de   nuestro   derechos   políticos,   sociales,   económicos   y   culturales,   proviene   de   nuestro   orden   institucional.   En   este   sentido,   el   acuerdo   medular   de   nuestro  Congreso  Constituyente,  la  Asamblea  Constitucional,  deberá  retomar   su  espacio  protagonista  en  todas  nuestras  conversaciones  y  debates.       Si   Revolución   Democrática   aspira   a   convertirse   en   una   alternativa   política,   que   levante   la   bandera   de   estas   reformas,   tenemos   la   necesidad   urgente   de   ser   capaces   de   narrar   una   historia   de   futuro,   convertir   nuestro   trabajo   en   un   proyecto  y  en  novedad.   Esto   supone   la  exigencia  de  reflexionar  acerca  de  proyecto   de   país   que   queremos   para   Chile.   Los   proyectos   políticos   que   han   logrado   ser   exitosos   en   su   momento   siempre   tuvieron   en   mente   un   norte   utópico   hacia   donde   caminar.   Frei   tuvo   su   Revolución   en   Libertad,   Allende   su   Vía   chilena   hacia   el   Socialismo.   A   la   fecha   hemos   avanzado   con   nuestras   comisiones.   De   la   mano   de   estas,   me   comprometo   a   privilegiar   tiempo   para   que   el   esfuerzo   de   articular   la   alternativa  de  país  que  Revolución  Democrática  quiere  para  el  Chile  de  los  próximos   veinte  años  no  sea  consumido  por  los  agobiantes  plazos  que  conllevan  los  períodos   electorales.       En   segundo   lugar,   tampoco   podemos   dejar   de   mirar   el   largo   plazo   en   lo   político   electoral.   Con   posterioridad   a   las   elecciones   parlamentarias   y   presidenciales   son   las   municipales   del   2016   y   las   parlamentarias   y   presidenciales   de   2017.   Si   en   2012   asumimos  un  rol  de  espectador  en  gran  parte  de  la  contienda  municipal,  debiéramos   tener   el   objetivo   de   protagonizarlas   las   próximas,   con   candidatos   a   concejales   en   todos   los   territorios   en   donde   tengamos   presencia   y   en   disputar   las   alcaldías   en   donde  estemos  más  fortalecidos.       Revolución   Democrática   ha   demostrado   que   está   capacitado   y   maduro   para   participar   y   representar   una   alternativa   política   para   el   futuro   de   Chile.   Mi   compromiso   es   a   continuar   por   la   senda   que   hemos   caminado,   esa   senda   de   respeto   y  solidaridad,  de  transparencia,  de  colectivismo,  de  osadía  y  de  creatividad.  Creo  en   nuestro  proyecto  y  creo  en  las  personas  que  lo  conformar.  Agradecido  estoy  de  un   2012   lleno   de   cansancio   y   de   satisfacciones   y   pongo   a   disposición   mis   energías,   compromiso   y   experiencia   para   seguir   ensanchando   los   límites   de   nuestro   movimiento  en  este  2013.     Saludos  revolucionarios     Miguel  Crispi  


Carta Miguel Crispi