Issuu on Google+

Fundamentos BĂ­blicos I

Prefacio “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” 2 Timoteo 3:16

Siguiendo las pisadas de Jesús, es un manual que sirve como guía introductoria para aquellos nuevos miembros que espiritualmente nacen en la Primera Iglesia Bautista Hispana Manchester, y para aquellos que están interesados en conocer quiénes somos y de qué se trata la vida cristiana. El propósito es guiar por medio de sencillas lecciones a preparar al nuevo creyente en el conocimiento de la doctrina bíblica y la comprensión de importantes conceptos. Con la ayuda del Espíritu Santo podrás entender la transformación de vida que has comenzado a experimentar. Muy pronto conocerás con claridad cuál es la razón de ser de nuestra iglesia, sus actividades, su visión y misión. Aprenderás cómo está constituida y cómo es administrada nuestra iglesia, además de adquirir información sobre sus líderes y ministerios que por amor a Dios sirven gozosamente a la comunidad. Tú también puedes unirte y juntos compartir el mensaje de la salvación y amor (las Buenas Noticias) con tus vecinos, amigos y familiares.

2

Tabla de Contenido Lecciones

Introducción………………………………………………………………………………….

4

1- Un nuevo nacimiento………………………………………………………………….

6

2- El arrepentimiento……………………………………………………………………..

10

3- Compartiendo tu fe……………………………………………………………………

15

4- Venciendo el desánimo………………………………………………………………

18

5- La Biblia: Manual para la vida…………………………………………………..

21

6- El desarrollo de una vida de oración………………………………………

29

7- La Iglesia: el compañerismo cristiano……………………………………

33

8- El bautismo del creyente y la cena del Señor………………………

36

9- Conociendo a la iglesia local………………………………………………………

39

10- Los Temperamentos……………………………………………………………………

42

11- Eres un mayordomo de Dios………………………………………………………

47

Glosario de términos………………………………………………………………..………

50

3

Introducción Manual Fundamentos Bíblicos I ¿Le ha pedido a Cristo que perdone sus pecados? ¿Le ha pedido que le salve? ¿Le ha dado el control completo de su vida a Jesús? Si así lo ha hecho, bienvenido a la familia de Dios. ¿Por qué no se detiene un momento para darle gracias a Dios por su salvación?

¿Qué quiere Jesús que haga usted ahora? Primero, Él quiere que usted esté seguro de su salvación. Usted puede tener la certeza de una vida eterna: 1. Porque ha nacido de nuevo y el nacimiento es experimentado una sola vez (ver 2Corintios 5:17). 2. Por su dedicación entera al Señor, usted ha hecho lo que dice la Biblia (ver Romanos 10:13). 3. Porque Dios así lo ha dicho (ver 1 Juan 5:11-13). 4. Porque Dios así lo ha prometido (ver Juan 5:24).

Segundo, Como evidencia de haber dado a Jesús el control de su vida, Él quiere que usted le confiese públicamente y le siga en obediencia mediante el bautismo por inmersión. La Biblia dice: Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se

añadieron aquel día como tres mil personas. (Hechos 2:41)

Tercero, Jesús desea que usted crezca y se convierta en un discípulo fuerte y fiel. La Biblia dice: desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para

que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor. (1 Pedro 2:2-3)

4

Hay cuatro cosas indispensables para su crecimiento: 1.Alimento. La Palabra de Dios, la Biblia, es el alimento espiritual. Léala, escúchela cuando es enseñada y predicada, estúdiela, trate de memorizarla, practíquela. 2. Aliento. La oración es el aliento espiritual. Pase un tiempo todos los días hablando con Dios. Hable con él de lo que usted hace, de sus problemas, de sus necesidades; háblele acerca de su familia, sus amistades. Dígale que le ama y exprésele su agradecimiento. 3. Ejercicio. Destreza espiritual es ayudar a otros, es testificar de

Cristo, es

usar de su tiempo y energía en la obra del Señor, es ser un ejemplo al mundo en que vive. 4. Descanso. Descanso espiritual quiere decir adoración: adoración junto con la iglesia (los hermanos en Cristo) y en su vida privada. Es esperar en Dios, con serenidad. Es renovación física y espiritual.

Cuarto, Jesús quiere que usted sea victorioso en su vida diaria. La Biblia dice: Porque

todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. (1 Juan 5:4) La vida cristiana es una batalla, pero estamos seguros de la victoria: “…porque

mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo”. (1 Juan 4:4) Aun con la certeza de que somos victoriosos, habrá momentos de desobediencia y fracaso, porque somos humanos. Dios ha provisto los medios por los cuales podemos ser limpios de nuestros pecados diarios. Su Palabra dice: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar

nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1:9) Así que, cuando usted peque, no lo niegue ni trate de disculparse, solamente confiese el pecado a Dios y pídale perdón. Reciba su perdón, dele gracias.

5

Lección #1

Un Nuevo Nacimiento “Respondió Jesús y le dijo: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de nuevo no

puede ver el reino de Dios.” Juan 3:3

I. Introducción La vida es el don por excelencia que Dios ofrece a los seres humanos. Esta tiene un principio o comienzo. Cuando Dios creó al hombre le dotó de cualidades físicas y espirituales. Las cualidades físicas le permiten funcionar en el mundo físico o natural. Por ejemplo, al hacer uso de la vista, el tacto, olfato, gusto y oído; puedes conocer e interactuar con el mundo físico que te rodea. Las cualidades espirituales le permiten relacionarse con Dios. En esta lección estudiaremos las cualidades espirituales ya que éstas se relacionan con el nuevo nacimiento. ¿Por qué la necesidad de un nuevo

nacimiento? Veamos más adelante.

II.

La importancia del nuevo nacimiento

Cuando hablamos de nuevo nacimiento o nacer de nuevo, tal concepto nos podría sonar un tanto incomprensible. En el evangelio de, Juan, precisamente en el capítulo 3 y los versículos 1 al 5, encontramos un diálogo sobre este mismo tema entre Jesús y un hombre llamado Nicodemo. La interrogante de este judío religioso en el versículo 4 era, si se podía nacer por segunda vez a este mundo físico siendo uno ya viejo. En el versículo que encabeza nuestra lección marca un énfasis sobre el por qué y la necesidad de ese nuevo nacimiento. ¿Acaso se nace a otra dimensión, o a otra vida? ¿Cuál es su importancia? Veamos…

6

A. El nuevo nacimiento es sinónimo de nueva vida, es un volver a nacer pero a una dimensión espiritual. “Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo

que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3:3) B. Por lo tanto, el nuevo nacimiento es parte esencial en la salvación de las personas. Nos proporciona la capacidad espiritual de “ver y entender” las cosas de Dios. Sin el nuevo nacimiento nadie puede ser salvo ni podrá entender las cosas relacionadas a Dios.

III.

Los resultados del nuevo nacimiento

A. Produce una transformación espiritual: Tal milagro espiritual ocurre cuando el individuo entiende que de ninguna manera da el grado para agradar a Dios, reconoce que haber ofendido a Dios le hace merecedor del castigo eterno (infierno). Entiende que está lejos de Dios. Se arrepiente de su pecado y cree que solamente Jesús puede salvarlo. Entonces, le acepta como su dueño y Salvador personal. En ese momento Cristo viene a morar en la vida del individuo. Es así como nuestro comportamiento, actitudes y puntos de vista cambian. La conversión es la evidencia de que ha ocurrido un cambio espiritual en el corazón y la mente del individuo. La Biblia declara lo siguiente: “por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios…” (Romanos 3:23). Las consecuencias del primer acto de desobediencia del primer hombre (Adán), pasó a todos los hombres. Nacemos en muerte espiritual y con la tendencia de hacer las cosas en contra de la voluntad de Dios (eso es pecar), y por esta razón es necesario nacer de nuevo, para cambiar nuestra naturaleza pecaminosa.

7

B. Transformación instantánea Cuando aceptamos a Cristo como nuestro dueño (Señor) y Salvador, la transformación espiritual que acontece es inmediata. Es el comienzo de una nueva vida como hijo de Dios. Nadie tiene la potestad de hacerse nacer de nuevo; es una obra que pertenece únicamente a Dios. En Juan 1:12-13, la Biblia lo afirma de la siguiente manera: Mas a todos los que le recibieron, a los que creen

en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no nacieron de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios

IV. Los beneficios del nuevo nacimiento A. No hay condenación, Cristo vive en ti La gran noticia respecto a este gran beneficio se encuentra en el libro de Romanos 8:1-6, donde la Biblia declara: “Por consiguiente, no hay ahora

condenación para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne sino conforme al Espíritu”. B. Libertad “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha libertado de la ley del pecado y de la muerte”. (Romanos 8:2) C. Somos hijos de Dios – “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su

nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12) D. Recibimos vida eterna – esto es la vida en unión con Dios para siempre (ver Juan 3:16). E. Acceso directo a Dios - No hay necesidad de intermediario; tienes libertad para entrar a la Presencia de Dios (Hebreos 4:14-16; Efesios 2:18). Efesios 2:6, nos indica que en unión a Cristo resucitamos a una vida nueva y que estamos sentados en lugares celestiales.

8

Aseguremos lo aprendido 1. ¿Qué entiendes por el “nuevo nacimiento”?

2. ¿Por qué es necesario el nuevo nacimiento?

3. Menciona los beneficios del nuevo nacimiento.

4. Completa el siguiente pasaje bíblico: Juan 1:12-13

Mas a todos los que le___________________, a los que ___________en su nombre, les dio potestad de ser hechos_____________; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de ___________.

9

Lección #2 El Arrepentimiento “Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados…” Hechos 3:19

I.

Introducción

El arrepentimiento es el tema de la predicación de Juan el Bautista (Mateo 3:1; 3:8). Jesús continúa el tema de Juan, pues su ministerio comienza llamando a los pecadores al arrepentimiento (ver Mateo 4:12-17 y Marcos 1:14). Este llamado es fundamental en la proclamación del mensaje divino. Es por eso que dedicamos este capítulo a estudiar este concepto. Casi siempre lo asociamos con remordimiento. Pero a la luz de las Escrituras (la Biblia), estos conceptos son diferentes.

II.

Diferencia entre remordimiento y arrepentimiento

A. Remordimiento, ¿qué es? Según el Diccionario de la Real Academia Española se define como una inquietud, pesar interno que queda después de ejecutada una mala acción. Existe en medio de dicho sentimiento cierta tristeza y hasta podrían surgir declaraciones de no volver a repetir la ofensa. Las consecuencias sufridas pueden llevar a la persona a no volver hacer lo mismo, pero lamentablemente no suele ser así. En cambio, el arrepentimiento va más allá de experimentar tristeza o pesar después de una mala acción. Veamos… B. Arrepentimiento Denota ese cambio interior de mente, afectos, convicciones y entrega, que está arraigado en el temor de Dios y el pesar por las ofensas cometidas en su contra. Cuando el arrepentimiento es acompañado por la fe en Jesucristo, resulta en un cambio de actitud hacia el pecado y hacia Dios. El arrepentimiento brota de un serio temor y respeto a Dios. 10

III. La importancia del arrepentimiento A. La Biblia llama a todos los hombres al arrepentimiento. Este es un tema importante en las Escrituras. El versículo que inicia esta lección describe por qué es necesario este acto que inequívocamente demanda un cambio. Muchas personas no entienden el por qué del arrepentimiento, y expresan que no hacen nada malo ya que se consideran esencialmente buenos. Para ellos no hay necesidad de arrepentimiento. Debemos prestarle atención a este tema porque: Dios demanda arrepentimiento – “Por tanto, habiendo pasado por alto los tiempos de

ignorancia, Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan” (Hechos 17:30) Es requisito para el perdón de pecados – “Así está escrito, que el Cristo padeciera y

resucitara de entre los muertos al tercer día; y que en su nombre se predicara el arrepentimiento para el perdón de los pecados a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén (Lucas 24:45-47). Es necesario para ser salvos de la ira de Dios – “Porque la tristeza que es

conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte” (2 Corintios 7:10).

IV. La naturaleza del arrepentimiento A. Arrepentimiento del pecado Ya hemos visto cuán importante es el tema del arrepentimiento. En el Nuevo Testamento, el tema hace referencia al arrepentimiento del pecado. Es un cambio de parecer que involucra tanto un apartarse del pecado, como un acercarse a Dios. B. Es un cambio de pensamiento y actitud. No es solamente sentir tristeza, sino vivir una vida distinta agradable a Dios, apartarse de lo que es ofensa a Dios. C. El arrepentimiento es la obra de Dios en el corazón del hombre. Es Dios quien da al hombre ese pesar. Somos nosotros quienes debemos confesar nuestra falta y apartarnos de todo mal. 11

D. El arrepentimiento te guía a un cambio y por consiguiente a una conversión y

salvación. Una de las enseñanzas de Jesús a la gente fue: “Vuélvanse a Dios, porque el reino de Dios está cerca” (Mateo 4:17). La conversión significa dar una media vuelta en su vida, es decir, tener un cambio de actitud. Indica un repudio hacia el pecado para volverse a Dios.

¿Cuál de los hombres de abajo, A o B, ha cambiado de actitud? _____

A

Pecado

Dios

B

Pecado Dios

En realidad, lo que aprendemos de los dibujos es que, recibir a Jesús y creer en él significa que daremos la espalda al ____________.

12

V. ¿Qué es el pecado? La Biblia dice: “pues todos han pecado y están separados de la presencia de Dios”. (Romanos 3:23) Entonces el ____________ es todo lo que impide que alcancemos la presencia de Dios. El pecado es como una plaga. Por más insignificante que parezca un pecado, es como un microbio que puede causar una gran plaga. Cuando Jesús nos dice que debemos de cambiar de actitud y dar la espalda al pecado, no se refiere al robo o a la mentira solamente, sino a todo lo que echa a perder nuestro carácter y nos impide alcanzar el nivel perfecto que Dios nos ha puesto. Toda desobediencia a Dios es pecado.

¿Cuál de los siguientes ejemplos son pecados y debemos rechazarlos?

PUEDE MARCAR MÁS DE UNO. _____a) Amar a Dios y su camino. _____b) Ser egoísta. _____c) Contar y escuchar chistes sucios o de doble sentido. _____d) Pelear con otros y enojarnos. _____e) Obedecer a Dios en todo. _____f) Decir mentiras piadosas. _____g) Guardar rencores.

Como hijo de Dios, si usted da la espalda al pecado, ¿qué debe sentir por sus pecados? _______________.

Entonces vemos que volvernos a Dios y dar la espalda al pecado significa en primer lugar, sentir tristeza por los pecados. Pero además de esto la Biblia dice: “Haced, pues

frutos dignos de arrepentimiento…” (Mateo 3:8).

13

Por lo tanto, ¿cuál es la evidencia de que ha habido arrepentimiento? (Marque lo correcto) a) _____ Una vida distinta, un cambio de actitud hacia Dios. b) _____ Vivir igual que antes. C) _____ No se puede ver claramente.

Nota aclaratoria: El habernos arrepentido de nuestros pecados y convertirnos a Cristo no quiere decir que nuestra conducta de ahora en adelante será intachable y sin pecado. Más bien, experimentaremos incomodidad y tristeza cuando cometamos algún pecado. Estaremos más conscientes o sensibles al mismo. Cuando esto ocurra debemos ir a Dios en oración y confesarle el pecado (ver 1Juan 1:5-10). El pecado que podamos cometer ahora que somos cristianos no afectará nuestra posición como hijos de Dios pero sí nuestra relación.

Aseguremos lo aprendido 1. ¿Cuál es la diferencia entre arrepentimiento y remordimiento?

2. ¿Por qué es importante el arrepentimiento? Explica.

3. ¿Qué relación hay entre el arrepentimiento y la conversión?

4. ¿Qué es una conversión?

14

Lección 3

Compartiendo tu fe “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor…” (2Timoteo 1:7-8)

I. Introducción El testimonio de tu vida prepara el camino para el testimonio cristiano hablado. La Biblia insiste en la necesidad de hablar de nuestra fe. A un hombre de quien había sacado muchos demonios, Cristo dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán

grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti. Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban. (Marcos 5:19)

II. Haz una lista de personas Prepara una lista de personas que necesitan la salvación que Cristo ofrece; puedes incluir a familiares, amistades, compañeros de trabajo o de clases, y otros conocidos. _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________

15

III. Ora para que Dios te utilice Pide a Dios que: 1. te llene del Espíritu Santo para que vivas en victoria 2. te de sabiduría al hablar y compartir tu fe 3. te de oportunidades para demostrarle amor a estas personas, sirviéndoles de alguna forma visible (Colosenses 3:23)

IV. Ora individualmente por cada una de las personas de tu lista Ora a Dios por lo siguiente: 1. Que Satanás sea atado fuera de sus vidas. (2Timoteo 4:2) 2. Que pueda entender el evangelio en el momento que se le hable. (2Corintios 4:3-4) 3. Que el Espíritu Santo lo convenza de pecado y necesidad de Cristo. 4. Que Dios lo atraiga. (Juan 6:44) 5. Que Dios envíe a otros cristianos a testificarle y amarle. (Mateo 9:38) 6. Que se arrepienta de sus pecados y reciba Cristo como Señor y Salvador.

V. Prepara tu testimonio Cuéntale de manera breve y concisa lo que Cristo hizo por ti: 1. Como eran tus actitudes y acciones antes de conocer a Cristo. 2. Las circunstancias de tu conversión. 3. Los cambios que sucedieron en tu vida después de haber recibido a Cristo (actitudes y acciones).

VI. Estudia los pasos básicos del Evangelio Porque Dios te ama, quiere que entiendas su plan de salvación: 1. Todos somos pecadores (Romanos 3:23) y por eso estamos separados de Dios (1 Juan 1:5-10). 2. No podemos salvarnos a nosotros mismos (Efesios 2:9; Romanos 6:23; Marcos 2:7).

16

3. Cristo es el único camino a la salvación. Él murió en nuestro lugar para ofrecernos el perdón de nuestros pecados (Juan 14:6; Romanos 5:8, Juan 3:16 y 1 Juan 3:16). 4. Tenemos que arrepentirnos de nuestros pecados, pedirle perdón a Dios, poner nuestra fe únicamente y exclusivamente en Jesucristo y entregarnos a Él para vivir a su agrado desde ahora en adelante, contando con la ayuda del Espíritu Santo para hacerlo (Hechos 3:19; Juan 1:12) 5. Esta actitud de corazón humillado y arrepentido es expresada a Dios por medio de una oración sencilla al Señor Jesús:

Reconozco que soy pecador y te pido que me perdones. Entra en mi vida para tomar control de mi ser. Gracias Cristo por salvarme. Amén

17

Lección #4

Venciendo el desánimo “Dios mío, mi alma está abatida en mí…” Salmo 42:6

I. Introducción El enemigo siempre se opone a toda obra de Dios y a todos los que se acercan a Él para ser útiles en su reino. Satanás pone a gente contra gente, pone mentiras y medias verdades en la mente, y utiliza a inconversos y hasta cristianos para sembrar el desaliento. No te dejes

engañar. Pues, si entiendes mal lo que Dios dice en su Palabra, puedes enojarte y desilusionarte cuando las cosas no salen como esperas. Necesitas identificar el desánimo, enfrentarlo y vencerlo.

II. ¿Qué es el desánimo? Es abatimiento, desaliento, falta de vigor, energía, valor y fuerza. Es la voluntad de Satanás para tu estado de ánimo. Es una de sus armas más efectivas para paralizar a cristianos. Así nos quita el ánimo de servir, venir a la iglesia, testificar y hasta el deseo de alabar a Dios. En casos extremos, nos quita el deseo de vivir.

III. Causa del desánimo Principalmente nos desanimamos cuando nuestras expectativas no se realizan. Algunos ejemplos de esto son: oraciones no contestadas, personas fallándonos, muchas pruebas

difíciles una tras otra, tus propios fracasos e imperfecciones, enfermedades, muerte de seres queridos, desastres naturales, pérdidas económicas, o cualquier circunstancia inesperada. No debes sorprenderte de estas cosas. Jesucristo dijo: “En el mundo tendréis aflicción…” (Juan 16:33)

18

IV. Cambia tus expectativas a la realidad El Salmo 34:19 dice: “Muchas son las aflicciones de justo, pero de todas le librará Jehová”. Es necesario que recuerdes lo siguiente: 1. Todavía estamos en este mundo en el cual habrán aflicciones. Dios es bueno y digno de ser alabado, no importa tus circunstancias, él promete estar contigo y fortalecerte. (Filipenses 4:4-9; 11-13; Hechos 16:22-25) 2. Si entiendes que Dios te dará lo que tú pidas, estás equivocado. No siempre Dios te concede tu voluntad. La oración correcta es aquella que busca conocer y hacer la voluntad de Dios. (1 Juan 5:14-15) 3. Si crees que los cristianos son perfectos, te vas a desilusionar mas rápido que ligero. Todos cometemos pecados y fallamos. No hay tal cosa como una iglesia “perfecta” (en comportamiento o conducta) ver 1 Juan 1:8-10. Si esperas madurez de nuevos creyentes, perfección de líderes y siervos de Dios; la desilusión será grande también. Dios no quiere que hagamos ídolos de la gente. Cristo mismo no se fiaba de la gente porque la conocía (Juan 2:23-25). 4. Si crees que el cónyuge no tiene defectos, entonces la desilusión será mayor. No es fácil mantener un amor por años, uniendo dos caracteres diferentes; pero tampoco es imposible. ¡En Cristo hay esperanza! 5.

También te decepcionas contigo mismo al descubrir tu maldad. Esto, cuando el

Espíritu Santo comienza a obrar en nosotros para transformarnos a la imagen de Cristo. Él permite pruebas que revelan nuestras debilidades e imperfecciones, nos hace sentir hasta más pecaminosos que antes de convertirnos. Pero cuando reconocemos nuestra pecaminosidad y lo mucho que necesitamos a Cristo, entonces él nos lleva al triunfo (2Corintios 12:9-10; Juan 15:5; Hebreos 4:15-16). No te desanimes, tu

crecimiento espiritual es un proceso que continuará hasta que Cristo venga (Filipenses 1:6; 1Tesalonicenses 5:23-24). 6. Si esperas encontrar tu felicidad en metas terrenales, también estás equivocado. El gozo verdadero y constante se encuentra en agradar a Dios (Juan 15:10-11). Invierte tus energías en el reino de Dios (Juan 6:27-29). 19

7. Si te comparas con los demás para afirmar tu valor como persona, estás mal también. Cada persona es hermosa para el Creador (Salmo 139:14). Debes apreciar la obra de Dios en ti, ésta es individual y única (1Corintios 12:14-18). 8. Si crees que si Dios te llama a algún ministerio y que las multitudes te van a seguir y respaldar automáticamente y que todo te va a ir de viento en popa sin dificultades; que desilusión te espera. Las multitudes casi nunca siguen a Dios. Tienes que ser agradecido y trabajar con los que están. Dios busca que tu seas fiel mayordomo, y él te dará el fruto según él quiera (1Corintios 3:6-7; 4:1-2).

V. Consejos prácticos Recuerda que Dios está en control de todo ( Romanos 8:28; 1Corintios 10:13; Santiago

1:2-4). Mira a la gente tal como es: Imperfecta, pon tu confianza en Dios que nunca te fallará

(1Corintios 1:9; 1Tesalonicenses 5:24). Que tus metas sean para agradar a Dios como su instrumento (Romanos 12:1-2). Sé una persona que proclama lo bueno y no el desaliento. Recuerda que ninguna dificultad sirve como excusa para que descuides tu testimonio o pongas por el piso el testimonio de otros (Filipenses 4:8-9). Aprende a batallar espiritualmente contra los ataques del enemigo para que puedas resistirlo (Efesios 6:10-18). Reconoce tu posición y poder en Cristo y resiste al enemigo (Lucas 10:19).

No dejes de congregarte (Hebreos 10:24-25). Alaba a Dios; dale gracias en todo tiempo (Salmo 34:1; 1 Tesalonicenses 5:14-18).

Aseguremos lo aprendido 1. Menciona algunas de las causas del desánimo.

2. ¿Cómo debe ser la oración que agrada a Dios?

3. Memoriza Filipenses 4:13. 20

Lección #5 La Biblia: Manual para la vida “Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Mateo 4:4

I. Introducción La Biblia es un libro divino. Es la comunicación de Dios al hombre. Al estudiarla, encontraremos el propósito eterno de Dios para nuestra vida. Esta nos provee el aliento de Dios, podemos recibir la iluminación para nuestro camino y es, además, el alimento con el cual crecemos y maduramos espiritualmente. Debemos examinar y estudiar diariamente las Escrituras para entrar en el pensamiento y el corazón de Dios. Nuestra

meta principal como cristianos no es tanto el saber la Biblia sino conocer a Dios. Nuestra relación con Dios es siempre más importante que las palabras que leemos o las cosas que sabemos.

II. Una visión general de los libros de la Biblia Podemos decir que la Biblia no es un solo libro sino una gran colección de libros que aunque giran en torno a un tema central, el mensaje es expresado de manera distinta. Hay libros poéticos, históricos, proféticos y cartas personales. Creemos que toda la

Biblia ha sido inspirada por el Espíritu Santo. Sin embargo no quiere decir esto que los escritores se convirtieron en la “pluma” de Dios sin sentimientos ni estilo propio. Vemos en ella que cada escritor plasma su estilo particular. La revelación de Dios se manifestó en ellos de tal manera que escribieron según la intención del Espíritu Santo aunque sus personalidades permanecieron intactas. La Biblia posee dos grandes divisiones conocidas como Antiguo Testamento y el Nuevo

Testamento. Cada uno presenta las maneras distintas de Dios tratar con el hombre. Los libros del Antiguo Testamento se escribieron en un período de 1.000 años aproximadamente. El Antiguo Testamento nos narra la preparación realizada para el advenimiento de Cristo.

21

El Nuevo Testamento se escribió en un período de más o menos 60 años. Esta parte de la Biblia nos narra la venida, vida y ministerio de Cristo, así como el crecimiento de la iglesia primitiva. El Antiguo Testamento contiene 39 libros y el Nuevo Testamento se compone de 27. En total la Biblia tiene 66 libros.

Para facilitar el estudio de la Biblia, cada libro fue dividido en capítulos y los capítulos en versículos. Veamos el siguiente ejemplo:

Génesis

Nombre del Libro El Capítulo, siempre en números grandes

2

1 Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos.

2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. 3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación. Versículos en números pequeños 4 Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos, 5 y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, 6 sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra.

(Si se te hace difícil encontrar algún libro de la Biblia, como por ejemplo el libro Daniel, debes usar el índice que aparece en las primeras páginas de la misma).

III. ¿Qué hacemos cuando hay palabras o ideas que no comprendemos? Eso no debe ocurrir mucho con las traducciones modernas, pero aún en ellas a veces encontrarás palabras que no son parte de tu vocabulario diario. Encontrarás explicaciones de palabras extrañas en una enciclopedia, manual bíblico o un

diccionario bíblico. Hay muchas palabras religiosas que usamos hoy que tienen una importancia especial en la Biblia. Palabras como gracia, sacrificio, o parábola. Si no encuentras una explicación, anótalas y pídele a un líder de la iglesia que te las explique.

22

Nombre del libro

Tema general

Abreviatura

Número de capítulos

Génesis

Libro de os comienzos

Gn.

50

Éxodo

Israel redimido

Ex.

40

Levítico

El Hombre adora y sirve a Jehová

Lv.

27

Números

Las peregrinaciones por el desierto

Nm.

36

Deuteronomio

Nueva presentación de la Ley

Dt.

34

Josué

La conquista de Canaán

Jos.

24

Jueces

Israel en sus derrotas y liberaciones

Jue.

21

Rut

Idilio Judaico de contenido simbólico

Rt.

4

1 Samuel

De la Teocracia a la monarquía

1S.

31

2 Samuel

La nación establecida bajo Jehová

2S.

24

1 Reyes

El reino glorioso sufre división

1R.

22

2 Reyes

Judá e Israel llevados a cautiverio

2R

25

1 Crónicas

Los ritos de la Ley llevados a la practica

1Cr.

29

2 Crónicas

Judá avivado por sus reyes

2Cr.

36

Esdras

Retorno del destierro y reconstrucción del templo

Esd.

10

Nehemías

La restauración de Jerusalén

Neh.

13

Ester

La gracia y el coraje de Ester salvan la nación

Est.

10

23

Nombre del libro

Tema general

Abreviatura

Número de capítulos

Job

Pensamientos sobre los hombres justos e injustos

Job

42

Salmos

Profundos sentimientos de exaltación y desesperación

Sal.

150

Proverbios

Instrucción moral y espiritual

Pr.

31

Eclesiastés

La vacuidad de los razonamientos humanos

Ec.

12

Cantares

El amor de Cristo por Su iglesia simbolizado

Cnt.

8

Nombre del libro

Tema general

Abreviatura

Número de capítulos

Isaías

El profeta del Salvador y Su salvación

Is.

66

Jeremías

Un nuevo pacto y un corazón nuevo bajo el justo gobierno del Mesías

Jer.

52

Lamentaciones

El clamor del amor Divino despreciado

Lm.

5

Ezequiel

Castigos futuros y restauración de Israel

Ez.

48

Daniel

El profeta del plan divino

Dn.

12

24

Nombre del libro

Tema general del libro

Abreviatura

Numero de capítulos

Oseas

Israel es una adúltera, pero recibirá misericordia

Os.

14

Joel

Profecía del derramamiento del Espíritu Santo

Jl.

3

Amos

Dios unge los labios de un boyero

Am.

9

Abdías

Jehová pagara el bien y el mal

Abd.

1

Jonás

El profeta rebelde es obligado a cumplir su misión

Jon.

4

Miqueas

En medio de las acusaciones, la promesa del Mesías

Mi.

7

Nahúm

Anuncio y realización de la destrucción de Nínive

Nah.

3

Habacuc

Jehová ensena fe y paciencia

Hab.

3

Sofonías

Jehová juzgara la naciones, pero recordara a Su pueblo

Sof.

3

Hageo

Zorobabel unifica al pueblo para edificar el Templo

Hag.

2

Zacarías

Visiones de justicia y restauración y de gloria final

Zac.

14

Malaquías

Reprende y exhorta al pueblo porque su Mesías vendrá pronto

Mal.

4

25

Nombre del libro

Tema general del libro

Abreviatura

Numero de capítulos

Mateo

Presenta al Rey prometido a los judíos (El Evangelio para el judío)

Mt.

28

Marcos

Exalta al Hijo del hombre, al Siervo (El Evangelio para el Romano)

Mr.

16

Lucas

Cristo, el humano-divino (El evangelio para el griego)

Lc.

24

Juan

Cristo, el Eterno Redentor del mundo

Jn.

21

Nombre del libro

Tema general del libro

Abreviatura

Numero de capítulos

Los Hechos de los Apóstoles

El Espíritu Santo edifica la iglesia

Hch.

28

Nombre del libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Capítulos

Romanos

La doctrina del Evangelio de Jesucristo

Ro.

16

1ra de Corintios

Instrucción pastoral para la iglesia

1 Co.

16

2da de Corintios

El ministerio del Apóstol

2 Co.

16

Gálatas

Fe y gracia por encima de la Ley

Ga.

6

Efesios

La iglesia, el cuerpo de Cristo

Ef.

6

Filipenses

La Iglesia Neo testamentaria como ejemplo

Fil.

4

Colosenses

La comunión con Cristo

Col.

4

1ra Tesalonicenses

Preparación para el levantamiento de la iglesia

1 Ts.

5

2da Tesalonicenses

Preparación para el levantamiento de la iglesia

2 Ts.

3

1ra Timoteo

Instrucción ministerial explicita

1 Ti.

6

2da Timoteo

Instrucción ministerial explicita

2 Ti.

4

Tito

Normas para el desarrollo de la iglesia

Tit.

3

Filemón

Normas para el desarrollo de la iglesia

Flm.

1

26

Nombre del libro

Tema general del libro

Abreviatura

Capítulos

Hebreos

La superioridad de Cristo sobre la Ley de Moisés

He.

13

Santiago

La práctica diaria del Evangelio de Jesucristo

Stg.

5

1ra de Pedro

Fortaleza ante la persecución y la prueba

1P.

5

2da de Pedro

Fortaleza ante la persecución y la prueba

2P.

3

1ra de Juan

El amor de Cristo inspira nuestro amor

1 Jn.

5

2da de Juan

El amor de Cristo inspira nuestro amor

2 Jn.

1

3ra de Juan

El amor de Cristo inspira nuestro amor

3 Jn.

1

Judas

Solícitos en la defensa de la fe

Jud.

1

Nombre del libro

Tema general del Libro

Abreviatura

Capítulos

El Apocalipsis

La revelación del juicio, la recompensa y la gloria

Ap.

22

27

IV. Resumen La Biblia es el libro de los libros. Si el cristiano desea crecer espiritualmente tiene que leerla diariamente, no a la ligera, sino en oración y reverencia. Ella es la Palabra de Dios. En 2 Timoteo 3:16 dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para

enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” . Jesucristo mismo dijo: “Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios”

(Lucas 4:4). El propósito de la verdad de las Escrituras o Palabra de Dios es que impacte el pensamiento, los hábitos y la conducta de los receptores. En ella hay abundantes ejemplos de esto (por ejemplo, Romanos 12.1; 2 Pedro 3.11). La intención del patrón de las Escrituras es que al entender la verdad sea motivada la aplicación de esa verdad.

Aseguremos lo aprendido 1. ¿Cuántos libros componen a la Biblia?

2. ¿Cuántos libros corresponden al Antiguo Testamento? ¿Cuántos al Nuevo Testamento?

3. Busca el libro de la Biblia: Juan, el capítulo 3 y el versículo 16. Escribe ese pasaje bíblico en el siguiente espacio.

4. ¿Qué puedes entender de ese pasaje bíblico?

5. ¿Cuál es la importancia de estudiar la Biblia?

28

Lección 6

El Desarrollo de una Vida de Oración “Suba mi oración delante de ti como el incienso, el don de mis manos como la ofrenda de la tarde”.

(Salmo 141:2)

I. Introducción Al igual que el estudio de la Palabra de Dios, la oración es indispensable para el crecimiento espiritual del creyente. Pero entonces, ¿qué es orar? Orar es hablar con Dios; es ir ante su presencia, para comunicarnos con Él, sabiendo que nos escucha. Por lo tanto es un acto de fe.

“Tú oyes la oración; a ti vendrá toda carne” (Salmo 65:2) En el sentido más profundo la vida cristiana no puede vivirse sin orar.

II. La oración privada Podemos hablar con Dios en cualquier lugar, pues Él está en todas partes. No obstante, Jesús enseñó acerca de la oración individual o privada. Es aquella que expresamos cuando estamos a solas con Dios.

“Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora

a tu Padre que

está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”. (Mateo 6:6)

Fijémonos que dice, “mas tú, cuando ores”. Dios espera que todo cristiano haga de la oración un hábito. A Dios no le impresiona lo que hagamos por Él, sino nuestra relación de fe y obediencia. Cuando oramos estamos ejerciendo la fe y la confianza de que Dios nos escucha. También la oración es un acto de obediencia, pues Dios ordena que oremos.

29

III. ¿Por qué debes orar? Oramos por las siguientes razones: 1. Dios nos invita a hablar con Él. Este es un privilegio para nosotros. 2. Para que Dios conteste nuestras peticiones personales. 3. Para lidiar con preocupaciones. 4. Para simplemente conversar con Dios. 5. Para confesar algún pecado y conseguir la victoria sobre el mismo. 6. Para alabar y agradecer a Dios. 7. Para pedir sabiduría. 8. Para conocer a Dios. 9. Para interceder.

IV. ¿Cuáles son los principios bíblicos? 1. Pedir con fe (con la seguridad de que Dios escucha y responderá) – Santiago 1:6 2. Pedir según la voluntad de Dios – 1Juan 5:14-15 3. Pedir con detalles, ser específico – Marcos 10:47,51; Santiago 4:2 4. Pedir en el nombre de Cristo (como si Él mismo lo estuviera pidiendo y a base de sus méritos solamente)- Juan 14:13; 15:7 5. Pedir con acciones de gracias – Filipenses 4:6; 1Tesalonicenses 5:17-18 6. Pedir con los motivos correctos – Santiago 4:3 7. Pedir con la conciencia limpia – Salmo 66:18

V. Lo que puedes incluir en tus oraciones Alabanza

Peticiones personales

Acción de gracias

Diálogo con Dios

Confesión de pecados

Peticiones a favor de otros

30

VI. Desarrollando un tiempo devocional Es importante tener un tiempo a solas con Dios a diario porque… Somos alimentados espiritualmente (1Pedro 2:2) Dios promete que rinde muchos beneficios (Salmo 1:1-3) Nos prepara para ser de bendición a otros (2Timoteo 2:15; 3:16) Así seguiremos los pasos de Cristo quien nos dio el ejemplo (Marcos 1:35)

VII. Procedimiento de un tiempo devocional privado Reconoce que Dios está contigo tal y como lo prometió. Alaba a Dios por su grandeza, su amor su misericordia, etc. Reconoce tu dependencia de Él, tus faltas, tus debilidades. Humíllate delante de Dios, solamente por medio de Jesucristo es que puedes entrar en su presencia. No es por tus méritos, es por los méritos de Cristo. Pide perdón por tus pecados específicos que Dios te trae a la mente y acepta su perdón. Medita en una porción bíblica. Pide a Dios que te hable a través de lo que has leído. Habla a Dios sobre lo que te ha dicho y responde en obediencia. Anota lo que Dios te dice para poder repasarlo periódicamente. Habla con Dios sobre otras peticiones. Ora por tus seres queridos, amigos, vecinos, por la iglesia. Ponte en las manos de Dios, sírvele, hazte disponible pidiendo que te use para ser de bendición a otros. Pide que te llene de su Espíritu Santo. Durante todo el día, acuérdate que Dios está contigo.

31

Aseguremos lo aprendido 1. La vida cristiana puede vivirse sin orar. ¿Sí o No? ______.Explique:

2. Escribe las razones por las cuales debemos orar.

3. Los principios bíblicos nos enseñan que la oración es un acto de ______ y ____________. 4. ¿Qué elementos debes incluir en tus oraciones?

5. Usa la siguiente tabla cuando ores a favor de otros: Motivos de Oración Nombre de persona por la que vas a orar

Problema o situación

Fecha cuando Fecha cuando comencé a orar Dios me contestó

32

Lección #7

La Iglesia: El compañerismo cristiano “Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste”. (Juan 17:20-22)

I. Introducción La Iglesia es un organismo vivo originado y fundado por Jesucristo. Cada persona que ha entregado su vida y sus pecados a Jesucristo forma parte de la Iglesia. La Iglesia no es un edificio o el lugar donde se reúnen los creyentes. La Iglesia la componen todos los creyentes (los que han entregado su vida y sus pecados a Jesucristo).

II. La Iglesia: el compañerismo cristiano El compañerismo de los cristianos es uno de los aspectos más importantes de la vida y el crecimiento del creyente. En el evangelio de Juan, capítulo 17 y versos 20 y 21, Jesucristo ora al Padre por la unidad y el compañerismo de su iglesia, no solamente la unidad en Cristo sino también la unidad de los unos con los otros. Por lo tanto, nuestra unidad en Cristo, es importante porque nos introduce en la unidad con nuestro Dios y convence al mundo que nuestro mensaje acerca de Jesús es verdadero. Nuestro compañerismo resulta de nuestro pertenecer individualmente a Dios, a través de la fe en Jesucristo. Su Espíritu Santo ha venido a vivir en nosotros y Él nos provee una unidad firme, de los unos para con los otros (ver Efesios 4:3). Por lo tanto, la fuente de nuestro compañerismo en Cristo es el Espíritu Santo. Esta unidad se expresa sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa (Filipenses 2:3-4).

33

III. La Iglesia: el Cuerpo de Cristo “Él (Cristo) es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia”. (Colosense 1:18) “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular”. (1Corintios 12:27)

IV. La Iglesia: la familia de Dios “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. (Juan 1:12) “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios”. (Efesios 2:19)

V. La Iglesia: el rebaño de Jesucristo “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen”. “También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor”. “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen”. (Juan 10:14, 16, 27)

VI. Propósito de la Iglesia Adorar a Dios - “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren”. (Juan 4:23) “Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará”. (Isaías 43:21) Anunciar las virtudes de Dios, evangelizar - “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”. (1 Pedro 2:9) Instruir al pueblo de Dios para hacerlos verdaderos discípulos – “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del 34

Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. (Mateo 28:19-20) Ofrecernos al servicio de Dios – “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís”. (Colosenses 3:23-24) Unirnos en amor, gozo y paz – “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”. (Juan 13:35)

VII. ¿Por qué debes participar en la iglesia? 1. Cristo ama a la iglesia (Efesios 5:25) 2. Dios nos manda a congregarnos (Hebreos 10:24-25) 3. Te ayuda en tu crecimiento espiritual (Efesios 4:14-16) 4. Dios quiere que participes en la iglesia según los dones, talentos, tiempo y bienes que te ha concedido, y te llamará a cuentas por lo que has hecho (1Pedro 4:10; Mateo 25:14-30)

Aseguremos lo aprendido

1. ¿Qué es la Iglesia?

2. ¿Cuál es la fuente del compañerismo cristiano?

3. Según Filipenses 2:3-4, ¿cómo dede expresarse nuestro compañerismo cristiano?

4. ¿Cuál es el propósito del compañerismo cristiano?

35

Lección #8

El Bautismo del creyente y la Cena del Señor

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Mateo 28:19

I. Introducción Hay dos ordenanzas que pertenecen a la iglesia, estas son: el bautismo y la cena del Señor. Ambas son instrucciones que dejó el Señor Jesús y que cada cristiano debe obedecer. Esta es la razón por la cual incluimos dichas ordenanzas en este manual. En primer lugar, consideraremos el significado del bautismo del creyente.

II. ¿Quiénes deben bautizarse? El Nuevo Testamento enseña en repetidas ocasiones quiénes deben ser bautizados: solamente aquellas personas que ya son creyentes en el Señor y Salvador Jesucristo. El creyente no se bautiza con el propósito de alcanzar la salvación, sino porque ya la ha alcanzado. El bautismo no puede salvar ni tampoco completa la salvación. Jesucristo es suficiente para la salvación.

III. ¿Cuándo debe ser bautizado el creyente? En Mateo 28:19 Cristo dijo: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,

bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. El orden aquí es importante. Jesús mandó que las personas fueran hechas discípulas de él antes de ser bautizadas. Entonces este pasaje enseña que antes de bautizarse, uno debe haber tomado la decisión personal de seguir a Jesús. Nadie puede tomar esa decisión por ti, el seguir a Jesucristo es una decisión personal. Es por eso que esta iglesia no bautiza bebés, niños o adultos que no han tomado la decisión de entregar sus vidas a Jesucristo.

36

En Hechos 2:41 nos relata lo que ocurrió en el día de Pentecostés. Cuando el apóstol Pedro terminó de predicar “…Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y

se añadieron aquel día como tres mil personas”. La expresión “recibir la palabra” da la idea de oír el mensaje, entenderlo y estar de acuerdo con él. Esto nos indica que es requisito para ser bautizado el haber oído, entendido y aceptado el mensaje de la salvación.

IV. ¿Cómo debe ser practicado el bautismo de los creyentes? La respuesta bíblica es clara. Debe ser por la total inmersión en agua. Miremos las enseñanzas del Nuevo Testamento. Los pasajes más claros a este respecto son Romanos 6:3-5 y Colosenses 2:12. En este último, el apóstol Pablo dijo a los creyentes en Colosas, que habían sido “sepultados con él (con Cristo) en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él”. El bautismo es una sepultura y una resurrección. Por tanto, el creyente debe ser puesto totalmente debajo del agua para ser levantado inmediatamente después. Pretender bautizar de otra manera es apartarse de la enseñanza bíblica. Aun la misma palabra bautismo en el griego significa inmersión. La palabra significa

sumergirse, zambullirse o inundarse.

V. ¿Para qué se bautiza un creyente? Lo hace con dos propósitos. El primero es el de obediencia a Jesús como su Señor. La autoridad con que Cristo ordenó que sus discípulos fueran bautizados es completa. Completa también debe ser la obediencia de cada creyente. El creyente se bautiza también para dar testimonio simbólico de la realidad de su salvación. El bautismo cristiano es un símbolo de muerte, sepultura y de resurrección. El creyente está testificando que ha muerto a su pasada vida de pecado y que ha resucitado espiritualmente con Cristo para llevar una vida nueva (ver Romanos 6:3-4).

37

VI. La Cena del Señor Cuando la iglesia celebra la Cena es un acto simbólico que nos hace recordar lo que Cristo hizo por nosotros en la cruz y su promesa de su venida (Cristo vuelve). Por esto, únicamente participan de este acto quienes han creído en Cristo y le han obedecido en el bautismo. Al participar en la cena cada creyente expresa gratitud a Dios por lo que él hizo por nosotros en Jesucristo.

Aseguremos lo aprendido 1. ¿Cuáles son las dos ordenanzas que pertenecen a la iglesia?

2. Según el Nuevo Testamento, ¿quiénes deben ser bautizados? 3. Hechos 2:41 indica que el requisito para ser bautizado es haber _________, __________ y ___________ el mensaje de la ________. 4. ¿Cuáles son los propósitos del bautismo del creyente?

5. ¿Qué recuerdan los creyentes mediante el acto de la cena del Señor?

38

Lección

9

Conociendo a la Iglesia local:

Primera Iglesia Bautista Hispana Manchester I. Breve historia de la Iglesia Primera Iglesia Bautista Hispana Manchester

La Iglesia comenzó en noviembre del 2005 con tres personas reuniéndose los miércoles para celebrar estudios bíblicos en un salón de First Baptist Church Manchester. Fue comenzada por el actual Pastor Carlos Coppin y su esposa Sonia y el respaldo del Pastor David Saylor y la Asociación Bautista del Oeste de Connecticut, (WCBA por sus siglas en inglés). Al poco tiempo, Dios fue trayendo diferentes personas a los estudios bíblicos hasta que en Agosto 27 del 2006 se celebró el primer servicio de adoración en el salón de actividades de la iglesia. Desde el 4 de noviembre del 2007 nos hemos estado reuniendo en el santuario de la iglesia. Dirigidos por Dios, creemos que la misión de La Primera Iglesia Bautista Hispana

Manchester es presentar a Nuestro Salvador a toda persona en nuestra región; (Manchester), traer gente a establecer una relación con Jesucristo, y equiparlos para que vivan La Gran Comisión (Id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el

nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enseñándolos a obedecer todo lo que Jesús nos encomendó Mateo 28:19-20), transformando positivamente de esta manera la comunidad hispana que nos rodea.

39

II. Ministerios A continuación nombramos los ministerios que posee la iglesia hasta el momento en que se escribe este manual:

Grupos Familiares – grupos pequeños integrados por personas de comunidades cercanas que se reúnen una vez por semana con el propósito de de desarrollar un crecimiento integral centrado en la Palabra de Dios. Fomenta el compañerismo y la mutua edificación.

Educación Cristiana – tiene la responsabilidad de conducir a la Iglesia al conocimiento y aplicación de las Sagradas Escrituras.

Ministerio de Alcance y evangelismo – tiene como objetivo alcanzar personas no cristianas de nuestras comunidades y llevarlos a los pies de Cristo por medio de estudios bíblicos.

Ministerio de Adoración – dirige a la Iglesia a la exaltación y reconocimiento de los atributos de Dios por medio de la música.

Ujieres – están a cargo de mantener el orden en la Iglesia. Ministerio de niños- tiene como propósito educar a los niños en el temor de Jehová y que desde pequeños aprendan a confiar en Dios y a compartir las buenas nuevas de salvación.

III. Horario de Oficina Las oficinas de la iglesia están abiertas lunes y miércoles de 9:00 AM – 3:00 PM. Para consejería pastoral puede llamar al 647-9564 (para cita)

IV. Programa Semanal Domingo – Escuela Bíblica 11:30 AM Servicio de Adoración 12:45 PM Martes – Oración y Clases Bíblicas 7:00 PM Viernes: Grupos familiares (Células) 8:00 PM Se reúnen en los hogares en diferentes sectores cercanos a nuestra iglesia

40

41

Lección #10 Los Temperamentos “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”. Colosenses 3:12-13

I. Introducción No existen dos personas iguales. Todos somos diferentes. La mayoría de nosotros somos una mezcla de características que son el producto de nuestros genes, nuestra crianza, nuestro ambiente y nuestro conocimiento. El saber como somos nos ayuda a entendernos mejor los unos a los otros y de esta manera nuestras relaciones pueden ser más llevaderas.

II. ¿Qué es el temperamento? Podríamos definir el temperamento como la combinación de características con las que nacemos y que afectan subconscientemente el comportamiento humano. Hay dos conceptos que están muy ligados al temperamento, estos son:

Carácter – es el verdadero tú. Es el resultado de tu temperamento modificado por la instrucción, educación, creencias, principios y motivaciones recibidas desde la infancia. Constituida por la mente, emociones y voluntad. Se muestra en la forma en que te comportas naturalmente.

Personalidad – expresión externa de la persona. Puede ser o no lo mismo que el carácter dependiendo de lo genuinos que seamos. Con frecuencia la personalidad es una fachada agradable que esconde un carácter desagradable. Mientras mas auténticos seamos, más parecidos van a ser nuestro carácter y nuestra personalidad. 42

La gran mayoría de nosotros tenemos una combinación de 2 a 3 temperamentos y en algunos predominará un temperamento sobre otro.

III. Tipos de temperamentos Cada uno de los temperamentos contiene áreas fuertes, agradables, deseables; y también áreas débiles, desagradables e indeseables. Como Dios pone en nosotros el querer como el hacer, podemos querer y lograr lo que es agradable a Dios lo cual nos hace más semejantes a Cristo. Cristo mostró todas las cualidades agradables y deseables del temperamento. Los especialistas en conducta humana reconocen los siguientes temperamentos:

Sanguíneo – persona cálida, vivaz, y que “disfruta”. Es receptiva por naturaleza. Toma decisiones basadas en sentimientos más que los pensamientos reflexivos. Es

súper extrovertido. Colérico – es caluroso, rápido, activo, voluntarioso, autosuficiente, muy independiente. Tiende a ser decidido y de firmes opiniones. Un poco extrovertido. No le asustan las adversidades. Por lo regular no muestra ni expresa de forma natural ninguna compasión.

Melancólico – es analítico, abnegado, perfeccionista, con una naturaleza emocional muy sensible. Propenso a la introversión. Es amigo fiel y de pocos amigos. Encuentra difícil expresar sentimientos.

Flemático – calmoso, tranquilo, casi nunca se enfada. Es más fácil de tratar y por lo tanto el más agradable de los temperamentos. Es tan calmoso y sereno que nunca parece agitado.

El temperamento influencia todo lo que tu haces: hábitos de comer, manera de comprar,

capacidades comunicativas, etc.

43

IV. Conclusión Nuestra meta como cristianos debe ser parecernos más a Cristo. De hecho, eso es lo que Dios quiere lograr en cada uno de nosotros: “a fin de perfeccionar a los santos para la

obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”. – Efesios 4:12-13 “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados”. – Efesios 5:1 Es importante que conozcamos nuestro temperamento por las siguientes razones: Nos ayuda a identificar aquellas cualidades que son de estorbo en nuestra relación con Dios y con nuestro prójimo. De esa manera pedimos a Dios que las transforme. Nos permite entender mejor a nuestros hermanos y de esa manera pedimos a Dios que nos ayude a amarlos de la misma manera como él los ama. Nos damos cuenta de nuestras debilidades y de esa manera le pedimos a Dios que nos ayude y fortalezca. Por lo tanto aprendemos a depender más de él.

44

Identifique su temperamento Escoja una de las cuatro palabras que mejor le describa en cada línea. Marque con una X y continúe hasta la línea 40.

Áreas fuertes 1. ____ animado 2. ____ persistente 3. ____ sumiso 4. ____ considerado 5. ____ entusiasta

____ aventurero ____ juguetón ____ abnegado ____ controlado ____ respetuoso

____ analítico ____ persuasivo ____ sociable ____ competitivo ____ reservado

____ adaptable ____ plácido ____ decidido ____ convincente ____ inventivo

6. ____ contento 7. ____ planificador 8. ____ seguro 9. ____ ordenado 10.____ amigable

____ sensible ____ paciente ____ espontáneo ____ atento ____ fiel

____ autosuficiente ____ positivo ____ puntual ____ abierto ____ humorístico

____ enérgico ____ activista ____ tímido ____ optimista ____ dominante

11. ____ osado 12. ____ alegre 13. ____ idealista 14. ___ demostrativo 15. ____ conciliador

____ encantador ____ constante ____ independiente ____ decisivo ____ músico

____ diplomático ____ culto ____ inofensivo ____ humor seco ____ instigador

____ detallista ____ confiado ____ inspirado ____ introspectivo ____ cordial

16. ____ considerado ____ tenaz 17. ____ escucha ____ leal 18. ____ contento ____ jefe 19. ___ perfeccionista ____ tolerante 20. ___ jovial ____ atrevido

____ hablador ____ tolerante ____ líder ____ vivaz ____ organizado ____ listo ____ productivo ____ popular ____ se comporta bien ____ equilibrado

21. ____ estridente ____ apagado 22. ____indisciplinado ____ antipático 23. ____ reticente ____ resentido 24. ____ exigente ____ temeroso 25. ____impaciente ____ inseguro

Áreas débiles ____ mandón ___ sin entusiasmo ____ resistente ____ olvidadizo ____ indeciso

26. ____ impopular 27. ____ terco 28. ____ insípido 29. ____ iracundo 30. ____ ingenuo

____ no comprometido ____ imprevisible ____ descuidado ____ difícil de contentar ____ pesimista ____ orgulloso ____ sin motivación ____ argumentador ____ negativo ____ nervioso

31. ____ ansioso ____ abstraído 32. ____ susceptible ____ indiscreto 33. ____ dudoso ____ desorganizado 34. ____ inconsistente ____ introvertido 35. ____ desordenado ____ variable de ánimo 36. ____ lento ____ testarudo 37. ____ solitario ____ prepotente 38. ____ sin ambición _____suspicaz 39. ____ vengativo _____ inquieto 40. ____ comprometido ____ crítico

____ adicto al trabajo ____ tímido ____ dominante ____ intolerante ____ quejumbroso ____ ostentoso ____ perezoso ____ malgeniado ____ reacio ____ astuto

_____ soso ____ implacable ____ repetido ____ franco ____ interrumpe ____ frío ____ indeciso ____ vacilante ____ taciturno ____ desprendido ____ egocéntrico ____ hablador ____ deprimido ____ indiferente ____ manipulador ____ escéptico ____emocional ____ atolondrado ____ precipitado ____ variable

45

Resultados Suma las “x” que marcaste es cada columna. Sanguíneo

TOTAL _______

Colérico

_______

Melancólico

_______

Flemático

______

Vocabulario

Abnegado: Renuncia de la voluntad. Afectos o bienes materiales en el servicio de Dios, del prójimo, etc. Apocado: De poco ánimo; tímido, encogido, medroso Abstraído: Aislarse mentalmente o considerar separado las cualidades de un objeto. Atolondrado: Que actúa sin serenidad ni reflexión. Conciliador: Poner de acuerdo a las personas. Escéptico: Dudoso. Estridente: Por violento y exagerado produce sensación molesta. Insípido: Falto de sabor o no tiene el grado de sabor que debería tener. Falta de gracia. Imprevisible: Que no se puede ver con anticipación algo que va a ocurrir. Iracundo: Propenso a la ira. Jovial: Contento y de buen humor. Optimista: Tendencia a confiar en el porvenir. Osado: Atrevido. Persuasivo: Convencer para que alguien crea, haga o quiera cierta cosa. Pesimista: Disposición o propenso a ver y esperar las cosas en su aspecto más desfavorable. Resentido: Sentimiento penoso. Reticente: Acción y efecto de decir una cosa solo o en parte o decirla en forma indirecta y con malicia. Susceptible: Que se ofende con facilidad. Suspicaz: Propenso a desconfiar o ver mala intención en las acciones o palabras ajenas. Taciturno: Callado, silencioso. Tenaz: Firme y perseverante. Testarudo: Que se mantiene en una actitud u opinión a pesar de tener en contra razones convincentes para desistir. Vivaz: Vigoroso, eficaz.

46

Lección #11

Eres un mayordomo de Dios “Ahora bien, lo que se requiere además de los administradores es que cada uno sea hallado fiel”. 1 Corintios 4:2

I. Introducción En todas estas lecciones hemos discutido las disciplinas que debes practicar para crecer en tu experiencia cristiana. Consideramos la necesidad de integrarte a una iglesia neo testamentaria, como funciona esta iglesia y las ordenanzas que el Señor dejó establecidas para la misma. Ahora damos fin a la serie con un tema que comprende la esencia de todos los demás: tu responsabilidad como mayordomo de Dios.

II. ¿Qué significa ser mayordomo? El concepto de mayordomía se encuentra por primera vez en Génesis 2:15. Allí leemos que “El SEÑOR Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén para que lo

cultivara y lo cuidara”. Este pasaje bíblico señala que Dios puso la creación en las manos del hombre para administrarla y trabajarla. No le transfirió el derecho de propiedad, sino que lo puso como administrador o “mayordomo”. Dios sigue siendo el propietario absoluto y final. Ser mayordomo significa que sólo administramos las cosas para Dios y que esa administración debe ser para el mayor bien de la humanidad. El usar las propiedades para exclusivo beneficio personal y acumularlas con ese mismo fin no va de acuerdo con el plan de Dios. Dios no está en contra de la riqueza personal, al fin y al cabo, él es quien prospera y otorga esa riqueza. Pero, Dios está en contra de la riqueza utilizada con fines egoístas y explotadoras.

47

III. Tu responsabilidad como mayordomo Cada hijo de Dios se convierte en su administrador, su mayordomo. Por lo tanto, como creyente tú eres mayordomo de Dios. ¿Cuál es, entonces, tu responsabilidad? El apóstol Pablo te la define en 1 Corintios 4:2, que es el versículo que aparece al inicio de esta lección: “Ahora bien, lo que se requiere además de los administradores es que cada uno

sea hallado fiel”. ¿Qué quiere decir esto? Significa que todo lo que eres y todo lo que tienes pertenece al Señor y debe ser administrado de acuerdo con su voluntad. No puedes fraccionar tu vida en “secciones para Dios” y “secciones sin Dios”. Toda tu vida es de Dios y para Dios. Si dedicas parte de tu tiempo a servir a Dios, esto no quiere decir que quedas en libertad después para hacer lo que quieras con el tiempo que te resta. Si contribuyes con parte de tu dinero para la obra de Dios, no tienes el derecho de gastar después todo lo demás sin tomar en cuenta la voluntad del Señor. Como símbolo y recuerdo de que tu vida entera le pertenece, Dios te pide que le dediques por lo menos un día de cada siete, y diez centavos de cada cien (dólar) – Exodo 20:811; Malaquías 3:10. Al hacer esto estás dando testimonio de tu agradecimiento, adoración y amor a Dios. Podríamos añadir a esto que estás dando testimonio de tu fe en los futuros cuidados de Dios en tu vida. Estás creyendo la promesa de Jesús: “Mas buscad

primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

IV. Es asunto de adoración En su sabiduría, Dios estableció un sistema justo y equitativo para que sus hijos le adoren mediante sus bienes. El hecho de que tú tengas riquezas o no, o que ganes mucho o poco, no influye en tu responsabilidad en cuanto a ser un buen mayordomo. Dios te ha dado bienes (muchos o pocos) y sobre ellos eres responsable ante él. El motivo que debe inspirarte a cumplir tu obligación de dar no debe ser el temor. El diezmo es un canal para la bendición de Dios. El Señor Jesús afirmó: “Más bienaventurado

es dar que recibir” (Hechos 20:35). El que diezma y ofrenda para la obra de Dios se transforma en su socio para sus propósitos redentores. Al dar estás participando del ministerio en todo sentido y en todo lugar. 48

V. Conclusión Cuando tú comprendes qué significa ser mayordomo, te das cuenta de que tu responsabilidad ante el Señor abarca mucho más que tu dinero. En realidad abarca todo: tu personalidad, tus talentos y dones, tus bienes, tu tiempo, tu familia, etc. Es decir, Dios espera de ti una mayordomía total. Dios ha entregado muchas riquezas en tus manos y él quiere que seas un buen administrador de todas esas cosas. Es nuestro deseo que algún día oigas a tu Salvador diciéndote: “Bien, buen siervo y fiel;

sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”. (Mateo 25:23)

Aseguremos lo aprendido

1. ¿En qué lugar de la Biblia se encuentra por primera vez el concepto de la mayordomía?

2. De acuerdo con este pasaje ¿a quién puso Dios como responsable de su creación?

3. ¿Qué debía hacer con la creación?

4. ¿Cuál es nuestra función como mayordomos?

5. ¿Según 1 Corintios 4:2, ¿qué espera de Dios de sus administradores?

6. ¿Qué parte de tu vida está dedicada y pertenece a Dios?

7. ¿Qué pide Dios que le dediques de manera especial?

49

Glosario Manual Nuevos Creyentes 1. Aleluya- (término hebreo load a Jah, forma abreviada de • Jehová). Antigua exclamación litúrgica de regocijo y alabanza, con la que 24 salmos comienzan, terminan o ambas cosas (p. ej., 106; 111–113; 115–117; 146–150). Originalmente la pronunciaba el cantor, el sacerdote y los levitas, y luego la repetía el pueblo. Se cree que llegó a ser un llamado habitual a la adoración en el culto del templo. En el Nuevo Testamento solo aparece en Ap 19.1–6, como grito de júbilo. Los salmos aleluyáticos ocuparon un importante lugar en la sinagoga, y entre ellos especialmente el Gran Hallel (Sal 113–118) que se piensa que Jesús y los apóstoles lo entonaron después de la última cena (Mc 14.26//). 2. Amén- Palabra hebrea que pasó sin modificación al griego y al latín, y que significa «así sea» (Jer 11.5) o «efectivamente» (Jer 28.6). En el Antiguo Testamento se emplea como fórmula responsoria, afirmando la validez de un juramento o maldición cuyas consecuencias se aceptan (Nm 5.22; Dt 27.15); como aceptación de un anuncio o profecía favorable (1 R 1.36); y al término de una doxología o bendición, como respuesta congregacional a las alabanzas rendidas a Dios (1 Cr 16.36; Sal 41.13). En el Nuevo Testamento los evangelistas atribuyen a Jesús la expresión «amén os digo». La repetición del «amén» refuerza la afirmación expresada (Jn 1.51) y se aproxima a un juramento. El uso que Jesús hace del «amén» se desconoce en la literatura rabínica y parece implicar su autoridad mesiánica. Recalca la veracidad de sus palabras. En Él se cumplen las promesas de Dios (2 Co 1.20) y se le llama «el Amén» (Ap 3.14). 3. Bienaventurado- Que goza de Dios en el cielo. Afortunado, feliz, bendecido. 4. Cuerpo de Cristo- Se refiere a la Iglesia, o sea, el conjunto de cristianos que representan la «encarnación» actual de Cristo en el mundo. Él prometió estar con ellos mediante su Espíritu Santo, «todos los días, hasta el fin» (Mt 28.20). Pablo emplea esta figura a menudo para ilustrar la naturaleza vital y dinámica de la Iglesia (Ef 1.23), su expansión y crecimiento (3.6), y sobre todo su unidad en medio de una profusión y diversidad de dones (Ro 12.5; 1 Co 12; Ef 4.3–16). Apela a la figura del cuerpo para que cada cristiano comprenda la relación de facto y 50

funcional que goza con los demás cristianos, sujetos todos a la cabeza directriz que es el Señor Jesucristo. (• Iglesia.) 5. Doctrina- En el Antiguo Testamento, doctrina significa «lo que es recibido» (Dt 32.2; Job 11.4; Pr 4.2). Dios, como fuente de conocimiento, es llamado «maestro» (Sal 94.10) y su enseñanza se manifiesta en juicios (Dt 4.1), palabras (Dt 4.10) y en su voluntad, fundamentalmente contenida en la Ley. «Enseñar» significa conducir al hombre a la experiencia más íntima con la voluntad divina, puesto que la doctrina afecta tanto al intelecto como a la voluntad humana. En el Nuevo Testamento se emplean varios términos relacionados con el acto y el contenido de la enseñanza tanto de Jesús (Mt 7.28) como de los apóstoles (Hch 2.42; Ro 6.17). Jesús es el objeto inmediato de la doctrina y la conducta del creyente el resultado (Flp 2.1ss). De aquí las relaciones de la enseñanza con otras actividades tales como «amonestar», «advertir», «exhortar». 6. Escudriñar- Averiguar y examinar cuidadosamente una cosa y sus circunstancias. 7. Gracia- Como el atributo inseparable de Dios, la gracia no existe independientemente, como si fuese una entidad por sí sola. Debe eliminarse toda imagen que se la figure como una especie de sustancia, pues es la actitud de Dios hacia el hombre. Es la generosidad o la magnanimidad de Dios hacia nosotros, seres rebeldes y pecadores. En el Antiguo Testamento es la traducción de una palabra que también se entiende como «favor» (Os 14.4), pero, aun sin emplear el término, el concepto impregna toda la Biblia, y entrelaza ambos Testamentos en completa unidad más que ninguna otra idea (Dt 7.7; 8.14–18; 9.4–6; Sal 103.4, 10; Jon 4.2). En el Nuevo Testamento la gracia está centrada en la persona de Jesucristo (Jn 1.14–17; Ro 5.15; 1 Co 1.4; 1 Co 8.9; Ef 4.7; 1 Ti 1.14; Heb 2.9; 1 P 1.13). Él es la gracia de Dios, manifestada por acción de la voluntad divina, y las Escrituras afirman resueltamente que el hombre no puede hacer nada para merecerla (Ro 3.27, 11.6; Gl 2.21; 3.11; Ef 2.4–10), sin que esto, por supuesto, signifique abolición de la Ley. Estos mismos pasajes también insisten en la importancia de las buenas obras (Ef 2.4–10; Tit 2.11–14; 3.4–8). Estas no son causa sino consecuencia de la gracia de Dios, a pesar de lo ilógico que resulte esta doctrina para el orgullo del 51

hombre natural. La gracia posibilita la fe, que es la respuesta agradecida a la iniciativa de Dios. La fe es la aceptación de la gracia de Dios, pero a esta no la provoca aquella, pues es don de Dios para salvación (Hch 15.11; Ro 4.13–16; Ef 1.7; 2.8; 1 P 1.10). 8. Misericordia- Aspecto compasivo del • Amor hacia el ser que está en desgracia o que por su condición espiritual no merece ningún favor. La misericordia y la • Gracia son actitudes y disposiciones muy semejantes en Dios; mientras que la primera trata al hombre como un ser miserable, la segunda lo toma como culpable. En la Biblia se destaca la misericordia de Dios como una disposición suya que beneficia al hombre pecador (Gn 32.10; Éx 34.6; Esd 3.11; Sal 57.10). Somos salvos por la misericordia de Dios (Ef 2.4; Tit 3.5). Por eso a Él se le llama «Padre de misericordia y Dios de toda consolación» (2 Co 1.3). El tratamiento que Dios da a su pueblo Israel es considerado en la Biblia como una manifestación de su misericordia (Éx 15.13; Jue 2.18). En su ministerio público Jesucristo mostró misericordia para con los enfermos, los necesitados y los desprovistos de atención espiritual (Mt 9.36; 14.14; Mc 1.41; 8.2). 9. Oración- Es la comunión con Dios. Siendo el Creador del mundo, y reinando sobre él, no es un ser impersonal, sino un Dios dispuesto a escuchar a los hombres. 10. Parábolas- (en griego, comparación). Traducción en la LXX del término hebreo

“mashal”, que comprende desde los dichos cortos, sentenciosos y enigmáticos, llamados • Proverbios o máximas (1 S 10.12; 24.13; Mc 7.14–17; Lc 4.23) hasta la • Alegoría elaborada (Jue. 9.7–15; Mt 13.3–9; Jn 15.1–9), el símil (Mt 23.27; Mc 4.30– 32) y el cuento corto o largo (2 S 12.1–4; 14.6; 1 R 20.39; Is 5.1–6; Mt 13.33; 21.33– 41). En muchos de los dichos de Jesús es obvio que se asoma una parábola (por ejemplo, Mt 11.27). La parábola, pues, es un símil elaborado donde el relato, aunque ficticio, es verosímil, en contraste con la fábula. SU USO La parábola es un método llamativo de enseñanza indirecta que provoca el pensamiento; es de fácil asimilación y las aplicaciones que el oyente hace resultan inolvidables. 52

11. Pecados- Junto con el concepto de la • Salvación, el concepto de pecado se manifiesta a través de toda la Biblia, y constituye la antítesis del amor redentor de Dios, el cual las Escrituras proponen como tesis principal. Pecado es aquel poder misterioso primordial que se opone por naturaleza a Dios y a su buena voluntad para con el hombre, así como también todo el conjunto de manifestaciones y consecuencias trágicas del mismo. Por consiguiente, existe un amplio vocabulario relacionado con el pecado. Además, como la naturaleza pecaminosa se manifiesta claramente en la historia, es elocuente el valor y la actualidad constantes de las porciones narrativas de la Biblia al respecto (cf. Ro 15.4 y 1 Co 10.1–11).

TERMINOS DESCRIPTIVOS Para hablar sobre el pecado los hebreos emplearon palabras tomadas de las relaciones humanas: por ejemplo, falta, iniquidad, rebelión, injusticia, etc. 12. Perdón- Doctrina distintiva del cristianismo y expresión de una experiencia espiritual. Presupone tres cosas: (1) que el hombre ha pecado; es decir, ha infringido la • Ley divina (•Pecado); (2) que ha reconocido su falta y está arrepentido (Mc 1.4 • Arrepentimiento) y (3) que Dios, en su amor y en su gracia, ha remitido la culpa y ha puesto el medio para que el hombre reciba el perdón. El perdón viene a ser, entonces, la fuerza poderosa que remueve el obstáculo espiritual y hace posible que la criatura humana se reconcilie y restablezca su amistad con Dios. La idea básica del perdón, cuando se usa en relación con el pecado, es la de cancelar una deuda; quitar la barrera y efectuar la • Reconciliación; erradicar el pecado. Sin el perdón, que solo Dios puede conceder, el hombre está irremisiblemente condenado a la perdición eterna. Por eso, el mensaje del perdón es una maravillosa esperanza de vida. 13. Redargüir- Utilizar contra alguien sus propios argumentos. 14. Rezar- Dirigir, oral o mentalmente, alabanzas o súplicas a Dios o a los santos. Recitar la misa, una oración, etc.

53

15. Salvación- La idea básica del término «salvación» es rescatar y preservar de un peligro inminente; implica dar salud y seguridad. En su sentido más profundo, sin embargo, es un término cuyo significado está limitado cada vez más a la expresión del milagro divino de la emancipación espiritual del hombre del dominio y culpa del • Pecado y la • Muerte, y al goce de una • Vida eterna de comunión renovada con Dios. En las Sagradas Escrituras el tema se desarrolla desde el concepto puramente físico, hasta el plano moral y espiritual. Según el Antiguo Testamento, el peligro y la calamidad física persiguen al hombre hasta la muerte por a causa del pecado (Gen 4.12ss). Su situación es la de un huérfano. Dios es el único que lo puede socorrer y salvar y, cuando la salvación divina se manifiesta, tanto el individuo como la comunidad quedan liberados íntegra y vitalmente. El individuo queda libre de peligros físicos, injusticias y necesidades. La comunidad queda libre de guerras, trastornos políticos, hambres, etc. Dios tiene en sus manos todos los medios para la salvación del hombre, y es Señor de todos los instrumentos salvadores.

54


FUNDAMENTOS BIBLICOS