Issuu on Google+

- Serfamos co mo los per ro s - explico la Luc hi. -Peor aun, porque ellos han orga n izado sus lad au n que a n osotros no s resulten in comprensibles. usted 10 que es un librepensador? Un h ombre qu e nunciado a l pensamiento. Y el se no r Presid ente aco rnpafio a su hu esp ed h a puerta d e la calle . -Mis recuerdos mas afec tuos os a d ona Matilde y J oaqufn aun que tengo el se ntimie nto gran de de n o nun ca p or esta su casa. Juan Carino se que do pensativo en el umb ral de la ta de entrada, haciend o sefiales de ad ios al extranjer se alejo en el res plan dor de las do s de la tarde. Lue rro tr istemente la puerta, volvio a la sa lita sucia y se e n el sillo n que habfa oc upado antes. Procure no v co lillas y la mug re que reinaban en el cuarto . - iSeno r p resid ente, nos canto el pajarito d e la g Al rato Ie traigo sus ta quitos -dijo la Lu chi tr at and a leg rarlo. A esas h oras las d ern as muj eres apenas es levantandose. En esos d fas e ra yo tan desdichado qu e mis h or acu m ulaban in formes y mi memoria se h ab ia co nve en se nsacio nes . La desdicha co mo el dolor ffsico i los minutos. Lo s dfas se co nviert en en el mi sm o df ac tos e n el mi sm o ac to y las personas en un solo per j e inutil . EI mundo pi erd e su vari edad, la lu z se an y los mil agros qu edan abolidos. La in ercia de esos repetidos me guardaba quie to, co ntem p lan do la fug til de mi s h oras y esperando el mil agro que se obst en n o prod ucirse. El porvenir era la repeticion del do. Inmovil, me dejaba d evor ar por la sed que roi es qu inas. Para ro mper los dfas petrificad os solo m e dab a el espej ismo in eficaz de la vio lencia, y la crueld ejerefa co n furor sobre las muj eres, los per ro s ca llej los indios. Como en las tragedias, vivfamos de ntro tiem po quieto y los perso najes suc urnbian presos e 64


Los recuerdos del porvenir