Issuu on Google+

EL CONCEPTO DE MONEDA FUNCIONAL EN LA NIIF PARA PYMES Heraclio Juan Lanza

En un primer acercamiento al tema, cuando hablamos de moneda, nos encontramos que estamos frente a uno de los criterios a tener en cuenta en la elección de un modelo contable.

Para ello recordemos que un modelo es:  Según el Diccionario de la Real Academia Española: –

Modelo es la representación en pequeño de alguna cosa.

 Modelo: es la representación de la realidad a fin de poder explicar su comportamiento o su evolución.  El conjunto de criterios utilizados para confeccionar los Estados Financieros o Contables constituyen un “modelo contable”  Debido a que las cifras que se expresan en contabilidad no son exactas es que existen diversos “modelos contables”  Los parámetros que intervienen para la determinación de los modelos contables son: –

La unidad de medida

El capital a mantener

El criterio de medición del PN al cierre de cada período.

De estos criterios, “la unidad de medida” es en el que se ubica el tema que hoy nos ocupa.

Es asi que cuando hablamos de unidad de medida, inmediatamente asociamos la moneda a utilizar y el valor adquisitivo de esa moneda, en función de ello es que separamos a la moneda entre:

 Aquella que no tiene en cuenta los cambios en el poder adquisitivo, o moneda nominal o histórica; y  Aquella que ajustamos a fin de corregir integralmente los estados contables considerando para ello los efectos del cambio en el poder adquisitivo.

Por otra parte y siguiendo la misma idea:  El patrimonio del ente está compuesto de gran variedad de bienes  Esos múltiples elementos heterogéneos se los expresa en un valor en moneda de cuenta a efecto de homogeneizarlos, a fin de poder compararlos  Generalmente la moneda de cuenta utilizada es la moneda de curso legal en el país.

Aquí, aparecen los distintos conceptos de moneda, donde no solo se analizan los cambios en el poder adquisitivo (que serán tratados en otras conferencias) sino cual es ese “elemento” capaz de aglutinar esos “múltiples bienes heterogéneos” que conforman el patrimonio del ente.

En consonancia con ello en la doctrina encontramos que se habla de distintas monedas, tales como: -

De Cuenta De Curso Legal De Medición De Contabilización o Registración De Presentación Extranjera De Conversión Funcional

Para seguir aproximándonos podemos intentar formular algunas definiciones o conceptos de las mismas, es así que:

a) Moneda de Cuenta: Como antecedente de las normas contables profesionales vigentes en la Argentina tenemos los PCGA, emanados de la VII Asamblea Nacional de Graduados en Ciencias Económicas (Avellaneda 1969), que tuvieron su origen en la VII Conferencia Interamericana de Contabilidad (Mar del Plata 1965), donde se establecía que se debe medir todos los componentes del patrimonio en un valor monetario o moneda de cuenta. b) Moneda de Curso Legal: Podemos decir que es la moneda de cuenta obligatoria en un país donde se domicilia el ente emisor de la información contable, ya sea: a) Porque la ley lo exige; o b) Para la comodidad de los usuarios contable c) Moneda de Medición: Es la utilizada para asignar medidas contables en los casos requeridos por las normas contables del caso. d) Moneda de Contabilización o Registración: Es la utilizada para realizar las registraciones contables, que debería coincidir con la de medición y ésta a su vez con la funcional, pero no siempre esto es así, depende de las regulaciones legales que en cada caso se deben respetar. e) Moneda de Presentación: Es aquella en la que se presentan los Estados Financieros. Esto puede ocurrir cuando una norma legal de un país obliga a presentar los Estados Financieros en la moneda del país, y esta difiere de la contabilización, medición y funcional. f) Moneda Extranjera: Es la moneda que es distinta a la local, corrientemente se refiere a la misma como la moneda de otro país distinto al lugar donde se emiten los estados financieros, pero luego de la incorporación del concepto de Moneda Funcional, se considera que es Moneda Extranjera toda aquella que no sea la Moneda Funcional. g) Moneda de Conversión: Se utiliza para hacer referencia a las traslaciones para expresar en moneda de medición los importes asignados a transacciones y saldos en otras monedas. h) Moneda Funcional: Es la moneda del entorno económico primario en que actúa una entidad. Aquella en la que se producen los principales flujos de efectivo.

Este tema es tratado en las NIIF full en la NIC 21 y la Sección 30 de la NIIF para PYMES.

Respecto a las NIIF para PYMES la Sección 30 se denomina: CONVERSIÓN DE LA MONEDA EXTRANJERA.

La NIIF para PYMES divide esta sección en los siguientes puntos: -

-

-

Alcance (Punto 30.1) Moneda Funcional (Puntos 30.2 a 30.5) Información en moneda funcional sobre las transacciones en moneda extranjera o Reconocimiento inicial (Puntos 30.6 a 30.8) o Información final de los períodos posteriores sobre los que se informa (Puntos 30.9 a 30.11) Inversión neta en un negocio en el extranjero (Puntos 30.12 y 30.13) Cambio de moneda funcional (Puntos 30.14 a 30.16) Utilización de una moneda de presentación distinta de la moneda funcional o Conversión a la moneda de presentación (Puntos 30.17 a 30.21) o Conversión de un negocio en el extranjero a la moneda de presentación del inversor (Puntos 30.22 y 30.23) Información a revelar (Puntos 30.24 a 30.27)

Alcance

Se consideran actividades en el extranjero las que realiza una entidad mediante: -

Transacciones en moneda extranjera, o Mediante negocios en el extranjero

También alcanza esta norma a los estados financieros que presenta una entidad en moneda extranjera.

Al igual que la NIC 21, esta la Sección 30 se refiere a:

a) Contabilización de saldos y transacciones en moneda extranjera; b) Conversión de resultados y la posición financiera de un negocio en el extranjero que se incluyan en los estados financieros de la norma que informa; y c) Conversión de resultados y la posición financiera de la entidad que informa a la moneda de presentación.

No debemos olvidar que los usuarios de los estados financieros necesitan información confiable y de alta calidad, por ello la norma prescribe no solo como convertir las transacciones en moneda extranjera sino también como convertir integralmente los estados financieros para luego proceder a la consolidación total o parcial o a aplicar el valor patrimonial proporcional o método de la participación.

La norma no es aplicable a la contabilización de: -

Instrumentos financieros en moneda extranjera y La contabilidad de coberturas de partidas en moneda extranjera

(que se tratan en la Sección 11 Instrumentos Financieros Básicos y Sección 12 Otros temas relacionados con Instrumentos Financieros).

Moneda Funcional

La norma en el Punto 30.2 nos dice: -

Cada entidad indentificará su moneda funcional. Moneda Funcional: es la moneda del entorno económico principal en el que opera la entidad

Luego define al entorno económico principal como aquel en el que la entidad genera y emplea efectivo.

Para determinar la moneda funcional de una entidad la norma enuncia factores que podemos clasificar entre principales y secundarios.

Los factores principales o primarios que la NIIF para PYMES llama “más importantes” al considerar la determinación de la moneda funcional de un ente son: a) La moneda: i. Que influya fundamentalmente en los precios de venta de los bienes y servicios (con frecuencia será la moneda en la cual se denominen y liquiden los precios de venta de sus bienes y servicios), y ii. Del país cuyas fuerzas competitivas y regulaciones determinen fundamentalmente los precios de venta de sus bienes y servicios. b) La moneda que influya fundamentalmente en: i. los costos de la mano de obra, ii. de los materiales y iii. de otros costos de proporcionar bienes o suministrar los servicios (con frecuencia será la moneda en la cual se denominen y liquiden estos costos)

Es importante determinar el concepto de influencia de la moneda en los precios y costos, para ello se debe hacer un análisis exhaustivo de los mismos.

El Diccionario de la RAE define “influir” como: 1. intr. Dicho de una cosa: Producir sobre otra ciertos efectos; como el hierro sobre la aguja imantada, la luz sobre la vegetación.

En caso de no tener suficientes evidencias de influencia con los factores primarios, la norma nos dá los factores secundarios que sirven para realizar la elección esto se refieren a: a) La moneda en la cual se generan los fondos de las actividades de financiación (emisión de instrumentos de deuda y patrimonio); b) La moneda en que normalmente se conservan los importes cobrados por las actividades de operación.

En este punto creo conveniente aclarar que estamos frente a una entidad que informa que se puede decir que es la empresa dominante de un grupo consolidado, el cual puede incluir otras personas jurídicas y dentro de cada una de ellas encontramos negocios en el extranjero.

Por ello esa entidad que informa debe hacerlo en una moneda funcional que es la moneda del entorno económico principal en el que opera esa entidad.

Esa misma entidad debe medir sus activos, pasivos, patrimonio, ingresos, gastos, pérdidas y ganancias en su moneda funcional.

De acuerdo a lo manifestado incluso aquí se puede deducir que todas las transacciones en monedas distintas a la moneda funcional son transacciones en moneda extranjera.

Ahora bien, no debe creerse que solo la entidad controlante es la que informa y determina la moneda funcional del grupo. Esto no es así ya que cada entidad del grupo tiene su moneda funcional, no existe la moneda funcional del grupo en conjunto.

Debemos recordar que para determinar la moneda funcional de un ente debe tenerse en cuenta, como lo dice la norma en la moneda que influencia, es decir la moneda de las transacciones que se emprenden, más que centrarse en la moneda en la que estas transacciones están denominadas.

Esto los ejemplifica muy bien, a mi entender, el Dr. Hernán Casinelli en la presentación que hizo en la 18° Congreso Nacional de Profesionales en Ciencias Económicas, realizado durante el mes de junio de 2010 en la ciudad de Buenos Aires, cuando dice: “Para entender el concepto de moneda funcional podemos acudir a un ejemplo de la vida cotidiana. Imaginemos por un momento que viajamos a Francia por vacaciones, y vamos a un bar de París a tomar un refrigerio. Pedimos la carta al garçon y leemos que el precio de un determinado plato de nuestra apetencia es de € 35 (treinta y cinco euros) ¿Será caro o barato para nosotros?. Evidentemente para definirlo, convertiremos automáticamente esa

cifra a pesos argentinos, y ahí tomaremos una decisión. Esto es así porque, al percibir nuestros ingresos en pesos argentinos y generar la mayoría gastos en pesos, la moneda que influye en nuestra toma de decisiones es, precisamente, el peso argentino. Es decir, es nuestra moneda funcional”.

En este ejemplo vemos el concepto de moneda que influye en el entorno económico. Para nosotros que vivimos en un país determinado, y vamos de paseo a otro, donde la unidad monetaria es distinta de la de nuestro país, no importa que para pagar nuestros gastos en Francia utilicemos el Euro, sino lo importante es cuál es la moneda que influye en mí entorno económico, o sea cual es la que yo tomo de referencia a la hora de tomar decisiones, no cabe duda que el Peso argentino, o sea que puedo concluir que mi moneda funcional es esta última.

También es importante determinar la moneda funcional del negocio en el extranjero, y decidir si esta debe ser la misma que la moneda funcional de la entidad que informa.

Para esto la norma aclara que: la entidad que informa es la que tiene el negocio en el extranjero como su subsidiaria, sucursal, asociada o negocio conjunto.

En este caso al decidir la moneda funcional de la inversión en el extranjero se debe tener en cuenta: a) Si las actividades del negocio en el extranjero se llevan a cabo: a. Como una extensión de la entidad que informa i. Ej: el negocio en el extranjero vende solo bienes importados de la entidad que informa y remite a la misma los importes obtenidos b. Con cierto grado de autonomía i. Ej: el negocio en el extranjero acumula efectivo y otras partidas monetarias, incurre en gastos, genera ingresos y toma préstamos, todo sustancialmente en su moneda local. b) Si las transacciones con la entidad que informa constituyen una proporción alta o baja de las actividades del negocio en el extranjero

c) Si los flujos de efectivo de las actividades del negocio en el extranjero afectan directamente a los flujos de efectivo de la entidad que informa, y están inmediatamente disponibles para ser remitidos a la misma. d) Si los flujos de efectivo de las actividades del negocio en el extranjero son suficientes para atender las obligaciones por deudas actuales y normalmente esperadas, sin que la entidad que informe tenga que poner fondos a su disposición.

Las NIIF comentadas Guía Práctica de KPMG para comprender las Normas Internacionales de Información Financiera, Edición 2008/09, nos dan ejemplos que permiten comprender algunos puntos de vista en la toma de decisión para definir la moneda funcional de una entidad: “2.7.40.70. En muchos casos, la moneda funcional de una entidad es su moneda local. Por ejemplo, una entidad en Rusia produce bienes que son exportados a toda Europa. Los precios de venta se denominan en euros por la conveniencia comercial y la coherencia en la fijación de precios, y además algunas de las reservas de efectivo se mantienen en euros; sin embargo, todos los demás factores indican que el rublo es la moneda funcional de la entidad. Según nuestro punto de vista, la moneda funcional es el rublo porque no hay evidencia suficiente para indicar que el euro supera la presunción de que el rublo refleja mejor el fondo económico de los hechos y circunstancias subyacentes que son relevantes para la entidad. 2.7.40.80. En el siguiente ejemplo un fabricante de productos siderúrgicos de Chile analiza sus operaciones: -

-

-

La mayoría de productos se venden en el mercado local chileno utilizando el precio internacional del acero, que cotiza en dólares estadounidenses, como punto de referencia para fijar el precio de venta local. El entorno competitivo de Chile también influye en los precios de venta locales. La mayoría de las compras de materias primas se efectúan a proveedores locales, denominadas en pesos chilenos, en base al precio del acero, que cotiza en dólares estadounidenses, en la Bolsa de Metales de Londres. Estas ventas y compras de mercaderías se facturan y se pagan en pesos. La mayoría de los otros gastos se producen en pesos Una parte importante de la financiación se obtiene en dólares estadounidenses para que coincida con la moneda en la que se determinan los precios de las ventas. Las reservas en efectivo figuran en pesos.

2.7.40.90. Según nuestro punto de vista, a pesar de que la entidad utiliza el precios internacional al contado del acero expresado en dólares estadounidenses como punto de referencia para fijar el precio de sus ventas nacionales, y a pesar de que el precio del acero expresado en dólares determina en gran medida el coste de sus materias primas. Consideramos que son los factores competitivos internacionales de la oferta y la demanda los que más influyen en el precio de venta del acero, y su precio de mercado cotiza en dólares estadounidenses porque es un moneda estable y de uso muy extendido. La economía estadounidense no determina los precios de compra de las materias primas ni los precios de venta de la entidad. Los precios locales y la mayoría de los costes de la entidad están determinados por el entorno competitivo de la economía chilena. Como resultado de ello, el cobro de efectivo puede ser significativamente distinto del valor de venta equivalente en dólares estadounidenses. Según nuestro punto de vista, el entorno económico principal en el que opera la entidad es Chile y, por tanto, la moneda funcional de la entidad es el peso. 2.7.40.100. Sin embargo, no debería asumirse que la moneda local será siempre la moneda funcional. Por ejemplo, una entidad en las Filipinas produce ropa de deporte que se exporta a Estados Unidos. Los precios de venta se establecen teniendo en cuenta los precios en Estados Unidos, y se denominan en dólares estadounidenses. Las ventas se liquidan en dólares estadounidenses y los ingresos recibidos se convierten a pesos filipinos solo cuando resulta necesario para liquidar gastos locales. La mayoría de los préstamos se denominan en dólares estadounidenses; el coste de producir equipamiento, el cual constituye la mayor parte de los componentes del inmovilizado material de la entidad, se denomina en dólares estadounidenses. Los salarios de la dirección, que representan un parte importante de los costes de mano de obra, se denominan y pagan en dólares estadounidenses; otros costes de la mano de obra, además de todo el coste de los materiales, se denominan y liquidan en pesos Filipinos. Según nuestro punto de vista, la moneda funcional es el dólar estadounidense. 2.7.40.110. En algunos casos, el análisis de los hechos y las circunstancias subyacentes que son relevantes para la entidad pueden indicar que dos (o más) monedas pueden ser igualmente relevantes. Por ejemplo, una entidad de Turquía ha analizado sus operaciones con el siguiente resultado: -

La mayoría de la deuda a corto o largo plazo se financia con dólares estadounidenses; el resto se financia con liras turcas. Las actividades de la entidad se financian fundamentalmente con su propio capital (denominado en liras turcas y monedas distintas al dólar estadounidense).

-

La mayoría de las reservas de efectivo se mantienen en dólares estadounidenses. Las ventas exportadas constituyen aproximadamente el 95 por ciento del total de las ventas, para las cuales se fija y denomina un precio principalmente en dólares estadounidenses. - El precio de la mayoría de los gastos de las operaciones se fija y denomina en la lira turca; el resto es denominado en dólares estadounidenses. 2.7.40.120. Según nuestro punto de vista, ambas monedas, la lira turca y el dólar estadounidense, son claves para las operaciones de la entidad. Sin embargo, dado que una entidad puede tener solo una moneda funcional, la dirección establecerá el criterio para determinar si la lira turca o el dólar estadounidense deben ser la moneda funcional de la entidad. Para ello, a los indicadores principales se les dará mayor ponderación. En este ejemplo, se necesitaría otorgar una consideración adicional a los hechos específicos y circunstancias, así como al entorno en el que opera la entidad. Por ejemplo, tendría que considerarse si el dólar estadounidense se utiliza para lograr una estabilidad en los resultados y en la situación financiera de la entidad más que si el dólar americano es un factor determinante para esos resultados y su posición. En ausencia de evidencia adicional parece que, en este ejemplo, pudiera considerarse el dólar estadounidense como la moneda funcional de la entidad.”

Información en moneda funcional sobre las transacciones en moneda extranjera Reconocimiento inicial:

El reconocimiento inicial de las transacciones que están denominadas o requieren liquidación en moneda extranjera puede ocurrir cuando una entidad: a) Compra o vende bienes o servicios en moneda extranjera b) Presta o toma fondos en moneda extranjera c) Adquiere o dispone de activos o incurre o liquida pasivos en moneda extranjera El reconocimiento inicial se realiza aplicando: -

Tasa de cambio de contado entre la moneda funcional y la moneda extranjera a la fecha de cambio. o Fecha de transacción: es la que la transacción cumple las condiciones para el reconocimiento de acuerdo a NIIF para PYMES.

o Tasa de cambios: por razones prácticas se puede utilizar una tasa de cambio aproximada a la existente al momento de realizar la transacción, siempre y cuando no haya fluctuación significativa en las tasas de cambio del período utilizado. (Ej. Se puede utilizar una tasa promedio mensual, o semanal)

Información al final de los períodos posteriores sobre los que se informa

Al cierre de cada período sobre el que se informa, la entidad procede de la siguiente forma: a) Partidas monetarias en moneda extranjera: las convierte utilizando la tasa de cambio de cierre. b) Partidas no monetarias en moneda extranjera: a. A valor de costo histórico: se convierten utilizando la tasa de cambio de la fecha de la transacción. b. A valor razonable: se convierten utilizando la tasa de cambio de la fecha en que se determinó dicho valor razonable.

Destino contable de las diferencias de cambio detectadas: -

-

Partidas monetarias: Las diferencias de cambio que surgen de convertir o liquidar partidas monetarias a tasas diferentes de las que se utilizaron en su reconocimiento inicial (durante el período o en períodos anteriores) se reconocen en: resultados del período. En este punto la norma prevé una excepción que es la prevista en el punto 30.13 (Inversión neta en un negocio en el exterior) Partidas no monetarias: o Si alguna sección de la NIIF para PYMES requiere que de reconozcan ganancias o pérdidas procedentes de un partida no monetaria en otro resultado integral, también se deben reconocer las diferencias de cambio en otro resultado integral. o Si una ganancia o pérdida en una partida no monetaria se reconoce en resultados, las diferencias de cambio también se reconocen en los resultados del período.

Inversión neta en un negocio en el extranjero

La norma define que existe una inversión neta en el extranjero cuando: -

Una entidad que tiene partidas monetarias por cobrar o pagar en un negocio en el extranjero Cuya liquidación no está contemplada ni es probable que ocurra en el futuro previsible Estas partidas pueden incluir préstamos y cuentas a cobrar a largo plazo No incluye las cuentas de deudores o acreedores comerciales.

En estos casos, las diferencias de cambio surgidas en una partida monetaria que forme parte de esa inversión neta en un negocio en el extranjero de la entidad que informa se reconocerán en los resultados de los estados financieros separados de esa entidad o en los estados financieros individuales del negocio en el extranjero, según resulte apropiado.

En los estados financieros consolidados, o sea los que contengan esta inversión extranjera en el negocio, las diferencias de cambio se reconocerán inicialmente en otro resultado integral y se presentarán como un componente del patrimonio.

Se debe tener en cuenta que “No se volverán a reconocer otra vez en resultados en el momento de la disposición de la inversión neta”

Resumiendo lo hasta aquí expresado, y siguiendo lo expresado por el Dr. Cassinelli en su libro sobre NIIF para PYMES, podemos decir: a) La entidad lleva el registro de sus transacciones en moneda funcional; b) Al realizar transacciones en moneda extranjera debe convertirlas a moneda funcional c) La moneda de presentación de los estados financieros podría ser: a) La moneda funcional, o

b) La moneda extranjera en la que se efectuaron las transacciones a convertir; o c) Cualquier otra moneda extranjera d) En el momento inicial la transacción en moneda extranjera se registra aplicando al importe de la moneda funcional la tasa de cambio de contado entre la moneda funcional y la moneda extranjera de la transacción. e) Al final de cada período sobre el que se informa, la entidad convertirá: a) Las partidas monetarias en moneda extranjera utilizando la tasa de cambio de cierre; b) La partidas no monetarias que se miden en términos de costo histórico en una moneda extranjera, utilizando la tasa de cambio en la fecha de la transacción; y c) Las partidas no monetarias que se midan a valor razonable en una moneda extranjera, utilizando las tasas de cambio en la fecha en que se determinó dicho valor razonable. f) Las diferencias de cambio se reconocerán en el resultado del período.

Este método de conversión se lo conoce como “método temporal”

Hasta aquí hemos visto casos donde se llevan las registraciones en moneda funcional. Ahora bien, ¿qué pasa cuando las registraciones se llevan en una moneda distinta de la moneda funcional?.

La norma no prevé el caso, pero de darse, se deben convertir la situación financiera y los resultados de la siguiente forma: a) Las partidas monetarias en moneda extranjera se convierte utilizando el tipo de cambio de cierre; b) Las partidas no monetarias en moneda extranjera que estén medidas a: a. Costo histórico: se convierten utilizando el tipo de cambio en la fecha de la transacción; b. Valor razonable: se convierten utilizando el tipo de cambio en la fecha de la transacción; c) Las transacciones se convierten usando el tipo de cambio de la fecha de la transacción;

d) Si existen valores que surgen de comparar dos valores distintos, se convierten cada uno de esos valores y luego se comparan una vez convertidos. e) Las diferencias de cambio procedentes de una partida integral se reconocen en resultados del período salvo que exista otra sección de la NIIF para PYMES que exija que se reconozca en otro resultado integral.

Cambio de moneda funcional

Las condiciones para determinar la moneda funcional es que la misma refleje las transacciones, sucesos y condiciones subyacentes que son relevantes para la entidad.

Si se producen cambios en estas condiciones el ente puede cambiar su moneda funcional.

Este cambio es prospectivo desde la fecha del cambio.

Un ejemplo que nos da la norma es cuando se produce: “…un cambio en la moneda que influya de forma determinante en los precios de venta de los bienes y servicios…”

En el párrafo 30.16 nos indica la forma de proceder en forma prospectiva para convertir las partidas: 1. Convertimos todas las partidas a la nueva moneda funcional utilizando para ello la tasa de cambio en la fecha en que se produzca la modificación. 2. Los importes convertidos resultantes para partidas no monetarias, se tratan como costos históricos.

Utilización de una moneda de presentación distinta de la moneda funcional

Una entidad puede presentar sus estados financieros en una moneda (o monedas) diferente de la moneda funcional.

Esto se puede deber a razones legales (como en nuestro país donde debemos presentar los estados financieros en pesos argentinos) u otras como por ejemplo cuando un grupo tiene subsidiarias que han adoptado monedas funcionales diferentes a las de su controladora, deben preparar una presentación en una moneda diferente a la funcional propia para poder consolidar.

Si la moneda de presentación es diferente de la funcional se convertirán las partidas de ingresos y gastos y de situación financiera a la moneda de presentación elegida.

En este punto la norma distingue si la moneda funcional corresponde a una:  Economía estable, o  Economía hiperinflacionaria

En caso de tratarse de una entidad cuya moneda funcional no se corresponda con la moneda de una economía hiperinflacionaria, es decir una economía con estabilidad monetaria, convertirá sus resultados y situación financiera a una moneda de presentación diferente de acuerdo al siguiente procedimiento (que conocemos como “método de la inversión neta”): a) Los activos y pasivos de cada estado de situación financiera presentados (incluyendo los comparativos), se convierten a la tasa de cambio de cierre en la fecha de ese estado de situación financiera; b) Los ingresos y gastos para cada estado del resultado integral (incluyendo las cifras comparativas), se convierten a las tasas de cambio en la fecha de la transacción; y c) Todas las diferencias de cambio resultantes se reconocerán en otro resultado integral. Estas diferencias tienen su origen en la conversión: a. De los gastos e ingresos a la tasa de cambio en las fechas de las transacciones;

b. Del activo neto inicial a una tasa de cambio de cierre que sea diferente de la tasa utilizada en el cierre anterior (lo ideal hubiera sido que la tasa utilizada sea la del cierre anterior o inicio del período)

En caso de tratarse de una entidad cuya moneda funcional se corresponde con la moneda de una economía hiperinflacionaria, es decir una economía sin estabilidad monetaria, se aplica el siguiente procedimiento: 1) Se ajusta la moneda funcional, aplicando la Sección N° 31 de la NIIF para PYMES; 2) Se convierte todo a la moneda de presentación utilizando la tasa de cambio de cierre. 3) Las cifras comparativas son las del año anterior en dicha moneda.

Para facilitar los cálculos se puede utilizar una tasa que aproxime las tasas de cambio en las fechas de las transacciones, por ejemplo usando una tasa de cambio media del período, para convertir las partidas de ingreso y gasto. No obstante ello, si la tasa de cambio tiene una fluctuación significativa, resultará inadecuado el uso de la tasa medio del período.

Cuando no se tenga el total de la participación sobre el negocio en el extranjero que se consolida, debemos tener en cuenta que existen una parte de las diferencias de cambio determinadas que corresponden a la participación no controladora, razón por la cual las mismas se distribuirán a dicha participación no controladora y se reconocerán como parte de la misma en el estado de situación financiera consolidado.

Conversión de un negocio en el extranjero a la moneda de presentación del inversor

Cuando un ente incorpora activos, pasivos, ingresos y gastos de un negocio en el extranjero a los de la entidad que informa, la entidad consolidará normalmente, de acuerdo a la Sección 9 Estados Financieros Consolidados y Separados.

Un activo (o pasivo) monetario intragrupo, ya sea a corto o a largo plazo, no se eliminar contra el correspondiente pasivo (o activo) intragrupo, sin mostrar los resultados de las

fluctuaciones de la moneda en los estados financieros consolidados. Esto es así porque la partida monetaria representa un compromiso de convertir una moneda en otra, lo que expone a la entidad que informa a una ganancia o pérdida por las fluctuaciones de las monedas. En los estados financieros consolidados, la entidad que informa reconocerá esta diferencia de cambio en los resultados o, si surge de las circunstancias descritas en el párrafo 30.13, la entidad procederá a clasificarla como patrimonio. La plusvalía surgida por la adquisición de un negocio en el extranjero y cualesquiera ajustes del valor razonable a los importes en libros de los activos y pasivos que surgen en la adquisición de ese negocio en el extranjero, se tratarán como activos y pasivos del negocio en el extranjero y se expresarán en la moneda funcional del negocio en el extranjero, y que se convertirán a la tasa de cambio de cierre, de acuerdo con el párrafo 30.18.

Resumiendo lo acá expuesto podemos decir parafraseando al Dr. Casinelli que es importante diferenciar la conversión de: a) Importes de transacciones y saldos provenientes de operaciones en el extranjero, y; b) Resultados y situación financiera de un negocio en el extranjero para aplicar la consolidación total; método de la participación o consolidación proporcional.

En este segundo caso, la preparación de los estados financieros consolidados procederemos de la siguiente forma: 1) Definimos la moneda funcional de cada entidad individual; 2) Se convierten los resultados y situación financiera a moneda funcional de cada una de las entidades individuales (siempre que la moneda de presentación de la entidad sea una moneda extranjera);

Se convierten los resultados y la situación financiera de las entidades individuales en moneda funcional a la moneda de presentación de la entidad que informa (controladora).

Diferencias con las NIIF Full.

En los estados financieros consolidados, las diferencias de cambio reconocidas en otros ingresos integrales que surgen de elementos monetarios tratados como parte de la inversión neta en una operación en el extranjero se reciclan a utilidad o pérdida en la disposición de la operación en el extranjero, mientras que en las NIIF para PYMES, quedan clasificadas en el patrimonio.

Información a revelar

Se revelará el importe de las diferencias de cambio: a) Reconocidas en resultados durante el período, con excepción de las procedentes de instrumentos financieros medidos al valor razonable con cambios en resultados de acuerdo a las Secciones 11 y 12. b) Que surjan durante el período y que se clasifiquen en un componente separado del patrimonio al final del período.

También se revelará: 1. La moneda en la que se presentan los estados financieros. a. Cuando la moneda de presentación sea diferente de la moneda funcional: i. se señalará este hecho, ii. cuál es la moneda funcional y iii. razón de utilizar una moneda de presentación diferente. b. Cuando se produzca un cambio en la moneda funcional de la entidad que informa o de algún negocio en el extranjero significativo, se revelará: i. este hecho y ii. razón de dicho cambio en la moneda funcional

En caso de grupo económico, la información sobre moneda funcional se aplicará a la moneda funcional de la controladora.

Tipos de cambio doble

La conversión debe efectuarse con tipos de cambio que relacionen las monedas original y de conversión.

Dentro de ellos, se prefieren los aplicables a las remesas de resultados, porque con las conversiones se busca la determinación de medidas contables de ellos.

Cuando existan tipos de cambio, oficial y no oficial, y se opta por utilizar el no oficial, se deben revelar las razones por las que se opto por el no oficial, aunque la norma no dice nada al respecto.

También puede ser conveniente al elegir el tipo de cambio, utilizar el que se utiliza para el pago de dividendos y a la repatriación de capitales en el caso de una inversión en el extranjero.

Ejercicio final: Planteo: Una empresa argentina que califica en los términos de la Sección 2 de las NIIF para las PYMES, ha decidido utilizarlas en la preparación de sus estados financieros. Define que: Moneda funcional: Euro (€) Moneda de registración: Peso Argentino ($) Moneda de presentación: Peso Argentino ($) La entidad desarrolla su actividad en una economía estable, es decir no es hiperinflacionaria, y no esta alcanzada por el impuesto a las ganancias. Durante el presente ejercicio ha realizado las siguientes transacciones. Período Detalle 01/03/20XX Se constituye la empresa con un aporte de sus socios de $ 100000 en efectivo 08/05/20XX Se adquieren inventarios por € 3500 a crédito 25/09/20XX Venta de inventarios: Costo € 3000 - Precio Venta $ 30000. En efectivo 28/02/20XY Cierra el ejercicio contable, debiendo preparar sus estados financieros

Tipos de cambio: Período 01/03/20XX 08/05/20XX 25/09/20XX 28/02/20XY

$/€ 5,0000 5,1000 5,2000 5,3000

Contabilización de las transacciones utilizando la moneda de registración ($) -------------- 01/03/20XX -------------Efectivo Capital Por la constitución de la empresa -------------- 08/05/20XX -------------Inventarios Proveedores Compra Inventarios: € 3500 x $ 5,1 -------------- 25/09/20XX -------------Efectivo Ventas -------------- 25/09/20XX -------------Costo Ventas Inventarios Venta Inventario: € 3000 x $ 5,1 -------------- 28/02/20XY -------------Diferencia de cambio Proveedores Cotiz. Origen: € 3500 x $ 5,1 = $ 17850 Cotiz. Cierre: € 3500 x $ 5,3 = $ 18550 -------------- 28/02/20XY --------------

$

100.000,00 $ 100.000,00

$

$

$

$

17.850,00 $

17.850,00

$

30.000,00

$

15.300,00

$

700,00

30.000,00

15.300,00

700,00

Los estados financieros al 28/02/20XY en moneda de registración ($) quedan: Estado de Situación Financiera Activo Efectivo Inventarios Total del Activo Pasivo Proveedores Total del Pasivo

$ 130.000,00 $ 2.550,00 $ 132.550,00 $ $

18.550,00 18.550,00

Patrimonio Capital Resultado integral Total Patrimonio Total Pasivo y Patrimonio

$ 100.000,00 $ 14.000,00 $ 114.000,00 $ 132.550,00

Estado de Resultado Integral Ventas Costo Ventas Resultado Bruto Diferencia de cambio Resultado integral total

$ 30.000,00 $ -15.300,00 $ 14.700,00 $ -700,00 $ 14.000,00

Para convertir de moneda de registración ($) a moneda funcional (€) utilizamos el "método temporal”: MR $ Estado de Situación Financiera Activo Efectivo Inventarios Total del Activo Pasivo Proveedores Total del Pasivo Patrimonio Capital Resultado integral Total Patrimonio Total Pasivo y Patrimonio

TC

MF (€)

$ $ $

130.000,00 2.550,00 132.550,00

5,3000 € 24.528,30 5,1000 € 500,00 € 25.028,30

$ $

18.550,00 18.550,00

$ $ $ $

100.000,00 14.000,00 114.000,00 132.550,00

5,0000 € 20.000,00 € 1.528,30 € 21.528,30 € 25.028,30

Estado de Resultado Integral Ventas Costo Ventas Resultado Bruto Diferencia de cambio Resultado integral total

$ $ $ $ $

30.000,00 -15.300,00 14.700,00 -700,00 14.000,00

5,2000 € 5.769,23 5,1000 € -3.000,00 € 2.769,23 € -1.240,93 € 1.528,30

Justificación de la diferencia de cambio: Saldo inicial efectivo: 01/03/20XX

$

100.000,00

5,0000 € 20.000,00

5,3000 € €

3.500,00 3.500,00

Venta contado 25/09/20XX Saldo teórico Saldo real Diferencia de cambio

$

30.000,00

5,2000 € 5.769,23 € 25.769,23 € -24.528,30 € 1.240,93

Para convertir de moneda funcional (€) a moneda de presentación ($) aplicamos en "método de la inversión neta" MF (€) TC MP ($) Estado de Situación Financiera Activo Efectivo € 24.528,30 5,3000 $ 130.000,00 Inventarios € 500,00 5,3000 $ 2.650,00 Total del Activo € 25.028,30 € 132.650,00 Pasivo Proveedores € 3.500,00 5,3000 $ 18.550,00 Total del Pasivo € 3.500,00 $ 18.550,00 Patrimonio Capital € 20.000,00 5,0000 $ 100.000,00 Otro Resultado Integral € por difer. $ 5.900,00 Resultado del Período € 1.528,30 $ 8.200,00 Total Patrimonio € 21.528,30 $ 114.100,00 Total Pasivo y Patrimonio € 25.028,30 $ 132.650,00 Estado de Resultado Integral Ventas Costo Ventas Resultado Bruto Diferencia de cambio Resultado del Período Diferencia traslación Resultado integral

€ € € € € € €

Justificación de la diferencia de cambio: Saldo inicial efectivo 01/03/20XX Venta 25/09/20XX Dif.Cbio.PMN 28/02/20XX Saldo cierre efectivo

5.769,23 -3.000,00 2.769,23 -1.240,93 1.528,30 1.528,30

€ € € €

5,2000 5,1000

por difer.

20.000,00 5.769,23 -1.240,93 24.528,30

$ 30.000,00 $ -15.300,00 $ 14.700,00 $ -6.500,00 $ 8.200,00 $ 5.900,00 $ 14.100,00

5,0000 $ 100.000,00 5,2000 $ 30.000,00 $ -6.500,00 Saldo Teórico $ 123.500,00 Saldo Real $ 130.000,00 DC en MP $ -6.500,00

Diferencia de Cambio de la PMN: 25/09/20XX $ 100.000,00 5,2000 € 01/03/20XX $ 100.000,00 5,0000 €

19.230,77 20.000,00

-769,23

5,2000 $ -4.000,00

28/02/20XX 25/09/20XX

$ 100.000,00 $ 100.000,00

5,3000 € 5,2000 €

18.867,92 19.230,77

-362,84

5,3000 $ -1.923,08

28/02/20XX 25/09/20XX

$ 30.000,00 $ 30.000,00

5,3000 € 5,2000 €

5.660,38 5.769,23

€ €

-108,85 -1.240,93

5,3000 $ -576,92 $ -6.500,00

Bibliografía:

-

-

-

NIIF para las PYMES – IASB – 2009. NIIF para las PyMEs de Hernán Pablo Casinelli – Colección de Contabilidad y Administración – Ed. Aplicación Tributaria – Marzo 2010. Moneda de Curso Legal Versus Moneda Funcional: Análisis de la Sección 30 de las NIIF para las PYMES. Efectos de su aplicación en el contexto argentino – Hernan Pablo Casinelli – 18° Congreso Nacional de Profesionales en Ciencias Económicas – Área I – Contabilidad – Junio de 2010. N.I.I.F. / I.F.R.S. Normas Internacionales de Información Financiera – Hernán Pablo Casinelli – Colección de Contabilidad y de Administración – Ed. Aplicación Tributaria – Diciembre de 2008. Contabilidad Superior - Enrique Fowler Newton – Editorial La Ley – 6° Edición – 2010 Contabilidad Pasado, Presente y Futuro – Ricardo J.M. Pahlen Acuña, Luisa Fronti de García y otros – Ed. La Ley – 2009 Normas Internacionales de Información Financiera – Enrique Fowler Newton – 1° Edición 2006. Las NIIF Comentadas – Guía Práctica KPMG para comprender las Normas Internacionales de Información Financiera – 3° Edición 2008/09 – Thomson Reuters.


El Concepto de Moneda Funcional en la NIIF PYMES