Issuu on Google+

Aproximación al estado de conservación del bosque seco en Colombia Instituto  Alexander  von  Humboldt   La  gestión  integral  del  bosque  seco  tropical  en  Colombia  parte  por  entender  que  este  ecosistema,   al  igual  que  la  gran  parte  de  ecosistemas  secos  del  País,  ha  sido  profusamente  devastados  y  han   tenido  poco  interés  en  los  procesos  de  conservación  a  través  de  la  declaración  de  áreas  protegidas   que  los  representen.   Son  múltiples  las  razones  de  esta  situación.  Por  un  lado,    su  ubicación  en  tierras  bajas  (por  debajo   de   los   1.000   m.snm)   en   el   Caribe   y   valles   interandinos,   en   gran   medida   coincidente   con   el   eje   histórico  de  expansión  de  la  frontera  ganadera,  ha  facilitado  su  elevada  transformación.  Por  otro   lado,  su  configuración  actual  en  archipiélagos  con  conectividad  cada  vez  más  limitada,  ha  reducido   sus   posibilidades   de   conservación   a   través   de   grandes   áreas   asociadas   a   Parques   Nacionales,   además   de   potenciar   su   vulnerabilidad   a   los   efectos   sinérgicos   de   la   fragmentación   y   los   nuevos   escenarios  de  cambio  climático  global.   Adicionalmente,   estos   ecosistemas   han   sido   tradicionalmente   poco   estudiados,   tanto   desde   una   perspectiva  ecológica  que  de  orientaciones  por  un  lado  sobre  la  importancia  de  estos  ecosistemas   en   la   generación   de   servicios   ecosistemicos,   como   para   la     restauración   de   las   relaciones   ecológicas  fundamentales  para  mantener  la  funcionalidad  de  estos  ecosistemas  y  los  territorios  de   los  que  hacen  parte.     Desde   una   perspectiva   geográfica,   dada   la   relictualidad   de   los   bosques   secos,   y   la   limitada   información  cartográfica  a  escalas  semidetalladas  (1:100.000  y  1:25.000),    las  aproximaciones  a  la   espacialización   de   los   ecosistemas   en   el   país   a   escala   1:500.000   o   1:250.000,   ha   ocasionado   la   invisibilización   de   los   bosques   secos   (que   por   escala   y   configuración   espacial   y   espectral,   no   han   sido  identificados)  y  por  ende  se  ha  obviado  el  significado  de  su  desaparición,  además  de  su  falta   de  integración  en  los  instrumentos  de  ordenamiento  territorial.  En  este  sentido,  la  necesidad  de   mejorar  la  escala  de  evaluación  de  los  ecosistemas  del  país,  permitirá  la  visualización  efectiva  de   los   bosques   secos   y   con   ello,   la   posibilidad   de   incluirlos   efectivamente   en   los   procesos   de   restauración  y  preservación  de  sus  componentes,  tan  desconocidos  como  fundamentales  para  una   conservación  adecuada  de  la  biodiversidad  que  albergan.  

Mapa del bosque seco de Colombia Propuesta metodológica En  condiciones  óptimas  de  acceso  a  información  y  recursos,  la  mejor  aproximación  para  obtener   una  cartografía  de  bosque  seco  en  Colombia  (a  escala  1:  100.000)  debe  considerar  los  siguientes  

aspectos:   1)   identificar   las   áreas   con   condición   climática   seca   (tanto   anual   como   estacional),   2)   obtener  cartografía  detallada  de  la  cobertura  vegetal  (1:100.000)  para  estas  áreas,  y  3)  validar  los   resultados   con   expertos   y   en   campo,   debido   a   las   características   particulares   del   bosque   seco,   como  se  discutirá  a  continuación.   Bajo  estas  consideraciones,  se  planteó  el  esquema  metodológico  para  la  elaboración  del  mapa  de   bosque  seco  de  Colombia.  Para  la  identificación  de  los  bosques  secos  actuales,  se  usó  del  mapa  de   distribución  de  las  condiciones  climáticas  optimas  potenciales  de  estos  ecosistemas,  al  cual  se  le   cruzó  el  mapa  de  las  coberturas  de  la  tierra,  clasificadas  en  su  tercera  jerarquía  de  acuerdo  con  la   metodología   Corine   Land   Cover,   y   con   los   desarrollos   generados   por   el   país,   en   el   marco   del   convenio  interinstitucional    para  el  mapa  de  ecosistemas  1:100.000.  El  resultado  fue  revisado  con   más  de  30  expertos  a  nivel  nacional  (tabla  1),  basado  en  su  conocimiento  a  escala  regional  y  local   de  la  distribución  actual  de  los  remanentes  de  bosque  seco.  

Tabla  1.  Expertos  participantes  en  el  proceso  de  validación  del  mapa  de  Bosque  Seco.   INVESTIGADOR  

INSTITUCIÓN  

Adriana  Tinoco  Valderrama  

Jardín  Botánico  de  Cartagena  

Alejandro  Cataño  

INCIVA  

Álvaro  Cogollo  

Jardín  Botánico  de  Medellín  

Ángela  González  

Universidad  del  Valle  

Carlos  Valderrama  

Universidad  Icesi  

Carolina  Sofrony    

Red  Nacional  de  Jardines  Botánicos  

Eduardo  Medina  

CVC  

Fabio  Lozano  

Fundación  ProSierra  

Felipe  Osorio  

Instituto  Humboldt  

Fernando  Fernández  

Universidad  del  Tolima  

German  Corzo  

Instituto  Humboldt  

Gina  Rodríguez  

Fundación  Ecosistemas  Secos  de  Colombia  

Hermes  Cuadros  

Universidad  del  Atlántico  

Hernando  García  

Instituto  Humboldt  

Hernando  Vergara  

Fundación  Paisajes  Transformados  

Hilda  Dueñas  

Universidad  Surcolombiana  

Humberto  Mendoza  

Independiente  

Juan  B.  Adarve  

INCIVA  

Katherine  Rivera  

Universidad  del  Valle  

Luis  Roberto  Sánchez  

Universidad  de  Pamplona  

Margarita  Nieto  Restrepo  

Parques  Nacionales  Naturales  

María  Isabel  Salazar    

CVC  

Melissa  Abud  

Parques  Nacionales  Naturales  

Patricia  Chacón  

Universidad  del  Valle  

Perla  Barba  

RESNATUR  

Rafael  Achury  

Universidad  del  Valle  

Rosamira  Guillen    

Fundación  Proyecto  Tití  

William  Vargas  

Universidad  Icesi  

Wilson  Devia  

Universidad  Central  del  Valle  del  Cauca  

Wilson  Ramírez  

Instituto  Humboldt  

Zoraida  Fajardo  

Ministerio  de  Ambiente  

 

Mirada cartográfica del bosque seco en Colombia Se  identificaron  cerca  de  725  mil  ha.  de  bosques  secos  en  el  país,  en  dos  categorías:  polígonos  que   representan   extensiones   continuas   de   bosques   secos   (256   mil   has)   y   los   polígonos   que   representan  bosques  remanentes  en  matrices    de  pastos  y  cultivos  (470  mil  has).     Por  las  particularidades  de  la  distribución  del  bosque  seco  en  Colombia,  el  análisis  de  relictualidad   y  representatividad  en  el  SINAP  siguió  por  recomendación  de  los  expertos  que  han  acompañado   este   proceso,   una   regionalización   por   nodos   y   subnodos,   considerando   cuatro   grandes   nodos:   nodo  Caribe,  nodo  Norandino,  nodo  Valle  del  Cauca  y  nodo  Valle  Magdalena.       Figura  1.  Distribución  del  Bosque  Seco  en  Colombia     De  las  más  de  700  mil  hectáreas  identificadas  como  bosque  seco  en  Colombia,  apenas  una  tercera   parte,  podía  ser  definida  como  parches  de  bosques  propiamente  dichos,  mientras  que  dos  terceras   partes  son  mosaicos  de  trasformación  (con  espacios  naturales  que  pueden  alcanzar  hasta  el  30%   da  cada  polígono,  es  decir  en  el  mejor  de  los  casos  unas  150  mil  ha,  adicionales)  .  En  los  nodos  del   Caribe   y   del   Valle   del   Magdalena,   las   proporciones,   son   un   poco   mejores,   en   la   medida   que   la   mitad   en   cada   uno   de   ellos   se   corresponde   con   parches   naturales.   La   situación   en   sentido   contrario   es   más   complicada   en   el   nodo   Norandino,   donde   la   relación   entre   natural   y   transformado  es  de  uno  a  seis,  y  peor  aún  en  el  nodo  del  Valle  del  Cauca,  en  donde  esta  relación   es  de  uno  a  diez,  es  decir  solo  una  décima  parte  de  los  parches  identificados  es  natural.     Nodos  de  BsT   Caribe   Caribe  Continental   Caribe  Costero   NorAndino   NorAndino  

Natural   183,212   114,414   68,798   20,384   20,384  

Transformado   188,629   94,360   94,269   105,042   105,042  

Total  general   371,842   208,774   163,067   125,426   125,426  

Valle  del  Cauca   Alto  Cauca  y  Patía   Medio  y  Bajo  Cauca   Valle  Magdalena   Alto  Magdalena   Medio  Magdalena   Total  general  

14,209   11,660   2,550   40,084   19,812   20,271   257,889  

139,192   72,834   66,358   37,336   -­‐   37,336   470,200  

153,402   84,493   68,908   77,420   19,812   57,607   728,089  

        Tabla  2.  Coberturas  naturales  y  transformada  de  bosque  seco  tropical.  (Fuente  este  estudio)    

Consideraciones finales Los  resultados  de  este  mapa  confirman  la  situación  de  amenaza  a  la  que  está  expuesto  el  Bosque   Seco   Tropical   en   Colombia.   De   acuerdo   al   mapa   de   referencia   de   biomas   generado   por   el   Mono   Hernandez  (Hernandez  et  al.,  1992),  de  las  cerca  de  9  millones  de  hectáreas  originales,  los  actuales   bosques   secos   representan   apenas   el   2,8%   del   ecosistema   original,   aunque   si   se   consideran   también   las   matrices   de   transformación   en   las   que   estos   están   inmersos,   la   relictualidad   puede   estar  cercana  al  5%.     Recientemente   Andres   Etter,   ha   venido   generando   un   mapa   de   ecosistemas   en   el   que   se   desarrollan   tanto   biomas   secos,   como   Bosques   secos   en   particular,   al   evaluar   los   parches   de   bosque   seco   identificados   en   este   estudio,   con   los   ecosistemas   originales   del   mapa   premencionado,  la  relictualidad  es  apenas  del  3.7%  y  con  tendencia  a  la  baja.   Un   análisis   sobre   el   rol   de   las   áreas   protegidas   en   su   protección,   deja   en   evidencia   que   la   representatividad  del  bosque  seco  tropical  en  el  Sistema  Nacional  de  Áreas  Protegidas  (Sinap),  de   acuerdo   al   Registro   único   de   Áreas   protegidas   (RUNAP,   dato   tomado   el   30   de   septiembre   de   2012),  es  apenas  superior  al  5%,  la  cual  es  extremadamente  baja  y  por  tanto  insuficiente.    Apenas   el   6.17%   se   encuentran   representados   en   algún   área   protegida,   siendo   el   aporte   de   las   áreas   protegidas   del   orden   Nacional   3.44%   y   2.73%   por   las   áreas   protegidas   de   tipo   regional,   sin   embargo   dadas   las   connotaciones   de   tamaño   del   Sistema   de   Parques   Nacionales,   el   aporte   de   bosque  seco  al  SPNN  es  de  apenas  el  0.12%,  mientras  que  el  aporte  para  las  áreas  protegidas  de   tipo  Regional  es  del  0.88.  Así  las  cosas  el  0.19%  del  SINAP  se  corresponde  con  algún  tipo  de  bosque   seco,   mientras   que   el   bosque   seco   remanente   es   el   0.   38%   del   territorio   Nacional,   de   donde   se   colige   que   el   bosque   seco   está   muy   mal   representado   en   el   SINAP,   incluso   por   debajo   de   la   proporción  de  este  tipo  de  bosques  en  el  territorio  nacional.   Frente  a  este  panorama,  es  necesaria  una  estrategia  integral  para  su  conservación  y  manejo,  que   parte   por   aumentar   su   protección   como   parte   del   Sistema   Nacional   de   Áreas   Protegidas,   su   inclusión   en   los   instrumentos   de   ordenación   territorial   como   POTs   y   Pomcas,   además   de   una   estrategia   de   manejo   con   la   sociedad   civil,   que   mediante   su   protección   en   mosaicos   de  

producción,  debe  ser  complementado  con  un  programa  masivo  de  restauración  ecológica  donde   se  identifiquen  las  oportunidades.       Este  mapa  está  en  proceso  de  validación  con  trabajo  de  campo,  y  hace  parte  de  la  formulación  del  Portafolio  Nacional   para  la  Restauración  del  Bosque  Seco  en  Colombia,  financiado  por  Ministerio  de  Ambiente  y  Desarrollo  Sostenible,  y  con   la  participación  de  la  Universidad  Icesi  (Cali).  

 


Aproximación al estado de conservación del bosque seco en colombia1