Issuu on Google+

I. Introducción   Las  cooperativas  son  empresas  de  propiedad  social,  que  bajo  el  principio  de  ‘un  socio,  un  voto’,  desarrollan  actividades  de  destacada  importancia  económica  y  social  en  Uruguay.  Formadas  por  cientos de miles de familias de ingresos bajos y medios, y miles de micro y pequeños empresarios,  constituyen desde el siglo XIX en Uruguay un verdadero tejido de protección social y de impulso  productivo que debe ser promovido de manera concreta por el Estado.   Los  relevamientos  documentados  desde  CUDECOOP  y  desde  la  Comisión  Honoraria  de  Cooperativismo hablan de 1241 cooperativas y más de 844000 socios en las cooperativas hacia el  año 2000.  Cantidad de  cooperativas  179  60  38  279  685  1.241 

Tipo de Cooperativa  Agropecuarias y Sociedades de Fomento Rural  Ahorro y crédito  Consumo  Producción y trabajo asociado  Vivienda  Totales 

Asociados  39.049  539.295  231.890  8.365  26.332  844.928 

  En  la  última  década  el  número  de  empresas  cooperativas  habría  crecido  a  unas  1.600,  sin  conocerse el comportamiento del número de asociados. En estos años se ha dado el surgimiento  de las cooperativas sociales, que de acuerdo a estadísticas del MIDES serían unas 112 generando  unos 750 puestos de trabajo.  El  impacto  socioeconómico  de  las  cooperativas  en  Uruguay  es  enorme  tanto  en  zonas  urbanas  como rurales. El estancamiento y crisis de algunos sectores cooperativos en el pasado reciente no  son  proporcionales  a  la  alta  identificación  y  confianza  que  tienen  los  uruguayos  con  las  cooperativas.  Entendemos  que  debe  irse  a  las  raíces  de  esas  dificultades  para  facilitar  un  desarrollo  pleno  de  las  cooperativas,  y  una  defensa  del  valor  construido  y    los  derechos  de  los  asociados en esas entidades. 

Desde  la  Fundación  se  plantea  la  necesidad  de  más  unidad  para  enfrentar  los  problemas  nacionales,  con  mayor  cooperación  entre  todos;  en  el  modo  cooperativo  tenemos  condiciones  inmejorables para impulsar y fortalecer emprendimientos que integren a miles de uruguayos para  favorecer el empleo  y la vivienda dignos, la producción con distribución equitativa, el consumo en  condiciones  justas  y  responsables.  Uruguayos  trabajando  juntos  para  desarrollarse,  para  prosperar,  para  alcanzar  las  condiciones  de  vida  a  las  que  aspiran.  Cuando  las  cooperativas  se  gestionan  de  manera  moderna  y  profesional,  y  cerca  de  la  gente,  se  desempeñan  como  organizaciones  muy  eficaces  de  desarrollo  productivo  y  distribución  justa.  Cientos  de  miles  de  uruguayos  son  parte  de  cooperativas  para  producir  en  mejores  condiciones,  acceder  a  mejores  servicios o construir de mejor manera su vivienda: son parte de cooperativas para vivir mejor.   Como  se  señala  en  el  documento  “Lineamientos  Estratégicos  para  un  Nuevo  Uruguay”  de  la  Fundación, se considera que aquellas actividades que puedan ser realizadas de manera eficiente  por las organizaciones sociales, es preferible que las gestionen éstas y no el Estado.  El  sector  cooperativo  como  referente  de  la  Economía  Social,  en  un  accionar  transparente  y  comprometido con la sociedad en su conjunto, debe ser protagonista en la lucha contra la pobreza  y  en la mejora del bienestar de los ciudadanos.  Creemos  que  el  Estado  debe  reconocer  de  manera  concreta,  mediante  estímulos,  el  rol  de  las  cooperativas en el desarrollo social del Uruguay. En la orientación de la recomendación 193 de la  OIT,  se  debe  alentar  la  creación  y  desarrollo  de  cooperativas  como  empresas  autónomas  y  autogestionadas, en particular en aquellos ámbitos donde ofrecen beneficios sociales diferentes o  que nadie ofrece.   La  gestión  del  Instituto  Nacional  de  Cooperativas  y  su  articulación  de  programas  y  medidas  a  desarrollar  por  parte  de  otros  organismos,  permitirán  acciones  concretas  de  impulso  al  sector  cooperativo generando políticas, estrategias e instrumentos que lo fortalezcan y que lo dirijan al  cumplimiento  de  sus  objetivos  sociales,  incentivando  su  eficacia  y  eficiencia  o,  en  su  defecto,  previniendo sus desvíos y alejamientos.  Las  medidas  deben  ser  dirigidas  a  tres  objetivos:  estimular  las  condiciones  de  desarrollo  empresarial de estas organizaciones, promover el involucramiento y compromiso de los socios en  la vida de sus cooperativas, y fomentar la educación cooperativa. 

II. El desarrollo empresarial   Las cooperativas compiten en un mercado abierto, muchas veces con desventajas por escala, por  acceso a la capitalización y al financiamiento, y por sus condiciones internas de gestión. Dado el  interés que mantenemos en un crecimiento del sector cooperativo, proponemos estímulos fiscales  y  tributarios,  de  financiamiento,  y  de  capacitación  especializada  en  el  sector,  que  permitan  potenciar a estas empresas:  •

Régimen  de  aportes.  Se  mantendrá  la  exoneración  de  aportes  patronales  a  las  cooperativas  de  consumo  y  de  producción,  y  se  aplicará  la  misma  en  los  aportes  patronales de las cooperativas agrarias. 

No tributación de los impuestos a la renta. Se mantendrá la exoneración del IRAE en  todas  las  empresas  cooperativas.  Se  eliminará  el  impuesto  al  valor  agregado  a  las  operaciones  de  crédito  a  empresas,  dados  por  las  cooperativas  de  ahorro  y  crédito,  igualándolas  al  tratamiento  vigente  para  el  sector  bancario.  Se  eliminará  el  pago  de  todo  impuesto  a  la  renta  en  el  caso  de  la  devolución  de  aportes  sociales  de  la  cooperativa a sus asociados, lo que hoy perjudica a los socios de las cooperativas y es  un desincentivo a la capitalización de éstas. 

Participación  activa  en  los  programas  de  vivienda.  Las  políticas  de  vivienda  se  diseñarán  con  una  participación  activa  de  la  comunidad,  donde  las  cooperativas  de  vivienda  tendrán  un  rol  principal  en  la  generación  de  instrumentos  de  autogestión  y  sustentabilidad  de  los  proyectos.  Se  revisarán  los  topes  actuales  de  costo  por  proyecto, y de ingreso máximo de  una  familia para participar en una cooperativa de  vivienda, que constituyen  desestímulos regulatorios al acceso a una vivienda digna y  sostenible.   

Financiamiento.  Las  condiciones  propias  de  las  cooperativas  dificultan  en  muchos  casos  el  acceso  a  los  recursos  necesarios  para  encarar  inversiones  en  activos  fijos  o  atender la demanda de un capital de trabajo creciente. En este sentido se promoverá  una  actuación  más  decidida  en  la  complementación  del  BROU  con  el  sector  cooperativo,  incluyendo  las  microfinanzas  y  el  financiamiento  de  instalaciones.  Se  3 

promoverá  especialmente  la  inclusión  de  nuevas  cooperativas  y  pequeñas  cooperativas  en  la  asignación  de  fondos  dentro  de  un  Programa  de  Financiamiento  con Capital Semilla, con el objeto de fomentar el surgimiento de emprendimientos con  base  social  con  proyectos  de  negocios  innovadores.  Se  promoverá  la  inclusión  de  cooperativas en fondos de garantías como manera de facilitar el acceso al crédito.  •

Competitividad  en  mercados  externos.  Las  cooperativas  agropecuarias  presentan  actualmente  una  difícil  relación  de  costos  para  competir  en  los  mercados  internacionales, lo que lleva a ser poco eficiente su intervención para la mejora de las  condiciones de vida de los productores pequeños y medianos. Dentro de las políticas  sectoriales para el agro, la Fundación destaca a las cooperativas agropecuarias como  protagonistas dentro del diseño de instrumentos de mejora de la competitividad, y en  su rol de entidades articuladoras para el desarrollo social en el medio rural. 

Promoción de capital social e inversiones. Se incluirá en los regímenes favorables de  promoción  de  inversiones,  los  recursos  que  ingresen  en  las  cooperativas  a  través  de  los  nuevos  instrumentos  de  capital  previstos  en  la  ley  general  de  cooperativas.  Se  fomentará la participación de cooperativas en el mercado de capitales a través de esos  nuevos  instrumentos,  así  como  el  acceso  a  inversiones  con  fondos  estatales  y  de  la  cooperación  internacional,  que  serán  incentivadas  a  través  de  la  futura  Agencia  Nacional para el Desarrollo, cuya creación ha sido propuesta por la Fundación. 

Contralor con perspectiva social. El control estatal a la actividad de las cooperativas  debe  preservar  una  visión  social,  de  estímulo  asociativo.  Se  promoverá  la  implementación del balance social como herramienta de rendición de cuentas de las  cooperativas,  referida  a  su  contribución  a  los  asociados  y  la  comunidad.    Debe  defenderse el valor del capital social integrado por los cooperativistas y estimular su  reproducción, en vez de desalentarlo como muchas veces ha ocurrido en la práctica,  con  trabas  burocráticas  y  regulaciones  administrativas  que  no  comprenden  el  fenómeno cooperativo y la defensa del asociado. 

Integración local de actividades. Se impulsará la integración de proyectos productivos  entre  cooperativas  y  otras  instituciones  con  base  social,  que  contribuyan  a  la  descentralización económica del país, en la generación de cadenas de valor y provisión  4 

de  productos  y  servicios  a  las  comunidades  locales.  Promoción  de  las  modalidades  cooperativas  que  otorguen  fortalezas  competitivas  para  los  pequeños  y  medianos  productores,  con  mayor  participación  de  los  servicios  locales  (electrificación,  caminería, campos de apoyo, etc.).  •

Capacitación  para  dirigir  y  controlar.  Se  promoverá  una  capacitación  técnica  suficiente, para que asociados puedan participar en la dirección de las cooperativas de  manera idónea y responsable. Se incentivará la formación interna dado que permitirá  una  mayor  comprensión  de  las  responsabilidades  y  oportunidades  en  el  desempeño  de  la  cooperativa,  un  mejor  control  de  los  aspectos  empresariales,  y  una  mejor  condición para la debida rendición de cuentas a los asociados, imprescindibles para el  fortalecimiento  del  sector.  Se  impulsarán  acuerdos  con  instituciones  educativas  para  un  amplio  acceso  a  la  formación  técnica  y/o  universitaria  y  a  la  investigación,  enfocadas en la mejora de las condiciones particulares de gestión empresarial y social,  del sector.  

Programas  de  mejora.  Se  facilitará  el acceso  de  las  cooperativas  a  los  programas  de  mejora de la calidad y certificación de calidad que se promoverán desde el Estado, en  particular  para  las  empresas  cooperativas  más  abiertas  a  la  competencia  y  aquellas  que accedan a mercados externos. 

III. La participación de los socios   La  participación  de  los  asociados  es  esencial  en  la  vida  de  las  organizaciones  cooperativas  para  confirmar su constitución social y las condiciones de representatividad, y garantizarla, un deber de  la dirección social de estas entidades. La aparición de falsas cooperativas constituye una amenaza  para la reputación del movimiento y una desnaturalización de la acción promocional de parte del  Estado  al  sector;  la  principal  lucha  respecto  de  estas  situaciones  irregulares  será  a  través  de  la  promoción  del  control  social,  asegurando  condiciones  de  transparencia  interna  y  evitando  la  apropiación por parte de grupos.  5 

Para garantizar el derecho de los asociados a involucrarse e intervenir en los procesos de decisión    de las organizaciones, promovemos las siguientes políticas:  •

Inversión  en  programas  de  participación.  El  Inacoop  asignará  recursos  para  sensibilizar  a  los  cooperativistas  en  todo  el  país,  respecto  de  sus  derechos  en  las  organizaciones  cooperativas,  con  programas  de  comunicación  que  motiven  el  compromiso  y  la  participación  de  los  asociados.  Se  promoverá  asimismo  que  las  cooperativas  asignen  recursos  en  el  mismo  sentido,  desde  sus  ‘fondos  de  educación  cooperativa’  y  otros  recursos  propios,  hacia  programas  en  los  que  se  demuestre  el  mayor esfuerzo posible de la dirección social en el involucramiento de sus asociados.  Deben facilitarse las vías de reclamos y aportes de opinión en las organizaciones, que  lejos de frenar su desarrollo profundizarán y enriquecerán la experiencia cooperativa. 

Control  estatal.  El  Estado  controlará  las  reglas  internas  de  toma  de  decisiones,  asegurando que se garanticen condiciones de amplia participación social, así como el  propio  funcionamiento  de  esa  participación.  Vigilará  la  legitimidad  de  los  emprendimientos  cooperativos,  excluyendo  del  sector  a  aquellas  organizaciones  privadas que utilicen su figura para la obtención de beneficios indebidos. 

Actividades  de  extensión  e  integración  cooperativa.  Se  promoverá  que  las  cooperativas  organicen  instancias  de  comunicación  y  participación  en  actividades  afines  a  su  modalidad  (capacitación  a  productores  y  microempresarios,  consumo  responsable,  educación  financiera,  entre  otras)  que  sean  una  extensión  natural  a  su  naturaleza social. Asimismo se estimulará las actividades de comunicación y educación  que  realicen  diversas  cooperativas  en  una  misma  localidad,  para  el  conjunto  de  los  asociados. 

IV. La educación en valores   Creemos  en  una  formación  en  valores  que  promueva  la  solidaridad  entre  los  individuos,  educándolos  para  una  convivencia  sana  y  pacífica,  de  construcción  conjunta  de  la  sociedad.  Enseñando  los  valores  cooperativos:  ayuda  mutua,  responsabilidad,  democracia,  igualdad  y  solidaridad,  estaremos  educando  para  ‘hacer  juntos’,  para  tomar  decisiones  de  manera  democrática.  La  enseñanza  del  cooperativismo  y  las  experiencias  de  cooperativas  escolares  han  permitido mejorar la aceptación y la tolerancia en grupos de niños y adolescentes, estimulando la  participación constructiva.   En este período de gobierno se ha desalentado la educación en valores cooperativos en el nuevo  plan educativo, excluyendo este tema en prácticamente todos los años de educación primaria.   Nuestra propuesta, al contrario, es favorecer la educación en temas cooperativos:  •

Incluyendo el tema en los programas de educación primaria y secundaria. 

Promoviendo la formación en estos temas, en la educación a maestros y profesores,  para hacer efectiva y práctica su inclusión. 

Estimulando la formación de cooperativas en experiencias de cooperativismo escolar y  cooperativas para el inicio de actividades de los estudiantes de formación técnica.  

Impulsando  el  modelo  cooperativo  en  programas  de  reinserción  laboral  y  en  situaciones de reclusión. 

Implementando  programas  de  capacitación  para  directivos  y  socios  potenciales  directivos  de  las  cooperativas,  con  la  finalidad  de  alentar  niveles  adecuados  de  idoneidad  para  su  gestión  resaltado  en  los  valores  éticos  de  la  honestidad  y  transparencia, responsabilidad social y preocupación por los demás. 

V. Instituto Nacional de Cooperativismo   Concebimos  al  Inacoop  como  un  organismo  de  gestión  eficiente,  no  burocrática,  que  aliente  el  funcionamiento de las estructuras ya existentes dentro de lineamientos de mejora contínua  y sea  un riguroso administrador de los recursos provenientes del cooperativismo y del Estado.    Los  programas  que  desarrolle  deberán  incluir  la  promoción  de  la  integración  cooperativa  en  el  ámbito  nacional  y  local,  el  desarrollo  de  las  capacidades  de  gestión  económica  de  las  organizaciones, la participación amplia de los socios en la vida de las entidades cooperativas, y la  difusión y educación de los valores cooperativos.    Será  fundamental  su  acción  en  la  sensibilización  de  los  asociados  cooperativos  de  todas  las  modalidades respecto de sus derechos y obligaciones.    La  rendición  de  sus  programas,  cuentas  y  actividades  se  hará  de  manera  pública,  con  informes  detallados  al  movimiento  cooperativo.  El  instituto  debe  servir  de  manera  real  para  el  desarrollo  del  sector  cooperativo,  y  los  aportes  a  realizarse  no  deben  ser  una  carga  pesada  para  el  funcionamiento de las cooperativas; la continuidad del instituto dependerá de su validez y de su  eficacia.    Se promoverá el seguimiento de la implementación de la Ley Marco y las actividades de fomento  del Estado al sector, por parte de una Comisión Parlamentaria especial.     


Cooperativas: Competitividad, participación social y educación en valores