Issuu on Google+

2

- Compárese, para entendernos, el interior de la nave alienígena de “ALIEN” 1979 de Ridley Scott, con sus vapores y detalles “líquidos” apoyando el tenebrismo fotográfico en una suerte de biomecánica gástrica, con los de la nave encontrada en este título, bien construida y diseñada, pero tan aséptica que difícilmente puede conjugar un recuerdo escenográfico por sí misma.

*Como curiosidad, cabe decir que Wilson dijo una: "no cabe duda, soy el mayor escritor inglés de este siglo". ¿No tenéis ahora más ganas de ver la peli?


Fuerza Vital 02