Issuu on Google+

VANGUARDIA

CRAM El autor Gonzalo Orihuela y la bailarina Solange Chapperon explican qué es Cram, el nuevo espectáculo de la compañía Kambras, que integra lo tanguero con danza contemporánea, teatro y música en vivo.

¿Cómo se les ocurrió organizar Cram? GO: Primero salió hablarlo entre los chicos del elenco: Juan Fossati, Julián Rodríguez Orihuela, Mayumi Urgino, Natalia Fures, Rodrigo Fonti, Solange Chapperon y yo, claro. Ahí, decidimos hablar de cómo es la vida de los artistas que están de viaje, de cómo viven afuera vendiendo su arte. Queríamos hablar más que nada, a través de escenas, de las emociones que experimentamos o, imaginamos, que siente alguien cuando está alejándose o lejos de casa, de su familia o del entorno que lo contiene. Para mostrar eso, jugamos bastante con el elemento de la valija y no fraccionamos la función en la aparición de una pareja más otra, es un bloque que se mueve para transmitir algo. SC: Es la historia de un par de artistas que se descubren viviendo en la ruina. Hacen una revisión de los acontecimientos e incidentes de su pasado tratando de entender cómo es que llegaron a dónde están. Abordamos la construcción de la personalidad en pos de pertenecer, como estrategia para eludir la soledad y pagar cualquier precio para ello. ¿Cómo surgió el nombre? SC: Empezamos a tirar palabras, muchas, al final nos quedaron diez y buscamos el significado en diferentes idiomas. GO: Fue decidido entre todos porque es un término del inglés que significa atiborrar y se suele usar para referirse a la necesidad de encerrarse en espacios reducidos, delimitados. “Krämer”, su parónimo del alemán, designa a un mercachifle (vendedor ambulante de baratijas). En sueco, aunque se dice “krama”, sirve para designar el abrazo. Los tres sentidos confluyen en las acciones que queríamos construir en el campo escenográfico multisensorial porque, entendemos, que cuando viajas estás inmerso en atmósferas emocionalmente que te remiten a esa triada que también encaja perfecto con la estructura musical del tango.

¿Hay algún factor expresivo que permanece desde otras puestas de Kambras? GO: Siempre tratamos de hacer cosas de vanguardia. Buscamos crear obras teatrales, de danza o video que rompan con los lugares comunes del tango llevado al arte. Si bien usamos tango en nuestras obras, no es siempre la temática principal de nuestras búsquedas. Queremos abrir nuevas puertas al tango como expresión artística y escénica. Nuestro objetivo es siempre investigar el tango y lograr ganar suficiente dinero para seguir investigando. Pero, sí, nos basamos en técnicas que veníamos aplicando en el espectáculo anterior, El

Solange es bailarina y, además, en Cram toca bajo y acordeón. Un amigo suyo la convenció de que tomara unas clases con él, y desde el principio se fue enganchando cada vez más. Luego, terminó en la facultad producción de medios audiovisuales y decidió dedicarse profesionalmente al tango. Entonces, estudió danza contemporánea y ballet como complemento técnico, estudio del movimiento y entrenamiento. Reconoce influencias de Chicho Frumboli, Julio Balmaceda, Corina de la Rosa, Gustavo Naveira, Lucia Mazer, Melina Brufman, Claudio González, y Euguenia Parrilla, como artistas y docentes. Empezó estudiando tango con Rodolfo Dinzel y su comienzo profesional se dio en el área del tango show, como entrenamiento más coreográfico y escénico.

Solange Chapperon

Sonido de las Caricias. Como tenemos mucha admiración por Pina Bausch, bailarina, coreógrafa y profesora de danza alemana, y una de las grandes figuras del ballet internacional contemporáneo, tratamos de seguir e influenciarnos por esa línea, más por su labor artística en el teatro. De ahí, más que nada, levantamos cosas para tratar de recrear sensaciones. Tenemos distintos disparadores, a mí me inquieta bastante la búsqueda del movimiento desde la marca. Hay distintos elementos fuertes que hacen al baile tango, uno es la marca, es algo que determina mucho, uno guía y el otro interpreta creativamente lo que se le pide.

Gonzalo nació en Pretoria, Sudáfrica, en 1980. En 2006 se muda a Alemania, donde hasta hoy pasa gran parte del año. Poco a poco comenzó a destacarse como intérprete, coreógrafo y director, actividades en las que busca utilizar el tango como medio expresivo para hablar de otras cosas. Dirigió también Resurrección Urbana, donde expuso un tango salido de las prácticas dentro de un espectáculo que no hablaba sólo del género. Su tango viene de bailarlo y practicarlo. En la construcción de coreografías le gusta trabajar con elementos que pueda tomar de cualquier área escénica artística. Mira mucho a otros bailarines y le gusta la energía que maneja el circo en los espectáculos, por eso juega mucho con eso en el baile. En Argentina, se influenció mucho por Corina de la Rosa y Julio Balmaceda, Chicho Frumboli, Gustavo Naveira, Federico Toledo, su primer docente de tango, Lucia Mazer, Eugenia Parrilla, entre muchos otros.

Gonzalo Orihuela


El Tangauta Tango Nº 221 (ABR 2013)