Issuu on Google+

G

ramรกtica

www.elbibliote.com

CONJUGACIÓN DE VERBOS

1526

Verbos regulares 1. Primer modelo de conjugación: verbos terminados en AR, ejemplo: AMAR

Formas no personales

In­fi­ni­ti­vo sim­ple: amar In­fi­ni­ti­vo com­pues­to: ha­ber ama­do Ge­run­dio sim­ple: aman­do Ge­run­dio com­pues­to: ha­bien­do ama­do Par­ti­ci­pio: ama­do

Formas personales Modo indicativo

Tiempos simples Pre­sen­te Yo . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . .

am-o am-as am-a am-amos am-áis am-an

Pretérito imperfecto

Pretérito indefinido

Yo . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . . .

Yo . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . .

am-aba am-abas am-aba am-ába­mos am-abais am-aban

Futuro imperfecto am-é am-as­te am-é am-amos am-as­teis am-aron

Yo . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . .

amar-é amar-ás amar-á amar-emos amar-éis amar-án

Tiem­pos com­pues­tos Pretérito perfecto

Pretérito pluscuamperfecto

Pretérito anterior

Yo . . . . . . . Tú . . . . . . . Él . . . . . . . . No­so­tros . . Vo­so­tros . . Ellos . . . . .

Yo . . . . . . . Tú . . . . . . . . Él . . . . . . . . No­so­tros . . Vo­so­tros . . . Ellos . . . . .

Yo . . . . . . . . Tú . . . . . . . . Él . . . . . . . . No­so­tros . . Vo­so­tros . . Ellos . . . . .

he ama­do has ama­do ha ama­do he­mos ama­do ha­béis ama­do han ama­do

ha­bía ama­do ha­bías ama­do ha­bía ama­do ha­bía­mos ama­do ha­bíais ama­do ha­bían ama­do

Futuro perfecto

hu­be ama­do hu­bis­te ama­do hu­bo ama­do hu­bi­mos ama­do hu­bis­teis ama­do ha­bían ama­do

Yo . . . . . . . . ha­bré ama­do Tú . . . . . . . ha­brás ama­do Él . . . . . . . . ha­brá ama­do No­so­tros . . ha­bre­mos ama­do Vo­so­tros . . . ha­bréis ama­do Ellos . . . . . . ha­brán ama­do

Mo­do sub­jun­ti­vo Tiem­pos sim­ples Pre­sen­te Yo . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . .

Pretérito pluscuamperfecto am-e am-es am-e am-emos am-éis am-en

Yo . . . . . . Tú . . . . . . Él . . . . . . . No­so­tros . Vo­so­tros . Ellos . . . .

am-ara o am-ase am-aras o am-ases am-ara o am-ase am-ára­mos o am-áse­mos am-arais o am-aseis am-aran o am-asen

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . .

am-are am-ares am-are am-áre­mos am-areis am-aren

Tiem­pos com­pues­tos Pretérito perfecto Yo . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . . .

Pretérito pluscuamperfecto ha­ya ama­do ha­yas ama­do ha­ya ama­do ha­ya­mos ama­do ha­yáis ama­do ha­yan ama­do

Yo . . . . . . . Tú . . . . . . . Él . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . Ellos . . . .

hu­bie­ra o hu­bie­se ama­do hu­bie­ras o hu­bie­ses ama­do hu­bie­ra o hu­bie­se ama­do hu­bié­ra­mos o hu­bié­se­mos ama­do hu­bie­rais o hu­bie­seis ama­do hu­bie­ran o hu­bie­sen ama­do

Mo­do po­ten­cial Sim­ple o im­per­fec­to Yo . . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . . .

amar-ía amar-ías amar-ía amar-ía­mos amar-íais amar-ían

Futuro perfecto Yo . . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . .

hu­bie­re ama­do hu­bie­res ama­do hu­bie­re ama­do hu­bié­re­mos ama­do hu­bie­reis ama­do hu­bie­ren ama­do

Mo­do im­pe­ra­ti­vo

Com­pues­to o per­fec­to Yo . . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . .

ha­bría ama­do ha­brías ama­do ha­bría ama­do ha­bría­mos ama­do ha­bríais ama­do ha­brían ama­do

www.elbibliote.com

Am-a . . . . . . . . . . Am-e . . . . . . . . . . Am-emos . . . . . . Am-ad . . . . . . . . . Am-en . . . . . . . . .

Tú Él No­so­tros Vo­so­tros Ellos

1527

CONJUGACIÓN DE VERBOS

2. Segundo modelo de conjugación: verbos terminados en ER, ejemplo:

TEMER

Formas no personales

In­fi­ni­ti­vo sim­ple: temer In­fi­ni­ti­vo com­pues­to: ha­ber temido Ge­run­dio sim­ple: temiendo Ge­run­dio com­pues­to: ha­bien­do temido Par­ti­ci­pio: temido

Formas personales Modo indicativo

Tiempos simples Pre­sen­te Yo . . . . . . . . Tú . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . .

tem-o tem-es tem-e tem-emos tem-éis tem-en

Pretérito imperfecto

Pretérito indefinido

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

tem-ía tem-ías tem-ía tem-ía­mos tem-íais tem-ían

Futuro imperfecto

tem-í tem-is­te tem-ió tem-imos tem-is­teis tem-ie­ron

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

te­mer-é te­mer-ás te­mer-á te­mer-emos te­mer-éis te­mer-án

Tiem­pos com­pues­tos Pretérito perfecto

Pretérito pluscuamperfecto

Pretérito anterior

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

he te­mi­do has te­mi­do ha te­mi­do he­mos te­mi­do ha­béis te­mi­do han te­mi­do

ha­bía te­mi­do ha­bías te­mi­do ha­bía te­mi­do ha­bía­mos te­mi­do ha­bíais te­mi­do ha­bían te­mi­do

Futuro perfecto

hu­be te­mi­do hu­bis­te te­mi­do hu­bo te­mi­do hu­bi­mos te­mi­do hu­bis­teis te­mi­do ha­bían te­mi­do

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

ha­bré te­mi­do ha­brás te­mi­do ha­brá te­mi­do ha­bre­mos te­mi­do ha­bréis te­mi­do ha­brán te­mi­do

Mo­do subjuntivo Tiem­pos sim­ples Pre­sen­te Yo . . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . . .

tem-a tem-as tem-a tem-amos tem-áis tem-an

Pretérito pluscuamperfecto

Futuro imperfecto

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Yo . . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . . .

tem-ie­ra o tem-ie­se tem-ie­ras o tem-ie­ses tem-ie­ra o tem-ie­se tem-ié­ra­mos o tem-ié­se­mos tem-ie­rais o tem-ie­seis tem-ie­ran o tem-ie­sen

tem-ie­re tem-ie­res tem-ie­re tem-ié­re­mos tem-ie­reis tem-ie­ren

Tiem­pos com­pues­tos Pretérito perfecto Yo . . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . . .

ha­ya te­mi­do ha­yas te­mi­do ha­ya te­mi­do ha­ya­mos te­mi­do ha­yáis te­mi­do ha­yan te­mi­do

Pretérito pluscuamperfecto

Futuro perfecto

Yo . . . . . . . Tú . . . . . . . Él . . . . . . . No­so­tros . . Vo­so­tros . . Ellos . . . . .

Yo . . . . . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . . . . . No­so­tros . . . . . . . Vo­so­tros . . . . . . . . Ellos . . . . . . . . . . .

hu­bie­ra o hu­bie­se te­mi­do hu­bie­ras o hu­bie­ses te­mi­do hu­bie­ra o hu­bie­se te­mi­do hu­bié­ra­mos o hu­bié­se­mos te­mi­do hu­bie­rais o hu­bie­seis te­mi­do hu­bie­ran o hu­bie­sen te­mi­do

Mo­do po­ten­cial

hu­bie­re te­mi­do hu­bie­res te­mi­do hu­bie­re te­mi­do hu­bié­re­mos te­mi­do hu­bie­reis te­mi­do hu­bie­ren te­mi­do

Mo­do im­pe­ra­ti­vo

Sim­ple o im­per­fec­to

Com­pues­to o per­fec­to

Yo . . . . . . . . . . . . te­mer-ía Tú . . . . . . . . . . . . te­mer-ías Él . . . . . . . . . . . . te­mer-ía No­so­tros . . . . . . . te­mer-ía­mos Vo­so­tros . . . . . . . . te­mer-íais Ellos . . . . . . . . . . te­mer-ían

Yo . . . . . . . . . . . . . . ha­bría te­mi­do Tú . . . . . . . . . . . . . .ha­brías te­mi­do Él . . . . . . . . . . . . . .ha­bría te­mi­do No­so­tros . . . . . . . ha­bría­mos te­mi­do Vo­so­tros . . . . . . . . ha­bríais te­mi­do Ellos . . . . . . . . . . . ha­brían te­mi­do

www.elbibliote.com

Tem-e . . . . . . . . . Tú Tem-a . . . . . . . . . Él Tem-amos . . . . . . No­so­tros Tem-ed . . . . . . . . Vo­so­tros Tem-an . . . . . . . . Ellos

1528

CONJUGACIÓN DE VERBOS 3. Tercer modelo de conjugación: verbos terminados en IR, ejemplo: PARTIR

Formas no personales

In­fi­ni­ti­vo sim­ple: partir In­fi­ni­ti­vo com­pues­to: ha­ber partido Ge­run­dio sim­ple: partiendo Ge­run­dio com­pues­to: ha­bien­do partido Par­ti­ci­pio: partido

Formas personales Modo indicativo

Tiempos simples Pre­sen­te

Pretérito imperfecto

Yo . . . . . . . . . . part-o Tú . . . . . . . . . . part-es Él . . . . . . . . . . part-e No­so­tros . . . . . part-imos Vo­so­tros . . . . . part-ís Ellos . . . . . . . . part-en

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

part-ía part-ías part-ía part-ía­mos part-íais part-ían

Pretérito indefinido

Futuro imperfecto

Yo . . . . . . . . . . part-í Tú . . . . . . . . . . part-is­te Él . . . . . . . . . . part-ió No­so­tros . . . . . part-imos Vo­so­tros . . . . . part-is­teis Ellos . . . . . . . part-ie­ron

Yo . . . . . . . . . . par­tir-é Tú . . . . . . . . . . par­tir-ás Él . . . . . . . . . . par­tir-á No­so­tros . . . . . par­tir-emos Vo­so­tros . . . . . par­tir-éis Ellos . . . . . . . . par­tir-án

Tiem­pos com­pues­tos Pretérito perfecto

Pretérito pluscuamperfecto

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

he par­ti­do has par­ti­do ha par­ti­do he­mos par­ti­do ha­béis par­ti­do han par­ti­do

ha­bía par­ti­do ha­bías par­ti­do ha­bía par­ti­do ha­bía­mos par­ti­do ha­bíais par­ti­do ha­bían par­ti­do

Pretérito anterior Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Futuro perfecto

hu­be par­ti­do hu­bis­te par­ti­do hu­bo par­ti­do hu­bi­mos par­ti­do hu­bis­teis par­ti­do ha­bían par­ti­do

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

ha­bré par­ti­do ha­brás par­ti­do ha­brá par­ti­do ha­bre­mos par­ti­do ha­bréis par­ti­do ha­brán par­ti­do

Mo­do sub­jun­ti­vo Tiem­pos sim­ples Pre­sen­te Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Pretérito pluscuamperfecto part-a part-as part-a part-amos part-áis part-an

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

part-ie­ra o part-ie­se part-ie­ras o part-ie­ses part-ie­ra o part-ie­se part-ié­ra­mos o part-ié­se­mos part-ie­rais o part-ie­seis part-ie­ran o part-ie­sen

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

part-ie­re part-ie­res part-ie­re part-ié­re­mos part-ie­reis part-ie­ren

Tiem­pos com­pues­tos Pretérito perfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

ha­ya par­ti­do ha­yas par­ti­do ha­ya par­ti­do ha­ya­mos par­ti­do ha­yáis par­ti­do ha­yan par­ti­do

Pretérito pluscuamperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

hu­bie­ra o hu­bie­se par­ti­do hu­bie­ras o hu­bie­ses par­ti­do hu­bie­ra o hu­bie­se par­ti­do hu­bié­ra­mos o hu­bié­se­mos par­ti­do hu­bie­rais o hu­bie­seis par­ti­do hu­bie­ran o hu­bie­sen par­ti­do

Mo­do po­ten­cial Sim­ple o Im­per­fec­to Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

par­tir-ía par­tir-ías par­tir-ía par­tir-ía­mos par­tir-íais par­tir-ían

Futuro perfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

hu­bie­re par­ti­do hu­bie­res par­ti­do hu­bie­re par­ti­do hu­bié­re­mos par­ti­do hu­bie­reis par­ti­do hu­bie­ren par­ti­do

Mo­do im­pe­ra­ti­vo

Com­pues­to o Per­fec­to Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

ha­bría par­ti­do ha­brías par­ti­do ha­bría par­ti­do ha­bría­mos par­ti­do ha­bríais par­ti­do ha­brían par­ti­do

www.elbibliote.com

Part-e . . . . . . . . . Tú Part-a . . . . . . . . . Él Part-amos . . . . . . No­so­tros Part-id . . . . . . . . .Vo­so­tros Part-an . . . . . . . . .Ellos

1529

CONJUGACIÓN DE VERBOS

Verbos irregulares (Son aquellos cuya conjugación no corresponde a ninguno de los modelos anteriores) 1. Primer modelo de conjugación: verbos terminados en AR -Cuando la e del infinitivo diptonga en ie. Ejemplo: ACERTAR Pre­sen­te in­di­ca­ti­vo Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Pre­sen­te sub­jun­ti­vo

aciert-o aciert-as aciert-a acert-amos acert-áis aciert-an

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Mo­do im­pe­ra­ti­vo

aciert-e aciert-es aciert-e acert-emos acert-éis aciert-en

Aciert-a . . . . Aciert-e . . . . Acert-emos . Acert-ad . . . . Aciert-en . . . .

Tú Él . No­so­tros Vo­so­tros Ellos

De la mis­ma for­ma se con­ju­gan: acre­cen­tar, alen­tar, apre­tar, arren­dar, aten­tar, atra­ve­sar, ce­gar, ce­rrar, co­men­zar, con­fe­sar, de­sa­cer­tar, de­sa­len­tar, des­con­cer­tar, des­mem­brar, des­per­tar, em­pe­zar, en­ce­rrar, en­co­men­dar, errar (ye­rro, ye­rras, ye­rra), fre­gar, he­rrar (hie­rro, hie­rras, hie­rra), me­ren­dar, ne­gar, re­gar, re­ne­gar, sem­brar, sen­tar, tem­blar, ten­tar, tro­pe­zar, re­pen­sar, re­que­brar.

- Cuando la o del infinitvo diptonga en ue. Ejemplo: CONTAR Pre­sen­te indicativo Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Pre­sen­te sub­jun­ti­vo

cuent-o cuent-as cuent-a cont-amos cont-áis cuent-an

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Mo­do im­pe­ra­ti­vo

cuent-e cuent-es cuent-e cont-emos cont-éis cuent-en

Cuent-a . . . . Cuent-e . . . . Cont-emos . . Cont-ad . . . . Cuent-en . . .

Tú Él No­so­tros Vo­so­tros Ellos

De la mis­ma for­ma se con­ju­gan: acor­dar, acor­tar, al­mor­zar, apro­bar, aver­gon­zar, co­lar, col­gar, com­pro­bar, en­men­dar, de­mos­trar, des­col­ gar, des­po­blar, en­con­trar, en­gro­sar, es­for­zar, hol­gar, mos­trar, po­blar, re­con­tar, re­po­blar, re­so­nar, ro­dar, ro­gar.

2. Segundo modelo de conjugación: verbos terminados en ER -Cuando la e del infinitivo diptonga en ie. Ejemplo: Pre­sen­te indicativo Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

TENDER

Pre­sen­te sub­jun­ti­vo

tiend-o tiend-es tiend-e tend-emos tend-éis tiend-en

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . Ellos . . . . . . .

tiend-a tiend-as tiend-a tend-amos tend-áis tiend-an

Mo­do im­pe­ra­ti­vo

Tiend-e . . . . . Tiend-a . . . . . Tend-amos . . Tend-ed . . . . Tiend-an . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

Tú Él No­so­tros Vo­so­tros Ellos

De la mis­ma for­ma se con­ju­gan: As­cen­der, co­mer, con­des­cen­der, de­fen­der, de­sa­ten­der, des­cen­der, de­sen­ten­der­se, en­cen­der, en­ten­der, ex­ten­der, per­der, so­bren­ten­der, tras­cen­der, ver­ter.

www.elbibliote.com

1530

CONJUGACIÓN DE VERBOS - Cuando a o del in­fi­ni­ti­vo dip­ton­ga en ue. Ejemplo: Pre­sen­te indicativo Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

VOLVER

Pre­sen­te sub­jun­ti­vo

vuelv-o vuelv-es vuelv-e volv-emos volv-éis vuelv-en

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tro . . . . . Ellos . . . . . . .

vuelv-a vuelv-as vuelv-a volv-amos volv-áis vuelv-an

Mo­do im­pe­ra­ti­vo

Vuelv-e . . . . . Vuelv-a . . . . . Volv-amos . . Volv-ed . . . . . Vuelv-an . . . .

Tú Él No­so­tros Vo­so­tros Ellos

De la mis­ma ma­ne­ra se con­ju­gan: ab­sol­ver, con­mo­ver, de­mo­ler, de­sen­vol­ver, de­vol­ver, di­sol­ver, do­ler, en­vol­ver, mo­ler, mor­der, oler, pro­mo­ver, re­mo­ver, re­sol­ver, re­vol­ver. To­ma z. Ejemplo:

ABORRECER

Pre­sen­te in­di­ca­ti­vo Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Pre­sen­te sub­jun­ti­vo

abo­rrezc-o abo­rrec-es abo­rrec-e abo­rrec-emos abo­rrec-éis abo­rrec-en

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

abo­rrezc-a abo­rrezc-as abo­rrezc-a abo­rrezc-amos abo­rrezc-áis abo­rrezc-an

Im­pe­ra­ti­vo

Abo­rrec-e . . . . . . . . . . Tú Abo­rrezc-a . . . . . . . . . Él Abo­rrezc-amos . . . . . No­so­tros Abo­rrec-ed . . . . . . . . . Vo­so­tros Abo­rrezc-an . . . . . . . . .Ellos

De la mis­ma ma­ne­ra se con­ju­gan: Ador­me­cer, com­pa­re­cer, com­pla­cer, con­do­ler­se, co­no­cer, cre­cer, de­sa­gra­de­cer, em­be­le­cer, em­be­ lle­cer, em­bra­ve­cer, em­pa­li­de­cer, em­pe­que­ñe­cer, em­po­bre­cer, en­du­re­cer, en­mu­de­cer, en­tor­pe­cer, en­va­ne­cer, en­ve­je­cer, fa­vo­re­cer, re­ju­ve­ne­cer, re­na­cer, re­ver­de­cer, ver­de­cer.

Verbos de irregularidad propia ANDAR Mo­do in­di­ca­ti­vo

Modo subjuntivo

Pretérito in­de­fi­ni­do

Pretérito im­per­fec­to

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

and-uve and-uvis­te and-uvo and-uvi­mos and-uvis­teis and-uvie­ron

and-uvie­ra o and-uvie­se and-uvie­ras o and-uvie­ses and-uvie­ra o and-uvie­se and-uvié­ra­mos o and-uvié­se­mos and-uvié­rais o and-uvié­seis and-uvie­ran o and-uvie­sen

CABER Mo­do in­di­ca­ti­vo Presente Yo. . . . . . . . quep-o En 2.ª y 3.ª per­so­na del sin­gu­lar y en 1.ª, 2.ª y 3.ª del plu­ral la con­ju­ga­ción es re­gu­lar.

www.elbibliote.com

Modo subjuntivo Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

and-uvie­re and-uvie­res and-uvie­re and-uvié­re­mos and-uvie­reis and-uvie­ren

1531

CONJUGACIÓN DE VERBOS

Pretérito imperfecto

Pretérito indefinido

Futuro imperfecto

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

cab-ía cab-ías cab-ía cab-ía­mos cab-íais cab-ían

cup-e cup-is­te cup-o cup-imos cup-is­teis cup-ie­ron

cabr-é cabr-ás cabr-á cabr-emos cabr-éis cabr-án

Mo­do sub­jun­ti­vo Pre­sen­te

Pretérito pluscuamperfecto

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

quep-a quep-as quep-a quep-amos quep-áis quep-an

Mo­do po­ten­cial

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

cup-ie­ra o cup-ie­se cup-ie­ras o cup-ie­ses cup-ie­ra o cup-ie­se cup-ié­ra­mos o cup-ié­se­mos cup-ie­rais o cup-ie­seis cup-ie­ran o cup-ie­sen

Mo­do im­pe­ra­ti­vo

Sim­ple o im­per­fec­to Y . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

cabr-ía cabr-ías cabr-ía cabr-ía­mos cabr-íais cabr-ían

Quep-a . . . . . . . . él Quep-amos . . . . . no­so­tros Quep-an . . . . . . . . ellos

DAR Mo­do in­di­ca­ti­vo Pre­sen­te

Pretérito in­de­fi­ni­do

Yo . . . . . . . . . doy

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

En 2.ª y 3.ª per­so­na del sin­gu­lar y en 1.ª, 2.ª y 3.ª del plu­ral la con­ju­ga­ción es regu­lar.

d-i d-is­te d-io d-imos d-is­teis d-ie­ron

Mo­do subjuntivo Pretérito im­per­fec­to Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

d-ie­ra o d-ie­se d-ie­ras o d-ie­ses d-ie­ra o d-ie­se d-ié­ra­mos o d-ié­se­mos d-ie­rais o d-ié­se­mos d-ie­ron o d-ie­sen

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

d-ie­re d-ie­res d-ie­re d-ié­re­mos d-ie­reis d-ie­ren

www.elbibliote.com

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

cup-ie­re cup-ie­res cup-ie­re cup-ié­re­mos cup-ie­reis cup-ie­ren

1532

CONJUGACIÓN DE VERBOS

ESTAR

Mo­do in­di­ca­ti­vo

Pre­sen­te

Pretérito in­de­fi­ni­do

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

est-oy est-ás est-á est-amos est-áis est-án

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

es­tuv-e es­tuv-is­te es­tuv-o es­tuv-imos es­tuv-is­teis es­tuv-ie­ron

Mo­do subjuntivo Pre­sen­te

Pretérito pluscuamperfecto

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

est-é est-és est-é est-emos est-éis est-én

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

es­tuv-ie­ra o es­tuv-ie­se es­tuv-ie­ras o es­tuv-ie­ses es­tuv-ie­ra o es­tuv-ie­se es­tuv-ié­ra­mos o es­tuv-ié­se­mos es­tuv-ie­rais o es­tuv-ie­seis es­tuv-ie­ran o es­tuv-ie­sen

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

es­tuv-ie­re es­tuv-ie­res es­tuv-ie­re es­tuv-ié­re­mos es­tuv-ie­reis es­tuv-ie­ren

Mo­do imperativo Est-á . . . . . . Tú Est-é . . . . . . Él Est-én . . . . . Ellos

HACER

Mo­do in­di­ca­ti­vo

Pre­sen­te Yo . . . . . . . . . hag-o

En 2.ª y 3.ª per­so­na del sin­gu­lar y en 1.ª, 2.ª y 3.ª del plu­ral la con­ju­ga­ción es re­gu­ lar.

Pretérito indefinido Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

hic-e hic-is­te hiz-o hic-imos hic-is­teis hic-ie­ron

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

har-é har-ás har-á har-emos har-éis har-án

Mo­do subjuntivo Pre­sen­te

Pretérito im­per­fec­to

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

hag-a hag-as hag-a hag-amos hag-áis hag-an

Mo­do potencial

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . .

hic-ie­ra o hic-ie­se hic-ie­ras o hic-ie­ses hic-ie­ra o hic-ie­se hic-ié­ra­mos o hic-ié­se­mos hic-ie­rais o hic-ie­seis hic-ie­ran o hic-ie­sen

Mo­do imperativo

Sim­ple o im­per­fec­to Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

har-ía har-ías har-ía har-ía­mos har-íais har-ían

Haz . . . . . . . Hag-a . . . . . . Hag-amos . . Hag-an . . . . .

Tú Él No­so­tros Ellos

www.elbibliote.com

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

hic-ie­re hic-ie­res hic-ie­re hic-ié­re­mos hic-ie­reis hic-ie­ren

1533

CONJUGACIÓN DE VERBOS

PLACER Es­te ver­bo, de irre­gu­la­ri­dad es­pe­cial, to­ma en al­gu­nas ter­ce­ras per­so­nas ra­di­ca­les dis­tin­tos ta­les co­mo pleg y plug. Se usa co­mo per­so­nal y co­mo im­per­so­nal. La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la di­ce: “1) que el ver­bo pla­cer pue­de, sin in­con­ve­nien­te al­gu­no, con­ju­gar­se en to­dos sus mo­dos, tiem­pos, nú­me­ros, y per­so­nas co­mo com­pla­cer; 2) que en al­gu­nas ter­ce­ras per­so­nas pue­de te­ner las for­mas dis­tin­tas que se pon­drán a con­ti­nua­ción; 3) que siem­pre que se lo em­plee co­mo im­per­so­nal ha­brán de pre­fe­rir­se aque­ llas for­mas en que to­ma las le­tras ra­di­ca­les pleg y plug.” Mo­do subjuntivo Pre­sen­te ple­ga, ple­gue, plaz­ca

Mo­do in­di­ca­ti­vo Pretérito indefinido plu­go o pla­ció plu­guie­ron o pla­cie­ron

QUERER Mo­do in­di­ca­ti­vo Pre­sen­te

Pretérito indefinido

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

quie­ro quie­res quie­re que­re­mos que­réis quie­ren

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

qui­se qui­sis­te qui­so qui­si­mos qui­sis­teis qui­sie­ron

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

que­rré que­rrás que­rrá que­rre­mos que­rréis que­rrán

Mo­do Subjuntivo Pre­sen­te

Pretérito im­per­fec­to

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

quie­ra quie­ras quie­ra que­ra­mos que­ráis quie­ran

Mo­do potencial

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

qui­sie­ra o qui­sie­se qui­sie­ras o qui­sie­ses qui­sie­ra o qui­sie­se qui­sié­ra­mos o qui­sié­se­mos qui­sie­rais o qui­sie­seis qui­sie­ran o qui­sie­sen

Mo­do imperativo

Sim­ple o im­per­fec­to Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

que­rría que­rrías que­rría que­rría­mos que­rríais que­rrían

Quie­re . . . . . Quie­ra . . . . . Que­ra­mos . . Que­red . . . . . Quie­ran . . . .

Tú Él No­so­tros Vo­so­tros Ellos

www.elbibliote.com

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

qui­sie­re qui­sie­res qui­sie­re qui­sié­re­mos qui­sie­reis qui­sie­ren

1534

CONJUGACIÓN DE VERBOS

HACER Mo­do in­di­ca­ti­vo Pre­sen­te

Pretérito indefinido

Yo . . . . . . . . . . . . . sé

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

En 2.ª y 3.ª per­so­na del sin­gu­lar y 1.ª, 2.ª y 3.ª del plu­ral la con­ju­ga­ción es re­gu­lar.

su­pe su­pi­sis­te su­po su­pi­mos su­pis­teis su­pie­ron

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

sa­bré sa­brás sa­brá sa­bre­mos sa­bréis sa­brán

Mo­do subjuntivo Pre­sen­te

Pretérito im­per­fec­to

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

se­pa se­pas se­pa se­pa­mos se­páis se­pan

Mo­do potencial

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

su­pie­ra o su­pie­se su­pie­ras o su­pie­ses su­pie­ra o su­pie­se su­pié­ra­mos o su­pié­se­mos su­pie­rais o su­pie­seis su­pie­ran o su­pie­sen

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

su­pie­re su­pie­res su­pie­re su­pié­re­mos su­pie­reis su­pie­ren

Mo­do imperativo

Sim­ple o im­per­fec­to Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

sa­bría sa­brías sa­bría sa­bría­mos sa­bríais sa­brían

Sa­be . . . . . . Se­pa . . . . . . Se­pa­mos . . . Sa­bed . . . . . Se­pan . . . . . .

Tú Él No­so­tros Vo­so­tros Ellos

SATISFACER Mo­do in­di­ca­ti­vo Pre­sen­te

Pretérito indefinido

Yo . . . . . . . . . sa­tis­fa­go

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

En 2.ª y 3.ª per­so­na del sin­gu­lar y 1.ª, 2.ª y 3.ª del plu­ral la con­ju­ga­ción es re­gu­lar.

sa­tis­fi­ce sa­tis­fi­cis­te sa­tis­fi­zo sa­tis­fi­ci­mos sa­tis­fi­cis­teis sa­tis­fi­cie­ron

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

sa­tis­fa­ré sa­tis­fa­rás sa­tis­fa­rá sa­tis­fa­re­mos sa­tis­fa­réis sa­tis­fa­rán

Mo­do subjuntivo Pretérito imperfecto

Pre­sen­te Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

sa­tis­fa­ga sa­tis­fa­gas sa­tis­fa­ga sa­tis­fa­ga­mos sa­tis­fa­gáis sa­tis­fa­gan

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

sa­tis­fi­cie­ra o sa­tis­fi­cie­se sa­tis­fi­cie­ras o sa­tis­fi­cie­ses sa­tis­fi­cie­ra o sa­tis­fi­cie­se sa­tis­fi­cié­ra­mos o sa­tis­fi­cié­se­mos sa­tis­fi­cie­rais o sa­tis­fi­cie­seis sa­tis­fi­cie­ran o sa­tis­fi­cie­sen

www.elbibliote.com

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

sa­tis­fi­cie­re sa­tis­fi­cie­res sa­tis­fi­cie­re sa­tis­fi­cié­re­mos sa­tis­fi­cie­reis sa­tis­fi­cie­ren

1535

CONJUGACIÓN DE VERBOS Mo­do potencial

Mo­do imperativo

Sim­ple o im­per­fec­to Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

sa­tis­fa­ría sa­tis­fa­rías sa­tis­fa­ría sa­tis­fa­ría­mos sa­tis­fa­ríais sa­tis­fa­rían

Sa­tis­faz o Sa­tis­fa­ce . . . . . Tú Sa­tis­fa­ga . . . . . . . . . . . . Él Sa­tis­fa­ga­mos . . . . . . . . . No­so­tros Sa­tis­fa­ced . . . . . . . . . . . Vo­so­tros Sa­tis­fa­gan . . . . . . . . . . . Ellos

SER Mo­do in­di­ca­ti­vo Pre­sen­te Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Pretérito imperfecto soy eres es so­mos sois son

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

era eras era éra­mos erais eran

Pretérito indefinido Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

fui fuis­te fue fui­mos fuis­teis fue­ron

Mo­do subjuntivo Pre­sen­te Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Pretérito im­per­fec­to sea seas sea sea­mos seáis sean

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

fue­ra o fue­se fue­ras o fue­ses fue­ra o fue­se fué­ra­mos o fué­se­mos fue­rais o fue­seis fue­ran o fue­sen

Mo­do imperativo Sé . . . . . . . . Sea . . . . . . . . Sea­mos . . . . Sed . . . . . . . Sean . . . . . . .

Tú Él No­so­tros Vo­so­tros Ellos

TRAER Mo­do in­di­ca­ti­vo Pre­sen­te

Pretérito indefinido

Yo . . . . . . . . . trai­go

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

En 2.ª y 3.ª per­so­na del sin­gu­lar y 1.ª, 2.ª y 3.ª del plu­ral la con­ju­ga­ción es re­gu­lar.

tra­je tra­jis­te tra­jo tra­ji­mos tra­jis­teis tra­je­ron

www.elbibliote.com

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

fue­re fue­res fue­re fué­re­mos fue­reis fue­ren

1536

CONJUGACIÓN DE VERBOS Mo­do subjuntivo Pre­sen­te Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Pretérito im­per­fec­to trai­ga trai­gas trai­ga trai­ga­mos trai­gáis trai­gan

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

tra­je­ra o tra­je­se tra­je­ras o tra­je­ses tra­je­ra o tra­je­se tra­jé­ra­mos o tra­jé­se­mos tra­je­rais o tra­je­seis tra­je­ran o tra­je­sen

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

tra­je­re tra­je­res tra­je­re tra­jé­re­mos tra­je­reis tra­je­ren

Mo­do imperativo Trae . . . . . . . Trai­ga . . . . . . Trai­ga­mos . . . Traed . . . . . . Trai­gan . . . .

Tú Él No­so­tros Vo­so­tros Ellos

TENER Mo­do in­di­ca­ti­vo Pretérito indefinido

Pre­sen­te Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

ten­go tie­nes tie­ne te­ne­mos te­néis tie­nen

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

tu­ve tu­vis­te tu­vo tu­vi­mos tu­vis­teis tu­vie­ron

Mo­do subjuntivo Pre­sen­te Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

Pretérito im­per­fec­to ten­ga ten­gas ten­ga ten­ga­mos ten­gáis ten­gan

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

tu­vie­ra o tu­vie­se tu­vie­ras o tu­vie­ses tu­vie­ra o tu­vie­se tu­vié­ra­mos o tu­vié­se­mos tu­vie­rais o tu­vie­seis tu­vie­ran o tu­vie­sen

Mo­do Imperativo Ten . . . . . . . . Ten­ga . . . . . . Ten­ga­mos . . . Te­ned . . . . . . Ten­gan . . . . .

Tú Él No­so­tros Vo­so­tros Ellos

www.elbibliote.com

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

tuvie­re tuvie­res tuvie­re tuvié­re­mos tuvie­reis tuvie­ren

1537

CONJUGACIÓN DE VERBOS

TENER Mo­do in­di­ca­ti­vo Pre­sen­te

Pretérito indefinido

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

ven­go vie­nes vie­ne ve­ni­mos ve­nís vie­nen

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

vi­ne vi­nis­te vi­no vi­ni­mos vi­nis­teis vi­nie­ron

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

ven­dré ven­drás ven­drá ven­dre­mos ven­dréis ven­drán

Mo­do subjuntivo Pre­sen­te

Pretérito im­per­fec­to

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

ven­ga ven­gas ven­ga ven­ga­mos ven­gáis ven­gan

Mo­do potencial

Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

vi­nie­ra o vi­nie­se vi­nie­ras o vi­nie­ses vi­nie­ra o vi­nie­se vi­nié­ra­mos o vi­nié­se­mos vi­nie­rais o vi­nie­seis vi­nie­ran o vi­nie­sen

Mo­do imperativo

Sim­ple o im­per­fec­to Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

ven­dría ven­drías ven­dría ven­dría­mos ven­dríais ven­drían

Ven . . . . . . . . Ven­ga . . . . . . Ven­ga­mos . . Ve­nid . . . . . . Ven­gan . . . . .

Tú Él No­so­tros Vo­so­tros Ellos

www.elbibliote.com

Futuro imperfecto Yo . . . . . . . . . Tú . . . . . . . . . Él . . . . . . . . . No­so­tros . . . Vo­so­tros . . . . Ellos . . . . . . .

vi­nie­re vi­nie­res vi­nie­re vi­nié­re­mos vi­nie­reis vi­nie­ren

1538

CONJUGACIÓN DE VERBOS

Lista de verbos que tienen doble participio

Participio regular

Participio irregular

Abs­traer Afli­gir Ahi­tar Aten­der

abs­traí­do afli­gi­do ahi­ta­do aten­di­do

abs­trac­to aflic­to ahí­to aten­to

Ben­de­cir

ben­de­ci­do

ben­di­to

Cir­cun­ci­dar Com­pe­ler Com­pren­der Com­pri­mir Con­cluir Con­fe­sar Con­fun­dir Con­su­mir Con­ven­cer Con­ver­tir Co­rre­gir Co­rrom­per

cir­cun­ci­da­do com­pe­li­do com­pren­di­do com­pri­mi­do con­clui­do con­fe­sa­do con­fun­di­do con­su­mi­do con­ven­ci­do con­ver­ti­do co­rre­gi­do co­rrom­pi­do

cir­cun­ci­so com­pul­so com­pren­so com­pre­so con­clu­so con­fe­so con­fu­so con­sun­to con­vic­to con­ver­so co­rrec­to co­rrup­to

Des­per­tar

des­per­ta­do

des­pier­to

Di­fun­dir Di­vi­dir

di­fun­di­do di­vi­di­do

di­fu­so di­vi­so

Ele­gir En­ju­gar Ex­cluir Exi­mir Ex­pe­ler Ex­pre­sar Ex­ten­der Ex­tin­guir

ele­gi­do en­ju­ga­do ex­clui­do exi­mi­do ex­pe­li­do ex­pre­sa­do ex­ten­di­do ex­tin­gui­do

elec­to en­ju­to ex­clu­so exen­to ex­pul­so ex­pre­so ex­ten­so ex­tin­to

Fi­jar Freír

fi­ja­do freí­do

fi­jo fri­to

www.elbibliote.com

1539

CONJUGACIÓN DE VERBOS

Har­tar

har­ta­do

har­to

In­cluir In­cu­rrir In­fun­dir In­jer­tar In­ser­tar In­ver­tir

in­clui­do in­cu­rri­do in­fun­di­do in­jer­ta­do in­ser­ta­do in­ver­ti­do

in­clu­so in­cur­so in­fu­so in­jer­to in­ser­to in­ver­so

Jun­tar

jun­ta­do

jun­to

Mal­de­cir Ma­ni­fes­tar

mal­de­ci­do ma­ni­fes­ta­do

mal­di­to ma­ni­fies­to

Na­cer

na­ci­do

na­to

Opri­mir

opri­mi­do

opre­so

Pa­sar Po­seer Pren­der Pre­su­mir Pre­ten­der Pro­pen­der Pro­veer

pa­sa­do po­seí­do pren­di­do pre­su­mi­do pre­ten­di­do pro­pen­di­do pro­veí­do

pa­so po­se­so pre­so pre­sun­to pre­ten­so pro­pen­so pro­vis­to

Re­cluir Rom­per

re­clui­do rom­pi­do (de­su­sa­do)

re­clu­so ro­to

Sal­var Se­pul­tar Sol­tar Sus­ti­tuir Su­je­tar Su­pri­mir Sus­pen­der

sal­va­do se­pul­ta­do sol­ta­do sus­ti­tui­do su­je­ta­do su­pri­mi­do sus­pen­di­do

sal­vo se­pul­to suel­to sus­ti­tu­to su­je­to su­pre­so sus­pen­so

Te­ñir Tor­cer

te­ñi­do tor­ci­do

tin­to tuer­to

www.elbibliote.com

A

a f. Pri­me­ra le­tra del abe­ce­da­rio cas­te­lla­no y tam­bién la pri­me­ra y más so­no­ra de sus vo­ca­les. Pro­nún­cia­se abrien­do más los la­bios que en las otras vo­ca­les y con la len­gua ex­ten­di­da en el hue­co de la man­dí­bu­la in­fe­rior y al­go ele­va­da por la mi­tad del dor­so ha­cia el cen­tro del pa­la­dar. || Dial. Sig­no con que se re­pre­sen­ta la pro­po­ si­ción uni­ver­sal afir­ma­ti­va. || A POR A y BE POR BE. m. adv. fig. PUN­TO POR PUN­TO.

Avión a f. Pri­me­ra de las sie­te le­tras que se em­plean en el ca­len­da­rio ecle­siás­ti­co y con la que se se­ña­lan los do­ min­gos. || NO SA­BER NI LA A. frs. con la que se in­di­ca ig­no­ran­cia ab­so­lu­ta. || A DE CAR­LO­MAG­NO. Ar­queol. Cé­le­bre re­li­ca­rio que tie­ne la for­ma de una A ce­rra­da y ca­re­ce del tra­zo ho­ri­zon­tal in­te­rior. Es una de las vein­ti­ cua­tro al­ha­jas que en­tre­gó Car­lo­mag­no a igual nú­me­ro de aba­días, ca­da una de las cua­les co­rres­pon­día a una le­tra del abe­ce­da­rio. El men­cio­na­do, per­te­ne­ce a la igle­ sia de la loc. de Con­ques, en el dep. de Avey­rón, Fran­cia y es un precioso ejemplar del arte carolingio. a (Del lat. ad.) prep. In­di­ca el com­ple­men­to de la ac­ción del ver­bo, pre­ce­dien­do a nom­bres o a otros ver­bos en in­fi­ni­ti­vo. Ama A tus pa­dres; le en­se­ñé A es­cri­bir. II De­no­ta tér­mi­no o di­rec­ción. Es­tas car­tas van di­ri­gi­das A tu ma­ dre; voy A la es­cue­la; em­pléa­se en fra­ses elíp­ti­cas im­pe­ ra­ti­vas: ¡A tra­ba­jar! ; ¡A la ca­lle! || Ex­pre­sa el tiem­po o lu­gar en que ocu­rre al­go. Sal­dré A la ma­ña­na; lo de­tu­vie­ron A la en­tra­da. || In­di­ca la si­tua­ción de per­so­nas o co­sas. A la de­re­cha del pro­fe­sor; A oc­ci­den­te. || De­no­ta el in­ter­va­lo de tiem­po o lu­gar que me­dia en­tre una co­sa y otro. De nue­ve A do­ce; de ca­sa A ca­sa. || Ex­pre­sa el mo­do de ac­ción. A má­qui­na; A ma­no. || An­te­ce­de a la de­sig­na­ción del pre­cio de las co­sas. A diez pe­sos el me­tro; A uno el li­tro. || In­di­ca pro­por­ción o dis­tri­bu­ción. A seis por mil; tres A tres. || De­ter­mi­na com­pa­ra­ción o con­tra­po­si­ción. Va mu­cho de Juan A Pe­dro; de pro­me­ter A cum­plir. || An­te­ ce­dien­do a tiem­pos de in­fi­ni­ti­vo en ora­cio­nes de sen­ti­do o sub­jun­ti­vo. A ser sin­ce­ro; A ha­ber­se pre­vis­to. || CON. Quien A hie­rro ma­ta, A hie­rro mue­re. || HA­CIA. Se fue A él co­mo una fle­cha. || HAS­TA. Con el agua A la ro­di­lla. || JUN­TO a. A la ori­lla del río. || PA­RA. A be­ne­fi­cio de los huér­fa­nos. || POR. A pe­di­do del pú­bli­co. || SE­GÚN. A lo que se su­po­ne; A ley de Cas­ti­lla. || Da prin­ci­pio a mu­chos mo­dos y fra­ses ad­ver­bia­les. A cie­gas; A hur­ta­di­llas, A bul­to || Úsa­se co­mo pre­fij­o. Ave­nir, Ama­tar, Aco­ger.

a (Del gr. a, priv.). pref. que de­no­ta ne­ga­ción o pri­va­ción. Ateo, Ato­nía. aa­ben­raa Geog. Ciudad de Di­na­mar­ca que fue capital del condado de Jutlandia Meridional y actualmente es la principal localidad del Municipio de Aabenraa, en la región administrativa de Syddanmark. Aa­chen Geog. Tam­bién de­nom. Aquis­grán. Ciu­dad de Ale­ma­nia, ubicada en el distrito gubernamental de Colonia en Renania del Norte-Westfalia junto a las fronteras con Bélgica y los Países Bajos. La población de la ciudad supera los 260.000 hab. aaiún, el Geog. Principal ciudad del Sa­ha­ra Oc­ci­den­ tal, aprox. 200.000 hab. || Ciu­dad del NO de Áfri­ca que fue ca­pi­tal del Sa­ha­ra Es­pa­ñol y ac­tual­men­te del Sa­ha­ra Oc­ci­den­tal, ane­xa­do en 1976 a Ma­rrue­cos. aal­borg Geog. Ca­pi­tal de la región de Nordjy­lland de Di­na­mar­ca. aar Geog. Río de Sui­za cu­yo cur­so es de 275 km. Na­ ce en los Al­pes y lue­go de re­gar a Ber­na y Aa­rau, de­sem­ bo­ca en el río Rin. Es na­ve­ga­ble des­de Thun. aa­rau Geog. Ciu­dad de Sui­za, a ori­llas del río Aar. Cap. del cantón de Ar­go­via. aar­hus Geog. Segunda ciudad más importante de Di­ na­mar­ca, ubicada en la costa este de Ju­tlan­dia, aprox. 300.000 hab. || Principal puerto de Dinamarca, situado en la desembocadura del mar Báltico. aa­rón Hist. Sag. Pri­mer gran sa­cer­do­te de los he­ breos. Era her­ma­no ma­yor de Moi­sés y bis­nie­to del pa­ triar­ca Le­ví (1574-1452 a. C.). ab (Del lat. ab.) prep. la­ti­na. Se usa en fra­ses la­ti­nas, in­tro­ du­ci­das en nues­tra len­gua, co­mo AB ae­ter­no, AB ini­tio. ab pref. que in­di­ca se­pa­ra­ción o ex­ce­so de ac­ción. Abu­sar, ab­ju­rar. aba (sa­muel) Biog. Rey de Hun­gría (1010-1044). Du­ ran­te su rei­na­do, de 1041 a 1044, pre­ten­dió res­ta­ble­cer el pa­ga­nis­mo y hos­ti­gó al cris­tia­nis­mo.

Aar. Vista del río, cercanía de Berna.

Abacá. aba­bi­llar­se r. Chi­le. En­fer­mar de la ba­bi­lla un ani­mal. aba­bol (Del ár. ha­ba­do­ra.) m. Ama­po­la. || Per­so­na abo­ba­da, sim­ple. aba­cá m. Plan­ta mu­sá­cea de Fi­li­pi­nas y otras re­gio­nes de Ocea­nía, de cu­yas ho­jas se ex­trae un fi­la­men­to tex­til. || Es­te fi­la­men­to, lla­ma­do tam­bién cá­ña­mo de Ma­ni­la. || Te­ji­do he­cho con él. aba­ce­ría (De aba­ce­ro.) Tien­da o pues­to de co­mes­ti­ bles, en que se ven­de por me­nor.

Abacería.

www.elbibliote.com

A

ÁBACO

ába­co (Del lat. aba­cus.) m. Ta­ble­ro con­ta­dor, con diez alam­bres pa­ra­le­los y otras tan­tas bo­las mo­vi­bles en ca­da uno de ellos, que se em­plea pa­ra en­se­ñar los ru­di­men­ tos de la arit­mé­ti­ca. || Por ext. cual­quier cua­dro o ta­bla pa­ra el cóm­pu­to || Arq. Ta­ble­ro de la par­te su­pe­rior de ca­pi­tel || Min. Ar­te­sa pa­ra la­var los mi­ne­ra­les, en es­pe­ cial los de oro. aba­co­rar tr. Cu­ba. In­ten­tar una em­pre­sa o ne­go­cio con gran au­da­cia. || Atra­par a uno en al­gu­na co­sa. || Ve­ nez. Hos­ti­gar, aco­sar. abad (Del lat. ab­bas, -atis y és­te por me­dio del gr. ab­ bás, del si­ría­co ab­ba, pa­dres.) m. Su­pe­rior de un mo­nas­ te­rio y tam­bién de al­gu­nas co­le­gia­tas. || Nom­bre que se da al cu­ra pá­rro­co en Ga­li­cia, Na­va­rra y otras pro­vin­cias es­pa­ño­las. || Ecle­siás­ti­co ele­gi­do pa­ra pre­si­dir tem­po­ral­ men­te un ca­bil­do. || En al­gu­nas co­le­gia­tas, dig­ni­dad su­ pe­rior. || En los an­ti­guos ca­bil­dos de al­gu­nas ca­te­dra­les, tí­tu­lo de dig­ni­dad. || De­no­mi­na­ción que se da­ba a los que usa­ban há­bi­to ecle­siás­ti­co, co­mo los es­tu­dian­tes uni­ver­ si­ta­rios o los sa­cer­do­tes. || Per­so­na le­ga que po­see por de­re­cho su­ce­so­rio, una aba­día con fru­tos se­cu­la­ri­za­dos. || Cau­di­llo de la guar­dia lla­ma­da de don Gó­mez, com­ pues­ta de un abad o ca­ba­lle­ro y cin­cuen­ta ba­lles­te­ros o hi­jos­dal­go. || ABA­DE­JO.

Abada. aba­da (Del port. aba­da.) f. Ri­no­ce­ron­te. aba­de­jo m. Ba­ca­lao. || RE­YE­ZUE­LO. || CA­RRA­LE­JA. || CAN­TÁ­RI­DA. || Pez an­ti­lla­no, de co­lor os­cu­ro y es­ca­mas pe­ que­ñas de for­ma rec­tan­gu­lar, cu­ya car­ne es muy de­li­ca­da.

Abadejo. aba­den­go, ga adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a la dig­ni­ dad o ju­ris­dic­ción del abad. || Bie­nes ABA­DEN­GOS. || m. ABA­DIA. || El que po­see te­rri­to­rios o bie­nes aba­den­gos. aba­de­sa (Del lat. ab­ba­tis­sa.) f. Her­ma­na su­pe­rio­ra de al­gu­nas co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas. aba­día (Del lat. ab­ba­tia.) f. Dig­ni­dad de abad o de aba­ de­sa. || Ju­ris­dic­ción, bie­nes o te­rri­to­rio per­te­ne­cien­tes al abad o a la aba­de­sa. || Mo­nas­te­rio o igle­sia que ri­ge un abad o una aba­de­sa. || En al­gu­nas pro­vin­cias es­pa­ño­las, pa­go que re­ci­be el pá­rro­co a la muer­te de al­gún fe­li­grés. || Ca­sa del cu­ra, en cier­tas pro­vin­cias de Es­pa­ña. aba­día mén­dez (mi­guel) Biog. Po­lí­ti­co y es­cri­tor co­lom­bia­no (1867-1947). Fue pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ ca (1926-1930). Miem­bro de las Aca­de­mias de His­to­ria y Ju­ris­pru­den­cia y di­rec­tor de la Aca­de­mia de la Len­gua. Au­tor de obras no­ta­bles por la pu­re­za de su es­ti­lo, en­tre las que fi­gu­ran Una Se­ma­na San­ta en mi pue­blo y Com­ pen­dio de his­to­ria mo­der­na. ab ae­ter­no loc. adv. lat. Des­de la eter­ni­dad. || Des­de mu­cho tiem­po atrás o de muy an­ti­guo. aba­gó m. Col. En­tre cam­pe­si­nos, por­ción se­lec­cio­na­ da de al­gu­na co­sa. aba­ja­de­ro (De aba­jar.) m. Te­rre­no en pen­dien­te, cues­ta. aba­jar intr. y tr. Ba­jar. aba­je­ño, ña (De aba­jo.) adj. Amér. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a las tie­rras ba­jas. aba­ji­no, na adj. Amér. Aba­je­ño. || Chi­le. Dí­ce­se de las per­so­nas de pro­vin­cias nor­te­ñas. Ú. t. c. s. aba­jo (De a y ba­jo.) adv. l. Ha­cia par­te o lu­gar in­fe­rior. || En lu­gar o par­te in­fe­rior. || En lu­gar pos­te­rior, pe­ro in­di­ can­do in­fe­rio­ri­dad. Ú. en es­pe­cial ha­blan­do de li­bros es­ cri­tos. || En di­rec­ción a lo que se ha­lla más ba­jo res­pec­to de lo que es­tá más al­to. Ba­rran­ca ABA­JO. || ant. DE­BA­ JO || ¡ABA­JO! int. que se em­plea pa­ra de­no­tar de­sa­pro­

10 ba­ción de al­go o de al­guien que no nos agra­da. aba­lan­zar tr. Po­ner la ba­lan­za en el fiel. || Equi­li­brar, igua­lar. || Im­pe­ler, lan­zar con vio­len­cia. Ú. t. c. r. || r. Arro­ jar­se irre­fle­xi­va­men­te a eje­cu­tar o de­cir al­go.

Abajadero en el oeste de Canadá. aba­laus­tra­do, da adj. Ba­laus­tra­do. abal­do­nar (De a. y bal­dón.) tr. EN­VI­LE­CER. || Ofen­ der, afren­tar. || Aban­do­nar o en­tre­gar. aba­lear (De a y el b. lat. ba­leium, es­co­ba y és­te del célt, ba­laen, re­ta­ma.) tr. Se­pa­rar del tri­go, ce­ba­da, etc., ya aven­ta­dos y con es­co­ba a pro­pó­si­to pa­ra ello, los gran­zo­nes y la pa­ja grue­sa. aba­leo m. Ac­ción de aba­lear. || Es­co­ba pa­ra aba­lear. || Plan­tas es­pi­no­sas y du­ras de las cua­les se ha­cen es­ co­bas pa­ra aba­lear. aba­li­za­mien­to m. Ac­ción y efec­to de aba­li­zar. aba­li­zar tr. Mar. Po­ner ba­li­zas en aguas na­ve­ga­bles, pa­ra in­di­car un pe­li­gro o mar­car el rum­bo. || r. Mar. Mar­ car­se. aba­llar (Del ital. ab­ba­glia­re.) tr. Pint. acep. RE­BA­ JAR. aba­llar (Del lat. ad va­llem, al va­lle.) tr. e intr. MO­VER. Ú. t. c. r. || ant. Echar aba­jo. aba­lles­tar (De a y ba­lles­ta, por el mo­do co­mo se ve­ri­fi­ca la ac­ción.) tr. Mar. Ti­rar de un ca­bo ya ten­so y su­je­to por sus ex­tre­mos. aba­lo­rio (Del ár. al­ba­lor, cris­tal y es­te del gr. béry­ llos, pie­dra pre­cio­sa.) m. Ador­no for­ma­do con pe­que­ ñas cuen­tas de vi­drio en­sar­ta­das. || Ca­da una de es­tas cuen­tas. aba­luar­tar (De a y ba­luar­te.) tr. Abas­tio­nar. aban­cay Geog. Prov. de Pe­rú, en el dep. de Apu­rí­ mac. 3.447 km2; 96.064 hab. Com­pren­de 9 dist. Aban­ cay, Chacoche, Cir­ca, Cu­ra­hua­si, Hua­pi­na­ca, Lam­bra­na, Pi­chi­rua, San Pedro de Cachora y Tamburco. || C. cab. del dist. y ca­pi­tal de la pro­vin­cia del de­par­ta­men­to de Apu­rí­mac. || Hist. Triun­fo lo­gra­do por Al­ma­gro so­bre tro­ pas de Pi­za­rro (1537). aban­de­ra­do m. Ofi­cial a quien co­rres­pon­de lle­var la ban­de­ra de un re­gi­mien­to o ba­ta­llón. || El que ser­vía o re­le­va­ba al al­fé­rez pa­ra lle­var la ban­de­ra. || El que en mar­chas, pro­ce­sio­nes, etc., lle­va la ban­de­ra.

Abanderado dinamarqués. aban­de­rar tr. Re­gis­trar o ma­tri­cu­lar un bu­que ex­ tran­je­ro ba­jo la ban­de­ra de un Es­ta­do. Ú. t. c. r. || Pro­veer a un bar­co de los do­cu­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra acre­di­tar la ban­de­ra a que per­te­ne­ce. Ú. t. c. r. aban­de­ri­zar tr. Di­ri­gir, acau­di­llar, ca­pi­ta­near. || r. Chi­ le y Pe­rú. In­cli­nar­se a de­ter­mi­na­do ban­do. aban­do­nar tr. De­jar sin am­pa­ro o cui­da­do a una per­ so­na o co­sa. || De­jar una co­sa que ha si­do em­pren­di­da. || r. Con­fiar­se uno a al­guien o al­go. || fig. De­jar­se ven­cer por afec­tos, pa­sio­nes, etc. || Des­cui­dar uno sus in­te­re­ses u obli­ga­cio­nes, o su com­pos­tu­ra o aseo. || Aba­tir­se en las ad­ver­si­da­des y con­tra­tiem­pos, ren­dir­se al de­sa­lien­to.

www.elbibliote.com

aban­do­nar tr. Re­le­gar, de­se­char, arrin­co­nar. || Apar­ tar­se con­tra su vo­lun­tad del lu­gar o ca­sa don­de se ha­lla. || r. Lan­zar­se con au­da­cia. || Eq. Ami­no­rar la ve­lo­ci­dad de su pa­so el ca­ba­llo. || Teol. Ha­cer aban­do­no. aban­do­nis­mo m. In­cli­na­ción a aban­do­nar sin lu­cha al­go que po­see­mos o nos co­rres­pon­de. aban­do­no m. Ac­ción y efec­to de aban­do­nar o aban­ do­nar­se. || For. Re­nun­cia sin de­sig­na­ción de be­ne­fi­cia­rio y con pér­di­da del de­re­cho de pro­pie­dad o po­se­sión de las co­sas. || De­re­cho que tie­ne el ase­gu­ra­do pa­ra exi­gir el pa­go del ase­gu­ra­dor, de­jan­do por cuen­ta de és­te las co­sas ob­je­to del se­gu­ro a con­se­cuen­cia de cier­tos ac­ci­ den­tes del co­mer­cio ma­rí­ti­mo. aban­do­no m. Sen­ci­llez, na­tu­ra­li­dad de ma­ne­ras, ne­ gli­gen­cia más o me­nos afec­ta­da (Es ga­li­cis­mo).) || Teol. Dar­se el al­ma to­tal­men­te a Dios pa­ra que la prue­be o tra­te co­mo de­see. aba­ni­car tr. Ha­cer ai­re con el aba­ni­co. Ú. m. c. r. aba­ni­car tr. fig. y fam. m. Cas­ti­gar, gol­pear. aba­ni­ca­zo m. Gol­pe que se da con el aba­ni­co. aba­ni­co (dim. de aba­no.) m. Ins­tru­men­to por­tá­til pa­ra ha­cer o ha­cer­se ai­res. El más co­mún tie­ne país de pa­pel, de te­la, etc. y pie de va­ri­llas y abier­to for­ma se­mi­cír­cu­lo. || fig. Co­sa de fi­gu­ra de aba­ni­co. || fig. y fam. SA­BLE. || Par­ te la­te­ral, en for­ma de aba­ni­co, del co­dal o de la ro­di­lle­ra de al­gu­nas ar­ma­du­ras an­ti­guas. || Cu­ba. Pie­za de ma­de­ ra usa­da en los fe­rro­ca­rri­les pa­ra se­ña­lar los cam­bios de vía. || Mar. Es­pe­cie de ca­bría for­ma­da con ele­men­tos de a bor­do. || Veá­se VE­LA DE ABA­NI­CO. || EN ABA­NI­CO. m. adv. En fi­gu­ra de aba­ni­co. || PA­RE­CER uno ABA­NI­CO DE TON­TA. frs. fig. y fam. Me­near­se, mo­ver­se mu­cho y sin con­cier­to.

Abanicos japoneses. aba­ni­llo (dim. de aba­no.) m. Ador­no de lien­zo afo­lla­ do que se em­plea­ba an­ti­gua­men­te pa­ra la con­fec­ción de cier­tos cue­llos ale­chu­ga­dos. || ABA­NI­CO. aba­ni­queo m. Ac­ción de aba­ni­car o aba­ni­car­se. aba­no m. ABA­NI­CO. || Apa­ra­to en for­ma de aba­ni­co, que pen­dien­te del te­cho sir­ve pa­ra ha­cer ai­res. aban­to m. Ave ra­paz ori­gi­na­ria de Áfri­ca sep­ten­trio­ nal, pa­re­ci­da al bui­tre, pe­ro de me­nor ta­ma­ño que és­te. Es muy pe­re­zo­sa y tí­mi­da y se ali­men­ta de sus­tan­cias ani­ma­les en des­com­po­si­ción. || adj. Aplí­ca­se al hom­ bre tor­pe y atur­di­do. || Dí­ce­se del to­ro que se es­pan­ta y asus­ta fá­cil­men­te. aba­ñar (de a y el lat. van­num, cri­ba.) tr. Se­lec­cio­nar la se­mi­lla me­dian­te un cri­ba­do es­pe­cial. aba­ra­jar tr. Amér. Me­rid. Ba­ra­jar. aba­ra­tar tr. Ha­cer que dis­mi­nu­ya o ba­je el pre­cio de una co­sa. abar­ca (Del vasc. abar­ca.) f. Cal­za­do bas­to he­cho de cue­ro cru­do y tam­bién de cau­cho, que cu­bre par­te del pie y se su­je­ta con co­rreas o cuer­das so­bre el em­pei­ne y el to­bi­llo. || Zue­co. abar­car (Del lat. ad, s. y bra­chium, bra­zo.) tr. Ro­dear, ce­ñir con la ma­no o con los bra­zos una co­sa. || Im­pli­car, en­ce­rrar en sí. || Amér. ACA­PA­RAR. || Mont. Ro­dear una par­te de mon­te don­de se su­po­ne que es­tá la ca­za. abar­car tr. Ec. In­cu­bar, em­po­llar. abar­loar (De a y bar­loa.) tr. Mar. Si­tuar un bu­que de mo­do que su cos­ta­do es­té tan cer­ca de otro bar­co, o de un mue­lle, ba­te­ría, etc., que ca­si to­que con ellos. Ú. t. c. r. abar­qui­llar tr. En­cor­var, sin que lle­gue a for­mar ro­ llo, un cuer­po del­ga­do y an­cho, co­mo pas­ta de bar­qui­ llos o de hos­tias, lá­mi­na me­tá­li­ca, cha­pa de ma­de­ra, ho­ja de pa­pel, etc. Ú. t. c. r. aba­rra­car intr. Mil. Acam­par las tro­pas cons­tru­yen­ do ba­rra­cas o cho­zas. Ú. t. c. r. aba­rra­ga­nar­se (De a y ba­rra­ga­na.) r. Aman­ce­bar­se. aba­rra­ja­do, da adj. Chi­le. Pen­den­cie­ro, au­daz. aba­rra­jar tr. Aba­rrar, atro­pe­llar. || r. Chi­le y Pe­rú. En­ ca­na­llar­se, pros­ti­tuir­se.

ABEJORRO

11 aba­rra­jo m. Pe­rú. Tro­pe­zón, tras­pié, caí­da. aba­rran­ca­de­ro m. Lu­gar en que es fá­cil aba­rran­ car­se. || fig. Lan­ce o ne­go­cio del que no pue­de sa­lir­se con fa­ci­li­dad. aba­rran­ca­mien­to m. Ac­ción y efec­to de aba­rran­ car o aba­rran­car­se. aba­rran­car tr. Ha­cer ba­rran­cos. || Me­ter en un ba­ rran­co. Ú. t. c. r. || intr. VA­RAR. Ú. t. c. r. || r. fig. Me­ter­ se en asun­to o ne­go­cio del que no pue­de sa­lir­se con fa­ci­li­dad. aba­rrar tr. Ti­rar con vio­len­cia al­gu­na co­sa. || Sa­cu­ dir, va­rear. aba­rro­tar tr. Ase­gu­rar o for­ta­le­cer con ba­rro­tes al­ gu­na co­sa. aba­rro­tar tr. Apo­yar o de­fen­der un nai­pe, en jue­go de la ma­li­lla. || r. Amér. Aba­ra­tar al­gu­na co­sa por su can­ ti­dad con­si­de­ra­ble. || Amér. Mo­no­po­li­zar. aba­rro­te ( De aba­rro­tar.) m. Mar. Cu­ña o far­do pe­ que­ño con que se ase­gu­ra la es­ti­ba, lle­nan­do sus hue­ cos. || pl. Amér. Ar­tí­cu­los de co­mer­cio, co­mo con­ser­vas ali­men­ti­cias, ca­cao, pa­pel, etc. || Pe­rú. Co­mes­ti­bles.

Abarrotes en un comercio israelí. abas­cal (jo­sé fer­nan­do de) Biog. Mi­li­tar y po­lí­ti­ co es­pa­ñol que se dis­tin­guió en la de­fen­sa de La Ha­ba­ na con­tra los in­gle­ses. En 1806 fue nom­bra­do vi­rrey del Pe­rú, car­go en el que cum­plió una des­ta­ca­da ac­tua­ción. Creó es­cue­las gra­tui­tas pa­ra la en­se­ñan­za pri­ma­ria, cá­ te­dras de me­di­ci­na y ci­ru­gía y una aca­de­mia de di­bu­jo en la ciu­dad de Li­ma. For­mó un par­ti­do de ac­ción rea­lis­ta ame­ri­ca­no con el áni­mo de es­tre­char las cor­dia­les re­la­ cio­nes en­tre na­ti­vos y es­pa­ño­les. En­te­ra­do de la re­vo­lu­ ción de 1810 en Bue­nos Ai­res, ane­xó las pro­vin­cias de Cór­do­ba, Po­to­sí, Char­cas y La Paz al vi­rrei­na­to del Pe­rú. En 1816 fue se­pa­ra­do del car­go por el rey Fer­nan­do VII (1743-1827). aba­sí adj. Aplí­ca­se a ca­da uno de los des­cen­dien­tes de Abu­la­bás, quien, des­pués de des­tro­nar a los ca­li­fas ome­yas de Da­mas­co, fun­dó en el si­glo VIII de nues­tra era una nue­va di­nas­tía. Ú. m. c. s. m. y en pl. || Per­te­ne­ cien­te o re­la­ti­vo a es­ta di­nas­tía. aba­so­lo (ma­ria­no) Biog. Pa­trio­ta me­xi­ca­no na­ci­do en 1780. Lu­chó va­lien­te­men­te por la eman­ci­pa­ción de su pa­tria par­ti­ci­pan­do, jun­to con Hi­dal­go, Allen­de y otros pa­trio­tas, en va­rias ba­ta­llas has­ta 1811, cuando fue he­ cho pri­sio­ne­ro y con­du­ci­do a Es­pa­ña. Mu­rió ese mis­mo año en la pri­sión de Cá­diz. abas­tar (De a y bas­tar.) tr. Abas­te­cer, pro­veer de lo ne­ce­sa­rio. Ú. t. c. r. || intr. ant. BAS­TAR. || r. Con­ten­tar­se, sa­tis­fa­cer­se. abas­tar­dar intr. Bas­tar­dear, de­ge­ne­rar. abas­te­cer (De a y bas­te­cer.) tr. Pro­veer de lo ne­ce­ sa­rio. Ú. t. c. r. abas­te­ro (De abas­tar.) m. Chi­le. Dí­ce­se del que com­pra re­ses en pie pa­ra sa­cri­fic ­ ar­las y ven­der la car­ne al por ma­yor. || Cu­ba. Abas­te­ce­dor. abas­tio­nar tr. Fort. For­ti­fi­car con bas­tio­nes. abas­to (De abas­tar.) m. Pro­vi­sión de ví­ve­res, mu­ni­cio­ nes, etc. || Abun­dan­cia, gran can­ti­dad. || Pie­za de po­ca im­por­tan­cia en el ar­te del bor­da­dor. || adv. m. ant. Abun­ dan­te­men­te. || DAR ABAS­TO. frs. Pro­veer a las exi­gen­ cias o ne­ce­si­da­des de una co­sa. Úsa­se m. con neg. aba­ta­nar tr. Gol­pear los pa­ños en el ba­tán pa­ra de­ sen­gra­sar­los y en­fur­tir­los. || fig. Mal­tra­tar, gol­pear. aba­ta­tar tr. fam. Amér. Me­rid. Tur­bar, aver­gon­zar, ru­ bo­ri­zar. Ú. t. c. r. || De­jar cor­ta­do, azo­rar, des­con­cer­tar. Ú. t. c. r. aba­te (Del lat. ab­bas, -atis.) m. Ecle­siás­ti­co de ór­de­nes me­no­res, o sim­ple ton­su­ra­do, que ves­tía tra­je cle­ri­cal. || Nom­bre da­do en Es­pa­ña al pres­bí­te­ro fran­cés o ita­lia­no y tam­bién al es­pa­ñol que ha re­si­di­do en Fran­cia o Ita­lia. aba­tí (Voz gua­ra­ní.) m. Arg. Aguar­dien­te de maíz. || ant. Arg. Maíz.

aba­ti­mien­to m. Ba­je­za, hu­mi­lla­ción. || De­cai­mien­to, pos­tra­ción fí­si­ca o mo­ral. || Per­so­na o co­sa afren­to­sa. || Mar. Án­gu­lo for­ma­do por la lí­nea de la qui­lla con el rum­bo que en rea­li­dad si­gue la em­bar­ca­ción. aba­tir (De a y ba­tir.) tr. De­rri­bar, echar por tie­rra. Ú. t. c. r. || Ha­cer que ba­je una co­sa. || Po­ner ten­di­do lo que es­ta­ba ver­ti­cal. || Des­com­po­ner, de­sar­mar al­gu­nas co­sas co­mo tien­das de cam­pa­ña, ca­ma­ro­tes, etc. || fig. En­vi­le­cer, hu­mi­llar. Ú. t. c. r. || Ha­cer per­der el áni­mo, el vi­gor, las fuer­zas, etc. Ú. t. c. r. || intr. Mar. Des­viar­se una em­bar­ca­ción de su ru­ta a cau­sa del vien­to o de una co­ rrien­te. || r. Des­cen­der en su vue­lo el ave de ra­pi­ña. aba­zón (En fr. aba­joue.) m. Ca­da uno de los dos bu­ches que en los ca­rri­llos tie­nen al­gu­nos ma­mí­fe­ros, es­pe­cial­men­te los mo­nos, pa­ra de­po­si­tar los ali­men­tos an­tes de mas­ti­car­los. ab­be­vi­lle Geog. Ciu­dad situada al sur del dep. de Som­me, de la región de Picardía, en Fran­cia. a.b.c. Pol. De­no­mi­na­ción que co­rres­pon­de a las si­glas de Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Chi­le y con la que se de­sig­na a es­tos paí­ses des­pués del tra­ta­do del 25 de ma­yo de 1915, por el cual con­vi­nie­ron re­sol­ver las de­sa­ve­nen­cias in­ter­na­cio­na­les re­ci­pro­cas que no se ha­lla­ran com­pren­ di­das en los res­pec­ti­vos tra­ta­dos de ar­bi­tra­je exis­ten­tes en­tre ellos. ab­días Hist. Sag. Ma­yor­do­mo de Acab, rey de Je­ru­ sa­lén, que im­pi­dió que cien pro­fe­tas fue­ran víc­ti­mas de la des­pia­da­da rei­na Je­za­bel. || Uno de los do­ce pro­fe­tas me­no­res, que pre­di­jo la rui­na de los idu­meos. ab­di­ca­ción (Del lat. ab­di­ca­tio, -onis.) f. Ac­ción y efec­to de ab­di­car. || Do­cu­men­to en que cons­ta la ab­ di­ca­ción. ab­di­car (Del lat. ab­di­ca­re; de ab, se­pa­ra­ti­vo y di­ca­ re, ofre­cer.) tr. Ce­der o re­nun­ciar a la so­be­ra­nía de un pue­blo; ce­der o re­nun­ciar a otras dig­ni­da­des o car­gos. || Ce­der o re­nun­ciar a opi­nio­nes, creen­cias, de­re­chos, etc. || de­sus. Pri­var a uno de un de­re­cho, ven­ta­ja, po­der, fa­cul­tad, etc. Usá­ba­se t. c. intr. ab­do­men (Del lat. ab­do­men.) m. VIEN­TRE. ab­duc­ción (Del lat. ab­duc­tio, -onis, se­pa­ra­ción.) f. Mo­vi­mien­to que se­pa­ra un miem­bro de la lí­nea me­dia o eje ima­gi­na­rio del cuer­po. || Dial. Si­lo­gis­mo en que la pre­mi­sa ma­yor es evi­den­te y la me­nor pro­ba­ble, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que és­ta pue­de de­mos­trar­se más fá­cil­ men­te que la con­clu­sión. ab­du­cens m. Anat. Véa­se MÚS­CU­LO AB­DUC­TOR. abe­cé (De a, b, c.) m. Abe­ce­da­rio. || fig. Ru­di­men­tos de un ar­te, cien­cia o fa­cul­tad o de cual­quier or­den de co­no­ ci­mien­tos. || NO EN­TEN­DER, o NO SA­BER EL ABE­CÉ. frs. fig. y fam. Ser una per­so­na muy ig­no­ran­te. abe­ce­da­rio (Del lat. abe­ce­da­rium y és­te de a, b, c.) m. Se­rie de las le­tras de un idio­ma co­lo­ca­das or­de­na­ da­men­te. || Pe­que­ño li­bro car­tel con el abe­ce­da­rio, que se uti­li­za pa­ra en­se­ñar a leer. || Or­den al­fa­bé­ti­co; lis­ta en es­te or­den. || ABE­CÉ. || Impr. Or­den de las sig­na­tu­ras de los plie­gos de una edi­ción, cuan­do van mar­ca­dos con le­tras. || ABE­CE­DA­RIO MA­NUAL. Sis­te­ma de sig­nos equi­va­len­tes a las le­tras del abe­ce­da­rio, que se ha­cen con los de­dos de la ma­no. Lo uti­li­zan es­pe­cial­men­te los sor­do­mu­dos pa­ra co­mu­ni­car­se en­tre sí o con otras per­ so­nas. || ABE­CE­DA­RIO TE­LE­GRÁ­FI­CO. Se­rie de sig­nos usa­dos en te­le­gra­fía.

A

abe­dul (Del lat. be­tu­la.) Ár­bol be­tu­lá­ceo, que al­can­ za una al­tu­ra de diez me­tros y cu­yas ho­jas pe­que­ñas, pun­tia­gu­das y ase­rra­das, es­tán dis­pues­tas en ra­mi­llas col­gan­tes. Abun­da en Eu­ro­pa y su cor­te­za se uti­li­za pa­ ra cur­tir y aro­ma­ti­zar las pie­les de Ru­sia. || Ma­de­ra de es­te ár­bol.

Bosque de Abedules. abe­ja (Del lat. apí­cu­la, por con­trac. api­cla, dim. de apis.) f. In­sec­to per­te­ne­cien­te al or­den de los hi­me­nóp­ te­ros, de co­lor par­do y con ve­llo ro­ji­zo, que mi­de unos 15 mi­lí­me­tros de lar­go. Pro­du­ce ce­ra y miel. || fig. Per­ so­na muy la­bo­rio­sa y alle­ga­do­ra. || Astr. MOS­CA, cons­ te­la­ción. || ABE­JA AL­BA­ÑI­LA. Es­pe­cie de abe­ja que vi­ ve apa­rea­da en agu­je­ros ho­ri­zon­ta­les que ha­ce en las ta­pias y te­rre­no du­ros. || ABE­JA CAR­PIN­TE­RA. Hi­me­ nóp­te­ro se­me­jan­te al abe­jo­rro, de co­lor ne­gro mo­ra­do; fa­bri­ca su pa­nal en los tron­cos se­cos de los ár­bo­les. || ABE­JA MA­CHIE­GA, MAE­SA o MAES­TRA. Abe­ja rei­na. || ABE­JA NEU­TRA. La que no pro­crea y pro­du­ce ce­ra y miel. || ABE­JA REI­NA. Hem­bra fe­cun­da de las abe­jas, úni­ca en ca­da col­me­na. abe­ja­rrón (aum. de abe­ja.) m. ABE­JO­RRO. || ABE­ JÓN. abe­ja­ru­co m. Ave tre­pa­do­ra, de cue­llo ama­ri­llo, alas azu­les y ver­des y lo­mo ro­jo os­cu­ro, que mi­de unos 15 cen­tí­me­tros de lar­go y se ca­rac­te­ri­za por per­se­guir a las abe­jas. || fig. Per­so­na chis­mo­sa o mur­mu­ra­do­ra.

Abejaruco.

Abasí. Minarete de la mezquita de Al-Mutawakkil en Samarra, Iraq.

www.elbibliote.com

abe­je­ra f. Col­me­nar. || To­ron­jil. abe­je­ro, ra s. COL­ME­NE­RO. || m. Abe­ja­ru­co. abe­jón (aum. de abe­ja.) m. ZÁN­GA­NO. || ABE­JO­RRO. || Zán­ga­no de la ba­ya del ca­fé. abe­jo­near intr. Col. Zum­bar co­mo lo ha­ce el abe­ jón. abe­jo­rreo m. Zum­bi­do de las abe­jas. || Ru­mor con­ fu­so de vo­ces o con­ver­sa­cio­nes. abe­jo­rro (De abe­ja.) m. In­sec­to hi­me­nóp­te­ro, apro­ xi­ma­da­men­te de tres cen­tí­me­tros de lar­go, ve­llu­do y con la trom­pa ca­si de igual ta­ma­ño que el cuer­po; es muy

A

ABEJUNO

12 abe­rrar (Del lat. abe­rra­re.) intr. Ex­tra­viar­se, an­dar erran­te. abe­rrar intr. Caer en abe­rra­ción o error. aber­tal adj. Aplí­ca­se al te­rre­no que se agrie­ta con la se­quía. || Dí­ce­se de la fin­ca rús­ti­ca que no es­tá ce­rra­da con va­lla­do, ta­pia, etc., ni de otro mo­do.

Abejera. zum­ba­dor. || Co­leóp­te­ro de cuer­po ne­gro y con las ex­ tre­mi­da­des de los éli­tros, las an­te­nas y las pa­tas de co­ lor ro­ji­zo; mi­de unos tres cen­tí­me­tros de lar­go y zum­ba mu­cho al vo­lar. || fig. Per­so­na cu­ya con­ver­sa­ción es muy mo­les­ta y pe­sa­da. abe­ju­no, na adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a la abe­ja. abel Hist. Sag. Se­gun­do hi­jo de Adán y Eva, a quien, su her­ma­no Caín le dio muer­te, lle­va­do por la en­vi­dia y el odio. abel (car­los fe­de­ri­co) Biog. Mú­si­co ale­mán, com­ po­si­tor de va­rias obras pa­ra flau­ta, vio­la, etc.; de ellas, die­cio­cho son cuar­te­tos y trein­ta y seis, ober­tu­ras. Fue maes­tro de la ca­pi­lla pri­va­da de la rei­na de In­gla­te­rra (1725-1787). || FE­DE­RI­CO AU­GUS­TO—. Quí­mi­co in­glés que efec­tuó im­por­tan­tes tra­ba­jos so­bre el va­lor ca­ló­ri­co del pe­tró­leo y so­bre ex­plo­si­vos (1827-1902). || NI­CO­LÁS EN­RI­QUE—. Gran ma­te­má­ti­co no­rue­go. In­cre­men­tó el es­tu­dio de las cien­cias y apor­tó mu­chos con­cep­tos nue­ vos, es­pe­cial­men­te en ál­ge­bra, es­ta­ble­cien­do la teo­ría ge­ne­ral de las in­te­gra­les con su teo­re­ma de Abel (18021829). || —DE PU­JOL (ALE­JAN­DRO DIO­NI­SIO). Pin­tor fran­cés, alum­no de Da­vid y au­tor de des­ta­ca­das obras (1785-1861). abe­lar­do (pe­dro) Biog. Teó­lo­go es­co­lás­ti­co y fi­ ló­so­fo fran­cés, cul­tor de las cien­cias y cé­le­bre por sus des­di­cha­dos amo­res con Eloí­sa. Mu­rió en el mo­nas­te­rio de Cluny (1079-1142). abe­lla ca­pri­le (mar­ga­ri­ta) Biog. Poe­ti­sa y es­ cri­to­ra ar­gen­ti­na, es­cri­bió mu­chas obras, en­tre ellas So­ ne­tos, Per­fi­les en la nie­bla y Som­bras en el mar (19011960). abe­lla­car tr. En­vi­le­cer, ha­cer el be­lla­co. Ú. t. c. r. abe­llo­ta­do, da adj. Que tie­ne fi­gu­ra se­me­jan­te a la de la be­llo­ta. abe­mo­lar tr. Mús. Po­ner be­mo­les. || Sua­vi­zar, dul­ ci­fi­car la voz. ABENCERRAJE Individuo de una familia del reino granadino, famosa por su rivalidad con los cegríes. || Mariposa diurna de pequeño tamaño, de color azul oscuro con amplios bordes negros. abe­ras­tain (an­to­niNo) Biog. Po­lí­ti­co ar­gen­ti­no na­ci­do a prin­ci­pios del si­glo XIX. Fue su­ce­sor de Vi­ra­ so­ro en el go­bier­no de la pro­vin­cia de San Juan. Mu­rió fu­si­la­do en la batalla de Rinconada del Pocito el 12 de ene­ro de 1861, por or­den del in­ter­ven­tor fe­de­ral de la pro­vin­cia, Juan Saá. aber­deen Geog. Tercera ciudad en tamaño de Escocia, con una población de aprox. 210.000 habitantes. Capital petrolera de Europa. Importante centro comercial y puerto marítimo principal en el nordeste de Escocia. || Universidad, astilleros, fundiciones. aber­deen an­gus Zoo­téc. Ra­za de bo­vi­nos de ori­ gen es­co­cés. Se ca­rac­te­ri­za por ser de pe­la­je ne­gro, de ca­be­za cor­ta y an­cha, des­pro­vis­ta de cuer­nos. Es muy co­ti­za­da por el ren­di­mien­to y ca­li­dad de su car­ne. || m. Ani­mal per­te­ne­cien­te a es­ta ra­za. Ú. t. c. adj. abe­ren­je­na­do, da adj. Que tie­ne el co­lor o la fi­gu­ra de la be­ren­je­na. abe­rra­ción (Del lat. abe­rra­tio, -onis; de abe­rra­re, an­dar erran­te.) f. Ex­tra­vío, error. || Astr. Des­vío apa­ren­ te de los as­tros, que tie­ne por cau­sa la ve­lo­ci­dad de la luz en com­bi­na­ción con la de la Tie­rra. || ABE­RRA­CIÓN CRO­MÁ­TI­CA. Ópt. De­fec­to de las len­tes que es cau­ sa de cro­ma­tis­mo. || ABE­RRA­CIÓN DE ES­FE­RI­CI­DAD. Ópt. Fal­ta de coin­ci­den­cia de los ra­yos lu­mi­no­sos que de­ben en­con­trar­se en el fo­co de una len­te o de un es­ pe­jo cón­ca­vo. abe­rra­ción f. Pat. De­sor­den o ano­ma­lía de ori­gen or­gá­ni­co o men­tal.

Abertal.

lle­ría que tie­ne re­la­ja­dos los mús­cu­los de las re­gio­nes su­pe­rio­res de los miem­bros to­rá­ci­cos. || Mar. Aplí­ca­se a la em­bar­ca­ción sin cu­bier­ta. || adv. m. Abier­ta­men­te. abie­ti­no, na (Del lat. abies, -etis, abe­to.) adj. Aplí­ca­se a la re­si­na del abe­to. || m. Abe­ti­no­te. abi­ga­rrar tr. Dar a una co­sa co­lo­res di­ver­sos mal com­bi­na­dos. abi­gea­to (Del lat. abi­gea­tus.) m. For. Hur­to de ga­na­do. abi­go­ta­do, da adj. Bi­go­tu­do. abio­gé­ne­sis (Del gr. abios, que no tie­ne vi­da y gé­ ne­sis, ge­ne­ra­ción.) f. Fi­siol. Ge­ne­ra­ción de se­res vi­vos, pro­du­ci­da por sus­tan­cias inor­gá­ni­cas. abió­ti­co, ca (Del gr. a, priv. y bio­ti­kós, re­la­ti­vo a la vi­da.) adj. Aplí­ca­se a aque­llos lu­ga­res don­de no es po­ si­ble la vi­da. abi­pón, na adj. Aplí­ca­se a una tri­bu de in­dios que ha­ bi­ta­ba en las cer­ca­nías del Pa­ra­ná. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­ cien­te a es­tos in­dí­ge­nas. abi­sa­grar tr. Cla­var o fi­jar bi­sa­gras. abi­sal (Del gr. a, priv. y bys­sós, fon­do.) adj. Abis­mal. abi­sal adj. Aplí­ca­se a lo que es pro­pio de los abis­mos o gran­des pro­fun­di­da­des oceá­ni­cas. || FAU­NA ABI­SAL. Zool. Nom­bre que se da a cier­tas es­pe­cies, aun no cla­si­ fi­ca­das, que vi­ven en pro­fun­das de­pre­sio­nes ma­ri­nas.

aber­tu­ra f. Ac­ción de abrir o abrir­se. || Te­rre­no abier­ to y an­cho, en­tre dos mon­ta­ñas. || Grie­ta en la tie­rra, for­ ma­da por los to­rren­tes o la se­quía. || Hen­di­du­ra, grie­ta, agu­je­ro. || En­se­na­da. || fig. Diá­me­tro útil de un te­les­co­pio. || For. APER­TU­RA. abe­tal m. Pa­ra­je po­bla­do de abe­tos. abe­ti­no­te m. Re­si­na lí­qui­da que flu­ye de la cor­te­za del abe­to o pi­na­be­te. abe­to (Del lat. abies, -etis.) m. Ár­bol co­ní­fe­ro, que al­ can­za has­ta 50 me­tros de al­tu­ra, con tron­co de cor­te­za blan­que­ci­na, ra­mas ho­ri­zon­ta­les, co­pa en for­ma de co­ no, de ho­jas en agu­ja y per­sis­ten­tes y fru­to en pi­ñas. Se cría en lu­ga­res fres­cos y ele­va­dos y su ma­de­ra se uti­li­za en de­ter­mi­na­das cons­truc­cio­nes. || Ma­de­ra de cual­ quie­ra de las es­pe­cies de es­te ár­bol. || Véa­se ACEI­TE DE ABE­TO. || ABE­TO BLAN­CO. ABE­TO. || ABE­TO DEL NOR­TE, FAL­SO O RO­JO. Pi­cea.

Pejesapo abisal. abi­se­lar tr. Bi­se­lar. abi­si­nia Geog. Véa­se Etio­pía. abis­mal adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al abis­mo. || m. Ca­da uno de los cla­vos con que se fi­ja­ba en el as­ta el hie­rro de la lan­za. abis­mar tr. Su­mir, hun­dir en un abis­mo. Ú. t. c. r. || fig. Aba­tir, con­fun­dir. Ú. t. c. r. || r. fig. En­tre­gar­se por com­ple­ to a la con­tem­pla­ción, a un sen­ti­mien­to, etc. abis­mo (Del lat. abys­si­mus, sup. de abys­sus y és­te del gr. ábys­sos; de a, prov. y bys­sós, fon­do.) m. Pro­fun­di­dad gran­de, im­po­nen­te y pe­li­gro­sa. || IN­FIER­NO. || fig. Co­ sa in­son­da­ble, in­men­sa o in­com­pren­si­ble. || Blas. Par­te cen­tral del es­cu­do.

Abeto. abe­tu­na­do, da p. p. de ABE­TU­NAR. || adj. Se­me­ jan­te al be­tún en cual­quie­ra de sus cua­li­da­des. abe­tu­nar tr. Em­be­tu­nar. ABIDJÁN Geog. Principal ciudad de Côte d´Ivoire (Costa de Marfil), supera los 4.000.000 hab. Centro cultural, comercial y financiero más importante, antigua capital. Su puerto, sobre el Golfo de Guinea, es uno de los principales de la región. abier­to, ta (Del lat. aper­tus.) p. p. irreg. de ABRIR. || adj. Lla­no, di­la­ta­do, de­sem­ba­ra­za­do. Aplí­ca­se por lo co­ mún al cam­po. || Sin mu­rar o cer­car. || Veá­se CON­CE­JO, CRÉ­DI­TO, RES­TO, TES­TA­MEN­TO ABIER­TO. || Veá­se CAR­GA, CAR­TA, CAR­TE­LA, CA­SA, ES­PE­JUE­LA, GUE­ RRA, LE­TRA, VA­CA ABIER­TA. || In­du­da­ble, cla­ro, pa­ten­ te. || fig. Fran­co, in­ge­nuo, sin­ce­ro. || Aplí­ca­se a la ca­ba­

www.elbibliote.com

Abismo oceánico. abi­tar tr. Mar. Su­je­tar, ama­rrar el ca­ble a las bi­tas. abi­tón (De bi­ta.) m. Mar. Ma­de­ro co­lo­ca­do en for­ma ver­ti­cal, que sir­ve pa­ra ama­rrar al­gu­na cuer­da. abi­yán Geog. Véase Abidján. abiz­co­cha­do, da adj. Se­me­jan­te al biz­co­cho. ab­ja­sia Geog. Re­pú­bli­ca independiente de facto desde 1992, reconocida como región independiente de Georgia por parte de Rusia y Nicaragua en el año 2008 y Venezuela en el año 2009. Considerada como República

ABORRACHADO, DA

13 autónoma perteneciente a Georgia por gran parte de la comunidad internacional. Cerca de 8.600 km2; aprox. 225.000 hab. Cap. SUK­HUM o Su­ju­mi. ab­ju­rar (Del lat. abiu­ra­re; de ab, se­pa­ra­ti­vo y iu­ra­re, ju­rar.) tr. Re­nun­ciar en for­ma so­lem­ne; des­de­cir­se con ju­ra­men­to. abla­ción (Del lat. abla­tio, -onis, ac­ción de qui­tar.) f. Cir. Se­pa­ra­ción o ex­tir­pa­ción de una par­te cual­quie­ra del or­ga­nis­mo. ablan­da­bre­vas (De ablan­dar y bre­va.) com. fig. y fam. Per­so­na inú­til o de po­ca dis­po­si­ción. ablan­da­hi­gos com. fig. y fam. Ablan­da­bre­vas. ablan­dar tr. Po­ner blan­da una co­sa. Ú. t. c. r. || Sua­ vi­zar, la­xar. || fig. Cal­mar la fuer­za, el eno­jo, etc. Ú. t. c. r. || intr. Ate­nuar­se los ri­go­res del in­vier­no; em­pe­zar a de­rre­tir­se las nie­ves y los hie­los. || Per­der su fuer­za el vien­to. Ú. t. c. r. ablan­de m. Arg. Ro­da­je de un au­to­mo­tor, si­tua­ción en que se ha­lla mien­tras no ha re­co­rri­do la dis­tan­cia ini­ cial in­di­ca­da por el fa­bri­can­te. abla­ti­vo (Del lat. abla­ti­vus.) m. Gram. Sex­to ca­so de la de­cli­na­ción, que ha­ce ofi­cio de com­ple­men­to cir­cuns­ tan­cial y de­no­ta lu­gar, tiem­po, cau­sa, mo­do, com­pa­ñía, ins­tru­men­to, etc. Ca­si siem­pre va pre­ce­di­do de pre­po­ si­ción, sien­do las que se em­plean más fre­cuen­te­men­te con, de, des­de, en, por, sin, so­bre, tras. La se­gun­da só­ lo se usa cuan­do ex­pre­sa al­gu­na de las re­la­cio­nes in­ di­ca­das y no las de pro­pie­dad, po­se­sión, per­te­nen­cia o ma­te­ria, que de­no­ta el ge­ni­ti­vo. || ABLA­TI­VO AB­SO­ LU­TO. Gram. Ex­pre­sión elíp­ti­ca que no tie­ne co­ne­xión gra­ma­ti­cal con el res­to de la fra­se a que per­te­ne­ce, pe­ro de la cual es an­te­ce­den­te o su­pues­to. Se pue­de com­po­ ner de dos nom­bres con pre­po­si­ción; EN CAL­MA LOS ÁNI­MOS, fue po­si­ble con­ti­nuar ha­blan­do; o de nom­bre o pro­nom­bre acom­pa­ña­do de ad­je­ti­vo, par­ti­ci­pio o ge­ run­dio y cons­tar, ade­más, de otras par­tes de la ora­ción; HAM­BRIEN­TO EL HOM­BRE, sin­tió­se mo­rir; MUER­TO EL PE­RRO, se aca­bó la ra­bia; HE­CHO ESO, aban­do­nó el lu­gar. Pue­de cons­tar de un so­lo ge­run­dio o un so­lo par­ti­ci­pio, so­bren­ten­dién­do­se un nom­bre: BAI­LAN­DO, per­dió el sen­ti­do; OFEN­DI­DO, le ne­gó el sa­lu­do. able­ga­do (Del lat. able­ga­tus, p. p. de able­ga­re.) m. En­via­do apos­tó­li­co que tie­ne el en­car­go de en­tre­gar el bi­rre­te a los nue­vos car­de­na­les. ablu­ción (Del lat. ablu­tio, -onis.) f. LA­VA­TO­RIO. || Ac­ción de pu­ri­fi­car­se me­dian­te el agua, con­for­me al ri­to de al­gu­nas re­li­gio­nes. || Ce­re­mo­nia de pu­ri­fi­car el cá­liz y la­var­se los de­dos, que ha­ce el sa­cer­do­te du­ran­te el ofi­cio de la mi­sa. || pl. Vi­no y agua con que efec­túa es­ta ce­re­mo­nia.

c. r. Ver­ter el con­te­ni­do de una va­si­ja, un cos­tal, etc., en otro, apro­xi­man­do las bo­cas de am­bos. || r. Reu­nir­se una o más per­so­nas con otra u otras pa­ra tra­tar un asun­to o ne­go­cio. || intr. Mar. Co­men­zar a en­trar la em­bar­ca­ción en un puer­to, es­tre­cho, ca­nal, etc. abo­car tr. Abrir la bo­ca de un cos­tal pa­ra ver­ter el gra­no den­tro de él. abo­car­da­do, da p. p. de ABO­CAR­DAR. || adj. De bo­ca pa­re­ci­da a la de una trom­pe­ta. Se di­ce es­pe­cial­ men­te de cier­tas ar­mas de fue­go. abo­car­dar tr. En­san­char la aber­tu­ra de un agu­je­ro o de un tu­bo. abo­car­do m. Mar. Ale­gra. abo­ce­la­do, da p. p. de ABO­CE­LAR. || adj. Se­me­ jan­te a un bo­cel. abo­ce­tar tr. Ha­cer bo­ce­tos. abo­chor­na­do, da p. p. de ABO­CHOR­NAR. || adj. Bo­chor­no­so. abo­chor­nar tr. So­fo­car por ex­ce­si­vo ca­lor. Ú. t. c. r. || fig. Aver­gon­zar, son­ro­jar. Ú. t. c. r. || Agr. En­fer­mar las plan­tas por el ex­ce­si­vo ca­lor. abo­ci­nar tr. En­san­char un ca­ñón o tu­bo ha­cia su bo­ ca a ma­ne­ra de bo­ci­na. || intr. fam. Caer de bru­ces. abo­ci­nar tr. Arq. Dar a un ar­co, por una par­te, más ele­va­ción o en­san­che que por la otra. || r. Mar­char un ca­ ba­llo o ye­gua apo­yan­do el cuer­po so­bre el cuar­to de­lan­ te­ro. || Chi­le. En­san­cha­mien­to que por el uso se pro­du­ce en el agu­je­ro del cu­bo de las rue­das. abo­fe­tear tr. Dar bo­fe­ta­das. abo­ga­cía f. Pro­fe­sión y ejer­ci­cio del abo­ga­do. abo­ga­de­ras f. pl. Amér. Es­fuer­zos con que se in­ten­ ta con­ven­cer a al­guien, o atraer­lo a un par­ti­do de­ter­mi­ na­do. || Ar­gu­men­tos cap­cio­sos. abo­ga­do (Lat. ad­vo­ca­tus.) m. Pe­ri­to en le­yes que de­ fien­de en jui­cio los de­re­chos de los li­ti­gan­tes y da dic­ta­ men so­bre las cues­tio­nes ju­rí­di­cas que se le con­sul­tan. || fig. Me­dia­ne­ro, in­ter­ce­sor. || ABO­GA­DO DEL DIA­BLO fig. y fam. PRO­MO­TOR DE LA FE. || Por ext. con­tra­dic­ tor de cau­sas jus­tas. || ABO­GA­DO DEL ES­TA­DO. El que tie­ne por fun­ción prin­ci­pal in­ter­ve­nir en la li­qui­da­ción de de­ter­mi­na­dos im­pues­tos, de­fen­der al Es­ta­do en jui­cio y ase­so­rar en las cues­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas. || ABO­GA­DO DE PO­BRES. El nom­bra­do de ofi­cio pa­ra de­fen­der­los. || ABO­GA­DO DE SE­CA­NO. fig. y fam. El que no prac­ti­ca su pro­fe­sión ni sir­ve pa­ra ello. Per­so­na le­ga en ju­ris­pru­ den­cia, que en­tien­de o pre­su­me en­ten­der de le­yes. Ú. en son de bur­la. || El que ha­bla de ma­te­rias que no en­tien­ de. || Per­so­na rús­ti­ca, dies­tra en el ma­ne­jo de ne­go­cios su­pe­rio­res a su cul­tu­ra. || ABO­GA­DO FIR­MÓN. Le­tra­do que por re­mu­ne­ra­ción fir­ma es­cri­tos aje­nos.

A

vi­gor una ley o cos­tum­bre. abo­lla­do, da p. p. de ABO­LLAR­SE. m. || Ador­no de bo­llos en el ves­ti­do. abo­llar tr. Ha­cer a al­gu­na co­sa uno o va­rios bo­llos. Ú. t. c. r. abo­llo­nar (De a y bo­llón.) tr. Re­pu­jar for­man­do bo­ llo­nes. abo­lo­rio m. Abo­len­go. abol­sar­se r. To­mar for­ma de bol­sa. || Alb. Afo­llar­se o ahue­car­se las pa­re­des. abo­ma­so (Del lat. ab. y oma­sum, pan­za.) m. Vet. Cua­jar. abom­bar (De a y bom­ba.) tr. Dar for­ma con­ve­xa a una co­sa. || fig. y fam. Atur­dir, aton­tar. || intr. Dar a la bom­ba. || r. Amér. Me­rid. Co­men­zar a co­rrom­per­se una co­sa. abo­mi­nar (Del lat. abo­mi­na­ri; de ab, se­pa­ra­ti­vo y omi­ na­ri, pre­sa­giar.) tr. Con­de­nar, exe­crar a una per­so­na o co­sa por per­ju­di­cial o ma­la. || ABO­RRE­CER. abo­na­ble adj. Dí­ce­se de lo que pue­de o de­be ser abo­na­do. abo­na­do, da p. p. de ABO­NAR. || adj. Que me­re­ce con­fian­za por su cré­di­to, fa­ma, cau­dal, etc. || Dis­pues­to a de­cir o ha­cer al­go. Tó­ma­se por lo co­mún en ma­la par­ te. || For. Véa­se TES­TI­GO ABO­NA­DO. || s. Per­so­na que ha to­ma­do un abo­no. abo­na­dor, ra adj. Que abo­na. || s. Per­so­na que abo­na al fia­dor y se obli­ga a res­pon­der por él. || m. Ba­ rre­na de man­go lar­go, usa­da por los to­ne­le­ros pa­ra ta­ la­drar las pi­pas. abo­nan­zar (De a y bo­nan­za.) intr. Cal­mar­se la tor­ men­ta o se­re­nar­se el tiem­po. abo­nar (Del b. lat. abo­na­re y és­te del lat. ad, a y bo­ nus, bue­no.) tr. Ca­li­fi­car o acre­di­tar de bue­no. || Sa­lir por fia­dor de una per­so­na. || Me­jo­rar la con­di­ción o es­ta­do de al­gu­na co­sa, ha­cer­la bue­na o útil. || Dar al­go por cier­ to y se­gu­ro. || Be­ne­fic ­ iar las tie­rras con ma­te­rias fer­ti­li­zan­ tes. || Ins­cri­bir a al­guien pa­ra que, me­dian­te pa­go, pue­da con­cu­rrir a un es­pec­tá­cu­lo, dis­fru­tar de al­gu­na co­mo­di­ dad o re­ci­bir un ser­vi­cio tem­po­ra­ria­men­te o de­ter­mi­na­do nú­me­ro de ve­ces. Ú. m. c. r. || TO­MAR EN CUEN­TA. || Com. Asen­tar las par­ti­das co­rres­pon­dien­tes al ha­ber. || intr. Abo­nan­zar. abo­na­ré (1ª pers. de sing. del fut. de in­di­ca­ti­vo de abo­nar.) m. Do­cu­men­to ex­pe­di­do en equi­va­len­cia de un sal­do pree­xis­ten­te, o de una par­ti­da de car­go sen­ta­da en cuen­ta. Tam­bién Pa­ga­ré. abo­ne­ro, ra m. f. Méx. Co­mer­cian­te ca­lle­je­ro y am­bu­lan­te que ven­de por cuo­tas en­tre las cla­ses po­ pu­la­res. abo­no m. Ac­ción y efec­to de abo­nar o abo­nar­se. || Ga­ran­tía, fian­za, se­gu­ri­dad. || De­re­cho que ad­quie­re quien se abo­na. || Ma­te­ria con que se abo­na la tie­rra pa­ra fer­ti­li­zar­la. || SER DE ABO­NO una co­sa. frs. Te­ner va­li­dez pa­ra que se com­pu­te en fa­vor de una per­so­na. abo­qui­llar tr. Po­ner bo­qui­lla a al­gu­na co­sa. || Arq. Dar for­ma abo­car­da­da a una aber­tu­ra. || Acha­fla­nar. abor­dar (De a y bor­do.) tr. Lle­gar una em­bar­ca­ción a otra, to­car o cho­car con ella, pa­ra ata­car­la o pa­ra otro fin, por des­cui­do o for­tui­ta­men­te. Ú. t. c. intr. || Atra­car la na­ve a un puer­to, mue­lle, etc. || fig. Apro­xi­mar­se a una per­so­na pa­ra tra­tar un asun­to o ha­cer­le al­gu­na pro­po­ si­ción. || Plan­tear o ini­ciar un asun­to di­fí­cil o pe­li­gro­so. || intr. Mar. To­mar puer­to, lle­gar a una cos­ta, et­cé­te­ra. abo­ri­gen (Del lat. abo­rí­ge­nes; de ab, des­de y ori­go, ori­gen.) adj. Na­tu­ral u ori­gi­na­rio del lu­gar en que vi­ve. || Aplí­ca­se al pri­mi­ti­vo mo­ra­dor de un país, en con­tra­ po­si­ción a los es­ta­ble­ci­dos con pos­te­rio­ri­dad. Ú. m. c. s. y en pl.

Ablución. ab­ne­ga­ción (Del lat. ab­ne­ga­tio, -onis.) f. Sa­cri­fi­co que se ha­ce de la vo­lun­tad, de los in­te­re­ses o de los afec­tos en ser­vi­cio de Dios o en bien de los se­me­jan­tes. ab­ne­gar (del la­tín ab­ne­ga­re.) tr. Re­nun­ciar vo­lun­ta­ria­ men­te a pa­sio­nes, de­seos o in­te­re­ses. Ú. m. c. r. abo­bar tr. Ha­cer bo­ba a una per­so­na, per­tur­bar­le el uso de las fa­cul­ta­des men­ta­les. Ú. t. c. r. || Em­bo­bar, em­be­le­sar. Ú. t. c. r. abo­bra f. Plan­ta cu­cur­bi­tá­cea, ori­gi­na­ria de las zo­nas cá­li­das de Amé­ri­ca, que se cul­ti­va co­mo en­re­da­de­ra de ador­no. abo­ca­do, da adj. Aplí­ca­se a la be­bi­da agra­da­ble por su sua­vi­dad. || In­mi­nen­te, pró­xi­mo, in­me­dia­to. abo­car tr. Asir con la bo­ca. || Apro­xi­mar, acer­car. Ú. t.

abo­ga­dor, ra (Del lat. ad­vo­ca­tor, el que con­vo­ca.) adj. ant. Que abo­ga. || m. MU­ÑI­DOR. abo­gar (Del lat. ad­vo­ca­re; de ad, a y vo­ca­re, lla­mar.) intr. De­fen­der en jui­cio. || fig. Ha­blar, in­ter­ce­der en fa­vor de al­guien. abo­len­go m. As­cen­den­cia de abue­los o an­te­pa­sa­ dos. || For. He­ren­cia o pa­tri­mo­nio que pro­vie­ne de los abue­los. || For. Véa­se BIE­NES DE ABO­LEN­GO. abo­li­cio­nis­mo m. Doc­tri­na de los abo­li­cio­nis­tas. abo­li­cio­nis­ta adj. Dí­ce­se de la per­so­na par­ti­da­ria de la abo­li­ción de un pre­cep­to, ley o cos­tum­bre. Ú. t. c. s. Se apli­có en es­pe­cial a los de­fen­so­res de la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud. abo­lir (Del lat. abo­le­re.) tr. De­ro­gar, de­jar sin fuer­za ni

www.elbibliote.com

Aborigen. abor­lo­na­do, da (De a y bor­lón.) adj. Amér. Aca­ ni­lla­do. abo­rra­cha­do, da (De a y bo­rra­cho.) adj. Dí­ce­se de lo que tie­ne co­lor en­car­na­do muy vi­vo.

A

ABORRAJARSE

abo­rra­jar­se (De a y bo­rra­jo.) r. Se­car­se las mie­ses pre­ma­tu­ra­men­te y no lle­gar a for­mar gra­no por com­ple­to. abo­rras­car­se r. Po­ner­se el tiem­po bo­rras­co­so. abo­rre­cer (Del lat. ab­ho­rres­ce­re; de ab, de y ho­ rres­ce­re, te­ner ho­rror.) tr. Te­ner aver­sión u odio a una per­ so­na o co­sa. || Aban­do­nar cier­tos ani­ma­les y en es­pe­cial las aves, el ni­do, las crías o los hue­vos. || ABU­RRIR. || Fas­ti­diar, mo­les­tar, abu­rrir. Ú. t. c. r. abo­rre­gar­se (De a y bo­rre­go.) r. Cu­brir­se el cie­lo de nu­be­ci­llas blan­cas y re­vuel­tas, a mo­do de ve­llo­nes de la­na. || r. Amér. Po­ner­se o vol­ver­se ton­to.

14 || Col. Ho­ja de una puer­ta o ven­ta­na || Importante yacimiento arqueológico en donde se encontraron los restos completos más antiguos del hombre (12000 a. C.).

Aborregarse. Cielo aborregado. abo­rri­car­se r. Amér. Em­bru­te­cer­se. abor­tar (Del lat. abor­ta­re; de abor­tus, abor­to.) intr. Pa­rir an­tes del com­ple­to de­sa­rro­llo del fe­to. Ú. t. ra­ra vez co­mo cau­sa­ti­vo. || fig. Fra­ca­sar un pro­yec­to o em­pre­sa. || tr. fig. Pro­du­cir o echar de sí al­go abo­mi­na­ble o mons­ truo­so. || intr. Bot. Ser in­com­ple­to o nu­lo el de­sa­rro­llo de al­gu­no de los ór­ga­nos de las plan­tas. || Med. De­sa­pa­re­ cer una en­fer­me­dad an­tes del tér­mi­no na­tu­ral. abor­to (Del lat. abor­tus; de ab, priv. y or­tus, na­ci­mien­ to.) m. Ac­ción de abor­tar. || Lo que abor­ta. abor­tón m. Cua­drú­pe­do que ha na­ci­do an­tes de tiem­po. || Piel de cor­de­ro abor­ta­do. abo­ru­jar tr. Ha­cer que una co­sa for­me bo­ru­jos. Ú. t. c. s. || r. Arre­bu­jar­se.

Aborujar. Superficie de una cueva, aborujada a causa del salitre. abo­ta­gar­se (De abo­tar­gar­se.) r. Hin­char­se el cuer­po de una per­so­na o el de un ani­mal, por lo co­mún a cau­sa de una en­fer­me­dad. abo­tar­gar­se (De a y bo­tar­ga.) r. fam. Abo­ta­gar­se. abo­ti­jar­se r. Vul­ga­ris­mo em­plea­do por ABO­TA­GAR­ SE. Po­ner­se co­mo un bo­ti­jo. abo­ti­na­do, da adj. He­cho en fi­gu­ra de bo­tín. Dí­ce­se es­pe­cial­men­te del za­pa­to que ro­dea la gar­gan­ta del pie. abo­to­nar tr. Ajus­tar, ce­rrar una pren­da, me­tien­do los bo­to­nes por los oja­les. || intr. Echar bo­to­nes las plan­tas. || p. us. Arro­jar el hue­vo bo­ton­ci­llos de cla­ra, al co­cer­se. about (ed­mun­do) Biog. Des­ta­ca­do es­cri­tor fran­cés que fue miem­bro de la Aca­de­mia Fran­ce­sa y au­tor de re­nom­bra­das no­ve­las, en­tre las que fi­gu­ran Los ma­tri­ mo­nios de Pa­rís, El rey de las mon­ta­ñas y La na­riz de un no­ta­rio (1828-1885). abo­ve­dar tr. Cu­brir con bó­ve­da. || Dar for­ma de bó­ ve­da. abo­ya­do, da adj. Aplí­ca­se a la pro­pie­dad ru­ral que se arrien­da con bue­yes pa­ra la­brar­la. abo­yar tr. Mar. Co­lo­car bo­yas. || intr. Flo­tar un ob­je­to en el agua. abo­za­lar tr. Po­ner bo­zal. abra (En port. abra; en fr. hav­re.) f. En­se­na­da de po­ca ex­ten­sión. || Aber­tu­ra an­cha en­tre dos mon­ta­ñas. || Grie­ ta en el te­rre­no, oca­sio­na­da por mo­vi­mien­tos sís­mi­cos. || Mar. Dis­tan­cia en­tre los pa­los de la ar­bo­la­du­ra; o aber­tu­ ra an­gu­lar de la oben­ca­du­ra, de las jar­cias, etc. abra f. Amér. Pa­ra­je des­pe­ja­do en me­dio de un bos­que.

Abra. Grieta en el trreno ocasionada por movimientos sísmicos. abra­ca­da­bra m. Pa­la­bra ca­ba­lís­ti­ca a la que se atri­ buía vir­tud má­gi­ca. Es­cri­bía­se en on­ce ren­glo­nes, ca­da uno de ellos con una le­tra me­nos que el an­te­rior y for­ man­do un trián­gu­lo. abra­car tr. Cu­ba, Ec. y Pe­rú. Abra­zar, es­tre­char, ce­ ñir. Ú. t. c. r. abra­ci­jo m. fam. Abra­zo. abra­háM Hist. Sag. Pa­triar­ca is­rae­li­ta, pa­dre del pue­ blo he­breo, des­cen­dien­te de Sem y na­ci­do en Ur. Re­fie­re la Bi­blia que en una opor­tu­ni­dad se le apa­re­ció el Se­ñor y le or­de­nó que se cir­cun­ci­da­se y pro­ce­die­ra de la mis­ ma ma­ne­ra con to­da su des­cen­den­cia, co­mo sím­bo­lo de unión con Él. Pa­ra pro­bar su fi­de­li­dad, Dios le man­ dó que sa­cri­fi­ca­ra a su hi­jo Isaac, de vein­ti­cin­co años y cuan­do se dis­po­nía a cum­plir la vo­lun­tad di­vi­na, un án­gel de­tu­vo su bra­zo. abra­sar tr. Que­mar, re­du­cir a bra­sa. Ú. t. c. r. || Se­ car el ca­lor o el frío una plan­ta, o só­lo el ex­tre­mo de sus ho­jas y pé­ta­los. Ú. t. c. intr. || Pro­du­cir una sen­sa­ción de se­que­dad, pi­cor, acri­tud, o de do­lor ar­dien­te, co­mo la que cau­san la sed y al­gu­nas sus­tan­cias cáus­ti­cas o pi­can­tes. || fig. Con­su­mir, mal­gas­tar los bie­nes. || Aver­ gon­zar, de­jar co­rri­da a una per­so­na. || Agi­tar a una per­ so­na al­gu­na pa­sión o sen­ti­mien­to en es­pe­cial el amor. || Des­per­tar o pro­du­cir en al­guien una pa­sión ve­he­men­te. || r. Sen­tir in­su­fri­ble ca­lor o ar­dor. || fig. Es­tar muy agi­ta­ do o ex­ci­ta­do por una pa­sión. || ABRA­SAR­SE VI­VO. frs. fig. Abra­sar­se. abra­si­la­do, da adj. Del co­lor del pa­lo bra­sil. || Que tien­de a es­te co­lor. abra­sión (Del lat. abra­de­re, raer, ras­par.) f. Ac­ción y efec­to de raer o des­gas­tar por fric­ción. || Med. Ac­ción irri­tan­te de los pur­gan­tes drás­ti­cos. || Pat. Ul­ce­ra­ción le­ ve de las mem­bra­nas. abra­sión f. Geol. Ac­ción ero­si­va que pro­du­ce el mar en las cos­tas. abra­si­vo, va adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a la abra­ sión. Ú. t. c. s. m. di­cho de la sus­tan­cia que sir­ve pa­ra des­gas­tar por fric­ción. abra­var tr. ant. Ex­ci­tar. abra­xas (Del gr. abra­xás, pa­la­bra cu­yas le­tras su­man el nú­me­ro 365) m. En­tre los gnós­ti­cos, voz sim­bó­li­ca; ex­pre­sa­ba el cur­so del Sol en los 365 días del año. || Ta­ lis­mán gnós­ti­co en que es­ta pa­la­bra es­ta­ba gra­ba­da. abra­za­de­ra adj. Véa­se SIE­RRA ABRA­ZA­DE­RA. Ú. t. c. s. || f. Pie­za de me­tal u otra ma­te­ria, con que se su­ je­ta una co­sa, ci­ñén­do­la. || Impr. COR­CHE­TE. abra­za­dor, ra adj. Que abra­za. || m. Hie­rro o pa­lo ar­quea­do que en la no­ria su­je­ta al peón, arri­mán­do­lo y ase­gu­rán­do­lo al puen­te. || Nom­bre da­do en Fi­li­pi­nas a una al­mo­ha­da es­tre­cha y lar­ga que se co­lo­ca en­tre las pier­nas pa­ra evi­tar el ca­lor. || ant. El que so­li­ci­ta­ba a otras per­so­nas pa­ra lle­var­las a una ca­sa de jue­go. abra­zar tr. Ce­ñir, ro­dear con los bra­zos. Ú. t. c. r. || Es­tre­char en­tre los bra­zos en se­ñal de afec­to o ca­ri­ño. Ú. t. c. r. || fig. Ce­ñir, ro­dear. || Pren­der al­gu­nas plan­tas tre­ pa­do­ras, dan­do vuel­tas. Ú. t. c. r. || In­cluir, com­pren­der. || Acep­tar, ad­mi­tir, se­guir. || To­mar una per­so­na a su car­go

www.elbibliote.com

al­gu­na co­sa. ABRA­ZAR una em­pre­sa, un ne­go­cio. abre­bo­cas m. Apa­ra­to que los mé­di­cos uti­li­zan pa­ra evi­tar que la bo­ca se cie­rre du­ran­te las ope­ra­cio­nes o re­ co­no­ci­mien­tos. Tam­bién se lla­ma así al ins­tru­men­to que usan los ve­te­ri­na­rios con el mis­mo fin. abre­la­tas m. Uten­si­lio me­tá­li­co que sir­ve pa­ra abrir en­va­ses de ho­ja­la­ta. abre­nun­cio (Del lat. abre­nun­tio, 1ª pers. de sin­gu­lar del pres. de in­di­ca­ti­vo de abre­nun­tia­re, re­nun­ciar.) Voz la­ti­na usa­da fa­mi­liar­men­te pa­ra in­di­car que se re­cha­za al­go. abre­pu­ño (De abrir y pu­ño.) m. AR­ZO­LLA. || pl. Plan­ ta ra­nun­cu­lá­cea, de unos trein­ta cen­tí­me­tros de al­tu­ra, con flo­res ama­ri­llas, ho­jas lam­pi­ñas y car­pe­los su­ma­ men­te du­ros y eri­za­dos de púas. abreu­gra­fía f. Mé­to­do pa­ra to­mar fo­to­gra­fías por me­dio de los ra­yos X de acuer­do con el pro­ce­di­mien­to in­ven­ta­do por Ma­nuel Abreu. || Nom­bre que se da a la fo­to­gra­fía así ob­te­ni­da. abreus Geog. Mun. de Cu­ba, en la prov. de Cienfuegos. 564 km2. 30.700 hab. Ca­ña de azú­car. || Loc., ca­be­ce­ra de di­cho mu­ni­ci­pio. abre­var (Del b. lat. abeuv­ra­re y és­te del lat. ad, a, bi­be­re, be­ber.) tr. Dar de be­ber a las bes­tias. || Re­mo­ jar las pie­les pa­ra ado­bar­las. || Re­fi­rién­do­se a per­so­nas, dar de be­ber, en es­pe­cial una be­bi­da de­sa­gra­da­ble. || fig. Sa­ciar. abre­viar (Del lat. ab­bre­via­re; de ad, a y bre­vis, bre­ve) tr. Re­du­cir a me­nos tiem­po o es­pa­cio, ha­cer bre­ve. || Dar pri­sa, ace­le­rar. abre­via­tu­ra (Del lat. ab­bre­via­tu­ra.) f. Re­pre­sen­ta­ ción de una pa­la­bra en la es­cri­tu­ra por una o va­rias de sus le­tras, a ve­ces so­la­men­te con ma­yús­cu­las y po­nien­ do pun­to des­pués de la par­te es­cri­ta; por ej.: cm., por cen­tí­me­tro; id., por ídem; S. D. M. por Su Di­vi­na Ma­jes­ tad. || Pa­la­bra así re­pre­sen­ta­da. || ABRE­VIA­DU­RÍA. || Re­ su­men o com­pen­dio. || EN ABRE­VIA­TU­RA. m. adv. Con me­nos le­tras de las que co­rres­pon­den a ca­da pa­la­bra. || fam. y fest. Con pri­sa, con bre­ve­dad. abria­quí Geog. Mun. y loc. de Co­lom­bia, en el de­par­ ta­men­to de An­tio­quia. abri­bo­ca com. fam. y fig. Arg. Bo­ba­li­cón, pa­pa­na­ tas. abri­bo­nar­se r. Vol­ver­se o ha­cer­se bri­bón. abri­de­ro, ra adj. Que se abre fá­cil­men­te. Ú. m. re­ fi­rién­do­se a fru­tas. || m. Va­rie­dad de pér­si­co, cu­yo fru­to se abre y suel­ta el hue­so con fa­ci­li­dad. || Fru­to de és­te ár­bol. abri­dor, ra adj. Que abre. || de­sus. Med. Ape­ri­ti­vo. || m. ABRI­DE­RO. || Hue­so con que ter­mi­na la agu­ja de in­jer­tar y que se usa pa­ra abrir la cor­te­za de los ár­bo­les al ha­cer un in­jer­to. || Ca­da uno de los are­tes que se po­nen a las ni­ñas en los ló­bu­los de las ore­jas pa­ra ho­ra­dar­las y evi­tar que los agu­je­ros se cie­rren. || Ins­tru­men­to de hie­rro que an­ti­gua­men­te se usa­ba pa­ra abrir los cue­llos ale­chu­ ga­dos. || ABRI­DOR DE LÁ­MI­NAS. Gra­ba­dor. abri­ga­de­ro m. ABRI­GO. || Mar. ABRI­GO, si­tio de la cos­ta pa­ra abri­gar­se las em­bar­ca­cio­nes.

Abrigo de pieles.

ABSORBER

15 abri­gar (Del lat. apri­ca­re, res­guar­dar del frío.) tr. De­ fen­der del frío. Ú. t. c. r. || fig. Am­pa­rar, pa­tro­ci­nar, au­xi­ liar. || Te­ner de­ter­mi­na­das vo­li­cio­nes, ideas o afec­tos. || Ec. Apre­tar las pier­nas con­tra el vien­tre del ca­ba­llo pa­ra ayu­dar­se. || Mar. Res­guar­dar la em­bar­ca­ción del vien­to o del mar. abri­go (Del lat. apri­cus, res­guar­da­do del frío.) m. Res­ guar­do o de­fen­sa con­tra el frío. || Co­sa que abri­ga. || Pren­da que se vis­te so­bre las de­más y sir­ve pa­ra abri­gar. || Lu­gar res­guar­da­do de los vien­tos. || fig. Am­pa­ro, au­xi­ lio, pa­tro­ci­nio. || Ar­queol. Co­va­cha na­tu­ral po­co pro­fun­ da. || Mar. Si­tio en la cos­ta, apro­pia­do pa­ra abri­gar­se las em­bar­ca­cio­nes. abril (Del lat. apri­lis.) m. Cuar­to mes del año, de trein­ta días. || fig. Pri­me­ra ju­ven­tud. || Co­sa agra­da­ble por su gen­ti­le­za o co­lor. || pl. fig. Años de la pri­me­ra ju­ven­tud. abri­llan­tar tr. La­brar en fa­ce­tas co­mo las de los bri­ llan­tes, las pie­dras pre­cio­sas y cier­tas pie­zas me­tá­li­cas. || Dar bri­llan­tez, ilu­mi­nar. || fig. Dar a una co­sa más va­lor o real­ce. abrir (Del lat. ape­ri­re.) tr. Des­cu­brir lo que es­tá ocul­to o ce­rra­do. ABRIR un ca­jón; ABRIR un cuar­to. Ú. t. c. r. || Se­pa­rar del mar­co la ho­ja o las ho­jas de la puer­ta o ven­ta­na, o qui­tar o se­pa­rar lo que cie­rra una aber­tu­ra, pa­ra que que­de al des­cu­bier­to. Ú. t. c. intr. y c. r. La per­sia­na ABRE bien; ABRIR­SE una ven­ta­na. || Le­van­ tar la al­da­ba, des­co­rrer el ce­rro­jo, pes­ti­llo o cual­quie­ra otra pie­za se­me­jan­te. || Ti­rar ha­cia afue­ra, sin sa­car­los del to­do, los ca­jo­nes de un mue­ble. || Cor­tar por los do­ ble­ces los plie­gos de un li­bro pa­ra se­pa­rar las ho­jas. || Re­fi­rién­do­se a car­tas, so­bres, pa­que­tes u otras co­sas pa­re­ci­das, ras­gar­los o des­pe­gar­los pa­ra sa­car o ver su con­te­ni­do. || Ras­gar, di­vi­dir. Ú. t. c. r. ABRIR­SE una pa­ red; ABRIR­SE la tie­rra. || De­jar al­go en des­cu­bier­to, ha­ cien­do que las co­sas que lo ocul­tan se se­pa­ren unas de otras. ABRIR los ojos. || Ex­ten­der lo do­bla­do, ple­ga­do o en­co­gi­do. ABRIR un pa­ra­guas. || Se­pa­rar las par­tes de un cuer­po ani­mal o de un ob­je­to com­pues­to de pie­zas ar­ti­cu­la­das, de ma­ne­ra que en­tre ellas que­de un es­pa­cio ma­yor o me­nor. ABRIR los bra­zos; ABRIR una na­va­ja. || Con cier­tos nom­bres, co­mo ra­nu­ra, ojal, agu­je­ro, etc. || Inau­gu­rar, dar co­mien­zo un cuer­po po­lí­ti­co, una ins­ti­tu­ ción o un es­ta­ble­ci­mien­to pú­bli­co o pri­va­do a sus ta­reas, ne­go­cios o ejer­ci­cios. ABRIR la uni­ver­si­dad; ABRIR una tien­da. || Es­cul­pir, gra­bar. || fig. Des­truir o apar­tar al­gún obs­tá­cu­lo que im­pi­da el pa­so o cie­rre la en­tra­da o sa­li­da de un lu­gar. || Ir al fren­te de una co­lum­na o hi­le­ra de gen­ te que mar­cha. || Dar prin­ci­pio o co­men­zar cier­tas co­ sas. ABRIR los cur­sos, ABRIR la ins­crip­ción. || Anun­ciar y pu­bli­car las con­di­cio­nes con que de­be efec­tuar­se un con­cur­so, cer­ta­men, sus­crip­ción, etc. || intr. Se­pa­rar­se, ex­ten­der­se los pé­ta­los del bo­tón o ca­pu­llo de una flor. Úsa­se t. c. r. || Ocu­par ma­yor es­pa­cio, es­par­cir­se. Úsa­se tam­bién c. r. || Em­pe­zar a cla­rear o a cal­mar­se el tiem­po. || Mar. De­sa­tra­car una em­bar­ca­ción de po­co ca­la­do. || r. RE­LA­JAR­SE, la­xar­se una par­te del cuer­po del ani­mal. || fig. Se­pa­rar­se, ha­cer ca­lle. ABRIR­SE la tro­pa. Ú. t. c. tr. || Con­fiar una per­so­na a otra su se­cre­to. abro­char tr. Unir, ajus­tar o ce­rrar con bro­ches, bo­ to­nes, etc. Ú. t. c. r. abro­char tr. Chi­le y Méx. Asir o aga­rrar a uno pa­ra apre­sar­lo o cas­ti­gar­lo. || Ec. Re­pren­der, cas­ti­gar. || Guat. En­ga­ñar. || Méx. Dom. y Chi­le. Dis­pu­tar, pe­lear, re­ñir dos per­so­nas. abro­gar (Del lat. abro­ga­re; de ab, priv. y ro­ga­re, pro­ mul­gar.) tr. For. Re­vo­car, anu­lar, abo­lir. abro­jín (dim. de abro­jo.) m. Ca­ña­di­lla. abro­jo (Del lat. ape­ri ocu­lum, ¡abra el ojo!) m. Plan­ta ci­go­fi­lea, de ta­llos ras­tre­ros, ho­jas com­pues­tas y fru­to re­don­do y es­pi­no­so. Es muy per­ju­di­cial a los sem­bra­dos. || Fru­to de es­ta plan­ta. || CAR­DO ES­TRE­LLA­DO. || Ins­tru­ men­to me­tá­li­co en for­ma de abro­jo, que los dis­ci­pli­nan­ tes acos­tum­bra­ban po­ner en el azo­te pa­ra las­ti­mar­se el cuer­po. || Mil. Pie­za de hie­rro en fi­gu­ra de es­tre­lla con cua­tro púas o cu­chi­llas abier­tas en án­gu­los igua­les, que di­se­mi­na­das en el te­rre­no, di­fic ­ ul­ta­ban el pa­so del ene­ mi­go. || pl. Mar. Pe­ñas agu­das a flor de agua. abro­ma (Del gr. a, priv. y bro­ma, ali­men­to.) m. Ar­bus­to bit­ne­riá­ceo ori­gi­na­rio de los paí­ses tro­pi­ca­les, con tron­co re­cio, ho­jas gran­des, opues­tas, flo­res en­car­na­das y fru­to cap­su­lar. Su cor­te­za se uti­li­za pa­ra ha­cer cor­de­les. abro­mar tr. ant. Abru­mar. || r. Mar. Lle­nar­se de bro­ mas los fon­dos de una em­bar­ca­ción. abron­car (De a y bron­ca.) tr. fam. Dis­gus­tar, eno­jar, abu­rrir, fas­ti­diar. Ú. t. c. r. abro­que­la­do, da p. p. de ABRO­QUE­LAR. || adj. Bot. De fi­gu­ra de bro­quel. abro­que­lar tr. ES­CU­DAR. || Mar. Ha­lar de los pe­no­ les de las ver­gas ha­cia po­pa, por el la­do de bar­lo­ven­to. || r. Cu­brir­se, de­fen­der­se con el bro­quel. || fig. Va­ler­se de cual­quier me­dio de de­fen­sa.

Abrojo. abró­ta­no (Del lat. abro­to­num y és­te del gr. abró­ to­non; de abrós, de­li­ca­do, sua­ve al tac­to.) m. Plan­ta com­pues­ta de ho­jas muy fi­nas y flo­res de olor sua­ve, en ca­be­zue­las y de fuer­te olor aro­má­ti­co, se uti­li­zan en in­ fu­sión co­mo an­ties­pas­mó­di­co y an­ti­hel­mín­ti­co. || ABRÓ­ TA­NO MA­CHO. Abró­ta­no. abru­mar (De a y bro­ma, mo­lus­co.) tr. Ago­biar con gra­ve pe­so. || fig. Oca­sio­nar mo­les­tia gran­de. abrup­to, ta (Del lat. abrup­tus, p. p. de abrum­pe­re, rom­per.) adj. ES­CAR­PA­DO. || Ás­pe­ro, vio­len­to, ru­do, des­tem­pla­do. abru­ta­do, da adj. Que pa­re­ce bru­to, o de bru­to. abru­zo, za adj. Na­tu­ral de los Abru­zos. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a es­ta re­gión de Ita­lia. abru­zos Geog. Re­gión mon­ta­ño­sa de Ita­lia cen­tral, atra­ve­sa­da por los Ape­ni­nos y ba­ña­da por el mar Adriá­ ti­co. 10.794 km2; supera los 1.300.000 hab. Abar­ca las pro­vin­cias de Chie­ti, Aqui­la, Pes­ca­ra y Te­ra­mo.

A

lla­man ejes coor­de­na­dos. || Geom. Véa­se EJE DE ABS­ CI­SAS. || Geom. Véa­se LÍ­NEA ABS­CI­SA. abs­ci­sión (Del lat. abs­cis­sio, -onis, cor­ta­du­ra, mu­ti­la­ ción.) f. Cor­te o se­pa­ra­ción de una pe­que­ña par­te de un cuer­po, he­cha con ins­tru­men­to cor­tan­te. || fig. In­te­rrup­ ción o re­nun­cia­ción. ab­sen­tis­mo (Del lat. ab­sens, -en­tis, au­sen­te.) m. Há­ bi­to que tie­nen al­gu­nos pro­pie­ta­rios de re­si­dir fue­ra del lu­gar en que ra­di­can sus bie­nes. áb­si­da f. Arq. ÁB­SI­DE. áb­si­de (Del lat. áb­sis, -idis. y és­te del gr. ap­sis, nu­do de la bó­ve­da.) amb. Arq. Par­te del tem­plo, se­mi­cir­cu­lar y abo­ve­da­da, si­tua­da en la fa­cha­da pos­te­rior del edi­fi­cio don­de an­ti­gua­men­te es­ta­ban el pres­bi­te­rio y el al­tar. || Astr. Áp­si­de. ab­si­dio­la f. Ca­pi­lla de for­ma se­mi­cir­cu­lar edi­fi­ca­da en el áb­si­de. ab­sin­tio (Del lat. ab­sint­hium.) m. AJEN­JO. ab­so­lu­ción (Del lat. ab­so­lu­tio, -onis.) f. Ac­ción de ab­sol­ver. || AB­SO­LU­CIÓN DE LA DE­MAN­DA. For. Ter­mi­ na­ción del jui­cio con fa­llo en­te­ra­men­te fa­vo­ra­ble a la par­ te de­man­da­da. || AB­SO­LU­CIÓN DE LA INS­TAN­CIA. For. La que, sin pro­du­cir efec­to de co­sa juz­ga­da, ter­mi­na­ba el pro­ce­so cri­mi­nal or­de­nan­do la li­ber­tad del reo por fal­ta de prue­bas. || AB­SO­LU­CIÓN DE PO­SI­CIO­NES. For. Ac­ to de res­pon­der a ellas el li­ti­gan­te, ba­jo ju­ra­men­to de de­ cir la ver­dad. || AB­SO­LU­CIÓN GE­NE­RAL. Apli­ca­ción de in­dul­gen­cias que en cier­tos días del año ha­cen al­gu­nas ór­de­nes re­li­gio­sas a los fie­les. || AB­SO­LU­CIÓN LI­BRE. For. Fi­na­li­za­ción del pro­ce­so cri­mi­nal por fa­llo que de­ cla­ra la ino­cen­cia del acu­sa­do. || AB­SO­LU­CIÓN SA­CRA­ MEN­TAL. Ac­to de ab­sol­ver el con­fe­sor al pe­ni­ten­te. ab­so­lu­ta­men­te adv. m. De ma­ne­ra ab­so­lu­ta. ab­so­lu­tis­mo m. Sis­te­ma de go­bier­no ab­so­lu­to. ab­so­lu­to, ta (Del lat. ab­so­lu­tus.) adj. Que ex­clu­ye to­da re­la­ción. || Ili­mi­ta­do, sin res­tric­ción al­gu­na. || Véa­se AL­CO­HOL, DO­MI­NIO, ES­TA­DO, GO­BIER­NO, PO­DER AB­SO­LU­TO. || Véa­se MA­YO­RÍA AB­SO­LU­TA. || fig. y fam. De ge­nio do­mi­nan­te, des­pó­ti­co. || Gram. CAR­DI­NAL. || Gram. Véa­se ABLA­TI­VO AB­SO­LU­TO. || Mil. Véa­se LI­ CEN­CIA AB­SO­LU­TA. Ú. t. c. s. || Lo AB­SO­LU­TO. La idea su­pre­ma e in­de­pen­dien­te de to­da con­di­ción. || EN AB­SO­LU­TO. m. adv. De una ma­ne­ra ge­ne­ral, ter­mi­nan­ te y re­suel­ta. ab­so­lu­to­rio, ria (Del lat. ab­so­lu­to­rius.) adj. For. Aplí­ca­se a la sen­ten­cia o fa­llo que ab­suel­ve. ab­sol­ve­de­ras f. pl. fam. Fa­ci­li­dad que tie­nen al­gu­ nos con­fe­so­res en ab­sol­ver a los pe­ni­ten­tes. Ú. m. con ca­li­fi­ca­ti­vo. Bue­nas AB­SOL­VE­DE­RAS. ab­sol­ver (Del lat. ab­sol­ve­re de ab y sol­ve­re, de­sa­tar.) tr. Dar por li­bre de obli­ga­ción o car­go. || Per­do­nar sus pe­ca­dos a un pe­ni­ten­te en el tri­bu­nal de la con­fe­sión. || RE­SOL­VER. || ant. Eje­cu­tar, cum­plir una co­sa. || For.

Abruzos, región de Italia. abs (Del lat. abs.) prep. in­sep. que in­di­ca se­pa­ra­ción o de­duc­ción. abs­ce­so (Del lat. ab­se­ces­sus, tu­mor.) m. Pat. Acu­mu­ la­ción de pus en los te­ji­dos or­gá­ni­cos in­ter­nos o ex­ter­ nos. En es­te ca­so sue­le for­mar ele­va­ción o tu­mor. abs­ci­sa (Del lat. abs­cis­sa, cor­ta­da.) f. Geom. Una de las dos dis­tan­cias que fi­jan la po­si­ción de un pun­to en un pla­no, con re­la­ción a dos rec­tas que se cor­tan y se

www.elbibliote.com

Dar por li­bre al reo. ab­sor­ber (Del lat. ab­sor­be­re; de ab y sor­be­re, sor­ ber.) tr. Atraer un cuer­po y re­te­ner en­tre las su­yas las mo­lé­cu­las de otro en es­ta­do lí­qui­do o ga­seo­so. || Re­ci­ bir los te­ji­dos or­gá­ni­cos ma­te­rias ex­ter­nas, di­suel­tas o ase­ri­for­mes, que con­tri­bu­yen a la nu­tri­ción o son ori­gen de en­fer­me­da­des. || p. us. Sor­ber. || fig. Con­su­mir por com­ple­to. AB­SOR­BER los bie­nes. || Cau­ti­var, atraer en

A

ABSORCIÓN

16

sí. AB­SOR­BER el in­te­rés, la aten­ción. ab­sor­ción (Del lat. ab­sorp­tio, -onis.) f. Ac­ción de ab­sor­ber. ab­sor­tar (De ab­sor­to.) tr. Ad­mi­rar, sus­pen­der el áni­ mo con al­go ex­traor­di­na­rio. Ú. t. c. r. ab­sor­to, ta (Del lat. ab­sorp­tus.) p. p. irreg. de AB­ SOR­BER. || adj. Sus­pen­so, pas­ma­do, ad­mi­ra­do. abs­te­mio, mia (Del lat. abs­ten­tio, onis.) f. ABS­TI­ NEN­CIA. abs­te­ner (Del lat. abs­ti­ne­re; de abs, priv. y te­ne­re, te­ner.) tr. de­sus. Con­te­ner o re­fre­nar; apar­tar. || r. Pri­var­ se de al­go. abs­ter­ger (Del lat. abs­ter­ge­re; de abs y ter­ge­re, lim­ piar.) tr. Med. Lim­piar o pu­ri­fi­car de sus­tan­cias vis­co­sas, sór­di­das o pú­tri­das las su­per­fic ­ ies or­gá­ni­cas. abs­ti­nen­cia (Del lat. abs­ti­nen­tia.) f. Ac­ción de abs­te­ ner­se. || Vir­tud que con­sis­te en pri­var­se de sa­tis­fa­cer los pro­pios ape­ti­tos, ya to­tal, ya par­cial­men­te. || Prác­ti­ca de es­ta vir­tud. || Por ex­ce­len­cia, pri­va­ción de co­mer car­ne por cum­plir un vo­to es­pe­cial o un pre­cep­to de la Igle­sia. abs­trac­to, ta (Del lat. abs­trac­tus, ocul­to.) p. p. irreg. de ABS­TRAER. || adj. Que de­no­ta al­gu­na cua­li­dad con­si­de­ra­da con ex­clu­sión del su­je­to. || Véa­se NÚ­ME­RO ABS­TRAC­TO. || EN ABS­TRAC­TO. m. adv. Con ex­clu­sión del su­je­to en quien se ha­lla cual­quier cua­li­dad. || Dí­ce­se de las obras de ar­te que pres­cin­den de to­do te­ma o mo­ ti­vo anec­dó­ti­co.

|| ABU­SO DE CON­FIAN­ZA. El que una per­so­na co­me­te al bur­lar­se o per­ju­di­car a otra que por afec­to, des­cui­do, inex­pe­rien­cia o bon­dad ex­ce­si­va le ha da­do cré­di­to. Es cir­cuns­tan­cia agra­van­te en la eje­cu­ción de al­gu­nos de­ li­tos. || ABU­SO DE SU­PE­RIO­RI­DAD. For. Cir­cuns­tan­cia agra­van­te, de apre­cia­ción po­tes­ta­ti­va, de­ter­mi­na­da por apro­ve­char en la co­mi­sión de un de­li­to la gran des­pro­ por­ción de fuer­zas o nú­me­ro en­tre de­lin­cuen­tes y víc­ ti­mas. ab­yec­ción (Del lat. abiec­tio, -onis.) f. En­vi­le­ci­mien­to, ba­je­za. || ABA­TI­MIEN­TO. ac Quím. Sím­bo­lo del ac­ti­nio. acá (De acuá.) adv. l. que de­no­ta lu­gar me­nos de­ter­mi­ na­do que el que se in­di­ca con el ad­ver­bio aquí y ad­mi­te cier­tos gra­dos de com­pa­ra­ción que és­te re­cha­za. Tan ACÁ, más ACÁ || adv. t. que de­no­ta el pre­sen­te cuan­do va pre­ce­di­do de cier­tas pre­po­si­cio­nes y otros ad­ver­bios que tie­nen sig­ni­fi­ca­ción de tiem­po an­te­rior. De en­ton­ces ACÁ. || ACÁ y ALLÁ, o ACÁ y ACU­LLÁ. m. adv. AQUÍ y ALLÍ. DE ACÁ PA­RA ALLÁ, o de ACÁ PA­RA ACU­LLÁ. m. adv. DE AQUÍ PA­RA ALLÍ. aca­ba­do, da p. p. de ACA­BAR. || adj. Con­su­ma­do, per­fec­to, com­ple­to. || Vie­jo, des­trui­do o en mal es­ta­do o dis­po­si­ción. Dí­ce­se de la sa­lud, la ha­cien­da, et­cé­te­ra. || m. Pint. Re­to­que o per­fec­cio­na­mien­to de una pin­tu­ra.

Debajo de la arena, yacimientos de petróleo en Abu Dhabi.

Arte abstracto. Baumenister.

“Capricho”,

obra

de

Guillermo

abs­traer (Del lat. abs­tra­he­re; de abs y tra­he­re, traer ha­cia sí.) tr. Se­pa­rar men­tal­men­te de un ob­je­to las pro­ pie­da­des o cua­li­da­des que pue­da te­ner pa­ra exa­mi­nar­ las ais­la­da­men­te, o pa­ra con­si­de­rar el mis­mo ob­je­to en su pu­ra no­ción o esen­cia. || intr. Con la prep. de, equi­va­le a omi­tir, pres­cin­dir, ha­cer ca­so omi­so. Ú. t. c. r. || r. Ena­ je­nar­se de los ob­je­tos sen­si­bles, de­sen­ten­der­se de ellos por en­tre­gar­se a la con­tem­pla­ción de aque­llo que ocu­pa el pen­sa­mien­to. abs­tru­so, sa (Del lat. abs­tru­sus, ocul­to.) adj. Di­fí­cil de com­pren­der, re­cón­di­to. ab­sur­di­dad (Del lat. ab­sur­di­tas, -atis.) f. AB­SUR­DO. ab­sur­do, da (Del lat. ab­sur­dus.) adj. Opues­to y con­ tra­rio a la ra­zón. || m. Di­cho o he­cho que re­pug­na a la ra­zón. ab­tao Geog. Loc. y mun. de Chi­le, en el dep. de An­ cud, de la prov. de Chi­loé en la Re­gión X Los La­gos. abu­chear (De a y hu­chear.) tr. Si­sear, ma­ni­fes­tar re­ pro­ba­ción con rui­dos o mur­mu­llos. Se apli­ca en es­pe­cial ha­blan­do de un au­di­to­rio o mu­che­dum­bre. abu dha­bi Geog. Emi­ra­to del E. de la pe­nín­su­la Ará­ bi­ga, in­te­gra los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. || Cap. de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. Aprox. 650.000 ha­bi­tan­tes. abue­la f. Con re­la­ción a una per­so­na, la ma­dre de su pa­dre o de su ma­dre. || fig. Mu­jer an­cia­na. || CON­TÁR­ SE­LO UNO A SU ABUE­LA. frs. fig. y fam. con que se du­da o nie­ga lo que al­guien re­la­ta co­mo cier­to. Ú. m. con el ver­bo en sub­jun­ti­vo o im­pe­ra­ti­vo. abue­las­tro, tra (desp. de abue­lo, la.) s. Con re­la­ ción a una per­so­na, el pa­dre o la ma­dre de su pa­dras­tro o de su ma­dras­tra. || Con re­la­ción a una per­so­na, se­gun­ do o ul­te­rior es­po­so de su abue­la, o se­gun­da o ul­te­rior es­po­sa de su abue­lo. abue­lo (Del b. lat. avio­lus, dim. del lat. avus.) m. Con re­la­ción a una per­so­na, pa­dre de su pa­dre o de su ma­ dre. || AS­CEN­DIEN­TE. Ú. m. en pl. || fig. Hom­bre an­cia­ no. || Nom­bre que fa­mi­liar­men­te se sue­le dar al nú­me­ro no­ven­ta en la lo­te­ría de car­to­nes. || TO­LA­NO, 2° art. || pl. El abue­lo y la abue­la. abu­ha­do, da (De a. y bu­fa­do.) adj. Abo­ta­ga­do, hin­ cha­do. abu­har­di­lla­do, da adj. Con bu­har­di­lla, o en for­ma de bu­har­di­lla.

abu­ja Geog. Ca­pi­tal de Ni­ge­ria; 400.000 hab. abu­je m. Cu­ba. Áca­ro que se cría en las hier­bas y pro­ du­ce un pi­cor in­so­por­ta­ble a las per­so­nas a quie­nes se pro­pa­ga. abu­lia (Del gr. abou­lía; de a, priv. y boú­lo­mai, que­rer.) f. Fal­ta o dis­mi­nu­ción no­ta­ble de la vo­lun­tad. abul­ta­mien­to Ac­ción de abul­tar. || Hin­cha­zón, pro­ mi­nen­cia. abul­tar tr. Au­men­tar el bul­to o vo­lu­men de al­go. || Ha­cer de bul­to o re­lie­ve. || Acre­cen­tar la in­ten­si­dad, gra­ do, can­ti­dad, etc. || En­ca­re­cer, exa­ge­rar, pon­de­rar. || intr. Te­ner o ha­cer bul­to. abun­da­mien­to m. Abun­dan­cia. || A MA­YOR ABUN­ DA­MIEN­TO. loc. adv. Ade­más, con ma­yor ra­zón. abun­dan­cia (Del lat. abun­dan­tia.) f. Co­pia, gran can­ ti­dad. || Véa­se CUER­NO DE LA ABUN­DAN­CIA. abun­dar (Del lat. abun­da­re; de ab y un­da­re, inun­dar.) intr. Te­ner al­go en abun­dan­cia. || Ha­llar­se en abun­dan­cia. || Ha­blan­do de ideas u opi­nio­nes, es­tar ad­he­ri­do a ellas; per­sis­tir en ellas. || tr. p. us. Do­tar en abun­dan­cia. abu­ño­lar tr. Freír hue­vos u otro man­jar de ma­ne­ra que que­den re­don­dos, do­ra­dos y es­pon­jo­sos, co­mo los bu­ñue­los. abu­rar (Del lat. ab y ure­re, que­mar.) tr. Abra­sar, que­mar.

Aburar. La lava abura todo a su paso. abur­gue­sar­se r. Vol­ver­se bur­gués. abu­rra­do, da adj. Que se pa­re­ce en al­go a un bu­ rro. || Aplí­ca­se a la per­so­na tos­ca y gro­se­ra en sus mo­ da­les. || Méx. Aplí­ca­se a la ye­gua que se des­ti­na a la cría de mu­las. abu­rrar­se (De a y bu­rro.) r. Em­bru­te­cer­se. abu­rrir (De abo­rrir.) tr. Fas­ti­diar, can­sar, mo­les­tar. || fam. Per­der o ex­po­ner al­go, es­ti­mán­do­lo en po­co. Aplí­ ca­se en es­pe­cial al di­ne­ro que se in­vier­te o al tiem­po que se em­plea en jue­gos, en co­sas de po­ca uti­li­dad, etc. || ant. ABO­RRE­CER. || r. Can­sar­se de al­go, fas­ti­diar­se. abu­sar (De abu­so.) intr. Usar mal, im­pro­pia, in­de­bi­da, ex­ce­si­va o in­jus­ta­men­te de al­go. abu­sión (Del lat. abu­sio, -onis.) f. Abu­so. || Con­tra­ sen­ti­do, ab­sur­do, en­ga­ño. || Agüe­ro, su­pers­ti­ción. || Ret. Ca­ta­cre­sis. abu­so (Del lat. abu­sus.) m. Ac­ción y efec­to de abu­sar.

www.elbibliote.com

Acabado de una pintura. aca­ba­lar (De a y ca­bal.) tr. Com­ple­tar. aca­ba­lla­do, da p. p. de ACA­BA­LLAR. || adj. Que tie­ne se­me­jan­za con el per­fil de la ca­be­za del ca­ba­llo. Ros­tro aca­ba­lla­do; na­ri­ces aca­ba­lla­das. aca­ba­llar tr. Cu­brir o to­mar el ca­ba­llo o el as­no a la ye­gua. aca­ba­llo­nar tr. Agr. Ha­cer ca­ba­llo­nes en las tie­rras con aza­dón u otro ins­tru­men­to. aca­ba­ñar intr. Cons­truir ca­ba­ñas o cho­zas los pas­to­ res pa­ra gua­re­cer­se de la in­tem­pe­rie mien­tras apa­cien­ tan el ga­na­do. aca­bar (De a y ca­bo.) tr. Po­ner o dar tér­mi­no a al­go. Ú. t. c. r. || Con­su­mir, apu­rar. || Po­ner mu­cho cui­da­do y es­me­ro en la ter­mi­na­ción de una obra. || Ma­tar. || Tie­ne la sig­ni­fi­ca­ción de con­se­guir o al­can­zar, cuan­do va se­gui­ do de la pre­po­si­ción con y un nom­bre de per­so­na o un pro­nom­bre per­so­nal. ACA­BÓ con el mi­nis­tro que con­ ce­die­se el per­mi­so. || intr. Fi­na­li­zar, ter­mi­nar. Allá ACA­BA el ca­mi­no. || MO­RIR. || Ex­tin­guir­se, con­su­mir­se. Ú. t. c. r. || Se­gui­do de la pre­po­si­ción con y un nom­bre de per­ so­na o co­sa o un pro­nom­bre per­so­nal, dar fin, des­truir, ani­qui­lar. Las pe­nas ACA­BA­RON con Ma­ría; tú ACA­BA­ RÁS con­mi­go. || Se­gui­do de la prep. de y un ver­bo en in­fi­ni­ti­vo, ha­ber su­ce­di­do po­co an­tes de lo que es­te ver­ bo sig­ni­fi­ca. ACA­BA DE lle­gar de Eu­ro­pa. || ¡ACA­BA­RA YA!, o ¡ACA­BÁ­RA­MOS CON ELLO! exprs. fams. usa­das cuan­do se sa­le de una du­da o se ter­mi­na o lo­gra des­ pués de gran di­la­ción. aca­be m. Col. Aca­ba­mien­to, fin. || P. Ri­co. Fes­te­jo que rea­li­zan en los ca­fe­ta­les los tra­ba­ja­do­res cuan­do ha ter­ mi­na­do la co­se­cha. aca­bes­tri­llar intr. Mont. Ca­zar con buey de ca­ bes­tri­llo. aca­bi­jo (De aca­bar.) m. fam. Re­ma­te, fin, tér­mi­no. aca­bil­dar (De a y ca­bil­do.) tr. Jun­tar, con­gre­gar y unir a mu­chas per­so­nas en un dic­ta­men pa­ra lo­grar al­go. aca­bó­se (De aca­bó, 3ª pers. de sign. del pre­té­ri­to in­ de­fi­ni­do de aca­bar y el pr. se.) m. SER UNA CO­SA EL ACA­BÓ­SE. frs. con que se ex­pre­sa que al­go ha lle­ga­do a su úl­ti­mo ex­tre­mo. Por lo co­mún, tó­ma­se en ma­la par­ te, pa­ra in­di­car de­sas­tre, de­so­la­ción o rui­na. aca­bro­na­do, da adj. Que se pa­re­ce en al­go al ca­brón. aca­ca­lo­te m. Méx. So­mor­gu­jo. aca­char­se r. fam. Aga­char­se.

ACANTÁCEO, A

17 aca­char­se r. Chi­le. Pa­ra­li­zar­se o ce­sar la ven­ta de de­ter­mi­na­do ar­tí­cu­lo de co­mer­cio. aca­che­tar tr. Taur. Dar al to­ro con el ca­che­te. aca­che­tear tr. Dar ca­che­tes. aca­cia (Del lat. aca­cia.) Ár­bol o ar­bus­to le­gu­mi­no­so, de ma­de­ra du­ra, con ho­jas com­pues­tas o di­vi­di­das en ho­jue­las, flo­res olo­ro­sas en ra­ci­mos y fru­to en le­gum­bre y vai­na. De va­rias de sus es­pe­cies flu­ye es­pon­tá­nea­ men­te la go­ma ará­bi­ga. || Ma­de­ra de es­te ár­bol. || Farm. Sus­tan­cia as­trin­gen­te que se ob­tie­ne del fru­to ver­de del en­dri­no o del de la aca­cia de Egip­to. || ACA­CIA BAS­TAR­ DA. En­dri­no. || ACA­CIA BLAN­DA o FAL­SA. La es­pi­no­sa, con ho­jue­las ao­va­das, ori­gi­na­ria de Amé­ri­ca del Nor­te. || ACA­CIA RO­SA. La de flo­res ro­sa­das.

A

Acampar. Campamento en la Antártida.

Acacia australiana o mehaloxilón. aca­cia­nos m. pl. Di­si­den­tes arria­nos par­ti­da­rios de Aca­cio, obis­po de Ce­sa­rea. aca­cio Biog. Obis­po de Ce­sa­rea, Pa­les­ti­na, que fue ex­co­mul­ga­do por el pa­pa Sil­ves­tre en el año 360, he­cho que pro­vo­có di­sen­sio­nes en­tre los arria­nos, lla­mán­do­ se sus pro­sé­li­tos aca­cia­nos. Se lo apodaba el Tuerto. Mu­rió en 365. aca­de­mia (Del lat. aca­de­mia.) f. Ca­sa si­tua­da en las pro­xi­mi­da­des de Ate­nas, jun­to al gim­na­sio del hé­roe Aca­de­mo, don­de Pla­tón y otros fi­ló­so­fos en­se­ña­ban sus doc­tri­nas. || Es­cue­la fi­lo­só­fi­ca fun­da­da por Pla­tón. || Ins­ ti­tu­ción li­te­ra­ria, ar­tís­ti­ca o reu­nión de los aca­dé­mi­cos. || Ca­sa en que és­tos ce­le­bran sus jun­tas. || Cer­ta­men li­te­ra­rio, ar­tís­ti­co o cien­tí­fi­co. || Es­ta­ble­ci­mien­to en que se ins­tru­ye a los que han de de­di­car­se a una ca­rre­ra o pro­fe­sión. || Esc. y Pint. Es­tu­dio de una fi­gu­ra en­te­ra y des­nu­da, to­ma­da al na­tu­ral. aca­de­mia Hist. Las aca­de­mias crea­das en to­dos los paí­ses eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos han coo­pe­ra­do al pro­gre­ so de las ar­tes, la li­te­ra­tu­ra y la in­ves­ti­ga­ción. En­tre las más fa­mo­sas se pue­den ci­tar: Aca­de­mia de­lla Crus­ca, en Ita­lia, des­ti­na­da a la pu­ri­fic ­ a­ción del idio­ma (1582); la So­cie­dad Fruc­tí­fe­ra de Wei­mar, pa­ra los mis­mos fi­ nes que la an­te­rior (1617); la Aca­de­mia Fran­ce­sa, que man­dó fun­dar el rey Luis XIII en 1635 y que fue sus­ti­tui­da por el Ins­ti­tu­to de Fran­cia en 1789; la Real Aca­de­mia Es­ pa­ño­la, inau­gu­ra­da en 1714; la Aca­de­mia Sue­ca (1786); la Aca­de­mia de Cien­cias, fran­ce­sa, lue­go re­fun­da­da en 1789 en el Ins­ti­tu­to de Fran­cia; la So­cie­dad Real, bri­tá­ ni­ca (1662); la Aca­de­mia de Cien­cias de Ber­lín (1700); la Aca­de­mia Im­pe­rial de las Cien­cias, de San Pe­ters­bur­go (1725); la Real Aca­de­mia de las Cien­cias, en Ita­lia (1757); la So­cie­dad Fi­lo­só­fi­ca Ame­ri­ca­na, en Es­ta­dos Uni­dos, pro­yec­ta­da por Fran­klin (1743); la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Ar­tes y Cien­cias, de Bos­ton (1780); la Aca­de­mia Na­ cio­nal de Cien­cias, re­co­no­ci­da por el Con­gre­so de EE. UU. en 1863. En la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na: la Aca­de­mia Ar­gen­ti­na de Le­tras; la Aca­de­mia Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes; la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cias Eco­nó­mi­cas; Aca­de­mia Na­cio­nal de De­re­cho y Cien­cias So­cia­les; la Aca­de­mia Na­cio­nal de la His­to­ria; la Aca­de­mia Na­cio­nal de Me­di­ci­na; la Aca­de­mia de Ci­ru­gía; la Aca­de­mia Na­ cio­nal de Cien­cias Exac­tas, Fí­si­cas y Na­tu­ra­les; Aca­de­ mia Ar­gen­ti­na de Geo­gra­fía y la Aca­de­mia Na­cio­nal de Agro­no­mía y Ve­te­ri­na­ria. Des­de me­dia­dos del si­glo XIX to­mó gran im­pul­so la crea­ción de Aca­de­mias en to­dos los paí­ses, des­ti­na­das a las cien­cias, las ar­tes, las le­tras y la téc­ni­ca. aca­de­mia es­pa­ño­la (real) Hist. Fue crea­da por real man­da­to de Fe­li­pe V, el 3 de oc­tu­bre de 1714 y es la más an­ti­gua de las aca­de­mias de Es­pa­ña. Su le­ma es “Lim­pia, fi­ja y da es­plen­dor”. Su mi­sión es man­te­ner la pu­re­za del idio­ma. Su pri­mer di­rec­tor fue Juan Ma­

nuel Fer­nán­dez Pa­che­co, mar­qués de Vi­lle­na y Duque de Escalona. Es­tá cons­ti­tui­da por aca­dé­mi­cos re­si­den­ tes en Ma­drid; co­rres­pon­dien­tes es­pa­ño­les que no vi­ven en la Ca­pi­tal y miem­bros co­rres­pon­dien­tes ex­tran­je­ros per­te­ne­cien­tes a las Aca­de­mias ame­ri­ca­nas re­co­no­ci­das por es­ta Aca­de­mia. Su sede está en Madrid, pero tiene filiaciones con las academias nacionales de los 21 países hispanohablantes. Todas juntas forman la Asociación de Academias de la Lengua Española. aca­de­mi­cis­mo m. Ca­li­dad de aca­dé­mi­co. aca­dé­mi­co, ca (Del lat. aca­de­mi­cus.) adj. Aplí­ca­ se al fi­ló­so­fo que si­gue la doc­tri­na de Pla­tón. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a es­ta doc­tri­na fi­lo­só­fi­ca. || Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a las aca­de­mias o pro­pio y ca­ rac­te­rís­ti­co de ellas. || Aplí­ca­se a los es­tu­dios, tí­tu­los o di­plo­mas que cau­san efec­tos le­ga­les. || Aplí­ca­se a las obras ar­tís­ti­cas en que se guar­dan con ri­gor las nor­mas clá­si­cas y tam­bién al au­tor de es­tas obras. || Esc. y Pint. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a la aca­de­mia o es­tu­dio de una fi­gu­ra en­te­ra y des­nu­da. Fi­gu­ra ACA­DÉ­MI­CA. || s. Miem­ bro de una aca­de­mia. aca­de­mo Biog. Hé­roe ate­nien­se que legó al pueblo sus po­se­sio­nes, pró­xi­mas a Ate­nas. En sus jar­di­nes, a los que con­cu­rrían va­rios fi­ló­so­fos, na­ció la fa­mo­sa Aca­ de­mia don­de en­se­ña­ba Pla­tón. aca­dia Geog. Véa­se NUE­VA ES­CO­CIA. acae­cer (Del lat. ad., a y ca­de­re, caer.) intr. SU­CE­ DER. Ú. en in­fi­ni­ti­vo y las ter­ce­ras pers. de sing. y pl. || ant. Con­cu­rrir a al­gún lu­gar, ha­llar­se pre­sen­te. aca­hual (Del mex. aca­hua­lli.) m. Va­rie­dad de gi­ra­sol, que abun­da en Mé­xi­co. || Méx. De­no­mi­na­ción ge­né­ri­ca de to­da hier­ba al­ta y de ta­llo grue­so de que sue­len cu­ brir­se los bar­be­chos. acai­re­lar tr. Cai­re­lar. aca­jú m. Amér. ANA­CAR­DO, ár­bol. aca­ju­tla Geog. Loc. de El Sal­va­dor, en el dist. y dep. de Son­so­na­te. Puer­to. acal (del mex. aca­lli; de atl, agua y ca­li, ca­sa.) m. Nom­ bre que da­ban los mexicanos a la ca­noa y en ge­ne­ral a cual­quier em­bar­ca­ción. aca­lam­brar­se r. Con­traer­se los mús­cu­los a con­se­ cuen­cia de un ca­lam­bre. aca­le­fo (Del gr. aka­lêp­he, or­ti­ga de mar.) adj. Zool. Aplí­ca­se al ani­mal acuá­ti­co, del gru­po de los ra­dia­dos, cu­yo cuer­po es una ma­sa trans­pa­ren­te o mem­bra­no­sa, con apén­di­ces y una aber­tu­ra por la cual eva­cúa un lí­ qui­do cáus­ti­co. Ú. t. c. s. || m. pl. Zool. Cla­se de es­tos ani­ma­les. aca­len­tu­rar­se r. Em­pe­zar a te­ner ca­len­tu­ra. aca­lia f. Bot. Mal­va­vis­co. aca­lí­ceo, a (De aca­lia.) adj. Bot. Asé­pa­lo. aca­llar tr. Ha­cer ca­llar. || fig. Apla­car, so­se­gar, aquie­tar. aca­lo­rar tr. Dar o cau­sar ca­lor. || En­cen­der o fa­ti­gar con mu­cho ejer­ci­cio o tra­ba­jo. Ú. m. c. r. || fig. Pro­mo­ver, fo­men­tar; enar­de­cer, ex­ci­tar. || r. fig. Apa­sio­nar­se, enar­ de­cer­se en la con­ver­sa­ción o dis­pu­ta. || Avi­var­se, ha­cer­ se ar­dien­te la con­ver­sa­ción o dis­pu­ta. aca­lo­te (Voz mexicana.) m. Par­te de un río que se des­pe­ja de hier­bas flo­tan­tes pa­ra que las ca­noas no ten­ gan im­pe­di­men­tos al na­ve­gar. || Ave zan­cu­da de Mé­xi­co

www.elbibliote.com

cu­ya car­ne es co­mes­ti­ble. Ani­da en la ri­be­ra de los la­gos y se la de­no­mi­na tam­bién cuer­vo acuá­ti­co. aca­ma­pich­tli Biog. Pri­mer rey de los az­te­cas, quien go­ber­nó con jus­ti­cia, pru­den­cia y sa­bi­du­ría des­de 1376, año en que se fun­dó Te­noch­ti­tlán, has­ta 1396. Du­ran­te su rei­na­do se uni­fi­ca­ron las tri­bus y se cons­tru­ye­ron tem­ plos y obras pú­bli­cas. || Nie­to del pri­me­ro, fue el ter­cer rey az­te­ca y su rei­na­do du­ró más de cua­ren­ta años. aca­mar (De a y ca­ma.) tr. Ha­cer el vien­to, la llu­via, etc., que se tien­dan o re­cues­ten las mie­ses, el li­no, el cá­ña­mo u otros ve­ge­ta­les se­me­jan­tes. Ú. t. c. r. acám­ba­ro Geog. Mun. de Mé­xi­co, en el est. de Gua­ na­jua­to. 101.762 hab. Cab. del mis­mo. aca­me­lla­do, da adj. Se­me­jan­te al ca­me­llo. aca­me­llo­nar tr. Amér. Cen­tral y Méx. Aca­ba­llo­nar. acam­par (De a y cam­po.) intr. De­te­ner­se y per­ma­ne­ cer en des­po­bla­do. Ú. t. c. tr. y c. r. acam­po m. De­he­sa. Áca­na amb. Ár­bol sa­po­tá­ceo, muy co­mún en la Amé­ ri­ca del Sur y en la is­la de Cu­ba, cu­ya ma­de­ra, re­cia y com­pac­ta, es ex­ce­len­te pa­ra la cons­truc­ción. || Ma­de­ra de es­te ár­bol. aca­na­la­do, da p. p. de ACA­NA­LAR. || adj. Aplí­ca­se a lo que pa­sa por ca­nal o pa­ra­je an­gos­to. || De for­ma abar­qui­lla­da y lar­ga co­mo la de los ca­na­les. || De fi­gu­ra de es­trías, o con es­trías. || Véa­se CUE­LLO ACA­NA­LA­DO. aca­na­la­dor m. He­rra­mien­ta de car­pin­te­ría, es­pe­cie de ce­pi­llo, que sir­ve pa­ra abrir cier­tos ca­na­les en los cer­ cos y pei­na­zos de puer­tas y ven­ta­nas, don­de en­tran y que­dan ase­gu­ra­dos los ta­ble­ros. aca­na­lar tr. Ha­cer en al­gu­na co­sa uno o va­rios ca­ na­les o es­trías. || Dar for­ma de ca­nal o te­ja a una co­sa. aca­na­lla­do, da adj. Aplí­ca­se a quien tie­ne los de­ fec­tos de un ca­na­lla. aca­na­llar tr. En­ca­na­llar. Ú. t. c. r. aca­ne­la­do, da adj. Que tie­ne el sa­bor o el co­lor de la ca­ne­la. aca­ni­lla­do, da adj. Aplí­ca­se a la te­la o pa­ño que for­ma ca­ni­llas a cau­sa de la de­si­gual­dad del co­lor, del hi­lo o del te­ji­do.

Acantácea. Fitonia plateada de dicha familia. acan­tá­ceo, a (De acan­to.) adj. Bot. Aplí­ca­se a plan­ tas di­co­ti­le­dó­neas, ar­bus­tos y hier­bas, que tie­nen ra­mas y ta­llos nu­do­sos, ho­jas opues­tas y fru­to en ca­ja mem­ bra­no­sa con se­mi­llas sin al­bu­men; co­mo el acan­to. Ú. t. c. s. || f. pl. Bot. Fa­mi­lia de es­tas plan­tas.

A

ACANTARAR

Acantilado. acan­ta­rar tr. Me­dir por cán­ta­ras. acan­tear (De a y can­to, pie­dra.) tr. Ape­drear. acan­ti­la­do, da p. p. de ACAN­TI­LAR. || adj. Dí­ce­se del fon­do del mar cuan­do for­ma can­ti­les. || Se apli­ca a la cos­ta cor­ta­da a plo­mo o ver­ti­cal­men­te. Ú. t. c. s. m. || m. De­cli­ve ca­si ver­ti­cal en un te­rre­no. acan­ti­lar tr. Mar. Echar o po­ner una em­bar­ca­ción en un can­til por una ma­la ma­nio­bra. Ú. m. c. r. || Dra­gar un fon­do a fin de que que­de acan­ti­la­do. acan­to (Del lat. acant­hus.) m. Plan­ta per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de las acan­tá­ceas, pe­ren­ne, con ho­jas anua­les, lar­gas y es­pi­no­sas; su co­ci­mien­to se usa co­mo emo­ lien­te. || Arq. Ador­no he­cho a imi­ta­ción de las ho­jas de es­ta plan­ta. acan­to­cé­fa­lo, la (Del gr. ákant­ha, es­pi­na y kep­ ha­lé, ca­be­za.) adj. Zool. Dí­ce­se de los ani­ma­les que tie­nen cu­bier­ta de agui­jo­nes la ca­be­za. || Aplí­ca­se a ne­ ma­tel­min­tos de trom­pa con­trác­til, que ca­re­cen de bo­ca y ca­nal di­ges­ti­vo y que se nu­tren a tra­vés de la piel, con los ju­gos in­tes­ti­na­les de los ani­ma­les en los cua­les vi­ ven co­mo pa­rá­si­tos. Ú. t. c. s. || m. pl. Zool. Or­den de es­tos ani­ma­les. acan­to­nar (De a y can­tón.) tr. Dis­tri­buir y alo­jar fuer­ zas mi­li­ta­res en di­ver­sos si­tios. Ú. t. c. r. acan­top­te­ri­gio, gia (Del grie­go ákant­ha, es­pi­na y ptery­gion, ale­ta.) adj. Zool. Dí­ce­se de pe­ces de es­que­le­ to óseo, bran­quias pec­ti­ni­for­mes y ale­ta dor­sal es­pi­no­sa; co­mo el atún, el pez es­pa­da, la per­ca, etc. Ú. t. c. s. || m. pl. Zool. Or­den de es­tos pe­ces.

Pez acantopterigio del caribe. aca­ña­ve­rear (De a y ca­ña­ve­ra.) tr. He­rir con ca­ñas cor­ta­das en pun­ta a gui­sa de sae­tas, gé­ne­ro de su­pli­cio que se usó an­ti­gua­men­te. aca­ño­near tr. Ca­ño­near aca­pa­rar (Del fr. ac­ca­pa­rer.) tr. Ad­qui­rir y re­te­ner mer­ca­de­rías, pro­duc­tos, fru­tos, etc., en can­ti­dad su­fi­ cien­te pa­ra dar la ley o fi­jar su pre­cio en el mer­ca­do. || fig. Apo­de­rar­se en gran par­te o en su to­ta­li­dad de un gé­ne­ro de co­sas. aca­pa­rrar­se (De a y ca­pa­rra.) r. Con­cer­tar­se, con­ ve­nir­se con al­guien. aca­pa­rro­sa­do, da adj. De co­lor de ca­pa­rro­sa. acá­pi­te m. Amér. Pá­rra­fo. aca­po­ne­ta Geog. Río de Mé­xi­co en el est. de Na­ya­ rit, que na­ce con el nom­bre de SAN DIE­GO en el est. de Du­ran­go. Tie­ne un cur­so breve, de 233 km; for­ma va­rios sal­tos y de­sa­gua en el Pa­cí­fi­co. En par­te es na­ve­ga­ble. || Mun. de Mé­xi­co, en el est. de Na­ya­rit. Aprox 38.000 h, con una importante desaceleración del crecimiento demográfico en los últimos años por emigración masiva de trabajadores hacia EE. UU. o Canadá. || Cab. del mun. del mis­mo nom­bre, cerca de 21.000 hab. aca­pul­co de juá­rez Geog. Ciu­dad de Mé­xi­co, ­ o, en el est. de Gue­ ubicada jun­to a la cos­ta del Pa­cí­fic rre­ro al suroeste del país. 717.766 hab. Se ex­tien­de en for­ma de an­fi­tea­tro bor­dean­do la ba­hía. Puer­to im­por­tan­ te y cen­tro in­ter­na­cio­nal de tu­ris­mo. Po­see ae­ro­puer­to. aca­pu­llar­se r. To­mar la fi­gu­ra de ca­pu­llo.

18 aca­ra­co­la­do, da adj. Que tie­ne for­ma de ca­ra­col. aca­ra­me­lar tr. Re­du­cir el azú­car a ca­ra­me­lo. aca­ray Geog. Río de Pa­ra­guay, que na­ce en las sie­ rras de Caa­ga­zú y de­sem­bo­ca en el río Pa­ra­ná, al N de Ciu­dad del Es­te. Cur­so de aprox. 160 km. Es na­ve­ga­ ble en su ma­yor par­te y en su recorrido se encuentra la represa homónima. acar­de­na­lar tr. Cau­sar­le car­de­na­les a uno. || r. Sa­lir al cu­tis man­chas cár­de­nas, se­me­jan­te a las oca­sio­na­ das por gol­pes. aca­rear tr. Ca­rear. || Arros­trar, ha­cer ca­ra. || r. fig. ant. Con­for­mar­se, con­ve­nir dos co­sas en­tre sí. aca­ri­ciar tr. Ha­cer ca­ri­cias. || fig. Tra­tar a al­guien con amor y ca­ri­ño. || Ro­zar, to­car con sua­vi­dad. || Pen­sar en al­go con es­pe­ran­za de lo­grar­lo. aca­ri­gua Geog. Mun. del dist. de Páez, si­tua­do en el NE del es­ta­do Por­tu­gue­sa de Ve­ne­zue­la. Capital agrícola de Venezuela. 159.550 hab. Cab. ho­mó­ni­ma. aca­ri­gua-arau­re Geog. Ciu­dad de Ve­ne­zue­la; supera los 400.000 habitantes. acar­na­nia Geog. Hist. Co­mar­ca de la an­ti­gua Gre­ cia, la más oc­ci­den­tal de las pro­vin­cias de la Hé­la­de. Los acar­nia­nos fue­ron fa­mo­sos por su rus­ti­ci­dad y bra­vu­ra. acar­ne­ra­do, da adj. Aplí­ca­se al ca­ba­llo o ye­gua de ca­be­za ar­quea­da en la par­te de­lan­te­ra, co­mo el car­ne­ro. áca­ro (Del lat. aca­rus.) m. Arác­ni­do mi­cros­có­pi­co, pa­ rá­si­to, sin ojos, con un sur­co en­tre el se­gun­do y ter­cer par de pa­tas y las man­dí­bu­las en for­ma de pin­zas. Se dis­tin­guen el áca­ro de la sar­na y el áca­ro del que­so, o do­més­ti­co, que vi­ve en el que­so ran­cio y se­co. aca­rra­la­du­ra f. Chi­le y Pe­rú. Ca­rre­ra o hi­le­ra de pun­tos que se suel­tan en la me­dia. || Pe­rú. Des­gas­te de la te­la por el uso. aca­rra­lar tr. En­co­ger una he­bra, o de­jar en los te­ji­ dos un cla­ro en­tre dos hi­los. Ú. m. c. r. || r. Des­me­drar­se los ra­ci­mos de uva a cau­sa de las he­la­das tar­días. aca­rrea­mien­to m. Aca­rreo. aca­rreo m. Ac­ción de aca­rrear. || DE ACA­RREO. loc. Se apli­ca a lo que se trae por tie­rra de otra par­te, o ha ve­ni­do de otro lu­gar. Pie­dras DE ACA­RREO. || Dí­ce­se tam­bién de lo que trae un arrie­ro por cuen­ta aje­na, só­lo por el por­te. acar­to­nar­se r. Po­ner­se co­mo el car­tón. Se di­ce en es­pe­cial de las per­so­nas que se que­dan en­ju­tas al lle­gar a cier­ta edad. aca­sa­ma­ta­do, da adj. Que tie­ne for­ma de ca­sa­ma­ ta. || Aplí­ca­se a la for­ti­fic ­ a­ción o ba­te­ría que tie­ne ca­ sa­ma­ta. aca­se­rar­se (De a y ca­sa.) r. Amér. En­ca­ri­ñar­se. || Que­dar­se en ca­sa. aca­so (De a y ca­so.) m. Su­ce­so im­pre­vis­to, ca­sua­li­ dad. || adv. m. Ac­ci­den­tal­men­te, por ca­sua­li­dad. || adv. de tal vez, qui­zá. || POR SI ACA­SO. acas­ta­ña­do, da adj. Dí­ce­se de lo que tien­de a co­ lor cas­ta­ño. acas­to­ra­do, da adj. Que se pa­re­ce a la piel del cas­tor. aca­ta­ble adj. Que me­re­ce res­pe­to o aca­ta­mien­to. aca­ta­léc­ti­co (Del lat. aca­ta­lec­ti­cus y és­te del gr. aka­ta­lek­ti­kós; de a, priv. y ka­ta­lek­ti­kós, que con­clu­ye an­ tes de ha­ber lle­ga­do al fin.) adj. Véa­se VER­SO ACA­TA­ LÉC­TI­CO. Ú. t. c. s. aca­ta­lec­to (Del lat. aca­ta­lec­tus y és­te del gr. aka­ ta­lek­tos, que no aca­ba; de a, priv. y ka­ta­le­go, aca­bar, ter­mi­nar.) adj. Aca­ta­léc­ti­co. Ú. t. c. s. aca­ta­mien­to m. Ac­ción y efec­to de aca­tar. aca­tar (De a y ca­tar, mi­rar.) tr. Tri­bu­tar ho­me­na­je de res­pe��to y su­mi­sión. || ant. Mi­rar aten­ta­men­te. || Con­si­de­ rar bien al­gu­na co­sa. || Te­ner una co­sa re­la­ción o co­rres­ pon­den­cia con otra. || r. ant. Re­ce­lar­se. aca­ta­rrar tr. Cons­ti­par, res­friar. || r. Con­traer ca­ta­ rro o res­frío. aca­te­chi­tli Amer. Zool. Nom­bre vul­gar mexicano de un pá­ja­ro frin­gí­li­do, es­pe­cie de pin­zón que ha­bi­ta en Mé­xi­co.

Acapulco de Juárez, playas sobre la bahía.

www.elbibliote.com

aca­te­nan­go Geog. Vol­cán de Gua­te­ma­la, en el de­ par­ta­men­to de Chi­mal­te­nan­go. Alt. 3.880 me­tros. Aun­ que se con­si­de­ra ex­tin­gui­do, en 1924 dio se­ña­les de ac­ti­vi­dad. || Loc. y mun. del dep. de Chi­mal­te­nan­go, en Gua­te­ma­la. Ce­rea­les, ca­fé. 372 km2. 8.000 hab. aca­te­no Geog. Mun. del est. de Pue­bla, en Mé­xi­co. aca­tlán Geog. Mun. del est. de Hi­dal­go, en Mé­xi­co. || Mun. del est. de Pue­bla, en Mé­xi­co. || Loc. de Mé­xi­co, cab. del mun. an­te­di­cho. || Mun. del est. de Ve­ra­cruz, en Méx. || —DE JUÁ­REZ. Mun. del est. de Ja­lis­co, en Mé­ xi­co. || —DE PÉ­REZ FI­GUE­ROA. Mun. de Mé­xi­co en el est. de Oa­xa­ca. || Valle, río. aca­tó­li­co, ca (Del gr. a, priv. y kat­ho­li­cós, ca­tó­li­co.) adj. Aplí­ca­se a los cris­tia­nos per­te­ne­cien­tes a las igle­sias ro­ma­na o grie­ga, que no son ca­tó­li­cos. Dí­ce­se del cul­to que se prac­ti­ca en igle­sias no ca­tó­li­cas. acat­zin­go Geog. Mun. del est. de Pue­bla, en Mé­xi­ co. Supera los 40.000 hab. acau­da­lar tr. Reu­nir o ha­cer cau­dal. acau­di­llar (De acab­di­llar.) tr. Man­dar, co­mo je­fe, gen­te de gue­rra. || Di­ri­gir, guiar, con­du­cir. || r. Ele­gir o to­ mar cau­di­llo. acau­le (De a, priv. y del lat. cau­lis, ta­llo.) Bot. m. Dí­ce­ se de la plan­ta de ta­llo tan cor­to que pa­re­ce no te­ner­lo. aca­xe adj. Aplí­ca­se a los na­ti­vos de as­cen­den­cia az­ te­ca, que ha­bi­ta­ron en los es­ta­dos de Si­na­loa y So­no­ra, en Mé­xi­co. Al­gu­nos de ellos vi­ven en la ac­tua­li­dad en las que­bra­das de la sie­rra Ma­dre en Du­ran­go. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a es­tos in­dí­ge­nas. aca­xo­chi­tlán Geog. Mun. del est. de Hi­dal­go, en Mé­xi­co. 34.892 habitantes. acay (del) Geog. Ne­va­do en el ex­tre­mo nor­te de la sie­rra de los Pas­tos Gran­des, co­rres­pon­dien­te a la pre­ cor­di­lle­ra Sal­to-Ju­je­ña, Prov. de Sal­ta, Ar­gen­ti­na. Su cumbre principal tiene una altura de 5716 m. aca­ya Geog. Re­gión del nor­te del Pe­lo­po­ne­so, cu­yo nom­bre se dio a to­da Gre­cia, des­pués de la con­quis­ta ro­ma­na y en la Edad Me­dia fue un prin­ci­pa­do del Im­pe­ rio bi­zan­ti­no. || No­mo de Gre­cia, al NO de Mo­rea. 3.271 km2; . Cap. PA­TRÁS. Ce­rea­les.

Golfo de Patras en la Acaya, Grecia. aca­yua­zá Hist. Ba­ta­lla en la que fue ven­ci­da la Tri­ple Alian­za (Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Uru­guay) du­ran­te la gue­rra del Pa­ra­guay, el 18 de ju­lio de 1868, en el Cha­co y en la que fue muer­to el co­ro­nel Mi­guel J. Mar­tí­nez de Hoz, je­fe de las fuer­zas de­rro­ta­das. aca­yu­cán Geog. Mun. del est. de Ve­ra­cruz, en Mé­xi­ co. 93.598 habitantes. ac­ce­der (Del lat. ac­ce­de­re; de ad, a y ce­de­re, re­ti­rar­ se.) intr. Con­ce­der lo que otro pi­de o de­sea. || Ce­der uno en su opi­nión, con­vi­nien­do con la idea o el dic­ta­men de otro, o acep­tan­do lo pro­pues­to. ac­ce­si­ble (Del lat. ac­ces­si­bi­lis.) adj. Que tie­ne ac­ce­ so. || fig. De fá­cil tra­to o ac­ce­so. || Top. Véa­se AL­TU­RA AC­CE­SI­BLE. ac­ce­sión (Del lat. ac­ce­sio, -onis.) f. Ac­ción y efec­to de ac­ce­der. || Co­sa o co­sas ac­ce­so­rias. || Có­pu­la car­nal. || For. Uno de los mo­dos de ad­qui­rir el do­mi­nio, se­gún el cual el due­ño de una co­sa ha­ce su­yo lo que ella pro­du­ce y tam­bién lo que se le in­cor­po­ra o une por obra del hom­ bre o de la na­tu­ra­le­za. || Co­sa así ad­qui­ri­da. || Med. Ata­ que de fie­bre in­ter­mi­ten­te. || POR AC­CE­SIÓN, m. adv. En una elec­ción ca­nó­ni­ca, unir­se, una vez pu­bli­ca­do el es­cru­ti­nio, al can­di­da­to que ha ob­te­ni­do ma­yor nú­me­ro de vo­tos, aque­llos que no lo ha­bían vo­ta­do an­tes. ac­cé­sit (Del lat. ac­ces­sit, 3ª pers. de sing. del pre­té­ ri­to de ac­ce­de­re, acer­car­se.) m. En con­cur­sos cien­tí­fi­ cos, ar­tís­ti­cos o li­te­ra­rios, re­com­pen­sa in­me­dia­ta­men­te in­fe­rior al pre­mio. ac­ce­so (Del lat. ac­ces­sus.) m. Ac­ción de lle­gar o acer­ car­se. || Có­pu­la car­nal. || En­tra­da, ca­mi­no, pa­so. || Arre­ ba­ta­mien­to, exal­ta­ción. || fig. En­tra­da al tra­to con al­gu­na per­so­na. || Med. AC­CE­SIÓN, ata­que de fie­bre in­ter­mi­ ten­te. || Aco­me­ti­mien­to o re­pe­ti­ción de un es­ta­do mor­ bo­so. || AC­CE­SO DEL SOL. Astr. Mo­vi­mien­to apa­ren­te de apro­xi­ma­ción del Sol al Ecua­dor.

ACEITE

19 ac­ce­so­rio, ria (De ac­ce­so.) adj. De­pen­dien­te de lo prin­ci­pal o que se le une por ac­ci­den­te. Ú. t. c. s. || Véa­se OBRA, PUER­TA AC­CE­SO­RIA. || Se­cun­da­rio, in­ci­den­tal. ac­cha Geog. Dist. del dep. Cuz­co, en la prov. de Pa­ ru­ro, en Pe­rú. Cap. AC­CHA URIN­SA­YA. ac­chiar­di (gui­do) Biog. Pin­tor ar­gen­ti­no au­tor de nu­me­ro­sas obras, en­tre ellas, Ca­lle­ci­ta de Flan­des y Bru­ jas (1892-1955). ac­chi­lla Geog. Can­tón de Bo­li­via, en la 1ª sec­ción de la pro­vin­cia de Cin­ti, dep. de Chu­qui­sa­ca. ac­ci­den­tal (Del lat. ac­ci­den­ta­lis.) adj. Que no es esen­cial. || Con­tin­gen­te, ca­sual. || Com. Véa­se SO­CIE­ DAD AC­CI­DEN­TAL. || Fi­siol. Véa­se IMA­GEN AC­CI­DEN­ TAL. || For. Véa­se OBRA AC­CI­DEN­TAL. || Persp. Véa­se PUN­TO AC­CI­DEN­TAL. || m. Mús. AC­CI­DEN­TE. Sig­no que al­te­ra el so­ni­do de una no­ta. ac­ci­den­tar tr. Pro­du­cir ac­ci­den­te. || r. Su­frir un ac­ci­ den­te que pri­va de mo­vi­mien­to o de sen­ti­do. ac­ci­den­te (Del lat. ac­ci­dens, -en­tis.) m. Es­ta­do o ca­ li­dad no esen­cial en una co­sa. Su­ce­so im­pre­vis­to que al­ te­ra el or­den nor­mal de al­go. || Su­ce­so even­tual o ac­ción del que in­vo­lun­ta­ria­men­te re­sul­ta da­ño pa­ra las per­so­nas o las co­sas. Se­gu­ro con­tra AC­CI­DEN­TES. || In­dis­po­si­ ción re­pen­ti­na que pri­va de mo­vi­mien­to, de sen­ti­do o de am­bas co­sas a la vez. || Pa­sión del áni­mo. || Gram. Al­ te­ra­ción en la de­si­nen­cia de una pa­la­bra, por ra­zón del gé­ne­ro, nú­me­ro y ca­so, tra­tán­do­se del sus­tan­ti­vo, ad­je­ ti­vo, ar­tí­cu­lo y la per­so­na, re­fi­rién­do­se al ver­bo. || Med. Sín­to­ma gra­ve que se pre­sen­ta re­pen­ti­na­men­te du­ran­te una en­fer­me­dad, sin ser ca­rac­te­rís­ti­co de ella. || Mús. Sig­no que al­te­ra el to­no de un so­ni­do. || AC­CI­DEN­TE DE TRA­BA­JO. Le­sión que su­fre el ope­ra­rio mien­tras rea­li­za un tra­ba­jo por cuen­ta aje­na, o a con­se­cuen­cia de él. || POR AC­CI­DEN­TE, m. adv. Ca­sual­men­te. ac­ci­den­te m. Fil. Par­te que no es in­he­ren­te a la sus­ tan­cia o na­tu­ra­le­za de las co­sas. || pl. Des­ni­ve­les de un te­rre­no. || Si­nuo­si­da­des de re­la­ti­va im­por­tan­cia geo­grá­fi­ ca que pre­sen­tan al­gu­nas cos­tas. ac­cio Geog. Ciu­dad an­ti­gua y pro­mon­to­rio del li­to­ral oc­ci­den­tal de Gre­cia, a la en­tra­da del gol­fo de Am­bra­ cia o de Ar­ta, don­de tu­vo lu­gar la cé­le­bre ba­ta­lla na­val en que Oc­ta­vio ven­ció a Mar­co An­to­nio y Cleo­pa­tra (31 a. C.).

Entrada del golfo de Arta, en el antiguo Accio griego. ac­ción (Del lat. ac­tio, -onis.) f. Ejer­ci­cio de al­gu­na po­ ten­cia. || Efec­to de ha­cer. || Ope­ra­ción o im­pre­sión de cual­quier agen­te en el pa­cien­te. || Ade­mán, pos­tu­ra. || Con­jun­to de ac­ti­tu­des o mo­vi­mien­tos que ha­ce el ora­dor o el ac­tor, pa­ra dar ex­pre­sión más efi­caz a lo que di­ce. || fam. Po­si­bi­li­dad de ha­cer al­go y en es­pe­cial de aco­me­ter o de de­fen­der­se. || ant. Ac­ta. || Com. Ca­da una de las par­tes en que se con­si­de­ra di­vi­di­do el ca­pi­tal de al­gu­nas so­cie­da­des o com­pa­ñías. || Tí­tu­lo que re­pre­sen­ta y acre­ di­ta el va­lor de ca­da una de di­chas por­cio­nes de ca­pi­tal. || Fís. Fuer­za con que ac­túan los cuer­pos y agen­tes fí­si­ cos. || For. De­re­cho de pe­dir al­go en jui­cio. || Mo­do de ejer­ci­tar ese de­re­cho. || Mil. BA­TA­LLA. || Pint. Ac­ti­tud del mo­de­lo na­tu­ral pa­ra re­pro­du­cir­lo en di­bu­jo o pin­tu­ra. || Poét. En los poe­mas épi­co y dra­má­ti­co, se­rie de ac­tos y su­ce­sos de­ter­mi­na­dos por el ob­je­to prin­ci­pal de la obra y en­la­za­dos en­tre sí. || Véa­se UNI­DAD DE AC­CIÓN. || AC­CIÓN DE GRA­CIAS. Ex­pre­sión de gra­ti­tud. || AC­CIÓN DE GUE­RRA. Mil. BA­TA­LLA. || COM­BA­TE, pe­lea en­tre fuer­zas po­co nu­me­ro­sas. || AC­CIÓN DE PRE­SEN­CIA. Quím. Ca­tá­li­sis. || AC­CIÓN LI­BE­RA­DA. Com. Aque­lla cu­yo im­por­te no se sa­tis­fa­ce en di­ne­ro efec­ti­vo, por­que se cu­bre por co­sas apor­ta­das o ser­vi­cios pres­ta­dos a la so­cie­dad, te­nien­do los mis­mos de­re­chos y obli­ga­cio­nes que las que re­pre­sen­tan el res­tan­te ca­pi­tal so­cial. || MA­ LA AC­CIÓN. Ruin­dad, ma­la pa­sa­da, fe­cho­ría. || GA­NAR a uno LA AC­CIÓN. frs. An­ti­ci­par­se a al­guien, im­pi­dien­do que lo­gre su in­ten­to. ac­cio­nar tr. Amér. Mo­ver, po­ner en mo­vi­mien­to, ha­ cer que una co­sa eje­cu­te de­ter­mi­na­dos mo­vi­mien­tos. Ú. t. c. intr (Es ga­li­cis­mo.) || intr. Amér. For. Ga­li­cis­mo por ejer­ci­tar una ac­ción. ac­cio­nis­ta com. Due­ño de una o va­rias ac­cio­nes de una so­cie­dad o com­pa­ñía.

A

ace­día f. Cua­li­dad de lo que es­tá ace­do. || In­dis­po­si­ ción del es­tó­ma­go, pro­du­ci­da por el ali­men­to ace­da­do. || As­pe­re­za de tra­to. ace­día f. Pla­ti­ja. ace­do, da (Del lat. ace­tum, vi­na­gre.) adj. ÁCI­DO. || Dí­ce­se de lo que se ha ace­da­do. || fig. De­sa­pa­ci­ble, ás­ pe­ro. Se apli­ca más co­mún­men­te a las per­so­nas o a su ca­rác­ter. || m. Zu­mo agrio. acé­fa­lo, la (Del lat. acep­ha­lus y és­te del gr. aké­pah­ los; de a, priv. y ke­pah­lê, ca­be­za.) adj. Que no tie­ne ca­ be­za. || Aplí­ca­se al fe­to sin ca­be­za o que ca­re­ce de par­te con­si­de­ra­ble de ella. || Aplí­ca­se a cier­tos sec­ta­rios del si­glo VI que no re­co­no­cían je­fe. Ú. t. c. s. || fig. Dí­ce­se de la sec­ta, co­mu­ni­dad, go­bier­no, etc., que ca­re­ce de je­fe. || Zool. Dí­ce­se de los mo­lus­cos cu­ya ca­be­za ca­si no se dis­tin­gue del cuer­po y que tie­nen un der­ma­toes­que­le­to com­pues­to de dos pie­zas; co­mo la al­me­ja, la os­tra, etc. || m. pl. Zool. Cla­se de es­tos ani­ma­les.

Accipítrido. Halcón ac­cí­pi­tre (Del lat. ac­ci­pi­ter; de ac­ci­pe­re, ca­zar.) m. Ave de ra­pi­ña. ac­ci­pí­tri­do, da (De ac­cí­pi­tre.) adj. Zool. Aplí­ca­se a las aves del or­den de las ra­pa­ces. Ú. t. c. s. || f. pl. Zool. Fa­mi­lia a que per­te­ne­cen es­tas aves. ac­cra Geog. C. ca­pi­tal de Gha­na e im­por­tan­te cen­tro co­mer­cial, en Áfri­ca oc­ci­den­tal. Cerca de 2 millones de habitantes. ace­bo (Del lat. aqui­fo­lium.) m. Ár­bol sil­ves­tre de la fa­ mi­lia de las ili­cí­neas de cua­tro a seis me­tros de al­tu­ra, tie­ne ho­jas pe­ren­nes de co­lor ver­de os­cu­ro, dru­pa ro­ji­za; su ma­de­ra, que es blan­ca, fle­xi­ble y muy du­ra y com­pac­ ta, se em­plea en eba­nis­te­ría y tor­ne­ría y de su cor­te­za se ha­ce li­ga. || La ma­de­ra de es­te ár­bol. ace­bo­lla­du­ra (De a y ce­bo­lla, por el pa­re­ci­do de las ca­pas que la com­po­nen.) f. De­su­nión de dos ca­pas con­ti­guas que for­man el te­ji­do le­ño­so de un ár­bol. ace­bra­do, da adj. Ce­bra­do. ace­bu­che (Del berb. aze­buch.) m. Oli­vo sil­ves­tre. || Ma­de­ra de es­te ár­bol. ace­bu­chi­na f. Fru­to del ace­bu­che, que es una acei­ tu­na pe­que­ña y po­co car­no­sa. ace­cha­mien­to m. Ace­cho. ace­chan­za f. Es­pio­na­je, ace­cho. ace­char (De a y del lat. sec­ta­re, per­se­guir.) tr. Aguar­ dar, atis­bar cau­te­lo­sa­men­te con al­gún pro­pó­si­to. ace­ci­nar (De a y ce­ci­na.) tr. Sa­lar las car­nes y lue­go ahu­mar­las y po­ner­las al ai­re, pa­ra que se con­ser­ven. Ú. t. c. r. || r. fig. Acar­to­nar­se, po­ner­se muy en­ju­to de car­nes. ace­dar tr. Po­ner agria o ace­da una co­sa. Ú. m. c. r. || Al­te­rar el es­tó­ma­go o los hu­mo­res con aci­dez. || fig. Dis­gus­tar. Ú. t. c. r. || r. Po­ner­se en­fer­mi­zas y ama­ri­llas las plan­tas. ace­de­ra (Del lat. ace­ta­ria; de ace­tum, agrio.) f. Plan­ta po­li­go­ná­cea pe­ren­ne, de ho­jas al­ter­nas y flo­res ver­do­sas y pe­que­ñas dis­pues­tas en ver­ti­ci­los. De sa­bor áci­do, se em­plea co­mo con­di­men­to y po­see pro­pie­da­des an­ties­ cor­bú­ti­cas. Se co­no­cen nu­me­ro­sas es­pe­cies. || Véa­se SAL DE ACE­DE­RAS. ace­de­ra­que (Del ár. azed­di­ra­jit.) m. CI­NA­MO­MO. ace­de­ri­lla f. Plan­ta po­li­go­ná­cea pe­ren­ne, muy se­ me­jan­te a la ace­de­ra. || ALE­LU­YA, plan­ta oxa­lí­dea.

Acederilla. ace­de­rón m. Plan­ta pe­ren­ne po­li­go­ná­cea, se­me­jan­te a la ace­de­ra, pe­ro de flo­res her­ma­fro­di­tas y ho­jas más an­chas. Ú. m. en pl. ace­dia f. ant. Aci­dia. Úsa­se en Chi­le.

www.elbibliote.com

Escultura romana acéfala. acei­ta­da f. Can­ti­dad de acei­te de­rra­ma­da. || Bo­llo ama­sa­do con acei­te. acei­tar tr. Un­tar o ba­ñar con acei­te. acei­te (Del ár. azeit.) m. Lí­qui­do gra­so, ver­de ama­ri­ llen­to, que se ob­tie­ne de la acei­tu­na. || Véa­se BAL­SA DE ACEI­TE. || Por ext. lí­qui­do gra­so que se ex­trae de di­ver­sos fru­tos o se­mi­llas, o de al­gu­nos ani­ma­les, co­mo la fo­ca, el ba­ca­lao, etc. y tam­bién de sus­tan­cias mi­ne­ ra­les. § Los acei­tes ve­ge­ta­les son más li­via­nos que el agua, con una den­si­dad que va­ría en­tre 0,910 y 0,932 sal­vo la del ri­ci­no, que es del 0,967. In­so­lu­bles en el agua y so­lu­bles en el éter, el clo­ro­for­mo y cier­tos com­pues­tos clo­ra­dos, con­tie­nen gli­cé­ri­dos lí­qui­dos a la tem­pe­ra­tu­ra de 20°, es­pe­cial­men­te oleí­na y li­no­leí­na y por su apli­ca­ ción se di­vi­den en co­mes­ti­bles y no co­mes­ti­bles. En­tre los pri­me­ros fi­gu­ran los de oli­va, gi­ra­sol, na­bo, al­go­dón y ma­ní; en­tre los se­gun­dos, los de li­no, cá­ña­mo y nuez. El acei­te de oli­va, co­mes­ti­ble por ex­ce­len­cia, se ex­trae de la Olea eu­ro­pea y sus cla­ses más bas­tas se em­plean en ja­bo­ne­ría, lu­bri­ca­ción, etc. Su den­si­dad os­ci­la, a 15°, en­tre 0,914 y 0,91 y se con­ge­la en­tre 0° y 5°. Los prin­ci­ pa­les paí­ses pro­duc­to­res son: Ita­lia, Es­pa­ña, Gre­cia, Tú­ nez, Tur­quía, Ma­rrue­cos, Si­ria y Por­tu­gal. Los acei­tes no co­mes­ti­bles se usan en la fa­bri­ca­ción de bar­ni­ces, tin­tas, pin­tu­ras y per­fu­me­ría, en far­ma­cia, alum­bra­do, etc. De los acei­tes ani­ma­les se des­ta­can por su apli­ca­ción los que se ex­traen de las par­tes gra­sas de ba­lle­nas y fo­cas, de los te­ji­dos de cier­tos pe­ces y del hí­ga­do del ba­ca­lao y otros ma­la­cop­te­ri­gios su­bran­quia­les. Úsan­se en la in­ dus­tria del cue­ro, en la hi­lan­de­ría del yu­te y el cá­ña­mo, en el tem­ple del ace­ro, en ja­bo­ne­ría, pin­tu­ra, etc. y el de hí­ga­do de ba­ca­lao, prin­ci­pal­men­te en me­di­ci­na por su ri­ que­za en fós­fo­ro y vi­ta­mi­nas. Pa­ra acei­tes mi­ne­ra­les véa­ se PE­TRÓ­LEO. || Cual­quier sus­tan­cia pin­güe. || ACEI­TE DE ABE­TO. Abe­ti­no­te. || ACEI­TE DE ANÍS. Aguar­dien­te ani­sa­do con mu­cho azú­car. || ACEI­TE DE APA­RI­CIO. Pre­pa­ra­ción me­di­ci­nal pa­ra cu­rar lla­gas y he­ri­das, in­ven­ ta­da por Apa­ri­cio de Zu­bia en el si­glo XV. Su prin­ci­pal in­gre­dien­te es el hi­pé­ri­co. || ACEI­TE DE BA­LLE­NA. Gra­sa lí­qui­da que se ob­tie­ne de la ba­lle­na y otros ce­tá­ceos. En al­gu­nos paí­ses se uti­li­za pa­ra alum­brar­se. || ACEI­TE DE HÍ­GA­DO DE BA­CA­LAO. El que flu­ye del hí­ga­do del aba­de­jo y se usa co­mo re­cons­ti­tu­yen­te. || ACEI­TE DE MA­RÍA, BÁL­SA­MO DE MA­RÍA. || ACEI­TE DE OLI­VA. El que se ex­trae de la acei­tu­na. || ACEI­TE DE PA­LO. BÁL­ SA­MO DE CO­PAI­BA DE LA IN­DIA. || ACEI­TE DE VI­TRIO­

A

ACEITERO, RA

Antigua lámpara de aceite. LO. Áci­do sul­fú­ri­co co­mer­cial. || ACEI­TE ESEN­CIAL O VO­LÁ­TIL. El que se ob­tie­ne de la des­ti­la­ción de par­tes aro­má­ti­cas de las plan­tas y se pue­de su­bli­mar o vo­la­ti­li­ zar sin des­com­po­ner­se por la ac­ción del ca­lor. || ACEI­TE FI­JO. El que no se eva­po­ra y cu­ya com­po­si­ción es la de las sus­tan­cias gra­sas. || ACEI­TE MI­NE­RAL. Pe­tró­leo. || ACEI­TE ON­FA­CI­NO. El que se sa­ca de acei­tu­nas sin ma­du­rar y se uti­li­za en me­di­ci­na. || ACEI­TE SE­CAN­TE. El que se se­ca rá­pi­da­men­te en con­tac­to con el ai­re. || Pint. El que se em­plea pa­ra se­car pron­to los co­lo­res, he­cho con acei­te de li­na­za co­ci­do con vi­drio mo­li­do, ajos y li­ tar­gi­rio. || ACEI­TE SER­PEN­TI­NO. El usa­do en me­di­ci­na pa­ra com­ba­tir las lom­bri­ces. || ACEI­TE VIR­GEN. El de la oli­va de pri­me­ra ex­pre­sión, sin los re­pa­sos en la pren­sa. || ECHAR ACEI­TE AL FUE­GO, O EN EL FUE­GO. frs. fig. ECHAR LE­ÑA AL FUE­GO. acei­te­ro, ra adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al acei­te. || m. El que ven­de acei­te. || Ár­bol an­ti­lla­no, de ma­de­ra du­ra, com­pac­ta y de co­lor ama­ri­llo. acei­ti­llo m. dim. de ACEI­TE. || Acei­te li­ge­ro o de es­ ca­sa cra­si­tud. acei­tón m. Acei­te grue­so y tur­bio. || Im­pu­re­zas que de­ja el acei­te en las di­fe­ren­tes va­si­jas a que es tra­se­ga­do pa­ra pu­ri­fi­car­lo. || Lí­qui­do es­pe­so y vis­co­so que se­gre­ gan al­gu­nos in­sec­tos en los tron­cos, ra­mas y ho­jas de de­ter­mi­na­dos ár­bo­les. acei­tu­na (Del ár. azei­tu­na.) f. Fru­to del oli­vo, de sa­bor amar­go y co­lor ver­de ama­ri­llen­to, del que se ex­trae acei­ te. || ACEI­TU­NA COR­VAL. La de ma­yor lon­gi­tud que la co­mún. || ACEI­TU­NA DE LA REI­NA. La de ta­ma­ño ma­yor y me­jor ca­li­dad que se cría en An­da­lu­cía. || ACEI­TU­NA MAN­ZA­NI­LLA. MAN­ZA­NI­LLA. || ACEI­TU­NA PI­CU­DI­LLA. La que tie­ne for­ma pi­cu­da. || ACEI­TU­NA TE­TU­DA. Las de fi­gu­ra de te­ta, por re­ma­tar en un pe­que­ño pe­zón. || ACEI­TU­NA ZA­PA­TE­RA. La que, ha­bien­do co­men­za­do a pu­drir­se, ha per­di­do su co­lor y buen sa­bor. || ACEI­TU­NA ZOR­ZA­LE­ÑA. La re­don­da y muy pe­que­ña, de­no­mi­na­da de es­te mo­do por­que los zor­za­les son muy afi­cio­na­dos a co­mer­la. acei­tu­na­do, da adj. Que tie­ne co­lor de acei­tu­na ver­de. acei­tu­ní (Del ár. azei­tu­ní.) m. Te­la ri­ca de Orien­te que se usó mu­cho en la Edad Me­dia. || La­bor ar­qui­tec­tó­ni­ca rea­li­za­da en los edi­fi­cios ára­bes. acei­tu­nil adj. Acei­tu­na­do. acei­tu­ni­llo (dim. de acei­tu­no.) m. Ár­bol de la fa­mi­ lia de las es­ti­ra­cá­ceas, de fru­to ve­ne­no­so, ori­gi­na­rio de las An­ti­llas; su ma­de­ra, que es muy du­ra, se em­plea en cons­truc­cio­nes. acei­tu­no m. Oli­vo. || ACEI­TU­NA SIL­VES­TRE. Acei­ tu­ni­llo. ace­la­ja­do, da adj. Que tie­ne ce­la­jes. ace­le­ra­ción (Del lat. ac­ce­le­ra­tio, -onis.) f. Ac­ción y efec­to de ace­le­rar. || Mec. Au­men­to de la ve­lo­ci­dad en la uni­dad de tiem­po. || ACE­LE­RA­CIÓN DE LAS ES­TRE­ LLAS FI­JAS, O DE LAS FI­JAS. Astr. Es­pa­cio de tiem­po va­ria­ble en que se ade­lan­ta dia­ria­men­te el pa­so de una es­tre­lla al del Sol por un mis­mo me­ri­dia­no. Di­cho es­pa­cio de tiem­po re­ci­be el nom­bre de ace­le­ra­ción me­dia y es de 3’ 56’’ cuan­do se re­la­cio­na con el Sol me­dio. ace­le­ra­dor, ra adj. Anat. Dí­ce­se del mús­cu­lo que ace­le­ra la ori­na y el se­men. Ú. t. c. s. || m. Fís. Apa­ra­to des­ti­na­do a ade­lan­tar en for­ma su­ce­si­va la mar­cha del re­loj re­gu­la­dor, en la re­lo­je­ría eléc­tri­ca. || Mec. Me­ca­nis­mo que con­sis­te en un jue­go de va­ri­llas que per­mi­te al con­ duc­tor del au­to­mó­vil, au­men­tar la en­tra­da de ai­re car­bu­ ra­do en el mo­tor, pa­ra que ad­quie­ra ma­yor po­ten­cia.

20 ace­le­rar (Del lat. ac­ce­le­ra­re; de ad, a y ce­le­ra­re, apre­su­rar.) tr. Dar ce­le­ri­dad, au­men­tar la ve­lo­ci­dad. Ú. t. c. r. ace­le­ra­triz adj. Véa­se FUER­ZA ACE­LE­RA­TRIZ. acel­ga (Del ár. acil­ca.) f. Plan­ta hor­ten­se co­mes­ti­ble, per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de las sal­so­lá­ceas, con ta­llo grue­so y aca­na­la­do por el en­vés y ho­jas li­sas, gran­des, an­chas y ju­go­sas. acé­mi­la (Del ár. azé­mi­la.) f. Ma­cho o mu­la de car­ga. || Cier­to im­pues­to o tri­bu­to que se pa­ga­ba an­ti­gua­men­te. acé­mi­la f. fig. y fam. Dí­ce­se de la per­so­na de re­sis­ ten­cia y aguan­te pa­ra to­da cla­se de tra­ba­jo. || Per­so­na muy tor­pe. ace­mi­ta f. Pan he­cho de ace­mi­te. ace­mi­te (Del ár. ace­mid.) m. Afre­cho mez­cla­do con al­go de ha­ri­na. || Nom­bre de un po­ta­je he­cho de tri­go tos­ta­do y me­dio mo­li­do. || de­sus. Gran­zas lim­pias y des­ cor­te­za­das del sal­va­do, que que­dan del gra­no re­mo­ja­do y mo­li­do grue­sa­men­te. || ant. Flor de la ha­ri­na. acen­dra­do, da p. p. de ACEN­DRAR. || adj. Pu­ro, sin de­fec­to ni man­cha al­gu­na. acen­dra­do, da adj. fig. Aplí­ca­se al ca­ri­ño o amor muy gran­de o in­ten­so. acen­suar (De a y cen­suar.) tr. Gra­var con cen­so. acen­to (Del lat. ac­cen­tus.) m. La ma­yor fuer­za que se da a de­ter­mi­na­da sí­la­ba al pro­nun­ciar un vo­ca­blo. || Sig­no grá­fi­co que se po­ne so­bre la vo­cal de la sí­la­ba que de­be acen­tuar­se. || Mo­do pe­cu­liar de ex­pre­sar­se en ca­ da na­ción o pro­vin­cia. || Ele­men­to cons­ti­tu­ti­vo del ver­so, el cual siem­pre se acen­túa en de­ter­mi­na­das sí­la­bas. || Mo­du­la­ción de la voz. || To­no, so­ni­do. || poét. Can­to, voz, len­gua­je. || ACEN­TO AGU­DO. ACEN­TO. || ACEN­TO CIR­ CUN­FLE­JO. El com­pues­to de uno gra­ve y otro agu­do (^) uni­dos por arri­ba. No se usa en nues­tro idio­ma. || ACEN­ TO GRA­VE. Pe­que­ño seg­men­to obli­cuo en di­rec­ción de iz­quier­da a de­re­cha (`). En nues­tra len­gua no tie­ne uso. || ACEN­TO MÉ­TRI­CO. ACEN­TO. || ACEN­TO OR­TO­GRÁ­ FI­CO. ACEN­TO. || ACEN­TO PRO­SÓ­DI­CO. ACEN­TO. || ACEN­TO RÍT­MI­CO. Acen­to mé­tri­co. || ACEN­TO TÓ­NI­ CO. ACEN­TO. acen­tuar (Del lat. ac­cen­tua­re.) tr. Dar a las pa­la­bras el acen­to pro­só­di­co. || Co­lo­car­se el acen­to or­to­grá­fi­co. || fig. RE­CAL­CAR. || Re­sal­tar, real­zar. || r. fig. TO­MAR CUER­PO. ace­ña (Del ár. acé­ni­ga, má­qui­na hi­dráu­li­ca.) f. Mo­li­no ha­ri­ne­ro mo­vi­do por una rue­da hi­dráu­li­ca que tie­ne en to­do su pe­rí­me­tro ex­te­rior una se­rie de ca­jo­nes o pa­le­ tas. Sue­le es­tar si­tua­do en el cau­ce de los ríos. || AZUD.

Aceña. ace­par intr. EN­CE­PAR, echar raí­ces las plan­tas. acep­ción (Del lat. acep­tio, -onis.) f. Sig­ni­fi­ca­ción o sen­ti­do en que to­ma una fra­se o una pa­la­bra. || ant. Apro­ba­ción, acep­ta­ción. ace­pi­llar tr. Ali­sar con ce­pi­llo la ma­de­ra o los me­ta­ les. || Lim­piar, qui­tar el pol­vo con ce­pi­llo de cer­da, es­par­ to, etc. || fig. y fam. PU­LIR. acep­ta­ción f. Ac­ción y efec­to de acep­tar. || Aplau­so, apro­ba­ción.

Acequia.

acep­tar (Del lat. ac­cep­ta­re, frec. de ac­ci­pe­re, re­ci­bir.) tr. Ad­mi­tir o re­ci­bir vo­lun­ta­ria­men­te una per­so­na lo que se le en­car­ga, da u ofre­ce. || Dar por bue­no, apro­bar. || Ad­mi­tir las con­di­cio­nes de un de­sa­fío y com­pro­me­ter­se a cum­plir­las. || Tra­tán­do­se de le­tras o li­bran­zas, com­pro­ me­ter­se por es­cri­to en ellas mis­mas a su pa­go. acep­to, ta (Del lat. ac­dep­tus.) adj. Bien re­ci­bi­do, agra­da­ble. ace­quia (Del ár. ace­quia.) f. Ca­nal o zan­ja pa­ra con­du­ cir el agua des­ti­na­da al rie­go o a otros usos. ace­quiar tr. Ha­cer ace­quias. ace­ra (De ha­ce­ra.) f. Ori­lla de la ca­lle, jun­to al pa­ra­ men­to de las ca­sas, por lo co­mún en­lo­sa­da y re­ser­va­da al trán­si­to de pea­to­nes. || Fi­la de ca­sas a ca­da la­do de la ca­lle o pla­za. || Arq. Ca­da una de las pie­dras en que se for­man los pa­ra­men­tos de un mu­ro. || El pa­ra­men­to mis­mo. ace­ra­do, da p. p. de ACE­RAR. || adj. De ace­ro. || Se­ me­jan­te a él. || fig. Muy re­sis­ten­te. || In­ci­si­vo, mor­daz. ace­ra­do, da adj. fig. Afi­la­do, agu­za­do, pun­zan­te. ace­rar tr. Dar un hie­rro, to­tal o par­cial­men­te, las pro­ pie­da­des del ace­ro. || Dar pro­pie­da­des me­di­ci­na­les a los lí­qui­dos, apa­gan­do en ellos ace­ro he­cho as­cua, o mez­ clán­do­los con tin­tu­ra de ace­ro. || Dar los gra­ba­do­res a las plan­chas de co­bre un te­nue ba­ño de ace­ro con el fin de que du­ren más. || fig. Vi­go­ri­zar, for­ta­le­cer. Ú. t. c. r. acer­bo, ba (Del lat. acer­bus.) adj. Dí­ce­se de lo que es ás­pe­ro al gus­to. || fig. De­sa­pa­ci­ble, ri­gu­ro­so, cruel. acer­ca (Del lat. ad cir­ca.) adv. l. y t. ant. Cer­ca. || ACER­CA DE. m. adv. Con re­la­ción a, en cuan­to a. acer­car tr. Po­ner cer­ca o a dis­tan­cia me­nor. Ú. t. c. r. acer­car tr. fig. Ini­ciar amis­tad. Ú. t. c. r. ace­ría f. Fá­bri­ca de ace­ro. ace­ri­co (De fa­ce­ro.) m. Al­mo­ha­da pe­que­ña que pa­ra ma­yor co­mo­di­dad se co­lo­ca so­bre las otras gran­des de la ca­ma. || Al­mo­ha­di­lla usa­da pa­ra cla­var en ella agu­jas o al­fi­le­res. ace­ri­no, na adj. poét. Ace­ra­do. ace­ro (Del b. lat. acia­rium y és­te del lat. acies, fi­lo de un hie­rro.) m. Hie­rro com­bi­na­do con uno por cien­ to apro­xi­ma­da­men­te de car­bo­no, que ad­quie­re por el tem­ple gran du­re­za y elas­ti­ci­dad. § Por me­dio de la in­ cor­po­ra­ción de di­ver­sos cuer­pos, co­mo tungs­te­no, cro­ mo, va­na­dio, ní­quel, etc., a la com­bi­na­ción del hie­rro y del car­bo­no (la pro­por­ción de és­te en aquél va­ría en­tre 0,2 y 1,6 por 100), se ob­tie­nen los lla­ma­dos ace­ros es­ pe­cia­les, de ca­rac­te­rís­ti­cas y apli­ca­cio­nes va­rias. Con el tem­ple, el ace­ro ad­quie­re du­re­za y elas­ti­ci­dad y se em­plea en cons­truc­cio­nes na­va­les, aé­reas y te­rres­tres y en la fa­bri­ca­ción de vías fé­rreas, ma­qui­na­rias, ar­mas, he­rra­mien­tas, uten­si­lios de ci­ru­gía, etc. Crée­se que fue des­cu­bier­to en Chi­na o en In­dia; lo usa­ron, sin du­da, los egip­cios; los ro­ma­nos nos de­ja­ron nu­me­ro­sas ar­mas y he­rra­mien­tas fa­bri­ca­das con él y en Es­pa­ña, du­ran­te la Edad Me­dia, fue fa­mo­sa por su tem­ple la ar­me­ría de ace­ro to­le­da­na. Con to­do, su uso no se ge­ne­ra­li­zó has­ ta me­dia­dos del si­glo XIX mer­ced a los des­cu­bri­mien­tos que fa­ci­li­ta­ron su pro­duc­ción, an­tes muy com­pli­ca­da y cos­to­sa. Los prin­ci­pa­les paí­ses, en es­te as­pec­to, son Ja­pón, Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na, Ale­ma­nia, Co­rea del Sur, Ita­lia y Bra­sil. || fig. Ar­ma blan­ca y más es­pe­cial­men­te la es­pa­da. || Med. Me­di­ca­men­to pa­ra com­ba­tir la ame­no­ rrea, com­pues­to de ace­ro pre­pa­ra­do de di­fe­ren­tes mo­ dos. || pl. Cor­te y tem­ple de las ar­mas blan­cas. Ú. m. con ca­li­fi­ca­ti­vo. Ex­ce­len­tes ACE­ROS. || fig. Brío, re­so­lu­ción, de­nue­do. || fig. y fam. Ga­nas de co­mer. Ú. m. con ca­li­fi­ ca­ti­vo. || ACE­RO FUN­DI­DO. El ob­te­ni­do ha­cien­do que­ mar par­cial­men­te el car­bo­no del hie­rro co­la­do. ace­ro­la (Del ár. aze­ro­ra.) f. Fru­to del ace­ro­lo, que es una dru­pa re­don­da, car­no­sa, de co­lor ama­ri­llo o en­car­ na­do y sa­bor agra­da­ble con tres hue­se­ci­llos jun­tos muy du­ros en su in­te­rior. ace­ro­lo m. Ár­bol ro­sá­ceo de ra­mas cor­tas y frá­gi­ les, ho­jas pu­bes­cen­tes, di­vi­di­das en tres o cin­co ló­bu­los den­ta­dos o en­te­ros y flo­res blan­cas en co­rim­bo. Su fru­to es la ace­ro­la. acé­rri­mo, ma (Del lat. ace­rri­mus.) adj. fig. sup. de ACRE. Vi­go­ro­so, te­naz, muy fuer­te.

Acerolo.

www.elbibliote.com

ACHUAL

21 ace­rro­jar tr. Po­ner ba­jo ce­rro­jo. acerTamien­to m. Acier­to. acer­tar (Del lat. ad, a y cer­tum, co­sa cier­ta.) tr. Dar en el pun­to a que se di­ri­ge una co­sa. || En­con­trar, ha­llar. Ú. t. c. intr. || Re­co­rrer e igua­lar el sas­tre la ro­pa cor­ta­da. || intr. Con la prep. a y otro ver­bo en in­fin ­ i­ti­vo, su­ce­der al­go ca­sual­men­te. || Agr. Arrai­gar, pro­bar bien las plan­tas y se­mi­llas. || r. ant. Es­tar pre­sen­te. acer­ti­jo (De acer­tar.) m. Enig­ma sen­ci­llo pa­ra en­tre­ te­ner­se en acer­tar­lo. || Co­sa muy pro­ble­má­ti­ca. ace­rue­lo (De fa­ce­rue­lo.) m. Al­mo­ha­di­lla pa­ra cla­var al­fi­le­res. acer­vo (Del lat. acer­vus.) m. Mon­tón de co­sas me­nu­ das. || Ha­ber que per­te­ne­ce en co­mún a los co­he­re­de­ros de una su­ce­sión, a los so­cios de una com­pa­ñía, a los acree­do­res en una quie­bra o en un con­cur­so, o a cual­ quie­ra co­lec­ti­vi­dad de per­so­nas. aces­cen­cia f. Dis­po­si­ción a agriar­se o ace­dar­se. ace­tá­bu­lo (Del lat. ace­ta­bu­lum.) m. An­ti­gua me­di­da pa­ra lí­qui­dos que equi­va­lía a la cuar­ta par­te de la he­mi­na. || Ca­vi­dad de un hue­so en que en­ca­ja otro y prin­ci­pal­ men­te la del is­quión, don­de en­tra la ca­be­za del fé­mur. ace­ta­to (Del lat. ace­tum, vi­na­gre.) m. Quím. Sal que re­sul­ta de com­bi­nar el áci­do acé­ti­co con una ba­se. acé­ti­co, ca (Del lat. ace­tum, vi­na­gre.) adj. Quím. Per­ te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al vi­na­gre y sus de­ri­va­dos. || Véa­se ÁCI­DO ACÉ­TI­CO. ace­ti­fi­ca­ción f. Quím. Ac­ción de ace­ti­fic ­ ar o ace­ ti­fi­car­se. ace­ti­fi­car tr. Quím. Con­ver­tir en áci­do acé­ti­co. Ú. t. c. r. ace­ti­le­no (De ace­ti­lo y eno, ter­mi­na­ción que se da a los car­bu­ros de hi­dró­ge­no.) m. Hi­dro­car­bu­ro en es­ta­do de gas, ob­te­ni­do por la ac­ción del agua so­bre el car­bu­ro de cal­cio. Em­pléa­se pa­ra el alum­bra­do y la sol­da­du­ra au­tó­ge­na. ace­ti­lo (Del lat. ace­tum, vi­na­gre.) m. Ra­di­cal al­co­hó­li­ co hi­po­té­ti­co de los com­pues­tos acé­ti­cos. ace­tí­me­tro (Del lat. ace­tum, vi­na­gre y el gr. me­tron, me­di­da.) m. Quím. Ins­tru­men­to que sir­ve pa­ra de­ter­mi­ nar la ri­que­za áci­da de los vi­na­gres. ace­to­na (De ace­to.) f. Lí­qui­do ob­te­ni­do de la sus­tan­ cia acuo­sa pro­ve­nien­te de la car­bo­ni­za­ción de la ma­de­ ra. En el cur­so avan­za­do de la dia­be­tes, la pro­du­ce el or­ga­nis­mo, eli­mi­nán­do­la en la ori­na. Es de sa­bor se­me­ jan­te al de la men­ta, de olor fuer­te, in­co­lo­ra, in­fla­ma­ble y vo­lá­til. ace­to­so, sa (Del lat. ace­to­sus.) adj. Áci­do. || Per­te­ne­ cien­te o re­la­ti­vo al vi­na­gre. || Quím. Que sa­be a vi­na­gre. ace­tre (Del ár. acetl.) m. Cal­de­ro pe­que­ño pa­ra sa­car agua de los po­zos o ti­na­jas. || Cal­de­ro pe­que­ño pa­ra lle­var el agua ben­di­ta que se em­plea en cier­tas ce­re­mo­ nias de la Igle­sia. ace­tri­nar tr. Po­ner de co­lor ce­tri­no. ACEVEDO HERNÁNDEZ (ANTONIO) Biog. Dramaturgo chileno (1886-1962) cuyo manejo del lenguaje popular mostraba el drama de las clases menos favorecidas y contribuyó a formar un nuevo público. La hora suprema, su primera obra, fue estrenada en 1911. ace­zar intr. Ja­dear. acha (fran­cis­co ja­vier de) Biog. Poe­ta, dra­ma­ tur­go y pe­rio­dis­ta uru­gua­yo. Ocu­pó im­por­tan­tes car­gos pú­bli­cos y es au­tor de, en­tre otras obras, Una víc­ti­ma de Ro­sas, La fu­sión y Ade­la Ve­nei­lle (1827-1888). || MA­RIA­ NO—. Mi­li­tar ar­gen­ti­no na­ci­do en 1801. Par­ti­ci­pó ac­ti­va­ men­te en las lu­chas ci­vi­les de su tiem­po. Com­ba­tió en fa­vor del ge­ne­ral La­va­lle, sien­do de­rro­ta­do en la provincia de San Juan por el ge­ne­ral Pa­che­co. Mu­rió fu­si­la­do el 22 de agos­to de 1841. achá (jo­sé ma­ría de) Biog. Mi­li­tar y po­lí­ti­co bo­li­via­ no. Fue di­rec­tor del Co­le­gio Mi­li­tar de La Paz, mi­nis­tro de gue­rra y pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca des­de 1861 has­ta 1864, año en que fue de­pues­to por la re­vo­lu­ción di­ri­gi­da por Ma­ria­no Mel­ga­re­jo (1811-1868). acha­ba­ca­na­mien­to m. Cha­ba­ca­ne­ría. acha­car (De acha­que, ex­cu­sa, pre­tex­to.) tr. Im­pu­tar, atri­buir. acha­co­sa­men­te adv. m. Con acha­ques, con po­ ca sa­lud. acha­co­so,sa adj. Que pa­de­ce al­gún acha­que. || En­fer­mo o in­dis­pues­to le­ve­men­te. || Ex­tre­ma­do o ri­gu­ ro­so en la acu­sa­ción. || Re­fi­rién­do­se a co­sas, que tie­nen de­fec­to. acha­fla­nar v. tr. Dar un cor­te obli­cuo a cual­quie­ra de las ex­tre­mi­da­des de un cuer­po pla­no. acha­gua adj. Dí­ce­se del in­dí­ge­na de una tri­bu erran­te que vi­ve a ori­llas del Me­ta y de su afl. el Ca­se­na­re, en Ve­ne­zue­la. || Per­te­ne­cien­te a es­ta tri­bu. || m. Len­gua de los acha­guas. acha­huis­tlar­se r. Méx. En­fer­mar las plan­tas de chau­his­tle.

acha­jua­nar­se r. Amér. Ren­dir­se de can­san­cio, fla­ quear. acha­la Geog. Sie­rra en la ca­de­na Cen­tral de las sie­ rras de Cór­do­ba, en Ar­gen­ti­na. Su lon­gi­tud de N. a S. es de 330 km. y su al­tu­ra ma­yor es el ce­rro Los Gi­gan­tes, de 2.374 m. acha­lay! (Del qui­chua acha­llay.) int. Arg. y Ec. Ex­cla­ ma­ción ad­mi­ra­ti­va o pon­de­ra­ti­va de lo her­mo­so. acham­pa­na­do, da adj. Acham­pa­ña­do. acham­pa­ña­do, da adj. Aplí­ca­se a la be­bi­da que imi­ta al cham­pa­ña. acham­par­se r. fam. Chi­le. Arrai­gar co­mo la cham­pa. || Se­gui­do de la prep. con, al­zar­se con co­sa aje­na. achan­char tr. Chi­le. En el jue­go del do­mi­nó, de­jar a un ju­ga­dor con una o más fi­chas de pa­lo do­ble sin po­der co­lo­car­las por ha­ber­se ju­ga­do ya to­das las de ese pa­lo. || r. Pe­rú. Aver­gon­zar­se, con­fun­dir­se, tur­bar­se una per­so­na. achan­tar­se r. fam. Aguan­tar­se, es­con­der­se o aga­ za­par­se mien­tras du­ra un pe­li­gro. || Con­for­mar­se. achao Geog. Sub­del. de Chi­le, per­te­ne­cien­te al de­par­ ta­men­to de Quin­chao, en la re­gión X Los La­gos. || Puer­to de Chi­le, cab. del de­par­ta­men­to an­te­di­cho.

A

Achicoria. achi­me­ro m. Guat. Bu­ho­ne­ro. achi­na­do, da adj. Amér. Que tie­ne al­gún pa­re­ci­do o cua­li­dad de los chi­nos. || Arg. Aplí­ca­se a la per­so­na mes­ti­za de blan­ca y na­ti­va, en que pre­do­mi­nan el co­lor y las fac­cio­nes de la in­dí­ge­na. achi­nar tr. fam. Aco­chi­nar. Ú. t. c. r. achi­ne­la­do, da adj. De for­ma o fi­gu­ra de chi­ne­la. achi­ne­ría f. Hond. Bu­ho­ne­ría. achio­te (Del mex. achiotl.) m. Bot. Bi­ja. achi­qui­lla­do, da adj. Ani­ña­do. achi­qui­tar tr. Amér. Em­pe­que­ñe­cer, achi­car. || r. Ami­la­nar­se, ate­mo­ri­zar­se. achi­ra (Voz qui­chua.) f. Plan­ta de Amé­ri­ca me­ri­dio­nal, de la fa­mi­lia de las alis­má­ceas; se cría en te­rre­nos hú­me­ dos, tie­ne ta­llo nu­do­so, ho­jas en­si­for­mes y flor co­lo­ra­da. Hay va­rias es­pe­cies. || Plan­ta de Pe­rú, de la fa­mi­lia de las ca­ná­ceas, de raíz co­mes­ti­ble. || Chi­le. Ca­ña­co­ro.

Achao. Capital de la isla de Quinchao, Chile. acha­pa­rrar­se r. To­mar un ár­bol la for­ma de cha­pa­ rro. || fam. Po­ner­se o que­dar­se re­chon­cha una per­so­na. acha­que (Del ár. axa­que, en­fer­me­dad.) m. In­dis­po­si­ ción o en­fer­me­dad ha­bi­tual. || In­dis­po­si­ción o en­fer­me­ dad le­ve. || Mul­ta. || Ma­te­ria o asun­to. || fam. Mens­truo de la mu­jer. || fig. Em­ba­ra­zo de la mu­jer. || De­fec­to, vi­cio pro­pio o ha­bi­tual. || Pre­tex­to, ex­cu­sa. || Oca­sión, cau­sa. || Apa­rien­cia o re­pu­ta­ción. || De­nun­cia que a fin de ave­nir­se con el su­pues­to cul­pa­ble, ha­ce el so­plón pa­ra sa­car­le di­ne­ro y no pro­se­guir la cau­sa. acha­quien­to, ta adj. Acha­co­so. acha­res (De aza­res. pl. de azar.) m. pl. CE­LOS, pl. de CE­LO, tor­men­to, pe­na. acha­ro­lar tr. Cha­ro­lar. acha­ta­mien­to m. Ac­ción y efec­to de acha­tar o acha­tar­se. acha­tar tr. Po­ner cha­ta o pla­na al­gu­na co­sa. Ú. t. c. r. ache­ral Geog. Loc. de la Ar­gen­ti­na, en el dep. de Mon­te­ros, per­te­ne­cien­te a la pro­vin­cia de Tu­cu­mán. Aprox. 5.000 hab. acher­nar (Del ár. ajir nahr, fin del río.) f. Astr. Es­tre­lla de pri­me­ra mag­ni­tud en la cons­te­la­ción Erí­da­no. achi Geog. Mun. de Co­lom­bia, per­te­ne­cien­te al de­ par­ta­men­to de Bo­lí­var. Extensión total de 1.471 km2. Población de 34.861 hab. achi­ca­do, da p. p. de Achi­car. || adj. Ani­ña­do. achi­ca­du­ra f. Ac­ción y efec­to de achi­car o achi­car­se. achi­car (De a y chi­co.) tr. Amen­guar, dis­mi­nuir el ta­ ma­ño de al­gu­na co­sa. Ú. t. c. r. || Ex­traer el agua de una mi­na, em­bar­ca­ción, etc. || fig. Aco­bar­dar, hu­mi­llar. Ú. t. c. r. achi­cha­rra­de­ro m. fam. Pa­ra­je o si­tio don­de el ca­lor es ex­ce­si­vo. achi­cha­rrar (De a y chi­cha­rra.) tr. Freír, asar, co­cer o tos­tar, has­ta que to­me sa­bor a que­ma­do, un man­jar o ali­men­to. Ú. t. c. r. || fig. Ca­len­tar de­ma­sia­do. Ú. t. c. r. || Im­por­tu­nar, mo­les­tar con ex­ce­so. achi­cha­rrar intr. Bol., Chi­le y Cu­ba. Achu­cha­rrar, es­tru­jar, aplas­tar. achi­chin­que (Del mex. achi­chin­cle; de atl, agua y chi­chin­qui, que chu­pa.) m. Ope­ra­rio que en las mi­nas re­co­ge las aguas de los ve­ne­ros sub­te­rrá­neos y las tras­ la­da a las pi­le­tas. || Méx. El que adu­la a un per­so­na­je o si­gue cie­ga­men­te sus ór­de­nes. achi­co­ria (De a y chi­co­ria. f. Plan­ta com­pues­ta cu­ yas ho­jas, tan­to cru­das co­mo co­ci­das, son co­mes­ti­bles. La in­fu­sión de la amar­ga o sil­ves­tre es tó­ni­ca ape­ri­ti­va. achi­guar­se (De a y chi­gua.) r. Arg. y Chi­le. Com­bar­ se una co­sa; echar pan­za una per­so­na.

www.elbibliote.com

Flor de achira. achis­par (De a y chis­pa, bo­rra­che­ra.) tr. Po­ner ca­si ebria o beo­da a una per­so­na. Ú. t. c. r. acho­car (De a y cho­que.) tr. Ti­rar o arro­jar a al­guien con­tra la pa­red u otra su­per­fi­cie du­ra. || He­rir a al­guien con pie­dra, pa­lo, etc. || fig. y fam. Guar­dar mu­cho di­ne­ro y es­pe­cial­men­te guar­dar­lo de can­to, en fi­la y apre­ta­do. acho­ca­ya f. Pe­que­ño ma­mí­fe­ro di­del­fo, de pe­la­je gris en el dor­so y blan­co o ama­ri­llen­to en el vien­tre y las pa­ tas, de ore­jas gran­des y co­la lar­ga, muy co­mún en la re­gión an­di­na des­de el Neu­quén y Río Ne­gro y el sur de la prov. de Bue­nos Ai­res, en Ar­gen­ti­na. acho­char­se r. fam. Co­men­zar a cho­chear. acho­co­la­ta­do, da adj. De co­lor de cho­co­la­te. acho­la­do, da p. p. de ACHO­LAR. || adj. Amér. Dí­ce­ se de quien tie­ne la tez de igual co­lor que la del cho­lo. acho­lar (De a y cho­lo.) tr. Chi­le y Pe­rú. Co­rrer, aver­ gon­zar, con­fun­dir, ami­la­nar. Ú. t. c. r. acho­lo­le m. Méx. Agua que so­bra del rie­go y que se es­cu­rre del cam­po. achual f. Va­rie­dad de pal­me­ra de co­pa an­cha y es­ pe­sa, que al­can­za gran de­sa­rro­llo y cre­ce a ori­llas del Ama­zo­nas.

Achuales.

A

ACHUBASCARSE

achu­bas­car­se (De a y chu­bas­co.) r. Cu­brir­se el cie­ lo de nu­ba­rro­nes que traen agua­ce­ros con vien­to. achu­char tr. fam. Es­tru­jar, aplas­tar. || Em­pu­jar una per­so­na a otra; agre­dir­la con vio­len­cia, aco­rra­lán­do­la. achu­char tr. AZU­ZAR. achu­cha­rrar tr. Amér. ACHU­CHAR. || Méx. En­co­ ger­se, aco­bar­dar­se, ami­la­nar­se. achu­cu­tar tr. Amér. Aba­tir, ru­bo­ri­zar, hu­mi­llar. Ú. t. c. r. || Guat. Mar­chi­tar­se, ajar­se. achu­cu­yar­se r. Amér. Cen­tral. Aco­qui­nar­se, aba­tir­se. achu­la­do, da p. p. de ACHU­LAR­SE. || adj. fam. Que tie­ne ai­re, mo­da­les o as­pec­to de chu­lo. achu­lar­se r. Ad­qui­rir mo­da­les de chu­lo. achu­pa­lla f. Plan­ta bro­me­liá­cea de Amé­ri­ca me­ri­dio­ nal, de cu­yos ta­llos se ha­ce una hor­cha­ta muy agra­da­ ble. Tie­ne ta­llos grue­sos, es­ca­mo­sos y re­tor­ci­dos, ho­jas al­ter­nas, flo­res en es­pi­ga y fru­to en ca­ja. ACHURA (voz quechua) f. Arg. Intestino o menudo del animal vacuno, lanar o cabrío. Ú. m. en pl. || Perú. Zona de un mineral que ocupa el centro de una veta. acia­go, ga (Del lat. aus­pi­cium y el suf. ago.) adj. De mal agüe­ro, des­gra­cia­do, in­faus­to. || m. ant. Des­gra­cia, azar. acial (De aciar.) m. Ins­tru­men­to que se uti­li­za pa­ra su­ je­tar las bes­tias por una ore­ja o por el ho­ci­co. acia­no (Del lat. cya­nus y és­te del gr. kyá­neos, azul.) m. Plan­ta com­pues­ta, de ta­llo ra­mo­so, ho­jas blan­das y li­nea­les y flo­res gran­des, blan­cas, ro­jas y más co­mún­ men­te de co­lor azul cla­ro. || ACIA­NO MA­YOR. Plan­ta pe­ ren­ne, de ta­llo la­nu­do, ho­jas lan­ceo­la­das y flo­res azu­les con ca­zue­la es­ca­mo­sa. Tie­ne pro­pie­da­des me­di­ci­na­les. || ACIA­NO ME­NOR. Acia­no.

22 aci­di­fi­car tr. Ha­cer áci­da una sus­tan­cia. aci­di­me­tría f. Quím. De­ter­mi­na­ción del gra­do de aci­ dez de un lí­qui­do. aci­dí­me­tro (Del lat. aci­dus, áci­do y el gr. me­tron, me­di­da.) m. Quím. Apa­ra­to pa­ra de­ter­mi­nar la aci­dez de un lí­qui­do. áci­do, da (Del lat. aci­dus.) adj. De sa­bor de vi­na­gre o se­me­jan­te a él. || fig. De­sa­bri­do, ás­pe­ro. || m. Quím. sus­tan­cia de sa­bor agrio, que tie­ne la pro­pie­dad de en­ ro­je­cer la tin­tu­ra de tor­na­sol y de for­mar sa­les al com­ bi­nar­se con ba­ses de di­fe­ren­te es­pe­cie o con un óxi­do me­tá­li­co. || ÁCI­DO ACÉ­TI­CO. Quím. Cuer­po que re­sul­ta de la oxi­da­ción del al­co­hol ví­ni­co y al cual el vi­na­gre de­ be su aci­dez. || ÁCI­DO AR­SE­NIO­SO. Quím. AN­HÍ­DRI­DO AR­SE­NIO­SO. || ÁCI­DO BEN­ZOI­CO. Quím. Cuer­po blan­ co ob­te­ni­do del ben­juí o de otros pro­duc­tos bal­sá­mi­cos y tam­bién de la ori­na del ca­ba­llo. Es muy so­lu­ble en el al­co­hol y muy po­co en el agua. || ÁCI­DO BÓ­RI­CO. Quím. Cuer­po blan­co que pre­sen­ta el as­pec­to de es­ca­mas na­ ca­ra­das so­lu­bles en el agua; es de apli­ca­ción in­dus­trial y en me­di­ci­na se usa co­mo an­ti­sép­ti­co. || ÁCI­DO CA­CO­ Dí­LI­CO. Quím. sus­tan­cia que re­sul­ta de la oxi­da­ción del ca­co­di­lo. Es blan­ca y cris­ta­li­na. || ÁCI­DO CAR­BÓ­NI­CO. Quím. Lí­qui­do que re­sul­ta de com­bi­nar el an­hí­dri­do car­ bó­ni­co con el agua. § Es muy im­por­tan­te la mi­sión que el áci­do car­bó­ni­co cum­ple en la na­tu­ra­le­za. Ade­más de ha­ cer que el agua di­suel­va mu­chas sus­tan­cias, ta­les co­mo com­pues­tos de cal­cio, mag­ne­sio y hie­rro, que pue­den ser ab­sor­bi­das por los or­ga­nis­mos ve­ge­ta­les y ani­ma­les, co­mu­ni­ca a las aguas po­ta­bles y a las aguas car­bó­ni­cas, tan­to na­tu­ra­les co­mo ar­ti­fi­cia­les, sa­bor agra­da­ble. Del áci­do car­bó­ni­co to­man tam­bién las plan­tas el car­bo­no que ne­ce­si­tan pa­ra su de­sa­rro­llo. El ver­da­de­ro áci­do car­ bó­ni­co no se co­no­ce en es­ta­do de li­ber­tad, de­bi­do a que en el mo­men­to de su for­ma­ción se des­com­po­ne con su­ ma fa­ci­li­dad en an­hí­dri­do car­bó­ni­co. El áci­do car­bó­ni­co tie­ne va­rias apli­ca­cio­nes in­dus­tria­les y te­ra­péu­ti­cas. Las aguas car­bó­ni­cas ar­ti­fi­cia­les se pre­pa­ran di­sol­vien­do el gas car­bó­ni­co, pre­via­men­te pu­ri­fic ­ a­do, en agua po­ta­ble. En tiem­pos an­ti­guos se ha­bían ob­ser­va­do ya fe­nó­me­nos re­la­cio­na­dos con la pro­duc­ción y el des­pren­di­mien­to de gas car­bó­ni­co; no obs­tan­te, el gas en sí no fue dis­tin­gui­ do de otros ga­ses has­ta el si­glo XVII por van Hel­mont, que lo lla­mó gas sil­ves­tre. Pe­ro el pri­me­ro que de­ter­mi­nó su com­po­si­ción y na­tu­ra­le­za y le dio el nom­bre de áci­do

Aciano. Detalle de su flor. ací­bar (Del ár. açá­bir.) m. ÁLOE. || fig. Dis­gus­to, amar­ gu­ra, sin­sa­bor. aci­ba­rrar tr. fam. Aba­rrar. aci­be­rar (De a y ci­be­ra.) tr. Re­du­cir a pol­vo o a par­ te­ci­llas muy me­nu­das. aci­ca­lar (Del ár. açi­quel, pu­li­men­to.) tr. Bru­ñir, ali­sar, lim­piar, en es­pe­cial las ar­mas blan­cas. || Dar el úl­ti­mo pu­li­men­to en una pa­red. || fig. Ador­nar, ade­re­zar a una per­so­na. Ú. m. c. r. || Tra­tán­do­se del es­pí­ri­tu o de las po­ten­cias, afi­nar, agu­zar. aci­ca­te (Del ár. axau­cat, pun­ta.) m. Es­pue­la con una so­la pun­ta de hie­rro y en és­ta un bo­tón a de­ter­mi­na­ da dis­tan­cia, pa­ra im­pe­dir que pe­ne­tre de­ma­sia­do. || fig. IN­CEN­TI­VO. ací­cli­co, ca (Del gr. a, priv. y ky­kli­cós, cir­cu­lar.) adj. Dí­ce­se de las flo­res que, te­nien­do sus dis­tin­tas par­tes apen­di­cu­la­res co­lo­ca­das en es­pi­ral, el in­ter­va­lo que se­ pa­ra un gru­po de apén­di­ces del si­guien­te, no con­cuer­da con un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de vuel­tas de la es­pi­ra. aci­cu­lar (Del lat. aci­cu­la, agu­ja pe­que­ña.) adj. Aci­ cu­lar. || Bot. Dí­ce­se de la se­mi­lla o fru­to que en la su­ per­fi­cie tie­ne ra­ya­du­ras se­me­jan­tes a las que se ha­cen con una agu­ja. aci­cú­leo, a (Del lat. aci­cu­la, agu­ja pe­que­ña.) adj. Se­ me­jan­te a una agu­ja. aci­cu­li­for­me adj. Que tie­ne for­ma de agu­ja. aci­da­lia Mit. So­bre­nom­bre de Ve­nus que tie­ne su ori­ gen en la fuen­te de Aci­da­lia, don­de la dio­sa so­lía ba­ñar­se con las Gra­cias. aci­dez f. Ca­li­dad de áci­do. aci­dia (Del lat. aci­dia y és­te del gr. ake­día, ne­gli­gen­cia.) f. Flo­je­dad, pe­re­za, de­si­dia.

Esquema del método de obtención del ácido sulfúrico.

www.elbibliote.com

car­bó­ni­co, fue La­voi­sier. || An­hí­dri­do car­bó­ni­co. || ÁCI­DO CI­NÁ­MI­CO. Quím. El que se ex­trae del es­to­ra­que y de los bál­sa­mos de Pe­rú y de To­lú. Es un cuer­po só­li­do, so­lu­ble en el agua, de sa­bor agrio, que se ex­trae del li­ món y otros pro­duc­tos. || ÁCI­DO CLOR­HÍ­DRI­CO. Quím. Cuer­po só­li­do, cris­ta­li­za­ble en fi­nas agu­jas y muy po­co so­lu­ble en el agua. || ÁCI­DO CÍ­TRI­CO. Quím. Gas muy co­rro­si­vo, más pe­sa­do que el ai­re, in­co­lo­ro, com­pues­ to de clo­ro e hi­dró­ge­no. || ÁCI­DO CLÓ­RI­CO. Quím. El com­pues­to de clo­ro, oxí­ge­no e hi­dró­ge­no, que es un lí­qui­do es­pe­so, muy ines­ta­ble. || ÁCI­DO ES­TEÁ­RI­CO. Quím. sus­tan­cia blan­ca, en for­ma de la­mi­ni­llas na­ca­ra­ das, fu­si­ble a 71 gra­dos. || ÁCI­DO FÉ­NI­CO. Quím. El que se ex­trae por des­ti­la­ción de la hu­lla y es­tá com­pues­to de car­bo­no, hi­dró­ge­no y oxí­ge­no. Es un cuer­po só­li­do, cris­ta­li­za­ble, cáus­ti­co, de sa­bor acre y olor fuer­te; se di­suel­ve en el agua y en el al­co­hol y se em­plea co­mo de­sin­fec­tan­te. || ÁCI­DO FLUOR­HÍ­DRI­CO. Quím. Gas de­ le­té­reo, más li­ge­ro que el ai­re, in­co­lo­ro y de olor fuer­te. Es­tá com­pues­to de flúor e hi­dró­ge­no y se usa pa­ra gra­ bar vi­drios. || ÁCI­DO FÓR­MI­CO. Quím. Lí­qui­do in­co­lo­ro, de olor pi­can­te, pro­du­ci­do por las hor­mi­gas co­mo se­cre­ ción. || ÁCI­DO FUL­MÍ­NI­CO. Quím. El com­pues­to de car­ bo­no, ni­tró­ge­no, hi­dró­ge­no y oxí­ge­no; que es un lí­qui­do vo­lá­til, ines­ta­ble y muy ve­ne­no­so. En­tra en la for­ma­ción de sa­les ex­plo­si­vas, co­mo el ful­mi­na­to de pla­ta y el de mer­cu­rio. || ÁCI­DO LÁC­TI­CO. Quím. Lí­qui­do in­co­lo­ro que se ex­trae de la le­che agria. || ÁCI­DO MU­RIÁ­TI­CO. Quím. Áci­do clor­hí­dri­co. || ÁCI­DO NÍ­TRI­CO. Quím. El com­pues­ to de ni­tró­ge­no, hi­dró­ge­no y oxí­ge­no; es un lí­qui­do que se ex­trae de los ni­tros, in­co­lo­ro, muy co­rro­si­vo y al­go más pe­sa­do que el agua. || ÁCI­DO OXÁ­LI­CO. Quím. Cuer­po só­li­do que se ob­tie­ne del ase­rrín; es de co­lor blan­co, sa­bor pi­can­te, so­lu­ble en el agua y ve­ne­no­so. Se em­plea en tin­to­re­ría. || ÁCI­DO PÍ­CRI­CO. Quím. Cuer­po só­li­do, ama­ri­llo, de sa­bor muy amar­go y po­co so­lu­ble en el agua. || ÁCI­DO PRÚ­SI­CO. Quím. Áci­do cian­hí­dri­co. || ÁCI­DO SA­LI­CÍ­LI­CO. Quím. Cuer­po blan­co que tie­ne as­pec­to de pol­vo cris­ta­li­no y es po­co so­lu­ble en el agua. || ÁCI­DO SULF­HÍ­DRI­CO. Quím. Gas re­sul­tan­te de com­ bi­nar el azu­fre con el hi­dró­ge­no; es in­fla­ma­ble y des­pi­de olor a hue­vo po­dri­do. || ÁCI­DO SUL­FU­RO­SO. Quím. Lí­ qui­do que pro­vie­ne de com­bi­nar an­hí­dri­do sul­fu­ro­so y agua. || ÁCI­DO TAR­TÁ­RI­CO, o TÁR­TRI­CO. Quím. Cuer­ po só­li­do que se ex­trae del tár­ta­ro; es blan­co, so­lu­ble

ACOLCHADO, DA

23 en el agua y cris­ta­li­za­ble. Tie­ne apli­ca­ción en me­di­ci­na, tin­to­re­ría y otras in­dus­trias. || ÁCI­DO ÚRI­CO. Quím. El com­pues­to de car­bo­no, ni­tró­ge­no, hi­dró­ge­no y oxí­ge­no. Se en­cuen­tra en la ori­na, en cier­tos cál­cu­los de la ve­ji­ga y tam­bién en el ex­cre­men­to de las aves. aci­du­lar t. Po­ner ací­du­lo un lí­qui­do. Ú. t. c. r. ací­du­lo, la (Del lat. aci­du­lus.) adj. Al­go áci­do. || Véa­ se AGUA ACÍ­DU­LA. acier­to m. Ac­ción y efec­to de acer­tar. Véa­se DON DE ACIER­TO. Ca­sua­li­dad, coin­ci­den­cia. || fig. Des­tre­za o ha­ bi­li­dad en lo que se ha­ce. || Ti­no, pru­den­cia, cor­du­ra. áci­gos (Del gr. ázy­gos, im­par; de a, priv. y zy­gos, par.) adj. Anat. Véa­se VE­NA ÁCI­GOS. Ú. t. c. s. f. áci­gos adj. Anat. Dí­ce­se del haz cen­tral del mús­cu­lo del ve­lo del pa­la­dar. aci­gua­ta­do, da p. p. de ACI­GUA­TAR­SE. || adj. Ci­ gua­to. || Pá­li­do y ama­ri­llen­to co­mo el ci­gua­to. aci­gua­tar­se f. Con­traer la en­fer­me­dad lla­ma­da ci­ gua­te­ra. áci­mo adj. Ázi­mo. aci­mut (Del ár. aço­mut, plu­ral de acemt.) m. Astr. Án­ gu­lo for­ma­do por el pla­no ver­ti­cal de un as­tro con el me­ ri­dia­no de un lu­gar. aci­ne­sia (Del gr. aki­ne­sia, in­mo­vi­li­dad; de a, priv. y ki­ neo, mo­ver.) f. Med. Au­sen­cia de mo­vi­mien­to. || Pau­sa que en la pul­sa­ción se­pa­ra la sís­to­le de la diás­to­le. áci­no (Del lat. aci­nus.) m. Anat. Nom­bre que re­ci­ben los pe­que­ños cor­pús­cu­los en que ter­mi­nan los ór­ga­nos ex­cre­to­res de las glán­du­las arra­ci­ma­das. || Bot. Dí­ce­se del fru­to car­no­so y trans­pa­ren­te que tie­ne gra­ni­llos co­ mo la uva. ación f. En la si­lla de mon­tar, co­rrea de la cual pen­de el es­tri­bo.

Ación.

ACIONERA f. Arg.y Chile. Pieza metálica o de cuero, fija en la silla de montar y de la que cuelga la ación.

Acipensérido. Esturión. aci­trón (De a y el lat. ci­treum, ci­dra.) m. Ci­dra con­fi­ta­ da. || Méx. Ta­llo de la biz­na­ga mexicana, cuan­do ha si­do des­cor­te­za­do y con­fi­ta­do. acla­mar (Del lat. ac­cla­ma­re; de ad, a y cla­ma­re, gri­ tar, lla­mar.) tr. Dar vo­ces la mul­ti­tud en aplau­so y ho­nor de al­guien. || Con­fe­rir, por voz co­mún, un car­go u ho­nor. || Lla­mar a las aves. || ant. Re­con­ve­nir, re­que­rir, lla­mar. || r. Dar­se por agra­via­do. acla­ra­ción f. Ac­ción y efec­to de acla­rar o acla­rar­se. || For. En­mien­da que el juz­ga­dor de una sen­ten­cia ha­ce del tex­to de és­ta, in­me­dia­ta­men­te des­pués de no­ti­fi­car­ la. || Véa­se RE­CUR­SO DE ACLA­RA­CIÓN. acla­rar (Del lat. ac­cla­ra­re; de ad, a y cla­rus, cla­ro.) tr. Di­si­par lo que ofus­ca la trans­pa­ren­cia o cla­ri­dad de al­go. Ú. t. c. r. || Au­men­tar el es­pa­cio en­tre dos o más co­sas. Ú. t. c. r. || La­var por se­gun­da vez con agua so­la la ro­pa ya ja­bo­na­da. || Ha­cer más per­cep­ti­ble la voz. || Agu­zar los sen­ti­dos y fa­cul­ta­des. || Es­cla­re­cer, ha­cer ilus­tre. Ú. t. c. r. || Se­re­nar el sem­blan­te, po­ner­lo me­nos adus­to. || Ex­pli­car, po­ner en cla­ro. || Mar. De­sen­re­dar, des­liar. || Min. Vol­ver a la­var los mi­ne­ra­les. || intr. Di­si­par­se la nie­bla o las nu­bes. || Ama­ne­cer, cla­rear. || r. De­cla­rar una per­so­ na a otra su se­cre­to. acla­rar intr. Amér. Pu­ri­fi­car­se un lí­qui­do, de­po­si­tán­ do­se las par­tí­cu­las que lle­va en sus­pen­sión, en el fon­do del re­ci­pien­te. acla­re­cer (De a y cla­re­cer.) tr. Ha­cer más cla­ro de luz y de co­lor. || Po­ner más es­pa­cia­do. || Ex­pli­car, po­ ner en cla­ro. acla­ve­la­do, da adj. Se­me­jan­te al cla­vel. acle (Voz ma­la­ya.) m. Ár­bol le­gu­mi­no­so de Fi­li­pi­nas, con ta­llo rec­to y grue­so, flo­res blan­que­ci­nas en ca­be­ zue­las y fru­to en le­gum­bre le­ño­sa. Su al­tu­ra pa­sa los 20 me­tros y su ma­de­ra, que es de co­lor par­do ro­ji­zo, se uti­li­za en cons­truc­cio­nes. || Ma­de­ra de es­te ár­bol. aclei­do, da (Del gr. a, priv. y kleis, klei­dós, cla­ví­cu­la.) adj. Zool. Aplí­ca­se al ma­mí­fe­ro des­pro­vis­to de cla­ví­cu­las, co­mo los ce­tá­ceos y un­gu­la­dos, o que las tie­nen ru­di­ men­ta­rias, co­mo los car­ni­ce­ros. Ú. t. c. s. acli­ma­tar (Del lat. ad, a y cli­ma -atis, cli­ma.) tr. Adap­ tar a un cli­ma. Ú. t. c. r. || fig. Ha­cer que una co­sa me­dre en si­tio di­fe­ren­te de aquel que pro­ce­de. Ú. t. c. r.

aco­ci­li (Del mex. acuit­zi­lli; de atl, agua y cuit­zi­lli, que se re­tuer­ce.) m. Méx. Va­rie­dad de ca­ma­rón de agua dul­ ce. aco­co­tar (De a y co­co­te.) tr. Aco­go­tar. aco­co­te (Del mex. aco­co­tli.) m. Ca­la­ba­za lar­ga agu­ je­rea­da por sus dos ex­tre­mos, que se uti­li­za en Mé­xi­co pa­ra ex­traer el agua­miel del ma­guey. aco­da­do, da p. p. de ACO­DAR. || adj. De for­ma de co­do. || Véa­se FRE­NO ACO­DA­DO. aco­da­lar tr. Arq. Po­ner co­da­les. aco­dar (De acob­dar.) tr. Apo­yar el co­do so­bre al­go, ge­ne­ral­men­te pa­ra sos­te­ner la ca­be­za con la ma­no. Ú. t. c. r. || Agr. En­te­rrar el ta­llo o vás­ta­go do­bla­do de una plan­ta, sin se­pa­rar­los del tron­co o ta­llo prin­ci­pal, de­jan­do fue­ra la ex­tre­mi­dad de aquél pa­ra que eche raí­ces la par­ te me­ti­da ba­jo la tie­rra. || Arq. Aco­da­lar. || Cant. y Carp. Po­ner co­da­les en una su­per­fic ­ ie pa­ra ver si es­tá pla­na. || Vet. Cla­var de­fec­tuo­sa­men­te los cla­vos al he­rrar, des­ vián­do­los so­bre las par­tes sen­si­bles. aco­di­ciar tr. En­cen­der en co­di­cia o de­seo de al­go. Úsa­se t. c. r. aco­di­llar tr. Do­blar al­gu­na co­sa for­man­do co­do. || Dar co­di­llo, en cier­tos jue­gos de nai­pes. || intr. To­car los cua­drú­pe­dos el sue­lo con el co­di­llo. aco­do m. Vás­ta­go aco­da­do. || Agr. Ac­ción de aco­dar. || Arq. Re­sal­to de una do­ve­la, que se pro­lon­ga por de­ba­ jo de la do­ve­la mis­ma. || En un va­no, mol­du­ra re­sal­ta­da que for­ma el cer­co.

Acodo.

aci­pa­do, da (Del lat. sti­pa­tus, apre­ta­do.) adj. Dí­ce­se del pa­ño que es­tá bien tu­pi­do. aci­pen­sé­ri­do, da adj. Zool. Aplí­ca­se a pe­ces ga­ noi­deos ca­rac­te­ri­za­dos por te­ner el cuer­po lar­go y la ca­ be­za se­me­jan­te a un pris­ma cua­dran­gu­lar que se alar­ga en un ho­ci­co pun­tia­gu­do. Es pro­pio de los ma­res Cas­pio y Ne­gro. Ú. t. c. s. || m. pl. Zool. Fa­mi­lia de es­tos pe­ces, a la que per­te­ne­cen el es­tu­rión y otras es­pe­cies. aci­ra­te (Del ár. aci­rat, ca­mi­no.) m. Lo­ma he­cha en las fin­cas rús­ti­cas, que sir­ve de lin­de­ro. || CA­BA­LLÓN. || Sen­da en­tre dos hi­le­ras de ár­bo­les en un pa­seo. aci­ta­ra (Del ár. aci­ta­ra, ve­lo y mu­ro.) f. CI­TA­RA. || Pre­til de puen­te. || Pa­ra­men­to o ador­no de una si­lla de es­tra­ do o de mon­tar. Aclimatación de plantas en invernadero.

Acirate.

A

aclo­car intr. En­clo­car. Ú. t. c. r. || r. fig. Arre­na­llar­se. ac­né f. Pat. Erup­ción pus­tu­lo­sa en la piel del ros­tro y par­te su­pe­rior del pe­cho. || Vet. In­fla­ma­ción que se ma­ni­ fies­ta por pús­tu­las, en el ca­ba­llo, el pe­rro y el cer­do. aco­bar­dar (De a y co­bar­de.) tr. Cau­sar mie­do, asus­ tar, ame­dren­tar. Ú. t. c. intr. y c. r. aco­bi­jo (De aco­bi­jar.) m. Mon­tón de tie­rra que se api­ so­na al­re­de­dor de las ce­pas pa­ra abri­gar y dar es­ta­bi­li­ dad a las raí­ces. aco­cear tr. Dar co­ces. || fig. y fam. Hu­mi­llar, ul­tra­ jar, aba­tir. aco­char­se (Del lat. ad, a y coac­ta­re, de coac­tus, reu­ni­do.) r. Aga­za­par­se, aga­char­se. aco­chi­nar tr. fam. Ma­tar a uno que se ha­lla im­po­ si­bi­li­ta­do de huir o de­fen­der­se, o a quien se su­je­ta pa­ra que no se es­ca­pe o de­fien­da. || En­ce­rrar a un peón, en el jue­go de las da­mas, de mo­do que no pue­da mo­ver­se. || fig. y fam. Aco­qui­nar.

www.elbibliote.com

aco­ger (Del b. lat. ac­co­lli­ge­re y és­te del lat. ad, a y co­lli­ge­re, co­ger.) tr. Ad­mi­tir uno en su ca­sa o com­pa­ñía a otra u otras per­so­nas. || Dar am­pa­ro o re­fu­gio una co­ sa a uno. || Dar al ga­na­do par­te en la de­he­sa pa­ra que pas­te en ella. || Acep­tar, apro­bar, ad­mi­tir. || Re­ci­bir con sen­ti­mien­to o ma­ni­fes­ta­ción es­pe­cia­les la apa­ri­ción de per­so­nas o de acon­te­ci­mien­tos. || fig. Am­pa­rar, pro­te­ger. || ant. CO­GER. || r. Am­pa­rar­se, re­fu­giar­se. || fig. Va­ler­se de al­gún sub­ter­fu­gio pa­ra di­si­mu­lar al­go. || ant. fig. Con­ for­mar­se con la opi­nión o vo­lun­tad de otro. aco­gi­da f. Afluen­cia de agua u otros lí­qui­dos. || Hos­pi­ ta­li­dad o re­ci­bi­mien­to que brin­da una per­so­na o un lu­gar. || Ac­ción de re­ti­rar­se. || Si­tio don­de uno pue­de re­fu­giar­se. || fig. Am­pa­ro, pro­tec­ción. || Apro­ba­ción, acep­ta­ción. aco­go­llar (De a y co­go­lla.) tr. Cu­brir las plan­tas de­ li­ca­das con es­te­ras, ta­blas o vi­drios pa­ra pre­ser­var­las de las in­cle­men­cias del tiem­po. aco­gom­brar tr. Agr. Aco­hom­brar. aco­go­tar tr. Ma­tar con he­ri­da o gol­pe en el co­go­te. || Ven­cer, aco­qui­nar, do­mi­nar. || fam. Ven­cer a una per­so­na o de­rri­bar­la su­je­tán­do­la por el co­go­te. aco­hom­brar tr. Agr. APOR­CAR. aco­ji­na­mien­to m. Mec. En­tor­pe­ci­mien­to en las má­qui­nas de va­por que se pro­du­ce cuan­do és­te se in­ ter­po­ne en­tre el ém­bo­lo y la ta­pa del ci­lin­dro. aco­ji­nar (De a y co­jín.) tr. ACOL­CHAR. aco­la­da f. Cor­che­te, sig­no. || Be­so que en prue­ba de paz fra­ter­nal acos­tum­bran a dar­se los ma­so­nes, en sus ce­re­mo­nias. acol­cha­do, da p. p. de ACOL­CHAR. || m. Re­ves­ ti­mien­to pa­ra for­ta­le­cer los ten­di­dos de al­gu­nos di­ques. Se com­po­ne de una ca­pa de pa­ja o ca­ña del­ga­da, tren­ za­da con cuer­das.

A

ACOLITADO

aco­li­ta­do (De acó­li­to.) m. La su­pe­rior y úl­ti­ma or­den de las cua­tro me­no­res del sa­cer­do­cio. aco­li­tar intr. Amér. Ofi­ciar de acó­li­to. Ú. t. c. tr. aco­li­tar tr. Amér. fig. fam. Ayu­dar a al­guien. || Com­ par­tir lo que otro co­me o be­be. acó­li­to (Del lat. acoly­tus y és­te del gr. akó­laut­hos, el que si­gue o acom­pa­ña.) m. Clé­ri­go que ha re­ci­bi­do las ór­de­nes me­no­res. Su ofi­cio es ser­vir in­me­dia­to al al­tar. || Mo­na­ci­llo. || fig. SA­TÉ­LI­TE. aco­llar (De a y cue­llo.) tr. Agr. Abri­gar con tie­rra el pie de los ár­bo­les y en es­pe­cial el tron­co de cier­tas plan­tas, co­mo las vi­des. || Mar. Re­lle­nar con es­to­pa las cos­tu­ras de un bar­co. || Ha­lar de los aco­lla­do­res. aco­lla­ra­do, da p. p. de ACO­LLA­RAR. || adj. Aplí­ ca­se a los pá­ja­ros y, por ext., a otros ani­ma­les que se ca­rac­te­ri­zan por te­ner el cue­llo de di­fe­ren­te co­lor que el res­to del cuer­po. aco­lla­rar tr. Po­ner co­llar a un ani­mal o co­lle­ras a las ca­ba­lle­rías. || Unir unos pe­rros a otros por sus co­lla­res. || Arg. y Chi­le. Atar o unir por el pes­cue­zo un ani­mal a otro pa­ra que for­men pa­re­ja. aco­llo­nar (De a y co­llón.) tr. Aco­bar­dar. Ú. t. c. r. acom­bar tr. Com­bar. Ú. t. c. r. aco­me­dir­se (De a y co­me­dir.) r. Amér. Pres­tar­se a ha­cer un ser­vi­cio es­pon­tá­nea y gra­cio­sa­men­te. aco­me­ter (De a y co­me­ter.) tr. Em­bes­tir con ím­pe­tu. || In­ten­tar, em­pren­der. || Con la pre­po­si­ción a, em­pe­zar a eje­cu­tar al­go. || Ve­nir sú­bi­ta­men­te el sue­ño o una en­ fer­me­dad. || Per­sua­dir, ten­tar, ins­tar a uno con ca­lor. || de­sus. Co­me­ter. || ant. PRO­PO­NER. || Alb. y Min. De­ sem­bo­car una ca­ñe­ría o una ga­le­ría en otra. aco­me­ti­da f. Aco­me­ti­mien­to. || Si­tio por don­de en­la­ za con la prin­ci­pal la lí­nea de con­duc­ción de un flui­do. aco­me­ti­mien­to m. Ac­ción y efec­to de aco­me­ter. || Ra­mal de atar­jea que de­sem­bo­ca en el con­duc­to ge­ ne­ral. aco­mo­da­ción (Del lat. ac­com­mo­da­tio, -onis.) f. Ac­ ción y efec­to de aco­mo­dar. aco­mo­da­do, da p. p. de ACO­MO­DAR. || adj. Opor­ tu­no, con­ve­nien­te, ap­to. || Ri­co, acau­da­la­do. || Ami­go de la co­mo­di­dad. || De pre­cio mo­de­ra­do. aco­mo­dar (Del lat. ac­com­mo­da­re; de ac­co­mo­dus, ajus­ta­do a.) tr. Adap­tar o ajus­tar una co­sa a otra. || Arre­ glar o pre­pa­rar de mo­do con­ve­nien­te. Ú. t. c. r. || Pro­veer. || fig. Ajus­tar, amol­dar a una nor­ma. Ú. t. c. intr. y c. r. || Apli­car o re­fe­rir. || Con­ci­liar, con­cer­tar. || Co­lo­car en un car­go o es­ta­do. Ú. t. c. r. || Agra­dar, ser o pa­re­cer con­ve­ nien­te una co­sa. Ú. t. c. intr. || r. Con­for­mar­se, ave­nir­se. acom­pa­ña­do, da p. p. de ACOM­PA­ÑAR. || adj. Con­cu­rri­do, fre­cuen­ta­do. || Aplí­ca­se a quien acom­pa­ña a otra per­so­na pa­ra en­ten­der con ella en al­gu­na co­sa. Ú. t. c. s. acom­pa­ña­mien­to m. Ac­ción y efec­to de acom­pa­ ñar o acom­pa­ñar­se. || Gen­te que acom­pa­ña a al­guien. || En las re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les, con­jun­to de per­so­ nas que fi­gu­ran y no ha­blan, o so­la­men­te di­cen al­gu­nas pa­la­bras o dan gri­tos. || Mús. Au­xi­lio ar­mó­ni­co de una me­lo­día prin­ci­pal, me­dian­te uno o más ins­tru­men­tos o vo­ces. || Ar­te de la ar­mo­nía apli­ca­da a la eje­cu­ción del ba­jo con­ti­nuo. acom­pa­ñan­te p. a. de ACOM­PA­ÑAR. Que acom­ pa­ña. || m. Mar. Re­loj que ba­te se­gun­dos, usa­do en las ob­ser­va­cio­nes as­tro­nó­mi­cas he­chas sin el cro­nó­me­tro.

24 acom­pa­ñar tr. Es­tar o ir con otro u otros. Ú. t. c. r. || Exis­tir una co­sa jun­ta o si­mul­tá­nea con otra. Ú. t. c. r. || Exis­tir o ha­llar­se al­go en una per­so­na. || Par­ti­ci­par en los sen­ti­mien­tos de otro. || fig. Agre­gar o jun­tar una co­sa a otra. || Blas. y Pint. Ador­nar un es­cu­do o fi­gu­ra prin­ci­pal con otros. || Mús. Eje­cu­tar el acom­pa­ña­mien­to. Ú. t. c. r. || r. Jun­tar­se un pe­ri­to con otro u otros pa­ra en­ten­der en al­gu­na co­sa. acom­pa­sa­do, da p. p. de ACOM­PA­SAR. || adj. Pues­to o he­cho a com­pás. || fig. Que acos­tum­bra ha­blar pau­sa­da­men­te en un mis­mo to­no, o an­dar con mu­cho re­po­so y com­pás. acom­pa­sar (De a y com­pás.) tr. Com­pa­sar. acom­ple­jar tr. Cau­sar a una per­so­na in­hi­bi­ción o com­ple­jo psí­qui­co, tur­bar­la. Ú. m. en p. p. aco­mu­nar­se r. Con­fe­de­rar­se pa­ra un fin co­mún. acon­ca­gua Geog. Ce­rro de la cor­di­lle­ra de los An­ des, en la prov. de Men­do­za, Ar­gen­ti­na. Es­tá pró­xi­mo al lí­mi­te con Chi­le y es el pi­co más ele­va­do de los An­des. Mi­de 6.959 m. Es el cerro más alto de América y del hemisferio sur. acon­char (Del ital. ac­con­cia­re.) tr. ant. Ade­re­zar, com­po­ner. acon­char (De a y con­cha.) tr. Acer­car mu­cho a cual­ quier par­te una per­so­na o co­sa pa­ra de­fen­der­la de al­gún ata­que o pe­li­gro. Ú. m. c. r. || Mar. Lle­var la co­rrien­te o el ai­re a una em­bar­ca­ción con­tra la cos­ta u otro si­tio pe­li­ gro­so. Ú. t. c. r. || r. Mar. In­cli­nar­se y acos­tar­se com­ple­ta­ men­te so­bre un la­do la em­bar­ca­ción va­ra­da. || rec. Mar. Abor­dar­se sin vio­len­cia dos em­bar­ca­cio­nes. acon­di­cio­na­do, da p. p. de ACON­DI­CIO­NAR. || adj. De bue­na o ma­la con­di­ción o ca­rác­ter. || Aplí­ca­se a las co­sas que es­tán o no en las de­bi­das con­di­cio­nes o son de bue­na o ma­la ca­li­dad. acon­di­cio­na­mien­to m. Ac­ción y efec­to de acon­ di­cio­nar. acon­di­cio­nar tr. Dar cier­ta con­di­ción o ca­li­dad. || Usa­do con los advs. bien, mal u otros si­mi­la­res, pre­pa­ rar o dis­po­ner al­gu­na co­sa de mo­do que sir­va pa­ra un fin de­ter­mi­na­do. || r. Ad­qui­rir cier­ta ca­li­dad o con­di­ción. || Cli­ma­ti­zar. acon­go­jar (De a y con­go­jar.) tr. Fa­ti­gar, opri­mir, ape­ nar, afli­gir. Ú. t. c. r. aco­ni­ti­na f. Quím. Prin­ci­pio del acó­ni­to que es un ac­ti­vo ve­ne­no. acó­ni­to (Del grie­go akó­ni­ton.) m. Plan­ta me­di­ci­nal, per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de las ra­nun­cu­lá­ceas, de ho­ jas pal­mea­das, flo­res azu­les y raíz fu­si­for­me. Cría­se en mon­ta­ñas al­tas, se uti­li­za co­mo cal­man­te y sue­le cul­ti­ var­se en los jar­di­nes co­mo plan­ta de ador­no. To­das sus va­rie­da­des son ve­ne­no­sas cuan­do la se­mi­lla ha lle­ga­do a su ma­du­rez.

Acónito.

Aconcagua.

acon­qui­ja Geog. Sis­te­ma de sie­rras de Ar­gen­ti­na, en las pro­vin­cias de Sal­ta, Tu­cu­mán y Ca­ta­mar­ca. Es uno de los componentes geográficos más importantes del N.O. argentino. Al N se pro­lon­ga con el nom­bre de Cum­bres Cal­cha­quíes; al O con la sie­rra del Ata­jo o Ca­ pi­lli­tas; al SO con la de Am­ba­to, cu­yo pi­co más al­to es el Man­chao de 4.000 m; al SE con la del Al­to, que lue­go se de­no­mi­na de An­cas­ti; y al S se lla­ma ne­va­dos del Acon­qui­ja, don­de se en­cuen­tra el ce­rro del Bol­són, el más ele­va­do del sis­te­ma, con una al­tu­ra de 5.552 m, que se destaca además por su gran prominencia, 3252 m. Im­por­tan­tes ya­ci­mien­tos mi­ne­ra­les. acon­se­jar tr. Dar con­se­jo. || Ins­pi­rar una co­sa al­go a uno. || r. To­mar con­se­jo de otra per­so­na o de sí mis­mo. acon­so­nan­tar intr. For­mar con­so­nan­cia dos o más pa­la­bras. || In­cu­rrir en el vi­cio de la con­so­nan­cia. || tr. Em­ plear en la ri­ma una pa­la­bra co­mo con­so­nan­te de otra. acon­te­cer (De a y con­te­cer.) intr. SU­CE­DER. Se usa

www.elbibliote.com

en el mo­do in­fi­ni­ti­vo y las ter­ce­ras per­so­nas de sing. y plu­ral. acon­te­ci­mien­to m. SU­CE­SO. aco­par intr. For­mar co­pa las plan­tas. || tr. Ha­cer que las plan­tas for­men co­pa. || Mar. Ha­cer a un ta­blón la con­ ca­vi­dad pro­por­cio­na­da pa­ra apli­car­lo a una pie­za o si­tio con­ve­xo. aco­pe­ta­do, da adj. Pues­to o he­cho en for­ma de co­pe­te. aco­pe­tar tr. Ha­cer pe­na­chos o co­pe­tes. aco­pia­dor, ra adj. Que aco­pia. Ú. t. c. s. aco­piar (De a y co­pia, abun­dan­cia.) tr. Reu­nir, acu­mu­ lar en can­ti­dad una co­sa. Se di­ce más es­pe­cial­men­te en las pro­vi­sio­nes, gra­nos, etc. aco­pio m. Ac­ción y efec­to de aco­piar. aco­pla­do m. Ve­hí­cu­lo que no tie­ne mo­tor y que es re­mol­ca­do por un ca­mión, tran­vía, trac­tor, etc. aco­pla­mien­to m. Ac­ción y efec­to de aco­plar o aco­plar­se. aco­plar (Del lat. ad, a y co­pu­la­re, jun­tar.) tr. Unir dos cuer­pos o pie­zas de ma­ne­ra que ajus­ten. || Ajus­tar una pie­za al si­tio en que de­ba ser co­lo­ca­da. || Unir dos ani­ ma­les pa­ra yun­ta o tron­co. || Pro­cu­rar la unión se­xual de los ani­ma­les. Ú. t. c. r. || fig. Con­ci­liar, unir, ha­cer con­ cor­dar a per­so­nas o co­sas dis­cre­pan­tes o dis­cor­des. Ú. t. c. r. || Fís. Agru­par dos sis­te­mas o apa­ra­tos de mo­do que su fun­cio­na­mien­to com­bi­na­do pro­duz­ca el re­sul­ta­do con­ve­nien­te. || r. fig. y fam. En­ca­ri­ñar­se dos per­so­nas, unir­se ín­ti­ma­men­te. aco­qui­nar tr. fam. Ha­cer per­der el áni­mo, ami­la­nar. Ú. t. c. r. aco­ra Geog. Dist. de Pe­rú, per­te­ne­cien­te a la prov. y dep. de Pu­no. aco­rar (De a y cor.) tr. Ape­nar, acon­go­jar, afli­gir. Ú. t. c. r. || r. Des­me­drar­se los ve­ge­ta­les o en­fer­mar­se, a cau­ sa de un ac­ci­den­te at­mos­fé­ri­co. aco­ra­za­do, da p. p. de ACO­RA­ZAR. || m. Bu­que de gue­rra, gran­de, blin­da­do. § ACO­RA­ZA­DO DE BOL­ SI­LLO. Bu­que de gue­rra de me­nor des­pla­za­mien­to que el aco­ra­za­do, pe­ro que tie­ne, sin em­bar­go, la po­ten­cia ofen­si­va de és­te. aco­ra­zar (De a y co­ra­za.) tr. Re­ves­tir con plan­chas de ace­ro los bu­ques, for­ti­fic ­ a­cio­nes, etc. aco­ra­zo­na­do, da adj. De for­ma de co­ra­zón. aco­ra­zo­nar tr. Dar a al­gu­na co­sa for­ma de co­ra­ zón. acor­char­se r. Po­ner­se fo­fa una co­sa o dis­mi­nuir su con­sis­ten­cia, to­man­do el as­pec­to del cor­cho. || fig. Em­bo­tar­se la sen­si­bi­li­dad de al­gu­na par­te del cuer­po, en­tor­pe­cer­se un miem­bro. acor­da­da (De acor­dar.) f. Re­so­lu­ción u or­den que ex­pi­de un tri­bu­nal pa­ra que el in­fe­rior la eje­cu­te. || Do­ cu­men­to de com­pro­ba­ción de cer­ti­fi­ca­cio­nes, ex­ten­di­do por una ofi­ci­na de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. || CAR­TA ACOR­DA­DA. || Es­pe­cie de San­ta Her­man­dad, tri­bu­nal crea­do en Mé­xi­co el año 1710, que te­nía la mi­sión de apre­hen­der y juz­gar a los sal­tea­do­res. || Cár­cel en que se en­ce­rra­ba a es­tos de­lin­cuen­tes. acor­da­da f. Cer­ti­fi­ca­do de apro­ba­ción de gra­dos que se da en las uni­ver­si­da­des. || Dib. Plan­ti­lla de di­bu­jos de lí­neas cur­vas. || Top. Lí­nea geo­dé­si­ca. acor­da­do, da p. p. de ACOR­DAR. || adj. He­cho con ma­du­rez y acuer­do. || adj. Pru­den­te, sen­sa­to, cuer­do. || Véa­se CAR­TA ACOR­DA­DA. || LO ACOR­DA­DO. loc. For. De­cre­to ju­di­cial por el que se man­da ob­ser­var lo re­suel­to an­te­rior­men­te so­bre el mis­mo asun­to; y tam­bién pro­vi­ den­cia re­ser­va­da to­ma­da con mo­ti­vo del asun­to prin­ci­ pal. || ES­TÉ­SE A LO ACOR­DA­DO. For. Re­so­lu­ción que re­cuer­da y con­fir­ma otra pro­vi­den­cia o fa­llo an­te­rior, sin de­ci­dir so­bre el fon­do de la cues­tión de­du­ci­da. acor­dar (Del b. lat. ac­cor­da­re y és­te del lat. cor, cor­ dis, co­ra­zón.) tr. De­ter­mi­nar de co­mún acuer­do, o por ma­yo­ría. || Re­sol­ver al­go uno so­lo. || Re­sol­ver una co­sa an­tes de man­dar­la. || Com­po­ner, con­ci­liar. || Re­cor­dar al­go a una per­so­na. || Traer a la pro­pia me­mo­ria. Ú. t. c. r. || ant. Ha­cer que al­gu­no vuel­va en su jui­cio. || Mús. Po­ner acor­des los ins­tru­men­tos mu­si­ca­les o vo­ces, pa­ra que no di­sue­nen. || Pint. Ar­mo­ni­zar los to­nos de un di­bu­jo o pin­tu­ra. || intr. Con­ve­nir una co­sa con otra. || CAER EN LA CUEN­TA. || ant. Vol­ver al­gu­no en su jui­cio. Usá­ba­se t. c. tr. || DES­PER­TAR. || r. Po­ner­se de acuer­do. || SI MAL NO ME ACUER­DO. expr. fam. Si no me en­ga­ño, o si no me equi­vo­co. acor­de (Del lat. ad, a y cor, cor­dis, co­ra­zón.) adj. Con­ for­me, de una mis­ma opi­nión o dic­ta­men. || Igual y co­ rres­pon­dien­te; en con­so­nan­cia, con ar­mo­nía. || m. Mús. Con­jun­to de so­ni­dos di­fe­ren­tes, com­bi­na­dos se­gún el ar­te de la ar­mo­nía. acor­de­lar tr. Me­dir un te­rre­no con cor­del. || Se­ña­lar en el te­rre­no lí­neas o pe­rí­me­tros con cor­de­les.

ACRÓPOLIS

25

Acordeón. acor­deón (De acor­de.) m. Ins­tru­men­to mu­si­cal de vien­to, por­tá­til, que es­tá for­ma­do por un fue­lle con sus dos ex­tre­mos ce­rra­dos por sen­das ca­jas en las que jue­ gan cier­to nú­me­ro de te­clas o lla­ves. Fue in­ven­ta­do a prin­ci­pios del si­glo XIX. acor­do­nar tr. Ase­gu­rar o ce­ñir con cor­dón. || For­ mar el cor­don­ci­llo en el can­to de una mo­ne­da. || fig. Cer­ car con gen­te un lu­gar, for­man­do cor­dón. Ú. t. c. r. aco­res (Del lat. acho­res.) m. pl. Pat. Erup­ción que sue­len pa­de­cer los ni­ños en la ca­ra y en la ca­be­za; tie­ne el as­pec­to de la ti­ña mu­co­sa. áco­ro (Del lat. áco­ros.) m. Plan­ta aroi­dea, de ho­jas an­gos­tas y pun­tia­gu­das, flo­res de co­lor ver­de cla­ro y raí­ces blan­que­ci­nas, muy ra­mi­fi­ca­das. Se usa en per­fu­ me­ría. || ÁCO­RO BAS­TAR­DO O PA­LUS­TRE, o FAL­SO ÁCO­RO. Plan­ta irí­dea, de ho­jas en­si­for­mes y flo­res de co­lor ama­ri­llo. aco­rón (Del gr. áka­ron.) m. Plan­ta de pro­pie­da­des me­di­ci­na­les y a la que se co­no­ce co­mún­men­te con el nom­bre de pi­mien­ta de las abe­jas. aco­rra­lar tr. Me­ter el ga­na­do en el co­rral. Ú. t. c. r. || fig. En­ce­rrar a uno den­tro de es­tre­chos lí­mi­tes, de­ján­do­lo sin es­ca­pe po­si­ble. || Con­fun­dir a una per­so­na, de­jar­la sin sa­li­da ni res­pues­ta. || Aco­bar­dar, in­ti­mi­dar.

Acorralar. aco­rrer (Del lat. ac­cu­rre­re; de ad, a y cu­rre­re, co­ rrer.) tr. Acu­dir co­rrien­do. || So­co­rrer, fa­vo­re­cer a al­guien. || Aten­der a una ne­ce­si­dad. || ant. Co­rrer a una per­so­na, aver­gon­zar­la. || intr. ant. Re­cu­rrir, acu­dir. || r. Aco­ger­se, re­fu­giar­se. aco­rro (De aco­rrer.) m. SO­CO­RRO. acor­ta­ble adj. Que pue­de acor­tar­se. acor­ta­mien­to m. Ac­ción y efec­to de acor­tar o acor­tar­se. || Astr. Di­fe­ren­cia que exis­te en­tre la dis­tan­cia real de un pla­ne­ta al Sol o a la Tie­rra y la pro­yec­ción de di­cha dis­tan­cia so­bre el pla­no de la eclíp­ti­ca. acor­tar (Del lat. ad, a y cur­ta­re.) tr. Mer­mar la can­ti­ dad, lon­gi­tud o du­ra­ción de al­go. Ú. t. c. intr. y c. r. || r. fig. Que­dar­se cor­to en el ha­blar, res­pon­der o pe­dir. || Eq. En­co­ger­se el ca­ba­llo. aco­ru­llar (De a y co­ru­lla.) tr. Mar. Me­ter los re­mos sin de­sar­mar­los de ma­ne­ra que que­den los guio­nes ba­ jo cru­jía. acor­var tr. En­cor­var. aco­sar (Del lat. ad, a y cur­sa­re, co­rrer.) tr. Per­se­guir em­pe­ño­sa­men­te a un ani­mal o a una per­so­na. || Ha­cer co­rrer al ca­ba­llo. || fig. Im­por­tu­nar, fa­ti­gar con tra­ba­jos o mo­les­tias. acos­mis­mo (Del gr. a, priv. y kos­mos, mun­do.) m.

Doc­tri­na fi­lo­só­fi­ca que nie­ga la exis­ten­cia del mun­do sen­si­ble, o só­lo la ad­mi­te de ma­ne­ra hi­po­té­ti­ca. aco­so m. Aco­sa­mien­to. acos­ta­da (De acos­tar­se.) f. Ac­ción de dor­mir du­ran­ te la no­che. acos­tar (De a y cos­ta.) tr. Co­lo­car ten­di­do pa­ra des­ can­sar y es­pe­cial­men­te en la ca­ma. Ú. t. c. r. || Mar. Arri­ mar a al­gu­na par­te el cos­ta­do de un bar­co. Ú. m. c. r. || intr. In­cli­nar­se, la­dear­se. Aplí­ca­se ge­ne­ral­men­te a los edi­fi­cios. Ú. t. c. r. || Pa­rar­se una ba­lan­za en po­si­ción tal que no coin­ci­da el fiel con el pun­to de equi­li­brio. || Lle­gar a la cos­ta. || r. fig. Ad­he­rir­se a una opi­nión, dic­ta­men, etc. Ú. t. c. intr. acos­tum­brar tr. Ha­cer con­traer un há­bi­to. Ú. t. c. r. || intr. Te­ner cos��tum­bre. aco­tar (De a y co­to.) tr. Re­ser­var el uso de un te­rre­ no po­nien­do co­tos en sus lin­des o usan­do otro pro­ce­ di­mien­to le­gal. || Pro­hi­bir, li­mi­tar, re­ser­var de otra ma­ne­ra. || Acep­tar, to­mar por su­yo. || Ase­gu­rar al­go en fe de un li­bro o es­cri­to, o to­man­do a un ter­ce­ro por tes­ti­go. || r. Re­fu­giar­se den­tro de los co­tos de otra ju­ris­dic­ción. || fig. Am­pa­rar­se en una ra­zón o cir­cuns­tan­cia. aco­te­jar tr. Col. In­ci­tar, fa­vo­re­cer, es­ti­mu­lar. || Cu­ba y Ec. Aco­mo­dar, arre­glar, or­de­nar. Ú. t. c. r. aco­ti­le­dón (Del gr. a, priv. y koty­le­dón, ca­vi­dad.) adj. Que ca­re­ce de vér­te­bras. Ú. t. c. s. aco­ti­le­dó­neo, a (De aco­ti­le­dón.) adj. Bot. Aplí­ca­se a plan­tas que ca­re­cen de co­ti­le­do­nes y con te­ji­do ca­ si ex­clu­si­va­men­te ce­lu­lar. Ú. t. c. f. || Bot. Nom­bre de uno de los dos gran­des ti­pos en que se ha di­vi­di­do el rei­no ve­ge­tal.

A

león. An­ti­gua­men­te se de­no­mi­na­ba PTO­LE­MAI­DA. acre­cen­tar (De a y cre­cen­tar.) tr. Au­men­tar. Ú. t. c. r. || En­ri­que­cer, enal­te­cer, me­jo­rar. acre­cer (Del lat. acres­ce­re.) tr. Au­men­tar, ha­cer ma­ yor. Ú. t. c. intr. y c. r. || Véa­se DE­RE­CHO DE ACRE­CER. || intr. For. Au­men­tar, por re­nun­cia o pér­di­da de la por­ ción o cuo­ta de un par­tí­ci­pe, la co­rres­pon­dien­te a los de­más. Ú. t. c. r. acre­di­tar tr. Ha­cer dig­na de cré­di­to al­gu­na co­sa. Ú. t. c. s. || Dar re­pu­ta­ción o fa­ma. Ú. t. c. r. || Ase­gu­rar que una per­so­na o co­sa es lo que re­pre­sen­ta. || Dar prue­bas fe­ha­cien­tes de que una per­so­na lle­va fa­cul­ta­des pa­ra cum­plir un en­car­go o co­mi­sión di­plo­má­ti­ca, co­mer­cial, etc. || Com. Abo­nar en cuen­ta. || Asen­tar las par­ti­das del ha­ber. || r. Lo­grar re­pu­ta­ción. acree­dor, ra (De acreer.) adj. Que tie­ne de­re­cho a re­cla­mar el pa­go de una deu­da. Ú. t. c. s. || Dí­ce­se de quien me­re­ce ob­te­ner al­go. || Véa­se CON­CUR­SO, PLEI­ TO DE ACREE­DO­RES. acreen­cia f. Amér. Deu­da que uno tie­ne en fa­vor su­yo. acrian­zar (De a y crian­za.) tr. Edu­car o criar. acri­bar tr. Cri­bar. || fig. Acri­bi­llar. Ú. t. c. r. acri­bi­llar (Del lat. ad, a y cri­be­lla­re, de cril­be­lum, cri­ba.) tr. Agu­je­rear co­mo una cri­ba. || Ha­cer mu­chas pi­ca­du­ras o he­ri­das. || fig. Mo­les­tar mu­cho y fre­cuen­ te­men­te. acrí­di­do, da (Del gr. akris, sal­ta­mon­tes.) adj. Zool. Aplí­ca­se a in­sec­tos sal­ta­do­res, per­te­ne­cien­tes al or­den de los or­tóp­te­ros, de an­te­nas cor­tas y con só­lo tres ar­ te­jos en los tar­sos. Ú. t. c. s. || m. pl. Zool. Fa­mi­lia de es­tos in­sec­tos.

Acrídido. Acotiledónea. aco­ti­llo (De a y co­ti­llo.) m. Mar­ti­llo grue­so usa­do por los he­rre­ros. aco­yun­dar tr. Po­ner a los bue­yes la co­yun­da. aco­yun­tar (Del lat. ad, a y co­niunc­tus, uni­do.) tr. Reu­nir dos la­bra­do­res las ca­ba­lle­rías que tie­nen sin pa­ re­ja, pa­ra for­mar yun­ta y la­brar a me­dias. acra­cia (Del gr. akrá­teia.) f. Doc­tri­na que sos­tie­nen los ácra­tas. ácra­ta (Del gr. a, priv. y kra­tos, au­to­ri­dad.) adj. Que es par­ti­da­rio de la su­pre­sión de to­da au­to­ri­dad. Ú. t. c. s. acre (Del lat. acer, acris.) adj. Ás­pe­ro o agrio al gus­to y al ol­fa­to. || fig. Dí­ce­se de las pa­la­bras o del ge­nio de­sa­bri­ do y ás­pe­ro. || Med. Dí­ce­se del ca­lor fe­bril acom­pa­ña­do de pi­ca­zón. || Aplí­ca­se a los prin­ci­pios a que se atri­buía ac­ción irri­tan­te y a los hu­mo­res vi­cia­dos por aque­llos. acre Geog. Es­ta­do de Bra­sil, ce­di­do por Bo­li­via en 1903. Lin­da con el est. de Ama­zo­nas y las re­pú­bli­cas de Bo­li­via y Pe­rú. 153.159 km2; 692.000 hab. Cap., RIO BRAN­CO. Antes de 2008, era el único estado de Brasil que se encuentra íntegramente en el quinto huso horario al Oeste de Greenwich. A partir de 2008, pasó a tener una hora menos con relación a Brasilia. || Río de la cuen­ca del Ama­zo­nas que na­ce en Pe­rú y de­sa­gua en el Pu­rus. En su cur­so su­pe­rior sir­ve de lí­mi­te en­tre Bra­sil y Bo­li­via. Cur­so 800 km. En sus már­ge­nes se han en­con­ tra­do fó­si­les. || Pe­que­ña ciu­dad ma­rí­ti­ma de Is­rael, fa­mo­ sa por sus ase­dios. En 636 la con­quis­ta­ron los ára­bes; en 1104, los cru­za­dos, que la lla­ma­ron SAN JUAN DE ACRE; en 1187, por Sa­la­di­no y en 1799 la si­tió Na­po­

Río Acre, de la cuenca del Amazonas, en el estado de Acre, Brasil.

www.elbibliote.com

Acrí­li­co adj. Áci­do in­co­lo­ro muy so­lu­ble en agua, que por su fa­ci­li­dad de po­li­me­ri­za­ción se usa pa­ra fa­bri­car al­gu­nas fi­bras sin­té­ti­cas. acri­mi­nar (Del lat. ad, a y cri­mi­na­ri, acu­sar.) tr. Acu­sar de un de­li­to o cri­men. || Atri­buir cul­pa o fal­ta gra­ve. || Exa­ ge­rar la gra­ve­dad de una cul­pa o un de­li­to. acri­mo­nia (Del lat. acri­mo­nia.) f. As­pe­re­za de las co­ sas. || Con­di­ción de los hu­mo­res acres. || Agu­de­za del do­lor. || De­sa­bri­mien­to, acri­tud en el ge­nio o en el tra­to. acrio­llar­se (De a y crio­llo.) r. Amér. Me­rid. Adop­tar un ex­tran­je­ro las cos­tum­bres y usos del país. acri­so­lar tr. Pu­ri­fi­car en el cri­sol los me­ta­les. || fig. Apu­rar, pu­ri­fi­car. || Aqui­la­tar, acla­rar al­go me­dian­te tes­ti­ mo­nio o prue­bas. Ú. t. c. r. acris­tia­nar tr. fam. Ha­cer cris­tia­no. || Bau­ti­zar. acri­tud (Del lat. acri­tu­do.) f. Acri­mo­nia. acroa­má­ti­co, ca (Del lat. acroa­ma­ti­cus.) adj. Dí­ ce­se del mo­do de en­se­ñar, me­dian­te dis­cur­sos, na­rra­ cio­nes o ex­pli­ca­cio­nes y de la en­se­ñan­za que se da de es­ta ma­ne­ra. acro­ba­cia f. Acro­ba­tis­mo. acró­ba­ta (Del gr. akró­ba­tos, el que an­da so­bre las pun­tas de los pies.) com. Per­so­na que so­bre la cuer­da, en la ba­rra o en el tra­pe­cio ha­ce ejer­ci­cios de equi­li­brios, bai­la o da sal­tos. acro­fo­bia (Del gr. akra, ci­ma y pho­bos, mie­do.) f. Vér­ti­go de las al­tu­ras, mie­do a las al­tu­ras. acro­má­ti­co, ca (Del gr. ach­ro­ma­tos, sin co­lor.) adj. Ópt. Aplí­ca­se al cris­tal que per­mi­te ver los ob­je­tos sin iri­sa­cio­nes. acro­ma­tis­mo m. Ópt. Ca­li­dad de acro­má­ti­co. acro­me­ga­lia (Del gr. akra, pun­ta y me­gas, gran­de.) f. Pat. En­fer­me­dad cró­ni­ca que se ca­rac­te­ri­za por la hi­ per­tro­fia de las ex­tre­mi­da­des. acro­mion (Del gr. akró­mion; de akros, ex­tre­mi­dad y ômos, es­pal­da.) m. Anat. Par­te su­pe­rior del omó­pla­to que se ar­ti­cu­la con la ex­tre­mi­dad ex­ter­na de la cla­ví­cu­la. acró­ni­co, ca (Del gr. akróny­chos; de akros, ex­tre­mi­ dad y nyx, no­che.) adj. Astr. Aplí­ca­se al as­tro que na­ce cuan­do el Sol se po­ne, o de­sa­pa­re­ce al na­cer és­te. Dí­ce­ se del na­ci­mien­to u oca­so del mis­mo as­tro. acró­po­lis (Del gr. akró­po­lis; de akros, al­to y po­lis, ciu­dad.) f. En las an­ti­guas ciu­da­des grie­gas, el si­tio más al­to y for­ti­fi­ca­do.

A

ACRÓPOLIS DE ATENAS

acró­po­lis de ate­nas Ar­queol. Fa­mo­sa ciu­da­de­la de Ate­nas, si­tua­da so­bre una ro­ca de 70 m de al­tu­ra, a la que se lle­ga­ba por los Pro­pi­leos y en cu­ya ci­ma se le­van­ta­ba el Par­te­nón, cé­le­bre tem­plo de­di­ca­do a Pa­las Ate­nea (Mi­ner­va), ade­más de otros tem­plos, es­ta­tuas y obras de ar­te.

Acrópolis de Atenas. Panorámica nocturna. acrós­ti­co, ca (Del gr. akros­ti­chion; de akros, ex­tre­ mi­dad y sti­chos, ver­so.) adj. Aplí­ca­se a la com­po­si­ción poé­ti­ca en que las le­tras ini­cia­les, me­dias o fi­na­les de ca­ da ver­so for­man una pa­la­bra o una fra­se. Ú. t. c. s. m. acros­to­lio (Del gr. akros­tó­lion; de akros, ex­tre­mi­ dad y sto­los, par­te sa­lien­te de la proa de un bar­co.) m. Mar. Es­po­lón de las na­ves an­ti­guas. || Ador­no en la proa de un bar­co. acro­te­ra (Del lat. acro­te­ría y és­te del gr. akro­tê­rion; de akros, ex­tre­mi­dad.) f. Arq. Pe­des­tal que sir­ve de re­ ma­te en los fron­to­nes y so­bre el cual se sue­len co­lo­car ador­nos. acro­te­rio (Del gr. akro­tê­rion.) m. Arq. Pre­til so­bre los cor­ni­sa­mien­tos, he­cho pa­ra ocul­tar la al­tu­ra del te­ja­do. ac­ta (Del lat. ac­ta, pl. de ac­tum, ac­to.) f. Re­la­ción es­cri­ ta de lo que se de­li­be­ra en una jun­ta. || Do­cu­men­to que cer­ti­fi­ca el re­sul­ta­do de una elec­ción. || pl. His­to­ria coe­tá­ nea y de­bi­da­men­te au­to­ri­za­da de la vi­da y he­chos de un már­tir. || AC­TA NO­TA­RIAL. Re­la­ción fe­ha­cien­te, ex­ten­di­ da por un no­ta­rio, de he­chos que pre­sen­cia o au­to­ri­za. || LE­VAN­TAR AC­TA. frs. Ex­ten­der un ac­ta. a. C.t.h Quím. y Ter. Abre­via­tu­ra de Adre­no­cor­ti­co­trop­ hic hor­mo­ne o ADRE­NO­COR­TI­CO­TRO­FI­NA, de­sig­na­ ción de la hor­mo­na del ló­bu­lo an­te­rior de la hi­pó­fi­sis que es­ti­mu­la la pro­duc­ción de cor­ti­so­na. ac­ti­nia (Del gr. ak­tis, -inos, ra­yo.) f. Zool. Es­pe­cie de pó­li­pos ac­tí­ni­dos, co­no­ci­dos tam­bién con el nom­bre de es­tre­llas de mar y ané­mo­nas. ac­ti­nio (Del gr. ak­tís, -inos, ra­yo lu­mi­no­so.) m. Cuer­po ra­diac­ti­vo que se ha­lla en al­gu­nos com­pues­tos de ura­ nio. § El ac­ti­nio es un ele­men­to sim­ple y fue des­cu­bier­to por De­bier­ne en la ura­ni­ta, en 1899. Su símb. es Ac y su n. at. 89.; su pe­so ató­mi­co, 227. ac­ti­nis­mo (Del m, or, que ac­ti­nio.) m. Ac­ción quí­mi­ca de las ra­dia­cio­nes lu­mi­no­sas. ac­ti­nó­gra­fo (Del gr. ak­tis, -inos, ra­yo y grap­ho, es­ cri­bir.) m. Fís. Ac­ti­nó­me­tro re­gis­tra­dor. ac­ti­nó­me­tro (Del gr. ak­tis, -inos, ra­yo lu­mi­no­so y me­tron, me­di­da.) m. Ópt. Apa­ra­to pa­ra me­dir la in­ten­ si­dad de la luz y más es­pe­cial­men­te de las ra­dia­cio­nes so­la­res. ac­ti­no­mi­ce­to m. Mi­croor­ga­nis­mo que pro­vo­ca una en­fer­me­dad de­no­mi­na­da AC­TI­NO­MI­CO­SIS. ac­ti­no­mi­co­sis (Del gr. ak­tis, -inos, ra­yo y my­kés, hon­go.) f. Vet. En­fer­me­dad que ata­ca a los bo­vi­nos y que se ca­rac­te­ri­za por la apa­ri­ción de tu­mo­res de es­truc­tu­ra ra­dia­da en los ma­xi­la­res. ac­ti­no­mor­fo, fa (Del gr. ak­tís, -inos, ra­yo y morp­ he, for­ma.) adj. Aplí­ca­se a al­gu­nas ve­ces a ani­ma­les ra­ dia­dos. Bot. Dí­ce­se de las flo­res que pue­den se­pa­rar­se en dos mi­ta­des si­mé­tri­cas, por dos pla­nos dis­tin­tos a lo me­nos. ac­ti­no­ta (Del gr. ak­ti­no­tós, ra­dia­do.) f. An­fí­bol ver­de cla­ro, que se pre­sen­ta ge­ne­ral­men­te en ma­sas de es­ truc­tu­ra fi­bro­sa. ac­ti­tud (De ac­to.) f. Pos­tu­ra, dis­po­si­ción del cuer­po, en es­pe­cial cuan­do de­no­ta al­go ex­pre­si­va­men­te, o es de­ter­mi­na­da por un mo­vi­mien­to del áni­mo. || Pos­tu­ra de un ani­mal cuan­do lla­ma la aten­ción por al­gún mo­ti­vo. || fig. Dis­po­si­ción de áni­mo. ac­ti­var (De ac­ti­vo.) tr. Mo­ver, ace­le­rar, ex­ci­tar, avi­var. ac­ti­vi­dad (Del lat. ac­ti­vi­tas, -atis.) f. Fa­cul­tad de obrar. || Efi­ca­cia, di­li­gen­cia. || Pron­ti­tud, ra­pi­dez en el obrar. || pl. Con­jun­to de ope­ra­cio­nes o ta­reas pro­pias de una per­so­ na o de una en­ti­dad. || Véa­se ES­FE­RA DE AC­TI­VI­DAD. || EN AC­TI­VI­DAD. loc. adv. En ac­ción. ac­ti­vis­ta com. Agi­ta­dor po­lí­ti­co, miem­bro que en un gru­po in­ter­vie­ne ac­ti­va­men­te en la pro­pa­gan­da o prac­ti­ ca la ac­ción di­rec­ta.

26

ac­ti­vo, va (Del lat. ac­ti­vus.) adj. Que obra o tie­ne vir­tud de obrar. || Di­li­gen­te. || Que obra rá­pi­da­men­te o pro­du­ce su efec­to sin de­mo­ra. || Aplí­ca­se al fun­cio­na­rio mien­tras pres­ta ser­vi­cio. || Véa­se ARRE­PEN­TI­MIEN­TO, DI­VI­DEN­DO, ES­CÁN­DA­LO, FUE­RO, PAR­TI­CI­PA­CIÓN, SER­VI­CIO, VER­BO, VO­TO AC­TI­VO. || Véa­se AD­MI­NIS­ TRA­CIÓN, SI­TUA­CIÓN, VOZ AC­TI­VA. || Gram. Que de­ no­ta ac­ción. || m. Com. El con­jun­to de los de­re­chos, cré­ di­tos y va­lo­res que uno tie­ne en su fa­vor. || POR AC­TI­VA Y POR PA­SI­VA. frs. fig. y fam. De to­das ma­ne­ras. ac­to (Del lat. ac­tus.) m. Ac­ción. || Rea­li­za­ción so­lem­ne de al­go. || Ejer­ci­cio li­te­ra­rio que se ce­le­bra­ba en las uni­ ver­si­da­des, co­mo prue­ba de es­tu­dio o com­pe­ten­cia. || Ca­da una de las par­tes prin­ci­pa­les de una obra tea­tral. || Me­di­da de lon­gi­tud que se usa­ba en Ro­ma y equi­va­ lía apro­xi­ma­da­men­te a 36 me­tros. || Dis­po­si­ción le­gal. || Fil. Es­ta­do del ser que po­see la ple­ni­tud de per­fec­ción que le co­rres­pon­de por su na­tu­ra­le­za. || pl. Ac­tas de un con­ci­lio. || ant. For. Au­tos. || AC­TO CUA­DRA­DO. Me­di­da de su­per­fi­cie usa­da en Ro­ma, que te­nía 30 ac­tos mí­ni­ mos. || AC­TO DE CON­CI­LIA­CIÓN. Com­pa­re­cen­cia de los li­ti­gan­tes an­te el juez de paz o mu­ni­ci­pal pa­ra ver si pue­den lle­gar a un acuer­do y evi­tar el plei­to. || AC­TO DE CON­TRI­CIÓN. Arre­pen­ti­mien­to de ha­ber ofen­di­do a Dios. || Fór­mu­la con que se ex­pre­sa. || AC­TO DE PO­SE­ SIÓN. Uso o ejer­ci­cio de ella. || AC­TO DE PRE­SEN­CIA. Asis­ten­cia bre­ve y me­ra­men­te for­mu­la­ria a una reu­nión o ce­re­mo­nia. || AC­TO HU­MA­NO. Teol. El pro­ce­den­te de la vo­lun­tad li­bre que co­no­ce el bien o mal que se ha­ ce. || AC­TO JU­RÍ­DI­CO. For. He­cho vo­lun­ta­rio lí­ci­to que crea, mo­di­fi­ca o ex­tin­gue re­la­cio­nes de de­re­cho. || AC­TO MI­Ní­MO. Me­di­da de su­per­fi­cie usa­da en Ro­ma, que te­ nía cua­tro pies de an­cho por un ac­to de lar­go. || AC­TO PU­RO. Ser en el que na­da exis­te en po­ten­cia, es de­cir, aquel que no pre­ci­sa de otro pa­ra ser y exis­tir. Se di­ce ex­clu­si­va­men­te de Dios. || AC­TO DE LOS APÓS­TO­LES. Li­bro del Nue­vo Tes­ta­men­to, es­cri­to por el evan­ge­lis­ta San Lu­cas. Com­pren­de la his­to­ria de la fun­da­ción de la Igle­sia y de su pro­pa­ga­ción por los após­to­les. || AC­TOS PO­SI­TI­VOS. He­chos que ca­li­fi­can la lim­pie­za, vir­tud o no­ble­za de una per­so­na o fa­mi­lia. || AC­TO CON­TI­NUO, o SE­GUI­DO. Locs. advs. In­me­dia­ta­men­te des­pués. || EN AC­TO. m. adv. En pos­tu­ra, en ac­ti­tud de ha­cer al­gu­na co­sa. || EN EL AC­TO. m. adv. EN SE­GUI­DA. ac­tor (Del lat. ac­tor.) m. El que re­pre­sen­ta en el tea­tro o en el ci­ne. || Per­so­na­je de una obra li­te­ra­ria o de una ac­ción. || For. De­man­dan­te o acu­sa­dor. || AC­TOR CI­VIL. El que en jui­cio cri­mi­nal, sin acu­sar, exi­ge in­dem­ni­za­ción, re­sar­ci­mien­to o res­ti­tu­ción.

que da fe en los au­tos pro­ce­sa­les. || Véa­se VIS­TA AC­ TUA­RIO. || AC­TUA­RIO DE SE­GU­ROS. Per­so­na ver­sa­da en los co­no­ci­mien­tos con­cer­nien­tes a los se­gu­ros, que ase­so­ra a las en­ti­da­des ase­gu­ra­do­ras y ac­túa co­mo pe­ ri­to en las ope­ra­cio­nes de és­tas. ac­tuo­so, sa (Del lat. ac­tuo­sus.) adj. ant. So­lí­ci­to, di­ li­gen­te, cui­da­do­so. acua­che m. Méx. Com­pin­che, ca­ma­ra­da. Ú. m. en pl. acua­dri­llar tr. Reu­nir en cua­dri­lla. Ú. t. c. r. || Man­ dar una cua­dri­lla. acua­dri­llar tr. Chi­le. Ata­car mu­chos a uno. acua­for­tis­ta com. Gra­ba­dor de agua­fuer­tes. acua­re­la (Del ital. ac­qua­re­lla.) f. Pin­tu­ra he­cha con co­lo­res di­lui­dos en agua y sin em­plear el blan­co, co­lor és­te pa­ra el que se de­ja el fon­do del pa­pel o car­tón so­bre el cual se apli­ca. acua­rio (Del lat. aqua­rium.) m. De­pó­si­to ge­ne­ral­men­ te de cris­tal, lle­no de agua, en que se tie­nen vi­vos ani­ma­ les o ve­ge­ta­les acuá­ti­cos. acua­rio (Del lat. aqua­rium.) m. Edi­fi­cio en que se ex­ hi­ben ani­ma­les acuá­ti­cos vi­vos. || Astr. Un­dé­ci­mo sig­no o par­te del Zo­día­co, que el Sol re­co­rre apa­ren­te­men­te a me­dia­dos del in­vier­no en el he­mis­fe­rio sep­ten­trio­nal y a me­dia­dos del ve­ra­no en el he­mis­fe­rio aus­tral. || Cons­ te­la­ción zo­dia­cal que se ha­lla de­lan­te del sig­no de es­te nom­bre y un po­co ha­cia el orien­te. acuar­te­lar tr. Alo­jar la tro­pa en cuar­te­les. Ú. t. c. r. || Obli­gar a la tro­pa a per­ma­ne­cer acuar­te­la­da en pre­vi­ sión de al­gu­na al­te­ra­ción del or­den pú­bli­co. || Di­vi­dir en cuar­te­les un te­rre­no. || Mar. Pre­sen­tar más al vien­to la su­per­fi­cie de una ve­la de cu­chi­llo, lle­van­do su pu­ño ha­cia bar­lo­ven­to y ca­zán­do­la a es­ta ban­da, pa­ra que cai­ga la proa ha­cia la otra. acuar­ti­llar tr. Do­blar ex­ce­si­va­men­te las ca­ba­lle­rías las cuar­ti­llas cuan­do an­dan, por lle­var mu­cha car­ga o por de­bi­li­dad. acuá­ti­co, ca (Del lat. aqua­ti­cus.) adj. Que vi­ve en el agua. || Véa­se LEN­TE­JA, SA­LA­MAN­DRA ACUÁ­TI­CA. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al agua.

Plantas y flores acuáticas.

Actores en la puesta en escena de “La dama boba”, de Lope de Vega. ac­tor (Del lat. auc­tor.) m. ant. AU­TOR. ac­triz (Del lat. ac­trix.) f. Mu­jer que re­pre­sen­ta en el tea­tro o en el ci­ne­ma­tó­gra­fo. ac­tua­do, da p. p. de AC­TUAR. || adj. Acos­tum­bra­do o ejer­ci­ta­do. ac­tual (Del lat. ac­tua­lis.) adj. PRE­SEN­TE. || Que su­ce­ de, exis­te o se usa en el tiem­po de que se ha­bla. || Véa­se CAU­TE­RIO, PE­CA­DO AC­TUAL. ac­tua­li­dad (De ac­tual.) f. Tiem­po pre­sen­te. || Su­ce­ so que en un mo­men­to da­do atrae la aten­ción del co­ mún de la gen­te. ac­tua­li­zar tr. Po­ner en ac­to. || Ha­cer que sea ac­tual una co­sa, dar­le ac­tua­li­dad. ac­tuar (De ac­to.) tr. Po­ner en ac­ción. Ú. t. c. r. || Ha­ blan­do de al­go que se in­gie­re, di­ge­rir, ab­sor­ber, asi­mi­lar. || En­ten­der, pe­ne­trar la ver­dad; en­te­rar­se de al­go. Ú. t. c. r. || intr. Ejer­cer una per­so­na fun­cio­nes in­he­ren­tes a su car­go u ofi­cio. || De­fen­der con­clu­sio­nes pú­bli­cas en las uni­ver­si­da­des. || Prac­ti­car los ejer­ci­cios de una opo­si­ ción. || For. For­mar au­tos, pro­ce­der ju­di­cial­men­te. ac­tua­rio (Del lat. ac­tua­rius.) m. For. Au­xi­liar ju­di­cial

www.elbibliote.com

acua­tin­ta f. Gra­ba­do que imi­ta el di­bu­jo a la agua­ da. acua­ti­zar intr. Ama­rar. acu­ba­do, da adj. De fi­gu­ra de cu­bo o de cu­ba. acu­char tr. Col. Aco­rra­lar, es­tre­char, arrin­co­nar. acu­cha­ra­do, da adj. De for­ma se­me­jan­te a la pa­la de una cu­cha­ra. acu­cha­rar tr. Dar a una co­sa for­ma de cu­cha­ra. acu­chi­lla­do, da p. p. de ACU­CHI­LLAR. || adj. fig. Dí­ce­se de quien a fuer­za de tra­ba­jos y es­car­mien­tos se con­du­ce con pru­den­cia en las co­sas de la vi­da. || Dí­ce­se del ves­ti­do con aber­tu­ras se­me­jan­tes a cu­chi­lla­das, ba­jo las cua­les pue­de ver­se otra te­la dis­tin­ta. acu­chi­llar tr. Cor­tar, he­rir o ma­tar con cu­chi­llo, y, por ex­ten­sión, con otras ar­mas. || Hen­der­lo o cor­tar­lo, re­fi­rién­do­se al ai­re. || Ras­par el pi­so de ma­de­ra. || Acla­rar las plan­tas en los se­mi­lle­ros. || fig. La­brar cu­chi­lla­das en los ves­ti­dos, es­pe­cial­men­te en las man­gas, se­gún uso an­ti­guo. || rec. Dar­se cu­chi­lla­das. acu­chu­char tr. Chi­le. Es­tru­jar, aplas­tar, achu­char. acu­ciar (De acu­cia.) tr. Dar pri­sa, es­ti­mu­lar. || An­siar, an­he­lar, de­sear con ve­he­men­cia. || ant. Cui­dar di­li­gen­ te­men­te. acu­cio­so, sa (De acu­cia.) adj. Pre­su­ro­so, di­li­gen­te, so­lí­ci­to. || Mo­vi­do por de­seo ve­he­men­te. acu­cli­llar­se f. Po­ner­se en cu­cli­llas. acu­dir intr. Ir uno al lu­gar adon­de es lla­ma­do o adon­de le con­vie­ne ir. || Ir o asis­tir fre­cuen­te­men­te a al­gu­na par­te. || Ve­nir, pre­sen­tar­se o so­bre­ve­nir al­go. || Ir en so­co­rro de al­guien. || Aten­der. || Re­cu­rrir a al­guien. || Va­ler­se de una co­sa pa­ra al­gún fin. || Pro­du­cir o dar fru­tos la tie­rra o las plan­tas. || Co­rres­pon­der, ob­se­quiar o pa­gar. || Con­tes­tar o re­pli­car, ob­je­tar. || Eq. Obe­de­cer el ca­ba­llo. acue­duc­to (Del lat. ac­quae­duc­tus.) m. Con­duc­to ar­ ti­fi­cial pa­ra con­du­cir agua a lu­gar de­ter­mi­na­do, en es­pe­

ADAMADO,DA

27 cial el que abas­te­ce de aguas a una po­bla­ción. § Se usa más co­mún­men­te acue­duc­to pa­ra de­sig­nar un puen­te so­bre el cual pa­sa una con­duc­ción de agua. || Véa­se SER­VI­DUM­BRE DE ACUE­DUC­TO. acue­duc­to m. Con­duc­to por el cual pa­san al­gu­nos lí­qui­dos. || Anat. Nom­bre que re­ci­ben cier­tas ca­vi­da­des o con­duc­tos del cuer­po.

per­so­na­li­dad del de­re­cho y sus lí­mi­tes en el ré­gi­men de las su­ce­sio­nes se­gún el Có­di­go Ci­vil ar­gen­ti­no (18861965). || CRIS­TÓ­BAL DE—. Pu­bli­cis­ta y mi­sio­ne­ro es­ pa­ñol pre­di­ca­dor del Evan­ge­lio en­tre las tri­bus in­dí­ge­nas de Chi­le y Pe­rú. Es­cri­bió Des­cu­bri­mien­to del gran río de las Ama­zo­nas (1597-1647). || JUAN DE—. Mar­qués de Ca­sa­fuer­te, vi­rrey de Mé­xi­co des­de 1722 has­ta su muer­

A

a ella. || Dí­ce­se de la fru­ta muy ju­go­sa. || Véa­se DI­SO­LU­ CIÓN ACUO­SA. acu­pun­tu­ra (Del lat. acus, agu­ja y punc­tu­ra, pun­ za­da.) f. Cir. Ope­ra­ción usa­da des­de muy an­ti­guo por los chi­nos y ja­po­ne­ses, con­sis­ten­te en cla­var una o más agu­jas en el cuer­po hu­ma­no, con el fin de cu­rar cier­tas en­fer­me­da­des.

Acueducto para distribución de riego. ácueo, a (Del lat. aqueus.) adj. De agua. || De na­tu­ra­le­ za se­me­jan­te a la del agua. || Véa­se HU­MOR ÁCUEO. acuer­do (De acor­dar.) m. Re­so­lu­ción de un tri­bu­nal, jun­ta, cor­po­ra­ción, etc. || De­ci­sión o re­so­lu­ción pre­me­di­ ta­da de una so­la per­so­na. || Ma­du­rez, re­fle­xión en la de­ ter­mi­na­ción de al­go. || Co­no­ci­mien­to de al­gu­na co­sa. || Pa­re­cer, con­se­jo, dic­ta­men. || Me­mo­ria o re­cuer­do de las co­sas. || En lo an­ti­guo, reu­nión de los miem­bros de un tri­ bu­nal, pa­ra de­li­be­rar y re­sol­ver so­bre asun­tos de apli­ca­ ción ge­ne­ral. || For. LI­BRO DE, O DEL ACUER­DO. || Pint. Ar­mo­nía del co­lo­ri­do de un cua­dro. || DE ACUER­DO, m. adv. De con­for­mi­dad. Ú. m. con los ver­bos po­ner­se, es­ tar y que­dar. || Arg. Con­fir­ma­ción de un nom­bra­mien­to he­cho por el se­na­do. acuí­fe­ro, ra adj. Que con­tie­ne o lle­va agua. acui­tar tr. Po­ner en cui­ta o en apu­ro; afli­gir, es­tre­ char. Ú. t. c. r. acu­lar (De a y cu­lo.) tr. Ha­cer que un ani­mal, ca­rrua­je, etc., que­de arri­ma­do por de­trás a al­gu­na par­te. Ú. t. c. r. || fam. ARRIN­CO­NAR. Ú. t. c. r. || Mar. Arri­mar­se la na­ve a un ba­jo, o, en un mo­vi­mien­to de re­tro­ce­so, to­car en él con el co­das­te. acu­le­bri­na­do, da adj. Ar­till. Dí­ce­se del ca­ñón que por su gran lon­gi­tud es pa­re­ci­do a la cu­le­bri­na. acu­lei­for­me adj. Hist. Nat. De for­ma de agui­jón. acu­leo (Del lat. acu­leus.) m. Agui­jón. acu­llá (Del lat. ec­cum e illac.) adv. l. A la par­te opues­ ta del que ha­bla. acu­lli­co m. Arg. y Bol. Pas­ta de co­ca que se mas­ca. acul­tu­ra­ción f. Pro­ce­so de pér­di­da de cul­tu­ra de un pue­blo al en­trar en con­tac­to con otro. acu­mi­na­do, da (Del lat. acu­mi­na­tus.) adj. Que va dis­mi­nu­yen­do gra­dual­men­te has­ta ter­mi­nar en pun­ta. acu­mu­la­dor, ra (Del lat. ac­cu­mu­la­tor.) adj. Que acu­mu­la. Ú. t. c. s. || m. Apa­ra­to que re­co­ge la fuer­za vi­va so­bran­te de una má­qui­na a fin de uti­li­zar­la en mo­ men­to da­do. || Apa­ra­to que re­tie­ne en de­pó­si­to la ener­ gía eléc­tri­ca de­sa­rro­lla­da ar­ti­fi­cial­men­te, pa­ra su con­su­ mo a vo­lun­tad. || ACU­MU­LA­DOR HI­DRÁU­LI­CO. Apa­ra­to des­ti­na­do a pro­du­cir una ma­sa ar­ti­fi­cial de agua que ejer­za una pre­sión cons­tan­te en el lí­qui­do que ha de mo­ ver ma­qui­na­ria hi­dráu­li­ca. || ACU­MU­LA­DOR DE VA­POR. Aquel en que la pre­sión del va­por reem­pla­za la car­ga que se apo­ya en el arie­te. || ACU­MU­LA­DOR NEU­MÁ­TI­ CO. El que ac­cio­na co­mo el de va­por, pe­ro em­plean­do ai­re com­pri­mi­do. acu­mu­lar (Del lat. ac­cu­mu­la­re; de ad, a y cu­mu­la­ re, amon­to­nar.) tr. Jun­tar y amon­to­nar. || Im­pu­tar al­gu­na cul­pa o de­li­to. || For. Unir unos au­tos a otros, pa­ra que pro­nun­cie so­bre to­dos una so­la sen­ten­cia. acu­nar (De a y cu­na.) tr. Me­cer al ni­ño en la cu­na pa­ra que se que­de dor­mi­do. acu­ña (án­gel) Biog. Es­cri­tor y po­lí­ti­co ar­gen­ti­no au­ tor de En­sa­yos, Mi­tre his­to­ria­dor y La dis­ci­pli­na es­co­ lar, entre otras obras. De­sem­pe­ñó des­ta­ca­dos car­gos pú­bli­cos (1882-1957). || AU­RE­LIO SI­MÓN—. Es­cri­tor y ju­ris­con­sul­to ar­gen­ti­no au­tor de, en­tre otras obras, La

te. Na­ció en Li­ma y fue el pri­mer crio­llo que de­sem­pe­ñó fun­cio­nes de tal je­rar­quía. Sa­neó la ha­cien­da pú­bli­ca, so­ me­tió las tri­bus de Na­ya­rit, ins­ta­ló una fá­bri­ca de ca­ño­ nes en Ori­za­ba y rea­li­zó mu­chas obras más con bue­na ad­mi­nis­tra­ción, den­tro de un mar­co de rec­ti­tud y jus­ti­cia que pres­ti­gió su ges­tión gu­ber­na­ti­va (1657-1734). || LUIS AL­FRE­DO—. Ju­ris­con­sul­to ar­gen­ti­no na­ci­do en 1909. Pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y au­tor, en­tre otros, de un tra­ba­jo ti­tu­la­do Exa­men crí­ti­co so­bre la ins­ti­tu­ción del aban­do­no. || MA­MER­TO—. Mé­di­co pe­dia­tra ar­gen­ti­no. Rea­li­zó es­ tu­dios en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, Ber­lín, Vie­na y Ro­ma. Fue pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, di­rec­tor del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas y je­fe de Sa­la de la Asis­ten­cia Pú­bli­ca. Es­cri­bió, so­bre me­di­ci­na in­fan­til, Me­nin­gi­tis agu­da de la in­fan­cia, Es­tu­dio de las ane­mias de la in­fan­cia y Ali­men­ta­ción del ni­ño (1875-1957). || MA­NUEL—. Poe­ta mexicano, ro­ mán­ti­co y emo­ti­vo, cu­ya poe­sía ha in­flui­do no­ta­ble­men­te en la li­te­ra­tu­ra de su país. Com­pu­so, en­tre otras obras, Es­pe­ran­za, Ayer y hoy, Noc­tur­no a Ro­sa­rio y An­te un ca­dá­ver. Se sui­ci­dó a la edad de 24 años (1849-1873). || MA­NUEL DE—. Sa­cer­do­te do­mi­ni­co chi­le­no que coo­pe­ ró gran­de­men­te al ade­lan­to de su pa­tria (1701-1781). || —DE FI­GUE­ROA (FRAN­CIS­CO). Poe­ta uru­gua­yo na­ci­do en Mon­te­vi­deo. Rea­li­zó par­te de sus es­tu­dios en Bue­nos Ai­res y es au­tor de nu­me­ro­sas obras lí­ri­cas, pa­trió­ti­cas y epi­gra­má­ti­cas. En 1890 se pu­bli­ca­ron sus Obras com­ ple­tas. Com­pu­so las le­tras de los him­nos de Uru­guay y Pa­ra­guay (1791-1862). acu­ña Geog. Loc. de Ar­gen­ti­na, per­te­ne­cien­te al dep. de Mon­te Ca­se­ros, prov. de Co­rrien­tes. || Ciudad de Mé­ xi­co, en el est. de Coa­hui­la. 11.487.70 km2. 126.238 hab. Cab. del Mun. del mismo nombre. acu­ñar tr. Im­pri­mir y se­llar por me­dio de cu­ño o tro­ quel una pie­za de me­tal. Dí­ce­se en es­pe­cial de las mo­ ne­das y me­da­llas. || Re­fi­rién­do­se a la mo­ne­da, ha­cer­la, fa­bri­car­la. acuo­so, sa (Del lat. aquo­sus.) adj. Que tie­ne abun­ dan­cia de agua. || Pa­re­ci­do al agua. || De agua o re­la­ti­vo

Antigua máquina de acuñar. Casa de la moneda, Bolivia.

www.elbibliote.com

Acupuntura. acu­rru­car­se (De a y cu­rru­ca.) r. En­co­ger­se pa­ra res­guar­dar­se del frío, del vien­to, etc. acu­sar (Del lat. ac­cu­sa­re; de ad, a y cau­sa, cau­sa.) tr. Im­pu­tar a al­guien al­gún de­li­to, vi­cio u otro he­cho ilí­ci­to o vi­tu­pe­ra­ble. || De­la­tar, de­nun­ciar. Ú. t. c. r. || No­tar, ta­char. || Cen­su­rar, re­con­ve­nir, re­pren­der. || Avi­sar, no­ti­ciar el re­ ci­bo de car­tas con que ga­na cier­to nú­me­ro de tan­tos. || For. Ex­po­ner de­fin­ti­va­men­te en jui­cio los car­gos con­tra el acu­sa­do y las prue­bas res­pec­ti­vas. || r. De­cla­rar, con­fe­ sar uno sus cul­pas o car­gos. || En los de­por­tes, mos­trar un ju­ga­dor o atle­ta fal­ta de pre­pa­ra­ción fí­si­ca. Re­fle­jar la con­tun­den­cia y efec­tos de un gol­pe re­ci­bi­do. acu­sa­ti­vo (Del ital. ac­cu­sa­ti­vus.) m. Gram. Cuar­to ca­ so de la de­cli­na­ción. In­di­ca el com­ple­men­to di­rec­to del ver­bo y, en cas­te­lla­no, unas ve­ces lle­va la pre­po­si­ción a y otras no. acu­se m. Ac­ción y efec­to de acu­sar re­ci­bo de car­tas, ofi­cios, etc., o de­cla­rar el ju­ga­dor de­ter­mi­na­das car­tas. || Ca­da uno de los nai­pes que sir­ve pa­ra acu­sar. acús­ti­ca (Del gr. akous­ti­kê, term. f. de akous­ti­kós, acús­ti­co.) f. Par­te de la fí­si­ca que es­tu­dia la for­ma­ción y pro­pa­ga­ción de los so­ni­dos. acús­ti­co, ca (Del gr. akous­ti­kós; de akouo, oír.) adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al ór­ga­no del oí­do. || Per­te­ne­ cien­te o re­la­ti­vo a la acús­ti­ca. || Fa­vo­ra­ble pa­ra la pro­pa­ ga­ción del so­ni­do. || Véa­se FO­CO ACÚS­TI­CO. || Véa­se COR­NE­TA ACÚS­TI­CA. § Aplí­ca­se es­pe­cial­men­te a cier­ tos apa­ra­tos y dis­po­si­ti­vos que sir­ven pa­ra am­pliar las vi­bra­cio­nes del so­ni­do o trans­mi­tir­las a cier­ta dis­tan­cia, co­mo los tu­bos acús­ti­cos. acu­tán­gu­lo (Del lat. acu­tus, agu­do y an­gu­lus, án­gu­ lo.) adj. Geom. Trián­gu­lo cu­yos tres án­gu­los son agu­dos. ada­ci­lla f. Plan­ta gra­mí­nea, va­rie­dad de la ada­za, de la que se di­fe­ren­cia por ser ella y su si­mien­te más pe­que­ña. ada­fi­na (Del ár. ada­fi­na, la ocul­ta o cu­bier­ta.) f. Olla que co­lo­can los he­breos al ano­che­cer del vier­nes en un ana­fe, pa­ra co­mer su con­te­ni­do el sá­ba­do. ada­gio (Del lat. ada­gio.) m. Mús. Uno de los ai­res len­ tos del rit­mo mu­si­cal. || Com­po­si­ción mu­si­cal, o par­te de ella, en es­te ai­re o rit­mo. ada­la f. Mar. Da­la. ada­lid (Del ár. ada­lil, guía.) m. Cau­di­llo o je­fe de gen­te de gue­rra. || fig. Guía y ca­be­za, o in­di­vi­duo muy se­ña­la­do de una es­cue­la, par­ti­do, etc. || ADA­LID MA­YOR. Car­go o em­pleo de la mi­li­cia an­ti­gua es­pa­ño­la, que en cier­to mo­ do equi­va­le a lo que des­pués se lla­mó maes­tre de cam­ po ge­ne­ral y hoy se di­ce je­fe de es­ta­do ma­yor ge­ne­ral. ada­ma­do, da p. p. de ADA­MAR­SE. || adj. Dí­ce­se del hom­bre de fac­cio­nes, ta­lle y mo­da­les de­li­ca­dos co­mo los de la mu­jer. || Re­fi­rién­do­se a per­so­nas, fi­no, ele­gan­

A

ADAMANTINO, NA

te. || Aplí­ca­se a la mu­jer vul­gar que tie­ne apa­rien­cias de da­ma. ada­man­ti­no, na adj. Aplí­ca­se a las va­rie­da­des, opa­ cas y cris­ta­li­nas en rom­boe­dros, de co­rin­dón pro­ve­nien­ te de In­dia. || Anat. Dí­ce­se de las sus­tan­cias que for­man el es­mal­te de la den­ta­du­ra. ada­mar (De ada­mar.) m. ant. Ob­se­quio, fi­ne­za, pren­ da de amor o ca­ri­ño. ada­mar (Del lat. ada­ma­re; de ad, a y ama­re, amar.) tr. Re­que­brar, cor­te­jar. || ant. Amar con ve­he­men­cia. ada­mar­se (De a y da­ma.) r. Adel­ga­zar­se el hom­bre o ha­cer­se de­li­ca­do co­mo la mu­jer. ada­mas­car tr. Ha­cer o fa­bri­car te­las con di­bu­jos o bor­da­dos ada­mas­ca­dos. adán (Por alu­sión a la des­nu­dez del pri­mer hom­bre.) m. fig. y fam. Hom­bre de­sa­li­ña­do, su­cio o ha­ra­po­so. || Hom­bre apá­ti­co, in­do­len­te y des­cui­da­do. adán Hist. Sag. Nom­bre del pri­mer hom­bre y pa­dre de la hu­ma­ni­dad. En el Gé­ne­sis, pri­mer li­bro de la Bi­blia, se de­ta­lla có­mo el Crea­dor lo for­mó de ba­rro y le in­fun­dió el al­ma, ha­cién­do­le a su ima­gen y se­me­jan­za. ada­na Geog. Prov. de Tur­quía en Ana­to­lia. Sup. 14.030 km2; pobl. aprox. 2.000.050 hab. || Ciu­dad ca­pi­tal de la prov. ho­mó­ni­ma, en Ana­to­lia, Tur­quía. Cuarta ciudad más importante de Turquía, supera los 1.600.000 hab. Gran centro comercial, agricultor y turístico. adap­ta­ción f. Ac­ción y efec­to de adap­tar o adap­tar­se. adap­tar (Del lat. adap­ta­re; de ad, a y ap­ta­re, aco­mo­dar.) tr. Aco­mo­dar, ajus­tar, apli­car una co­sa a otra. Ú. t. c. r. || r. fig. Re­fi­rién­do­se a per­so­nas, aco­mo­dar­se, ave­nir­se a si­tua­cio­nes, cir­cuns­tan­cias, et­cé­te­ra. adar­ce (Del lat. adar­ce.) m. Cos­tra sa­li­na que el agua de mar for­ma en los ob­je­tos que mo­ja.

Adarce. adar­ga Es­cu­do de cue­ro de for­ma alar­ga­da, ova­la­ da o aco­ra­zo­na­da usa­do en Es­pa­ña a fi­nes de la Edad Me­dia. adar­gar tr. Cu­brir con la adar­ga pa­ra de­fen­der. Ú. t. c. r. || fig. De­fen­der, res­guar­dar, pro­te­ger. Ú. t. c. re­ fle­xi­vo. adar­me (Del ár. adir­hem.) m. Pe­so de tres to­mi­nes, equi­va­len­te a 179 cen­tí­gra­mos. || fig. Can­ti­dad, por­ción mí­ni­ma de al­go. || POR ADAR­MES. m. adv. fig. Mez­qui­ na­men­te, en cor­tas por­cio­nes o can­ti­da­des. adar­var (Del ár. ita­ra­ba, ser sa­cu­di­do.) tr. Pas­mar, atur­dir, des­con­cer­tar. Ú. t. c. r. adar­var tr. For­ti­fi­car con adar­ves. adar­ve (Del ár. adarb.) m. Ca­mi­no en lo al­to de una for­ti­fi­ca­ción, de­trás del pa­ra­pe­to. || fig. De­fen­sa, pro­tec­ ción. || ant. Mu­ro de una for­ta­le­za. ada­tar tr. DA­TAR. Ú. c. c. r. ada­za (Del ár. ada­ça.) f. Bot. Za­hi­na. ad­den­da (Voz la­ti­na.) m. Adi­cio­nes o com­ple­men­tos de una obra es­cri­ta. ad­dis abe­ba Geog. Ciu­dad ca­pi­tal de Etio­pía des­de 1894.Es la mayor ciudad del país, con 3.384.569 hab. Al­ ter­na edi­fi­ca­ción mo­der­na con otra de es­ti­lo tra­di­cio­nal. ade­ce­nar tr. Di­vi­dir en de­ce­nas, u or­de­nar por de­ ce­nas. ade­cen­tar tr. Po­ner de­cen­te. Ú. m. c. r. ade­cuar (Del lat. adae­qua­re; de ad, a y ae­qua­re, igua­lar.) tr. Aco­mo­dar, pro­por­cio­nar, apro­piar una co­sa a otra. Ú. t. c. r. ade­fa­gia (Del gr. adep­ha­gía.) f. Zool. Vo­ra­ci­dad. ade­fe­sie­ro, ra adj. Amér. Me­rid. Que es ri­dí­cu­lo o ex­tra­va­gan­te por su mo­do de ves­tir. ade­fe­sio (De ad ep­he­sios.) m. fam. Des­pro­pó­si­to, dis­pa­ra­te, ex­tra­va­gan­cia. Ú. m. en pl. || Tra­je, pren­da de ves­tir o ador­no ex­tra­va­gan­te y ri­dí­cu­lo. || Per­so­na de as­ pec­to ex­tra­va­gan­te y ex­ce­si­va­men­te ri­dí­cu­lo. ade­ha­la (Del ár. ade­ja­la, in­gre­so.) f. Lo que se da de

28 gra­cia o se fi­ja co­mo obli­ga­to­rio so­bre el pre­cio de lo que se to­ma en arren­da­mien­to o se com­pra. || Lo que se agre­ga de ga­jes, gra­ti­fic ­ a­ción o emo­lu­men­to al suel­do. ade­he­sar tr. Con­ver­tir, trans­for­mar, ha­cer de­he­sa al­ gu­na tie­rra. Ade­lai­dE Geog. Ciu­dad de Aus­tra­lia, cap. del es­ta­do de Aus­tra­lia Me­ri­dio­nal. Ciudad más poblada del país, supera los 1.500.000 ha­bi­tan­tes. Uni­ver­si­dad. Va­rias lí­ neas fe­rro­via­rias. Im­por­tan­te cen­tro co­mer­cial y cultural. Sede gubernamental. Fun­di­cio­nes, etc.

adel­ga­zar (De a y del­ga­zar.) tr. Po­ner del­ga­do a al­ guien o al­go. Ú. t. c. r. || fig. Pu­ri­fi­car, de­pu­rar al­gu­na ma­ te­ria. || Su­ti­li­zar, dis­cu­rrir con in­ge­nio o su­ti­le­za. || ant. fig. Dis­mi­nuir, acor­tar. || intr. En­fla­que­cer, po­ner­se del­ga­do. ade­mán (Del lat. ad, a; de, de y ma­nus, ma­no.) m. Mo­vi­mien­to del cuer­po o de al­gu­na par­te su­ya, con que se ex­pre­sa al­gún afec­to del áni­mo o cier­tos pro­pó­si­tos y re­so­lu­cio­nes. Hi­zo ADE­MÁN de huir; im­pu­so si­len­cio con un ADE­MÁN. || pl. Mo­da­les. || EN ADE­MÁN DE. m. adv. En ac­ti­tud de ir a eje­cu­tar al­go. ade­más (De a y de­más.) adv. c. A más de es­to o aque­ llo. || p. us. Con ex­ce­so o de­ma­sía. Aden Geog. Ciudad de la Re­pú­bli­ca del Ye­men. Puerto principal y capital económica del país. Su­per­fi­cie: 6.980 km2. 800.000 hab. || GOL­FO DE—. Gol­fo for­ma­do por el mar de Ara­bia, en­tre el ca­bo Guar­da­fuí y el es­tre­cho de Bab-el-Man­deb.

Adelaide. ade­lan­ta­do, da p. p. de ADE­LAN­TAR. || adj. PRE­ COZ. || Aven­ta­ja­do, ex­ce­len­te. || fig. Atre­vi­do, im­pru­den­ te, irres­pe­tuo­so. || m. An­ti­gua­men­te, go­ber­na­dor mi­li­tar y po­lí­ti­co de una pro­vin­cia fron­te­ri­za. || En la an­ti­güe­dad y en los tiem­pos de paz, pre­si­den­te o jus­ti­cia ma­yor del rei­no o de pro­vin­cia o dis­tri­to de­ter­mi­na­dos y ca­pi­tán ge­ne­ral en ti­pos de gue­rra. Re­ci­bía la de­no­mi­na­ción de ADE­LAN­TA­DO MA­YOR .|| ADE­LAN­TA­DO DE LA COR­TE, o DEL REY. El que cuan­do el rey no po­dría ad­mi­nis­trar jus­ti­cia por sí mis­mo, oía las al­za­das he­chas an­te el mo­ nar­ca por per­so­nas agra­via­das en sen­ten­cia de jue­ces. || ADE­LAN­TA­DO DE MAR. Je­fe de una ex­pe­di­ción ma­rí­ti­ ma, a quien se con­ce­día de an­te­ma­no el go­bier­no de las tie­rras que con­quis­ta­se o des­cu­brie­se. || POR ADE­LAN­ TA­DO. m. adv. An­ti­ci­pa­da­men­te. ade­lan­tar tr. Mo­ver o lle­var ha­cia ade­lan­te. Ú. t. c. r. Apre­su­rar, ace­le­rar. || An­ti­ci­par. ADE­LAN­TAR el re­gre­so, la par­ti­da, etc. || Ga­nar la de­lan­te­ra a al­guien. Ú. m. c. r. || Co­rrer ha­cia ade­lan­te las agu­jas del re­loj, o to­car su re­ gis­tro pa­ra que el vo­lan­te o la pén­do­la mar­chen con más ve­lo­ci­dad. || Tra­tán­do­se del re­loj, ha­cer an­dar sus sae­tas ha­cia ade­lan­te. || fig. Me­jo­rar, au­men­tar, ha­cer pro­gre­ sos. || Aña­dir o in­ven­tar en al­gu­na ma­te­ria. || Aven­ta­jar, ex­ce­der a al­guien. Ú. t. c. r. || Po­ner de­lan­te. || ant. Lle­var ade­lan­te, man­te­ner. || intr. An­dar el re­loj con más ve­lo­ ci­dad que la de­bi­da. Ú. t. c. r. || Pro­gre­sar en es­tu­dios, ro­bus­tez, etc. ade­lan­te (De a y de­lan­te.) adv. l. Más allá. El ca­mi­no es­tá obs­trui­do y re­sul­ta im­po­si­ble se­guir ADE­LAN­TE. || Ha­cia la par­te opues­ta. Se apro­xi­ma al­guien por el ca­mi­ no ADE­LAN­TE. || adv. t. Con pre­po­si­ción an­te­pues­ta o si­guien­do in­me­dia­ta­men­te a al­gu­nos ad­ver­bios de es­ta cla­se, in­di­ca tiem­po fu­tu­ro. En ADE­LAN­TE; de hoy en ADE­LAN­TE; pa­ra más ADE­LAN­TE. || ¡ADE­LAN­TE! int. usa­da pa­ra or­de­nar o per­mi­tir que al­guien en­tre en al­gu­ na par­te o si­ga ha­blan­do, an­dan­do, etc. ade­ler (ol­ga jes­per­sen de) Biog. Es­cri­to­ra ar­ gen­ti­na de ori­gen di­na­mar­qués (1877-1968), au­to­ra de, en­tre otras obras, Jun­to al fue­go y Jaz­mín del país. adel­fa (Del ár. ade­fla.) f. Ar­bus­to apo­ci­ná­ceo ve­ne­no­ so, con gru­pos de flo­res blan­cas, ro­ji­zas, ro­sas o ama­ ri­llas. Es muy ra­mo­so y de ho­jas per­sis­ten­tes pa­re­ci­das a las del lau­rel. adel­fi­lla (dim. de adel­fa.) f. Plan­ta ti­me­leá­cea, de flo­res ver­do­sas o ama­ri­llen­tas y fru­to ao­va­do, ne­gro cuan­do es­tá ma­du­ro. Al­can­za un me­tro de al­tu­ra y tie­ ne ho­jas per­sis­ten­tes lan­ceo­la­das, de co­lor ver­de os­cu­ro en la haz.

Adén. Tiendas flotantes en el puerto. ade­nauer (con­ra­do) Biog. Ju­risconsulto y po­lí­ti­co ale­mán (1876-1967). En 1948 pre­si­dió la co­mi­sión par­la­ men­ta­ria que re­dac­tó la cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Fe­ de­ral Ale­ma­na. Ocu­pó el car­go de pri­mer mi­nis­tro des­de 1951 has­ta 1964.

Conrado Adenauer. ade­nia (Del gr. adên, glán­du­la.) f. Pat. Hi­per­tro­fia sim­ ple de los gan­glios lin­fá­ti­cos. ade­ni­tis (Del gr. adên, glán­du­la.) f. Pat. In­fla­ma­ción de las glán­du­las y par­ti­cu­lar­men­te de los gan­glios lin­ fá­ti­cos. ade­no­gra­fía (Del gr. adên, ade­nos, glán­du­la y grap­ ho, des­cri­bir.) f. Anat. Par­te de la ana­to­mía que des­cri­be las glán­du­las. ade­noi­deo, a (Del gr. adên, ade­nos, glán­du­la y ei­ dos, for­ma.) adj. Per­te­ne­cien­te a las glán­du­las y a los gan­glios lin­fá­ti­cos, o se­me­jan­te al te­ji­do glan­du­lar. || Véa­ se VE­GE­TA­CIÓN ADE­NOI­DEA. ade­no­lo­gía (Del gr. adên, glán­du­la y lo­gos, dis­cur­ so.) f. Par­te de la ana­to­mía que tra­ta de las glán­du­las. ade­no­ma (Del. gr. adên, glán­du­la y oma, ter­mi­na­ción

Adelfilla.

www.elbibliote.com

ADJUDICAR

29 que en me­di­ci­na sig­ni­fi­ca tu­mor.) m. Pat. Tu­mor cu­ya es­ truc­tu­ra es se­me­jan­te a la de las glán­du­las. || Hi­per­tro­fia glan­du­lar. ade­no­pa­tía (Del. gr. adên, glán­du­la y pat­hos, en­fer­ me­dad.) f. Pat. En­fer­me­dad de las glán­du­las y par­ti­cu­lar­ men­te las de los gan­glios lin­fá­ti­cos. aden­te­llar (Del m. or, que den­te­llar.) tr. Hin­car los dien­tes. || p. us. fig. MOR­DER, mur­mu­rar. || Arq. De­jar dien­tes o ada­ra­jas en una pa­red. aden­trar­se (De aden­tro.) r. Pe­ne­trar en lo in­te­rior de una co­sa. Ú. t. c. intr. || Pa­sar por den­tro. aden­trar­se r. vulg. In­tro­du­cir­se, me­ter­se. aden­tro (De a y den­tro.) adv. l. A lo in­te­rior, o en lo in­te­rior. Sue­le ir pos­pues­to a nom­bres sus­tan­ti­vos en cons­truc­cio­nes co­mo las si­guien­tes; Tie­rra ADEN­TRO; de puer­tas ADEN­TRO; mar ADEN­TRO. || m. pl. Lo in­ te­rior del áni­mo. Pen­só pa­ra sus ADEN­TROS que le era im­po­si­ble huir. || ¡ADEN­TRO! int. usa­da pa­ra or­de­nar o in­vi­tar a que se en­tre en al­gu­na par­te. adep­to, ta (Del lat. adep­tus.) adj. Ini­cia­do en los ar­ ca­nos o se­cre­tos de la al­qui­mia. Ú. t. c. s. || Por ext., afi­lia­do en al­gu­na aso­cia­ción o sec­ta, es­pe­cial­men­te si es clan­des­ti­na. Ú. t. c. s. || Par­ti­da­rio de al­gu­na idea o per­so­na. Ú. t. c. s. ade­re­zar (De a y de­re­zar.) tr. Com­po­ner, ador­nar, aci­ca­lar, her­mo­sear. Ú. t. c. r. || GUI­SAR. || Sa­zo­nar o con­di­men­tar los man­ja­res. || Dis­po­ner o pre­pa­rar. Ú. t. c. r. || Re­men­dar, com­po­ner, re­pa­rar al­gu­na co­sa. || Com­ po­ner con cier­tos in­gre­dien­tes al­gu­nas be­bi­das pa­ra que se pa­rez­can a otras o pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad. || Pre­pa­rar con go­ma al­gu­nos te­ji­dos pa­ra que to­men con­sis­ten­cia y ofrez­can me­jor as­pec­to. || Di­ri­gir, en­ca­mi­nar, guiar. Ú. t. c. r. || fig. Acom­pa­ñar una ac­ción con al­go que le aña­da gra­cia o ador­no. ade­re­zo (De ade­re­zar.) m. Ac­ción y efec­to de ade­re­ zar o ade­re­zar­se. || Lo que se uti­li­za o sir­ve pa­ra ade­re­ zar. || Dis­po­si­ción, pre­ven­ción de lo ne­ce­sa­rio o con­ve­ nien­te pa­ra al­gu­na co­sa. || Jue­go de jo­yas, com­pues­to por lo co­mún de co­llar, pen­dien­tes y pul­se­ras. || Arreos y jae­ces del ca­ba­llo. || Guar­ni­ción de al­gu­nas ar­mas blan­ cas y bo­ca y con­te­ra de su vai­na. || ME­DIO ADE­RE­ZO. Jue­go de jo­yas com­pues­to de pen­dien­tes y un al­fi­ler pa­ra el pe­cho. ade­rra (Del ár. ade­ra, cuer­da tren­za­da.) f. Ma­ro­mi­ lla de jun­co o de es­par­to que se uti­li­za pa­ra apre­tar el oru­jo. ades­tra­do, da p. p. de ADES­TRAR. || adj. Blas. Aplí­ca­se al es­cu­do que tie­ne al­gu­na par­ti­ción o fi­gu­ra en el la­do dies­tro, e igual­men­te al bla­són o fi­gu­ra prin­ci­pal a cu­ya dies­tra hay otra. ades­trar tr. Adies­trar. adeu­dar (De a y deu­da.) tr. Re­fir­ ién­do­se a per­so­nas, me­ter en deu­das o en­tram­par; de­ber o te­ner deu­das, re­fi­rién­do­se a com­ple­men­to de co­sas. Ú. m. c. r. || Sa­ tis­fa­cer im­pues­to o con­tri­bu­ción. || ant. Obli­gar, exi­gir. || Com. CAR­GAR, ano­tar en cuen­ta co­rrien­te una par­ti­da que co­rres­pon­de al de­be. || intr. Con­traer deu­do, em­pa­ ren­tar. || r. EN­DEU­DAR­SE. ad­he­ren­cia f. Unión fí­si­ca, pe­ga­du­ra de las co­sas. || Unión de cier­tas par­tes del cuer­po que nor­mal­men­te de­ben es­tar se­pa­ra­das. ad­he­ren­te (Del lat. ad­hae­rens, -en­tis.) p. a. de AD­ HE­RIR. Que ad­hie­re o se ad­hie­re. || adj. Ane­xo, uni­do o pe­ga­do a una co­sa. || m. Ins­tru­men­to o re­qui­si­to ne­ce­ sa­rio pa­ra al­gu­na co­sa. Ú. m. en pl. ad­he­rir (Del lat. ad­hae­re­re; de ad, a y hae­re­re, es­tar uni­do.) intr. Pe­gar­se, unir­se una co­sa con otra. Ú. m. c. r. || fig. Con­ve­nir en un dic­ta­men o par­ti­do y abra­zar­lo. Ú. m. c. r. || r. For. Uti­li­zar, quien no lo ha­bía in­ter­pues­to, el re­cur­so en­ta­bla­do por la par­te con­tra­ria. ad­he­sión (Del lat. ad­hae­sio, -onis.) f. AD­HE­REN­CIA. || Ac­ción y efec­to de ad­he­rir o ad­he­rir­se. ad­he­si­vo, va (Del lat. ad­hae­sum, su­pi­no de ad­hae­re­ re, ad­he­rir.) adj. Que tie­ne la pro­pie­dad de ad­he­rir­se. ad hoc (Li­te­ral­men­te, pa­ra es­to.) expr. adv. lat. Pa­ra un fin de­ter­mi­na­do. ád hó­no­rem (Li­te­ral­men­te, por el ho­nor.) loc. lat. Sin re­com­pen­sa, sin pro­ve­cho ma­te­rial. adia­bá­ti­co, ca adj. Fís. Aplí­ca­se a los cuer­pos im­ pe­ne­tra­bles al ca­lor. adia­fo­re­sis (Del gr. a, priv. y diap­ho­re­sis, trans­pi­ra­ ción.) f. Med. Su­pre­sión o apre­cia­ble dis­mi­nu­ción de la trans­pi­ra­ción cu­tá­nea. adia­man­ta­do, da adj. Que se pa­re­ce al dia­man­te en la du­re­za o en al­gu­na de sus cua­li­da­des. adian­to m. Bot. Cu­lan­tri­llo. adiar tr. Fi­jar o se­ña­lar día. adic­ción f. Há­bi­to o cos­tum­bre que ge­ne­ra una si­tua­ ción de de­pen��den­cia. adi­ción (Del lat. ad­di­tio, -onis.) f. Ac­ción y efec­to de

agre­gar o aña­dir. || Lo que se au­men­ta o aña­de en al­ gu­na obra o es­cri­to. || No­ta o re­pa­ro que se po­ne a las cuen­tas. || Mat. Ope­ra­ción de su­mar. adi­cio­nar tr. Ha­cer o po­ner adi­cio­nes. adic­to, ta (Del lat. ad­dic­tus.) adj. De­di­ca­do, afec­to, muy in­cli­na­do, ape­ga­do. Ú. t. c. s. || Agre­ga­do a otro u otros pa­ra de­sem­pe­ñar al­gún car­go o en­ten­der en al­gún asun­to. Ú. t. c. s. adies­tra­do, da p. p. de ADIES­TRAR. || adj. Blas. Dí­ce­se de la pie­za que tie­ne otra a su de­re­cha. adies­trar tr. Ha­cer dies­tro. Ú. t. c. s. || Ins­truir, en­se­ ñar. Ú. t. c. r. || Guiar, en­ca­mi­nar.

A

Tejido adiposo.

Adiestrar. Adiestramiento militar. adie­tar tr. Po­ner o so­me­ter a die­ta. Ú. t. c. r. adi­gio Geog. Río de Eu­ro­pa en el nor­te de Ita­lia que na­ce en los Al­pes y de­sa­gua con el río Po en el mar Adriá­ti­co. Su lon­gi­tud es de 409 km y drena una cuenta de 12.100 km2. adi­na­mia (Del gr. ady­na­mía; de a, priv. y dy­na­mis, fuer­za.) f. Pat. De­bi­li­dad o pos­tra­ción de las fuer­zas or­ gá­ni­cas. adi­ne­rar tr. Acu­mu­lar ri­que­zas. Ú. t. c. r. adin­te­la­do, da adj. Arq. Dí­ce­se del ar­co que de­ge­ ne­ra en lí­nea rec­ta. adiós int. A DIOS. || m. Des­pe­di­da. adi­po­ci­ra (Del lat. adi­po­ce­ra; de adeps, gra­sa y ce­ra, ce­ra.) f. Sus­tan­cia gri­sá­cea blan­da y ja­bo­no­sa, pro­duc­ to de la des­com­po­si­ción de ca­dá­ve­res su­mer­gi­dos en agua o se­pul­ta­dos en te­rre­no hú­me­do. Se de­no­mi­na tam­bién gra­sa ca­da­vé­ri­ca. adi­po­sis (Del lat. adeps, -ipis, gra­sa.) f. Pat. Obe­si­dad. adi­po­so (Del lat. adi­po­sus.) adj. Anat. Gra­sien­to, lle­no

Río Adigio en la ciudad de Verona, Italia.

www.elbibliote.com

de gra­sa o gor­du­ra; de la na­tu­ra­le­za de la gra­sa. Dí­ce­se del te­ji­do for­ma­do por cé­lu­las de gra­sa. adir (Del lat. adi­re; de ad, a, e ire, ir.) tr. For Acep­tar la he­ren­cia. adi­ron­dack Geog. Mon­tes del N del est. de Nue­va York, en Es­ta­dos Uni­dos, cu­yo pun­to más ele­va­do es el Marcy de 1.629 m. adi­ta­men­to (Del lat. ad­di­ta­men­tum.) m. Aña­di­du­ra. adi­ti­vo, va (Del lat. ad­di­ti­vus.) adj. Mat. Que se pue­de agre­gar, que de­be agre­gar­se. adi­vi­nan­za f. Adi­vi­na­ción. || Acer­ti­jo. adi­vi­nar (Del lat. ad­di­vi­na­re.) tr. Pre­de­cir lo fu­tu­ro o des­cu­brir, por me­dio de agüe­ros o sor­ti­le­gios, las co­sas ocul­tas. || Des­cu­brir por con­je­tu­ras lo ocul­to o ig­no­ra­do. || Des­ci­frar o acer­tar un enig­ma. adi­vi­no, na s. Per­so­na que adi­vi­na. ad­je­ti­va­ción f. Ac­ción de ad­je­ti­var o ad­je­ti­var­se. ad­je­ti­vo, va (Del lat. adiec­ti­vus, de adiec­tus, agre­ ga­do.) adj. Que de­no­ta re­la­ción a una cua­li­dad o ac­ci­ den­te. || Gram. Nom­bre ad­je­ti­vo. Ú. m. c. s. m. || Véa­se VER­BO AD­JE­TI­VO. || Per­te­ne­cien­te al ad­je­ti­vo o que par­ti­ci­pa de su na­tu­ra­le­za. || fig. Véa­se LEY AD­JE­TI­VA. || AD­JE­TI­VO ABUN­DAN­CIAL. El que im­pli­ca idea de abun­dan­cia; co­mo are­no­so, mon­ta­ño­so. || AD­JE­TI­VO CA­LI­FI­CA­TI­VO. El que im­pli­ca idea de abun­dan­cia; co­ mo are­no­so, mon­ta­ño­so. || AD­JE­TI­VO CA­LI­FI­CA­TI­VO. El que im­pli­ca al­gu­na cua­li­dad del sus­tan­ti­vo; co­mo ver­de, azul, ma­lo, bue­no. || AD­JE­TI­VO COM­PA­RA­TI­VO. El que ex­pre­sa com­pa­ra­ción; co­mo me­jor, me­nor, ma­yor. || AD­ JE­TI­VO DE­TER­MI­NA­TI­VO. El que de­ter­mi­na la ex­ten­sión del sus­tan­ti­vo; co­mo to­dos, va­rios, mu­chos, al­gu­nos. || AD­JE­TI­VO GEN­TI­LI­CIO. El que de­no­ta la gen­te, na­ción o pa­tria de las per­so­nas; co­mo ar­gen­ti­no, es­pa­ñol, fran­ cés, cor­do­bés, neo­yor­qui­no. || AD­JE­TI­VO NU­ME­RAL. El que sig­ni­fi­ca nú­me­ro; co­mo cua­tro, do­ble, se­gun­do. || AD­JE­TI­VO OR­DI­NAL. El nu­me­ral que de­no­ta idea de or­den o su­ce­sión; co­mo pri­me­ro, sex­to, sép­ti­mo, oc­ta­ vo. || AD­JE­TI­VO PO­SI­TI­VO. El de sig­ni­fi­ca­ción ab­so­lu­ta o sim­ple, res­pec­to del que es com­pa­ra­ti­vo, di­mi­nu­ti­vo, au­men­ta­ti­vo o su­per­la­ti­vo; co­mo gran­de, res­pec­to de ma­yor, gran­de­ci­to, gran­da­zo y má­xi­mo. || AD­JE­TI­VO SU­ PER­LA­TI­VO. El que de­no­ta el su­mo gra­do de la ca­li­dad con que él se ex­pre­sa, co­mo san­tí­si­mo, ce­le­bé­rri­mo, pul­qué­rri­mo, bo­ní­si­mo. ad­ju­di­car (Del lat. adiu­di­ca­re; de ad y iu­di­ca­re, juz­ gar.) tr. De­cla­rar que una co­sa co­rres­pon­de a al­guien o

A

ADJUNCIÓN

con­fe­rír­se­la en sa­tis­fac­ción de al­gún de­re­cho. || r. Apro­ piar­se al­go. ad­jun­ción (Del lat. adiunc­tio, -onis, unión en­la­ce.) f. Aña­di­du­ra, agre­ga­ción. || For. Es­pe­cie de ac­ce­sión oca­ sio­na­da por la unión de dos co­sas mue­bles de dis­tin­tos due­ños, pe­ro de ma­ne­ra que pue­dan se­pa­rar­se o sub­ sis­tir ca­da una des­pués de re­pa­ra­da. ad­jun­tar (De ad­jun­to.) tr. En­viar con una car­ta u otro es­cri­to, no­tas, mues­tras, etc. ADJUNTAS Geog. Mun. de Pto. Rico fundado el 11 de agosto de 1815. Remotamente poblado, cerca de 20.000 hab. ad­jun­to (Del lat. adiunc­tus) adj. Que va uni­do a otra co­sa. || Dí­ce­se de quién acom­pa­ña a al­guien en un tra­ ba­jo, car­go o ne­go­cio. Ú. t. c. s. || Gram. AD­JE­TI­VO. Ú t. c. s. || m. Adi­ta­men­to. ad­ju­ra­ble (De ad­ju­rar.) adj. ant. De­cía­se de la per­so­ na o co­sa por quien se po­día ju­rar. ad­ju­rar (Del lat. adiu­ra­re; de ad, a y iu­ra­re, ju­rar.) tr. ant. CON­JU­RAR. ad­ju­tor, ra (Del lat. adiu­tor.) adj. Que ayu­da o au­ xi­lia a otro. Ú. t. c. s. ad­ler (al­fre­do) Biog. Psi­có­lo­go y mé­di­co aus­tría­co dis­cí­pu­lo de Freud. Ha apor­ta­do nue­vas ideas so­bre el tem­pe­ra­men­to y el ca­rác­ter e introdujo mo­di­fi­ca­cio­nes de im­por­tan­cia en las teo­rías del maes­tro. Ex­pu­so una teo­ría del sue­ño y es au­tor de, en­tre otras obras, La teo­ ría de la in­fe­rio­ri­dad del ór­ga­no y su im­por­tan­cia pa­ra la fi­lo­so­fía y la psi­co­lo­gía, So­bre el ca­rác­ter ner­vio­so y Ele­men­tos de una psi­co­lo­gía com­pa­ra­da del in­di­vi­duo y psi­co­te­ra­pia (1870-1937). || FE­DE­RI­CO—. Ar­qui­tec­to y es­cri­tor de ar­te ale­mán que di­ri­gió va­rias ex­ca­va­cio­ nes en sus via­jes por Asia Me­nor y Gre­cia. En­tre sus obras fi­gu­ran Pan­teón, El mau­so­leo de Ha­li­car­na­so, Los cen­tros mun­dia­les de la ar­qui­tec­tu­ra y El fa­ro de Ale­jan­ dría (1827-1908). || JOR­GE—. So­ció­lo­go y es­cri­tor ale­ mán au­tor de va­rias obras his­tó­ri­cas y po­lí­ti­cas, en­tre ellas El por­ve­nir y la cues­tión so­cial e His­to­ria del pri­mer mo­vi­mien­to so­cia­lis­ta en Ale­ma­nia (1863-1928). || RA­ QUEL—. Pro­fe­so­ra ar­gen­ti­na y poe­ti­sa mís­ti­ca au­to­ra de La di­vi­na tor­tu­ra, De la tie­rra al cie­lo, Cán­ti­cos de Ra­quel y So­ne­tos de Dios, entre otras obras (1899-1974). ad­mi­ni­cu­lar (Del lat. ad­mi­ni­cu­la­re, de ad­mi­ni­cu­lum, apo­yo.) tr. Au­xi­liar, ayu­dar unas co­sas con otras pa­ra dar­les ma­yor efi­ca­cia. Ú. m. en lo fo­ren­se. ad­mi­ní­cu­lo (Del lat. ad­mi­ni­cu­lum; de ad, a y ma­ní­cu­ la, ma­ne­ci­lla.) m. Lo que sir­ve de au­xi­lio o ayu­da. || Ca­da uno de los ob­je­tos que se lle­van pre­ven­ti­va­men­te pa­ra uti­li­zar­los en ca­so ne­ce­sa­rio. Ú. m. en pl. ad­mi­nis­tra­ción (Del lat. ad­mi­nis­tra­tio, -onis.) f. Ac­ ción de ad­mi­nis­trar. || Car­go o em­pleo de ad­mi­nis­tra­dor. || Ofi­ci­na o ca­sa del ad­mi­nis­tra­dor don­de és­te y sus em­ plea­dos ejer­cen sus fun­cio­nes. || AD­MI­NIS­TRA­CIÓN AC­ TI­VA. Ac­ción gu­ber­na­ti­va en lo re­fe­ren­te a dic­tar y apli­car las dis­po­si­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra el cum­pli­mien­to de las le­yes, pa­ra el fo­men­to y con­ser­va­ción de los in­te­re­ses pú­bli­cos y pa­ra re­sol­ver las re­cla­ma­cio­nes a que de lu­ gar lo or­de­na­do. || AD­MI­NIS­TRA­CIÓN CON­TEN­CIO­SA. Ac­ción del fue­ro ju­di­cial com­pe­ten­te pa­ra re­sol­ver acer­ca de agra­vios cau­sa­dos en de­re­chos pree­xis­ten­tes, por ac­ tos ad­mi­nis­tra­ti­vos. || AD­MI­NIS­TRA­CIÓN DE JUS­TI­CIA. Ac­ción de los tri­bu­na­les en el sen­ti­do de juz­gar y ha­cer cum­plir lo juz­ga­do. || AD­MI­NIS­TRA­CIÓN DIO­CE­SA­NA. La que tie­ne a su car­go la re­cau­da­ción de los in­gre­sos o ren­tas de una dió­ce­sis y el em­pleo to­tal o par­cial de ellos en los gas­tos de la mis­ma. || AD­MI­NIS­TRA­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA. La que tie­ne a su car­go la re­cau­da­ción de las ren­tas y el pa­go de las obli­ga­cio­nes pú­bli­cas. || AD­MI­NIS­TRA­CIÓN MI­LI­TAR. La que cui­da de las ne­ ce­si­da­des ma­te­ria­les del ejér­ci­to. || AD­MI­NIS­TRA­CIÓN MU­NI­CI­PAL. La que atien­de a los in­te­re­ses del mu­ni­ci­ pio. || AD­MI­NIS­TRA­CIÓN PRO­VIN­CIAL. La que com­pe­te a los go­ber­na­do­res y di­pu­ta­cio­nes en ca­da pro­vin­cia. || EN AD­MI­NIS­TRA­CIÓN. m. adv. que se em­plea ha­blan­do de la pre­ben­da, en­co­mien­da, etc., que po­see per­so­na que no pue­de te­ner­la en pro­pie­dad. || Dí­ce­se tam­bién de to­do cuer­po de bie­nes que por al­gu­na cau­sa no po­ see ni ma­ne­ja su pro­pie­ta­rio y se ad­mi­nis­tra por ter­ce­ ras per­so­nas com­pe­ten­te­men­te au­to­ri­za­das por el juez. || POR AD­MI­NIS­TRA­CIÓN. m. adv. que sig­ni­fi­ca por el go­bier­no, la pro­vin­cia, el mu­ni­ci­pio o la em­pre­sa y no por con­tra­tis­ta. Ú. ge­ne­ral­men­te re­fi­rién­do­se a obras o ser­vi­cios pú­bli­cos. ad­mi­nis­tra­ción f. Con­jun­to de los em­plea­dos de una re­par­ti­ción pú­bli­ca o de un ra­mo de­ter­mi­na­do de una em­pre­sa. || AD­MI­NIS­TRA­CIÓN FI­DU­CIA­RIA. Pol. Ré­gi­men In­ter­na­cio­nal es­ta­ble­ci­do por la Car­ta de las Na­cio­nes Uni­das, por el cual es­ta Or­ga­ni­za­ción, o un país o va­rios, se en­car­gan de la ad­mi­nis­tra­ción de cier­ tos te­rri­to­rios con el fin de im­pul­sar el pro­gre­so po­lí­ti­co,

30 so­cial y eco­nó­mi­co de és­tos. ad­mi­nis­trar (Del lat. ad­mi­nis­tra­re; de ad, a y mi­nis­ tra­re, ser­vir.) tr. Go­ber­nar, cui­dar, re­gir. || Ejer­cer al­gún mi­nis­te­rio o em­pleo. || Su­mi­nis­trar. || Con­fe­rir o dar los sa­cra­men­tos. || Apli­car, dar o ha­cer to­mar me­di­ca­men­ tos. Ú. t. c. r. ad­mi­ra­ción (Del lat. ad­mi­ra­tio, -onis.) f. Ac­ción de ad­mi­rar o ad­mi­rar­se. || Co­sa ad­mi­ra­ble. || Sig­no or­to­grá­ fi­co (¡ !)usa­do pa­ra ex­pre­sar ad­mi­ra­ción, que­ja o lás­ti­ma, pa­ra lla­mar la aten­ción ha­cia al­gu­na co­sa o pon­de­rar­la, o pa­ra de­no­tar én­fa­sis. ad­mi­ran­te (Del lat. ad­mi­rans, un­tis.) adj. Que ad­mi­ra o cau­sa ad­mi­ra­ción. || m. Or­tog. AD­MI­RA­CIÓN. ad­mi­rar (Del lat. ad­mi­ra­ri; de ad y mi­ra­ri, ad­mi­rar.) tr. Cau­sar asom­bro o sor­pre­sa la vis­ta o con­si­de­ra­ción de al­go ex­traor­di­na­rio o ines­pe­ra­do. || Con­tem­plar, ver o con­si­de­rar con sor­pre­sa, o con sor­pre­sa y pla­cer, al­gu­na co­sa ad­mi­ra­ble. Ú. t. c. r. ad­mi­sión (Del lat. ad­mis­sio, -onis.) f. Ac­ción de ad­mi­ tir. || For. Trá­mi­te pre­vio pa­ra de­ci­dir si ha o no lu­gar a se­ guir sus­tan­cial­men­te cier­tas re­cla­ma­cio­nes o re­cur­sos. Aplí­ca­se es­pe­cial­men­te a las que­re­llas y a pro­ce­di­mien­ tos o re­cur­sos an­te los tri­bu­na­les su­pre­mos. ad­mi­tan­cia f. Mag­ni­tud eléc­tri­ca de­du­ci­da por la re­ la­ción en­tre la co­rrien­te pro­du­ci­da en un con­duc­tor y la fuer­za elec­tro­mo­triz del ma­nan­tial de elec­tri­ci­dad que la ha ge­ne­ra­do. ad­mi­tir (Del lat. ad­mit­te­re.) tr. Re­ci­bir o dar en­tra­da. || ACEP­TAR. || Per­mi­tir, to­le­rar, su­frir. Ad­mo­ni­ción Amo­nes­ta­ción. || Re­con­ven­ción. adn Biol. Si­glas del áci­do de­so­xi­rri­bo­nu­cléi­co, gru­po pro­tei­co de las nu­cleo­pro­teí­nas de­po­si­ta­rio de las ca­rac­ te­rís­ti­cas ge­né­ti­cas.

car­nes y otras co­sas, en es­pe­cial el com­pues­to de vi­na­ gre, oré­ga­no, ajos, sal y pi­men­tón. || Mez­cla pa­ra cur­tir pie­les o pa­ra dar cuer­po y lus­tre a las te­las. || Afei­te. || ant. ADOR­NO. || Pac­to, con­ve­nio ajus­te. ado­bón m. Ec. y Chi­le. En­ca­jo­na­do; pe­da­zo de ta­pa que se ha­ce de una vez. ado­ce­na­do, da p. p. de ADO­CE­NAR. || adj. Vul­gar y de muy po­co mé­ri­to. ado­ce­nar tr. Or­de­nar por do­ce­nas, o di­vi­dir en do­ce­ nas. || Con­fun­dir o com­pren­der a al­guien en­tre gen­tes de ca­li­dad in­fe­rior. Ú. t. c. r. adoc­tri­nar tr. Doc­tri­nar. ado­le­cer (Del lat. ad., a y ado­les­ce­re, in­coa­ti­vo de do­le­dre, do­ler.) intr. Pa­de­cer al­gu­na do­len­cia ha­bi­tual; caer en­fer­mo. || fig. Te­ner o es­tar su­je­to a vi­cios, pa­sio­ nes o afec­tos, o te­ner ma­las cua­li­da­des. || tr. ant. Cau­sar en­fer­me­dad o do­len­cia. || r. Con­do­ler­se. ado­le­cer (Del lat. ado­les­ce­re.) intr. CA­RE­CER. ado­les­cen­cia (Del lat. ado­les­cen­tia.) f. Pe­río­do de la vi­da que su­ce­de a la ni­ñez y que com­pren­de des­de los pri­me­ros in­di­cios de la pu­ber­tad has­ta el com­ple­to y to­tal de­sa­rro­llo del cuer­po.

“Baco adolescente”, obra de Caravaggio.

ADN: esquema de su estructura en doble hélice. ad­na­ta (De ad­na­to.) f. Anat. Con­jun­ti­va. ad­na­to, ta (Del lat. ad­na­tus.) adj. Hist. Nat. Que na­ce y cre­ce ad­he­ri­do a otra co­sa. ado­bar (Del b. lat. ado­ba­re, ador­nar y és­te del germ. dub­dan.) tr. Com­po­ner, ade­re­zar, arre­glar. || GUI­SAR. || Po­ner en ado­bo las car­nes, en es­pe­cial la de puer­co, u otras co­sas pa­ra sa­zo­nar­las y con­ser­var­las. || Cur­tir y pre­pa­rar las pie­les. || Ata­rra­gar. || ant. Pac­tar, ajus­tar. ado­ba­si­llas (De ado­bar y si­lla.) m. El que arre­gla o com­po­ne si­llas. ado­be (Del ár. atob., la­dri­llo.) m. Ma­sa de ba­rro mez­ cla­do a ve­ces con pa­ja, mol­dea­da en for­ma de la­dri­llo y se­ca­da al ai­re, que se em­plea en cons­truc­cio­nes de mu­ros o pa­re­des. ado­be (Del ár. ad­da­ba, ins­tru­men­to de hie­rro.) m. Hie­ rros que co­lo­ca­ban en los pies a un cri­mi­nal. ado­be­ra f. Mol­de pa­ra ha­cer ado­bes. || ADO­BE­RÍA. || ant. Obra he­cha de ado­bes. || Chi­le. Mol­de pa­ra ha­ cer que­sos de for­ma de ado­be. || Méx. Que­so en for­ma de ado­be. ado­be­ría f. Si­tio o lu­gar don­de se ha­cen ado­bes. || Te­ne­ría. ado­bío m. Par­te de­lan­te­ra del hor­no de man­ga. || ant. ADO­BO. ado­bo m. Ac­ción y efec­to de ado­bar. || Sal­sa o cal­do pa­ra sa­zo­nar un man­jar. || Cual­quier cal­do pa­ra sa­zo­nar

www.elbibliote.com

ado­les­cen­te (Del lat. ado­les­cens, -en­tis.) adj. Que es­tá en la ado­les­cen­cia. Ú. t. c. s. ado­les­cer intr. ant. ADO­LE­CER. adol­fo al­si­na Geog. Part. de la prov. de Bue­nos Ai­res, en Ar­gen­ti­na, 5.878 km2. Ca­be­ce­ra CAR­HUÉ. || Dep. de la prov. de Río Ne­gro, en Ar­gen­ti­na. 8.813 km2. Ca­be­ce­ra VIED­MA. adol­fo gon­za­les cha­ves Geog. Par­ti­do de la prov. de Bue­nos Ai­res en Ar­gen­ti­na. Ubicado sobre la ruta nacional N.° 3, a 450 km de la Capital Federal. Ext. 3.859,16 km2, aprox. 13.000 hab. Cab. hom. 8.613 hab. ado­mi­ci­liar tr. Do­mi­ci­liar. Ú. t. c. r. adon­de (De a y don­de.) adv. l. A qué par­te, o a la par­te que. || Don­de. adon­de­quie­ra adv. l. A cual­quier par­te. || Don­de­ quie­ra. ado­nis (Por alu­sión a la her­mo­su­ra de Ado­nis, per­so­ na­je mi­to­ló­gi­co.) m. fig. Man­ce­bo her­mo­so. ado­nis Mit. Her­mo­so jo­ven fe­ni­cio que fue aman­te de Ve­nus, la cual, vién­do­le he­ri­do de muer­te por un ja­ba­ lí, lo trans­for­mó en ane­mo­ne. Plu­tón con­mo­vi­do por la pe­na de la dio­sa, per­mi­tió que el man­ce­bo sa­lie­ra una vez al año de los in­fier­nos. Sim­bo­li­za el ti­po de la be­ lle­za mas­cu­li­na.

“Venus y Adonis”, obra de Tiziano.

ADULZAR

31 ado­ni­zar­se r. Her­mo­sear­se, em­be­lle­cer­se co­mo un ado­nis. adop­ción (Del lat. adop­tio, -onis.) f. Ac­ción de adop­tar. adop­cio­nis­ta adj. Aplí­ca­se a los sec­ta­rios es­pa­ño­ les del si­glo VIII, que sos­te­nían que Cris­to, en cuan­to hom­bre, era hi­jo de Dios por adop­ción del Pa­dre y no por na­tu­ra­le­za. Ú. m. c. s. y en pl. || Per­te­ne­cien­te o re­ la­ti­vo a es­tos fie­les. adop­tar (Del lat. adop­ta­re; de ad, a y op­ta­re, de­sear.) tr. Re­ci­bir co­mo hi­jo, con las for­ma­li­da­des le­ga­les, al que no es na­tu­ral­men­te. || Ad­mi­tir y se­guir al­gu­na doc­tri­na, pa­re­cer u opi­nión. || To­mar, pre­vio exa­men o de­li­be­ra­ ción, acuer­dos o re­so­lu­cio­nes. adop­ti­vo, va (Del lat. adop­ti­vus.) adj. Dí­ce­se de la per­so­na adop­ta­da. Hi­ja ADOP­TI­VA. || Dí­ce­se de quien adop­ta. Ma­dre ADOP­TI­VA. || Aplí­ca­se a la per­so­na o co­ sa que uno eli­ge, pa­ra te­ner­la por lo que en rea­li­dad no es con res­pec­to a él. Na­ción o pa­tria ADOP­TI­VA; her­ ma­no ADOP­TI­VO. ado­quín (Del ár. adoc­quén, pie­dra es­cua­dra­da.) m. Pie­dra la­bra­da en for­ma de pris­ma rec­tan­gu­lar pa­ra em­ pe­dra­dos y otros usos. ado­ra­ción (Del lat. ado­ra­tio, -onis.) f. Ac­ción de ado­ rar. || ADO­RA­CIÓN DE LOS RE­YES. Por ex­ce­len­cia, la que hi­cie­ron los Re­yes Ma­gos al Ni­ño Je­sús en el por­tal de Be­lén y que la Igle­sia con­me­mo­ra el día 6 de ene­ro de ca­da año. || Epi­fa­nía. ado­rar (Del lat. ado­ra­re; de ad, a y ora­re, orar.) tr. Re­ ve­ren­ciar a un ser con el ma­yor ho­nor o res­pec­to, con­ si­de­rán­do­lo co­mo co­sa di­vi­na. || Hon­rar y re­ve­ren­ciar a Dios con el cul­to re­li­gio­so que le es de­bi­do. || Pos­trar­se los car­de­na­les de­lan­te del pa­pa des­pués de ha­ber­lo ele­ gi­do, re­co­no­cién­do­lo así co­mo le­gí­ti­mo su­ce­sor de San Pe­dro. || fig. Amar ex­tre­ma­da­men­te. || intr. ORAR. || Con la pre­po­si­ción en, te­ner pues­ta la es­ti­ma o ve­ne­ra­ción en al­guien o al­go. ador­me­cer (Del lat. ad­dor­mis­ce­re; de ad, a y dor­ mis­ce­re, dor­mir­se.) tr. Dar, cau­sar o pro­du­cir sue­ño. Ú. t. c. r. || fig. Aca­llar, en­tre­te­ner. || Mi­ti­gar, cal­mar, so­se­gar. || intr. ant. DOR­MIR. || r. Em­pe­zar a dor­mir­se. || fig. En­tor­ pe­cer­se, en­tu­me­cer­se al­gún miem­bro del cuer­po. || Con la prep. en y di­cho de de­lei­tes, vi­cios, etc., no de­jar­los. ador­mi­de­ra (De ador­mir, por su pro­pie­dad nar­có­ti­ ca.) f. Plan­ta pa­pa­ve­rá­cea, ori­gi­na­ria de Orien­te, de ho­jas abra­za­do­ras, flo­res gran­des y ter­mi­na­les y fru­to in­de­his­ cen­te, de cu­yas cáp­su­las ver­des se ex­trae el opio. || Fru­ to de es­ta plan­ta.

cai­ga la car­ga. Ú. m. en pl. adre­de (Del lat. ad, a y di­rec­te, di­rec­ta­men­te.) adv. m. De pro­pó­si­to, de in­ten­to, con de­li­be­ra­da in­ten­ción. adre­na­li­na (Del lat. ad, jun­to a y re­na­lis, re­nal.) f. Fi­siol. Hor­mo­na se­cre­ta­da prin­ci­pal­men­te por la ma­sa me­du­lar de las glán­du­las su­pra­rre­na­les, cris­ta­li­za­ble, le­vó­gi­ra y po­co so­lu­ble en agua. Es un po­de­ro­so cons­ tric­tor de los va­sos san­guí­neos, por lo que se usa co­mo me­di­ca­men­to he­mos­tá­ti­co. adrián m. JUA­NE­TE. || Ni­do de urra­cas. adria­no Biog. Nom­bre de al­gu­nos pa­pas: ADRIA­NO I. Pa­pa de 772 a 795. Lla­mó a Car­lo­mag­no a Ita­lia pa­ra que lu­cha­ra con­tra De­si­de­rio, rey de los lon­go­bar­dos. || —II. Pa­pa de 867 a 872. De­pu­so a Fo­cio, pa­triar­ca de Cons­tan­ti­no­pla. || —III. Pa­pa de 884 a 885. || —IV. Pa­pa de 1154 a 1159. Úni­co pa­pa in­glés. || —V. Papa du­ran­te un mes en 1276. || —VI. Pa­pa de 1522 a 1523. Na­ció en 1459 y fue pre­cep­tor de Car­los V. adria­no Biog. Em­pe­ra­dor ro­ma­no na­ci­do en Itá­li­ca, cer­ca de Se­vi­lla, en el año 76. Hi­jo adop­ti­vo de Tra­ja­no, a quien su­ce­dió en 117. Re­du­jo a los ju­díos su­ble­va­dos, re­cons­tru­yó a Je­ru­sa­lén, dio a sus súb­di­tos el có­di­go Edic­to per­pe­tuo, pro­hi­bió las eje­cu­cio­nes de cris­tia­nos sin for­ma­ción de pro­ce­so y pro­te­gió las ar­tes. Mu­rió en 138.

A

LAS ADUA­NAS. frs. fig. y fam. Te­ner su cur­so o exa­men por to­dos los me­dios o trá­mi­tes co­rres­pon­dien­tes. adua­nar tr. Re­gis­trar los gé­ne­ros o mer­ca­de­rías en la adua­na y abo­nar en ella los de­re­chos que co­rres­pon­ dan. aduar (Del ár. aduar, pl. de dar, ca­sa.) m. Pe­que­ña po­bla­ción de be­duí­nos, for­ma­da de tien­das, ca­ba­ñas o cho­zas. || Con­jun­to de tien­das o ba­rra­cas de los gi­ta­nos. || Tol­de­ría, ran­che­ría de in­dios ame­ri­ca­nos. adú­car (Del ár. adú­car.) m. Se­da bas­ta que ro­dea ex­ te­rior­men­te el ca­pu­llo del gu­sa­no de se­da. || CA­PU­LLO OCAL. || SE­DA OCAL. || Te­la de adú­car. aduc­ción (Del lat. ad­duc­tio, -onis.) f. Zool. Mo­vi­mien­ to me­dian­te el cual se acer­ca un miem­bro u otro ór­ga­no al pla­no me­dio que ima­gi­na­ria­men­te di­vi­de el cuer­po en dos par­tes si­mé­tri­cas. ADUC­CIÓN del bra­zo. adu­cir (Del lat. ad­du­ce­re; de ad, a y du­ce­re, lle­var.) tr. Pre­sen­tar prue­bas, ra­zo­nes, etc., o ale­gar­las. || ant. En­viar, lle­var, traer. aduc­tor adj (Del lat. ad­duc­tor.) Que lle­va o con­du­ce.

Aductor de agua en Contagem, Brasil.

Mausoleo de Adriano. Roma, Italia. adriá­ti­co, ca (Del lat. ha­dria­ti­cus.) adj. Per­te­ne­cien­ te al mar Adriá­ti­co. adriá­ti­co Geog. Mar de­pen­dien­te del mar Me­di­te­ rrá­neo en Eu­ro­pa, que ba­ña la cos­ta orien­tal de Ita­lia y la oc­ci­den­tal de Es­lo­ve­nia, Croa­cia, Bos­nia-Her­ze­go­vi­ na, Yu­gos­la­via y Al­ba­nia, vin­cu­lán­do­se con el mar Jó­ni­co por el ca­nal de Otran­to. En su ex­tre­mo sep­ten­trio­nal se ha­lla el gol­fo de Ve­ne­cia y su cos­ta oc­ci­den­tal es ba­ja y rec­ti­lí­nea en con­tra­po­si­ción con la orien­tal de ti­po dál­ ma­ta, muy ac­ci­den­ta­da con ar­chi­pié­la­gos y pe­nín­su­las. Alcanza los 1700 m de profundidad al S. Po­see un al­to gra­do de sa­li­ni­dad. 800 km de longitud, 92 a 220 km de anchura y 131.500 km2 de superficie total.

aduen­da­do, da adj. Que tie­ne las pro­pie­da­des atri­ bui­das a los duen­des. adue­ñar­se r. Ha­cer­se due­ño de una co­sa; apo­de­ rar­se de ella. adu­ja f. Mar. Ca­da una de las vuel­tas o ros­cas oblon­ gas o cir­cu­la­res de cual­quier ca­bo en tal for­ma re­co­gi­do, o de una ve­la en­ro­lla­da, ca­de­na, etc.

Adormidera. ador­mi­lar­se r. Ador­mi­tar­se. ador­mi­tar­se (De a y dor­mi­tar.) r. Dor­mir­se a me­dias. ador­nar (Del lat. ad, a y or­na­re, ador­nar.) tr. En­ga­la­ nar, em­be­lle­cer con ador­nos. Ú. t. c. r. || Ser­vir de ador­no una co­sa a otro; en­ga­la­nar­la, em­be­lle­cer­la. || fig. Hon­rar o enal­te­cer a un ser; do­tar­lo de per­fec­cio­nes o vir­tu­des. || Enal­te­cer a al­guien cier­tas pren­das o cir­cuns­tan­cias fa­ vo­ra­bles. Ú. t. c. r. ador­no (De ador­nar.) m. Lo que sir­ve pa­ra her­mo­sear o em­be­lle­cer per­so­nas o co­sas. || pl. BAL­SA­MI­NA. ado­ro­te m. Amér. Me­rid. An­ga­ri­llas de for­ma ao­va­da. ado­sar (Del lat. ad, a y dor­sum, dor­so.) tr. Po­ner una co­sa con­ti­gua a otra, por su es­pal­da o en­vés. || Blas. Co­lo­car es­pal­da con es­pal­da. ado­ve­la­do, da adj. He­cho o cons­trui­do con do­ve­las. ad­qui­rir (Del lat. ad­qui­re­re; de ad, a y quae­rer, bus­ car.) tr. Ga­nar o con­se­guir con el pro­pio tra­ba­jo o in­dus­ tria. || To­mar, con­se­guir o lo­grar. || For. Ad­ju­di­car­se un de­re­cho o co­sa que a na­die per­te­ne­ce, u otro trans­mi­te a tí­tu­lo lu­cra­ti­vo u one­ro­so, o por pres­crip­ción. ad­qui­si­ción (Del lat. ad­qui­si­tio, -onis.) f. Ac­ción de ad­qui­rir. || Lo ad­qui­ri­do. adra (Del ár. ada­ra, cír­cu­lo.) f. Tur­no, vez. || Di­vi­sión o por­ción del ve­cin­da­rio de un pue­blo. adral (De la­dral.) m. Ca­da uno de los zar­zos o ta­ blas pues­tos en los cos­ta­dos del ca­rro pa­ra que no se

Adriático. adri­zar (De a y dri­zar.) tr. Mar. EN­DE­RE­ZAR. Ú. t. c. r. adro­lla f. TRA­PA­ZA, en­ga­ño. ads­cri­bir (Del lat. ads­cri­be­re; de ad, a y scri­be­re, es­cri­bir.) tr. Ins­cri­bir, con­tar en­tre lo que co­rres­pon­de a al­guien o al­go, atri­buir. || Agre­gar a al­guien al ser­vi­cio de un cuer­po o des­ti­no. Ú. t. c. r. ads­crip­ción (Del lat. ads­crip­tio, -onis.) f. Ac­ción y efec­to de ads­cri­bir o ads­cri­bir­se. ad­sor­ción (Del lat. ad, a y sor­be­re, sor­ber.) f. Fís. Con­cen­tra­ción de una sus­tan­cia di­suel­ta, ya so­bre la su­ per­fi­cie de un só­li­do, ya al­re­de­dor de las par­tí­cu­lar de un co­loi­de en sus­pen­sión. adua­na (Del ár. ada­yuán, li­bro de cuen­tas.) f. Ofi­ci­na pú­bli­ca, por lo ge­ne­ral es­ta­ble­ci­da en cos­tas y fron­te­ ras, don­de se re­gis­tran los gé­ne­ros y mer­ca­de­rías que se ex­por­tan o im­por­tan y se co­bran los de­re­chos que adeu­dan. || ADUA­NA CEN­TRAL. La que, pa­ra de­ter­mi­ na­das mer­can­cías, sue­le exis­tir en la ca­pi­tal del Es­ta­do. || ADUA­NA IN­TE­RIOR. La que exis­tía en la an­ti­güe­dad co­ mo re­fuer­zo de las ex­te­rio­res, o en­tre pro­vin­cias su­je­tas a una mis­ma so­be­ra­nía. || Pa­sar una co­sa POR TO­DAS

www.elbibliote.com

Adujas. adu­jar tr. Mar. Re­co­ger en adu­jas un ca­bo, una ve­la en­ro­lla­da, o una ca­de­na. || r. fig. mar. En­co­ger­se pa­ra aco­mo­dar­se en po­co es­pa­cio. adu­lar (Del lat. adu­la­ri.) tr. De­cir o ha­cer con es­tu­dio y por lo co­mún in­mo­de­ra­da­men­te, lo que se cree pue­de agra­dar a al­guien. || De­lei­tar. adul­te­ra­ción (Del lat. adul­te­ra­tio, -onis.) f. Ac­ción y efec­to de adul­te­rar o adul­te­rar­se. adul­te­rar (Del lat. adul­te­ra­re.) intr. Co­me­ter adul­te­ rio. || tr. fig. Vi­ciar, fal­si­fi­car al­go. Ú. t. c. r. adul­te­rio (Del lat. adul­te­rium.) m. Ayun­ta­mien­to car­ nal ile­gí­ti­mo de hom­bre con mu­jer, sien­do uno de ellos o los dos ca­sa­dos. || Fal­si­fi­ca­ción, al­te­ra­ción. adul­to, ta (Del lat. adul­tus.) adj. Que ha lle­ga­do al tér­ mi­no o fin de la ado­les­cen­cia. Hom­bre ADUL­TO. Ú. t. c. s. || Que ha lle­ga­do a su ma­yor de­sa­rro­llo o cre­ci­mien­to. Ani­mal ADUL­TO. || Véa­se EDAD ADUL­TA. || fig. Que ha lle­ga­do a su ma­yor gra­do de per­fec­ción. adul­zar tr. Ha­cer dul­ce el hie­rro u otro me­tal. || En­dul­zar.

A

ADULZORAR

adul­zo­rar (De a y dul­zor.) tr. Dul­ci­fi­car, sua­vi­zar. Ú. t. c. r. adum­bra­ción (Del lat. adum­bra­tio, -onis; de adum­ bra­re, ha­cer som­bra.) f. Pint. En la fi­gu­ra u ob­je­to, par­te me­nos ilu­mi­na­da. adum­brar (Del lat. adum­bra­re.) tr. SOM­BREAR. adu­nar (Del lat. adu­na­re; de ad, a y unus, uno.) tr. Jun­tar, unir, con­gre­gar. Ú. t. c. r. Uni­fi­car. Ú. t. c. r. adu­rar intr. ant. Du­rar, re­sis­tir, ser de mu­cho aguan­te. adu­ras (De a du­ras, so­breen­ten­dién­do­se pe­nas.) adv. m. ant. Ape­nas. adu­rir (Del lat. adu­re­re; de ad y ure­re, que­mar.) tr. ant. Que­mar o abra­sar. || Cau­sar, pro­du­cir ex­ce­si­vo ca­lor. adu­ro (Del lat. ad du­rum.) adv. m. ant. Adu­ras. adus­to, ta (Del lat. adus­tus.) p. p. irreg. ant. de ADU­RIR. || adj. Tos­ta­do, que­ma­do, ar­dien­te. || fig. Re­ fi­rién­do­se a per­so­nas o co­sas, aus­te­ro, rí­gi­do, se­ve­ro, me­lan­có­li­co. ad­ve­ne­di­zo, za (De ad­ve­nir.) adj. Ex­tran­je­ro o fo­ras­ te­ro. Ú. t. c. s. || No na­tu­ral. || Aplí­ca­se a la per­so­na de hu­mil­de ori­gen que, ha­bien­do reu­ni­do cier­ta for­tu­na, pre­ ten­de fi­gu­rar en­tre gen­tes de más al­ta con­di­ción so­cial. Ú. t. c. s. || desp. Dí­ce­se de quien, sin ofi­cio ni em­pleo, se es­ta­ble­ce en un pue­blo o país. Ú. t. c. s. ad­ve­ne­di­zo, za adj. fig. In­tru­so, en­tre­me­ti­do. Ú. t. c. s. || Cu­ba y P. Ri­co. No­vi­cio, no­va­to. ad­ve­ni­mien­to (De ad­ve­nir.) m. Lle­ga­da o ve­ni­da, en es­pe­cial si es es­pe­ra­da y so­lem­ne. || As­cen­so de un su­ mo pon­tí­fi­ce o de un so­be­ra­no al tro­no. || ant. Su­ce­so. ad­ve­nir (Del lat. ad­ve­ni­re; de ad, a y ve­ni­re, ve­nir.) intr. Ve­nir o lle­gar. ad­ven­ti­cio, cia (Del lat. ad­ven­ti­cius.) adj. Ex­tra­ño, im­pre­vis­to, que so­bre­vie­ne de mo­do dis­tin­to a lo na­tu­ ral y pro­pio. || For. Véa­se BIE­NES AD­VEN­TI­CIOS. || Hist. Nat. Dí­ce­se del ór­ga­no de los ani­ma­les o ve­ge­ta­les que se de­sa­rro­lla oca­sio­nal­men­te y cu­ya exis­ten­cia no es cons­tan­te. ad­ven­tis­ta adj. Dí­ce­se de una sec­ta ame­ri­ca­na que es­pe­ra un se­gun­do y pró­xi­mo ad­ve­ni­mien­to de Cris­to. || com. Par­ti­da­rio de es­ta sec­ta. ad­ve­rar (Del b. lat. ad­ve­ra­re y és­te del lat. ad, a y ve­rus, ver­da­de­ro.) tr. Cer­ti­fi­car, ase­gu­rar, dar por cier­ta o por au­tén­ti­ca una co­sa. ad­ver­bia­li­zar tr. Em­plear ad­ver­bial­men­te una lo­cu­ ción o pa­la­bra. Ú. t. c. re­fle­xi­vo. ad­ver­bio (Del lat. ad­ver­bium, de ad, a y ver­bum, ver­ bo, pa­la­bra.) n. Gram. Par­te in­va­ria­ble de la ora­ción que mo­di­fi­ca la sig­ni­fic ­ a­ción del ver­bo o de cual­quier otra pa­ la­bra de sen­ti­do atri­bu­ti­vo o ca­li­fi­ca­ti­vo. Hay ad­ver­bios de LU­GAR, co­mo le­jos, cer­ca, allí, aquí, de­trás; de TIEM­ PO, co­mo ayer, hoy, mien­tras, ja­más; de MO­DO, co­mo des­pa­cio, apri­sa, bien, có­mo­da­men­te; de CAN­TI­DAD, co­mo po­co, mu­cho, muy, al­go, na­da; de OR­DEN, co­mo pri­me­ra­men­te; de AFIR­MA­CIÓN, co­mo sí; de NE­GA­ CIÓN, co­mo no; de DU­DA o DU­BI­TA­TI­VOS, co­mo qui­zá, aca­so; COM­PA­RA­TI­VOS, co­mo peor, me­jor; SU­PER­LA­ TI­VOS, co­mo le­jí­si­mo, ra­pi­dí­si­ma­men­te y DI­MI­NU­TI­VOS, co­mo cer­qui­ta, le­ji­tos, tem­pra­ni­to. ad­ver­sa­rio, ria (Del lat. ad­ver­sa­rius.) adj. ant. Ad­ ver­so. || s. Per­so­na con­tra­ria y ene­mi­ga. || m. pl. En­tre los eru­di­tos, apun­ta­mien­tos y no­tas de di­ver­sas no­ti­cias y ma­te­rias, pues­tas a mo­do de ta­blas pa­ra con­sul­tar­las con fa­ci­li­dad. ad­ver­sa­ti­vo, va (Del lat. ad­ver­sa­ti­vus.) adj. Gram. Que de­no­ta opo­si­ción o con­tra­rie­dad de con­cep­to. || Véa­se CON­JUN­CIÓN AD­VER­SA­TI­VA. ad­ver­si­dad (Del lat. ad­ver­si­tas, -atis.) f. Ca­li­dad de ad­ver­so. || Suer­te ad­ver­sa, in­for­tu­nio, des­gra­cia. || Si­tua­ ción des­gra­cia­da en que se en­cuen­tra al­guien. ad­ver­so, sa (Del ital. ad­ver­sus; de ad, a y ver­sus, vuel­to.) adj. Des­fa­vo­ra­ble, con­tra­rio, ene­mi­go. || Opues­to o co­lo­ca­do en­fren­te de otra co­sa. ad­ver­ten­cia f. Ac­ción y efec­to de ad­ver­tir. || Es­cri­to bre­ve en que pú­bli­ca­men­te se ad­vier­te al­go. ad­ver­tir (Del lat. ad­ver­te­re; de ad, a y ver­te­re, vol­ver.) tr. Re­pa­rar, ob­ser­var, no­tar, fi­jar la aten­ción en al­go. Ú. t. c. intr. || Ha­cer no­tar u ob­ser­var, lla­mar la aten­ción so­bre al­go. || Pre­ve­nir, amo­nes­tar, en­se­ñar. || intr. ATEN­DER. || CAER EN LA CUEN­TA. ad­vien­to (Del lat. ad­ven­tus, lle­ga­da.) m. Tiem­po san­to des­de el pri­me­ro de los cua­tro do­min­gos que pre­ce­den a la Na­ti­vi­dad has­ta la vi­gi­lia de es­ta fies­ta y que ce­le­bra la Igle­sia. || Véa­se DO­MIN­GO DE AD­VIEN­TO. ad­vo­ca­ción (Del la­tín ad­vo­ca­tio, -onis.) f. Tí­tu­lo que se da a un tem­plo, ca­pi­lla o al­tar por es­tar de­di­ca­do a Nues­tro Se­ñor, a la Vir­gen, a un san­to, etc., lla­mán­do­se tam­bién así el que tie­nen al­gu­nas imá­ge­nes pa­ra dis­tin­ guir­las por ra­zón del pa­sa­je o mis­te­rio que re­pre­sen­tan; co­mo Nues­tra Se­ño­ra de los Do­lo­res, de la Con­cep­ción, etc., o por ra­zón del lu­gar, co­mo Nues­tra Se­ño­ra de Lu­

32 ján, del Car­men, del Va­lle, etc. || ant. Abo­ga­cía. || ant. For. Avo­ca­ción. ad­ya­cen­te (Del lat. adia­cens, -en­tis, p. a. de adia­ce­re, es­tar pró­xi­mo.) adj. Si­tua­do en la pro­xi­mi­dad o in­me­dia­ ción de otra co­sa; jun­to, con­ti­guo. || ÁN­GU­LOS AD­YA­ CEN­TES. Geom. Los dos án­gu­los que a un mis­mo la­do de una lí­nea rec­ta for­man con ella otra que la cor­ta. ae­do (Del gr. aoi­dós, can­tor.) m. Can­tor o poe­ta épi­co de la an­ti­gua Gre­cia. ae­ra­ción (Del lat. aer, ai­re.) f. Med. Ac­ción del ai­re at­mos­fé­ri­co, en el tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des. || In­ tro­duc­ción del ai­re en las aguas po­ta­bles o me­di­ci­na­les. aé­reo, a (Del lat. ae­reus.) adj. De ai­re. || Per­te­ne­cien­ te o re­la­ti­vo al ai­re. || Véa­se PERS­PEC­TI­VA, VE­SÍ­CU­LA AÉ­REA. || fig. Su­til, va­po­ro­so, sin so­li­dez ni fun­da­men­to; fan­tás­ti­co. ae­rí­co­la (Del lat. aer, ai­re y co­le­re, ha­bi­tar.) adj. Dí­ce­ se de las plan­tas y ani­ma­les que vi­ven en el ai­re. ae­rí­fe­ro, ra (Del lat. aer, ai­re y fe­rre, lle­var.) adj. Que lle­va o con­du­ce ai­re. ae­ri­for­me (Del lat. aer, ai­re y for­ma, for­ma.) adj. Quím. Pa­re­ci­do o se­me­jan­te al ai­re. Ae­ro­bic Dep. m. Gim­na­sia ba­sa­da en mo­vi­mien­tos que com­bi­nan mú­si­ca y con­trol de la res­pi­ra­ción. ae­ro­bio (Del gr. aêr, ai­re y bios, vi­da.) adj. Dí­ce­se del ser vi­vo que ne­ce­si­ta del ai­re pa­ra sub­sis­tir. || m. Ser mi­ cros­có­pi­co que vi­ve en el ai­re. ae­ro­bús (De ae­ro, por ae­ro­pla­no y bus, por óm­ni­bus.) m. Avión pa­ra trans­por­tar más de 250 pa­sa­je­ros. ae­ro­club m. Aso­cia­ción cons­ti­tui­da por avia­do­res y sim­pa­ti­zan­tes in­te­re­sa­dos en el de­sa­rro­llo de la avia­ción. ae­ro­di­ná­mi­ca (Del gr. aêr, ai­re y de di­ná­mi­ca.) f. Par­te de la me­cá­ni­ca, que es­tu­dia el mo­vi­mien­to de los ga­ses. ae­ro­di­ná­mi­co, ca adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a la ae­ro­di­ná­mi­ca. || Aplí­ca­se a los ve­hí­cu­los y otras co­sas que tie­nen una for­ma ade­cua­da pa­ra dis­mi­nuir la re­sis­ ten­cia del ai­re. ae­ró­dro­mo (Del gr. aêr, ai­re y dro­mos, ca­rre­ra.) m. Pa­ra­je o te­rre­no des­ti­na­do pa­ra la sa­li­da y lle­ga­da de los avio­nes, ae­ro­na­ves, etc. y pa­ra las prác­ti­cas de ellos. ae­ro­fa­gia (Del gr. aêr, ai­re y phá­go­mai, co­mer.) f. Pat. De­glu­ción del ai­re, en for­ma es­pas­mó­di­ca, que se ob­ser­va en cier­tas neu­ro­sis. ae­ro­fo­bia (Del gr. aêr, ai­re y pho­bos, mie­do, ho­rror.) f. Pat. Aver­sión al ai­re, que se ob­ser­va en al­gu­nas neu­ro­sis. ae­ro­gra­fía (Del gr. aêr, ai­re y grap­ho, es­cri­bir.) f. Fís. Teo­ría del ai­re. ae­ró­gra­fo (Del gr. aêr, ai­re y grap­ho, es­cri­bir.) m. Apa­ra­to que me­dian­te una pis­to­la co­nec­ta­da a un com­ pre­sor de ai­re o un tu­bo de gas car­bó­ni­co pul­ve­ri­za di­ rec­ta­men­te del re­ci­pien­te que los con­tie­ne, los co­lo­res di­lui­dos en agua que em­plean los di­bu­jan­tes pa­ra rea­li­zar cier­tos fon­dos y som­brea­dos.

Esquema transversal de un aerógrafo. ae­ro­li­to (Del gr. aêr, ai­re y lit­hos, pie­dra.) m. Frag­ men­to de un bó­li­do, que cae so­bre la Tie­rra. § Aun­que se han ex­pues­to di­ver­sas teo­rías acer­ca del ori­gen de los ae­ro­li­tos, pre­va­le­ce la que tra­ta de frag­men­tos de cuer­pos pla­ne­ta­rios que caen a la Tie­rra atraí­dos por ella cuan­do in­gre­san en la zo­na de la ac­ción de gra­ve­dad. Por lo co­mún se com­po­nen de hie­rro y ní­quel prin­ci­pal­ men­te, sur­can la at­mós­fe­ra con efec­tos lu­mi­no­sos y de­ to­nan­tes y con tal vio­len­cia que se in­crus­tan en el sue­lo a va­rios me­tros de pro­fun­di­dad. Su ta­ma­ño es va­ria­ble y ge­ne­ral­men­te no muy gran­de. Uno de los ma­yo­res ca­yó en Hun­gría en 1866, pe­sa­ba 300 ki­lo­gra­mos. ae­ró­me­tro (Del gr. aêr, ai­re y me­tron, me­di­da.) m. Ins­tru­men­to des­ti­na­do a me­dir la den­si­dad del ai­re. ae­ro­mo­de­lis­mo m. Ar­te de di­se­ñar y cons­truir en ta­ma­ño re­du­ci­do, ae­ro­pla­nos y otros apa­ra­tos aé­reos. ae­ro­mo­tor (Del gr. aêr, ai­re y de mo­tor.) m. Ae­ro­ na­ve o avión. ae­ro­nau­ta (Del gr. aêr, ai­re y nau­tes, na­ve­gan­te.) com. Per­so­na que na­ve­ga por el ai­re. ae­ro­náu­ti­ca f. Ar­te o cien­cia de la na­ve­ga­ción aé­rea. ae­ro­na­val adj. Que se re­fie­re o per­te­ne­ce a la avia­ ción de la ma­ri­na de gue­rra o con­jun­ta­men­te a la avia­ ción y a la ma­ri­na.

www.elbibliote.com

Aeronauta. ae­ro­na­ve (Del gr. aêr, ai­re y de na­ve.) f. Ve­hí­cu­lo di­ri­ gi­ble que, lle­no de un gas más li­ge­ro que el ai­re, se uti­li­za en la ae­ros­ta­ción. ae­ro­pla­no (Del gr. aêr, ai­re y pla­num, pla­no.) m. Avión. Má­qui­na pa­ra la na­ve­ga­ción aé­rea, más pe­sa­da que el ai­re, com­pues­ta de una ar­ma­du­ra fu­si­for­me que con­tie­ne los tri­pu­lan­tes y la car­ga, una o va­rias hé­li­ces pro­pul­so­res y el mo­tor o mo­to­res que la po­nen en mo­ vi­mien­to. Po­see rue­das que le sir­ven de apo­yo al an­dar por la tie­rra pa­ra ini­ciar el vue­lo o des­cen­der y sus alas, a ma­ne­ra de su­per­fi­cies rí­gi­das, es­tán in­cli­na­das de mo­do que la re­sis­ten­cia del ai­re sus­ten­te el apa­ra­to du­ran­te el vue­lo. ae­ro­pos­tal (Del gr. aêr, ai­re y de pos­tal.) adj. Re­la­ti­ vo al co­rreo aé­reo o por avión. ae­ro­puer­to (Del gr. aêr, ai­re y de puer­to.) m. Es­ta­ ción o lu­gar de sa­li­da y lle­ga­da de ve­hí­cu­los aé­reos. ae­ro­sol m. Dis­per­sión co­loi­dal de un lí­qui­do en un gas. Nu­bes, nie­blas y al­gu­nos ti­pos de con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca son ejem­plo de ae­ro­sol así co­mo nu­me­ro­ sos pro­duc­tos de con­su­mo: per­fu­mes, pin­tu­ras, es­pu­ mas, etc. || En­va­se en que se ex­pen­den. ae­ros­ta­ción (Del lat. aer, ai­re y sta­tio, -onis, el ac­to de es­tar fir­me.) f. Na­ve­ga­ción aé­rea, o ar­te de sos­te­ner­se en el ai­re o de sur­car­los por me­dio de apa­ra­tos me­nos pe­sa­dos que él. ae­ros­tá­ti­ca (Del gr. aêr, ai­re y de es­tá­ti­ca.) f. Par­te de la me­cá­ni­ca, que es­tu­dia el equi­li­brio de los ga­ses. ae­ros­tat­mio (Del gr. aêr, ai­re y stath­mion, ba­lan­za.) m. Ba­ró­me­tro des­ti­na­do a de­ter­mi­nar con exac­ti­tud las va­ria­cio­nes del pe­so y tem­pe­ra­tu­ra de la at­mós­fe­ra.

Aerostato.

AFGANISTÁN

33

AFGANISTÁN

A

CAPITAL: KABUL SUPERFICIE: 652.225 km² DIVISIÓN POLÍTICA: 32 PROVINCIAS POBLACIÓN: 27.760.000 hab. IDIOMA: PASHTU Y DARI (PERSA) RELIGIÓN: MUSULMANES SUNNITAS 84%, MUSULMANES CHIITAS 15% IDIOMA: DANÉS

Antiguo bazar en Kabul, Afganistán. ae­rós­ta­to (Del gr. aêr, ai­re y sta­tós, pa­ra­do, en equi­li­ brio.) m. Glo­bo ae­ros­tá­ti­co. Apa­ra­to que con­sis­te en una bol­sa de ta­fe­tán u otra te­la de po­co pe­so, lle­na de un gas de me­nor den­si­dad que el ai­re at­mos­fé­ri­co y cu­ya fuer­za as­cen­sio­nal equi­li­bra el pe­so del glo­bo, el de la bar­qui­lla y la car­ga. ae­ros­te­ro (Del fr. aê­ros­tier.) m. Ae­ro­nau­ta. || Sol­da­ do de ae­ros­ta­ción mi­li­tar. ae­ro­tec­nia (Del gr. aêr, ai­re y tech­ne, ar­te.) f. Ar­te o cien­cia de apli­car el ai­re a la in­dus­tria. ae­ro­te­ra­pia (Del gr. aêr, ai­re y the­ra­peía, tra­ta­ mien­to.) f. Med. Mé­to­do de cu­rar cier­tas en­fer­me­da­des me­dian­te la ac­ción del ai­re con­te­ni­do en apa­ra­tos apro­ pia­dos. ae­ro­trans­por­ta­do, da adj. Que es trans­por­ta­do por ai­re. Aplí­ca­se par­ti­cu­lar­men­te a sol­da­dos y ma­te­rial bé­li­co. afa­ble (Del lat. af­fa­bi­lis, de af­fa­ri, ha­blar.) adj. Agra­da­ ble, dul­ce, ama­ble, sua­ve en la con­ver­sa­ción y el tra­to. || ant. Que se pue­de ex­pre­sar o de­cir con pa­la­bras. afa­bu­la­ción (Del lat. af­fa­bu­la­tio, -onis; de ad, a y fa­bu­la­tio, fá­bu­la, cuen­to.) f. Mo­ra­le­ja o ex­pli­ca­ción de una fá­bu­la. áfa­ca (Del lat. ap­ha­ca y és­te del gr. ap­ha­ke, al­mor­ta.) f. Bot. Plan­ta le­gu­mi­no­sa anual, pa­re­ci­da a la len­te­ja, que cre­ce en los sem­bra­dos. afa­gia (Del gr. a, priv. y phá­go­mai, co­mer.) f. Im­po­si­ bi­li­dad de de­glu­tir. afa­mar tr. Ha­cer fa­mo­so, dar fa­ma o re­nom­bre. Tó­ ma­se ge­ne­ral­men­te en bue­na par­te. Ú. t. c. r. afán (De afa­nar.) m. Tra­ba­jo ex­ce­si­vo, so­lí­ci­to y pe­no­ so. || An­he­lo o de­seo ve­he­men­te. || Tra­ba­jo cor­po­ral re­ cio, co­mo el de los jor­na­le­ros. afa­na­dor, ra adj. Que afa­na o se afa­na. Ú. t. c. s. || s. Méx. En los es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos de be­ne­fi­ cen­cia o de cas­ti­go, per­so­na que rea­li­za las ta­reas más pe­no­sas. afa­nar (De a y fae­na.) intr. Tra­ba­jar con an­sia, con so­ li­ci­tud pe­no­sa o con­go­jo­sa. Ú. m. c. r. || Ha­cer di­li­gen­cias con ve­he­men­te an­he­lo pa­ra con­se­guir al­go. Ú. m. c. r. || Tra­ba­jar cor­po­ral­men­te de mo­do re­cio, co­mo los jor­na­ le­ros. || tr. Tra­ba­jar a al­guien, traer­le apu­ra­do. || Ro­bar, hur­tar (OBS. En Arg. es voz lun­far­da.) afa­ni­ta (Del gr. ap­ha­nês, os­cu­ro.) f. An­fi­bo­li­ta. afa­ní­ti­co, ca adj. Que con­tie­ne afa­ni­ta. afa­no­so, sa adj. Muy tra­ba­jo­so o pe­no­so. || Que se afa­na. afan­tas­ma­do, da (De a y fan­tas­ma.) adj. Que se pa­re­ce o es se­me­jan­te a un fan­tas­ma. || fam. Va­ni­do­so, pre­su­mi­do. afa­ro­lar­se r. Chi­le. Amos­ta­zar­se, sul­fu­rar­se. || Pe­rú. Exal­tar­se, en­tu­sias­mar­se. afa­sia (Del gr. ap­ha­sia; de a, priv. y pha­sis, pa­la­bra.) f. Pat. Pér­di­da del ha­bla por afec­ción o de­sor­den ce­ re­bral.

afa­ta f Bot. Plan­ta mal­vá­cea, pe­ren­ne, que abun­da en cier­tas re­gio­nes de Ar­gen­ti­na, In­dia y en el N de Aus­tra­ lia. Tie­ne ta­llo y ra­mas le­ño­sas, ho­jas lan­ceo­la­das y flo­res axi­la­res de co­lor ro­jo o ama­ri­llo. Mi­de más o me­nos un me­tro de al­tu­ra. afear tr. Ha­cer o po­ner fea a una per­so­na o co­sa. Ú. t. c. r. || fig. Ta­char, vi­tu­pe­rar, cen­su­rar. afec­ción (Del lat. af­fec­tio, -onis.) f. Im­pre­sión que cau­sa una co­sa en otra, pro­vo­can­do en ella mu­dan­za o al­te­ra­ción. || Afi­ción o in­cli­na­ción. || Re­ser­va de la pro­vi­ sión de los be­ne­fi­cios ecle­siás­ti­cos. Se en­tien­de, co­mún­ men­te, por la co­rres­pon­dien­te al pa­pa. || Med. Al­te­ra­ción mor­bo­sa. AFEC­CIÓN car­día­ca, reu­má­ti­ca, pul­mo­nar. afec­ta­ción (Del lat. af­fec­ta­tio, -onis.) f. Ac­ción de afec­tar. || Ar­ti­fi­cio, fal­ta de sen­ci­llez y na­tu­ra­li­dad; ex­tra­ va­gan­cia pre­sun­tuo­sa en el mo­do de ha­blar, de ser, de es­cri­bir, etc. afec­tar (Del lat. af­fec­ta­re, rec. de af­fi­ce­re, dis­po­ner, pre­pa­rar.) tr. Po­ner en las pa­la­bras, ac­ti­tu­des, ador­nos, etc., ex­ce­si­vo es­tu­dio o cui­da­do de ma­ne­ra que pier­dan la sen­ci­llez y na­tu­ra­li­dad. || FIN­GIR. || Ane­xar. || Cau­sar im­pre­ sión una co­sa en una per­so­na, oca­sio­nan­do en ella al­gu­na sen­sa­ción. Ú. t. c. r. || Ape­te­cer, de­sear, pro­cu­rar al­go con an­sia y ahín­co. || For. Im­po­ner gra­va­men so­bre al­gu­na co­ sa, su­je­tán­do­la el due­ño a la efec­ti­vi­dad de aje­no de­re­cho. || Med. Ori­gi­nar en al­gún ór­ga­no al­te­ra­ción o mu­dan­za. afec­to (Del lat. af­fec­tus.) m. Amor, odio, ira, o cual­quie­ ra de las pa­sio­nes del áni­mo, si bien tó­ma­se más par­ti­cu­ lar­men­te por amor o ca­ri­ño. || Med. AFEC­CIÓN. || Pint. Ex­pre­sión y vi­ve­za de la ac­ción en que se pin­ta la fi­gu­ra. afei­ta­do­ra (De afei­ta­dor.) f. ant. Má­qui­na de afei­tar. afei­tar (Del lat. af­fec­ta­re, afec­tar.) tr. Ador­nar, her­mo­sear o com­po­ner. Ú. t. c. r. || Her­mo­sea o com­po­ner con afei­tes el ros­tro y otra par­te del cuer­po. Ú. t. c. r. || Raer la bar­ba o el bi­go­te con na­va­ja o ma­qui­ni­lla ade­cua­da y por ext., el pe­lo de cual­quier par­te del cuer­po. Ú. t. c. r. || Véa­se NA­VA­ JA DE AFEI­TAR. || Es­qui­lar las cri­nes o las pun­tas de la co­la a una ca­ba­lle­ría. || Re­cor­tar e igua­lar las ra­mas y ho­jas de una plan­ta. || ant. Arre­glar, com­po­ner, ins­truir, di­ri­gir. afei­te (De afei­tar.) m. Ade­re­zo, com­pos­tu­ra, ador­no. || Cos­mé­ti­co. afe­lan­dra f. Bot. Gé­ne­ro de acan­tá­ceas que com­ pren­de her­mo­sas plan­tas de ador­no, pro­pias de la re­ gión tro­pi­cal de Amé­ri­ca. afe­lio (Del gr. apó, le­jos de y he­li­sos, Sol.) m. Astr. Pun­to de la ór­bi­ta de un pla­ne­ta, más dis­tan­te del Sol. afel­par tr. Dar a una te­la as­pec­to de fel­pa o ter­cio­pe­ lo. || Mar. Re­for­zar la ve­la con pa­lle­te o es­to­pa. afe­mi­na­do, da p. p. de AFE­MI­NAR. || adj. Dí­ce­se del que por su as­pec­to, mo­do de ha­blar o con­du­cir­se, se pa­re­ce a las mu­je­res. Ú. t. c. s. || Que pa­re­ce de mu­jer. VOZ AFE­MI­NA­DA.

www.elbibliote.com

Valle de los Budas de Barmiyán, Afganistán.

Mezquita Mazari Sharif en Afganistán septentrional. afe­ren­te (Del lat. af­fe­rens, -en­tis, p. a. de af­fe­rre, traer.) adj. Hist Nat. Que trae. Va­so, con­duc­to AFE­REN­TE. afé­re­sis (Del gr. ap­haí­re­sis, de ap­hai­reo, qui­tar.) f. Gram. Me­ta­plas­mo con­sis­ten­te en su­pri­mir una o más le­tras al prin­ci­pio de una pa­la­bra; v. gr. : SE­GU­RAR por ase­gu­rar; CO­LÁS, por Ni­co­lás; NO­RA­BUE­NA, por en­ ho­ra­bue­na. afe­rrar (De a y fe­rro.) tr. Aga­rrar, asir fuer­te­men­te. Ú. t. c. intr. || Mar. Ple­gar las ve­las de cruz y las de cu­chi­llo, tol­dos, em­pa­ve­sa­das, etc., ase­gu­ran­do las pri­me­ras so­ bre sus ver­gas y so­bre sus ner­vios o ca­bos se­me­jan­tes a las de­más. || Atra­par, aga­rrar el an­cla en el fon­do. || r. Asir­se fuer­te­men­te. Aplí­ca­se a las em­bar­ca­cio­nes cuan­ do se asen con gar­fios unas a otras. || fig. In­sis­tir con te­na­ci­dad. Ú. t. c. intr. afer­vo­ri­zar (De a y fer­vo­ri­zar.) tr. En­fer­vo­ri­zar. Ú. t. c. r. afes­to­na­do, da adj. La­bra­do en for­ma de fes­tón. || Ador­na­do con fes­to­nes. Af­ga­nis­tán (Estado islámico del) Geog.

A

AFGANO, NA

Ubicado al su­does­te de Asia. Li­mi­ta al nor­te con Turk­ me­nis­tán, Uz­be­kis­tán y Tad­ji­kis­tán; al es­te con Chi­na, In­dia y Pa­kis­tán; al sur con Pa­kis­tán y al oes­te con Irán. Sup., 652.225 km2 con un total de 29.000.000 hab. Cap., Ka­bul. Se ca­rac­te­ri­za por su te­rri­to­rio ele­va­do, muy mon­ta­ño­so y me­se­ta­rio, só­lo in­te­rrum­pi­do por pe­ que­ños va­lles fér­ti­les. La moneda oficial es el afgani y la religión mayoritaria, el islam. Los idiomas oficiales son el pastú y el dario. El territorio afgano, de altas mesetas, está atravesado de E a O por su principal cordillera, el Hindu-Kush, que alcanza los 7.750 m en su extremo oriental. La penillanura ocupa aprox. la mitad del territorio. Clima continental en extremo, con escasas precipitaciones. Red fluvial de tipo endorreico. El principal grupo étnico es el de los pashto o pathan, seguidos de los tadzhik, todos ellos indoeuropeos iranios. Minorías turcotártaras. País en de­sa­rro­llo, ubi­ca­do en uno de los úl­ti­mos pues­tos en el ran­king de na­cio­nes, rea­li­za­do por el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el De­sa­rro­ llo (PNUD), en su in­for­me anual de 1994, de eco­no­mía pre­do­mi­nan­te­men­te agrí­co­la, cu­yas prin­ci­pa­les pro­duc­ cio­nes son tri­go y al­go­dón. En­tre sus re­cur­sos na­tu­ra­ les se des­ta­ca el pe­tró­leo y el gas na­tu­ral. Ex­por­ta es­te com­bus­ti­ble y tam­bién al­fom­bras. Por su po­si­ción geo­ grá­fi­ca re­ci­bió in­fluen­cias per­sas, ára­bes, mon­gó­li­cas e hin­dúes. Man­tu­vo su­ce­si­vas gue­rras con el Rei­no Uni­do de Gran Bre­ta­ña e Ir­lan­da del Nor­te has­ta con­quis­tar su in­de­pen­den­cia en 1919. Pasó a la órbita soviética al sufrir la invasión de 1979. Luego de una cruenta lucha estos se retiran del territorio afgano en 1989 y el país se sume en una guerra civil hasta cuando los talibanes toman a Kabul y con ella el poder, en 1996. El atentado del 11 de septiembre de 2001 contra Nueva York y otros objetivos de los Estados Unidos determinaron la ocupación del país por las fuerzas aliadas contra el terrorismo y la consecuente caída del régimen Talibán. La Joya Jirga (asamblea general de clanes) de 2002 reeligió a Hamid Karzai. En el 2004 se aprobó una nueva constitución, que convirtió al país en una república islámica de régimen presidencial. En octubre, Karzai fue ratificado en su cargo tras vencer en las elecciones. En 2008 los rebeldes talibanes llevaron a cabo una ofensiva a fin de desestabilizar el sistema político y combatir las tropas de la coalición internacional. La compleja situación política actual ha agravado la situación económica del país, que sufre una grave crisis alimentaria. af­ga­no, na adj. Na­tu­ral de Af­ga­nis­tán, país de Asia Cen­tral. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a es­te país. afian­zar tr. Dar fian­za pa­ra ga­ran­ti­zar in­te­re­ses o cau­da­les o el cum­pli­mien­to de al­gu­na obli­ga­ción. || Ase­ gu­rar con pun­ta­les, cla­vos, cor­de­les, etc.; apo­yar, con­ so­li­dar, sos­te­ner. Ú. t. c. r. || Asir, aga­rrar. Ú. t. c. r. afi­che (Del fr. af­fi­che.) m. Ga­li­cis­mo em­plea­do por car­ tel, anun­cio, avi­so.

Afiche publicitario realizado por Tolouse Lautrec. afi­ción f. Con­jun­to de las per­so­nas afi­cio­na­das a cier­ tos es­pec­tá­cu­los. afi­cio­na­do, da p. p. de AFI­CIO­NAR. || adj. Que cul­ ti­va al­gún ar­te por afi­ción y sin te­ner­lo por ofi­cio. Ú. t.

34 c. s. afi­cio­nar (De afi­ción.) tr. In­cli­nar, in­du­cir a otro a que gus­te de al­guien o al­go. || r. Pren­dar­se de al­guien, gus­tar de una co­sa. afi­dá­vit (Del lat. af­fi­da­vit.) m. De­cla­ra­ción que ha­cen en cier­tos paí­ses ex­tran­je­ros, los te­ne­do­res de efec­tos pú­bli­cos reem­bol­sa­bles, afir­man­do te­ner re­si­den­cia en su país de ori­gen. || For. De­cla­ra­ción pres­ta­da por un tes­ ti­go de car­go, en Es­ta­dos Uni­dos y Rei­no Uni­do. afie­brar­se r. Amér. Me­rid. Sen­tir sín­to­mas de fie­bre o ca­lor ex­ce­si­vo. afi­ja­ción f. ant. FI­JA­CIÓN. afi­jo, ja (Del lat. af­fi­xus.) p. p. irreg. ant. de AFI­JAR. || adj. Gram. Dí­ce­se del pro­nom­bre per­so­nal cuan­do va pos­pues­to y uni­do al ver­bo y aplí­ca­se igual­men­te a las pre­po­si­cio­nes y par­tí­cu­las que se em­plean en la for­ma­ ción de pa­la­bras de­ri­va­das y com­pues­tas. Ú. m. c. s. m. afi­la­de­ra (De afi­lar.) adj. Pie­dra de amo­lar. Ú. t. c. s. afi­la­dor m. Chi­le. Pie­dra de afi­lar, afi­la­de­ra. afi­la­dor, ra adj. Que afi­la. || m. El que por ofi­cio afi­la ins­tru­men­tos cor­tan­tes. || AFI­LÓN. afi­la­do­ra f. Má­qui­na pa­ra afi­lar he­rra­mien­tas cor­ tan­tes y pu­li­men­tar me­ta­les, con­sis­ten­te en una o va­ rias mue­las de es­me­ril o as­pe­rón mon­ta­das so­bre un eje gi­ra­to­rio. afi­la­lá­pi­ces m. Apa­ra­to pa­ra sa­car pun­ta a los lá­ pi­ces. afi­lar tr. Sa­car fi­lo, ha­cer más agu­do o del­ga­do el de un ins­tru­men­to o ar­ma. || AGU­ZAR. || fig. Afi­nar la voz o ha­cer más su­til al­go in­ma­te­rial. || r. fig. Adel­ga­zar­se el ros­tro, la na­riz o los de­dos. afi­liar (Del lat. af­fi­lia­re; de ad, a y fi­lium, hi­jo.) tr. Unir, jun­tar, aso­ciar una per­so­na a una cor­po­ra­ción, so­cie­dad o par­ti­do po­lí­ti­co. Ú. m. c. r. afi­li­gra­na­do, da p. p. de AFI­LI­GRA­NAR. || adj. De fi­li­gra­na. || Se­me­jan­te o pa­re­ci­do a ella. || fig. Dí­ce­se de per­so­nas y co­sas pe­que­ñas, muy fi­nas y de­li­ca­das, co­ mo cier­tas fac­cio­nes, es­ti­los, fi­gu­ras, etc. afi­li­gra­nar tr. Ha­cer fi­li­gra­na. || fig. Pu­lir, her­mo­sear con pri­mor. áfi­lo, la (Del gr. áphy­llos; de a, priv. y phy­llon, ho­ja.) adj. Bot. Ca­ren­te de ho­jas. afi­lón (De afi­lar.) m. Co­rrea en­gra­sa­da, pa­ra sua­vi­zar, afi­nar o asen­tar el fi­lo. || CHAI­RA. afi­lo­rar tr. Afi­ro­lar. Ú. t. c. r. afín (Del lat. af­fi­nis; de ad, a y fi­nis, tér­mi­no.) adj. Pró­ xi­mo, con­ti­guo, ad­ya­cen­te. Tie­rras, cam­pos AFI­NES. || Que tie­ne afi­ni­dad con otra co­sa. || s. Pa­rien­te por afi­ ni­dad. afi­na­ción f. Ac­ción de afi­nar o afi­nar­se. afi­na­dor, ra adj. Que afi­na. || m. El que por ofi­cio afi­na pla­nos u otros ins­tru­men­tos mu­si­ca­les. || TEM­PLA­ DOR, lla­ve o mar­ti­llo con que se tem­plan al­gu­nos ins­tru­ men­tos de cuer­da, co­mo el pia­no, el ar­pa, etc. afi­na­mien­to m. Afi­na­ción. || Fi­nu­ra. afi­nar (De a y fi­no.) tr. Per­fec­cio­nar, pu­lir, dar el úl­ti­mo pun­to a una co­sa. Ú. t. c. r. || Ha­cer fi­no o cor­tés a al­ guien. Ú. m. c. r. || Ha­cer que al en­cua­der­nar un li­bro la cu­bier­ta so­bre­sal­ga igual­men­te por to­das par­tes. || Pu­ri­ fi­car los me­ta­les. || Po­ner los ins­tru­men­tos mu­si­ca­les en to­no jus­to con arre­glo a un mis­mo dia­pa­són. || En­to­nar con per­fec­ción los so­ni­dos al to­car o can­tar. afin­car (De a, fin­car.) intr. FIN­CAR. Ú. t. c. r. || tr. ant. Ahin­car. afi­ni­dad (Del lat. af­fi­ni­tas, -atis.) f. Ana­lo­gía o se­me­jan­ za en­tre dos co­sas. || Pa­ren­tes­co que se es­ta­ble­ce, me­ dian­te el ma­tri­mo­nio, en­tre ca­da cón­yu­ge y los deu­dos por con­san­gui­ni­dad del otro. || Im­pe­di­men­to di­ri­men­te de­ri­va­do de tal pa­ren­tes­co. Com­pren­de la lí­nea rec­ta y de la co­la­te­ral has­ta el se­gun­do gra­do en el ma­tri­mo­nio ca­nó­ni­co y has­ta el ter­ce­ro en el ci­vil, se­gún los res­pec­ti­ vos cóm­pu­tos. || Quím. Fuer­za que une los áto­mos pa­ra cons­ti­tuir las mo­lé­cu­las. afi­ni­dad f. Bot. Co­rres­pon­den­cia que exis­te en­tre las es­pe­cies ve­ge­ta­les por me­dio de los ca­rac­te­res co­mu­ nes. afi­no m. Afi­na­ción de los me­ta­les. afir­ma­do, da p. p. de AFIR­MAR. || m. FIR­ME, ca­pa de gui­jo pa­ra con­so­li­dar el pi­so de una ca­rre­te­ra. afir­mar (Del lat. af­fir­ma­re; de ad, a y fir­ma­re, for­ti­fi­car, ase­gu­rar.) tr. Po­ner fir­me, ase­gu­rar, dar fir­me­za. Ú. t. c. r. Ase­gu­rar, dar por cier­to al­go. || r. Apo­yar­se, ase­gu­rar­se en al­go pa­ra es­tar fir­me. || Ra­ti­fi­car­se al­guien en lo ex­ pre­sa­do o de­cla­ra­do. || Esgr. Ir­se fir­me ha­cia el con­tra­rio, pre­sen­tán­do­le la pun­ta de la es­pa­da. afir­ma­ti­vo, va (Del lat. af­fir­ma­ti­vus.) adj. Que im­pli­ca o de­no­ta afir­ma­ción. || Véa­se PRE­CEP­TO AFIR­MA­TI­VO. || Dial. Véa­se PRO­PO­SI­CIÓN AFIR­MA­TI­VA. afis­tu­lar tr. Con­ver­tir en fís­tu­la una lla­ga. Ú. t. c. r.

www.elbibliote.com

afla­tar­se r. Chi­le y Hond. Su­frir fla­to. || Guat. Ape­sa­ dum­brar­se, afli­gir­se. aflau­ta­do, da adj. De so­ni­do se­me­jan­te o pa­re­ci­do al de la flau­ta. aflau­tar (De a y flau­ta.) tr. Amér. Ati­plar. afle­cha­do, da adj. Que tie­ne for­ma de fle­cha. aflic­ción (Del lat. af­flic­tio, -onis.) f. Efec­to de afli­gir o afli­gir­se. afli­gir (Del lat. af­fli­ge­re; de ad, a y fli­ge­re, cho­car, sa­ cu­dir.) tr. Pro­du­cir mo­les­tia o su­fri­mien­to fí­si­co. Ú. t. c. s. || Cau­sar tris­te­za, con­go­ja o an­gus­tia mo­ral. Ú. t. c. r. afli­gir tr. Méx. Apa­lear, gol­pear. || Ha­cer fue­go des­de una trin­che­ra so­bre un gru­po que ata­ca a cuer­po des­ cu­bier­to. aflo­jar (De a y flo­jo.) tr. Dis­mi­nuir la ti­ran­tez o la pre­ sión. Ú. t. c. r. || fig. y fam. Sol­tar, en­tre­gar. || intr. Per­ der fuer­za una co­sa. AFLO­JÓ el vien­to. || De­jar de em­ plear en al­gu­na co­sa el mis­mo fer­vor, vi­gor o apli­ca­ción. AFLO­JÓ en sus es­tu­dios. aflo­ra­do, da p. p. de AFLO­RAR. || adj. Flo­rea­do. aflo­rar (De a y flor.) intr. Aso­mar a ras de tie­rra un fi­lón o una ma­sa mi­ne­ral. || tr. Cri­bar los ce­rea­les o cer­ner la ha­ri­na pa­ra ob­te­ner la par­te se­lec­ta o la flor. afluen­te (Del lat. af­fluens, -en­tis.) p. a. de AFLUIR. Que aflu­ye. || adj. Fa­cun­do. || m. Arro­yo o río se­cun­da­rio que de­sa­gua en otro prin­ci­pal. afluir (Del lat. af­flue­re; de ad, a y flue­re, fluir.) intr. Acu­ dir en abun­dan­cia, o con­cu­rrir en gran nú­me­ro a de­ter­ mi­na­do si­tio o lu­gar. || Ver­ter un arro­yo o río sus aguas en las de otro o en las de un mar o la­go. aflu­jo (Del lat. af­flu­xus.) m. Med. Afluen­cia ex­ce­si­va o anor­mal de lí­qui­dos a un te­ji­do or­gá­ni­co. aflu­xio­nar­se r. Amér. Cen­tral. Abo­ta­gar­se. || Col. y Chi­le. Aca­ta­rrar­se. afo­llar (De a y fo­llar.) tr. So­plar con los fue­lles. || fig. Ple­gar en for­ma de fue­lle. || ant. Es­tro­pear, he­rir. Usáb. t. c. r. || Ofen­der, es­tra­gar, vi­ciar, las­ti­mar. || Alb. Ha­cer mal una obra o cons­truc­ción. || r. Alb. Ahue­car­se o ave­ji­gar­ se las pa­re­des. afon­dar tr. ECHAR A FON­DO. || ant. Ahon­dar. || intr. Hun­dir­se, ir­se a fon­do o a pi­que. Ú. t. c. r. afo­nía (Del gr. ap­ho­nía.) Ca­ren­cia o fal­ta de voz. afo­rar (De a y fo­ro.) tr. Dar o to­mar a fo­ro al­gu­na he­re­dad. || Otor­gar, dar fue­ros. || Re­co­no­cer y va­luar gé­ ne­ros o mer­ca­de­rías pa­ra fi­jar los de­re­chos que de­ben pa­gar. || Me­dir la can­ti­dad de agua que lle­va una co­ rrien­te en de­ter­mi­na­da uni­dad de tiem­po. || De­ter­mi­nar la can­ti­dad y va­lor de los gé­ne­ros o mer­ca­de­rías que ha­ya en al­gún lu­gar. || Cal­cu­lar la ca­pa­ci­dad de un re­cep­tá­ cu­lo. || intr. Di­cho de las de­co­ra­cio­nes tea­tra­les, cu­brir com­ple­ta­men­te las par­tes del es­ce­na­rio que de­ben ocul­ tar­se al pú­bli­co. Ú. t. c. tr. afo­ris­mo (Del lat. ap­ho­ris­mus y és­te del gr. ap­ho­ ris­mós; de apó, de y ori­zo, li­mi­tar.) m. Sen­ten­cia bre­ve y doc­tri­nal que en al­gu­na cien­cia o ar­te se pro­po­ne co­ mo re­gla. afo­rrar tr. Fo­rrar, po­ner fo­rro o cu­bier­ta a una co­sa. || Mar. Cu­brir a vuel­tas con un ca­bo del­ga­do par­te de otro más grue­so. || r. Po­ner­se mu­cha ro­pa in­te­rior. || fig. y fam. Co­mer y be­ber bien. Sue­le usar­se con al­gún adv. afor­tu­na­do, da p. p. de AFOR­TU­NAR. || adj. Que tie­ne bue­na suer­te o for­tu­na. || Bo­rras­co­so, tem­ pes­tuo­so. || Que ha­ce fe­liz o lo es; dí­ce­se de don­de se en­cuen­tra la fe­li­ci­dad. Unión AFOR­TU­NA­DA; man­sión AFOR­TU­NA­DA. afo­sar­se r. Mil. De­fen­der­se ha­cien­do al­gún fo­so. afrai­lar (De a y frai­le, con alu­sión al cer­qui­llo.) tr. Agr. Cor­tar las ra­mas a un ár­bol jun­to a las cru­ces. afran­ce­sa­do, da p. p. de AFRAN­CE­SAR. || adj. Que gus­ta de imi­tar a los fran­ce­ses. Aplí­ca­se en es­pe­ cial a los es­pa­ño­les que du­ran­te la gue­rra de la in­de­ pen­den­cia de su país si­guie­ron el par­ti­do de Na­po­león. Ú. t. c. s. afra­ne­la­do, da adj. Que se ase­me­ja o se pa­re­ce a la fra­ne­la. afre­char­se r. Chi­le. En­fer­mar un ani­mal a cau­sa de ha­ber co­mi­do mu­cho afre­cho. afre­che­ro m. Arg. y Bol. Pá­ja­ro de plu­ma­je gri­sá­ceo sal­pi­ca­do con pin­tas de co­lor cas­ta­ño, que per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de los frin­gí­li­dos. afre­cho (Del lat. af­frac­tum, p. p. de af­fran­ge­re, rom­ per.) m. Sal­va­do. afre­ni­llar tr. Su­je­tar o ama­rrar con fre­ni­llos. afren­ta (De afruen­ta.) f. Ver­güen­za y des­ho­nor que re­sul­ta de al­gún he­cho o di­cho. || Di­cho o he­cho afren­ to­so. || Des­hon­ra que lle­va apa­re­ja­da la im­po­si­ción de pe­nas por cier­tos de­li­tos. || ant. Apu­ro, pe­li­gro o lan­ce que oca­sio­na des­hon­ra o ver­güen­za. || In­ti­ma­ción, re­ que­ri­mien­to. Áfri­ca Geog. El ter­cer con­ti­nen­te por su su­per­fi­

AGAR

35 cie lue­go de Asia y Amé­ri­ca, po­see una superficie de 30.271.000 km2. Tiene un total de 929.113.444 hab. Su as­pec­to com­pac­to ofre­ce muy po­cos ac­ci­den­tes cos­te­ ros no­ta­bles. Lo ro­dean el océa­no In­di­co, el mar Ro­jo, el océa­no Atlán­ti­co y el mar Me­di­te­rrá­neo. El ca­nal de Suez lo se­pa­ra a Áfri­ca de Asia. Su ori­gen geo­ló­gi­co es an­ti­guo, pre­cám­bri­co y mues­tra gran can­ti­dad de en­ ca­de­na­mien­tos y ma­ci­zos de eras más re­cien­tes co­mo los Atlas en el no­roes­te, con ma­ni­fes­ta­cio­nes vol­cá­ni­cas ac­tua­les a lo lar­go de la fa­lla que re­co­rre al con­ti­nen­te des­de Eri­trea has­ta Ma­la­wi, fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble por la gran can­ti­dad de la­gos que la ocu­pan. El la­go Vic­to­ ria es con­si­de­ra­do co­mo el ori­gen del Ni­lo, uno de los ríos más fa­mo­sos del mun­do. Ade­más, son im­por­tan­tes los ríos Lim­po­po y Zam­be­ze, (pen­dien­te del océa­no In­ di­co), Con­go o Zai­re, Ní­ger y Se­ne­gal (océa­no Atlán­ti­co). El río Cha­ri de­sem­bo­ca en la de­pre­sión in­ter­na del la­go Chad. El cli­ma es cá­li­do, su­ce­dién­do­se de nor­te a sur las va­rie­da­des sub­tro­pi­cal, de­sér­ti­ca, su­be­cua­to­rial y ecua­ to­rial pa­ra re­pe­tir la se­cuen­cia su­be­cua­to­rial de­sér­ti­ca y sub­tro­pi­cal en Su­dá­fri­ca. Al es­te ele­va­das mon­ta­ñas y me­se­tas ter­cia­rias ofre­cen va­rie­da­des de cli­ma tem­ pla­do y frío de al­tu­ra. La po­bla­ción di­fie­re al nor­te y sur de los de­sier­tos Ará­bi­go, de Li­bia y Sa­ha­ra. Al nor­te la po­bla­ción pre­do­mi­nan­te es blan­ca, en su ma­yo­ría mu­ sul­ma­na. Al sur se ex­tien­de el “Áfri­ca Ne­gra”. Predominio rural y red urbana prácticamente inexistente. Alta tasa de natalidad y las peores cifras de esperanza de vida a nivel mundial. Bajo desarrollo económico; con excepción de los países árabes del N y de Sudáfrica. Inexistencia de infraestructura para evolucionar y deuda exterior muy alta. La situación actual del país se caracteriza por una importante crisis económica, el hambre en algunos países y la inestabilidad social. Los conflictos étnicos se han recrudecido en países como Ruanda y el integrismo islámico tiene una fuerte implantación en otros como Argelia, Egipto o Sudán. afri­ca­nis­mo m. Vo­ca­blo o mo­do de ex­pre­sión ori­gi­ nal de los es­cri­to­res la­ti­nos na­ci­dos en Áfri­ca. afri­ca­nis­ta com. Per­so­na de­di­ca­da al es­tu­dio y fo­ men­to de los asun­tos re­la­ti­vos al Áfri­ca. afri­ca­ni­zar tr. Dar ca­rác­ter afri­ca­no. Ú. t. c. r. afri­ca­no, na adj. Na­tu­ral de Áfri­ca. Ú. t. c. s. Per­ te­ne­cien­te a es­ta par­te del mun­do. || Véa­se ALER­CE AFRI­CA­NO.

África. Esfinge de Gizeh, Egipto.

áfri­co, ca (Del lat. afri­cus.) adj. Afri­ca­no. || m. Ábre­ go. afro­di­sía­co, ca (Del gr. aph­ro­di­sia­kós; de Aph­ro­di­te, Ve­nus.) adj. Dí­ce­se de la sus­tan­cia o me­di­ca­men­to que pro­du­ce la ex­ci­ta­ción del ape­ti­to se­xual. Ú. t. c. s. m. afro­di­ta Mit. Nom­bre da­do por los grie­gos a Ve­nus. afro­ni­tro (Del la­tín aph­ro­ni­trum y és­te del gr. aph­ro­ ni­tron; de aph­rós, es­pu­ma y ni­tron , ni­tro.) m. ES­PU­MA DE NI­TRO. afron­tar (Del b. lat. af­fron­ta­re y és­te del lat. ad, a y frons, fren­te.) tr. Po­ner una co­sa en­fren­te de otra. Ú. t. c. intr. || CA­REAR. || Ha­cer fren­te al ene­mi­go. || ARROS­ TRAR. || ant. Afren­tar. || Re­que­rir, amo­nes­tar. || ECHAR EN CA­RA. afron­ti­lar (De a y fron­til.) tr. Méx. Atar por los cuer­ nos una red va­cu­na al pos­te o bra­ma­de­ro, pa­ra do­mar­la o ma­tar­la. af­ta (Del lat. aph­ta y és­te del pol. aph­tai, que­ma­du­ras.) f. Pat. Úl­ce­ra pe­que­ña, ge­ne­ral­men­te blan­cuz­ca, que se for­ma en la mem­bra­na mu­co­sa del tu­bo di­ges­ti­vo o en la bo­ca. afue­ra adv. l. Fue­ra del si­tio en que uno es­tá. || En la par­te ex­te­rior. || f. pl. Al­re­de­do­res de una po­bla­ción. || Fort. Te­rre­no des­pe­ja­do al­re­de­dor de una pla­za, pa­ra que no pue­da apro­xi­mar­se el ene­mi­go sin ex­po­ner­se al fue­go di­rec­to de la ar­ti­lle­ría. || ¡AFUE­RA! expr. elípt. con que se avi­sa a una o va­rias per­so­nas que se re­ti­ren de al­gún lu­gar o de­jen li­bre el pa­so. || AFUE­RA, AFUE­RAS, DE. m. adv. ant. Ade­más de. || EN AFUE­RA. m. adv. ant. A ex­cep­ción. afu­far f. fam. HUIR. afu­sión (Del lat. af­fu­sio, -onis; de af­fun­de­re, de­rra­mar, ver­ter.) f. Med. Ac­ción de ver­ter, con fi­nes te­ra­péu­ti­cos, agua, por lo co­mún, fría, des­de cier­ta al­tu­ra so­bre el cuer­po o una par­te de él. afus­te (De a y fus­te.) m. En los pri­me­ros tiem­pos de ar­ti­lle­ría, CU­RE­ÑA. || Ar­ma­zón si­mi­lar a una cu­re­ña sin rue­das so­bre la que se mon­ta­ban los mor­te­ros pa­ra dis­ pa­rar­los. afu­trar­se r. Chi­le. Aci­ca­lar­se imi­tan­do al fu­tre. Po­ ner­se ma­jo. Ag (Abr. de la voz lat. ar­gen­tum, pla­ta.) Quím. Sím­bo­lo de la pla­ta. agá (Del tur­co agá y és­te del mo­gol acá, se­ñor.) m. Ofi­ cial del ejér­ci­to tur­co. agá m. Tí­tu­lo ho­no­rí­fic ­ o, en Tur­quía. aga­cé adj. Dí­ce­se del in­di­vi­duo que ha­bi­ta­ba en la de­ sem­bo­ca­du­ra del río Pa­ra­guay. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a es­tos in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nos. aga­cha­da f. fam. Arg. y Urug. As­tu­cia o ma­ña pa­ra elu­ dir al­gún com­pro­mi­so. || Chi­le. Re­ve­ren­cia, ge­nu­fle­xión. aga­cha­di­za (De aga­char­se.) f. Ave zan­cu­da que vue­ la a ras de tie­rra y sue­le es­tar en arro­yos o lu­ga­res pan­ta­ no­sos, don­de se aga­cha y ocul­ta. Es pa­re­ci­da a la cho­ cha, pe­ro de alas más agu­das y tar­sos más del­ga­dos. aga­char (De a y ga­cho.) tr. fam. In­cli­nar o ba­jar el ani­mal al­gu­na par­te del cuer­po y es­pe­cial­men­te la ca­ be­za. Ú. t. c. intr. || r. fam. En­co­ger­se, do­blan­do mu­cho el cuer­po ha­cia el sue­lo. || fig. y fam. De­jar pa­sar al­gún con­tra­tiem­po, acu­sa­ción, etc., sin de­fen­der­se ni ex­cu­ sar­se, pa­ra ob­te­ner des­pués ma­yor ven­ta­ja. || Re­ti­rar­se, apar­tar­se tem­po­ral­men­te del tra­to y vis­ta de la gen­te. aga­char­se r. fig. Amér. So­me­ter­se, su­bor­di­nar­se, ce­der. aga­che m. Col. Em­bus­te, pa­tra­ña, ga­za­po. aga­cho­na (De aga­char­se.) f. Zool. Ave acuá­ti­ca que abun­da en las la­gu­nas cer­ca­nas a la ciu­dad de Mé­xi­co. aga­dir Geog. Pro­vin­cia meridional de Ma­rrue­cos. Sup. 17.460 km2 y 700.000 hab. Cap., la c. homónima (110.479 hab.). Agrios. Puer­to ho­mó­ni­mo en la cos­ta del Atlán­ti­co. En 1911, Ale­ma­nia en­vió un cru­ce­ro a es­te puer­to sus­ci­tán­do­se un in­ci­den­te con Fran­cia.

A

aga­lla (Del lat. ga­lla.) f. Ex­cre­cen­cia re­don­da for­ma­da en el ro­ble, al­cor­no­que, etc., por la pi­ca­du­ra de cier­tos in­sec­tos al de­po­si­tar sus hue­vos. || Amíg­da­la. Ú. m. en pl. || Ór­ga­no de la res­pi­ra­ción de los pe­ces, si­tua­do en­tre am­bos la­dos y en el arran­que de la ca­be­za. Al­gu­nos mo­ lus­cos y los ba­tra­cios en su pri­me­ra edad, tie­nen tam­ bién aga­llas. Ú. m. en pl. || Ca­da uno de los cos­ta­dos de la ca­be­za de las aves. Ú. m. en pl. || Ar­bus­to sil­ves­tre de Cu­ba, del que se ob­tie­ne aga­lla que se uti­li­za pa­ra tin­te, se­me­jan­te a la es­pue­la de ca­ba­lle­ro. || Ec. Guiz­que. || Vet. Ve­ji­ga in­ci­pien­te. || pl. An­gi­na. || Ros­cas que tie­ne la tien­ta­gu­ja en su ex­tre­mo in­fe­rior. || fig. y fam. Áni­mo es­for­za­do, va­lor. Ú. c. con el ver­bo te­ner. || AGA­LLA DE CI­PRÉS. PI­ÑA DE CI­PRÉS. aga­lla­do, da adj. Tint. Dí­ce­se de lo que se ha pues­ to en tin­ta de aga­llas mo­li­das pa­ra que to­me el co­lor ne­gro. aga­lle­ga­do, da adj. Pa­re­ci­do o se­me­jan­te a los ga­ lle­gos en su ha­bla o cos­tum­bre. aga­llón m. aum. de AGA­LLA. || Ca­da una de las cuen­tas de pla­ta hue­cas, de que es­tán com­pues­tos los co­lla­res de al­gu­nas al­dea­nas. || Cuen­ta de ro­sa­rio muy abul­ta­da y de ma­de­ra. || GA­LLÓN. aga­llo­na­do, da adj. Arq. Que tie­ne ga­llo­nes. aga­llu­do, da adj. fam. Arg. Au­daz, osa­do, va­lien­te, de áni­mo es­for­za­do. || Des­ver­gon­za­do, que es po­co es­ cru­pu­lo­so. || Col. Ec. y Ve­nez. Co­di­cio­so, ci­ca­te­ro mez­ qui­no. || Chi­le y Pe­rú. As­tu­to, tai­ma­do. ága­ma (voz de ori­gen ca­ri­be) m. Zool. Rep­til in­sec­tí­ vo­ro, ca­rac­te­ri­za­do por su vis­to­so co­lo­ri­do: gar­gan­ta y ca­be­za de co­lor ro­jo bri­llan­te, pa­tas co­lor azul me­tá­li­co; la ba­se de la co­la de co­lor ama­ri­llo y el res­to de co­lor ro­jo vi­ví­si­mo, a ex­cep­ción de la pun­ta que es azul cla­ro. Es ori­gi­na­rio de Áfri­ca y la In­dia.

Agama. aga­mí m. Zool. Ave zan­cu­da de plu­ma­je gris con re­fle­ jos azu­les, que se do­mes­ti­ca fá­cil­men­te y sir­ve de guar­ dián de otras aves de co­rral. Es ori­gi­na­ria de Amé­ri­ca me­ri­dio­nal. aga­mia (Del gr. a, priv. y ga­mos, unión de los dos se­ xos.) f. Bot. Es­ta­do de las plan­tas que no tie­nen ór­ga­nos se­xua­les. Ága­mo, ma (Del gr. a, priv. y ga­mos, unión se­xual.) adj. Bot. Aplí­ca­se a las plan­tas que ca­re­cen de ór­ga­nos de re­pro­duc­ción. aga­mu­zar tr. Cur­tir las pie­les dán­do­les el as­pec­to o las pro­pie­da­des de la ga­mu­za. agan­gre­nar­se r. Gan­gre­nar­se. ága­pe (Del gr. agá­pe, afec­to, amor.) m. Con­vi­te de ca­ri­ dad con que los pri­me­ros cris­tia­nos es­tre­cha­ban la unión y con­cor­dia en­tre los miem­bros de un mis­mo cuer­po. || Por ext., BAN­QUE­TE. agar Hist. Sag. Es­cla­va de Abra­hán y ma­dre de Is­mael, el que es­ta­ba des­ti­na­do a ser el tron­co de la ra­za ára­be o is­mae­li­ta. Des­pués del na­ci­mien­to de su hi­jo Isaac, fue ex­pul­sa­da por el pa­triar­ca. Li­bra­dos a su suer­te y se­dien­ tos, ma­dre e hi­jo, fue­ron ad­ver­ti­dos por un án­gel de una fuen­te don­de po­der cal­mar su sed.

África. Mezquita de Hassán, Rabat, Marruecos.

Agadir, Marruecos.

África. Mercado de verduras y frutas en Kenya.

aga­lac­tia (Del gr. aga­lac­tía; de a, priv. y ga­la, le­che.) f. Ca­ren­cia o fal­ta de le­che en las ma­dres. agal­ba­na­do, da adj. Gal­ba­no­so.

www.elbibliote.com

“Abraham repudia a Agar y a Ismael”, obra de Gercino.

A

AGAR-AGAR

agar-agar (Voz ma­la­ya.) m. Ge­la­ti­na ve­ge­tal que se ex­trae de cier­tas al­gas, la que se des­ti­na a va­rios usos. agar­ba­do, da adj. Gar­bo­so. agar­ban­za­do, da adj. Dí­ce­se del pa­pel cu­yo co­lor es se­me­jan­te al del gar­ban­zo. agar­bar­se f. Aga­char­se, do­blar­se, in­cli­nar­se ha­cia aba­jo, en­cor­var­se. agar­bi­llar (De a y gar­bi­lla, dim. de gar­ba.) tr. Agr. Ha­cer o for­mar gar­bas. aga­re­no, na adj. Des­cen­dien­te de Agar. Ú. t. c. s. || Ma­ho­me­ta­no. Ú. t. c. s. agá­ri­co (Del lat. aga­ri­cum y és­te del gr. aga­ri­kón, hon­go de cier­to gé­ne­ro.) m. Hon­go sin ta­lo pa­rá­si­to de la en­ci­na, el aler­ce y otros ár­bo­les. || AGÁ­RI­CO MI­NE­ RAL. Sus­tan­cia blan­ca y es­pon­jo­sa con que se fa­bri­can la­dri­llos me­nos pe­sa­dos que el agua, cons­ti­tui­da por un si­li­ca­to de alú­mi­na y mag­ne­sia.

Agárico. aga­rra­da (De aga­rrar.) f. fam. Al­ter­ca­do, dis­pu­ta, ri­ ña, pen­den­cia. aga­rra­de­ra f. Amér. Aga­rra­de­ro, asi­de­ro. || Cu­ba. Ca­da una de las dos pie­zas so­bre­sa­lien­tes del qui­trín, que sir­ven pa­ra apo­yar la ma­no al su­bir o ba­jar. aga­rra­de­ro (De aga­rrar.) m. Asa o man­go de una co­sa. || fig. Par­te de un ob­je­to, apro­pia­da pa­ra asir­lo o asir­se de él. || fig. y fam. Pro­tec­ción, re­cur­so con que se cuen­ta pa­ra lo­grar al­go. || Mar. Te­ne­de­ro. aga­rra­dor, ra adj. Que aga­rra. || m. Al­mo­ha­di­lla pa­ra asir la plan­cha ca­lien­te sin que­mar­se. || fam. COR­ CHE­TE, mi­nis­tro in­fe­rior de jus­ti­cia. aga­rra­fa­dor, ra adj. Que aga­rra­fa. || m. Obre­ro que en los mo­li­nos de acei­te ma­ne­ja las se­ras en que se echa lo mo­li­do pa­ra pren­sar­lo. aga­rra­far (De a y gar­fa.) r. fam. Aga­rrar a al­guien con fuer­za al re­ñir. Ú. m. c. rec. aga­rrar (De a y ga­rra.) tr. Asir, su­je­tar fuer­te­men­te con la ma­no. || Asir o to­mar fuer­te­men­te de cual­quier mo­do, ha­cer pre­sa. || To­mar. || Con­traer una en­fer­me­ dad. || fig. Sor­pren­der a al­guien un con­tra­tiem­po, da­ño o apu­ro, o ven­cer­le el sue­ño. || fig. y fam. Lo­grar lo que se in­ten­ta­ba o pre­ten­día. || r. Asir­se con fuer­za. || fig. y fam. Tra­tán­do­se de afec­cio­nes o do­len­cias, apo­de­rar­se del pa­cien­te con te­na­ci­dad. AGA­RRAR­SE la tos, la ron­ que­ra, etc. || rec. fig. y fam. Asir­se, re­ñir o con­ten­der dos o más per­so­nas. aga­rro­char tr. He­rir a los to­ros con ga­rro­cha u otra ar­ma si­mi­lar. || Mar. For­zar, pa­ra ce­ñir el vien­to lo más po­si­ble, el bra­ceo de las ver­gas. aga­rro­tar (De a y ga­rro­te.) tr. Apre­tar los far­dos o líos fuer­te­men­te con cuer­das, que se re­tuer­cen por me­dio de un pa­lo, dán­do­le vuel­tas. || Apre­tar o ajus­tar mu­cho, sin ne­ce­si­dad de ga­rro­te. || Es­tran­gu­lar en el pa­ tí­bu­lo o ga­rro­te. || Opri­mir ma­te­rial o mo­ral­men­te. agar­ta­la Geog. Ciu­dad ca­pi­tal del Es­ta­do de Tri­pu­ra, en In­dia. 158.000 habitantes. aga­sa­jar (De a y ga­sa­jar.) tr. Tra­tar con mues­tras de aten­ción y ca­ri­ño. || Fa­vo­re­cer o ha­la­gar con re­ga­los u otras de­mos­tra­cio­nes de afec­tos o con­si­de­ra­ción. || Apo­sen­tar, hos­pe­dar. agas­siz Geog. Ce­rro vol­cá­ni­co de los An­des ar­gen­ti­ nos de San­ta Cruz en el lí­mi­te con Chi­le. 3.180 me­tros. An­tes de­no­mi­na­do Ber­trand. ága­ta (Del lat. acha­tes.) f. Cuar­zo la­pí­deo, du­ro, trans­ lú­ci­do y con fran­jas de co­lo­res. Las hay on­dea­das o lis­ta­das y jas­pea­das y se co­no­cen sus va­rie­da­des con nom­bres es­pe­cia­les. aga­to­cles Biog. Ti­ra­no de Si­ra­cu­sa cruel y si­mu­la­ dor. Im­pla­ca­ble ene­mi­go de los car­ta­gi­ne­ses. Mu­rió en­ ve­ne­na­do (360-289 a. C.). aga­van­zo m. ES­CA­RA­MU­JO. aga­ve (Del gr. agauê, ad­mi­ra­ble.) f. PI­TA. aga­vi­llar tr. For­mar o ha­cer ga­vi­llas. || fig. ACUA­ DRI­LLAR. Ú. t. c. r. aga­za­par (De a y ga­za­po.) tr. fig. y fam. Aga­rrar, co­ger o pren­der a al­guien. || r. fam. Aga­char­se, en­co­gien­do el

36

Ágata. cuer­po con­tra la tie­rra, al mo­do del ga­za­po cuan­do hu­ye de quie­nes lo per­si­guen. agen­cia (Del b. lat. agen­tia y és­te del lat. agens, -en­ tis, agen­te.) f. Di­li­gen­cia, so­li­ci­tud. || Ofi­cio o em­pleo de agen­te. || Ofi­ci­na del agen­te. || Em­pre­sa que ges­tio­na asun­tos aje­nos o que pres­ta de­ter­mi­na­dos ser­vi­cios. || Su­cur­sal de una em­pre­sa. || AGEN­CIA EJE­CU­TI­VA. Ofi­ ci­na o em­pleo del agen­te eje­cu­ti­vo. || AGEN­CIA FIS­CAL. Ofi­ci­na o em­pleo del agen­te del fis­co. agen­ciar (De agen­cia.) tr. Ha­cer las di­li­gen­cias ne­ce­ sa­rias pa­ra con­se­guir al­go. Ú. t. c. intr. || Pro­cu­rar, ob­te­ ner al­go con di­li­gen­cia o ma­ña. agen­cie­ro, ra adj. Guat. Dí­ce­se de la per­so­na que es muy ac­ti­va y di­li­gen­te en sus ocu­pa­cio­nes o ne­go­cios. || s. Chi­le. Pro­pie­ta­rio de una agen­cia o ca­sa de prés­ta­ mos. || R. de la Pla­ta. Due­ño de una agen­cia de lo­te­ría. agen­da (Del lat. agen­da, co­sas que se han de ha­cer.) f. Li­bro o cua­der­no en que se ano­tan, pa­ra no ol­vi­dar­las, aque­llas co­sas que han de ha­cer­se. age­ne­sia (Del gr. agen­ne­sía; de a, priv. y gen­nao, en­ gen­drar.) f. Pat. Im­po­ten­cia o im­po­si­bi­li­dad de en­gen­ drar. age­nias­pis m. Zool. Gé­ne­ro de pe­que­ños in­sec­tos hi­me­nóp­te­ros, cu­yas lar­vas vi­ven pa­ra­si­ta­ria­men­te en al­ gu­nas cla­ses de oru­gas. Per­te­ne­cen a la fa­mi­lia de los cal­cí­di­dos. agen­te (Del lat. agens, -en­tis, p. a. de age­re, ha­cer.) adj. Que obra o tie­ne vir­tud de obrar. || Gram. V. PER­SO­ NA AGEN­TE. Ú. t. c. s. || m. Per­so­na o co­sa que pro­ du­ce un efec­to. || Per­so­na que obra con po­der de otro. || AGEN­TE DE BOL­SA, DE CAM­BIO O DE CAM­BIO Y BOL­SA. El que in­ter­vie­ne y cer­ti­fi­ca en las ne­go­cia­cio­nes de va­lo­res co­ti­za­bles y pue­de, asi­mis­mo, in­ter­ve­nir con los co­rre­do­res de co­mer­cio en las de­más ope­ra­cio­nes de bol­sa. || AGEN­TE DE NE­GO­CIOS. El que se de­di­ca a ges­tio­nar ne­go­cios aje­nos. || AGEN­TE DE PO­LI­CÍA. Em­ plea­do su­bal­ter­no de se­gu­ri­dad y vi­gi­lan­cia. || AGEN­TE DE PO­LI­CÍA UR­BA­NA. El que tie­ne a su car­go el cum­pli­ mien­to de las or­de­nan­zas y dis­po­si­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. || AGEN­TE EJE­CU­TI­VO. El en­car­ga­do de ha­cer efec­ti­vas por la vía de apre­mio las cuo­tas de im­pues­tos, pe­nas pe­ cu­nia­rias, etc., no pa­ga­das vo­lun­ta­ria­men­te. || AGEN­TE FIS­CAL. Ser­vi­dor su­bal­ter­no de la ha­cien­da pú­bli­ca. ageo Hist. Sag. Nom­bre de uno de los pro­fe­tas me­no­res. age­ra­sia (Del gr. age­ra­sía; de a, priv. y gê­ras, ve­jez.) f. Fi­siol. Es­ta­do de la ve­jez sin acha­ques. agé­ra­to (Del gr. agê­ra­ton, es­cor­zo­ne­ra.) m. Bot. Plan­ta pe­ren­ne, com­pues­ta, de ho­jas lan­ceo­la­das y flo­ res pe­que­ñas, en co­rim­bo.

la­me­li­cor­nios pro­pios de la re­gión in­do­ma­la­ya, que se ca­rac­te­ri­zan por su gran ta­ma­ño y su co­lo­ra­ción me­tá­li­ ca. Com­pren­de va­rias es­pe­cies. agi­bí­li­bus (Del b. lat. agi­bi­lis, in­ge­nio­so, dies­tro y és­te del lat. age­re, ha­cer, pro­cu­rar.) m. fam. Ha­bi­li­dad pa­ra pro­cu­rar la pro­pia con­ve­nien­cia. || fam. Quien tie­ne es­ ta ha­bi­li­dad. agi­ble (Del b. lat. agi­bi­lis.) adj. Fac­ti­ble o ha­ce­de­ro. agi­gan­ta­do, da p. p. de AGI­GAN­TAR. || adj. De es­ ta­tu­ra ex­traor­di­na­ria o mu­cho ma­yor de lo re­gu­lar. || fig. Dí­ce­se de las co­sas o ca­li­da­des muy so­bre­sa­lien­tes o no­ta­bles. ágil (Del lat. agi­lis, de age­re, ha­cer, obrar.) adj. Li­ge­ro, pron­to, de­sem­ba­ra­za­do, ex­pe­di­to. agi­lar intr. Cu­ba. Apre­su­rar, an­dar a pri­sa. agi­li­tar tr. Ec. Ac­ti­var, agi­li­zar. agio (Del ital. ag­gio.) m. Be­ne­fi­cio ob­te­ni­do con el cam­ bio mo­ne­ta­rio, o con los des­cuen­tos de pa­ga­rés, le­tras, etc. || Es­pe­cu­la­ción ba­sa­da en el al­za y la ba­ja de los fon­dos pú­bli­cos. || AGIO­TA­JE. agio­si­man­dro (Del gr. ha­gios, sa­gra­do y se­man­te­ rion, se­ñal.) m. Ta­bla de ar­ce, col­gan­te, que sus­ti­tuía a las cam­pa­nas cu­yo uso es­ta­ba pro­hi­bi­do, que los sa­cer­ do­tes grie­gos uti­li­za­ban pa­ra con­vo­car a los fie­les a los ofi­cios di­vi­nos, gol­peán­do­la con mar­ti­llos. agio­ta­je (Del fr. agio­ta­ge.) m. AGIO. || Es­pe­cu­la­ción abu­si­va con per­jui­cio de ter­ce­ro. agi­ta­ción (Del lat. agi­ta­rio.) f. Ac­ción y efec­to de agi­ tar o agi­tar­se. agi­ta­dor, ra (Del lat. agi­ta­tor.) adj. Que agi­ta. Ú. t. c. s. || Quím. Va­ri­lla de vi­drio que se uti­li­za pa­ra re­vol­ver lí­qui­dos. agi­ta­na­do, da adj. Que se ase­me­ja o pa­re­ce a los gi­ta­nos. || Que pa­re­ce de gi­ta­no. agi­tar (Del lat. agi­ta­re, frec. de age­re, mo­ver.) tr. Mo­ver con fre­cuen­cia y de mo­do vio­len­to. Ú. t. c. r. || fig. Tur­bar, in­quie­tar, mo­ver vio­len­ta­men­te el áni­mo. Ú. t. c. r. aglao­ne­ma (Del gr. aglaós, ele­gan­te y ne­ma, hi­lo.) m. Bot. Gé­ne­ro de plan­tas de ho­jas muy olo­ro­sas y flo­ res axi­la­res, per­te­ne­cien­tes a la fa­mi­lia de las ará­ceas y cu­yas prin­ci­pa­les va­rie­da­des abun­dan en el ar­chi­pié­la­go ma­la­yo. agla­ya Mit. Una de las tres Gra­cias, es­po­sa de Vul­ca­ no e hi­ja de Jú­pi­ter. aglo­me­ra­ción f. Ac­ción y efec­to de aglo­me­rar o aglo­me­rar­se. aglo­me­rar (Del lat. ag­glo­me­ra­re; de ad, a y glo­me­ ra­re, jun­tar.) tr. Amon­to­nar, jun­tar, reu­nir. Ú. t. c. r. aglu­ti­na­ción (Del lat. aglu­ti­na­tio, -onis.) f. Ac­ción y efec­to de aglu­ti­nar o aglu­ti­nar­se. || Pro­ce­di­mien­to me­ dian­te el cual se unen dos o más vo­ca­blos pa­ra for­mar uno so­lo. aglu­ti­nan­te p. a. de AGLU­TI­NAR. Que aglu­ti­na. || Véa­se LEN­GUA AGLU­TI­NAN­TE. || adj. Cir. Dí­ce­se del em­plas­to que, ad­he­ri­do a la piel, sir­ve pa­ra aglu­ti­nar. Ú. t. c. s. || Med. Dí­ce­se del re­me­dio que se apli­ca­ba pa­ra reu­nir las par­tes di­vi­di­das. Ú. t. c. s. aglu­ti­nar (Del lat. ag­glu­ti­na­re; de ad, a y glu­ten, en­ gru­do, co­la.) tr. Con­glu­ti­nar. Ú. t. c. r. || Cir. Man­te­ner uni­ das, me­dian­te un em­plas­to a pro­pó­si­to, las par­tes cu­ya ad­he­ren­cia se quie­re lo­grar. Ú. t. c. r.

Agérato. age­san­dro Biog. Es­cul­tor de la is­la de Ro­das nacido en el siglo I, au­tor de un cé­le­bre gru­po, de­no­mi­na­do Lao­ coon­te, que se con­ser­va en el Va­ti­ca­no. ages­ta­do, da p. p. de AGES­TAR­SE. || adj. Pre­ce­di­do de los ad­ver­bios bien o mal, de bue­na o ma­la ca­ra. ages­tión (Del la­tín ag­ges­tio.) f. Agre­ga­ción de ma­te­ria. ages­tra­ta m. Zool. Gé­ne­ro de in­sec­tos co­leóp­te­ros

www.elbibliote.com

Agesandro. “Laocoonte y sus hijos atacados por ser­ pientes”, escultura de mármol.

AGRAULIA

37 ag­na­do, da (Del lat. ag­na­tus, p. p. de ag­nas­ci, na­cer cer­ca.) adj. For. Aplí­ca­se al pa­rien­te por con­san­gui­ni­dad res­pec­to de otro, cuan­do des­cien­den am­bos de un mis­ mo tron­co de va­rón en va­rón. Ú. t. c. s. ag­na­to, ta (Del gr. a, priv. y gnat­hos, man­dí­bu­la.) adj. Te­rat. Que ca­re­ce de man­dí­bu­la. ag­ni­ción (Del lat. ag­ni­tio, -onis, de ag­nos­ce­re, re­co­ no­cer.) f. Poét. Re­co­no­ci­mien­to, en el poe­ma dra­má­ti­co, de un per­so­na­je cu­ya ca­li­dad se ig­no­ra­ba. ag­no­cas­to (Del lat. ag­nus cas­tus.) m. Sauz­ga­ti­llo. ag­no­men­to (Del lat. ag­no­men­tum.) m. Cog­no­men­to. ag­no­mi­na­ción (Del lat. ag­no­mi­na­tio, -onis; de ad, a y no­mi­na­tio, no­mi­na­ción.) f. Ret. Pa­ro­no­ma­sia. ag­no­sia (Del gr. ag­no­sía.) f. Ig­no­ran­cia. ag­nos­ti­cis­mo (De ag­nós­ti­co.) m. Doc­tri­na fi­lo­só­fi­ca se­gún la cual el en­ten­di­mien­to hu­ma­no no pue­de co­no­ cer lo ab­so­lu­to y re­du­ce la cien­cia al co­no­ci­mien­to de lo fe­no­mé­ni­co y re­la­ti­vo. ag­nus m. Ag­nus­déi. ag­nus­déi (Del lat. Ag­nus Dei, Cor­de­ro de Dios.) m. Ob­je­to de de­vo­ción con­sis­ten­te en una lá­mi­na de ce­ra con la ima­gen del Cor­de­ro o de al­gún san­to im­pre­sa, que ben­di­ce y con­sa­gra el Su­mo Pon­tí­fic ­ e y que por lo re­gu­lar lle­va­ban las mu­je­res al cue­llo. || Ora­ción que en la mi­sa se di­ce por tres ve­ces en­tre el pa­ter­nos­ter y la co­mu­nión. || Mo­ne­da de ve­llón con mez­cla de pla­ta, que te­nía la ini­cial del nom­bre del rey don Juan I de Cas­ti­lla, quien le hi­zo la­brar en el an­ver­so y en el re­ver­so el cor­ de­ro de San Juan Bau­tis­ta. Su va­lor fue en un prin­ci­pio de un ma­ra­ve­dí, pe­ro su ley y pe­so va­ria­ron se­gún el tiem­po. ago­biar (Del lat. ad, a y gib­bus [gr. kyp­hós], en­cor­ va­do.) tr. En­cor­var o in­cli­nar la par­te su­pe­rior del cuer­po ha­cia el sue­lo. Ú. m. c. r. || Ha­cer un pe­so o car­ga que se in­cli­ne o do­ble el cuer­po so­bre que des­can­sa. || fig. Hu­mi­llar, re­ba­jar, con­fun­dir. || Ren­dir, aba­tir. || Oca­sio­nar gran fa­ti­ga o mo­les­tia. Me ago­bian los años. ago­gía (Del lat. ago­gae.) f. Min. Ca­nal por don­de sa­le el agua de las mi­nas. agol­par tr. Jun­tar de gol­pe en un si­tio o lu­gar. || r. Jun­tar­se de gol­pe mu­chas per­so­nas o ani­ma­les en un si­tio o lu­gar. || fig. Tra­tán­do­se de pe­nas, lá­gri­mas, etc., ve­nir jun­tas y de gol­pe. agón (Del gr. agôn, lu­cha.) Mit. Ser ale­gó­ri­co al que los grie­gos re­pre­sen­ta­ban ge­ne­ral­men­te co­mo un atle­ ta efe­bo con un ga­llo u otros atri­bu­tos que sim­bo­li­za­ba la lu­cha, los jue­gos sa­gra­dos y to­do gé­ne­ro de com­pe­ ten­cias. ago­nía (Del lat. ago­nía y és­te del gr. agôn, lu­cha, com­ ba­te.) f. An­gus­tia y con­go­ja del mo­ri­bun­do. || fig. Aflic­ción o pe­na ex­tre­ma­da. || An­sia, an­he­lo o de­seo ve­he­men­te. || pl. fam. Hom­bre apo­ca­do y pe­si­mis­ta.

“Agonía en el jardín”, obra de El Greco. ago­ni­do, da (De ágo­no.) adj. Zool. Dí­ce­se de pe­ces te­leós­teos del or­den de los acan­top­te­ri­gios, que vi­ven en fon­dos de ro­ca me­nu­da y a po­ca pro­fun­di­dad. Ú. t. c. s. || m. pl. Zool. Fa­mi­lia de es­tos pe­ces. ago­nís­ti­ca (Del lat. ago­nis­ti­ca y és­te del gr. ago­nis­ tic­kê, de agôn, com­ba­te.) f. Ar­te de los atle­tas.

ago­ni­zan­te p. a. de AGO­NI­ZAR. Que ago­ni­za. || adj. Dí­ce­se del re­li­gio­so de una or­den cu­ya mi­sión prin­ci­pal es asis­tir es­pi­ri­tual­men­te a los mo­ri­bun­dos. Ú. t. c. s. || En al­gu­nas de las an­ti­guas uni­ver­si­da­des, el que apa­dri­ na­ba a los gra­dua­dos. ágo­no (Del gr. ágo­nos, es­té­ril.) m. Zool. Pez acan­top­ te­ri­gio, que vi­ve en aguas del Atlán­ti­co nor­te y de la zo­na tem­pla­da, que se ca­rac­te­ri­za por te­ner el cuer­po fu­si­for­ me, de unos 25 cm. de lar­go y el ho­ci­co alar­ga­do con va­rios tu­bér­cu­los pro­mi­nen­tes. ago­no, na (Del gr. ágo­nos; de a, priv. y go­nía, án­gu­lo.) adj. Geom. Que no tie­ne án­gu­los. ago­ra (Del lat. hac ho­ra, en es­ta ho­ra.) adv. t. ant. y poét. Aho­ra. Ú. en Chi­le. || conj. dist. ant. y poét. Aho­ra. ago­ra­fo­bia (Del gr. ago­rá, pla­za pú­bli­ca y pho­beo, te­mer.) f. Es­ta­do o sen­sa­ción mor­bo­sa de an­gus­tia que ex­pe­ri­men­tan al­gu­nas per­so­nas an­te los es­pa­cios abier­ tos y es­pe­cial­men­te an­te los des­cu­bier­tos. ago­rar (De au­gu­rar.) tr. Pre­de­cir su­pers­ti­cio­sa­men­te lo fu­tu­ro por agüe­ros, pre­sa­gios, etc. || fig. Pre­sa­giar des­ di­chas con po­co fun­da­men­to. agor­go­jar­se r. Criar gor­go­jo las se­mi­llas. agos­tar (De agos­to.) tr. Mar­chi­tar, se­car o abra­sar las plan­tas el ex­ce­si­vo ca­lor. Ú. t. c. r. || En el he­mis­fe­rio nor­ te, arar o ca­var la tie­rra du­ran­te el mes de agos­to pa­ra lim­piar­la de ma­las hier­bas. || intr. Pas­tar el ga­na­do en ras­tro­je­ras o en de­he­sas du­ran­te la épo­ca de se­quía. agos­te­ro, ra (De agos­to.) adj. Aplí­ca­se al ga­na­do que, le­van­ta­das las mie­ses, en­tra a pa­cer en los ras­tro­ jos. || m. Obre­ro que du­ran­te la re­co­lec­ción de ce­rea­les tra­ba­ja en las eras. || Re­li­gio­so en­car­ga­do por las co­ mu­ni­da­des de re­co­ger en agos­to la li­mos­na de tri­go y otros gra­nos. agos­ti (héc­tor p.) Biog. Es­cri­tor ar­gen­ti­no con­tem­ po­rá­neo (n. 1911) au­tor, en­tre otros li­bros, de In­ge­nie­ros, ciu­da­da­no de la ju­ven­tud y De­fen­sa del rea­lis­mo. agos­to (Del lat. Au­gus­tus, re­nom­bre del em­pe­ra­dor Oc­ta­via­no.) m. Oc­ta­vo mes del año, se­gún nues­tro cóm­ pu­to; tie­ne trein­ta y un días. || En el he­mis­fe­rio nor­te, épo­ ca de la re­co­lec­ción de gra­nos. || CO­SE­CHA. || HA­CER uno su AGOS­TO, frs. fig. y fam. Ha­cer su ne­go­cio, ob­te­ ner gran ga­nan­cia, apro­ve­chan­do la oca­sión opor­tu­na. ago­tar (De a y go­ta.) tr. Ex­traer to­do el lí­qui­do de un re­ci­pien­te cual­quie­ra. Ú. t. c. r. || fig. Con­su­mir, gas­tar to­ tal­men­te, AGO­TAR la pa­cien­cia, las pro­vi­sio­nes. Ú. t. c. r. ago­te (luis) Biog. Emi­nen­te mé­di­co ar­gen­ti­no, ca­te­ drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad, au­tor de tra­ba­jos y obras de gran im­por­tan­cia cien­tí­fic ­ a ta­les co­mo He­pa­ti­tis su­pu­ra­ das, La úl­ce­ra gás­tri­ca y duo­de­nal y La sa­lud de mi hi­jo y cé­le­bre por haber descubierto, en 1914, la trans­fu­sión de la san­gre ci­tra­ta­da (1868-1954). || PE­DRO—. Es­ta­ dis­ta ar­gen­ti­no (1816-1909) y mi­nis­tro de Ha­cien­da de la provincia de Bue­nos Ai­res du­ran­te la go­ber­na­ción de Emi­lio Cas­tro. Se ocu­pó de ha­cer cons­truir vías fé­rreas y puer­tos. agra m. Zool. In­sec­to co­leóp­te­ro de cuer­po pro­lon­ga­ do y pro­tó­rax ci­lín­dri­co, pro­pio de las re­gio­nes tro­pi­ca­les de Amé­ri­ca. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de los ca­rá­bi­dos. || f. Ma­de­ra aro­má­ti­ca de Chi­na. agra Geog. Hist. Re­gión de In­dia, que for­ma­ba par­te de las Pro­vin­cias Uni­das de Agra y Audh, las que ac­tual­ men­te cons­ti­tu­yen el es­ta­do de Ut­tar Pra­desh. || C. de In­dia, en el est. de Ut­tar Pra­desh. Población: 1.430.055 habitantes. Se encuentra a casi 200 kilómetros al sur de Delhi. Tiene buenas conexiones con la capital por tren, avión o carretera.. En es­ta ciu­dad se en­cuen­tran, en­tre otros no­ta­bles mo­nu­men­tos, el fa­mo­so Taj Ma­hal, mau­so­leo cons­trui­do a me­dia­dos del si­glo XVII. En la actualidad, sufre una intensa contaminación atmosférica que está poniendo en serio peligro la conservación del patrimonio de la ciudad. agra­ce­ji­na f. Fru­to del agra­ce­jo. agra­ce­jo m. dim. de AGRAZ. || Uva que se que­da muy pe­que­ña y no al­can­za la ma­du­rez. agra­ce­jo (De agraz, nom­bre del mis­mo ar­bus­to.) m. Ar­bus­to ber­be­rí­deo, co­mún en Es­pa­ña, co­mo de un me­tro de al­tu­ra. Tie­ne flo­res ama­ri­llas, fru­to co­mes­ti­ble, ba­yas ro­jas y agrias y su ma­de­ra, de co­lor ama­ri­llo, se usa en eba­nis­te­ría. || Ár­bol te­re­bin­tá­ceo de Cu­ba, que se cría en las cos­tas y en te­rre­nos ba­jos; al­can­za de seis a sie­te me­tros de al­to y su fru­to sir­ve de ali­men­to a los ani­ma­les. agra­ciar tr. Dar o au­men­tar gra­cia y buen pa­re­cer. || Lle­nar el al­ma de la gra­cia di­vi­na. || Ha­cer o con­ce­der una gra­cia o mer­ced. agra­da­ble adj. Que pro­du­ce agra­do o com­pla­cen­ cia. || Que tie­ne com­pla­cen­cia o gus­to. agra­dar (De a y gra­do, vo­lun­tad, gus­to.) intr. Gus­ tar, com­pla­cer, con­ten­tar. Ú. t. c. r. || r. Sen­tir agra­do o gus­to.

www.elbibliote.com

A

Agra. Mausoleo Taj Mahal, India. agra­de­cer (De a y agra­de­cer.) tr. Sen­tir gra­ti­tud. || Dar gra­cias o mos­trar de pa­la­bra gra­ti­tud. || fig. Tra­tán�� do­se de co­sas, co­rres­pon­der és­tas al tra­ba­jo em­plea­do en me­jo­rar­las o con­ser­var­las. agra­do (De agra­dar.) m. Afa­bi­li­dad, mo­do o ma­ne­ra agra­da­ble de tra­tar. || Com­pla­cen­cia, gus­to, vo­lun­tad. agra­fía (Del gr. a, priv. y grap­ho, es­cri­bir.) f. In­ca­pa­ ci­dad to­tal o par­cial pa­ra el len­gua­je es­cri­to a cau­sa de le­sión o de­sor­den ce­re­bral. agra­ma­de­ra f. Má­qui­na pa­ra agra­mar. agra­mar (De a y gra­mar.) tr. Ma­jar el li­no o el cá­ña­mo pa­ra se­pa­rar la fi­bra del ta­llo. agra­mi­lar (De a y gra­mil.) tr. Cor­tar y ras­par los la­dri­ llos pa­ra igua­lar­los en an­cho y grue­so. || Arq. Fi­gu­rar con pin­tu­ra hi­la­das de la­dri­llos en una cons­truc­ción. agra­mi­za (De agra­mar.) f. Ca­ña que­bran­ta­da, que des­pués de agra­ma­do el cá­ña­mo o el li­no que­da co­mo re­si­duo o des­per­di­cio. agra­mon­te (ig­na­cio) Biog. Mi­li­tar y abo­ga­do cu­ba­ no, hé­roe de la in­de­pen­den­cia de su pa­tria. Par­ti­ci­pó en va­rios com­ba­tes, mu­rien­do en el de Ji­ma­gua­yú. Re­dac­tó la cons­ti­tu­ción de la pri­me­ra Re­pú­bli­ca (1841-1873). || —PI­CHAR­DO (RO­BER­TO). Ju­ris­con­sul­to y pro­fe­sor uni­ ver­si­ta­rio cu­ba­no au­tor de, en­tre otras obras, Tra­ta­do de so­cio­lo­gía y Psi­co­lo­gía ge­ne­ral: un es­tu­dio sis­te­má­ti­co de la con­duc­ta hu­ma­na. Na­ci­do en 1904, fue de­ca­no de la Es­cue­la de Fi­lo­so­fía y Le­tras. || —SI­MO­NI (ARÍS­TI­DES). Bac­te­rió­lo­go cu­ba­no, des­ta­ca­do co­la­bo­ra­dor de Fin­lay en el des­cu­bri­mien­to del mos­qui­to trans­mi­sor de la fie­bre ama­ri­lla (1868-1931). || —Y PI­ÑA (EDUAR­DO). Pa­trio­ta cu­ba­no que for­mó par­te del triun­vi­ra­to cons­ti­tui­do des­ pués del le­van­ta­mien­to de Ca­ma­güey (1842-1872). agran­dar tr. Ha­cer más gran­de al­gu­na co­sa. Ú. t. c. r. agra­nu­ja­do, da (De a y gra­nu­jo.) adj. Que tie­ne o for­ma gra­nos sin re­gu­la­ri­dad. agra­rio, ria (Del lat. agra­rius; de ager, agri, cam­po.) adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al cam­po. Le­yes AGRA­RIAS. || Que de­fien­de o re­pre­sen­ta, en po­lí­ti­ca, los in­te­re­ses de la agri­cul­tu­ra. Apl. a pers., ú. t. c. s. agra­ris­mo m. Con­jun­to de in­te­re­ses y doc­tri­nas que se re­fie­ren a la ex­plo­ta­ción agra­ria. || Par­ti­do po­lí­ti­co que los re­pre­sen­ta y de­fien­de. agrau­lia f. Zool. In­sec­to le­pi­dóp­te­ro diur­no, que tie­ne las alas de co­lor cas­ta­ño os­cu­ro con man­chas pla­tea­das y muy bri­llan­tes, del que se co­no­cen va­rias es­pe­cies pro­pias de Amé­ri­ca. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de los nin­fá­li­dos.

Agraulia.

A

AGRAVAR

agra­var (Del lat. ag­gra­va­re; de ad, a y gra­va­re, car­ gar.) tr. Au­men­tar el pe­so de al­gu­na co­sa, ha­cer­la más pe­sa­da. || Opri­mir con tri­bu­tos o gra­vá­me­nes. || Ha­cer al­gu­na co­sa más gra­ve o mo­les­ta de lo que era. Ú. t. c. r. AGRA­VAR­SE la do­len­cia o en­fer­me­dad. || Exa­ge­rar o pon­de­rar una co­sa por in­te­rés u otro fin per­so­nal pa­ra que pa­rez­ca más gra­ve. El tes­ti­go so­bor­na­do AGRA­VA­ RÁ pre­me­di­ta­da­men­te el de­li­to. agra­va­to­rio, ria adj. Que agra­va. || For. Dí­ce­se del des­pa­cho o pro­vi­sión de un tri­bu­nal o juez, en que se rei­te­ra lo man­da­do y se or­de­na su eje­cu­ción. agra­viar (Del lat. ad, a y gra­vis, gra­ve, pe­sa­do.) tr. Cau­sar o in­fe­rir agra­vio. || Ren­dir, ape­sa­dum­brar, agra­ var. || Gra­var con tri­bu­tos. || Pre­sen­tar co­mo muy gra­ve una co­sa. || Ha­cer más gra­ve una pe­na o de­li­to. || r. Agra­ var­se una do­len­cia o en­fer­me­dad. || Ofen­der­se, re­sen­tir­ se por al­gún agra­vio. || For. Ape­lar de la sen­ten­cia que oca­sio­na agra­vio o per­jui­cio. || DES­HA­CER AGRA­VIOS. frs. To­mar ven­gan­za o sa­tis­fac­ción de ellos. agra­vio (De agra­viar.) m. Ofen­sa que se in­fie­re de al­ guien en su hon­ra o fa­ma con al­gún di­cho o he­cho. || He­cho o di­cho con que se ha­ce es­ta ofen­sa. || Per­jui­cio en los de­re­chos e in­te­re­ses de al­guien. || Véa­se DES­HA­ CER­SE DE AGRA­VIOS. || Hu­mi­lla­ción, me­nos­pre­cio. || For. Da­ño o per­jui­cio que el ape­lan­te ex­po­ne an­te el juez su­pe­rior ha­bér­se­le irro­ga­do por la sen­ten­cia del in­fe­rior. || ant. For. Ape­la­ción. agraz (De agro.) m. Uva sin ma­du­rar. || Zu­mo que de ella se ob­tie­ne. || Agra­za­da. || CAL­DE­RI­LLA. || fig. y fam. Amar­gu­ra, dis­gus­to, sin­sa­bor, de­sa­zón. || EN AGRAZ, m. adv. fig. An­tes de sa­zón y tiem­po.

38 1945). || EMI­LIO—. Gra­ba­dor, pin­tor y ar­qui­tec­to ar­gen­ ti­no, ini­cia­dor en su pa­tria, jun­to con Eduar­do Sí­vo­ri, del gra­ba­do al agua­fuer­te, gé­ne­ro en el que in­ter­pre­tó con maes­tría te­mas au­tóc­to­nos. Obras: Los om­búes, Ca­bo Co­rrien­tes y El ni­do de cón­do­res, entre otras (18561933). || MA­RIA­NO—. Pin­tor ar­gen­ti­no en­tre cu­yas obras fi­gu­ran Ado­ra­ción del Ni­ño Je­sús, Is­mael en el de­sier­to, Mi­lón de Cro­to­na y Lu­cha­dor ro­ma­no (1836-1891). || PE­ DRO JO­SÉ—. Ju­ris­con­sul­to y po­lí­ti­co ar­gen­ti­no que mu­ rió ex­pa­tria­do en Mon­te­vi­deo du­ran­te el go­bier­no de Ro­ sas. Par­ti­ci­pó en los su­ce­sos de 1810, fue miem­bro de la Asam­blea Ge­ne­ral Cons­ti­tu­yen­te de 1813 y re­dac­tor de la Cons­ti­tu­ción de En­tre Ríos en 1822 (1776-1846). agre­mán (Del fr. agre­ment.) m. La­bor de pa­sa­ma­ne­ ría, en for­ma de cin­ta, pa­ra guar­ni­cio­nes y ador­nos. agre­miar tr. Reu­nir en gre­mio. Ú. t. c. r. agre­sión (Del lat. ag­gres­sio, -onis; de ag­gre­di, aco­ me­ter.) f. Ac­ción y efec­to de agre­dir. || Ac­to opues­to o con­tra­rio al de­re­cho de otro. agre­si­vi­dad (De agre­si­vo.) f. Aco­me­ti­vi­dad. agre­si­vo, va (Del lat. ag­gre­sum, su­pi­no de ag­gre­di, agre­dir.) adj. Pro­pen­so a fal­tar el res­pec­to, a ofen­der o a pro­vo­car. || Que im­pli­ca ata­que o pro­vo­ca­ción. Pa­la­bras AGRE­SI­VAS; es­cri­to AGRE­SI­VO. agres­te (Del lat. agres­tis, de ager, agri, cam­po.) adj. Per­te­ne­cien­te al cam­po, cam­pe­si­no. || Ás­pe­ro, in­cul­to o lle­no de ma­le­za. || fig. Tos­co, gro­se­ro, ru­do, fal­to de ur­ba­ni­dad. AGRICOLA (JORGE) Biog. Mi­ne­ra­lo­gis­ta y mé­di­co ale­ mán pre­cur­sor de la cla­si­fic ­ a­ción de los mi­ne­ra­les de acuer­do con sus ca­rac­te­res ex­ter­nos. Pu­bli­có en 1528 Ber­ma­nus si­ve de re­me­ta­lli­ca dia­lo­gus, el pri­mer tra­ta­ do so­bre mi­ne­ra­lo­gía que se co­no­ce. Es­con­si­de­ra­do el fun­da­dor de la mi­ne­ra­lo­gía y de la me­ta­lur­gia mo­der­na (1494-1555). || MAR­TÍN—. Mu­si­có­gra­fo y com­po­si­tor ale­mán, uno de los pri­me­ros que adop­ta­ron el sis­te­ma de es­cri­tu­ra ac­tual de mú­si­ca. Fi­gu­ra en­tre sus com­ po­si­cio­nes Me­lo­diae scho­las­ti­cae y, en­tre sus es­cri­tos téc­ni­cos e his­tó­ri­cos, de gran va­lor do­cu­men­tal, Mu­si­ ca ins­tru­men­ta­lis, Mu­si­ca cho­ra­lis deutsch y Ru­di­men­ta mu­si­ca (1486-1556).

Agraz. Terreno agrícola. agra­zar intr. Te­ner sa­bor agrio al­gu­na co­sa. || tr. fig. Dis­gus­tar, amar­gar. agre­dir (Del lat. ag­gre­di.) tr. Aco­me­ter a al­guien pa­ra he­rir­le, ma­tar­le o ha­cer­le al­gún da­ño. agre­ga­ción f. Ac­ción y efec­to de agre­gar o agre­ gar­se. agre­ga­do, da p. p. de AGRE­GAR. || m. Con­jun­to de co­sas ho­mo­gé­neas que for­man o cons­ti­tu­yen un so­lo cuer­po. || Agre­ga­ción, aña­di­du­ra. || Em­plea­do ads­crip­ to a un ser­vi­cio, sin pla­za efec­ti­va. || Arg. y Col. El que, gra­tui­ta­men­te o pa­gan­do un arren­da­mien­to, ocu­pa una pro­pie­dad ru­ral aje­na con su ca­sa. || AGRE­GA­DO CO­ MER­CIAL. Fun­cio­na­rio que en los mi­nis­te­rios o en las mi­sio­nes di­plo­má­ti­cas tie­ne a su car­go los asun­tos co­ mer­cia­les. || AGRE­GA­DO DI­PLO­MÁ­TI­CO. El que en la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca sir­ve en la úl­ti­ma ca­te­go­ría. || AGRE­ GA­DO MI­LI­TAR. El que de­sem­pe­ña, en las mi­sio­nes di­ plo­má­ti­cas, fun­cio­nes re­la­cio­na­das con su ca­rre­ra mi­li­tar. || AGRE­GA­DO NA­VAL. El que en las di­chas mi­sio­nes de­ sem­pe­ña fun­cio­nes de su com­pe­ten­cia. agre­gar (Del lat. ag­gre­ga­re; de ad, a y grex, re­ba­ño.) tr. Jun­tar o unir unas per­so­nas o co­sas a otras. Ú. t. c. r. || So­bre lo ya di­cho o es­cri­to, de­cir o es­cri­bir al­go más. || Des­ti­nar a al­guien a una ofi­ci­na, cuer­po, etc., sin dar­le pla­za efec­ti­va. || Ane­xar. agre­lo (adol­fo va­len­tín) Biog. Pin­tor y re­tra­tis­ta ar­gen­ti­no au­tor de, en­tre otras obras, To­na­di­lla (1869-

agrí­co­la (Del lat. agrí­co­la; de ager, agri, cam­po y co­ le­re, cul­ti­var.) adj. Re­la­ti­vo o con­cer­nien­te a la agri­cul­tu­ra y al que la ejer­ce. || com. Agri­cul­tor. agrí­­co­la (cneo ju­lio) Biog. Ge­ne­ral ro­ma­no y cón­sul en el año 77. Era sue­gro de Tá­ci­to. Mu­rió en­ ve­ne­na­do, se­gún al­gu­nos his­to­ria­do­res, por or­den del em­pe­ra­dor Do­mi­cia­no, quien envidiaba su re­pu­ta­ción (37-93). agri­cul­tor, ra (Del lat. agri­cul­tor; de ater, ag­fri, cam­po y cul­tor, cul­ti­va­dor.) s. Per­so­na que se de­di­ca al cul­ti­vo de la tie­rra. agri­cul­tu­ra (Del lat. agri­cul­tu­ra; de ager, agri, cam­ po y cul­tu­ra, cul­ti­vo.) f. Cul­ti­vo o la­bran­za de la tie­rra. || Ar­te de cul­ti­var la tie­rra. agri­dul­ce adj. Que tie­ne mez­cla de agrio y de dul­ ce. Ú. t. c. s. agrie­ra (De agrio.) f. Chi­le. Ace­día de es­tó­ma­go. || pl. Col. Agrie­ra. Ú. t. en sing. agrie­tar tr. Abrir grie­tas o hen­di­du­ras. Ú. m. c. r. agri­fo­lio (Del lat. agri­fo­lim y aqui­fo­lium; de acus, agu­ja y fo­lium, ho­ja.) m. Ace­bo. agri­lla (dim. de agria.) f. Ace­de­ra. agri­lo (Del gr. agrios, sal­va­je.) m. Gé­ne­ro de in­sec­tos co­leóp­te­ros pen­tá­me­ros, de cuer­po alar­ga­do y es­tre­cho, de co­lo­ra­ción ge­ne­ral­men­te me­tá­li­ca, cu­yas lar­vas vi­ven en plan­tas le­ño­sas. Per­te­ne­cen a la fa­mi­lia de los bu­

www.elbibliote.com

prés­ti­dos y se co­no­cen más de 400 es­pe­cies di­se­mi­na­ das por to­do el mun­do. agri­men­sor (Del lat. agri­men­sor; de ager, agri, cam­ po y men­sor, me­di­dor.) m. Pe­ri­to en agri­men­su­ra. || Véa­ se CA­DE­NA, ES­CUA­DRA DE AGRI­MEN­SOR. agri­men­su­ra (Del lat. agri­men­su­ra; de ager, agri, cam­po y men­su­ra, me­di­da.) f. Ar­te de me­dir tie­rras. agri­mo­nia (Del lat. agri­mo­nía.) f. Bot. Plan­ta pe­ren­ne de la fa­mi­lia de las ro­sá­ceas, de ta­llos ve­llo­sos, ho­jas lar­gas, hen­di­das y ás­pe­ras y flo­res pa­ji­zas. Las ho­jas se usan en me­di­ci­na co­mo as­trin­gen­te y las flo­res sir­ven pa­ra cur­tir cue­ros.

Agrimonia. agrin­gar­se r. Amér. Con­du­cir­se co­mo un grin­go o imi­tar­le en al­go. agrio, gria (Del lat. acrus, agro.) adj. ÁCI­DO. Ú. t. c. s. || Véa­se AGUA, CA­ÑA, NA­RAN­JA, PLA­TA AGRIA. || Ha­blan­do de cas­ti­gos o su­fri­mien­tos, di­fí­cil­men­te to­le­ ra­ble. || fig. Dí­ce­se del ca­mi­no, te­rre­no, etc., arris­ca­do o muy abrup­to. || Acre, ás­pe­ro, de­sa­bri­do. || Aplí­ca­se al me­tal frá­gil, que­bra­di­zo, no dúc­til ni ma­lea­ble. || Pint. Di­cho del co­lo­ri­do, fal­to de ar­mo­nía o de la ne­ce­sa­ria en­to­na­ción. Ú. t. c. s. m. Zu­mo áci­do. || pl. Fru­tas agrias o agri­dul­ces, co­mo el li­món, la na­ran­ja, etc. agrión (De agrio.) m. Agriaz. || Vet. Tu­me­fac­ción que sue­len pa­de­cer las ca­ba­lle­rías en la pun­ta del cor­ve­jón. agri­pa (mar­co ves­pa­cia­no) Biog. Ge­ne­ral ro­ma­ no, yer­no del em­pe­ra­dor Au­gus­to, nom­bra­do tres ve­ces cón­sul de Ro­ma. Durante su mandato, hi­zo cons­truir el Pan­teón, ven­ció a los pom­pe­ya­nos y com­ba­tió en Ac­cio con­tra Mar­co An­to­nio (63-12 a. C.). || —ME­NE­NIO. Véa­ se ME­NE­NIO AGRI­PA. || —DE NET­TES­HEIM (COR­NE­ LIO). Mé­di­co, fi­ló­so­fo y al­qui­mis­ta ale­mán. His­to­rió­gra­fo del em­pe­ra­dor Car­los V y au­tor de im­por­tan­tes obras co­mo De in­cer­ti­tu­di­ne et va­ni­ta­te scien­tia­rum y De oc­ cul­ta phi­lo­sop­hia (1483-1533). agri­pal­ma (Del lat. acer, acris, fuer­te, pun­zan­te y pal­ ma, pal­ma.) f. Bot. Plan­ta la­bia­da, in­dí­ge­na de Es­pa­ña, con el ta­llo cua­dran­gu­lar, ho­jas di­vi­di­das en tres ló­bu­los lan­ceo­la­dos, ver­di­ne­gras por en­ci­ma y blan­que­ci­nas por el en­vés y flo­res de co­lor pur­pú­reo cla­ro. agri­pen­ne (Del lat. acer, acris, fuer­te, pun­zan­te y pe­ na, plu­ma.) m. Zool. Pá­ja­ro ame­ri­ca­no, cu­yas plu­mas ti­mo­ne­ras son agu­das y es muy per­ju­di­cial pa­ra los sem­ bra­dos de arroz y otros ce­rea­les. agri­pi­na Biog. Llamada la Mayor, hi­ja de Agri­pa y Ju­lio y nie­ta de Au­gus­to, se ca­só con Ger­má­ni­co, de quien tu­vo nue­ve hi­jos, en­tre ellos Ca­lí­gu­la y Agri­pi­na. Ti­be­rio la des­te­rró a la is­la Pan­da­ta­ria, don­de mu­rió en el año 33. || Hi­ja de la an­te­rior y de Ger­má­ni­co, lla­ma­da la Menor, na­ci­da en Co­lo­nia en el año 16 a. C. Se ca­só con Do­mi­ cia­no Eno­bar­bo y tu­vo de és­te a Ne­rón. Mu­jer ines­cru­ pu­lo­sa, am­bi­cio­sa y há­bil, se ca­só en se­gun­das nup­cias con Cris­po Pa­pie­no y, acu­sa­da de in­ces­to y de amo­res ilí­ci­tos con su cu­ña­do Emi­lio Lé­pi­do, fue des­te­rra­da por su her­ma­no Ca­lí­gu­la. Lla­ma­da por su tío, el em­pe­ra­dor Clau­dio, se ca­só con él y le hi­zo adop­tar a su hi­jo Ne­rón, ha­cién­do­lo nom­brar su su­ce­sor. Lue­go, ayu­da­da por la cé­le­bre en­ve­ne­na­do­ra Lo­cus­ta, ma­tó a Clau­dio pa­ra ele­ var al tro­no a Ne­rón. És­te, sien­do em­pe­ra­dor, la man­dó ase­si­nar en el año 59. agri­sa­do, da (De a y gris.) adj. Grí­seo. agriu­ra f. Amér. Cen­tral. Agriu­ra, ace­día. agro m. Cam­po. || De sa­bor áci­do.

AGUACERO

39 agro­lo­gía (Del gr. agrós, cam­po y le­go, de­cir, tra­tar.) f. Par­te de la agro­no­mía que tra­ta del es­tu­dio del sue­lo en sus re­la­cio­nes con la ve­ge­ta­ción. agro­ma­yor (ma­nuel) Biog. Pe­rio­dis­ta y crí­ti­co de ar­te ar­gen­ti­no (1900-1965) que, en­tre otras obras, pu­ bli­có De Ve­láz­quez a Go­ya, San Fran­cis­co de Asís en la glo­ria del Giot­to y Una lec­ción de Go­ya. agro­no­mía (De agró­no­mo.) f. Con­jun­to de co­no­ci­ mien­tos cien­tí­fi­cos apli­ca­bles al cul­ti­vo de la tie­rra. agro­pe­cua­rio, ria (Del lat. ager, agri, cam­po y pe­ cus, -oris, ga­na­do.) adj. Que tie­ne re­la­ción con la agri­cul­ tu­ra y la ga­na­de­ría. agrós­ti­de (Del gr. ágros­tis, gra­ma.) f. Bot. Gé­ne­ro de gra­mí­neas fo­rra­je­ras de rá­pi­do cre­ci­mien­to es­pe­cial­men­ te en las zo­nas tem­pla­das, que com­pren­de dos sub­gé­ ne­ros con un cen­te­nar de va­rie­da­des. agro­tis (Del gr. ágro­tis, ha­bi­tan­te de los cam­pos.) m. Zool. Gé­ne­ro de in­sec­tos le­pi­dóp­te­ros muy per­ju­di­cia­les pa­ra la agri­cul­tu­ra, que com­pren­de nu­me­ro­sas va­rie­da­ des eu­ro­peas. agru­par tr. Reu­nir en gru­po, api­ñar. Ú. t. c. r. agru­ra (De agro.) f. Sa­bor acre o áci­do que tie­nen al­gu­nas co­sas. || AGRIO, zu­mo áci­do. || Con­jun­to de ár­ bo­les que pro­du­cen fru­tas agrias y o agri­dul­ces. agua (Del lat. aqua.) f. Cuer­po lí­qui­do for­ma­do por la com­bi­na­ción de un vo­lu­men de oxí­ge­no y dos de hi­dró­ ge­no. En es­ta­do de pu­re­za es ino­do­ro, in­sí­pi­do, en pe­ que­ñas can­ti­da­des in­co­lo­ro y ver­do­so en gran­des ma­ sas, se so­li­di­fi­ca por el frío, se eva­po­ra por el ca­lor, di­ suel­ve mu­chas sus­tan­cias, y, más o me­nos pu­ro, for­ma la llu­via, las fuen­tes, los ríos y los ma­res. § El agua, com­ pues­ta por dos cuer­pos ga­seo­sos, hi­dró­ge­no (11,188 par­tes de su pe­so) y oxí­ge­no (88,812 par­tes de su pe­so), re­frac­ta la luz y es ma­la con­duc­to­ra del ca­lor y la elec­tri­ ci­dad; se so­li­di­fi­ca, for­man­do hie­lo, a 0°C y au­men­ta en­ ton­ces en 1/11 de su vo­lu­men; hier­ve a la tem­pe­ra­tu­ra de 100°C, cuan­do la pre­sión ba­ro­mé­tri­ca es de 760 mm de mer­cu­rio; y a 4°C, pun­to de su den­si­dad má­xi­ma, se em­plea pa­ra la de­ter­mi­na­ción del pe­so es­pe­cí­fi­co de só­ li­dos y lí­qui­dos: 1 dm3 de agua des­ti­la­da, o sea 1 li­tro, pe­sa 1 ki­lo­gra­mo. || Véa­se AL­MA­CÉN, ARA­ÑA, AR­CA, AS­TA, BUEY, CA­BA­LLO, DES­PI­DIEN­TE, GA­LLI­NA, GA­ TO, LEN­TE­JA, LI­RIO, LLAN­TÉN, MAN­GA, NI­VEL, PAM­ PLI­NA, PLAN­CHA, PLU­MA, PO­LLO, RA­TO­NE­RA, RE­ LOJ, SA­LA­MAN­QUE­SA, SAL­TO, TA­BLA, TOR­DO, VÍA DE AGUA. || Véa­se AL­TU­RA VI­VA, ES­CRI­BA­NI­LLO, ES­ CRI­BA­NO, LEN­GUA, LUM­BRE DEL AGUA. || Véa­se CA­ ME­LO­TE, PE­RRO DE AGUAS. || Véa­se HUE­VO PA­SA­DO POR AGUA. || Cual­quie­ra de las sus­tan­cias que se ob­tie­ nen por in­fu­sión, di­so­lu­ción o emul­sión de flo­res, fru­tos o plan­tas y se usan en me­di­ci­na y per­fu­me­ría. AGUA de aza­har, de he­lio­tro­po, de ro­sas. || LLU­VIA. Ú. t. en pl. || LÁ­GRI­MAS, pl. de LÁ­GRI­MA. || de­sus. Río o arro­yo. || Arq. Ver­tien­te de un te­ja­do. || Mar. MA­REA. || Ro­tu­ra, grie­ta o agu­je­ro por don­de en­tra en la na­ve el agua en que ella flo­ta. || pl. Vi­sos u on­du­la­cio­nes que tie­nen al­gu­ nas te­las, plu­mas, ma­de­ras, etc. || Vi­sos o des­te­llos de las pie­dras pre­cio­sas. || Ori­na. || Ma­nan­tial de aguas mi­ ne­ro­me­di­ci­na­les. || Mar. Las del mar, más o me­nos in­me­ dia­tas a de­ter­mi­na­da cos­ta. En AGUAS de Ba­hía Blan­ca. || Es­te­la o ca­mi­no que ha se­gui­do un bu­que. Se­guir, bus­ car las AGUAS de un bu­que. || Co­rrien­tes del mar. || AGUA ACÍ­DU­LA, o AGRIA. La mi­ne­ral que lle­va en di­so­ lu­ción áci­do car­bó­ni­co. || AGUA AN­GÉ­LI­CA. Farm. AN­ GÉ­LI­CA. || AGUA AR­TE­SIA­NA. La de los po­zos ar­te­sia­ nos. || AGUA BEN­DI­TA. La ben­de­ci­da por el sa­cer­do­te y que sir­ve pa­ra el uso de la Igle­sia y de los fie­les. || AGUA BLAN­CA. La que re­sul­ta de la di­so­lu­ción en agua del ex­trac­to de Sa­tur­no o ace­ta­to de plo­mo. || AGUA CI­BE­ RA. Agua­ci­be­ra. || AGUA CRU­DA. La que por lle­var en di­so­lu­ción mu­cho ye­so, en­du­re­ce las le­gum­bres que se cue­cen en ella y be­bi­da ha­ce di­fi­cul­to­sa la di­ges­tión. || AGUA DE AZA­HAR. La he­cha con la flor del na­ran­jo y que se usa co­mo se­dan­te. || AGUA DE BO­RRA­JAS. fig. AGUA DE CE­RRA­JAS. || AGUA DE CAL. La pre­pa­ra­da con cien par­tes de agua y una de cal, muy usa­da en me­di­ci­na. || AGUA DE CE­RRA­JAS. La que se ob­tie­ne de la hier­ba ce­rra­ja. || fig. Co­sa de es­ca­sa o nin­gu­na sus­tan­ cia. || AGUA DE CO­LO­NIA. Per­fu­me que se com­po­ne de agua, al­co­hol y esen­cias aro­má­ti­cas. || AGUA DEL AM­ NIOS. Anat. Lí­qui­do con­te­ni­do en la ca­vi­dad del am­nios. || AGUA DEL­GA­DA. La que tie­ne en di­so­lu­ción una can­ ti­dad muy pe­que­ña de sa­les. || AGUA DE LLU­VIA, LLO­ VE­DI­ZA, LLU­VIA o PLU­VIAL. La que cae de las nu­bes. || AGUA DE MAR. m. Chi­le. Pez lo­fo­bran­quio, de co­lor par­ do por en­ci­ma. || AGUA NA­FA. Agua­na­fa. || AGUA DE NIE­VE. La que se en­fría con nie­ve y más co­mún­men­te con hie­lo. || La que pro­ce­de del des­hie­lo. || AGUA DE OLOR. La que es­tá com­pues­ta con sus­tan­cias aro­má­ti­ cas. || AGUA DE SO­CO­RRO. Bau­tis­mo ad­mi­nis­tra­do sin

A

Esquema del ciclo del agua. so­lem­ni­da­des, en ca­so de ne­ce­si­dad. || AGUA DE SELTZ. Agua car­bó­ni­ca na­tu­ral o pre­pa­ra­da ar­ti­fi­cial­ men­te. || AGUA DUL­CE. La po­ta­ble, de po­co o nin­gún sa­bor, lla­ma­da así por con­tra­po­si­ción a la del mar o a las mi­ne­ra­les. || AGUA FUER­TE. Áci­do ní­tri­co di­lui­do en po­ ca can­ti­dad de agua. Se le da es­te nom­bre por la ac­ti­vi­ dad con que di­suel­ve la pla­ta y otros me­ta­les. || GRA­BA­ DO AL AGUA FUER­TE. || AGUA GOR­DA o SO­SA. Agua que tie­ne en di­so­lu­ción gran can­ti­dad de sa­les prin­ci­pal­ men­te ye­so. || AGUA HE­RRA­DA. Aque­lla en que se ha apa­ga­do hie­rro can­den­te. || AGUA LUS­TRAL. La que se usa­ba pa­ra ro­ciar las víc­ti­mas y otras co­sas en los sa­cri­ fi­cios gen­tí­li­cos. || AGUA MA­NAN­TIAL. La que na­tu­ral­ men­te bro­ta de la tie­rra. || AGUA MAN­SA. La que co­rre apa­ci­ble­men­te. || AGUA MI­NE­RAL. La que ma­na lle­van­ do en di­so­lu­ción sus­tan­cias mi­ne­ra­les, co­mo sa­les, etc. || AGUA MI­NE­RO-ME­DI­CI­NAL. La mi­ne­ral que se usa con fi­nes te­ra­péu­ti­cos. || AGUA MUER­TA. La es­tan­ca­da y sin co­rrien­te. || AGUA NIE­VE. La que cae de las nu­bes mez­cla­da con nie­ve. || AGUA PE­SA­DA. Quím. Aque­lla en cu­ya com­po­si­ción en­tra el deu­te­rio en lu­gar del hi­dró­ge­ no. || AGUA RE­GIA. Quím. Mez­cla de áci­do ní­tri­co y áci­ do mu­riá­ti­co o clor­hí­dri­co, que di­suel­ve el oro, lla­ma­do an­ti­gua­men­te rey de los me­ta­les. || AGUA SA­LO­BRE. La car­ga­da de sa­les, que la ha­cen im­pro­pia pa­ra la be­bi­da. || AGUA TER­MAL. La que en to­do tiem­po bro­ta ca­lien­te del ma­nan­tial. || AGUA TO­FA­NA. Ve­ne­no muy ac­ti­vo que se usó en Ita­lia. || AGUA VIEN­TO. Llu­via con vien­to fuer­ te. || AGUA VI­VA. La que ma­na y co­rre na­tu­ral­men­te. || AGUAS ALUM­BRA­DAS. Aque­llas que sa­len a la su­per­fi­ cie por obra del hom­bre y per­te­ne­cen al que las ha alum­ bra­do. || AGUAS DE CRE­CIEN­TE. Mar. Flu­jo del mar. || AGUAS DE DO­MI­NIO PRI­VA­DO. Las de po­zos y fuen­tes par­ti­cu­la­res y las que no sa­len del pre­dio en que na­cen. || AGUAS DE DO­MI­NIO PÚ­BLI­CO. Las de ríos y arro­yos, las de do­mi­nio pri­va­do que dis­cu­rren fue­ra del pre­dio en que na­cen y otras. || AGUAS DE MEN­GUAN­TE. Mar. Re­ flu­jo de mar. || AGUAS FAL­SAS. Las que se en­cuen­tran ca­van­do o per­fo­ran­do la tie­rra y no son per­ma­nen­tes. || AGUAS FIR­MES. Las de po­zo o ma­nan­tial pe­ren­ne. || AGUAS JU­RIS­DIC­CIO­NA­LES. Aqué­llas que ba­ñan las cos­tas de un es­ta­do y es­tán su­je­tas a su ju­ris­dic­ción has­ta cier­to lí­mi­te de­ter­mi­na­do por el de­re­cho in­ter­na­cio­ nal. || AGUAS LLE­NAS. Mar. Plea­mar. || AGUAS MA­ DRES. Quím. Las que que­dan de una di­so­lu­ción sa­li­na que se ha he­cho cris­ta­li­zar y no da ya más cris­ta­les. || AGUAS MA­YO­RES. Ex­cre­men­to hu­ma­no. || AGUAS ME­ NO­RES. Ori­na del hom­bre. || AGUAS MUER­TAS. Mar. En los cuar­tos de lu­na, ma­reas me­no­res. || AGUAS VER­ TIEN­TES. Las que ba­jan de las mon­ta­ñas o sie­rras. || Las que vier­ten los te­ja­dos. || AGUAS VI­VAS. Mar. Cre­cien­tes del mar ha­cia la épo­ca de los equi­noc­cios o en el no­vi­lu­ nio y el ple­ni­lu­nio. || AGUA ABA­JO. m. adv. Con la co­ rrien­te o cur­so na­tu­ral del agua. || AGUA ABA­JO. m. adv. Con la co­rrien­te o cur­so na­tu­ral del agua. || AGUA ARRI­ BA. m. adv. Con­tra la co­rrien­te o cur­so na­tu­ral del agua. || fig. Con gran di­fi­cul­tad o re­pug­nan­cia. || AHO­GAR­SE UNO EN PO­CA AGUA. frs. fig. y fa. Apu­rar­se y afli­gir­se mu­cho por li­via­na cau­sa. || AL AGUA FUER­TE. m. adv. Véa­se GRA­BA­DO AL AGUA FUER­TE. || AL AGUA TIN­TA. m. adv. Véa­se GRA­BA­DO AL AGUA TIN­TA. || PO­NER

www.elbibliote.com

AGUA EN CES­TO, O EN HAR­NE­RO. frs. fig. Tra­ba­jar en va­no. || TO­MAR LAS AGUAS. frs. Arq. Con­cluir de cu­brir un edi­fi­cio pa­ra pre­ser­var­lo de la llu­via. || CO­MO AGUA. loc. fam. que sue­le usar­se pa­ra de­no­tar la abun­dan­cia o co­pia de al­gu­na co­sa. || ECHAR AGUA EN EL MAR, O LA MAR. frs. fig. Ha­cer al­gu­na co­sa inú­til­men­te. || Dar al­go a quien pre­ci­sa­men­te tie­ne abun­dan­cia de ello. || ECHAR EL AGUA. frs. BAU­TI­ZAR. || ECHAR­SE UNO AL AGUA. frs. fig. De­ci­dir­se a arros­trar al­gún pe­li­gro. || EN­ TRE DOS AGUAS. m. adv. fig. y fam. Con du­da y per­ple­ ji­dad, sin sa­ber qué ha­cer, o equí­vo­ca­men­te, por cau­te­la o re­ser­va. Ú. m. con el ver­bo es­tar. || ES­CRI­BIR EN EL AGUA. frs. fig. ES­CRI­BIR EN LA ARE­NA. || ES­TAR UNO CON EL AGUA A, o HAS­TA LA BO­CA, EL CUE­LLO o LA GAR­GAN­TA. frs. fig. y fam. Es­tar en gran aprie­to, di­fic ­ ul­ tad o pe­li­gro. || HA­CER AGUA. frs. Mar. HA­CER AGUA­ DA. || HA­CER AGUA un bu­que. frs. Mar. Re­ci­bir­la por al­gu­na grie­ta o agu­je­ro de sus fon­dos. || HA­CER AGUAS. frs. ORI­NAR. || HA­CER­SE, o VOL­VER­SE una co­sa AGUA, o AGUA DE CE­RRA­JAS. frs. fig. Frus­trar­se lo que se pre­ten­día o es­pe­ra­ba. || HA­CER­SE UNA co­sa AGUA, o UNA AGUA EN LA BO­CA. frs. fam. usa­da pa­ra de­no­tar que una co­sa es blan­da y sua­ve y que, al co­mer­la, se des­ha­ce fá­cil­men­te en la bo­ca. || HA­CÉR­SE­LE a uno AGUA LA BO­CA. frs. fig. y fam. Re­cor­dar con de­lei­te el sa­bor de al­gún man­jar. || De­lei­tar­se con la es­pe­ran­za de ob­te­ner al­go agra­da­ble, o con su me­mo­ria. || ÍR­SE­LE a uno LAS AGUAS. frs. fig. Ori­nar­se por cau­sa de una im­ pre­sión fuer­te. || LLE­VAR UNO EL AGUA A SU MO­LI­NO. frs. fig. Di­ri­gir en su pro­ve­cho ex­clu­si­vo aque­llo de que pue­de dis­po­ner. || QUE­DAR­SE EN­TRE DOS AGUAS. frs. Mar. Su­mer­gir­se sin lle­gar al fon­do. || ROM­PER AGUAS. frs. Rom­per­se la bol­sa que en­vuel­ve al fe­to y de­rra­mar­se al ex­te­rior el lí­qui­do am­nió­ti­co. || SIN DE­CIR AGUA VA. loc. fig. y fam. que se usa cuan­do uno oca­sio­na al­gún da­ño, pe­sar o dis­gus­to in­tem­pes­ti­va­men­te y sin pre­ven­ ción. || TAN CLA­RO CO­MO EL AGUA. frs. que se di­ce de las co­sas muy ma­ni­fies­tas y pa­ten­tes. || TE­NER UNO EL AGUA A LA BO­CA, AL CUE­LLO O A LA GAR­GAN­TA. frs. fig. ES­TAR CON EL AGUA A, o HAS­TA LA BO­CA, etc. agua­cal m. Le­cha­da de cal y al­go de ye­so, que se em­plea pa­ra en­jal­be­gar. agua­ca­te (Del mexicano ahua­catl.) m. Ár­bol lau­rá­ceo de Ame­ri­ca­ de ho­jas al­ter­nas, co­riá­ceas y siem­pre ver­ des, con flo­res dioi­cas, cuyo fru­to pa­re­ci­do a una pe­ra gran­de es de car­ne suave y muy apreciada. || Fru­to de es­te ár­bol. || Es­me­ral­da de fi­gu­ra de pe­ri­lla, lla­ma­da así por su se­me­jan­za con la fru­ta de es­te nom­bre.|| Persona poco animosa, sosa. agua­ca­te Geog. Mun. de Cu­ba, en el part. ju­di­cial de Ja­ru­co, prov. de La Ha­ba­na. 179 km2. Azú­car. || Loc. de Cu­ba cab. del an­te­di­cho mun. || Ba­rrio de Cu­ba, en el mun. de Ba­ta­ba­nó, prov. de La Ha­ba­na. || Ba­rrio de Cu­ba, en el mun. de Ca­ba­ñas, prov. de Pi­nar del Río. || Ba­rrio de Cu­ba, en el mun. de Tri­ni­dad, prov. de Vi­lla Cla­ra. || EL— Can­tón de El Sal­va­dor, en el dist. y dep. de Ca­ba­ñas. || CE­RROS DEL— Mon­tes de 1260 m de al­tu­ra en Cos­ta Ri­ca, en el ex­tre­mo SE de la cor­di­lle­ra de Gua­na­cas­te. agua­ce­ro (De agua­za.) m. Llu­via re­pen­ti­na, abun­ dan­te, im­pe­tuo­sa y po­co du­ra­de­ra. || fig. Su­ce­sos y

A

AGUACHA

co­sas mo­les­tas, co­mo re­ve­ses, gol­pes, im­pro­pe­rios, et­ cé­te­ra, que en gran can­ti­dad caen re­pen­ti­na­men­te so­bre una per­so­na. agua­cha f. Agua en­char­ca­da y co­rrom­pi­da. agua­char tr. Enaguachar. || Arg. Des­te­tar a los ter­ne­ ros, cor­de­ros, etc., se­pa­rán­do­los de la ma­dre, pa­ra que se críen so­los. || Chi­le. Aman­sar, do­mar, do­mes­ti­car. Ú. m. c. r. || r. fig. y fam. Chi­le. Cap­tar­se la vo­lun­tad de al­gu­ no con ha­la­gos y dá­di­vas || P. Rico. Abochornarse. agua­char­nar (De agua­char.) tr. Ena­gua­zar. agua­chen­to, ta adj. Amér. Aplí­ca­se a lo que pier­de su ju­go y sa­les, por es­tar muy im­preg­na­do de agua. Se di­ce es­pe­cial­men­te de los fru­tos. agua­chi­ca Geog. Loc. y mun. de Co­lom­bia, al sur del departamento del César, entre la cordillera oriental y el valle del río Mag­da­le­na. 80.789 habitantes. agua­chil m. Méx. Cal­do de Chi­le o pi­mien­to muy agua­do. agua­chir­le (De agua y chir­le.) f. Es­pe­cie de agua­pié de ín­fi­ma ca­li­dad. || f. Cual­quier li­cor sin fuer­za ni sus­tan­ cia. || Co­sa ba­la­dí, in­sus­tan­cial. Em­pléa­se co­mún­men­te ha­blan­do de obras o cua­li­da­des del in­ge­nio. agua­cil m. ant. Al­gua­cil. agua­da Amér. Abre­va­de­ro. || La­gu­na pe­que­ña. || Arg. y Urug. De­pó­si­to de aguas po­ta­bles en una de­pre­sión na­tu­ral del te­rre­no o re­pre­sa ar­ti­fi­cial, pa­ra el ga­na­do. || f. Pun­to de to­ma de aguas en un fe­rro­ca­rril pa­ra ali­men­tar las lo­co­mo­to­ras. || Méx. Ce­no­te. agua­da Geog. Can­tón de Bo­li­via, en la prov. de Miz­ que, dep. de Co­cha­bam­ba. || Mun. de Co­lom­bia, per­te­ ne­cien­te al dep. de San­tan­der. 2.117 hab. || Is­la de Mé­xi­ co, en el gol­fo ho­mó­ni­mo fren­te a la la­gu­na de Tér­mi­nos. || Ba­rrio de Cu­ba, mun. de Agua­da de Pa­sa­je­ros, prov. de Cien­fue­gos. || Loc. de Puer­to Ri­co, en el mun. de Agua­di­lla. || Mun. de Puer­to Ri­co. Sup. total de 116.12 km2; 42.042 hab. || LA—. Ba­rrio de Cu­ba, en el mun. de Hol­guín, prov. ho­mó­ni­ma. || —ALE­GRE. Pobl. de Ar­ gen­ti­na, en el dep. de De­sea­do, prov. de San­ta Cruz. || CE­CI­LIO—. Pobl. de Ar­gen­ti­na, en el dep. de Val­che­ta, prov. de Río Ne­gro. || —DE GUE­RRA. Loc. de Ar­gen­ti­na, en el dep. de 25 de Ma­yo, prov. de Río Ne­gro. || —DEL CU­RA. Ba­rrio de Cu­ba, mun. de San­tia­go de las Ve­gas, prov. de La Ha­ba­na. || —DE PA­SA­JE­ROS. Mun. de Cu­ ba, per­te­ne­cien­te a la prov. de Cien­fue­gos. 680 km2. 31.687 hab. || —DE PA­SA­JE­ROS. Loc. de Cu­ba, cab. del mun. ho­mó­ni­mo. || —GRAN­DE. Loc. de Ve­ne­zue­la, cap. del mun. de San Mi­guel, en el dist. de Ur­da­ne­ta, est. de La­ra. AGUADAR tr. Guat. Aguar, mezclar agua con algún [otro licor]. || Guat. Debilitar, hacer flaquear. agua­das Geog. Ba­hía del ca­bo de Fal­cón cer­ca de Orán, en Ar­ge­lia. || Loc. y mun. de Co­lom­bia, en el dep. de Cal­das. 47.971 km2. Ca­fé, ca­ña, mi­nas. In­dus­tria de som­bre­ros de ji­pi­ja­pa. Capital del Pasillo Colombiano. || LAS—. Loc. de Ar­gen­ti­na en el dep. Li­ber­ta­dor Gral. San Mar­tín, prov. de San Luis. AGUADEÑO m. Col. Sombrero de paja. agua­de­ra f. Cetr. Ca­da una de las cua­tro plu­mas an­ chas, una más cor­ta que otra, que si­guen a las re­me­ras del ala de las aves. || pl. Ar­ma­zón de ma­de­ra, es­par­to, etc., con di­vi­sio­nes, que se co­lo­ca so­bre las ca­ba­lle­rías pa­ra lle­var en ba­rri­les o cán­ta­ros agua u otras co­sas. agua­de­ro, ra adj. Dí­ce­se del ves­ti­do o pren­da des­ ti­na­da a pre­ser­var del agua. || Véa­se CA­PA AGUA­DE­RA. || m. Abre­va­de­ro. || Si­tio adon­de acu­den a be­ber al­gu­ nos ani­ma­les sil­ves­tres. AGUA­DE­RO de pa­lo­mas, de ve­na­dos. || Si­tio don­de se lan­zan las ma­de­ras a los ríos pa­ra con­du­cir­las por ellos de un lu­gar a otro. || de­sus. AGUA­DOR. agua del to­ro Geog. Di­que de em­bal­se en el río Dia­man­te, si­tua­do al oes­te de la lo­ca­li­dad de San Ra­fael, prov. de Men­do­za, Ar­gen­ti­na. agua­di­ja f. Hu­mor acuo­so que se for­ma en los gra­ nos o lla­gas. agua­di­lla Geog. Mun. de la región costera occidental de Puer­to Ri­co. Sup. 94,9 km2; 64.685 habitantes. Fundado en 1775, es también conocido como “El Jardín del Atlántico”, “La Villa del Ojo de Agua”, “El Pueblo de los Tiburones” y “Hasta Donde las Piedras Cantan”. || Ciu­dad de Puer­to Ri­co, cab. del mun. ho­mó­ni­mo. 37.113 habitantes. agua­do, da p. p.de AGUAR. || adj. Abs­te­mio. agua­do, da adj. Que tie­ne agua. || Amér. Aplí­ca­se a las fru­tas que son ju­go­sas o de­sa­bri­das. || Amér. Cen­tral y Col. Dé­bil, des­fa­lle­ci­do, ex­te­nua­do, || m. Ec. Be­bi­da re­ fres­can­te pre­pa­ra­da con fru­tas, aguar­dien­te y azú­car. agua­do (Ale­jan­dro Ma­ría) Biog. Ban­que­ro es­pa­ ñol de as­cen­den­cia ju­día. Sir­vió en las mi­li­cias de su país has­ta 1804, pa­san­do lue­go a Fran­cia, don­de lle­gó a ser ayu­dan­te del ma­ris­cal Soult. En 1815 de­jó las ar­mas y

40 se de­di­có al co­mer­cio, ac­tuan­do co­mo agen­te de Es­ pa­ña en Pa­rís. Fer­nan­do VII le dio el tí­tu­lo de mar­qués de las Ma­ris­mas del Gua­dal­qui­vir. Due­ño de una gran for­tu­na, pro­te­gió a los ar­tis­tas y lle­gó a po­seer una va­ lio­sa pi­na­co­te­ca. Ha­bien­do en­con­tra­do pobre y enfermo en Francia al ge­ne­ral San Mar­tín, con quien te­nía amis­tad des­de la in­fan­cia, lo ayu­dó y le le­gó par­te de sus bie­nes (1784-1842). || ENOC—. Ju­ris­con­sul­to y es­cri­tor na­ci­do en Ni­ca­ra­gua (1883-1964), au­tor de Los nue­vos rum­ bos de la di­plo­ma­cia yan­qui. Fue de­ca­no de la Fa­cul­tad de De­re­cho y vi­ce­pre­si­den­te de la Na­ción des­de 1928 has­ta 1932. agua­dor, ra s. Per­so­na que se ocu­pa en ven­der o lle­var agua. || m. Cual­quie­ra de los pa­los o tra­ve­sa­ ños ho­ri­zon­ta­les, que co­lo­ca­das en for­ma de es­ca­le­ri­lla, unen los dos aros de la rue­da ver­ti­cal de la no­ria y sir­ven pa­ra que co­rran o jue­guen so­bre ellos la ma­ro­ma o ca­ de­na y los can­gi­lo­nes.

Aguaje. la pa­lan­ga­na y pa­ra dar agua­ma­nos. || Pa­lan­ga­na o pi­la pa­ra la­var­se las ma­nos. || Por ext., pa­lan­ga­ne­ro. agua­ma­nos m. Agua pa­ra la­var las ma­nos. || AGUA­ MA­NIL.

“Aguador de Sevilla”, obra de Velázquez. agua­du­char tr. ant. Ena­gua­zar. agua­du­cho (De acue­duc­to.) m. Ave­ni­da im­pe­tuo­sa de agua. || Pues­to pú­bli­co don­de se ven­de agua. || Acue­ duc­to. || NO­RIA. agua­du­ra (De aguar­se, cons­ti­par­se las ca­ba­lle­rías.) f. Vet. In­fo­su­ra. || Abs­ce­so que se for­ma en el in­te­rior del cas­co de las ca­ba­lle­rías. agua­fies­tas (De aguar y fies­ta.) com. Per­so­na que tur­ba el re­go­ci­jo y di­ver­sión de otras. agua­fuer­te f. Lá­mi­na que se ob­tie­ne por el gra­ba­do al agua fuer­te. || Es­tam­pa ob­te­ni­da con es­ta lá­mi­na. agua­go­ma f. Di­so­lu­ción de go­ma ará­bi­ga en agua, usa­da por los pin­to­res pa­ra des­leír los co­lo­res y dar­les ma­yor con­sis­ten­cia y vi­ve­za. aguaí (Del gua­ra­ní aguá, acha­da­do, e í, pe­que­ño.) m. Ár­bol de Pa­ra­guay y de la Me­so­po­ta­mia ar­gen­ti­na, de la fa­mi­lia de las sa­po­tá­ceas, con tron­co de va­rios me­tros de al­tu­ra es­ti­ma­do por su fru­to, del ta­ma­ño de un gra­no de uva, em­plea­do pa­ra ha­cer con­fi­tu­ras. aguai­ta­ca­mi­no m. Pá­ja­ro fi­si­rros­tro se­me­jan­te a la cho­ta­ca­bras, pro­pio de Amé­ri­ca Cen­tral. aguai­tar (De a y guai­tar.) tr. ant. Ace­char. Úsa­se en Arg. y Amér. agua­je m. AGUA­DE­RO. || Mar. Cre­cien­tes gran­des del mar. || Agua que en­tra en los puer­tos o sa­le de ellos en las ma­reas. || Co­rrien­tes del mar, pe­rió­di­cas en al­gu­ nos pa­ra­jes. || Co­rrien­te im­pe­tuo­sa del mar. || AGUA­DA. || ES­TE­LA. || AGUA­JE DEL TI­MÓN. Mar. Re­mo­li­nos que las aguas for­man en la proa del bu­que al reu­nir­se las dos co­rrien­tes que vie­nen por los cos­ta­dos y cho­can en el ti­món. || HA­CER AGUA­JE. frs. Mar. Co­rrer las aguas con gran vio­len­cia. agua­jí m. Zool. Pez acan­top­te­ri­gio de las An­ti­llas, co­mo de un me­tro de lar­go, ci­lín­dri­co, ro­ji­zo, con man­ chas os­cu­ras y una so­la ale­ta dor­sal. Su car­ne es po­co apre­cia­da. agua­lo­tal m. Amér. Cen­tral. Agua­zal. agua­ma­la f. Me­du­sa. agua­ma­nil (Del la­tín aqua­ma­ni­le; de aqua, agua y ma­nus, ma­nos.) m. Ja­rro con pi­co pa­ra echar agua en

www.elbibliote.com

Aguamanil de bronce que representa a un cruzado del siglo XIII. agua­mar m. Agua­ma­la. agua­ma­ri­na f. Pie­dra pre­cio­sa, va­rie­dad de be­ri­lo, trans­pa­ren­te y de co­lor pa­re­ci­do al del agua del mar. agua­miel (De agua y miel.) f. Agua mez­cla­da con cier­ ta can­ti­dad de miel. || Amér. La que se pre­pa­ra con ca­ña de azú­car o pa­pe­lón. || Méx. Ju­go de ma­guey, del cual, por fer­men­ta­ción, se ob­tie­ne el pul­que. agua­nie­ve f. AGUA NIE­VE. agua­nie­ves f. Agu­za­nie­ves. agua­no­si­dad (De agua­no­so.) f. Se­ro­si­dad; hu­mor acuo­so de­te­ni­do en el cuer­po. aguan­ta­de­ras f. pl. Chi­le. Pa­cien­cia, in­dul­gen­cia, to­le­ran­cia. aguan­tar tr. Con­te­ner o re­pri­mir. || Re­sis­tir pe­sos, de­seos, tra­ba­jos, etc. || To­le­rar, so­por­tar con­tra la vo­lun­ tad de uno al­go que cau­sa mo­les­tia o de­sa­gra­do. || Mar. Re­fi­rién­do­se a cuer­das o ca­bos, po­ner­los ten­sos. || Taur. En la suer­te de ma­tar, ade­lan­tar el to­re­ro el pie iz­quier­ do pa­ra ci­tar al to­ro, man­te­nien­do es­ta pos­tu­ra al dar la es­to­ca­da y re­sis­tien­do en lo po­si­ble la em­bes­ti­da. || intr. Con­te­ner­se, ca­llar, re­pri­mir­se. Ú. t. c. r. agua­pé (Del guar, agua­pé, agua chi­qui­ta.) m. Bot. Plan­ta acuá­ti­ca que cre­ce a ori­llas de los la­gos o gran­des ríos de suramérica, conocida tambien como Victoria Regia y AGUACHICA, que tie­ne pro­pie­da­des me­di­ci­na­ les. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las pon­te­de­riá­ceas. Agua­pey Geog. Río de Ar­gen­ti­na, na­ve­ga­ble, de 175 km de lar­go, que na­ce en la pro­vin­cia de Co­rrien­tes cer­ ca de las rui­nas de San Car­los, en el lí­mi­te con la prov. de Mi­sio­nes y de­sa­gua en el río Uru­guay. agua­pié m. Vi­no muy in­fe­rior, de po­ca fuer­za y sus­ tan­cia, que se ha­ce echan­do agua en el oru­jo pren­sa­do en el la­gar. aguar tr. Mez­clar agua con vi­no, vi­na­gre o cual­quier otro li­cor. Ú. t. c. r. || fig. Ate­nuar lo mo­les­to o gra­ve de

AGUIJONEAR

41

Aguapé. una co­sa mez­clán­do­le al­go agra­da­ble. || Tur­bar, aci­ba­rar, in­te­rrum­pir, frus­trar, di­ver­sio­nes, fies­tas, pla­ce­res o cual­ quier co­sa agra­da­ble. Ú. m. c. r. || r. Lle­nar­se de agua un lu­gar. || Dí­ce­se de las ca­ba­lle­rías que por ha­ber­se can­sa­ do ex­ce­si­va­men­te o por ha­ber be­bi­do es­tan­do su­da­das, se en­fer­man, re­sul­tán­do­les im­po­si­ble ca­mi­nar. agua­rá (Voz gua­ra­ní.) m. Ma­mí­fe­ro car­ní­vo­ro, es­pe­cie de zo­rro de ta­ma­ño gran­de, con el pe­lo al­go on­du­la­do y de co­lor ama­ri­llo ro­ji­zo. Vi­ve en al­gu­nas re­gio­nes del nor­te ar­gen­ti­no. agua­rá-gua­zú (Del guar, agua­rá, zo­rro y gua­zú, gran­de.) m. Zool. Ma­mí­fe­ro car­ní­vo­ro ame­ri­ca­no, es­pe­ cie in­ter­me­dia en­tre el zo­rro y el lo­bo, que la­dra y aú­lla co­mo el pe­rro. Es ani­mal noc­tur­no y ha­bi­ta prin­ci­pal­men­ te en Pa­ra­guay y en las re­gio­nes ar­gen­ti­nas lin­dan­tes con el al­to Uru­guay. agua­rai­bá (Del guar. agua­ria­bá.) m. Arg. Tur­bin­to. agua­ra­par­se r. P. Ri­co. Lle­nar­se de gua­ra­po, o de agua. aguar­dar (De a y guar­dar.) tr. Es­pe­rar a que lle­gue u ocu­rra al­go. Ú. t. c. r. || Te­ner la creen­cia o la es­pe­ran­za de que va a lle­gar o su­ce­der al­go. || Es­tar es­pe­ran­do a que ven­ga o lle­gue al­gu­na per­so­na. || Dar tiem­po a una per­so­na, en es­pe­cial al deu­dor, pa­ra que pa­gue. || Ha­ber de ocu­rrir a una per­so­na, o es­tar­le re­ser­va­do al­go pa­ra lo fu­tu­ro. || ant. Guar­dar. || Aten­der, apre­ciar, ve­ne­rar, guar­ dar con­si­de­ra­cio­nes. || r. Re­tar­dar­se, de­te­ner­se. aguar­dien­te (De agua y ar­dien­te.) m. Be­bi­da, es­ pi­ri­to­sa que se ob­tie­ne por des­ti­la­ción del vi­no cru­jo y otras sus­tan­cias. || AGUAR­DIEN­TE ALE­MÁN. Farm. Tin­ tu­ra al­co­hó­li­ca com­pues­ta de ja­la­pa, es­ca­mo­nea y tur­bit, usa­da co­mo pur­gan­te. || AGUAR­DIEN­TE DE CA­BE­ZA. || El pri­me­ro y más fuer­te que se sa­ca de ca­da cal­de­ra o alam­bi­que. || AGUAR­DIEN­TE DE CA­ÑA. El ob­te­ni­do de la me­la­za. aguar­di­lla­do, da Amér. Que tie­ne fi­gu­ra de guar­di­lla. aguar­do m. Ace­cho. || Mont. Si­tio o lu­gar don­de el ca­za­dor ocul­to con­ve­nien­te­men­te, aguar­da la ca­za pa­ ra ti­rar­le. agua­rrás (De agua y el fr. ra­se, agua­rrás.) m. Acei­te vo­lá­til de tre­men­ti­na que se em­plea pa­ra ha­cer bar­ni­ces y tie­ne tam­bién apli­ca­cio­nes me­di­ci­na­les. Se ob­tie­ne de la re­si­na de cier­tos ár­bo­les ver­des, es­pe­cial­men­te del pi­no, por des­ti­la­ción. Es un com­bus­ti­ble ac­ti­vo y po­de­ro­so. agua­ru­na adj. Aplí­ca­se al jí­ba­ro de Pe­rú, que ha­bi­ta en la re­gión del Al­to Ama­zo­nas, cer­ca de la con­fluen­cia de és­te con el San­tia­go. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a es­ tos in­dí­ge­nas. aguas Geog. Río de Es­pa­ña de 105 km de lon­gi­tud, en las prov. de Te­ruel y Za­ra­go­za, que de­sa­gua en el Ebro. || —BE­LAS. Mun. de Bra­sil, per­te­ne­cien­te al est. de Per­ nam­bu­co. 3.016 km2. || —BLAN­CAS. Sub­de­le­ga­ción de Chi­le, en la re­gión II An­to­fa­gas­ta. || —BLAN­CAS. Ce­rro vol­cá­ni­co de los An­des, de 5.757 m de al­tu­ra, en­tre la prov. ar­gen­ti­na de Ca­ta­mar­ca y la Re­gión III Ata­ca­ma de Chi­le. || —BUE­NAS. Loc. de Puer­to Ri­co, en el dist. de Hu­ma­cao; mun. 31.149 hab. || —BUE­NAS. Pobl. de Uru­guay, en el dep. de Du­raz­no. || —CLA­RAS. Ba­rrio de Cu­ba en el mun. y prov. de Hol­guín. || —DE BU­SOT. Loc.

de Es­pa­ña, en la prov. de Ali­can­te. || —DE RA­MÓN. Loc. de Ar­gen­ti­na, per­te­ne­cien­te al dep. de Mi­nas, en la prov. de Cór­do­ba. || —DA PRA­TA. Mun. de Bra­sil, en el est. de São Pau­lo. 127 km2; || —VER­DES. Ba­rrio de Cu­ba, en el mun. de Be­ju­cal, prov. de La Ha­ba­na. agua­sal f. Sal­mue­ra. agua­sar­se (De a y gua­so.) r. Amér. Em­bo­bar­se. || Adop­tar las cos­tum­bres o mo­da­li­dad pro­pia de los gu­ sa­nos. Aguas­ca­lien­tes Geog. Es­ta­do de la re­pú­bli­ca de Mé­xi­co, crea­do en 1835, que li­mi­ta al O, N y E con el est. de Za­ca­te­cas y al Sur con el de Ja­lis­co. 5.589 km2; 1.135.016 hab. De­be su nom­bre a la exis­ten­cia de ma­ nan­tia­les de aguas ter­ma­les. Se en­cuen­tra a una al­tu­ra me­dia de 1.000 a 2.000 m so­bre el ni­vel del mar, su cli­ma es tem­pla­do en ge­ne­ral, pe­ro frío en las se­rra­nías. Se cul­ti­van ce­rea­les, fru­tas y le­gum­bres; se cría ga­na­do y se ex­plo­tan can­te­ras de már­mol y mi­ne­ra­les. || Mun. del est. an­te­di­cho. || Ciu­dad ca­pi­tal del ci­ta­do es­ta­do, fun­da­ da en 1575; 663.671 hab. Tu­vo lu­gar en ella la his­tó­ri­ca Con­ven­ción de Aguas­ca­lien­tes, en 1914, en mo­men­tos de gran agi­ta­ción re­vo­lu­cio­na­ria en Mé­xi­co. Actual ciudad dinámica y próspera, reconocida por sus textiles y por su Feria Nacional de San Marcos. Cuenta con una academia taurina municipal. agua­te­ro m. Amér. AGUA­DOR. agua­tin­ta f. A. y O. Gra­ba­do he­cho en el co­bre por me­dio de in­ci­sio­nes, que imi­ta los di­bu­jos de la tin­ta de Chi­na.

Aguatinta. Vista de la basílica de San Apollinare, Italia. agua­to­cha f. BOM­BA, má­qui­na pa­ra ex­traer agua u otro lí­qui­do y dar­le im­pul­so en di­rec­ción de­ter­mi­na­da. agua­tur­ma f. Bot. Plan­ta her­bá­cea de la fa­mi­lia de las com­pues­tas, de ho­jas gran­des, ao­va­das y ve­llo­sas; flo­res ama­ri­llas y raíz bul­bo­sa, fe­cu­len­ta y co­mes­ti­ble. || Raíz de es­ta plan­ta, a la que co­mún­men­te se co­no­ce con el nom­bre de pa­ta­ca. agua­vien­tos m. Bot. Plan­ta pe­ren­ne de la fa­mi­lia de las la­bia­das, que cre­ce has­ta cer­ca de un me­tro de al­tu­ ra. Tie­ne ho­jas de co­lor ver­de cla­ro, grue­sas y fel­pu­das y her­mo­sas flo­res ter­mi­na­les en­car­na­das. agua­vi­lla f. Ga­yu­ba. agua­yo, ya adj. Méx. Ás­pe­ro, es­pi­no­so. || m. Bol. Man­ta o re­bo­zo que usan las in­dí­ge­nas ai­ma­ráes. || Bol­ sa de cue­ro, de ta­ma­ño gran­de, que se usa pa­ra ex­ traer los me­ta­les. || Bol. y Méx. Lien­zo muy re­sis­ten­te que se uti­li­za pa­ra la con­fec­ción de fun­das, ta­le­gos de car­ga, etc. agua­za (De agua.) f. Hu­mor acuo­so que se pro­du­ce en al­gu­nos tu­mo­res. || Hu­mor con­sis­ten­te y es­pe­so que des­ti­lan cier­tas plan­tas y fru­tos. agua­zal m. Char­co, po­za, si­tio don­de que­da agua es­tan­ca­da o de­te­ni­da. agua­zar (De agua.) tr. EN­CHAR­CAR. Ú. t. c. r. agua­zo m. Pint. Pin­tu­ra que se ha­ce mo­jan­do el lien­zo blan­co y la­brán­do­lo con agua­das de va­rias tin­tas, sir­ vien­do de cla­ros los blan­cos del lien­zo. agu­de­za (De agu­do.) f. Su­ti­le­za, fi­nu­ra, de­li­ca­de­za en los fi­los, cor­tes o pun­tas de al­gu­nas ar­mas, ins­tru­men­ tos u otras co­sas. || In­ten­si­dad y pe­ne­tra­ción del do­lor. || fig. Pers­pi­ca­cia de la vis­ta, oí­do u ol­fa­to. || Su­ti­le­za de in­ge­nio, sa­ga­ci­dad, pers­pi­ca­cia, vi­ve­za. || Di­cho agu­do, su­ti­le­za. || Ce­le­ri­dad, ra­pi­dez. || ant. Acri­tud de las plan­ tas. || Es­tí­mu­lo. agu­di­zar tr. Ha­cer agu­da una co­sa. || r. To­mar ca­rác­ ter agu­do una en­fer­me­dad. agu­do, da (Del lat. acu­tus.) adj. Pun­tia­gu­do, agu­za­do, afi­la­do, su­til, pun­zan­te, pe­ne­tran­te. || fig. Pers­pi­caz, lis­to, sa­gaz. || Chis­to­so, opor­tu­no. || Dí­ce­se del do­lor in­ten­ so. Aplí­ca­se al olor fuer­te, su­bi­do y al sa­bor pe­ne­tran­te. || Ve­loz, rá­pi­do. || Véa­se ACEN­TO, VER­SO AGU­DO. || Geom. Véa­se ÁN­GU­LO AGU­DO. || Mús. Dí­ce­se del so­ ni­do al­to. || Pros. Véa­se SÍ­LA­BA AGU­DA. || Aplí­ca­se a la pa­la­bra cu­yo acen­to re­cae so­bre la úl­ti­ma sí­la­ba. So­fá, pa­pel, al­can­for, ado­quín.

www.elbibliote.com

A

ague­di­ta f. Bot. Ár­bol te­re­bin­tá­ceo ame­ri­ca­no, de unos seis me­tros de al­tu­ra, cu­yas ho­jas y cor­te­zas son muy amar­gas y po­seen cua­li­da­des fe­brí­fu­gas. agüei­tar tr. Amér. Aguai­tar. agüe­ra f. Ca­nal o zan­ja que se ha­ce pa­ra con­du­cir el agua de llu­via a las fin­cas ru­ra­les. agüe­ro (Del lat. au­gu­rium.) m. Pre­sa­gio, su­pues­to adi­vi­na­ción que ha­cían los gen­ti­les por el can­to, vue­lo y otras se­ña­les ob­ser­va­das en las aves y tam­bién por los in­di­cios no­ta­dos en otros ani­ma­les y por fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos. || Au­gu­rio, pre­sa­gio, anun­cio o se­ñal de co­sa fu­tu­ra. || Va­ti­ci­nio, pro­nós­ti­co o adi­vi­na­ción su­pers­ ti­cio­sa que se ba­sa en su­po­si­cio­nes y co­sas sin fun­da­ men­to ra­zo­na­ble. agüe­ro (Cris­tó­bal) Biog. Re­li­gio­so do­mi­ni­co me­ xi­ca­no, au­tor de obras no­ta­bles co­mo Vo­ca­bu­la­rio de la len­gua za­po­te­ca, Los evan­ge­lios cua­dra­ge­si­ma­les en idio­ma za­po­te­ca y Tra­ta­do de la pa­sión. Na­ció en 1600 y mu­rió des­pués de 1670. || DIE­GO DE—. Con­quis­ta­dor es­pa­ñol del si­glo XVI. Com­ba­tió a las ór­de­nes de Pi­za­rro y de Al­ma­gro, par­ti­ci­pan­do con és­te en las cam­pa­ñas de Ecua­dor y Cuz­co. Fue re­gi­dor de Li­ma. Mu­rió en 1544. || JE­RÓ­NI­MO—. Ma­gis­tra­do y fi­lán­tro­po chi­le­no, declarado pe­rua­no de na­ci­mien­to por el Congreso de Pe­rú en 1825 en aten­ción a los ser­vi­cios prestados a la cau­sa eman­ci­pa­do­ra de ese país (1795-1878). || JOA­QUÍN—. Pa­trio­ta cu­ba­no na­ci­do en 1816. En­ca­be­zó la re­vo­lu­ción cu­ba­na, sien­do capturado por los es­pa­ño­les en 1851 y fu­si­la­do el 12 de agos­to de ese año. || JO­SÉ EU­SE­ BIO—. Sa­cer­do­te y po­lí­ti­co ar­gen­ti­no, au­tor de una obra ti­tu­la­da Ins­ti­tu­cio­nes de de­re­cho pú­bli­co ecle­siás­ti­co. Fue di­pu­ta­do, ca­te­drá­ti­co y el pri­mer rec­tor del se­mi­na­ rio de Bue­nos Ai­res (1780-1864). || JU­LIÁN SE­GUN­DO DE—. Sa­cer­do­te y es­ta­dis­ta ar­gen­ti­no. Era uni­ta­rio y miem­bro del Con­gre­so que eli­gió co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca a Ri­va­da­via, con quien co­la­bo­ró co­mo mi­nis­ tro (1786-1851). || PE­DRO JO­SÉ—. Mi­li­tar ar­gen­ti­no que tu­vo ac­tua­ción des­ta­ca­da en la cam­pa­ña de Bra­sil y en la gue­rra de Pa­ra­guay (1808-1878). ague­rrir tr. de­fec. Ha­bi­tuar o acos­tum­brar a los sol­da­ dos bi­so­ños a las fa­ti­gas o pe­li­gros de la gue­rra. Ú. t. c. r. agui­ja (Del vasc. egui­ja, pun­ta, ca­bo.) f. de­sus. Gui­ja. agui­ja­da (Del lat. acu­lea­ta, de acu­leus, pun­ta, agu­ jón.) f. Va­ra más o me­nos lar­ga, con una pun­ta de hie­rro en uno de los ex­tre­mos, que los bo­ye­ros y la­bra­do­res uti­li­zan pa­ra pi­car o agui­jar al ga­na­do va­cu­no, mu­lar, ca­ ba­llar, etc. || Va­ra lar­ga, re­for­za­da en un ex­tre­mo con un hie­rro, que los la­bra­do­res usan pa­ra apo­yar­se cuan­do aran y pa­ra sa­car de la re­ja del ara­do la tie­rra que se le ad­hie­re. agui­jar tr. Pi­car con la agui­ja­da al ga­na­do va­cu­no, mu­lar, ca­ba­llar, etc., pa­ra que ca­mi­ne más li­ge­ro. || fig. Avi­var­lo o in­ci­tar­lo con la voz o de otra ma­ne­ra. || ES­TI­ MU­LAR. || intr. Ace­le­rar el pa­so. agui­jón (Del lat. acu­leus, de acus, agu­ja.) m. Pun­ta o ex­tre­mo pun­tia­gu­do del pa­lo con que se agui­ja. || Púa o pun­ta agu­da que tie­nen al­gu­nos in­sec­tos en la ex­tre­mi­ dad del ab­do­men y con la cual pi­ca. || Es­pi­nas de cier­tas plan­tas. || Aci­ca­te, es­pue­la. || fig. ES­TÍ­MU­LO. || CO­CEAR CON­TRA EL AGUI­JÓN.

Aguijón poseen las abejas. agui­jo­na­da f. Agui­jo­na­zo. agui­jo­near (De agui­jón.) tr. AGUI­JAR. || Pi­car con el agui­jón. || fig. Cau­sar in­quie­tud, de­sa­zo­nar, ator­men­tar.

A

ÁGUILA

águi­la (Del lat. aqui­la.) f. Zool. Ave ra­paz diur­na, de ca­si un me­tro de al­tu­ra, co­lor ru­bio leo­na­do, gran fuer­za, no­ta­ble ra­pi­dez de vue­lo y vis­ta muy pers­pi­caz. || In­sig­nia prin­ci­pal que usa­ron los ro­ma­nos en sus le­gio­nes y que lo es en la ac­tua­li­dad de al­gu­nos ejér­ci­tos. || Mo­ne­da es­pa­ño­la de oro que cir­cu­ló en el si­glo XVI, cu­yo va­lor apro­xi­ma­do era de diez rea­les de pla­ta. || Mo­ne­da mexicana de oro. || Mo­ne­da de oro de Es­ta­dos Uni­dos, que va­le diez dó­la­res. || Véa­se PA­LO, PIE­DRA DEL ÁGUI­LA. || fig. Per­so­na muy lis­ta y pers­pi­caz. || fig. Véa­se VIS­TA DE ÁGUI­LA. || Astr. Una de las cons­te­la­cio­nes sep­ten­trio­ na­les de la Vía Lác­tea. Es­tá si­tua­da al oes­te del Pe­ga­so y al sur del Cis­ne. || m. Pez muy pa­re­ci­do a la ra­ya, de la que se dis­tin­gue por te­ner la co­la más lar­ga que el res­to del cuer­po y pro­vis­ta de una lar­ga y agu­da es­pi­na. || ÁGUI­LA AGRI­FA­DA. Blas. La re­pre­sen­ta­da en fi­gu­ra de gri­fo, ani­mal fa­bu­lo­so. || ÁGUI­LA BLAN­CA. Va­rie­dad de bui­tre ame­ri­ca­no, muy pa­re­ci­do al aban­to. Ha­bi­ta la re­gión an­di­na. || ÁGUI­LA CAB­DAL, CAU­DAL O CAU­DA­ LO­SA. Águi­la real. || ÁGUI­LA DO­BLE. Mo­ne­da de Es­ta­ dos Uni­dos, cu­yo va­lor es de vein­te dó­la­res. || ÁGUI­LA EX­PLO­YA­DA. Blas. La que fi­gu­ra con dos ca­be­zas y con las alas des­ple­ga­das o ten­di­das. || ÁGUI­LA IM­PE­RIAL. Va­rie­dad de águi­la al­go más chi­ca que la real, de co­lor muy os­cu­ro y con la co­la cua­dra­da. || ÁGUI­LA PAS­MA­ DA. Blas. La que se re­pre­sen­ta con las alas ple­ga­das. || ÁGUI­LA REAL. La de co­lor leo­na­do, co­la re­don­dea­da y ta­ma­ño ma­yor que la co­mún. || ME­DIA ÁGUI­LA. Mo­ne­da mexicana de oro.

Águila imperial. Agui­lar Geog. Ce­rro de 5.125 me­tros de al­tu­ra so­bre el ni­vel del mar, si­tua­do en la sie­rra ho­mó­ni­ma, en la prov. de Ju­juy, Ar­gen­ti­na. || Sie­rra per­te­ne­cien­te a la pre­cor­di­ lle­ra Sal­to-Ju­je­ña, que en di­rec­ción NS ocu­pa la por­ción cen­tral de la prov. de Ju­juy, Ar­gen­ti­na. agui­le­ña f. Plan­ta pe­ren­ne ra­nun­cu­lá­cea, con ta­llos rec­tos y ra­mo­sos de ca­si un me­tro de al­tu­ra, ho­jas de co­lor ver­de os­cu­ro por la par­te su­pe­rior y ama­ri­llen­tas por el en­vés y flo­res de cin­co pé­ta­los, que se­gún las di­ ver­sas va­rie­da­des de es­ta plan­ta son co­lo­ra­das, azu­les, mo­ra­das o blan­cas. Se cul­ti­va en los jar­di­nes co­mo plan­ ta de ador­no.

Aguileña. agui­le­ño, ña (De águi­la.) adj. Dí­ce­se del ros­tro lar­ go y del­ga­do y tam­bién de quien lo tie­ne así. || Véa­se NA­RIZ AGUI­LE­ÑA. || Per­te­ne­cien­te al águi­la. || m. ant. AGUI­LU­CHO. AGUILERA MALTA (DEMETRIO) Biog. Escritor ecuatoriano cuya infancia transcurrió en una pequeña isla del Pacífico, donde sus vivencias marcaron sus obras, de

42 corte fatalista y muy críticas, en las que usa un lenguaje descarnado. Sus principales obras son: Siete lunas, sie­ te serpientes; Don Goyo e Isla virgen (1909- 1981). agui­lón m. aum. de ÁGUI­LA. || Bra­zo de la grúa. || Tu­bo cua­dra­do de ba­rro. || Alb. Te­ja o pi­za­rra con cor­te obli­cuo pa­ra que en­ca­je en la li­ma te­sa del te­ja­do. || Arq. Án­gu­lo que los edi­fi­cios cu­bier­tos a dos aguas for­man en la par­te su­pe­rior. || Vi­ga que en las ar­ma­du­ras con fal­dón es­tá co­lo­ca­da de ma­ne­ra dia­go­nal des­de el án­gu­lo del edi­fi­cio has­ta el cua­dral. || Blas. Águi­la re­pre­sen­ta­da sin pi­co ni ga­rras. agui­lón Geog. Cum­bre de la cor­di­lle­ra de la Cos­ta de Ve­ne­zue­la, de 2645 m de al­tu­ra, en el Dist. Fe­de­ral. agui­lu­cho m. Pi­chón del águi­la. agui­lu­cho m. Ave ra­paz diur­na, fal­có­ni­da, que tie­ ne pi­co cor­to y en­cor­va­do y de­dos pro­vis­tos de fuer­tes uñas. Vi­ve en las re­gio­nes bos­co­sas del sur de Eu­ro­pa, su­does­te y cen­tro de Asia y nor­te de Áfri­ca. En cier­tas re­ gio­nes de Amé­ri­ca se da es­te nom­bre al agui­lu­cho de las cos­tas, o de las ro­cas y a otras fal­có­ni­das. || Blas. Ca­da una de las águi­las que fi­gu­ran en un es­cu­do. agui­nal­do m. Re­ga­lo o pro­pi­na que se da en los días de Na­vi­dad, Año Nue­vo y Re­yes. || Re­ga­lo, pro­pi­na. || Vi­llan­ci­co de Na­vi­dad. || Be­ju­co con­vol­vu­lá­ceo sil­ves­tre, muy co­mún en Cu­ba. De­be su nom­bre a que flo­re­ce en Na­vi­dad. agüío m. C. Ri­ca. Pá­ja­ro de can­to muy va­ria­do y me­ lo­dio­so. AGUIRRE (NATANIEL) Biog. Novelista boliviano. Uno de los más importantes escritores de su país en el siglo XIX, fue autor de varias novelas históricas, como Juan de la Rosa (1848- 1888). agüis­ta com. Per­so­na que acu­de a un es­ta­ble­ci­mien­ to ter­mal a ha­cer su cu­ra de aguas. agu­ja (Del lat. acu­cu­la, dim. de acus.) f. Ba­rri­ta de hie­ rro, hue­so u otra ma­te­ria, que por un ex­tre­mo ter­mi­na en afi­la­da pun­ta y en el otro tie­ne un ojo o aber­tu­ra por don­de pa­sa el hi­lo, cuer­da, co­rrea, etc., con que se co­ se, bor­da o te­je. || Véa­se VI­NO DE AGU­JAS. || Ba­rri­ta de me­tal, hue­so, ma­de­ra, etc., que se em­plea pa­ra ha­cer cal­ce­tas y otros te­ji­dos de pun­to. || Ba­rri­ta me­tá­li­ca que co­lo­ca­da en un pla­no de­sem­pe­ña di­ver­sas fun­cio­nes, tal la del re­loj de sol. || Va­ri­ta de oro, pla­ta, ná­car, mar­fil, etc., ador­na­da en uno o am­bos ex­tre­mos que las mu­ je­res em­plean en su to­ca­do. || PIN­CHO. || Va­ri­ta muy del­ga­da, que los col­me­ne­ros uti­li­zan pa­ra atra­ve­sar los pa­na­les, ase­gu­rán­do­los de es­te mo­do unos con otros en las col­me­nas. || MA­NE­CI­LLA. || Va­ri­ta me­tá­li­ca que se em­plea pa­ra ha­cer el oí­do en los ta­cos de ba­rre­no. || He­rra­mien­ta de ace­ro, con pun­ta en­cor­va­da, que uti­li­zan los en­cua­der­na­do­res. || Alam­bre ahor­qui­lla­do en am­bos ex­tre­mos pa­ra ha­cer ma­lla. || Pun­zón de ace­ro de cier­tas ar­mas de fue­go, que al dis­pa­rar­las cho­ca con el ful­mi­ nan­te y pro­du­ce la com­bus­tión de la car­ga. || Alam­bre del­ga­do que em­plea­ban an­ti­gua­men­te los sol­da­dos pa­ ra lim­piar el oí­do del fu­sil. || Púa ace­ra­da que al en­trar en con­tac­to con el dis­co de gra­mó­fo­no y se­guir sus sur­cos, mien­tras és­te gi­ra, re­pro­du­ce los so­ni­dos ins­crip­tos en él. || Pun­zón de ace­ro que se em­plea pa­ra gra­bar al agua fuer­te. || Ca­da uno de los rie­les mo­vi­bles pa­ra que los tre­nes cam­bien de vía. || Vi­ga con agu­je­ros y pa­sa­do­res, pa­ra con­ser­var pa­ra­le­los los ta­ble­ros de los ta­pia­les. || Pie­za de ma­de­ra pa­ra re­for­zar o apun­ta­lar los puen­tes. || OBE­LIS­CO. || Cha­pi­tel ele­va­do y agu­do de una to­rre o del te­cho de cual­quier otro edi­fic ­ io. || Pas­tel muy alar­ ga­do y es­tre­cho, re­lle­no. || Pez lo­fo­bran­quio, de ho­ci­co lar­go y del­ga­do. || Plan­ta ge­ra­niá­cea anual, de ho­jas me­ nu­da­men­te re­cor­ta­das y fru­to lar­go y agu­za­do. Se co­no­ ce tam­bién con los nom­bres de agu­ja de pas­tor y agu­ja de Ve­nus. || Amér. Ma­de­ro agu­je­rea­do que se hin­ca en tie­rra y se apo­ya en otros co­lo­ca­dos ho­ri­zon­tal­men­te pa­ra for­mar las tran­que­ras. || Agr. PÚA. || Impr. Arru­ga que se for­ma a ve­ces en el pa­pel du­ran­te la im­pre­sión. || Mar. BRÚ­JU­LA. || Véa­se DE­CLI­NA­CIÓN, VA­RIA­CIÓN DE LA AGU­JA. || Pin­zo­te más o me­nos lar­go, pa­ra­le­lo al co­das­te, don­de en­tra y jue­ga la hem­bra in­fe­rior del ti­món en los bo­tes y otras em­bar­ca­cio­nes me­no­res. || pl. Cos­ ti­llas del cuar­to de­lan­te­ro del ani­mal. || En­fer­me­dad que ata­ca las pier­nas y pes­cue­zo de los equi­nos. || AGU­JA CA­PO­TE­RA. La más gran­de que em­plean las cos­tu­re­ ras. || AGU­JA COL­CHO­NE­RA. La usa­da por los col­cho­ ne­ros. || AGU­JA DE ARRIA. Agu­ja es­par­te­ra. || AGU­JA DE BI­TÁ­CO­RA. Mar. Brú­ju­la. || AGU­JA DE EN­JAL­MAR. La em­plea­da por los en­jal­me­ros. || AGU­JA DE FO­GÓN. Ar­till. Pun­zón de ace­ro em­plea­do pa­ra rom­per el car­tu­ cho an­tes de ce­bar el ca­ñón. || AGU­JA DE GAN­CHO. Ba­rri­ta de me­tal, hue­so, etc., con la pun­ta en for­ma de gan­cho, que se em­plea pa­ra ha­cer la­bo­res de pun­to. || AGU­JA DE MAR­CAR. Mar. Apa­ra­to com­pues­to de una brú­ju­la y de una ali­da­da, que gi­ran a vo­lun­tad, uti­li­za­do

www.elbibliote.com

pa­ra ha­cer mar­ca­cio­nes. Va mon­ta­do so­bre un trí­po­de. || AGU­JA DE MA­REAR. Mar. BRÚ­JU­LA. || AGU­JA DE ME­CHAR. La pro­pia pa­ra me­char car­ne. || AGU­JA DE ME­DIA. Va­ri­ta me­tá­li­ca, fi­na, de unos vein­te cen­tí­me­tros de lar­go, que se em­plea pa­ra ha­cer cal­ce­tas, me­dias y otros te­ji­dos de pun­to. || AGU­JA DE TO­QUE. Cual­quie­ra de los pun­tos de oro o pla­ta de di­fe­ren­te ley que es­tán co­lo­ca­dos en un ins­tru­men­to con fi­gu­ra de es­tre­lla que se uti­li­za en jo­ye­ría pa­ra de­ter­mi­nar, por com­pa­ra­ción, el gra­do de pu­re­za del oro o la pla­ta de un ob­je­to. || AGU­JA DE VER­DU­GA­DO. La más grue­sa que em­plean los sas­tres. || AGU­JA ES­PAR­TE­RA. La que em­plean en sus tra­ba­jos los es­par­te­ros. || AGU­JA GI­ROS­CÓ­PI­CA. La de ma­rear, en que se sus­ti­tu­ye la ac­ción di­rec­triz mag­né­ti­ca por la de un gi­rós­co­po en mo­vi­mien­to ve­loz. || AGU­JA LO­CA. La mag­né­ti­ca, cuan­do no per­ma­ne­ce fi­ja en di­rec­ción al Nor­te. || AGU­JA MAG­NÉ­TI­CA. BRÚ­ JU­LA. || AGU­JA ME­CHE­RA. Agu­ja de me­char. || AGU­JA PA­LA­DAR. Pez de man­dí­bu­la su­pe­rior alar­ga­da y cuer­po cu­bier­to de es­ca­mas óseas. || AGU­JA SAL­ME­RA. Agu­ja de en­jal­mar. || AGU­JA SA­QUE­RA. La de gran ta­ma­ño, em­plea­da pa­ra co­ser sa­cos y otros te­ji­dos grue­sos. || BUS­CAR UNA AGU­JA EN UN PA­JAR. frs. fig. y fam. Em­ pe­ñar­se en con­se­guir una co­sa muy di­fí­cil.

Agujas de una catedral de Ottawa, Canadá. agu­jal m. Hue­co que que­da en las pa­re­des cuan­do se sa­can las agu­jas de los ta­pia­les. agu­je­rar tr. Agu­je­rear. agu­je­rear tr. Ha­cer a una co­sa uno o más agu­je­ ros. Ú. t. c. r. agu­je­ro (De agu­ja.) m. Aber­tu­ra de for­ma más o me­ nos re­don­da en una co­sa. || El que ha­ce agu­jas o las ven­de. || Al­fi­le­te­ro.

Agujero en una estructura ósea. agu­je­ta f. Cin­ta o co­rrea con un he­rre­te en ca­da pun­ ta, usa­da ge­ne­ral­men­te pa­ra su­je­tar cier­tas pren­das de ves­tir. || pl. Do­lo­res mus­cu­la­res que se sien­ten en el cuer­ po des­pués de ha­ber he­cho al­gún ejer­ci­cio vio­len­to o de­sa­cos­tum­bra­do. || Gra­ti­fi­ca­ción que da­ba al pos­ti­llón quien co­rría la pos­ta. agu­sa­nar­se r. Criar gu­sa­nos o lle­nar­se de ellos al­ gu­na co­sa. Agus­tín (san) Ha­giog. Uno de los más ilus­tres pa­dres de la Igle­sia y gran fi­ló­so­fo. Su ma­dre fue San­ta Mó­ni­ca y su pa­dre un cris­tia­no con­ver­ti­do. Ha­bía na­ci­do en la

AHOGADO, DA

43

Representación de diálogo entre San Agustín y Petrarca. prov. de Nu­mi­dia, en Áfri­ca y ha­bien­do si­do en­via­do a Car­ta­go pa­ra es­tu­diar, en­tre­gó­se a los pla­ce­res has­ta que atraí­do por la doc­tri­na ma­ni­queís­ta in­gre­só a di­cha sec­ta. Lue­go se tras­la­dó a Mi­lán, don­de es­cu­chan­do los ins­pi­ra­dos ser­mo­nes de San Am­bro­sio, aban­do­nó a los ma­nu­queos y abra­zó el cris­tia­nis­mo, bau­ti­zán­do­se, jun­to con su hi­jo Adeo­da­to, en el año 387. Re­nun­ció a sus bie­ nes, re­par­tién­do­los en­tre los po­bres y la Igle­sia. La pro­ fun­di­dad de su pen­sa­mien­to emi­nen­te­men­te cris­tia­no, cons­ti­tu­yó un po­de­ro­so fre­no con­tra el pan­teís­mo y el ra­ cio­na­lis­mo. Su teo­ría sos­tie­ne que la fi­lo­so­fía es el amor a Dios y que la fe ayu­da a la ra­zón, la que a su vez le sir­ve de apo­yo a ella. Su co­no­ci­mien­to so­bre Dios y el es­pí­ri­tu lo lle­va al con­ven­ci­mien­to de que Dios es el fin su­pre­mo del hom­bre y la co­mu­nión con Él la ma­yor di­cha del es­pí­ ri­tu. Dio nue­vas ba­ses po­lí­ti­cas y mo­ra­les al cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo, in­cor­po­ran­do a su doc­tri­na los prin­ci­pios de la li­ber­tad hu­ma­na y la gra­cia di­vi­na. Mu­rió en Hi­po­na, sien­do obis­po de es­ta ciu­dad (354-430). La in­fluen­cia de sus obras ha tras­cen­di­do has­ta nues­tros días, fi­gu­ran­do en­tre ellas So­li­lo­quios; Con­tra los ma­ni­queos; Tra­ta­do de la gran­de­za del al­ma; La ciu­dad de Dios y Con­fe­sio­nes. En su honor, numerosas localidades de diversos países han sido fundadas con su nombre. agus­ti­ni (del­mi­ra) Biog. Poe­ti­sa uru­gua­ya na­ci­da en 1886. Des­de ni­ña re­ve­ló en sus com­po­si­cio­nes la in­ ten­si­dad de su sen­ti­mien­to e ima­gi­na­ción. Obras: El li­bro blan­co, Can­tos de la ma­ña­na y Los as­tros del abis­mo (in­con­clu­sa). Mu­rió trá­gi­ca­men­te en 1914. agu­tí (Voz gua­ra­ní) m. Ma­mí­fe­ro roe­dor su­da­me­ri­ca­ no, pa­re­ci­do al co­ne­jo, pe­ro de me­nor ta­ma­ño, de ore­jas cor­tas y ca­si sin co­la. Se ali­men­ta de ho­jas, fru­tos y raí­ ces. Se le lla­ma tam­bién co­ne­ji­llo de In­dias o acu­re. Se

co­no­cen tres es­pe­cies. agu­za­nie­ves f. Pá­ja­ro den­ti­rros­tro de unos ocho cen­tí­me­tros de lar­go sin la co­la, de co­lor ce­ni­cien­to por en­ci­ma, blan­co por el vien­tre y con cue­llo, pe­cho, alas y co­la ne­gros. Se ali­men­ta de in­sec­tos y vi­ve en lu­ga­ res hú­me­dos. agu­zar (Del lat. acu­tus, agu­do.) tr. Ha­cer o sa­car pun­ta a un ar­ma, ins­tru­men­to, etc., o afi­nar la que ya tie­nen. || AFI­LAR. || fig. AGUI­JAR. || Tra­tán­do­se de dien­ tes, ga­rras, etc., pre­pa­rar­los pa­ra dis­po­ner­se a co­mer o des­pe­da­zar. || Re­fi­rién­do­se al en­ten­di­mien­to o a al­gún sen­ti­do, avi­var, des­pa­bi­lar, for­zar pa­ra que de­di­que más aten­ción o se ha­ga más su­til o pers­pi­caz. || ant. Ha­cer agu­da una sí­la­ba. ah! (Del lat. ¡Ah!.) int. con que se ma­ni­fies­tan mu­chos y muy di­ver­sos es­ta­dos de áni­mo, aun­que ge­ne­ral­men­te se em­plea pa­ra ex­pre­sar pe­na, ad­mi­ra­ción o sor­pre­sa. ahe­bra­do, da adj. Que se com­po­ne de par­tes en for­ma o fi­gu­ra de he­bras o fi­la­men­tos. ahe­char (Del m. or. que afei­tar.) tr. Lim­piar con har­ ne­ro o cri­ba el gra­no. ahe­lear tr. Dar a una co­sa el amar­gor de la hiel. || fig. Afli­gir. tur­bar la di­cha o fe­li­ci­dad con al­gún pe­sar. || intr. Sa­ber una co­sa a hiel, amar­gar mu­cho. ahe­lio m. Astr. Pun­to en que un pla­ne­ta es­tá a me­nor dis­tan­cia del Sol. ahem­bra­do, da (De a y hem­bra.) adj. Afe­mi­na­do. ahe­rro­jar (De a y fe­rro­jar.) tr. En­ca­de­nar, po­ner gri­ llos a al­gu­no. || Sub­yu­gar, do­mi­nar, opri­mir. ahe­rrum­brar­se r. Ad­qui­rir una co­sa co­lor, sa­bor o apa­rien­cia de he­rrum­bre. Dí­ce­se es­pe­cial­men­te del agua. || Cu­brir­se de he­rrum­bre. aher­vo­rar­se (De a y her­vor.) r. Re­ca­len­tar­se el gra­ no por efec­to de la fer­men­ta­ción, o que ge­ne­ral­men­te ocu­rre cuan­do es­tá api­la­do. ahí (Del lat. ad hic, a es­te lu­gar.) adv. l. En ese lu­gar, o a ese lu­gar. || En es­to, o en eso. || Cuan­do es­tá pre­ce­di­do de las pre­po­si­cio­nes de o por sig­ni­fi­ca ES­TO o ESO. || de­sus. ALLÍ. || POR AHÍ. m. adv. Por lu­ga­res cer­ca­nos. || POR AHÍ, POR AHÍ. m. adv. Po­co más o me­nos. ahi­ga­da­do, da (De a, e hí­ga­do.) adj. Va­le­ro­so, es­for­ za­do, ani­mo­so. || Que tie­ne co­lor de hí­ga­do. ahi­ja­do, da p. p. de AHI­JAR. || s. Cual­quier per­so­na, res­pec­to de sus pa­dri­nos. ahi­ja­do, da s. fig. Per­so­na que de ma­ne­ra es­pe­cial es fa­vo­re­ci­da de otra. ahi­jar tr. Pro­hi­jar, adop­tar al hi­jo de otro. || Aco­ger un ani­mal cual­quie­ra al hi­jo aje­no pa­ra criar­lo. || Po­ner a un ani­mal con su ma­dre, o con otra, pa­ra que lo críe. Dí­ce­se es­pe­cial­men­te de los ovi­nos. || fig. Atri­buir o im­pu­tar a al­ guien lo que no ha he­cho. || intr. Pro­crear. || Agr. Re­to­ñar, echar re­nue­vos o vás­ta­gos las plan­tas. ¡ahi­ju­na! (De la expr. ¡ah hi­jo de una!) Amér. Me­rid. int. con que se ex­pre­sa ad­mi­ra­ción, sor­pre­sa, ira y to­da im­pre­sión re­pen­ti­na. ahi­la­do, da p. p. de AHI­LAR. || adj. Aplí­ca­se al vien­to sua­ve y con­ti­nuo. ahi­lar (De a, e hi­lo.) intr. Ir en hi­le­ra. || r. Des­ma­yar­ se, su­frir des­fa­lle­ci­mien­to por ca­ren­cia de ali­men­ta­ción. || For­mar­se he­bras en la le­va­du­ra, el vi­no y otras co­sas, cuan­do se ma­lean. || Adel­ga­zar­se, con­su­mir­se co­mo con­se­cuen­cia de al­gu­na do­len­cia o en­fer­me­dad. || Criar­ se las plan­tas sin vi­gor ni lo­za­nía por fal­ta de luz y ven­ti­la­ ción. || Criar­se los ár­bo­les al­tos, de­re­chos y con el tron­co lim­pio de ra­mas por es­tar muy jun­tos, lo cual se ha­ce a ve­ces ex pro­fe­so.

La Tierra en ahelio.

www.elbibliote.com

A

Flores ahiladas. ahi­lar tr. Cu­ba. Co­lo­car en fi­la. || Ve­nez. Sem­brar de mo­do que las plan­tas for­men hi­le­ra. ahi­na f. Ave de ra­pi­ña, de ma­yor ta­ma­ño que el cis­ne y que en la ca­be­za tie­ne una sa­lien­te ósea, pa­re­ci­da a un cuer­no. Es pro­pia de Bra­sil. ahin­car (De a, e hin­car.) tr. So­li­ci­tar, ins­tar, exi­gir con ahín­co, apre­tar, apu­rar, es­tre­char. || r. Apre­su­rar­se, mo­ ver­se con di­li­gen­cia, dar­se pri­sa. Ahín­co (De ahin­car.) m. Em­pe­ño, efi­ca­cia con que se ha­ce, em­pren­de o so­li­ci­ta al­gu­na co­sa. ahi­tar (De a, e hi­to.) tr. De­mar­car con hi­tos o mo­jo­nes. || Cau­sar ahi­to. Ú. t. c. intr. || r. Co­mer has­ta la sa­cie­dad, po­ner­se ahi­to. ahi­te­ra f. fam. Har­taz­go, sa­cie­dad, in­di­ges­tión, ahi­ to gran­de. ahí­to, ta (De ahi­tar.) adj. Har­to, sa­cia­do, que pa­de­ ce in­di­ges­tión o em­ba­ra­zo en el es­tó­ma­go por ha­ber co­mi­do in­mo­de­ra­da­men­te. || fig. Has­tia­do, can­sa­do o en­fa­da­do de al­gu­na per­so­na o co­sa. || ant. Quie­to, fi­jo en su si­tio, per­ma­nen­te. || m. Sa­cie­dad o em­ba­ra­zo de es­tó­ma­go, in­di­ges­tión. ah­ma­da­bad Geog. Ciu­dad de In­dia, per­te­ne­cien­te al es­ta­do Gu­ja­rat. Antigua capital entre 1960 y 1970. Mayor ciudad y centro comercial del estado en la actualidad. Aprox. 5.770.000 hab. Or­fe­bre­ría y te­ji­dos de se­da y al­go­dón.

Zona industrial de Ahmadabad, India. aho­ba­cho­na­do, da (De a y ho­ba­chón.) adj. fam. Apol­tro­na­do, pe­re­zo­so, en­tre­ga­do al ocio. aho­ci­car tr. Cas­ti­gar a los pe­rros o a los ga­tos mien­ tras se les fro­ta el ho­ci­co en el lu­gar que han en­su­cia­do. || fam. Ven­cer a uno en la dis­pu­ta y obli­gar­le a que re­co­ noz­ca su error. || intr. fam. En una dis­pu­ta, ren­dir­se an­te los ar­gu­men­tos del con­tra­rio. aho­ci­nar­se (De a y ho­ci­no.) r. Co­rrer los ríos por que­bra­das y des­fi­la­de­ros es­tre­chos y pro­fun­dos. aho­ga­de­ro, ra adj. Que aho­ga o cau­sa so­fo­ca­ción. || m. Cor­del del­ga­do que se echa­ba a los reos en el su­pli­ cio de la hor­ca pa­ra que los aho­ga­se más pron­to. || Si­tio o lu­gar don­de por la ex­ce­si­va con­cu­rren­cia de gen­te se es­tá muy apre­tu­ja­do uno con otro. || Cuer­da o co­rrea que ba­ja de lo al­to de la ca­be­za­da y ci­ñe el pes­cue­zo de la ca­ba­lle­ría. || AHO­GA­DOR. || Cal­de­ra de agua ca­ lien­te en que se echa el ca­pu­llo que en­cie­rra la nin­fa del gu­sa­no de se­da. aho­ga­di­zo, za adj. Que es fá­cil de aho­gar. || Aplí­ca­ se a las fru­tas que por su as­pe­re­za son di­fí­ci­les de tra­gar. || Véa­se CAR­NE, PE­RA AHO­GA­DI­ZA. || fig. Aplí­ca­se a la ma­de­ra que por su mu­cho pe­so no flo­ta en el agua. aho­ga­do, da p. p. de AHO­GAR. || adj. Dí­ce­se del si­ tio o lo­cal re­du­ci­do, es­tre­cho y que ca­re­ce de ven­ti­la­ción o la tie­ne muy de­fi­cien­te. || Véa­se SE­DA AHO­GA­DA. || s.

A

AHOGADOR

44 t. c. r. || Dar el ga­na­de­ro a sus ma­yo­ra­les o pas­to­res de­ter­mi­na­da can­ti­dad de ca­be­zas de ga­na­do ho­rras o exen­tas de to­do gas­to y con el apro­ve­cha­mien­to pa­ra ellos. || fig. Elu­dir al­gún tra­ba­jo, ries­go, di­fi­cul­tad, etc. Ú. t. c. r. || ant. Sa­car­se una pren­da de ves­tir. || r. ant. Ali­ ge­rar­se de ro­pa. aho­rro m. Ac­ción de aho­rrar. || Aque­llo que se aho­ rra. || Véa­se CA­JA DE AHO­RROS. áho­vai m. Bot. Ár­bol ve­ne­no­so, pa­re­ci­do al pe­ral, cu­ yas ho­jas mi­den apro­xi­ma­da­men­te unos se­ten­ta cen­tí­ me­tros de lar­go y su fru­to dru­pá­ceo es del ta­ma­ño de una cas­ta­ña re­gu­lar. Es pro­pio de Amé­ri­ca. aho­yar intr. Ha­cer, abrir o for­mar ho­yos. Ahua­cha­pán Geog. Dep. de El Sal­va­dor, que lin­da con los de San­ta Ana y Son­so­na­te, con Gua­te­ma­la y el océa­no Pa­cí­fic ­ o. Superficie: 1.239,60 km2. Población: 319.533 hab. Com­pren­de los dist. de Ahua­cha­pán y Ati­ qui­za y do­ce mun. Mi­nas de oro, pla­ta, azo­gue, cal y car­bón de pie­dra. Ca­fé, ca­cao, ca­ña, ta­ba­co, zar­za­pa­ rri­lla, co­chi­ni­lla y va­rias plan­tas me­di­ci­na­les. In­dus­tria de som­bre­ros de pal­ma, lo­za, ces­tos, jar­cia, etc. || Ciu­dad de El Sal­va­dor, ca­pi­tal del dep. y del dist. de su nom­bre. Aguas ter­ma­les y co­mer­cio de ca­fé, ce­rea­les, ga­na­do y fru­tos. || Ce­rro de 803 m de al­tu­ra en el dep. de su nom­ bre, en El Sal­va­dor.

gún re­la­ta un his­to­ria­dor, 80.000 pri­sio­ne­ros fue­ron sa­cri­ fi­ca­dos en las ce­re­mo­nias de su inau­gu­ra­ción. ahu­la­do, da adj. Amér. Aplí­ca­se al te­ji­do que ha si­do im­per­mea­bi­li­za­do un­tán­do­lo con hu­le o go­ma elás­ti­ca. ahu­ma­da (De ahu­mar.) f. Se­ñal que se ha­ce en las ata­la­yas o pun­tos cul­mi­nan­tes, que­man­do ma­te­rias que pro­duz­can mu­cho hu­mo, pa­ra avi­sar o ad­ver­tir al­go. Ú. m. con el ver­bo ha­cer. ahu­ma­do, da p. p. de AHU­MAR. || adj. Dí­ce­se de los cuer­pos trans­pa­ren­tes que, sin ha­ber si­do ex­pues­ tos a la ac­ción del hu­mo, tie­nen co­lor som­brío. || Véa­se CUAR­ZO, TO­PA­CIO AHU­MA­DO.

Ahogadero. Per­so­na muer­ta por as­fi­xia, es­pe­cial­men­te cuan­do és­ta es cau­sa­da por in­mer­sión. aho­ga­dor m. Pie­za de for­ma có­ni­ca que sir­ve pa­ra su­je­tar la te­la de las som­bri­llas y pa­ra­guas y va en­sar­ta­da en los bas­to­nes de és­tos. || Amér. Co­rrea pa­ra im­pe­dir que los ca­ba­llos le­van­ten la ca­be­za. aho­ga­dor, ra adj. Que aho­ga. Ú. t. c. s. aho­ga­vie­jas (De aho­gar y vie­ja.) f. Qui­jo­nes. aho­go (De aho­gar.) m. Aho­guío. || fig. Apu­ro. Con­ flic­to, pe­sa­dum­bre, con­go­ja, aflic­ción gran­de. || Pri­sa, apre­mio. aho­go m. fig. Col. Sal­sa en la que se re­ho­gan al­gu­ nas co­mi­das. aho­me Geog. Mu­ni­ci­pio de Mé­xi­co per­te­ne­cien­te al es­ ta­do de Si­na­loa, 388.344 hab. Cap., LOS MO­CHI­TOS. ahon­dar (De afon­dar.) tr. Pro­fun­di­zar, ha­cer más hon­ do un agu­je­ro o ca­vi­dad. || Por ext., ca­var ha­cien­do más pro­fun­do. || Pe­ne­trar, arrai­gar, in­ter­nar, in­tro­du­cir una co­ sa muy den­tro de otra. Ú. t. c. intr. y c. r. || fig. Ana­li­zar, es­cu­dri­ñar, in­ves­ti­gar lo más re­cón­di­to de un asun­to. Úsa­se tam­bién c. intr. aho­ra (Del lat. ad ho­ram.) adv. t. A es­ta ho­ra, en es­ ta cir­cuns­tan­cia, en es­te mo­men­to, ac­tual­men­te. || fig. Po­co tiem­po ha. AHO­RA es­tu­vi­mos des­can­san­do. || f Den­tro de po­co tiem­po. AHO­RA ire­mos a tra­ba­jar. || conj. dist. Ya, bien. AHO­RA se vea con ri­que­zas, AHO­ RA se en­cuen­tre arrui­na­do, siem­pre con­ser­va su dig­ni­ dad. || AHO­RA BIEN. m. adv. Es­to su­pues­to, sen­ta­do o re­co­no­ci­do; par­tien­do de es­ta ba­se, de es­te prin­ci­pio, etc.; AHO­RA BIEN, ¿da­rá re­sul­ta­do esa com­bi­na­ción? || AHO­RA QUE, m. conj. equi­va­len­te a pe­ro. El bar­co es rá­pi­do, AHO­RA QUE no tie­ne co­mo­di­da­des. || POR AHO­RA, m. adv. POR EL, O LO, PRON­TO. ahor­ca f. Ve­nez. Ob­se­quio o pre­sen­te de cum­plea­ños. ahor­ca­do, da p. p. de AHOR­CAR. || s. Per­so­na eje­ cu­ta­da o ajus­ti­cia­da en la hor­ca. || p. us. El con­de­na­do a mo­rir en la hor­ca, des­de que en­tra en ca­pi­lla. ahor­ca­do­ra (De ahor­car.) f. Guat. y Hond. Es­pe­ cie de avis­pa de ta­ma­ño ma­yor que la co­mún. De­be su nom­bre a que el vul­go cree que la per­so­na a quien pi­ca en el cue­llo pue­de mo­rir as­fi­xia­da. ahor­ca­ja­du­ra f. Ac­ción y efec­to de ahor­ca­jar­se. ahor­ca­lo­bo m. Plan­ta vi­vaz muy abun­dan­te en Fran­cia y en al­gu­nas re­gio­nes tem­pla­das y frías del glo­ bo. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las li­liá­ceas. ahor­ca­pe­rros (De ahor­car y pe­rro.) m. Mar. Nu­do co­rre­di­zo que se uti­li­za pa­ra sal­var ob­je­tos su­mer­gi­dos que no pue­den ex­traer­se con la es­lin­ga. aho­ri­ta adv. t. fam. Aho­ra mis­mo, muy re­cien­te­men­te. ahor­mar tr. Usar las pren­das de ves­tir nue­vas, has­ta que se amol­den o sien­ten bien. ahor­nar tr. En­hor­nar. || r. So­ca­rrar­se, so­lla­mar­se, que­mar­se ex­te­rior­men­te el pan, que­dán­do­se ca­si cru­ do por den­tro. ahor­qui­llar tr. Re­for­zar las ra­mas de los ár­bo­les con hor­qui­llas, pa­ra que no se des­ga­jen cuan­do es­tán muy car­ga­das de fru­to. || Dar for­ma de hor­qui­lla a una co­sa. Ú. m. c. r. aho­rrar (De a y ho­rro.) tr. Ma­nu­mi­tir, li­ber­tar al es­ cla­vo. || Cer­ce­nar y guar­dar par­te del gas­to or­di­na­rio. Ú.

Cuarzo ahumado. ahu­mar tr. Ex­po­ner a la ac­ción del hu­mo al­gu­na co­ sa. || Lle­nar de hu­mo. Ú. m. c. r. || intr. Echar, arro��jar o des­pe­dir hu­mo cual­quier co­sa que se que­me. || fam. Em­bria­gar. Ú. m. c. r. || r. To­mar sa­bor a hu­mo los gui­sos. || Po­ner­se ne­gra al­gu­na co­sa con el hu­mo. ahu­sar tr. Dar for­ma o fi­gu­ra de hu­so. || r. Po­ner­se co­ mo un hu­so, ir­se adel­ga­zan­do al­go en for­ma de hu­so. ahu­yen­tar (Del lat. ad, a y fu­giens, -en­tis, que hu­ye.) tr. Ha­cer huir a al­gu­no, po­ner­lo en fu­ga, ale­jar­lo. || fig. De­ se­char, arro­jar de sí cual­quier pa­sión, idea, afec­to, u otra co­sa in­có­mo­da o aflic­ti­va. || r. Ale­jar­se hu­yen­do. ai m. Zool. Ma­mí­fe­ro des­den­ta­do, lla­ma­do tam­bién pe­re­zo­so, de 25 cm de al­tu­ra apro­xi­ma­da­men­te, de pier­nas cor­tas ter­mi­na­das en pies sin de­dos apa­ren­tes, pro­vis­tos de tres uñas lar­gas y fuer­tes y de co­la ru­di­men­ ta­ria. Es pro­pio de las re­gio­nes tro­pi­ca­les de Amé­ri­ca. || Es­pe­cie de vi­cu­ña.

Mercado de Ahuachapán, El Salvador. ahua­te (Del mex. auatl.) m. Hond. y Méx. Es­pi­na pe­ que­ña y muy del­ga­da, es­pe­cie de ve­llo, que tie­nen al­ gu­nas plan­tas. ahu­char tr. Me­ter, guar­dar en hu­cha. || fig. Guar­dar en lu­gar se­gu­ro, o po­ner a buen re­cau­do lo que se ha aho­rra­do o eco­no­mi­za­do. ahu­ciar (De a y hu­cia.) tr. ant. Ani­mar, es­pe­ran­zar, alen­tar, dar con­fian­za. ahue­car tr. Ha­cer hue­cos, po­ner hue­ca o cón­ca­va una co­sa. || Mu­llir, es­pon­jar, ha­cer o vol­ver me­nos com­ pac­ta una ma­te­ria. Ú. t. c. r. || fig. Tra­tán­do­se de la voz, ha­blar en to­no más gra­ve que el na­tu­ral, ya sea por afec­ ta­ción o ex pro­fe­so. || intr. fam. Ir­se, mar­char­se de una reu­nión. || r. fig. y fam. En­greír­se, en­va­ne­cer­se. ahue­hué m. Ahue­hue­te. ahue­hue­te (Del mex. ahue­huetl; de atl, agua y hue­ chue, vie­jo.) m. Ár­bol co­ní­fe­ro, de ma­de­ra se­me­jan­te a la del ci­prés. Es ori­gi­na­rio de Amé­ri­ca del Nor­te y se cul­ti­va en los jar­di­nes. ahue­sar­se r. Chi­le y Pe­rú. De­cre­cer o pa­ra­li­zar­se la ven­ta de un ar­tí­cu­lo del co­mer­cio. || Guat. Adel­ga­zar­se en de­ma­sía una per­so­na. ahue­var tr. Dar lim­pi­dez a los vi­nos con cla­ras de hue­vos. ahui­zo­te (De Ahuit­zotl, nom­bre del 8º em­pe­ra­dor de Mé­xi­co) m. An­fib ­ io mexicano al que el vul­go atri­bu­ye po­de­res ma­lé­fic ­ os. || Méx. Per­so­na que con­ti­nua­men­te oca­sio­na mo­les­tias y fa­ti­gas ex­ce­si­vas. || C. Ri­ca. Ma­ le­fi­cio, bru­je­ría. Ahuit­zotl Biog. Oc­ta­vo em­pe­ra­dor de Mé­xi­co, cruel y san­gui­na­rio, que rei­nó des­de 1486 has­ta 1502. Se preo­cu­pó por ter­mi­nar el tem­plo ma­yor de Mé­xi­co y, se­

www.elbibliote.com

Ai, llamado también perezoso. Ai­bo­ni­to Geog. Mun. de Puer­to Ri­co. Sup. 81 km2. Ca­pi­tal ho­mó­ni­ma. 26.493 hab. ai­chi Geog. Pre­fec­tu­ra de la is­la Hons­hu, en Ja­pón. 5.153,81 km2; 7.341.000 hab. Cap. Na­go­ya. ai­ja­da f. Agui­ja­da. ai­llo (Del qui­chua ay­llu, li­na­je.) m. Hist. En el im­pe­rio de los In­cas, co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, gen­ti­li­cia y agra­ria, que cons­ti­tuía una tri­bu con los in­di­vi­duos de un mis­mo tron­co fa­mi­liar. aí­llo m. Bo­lea­do­ras de bo­las de co­bre, uti­li­za­das por al­gu­nos in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nos, es­pe­cial­men­te por los de Pe­rú. ai­ma­rá adj. Dí­ce­se de una ra­za in­dí­ge­na que ha­bi­ta la re­gión del la­go Ti­ti­ca­ca, de la cual se su­po­ne ori­gi­na­ ria la di­nas­tía in­cai­ca. Re­fi­rién­do­se a los in­di­vi­duos de es­ta et­nia, ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a es­ta et­nia. || m. Idio­ma ai­ma­rá.

AJETREAR

45 ai­mo­ré adj. Dí­ce­se del abo­ri­gen de una tri­bu nó­ma­da que ha­bi­ta en los est. bra­si­le­ños de Ba­hía, Per­nam­bu­co, Es­pí­ri­to San­to y Mi­nas Ge­rais, lla­ma­do tam­bién bo­to­cu­ do, por la cos­tum­bre de in­tro­du­cir­se en el la­bio in­fe­rior, en las ore­jas o en la na­riz, un dis­co o ci­lin­dro de ma­de­ra que en por­tu­gués se de­no­mi­na bo­to­que. Es te­mi­ble por su fe­ro­ci­dad y an­te­rior­men­te era an­tro­pó­fa­go. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a es­ta tri­bu. || m. Len­gua ai­mo­ré. aí­na (De ahi­na.) adv. t. Pres­to. || adv. m. Con fa­ci­li­dad. || POR PO­CO. ain­da­máis (Voz por­tu­gue­sa.) adv. c. fam. y fest. Ade­ más, a más. ain­dia­do, da adj. Amér. Pa­re­ci­do al in­dio en el co­lor y las fac­cio­nes. ai­rar (De a, e ira.) tr. IRRI­TAR. Ú. m. c. r. || Al­te­rar con vio­len­cia, con­mo­ver, agi­tar. || ant. Abo­rre­cer, pri­var de la gra­cia o afec­to, des­te­rrar. Air­bus Aer. Se­rie de avio­nes eu­ro­peos ope­ra­ti­vos des­ de 1972. ai­re (Del lat. aer, -eris.) m. Flui­do que for­ma la at­mós­ fe­ra del glo­bo te­rrá­queo. Es una mez­cla ga­seo­sa, que des­con­ta­do el va­por de agua que con­tie­ne en muy va­ ria­das pro­por­cio­nes, es­tá com­pues­ta apro­xi­ma­da­men­te de 21 par­tes de oxí­ge­no, 78 de ni­tró­ge­no y una de ar­ gón y otros ga­ses se­me­jan­tes a és­te, al que se aña­den al­gu­nas cen­té­si­mas de áci­do car­bó­ni­co y cor­pús­cu­los or­gá­ni­cos. || AT­MÓS­FE­RA. Ú. t. en pl. || VIEN­TO. || Véa­ se BO­CA­NA­DA, CA­LO­RÍ­FE­RO, NI­VEL, PE­LO, VI­GA DE AI­RE. || Véa­se MA­DE­RA, RED DE AI­RE. || fam. Ata­que de pa­rá­li­sis. Úsa­se ge­ne­ral­men­te con el ver­bo dar. || fig. Por­te, apa­rien­cia, as­pec­to, tra­za, mo­do o fi­gu­ra de las per­so­nas o las co­sas. || Va­ni­dad, hin­cha­zón, en­grei­mien­ to, or­gu­llo. || Fu­ti­li­dad, in­sig­ni­fi­can­cia de al­gu­na co­sa. || Ca­da uno de los mo­dos de an­dar las ca­ba­lle­rías a dis­tin­ tas ve­lo­ci­da­des. || Do­no­su­ra, pri­mor, ha­bi­li­dad, gus­to o per­fec­ción en ha­cer las co­sas. || Do­nai­re, ga­llar­día, gar­ bo, bi­za­rría, gen­ti­le­za y gra­cia en las ac­cio­nes, co­mo en el an­dar, dan­zar, etc. || Mús. Gra­do de ra­pi­dez o len­ti­tud con que se eje­cu­ta una pie­za mu­si­cal. || CAN­CIÓN. || AI­ RE CO­LA­DO. vien­to frío que vie­ne en­ca­lle­jo­na­do, o por al­gu­na es­tre­chu­ra. || AI­RE DE SU­FI­CIEN­CIA. fig. Gra­ve­ dad afec­ta­da y pre­sun­ción al ha­blar o al ha­cer al­gu­na co­sa. || AI­RE DE TA­CO. fig. y fam. De­sen­fa­do, au­da­cia, de­sen­vol­tu­ra, des­fa­cha­tez. || AI­RE PO­PU­LAR. Can­ción bai­la­ble ca­rac­te­rís­ti­ca del pue­blo. || ant. AU­RA. || AL AI­ RE. m. adv. En jo­ye­ría, en­gas­tar las pie­dras pre­cio­sas su­je­tán­do­las só­lo por los bor­des, pa­ra que sean vi­si­bles por arri­ba y por aba­jo. || fig. Sin pro­ve­cho, inú­til­men­te, sin fun­da­men­to. || AL AI­RE LI­BRE. m. adv. A la in­tem­pe­rie. || AZO­TAR EL AI­RE. frs. fig. y fam. Can­sar­se, fa­ti­gar­se va­na­men­te. || BE­BER LOS AI­RES. frs. fig. y fam. Be­ber los vien­tos. || COR­TAR­LAS EN EL AI­RE. frs. fig. y fam. Ma­tar­las en el ai­re. || CREER­SE DEL AI­RE. frs. fig. y fam. Creer o con­fiar de li­ge­ro, ser de­ma­sia­do cré­du­lo. || DAR AI­RE. frs. fig. y fam. Di­cho de di­ne­ro, cau­dal, ha­cien­da, etc., gas­tar­lo con ra­pi­dez, de­rro­char­lo. || DAR­LE a uno EL AI­RE de al­gu­na co­sa. frs. fig. y fam. Pre­sen­tir al­gún su­ce­so, por te­ner in­di­cios de él. || DAR­LE, o DAR­SE, uno UN AI­RE a otro. frs. fig. y fam. Pa­re­cer­se, te­ner cier­ta se­me­jan­za en el an­dar, en los mo­da­les, en las fac­cio­nes, etc. || DE BUEN, o MAL AI­RE, m. adv. fig. De buen o mal hu­mor, de agra­da­ble o de­sa­gra­da­ble ma­ne­ra. || DIS­PA­ RAR AL AI­RE. Dis­pa­rar ex pro­fe­so las ar­mas ha­cia lo al­to sin apun­tar. || ECHAR AL AI­RE. frs. fam. Des­nu­dar, des­cu­brir, sa­car a re­lu­cir al­gu­na par­te del cuer­po. || EN EL AI­RE. m. adv. fig. Con ra­pi­dez, en un abrir y ce­rrar los ojos, ins­tan­tá­nea­men­te. || ES­TAR EN EL AI­RE. frs. fig. y fam. Es­tar in­se­gu­ro, de­pen­der de un su­ce­so even­tual o de cir­cuns­tan­cias for­tui­tas. || FA­BRI­CAR, o FUN­DAR, EN EL AI­RE. frs. fig. For­jar­se ilu­sio­nes, dis­cu­rrir sin ba­se o fun­da­men­to, es­pe­rar sin mo­ti­vo ra­zo­na­ble. || GUAR­ DAR­LE EL AI­RE A UNO. frs. fig. y fam. Lle­var­le el ai­re. || HA­CER AI­RE A UNO. frs. fig. Im­pe­ler­lo ha­cia él pa­ra re­fres­car­le. Ú. t. el ver­bo c. r. || fig. y fam. In­co­mo­dar­le, es­tor­bar­le, ha­cer­le som­bra. || HE­RIR EL AI­RE con vo­ ces, la­men­tos, etc. frs. fig. La­men­tar­se en voz al­ta. || LLE­VAR­LE EL AI­RE a uno frs. fig. y fam. Aco­mo­dar­se, amol­dar­se a su ge­nio y con­di­ción, con­tem­po­ri­zar con él. || MA­TAR­LAS uno EN EL AI­RE. frs. fig. y fam. Dar con pres­te­za y fa­ci­li­dad sa­li­das y ré­pli­cas agu­das a cual­quier co­sa que se le di­ce o de que se le ha­ce car­go. || MU­DAR AI­RES, o DE AI­RES. frs. Tras­la­dar­se un en­fer­mo de un lu­gar a otro pa­ra que el cam­bio de cli­ma con­tri­bu­ya a su cu­ra­ción. || Fest. Mar­char al des­tie­rro, o es­ca­par­se, huir. || MU­DAR­SE UNO A CUAL­QUIER AI­RE. frs. fig. Cam­biar de dic­ta­men u opi­nión fá­cil­men­te o con li­ge­ro mo­ti­vo. || MU­DAR­SE EL AI­RE. frs. fig. Va­riar la for­tu­na, tor­nar­se ad­ver­sa, de­sa­pa­re­cer el fa­vor o apo­yo con que se con­ta­ ba. || OFEN­DER­SE DEL AI­RE. frs. fig. Re­sen­tir­se por mo­ ti­vos in­sig­ni­fi­can­tes, ser de ge­nio muy de­li­ca­do. || POR

EL AI­RE, O LOS AI­RES. loc. fig. Con mu­cha ra­pi­dez, ve­loz­men­te. Úsa­se con los ver­bos ir, ve­nir, lle­var, traer, etc. || SER una co­sa AI­RE, frs. o UN PO­CO DE AI­RE. frs. Ser va­na y de nin­gu­na sus­tan­cia. || SUS­TEN­TAR­SE DEL AI­RE. frs. fig. y fam. Co­mer muy fru­gal­men­te. || Vi­vir de es­pe­ran­zas va­nas. || De­jar­se lle­var por las adu­la­cio­nes. || TO­MAR AI­RES. frs. Es­tar una per­so­na en pa­ra­je más o me­nos dis­tan­te de su re­si­den­cia ha­bi­tual pa­ra re­co­ brar la sa­lud. || TO­MAR EL AI­RE. frs. Sa­lir al cam­po, ir a pa­seo, es­par­cir­se o ex­pla­yar­se en lu­ga­res des­cu­bier­tos don­de co­rren y se res­pi­ran ai­res pu­ros. || Mont. TO­MAR EL VIEN­TO. ai­re m. Amér. Me­rid. En­fer­me­dad, es­pe­cie de so­ro­che, que ata­ca a las ca­ba­lle­rías en las al­tas ci­mas an­di­nas. || AI­RE ACON­DI­CIO­NA­DO. Fís. El que en de­ter­mi­na­das tem­pe­ra­tu­ras, se su­mi­nis­tra en los edi­fi­cios, por me­dio de ra­dia­do­res es­pe­cia­les. || AI­RE LÍ­QUI­DO. Quím. Cuer­ po lí­qui­do, trans­pa­ren­te, de co­lor azul pá­li­do, que re­sul­ta de so­me­ter el ai­re a re­pe­ti­das com­pre­sio­nes y brus­cas ex­pan­sio­nes. Su den­si­dad es de 1.025 y su tem­pe­ra­tu­ra or­di­na­ria es de -90°C. Se em­plea en la com­po­si­ción de un po­de­ro­so ex­plo­si­vo. ai­rear tr. Po­ner al ai­re, orear, ven­ti­lar. || r. Es­tar o po­ ner­se al ai­re con ob­je­to de ven­ti­lar­se o pa­ra res­pi­rar más de­sa­ho­ga­da­men­te. || Re­ci­bir por ne­ce­si­dad o des­cui­do la im­pre­sión del ai­re. || Con­traer un res­fria­do con la fres­ cu­ra del ai­re, cons­ti­par­se. ai­rear­se f. fam. Agriar­se, pi­car­se, da­ñar­se o al­te­rar­se al­gu­nos lí­qui­dos y cier­tas co­sas por efec­to del ai­re. ai­rón (Del ant. al. hei­gir.) m. GAR­ZA REAL. || Mo­ño de al­gu­nas aves. || Ador­no de plu­mas, o de al­go que las imi­te, en for­ma de pe­na­cho o plu­me­ro, en cas­cos, som­ bre­ros, etc., o en el to­ca­do fe­me­ni­no.

Airón o garza real. Ai­sén Geog. Bra­zo de mar en la cos­ta de Chi­le en la prov. ho­mó­ni­ma. Re­ci­be va­rios ríos abrién­do­se en el ca­ nal Mo­ra­le­da. || Río de la re­gión an­di­na, que na­ce en la prov. del Chu­but, Ar­gen­ti­na y cu­yas aguas se vier­ten en el océa­no Pa­cí­fic ­ o. || Pro­vin­cia chi­le­na, co­rres­pon­dien­te a la Re­gión XI Ai­sén del Gral. Car­los Ibá­ñez del Cam­ po, li­mi­ta con las de Coi­hai­que, Ge­ne­ral Ca­rre­ra, Ca­pi­tán Prat, el océa­no Pa­cí­fi­co y por el N con las de Chi­loé y Pa­le­na co­rres­pon­dien­tes es­tas úl­ti­mas a la X Re­gión. Los La­gos. Cap. PUER­TO AI­SÉN. || —DEL GE­NE­RAL CAR­ LOS IBÁ­ÑEZ DEL CAM­PO. XI Re­gión de Chi­le in­te­gra­da por las pro­vin­cias de Coi­hai­que, Ai­sén, Ge­ne­ral Ca­rre­ra y Ca­pi­tán Prat. Li­mi­ta: al N con la re­gión de Los La­gos, al S con la re­gión XII Ma­ga­lla­nes y An­tár­ti­ca Chi­le­na; al O con el O. Pa­cí­fi­co y al E con Ar­gen­ti­na. Ext. 108.494,4 km2. 102.632 hab. Cap. COI­HAI­QUE. ais­la­cio­nis­mo m. Ten­den­cia con­tra­ria al in­ter­ven­ cio­nis­mo en los asun­tos in­ter­na­cio­na­les. ais­la­dor m. Elec. Pie­za de por­ce­la­na, ebo­ni­ta, vi­drio u otro ma­te­rial que im­pi­de el pa­so de la elec­tri­ci­dad y que se co­lo­ca en­tre los con­duc­to­res de un cir­cui­to, o en­tre és­tos y sus so­por­tes, pa­ra evi­tar que la co­rrien­te de­ri­ve a tie­rra. ais­la­dor, ra (De ais­lar.) adj. Que ais­la. || Fís. Dí­ce­se de los cuer­pos que no per­mi­ten el pa­so de la elec­tri­ci­dad ni del ca­lor. Ú. t. c. s. m.

Aislador de una torre de alta tensión.

www.elbibliote.com

A

ais­la­mien­to m. Ac­ción y efec­to de ais­lar o ais­lar­se. || fig. In­co­mu­ni­ca­ción, aban­do­no, or­fan­dad. ais­lar (De a, e is­la.) tr. Cir­cuir, ro­dear de agua por to­ das par­tes un si­tio o lu­gar. || Ha­cer que una co­sa que­de so­la y se­pa­ra­da com­ple­ta­men­te de las de­más. Úsa­se tam­bién c. r. || fig. Ale­jar o se­pa­rar a una per­so­na de la so­cie­dad, im­pe­dir­le to­do tra­to so­cial. Úsa­se más c. r. || Fís. Se­pa­rar, in­co­mu­ni­car por me­dio de ais­la­do­res un cuer­po elec­tri­za­do de los que no es­tán. Aix-en-Pro­ven­ce Geog. Ciu­dad de Fran­cia, ant. ca­pi­tal de Pro­ven­za, en el dep. de Bo­cas del Ró­da­no. 142.534 hab. ajá! int. fam. Que de­no­ta apro­ba­ción o com­pla­cen­cia. Ajac­cio Geog. Pla­za fuer­te y cap. del dep. fran­cés de Cór­ce­ga del Sur, en la cos­ta oc­ci­den­tal de es­ta is­la. C. na­tal de Na­po­león Bo­na­par­te. Es la an­ti­gua Ad­ja­cium. 64.432 hab. aja­mo­nar­se r. fam. Vol­ver­se o ha­cer­se ja­mo­na una mu­jer. ajar m. Te­rre­no sem­bra­do de ajos. ajar (De aha­jar.) tr. De­te­rio­rar, mal­tra­tar, des­lu­cir una co­sa so­bán­do­la o ma­no­seán­do­la mu­cho, o de otro mo­ do. Ú. t. c. r. || fig. Ofen­der, hu­mi­llar, ul­tra­jar de pa­la­bra a al­gu­no abo­chor­nán­do­lo. ajar tr. Mar­chi­tar, des­lu­cir, se­car, po­ner mus­tia una co­ sa de­li­ca­da. Ú. t. c. r. ajas­pa­jas (De ajo y pa­ja.) f. pl. Co­sa ba­la­dí, fu­ti­li­dad, in­sig­ni­fi­can­cia. aje (De aj.) m. Acha­que. Ú. m. en pl. aje (Voz ca­ri­be.) m. Bot. Plan­ta in­ter­tro­pi­cal dios­có­rea, vi­vaz, de flo­res po­co vi­si­bles y ri­zo­mas tu­ber­cu­lo­sos, par­dos por fue­ra y blan­que­ci­nos por den­tro, fe­cu­len­tos y co­mes­ti­bles. aje (Del mex. axén.) m. Co­chi­ni­llo de Hon­du­ras, del cual se ob­tie­ne una sus­tan­cia tin­tó­rea de co­lor ama­ri­llo. aje­be (Del ár. axebb.) m. Je­be. Alum­bre. aje­drez (Del ár. exe­trench y és­te del sánsc. cha­ tu­ran­ga, que cons­ta de cua­tro miem­bros o cuer­pos.) m. Jue­go com­pues­to de trein­ta y dos pie­zas, die­ci­séis blan­cas y die­ci­séis ne­gras, mo­vi­bles en un ta­ble­ro cua­ dra­do di­vi­di­do en se­sen­ta y cua­tro es­ca­ques blan­cos y ne­gros al­ter­na­da­men­te. Se jue­ga en­tre dos per­so­nas, ca­da una de las cua­les dis­po­ne de die­ci­séis pie­zas de un mis­mo co­lor, a sa­ber: un rey, una rei­na o da­ma, dos al­fil­es, dos ca­ba­llos, dos ro­ques o to­rres y ocho peo­ nes. las pie­zas me­no­res (peo­nes) mar­chan to­das del mis­mo mo­do, pe­ro las ma­yo­res (rey, rei­na, al­fil, ca­ba­llo y to­rre) tie­nen ca­da una un mo­vi­mien­to o mo­do de mar­ char es­pe­cial. Ga­na el ju­ga­dor que con­si­gue dar ja­que ma­te al rey ad­ver­sa­rio. § Una le­yen­da ára­be del si­glo V a. C. atri­bu­ye la in­ven­ción del aje­drez a Sis­sa, con­se­ je­ro del ti­ra­no Hi­ram, el que, pa­ra pre­miar­le, pro­me­tió dar­le lo que le pi­die­se. Sis­sa di­jo que se con­for­ma­ba con un gra­no de tri­go por la pri­me­ra ca­si­lla, dos por la se­gun­da, cua­tro por la ter­ce­ra y así, en pro­gre­sión geo­mé­tri­ca, has­ta la ca­si­lla 64. Le pa­re­ció al rey muy mo­des­ta la pre­ten­sión, pe­ro al ha­cer los cál­cu­los se vio que ha­bía que en­tre­gar a Sis­sa la su­ma de 87.076 bi­ llo­nes de gra­nos, can­ti­dad que no po­drían cu­brir to­dos los gra­ne­ros del rei­no. En rea­li­dad, el ori­gen his­tó­ri­co del aje­drez per­ma­ne­ce ig­no­ra­do: lo co­no­cie­ron los chi­ nos, los in­dios y los per­sas en re­mo­tí­si­mas épo­cas y se afir­ma que gus­ta­ban de él grie­gos y ro­ma­nos, pe­ro lo cier­to es que el aje­drez, en sus for­mas y com­bi­na­cio­ nes ac­tua­les, da­ta del si­glo XVI y que su apo­geo, co­ mo jue­go cien­tí­fi­co y uni­ver­sal, se ini­cia en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX. || Con­jun­to de las pie­zas de es­te jue­go. || Mar. JA­RE­TA, cuan­do es de ma­de­ra. aje­na­be m. Je­na­be. Mos­ta­za. ajen­jo (Del lat. ab­sint­hium.) m. Bot. Plan­ta aro­má­ti­ca pe­ren­ne, de la fa­mi­lia de las com­pues­tas, de un me­tro de al­to apro­xi­ma­da­men­te, con ra­ma­je po­bla­do y ho­jas al­go fel­pu­das, blan­que­ci­nas y de co­lor ver­de cla­ro. Es muy amar­ga y se em­plea en me­di­ci­na. || Be­bi­da al­co­ hó­li­ca que se ade­re­za con la esen­cia de es­ta plan­ta y otras hier­bas. ajen­jo m. fig. Hiel, amar­gu­ra, pe­sar, sin­sa­bor. || AJEN­ JO DEL CAM­PO. Ar­te­mi­sa. aje­no, na (Del lat. alie­nus, de alius, otro.) adj. Per­ te­ne­cien­te a otro. || EX­TRA­ÑO. || DI­VER­SO. || fig. dis­ tan­te, re­mo­to, exen­to de al­gu­na co­sa. || Im­pro­pio, que no co­rres­pon­de. || ES­TAR AJE­NO DE una co­sa. frs. Des­co­no­cer­la, no es­tar avi­sa­do de lo que va a ocu­rrir. aje­nuz (Del ár. axa­nuz.) m. ARA­ÑUE­LA. aje­re­za­do, da adj. Dí­ce­se del vi­no que se pa­re­ce al je­rez. aje­trear tr. fam. Fa­ti­gar a al­gu­no ha­cién­do­lo tra­ba­jar en de­ma­sía o ha­cer­lo can­sar de ir y ve­nir sin des­can­so de un la­do a otro. Ú. t. c. r.

A

AJÍ

46

Ajíes. ají (Voz ame­ri­ca­na.) m. PI­MIEN­TO. || AJIA­CO. || PO­ NER­SE UNO CO­MO UN AJÍ. frs. fig. y fam. Chi­le. Po­ner­ se muy en­cen­di­do el ros­tro. aji­ce­ro, ra adj. Chi­le. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al ají. || s. Chi­le. Per­so­na que ven­de ají. || m. Amér. Re­ci­pien­te pa­ra po­ner el ají en la mea. aji­co­la f. Co­la he­cha con re­ta­zos de cue­ro co­ci­do con ajos, usa­da por los pin­to­res. aji­li­mo­je m. fam. Aji­li­mó­ji­li. aji­li­mó­ji­li (De ajo y mo­je.) m. fam. Sal­sa o pe­bre con que se ade­re­zan di­fe­ren­tes man­ja­res. || pl. fig. y fam. Ad­he­ren­tes, agre­ga­dos de al­gu­na co­sa. || CON TO­DOS SUS AJI­LI­MÓ­JI­LIS, loc. fig. y fam. Com­ple­to, sin que fal­ te na­da, sin ol­vi­dar ni un de­ta­lle. aji­mez (Del ár. axi­me­ça.) m. Arq. Ven­ta­na for­ma­da por dos ar­cos igua­les y di­vi­di­da en el cen­tro por una co­lum­ na. || ant. Sa­li­di­zo. aji­pue­rro (De ajo y pue­rro.) m. PUE­RRO SIL­VES­TRE. aji­ro­nar tr. Echar ji­ro­nes a la ro­pa, se­gún se acos­ tum­bra­ba an­ti­gua­men­te. || Ha­cer ji­ro­nes. aj­mer Geog. Ciu­dad de la In­dia, en el est. Ra­jast­han. 578.906 hab. Im­por­tan­te mer­ca­do. Te­ji­dos, acei­te e ins­ tru­men­tos mu­si­ca­les. In­dus­trias tin­to­re­ra y jo­ye­ra.

Festival en la ciudad de Ajmer, India. ajo (Del lat. allium.) m. Bot. Plan­ta li­liá­cea, pe­ren­ne, de unos trein­ta y cin­co cen­tí­me­tros de al­to, con ho­jas lar­ gas, es­tre­chas y com­pri­mi­das y flo­res pe­que­ñas y blan­ cas. El bul­bo o ca­be­za de es­ta plan­ta, blan­co, re­don­dea­ do y de olor fuer­te, se em­plea mu­cho co­mo con­di­men­to. § El ajo, del que se co­no­cen unas 300 es­pe­cies, es de uso co­mún co­mo con­di­men­to en­tre los pue­blos orien­ ta­les y en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca me­ri­dio­na­les. Es­ti­mu­lan­te de las vías di­ges­ti­vas, se usó en la far­ma­co­pea an­ti­gua y aún en la ac­tua­li­dad se le atri­bu­yen mu­chas vir­tu­des te­ra­péu­ti­cas. || Ca­da uno de los pe­que­ños bul­bos en que se di­vi­de el prin­ci­pal. || Sal­sa he­cha con ajos. A ve­ces to­ma tam­bién el nom­bre de la vian­da o co­sas con que se mez­cla. || fig. y fam. Afei­te, cos­mé­ti­co. || Asun­to o ne­go­cio, por lo ge­ne­ral re­ser­va­do, que se ges­tio­na en­ tre va­rias per­so­nas. || Pa­la­bra gro­se­ra. || AJO BLAN­CO. AJO. || Sal­sa he­cha de ajos ma­ja­dos mi­ga de pan, sal, acei­te, vi­na­gre y agua. Sue­le tam­bién mez­clár­se­le al­ men­dra ma­cha­ca­da. || AJO CE­BO­LLI­NO. CE­BO­LLI­NO. || AJO PO­RRO, o PUE­RRO. Pue­rro.

Ajo común en flor. ajo­bar tr. Lle­var o trans­por­tar al­go a cues­tas. || r. ant. Aman­ce­bar­se. ajo­bi­lla f. Mo­lus­co acé­fa­lo de val­vas alar­ga­das co­ mo de tres cen­tí­me­tros de lar­go, re­cias, lus­tro­sas, con los bor­des den­ta­dos y de co­lor blan­co ma­ti­za­do de ro­jo, azul o ama­ri­llo. ajo­fai­na f. Al­jo­fai­na. ajo­lín m. Es­pe­cie de chin­che de ca­si un cen­tí­me­tro de lar­go, de co­lor ne­gro, que des­pi­de un olor nau­sea­ bun­do. ajo­lo­te (Del mex. axo­lotl.) m. Ani­mal an­fi­bio de Amé­ ri­ca sep­ten­trio­nal, de unos trein­ta cen­tí­me­tros de lar­go, con cua­tro de­dos en las pa­tas de­lan­te­ras y cin­co en las tra­se­ras, tres bran­quias ex­ter­nas muy lar­gas y co­la com­ pri­mi­da. Su car­ne es co­mes­ti­ble y el acei­te que se le ex­ trae tie­ne apli­ca­cio­nes me­di­ci­na­les. Tam­bién AXO­LO­TE. ajo­ma­te (Del ár. cho­mat, pol. de chom­ma, ca­be­lle­ ra, flo­ca­du­ra.) m. Bot. Plan­ta de la fa­mi­lia de las al­gas, for­ma­da por fi­la­men­tos del­ga­dos, sin nu­dos, lus­tro­sos y de co­lor ver­de su­bi­do. Abun­da en las aguas dul­ces de Es­pa­ña. ajon­je (Del lat. axun­gia, un­güen­to gra­so.) m. Sus­tan­ cia muy pe­ga­jo­sa que se ex­trae de la raíz de la ajon­je­ra y otras plan­tas. Se uti­li­za co­mo li­ga, pa­ra ca­zar pá­ja­ros. || Ajon­je­ra. ajon­jear tr. Col. Mi­mar, ha­la­gar. ajon­je­ra (De ajon­je.) f. Bot. Plan­ta pe­ren­ne de la fa­ mi­lia de las com­pues­tas, de unos trein­ta y cin­co cen­tí­ me­tros de al­to, con raíz fu­si­for­me, ho­jas ter­mi­na­das en pun­ta y es­pi­no­sas y flo­res ama­ri­llen­tas. De ajon­jo­lí (Del ár. al­chool­cho­lén.) m. Bot. Plan­ta anual se­sá­mea, de un me­tro de al­to apro­xi­ma­da­men­te, ta­llo rec­to y ve­llo­so, ho­jas con pe­cío­lo, flo­res de co­ro­la acam­pa­na­da y fru­to elip­soi­dal, lle­no de se­mi­lli­tas ama­ri­llen­tas, olea­gi­no­sas y co­mes­ti­bles. Se co­no­ce tam­bién con los nom­bres de ale­gría y sé­sa­mo. || Se­mi­lla de es­ta plan­ta. || Ve­nez. Cier­ ta te­nia del cer­do en es­ta­do de lar­va. ajo­rar (Del lat. ad, a y fo­ras, fue­ra.) tr. Lle­var for­za­da­ men­te gen­te o ga­na­do de un lu­gar a otro. ajor­ca (Del ár. azor­ca.) f. Bra­za­le­te, pul­se­ra o aro de pla­ta, oro u otro me­tal, que usa­ban las mu­je­res co­mo ador­no en las mu­ñe­cas, en los bra­zos y en los to­bi­llos. ajor­na­lar tr. Con­tra­tar o ajus­tar a uno pa­ra que tra­ ba­je a jor­nal. Ú. t. c. r. ajo­tar tr. Amér. Cen­tral. Per­se­guir, aco­sar. ajo­te (De ajo, por el olor de la plan­ta.) m. Es­cor­dio. ajo­to­llo m. Pe­rú. Gui­so pre­pa­ra­do con to­llo. ajua­gas (Del ár. axu­cac.) f. pol. Vet. Lla­gas que se for­man en los cas­cos de las ca­ba­lle­rías. ajuar (Del ár. axuar, mue­bles.) m. Mo­bla­je, ro­pas y en­se­res pro­pios de una ca­sa. || Con­jun­to de mue­bles, al­ha­jas y ro­pas que la mu­jer apor­ta al ma­tri­mo­nio. aju­dia­do, da adj. Que tie­ne se­me­jan­za con los ju­ díos. || Que pa­re­ce de ju­dío. aju­gla­rar tr. Ha­cer que uno se com­por­te co­mo ju­glar. || intr. Te­ner las cua­li­da­des o con­di­cio­nes de lo ju­glar. ajui­cia­do, da p. p. de AJUI­CIAR. || adj. JUI­CIO­SO. ajui­ciar tr. Ha­cer jui­cio­so a otro. Ú. m. c. intr. || En­ jui­ciar, juz­gar. aju­no, na adj. De ajos. ajus­ta­do, da p. p. de AJUS­TAR. || adj. Jus­to, rec­to, equi­ta­ti­vo, ca­bal. || de­sus. Mez­qui­no, mí­se­ro. ajus­ta­dor m. Impr. Ope­ra­rio que rea­li­za la com­po­si­ ción de las pá­gi­nas. || Mue­ble des­ti­na­do pa­ra la con­fec­ ción de es­ta ta­rea. ajus­ta­dor, ra adj. Dí­ce­se de lo que ajus­ta. Ú. t. c.

www.elbibliote.com

s. || m. Ju­bón que se ci­ñe al cuer­po. || Ani­llo, ge­ne­ral­ men­te li­so, usa­do pa­ra que no se cai­ga la sor­ti­ja, que vie­ne an­cha al de­do. || Mec. Ope­ra­rio en­car­ga­do de amol­dar las pie­zas de me­tal, ya ter­mi­na­das, al si­tio en que que­da­rán co­lo­ca­das. ajus­tar (Del lat. ad y jus­tum.) tr. Ha­cer o po­ner una co­sa de ma­ne­ra que es­té jus­ta con otra. Ú. t. c. r. || Adap­tar, amol­dar una co­sa a otra, de mo­do que no dis­ cre­pen en­tre sí. || Apre­tar una co­sa ha­cien­do que va­rias de sus par­tes coin­ci­dan jus­ta­men­te con otra o en­tre sí. Ú. t. c. r. || Arre­glar, mo­de­rar. Ú. t. c. r. || Con­cer­tar, pac­ tar, de­ter­mi­nar, acor­dar al­gu­na co­sa, co­mo la paz, los en­la­ces ma­tri­mo­nia­les, los tra­ta­dos de co­mer­cio, etc. || Ave­nir, amis­tar. || Tra­tán­do­se de cuen­tas, re­co­no­cer­las y li­qui­dar su im­por­te. || Con­cer­tar el pre­cio de al­go. || Con­tra­tar a una per­so­na pa­ra que pres­te al­gún ser­vi­cio o rea­li­ce al­gu­na co­sa. Ú. t. c. r. || Impr. Dis­po­ner ade­cua­ da­men­te las ga­le­ra­das pa­ra for­mar pla­nas. || intr. Ve­nir o caer jus­to. || r. Adap­ta­se, amol­dar uno su vo­lun­tad, gus­to o mo­do de pen­sar al de otro. || rec. Po­ner­se de acuer­do las dos par­tes en al­gún ajus­te o con­ve­nio. ajus­te m. Ac­ción y efec­to de ajus­tar o ajus­tar­se. || Me­di­da pro­por­cio­na­da que tie­nen las par­tes de un to­do, pa­ra el efec­to de ajus­tar o ce­rrar. ajus­ti­ciar (De a y jus­ti­cia.) tr. Eje­cu­tar al reo, cas­ti­ gar­lo con la pe­na ca­pi­tal. Aka­ba Geog. Gol­fo del mar Ro­jo, com­pren­di­do en­tre las pe­nín­su­las de Si­naí y de Ara­bia Sau­di­ta. || Ciu­dad del sudoeste de Jor­da­nia. Localidad costera, turística. 95.508 hab. Puer­to en el gol­fo de su nom­bre. ak­bar Biog. Em­pe­ra­dor mo­gol de In­dia, cu­yo rei­na­do mar­có uno de los pe­río­dos de ma­yor im­por­tan­cia en la his­to­ria re­li­gio­sa y li­te­ra­ria del pue­blo hin­dú. Era des­cen­ dien­te de Ta­mer­lán (1542-1605). Ak­e­na­tÓn Biog. Fa­raón de Egip­to, es­po­so de Ne­fer­ ti­ti. Aban­do­nó el cul­to de Amón por el de Atón o dis­co so­lar. Tam­bién conocido como Amenhotep IV (13691353 a. C.). aki­hi­to Biog. Hijo del emperador del Japón Hirohito (1933), sucedió a su padre en el trono del imperio del Sol Naciente en 1989. Es el 125.° y actual emperador de Japón. Aki­ta Geog. Pre­fec­tu­ra de Ja­pón, localizada en la región de Tohoku en el norte de Japón, en la is­la Hon­do o Hons­hu. Ex­ten­sión: 11.613 km2. Población: 1.145.501. || Ciu­dad ca­pi­tal de la pre­fec­tu­ra an­te­di­cha. Akron Geog. Ciu­dad de Es­ta­dos Uni­dos, en el est. de Ohio, al sur de Cleveland. Capital mundial del caucho. Cen­tro in­dus­trial y mer­ca­do de ce­rea­les. 217.000 hab. al Quím. Sím­bo­lo del alu­mi­nio.

Ala de un avión. al Con­trac­ción de la pro­po­si­ción a y el ar­tí­cu­lo el. ala (Del lat. ala.) f. Miem­bro de que al­gu­nos ani­ma­les se va­len pa­ra vo­lar. || Véa­se CLA­VO DE ALA DE MOS­CA. || Véa­se HIER­BA DEL ALA. || Fi­la, hi­le­ra. || He­le­nio. || Par­te in­fe­rior y sa­lien­te del som­bre­ro que ro­dea la co­pa. || ALE­ RO. || Ca­da una de las par­tes mem­bra­no­sas que li­mi­tan las ven­ta­nas de la na­riz por los la­dos. || Ca­da uno de los dos bor­des adel­ga­za­dos del hí­ga­do. || Arq. Par­te de un edi­fi­cio que se ex­tien­de a los la­dos del cuer­po prin­ci­pal de és­te. || Bot. Es­pe­cie de mem­bra­na que cre­ce a lo lar­go de al­gu­na par­te de los ve­ge­ta­les. || Fort. COR­TI­NA, lien­zo de mu­ra­lla, en­tre dos ba­luar­tes. || FLAN­CO. || Mar.

ALAJUELA

47 Pe­que­ña ve­la au­xi­liar, que se agre­ga al ve­la­men or­di­na­rio de las em­bar­ca­cio­nes cuan­do el tiem­po es muy bo­nan­ ci­ble. || Mec. Cual­quie­ra de las pa­le­tas ala­bea­das que arran­can del eje y for­man la hé­li­ce. || Mil. Tro­pa si­tua­da en ca­da uno de los ex­tre­mos de un or­den de ba­ta­lla. || pl. fig. Des­ca­ro, au­da­cia, osa­día o en­grei­mien­to con que una per­so­na pro­ce­de, am­pa­ra­da en la be­ne­vo­len­cia que se le tie­ne. Se usa más con los ver­bos dar y to­mar. || ALA DEL CO­RA­ZÓN. Au­rí­cu­la. || pl. fig. Áni­mos, brío, va­lor. || AHUE­CAR EL ALA. frs. fig. Ir­se, mar­char­se. || ARRAS­ TRAR EL ALA. frs. fig. y fam. Ha­cer el amor, re­que­rir de amo­res. || COR­TAR, QUE­BRAN­TAR, o QUE­BRAR LAS ALAS a uno. frs. fig. De­sa­ni­mar­lo, de­sa­len­tar­lo cuan­do va a co­me­ter al­gu­na em­pre­sa. || Pri­var­le de los me­dios o ele­men­tos con que con­ta­ba pa­ra de­sen­vol­ver­se con éxi­to en cual­quier asun­to. || Pri­var­le del con­sen­ti­mien­to y li­ber­tad que tie­ne pa­ra obrar a su vo­lun­tad o ca­pri­cho. || EN ALA. m. adv. EN FI­LA. || Uni­dad del ai­re de im­por­tan­ cia equi­va­len­te al re­gi­mien­to del ejér­ci­to de tie­rra. ala f. Ca­da una de las par­tes rí­gi­das y sa­lien­tes de un ae­ro­pla­no, que le sir­ven pa­ra sus­ten­ta­ción. || Por ex­ten­ sión, par­te la­te­ral de al­gu­nas co­sas. || Cu­ba. Fi­gu­ra de la con­tra­dan­za, en la que una o va­rias pa­re­jas, o to­das en fi­la, ha­cen fren­te. || ALA VO­LAN­TE. Apa­ra­to de avia­ción se­me­jan­te en su for­ma a un ae­ro­pla­no, pe­ro sin fu­se­la­je, cons­ti­tui­do por un so­lo pla­no o ala en­te­ri­za. Fue idea­do en Ale­ma­nia y en las prue­bas rea­li­za­das ha al­can­za­do una ve­lo­ci­dad su­pe­rior a los 850 km por ho­ra; ade­más, pue­de as­cen­der y des­cen��der ca­si ver­ti­cal­men­te. alá (Del ár, Allah, Dios.) m. Nom­bre que los ma­ho­me­ta­ nos y los cris­tia­nos de Orien­te dan a Dios. § La pa­la­bra Alá ha pa­sa­do a las di­ver­sas len­guas de los paí­ses que pro­fe­san el is­la­mis­mo y es el cen­té­si­mo y úl­ti­mo de los nom­bres con que, for­man­do una es­pe­cie de ro­sa­rio o le­ta­nía, ex­pre­san los ára­bes las di­fe­ren­tes cua­li­da­des de Dios. ala­ba­ma Geog. Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, que lin­da con los de Flo­ri­da, Geor­gia, Mi­si­si­pí, Ten­nes­see y el gol­ fo de Mé­xi­co. Ex­ten­sión: 133.915 km2; pobl.: 4.627.851 hab. Cap. MONT­GO­MERY. Ciu­dad im­por­tan­te, Bir­ming­ ham, cen­tro in­dus­trial. Puer­to de Mo­bi­le. Pro­duc­cio­nes: al­go­dón, ce­rea­les, ca­ña de azú­car, pa­pas, mi­nas de hie­rro y car­bón. || Río de Es­ta­dos Uni­dos, de 502 km. de lon­gi­tud. Na­ce en el ex­tre­mo sur de los mon­tes Apa­ la­ches con el nom­bre de Coo­sa, cru­za de NE a SO el est. ho­mó­ni­mo, se une al Tom­big­bee, con el que for­ma

Jardines Bellingrath en la Bahía Mobile, Alabama. el Mo­bi­le. ala­ban­za f. Ac­ción de ala­bar o ala­bar­se. || Ex­pre­sión o con­jun­to de ex­pre­sio­nes en­co­miás­ti­cas. || de­sus. EX­ CE­LEN­CIA. ala­bar (Tal vez del b. lat. ala­pa­ri, jac­tar­se, va­na­glo­ riar­se.) tr. Elo­giar, ce­le­brar ver­bal­men­te. Ú. t. c. r. || r. Jac­tar­se, pre­ciar­se, va­na­glo­riar­se. || intr. Méx. En­to­nar el ala­ba­do. ala­bar­da (Del fr. ha­lle­bar­de y és­te del ant. ale­mán helm­bar­te, ha­cha ca­paz de hen­der un yel­mo.) f. Ar­ma ofen­si­va se­me­jan­te a la lan­za, pe­ro con una cu­chi­lla pla­ na trans­ver­sal a la mo­ha­rra, agu­da por un la­do y de fi­ gu­ra de me­dia lu­na por el otro. || Ar­ma e in­sig­nia usa­da an­ti­gua­men­te por los sar­gen­tos de in­fan­te­ría. || A ve­ces se to­ma­ba por el mis­mo gra­do o em­pleo del sar­gen­to. ala­bar­de­ro m. Sol­da­do ar­ma­do de ala­bar­da. || Sol­ da­do de un cuer­po es­pe­cial de in­fan­te­ría, cu­ya mi­sión era dar gua­ri­da de ho­nor a los re­yes de Es­pa­ña. El ar­ma dis­tin­ti­va de es­te cuer­po era la ala­bar­da. || fig. y fam. Per­so­na que aplau­de en los tea­tros por ha­ber­se com­ pro­me­ti­do a ello. ala­bas­tri­na f. Lá­mi­na de ala­bas­tro, del­ga­da y tras­ lú­ci­da, que sue­le co­lo­car­se en las cla­ra­bo­yas de los tem­

plos en lu­gar de vi­drie­ra. ala­bas­tro (Del lat. ala­bas­ter.) m. Mi­ne­ral mar­mó­reo, tras­lú­ci­do, por lo co­mún con vi­sos de co­lo­res, de tex­tu­ra fi­bro­sa y que­bra­di­za. || fig. Va­so sin asas he­cho de es­te mi­ne­ral, en que se guar­da­ban los per­fu­mes. || ALA­BAS­ TRO ORIEN­TAL. Va­rie­dad de ala­bas­tro muy tras­lú­ci­do y sus­cep­ti­ble de her­mo­so pu­li­men­to. || ALA­BAS­TRO YE­ SO­SO. El muy com­pac­to y tras­lu­cien­do, que se em­plea, se­gún sea más o me­nos pu­ro, en ob­je­tos de ador­no,

A

Alacrán. le­gu­mi­no­sas, con ho­jas de tres en ra­ma y flo­res ama­ri­po­ sa­das, cu­yo fru­to es una le­gum­bre di­vi­di­da en par­tes que se ase­me­ja mu­cho a la co­la del ala­crán. ala­cri­dad (Del lat. ala­cri­tas, -atis.) f. Ale­gría, vi­va­ci­ dad y pres­te­za del áni­mo pa­ra ha­cer al­go. ala­da f. Mo­vi­mien­to que ha­cen las aves su­bien­do y ba­jan­do las alas con ra­pi­dez y vio­len­cia. ala­dar (Del ár. alad­zar.) m. Con­jun­to de ca­be­llos que es­tá a los la­dos de la ca­be­za y cae so­bre las sie­nes. Ú. m. en pl. Ala­del­tis­mo Ae­ron. Prác­ti­ca de vue­lo rea­li­za­da con un pla­nea­dor ele­men­tal de es­truc­tu­ra trian­gu­lar y re­cu­ bier­to por una te­la de ni­lon. El pi­lo­to de­be lan­zar­se des­de un ce­rro y apro­ve­char las co­rrien­tes de ai­re pa­ra lo­grar sus­ten­ta­ción y al­tu­ra. ala­dier­na (Del lat. ala­ter­nus.) f. Ar­bus­to rám­neo, pe­ ren­ne, co­mo de dos me­tros de al­to, con ho­jas de co­lor ver­de, al­ter­na, gran­des y alar­ga­das. Echa mu­chas flo­ re­ci­llas sin pé­ta­los, blan­cas y olo­ro­sas y tie­ne por fru­to dru­pas pe­que­ñas, ne­gras y ju­go­sas cuan­do es­tán en sa­zón. ala­do, da (Del lat. ala­tus.) adj. Que tie­ne alas. || fig. Ve­loz, rá­pi­do, li­ge­ro. || Bot. Que tie­ne for­ma o fi­gu­ra de alas.

Estatuilla de alabastro. es­cul­tu­ras, etc., o en bal­do­sas pa­ra las ha­bi­ta­cio­nes. ála­be (Del b. lat. al­ba y és­te del lat. al­vus, vien­tre.) m. Ra­ma del ár­bol ex­ten­di­da y com­ba­da ha­cia el sue­lo. || Es­te­ra que se co­lo­ca a los la­dos del ca­rro pa­ra evi­tar que se cai­ga lo que trans­por­ta. || ant. Ale­ro o ala de un te­ja­do. || Mec. Pa­le­ta cur­va de una rue­da hi­dráu­li­ca. || Ca­da uno de los dien­tes de la rue­da que ele­va y lue­go de­ja caer a su pro­pio pe­so los ma­zos de un ba­tán u otro me­ca­nis­mo si­mi­lar. ala­bea­do, da p. p. de ALA­BEAR. || adj. Que tie­ne ala­beo. || Véa­se SU­PER­FI­CIE ALA­BEA­DA. ala­beo (De ala­bear­se.) m. De­for­mi­dad que su­fre una ta­bla u otra pie­za de ma­de­ra al ala­bear­se. || Por ext., com­ba de la ca­ra de una pie­dra o de cual­quier su­per­fi­cie que ten­ga la for­ma de una ma­de­ra ala­bea­da. ala­bia­do, da (De a y la­bio.) adj. Aplí­ca­se a la mo­ne­da o me­da­lla que por de­fec­to de acu­ña­ción tie­ne re­ba­bas. ala­ca­lu­fe adj. Aplí­ca­se al in­di­vi­duo de una tri­bu in­ dí­ge­na de la cos­ta me­ri­dio­nal de Tie­rra del Fue­go e is­las ve­ci­nas. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a es­tos na­ti­vos. ala­ce­na (Del ár. al­ji­ze­na.) f. Ar­ma­rio he­cho en un hue­ co de la pa­red, ge­ne­ral­men­te en la co­ci­na. ala­ciar­se r. En­la­ciar­se. ala­co­que (san­ta mar­ga­ri­ta ma­ría de) Ha­giog. Re­li­gio­sa y es­cri­to­ra mís­ti­ca fran­ce­sa. Fue bea­ti­fi­ca­da en 1864 y ca­no­ni­za­da en 1920 (1647-1690). ala­crán (Del ár. ala­cra­bán.) m. Arác­ni­do tra­quea­do de co­lor ama­ri­llen­to, que mi­de unos sie­te cen­tí­me­tros de lar­go y cu­ya ca­be­za for­ma una so­la pie­za con el cuer­po. En la ex­tre­mi­dad de la co­la tie­ne un agui­jón que al pi­car in­tro­du­ce en la he­ri­da una pon­zo­ña irri­tan­te. Abun­da en Es­pa­ña. || Cual­quie­ra de las asi­llas que sir­ven pa­ra tra­bar los bo­to­nes me­tá­li­cos y otras co­sas. || Pie­za del fre­no de los ca­ba­llos, a ma­ne­ra de cla­vo re­tor­ci­do en fi­gu­ra de ca­ra­col, que sir­ve pa­ra man­te­ner su­je­ta la bar­ba­da al bo­ca­do. || ALA­CRÁN CE­BO­LLE­RO. GRI­LLO REAL. || ALA­CRÁN MA­RI­NO. Pe­je­sa­po. ala­cran­ci­llo (dim. de ala­crán.) m. Bot. Plan­ta bo­ rra­gí­nea ame­ri­ca­na, sil­ves­tre, de unos trein­ta cen­tí­me­tros de al­to, con ho­jas lan­ceo­la­das y ve­llu­das y flo­re­ci­llas en una es­pi­ga en­cor­va­da a mo­do de co­la de ala­crán. ala­cra­near tr. fam. Chis­mear. ala­cra­ne­ra f. Bot. Plan­ta anual de la fa­mi­lia de las

www.elbibliote.com

Caballo alado en un tapiz turco. ala­dre­ro (De ala­dro.) m. Car­pin­te­ro que la­bra las ma­de­ras pa­ra en­tu­bar las mi­nas. || Car­pin­te­ro que se de­di­ca a la cons­truc­ción o re­pa­ra­ción de ara­dos, úti­les de la­bran­za, ca­rros, etc. ala­dro­que m. BO­QUE­RÓN. ala­fia (Del ár. ala­fía.) f. fam. Gra­cia, cle­men­cia, mi­se­ ri­cor­dia, per­dón, in­dul­to, etc. Se usa ge­ne­ral­men­te con el ver­bo pe­dir. ála­ga (Del lat. ali­cia, de ale­re, ali­men­tar.) f. Es­pe­cie de tri­go se­me­jan­te al fan­fa­rrón, de gra­nos alar­ga­dos y ama­ ri­llen­tos. || Gra­no de es­ta plan­ta. ala­gar tr. Lle­nar de la­gos o char­cos, en­char­car. Ú. t. c. r. ala­gar­ta­do, da p. p. de ALA­GAR­TAR­SE. || adj. Que se ase­me­ja, por la di­ver­si­dad de co­lo­res, a la piel del la­gar­to. ala­gar­tar­se (DE a y la­gar­to.) r. Guat. Vol­ver­se una per­so­na mez­qui­na o usu­re­ra. || Méx. Se­pa­rar la bes­tia las cua­tro pa­tas, de ma­ne­ra que dis­mi­nu­ya la al­tu­ra. Ala­goas Geog. Es­ta­do de Bra­sil, lin­de­ro con los de Per­nam­bu­co, Ba­hía, Ser­gi­pe y el océa­no Atlán­ti­co. Ex­ ten­sión: 27.819 km2; pobl. 3.037.103 hab. Cap., Ma­ ceió. Pro­duc­ción: al­go­dón, azú­car, cau­cho y cue­ros. || Mun. de Bra­sil, per­te­ne­cien­te al es­ta­do de su nom­bre, 16.900 h, 268m2 Ala­jue­la Geog. Prov. de Cos­ta Ri­ca, lin­dan­te con la prov. de He­re­dia al E, con la de San Jo­sé al S, con las de Pun­ta­re­nas y Gua­na­cas­te al O y con la re­pú­bli­ca de Ni­ca­ra­gua al N. Ex­ten­sión: 9.757,53 km2; 767.143 hab. Cap. ho­mó­ni­ma. 46.554 hab. Se en­cuen­tra en su ca­si to­ta­li­dad so­bre la me­se­ta cen­tral. Pro­duc­ción agrí­co­la; ma­de­ras pa­ra cons­truc­ción y eba­nis­te­ría; mi­nas de oro en mon­te de Agua­ca­te. || Can­tón de la prov. an­te­di­cha. , 237.966 hab. Abar­ca los dis­tri­tos de San Jo­sé, Con­cep­

A

ALAMAR

ción, San An­to­nio, San­tia­go Oes­te, San Isi­dro, Sa­ba­ni­lla, San Ra­fael, San­tia­go Es­te, Tu­rrú­ca­res, De­sam­pa­ra­dos, Ala­jue­la, La Ga­ri­ta y Tam­bor Co­rri­zal. ala­mar (Del ár. al­ha­mir, la­zo tren­za­do.) m. Bo­tón y pre­si­lla u ojal so­bre­pues­to, que co­si­do a la ori­lla de cier­ tas pren­das ex­te­rio­res de ves­tir, co­mo ca­pa ca­sa­ca, etc, sir­ve pa­ra abo­to­nar­se, pa­ra ador­no o pa­ra am­bas co­sas a la vez. || CAI­REL. alam­bi­car (De alam­bi­que.) tr. DES­TI­LAR. || fig. Ana­ li­zar, exa­mi­nar in­ves­ti­gar, pro­fun­da y aten­ta­men­te al­gu­ na co­sa, co­mo pa­la­bra, ac­ción, idea, es­cri­to, etc. has­ta des­cu­bir con exac­ti­tud su ver­da­de­ro sen­ti­do, mé­ri­to o uti­li­dad. || Re­fi­rién­do­se a len­gua­je, es­ti­lo, con­cep­to, etc. su­ti­li­zar con ex­ce­so. || fig. y fam. Re­du­cir en lo po­si­ble el pre­cio de una mer­can­cía y ave­nir­se a ga­nar po­co por uni­dad. alam­bi­que (Del ár. alam­bic y és­te del gr. ám­bix, va­so.) m. Apa­ra­to de vi­drio, me­tal, etc, que se uti­li­za pa­ra des­ ti­lar o se­pa­rar el es­pí­ri­tu o esen­cia de cual­quier lí­qui­do por me­dio del ca­lor. Se com­po­ne de dos cuer­pos prin­ ci­pa­les, la cal­de­ra y el re­fri­ge­ran­te, por lo co­mún con un ser­pen­tín y al que se en­chu­fa el tu­bo que da sa­li­da a la des­ti­la­ción. || POR ALAM­BI­QUE m. adv. fig. Con es­ca­ sez, muy po­co a po­co.

48 ÁLA­MO NE­GRO. El de cor­te­za os­cu­ra y ho­jas ver­des por am­bas ca­ras. || ÁLA­MO TEM­BLÓN. Es­pe­cie de ála­mo se­me­jan­te al cho­po, de cor­te­za li­sa y blan­cuz­ca y ho­jas lam­pi­ñas pen­dien­tes de un pe­cío­lo muy lar­go por lo que se mue­ven al me­nor im­pul­so del vien­to.

Pedro Antonio de Alarcón y Ariza. Línea de álamos para dividir una cuadra de campo.

Alambiques en serie para la elaboración de whisky. alam­bor (Del ár. alobr, mar­gen.) m. Arg. FAL­SEO. || Fort. ES­CAR­PA. alam­bra­da f. Mil. Red fuer­te de alam­bre, su­je­ta al sue­lo con es­ta­cas, pos­tes, etc, que se em­plea en for­ti­fi­ ca­ción pa­ra im­pe­dir o di­fi­cul­tar el avan­ce ene­mi­go. alam­bra­do, da p. p. de ALAM­BRAR. || adj. Véa­ se RO­JO ALAM­BRA­DO. || m. ALAM­BRE­RA. || Cer­co de alam­bres su­je­to con pos­tes. alam­bre (De aram­bre.) m. Hi­lo de me­tal. || Véa­se CA­BLE DE ALAM­BRE. || Nom­bre que se da­ba an­ti­gua­ men­te al co­bre y a sus dos alea­cio­nes, bron­ce y la­tón. || Con­jun­to de cen­ce­rros, cam­pa­ni­llas, cas­ca­be­les, etc. de una re­cua o ha­to de ga­na­do. || ALAM­BRE, CO­NE­JO. El de hie­rro o la­tón que se em­plea en la cons­truc­ción de la­zos pa­ra ca­zar co­ne­jos. alam­bre­ca­rril m. Sis­te­ma de trans­por­te fu­ni­cu­lar, pa­ra per­so­nas y car­ga, con­sis­ten­te en un ca­ble de ace­ ro ex­ten­di­do en­tre dos al­tu­ras por el que se des­li­zan, me­dian­te rue­das, una o más va­go­ne­tas que han si­do sus­pen­di­das de él. alam­bre­ra f. Red de alam­bre que se co­lo­ca en las ven­ta­nas y otras aber­tu­ras. || Cu­bier­ta de red de alam­ bre, por lo ge­ne­ral acam­pa­na­da, que se po­ne so­bre los bra­se­ros en­cen­di­dos co­mo me­di­da de pre­cau­ción. || Cu­bier­ta de red de alam­bre muy es­pe­sa, que sir­ve pa­ra cu­brir y pre­ser­var cier­tos man­ja­res. alam­bri­llo m. Cu­ba. Plan­ta her­bá­cea, pa­re­ci­da al he­le­cho co­mún. ala­me­da f. Te­rre­no po­bla­do de ála­mos. || Pa­seo en que abun­dan los ála­mos. || Por ext., cual­quier pa­seo ar­ bo­la­do. ala­mein (el) Geog. e Hist. Pobl. si­tua­da al O de Ale­ jan­dría, en Egip­to, sobre la costa del mar Mediterráneo, don­de las tro­pas íta­lo­ger­ma­nas fue­ron de­rro­ta­das por las fuer­zas alia­das, al man­do del ge­ne­ral Mont­go­mery, en ju­nio de 1942 y obli­ga­das a re­ple­gar­se has­ta la Ci­re­ nai­ca des­pués de la con­trao­fen­si­va ini­cia­da en no­viem­ bre de ese año. Población actual: 7.397 hab. ála­mo (De al­no.) m. Ár­bol sa­li­cí­neo, ori­gi­na­rio de Es­ pa­ña, de tron­co rec­to, ho­jas an­chas y pe­cio­la­das y flo­res la­te­ra­les col­gan­tes. Cre­ce con ra­pi­dez, lle­ga a al­can­zar con­si­de­ra­ble al­tu­ra y su ma­de­ra, blan­ca y li­ge­ra, es muy re­sis­ten­te a la ac­ción del agua. || La ma­de­ra de cual­quie­ ra de las es­pe­cies de es­te ár­bol. || ÁLA­MO AL­PI­NO. Ála­ mo tem­blón. || ÁLA­MO BLAN­CO. Es­pe­cie de ála­mo, de cor­te­za gris, cu­yas ho­jas son ver­des por una ca­ra y blan­ cuz­cas por la otra. || ÁLA­MO LÍ­BI­CO. Ála­mo tem­blón. ||

alam­par (De a y lam­par.) intr. Ál. Pi­car, enar­de­cer el pa­la­dar. || r. Sen­tir o te­ner de­seo ve­he­men­te de an­sie­dad por con­se­guir al­go. alan­cea­do, da adj. Bot. Lan­ceo­la­do. alan­cear tr. Dar lan­za­das o de lan­za­das, atra­ve­sar, tras­pa­sar o he­rir con lan­za. || Za­he­rir. alan­drear­se (De a y lan­dre.) r. Po­ner­se los gu­sa­nos de se­da, blan­cos, se­cos y tie­sos. ala­no m. fig. y fam. Per­so­na obs­ti­na­da, ter­ca e im­ por­tu­na, que in­sis­te en sus pro­pó­si­tos o no se apar­ta del la­do de otra. ala­no, na (Del lat. ala­nus.) adj. Dí­ce­se del in­di­vi­duo de uno de los pue­blos bár­ba­ros que in­va­die­ron la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca a prin­ci­pios del si­glo V. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a es­te pue­blo. || Aplí­ca­se a un pe­rro de ra­za cru­za­da, que se con­si­de­ra pro­du­ci­do por la unión del do­go y el le­brel. Ú. t. c. s. alan­toi­des (Del gr. allan­toi­dês; de allas, allan­tos, sal­chi­chón, em­bu­ti­do y eî­dos, for­ma) adj. Anat. Véa­se MEM­BRA­NA ALAN­TOI­DES. Ú. t. c. s. Alan­toí­na f. Sus­tan­cia de co­lor blan­co que se en­ cuen­tra en la ori­na, el lí­qui­do am­nió­ti­co de al­gu­nos ani­ ma­les y en mu­chos ve­ge­ta­les. alan­zar tr. Alan­cear. || En un an­ti­guo jue­go o ejer­ci­cio de ca­ba­lle­ría, arro­jar lan­zas a una ar­ma­zón de ta­blas. La ha­bi­li­dad con­sis­tía en rom­per las ta­blas con la lan­ za. || Lan­zar. ala­que­ca (Del ár. ala­qui­ca.) f. Cor­na­li­na. alar m. ALE­RO. || Cetr. La­zo de cer­das pa­ra ca­zar per­ di­ces. Ú. m. en pl. alá­ra­be (Del ár alá­rab.) adj. Ára­be. Apl. a pers., ú. t. c. s. alar­be adj. Alá­ra­be. Apl. a pers, ú. t. c. s. || m. fig. In­di­vi­duo in­cul­to, rús­ti­co y bru­tal. alar­cón (abel) Biog. Es­cri­tor y poe­ta bo­li­via­no en­ tre cu­yas obras fi­gu­ran Pu­pi­las y ca­be­lle­ras, En la cor­te de Ya­huar-Huá­kac (no­ve­la in­cai­ca), Ca­li­for­nia la be­lla y Cuen­tos del Al­to Pe­rú (1881-1954). || FER­NAN­DO DE—. Na­ve­gan­te y ex­plo­ra­dor es­pa­ñol del si­glo XVI que de­ mos­tró que las cos­tas ca­li­for­nia­nas per­te­ne­cían a una pe­nín­su­la y no a una is­la, co­mo se creía. || JUAN RUIZ DE—. Véa­se RUIZ DE ALAR­CÓN (JUAN). || —LO­BOS (RO­BER­TO). Es­cri­tor chi­le­no que abor­dó te­mas di­ver­ sos en sus na­rra­cio­nes, fi­gu­ran­do en­tre sus obras Gen­ te ale­gre y La fru­ta pro­hi­bi­da (1872-1917). || —Y ARI­ZA (PE­DRO AN­TO­NIO DE). Des­ta­ca­do no­ve­lis­ta es­pa­ñol del si­glo XIX. Fue miem­bro de la Aca­de­mia de la Len­gua. En 1859 to­mó par­te co­mo vo­lun­ta­rio en la gue­rra de Áfri­ca, al­can­zan­do no­to­rie­dad con al­gu­nos ar­tí­cu­los que en­vió a la pren­sa y que lue­go pu­bli­có con el nom­bre de Dia­rio de un tes­ti­go de la gue­rra de Áfri­ca. Es­cri­bió nu­me­ro­sas obras, en­tre ellas El es­cán­da­lo, El ni­ño de la bo­la, El ca­ pi­tán Ve­ne­no, El fi­nal de Nor­ma y El som­bre­ro de tres pi­cos, el más afa­ma­do de sus li­bros. De­sen­can­ta­do por la crí­ti­ca ma­le­di­cen­te, pa­só los úl­ti­mos años de su vi­da sin es­cri­bir (1833-1891). alar­de (Del ár. alard.) m. Re­vis­ta o ins­pec­ción que se ha­cía de los sol­da­dos y de su ar­ma­men­to. || RE­VIS­TA. || Lis­ta o re­gis­tro en que se ins­cri­bía a los sol­da­dos. || Va­na­glo­ria, os­ten­ta­ción, jac­tan­cia o ga­la que se ha­ce de al­go. || En­tre col­me­ne­ros, el re­co­no­ci­mien­to que las abe­

www.elbibliote.com

jas ha­cen de su col­me­na al tiem­po que en­tran o sa­len. || Vi­si­ta del juez a los pre­sos. || Exa­men pe­rió­di­co que ha­cen los tri­bu­na­les, ge­ne­ral­men­te ca­da quin­ce días, del es­ta­do de los ne­go­cios pen­dien­tes, pa­ra ac­ti­var su re­ so­lu­ción. || For. Re­la­ción de las cau­sas que se han de so­me­ter a un ju­ra­do o tri­bu­nal de jus­ti­cia en ca­da au­di­ cien­cia y du­ran­te un cua­tri­mes­tre. alar­ga­de­ra (De alar­gar.) f. Quím. Tu­bo de vi­drio fu­ si­for­me, en­san­cha­do en su mi­tad an­te­rior, que se adap­ ta al cue­llo de las re­tor­tas pa­ra al­gu­nas ope­ra­cio­nes de des­ti­la­ción. alar­ga­de­ra f. Pie­za que se agre­ga a una de las pier­ nas del com­pás de de­cli­nar pa­ra tra­zar un ar­co, cuan­do las pro­pias no al­can­zan pa­ra rea­li­zar­lo. alar­gar (De a y lar­go.) tr. Dar más lon­gi­tud a una co­ sa, ha­cer­la más lar­ga. Ú. t. c. r. Tra­tán­do­se de lí­mi­tes, lle­var­los más allá. || Es­ti­rar, de­sen­co­ger. || Apli­car con aten­ción e in­te­rés el sen­ti­do de la vis­ta o del oí­do. || Ha­ cer que una co­sa du­re más tiem­po, pro­lon­gar­la. Ú. t. c. r. || Ha­blan­do del tiem­po, di­la­tar, re­tar­dar. Ú. t. c. r. || To­mar o al­can­zar al­go y en­tre­gar­lo a otro que es­tá apar­ta­do. || Ale­jar, apar­tar, se­pa­rar, des­viar. Ú. m. c. r. y al­gu­na vez c. intr. || Dar cuer­da o ir sol­tan­do po­co a po­co al­gún ca­bo, ma­ro­ma o co­sa aná­lo­ga. || Ha­cer que ade­lan­te o avan­ce al­guien. || fig. Au­men­tar la can­ti­dad o nú­me­ro se­ña­la­do de cier­tas co­sas. ALAR­GAR la ra­ción, el suel­do, el sa­la­ rio. || Apli­car o al­can­zar a nue­vos ob­je­tos o lí­mi­tes una fa­cul­tad o ac­ti­vi­dad. || Ce­der, de­jar a otro al­go que uno tie­ne o po­see. || r. Ex­ce­der­se, so­bre­pa­sar el jus­to lí­mi­te en elo­gios, ofre­ci­mien­tos, re­ga­los, etc. || Mar. Cam­biar el vien­to de di­rec­ción, in­cli­nán­do­se a po­pa. alar­guez (Del ár. alar­guiç, cor­te­za de raíz de com­ bro­ne­ra y és­te del berb. ar­guiç, cor­te­za de raíz de agra­ ce­jo.) m. Nom­bre da­do a va­rias plan­tas es­pi­no­sas, en es­pe­cial al agra­ce­jo y al as­pá­la­to. ala­ria (De ala, por la que for­man sus ex­tre­mos.) f. He­ rra­mien­ta em­plea­da por los al­fa­re­ros pa­ra pu­lir y ador­nar en el tor­no las va­si­jas de ba­rro. Es una cha­pa de hie­rro de unos vein­te cen­tí­me­tros de lar­go por dos o tres de an­cho, con am­bas pun­tas trian­gu­la­res y do­bla­das a es­ cua­dra, en sen­ti­do in­ver­so. ala­ria f. Bot. Gé­ne­ro de al­gas ma­ri­nas, de las que exis­ten unas vein­te es­pe­cies, al­gu­nas de ellas co­mes­ ti­bles, es­pe­cial­men­te la par­te del pe­dún­cu­lo que es de sa­bor azu­ca­ra­do. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las la­mi­na­ riá­ceas, tie­ne ho­jas la­mi­na­res alar­ga­das, con pe­dún­cu­lo muy ex­ten­di­do y ae­ro­ci­tos que la con­ser­van a flo­te; ri­zoi­ des ra­mo­sos y es­pe­sos es­po­ri­deos. ala­ri­co i Biog. Gue­rre­ro vi­si­go­do que sir­vió a Ro­ma has­ta que rom­pió re­la­cio­nes con sus an­te­rio­res alia­dos y se pro­cla­mó rey. Aso­ló Tra­cia, Ma­ce­do­nia y Te­sa­lia; arra­só ciu­da­des, ase­si­nó a sus ha­bi­tan­tes y so­me­tió a la es­cla­vi­tud a los so­bre­vi­vien­tes. En 410 sa­queó Ro­ma. Mu­rió en Co­sen­za en el año 412. ala­ri­do m. Gri­to de gue­rra de los mo­ros. || Gri­to las­ ti­me­ro y pe­ne­tran­te en que ha­ce pro­rrum­pir al­gún do­lor, aflic­ción o con­flic­to. || de­sus. Gri­to de ale­gría. ala­ri­fe (Del ár. ala­rif. maes­tro.) m. Ar­qui­tec­to o maes­ tro de obras. || Min. Al­ba­ñil. alar­ma (De ¡al ar­ma!) f. Avi­so, gri­to o se­ñal que se da en un ejér­ci­to o pla­za pa­ra que se dis­pon­ga in­me­ dia­ta­men­te a la de­fen­sa o al com­ba­te. || RE­BA­TO. || fig.

ALBAHAQUILLA

49

Expediciones hacia el monte Sanford, Alaska.

Aspecto del glaciar River de Alaska.

Pedregosas orillas del río Charley, Alaska.

El río Yukón en Alaska.

Te­mor, sor­pre­sa o an­sie­dad re­pen­ti­na que pro­du­ce en el áni­mo al­gún pe­li­gro ines­pe­ra­do. alar­ma m. Sil­ba­to de alar­ma. || APA­RA­TOS DE ALAR­ MA. Tec­nol. Ins­tru­men­tos o me­ca­nis­mos eléc­tri­cos, de pre­ci­sión, que al es­ta­ble­cer­se de­ter­mi­na­do con­tac­to, emi­ten se­ña­les per­cep­ti­bles, se­gún los ti­pos, lu­ces, si­ re­nas, tim­bres, etc. alar­mar tr. Dar la se­ñal de alar­ma o in­ci­tar pa­ra to­mar las ar­mas. || fig. Asus­tar, so­bre­sal­tar. Ú. t. c. r. ala­roz (Del ár. ala­roç, el es­po­so.) m. Ar­ma­zón de ma­ de­ra uti­li­za­da pa­ra re­du­cir el hue­co de una puer­ta cuan­ do se ha de co­lo­car en él una mam­pa­ra. alas­ka Geog. El ma­yor de los es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos y uno de los más nue­vos, pues pa­só a for­mar par­te co­mo su 49º. Ú. t. c. s. Est., en 1959. For­ma la pe­ nín­su­la del ex­tre­mo NO del con­ti­nen­te ame­ri­ca­no. Li­mi­ta al N con el océa­no Ár­ti­co, al O con el mar de Be­ring y el océa­no Pa­cí­fi­co, al E con Ca­na­dá y al S con las is­las Aleu­tia­nas, las del mar de Be­ring, San Lo­ren­zo, Nu­ni­vak, San Ma­teo y Pri­bi­lof, tie­ne una ex­ten­sión de 1.530.700 km2; 698.473 hab. En­tre la po­bla­ción in­dí­ge­na pre­do­mi­ nan los es­qui­ma­les. Cap. JU­NEAU. La par­te me­ri­dio­nal es­tá atra­ve­sa­da por mon­ta­ñas con ele­va­das cum­bres co­mo San Elías, 5.489 m y Mac Kin­ley, 6.194 m, (és­te úl­ti­mo es el más al­to de Amé­ri­ca del Nor­te) que lue­go se des­vían ha­cia el SO y con­ti­núan por las Aleu­tia­nas. Hay una se­rie de vol­ca­nes en erup­ción y al­gu­nas is­las (Bo­ gos­lof y Gre­minck), son prue­ba de la in­ten­sa ac­ti­vi­dad sub­te­rrá­nea de es­ta re­gión. En las cos­tas del mar de Be­ring pre­do­mi­nan las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y en el in­te­rior el in­vier­no es ri­gu­ro­so y el ve­ra­no tem­pla­do con li­ge­ras llu­vias. Ex­cep­tuan­do las ver­tien­tes cu­bier­tas de nie­ves per­pe­tuas y los gran­des ven­tis­que­ros, el res­to del es­ta­do lo ocu­pan bos­ques, don­de abun­da el abe­to, ce­dro ama­ ri­llo, etc., que ase­gu­ran a es­ta re­gión un gran por­ve­nir co­mo pro­duc­to­ra de ma­de­ras. En el as­pec­to ga­na­de­ ro, se crían re­nos en las tun­dras cu­ya car­ne con­ge­la­da se en­vía a los de­más es­ta­dos. Tam­bién exis­ten gran­jas de­di­ca­das a la cría de ani­ma­les de piel fi­na (zo­rros pla­ tea­dos y otros), que pro­veen las tres cuar­tas par­tes del con­su­mo mun­dial de es­ta cla­se de pie­les. En la cos­ta me­ri­dio­nal abun­da el sal­món, pa­ra cu­ya in­dus­tria­li­za­ción exis­ten es­ta­ble­ci­mien­tos. En cuan­to a la mi­ne­ría, se ex­ trae pla­ti­no, pla­ta, es­ta­ño, co­bre y con­si­de­ra­bles can­ti­ da­des de oro, aun­que la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra no se rea­li­za aún con in­ten­si­dad. Tam­bién po­see gi­gan­tes­cas re­ser­ vas de pe­tró­leo y gas na­tu­ral. Sus oleo­duc­tos vin­cu­lan las zo­nas de ex­plo­ta­ción con las de ex­por­ta­ción. Los pri­me­ros que to­ma­ron po­se­sión de es­te te­rri­to­rio fue­ron los ru­sos, quie­nes lo ce­die­ron a los Es­ta­dos Uni­dos en 1867 por la su­ma de 38.000.000 de fran­cos. Los nor­ tea­me­ri­ca­nos die­ron gran im­pul­so a la vi­da del es­ta­do, fun­dan­do ciu­da­des, ten­die­ron lí­neas fe­rro­via­rias y ex­plo­

ta­ron la ma­yor par­te de la re­gión. Al año 2007, más de la mitad del territorio del estado es propiedad del Gobierno Federal y la explotación de las reservas de petróleo en el territorio aún sin haber sido explotadas por la mano del hombre es tema de debate, ya que el Refugio Nacional de vida salvaje en el Ártico podría verse afectado. || GOL­ FO DE—. Gol­fo for­ma­do por el océa­no Pa­cí­fi­co en­tre la pe­nín­su­la de Alas­ka y la cos­ta del SE del es­ta­do de es­te nom­bre. || PE­NÍN­SU­LA DE—. Pe­nín­su­la de Amé­ri­ca del Nor­te, en el SO del es­ta­do de su nom­bre. Tie­ne 800 km de lar­go y una an­chu­ra má­xi­ma de 50. alas­trar (De a y las­trar.) tr. MUS­GAR. || r. Ten­der­se, co­ser­se con­tra la tie­rra las aves y otros ani­ma­les pa­ra no ser vis­tos. alas­trar tr. ant. Mar. LAS­TRAR. alas y ure­ña (leo­pol­do) Biog. Es­cri­tor y crí­ti­co es­pa­ñol. Se­ve­ro y sa­tí­ri­co en sus crí­ti­cas, se hi­zo fa­mo­ so por los ar­tí­cu­los que pu­bli­có en al­gu­nos pe­rió­di­cos ma­dri­le­ños con el seu­dó­ni­mo de Cla­rín. En­tre sus obras más des­ta­ca­das fi­gu­ran El doc­tor Per­ti­nax, Don Eu­fra­sio Ma­cro­cé­fa­lo, Apo­lo en Pa­fos, Ser­món per­di­do y El se­ñor y lo de­más son cuen­tos (1852-1901). ala tau Geog. Sis­te­ma mon­ta­ño­so de Asia cen­tral, que se ex­tien­de de E a O en­tre Ka­za­jis­tán y Chi­na y cu­ya al­tu­ra me­dia es de 2.000 m. Su pi­co más ele­va­do es el Tal­gar, de 4.679 m de al­to. ala­ti­na­do, da adj. ant. Apli­cá­ba­se a lo di­cho con afec­ta­da pul­cri­tud o a la ma­ne­ra la­ti­na. ála­va Geog. Prov. de Es­pa­ña, que li­mi­ta con las de Gui­púz­coa, Viz­ca­ya, Bur­gos, Lo­gro­ño y Na­va­rra. Su ex­

Alazán.

www.elbibliote.com

A

ten­sión es de 2.963 km2, siendo la más extensa y menos poblada de las tres provincias vascas. Com­pren­de tres par­ti­dos ju­di­cia­les y sie­te ayun­ta­mien­tos, 313.819 hab. Pro­du­ce ce­rea­les, ca­fé, vi­no, ca­cao. Mi­nas de car­bón, hie­rro y plo­mo. Cap. Vi­to­ria-Gas­teiz ala­zán, na (De ár. ala­zar.) adj. Dí­ce­se del co­lor ro­ji­zo se­me­jan­te al de la ca­ne­la. Ú. t. c. s. || Aplí­ca­se en par­ti­ cu­lar al ca­ba­llo o ye­gua de pe­lo ala­zán. Ú. t. c. s. ala­zo m. Gol­pe da­do con el ala. ala­zor (Del ár. alaç­for.) m. Plan­ta anual de la fa­mi­lia de las com­pues­tas, de unos cin­cuen­ta cen­tí­me­tros de al­tu­ ra, con ra­ma­je es­pe­so, ho­jas lan­ceo­la­das y es­pi­no­sas, flo­res de co­lor ama­ri­llo ro­ji­zo y se­mi­lla ova­la­da, blan­ca y bri­llan­te. Las flo­res de es­ta plan­ta se uti­li­zan en tin­to­re­ría y su se­mi­lla sir­ve pa­ra ce­bar aves. al­ba (Del lat. al­ba, f. de al­bus, blan­co.) f. AMA­NE­CER. || Véa­se MI­SA, TO­QUE DE AL­BA. || Pri­me­ra cla­ri­dad del día an­tes de la sa­li­da del Sol. || Es­pe­cie de tú­ni­ca de lien­zo blan­co que se po­ne el sa­cer­do­te pa­ra ce­le­brar los ofi­cios di­vi­nos. || QUE­BRAR, RA­YAR, REÍR O ROM­PER EL AL­BA. frs. fig. Ama­ne­cer, co­men­zar a apa­re­cer la luz del día. al­ba­ca­ra (Del ár. al­ba­ca­ra.) f. ant. Ro­da­ja, rue­da pe­ que­ña. al­ba­cea (Del ár. al­va­çi­ya.). com. Per­so­na en­car­ga­da por el tes­ta­dor o por el juez de dar cum­pli­mien­to a la úl­ti­ma vo­lun­tad del fi­na­do y cus­to­diar sus bie­nes. || TES­ TA­MEN­TA­RIO. || AL­BA­CEA DA­TI­VO. For. Al­ba­cea que no ha si­do nom­bra­do en tes­ta­men­to si­no ju­di­cial­men­te. al­ba­ce­te Geog. Prov. de Es­pa­ña, que li­mi­ta con las de Ali­can­te, Mur­cia, Gra­na­da, Jaén, Ciu­dad Real, Va­len­ cia y Cuen­ca. Com­pren­de ocho par­ti­dos ju­di­cia­les con ochen­ta y cin­co ayun­ta­mien­tos. Ex­ten­sión: 14.926 km2; 400.891 hab. Pro­du­ce ce­rea­les, vi­no, aza­frán. Ga­na­do. || C. ca­pi­tal de la prov. ho­mó­ni­ma. 169.716 hab. al­ba­co­ra (Del ár. al­ba­co­ra.) f. Pez acan­top­te­ri­gio, es­ pe­cie de atún muy se­me­jan­te al bo­ni­to. al­ba­da (Del lat. al­ba­ta, de al­ba­re, blan­quear.) f. AL­ BO­RA­DA. al­ba­ha­ca (Del ár. al­ha­ba­ca.) f. Plan­ta anual de la fa­ miia de las la­bia­das, con ta­llos ra­mo­sos, ho­yas muy ver­ des y flo­res blan­cas con un li­ge­ro to­no pur­pú­reo. Tie­ne fuer­te olor aro­má­ti­co y se cul­ti­va co­mo plan­ta de ador­no y co­mo con­di­men­to. || AL­BA­HA­CA SIL­VES­TRE MA­YOR. Cli­no­po­dio. || AL­BA­HA­CA SIL­VES­TRE ME­NOR. Al­ci­no.

Albahaca. al­ba­ha­que­ro (De al­ba­ha­ca.) m. Ties­to pa­ra las plan­tas y flo­res. al­ba­ha­qui­lla f. Dim. de AL­BA­HA­CA. || AL­BA­HA­ QUI­LLA DE CHI­LE, O DEL CAM­PO. Ar­bus­to le­gu­mi­no­so de Chi­le, con cu­yas ho­yas, flo­res y ta­llo se pre­pa­ra una in­ fu­sión es­to­ma­cal. || AL­BA­HA­QUI­LLA DE RÍO. Pa­rie­ta­ria.

A

ALBAIDA

50

ALBANIA CAPITAL: TIRANA SUPERFICIE: 28.748 km² DIVISIÓN POLÍTICA: 37 DISTRITOS POBLACIÓN: 3.400.000 hab. IDIOMA: ALBANÉS RELIGIÓN: MUSULMANES 70%, ORTODOXOS ALBANESES 20%, CATÓLICOS 10%

Ciudad-museo de Argirocastro, Albania. al­bai­da (Del ár. al­bay­da, blan­ca.) f. Plan­ta le­gu­mi­no­sa, de unos se­ten­ta cen­tí­me­tros de al­to, con ra­ma­je es­pe­ so, ho­jas blan­que­ci­nas y flo­res ama­ri­llas que se abren du­ran­te la pri­ma­ve­ra. al­ba­mon­te (luis ma­ría) Biog. Es­cri­tor, no­ve­lis­ta y cuen­tis­ta ar­gen­ti­no au­tor de Puer­to Amé­ri­ca, El pá­ja­ro y el fan­tas­ma y La pa­lo­ma de la pu­ña­la­da (1911-1982). al­ba­ne­ga (Del ár. al­ba­ni­ca, ca­pi­llo o go­rro de mu­jer.) f. Co­fia o re­de­ci­lla pa­ra man­te­ner re­co­gi­do el ca­be­llo, o pa­ ra cu­brir la ca­be­za. || Man­ga có­ni­ca de red, ce­rra­da por la par­te más an­gos­ta, que se em­plea pa­ra ca­zar co­ne­jos y otros ani­ma­les, cuan­do sa­len de la ma­dri­gue­ra. || Arq. En­ju­ta o pe­chi­na de ar­co. al­ba­nia (REPÚBLICA DE) Geog. Pe­que­ño es­ta­do bal­ cá­ni­co, for­ma­do de las an­ti­guas pro­vin­cias tur­cas de Es­ cú­ta­ri y Ya­ni­na y de una par­te de los vi­la­ya­tos oto­ma­nos de Ko­so­vo y Mo­nas­tir. Lin­da con Yu­gos­la­via, Ma­ce­do­nia, Gre­cia y el mar Adriá­ti­co. Sup., 28.748 km2. 3.600.000 hab. Cap., Ti­ra­na. Se ca­rac­te­ri­za por la be­nig­ni­dad de su cli­ma y bio­ma me­di­te­rrá­neos. Es­ca­sa­men­te de­sa­rro­ lla­do, de eco­no­mía pre­do­mi­nan­te­men­te agrí­co­la, en la que los pro­duc­tos más im­por­tan­tes son: tri­go, maíz y ta­ba­co; és­te úl­ti­mo, fuen­te de ex­por­ta­cio­nes. Ubi­ca­do en el pues­to 47 en el ran­king de na­cio­nes, rea­li­za­do por el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el De­sa­rro­llo (PNUD), en su in­for­me anual de 1994. El país se di­vi­de en 5 re­gio­nes sub­di­vi­di­das en 26 dis­tri­tos. For­ma Al­ba­nia una re­gión et­no­grá­fi­ca con ca­rac­te­res bien de­ter­mi­na­ dos e idio­ma pro­pio, sus ha­bi­tan­tes se di­vi­den en dos gru­pos prin­ci­pa­les: los gue­gues, que vi­ven en el nor­te del país y los tos­ques, que vi­ven en el sur. Su his­to­ria pri­mi­ti­va es po­co co­no­ci­da; qui­zá los al­ba­ne­ses, que a sí mis­mos se lla­man sji­pe­tars y dan a su pa­tria el nom­bre de Sji­pe­ria, des­cien­den de ili­rios emi­gra­dos y cru­za­dos con ser­bios, grie­gos y búl­ga­ros. Des­de 1431, cuan­do los tur­cos to­ma­ron a Ya­ni­na, Al­ba­nia per­ma­ne­ció has­ ta 1912 ba­jo el po­der de Tur­quía, ex­cep­to dos bre­ves pe­río­dos de in­de­pen­den­cia, el pri­me­ro en­tre los años 1443 y 1447, con su cau­di­llo gue­gue Jor­ge Cas­trio­ta (Scan­der­beg) y el se­gun­do en el si­glo XVIII, con el tos­ que Alí de Te­pe­de­len. En 1880 se fun­dó la efí­me­ra Li­ga Al­ba­ne­sa, que hi­zo un in­fruc­tuo­so es­fuer­zo en pro de la in­de­pen­den­cia. Los al­ba­ne­ses tie­nen una aris­to­cra­cia he­re­di­ta­ria y un sis­te­ma feu­dal más o me­nos de­fi­ni­do. Mien­tras en el nor­te es­tán di­vi­di­dos en cla­ses o tri­bus, en el sur, el pue­blo es di­ri­gi­do por un sis­te­ma de beys o je­fes, cu­yo po­der al­can­za un gra­do con­si­de­ra­ble. El len­gua­je al­ba­nés pa­re­ce ser, se­gún las opi­nio­nes más au­to­ri­za­das, de ori­gen ario y sus dia­lec­tos sep­ten­trio­nal y me­ri­dio­nal di­fie­ren al­go en­tre sí. El 28 de no­viem­bre de 1912 se pro­cla­mó en Va­lo­na la in­de­pen­den­cia de Al­ba­ nia y se for­mó un go­bier­no pro­vi­sio­nal ba­jo la pre­si­den­ cia de Is­mail Ke­mal Bey. El 20 de di­ciem­bre si­guien­te,

Lago Prespa, en el límite de Macedonia, Greclay, Albania.

Valle del Drina y estribaciones albanesas de los montes Sar, Albania.

la Con­fe­ren­cia de Em­ba­ja­do­res de Lon­dres apro­bó el prin­ci­pio de la au­to­no­mía al­ba­ne­sa y sub­si­guien­te­men­te fi­jó las fron­te­ras del nue­vo es­ta­do y con­vi­no en que se nom­bra­se a un prín­ci­pe eu­ro­peo pa­ra que lo go­ber­na­ra. Una di­pu­ta­ción al­ba­ne­sa ofre­ció en 1914 la co­ro­na de Al­ba­nia al prín­ci­pe Gui­ller­mo de Wied; és­te la acep­tó y se dis­puso a go­ber­nar el país, apo­ya­do y ase­so­ra­do por una Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal de In­ter­ven­ción, crea­da por la Con­fe­ren­cia de Em­ba­ja­do­res en 1913. El 3 de sep­ tiem­bre de 1914, po­co des­pués de es­ta­llar la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, el prín­ci­pe y ca­si to­dos los miem­bros de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal sa­lie­ron de Al­ba­nia, que ca­yó en la anar­quía. Es­sad Ba­já Top­da­ni, que ha­bía si­do ex­ pul­sa­do del país en ma­yo, pe­ro que vol­vió en sep­tiem­ bre, des­pués de la par­ti­da del prín­ci­pe de Wied, in­ten­tó es­ta­ble­cer un go­bier­no mi­li­tar con asien­to en Du­raz­zo, pe­ro fra­ca­só (5 de oc­tu­bre 1914). Con­ti­nuó el de­sor­den y por fin los aus­tría­cos in­va­die­ron a Al­ba­nia, to­man­do a San Juan de Me­dua el 25 de ene­ro de 1916 y a Du­raz­zo el 28 de fe­bre­ro si­guien­te. Re­ple­ga­dos los ita­lia­nos que ocu­pa­ban es­tas pla­zas a la re­gión de Va­lo­na, el te­rri­to­rio si­guió sien­do cam­po de di­ver­sas ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res. El 3 de ju­nio de 1917, Al­ba­nia fue pro­cla­ma­da in­de­pen­ dien­te por el ge­ne­ral en je­fe de las fuer­zas ita­lia­nas y se cons­ti­tu­yó un go­bier­no pro­vi­sio­nal en Du­raz­zo. Ter­mi­na­ da la gue­rra, se dispuso a la ca­be­za del es­ta­do al­ba­nés un Con­se­jo de re­gen­tes, com­pues­to por re­pre­sen­tan­tes de las di­ver­sas re­li­gio­nes del país; y a fi­nes de 1920 Al­ ba­nia fue ad­mi­ti­da co­mo miem­bro de la Li­ga de Na­cio­ nes. En 1925, la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te pro­cla­mó la re­pú­bli­ca al­ba­ne­sa y eli­gió pre­si­den­te a Ah­med Zo­gú; y tres años más tar­de, en 1928, fue pro­cla­ma­do rey por la Asam­blea Na­cio­nal. En 1939, el país fue in­cor­po­ra­do a Ita­lia y el rey Zo­gú I, des­tro­na­do, se vio obli­ga­do a ex­pa­ triar­se. A con­se­cuen­cia de la de­rro­ta de Ita­lia en 1943. Los alemanes se adueñaron de Albania hasta el final de la Segunda Guerra Mundial (1945). Desde la proclamación de la República en enero de 1946, se debatió entre la influencia soviética y china, hasta 1980, cuando el país inició sus contactos con Occidente y 12 años después, en 1992, eligió el primer presidente no comunista desde la Segunda Guerra Mundial. Pero la escandalosa corrupción del gobierno precipitó la revuelta política y social de 1997, cuando además, las tensiones con la vecina Yugoslavia obligaron el desplazamiento del pueblo albanés. Los bombardeos de las fuerzas serbias contra un campamento de refugiados albano-kosovares en el norte del país, lo que convirtió el de los refugiados, en un grave problema. No obstante el triunfo del socialista Mejdani en 1997, la elección de Alfredo Moisiu en el 2002, muestra una clara preferencia de los electores por la democracia. En 2007, Albania se convirtió en el primer país del mundo en eliminar todo su armamento químico. || Ciudad colombiana, ubicada al sur del país, en el departamento del Caquetá, 417 km2 y 6.394 hab.

al­bany Geog. An­ti­guo nom­bre de Es­co­cia. || C. de Es­ ta­dos Uni­dos, cap. del est. de Nue­va York y del con­da­do de su nom­bre, a ori­llas del río Hud­son. al­ba­ñal (De un de­ri­va­do del lat. al­veus, ál­veo.) m. Ca­nal pa­ra las aguas inun­da­das; cloa­ca. || fig. Lo re­pug­ nan­te o in­mun­do. al­ba­ñil (De al­ba­ñí.) m. Maes­tro u ofi­cial de al­ba­ñi­le­ría. || Véa­se NI­VEL DE AL­BA­ÑIL. al­ba­ñi­le­ría (De al­ba­ñil.) f. Ar­te de cons­truir edi­fi­cios u otras obras em­plean­do pa­ra ello pie­dra, la­dri­llo, cal, are­na, ye­so, etc. || Obra de al­ba­ñi­le­ría. al­bar (De al­bo.) adj. BLAN­CO. Dí­ce­se só­lo de al­gu­ nas co­sas, co­mo pi­no AL­BAR; co­ne­jo AL­BAR. || Véa­se ES­PI­NO, PI­NO, RO­BLE, SA­BI­NA, AL­BAR. || m. Te­rre­ no de se­ca­no y en es­pe­cial tie­rra blan­que­ci­na en al­tos y lo­mas. al­ba­rán (Del ár. al­ba­rá.) m. Pa­pel fi­ja­do en el ex­te­rior de una ca­sa en se­ñal de que se al­qui­la. || AL­BA­LÁ. al­ba­ra­za­do, da (Del ár. al­ba­raz.) adj. Dí­ce­se del co­lor mez­cla­do de ne­gro o ce­tri­no y ro­jo, abi­ga­rra­do. || Véa­se UVA AL­BA­RA­ZA­DA. || Méx. Aplí­ca­se al des­cen­ dien­te de je­ní­za­ro y chi­na, o de je­ní­za­ra y chi­no. al­ba­ra­zo (Del ára­be al­ba­raç.) m. de­sus. Pat. Es­pe­cie de le­pra. || Her­pe ca­rac­te­ri­za­da por man­chas ás­pe­ras y es­ca­mo­sas en el cu­tis. al­bar­ca f. Abar­ca. al­bar­da (Del ár. al­bar­daa y és­te del per­sa bar­za­ga.) f. Pie­za prin­ci­pal del apa­re­jo de las ca­ba­lle­rías de car­ga, com­pues­ta de dos al­mo­ha­di­llas alar­ga­das, re­lle­nas por lo co­mún de pa­ja y uni­das por la par­te que cae so­bre el lo­mo. || Al­bar­di­lla, lon­ja de to­ci­no que se po­ne so­bre las aves pa­ra asar­las. || AL­BAR­DA GA­LLI­NE­RA. Aque­lla cu­yas al­mo­ha­di­llas son lla­nas. al­bar­da­do, da p. p. de AL­BAR­DAR. || adj. fig. Aplí­ ca­se al ani­mal en es­pe­cial al va­cu­no, que tie­ne el pe­lo del lo­mo de co­lor di­fe­ren­te al res­to del cuer­po. al­bar­dar (De al­bar­da.) tr. Enal­bar­dar. al­bar­di­lla (dim. de al­bar­da.) f. Si­lla es­pe­cial pa­ra do­mar po­tros. || La­na muy es­pe­sa que crían a ve­ces las re­ses la­na­res en el lo­mo. || Es­pe­cie de al­mo­ha­di­lla que los es­qui­la­do­res po­nen en los ojos de las ti­je­ras pa­ra no las­ti­mar­se los de­dos. || Al­mo­ha­di­lla que lle­van en el hom­ bro los agua­do­res pa­ra apo­yar la cu­ba. || AGA­RRA­DOR. || Cu­bier­ta o te­ja­di­llo que se po­ne en los mu­ros y ta­pias pa­ra que el agua de la llu­via no los pe­ne­tre. || Ca­ba­lle­ te que ha­cen los hor­te­la­nos pa­ra di­vi­dir los cua­dros o eras. || Ca­ba­lle­te o lo­mo de ba­rro que se for­ma en las sen­das y ca­mi­nos co­mo con­se­cuen­cia de tran­si­tar por ellos cuan­do la tie­rra es­tá re­blan­de­ci­da por la llu­via. || Ba­ rro que se ad­hie­re al den­tal del ara­do cuan­do se tra­ba­ja en tie­rra de­ma­sia­do hú­me­da. || Lon­ja de to­ci­no que se po­ne so­bre las aves pa­ra asar­las. || Ba­ti­do de hue­vos, ha­ri­na, dul­ce, etc, pa­ra re­bo­zar len­guas y pies de cer­do, u otros man­ja­res. al­bar­dín (Del ár. al­bar­dí.) m. Plan­ta gra­mí­nea se­me­

www.elbibliote.com

ALBIZU CAMPOS

51 jan­te al es­par­to, que tie­ne las mis­mas apli­ca­cio­nes que és­te. Es pro­pia de las es­te­pas de Es­pa­ña. al­bar­dón m. aum. de AL­BAR­DA. || Apa­re­jo más al­to, hue­co y mu­lli­do que la al­bar­da, que se usa pa­ra mon­ tar. || Es­pe­cie de si­lla ji­ne­ta, con pe­ri­lla so­bre­sa­lien­te y ar­zón tra­se­ro al­to y vol­tea­do. Se usa prin­ci­pal­men­te en An­da­lu­cía. || Hond. Al­bar­di­lla, cu­bier­ta o te­ja­di­llo de los mu­ros y ta­pias. || R. de la Pla­ta. Lo­ma o fa­ja de tie­rra que se ele­va en las cos­tas muy ex­pla­ya­das o en­tre la­ gu­nas y es­te­ros. al­ba­re­que m. Red se­me­jan­te al sar­di­nal. al­ba­ri­co­que (Del ár. al­bar­coc; és­te del gr. prai­ko­ kion y és­te a su vez del lat. prae­cox, tem­pra­no, pre­coz.) m. Fru­to de al­ba­ri­co­que­ro. Es una dru­pa de co­lor ama­ri­ llen­to, a ve­ces con man­chas en­car­na­das, de fi­gu­ra ca­si re­don­da y ta­ma­ño va­ria­ble, con un sur­co que la di­vi­de ex­te­rior­men­te en dos mi­ta­des y un hue­so li­so de al­men­ dra amar­ga. Su sa­bor es agra­da­ble. || Al­ba­ri­co­que­ro. || AL­BA­RI­CO­QUE DE NANCY. Va­rie­dad de al­ba­ri­co­que al­ go ma­yor que el co­mún, de co­lor ama­ri­llo por un la­do y en­car­na­do por el otro y cu­yo sur­co só­lo es vi­si­ble jun­to al pe­zón. || AL­BA­RI­CO­QUE DE TO­LE­DO. El que tie­ne man­chas en la piel y cu­ya al­men­dra, a di­fe­ren­cia de la de los de­más, es dul­ce. Es­ta es­pe­cie de al­ba­ri­co­que es muy es­ti­ma­da. || AL­BA­RI­CO­QUE PÉR­SI­CO. Al­ba­ri­co­que de Nancy. al­ba­ri­co­que­ro m. Ár­bol ro­sá­ceo ori­gi­na­rio de Ar­ me­nia, de ra­ma­je muy po­bla­do, ho­jas aco­ra­zo­na­das y flo­res blan­cas; su fru­to es el al­ba­ri­co­que. La ma­de­ra se uti­li­za en eba­nis­te­ría. al­ba­ri­llo m. Es­pe­cie de ta­ñi­do muy vi­vo pa­ra acom­ pa­ñar já­ca­ras y ro­man­ces. || Ir una co­sa POR EL AL­ BA­RI­LLO. frs. fig. y fam. Ha­cer­se o su­ce­der al­go atro­ pe­lla­da­men­te. al­ba­ri­llo (De al­bar.) m. Es­pe­cie de al­ba­ri­co­que­ro, cu­yo fru­to es de piel y car­ne ca­si blan­cas. || Fru­to de es­te ár­bol. al­ba­ri­no (De al­bar.) m. Afei­te o cos­mé­ti­co que las mu­ je­res usa­ban an­ti­gua­men­te pa­ra blan­quear­se el cu­tis. al­ba­ri­zo, za (Deal­bar.) adj. Blan­quiz­co, blan­que­ci­no. Aplí­ca­se al te­rre­no. || m. AL­BE­RO. al­ba­rra­cín de sar­mien­to (pau­la) Biog. Pa­tri­ cia argentina, ma­dre de Do­min­go Faus­ti­no Sar­mien­to y mu­jer de gran in­ge­nio y so­bre­hu­ma­na ca­pa­ci­dad de sa­ cri­fi­cio (1774-1861). al­ba­rra­da (Del art. ár. al y de pa­ra­ta.) f. Pa­red he­ cha de pie­dra se­ca; hor­ma. || Pa­ra­ta sos­te­ni­da por una pa­red de tie­rra se­ca. || Va­lla­do de tie­rra pa­ra im­pe­dir la en­tra­da de un tro­zo de cam­po. || Fort. Re­pa­ro de­fen­si­vo im­pro­vi­sa­do. al­ba­rra­ni­lla f. Plan­ta li­liá­cea, es­pe­cie de ce­bo­lla al­ba­rra­na, de ho­jas es­tre­chas y lar­gas y flo­res azu­les dis­ pues­tas en um­be­la. al­ba­rraz m. Al­ba­ra­zo. al­ba­tros m. Ave del or­den de las pal­mí­pe­das, muy vo­raz y ma­yor que el gan­so, cu­yo plu­ma­je, blan­co y abun­dan­te, se ase­me­ja al ve­llón del car­ne­ro. Ha­bi­ta en las cos­tas del océa­no Pa­cí­fi­co.

al­bei­te­ría (De al­béi­tar.) f. Ve­te­ri­na­ria. al­be­llón m. Al­bo­llón. al­ben­da (Del ár. al­bend, ban­de­ra.) f. An­ti­gua col­ga­du­ ra de lien­zo blan­co, con fi­gu­ras de ani­ma­les y de flo­res en va­rios co­lo­res, he­chas en una es­pe­cie de ca­la­do. al­ben­ga­la (Del art. ár. al y de Ben­ga­la, prov. del In­ dos­tán.) f. Te­ji­do muy fi­no de hi­lo, con que los mo­ros de Es­pa­ña ador­na­ban sus tur­ban­tes. al­bé­niz (isaac) Biog. Cé­le­bre com­po­si­tor y mú­si­co es­pa­ñol, crea­dor de la es­cue­la es­pa­ño­la de pia­no. Sus te­mas es­tán ins­pi­ra­dos en el más ge­nui­no es­pí­ri­tu de su pue­blo, don­de al­ter­nan la fi­nu­ra, la tris­te­za y el apa­sio­na­ mien­to; es, en re­su­men, el com­po­si­tor que reu­nió en su mú­si­ca la sen­si­bi­li­dad del al­ma de su ra­za. Su re­per­to­rio es am­plio y de gran ri­que­za. Es fa­mo­sa su sui­te Ibe­ria, así como tam­bién sus crea­cio­nes Se­re­na­ta es­pa­ño­la, Mar­cha nup­cial, Ma­llor­ca, Ca­pri­chos an­da­lu­ces y las ópe­ras Mer­lín y Pe­pi­ta Ji­mé­nez (1860-1909). al­bén­to­la (De al­ben­da.) f. Red de ma­lla muy me­nu­ da apro­pia­da pa­ra pes­car pe­ces pe­que­ños. al­ber­ca (Del ár. al­ber­ca.) f. Es­tan­que o de­pó­si­to ar­ ti­fic ­ ial de agua con pa­re­des de fá­bri­ca. || PO­ZA. || EN AL­BER­CA. m. adv. Tra­tán­do­se de edi­fi­cios, só­lo con pa­ re­des y sin te­cho. al­bér­chi­go (Del ár. al­fir­cic.) m. Fru­to del al­ber­chi­gue­ ro. Es una dru­pa de co­lor ama­ri­llen­to con una man­cha en­car­na­da por la par­te que más le da el sol. || Al­ber­chi­ gue­ro. || En al­gu­nas par­tes, al­ba­ri­co­que­ro. al­ber­chi­gue­ro m. Ár­bol de la fa­mi­lia de las ro­sá­ ceas, va­rie­dad del me­lo­co­to­ne­ro, cu­yo fru­to es el al­bér­ chi­go. || En al­gu­nas par­tes, al­ba­ri­co­que­ro. al­ber­di (juan bau­tis­ta) Biog. Es­ta­dis­ta, ju­ris­con­ sul­to y li­te­ra­to ar­gen­ti­no (1814-1884). Fue un ora­dor bri­ llan­te, en­via­do a Eu­ro­pa repetidas veces pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas de im­por­tan­cia. Se dis­tin­guió es­pe­cial­men­te co­mo pen­sa­dor po­lí­ti­co, co­mo lo acre­di­ta su obra Ba­ses de la Cons­ti­tu­ción Ar­gen­ti­na. Fun­dó va­rios cen­tros de cul­tu­ra, en­tre ellos el Salón Literario y fi­gu­ró al la­do de Eche­ve­rría en la Asociación de Mayo. Víc­ti­ma de in­tri­gas y en­vi­dias, se ex­pa­trió vo­lun­ta­ria­men­te y mu­rió en Pa­rís ca­si en la in­di­gen­cia. Es au­tor de nu­me­ro­sos opús­cu­ los, ar­tí­cu­los de crí­ti­ca li­te­ra­ria, de po­lé­mi­ca, etc. Fi­gu­ ran en­tre sus tra­ba­jos más im­por­tan­tes Las pa­la­bras de un au­sen­te, El vo­to en Amé­ri­ca, La ma­gis­tra­tu­ra y sus atri­bu­cio­nes, El cri­men de la gue­rra, Sis­te­ma eco­nó­mi­co y ren­tís­ti­co de la Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na, Pre­li­mi­nar al es­tu­dio del de­re­cho y Ba­ses y pun­tos de par­ti­da pa­ra la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na. Sus obras fue­ron pu­bli­ca­das por or­den del go­bier­no na­cio­nal en 1885 y cons­tan de die­ci­séis vo­lú­me­nes. al­ber­gar tr. Dar al­ber­gue, hos­pe­dar, apo­sen­tar. || intr. To­mar al­ber­gue. Ú. t. c. r. al­be­ro, ra (Del lat. al­ba­rius, de al­bus, blan­co.) adj. Al­bar. || m. Te­rre­no al­ba­ri­zo o blan­que­ci­no. || El pa­ño que se usa pa­ra lim­piar y se­car los pla­tos. al­ber­ta Geog. Prov. de Ca­na­dá, lin­dan­te con las de Sas­kat­che­wan, Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca y Te­rri­to­rios del No­roes­te y con Es­ta­dos Uni­dos. Ext. 661.848 km2; 3.473.984 hab. Ciu­da­des prin­ci­pa­les: ED­MON­TON (ca­ pi­tal), Cal­gary, Leth­brid­ge, Drum­he­ller, Me­di­ci­ne Hat, Red Deer y We­tas­ki­win.

Albatros. al­ba­yal­de (Del ár. al­ba­yad, blan­cu­ra.) m. Nom­bre del car­bo­na­to bá­si­co de plo­mo. Es só­li­do y de co­lor blan­co y se em­plea prin­ci­pal­men­te en pin­tu­ra. al­ba­za­no, na adj. De co­lor cas­ta­ño os­cu­ro. Se di­ce ge­ne­ral­men­te de los ca­ba­llos y ye­guas. al­ba­zo m. ant. AL­BO­RA­DA. Ú. en Col., Ec. y Méx. al­ba­zo m. Méx. Ro­bo al ama­ne­cer. al­bear (De al­bo.) intr. BLAN­QUEAR. al­be­do (Del lat. al­be­do, blan­cu­ra.) m. Fuer­za re­flec­to­ra de un cuer­po ilu­mi­na­do; en es­pe­cial, la de los as­tros. al­be­drío (Del lat. ar­bi­trium.) m. Fa­cul­tad de obrar por re­fle­xión y elec­ción. Dí­ce­se más co­mún­men­te LI­BRE AL­ BE­DRÍO. || Vo­lun­tad no re­gi­da por la ra­zón, si­no por las pa­sio­nes. || Cos­tum­bre ju­rí­di­ca no es­cri­ta. || ant. Fa­llo o sen­ten­cia del juez ár­bi­tro. || AR­BI­TRIO. || AL AL­BE­DRÍO de al­gu­no m. adv. A vo­lun­tad o a ca­pri­cho, sin es­tar su­ je­to a nin­gu­na con­di­ción.

Parque Nacional Lago Loise, Alberta, Canadá. al­ber­ti (león bau­tis­ta) Biog. Es­cul­tor, pin­tor y ar­qui­tec­to flo­ren­ti­no, lla­ma­do por sus con­tem­po­rá­neos Hombre Enciclopédico a causa de sus gran­des co­no­ci­ mien­tos en ma­te­ria de ar­te, poe­sía, li­te­ra­tu­ra, etc. Se le ha ca­li­fic ­ a­do co­mo uno de los más com­ple­tos del pri­mer Re­na­ci­mien­to. Eje­cu­tó no­ta­bles tra­ba­jos ar­qui­tec­tó­ni­cos en va­rias ciu­da­des de Ita­lia (1404-1472). || MA­NUEL MA­XI­MI­LIA­NO—. Pres­bí­te­ro ar­gen­ti­no de des­ta­ca­da ac­tua­ción en la pre­pa­ra­ción del mo­vi­mien­to eman­ci­pa­ dor que cul­mi­nó con el al­za­mien­to del 25 de ma­yo de 1810. Fue ele­gi­do miem­bro de la Pri­me­ra Jun­ta y sus­ cri­bió to­dos los acuer­dos to­ma­dos por és­ta, me­nos el que or­de­na­ba el fu­si­la­mien­to del ex vi­rrey Li­niers y sus

www.elbibliote.com

A

com­pa­ñe­ros (1763-1811). || RA­FAEL—. Poe­ta es­pa­ñol nacido en Cá­diz en 1902. Au­tor de Ma­ri­ne­ro en tie­rra, La aman­te, So­bre los án­ge­les, Cal y can­to, En­tre el cla­vel y la es­pa­da, etc., fi­gu­ra en­tre los más emi­nen­tes poe­tas de ha­bla his­pa­na. || SA­LO­MÓN—. Mé­di­co ale­mán al que se de­be el des­cu­bri­mien­to de las vál­vu­las de las ve­nas (1682-1757). al­ber­ti Geog. Par­ti­do de la provincia de Bue­nos Ai­ res, en Ar­gen­ti­na. 1.130 km2. Cabecera: Alberti. al­ber­ti Hist. Cé­le­bre fa­mi­lia de Flo­ren­cia, ri­val de los Mé­di­cis y de los Al­biz­zi, en los si­glos XIV y XV. al­ber­to nyan­za Geog. La­go de Áfri­ca ecua­to­rial des­cu­bier­to por Ba­ker en 1864; si­tua­do en el lí­mi­te de Zai­re con Ugan­da, don­de se le de­sig­na con el nom­bre de Mo­bu­to Se­se Se­ko. Su­per­fi­cie: 5.299 km2. Se co­mu­ ni­ca con los la­gos Eduar­do y Vic­to­ria. Se le sue­le lla­mar sim­ple­men­te la­go Alberto. AL­Bi Geog. Ciudad de Fran­cia, capital del departamento de Tarn. En es­te lu­gar se lle­va­ron a ca­bo los con­ci­lios de 1590 y 1659. Población: 67.729 hab.

Albi. Vista de la Catedral de Santa Cecilia. al­bia­je m. Mo­lus­co ce­fa­ló­po­do, es­pe­cie de ji­bia. al­bi­can­te (Del lat. al­bi­cans, p. a. de al­bi­ca­re, blan­ quear.) adj. Que al­bea. al­bi­cie f. Blan­cu­ra. al­bí­co­lo, la adj. Zool. Aplí­ca­se al ani­mal cu­yo cue­ llo es blan­co. al­bi­dí­pe­na adj. Zool. Dí­ce­se del ave cu­yas alas son blan­cas. al­bi­flo­ro, ra adj. Bot. Dí­ce­se de las plan­tas cu­yas flo­res son blan­cas. al­bín m. He­ma­ti­tes. || Pint. Co­lor car­me­sí os­cu­ro que se ob­tie­ne de la pie­dra del mis­mo nom­bre y sus­ti­tu­ye el car­mín en la pin­tu­ra al fres­co. al­bi­na f. Es­te­ro o la­gu­na que se for­ma en los te­rre­nos ba­jos in­me­dia­tos al mar, con las aguas de és­te. || Sal que que­da en es­tas la­gu­nas al eva­po­rar­se el agua. al­bi­no, na (De al­bo.) adj. Dí­ce­se de la per­so­na o del ani­mal que ca­re­ce en­te­ra o par­cial­men­te, por ano­ma­ lía con­gé­ni­ta, del pig­men­to que da a cier­tas par­tes del or­ga­nis­mo los co­lo­res pro­pios de ca­da ra­za, es­pe­cie o va­rie­dad y, por tal cau­sa, tie­ne la piel, el pe­lo, el plu­ma­je, etc, más o me­nos blan­co. Apl. a pers., ú. t. c. s. || Méx. Dí­ce­se del hi­jo de eu­ro­peo y mo­ris­ca, o de mo­ris­co y eu­ ro­pea. Ú. t. c. s. || Bot. Por ext. aplí­ca­se al ve­ge­tal que en lu­gar de su co­lor na­tu­ral lo tie­ne blan­que­ci­no. || Hist. Nat. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a los se­res al­bi­nos. al­bi­no, na adj. Aplí­ca­se al in­di­vi­duo que por ano­ma­lía con­gé­ni­ta ca­re­ce del pig­men­to o ma­te­ria co­lo­ran­te en la piel, pe­lo, etc., que por tal cau­sa es blan­co. al­bi­no­ni (tom­ma­so) Biog. Com­po­si­tor y vio­li­nis­ta italiano (1671-1750). al­bión Geog. hist. Nom­bre da­do por los grie­gos a In­ gla­te­rra, qui­zá por la blan­ca are­na de sus du­nas o por la blan­cu­ra de sus mon­ta­ñas. al­bi­ta­na (Del ár. al­bi­ta­na, fo­rro.) f. Cer­ca que ha­cen los jar­di­ne­ros pa­ra res­guar­dar las plan­tas. || Mar. En em­ bar­ca­cio­nes me­no­res, con­tra­rro­da si es a proa y con­tra­ co­das­te si es a po­pa. al­bi­zu cam­pos (pe­dro) Biog. Po­lí­ti­co y poe­ta por­ to­rri­que­ño cau­di­llo de la co­rrien­te de re­cu­pe­ra­ción na­ cio­nal (1893-1965).

A

ALBIZZI

Gorila albino. al­biz­zi Hist. Po­de­ro­sa fa­mi­lia flo­ren­ti­na, ri­val de los Mé­di­cis y de los Al­ber­ti en los si­glos XIV y XV. al­bo, ba (Del lat. al­bus.) adj. Blan­co. Se usa ca­si siem­ pre en poe­sía. || Véa­se HIE­RRO AL­BO. al­bo­gón (aum. de al­bo­gue.) m. Ins­tru­men­to mu­si­cal an­ti­guo, que ser­vía de ba­jo en los con­cier­tos de flau­tas. Era una es­pe­cie de flau­ta de ma­de­ra, de ca­si un me­tro de lar­go, con sie­te agu­je­ros pa­ra los de­dos. || Ins­tru­men­ to mu­si­cal se­me­jan­te a la gai­ta ga­lle­ga. al­bo­gue (Del ár. al­boc y és­te del grie­go by­ka­ne, trom­ pe­ta.) m. Es­pe­cie de dul­zai­na. || Ins­tru­men­to mu­si­cal pas­to­ril de vien­to. Se com­po­ne de dos ca­ñas pa­ra­le­las con agu­je­ros, un pa­be­llón de cuer­no y una em­bo­ca­du­ra que tie­ne en su in­te­rior dos ca­ñi­tas con len­güe­tas; to­do es­to sos­te­ni­do por una ar­ma­zón de ma­de­ra. || Cual­quie­ ra de los dos pla­ti­llos pe­que­ños de la­tón que sir­ven pa­ra in­di­car el rit­mo en las can­cio­nes y bai­les po­pu­la­res. al­bo­llón (Del lat. al­veo­lus, dim. de al­veus, ál­veo.) m. De­sa­gua­de­ro de es­tan­ques, pa­tios, co­rra­les, etc. || Al­ba­ñal. al­bón­di­ga (Del ár. al­bón­do­ca, bo­li­ta.) f. Ma­sa re­ don­da y pe­que­ña he­cha con car­ne o pes­ca­do pi­ca­do y mez­cla­do con va­rios in­gre­dien­tes, que se co­me gui­ sa­da o fri­ta. al­bon­di­gui­lla m (dim. de al­bón­di­ga.) f. Al­bón­di­ga. al­bo­que­rón (Del grie­go boú­ke­ron, he­no.) m. Plan­ ta cru­cí­fe­ra se­me­jan­te al al­he­lí, con va­rios ta­llos de unos trein­ta cen­tí­me­tros de lar­go, cu­bier­tos co­mo el res­to de la plan­ta, de pe­los blan­que­ci­nos; ho­jas lan­ceo­la­das, flo­res co­lo­ra­das en co­rim­bo y se­mi­llas de vai­nas ci­lín­dri­cas. al­bor (Del lat. al­bor, blan­cu­ra.) m. AL­BU­RA. || Pri­me­ra luz del día. Ú. m. en pl. || fig. Prin­ci­pio o co­mien­zo de al­go. || Ni­ñez o ju­ven­tud. Ú. m. en pl. al­bo­ra­da (De al­bor, pri­me­ra luz del día.) f. Tiem­po de ama­ne­cer o rom­per el al­ba. || Ac­ción gue­rre­ra al ama­ne­ cer. || To­que o mú­si­ca mi­li­tar al ama­ne­cer, que avi­sa la lle­ga­da del día. || Mú­si­ca que pa­ra fes­te­jar a una per­so­na se can­ta al ama­ne­cer y al ai­re li­bre. || Com­po­si­ción poé­ti­ ca o mu­si­cal que se de­di­ca a can­tar la ma­ña­na.

Alborada en la ciudad de Bogotá, Colombia. al­bór­bo­la (Del ár. aluá­lua­la.) f. Gri­te­ría, al­ga­za­ra o cla­mo­reo, es­pe­cial­men­te cuan­do lo mo­ti­va la ale­gría. Ú. m. en pl.

52 al­bo­rear (De al­bor, pri­me­ra luz del día.) intr. Ama­ne­ cer, des­pun­tar el al­ba. al­bor­ga (Del ár. al­bor­ga y és­te de abar­ca.) f. Cal­za­ do rús­ti­co de so­ga o cuer­da de es­par­to, a ma­ne­ra de al­par­ga­ta. al­bor­nía (Del ár. al­bor­nía y és­te del gr. la­bro­nion, co­ pa gran­de pa­ra be­ber.) f. Va­si­ja gran­de de for­ma de ta­za he­cha de ba­rro vi­dria­do. al­bor­no m. Bot. Al­bur­no. al­bor­noz (Del ár. al­bor­noç.) m. Te­la de es­tam­bre muy tor­ci­do y fuer­te, a mo­do de cor­don­ci­llo. || Pren­da de ves­tir se­me­jan­te a una ca­pa o ca­po­te con ca­pu­cha. al­bo­ro­nía (Del ár. al­bo­ro­nía, man­jar ci­ta­do en las Mil y una no­ches.) f. Gui­sa­do com­pues­to de be­ren­je­na, to­ ma­te, ca­la­ba­za y pi­mien­to, to­do ello pi­ca­do y mez­cla­do. al­bo­ro­que (Del ár. al­bo­ra­ca, dá­di­va.) m. Aga­sa­jo u ob­se­quio que ha­cen el com­pra­dor y el ven­de­dor, o am­ bos, a los que in­ter­vie­nen en al­gu­na ven­ta. al­bo­ro­ta­do, da p. p. de AL­BO­RO­TAR. || adj. Que por ex­ce­si­va vi­ve­za o pre­ci­pi­ta­ción obra irre­fle­xi­va­men­te y sin jui­cio. al­bo­ro­ta­pue­blos com. Per­tur­ba­dor, re­vol­to­so, tu­mul­tua­rio, al­bo­ro­ta­dor. || fam. Per­so­na de buen hu­mor, bu­llan­gue­ra y ami­ga de fies­tas y ja­ra­nas. al­bo­ro­tar tr. In­quie­tar, per­tur­bar, agi­tar, tur­bar la paz. Ú. t. c. r. || In­su­rrec­cio­nar, re­be­lar, amo­ti­nar, su­ble­ var. Ú. t. c. r. || intr. Cau­sar al­bo­ro­to. r. Tra­tán­do­se del mar, en­cres­par­se. al­bo­ro­to (Del m. or. que al­bo­ro­zo.) m. Gri­te­ría o es­ tré­pi­to cau­sa­do por una o más per­so­nas. || De­sor­den, tu­mul­to. || Aso­na­da, re­vuel­ta. || Zo­zo­bra, de­sa­so­sie­go, so­bre­sal­to. || Méx. AL­BO­RO­ZO. al­bo­ro­zo (Del pár. al­bo­roz.) m. Pla­cer, re­go­ci­jo o ale­ gría gran­des. || ant. AL­BO­RO­TO. al­bo­tín (Del ár. al­bo­teim, dim. de al­bo­tom, te­re­bin­to.) m. Bot. Te­re­bin­to. al­bri­cias (Del ár. al­bi­xe­ra, bue­na nue­va.) f. pl. Re­ga­lo que se da a quien trae la pri­me­ra no­ti­cia de una bue­na nue­va. || Ob­se­quio que se da o se so­li­ci­ta con mo­ti­vo de un acon­te­ci­mien­to gra­to. || Méx. Agu­je­ros que se de­ jan en la par­te su­pe­rior de los mol­des de fun­di­ción pa­ra que sal­ga el ai­re al en­trar el me­tal. Cuan­do aso­ma por es­tos agu­je­ros el me­tal, ello prue­ba que el mol­de es­tá bien lle­no y la fun­di­ción sal­drá bien; de ahí su nom­bre. || ¡AL­BRI­CIAS! expr. de jú­bi­lo o ale­gría. al­bu­fe­ra (De al­bu­he­ra.) f. La­gu­na que for­ma el mar en las pla­yas ba­jas.

al­bu­mi­nar tr. Pre­pa­rar con al­bú­mi­na los pa­pe­les o pla­cas de la fo­to­gra­fía. al­bu­mi­noi­de (De al­bú­mi­na y el gr. eî­dos, for­ma.) m. Cuer­po or­gá­ni­co com­pues­to de car­bo­no, hi­dró­ge­no, ni­tró­ge­no, oxí­ge­no y azu­fre. Per­te­ne­ce a un gru­po de es­pe­cies quí­mi­cas muy nu­me­ro­sas y va­ria­das a que da nom­bre y es la par­te fun­da­men­tal de los te­ji­dos de los se­res vi­vos y de ca­si to­dos los hu­mo­res. al­bu­mi­nó­me­tro m. Quím. Ins­tru­men­to de vi­drio, en for­ma de tu­bo gra­dua­do, pa­ra de­ter­mi­nar la al­bú­mi­na con­te­ni­da en un lí­qui­do or­gá­ni­co. al­bu­mi­nu­ria (Del lat. al­bu­men, al­bú­mi­na y el gr. oû­ ron, ori­na.) f. Pat. Fe­nó­me­no con­sis­ten­te en la exis­ten­ cia de al­bú­mi­na en la ori­na, que se pre­sen­ta en al­gu­nas en­fer­me­da­des. al­bu­quer­que (al­fon­so de) Biog. Na­ve­gan­te por­tu­gués na­ci­do en la quin­ta del Pa­raí­so, cer­ca­na a Vi­lla Fran­cia (1453-1515). En 1508, des­pués de man­ dar va­rias ex­pe­di­cio­nes al Áfri­ca, se di­ri­gió a las In­dias Orien­ta­les, de las cua­les fue nom­bra­do go­ber­na­dor. Se apo­de­ró de Goa (1510), Ma­la­ca (1511) y la is­la de Ja­va y con­so­li­dó el do­mi­nio de Por­tu­gal en las cos­tas me­ri­ dio­na­les de Asia. Po­co an­tes de mo­rir, debió soportar que, pe­se a sus gran­des ser­vi­cios, el rey le destituyera de sus fun­cio­nes. || GEOR­GI­NA DE—. Pin­to­ra bra­si­le­ ña (1885-1962) cu­yo ver­da­de­ro nom­bre es GEOR­GI­NA DE MOU­RA AN­DRA­DE. Es au­to­ra de La ho­ra del té y Ro­cei­ras, entre otras obras. || JE­RÓ­NI­MO DE—. Es­ta­ dis­ta por­tu­gués del si­glo XVI que fue vi­rrey de las In­dias Orien­ta­les por­tu­gue­sas. || MA­TÍAS DE—. Mi­li­tar bra­si­le­ ño muerto en 1646. Fue go­ber­na­dor de Per­nam­bu­co y di­ri­gió en 1624 la de­fen­sa de Ba­hía con­tra las fuer­zas in­va­so­ras de Ho­lan­da.

Albúfera. al­bu­gí­neo, a (Del lat. al­bu­go, blan­cu­ra.) adj. Zool. En­te­ra o com­ple­ta­men­te blan­co. al­bu­go (Del lat. al­bu­go.) m. Pat. Man­cha blan­ca de la cór­nea, oca­sio­na­da por gra­nu­la­cio­nes gra­so­sas. Tam­ bién se da es­te nom­bre a las pe­que­ñas man­chas blan­ cas de las uñas. al­bu­he­ra (De al­bo­he­ra.) f. Al­bú­fe­ra. || De­pó­si­to pa­ra agua, he­cho ar­ti­fi­cial­men­te. ál­bum (Del lat. ál­bum, blan­co) m. Li­bro en blan­co, por lo ge­ne­ral de for­ma apai­sa­da y en­cua­der­na­do más o me­nos lu­jo­sa­men­te, cu­yas ho­jas se lle­nan con má­xi­mas, sen­ten­cias, com­po­si­cio­nes li­te­ra­rias bre­ves, pie­zas mu­ si­ca­les, re­tra­tos, fir­mas, etc. || Li­bro en blan­co de ho­jas do­bles, con unas aber­tu­ras a ma­ne­ra de mar­cos, pa­ra co­lo­car fo­to­gra­fías, di­bu­jos, etc. al­bu­men (Del lat. al­bu­men, cla­ra de hue­vo.) m. Bot. Fé­cu­la que en­vuel­ve el em­brión de cier­tas plan­tas y le sir­ve de pri­mer ali­men­to. al­bú­mi­na (Del lat. al­bu­men,-inis.) f. Hist. Nat. y Quím. Sus­tan­cia in­co­lo­ra e in­sí­pi­da, com­pues­ta de car­bo­no, hi­dró­ge­no, ni­tró­ge­no, oxí­ge­no y azu­fre, que for­ma ca­si ex­clu­si­va­men­te la cla­ra de hue­vo y se ha­lla en di­so­lu­ción en los lí­qui­dos or­gá­ni­cos ani­ma­les y ve­ge­ta­les. Es so­lu­ ble en el agua, no así en el al­co­hol, que la coa­gu­la. Tie­ne apli­ca­cio­nes me­di­ci­na­les, tin­tó­reas e in­dus­tria­les.

www.elbibliote.com

Retrato y firma de Alfonso de Albuquerque. al­bu­quer­que Geog. C. de EE. UU. en el est. de Nue­vo Mé­xi­co. 390.400 hab. Cen­tro uni­ver­si­ta­rio. al­bur (Del lat. al­bur­nus.) m. Pez ma­la­cop­te­ri­gio ab­do­ mi­nal de río, de cuer­po com­pri­mi­do, es­ca­mas pla­tea­das y ale­tas ro­ji­zas. Mi­de unos trein­ta cen­tí­me­tros de lar­go y su car­ne, blan­ca y ape­ti­to­sa, es­tá lle­na de es­pi­nas ahor­ qui­lla­das. al­bur fig. Ries­go o con­tin­gen­cia que se afron­ta, fian­do su re­sul­ta­do al azar. || pl. PA­RAR. al­bu­ra (Del lat. al­bu­ra.) f. Blan­cu­ra per­fec­ta. || CLA­RA. || Bot. Ca­pa tier­na y blan­que­ci­na que se en­cuen­tra en­tre la cor­te­za y el tron­co o cuer­po de los ve­ge­ta­les di­co­ti­le­ dó­neos. || DO­BLE AL­BU­RA. Bot. De­fec­to que pre­sen­ta la ma­de­ra cuan­do su tex­tu­ra es más flo­ja en al­gu­nas de las ca­pas de su cre­ci­mien­to anual. al­bur­no (Del lat. al­bur­num.)m. Bot. AL­BU­RA. al­ca f. Zool. Ave pal­mí­pe­da, de la fa­mi­lia de las al­ci­das, de cue­llo muy cor­to, ca­be­za muy vo­lu­mi­no­sa y alas ca­si ru­di­men­ta­rias, po­co ap­tas pa­ra vo­lar. Vi­ve en ban­da­das en los ma­res ár­ti­cos, se ali­men­ta de crus­tá­ceos y pe­ces y ani­da en­tre las pe­ñas de las cos­tas. al­ca­ba­la (Del ár. al­ca­ba­la.) f. Tri­bu­to que el ven­de­

ALCAPARRA

53 dor pa­ga­ba al fis­co en el con­tra­to de com­pra­ven­ta y los dos con­tra­tan­tes en el de per­mu­ta. || AL­CA­BA­LA DEL VIEN­TO. Tri­bu­to que pa­ga­ba el fo­ras­te­ro por la mer­can­ cía que ven­día. al­ca­cer (De al­ca­cel.) m. Nom­bre que se le da a la ce­ ba­da cuan­do es­tá ver­de y en hier­ba. || Ce­ba­dal. al­ca­cho­fa (De al­car­cho­fa.) f. Plan­ta hor­ten­se de la fa­mi­lia de las com­pues­tas, de unos se­ten­ta cen­tí­me­tros de al­tu­ra, se­me­jan­te al car­do. Las ho­jas son lar­gas y al­ go es­pi­no­sas, con la pen­ca an­cha, grue­sa y aca­na­la­da y pro­du­ce co­mo pi­ñas for­ma­das de es­ca­mas, que en­cie­ rran el ger­men de la flor y son co­mes­ti­bles an­tes de que és­ta se de­sa­rro­lle. || Pi­ña, cá­liz o re­cep­tá­cu­lo de es­ta plan­ta. || Pi­ña, cá­liz o re­cep­tá­cu­lo del car­do y de otras plan­tas. || Ador­no que tie­ne for­ma o fi­gu­ra de al­ca­cho­ fa. || Pa­ne­ci­llo de for­ma al­go se­me­jan­te a la al­ca­cho­fa. || Dis­po­si­ti­vo a mo­do de co­la­dor que im­pi­de el pa­so de cuer­pos ex­tra­ños en los tu­bos de as­pi­ra­ción de las bom­ bas de agua.

Alcachofa. al­ca­cil m. Al­cau­cil. al­ca­haz (Del ár. al­ca­faç.) m. Jau­la gran­de pa­ra aves; pa­ja­re­ra. al­ca­hue­te, ta (Del ár. al­ca­hued.) s. Per­so­na que so­ li­ci­ta o son­sa­ca a una mu­jer pa­ra que ten­ga tra­to car­nal con un hom­bre, o con­cier­ta, en­cu­bre o con­sien­te en su ca­sa es­te ilí­ci­to tra­to. || fig. y fam. Per­so­na o co­sa que sir­ve pa­ra en­cu­brir lo que se de­sea ocul­tar. || CO­RRE­ VEI­DI­LE. || m. Te­lón que a ve­ces se em­plea en el tea­tro, en lu­gar del de bo­ca, pa­ra los en­treac­tos cor­tos, o pa­ra otros usos. al­cai­co (Del lat. al­cai­cus, de Al­caeus, Al­ceo, poe­ta gr.) adj. y s. Ver­so de la poe­sía grie­ga y la­ti­na. al­cai­de (Del ár. al­caid, je­fe.) m. El que es­ta­ba en­car­ ga­do de la cus­to­dia y de­fen­sa de al­gún cas­ti­llo o for­ta­le­ za. || El que te­nía a su car­go, en las cár­ce­les, la vi­gi­lan­cia y se­gu­ri­dad de los pre­sos. || El en­car­ga­do de la cus­to­dia y buen or­den de una al­hón­di­ga u otro es­ta­ble­ci­mien­to por el es­ti­lo. al­cai­de m. fig. Cus­to­dia, guar­da o de­fen­sa de una per­so­na o co­sa. al­ca­lá Geog. Can­tón de Bo­li­via, en la 1ª sec­ción de la prov. de To­mi­na, en el dep. de Chu­qui­sa­ca. || Mun. de Co­lom­bia, en el dep. de Va­lle del Cau­ca. || Ba­rrio de Cu­ ba, en el mun. y prov. de Hol­guín. || —DE GUA­DAI­RA. C. de Es­pa­ña, en la prov. de Se­vi­lla. || —DE HE­NA­RES. C. con ayun­ta­mien­to, en la prov. de Ma­drid, Es­pa­ña, cab. del par­ti­do ju­di­cial. Segunda ciudad más importante de la región, supera los 200.000 hab. Es la an­ti­gua Com­ plu­tum y tie­ne im­por­tan­cia por sus mo­nu­men­tos y por re­cuer­dos his­tó­ri­cos. Su Uni­ver­si­dad fue fun­da­da por Cis­ne­ros, go­zó de gran re­nom­bre y allí se im­pri­mió, ba­jo los aus­pi­cios del ci­ta­do car­de­nal, la fa­mo­sa Bi­blia po­ lí­glo­ta Com­plu­ten­se. Cu­na de Cer­van­tes. || —DE LOS GA­ZU­LES. C. de Es­pa­ña, en la prov. de Cá­diz. || —LA REAL. C. de Es­pa­ña, en la prov. de Jaén, cab. del par­ ti­do ju­di­cial.

Fachada principal de la Universidad de Alcalá de Henares, España.

al­cal­da­da f. Tro­pe­lía, ile­ga­li­dad, de­sa­fue­ro o ar­bi­tra­ rie­dad co­me­ti­da por un al­cal­de abu­san­do de su au­to­ri­ dad. || Por ext. cual­quier abu­so de au­to­ri­dad. || Di­cho o sen­ten­cia ne­cia. Se usa ge­ne­ral­men­te con los ver­bos dar y me­ter. al­cal­de (Del ár. al­ca­di, juez.) m. El que pre­si­de el ayun­ta­mien­to de ca­da po­bla­ción o tér­mi­no mu­ni­ci­pal y es­tá en­car­ga­do de ha­cer eje­cu­tar sus acuer­dos, dic­tar ban­dos pa­ra man­te­ner el buen or­den, sa­lu­bri­dad y lim­ pie­za den­tro del te­rri­to­rio de su ju­ris­dic­ción y cui­dar de to­do lo re­la­cio­na­do con la po­li­cía ur­ba­na. Ade­más, en su gra­do je­rár­qui­co, es de­le­ga­do ad­mi­nis­tra­ti­vo del go­ bier­no. || Juez or­di­na­rio en­car­ga­do de ad­mi­nis­trar jus­ti­ cia en al­gu­na po­bla­ción y que pre­si­día al mis­mo tiem­po el con­ce­jo. || En cier­tas dan­zas, el prin­ci­pal de ellas o el que las di­ri­ge y tam­bién el je­fe de al­gu­na cua­dri­lla. || AL­CAL­DE ALA­MÍN. ALA­MÍN. || AL­CAL­DE CO­RRE­GI­ DOR, CO­RRE­GI­DOR. || AL­CAL­DE DE BA­RRIO. El que ejer­ce en un ba­rrio de­ter­mi­na­do de las gran­des po­bla­ cio­nes las fun­cio­nes que le de­le­ga el al­ca­de. || AL­CAL­DE DE LA HER­MAN­DAD. El que era nom­bra­do anual­men­te en los pue­blos, pa­ra que aten­die­ra en los de­li­tos co­me­ ti­dos en el cam­po. || AL­CAL­DE DE AGUA. En al­gu­nas co­mu­ni­da­des de rie­go, el que vi­gi­la y re­par­te los tur­nos. || AL­CAL­DE DE MON­TE­RI­LLA. fam. El de al­gu­na al­dea o vi­llo­rrio, es­pe­cial­men­te si es al­gún la­brie­go. || AL­CAL­DE MA­YOR. Juez de le­tras que ejer­cía la ju­ris­dic­ción or­di­ na­ria en al­gún pue­blo. || Juez de le­tras que ase­so­ra­ba al co­rre­gi­dor en las po­bla­cio­nes don­de es­te úl­ti­mo era juez le­go. || En Nue­va Es­pa­ña, el que sien­do o no juez de le­tras go­ber­na­ba por el rey al­gu­na po­bla­ción que no era ca­pi­tal de pro­vin­cia. || En las an­ti­guas pro­vin­cias de ul­ tra­mar, juez de pri­me­ra ins­tan­cia que ejer­cía atri­bu­cio­nes gu­ber­na­ti­vas y ad­mi­nis­tra­ti­vas, ade­más de las pro­pias de su car­go. || AL­CAL­DE PE­DÁ­NEO. Al­cal­de de al­dea que en­ten­día so­la­men­te en asun­tos de po­ca im­por­tan­ cia y au­xi­lia­ba al juez le­tra­do en las cau­sas gra­ves. || En la ac­tua­li­dad, al­cal­de de ba­rrio de­sig­na­do pa­ra al­deas o par­ti­dos ru­ra­les de mu­ni­ci­pios dis­per­sos. al­ca­les­cen­cia f. Quím. Al­te­ra­ción que su­fre un lí­ qui­do al ha­cer­se al­ca­li­no. || Es­ta­do de las sus­tan­cias en que se for­ma de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, amo­nía­co. ál­ca­li (Del ár. ál­ca­li, so­sa.) m. Quím. Nom­bre de los óxi­dos me­tá­li­cos que pue­den ac­tuar co­mo ba­ses enér­ gi­cas por su fá­cil so­lu­bri­dad en el agua. al­ca­li­fa m. ant. Ca­li­fa. al­ca­li­me­tría f. Quím. Me­di­ción de los ál­ca­lis. || Ar­te de efec­tuar es­ta me­di­ción. al­ca­li­ni­dad f. Ca­li­dad de al­ca­li­no. al­ca­li­no, na adj. Quím. Dí­ce­se de lo que es de ál­ca­li o lo con­tie­ne. al­ca­loi­de (De ál­ca­li y el gr. eî­dos, for­ma.) m. Quím. Ba­se sa­li­fic ­ a­ble, se­me­jan­te a los ál­ca­lis, que se ob­tie­ne de ma­ne­ra ar­ti­fic ­ ial por com­bi­na­cio­nes de ori­gen or­gá­ ni­co. al­ca­lo­sis f. Pat. Al­ca­li­ni­dad ex­ce­si­va de la san­gre. al­ca­mo­nías (Del ár. al­ca­mo­ni­ya, pl. de ca­mu­ní; de ca­mún, co­mi­no y és­te del gr. Ky­mi­non.) f. pl. Se­mi­llas que se usan pa­ra con­di­men­to co­mo el co­mi­no, la pi­ mien­ta, el anís y otras. || fig. y fam. Al­ca­hue­te­rías. al­can­ce m. Se­gui­mien­to, per­se­cu­ción. || Dis­tan­cia que lle­ga el bra­zo de una per­so­na, ya por su na­tu­ral dis­ po­si­ción, ya por el di­fe­ren­te mo­vi­mien­to o pos­tu­ra del cuer­po. || Dis­tan­cia a que lle­ga el ti­po en las ar­mas de fue­go o aro­ja­di­zas. || Véa­se SE­LLO DE AL­CAN­CE. || Co­rreo ex­traor­di­na­rio que se des­pa­cha pa­ra al­can­zar al or­di­na­rio. || fig. Tra­tán­do­se de cuen­tas, sal­do que se­gún ellas se adeu­da. || No­ti­cia o sec­ción de no­ti­cas de úl­ti­ ma ho­ra, en los pe­río­di­cos. || Ca­pa­ci­dad, in­te­li­gen­cia. Ú. m. en pl. || Re­fi­rién­do­se a obras es­pi­ri­tua­les, TRAS­CEN­ DEN­CIA. || Esgr. Lo que al­can­za cual­quier ar­ma blan­ca o ne­gra. || Impr. Par­te de ori­gi­nal que se da a com­po­ner a ca­da uno de los ca­jis­tas. || Mil. Can­ti­dad que re­sul­ ta en fa­vor del sol­da­do en el ajus­te. || Vet. Al­can­za­du­ra que oca­sio­na al ca­ba­llo que va de­lan­te, el que mar­cha en co­lum­na de­trás de él. || DAR AL­CAN­CE a uno, frs. fig. Al­can­zar­lo. al­can­cía (Del ár. al­canz, te­so­ro.) f. Va­si­ja por lo co­ mún de ba­rro, ce­rra­da que tie­ne ha­cia la par­te su­pe­rior una pe­que­ña aber­tu­ra alar­ga­da por don­de se echan las mo­ne­das pa­ra guar­dar­las sin que pue­dan sa­car­se con fa­ci­li­dad. || Bo­la hue­ca de ba­rro se­ca­do al sol de unos sie­te cen­tí­me­tros de diá­me­tro que lle­na de ce­ni­za o de flo­res, se utli­za­ba co­mo pro­yec­til co­rrien­do o ju­gan­do al­can­cías. || Mil. Olla lle­na de ma­te­rias in­fla­ma­bles en com­bus­tión, que se arro­ja­ba al ene­mi­go. || CO­RRER, O JU­GAR AL­CAN­CÍAS. frs. Ti­rár­se­las, mien­tras ga­lo­pan unos ji­ne­tes a otros que las re­ci­bían en el es­cu­do, don­de se ha­cían pe­da­zos. al­can­cía f. Amér. Ce­pi­llo con el que se re­co­ge la

www.elbibliote.com

A

li­mos­na. || Mex. Ran­cho pa­ra de­pó­si­to de mi­ne­ra­les cons­trui­do en el in­te­rior de una mi­na. al­cán­da­ra (Del ár. al­cán­da­ra y es­te del lat. cant­he­ rius, es­ta­ca o per­cha.) f. Per­cha o va­ral don­de se po­nen las aves de ce­tre­ría y que se uti­li­za­ba ade­más pa­ra col­ gar ro­pa. || Véa­se VA­RA AL­CÁN­DA­RA. al­can­for (Del ár. al­ca­for.) m. Sus­tan­cia vo­lá­til, só­li­da, blan­ca, cris­ta­li­na, de sa­bor uren­te y olor ca­rac­te­rís­ti­co, que se en­cuen­tra en nu­me­ro­sas plan­tas lau­rá­ceas, pe­ro prin­ci­pal­men­te en el al­can­fo­re­ro. Es in­so­lu­ble en el agua y so­lu­ble en el al­co­hol y en el éter. || Al­can­fo­re­ro. al­can­fo­ra­da f. Plan­ta sal­so­lá­cea, pe­ren­ne, de unos cua­ren­ta cen­tí­me­tros de al­to, con ta­llo le­ño­so, ho­jas li­ nea­les de co­lor ver­de ce­ni­cien­to y flo­res so­li­ta­rias en es­ pi­gas. Ex­ha­la fuer­te olor a al­can­for. al­can­fo­rar tr. Com­po­ner con al­can­for al­gu­na co­sa o mez­clar con él. al­can­fo­re­ro m. Ár­bol de la fa­mi­lia de las lau­rá­ceas, de unos die­cio­cho me­tros de al­to, de ma­de­ra muy com­ pac­ta, tron­co rec­to, ho­jas per­sis­ten­tes, al­ter­nas, en­te­ras y co­riá­ceas y flo­res pe­que­ñas y blan­cas dis­pues­tas en ra­ci­mo, cu­yo fru­to son unas ba­yas ne­gras del ta­ma­ño del gui­san­te. Pro­pio de Asia, de sus ra­mas y raí­ces se ex­trae al­can­for por des­ti­la­ción. al­cán­ta­ra (Del ár. al­cán­tar, puen­te, ar­co.) f. Ca­ja gran­de de ma­de­ra, que se co­lo­ca so­bre las cár­co­las en los te­la­res de ter­cio­pe­lo y sir­ve pa­ra ir guar­dan­do la te­la a me­di­da que se la­bra. al­cán­ta­ra (or­den de) Mil. Or­den es­pa­ño­la de ca­ ba­lle­ría, re­li­gio­so-mi­li­tar, fun­da­da en 1156. Fue di­suel­ ta por la Re­pú­bli­ca en el año 1931 y res­tau­ra­da lue­go por el go­bier­no del ge­ne­ral Fran­co. Aún perdura en la actualidad y es una de las cuatro grandes Órdenes militares españolas, siendo las otras tres las de Santiago, Calatrava y Montesa. al­can­ta­ri­lla (dim. de al­cán­ta­ra.) f. Puen­te pe­que­ño que se ha­ce en los ca­mi­nos pa­ra que pa­sen por de­ba­jo de él las aguas o al­gu­na vía de co­mu­ni­ca­ción de po­ca im­por­tan­cia. || Su­mi­de­ro, o acue­duc­to sub­te­rrá­neo pa­ra re­co­ger las aguas de llu­via o in­mun­das y dar­les pa­so. || Méx. AR­CA DE AGUA, for­ma cú­bi­ca. al­can­za­do, da p. p. de AL­CAN­ZAR. || adj. Em­pe­ ña­do, en­tram­pa­do, lle­no de deu­das. || Ne­ce­si­ta­do, fal­to, es­ca­so. al­can­za­du­ra (De al­can­zar.) f. Vet. Con­fu­sión o he­ri­ da que se ha­cen las ca­ba­lle­rías en los piez o el pul­pe­jo o un po­co más arri­ba de las ma­nos; y tam­bién la oca­sio­ na­da en el mis­mo si­tio de los piez por las ma­nos de otra ca­ba­lle­ría que va­ya de­trás o por la re­ja del ara­do. al­can­zar (De la fu­sión de los ants, al­can­zar y en­cal­ zar, for­ma­dos del lat. calx, cal­cis, ta­lón y los pre­fi­jos ad e in, res­pec­ti­va­men­te.) tr. Lle­gar a jun­tar­se o unir­se con al­gu­na per­so­na o co­sa que va de­lan­te. || Lle­gar a to­car o to­mar, alar­gan­do pa­ra ello, la ma­no. || Re­fir­ ién­do­se a los sen­ti­dos de la vis­ta, oí­do u ol­fa­to, lle­gar a per­ci­bir con ellos. || Ha­blan­do de una per­so­na, ser o ha­ber si­do con­ tem­po­rá­neo de ella. || fig. Ha­ber uno vi­vi­do en el tiem­po de que se ha­bla o si­do tes­ti­go del su­ce­so de que se tra­ ta. || Lle­gar a po­seer lo que se de­sea; con­se­guir, ob­te­ner. || Te­ner efi­ca­cia, vir­tud, fuer­za o po­der pa��ra al­gu­na co­sa. No AL­CAN­ZA­RON las ad­ver­si­da­des a do­ble­gar su es­pí­ ri­tu. || Sa­ber, dar­se cuen­ta de al­go, en­ten­der, com­pren­ der. || Lle­gar a ser igual a otro en al­gu­na co­sa. || Ha­llar a uno fal­to o deu­dor en el ajus­te de cuen­tas. || ant. Se­guir el al­can­ce, per­se­guir. || intr. Lle­gar has­ta cier­to lí­mi­te. || Lle­gar el ti­ro de las ar­mas arro­ja­di­zas y de las de fue­go a de­ter­mi­na­da dis­tan­cia. || fig. To­car o ca­ber en suer­te a uno al­gu­na co­sa. || Ser su­fi­cien­te una co­sa pa­ra al­gún fin. Los ví­ve­res AL­CAN­ZAN pa­ra la jor­na­da. || r. Lle­gar a to­ca­re, unir­se. || Ha­cer­se al­can­za­du­ras las ca­ba­lle­rías. al­ca­pa­rra (Del ár. al­ca­ba­ra.) f. Plan­ta ca­pa­rí­dea, ra­mo­sa, de ta­llos ten­di­dos y es­pi­no­sos, ho­jas grue­sas y re­don­dea­das y flo­res axi­lia­res, blan­cas y gran­des. Su fru­to, el al­ca­pa­rrón, es una ba­ya car­no­sa se­me­jan­te en la for­ma a un hi­go pe­que­ño. || Bo­tón de la flor de es­ta plan­ta. Se usa pa­ra sa­zo­nar co­mi­da y co­mo en­tre­més. || AL­CA­PA­RRA DE IN­DIAS CA­PU­CHI­NA.

Alcaparra.

A

ALCAPARRA

al­ca­pa­rra f. Ec. Bo­tón de la flor de la pi­ta que se co­me en­cur­ti­do por ser muy sa­bro­so. al­ca­pa­rro m. AL­CA­PA­RRA. al­ca­pa­rrón m. Fru­to de la al­ca­pa­rra. Se co­me cur­ ti­do co­mo en­tre­més. || ant. Cier­ta cla­se de guar­ni­ción de es­pa­da. al­ca­pa­rro­sa f. Ca­pa­rro­sa. al­ca­ra­ván (Del ár. al­ca­rauán.) m. Ave zan­cu­da, que tie­ne unos se­sen­ta cen­tí­me­tros de al­to apro­xi­ma­da­men­ te. Es de pes­cue­zo lar­go co­la pe­que­ña, tar­sos ama­ri­llos, vien­tre blan­co, alas blan­qui­ne­gras, ca­be­za de co­lor ne­ gro ver­do­so y el res­to del cuer­po ro­jo. al­ca­ra­vea (Del. ár. al­ca­rauía y és­te del lat. ca­reum.) f. Plan­ta um­be­lí­fe­ra anual, de unos se­ten­ta cen­tí­me­tros de al­to, con ta­llos ra­mo­sos, ho­jas lan­ceo­la­das, flo­res blan­ cas y se­mi­llas aro­má­ti­cas que se usan co­mo con­di­men­ to. || Se­mi­lla de es­ta plan­ta. al­ca­rria f. Te­rre­no ele­va­do y, ge­ne­ral­men­te ra­so y con po­ca ve­ge­ta­ción. al­ca­ti­far (Del ár, al­ca­li­fa.) tr. ant. Al­fom­brar. al­ca­traz m. Es­pe­cie de pe­lí­ca­no de Amé­ri­ca, cu­yo plu­ma­je es par­do ama­ri­llen­to por el dor­so y blan­co en el pe­cho y vien­tre. al­ca­traz Geog. Is­la mexicana, en el océa­no Pa­cí­fi­ co, per­te­ne­cien­te al est. de Oa­xa­ca. || Is­la nort. del est. de Ca­li­for­nia. Es­ta­ble­ci­mien­to pe­nal has­ta 1963. Desde 1972, se convirtió en parque nacional y recibió las designaciones de Hito Histórico Nacional en 1976 y 1986. En la actualidad, la isla es un sitio histórico operado por el Servicio de Parques Nacionales.

54 car­tas que se cor­ta des­pués de ha­ber ba­ra­ja­do y an­tes de su dis­tri­bu­ción. || Cu­ba. Ac­ción de al­zar o re­co­ger la ca­ña de azú­car ya cor­ta­da y car­gar­la en los ve­hí­cu­ los con des­ti­no al tra­pi­che. || Impr. Ac­ción de al­zar los plie­gos. al­ce­do (Del lat. al­cé­do.). m. Zool. Gé­ne­ro de pá­ja­ros al­ce­di­ni­dos, cu­ya prin­ci­pal es­pe­cie es el mar­tín pes­ca­dor.

Alcoba .”El cuarto”, obra de Van Gogh.

Alcedo.

Alcatraz. al­cau­cil (Del art. ár. al y ca­be­ci­lla, dim. de ca­be­za.) m. Al­ca­cho­fa sil­ves­tre. || En al­gu­nas par­tes, al­ca­cho­fa. al­cau­dón m. Pá­ja­ro den­ti­rros­tro, de unos quin­ce cen­tí­me­tros de al­to, que fue an­ti­gua­men­te ave de ce­ tre­ría. Es de co­lor ce­ni­cien­to, con alas y co­la ne­gras con man­chas blan­cas y es­ta úl­ti­ma lar­ga y de fi­gu­ra de cu­ña. Se ali­men­ta de car­ne. al­ca­ya­ta (Del ár. al­jay­ta, cla­vi­ja.) f. Es­car­pia. al­ca­za­ba (Del ár. al­ca­ça­ba.) f. Re­cin­to for­ti­fic ­ a­do, ge­ ne­ral­men­te den­tro de una po­bla­ción mu­ra­da, pa­ra re­fu­ gio de la guar­ni­ción. al­cá­zar (Del ár. al­caçr.) m. FOR­TA­LE­ZA. || Re­si­den­cia de re­yes o prín­ci­pes, es­té o no for­ti­fic ­ a­da. || Mar. Par­te de la cu­bier­ta su­pe­rior de un bu­que en­tre el pa­lo ma­yor y la po­pa, o en­tre aquél y la tol­di­lla, si la hay. al­ca­zar­qui­vir Geog. C. del NO de Ma­rrue­cos, a ori­llas del río Lu­cus. Fér­ti­les ve­gas. !! Ba­ta­lla (1578), conocida también como “de los tres reyes” en que fue de­rro­ta­do y muer­to por los mo­ros el rey don Se­bas­tián de Por­tu­gal y en la que perecen también el ex sultán Mulay Ahmed (Muhammad Al-Mutaxakkil) y el nuevo sultán saadita Abd al-Malik, que marcó el fin de los intentos de Portugal por conquistar Marruecos. al­ca­zar­se­guer Geog. Ciu­dad de Ma­rrue­cos, an­ti­ gua po­si­ción es­pa­ño­la, al oes­te de Ceu­ta y cer­ca de la cos­ta del es­tre­cho de Gi­bral­tar. Se encuentra a pocos km del puerto Tánger-Med, el más grande de África, inaugurado a mediados de 2010. al­ce (Del lat. al­ce.) m. AN­TA. al­ce (De al­zar.) m. En los jue­gos de nai­pes, por­ción de

al­ce­do (an­to­nio de) Biog. Geó­gra­fo es­pa­ñol que na­ció en Qui­to (Ecua­dor) en 1735 y mu­rió en 1812. || BER­NAR­DO—. Mú­si­co pe­rua­no au­tor del him­no na­cio­ nal de ese país (1798-1878). || DIO­NI­SIO DE—. Pre­si­ den­te de la Real Au­dien­cia de Qui­to y, más tar­de, has­ta 1749, de la de Pa­na­má, fue uno de los más cul­tos re­ gi­do­res de es­ta Au­dien­cia. Hi­zo fra­ca­sar los es­fuer­zos in­gle­ses por apo­de­rar­se de Pa­na­má y coo­pe­ró ofi­cial y par­ti­cu­lar­men­te en la fun­da­ción de la Uni­ver­si­dad de San Ja­vier, en la ciu­dad de Pa­na­má. Na­ció y mu­rió en Ma­drid (1690-1777). al­cí­bar (jo­sé de) Biog. Pin­tor mexicano del si­glo XVIII, di­rec­tor de la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de Mé­xi­co y au­tor de nu­me­ro­sas obras so­bre te­mas re­li­gio­sos como El triun­fo de la fe y La San­ta Ce­na. al­ci­bía­des Biog. Nie­to de Pe­ri­cles y dis­cí­pu­lo pre­di­ lec­to de Só­cra­tes. Gran ge­ne­ral ate­nien­se, sir­vió y traicionó al­ter­na­ti­va­men­te a su pa­tria. Mu­rió ase­si­na­do en su des­tie­rro por or­den de Far­na­ba­ces (450-404 a. C.). || SAN—. Uno de los pri­me­ros már­ti­res de las Ga­lias. Mu­rió en Lyon en el año 177. al­cí­deas f. pl. Zool. Fa­mi­lia de aves pal­mí­pe­das, de tron­co ro­bus­to y cue­llo cor­to, ca­be­za gue­sa, alas cor­tas y es­tre­chas y plu­ma­je sua­ve. Se ali­men­ta de crus­tá­ceos y pe­ces y vi­ven, reu­ni­das en ban­da­das, en el mar del Nor­te. En­tre sus es­pe­cies se en­cuen­tra el al­ca. al­ción m. Zool. Gé­ne­ro de pá­ja­ros al­ce­di­ni­dos, muy pa­re­ci­dos a los del gé­ne­ro al­ce­do. En las ori­llas de los ríos y la­gu­nas del cen­tro de Áfri­ca vi­ve una es­pe­cie de cos­tum­bres aná­lo­gas a las del mar­tín pes­ca­dor. || Zool. Al­cio­nia. || Astr. Prin­ci­pal es­tre­lla de las Plé­ya­des en la cons­te­la­ción de Tau­ro. al­cio­na f. Ma­ri­po­sa diur­na. || Astr. AL­CIÓN. al­cis­ta com. Per­so­na que jue­ga al al­za en las es­pe­ cu­la­cio­nes bur­sá­ti­les. alc­man Biog. Poe­ta grie­go, crea­dor de la poe­sía co­ ral, que vi­vió a me­dia­dos del si­glo VII a. C. Sus com­po­si­ cio­nes poé­ti­cas fue­ron tan es­ti­ma­das por los es­par­ta­nos que eri­gie­ron en su me­mo­ria una es­ta­tua de mag­ní­fi­cas pro­por­cio­nes. alc­meón de cro­to­na Biog. Mé­di­co y fi­ló­so­fo grie­go que vi­vió ha­cia 520 a. C. Con­si­de­ra­do el fun­da­ dor de la ana­to­mía com­pa­ra­da, fue el pri­me­ro en di­se­car ani­ma­les. alc­meó­ni­da adj. Aplí­ca­se a una fa­mi­lia no­ble y po­ de­ro­sa que vi­vía en Ate­nas y que se de­cía des­cen­der de Alc­meón, hi­jo de Ne­leo. A ella per­te­ne­cie­ron Pe­ri­cles y Al­ci­bía­des. Ú. m. c. s. m. y en pl. al­co­ba (Del ár. al­cob­ba.) f. Dor­mi­to­rio, ha­bi­ta­ción des­ ti­na­da pa­ra dor­mir. || CA­JA, pie­za en que en­tra el fiel de la ba­lan­za o de la ro­ma­na cuan­do el pe­so es­tá equi­li­bra­do. || Lu­gar don­de es­ta­ba el pe­so pú­bli­co. || JÁ­BE­GA. || ant. Ter­tu­lia que te­nían en su pa­la­cio los vi­rre­yes de Mé­xi­co. al­co­ca­rra f. Vi­sa­je, ges­to, mue­ca. al­co­hol (Del ár. al­cohl, co­li­rio.) m. Ga­le­na. || Cos­mé­ ti­co usa­do an­ti­gua­men­te por las mu­je­res y que to­da­vía se usa en al­gu­nas par­tes pa­ra en­ne­gre­cer­se el bor­de de

www.elbibliote.com

los pár­pa­dos, las pes­ta­ñas, las ce­jas y el ca­be­llo. Es un pol­vo fi­ní­si­mo que se ha­cía an­tes con an­ti­mo­nio y con ga­le­na y aho­ra se ha­ce con ne­gro de hu­mo per­fu­ma­do. || Cuer­po com­pues­to de car­bo­no, hi­dró­ge­no y oxí­ge­no, cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca quí­mi­ca es dar un éter con eli­mi­na­ción de agua por la ac­ción de un áci­do. En­tre sus nu­me­ro­sas es­pe­cies exis­ten­tes, las más co­no­ci­das son el etí­li­co y el amí­li­co se ob­tie­nen des­ti­lan­do los pro­duc­tos de fer­men­ ta­ción de sus­tan­cias azu­ca­ra­das o fe­cu­len­tas y el me­tí­li­co me­dian­te la des­ti­la­ción en se­co de la ma­de­ra. § El al­co­hol etí­li­co o es­pí­ri­tu de vi­no, muy so­lu­ble en el agua, se ex­trae de los pro­duc­tos que con­tie­nen fé­cu­las o azú­ca­res; de fru­tos, mie­les, me­la­zas de ca­ña de azú­car y de re­mo­la­ cha; del maíz, ce­ba­da, cen­te­no y arroz y por des­ti­la­ción de los lí­qui­dos que con­tie­nen al­co­hol (vi­no, si­dra, etc.) o de pro­duc­tos que tam­bién lo con­tie­nen, co­mo el oru­jo. El al­co­hol amí­li­co es in­so­lu­ble en el agua y se ob­tie­ne de la des­ti­la­ción de los lí­qui­dos en que se pro­du­jo la fer­men­ta­ ción al­co­hó­li­ca. Se usa co­mo in­sec­ti­ci­da y en la fa­bri­ca­ ción de co­lo­res de ani­li­na, per­fu­mes, bar­ni­ces, etc. El me­ tí­li­co, lla­ma­do tam­bién es­pí­ri­tu de le­ña, me­ta­nol o al­co­hol de ma­de­ra, di­suel­ve las gra­sas, acei­tes, etc. y se em­plea en tin­to­re­ría, en la pre­pa­ra­ción de bar­ni­ces y la­cas, de for­mol, etc. El al­co­hol, tó­xi­co en ma­yor o me­nor me­di­da, se apli­ca tam­bién co­mo reac­ti­vo y co­mo me­dio de aná­li­sis y con­ser­va­ción; en far­ma­cia, co­mo ex­ci­pien­te de cier­tos me­di­ca­men­tos y en li­co­re­ría. || AL­CO­HOL AB­SO­LU­TO. Al­co­hol que no con­tie­ne agua. || AL­CO­HOL AMÍ­LI­CO. Lí­ qui­do olea­gi­no­so in­co­lo­ro, de olor fuer­te y de­sa­gra­da­ble. En­tra en ebu­lli­ción a 134° y se so­li­di­fic ­ a a -164°. || AL­CO­ HOL ETÍ­LI­CO. Lí­qui­do in­co­lo­ro de olor fuer­te y agra­da­ble y sa­bor uren­te. Es in­fla­ma­ble y su com­bus­tión pro­du­ce una lla­ma azu­la­da de po­ca luz; en­tra en ebu­llu­ción a 78° y se so­li­di­fi­ca a -132°. || AL­CO­HOL ME­TÍ­LI­CO. Lí­qui­do in­co­lo­ro de olor agra­da­ble, que hier­ve a 66°.

Destilería de alcohol en Brasil. al­co­ho­la­do, da p. p. de AL­CO­HO­LAR. || adj. Se apli­ca al ani­mal que tie­ne el pe­lo o la piel de al­re­de­dor de los ojos más os­cu­ro que los de­más. || m. Farm. Com­

ALEAR

55 pues­to al­co­hó­li­co car­ga­do de prin­ci­pios me­di­ca­men­to­ sos y pre­pa­ra­do por so­lu­ción, ma­ce­ra­ción o di­ges­tión. al­co­ho­lar tr. En­ne­gre­cer con al­co­hol los bor­des de los pár­pa­dos, las ce­jas, las pes­ta­ñas o el ca­be­llo. Ú. t. c. r. || La­var con al­co­hol o con otro co­li­rio los ojos pa­ ra pre­ser­var­los de una in­fec­ción o pa­ra cu­rar­los. || Mar. Un­tar con brea lo ca­la­fa­tea­do. || Quím. Ob­te­ner al­co­hol de una sus­tan­cia. || ant. Farm. Re­du­cir a pol­vo muy a me­nu­do al­gu­na co­sa. al­co­ho­la­to m. Farm. Cual­quier me­di­ca­men­to lí­ qui­do ob­te­ni­do me­dian­te la des­ti­la­ción del al­co­hol con sus­tan­cias aro­má­ti­cas. al­co­ho­la­tu­ro m. Farm. Me­di­ca­men­to ob­te­ni­do me­dian­te la ma­ce­ra­ción de plan­tas fres­cas en al­co­hol. al­co­hó­li­co, ca adj. Que con­tie­ne al­co­hol. || Re­fe­ren­te al al­co­hol o pro­du­ci­do por él. || Al­co­ho­li­za­do. Ú. t. c. s. al­co­ho­li­me­tría f. Gra­dua­ción del al­co­hol con­te­ni­ do en un lí­qui­do. al­co­ho­lí­me­tro (De al­co­hol y el gr. me­tron, me­ di­da.) m. Areó­me­tro que se em­plea pa­ra de­ter­mi­nar la can­ti­dad de al­co­hol que con­tie­ne un lí­qui­do. al­co­ho­lis­mo m. Abu­so de las be­bi­das al­co­hó­li­cas. || Pat. En­fer­me­dad que oca­sio­na es­te abu­so. Pue­de ser agu­da, co­mo la em­bria­guez, o cró­ni­ca; es­ta úl­ti­ma cau­sa gra­ves tras­tor­nos y pue­de trans­mi­tir por he­ren­cia otras en­fer­me­da­des, en es­pe­cial del sis­te­ma ner­vio­so. al­co­ho­li­zar tr. Echar al­co­hol en otro lí­qui­do. || Quím. AL­CO­HO­LAR. || ant. Farm. AL­CO­HO­LAR. al­co­ho­lo­ma­nía f. Pat. Ape­ti­to mor­bo­so de be­bi­ das al­co­hó­li­cas. al­cor (Del ár. al­cor, co­lla­dos.) m. Ele­va­ción de te­rre­no me­nor que una mon­ta­ña: co­li­na, co­lla­do, ce­rro. al­cor m. Astr. Es­tre­lla que for­ma par­te de la co­la de la cons­te­la­ción de la Osa Ma­yor. al­co­rán (Del ár. al­co­rán, la lec­tu­ra por ex­ce­len­cia.) m. Li­bro sa­gra­do de los mu­sul­ma­nes, fun­da­men­to de la re­li­gión ma­ho­me­ta­na. Con­tie­ne las re­la­cio­nes que Ma­ ho­ma su­pu­so re­ci­bi­das de Dios. § Es­cri­to en gran par­te des­pués de la muer­te de Ma­ho­ma, la re­dac­ción de­fin ­ i­ti­va del Al­co­rán da­ta del si­glo VII. Cons­ta de 114 su­ras o ca­pí­tu­los, en los que se con­tie­ne la re­ve­la­ción de Dios al Pro­fe­ta a tra­vés del ar­cán­gel Ga­briel. Li­bro ca­pi­tal de la re­li­gión ma­ho­me­ta­na y fun­da­men­to del de­re­cho de los pue­blos que la pro­fe­san, ha ejer­ci­do gran in­fluen­cia en la li­te­ra­tu­ra ára­be. al­co­ra­nis­ta m. Doc­tor o ex­po­si­tor del Al­co­rán. al­cor­no­que (Del art. ár. al y el lat. quer­cus, cam­ bia­do en quer­nus.) m. Ár­bol cu­pu­lí­fe­ro, pe­ren­ne, de unos nue­ve me­tros de al­tu­ra, co­pa muy ex­ten­sa, ho­jas ao­va­das, en­te­ras o den­ta­das, flo­res ca­si in­vi­si­bles y be­ llo­tas por fru­tos. Es de ma­de­ra du­rí­si­ma y su cor­te­za, muy grue­sa y fo­fa, lla­ma­da cor­cho, tie­ne múl­ti­ples apli­ ca­cio­nes in­dus­tria­les. || Ma­de­ra de es­te ár­bol. || Véa­se PE­DA­ZO DE AL­COR­NO­QUE. || de­sus. Col­me­na. || ant. COR­CHO. || fig. Per­so­na ig­no­ran­te y za­fia. Ú. t. c. adj. al­cor­que (Del ár. es­pa­ñol al­corç y és­te del lat. quer­ cus.) m. Chan­clo con la sue­la de cor­cho. al­cor­que m. Ho­yo que se abre al pie de las plan­tas o ár­bo­les pa­ra de­te­ner el agua en los rie­gos. al­cor­ta (aman­cio) Biog. Compositor y eco­no­mis­ta ar­gen­ti­no, au­tor de Cues­tión mo­ne­ta­ria, Co­mer­cio de las pro­vin­cias, La ley de ex­pro­pia­ción, etc., que de­sem­pe­ñó im­por­tan­tes car­gos pú­bli­cos (1805-1862). || GLO­RIA—. Poe­ti­sa, es­cul­to­ra y au­to­ra tea­tral ar­gen­ti­na, na­ci­da en Bayona, por ser hija de padre diplomático, en 1915. Escritora bilingüe, su primer libro fue un poemario en francés: La prison de l’enfant (1935). Colaboró con la revista Ficción, donde publicó muchos de sus cuentos. Su libro más representativo es En la casa muerta (1966). En­tre sus obras es­cri­tas en fran­cés so­bre­sa­le Vi­sa­jes. Es una de las escritoras más reconocidas de la Argentina. || JO­SÉ FI­GUE­ROA—. Véa­se FI­GUE­ROA AL­COR­TA (JO­SÉ). || —Y PA­LA­CIOS (AMAN­CIO). Ju­risconsulto argentino, hi­jo de Aman­cio Al­cor­ta y au­tor de im­por­tan­tes obras de ca­rác­ter ju­rí­di­co, entre las cuales se des­ta­can Las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les, Có­di­go pe­nal mi­li­tar ar­ gen­ti­no, La ins­truc­ción seun­da­ria, Tra­ta­do de de­re­cho in­ter­na­cio­nal, etc. Fue mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res du­ran­te el man­da­to de Ro­ca, con­tri­bu­yen­do con sus ges­tio­nes a la fi­na­li­za­ción del li­ti­gio so­bre los lí­mi­tes en­ tre Ar­gen­ti­na y Chi­le (1842-1902). al­cor­za (Del ár. al­cor­ça, pas­ti­lla.) f. Pas­ta blan­ca de azú­car y al­mi­dón con que se cu­bren o ba­ñan al­gu­nos dul­ces y se ha­cen fi­gu­ri­llas. || Dul­ce cu­bier­to o ba­ña­do con es­ta pas­ta. al­cor­zar tr. Cu­brir o ba­ñar de al­cor­za. || fig. Pu­lir, lim­piar, asear, exor­nar. Ú. t. c. r. al­co­tán (Del ár. al­co­tam.) m. Ave ra­paz diur­na pa­re­ci­ da al hal­cón, pe­ro con las plu­mas de las pier­nas y la co­la de co­lor ro­jo con lis­tas un po­co más os­cu­ras.

al­co­tán m. Plan­ta me­nis­per­má­cea de cu­yas ho­jas se sa­ca la pe­lo­si­na y que se em­plea co­mo fe­brí­fu­go y diu­ré­ti­co. Es por­pia de Amé­ri­ca Cen­tral. al­co­ta­na (Del ár. al­co­taa.) f. He­rra­mien­ta de al­ba­ñi­ le­ría con­sis­ten­te en una ho­ja de ace­ro al­go en­cor­va­da, más grue­sa por su par­te me­dia que en los dos ex­tre­mos, de los cua­les uno es­tá ter­mi­na­do en for­ma de ha­cha y otro en fi­gu­ra de azue­la. En el cen­tro de la ho­ja hay una aber­tu­ra cir­cu­lar que la atra­vie­sa, en la cual en­tra un man­go de ma­de­ra co­mo de cin­cuen­ta cen­tí­me­tros de lar­go. Al­gu­nas tie­nen bo­ca de pi­que­ta en vez de cor­te. al­cre­bi­te (Del ár. al­qui­brit.) m. Azu­fre. al­cu­bi­lla (dim. de cu­ba, con el art. ár al.) f. AR­CA DE AGUA. De­pó­si­to de agua. al­cu­ce­ro, ra adj. fig. y fam. Go­lo­so. || s. Per­so­na que ha­ce al­cu­zas o las ven­de. al­cur­nia (Del m. or. que al­cu­ña.) f. Li­na­je, as­cen­den­ cia, es­tir­pe. al­cu­za (Del ár. al­cu­za, va­si­ja.) f. Va­si­ja en que se tie­ne el acei­te pa­ra el uso dia­rio. Es por lo ge­ne­ral de ho­ja de la­ta y de for­ma có­ni­ca. al­cu­za f. Chi­le, Ec. y Pe­rú. Vi­na­gre­ras. al­cuz­cuz m. Pas­ta de ha­ri­na y miel, re­du­ci­da a gra­ni­ tos y co­ci­da con el va­por del agua ca­lien­te. al­da­ba (Del ár. ad­dab­ba.) f. Pie­za me­tá­li­ca que se fi­ja en las puer­tas pa­ra lla­mar gol­pean­do con ella. || Pie­za, por lo co­mún de hie­rro, de for­ma di­ver­sa, fi­ja en la pa­red pa­ra atar las ca­ba­lle­rías. || Ba­rre­ta de me­tal o tra­ve­sa­ño de ma­de­ra pa­ra ase­gu­rar las puer­tas o pos­ti­gos des­pues de ce­rra­dos. || AGA­RRAR­SE UNO A, o DE, BUE­NAS AL­ DA­BAS, o TE­NER BUE­NAS AL­DA­BAS. frs. figs. y fams. Va­ler­se de una po­de­ro­sa pro­tec­ción o con­tar con ella.

A

Aldea africana. Per­te­ne­cien­te a la al­dea. || fig. Rús­ti­co, gro­se­ro, in­cul­to. al­de­ba­rán (Del ár. ad­de­ba­rán, el pos­te­rior.) m. Astr. Es­tre­lla ro­ji­za de pri­me­ra mag­ni­tud, si­tua­da en la ca­be­za de la cons­te­la­ción de Tau­ro. al­de­hi­do m. Quím. Nom­bre ge­né­ri­co de los cuer­pos que de­ri­van de los al­co­ho­les por eli­mi­na­ción de hi­dró­ge­ no. Son lí­qui­dos, vo­lá­ti­les y de olor pe­ne­tran­te, que se con­vier­ten en áci­dos por oxi­da­ción. § AL­DE­HI­DO ACÉ­ TI­DO, ETÍ­LI­CO, OR­DI­NA­RIO, VÍ­NI­CO o sim­ple­men­te AL­ DE­HI­DO. Quím. Eta­nal § AL­DE­HI­DO BEN­ZOI­CO. Quím. Eta­nal § AL­DE­HI­DO BEN­ZOI­CO. Quím. Lí­qui­do in­co­lo­ro, de sa­bor cáus­ti­co, que cons­ti­tu­ye la esen­cia de al­men­ dras amar­gas pu­ra. al­de­rre­dor adv. l. AL­RE­DE­DOR. al­ding­ton (ri­car­do) Biog. Poe­ta y no­ve­lis­ta in­glés (1892-1962). Su obra La muer­te de un hé­roe, ba­sa­da en los acon­te­ci­mien­tos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, ha te­ni­do am­plia re­per­cu­sión en to­dos los idio­mas en que fue tra­du­ci­da. Son de su autoría, ade­más, La hi­ja del co­ro­nel y To­dos los hom­bres son nues­tros ene­mi­ gos, entre otras. al­di­no, na adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a Al­do Ma­ nu­cio y otros cé­le­bres im­pre­so­res de su fa­mi­lia. || Véa­se LE­TRA AL­DI­NA. al­dol m. Quím. Al­de­hi­do de fun­ción mix­ta con pro­pie­ da­des de al­de­hi­do y de al­co­hol. al­dor­ta (Del port. gall­dor­ta, ga­llo de huer­ta.) f. Ave del or­den de las zan­cu­das, de unos vein­te cen­tí­me­tros de al­to, de pi­co ne­gro y muy lar­go, tar­sos ro­jos, lo­mo ver­do­so y el res­to del cuer­po de co­lor ce­ni­cien­to. al­drin (ed­win) Biog. Cos­mo­nau­ta es­ta­dou­ni­den­se nacido en1930 que fue, jun­to con Arms­trong, uno de los dos pri­me­ros hom­bres que pi­sa­ron la su­per­fic ­ ie de la Lu­na. Co­llins, tri­pu­lan­te, per­ma­ne­ció en el mó­du­lo de la Apo­lo XI en el año 1969.

Aldaba. al­da­ba­da f. Gol­pe da­do en la puer­ta con la al­da­ba. || fig. Avi­so, di­cho es­pe­cial­men­te del que cau­sa so­bre­ sal­to. al­da­bía (De al­da­ba, tra­ve­sa­ño.) f. Ca­da uno de los dos ma­de­ros ho­ri­zon­ta­les que, em­po­tra­dos en dos pa­ re­des opues­tas, sos­tie­nen la ar­ma­zón de un ta­bi­que col­ga­do. al­da­bi­lla (dim. de al­da­ba.) f. Pie­za me­tá­li­ca en for­ma de gan­cho que, en­tran­do en una hem­bri­lla, sir­ve pa­ra ce­ rrar puer­tas, ven­ta­nas, ca­jas, co­fres pe­que­ños, etc. al­da­bón m. aum. de AL­DA­BA. || AL­DA­BA. || Asa gran­de de co­fre, baúl, etc. al­da­ma (ig­na­cio) Biog. Po­lí­ti­co mexicano que lu­chó por la in­de­pen­den­cia de su país y fue fu­si­la­do en 1811. || JUAN—. Po­lí­ti­co mexicano, her­ma­no del an­te­rior, que par­ti­ci­pó co­mo él en las cam­pa­ñas eman­ci­pa­do­ras al la­ do de Hi­dal­go y otros je­fes del mo­vi­mien­to. Ha­bien­do caí­do pri­sio­ne­ro, fue pa­sa­do por las ar­mas, igual que su her­ma­no y en el mis­mo año. || MA­RIA­NO—. Pa­trio­ta mexicano que fue ase­si­na­do en 1811. || MI­GUEL—. Po­ lí­ti­co cu­ba­no, lu­cha­dor in­fa­ti­ga­ble por la cau­sa eman­ci­ pa­do­ra de su pa­tria y es­me­ra­do pro­tec­tor de las ar­tes y de las le­tras (1821-1888). al­dea (Del ar. ad­de­ya.) f. Pue­blo de es­ca­so ve­cin­da­rio, ge­ne­ral­men­te sin ju­ris­dic­ción pro­pia. al­dea­no, na adj. Na­tu­ral de una al­dea. Ú. t. c. s. ||

www.elbibliote.com

Edwin Aldrin sobre la superficie de la Luna. al­dú­car m. Adú­car. ale f. Es­pe­cie de cer­ve­za que se fa­bri­ca en Rei­no Uni­do. alea­ción f. Ac­ción y efec­to de alear. || ALEA­CIÓN EN­ CON­TRA­DA. La re­sul­tan­te de la fun­di­ción y li­ga de un oro fuer­te de ley con otro fe­ble. alea­do m. Mús. MOR­DEN­TE. alear intr. Mo­ver las alas. || fig. Mo­ver los bra­zos imi­ tan­do en cier­to mo­do el mo­vi­mien­to de las alas de una ave. Se di­ce en es­pe­cial de los ni­ños de cor­ta edad. || Res­ta­ble­cer­se el con­va­le­cien­te o co­brar alien­to o fuer­zas el que se re­pa­ra de al­gún tra­ba­jo o afán. Úsa­se prin­ci­pal­ men­te en ge­run­dio con el ver­bo ir. || As­pi­rar a una co­sa o di­ri­gir­se con an­sia a ella. alear (Del lat. ad, a y lex, ley.) tr. Mez­clar dos o más me­ta­les por me­dio de la fun­di­ción.

A

ALEATORIO, RIA

alea­to­rio, ria (Del lat. alea­to­rius, pro­pio del jue­go de da­dos.) adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al jue­go de azar. || Dí­ce­se de lo que de­pen­de de al­gu­na cir­cuns­tan­cia for­ tui­ta. || For. Véa­se CON­TRA­TO ALEA­TO­RIO. ale­brar­se r. Echar­se o ten­der­se en el sue­lo pe­gán­ do­se a él co­mo ha­cen las lie­bres pa­ra no ser des­cu­bier­ tas. || fig. Aco­bar­dar­se, per­der el áni­mo. alec­cio­nar (De a y lec­ción.) tr. En­se­ñar, ins­truir, amaes­trar. Ú. t. c. r. ale­chu­gar tr. Ple­gar, do­blar o dis­po­ner al­gu­na co­sa en for­ma de ho­ja de le­chu­ga, co­mo se usa en las guar­ni­ cio­nes y ador­nos de las pren­das de ves­tir, es­pe­cial­men­te de las mu­je­res. ale­crín m. Pez se­la­cio del mar de las An­ti­llas de unos cua­tro me­tros de lar­go, se­me­jan­te al ti­bu­rón y más vo­raz aún que és­te. Es de co­lor par­do azu­la­do por en­ci­ma, blan­co por de­ba­jo y con unas man­chas en los cos­ta­ dos que de­sa­pa­re­cen con la edad; su car­ne es de­sa­ gra­da­ble. ale­crín m. Ár­bol de la fa­mi­lia de las ver­be­ná­ceas, de ma­de­ra pa­re­ci­da a la cao­ba, pe­ro más pe­sa­da y de co­lor más her­mo­so. Es pro­pio de Amé­ri­ca Me­ri­dio­nal. alec­to­man­cía (Del gr. alék­tor, ga­llo y man­teía, adi­ vin­ción.) f. Adi­vi­na­ción su­pers­ti­cio­sa por el can­to del ga­ llo o por la pie­dra de su hí­ga­do. alec­to­ria (Del lat. alec­to­ria y és­te del gr. alék­tor, ga­ llo.). f. Pie­dra ca­si re­don­da del ta­ma­ño de una ave­lla­na pe­que­ña, que sue­le en­con­tra­se en el hí­ga­do de los ga­ llos vie­jos y a la cual se atri­buían an­ti­gua­men­te mu­chas vir­tu­des me­di­ci­na­les. alec­tre­na f. Zool. Gé­ne­ro de pa­lo­mas cu­ya ca­be­za es de co­lor ro­jo y el res­to del cuer­po azul os­cu­ro. Com­ pren­de cua­tro es­pe­cies to­das con ex­cre­cen­cias ve­rru­ go­sas en la par­te su­pe­rior de la ca­be­za y en la re­gión del pi­co. Se en­cuen­tra en Ma­da­gas­car. ale­da f. CE­RA ALE­DA. Pri­me­ra ce­ra con la que las abe­jas un­tan la col­me­na. ale­da­ño, ña (Del lat. ad, a y li­mi­ta­neus, con­ve­ci­no.) adj. Con­fi­nan­te, li­mí­tro­fe. || Aplí­ca­se al te­rre­no, cam­po, etc, que lin­da con un pue­blo o con otro cam­po o te­rre­no que es con­si­de­ra­do par­te ac­ce­so­ria de ellos. Ú. t. c. s. m. y más en pl. || m. Con­fín, tér­mi­no, lí­mi­te. Ú. m. en pl. alef m. Nom­bre de la pri­me­ra le­tra de los al­fa­be­tos he­breo y fe­ni­cio. ale­fa­to (De alef.) m. Nom­bre del al­fa­be­to he­breo. ale­ga­ción (Del lat. alle­ga­tio.) f. Ac­ción de ale­gar. || For. Ale­ga­to. ale­ga­dor, ra adj. Que ale­ga. Ú. t. c. s. ale­ga­mar tr. Echar lé­ga­mo o cie­no en las tie­rras pa­ra abo­nar­las. || r. Lle­nar­se de lé­ga­mo. ale­gar (Del lat. alle­ga­re; de ad, a y le­ga­re, de­le­gar.) tr. Ci­tar, pre­sen­tar, adu­cir, traer uno en fa­vor de su pro­ pó­si­to al­gún di­cho, he­cho, ejem­plo, etc. co­mo prue­ba,

56 jus­ti­fi­ca­ti­vo o de­fen­sa. || Adu­cir o ex­po­ner mé­ri­tos, ser­ vi­cios, etc, pa­ra fun­dar en ellos una pre­ten­sión. || intr. For. Traer el abo­ga­do le­yes, au­to­ri­da­des y ra­zo­nes en de­fen­sa de su cau­sa. ale­gar intr. Amér. Dis­cu­tir, al­ter­car, dis­pu­tar. ale­ga­to (Del lat. alle­ga­tus.) m. Es­cri­to en que el abo­ ga­do ex­po­ne las ra­zo­nes que sir­ven de fun­da­men­to al de­re­cho de la cau­sa o par­te que de­fien­de e im­pug­na las de ad­ver­sa­rio. || Por ext., ex­po­si­ción o ra­zo­na­mien­to por lo ge­ne­ral ex­ten­so, de mé­ri­tos o mo­ti­vos aún fue­ra de lo ju­di­cial. || ALE­GA­TO DE BIEN PRO­BA­DO. For. Es­cri­to, lla­ma­do hoy de con­clu­sio­nes, en el cual con el re­sul­ta­do de las pro­ban­zas man­te­nían las par­tes li­ti­gan­tes sus pre­ ten­sio­nes al ter­mi­nar la ins­tan­cia. ale­go­ría (Del lat. alle­go­ria y és­te del gr. alle­go­ría; de allos, otro y ago­reúo, ha­blar, aren­gar.) f. Fic­ción en vir­ tud de la cual una co­sa re­pre­sen­ta, sig­ni­fi­ca o re­cuer­da otra di­fe­ren­te. || Obra li­te­ra­ria o pre­sen­ta­ción sim­bó­li­ca de ideas abs­trac­tas me­dian­te fi­gu­ras, gru­pos de és­tas o atri­bu­tos. || Ret. Fi­gu­ra que con­sis­te en ha­cer pa­ten­tes en el dis­cur­so, me­dian­te una se­rie de me­tá­fo­ras, un sen­ ti­do rec­to y otro fi­gu­ra­do, am­bos com­ple­tos, con ob­je­to de dar a en­ten­der una co­sa ex­pre­san­do otra dis­tin­ta. ale­go­ri­zar (Del lat. ale­go­ri­za­re.) tr. In­ter­pre­tar de ma­ne­ra ale­gó­ri­ca al­gu­na co­sa; dar­le sig­ni­fi­ca­ción o sen­ ti­do ale­gó­ri­co. ale­gra (De ale­grar.) f. Mar. Ba­rre­na apro­pia­da pa­ra ta­la­drar los ma­de­ros que se han de usar co­mo tu­bos de bom­ba. ale­grar (De ale­gre.) tr. Cau­sar ale­gría. || fig. Avi­var, ani­mar, her­mo­sear, em­be­lle­cer, dar a las co­sas ina­ni­ma­ das nue­vo es­plen­dor y más apa­ci­ble vis­ta. || Rea­ni­mar, avi­var la luz o el fue­go. || Mar. Aflo­jar un po­co un ca­ble o ca­bo pa­ra que tra­ba­je me­nos. || Ali­jar o ali­viar una em­ bar­ca­ción pa­ra que no tra­ba­je mu­cho por cau­sa del mar. || Taur. Ex­ci­tar el dies­tro al to­ro, pa­ra que aco­me­ta. || r. Re­ci­bir ale­gría o sen­tir­la. || fig. y fam. Po­ner­se uno ale­gre por ha­ber to­ma­do be­bi­das al­co­hó­li­cas en de­ma­sía. ale­grar tr. Cir. Le­grar. || Mar. Ha­cer más gran­de un ta­la­dro o agu­je­ro. ale­gre (Del lat. ala­cris.) adj. Lle­no de ale­gría, ju­bi­lo­so, re­go­ci­ja­do, con­ten­to. || Que de or­di­na­rio sien­te o ma­ni­ fies­ta ale­gría. || Dí­ce­se de lo que de­no­ta ale­gría. Ros­tro ALE­GRE. || Que cau­sa ale­gría. No­ti­cia ALE­GRE. || Que se ha he­cho o pa­sa­do ale­gre­men­te. Con­ver­sa­ción ALE­ GRE, pa­seo ALE­GRE, ve­la­da ALE­GRE. || De as­pec­to o cir­cuns­tan­cia que in­fun­den ale­gría. Pai­sa­je ALE­GRE, jar­ dín ALE­GRE. || fam. Véa­se CUEN­TAS ALE­GRES. || fig. Re­fi­rién­do­se a co­lo­res, vi­vo, chi­llón, co­mo el ama­ri­llo, ro­jo, etc. || fig. ant. Apli­ca­do a los olo­res, vi­vo, fuer­te, pe­ ne­tran­te. || fig. y fam. Al­go li­bre o des­ho­nes­to. || Ex­ci­ta­do ale­gre­men­te por ha­ber to­ma­do be­bi­das al­co­hó­li­cas con al­gún ex­ce­so. || Li­ge­ro, arries­ga­do, re­suel­to. || Dí­ce­se del

jue­go o ma­ne­ra de ju­gar que de­no­ta osa­día y vo­lun­ta­ ria li­ge­re­za en el ju­ga­dor. || Aplí­ca­se al jue­go en que se arries­ga más di­ne­ro que or­di­na­ria­men­te. || ant. fig. Ga­llar­ do, va­lien­te, es­for­za­do. ale­gre (fran­cis­co ja­vier) Biog. Je­sui­ta mexicano, hom­bre de cien­cia y poe­ta, au­tor de Car­ta geo­grá­fi­ca del he­mis­fe­rio mexicano, His­to­ria de la Pro­vin­cia de la Com­pa­ñía de Je­sús en Nue­va Es­pa­ña, el poe­ma la­ti­no Ale­san­dria­dos y una tra­duc­ción de ver­sos la­ti­nos de la Ilía­da (1739-1788). ale­gría (De ale­gre.) f. Gra­to y vi­vo mo­vi­mien­to del áni­ mo mo­ti­va­do por al­go faus­to o ha­la­güe­ño y a ve­ces sin cau­sa de­ter­mi­na­da, que sue­le ma­ni­fes­tar­se con sig­nos ex­te­rio­res. || Pa­la­bras, ges­tos o ac­tos con que se po­ne de ma­ni­fies­to el jú­bi­lo o ale­gría. || Ajon­jo­lí. || Nué­ga­do o ala­jú sa­zo­na­do con ajon­jo­lí. || Mar. Aber­tu­ra, luz o hue­co to­tal de una por­ta. || pl. Fies­tas pú­bli­cas. || Mo­da­li­dad del can­te an­da­luz, cu­ya to­na­da es muy vi­da y gra­cio­sa. || Bai­le de la mis­ma to­na­da. ale­gría (ci­ro) Biog. Es­cri­tor pe­rua­no au­tor de cuen­ tos y no­ve­las que tie­nen por es­ce­na­rio am­bien­tes y per­ so­na­jes de su tie­rra. Au­tor de poe­sías de in­ten­so to­no so­cial; La ser­pien­te de oro, un es­tu­dio de la psi­co­lo­gía in­dí­ge­na; Los pe­rros ham­brien­tos, ori­gi­nal na­rra­ción que tie­ne por per­so­na­jes prin­ci­pa­les a los pe­rros guar­dia­nes de ga­na­do de las sie­rras pe­rua­nas; y la no­ve­la El mun­do es an­cho y aje­no (1909-1967). ale­grón m. fam. Ale­gría vi­va y re­pen­ti­na. || fig. y fam. Lla­ma­ra­da íg­nea de es­ca­sa du­ra­ción, co­mo la que pro­ du­cen los sar­mien­tos al ar­der. ale­jan­dra feo­do­rov­na Biog. Em­pe­ra­triz de Ru­ sia, es­po­sa de Ni­co­lás II, ase­si­na­da du­ran­te la re­vo­lu­ción ru­sa (1872-1918). ale­jan­dría Geog. Go­ber­na­ción de Egip­to. 2.679 km2. Cap. ho­mó­ni­ma, 4.100.000 hab., fun­da­da por Ale­ jan­dro Mag­no cua­tro si­glos a. C., en tiem­po de los To­ lo­meos fue el cen­tro de cul­tu­ra del mun­do. Su famosa biblioteca de 800.000 volúmenes se quemó la noche del año 52 a. C. e igualmente la escuela Alejandrina, durante la invasión del emperador romano Julio Cesar. Tras la conquista de Omar, los árabes la reedificaron y convirtieron en un gran centro de la cultura islámica. La ciu­dad de­ca­yó no­ta­ble­men­te, pe­ro a fi­nes del si­glo XIX co­men­zó a re­sur­gir y hoy es el pri­mer puer­to de Egip­to. Fren­te a la ciu­dad, en una is­la uni­da hoy a ella, se al­za­ba el fa­ro que fue una de las ma­ra­vi­llas del mun­do an­ti­guo. Hoy es una ciudad moderna, con un trazado en cuadrícula al estilo griego, o europeo del siglo XIX, que difiere de las laberínticas ciudades islámicas. Es un centro de comercio del algodón y centro bancario. Importante industria textil, química, de construcción mecánica y naval. Su aeropuerto es el segundo del país, con gran tráfico internacional. || Prov. de Ita­lia en el Pia­mon­te, al sureste de Turin, com­pren­de 190 mu­ni­ci­pios, 3.560 km2; supera los 430.000 hab. || C. de Ita­lia. Cap. de la prov. de su nom­bre. 92.808 hab. Industria de sombreros, alimentación, papel, electrotécnica, mecánica, textil y química. || Mun. de Co­lom­bia en el dep. de An­tio­quia, posee una extensión de 149 km2. || Mun. de Bra­sil en el est. de Rio Gran­de do Nor­te, Mesoregión Oeste Potiguar, 506 km2.

Golfo de Arabia en la gobernación de Alejandría, Egipto. ale­jan­dri­nis­mo m. Fil. Sis­te­ma fi­lo­só­fi­co de la es­ cue­la de Ale­jan­dría. ale­jan­dri­no, na adj. Na­tu­ral de Ale­jan­dría. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a es­ta ciu­dad egip­cia. || Neo­pla­tó­ni­ co. || Véa­se LAU­REL ALE­JAN­DRI­NO. || Per­te­ne­cien­te a Ale­jan­dro Mag­no. ale­jan­dro i Biog. Rey de Ma­ce­do­nia, alia­do de los per­sas, que se pa­só al bando de los grie­gos en la ba­ta­lla de Pla­tea (498-462 a. C.). || —II. Rey de Ma­ce­do­nia que pres­tó au­xi­lio a los Ale­ua­das, de Te­sa­lia, con­tra Ale­jan­dro de Fe­res (371-365 a. C.). || —III, el Gran­de o Ale­jan­dro Mag­no. Rey de Ma­ce­do­nia, hi­jo de Fi­li­po II y de Olim­pia, na­ci­do en 356 a. C. De­rro­tó a los te­ba­nos; des­tru­yó Te­ bas; ven­ció a Da­río, rey de los per­sas; so­me­tió Ca­pa­

“Alegoría de la música”, obra de François Boucher.

www.elbibliote.com

ALEMANIA

57

ALEMANIA

A

CAPITAL: BERLÍN SUPERFICIE: 357.021 km² DIVISIÓN POLÍTICA: 16 ESTADOS POBLACIÓN: 82.200.000 hab. IDIOMA: ALEMÁN RELIGIÓN: PROTESTANTES 34%, MUSULMANES 3,7%, CATÓLICOS 34%, OTROS 28,3%

El palacio del Parlamento, Alemania.

Ciudad de Heldeberg y el río Neckar, al sur de Alemania.

do­cia; se apo­de­ró de Je­ru­sa­lén, Da­mas­co, etc; in­va­dió Egip­to, don­de fun­dó Ale­jan­dría; atra­ve­só el Cáu­ca­so, se in­ter­nó en Per­sia, to­mó Ba­bi­lo­nia, que­mó Per­sé­po­lis, lle­ gó has­ta el In­do y ven­ció a Po­ro, que, sub­yu­ga­do por su ge­ne­ro­si­dad, se con­vir­tió en alia­do su­yo. Mu­rió en Ba­bi­lo­nia a los 33 años de edad, en 323 a. C. || —IV. Hi­jo pós­tu­mo de Ale­jan­dro Mag­no. Ape­nas na­ci­do, fue pro­cla­ma­do rey por el ejér­ci­to, pe­ro vi­vió siem­pre ba­jo tu­te­la y en­ce­rra­do con su ma­dre Ro­xa­na, en An­fí­po­lis. Mu­rió en­ve­ne­na­do por Ca­san­dro en 311 a. C. || —V. Rey de Ma­ce­do­nia. Hi­jo de Ca­san­dro, ocu­pó el tro­no con su her­ma­no An­tí­pa­tro, de 297 a 294 a. C. || —I. Pa­pa de 109 a 119. Fue már­tir y ro­ma­no de na­ci­mien­to. || —II. Pa­pa de 1061 a 1073; mi­la­nés. || —III. Pa­pa de 1159 a 1181; na­tu­ral de Sie­na. Lu­chó con­tra Bar­ba­rro­ja, a quien opu­so la Li­ga Lom­bar­da. || —V. Pa­pa de 1409 a 1410. Na­ció en 1340; mu­rió en 1410. || —VI. Pa­pa de 1492 a 1503; es­pa­ñol, gran po­lí­ti­co. Uno de los ac­tos más tras­cen­den­ta­les de su pon­ti­fi­ca­do fue la pro­mul­ga­ción de una bu­la por la cual di­vi­día las tie­rras com­pren­di­das a de­re­cha e iz­quier­da de las Azo­res en­tre Es­pa­ña y Por­ tu­gal. || —VII. Pa­pa de 1655 a 1667; de Sie­na. || —VIII. Pa­pa de 1689 a 1691; ve­ne­cia­no. || —I. Em­pe­ra­dor de Ru­sia (1777-1825). Fue de­rro­ta­do por Na­po­león en Aus­ ter­litz, Ey­lau y Friend­land; lue­go, se re­con­ci­lió con su ven­ce­dor y vol­vió a ene­mis­tar­se con és­te, con­si­guien­do re­po­ner a los Bor­bo­nes en el tro­no de Fran­cia. || —II. Em­pe­ra­dor de Ru­sia. Ter­mi­nó la gue­rra de Cri­mea,

eman­ci­pó a los sier­vos en 1863 y, por el Tra­ta­do de Ber­ lín (1878), in­cor­po­ró a Ru­sia Be­sa­ra­bia, Kars, Ar­da­han y Ba­tum. Mu­rió ase­si­na­do por los ni­hi­lis­tas (1818-1881). || —III. Em­pe­ra­dor de Ru­sia. Hi­jo del an­te­rior (1845-1894). || —I. Pro­cla­ma­do rey de Serbia en 1889, se ca­só con Dra­ga, da­ma de ho­nor de su ma­dre y mu­rió ase­si­na­do, jun­to con su es­po­sa, a causa de una cons­pi­ra­ción mi­li­tar (1876-1903). || —II. Rey de Serbia. Véa­se ALE­JAN­DRO I, rey de Su­des­la­via o Yu­gos­la­via. || —I. Rey de Su­des­la­via o Yu­gos­la­via (Ser­bia-Croa­cia-Es­lo­ve­nia). Hi­jo de Pe­dro I de Serbia, go­ber­nó es­te rei­no co­mo prín­ci­pe re­gen­te, a cau­sa de la mu­cha edad y acha­ques de su pa­dre, des­de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918) has­ta 1921, año en que la muer­te del rey le con­so­li­dó en el tro­no, pe­ro no con el nom­bre de Ale­jan­dro II de Ser­bia, co­mo le co­ rres­pon­día, si­no con el de Ale­jan­dro I del nue­vo Es­ta­do de Ser­bia-Cro­cia-Es­lo­ve­nia (Su­des­la­via o Yu­gos­la­via), en que se ha­bía con­ver­ti­do el an­ti­guo rei­no de Ser­bia, en vir­ tud de su en­gran­de­ci­mien­to, co­mo con­se­cuen­cia de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Na­ció en Ce­ti­ña en 1888. Mu­rió ase­si­na­do en Mar­se­lla en 1934. || —I. Rey de Gre­cia. Na­ció en 1893, su­bió al tro­no en 1917 y mu­rió en 1920, debido a la mor­de­du­ra de un mo­no hi­dró­fo­bo. || —I DE BAT­TEM­BERG. Pri­mer prín­ci­pe de Bul­ga­ria. Gobernó de 1879 a 1886. Na­ció en Ve­ro­na en 1857 y mu­rió en Gratz en 1893. || —SE­VE­RO. Emperador ro­ma­no que sucedió a He­lio­gá­ba­lo a los tre­ce años de edad; mu­rió ase­si­na­do por sus sol­da­dos (208-235). ale­jar tr. Po­ner le­jos o más le­jos; se­pa­rar, apar­tar. Ú. t. c. r. alek­hi­ne (ale­jan­dro) Biog. Cé­le­bre aje­dre­cis­ ta ru­so (1892-1946), na­cio­na­li­za­do fran­cés en 1927. Con­quis­tó el cam­peo­na­to del mun­do al ven­cer a Jo­sé Ca­pa­blan­ca en el año 1927. Per­dió el tí­tu­lo mun­dial en el año 1935 an­te el aje­dre­cis­ta ho­lan­dés Max Eu­we, re­ con­quis­tán­do­lo en 1937 de ma­nos del mis­mo ad­ver­sa­ rio y con­ser­ván­do­lo has­ta su muer­te, que fue re­pen­ti­na. Su obra prin­ci­pal es Mis me­jo­res par­ti­das de aje­drez, 1924-1937. ale­lo­ma­quia f. Con­tra­dic­ción en­tre dos co­sas. ale­lu­quia f. Ar­mo­nía que exis­te en­tre dos co­sas. ale­lu­ya (Del hebr. alle­luiah, ala­bad con jú­bi­lo a Je­ ho­vá.) Voz usa­da pa­ra la Igle­sia co­mo de­mos­tra­ción de jú­bi­lo, par­ti­cu­lar­men­te en tiem­po de Pas­cua. Ú. t. c. s. amb. || intr. Voz em­plea­da pa­ra de­mos­trar ale­gría o jú­bi­lo. || m. Tiem­po de Pas­cua. || Ca­da una de las es­tam­pi­ tas que, for­man­do se­rie, es­tán con­te­ni­das en un plie­go de pa­pel, con la ex­pli­ca­ción del asun­to, por lo ge­ne­ral en ver­sos pa­rea­dos. || Plan­ta oxa­lí­dea, pe­ren­ne, de raíz den­ta­da y en­car­na­da, ho­jas de fi­gu­ra de co­ra­zón al re­vés y es­ca­po con una so­la flor. Es co­mes­ti­ble, tie­ne gus­to áci­do y se ob­tie­ne de ella la sal de ace­de­ras. De­be su nom­bre a que flo­re­ce en Pas­cua. || Plan­ta mal­vá­cea, de sa­bor áci­do, usa­da en Cu­ba pa­ra la con­fec­ción de sal­sas, re­fres­cos, dul­ces. etc. y que tie­ne tam­bién apli­

Alejandro Magno. Mármol de Lisipo.

www.elbibliote.com

Cochen, pequeña ciudad al sudoeste de Alemania.

Vista parcial con la catedral de Breisach, Alemania. ca­cio­nes me­di­ci­na­les. || fig. No­ti­cia que cau­sa ale­gría. || fig. y fam. Pin­tu­ra des­pre­cia­ble. || Ver­sos pro­sai­cos y sin mé­ri­to al­gu­no. || Per­so­na o ani­mal ex­tre­ma­da­men­te fla­co. || En cier­tas lo­cu­cio­nes, ale­gría, jú­bi­lo. alem (lean­dro n.) Biog. Abo­ga­do y po­lí­ti­co ar­ gen­ti­no (1845-1896), fun­da­dor y pri­mer pre­si­den­te de la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal. Las­ti­ma­do su es­pí­ri­tu no­ble y ge­ne­ro­so por cier­tas de­ser­cio­nes y he­chos, pu­so fin a su vi­da. ale­ma (Del ár. al­má, el agua.) f. Por­ción de agua pa­ra re­gar que se dis­tri­bu­ye por tur­no. ale­mán, na adj. Na­tural de Ale­ma­nia, país de Eu­ro­pa cen­tral. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a es­te país. || Véa­se AGUAR­DIEN­TE ALE­MÁN. || m. Len­gua o idio­ma ale­mán. || AL­TO ALE­MÁN. Idio­ma que ha­blan los ha­bi­tan­tes de la Al­ta Ale­ma­nia. Es­ta di­vi­di­do en an­ti­guo, me­dio y mo­der­ no, ha­bla­do has­ta nues­tros días. || BA­JO ALE­MÁN. Idio­ ma de los ha­bi­tan­tes de la re­gión de la Ba­ja Ale­ma­nia. ale­ma­nia Geog. Re­pú­bli­ca Fe­de­ral del N de Eu­ro­pa. Li­mi­ta al N con el mar del Nor­te, Di­na­mar­ca y el mar Bál­ ti­co; al E con Po­lo­nia, la Rep. Che­ca y Aus­tria; al S con és­te mis­mo país y Sui­za; y al O con Fran­cia, Lu­xem­bur­ go, Bél­gi­ca y Paí­ses Ba­jos. Sup., 357.021 km2. 82,2 millones de habitantes. Segunda mayor población de Europa y séptimo país europeo por superficie. Cap., Ber­lín. El re­lie­ve y los pai­sa­jes ger­ma­nos se ma­ni­fies­ tan en cua­tro re­gio­nes na­tu­ra­les: los Al­pes y la al­ti­pla­ni­cie bá­va­ra, es­tre­cha fran­ja sep­ten­trio­nal de los Al­pes, cu­ bier­ta de bos­ques; los ma­ci­zos her­cí­ni­cos más an­ti­guos –pai­sa­je tí­pi­co ale­mán de va­lles y plan­ta­cio­nes–; las cuen­cas que aque­llos en­cie­rran –va­lle me­dio del Rin y va­lles del Mo­se­la, Nec­kar, El­ba, etc.– y fi­nal­men­te, la gran lla­nu­ra sep­ten­trio­nal de alu­vio­nes gla­cia­rios. Algunos de sus ríos más importantes son: el Rin, el Elba, el Danubio y el Meno. Entre los lagos se destacan el de Constanza y el Müritz. La sin­gu­la­ri­dad cli­má­ti­ca de es­te

A

ALEMBERT

te­rri­to­rio se ma­ni­fies­ta en un cli­ma tem­pla­do de ré­gi­men con­ti­nen­tal y océa­ni­co que se equi­li­bran en es­ta zo­na de tran­si­ción de Eu­ro­pa Cen­tral, aun­que no sin no­ta­bles va­ ria­cio­nes lo­ca­les. Nin­gún país ha su­fri­do tan­tas mo­di­fi­ca­ cio­nes te­rri­to­ria­les co­mo Ale­ma­nia, que ha pa­sa­do de la al­ter­na­ti­va de má­xi­ma ex­pan­sión, tras su­ce­si­vas ane­xio­ nes a la pér­di­da de los te­rri­to­rios con­quis­ta­dos y la frac­ tu­ra en dos es­ta­dos (Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na y Re­pú­ bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Ale­ma­nia) has­ta la ac­tual uni­dad. País de­sa­rro­lla­do, con­si­de­ra­do po­ten­cia mun­dial, de eco­no­mía pre­do­mi­nan­te­men­te in­dus­trial. La abun­dan­cia de re­cur­sos mi­ne­ros per­mi­tió a Ale­ma­nia de­sa­rro­llar sus in­dus­trias a par­tir de la re­vo­lu­ción in­dus­trial en el si­glo pa­sa­do. Se des­ta­can las cuen­cas del Ruhr, del Sa­rre y de Aquis­grán. El gran de­sa­rro­llo in­dus­trial se ma­ni­fies­ta en to­das las ra­mas de la me­ta­lur­gia, la me­cá­ni­ca y la quí­mi­ca, ade­más de las in­dus­trias de pun­ta sur­gi­das des­de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Has­ta la dé­ca­da del 80 las enor­mes y hu­mean­tes chi­me­neas ha­bían si­do con­si­ de­ra­das co­mo un dis­tin­ti­vo de ha­za­ña na­cio­nal en Eu­ro­ pa Orien­tal, pe­ro el én­fa­sis pues­to en una in­dus­tria­li­za­ ción ve­loz ter­mi­nó por de­li­near un ele­va­do cos­to en el de­te­rio­ro del me­dio am­bien­te. La in­dus­tria ha de­ter­mi­na­ do la po­lu­ción, cues­tión fun­da­men­tal pa­ra el país. Una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla eco­ló­gi­ca pa­ra la Ale­ma­nia uni­da es la quin­tu­pli­ca­ción del nú­me­ro de au­to­mó­vi­les en el es­te. Los au­tos Tra­bant y War­burg, de la ex Ale­ma­nia Orien­tal son par­ti­cu­lar­men­te con­ta­mi­nan­tes (por la ga­so­li­na que usan sus mo­to­res a dos tiem­pos) y se con­vir­tie­ron en un po­ten­te sím­bo­lo de la cri­sis eco­ló­gi­ca de la zo­na cuan­do em­pe­za­ron a cru­zar la fron­te­ra des­pués de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín. País ubi­ca­do en el pues­to 11º en el ran­ king de las na­cio­nes, rea­li­za­do por el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el De­sa­rro­llo (PNUD), en su in­for­ me anual de 1994. HIS­TO­RIA. Ale­ma­nia, lla­ma­da Ger­ ma­nia por los ro­ma­nos fue ocu­pa­da en épo­ca re­mo­ta (que no es po­si­ble de­ter­mi­nar) por tri­bus fi­ne­sas y más tar­de por los cel­tas, a quie­nes una in­va­sión de ger­ma­nos re­cha­zó ha­cia las re­gio­nes oc­ci­den­ta­les. El es­ta­do más po­de­ro­so de los fun­da­dos por los ger­ma­nos al co­men­ zar la Edad Me­dia, el rei­no de los fran­cos, fue en­gran­de­ ci­do y eri­gi­do en Im­pe­rio de Oc­ci­den­te por Car­lo­mag­no, pe­ro des­pués del Tra­ta­do de Ver­dún exis­tió un rei­no de Ger­ma­nia in­de­pen­dien­te, en el cual de­ja­ron de rei­nar los car­lo­vin­gios en el si­glo X y que vi­no a cons­ti­tuir una mo­ nar­quía elec­ti­va. Otón el Gran­de, rey en 936, con­quis­tó Ita­lia y se hi­zo co­ro­nar em­pe­ra­dor (962) a ejem­plo de Car­lo­mag­no y des­de en­ton­ces Ale­ma­nia se lla­mó en el len­gua­je di­plo­má­ti­co el Sa­cro Im­pe­rio Ro­ma­no Ger­má­ni­ co que com­pren­día Eu­ro­pa cen­tral, la ma­yor par­te de Ita­lia y al E de Fran­cia. Se ex­tin­guió la ca­sa de Sa­jo­nia en 1024; pa­só el ce­tro en­ton­ces a la ca­sa de Fran­co­nia, cé­le­bre por sus dis­pu­tas con la San­ta Se­de (cues­tión o que­re­llas de las In­ves­ti­du­ras), lue­go a la Sua­bia o de Ho­ hens­tau­fen, a la cual per­te­ne­ció Fe­de­ri­co Bar­ba­rro­ja y por fin a la de Habs­bur­go. El po­der de Ale­ma­nia, ele­va­do a su más al­to gra­do por Car­los V, fue de­bi­li­ta­do su­ce­si­ va­men­te por las lu­chas re­li­gio­sas del si­glo XVI, na­ci­das de la Re­for­ma ini­cia­da por Mar­tín Lu­te­ro a par­tir de 1517 que es com­ba­ti­da por la Con­tra­re­for­ma ca­tó­li­ca de 1540 y por las gue­rras de los Trein­ta Años (1618-1648), de la su­ce­sión de Es­pa­ña (1701-1714), de la su­ce­sión de Aus­tria (1740-1748), de los Sie­te Años (1756-1763), etc. Na­po­león I su­pri­mió el Sa­cro Im­pe­rio ger­má­ni­co y cons­ ti­tu­yó una con­fe­de­ra­ción del Rin (1806), que fue di­suel­ta por el Con­gre­so de Vie­na y re­cons­ti­tui­da so­bre nue­vas ba­ses con el nom­bre de Con­fe­de­ra­ción ger­má­ni­ca (1815). El rey de Pru­sia, Gui­ller­mo I, des­pués de ha­ber ex­clui­do a Aus­tria de la Con­fe­de­ra­ción (1866), res­ta­ble­ ció el Im­pe­rio de Ale­ma­nia en pro­ve­cho su­yo y fue co­ro­ na­do du­ran­te la gue­rra fran­co-pru­sia­na (1870-1871) en Ver­sa­lles. Si­guió a es­to un pe­río­do de reor­ga­ni­za­ción que dio por fru­to el re­na­ci­mien­to del po­der ale­mán; cons­cien­ te de es­ta fuer­za y bus­can­do ex­pan­sión a su de­sa­rro­llo, em­pren­dió Gui­ller­mo II, al su­bir al tro­no en 1888, su po­lí­ ti­ca mun­dial (Welt­po­li­tik), que no tar­dó en des­per­tar los re­ce­los del Rei­no Uni­do y vi­no a cons­ti­tuir una ame­na­za pa­ra el equi­li­brio eu­ro­peo; se hizo más os­ten­si­ble de día en día una ri­va­li­dad que en di­ver­sas oca­sio­nes, du­ran­te la pri­me­ra dé­ca­da del pre­sen­te si­glo, ori­gi­nó con­flic­tos di­plo­má­ti­cos: se ini­ció­ en Eu­ro­pa una era de alian­zas e in­te­li­gen­cias, en pre­vi­sión de acon­te­ci­mien­tos cu­ya in­mi­ nen­cia es­ta­ba en el áni­mo de to­dos y, al fin, en 1914, con mo­ti­vo del ase­si­na­to del prín­ci­pe he­re­de­ro de Aus­triaHun­gría, alia­da de Ale­ma­nia, co­me­ti­do en Sa­ra­je­vo, es­ ta­lló la gran con­tien­da en­tre las dos po­de­ro­sas ri­va­les, arras­tran­do con­si­go a cuan­tas na­cio­nes se ha­lla­ban den­tro de su es­fe­ra de in­fluen­cia, tras­tor­nan­do al mun­do con una gue­rra mun­dial es­pan­to­sa, en que Ale­ma­nia (con Aus­tria, Tur­quía y Bul­ga­ria) fue ven­ci­da por los alia­

58 dos (Fran­cia, Rei­no Uni­do, Ru­sia, Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón y otras na­cio­nes) y obli­ga­da a acep­tar to­das las con­di­cio­nes que le fue­ron im­pues­tas por el Tra­ta­do de Ver­sa­lles (1919). A fi­nes de 1918, al fir­mar­se el ar­mis­ti­cio que ha­bía de con­du­cir a la paz, es­ta­lló en Ale­ma­nia la re­vo­lu­ción: el em­pe­ra­dor Gui­ller­mo II ab­di­có y el país adop­tó la for­ma de go­bier­no re­pu­bli­ca­no, pe­ro con­ser­ van­do el nom­bre de Im­pe­rio. Se­gún la Cons­ti­tu­ción del 11 de agos­to de 1919, el po­der su­pre­mo ema­na­do del pue­blo, ra­di­ca en la per­so­na del pre­si­den­te del Im­pe­rio, ele­gi­do por sie­te años, la Asam­blea Na­cio­nal y el Con­se­ jo de Mi­nis­tros del Reich (Im­pe­rio), pre­si­di­do por el can­ ci­ller. El pri­mer pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Ale­ma­na fue Fe­de­ri­co Ebert, ele­gi­do en 1919, al es­ta­ble­cer­se el nue­ vo ré­gi­men. A Ebert, muer­to en 1925, po­co an­tes de ex­pi­rar su man­do pre­si­den­cial de sie­te años, su­ce­dió en la pre­si­den­cia el ma­ris­cal Pa­blo Hin­den­burg, ele­gi­do pa­ ra el pe­río­do de 1925-1932 y ree­le­gi­do lue­go, en 1932, al ex­pi­rar su man­do, pa­ra el pe­río­do le­gal 1932-1939. Muer­to Hin­den­burg, en 1934, el can­ci­ller Adol­fo Hi­tler de­ci­dió asu­mir en su per­so­na los car­gos de can­ci­ller y pre­si­den­te del Reich y so­me­ti­da lue­go su de­ci­sión a un ple­bis­ci­to, fue ra­ti­fi­ca­da por el pue­blo ale­mán. Ba­jo el man­do de Hi­tler, Ale­ma­nia em­pren­dió el ca­mi­no de su re­sur­gi­mien­to. Efec­tuó su rear­me; fue­ron de­nun­cia­das las cláu­su­las más omi­no­sas del Tra­ta­do de Ver­sa­lles; se re­ti­ró de la So­cie­dad de Na­cio­nes; re­cu­pe­ró el Sa­rre; rea­li­zó la re­mi­li­ta­ri­za­ción de Re­na­nia, el Ansch­luss o ane­ xión de Aus­tria, la in­cor­po­ra­ción del te­rri­to­rio de Me­mel y la de la re­gión de los Su­de­tes, la de­sin­te­gra­ción de Che­ cos­lo­va­quia, con la in­de­pen­den­cia de la Es­lo­va­quia y la crea­ción del Pro­tec­to­ra­do ale­mán de Bo­he­mia y Mo­ra­via y, fi­nal­men­te la in­cor­po­ra­ción de Dant­zig. Es­te he­cho, ocu­rri­do el 1 de sep­tiem­bre de 1939, fue el pre­tex­to que ori­gi­nó la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Rei­no Uni­do y Fran­ cia de­cla­ra­ron la gue­rra a Ale­ma­nia y és­ta ocu­pó rá­pi­da­ men­te Po­lo­nia (que com­par­tió even­tual­men­te con Ru­sia) y al­gu­nos me­ses des­pués ocu­pó No­rue­ga, Di­na­mar­ca, Lu­xem­bur­go, Bél­gi­ca y Paí­ses Ba­jos y de­rro­tó a Fran­cia, obli­gán­do­la a pe­dir un ar­mis­ti­cio en ju­nio de 1940 y ocu­ pan­do las tres quin­tas par­tes de su te­rri­to­rio. Con la coo­ pe­ra­ción de Ita­lia, re­cién en­tra­da en la lu­cha a la sa­zón y la de Hun­gría, Bul­ga­ria y Ru­ma­nia, que des­de el pri­mer mo­men­to es­tu­vie­ron a su la­do, de­rro­tó y di­so­ció a Yu­ gos­la­via, ha­cien­do de Croa­cia un Es­ta­do in­de­pen­dien­te y ocu­pó el te­rri­to­rio de Gre­cia. En 1941 se vol­vió con­tra Ru­sia, la de­sa­lo­jó del te­rri­to­rio po­la­co, la in­va­dió y, lle­van­ do con­si­go a Fin­lan­dia, li­be­ró los paí­ses bál­ti­cos del yu­go ru­so y se apo­de­ró de Ucra­nia. Con la sub­si­guien­te en­tra­ da del Ja­pón al la­do de Ale­ma­nia e Ita­lia y de Es­ta­dos Uni­dos al la­do del Rei­no Uni­do, Ru­sia y Chi­na, la gue­rra ad­qui­rió pro­por­cio­nes mun­dia­les. Si­guien­do la in­va­sión de Ru­sia, lle­gó Ale­ma­nia has­ta la lí­nea del Vol­ga, pe­ro no pu­do pa­sar de Sta­lin­gra­do (1942-1943): allí su­frió un de­ sas­tre que se­ña­ló el prin­ci­pio de su de­cli­na­ción. Co­men­ zó la re­ti­ra­da y po­co a po­co fue aban­do­nan­do el te­rri­to­rio ocu­pa­do, ha­cien­do fren­te al mis­mo tiem­po a los de­sem­ bar­cos que los in­gle­ses y nor­tea­me­ri­ca­nos hi­cie­ron en el nor­te de Áfri­ca (1942) y lue­go en Ita­lia (1943) y en Fran­cia (1944), con la sub­si­guien­te de­rro­ta de Ita­lia (1943). Se vio in­va­di­da y a pe­sar de su te­naz re­sis­ten­cia hu­bo de acep­ tar las con­di­cio­nes que le fue­ron im­pues­tas por los ven­ ce­do­res. Ale­ma­nia fue di­vi­di­da en cua­tro zo­nas ocu­pa­ das, go­ber­na­das y ad­mi­nis­tra­da por Rei­no Uni­do, Es­ta­ dos Uni­dos, Ru­sia y Fran­cia, en es­ta for­ma: Rei­no Uni­do, la zo­na del no­roes­te y oes­te (el Sch­les­wig-Hols­tein, Ham­bur­go, Re­na­nia sep­ten­trio­nal-Vest­fa­lia y Ba­ja Sa­jo­ nia): Es­ta­dos Uni­dos, la zo­na del cen­tro y sur (Wur­tem­ berg-Ba­den, Ba­vie­ra, Hes­se y Bre­ma); Ru­sia, la zo­na del nor­des­te y es­te (el Mec­klem­bur­go, Sa­jo­nia y Tu­rin­gia) y Fran­cia al zo­na del su­does­te (Wür­tem­berg-Ho­hen­zo­llern, el Sa­rre, el Pa­la­ti­na­do re­na­no y la ma­yor par­te de Ba­ den). Ber­lín fue tam­bién di­vi­di­da en cua­tro sec­to­res de ocu­pa­ción. En ma­yo de 1949 las tres zo­nas (bri­tá­ni­ca, nor­tea­me­ri­ca­na y fran­ce­sa) se unie­ron en una Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na, con su ca­pi­tal pro­vi­sio­nal en BONN, que au­to­ri­za­da por las tres po­ten­cias ci­ta­das com­pren­ dió los on­ce Es­ta­dos ale­ma­nes ocu­pa­dos por di­chas po­ten­cias y así que­dó Ale­ma­nia di­vi­di­da en dos par­tes: la ALE­MA­NIA OC­CI­DEN­TAL, cons­ti­tui­da por la men­cio­na­ da Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na y la ALE­MA­NIA ORIEN­ TAL, cons­ti­tui­da por los cin­co Es­ta­dos ocu­pa­dos por Ru­sia. Es­ta úl­ti­ma se man­tie­ne has­ta la caí­da del Mu­ro de Ber­lín en no­viem­bre de 1989. La eco­no­mía es uni­fi­ca­ da en ju­lio de 1990. La reu­ni­fi­ca­ción po­lí­ti­ca se pro­du­ce el 3 de oc­tu­bre de 1990, exis­tien­do des­de en­ton­ces una so­la Ale­ma­nia. En 1999, adopta el euro como moneda. Por el desarrollo de su economía, es considerada hoy en términos generales como la tercera potencia mundial y la primera de Europa. Las universidades son reconocidas a

www.elbibliote.com

escala internacional, como indicadores del elevado nivel de educación en el país. En el ranking THES 2006, 10 universidades alemanas fueron clasificadas entre las primeras 200 del mundo. alem­bert (juan le rond d’) Biog. Cé­le­bre fi­ló­so­fo y ma­te­má­ti­co fran­cés, uno de los fun­da­do­res de la En­ci­ clo­pe­dia (1717-1783). alen­ta­do, da p. p. de ALEN­TAR. || adj. Re­sis­en­te pa­ra la fa­ti­ga, in­can­sa­ble. || Va­lien­te, es­for­za­do, ani­mo­ so. alen­tar (De alien­to.) intr. RES­PI­RAR. || tr. Ani­mar, in­ fun­dir alien­to, es­for­zar. Ú. t. c. r. aleo­na­do, da adj. LEO­NA­DO. ale­pan­ta­do, da adj. Ec. En­si­mis­ma­do, em­bo­ta­do. alep­po Geog. Dis­tri­to del N de Si­ria. 16.142 km 2; 4.393.000 hab. Te­las pre­cio­sas, co­mer­cio ac­ti­vo. || Ciu­dad cap. del dis­tri­to ho­mó­ni­mo 1.582.104 hab. La Ciudad Antigua fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986. Dentro de la declaración, además del centro histórico, rodeado por una muralla con siete puertas, están incluidos los barrios antiguos del norte, nordeste y este y varios monumentos aislados más alejados del centro histórico. En el 2006 fue declarada Capital de la Cultura Islámica.

Aleppo, Siria. Entrada principal del fuerte. aler­ce (Del ár. alez.) m. Ár­bol co­ní­fe­ro de con­si­de­ra­ble al­tu­ra, de tron­co rec­to y del­ga­do y ho­jas blan­das de co­ lor ver­de cla­ro. Su fru­to es una pi­ña al­go más chi­ca que la del pi­no. || Ma­de­ra de es­te ár­bol. || ALER­CE AFRI­CA­ NO. El ori­gi­na­rio de Áfri­ca, que fue in­tro­du­ci­do en Eu­ro­pa co­mo plan­ta de ador­no, del cual se ob­tie­ne la gra­si­lla que sue­le dar­se al pa­pel de es­cri­bir. Flo­re­ce en fe­bre­ro. || ALER­CE EU­RO­PEO. El que flo­re­ce en ma­yo y es la úni­ca co­ní­fe­ra que pier­de las ho­jas en in­vier­no. De él se ex­trae la tre­men­ti­na de Ve­ne­cia.

Bosque de alerces en verano. alér­ge­no, na adj. Dí­ce­se de la sus­tan­cia que pro­vo­ ca un es­ta­do alér­gi­co de­ter­mi­na­do. Ú. t. c. s. m. aler­gia (Pa­la­bra for­ma­da por el mé­di­co ale­mán von Pir­quet, del gr. allos, otro y er­gon, tra­ba­jo.) f. Fi­siol. Con­ jun­to de fe­nó­me­nos de ca­rác­ter ner­vio­so, res­pi­ra­to­rio

ALFONSÍN

59 o erup­ti­vo, cau­sa­dos por la ab­sor­ción o in­ges­tión de cier­tas sus­tan­cias que pro­vo­can en el or­ga­nis­mo una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial an­te una nue­va ac­ción de di­chas subs­tan­cias aún en can­ti­da­des mí­ni­mas. ale­ro (De ala.) m. Par­te in­fe­rior del te­ja­do, que se pro­ lon­ga al­go fue­ra de la pa­red y cu­yo ob­je­to es des­viar de és­ta las aguas llo­ve­di­zas. || Ca­da una de las alas o pie­zas fi­jas en los cos­ta­dos de la ca­ja de al­gu­nos ca­ rrua­jes, so­bre las rue­das, pa­ra pre­ser­var­los de las sal­ pi­ca­du­ras; guar­da­ba­rros. || En la ca­za de per­di­ces con la­zo o con bui­trón, cual­quie­ra de los ata­jaos o pa­re­di­llas que se for­man pa­ra en­ca­lle­jo­nar las aves ha­cia el lu­gar don­de es­tá la red. || ALE­RO CO­RRI­DO. Arq. El que pa­sa la lí­nea del mu­ro cuan­do és­te no tie­ne cor­ni­sa. || ALE­ RO DE CHA­PE­RÓN. Arq. El que no lle­va ca­ne­ci­llos. || ALE­RO DE ME­SI­LLA. Arq. El que vue­la ho­ri­zon­tal­men­te for­man­do cor­ni­sa. aler­ta (Del ital. all’er­ta.) adv. m. con aten­ción y vi­gi­ lan­cia. Úsa­se con los ver­bos es­tar, vi­vir, an­dar, etc. || In­ter­jec­ción em­plea­da pa­ra ex­ci­tar a la vi­gi­lan­cia. Ú. t. c. s. m. ales­na­do, da adj. De pun­ta agu­da, a ma­ne­ra de les­na. ale­ta f. dim. de ALA. || Ca­da una de las mem­bra­nas ex­te­rio­res, a ma­ne­ra de alas, que tie­nen los pe­ces y otros ani­ma­les ma­ri­nos y con las cua­les se ayu­dan pa­ra na­dar. || Pro­lon­ga­ción de la par­te su­pe­rior de la po­pa de al­gu­nas em­bar­ca­cio­nes la­ti­nas. || ant. ALE­RO. || Arq. Cual­quie­ra de las dos par­tes del ma­chón que que­dan vi­si­bles a los la­dos de una pi­las­tra o co­lum­na. || Ca­da uno de los pa­re­do­nes o mu­ros en ram­pa co­lo­ca­dos en la par­te la­te­ral de los puen­tes o en las em­bo­ca­du­ras de las al­can­ta­ri­llas pa­ra con­te­ner las tie­rras y dar di­rec­ción a las aguas. || Mar. Cual­quie­ra de los dos ma­de­ros cor­vos que for­man la po­pa de un bu­que. || Par­te del cos­ta­do de un bu­que si­tua­da en­tre la po­pa y el pun­to co­rres­pon­dien­te a la pri­me­ra par­te de la ba­te­ría. ale­ta­da (De ale­ta.) f. Mo­vi­mien­to de las alas. ale­tar­gar tr. Cau­sar le­tar­go. || r. Pa­de­cer­lo. ale­tar­gar tr. fig. Su­mir en la ocio­si­dad o mo­li­cie. Ú. m. c. r. ale­ta­zo m. Gol­pe de ala o de ale­ta. ale­tear intr. Ba­tir o mo­ver las aves con fre­cuen­cia las alas sin echar a vo­lar. || Mo­ver los pe­ces re­pe­ti­da­men­te las ale­tas fue­ra del agua. || fig. ALEAR. aleu­ro­na (Del gr. áleu­ron, ha­ri­na.) f. Sus­tan­cia ni­tro­ ge­na­da que se en­cuen­tra en abun­dan­cia en las se­mi­llas ma­du­ras de las plan­tas fa­ne­ró­ga­mas. aleu­tia­nas Geog. Ca­de­na de is­las al NO de Amé­ri­ca del Nor­te, des­de el ex­tre­mo de la pe­nín­su­la de Alas­ka (Amé­ri­ca), has­ta cer­ca de la cos­ta orien­tal de Kam­chat­ ka (Asia). El ar­chi­pié­la­go cons­ta de alrededor de 300 pequeñas is­las volcánicas y fue ce­di­do por Ru­sia a los Es­ta­dos Uni­dos en 1867. Supera los 16.000 hab. Sup. aprox. de 37.800 km2. aleu­tia­no, na adj. Dí­ce­se del in­di­vi­duo de un pue­ blo es­qui­mal que vi­ve en las is­las Aleu­tia­nas. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a es­te pue­blo. || m. Len­gua de los aleu­tia­nos. ale­ve (Del gót. le­vian, ha­cer trai­ción; an­glo­sa­jón lae­va, trai­dor.) adj. Ale­vo­so. Ú. t. c. s. || m. ant. Ale­vo­sía. En­ten­ día­se por la que co­me­tía un par­ti­cu­lar con­tra otro. || A. ALE­VE m. adv. ant. Ale­vo­sa­men­te. ale­vi­lla (Del lat. le­vi­cu­la, li­ge­ri­lla, dim. de le­vis.) f. Ma­ ri­po­sa muy se­me­jan­te a la del gu­sa­no de se­da, de la cual se di­fe­ren­cia por te­ner las alas com­ple­ta­men­te blan­cas. ale­vin (Del fr. ale­vin.) Cría de al­gu­nos pe­ces de agua dul­ce que se em­plea pa­ra re­po­blar.

Alevín de perca, blanco y negro. ale­vo­sía (De ale­vo­so.) f. Ma­qui­na­ción cau­te­lo­sa pa­ra ase­gu­rar la co­mi­sión de un de­li­to con­tra las per­so­nas, sin ries­go del de­lin­cuen­te. Es cir­cuns­tan­cia agra­van­te. || Per­fi­dia, trai­ción. || CON ALE­VO­SÍA. m. ad. Trai­do­ra­men­ te y so­bre se­gu­ro.

ale­xi­fár­ma­co, ca (Del gr. ale­xip­hár­ma­kon, con­tra­ve­ ne­no.) adj. Ter. Aplí­ca­se a la sus­tan­cia o me­di­ca­men­to que pre­ser­va o co­rri­ge los efec­tos del ve­ne­no Ú. t. c. s. m. ale­ya (Del ár. ale­ya.) f. Ver­sí­cu­lo del Al­co­rán. alez­na­do, da dj. Bot. Que tie­ne for­ma de lez­na. ale­zo (Del fr. alè­ze.) m. Pe­da­zo de lien­zo en for­ma de fa­ja con que se ci­ñe el vien­tre a las mu­je­res que aca­ban de dar a luz. al­fa (Del gr. alp­ha.) f. Pri­me­ra le­tra del al­fa­be­to grie­go, co­rres­pon­dien­te a la a de nues­tro abe­ce­da­rio. || AL­FA Y OME­GA. Ex­pre­sión fig. Prin­ci­pio y fin. al­fa f. Astr. Nom­bre que se da a la es­tre­lla más bri­ llan­te de ca­da cons­te­la­ción. || Bot. Nom­bre de va­rias plan­tas gra­mí­neas de apli­ca­ción in­dus­trial. || Fís. Véa­se RA­YOS AL­FA. al­fa­be­ti­zar tr. Po­ner por or­den al­fa­bé­ti­co. al­fa­be­to (Del alp­ha y be­ta, pri­me­ra y se­gun­da le­tra del al­fa­be­to grie­go.) m. Abe­ce­da­rio. al­fa­gua­ra (Del ár. al­faua­ra, ma­nan­tial.) f. Ma­nan­tial co­pio­so o abun­dan­te. al­fa­jor m. Ala­jú. || Ros­qui­llas de ala­jú. || Arg. y Chi­le. Dul­ce for­ma­do por dos pie­zas pe­que­ñas de ma­sa más o me­nos fi­nas, ge­ne­ral­men­te re­don­das, ad­he­ri­das una a la otra con al­gu­na cre­ma. || Ve­nez. Pas­ta de ha­ri­na de yu­ca, pa­pe­lón, pi­ña y jen­gi­bre. al­fal­fa (Del ár. al­faç­fa­ça.) f. Miel­ga co­mún que se cul­ ti­va pa­ra fo­rra­je. || AL­FAL­FA AR­BO­RES­CEN­TE. Ar­bus­to le­gu­mi­no­so, ori­gi­na­rio de Ita­lia, siem­pre ver­de, con ho­jas den­ta­das y flo­res ama­ri­llas. Se cul­ti­va co­mo plan­ta de ador­no y pa­ra fo­rra­je. al­fa­na f. Ca­ba­llo cor­pu­len­to y brio­so. al­fan­do­que m. Pas­ta com­pues­ta de me­la­do, que­so y anís o jen­gi­bre, que se usa en Amé­ri­ca. || Col. Es­pe­cie de al­fe­ñi­que de pa­ne­la. al­fa­ne­que (Del art. ár. al y el lat. fal­co, -onis, hal­cón.) m. Es­pe­cie de hal­cón afri­ca­no, que se do­mes­ti­ca pa­ra uti­li­zar­lo co­mo ave de ce­tre­ría. Es de co­lor blan­que­ci­no con pin­tas par­das y tar­sos ama­ri­llen­tos. al­fa­ne­que (Del per­sa ja­nec, ca­sa pe­que­ña, con el art. ár. al.) m. ant. Pa­be­llón, tien­da de cam­pa­ña. al­fan­je (Del ár. al­ján­char.) m. Ar­ma blan­ca se­me­jan­ te al sa­ble, pe­ro ge­ne­ral­men­te de ho­ja al­go más an­cha, cor­ta y cor­va. Tie­ne fi­lo só­lo por un la­do y en la pun­ta por los dos. || PEZ ES­PA­DA. al­fa­quí (Del ár. al­fa­quih, doc­to.) m. En­tre los mu­sul­ ma­nes, doc­tor o sa­bio de la ley. al­fa­raz (Del ár. al­fa­raç, ca­ba­llo.) m. Ca­ba­llo que usa­ ban los ára­bes pa­ra sus cuer­pos de ca­ba­lle­ría li­ge­ra. al­fa­re­ría (De al­fa­ha­re­ría.) f. Ar­te de fa­bri­car va­si­jas de ba­rro. || Obra­dor don­de se fa­bri­can es­tas va­si­jas. || Pues­to o co­mer­cio don­de se ven­den.

Alfarería tradicional de Portugal. al­fa­re­ro (De al­fa­ha­re­ro.) m. El que fa­bri­ca va­si­jas de ba­rro. al­far­je (Del ár. al­ha­char, la pie­dra.) m. Ar­te­fac­to del mo­li­no de acei­te, que sir­ve pa­ra mo­ler la acei­tu­na an­tes de ex­pri­mir­la en la vi­ga o pren­sa. || Pie­za o lu­gar don­de es­tá al al­far­je. al­far­je (De ár. fa­ra­xa, en­ta­ri­mar.) m. Te­cho con ma­ de­ras la­bra­das y en­tre­la­za­das de ma­ne­ra ar­tís­ti­ca. || Es­te mis­mo te­cho dis­pues­to pa­ra ca­mi­nar so­bre él. al­fa­za­que (Del ár. abu­fe­çaç, es­ca­ra­ba­jo.) m. Es­pe­ cie de es­ca­ra­ba­jo de co­lor ne­gro con re­fle­jos azu­la­dos, ca­be­za ter­mi­na­da en un cuer­ne­ci­llo re­tor­ci­do, an­te­nas cor­tas y éli­tros es­tria­dos. al­féi­zar (En port. al­fei­sar y al­fei­zar.) m. Arq. Vuel­ta o de­rra­me que for­ma la pa­red en el cor­te de una puer­ta o ven­ta­na, tan­to in­te­rior co­mo ex­te­rior­men­te. || Re­ba­ jo en án­gu­lo rec­to for­man­do por el te­lar de una puer­ta o ven­ta­na con el de­rra­me don­de en­ca­jan las ho­jas con que se cie­rra. al­fe­ñi­que (Del ár. al­fe­nid.) m. Pas­ta de azú­car co­ci­ da y es­ti­ra­da en for­ma de ba­rras muy del­ga­das y re­tor­ ci­das. || fig. y fam. Per­so­na en­de­ble. || Re­mil­go, afei­te, com­pos­tu­ra.

www.elbibliote.com

A

al­fe­raz­go m. Car­go o dig­ni­dad de al­fé­rez. al­fe­raz­go m. Bol. y Col. Fies­ta re­li­gio­sa cos­tea­da por uno o va­rios. al­fe­re­cía (Del art. ár. al y el gr. epi­lep­sía, epi­lep­sia.) f. Pat. En­fer­me­dad que ata­ca du­ran­te la in­fan­cia y se ca­rac­te­ri­za por con­vul­sio­nes y pér­di­da de co­no­ci­mien­to. Es una es­pe­cie de epi­lep­sia. al­fe­re­cía (De al­fé­rez.) f. Al­fe­raz­go. al­fé­rez (Del ár. al­fe­riç, ji­ne­te.) m. An­ti­gua­men­te, ofi­cial aban­de­ra­do de in­fan­te­ría o por­taes­tan­dar­te de ca­ba­lle­ ría. || En al­gu­nos paí­ses, ofi­cial del ejér­ci­to que tie­ne el gra­do in­fe­rior de la ca­rre­ra. || ant. Re­pre­sen­tan­te, cau­ di­llo, de­le­ga­do. || AL­FÉ­REZ ALUM­NO. El que to­da­vía re­ ci­be ins­truc­ción en la aca­de­mia mi­li­tar co­rres­pon­dien­te. || AL­FÉ­REZ DE FRA­GA­TA. Gra­do de la ma­ri­na in­me­dia­ tamn­te in­fe­rior al de al­fé­rez de na­vío. || AL­FÉ­REZ DEL REY. El que lle­va­ba el pen­dón real en las ba­ta­llas en que se ha­lla­ba el rey y en su au­sen­cia man­da­ba el ejér­ci­to co­mo ge­ne­ral. || AL­FÉ­REZ DE NA­VÍO. Gra­do de la ma­ ri­na de gue­rra que co­rres­pon­de al de te­nien­te pri­me­ro en el ejér­ci­to. al­fil (Del ár. al­fil.) m. Pie­za del jue­go de aje­drez, de las de­no­mi­na­das ma­yo­res, cu­yos mo­vi­mien­tos son siem­pre en sen­ti­do dia­go­nal, pu­dien­do re­co­rrer en una ju­ga­da cual­quier nú­me­ro de ca­sas, si se ha­llan li­bres. Ca­da ban­ do cuen­ta con dos al­fi­les que co­rren por dis­tin­to co­lor y su co­lo­ca­ción ini­cial en el ta­ble­ro es in­me­dia­ta­men­te a los la­dos del rey y de la rei­na. al­fi­ler (Del ár. al­fi­lel.) m. Ba­rri­ta, por lo ge­ne­ral de la­ tón, hie­rro o ace­ro, en for­ma de agu­ja, pe­ro que tie­ne en lu­gar del ojo una ca­be­ci­lla pro­por­cio­na­da a su lon­gi­tud y gro­sor. Se usa prin­ci­pal­men­te pa­ra pren­der o su­je­tar al­gu­na par­te de los ves­ti­dos, los to­ca­dos y otros ador­ nos per­so­na­les. || Jo­ya se­me­jan­te al al­fi­ler co­mún, o de fi­gu­ra de bro­che, que se em­plea pa­ra su­je­tar ex­te­rior­ men­te al­gu­na pren­da del tra­je, o co­mo ador­no. Se les da el nom­bre del lu­gar don­de van co­lo­ca­dos o de lo que con­tie­nen. AL­FI­LER de cor­ba­ta, de re­tra­to, etc. || Ár­bol le­gu­mi­no­so, sil­ves­tre, de unos seis me­tros de al­tu­ra, cu­ ya ma­de­ra, com­pac­ta y de co­lor par­do ama­ri­llen­to, se uti­li­za en la cons­truc­ción. Es pro­pio de la is­la de Cu­ba. || pl. Su­ma de di­ne­ro que se asig­na a una mu­jer pa­ra los gas­tos que de­man­da el ador­no de su per­so­na. || Pro­pi­na que los pa­sa­je­ros o hués­pe­des sue­len dar a las cria­das de las po­sa­das o ca­sas en que se hos­pe­dan, al mar­ char­se. || Plan­ta ge­ra­niá­cea, de unos cua­ren­ta y cin­co cen­tí­me­tros de al­to, ta­llo grue­so, ho­jas gran­des, flo­res con pé­ta­los de co­lor púr­pu­ra y fru­to en car­pe­lo, cu­yas aris­tas se se­pa­ran y re­tuer­cen en ti­ra­bu­zón. || AL­FI­LER DE PA­RÍS. Cla­vo de alam­bre de hie­rro, con ca­be­za pla­na y pun­ta pi­ra­mi­dal. al­fi­le­ri­llo m. Bot. Ár­bol de la is­la San­to Do­min­go, cu­ya ma­de­ra, de co­lor par­do ama­ri­llen­to, se em­plea en eba­nis­te­ría. || Amér. Bot. Plan­ta fo­rra­je­ra de Chi­le, lla­ma­ da así por­que del cen­tro de las ho­jas na­ce co­mo un pis­ ti­lo en for­ma de al­fi­ler. al­fi­le­te­ro m. Tu­bi­to de me­tal, ma­de­ra u otra ma­te­ ria, pro­pio pa­ra guar­dar al­fi­le­res y agu­jas. al­fo­lí (De al­ho­rí.) m. Gra­ne­ro o de­pó­si­to. || Al­ma­cén pa­ra guar­dar sal. al­fom­bra (Del ár. al­jom­ra, es­te­ri­lla.) f. Te­ji­do de la­ na, se­da u otras ma­te­rias, de di­ver­sos co­lo­res, di­bu­jos y for­mas, que se po­ne so­bre el pi­so de las ha­bi­ta­cio­nes y en las es­ca­le­ras pa­ra abri­go o ador­no. || fig. Con­jun­to o mul­ti­tud de co­sas que cu­bren el sue­lo. AL­FOM­BRA de cés­ped. al­fom­brar tr. Cu­brir el sue­lo con al­fom­bra. al­fom­bri­lla (De al­fom­bra y és­te del ár. al­hom­ra, ru­bi­cun­dez.) f. Pat. Erup­ción cu­tá­nea se­me­jan­te al sa­ ram­pión, del cual se di­fe­ren­cia por la fal­ta de los fe­nó­ me­nos ca­ta­rra­les. al­fón­ci­go (De al­fó­ci­go.) m. Ár­bol te­re­bin­tá­ceo, re­si­ no­so, de unos tres me­tros de al­tu­ra, de ho­jas com­pues­ tas, flo­res en ma­ce­ta y fru­to dru­pá­ceo con una al­men­dra pe­que­ña de co­lor ver­do­so, olea­gi­no­sa, dul­ce y co­mes­ ti­ble, lla­ma­da pis­ta­cho. De su tron­co y ra­mas se ex­trae, por in­ci­sión, la al­má­ci­ga. || Fru­to de es­te ár­bol. al­fon­sín (raúl ri­car­do) Biog. Po­lí­ti­co, estadista y abo­ga­do argentino (1927-2009). Di­ri­gen­te de la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal y lí­der del Mo­vi­mien­to de Re­ no­va­ción y Cam­bio, fue pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de 1983 a 1989, que­bran­do así la su­ce­sión de go­bier­nos de fac­to. Su gestión es reconocida principalmente por la realización del Juicio a las Juntas Militares, el Tratado de paz y amistad entre Argentina y Chile y la formación del Mercosur. En reconocimiento a su fecunda política internacional, le fue concedido el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional en 1985. Entregó el mando a Carlos Saúl Menem en 1989 en forma anticipada, en medio de un proceso hiperinflacionario. Llevó

A

ALFONSINO, NA

Raúl Ricardo Alfonsín. a cabo el Pacto de Olivos con Menem, que permitió la realización de la Reforma de la Constitución Argentina de 1994. Años después, participó en la conformación de la Alianza por el Trabajo, la Justicia y la Educación que llevó a la presidencia a Fernando De la Rúa. Falleció el 31 de marzo de 2009 debido a un cáncer pulmonar. Se decretaron tres días de duelo nacional y miles de personas concurrieron a la ceremonia de entierro, durante la cual se mantuvo su féretro en el Congreso, para luego ser trasladado al Cementerio de la Recoleta. al­fon­si­no, na adj. Per­te­ne­cien­te a al­gu­no de los mo­nar­cas es­pa­ño­les lla­ma­dos Al­fon­so. || m. Mo­ne­da an­ ti­gua que se acu­ñó en tiem­pos de Al­fon­so el Sa­bio. al­for­fón m. Plan­ta po­li­go­ná­cea anual, de un me­ tro de al­to apro­xi­ma­da­men­te, con ta­llos nu­do­sos, ho­jas gran­des y aco­ra­zo­na­das, flo­res blan­cas son­ro­sa­das, dis­ pues­tas en ra­ci­mos y fru­to ne­gruz­co y trian­gu­lar, del que se ha­ce pan en al­gu­nas par­tes. || Se­mi­lla de es­ta plan­ta. al­for­ja (Del ár. al­jorch.) f. Es­pe­cie de ta­le­ga abier­ta só­lo por el cen­tro, cu­yos ex­tre­mos for­man dos bol­sas gran­des, ge­ne­ral­men­te cua­dra­das, en que se re­par­te el pe­so pa­ra lle­var­lo más có­mo­da­men­te. Se usa pa­ra guar­dar ví­ve­res o al­gu­nas co­sas que ha de lle­var­se de una par­te a otra. Ú. m. en pl. || Véa­se CA­ZA­DOR DE AL­ FOR­JA. || Pro­vi­sión de los co­mes­ti­bles ne­ce­sa­rios pa­ra el ca­mi­no. || PA­SAR­SE A LA OTRA AL­FOR­JA. frs. fig. y fam. Chi­le. Pro­pa­sar­se, ex­ce­der­se de los lí­mi­tes de la mo­de­ra­ción y cor­te­sía. al­for­je­ro, ra adj. Per­te­ne­cien­te a las al­for­jas. || Véa­se PE­DRO AL­FOR­JE­RO. || s. Per­so­na que ha­ce al­ for­jas o las ven­de. || Per­so­na que lle­va en la al­for­ja pro­ vi­sio­nes de bo­ca pa­ra otras. || m. Le­go o do­na­do que pi­de li­mos­na de pan y otras co­sas y la guar­da en las al­for­jas que lle­va. al­for­za (Del ár. al­joz­za, cos­tu­ra.) f. Plie­gue o do­blez ho­ri­zon­tal que se ha­ce a las ro­pas pa­ra cor­tar­las y po­ der­las alar­gar cuan­do sea ne­ce­sa­rio o co­mo ador­no. || fig. y fam. Cos­tu­rón, ci­ca­triz, grie­ta. al­foz (Del ár. al­hauz.) amb. Arra­bal, tér­mi­no o pa­go de al­gún dis­tri­to, o que de­pen­de de él. || Dis­tri­to con di­fe­ren­ tes pue­blos, que cons­ti­tu­yen una so­la ju­ris­dic­ción. al­ga (Del lat. al­ga.) Bot. Cual­quie­ra de las plan­tas ce­ lu­la­res acuá­ti­cas, de con­sis­ten­cia ge­la­ti­no­sa, mem­bra­ no­sa o co­riá­cea y ta­llos en fi­gu­ra de cin­tas, fi­la­men­tos o ra­mi­fi­ca­cio­nes, sos­te­ni­dos por una ba­se co­mún. Al­ gu­nas de sus es­pe­cies se usan pa­ra abo­no, otras son co­mes­ti­bles y mu­chas con­tie­nen so­sa y yo­do. || pl. Bot. Fa­mi­lia de es­tas plan­tas.

Algas. al­ga­lia (Del ár. al­ga­lia.) f. Sus­tan­cia blan­ca pri­me­ro y des­pués de cier­to tiem­po par­dus­ca, de con­sis­ten­cia se­ me­jan­te a la miel, olor fuer­te y sa­bor acre, que se ex­trae de la bol­sa que cer­ca del ano tie­ne el ga­to de al­ga­lia. Se uti­li­za en per­fu­me­ría. || Plan­ta mal­vá­cea de ho­jas aco­ra­ zo­na­das y se­mi­llas de olor al­miz­cle­ro, que se em­plea en me­di­ci­na y per­fu­me­ría. Es ori­gi­na­ria de In­dia y de Egip­to. || m. GA­TO DE AL­GA­LIA. al­ga­lia (De al­ga­lia.) f. Cir. Ins­tru­men­to qui­rúr­gi­co, es­ pe­cie de tien­ta al­go en­cor­va­da, hue­ca, abier­ta por una pun­ta y agu­je­rea­da por uno o por dos la­dos del otro ex­ tre­mo, que se em­plea pa­ra las ope­ra­cio­nes de la ve­ji­ga, la di­la­ta­ción de la ure­tra y en es­pe­cial pa­ra dar cur­so y sa­li­da a la ori­na.

60 al­ga­ra­bía (Del ára­be ala­ra­bía, la len­gua ára­be.) f. Idio­ma ára­be. || fig. y fam. Len­gua­je o es­cri­tu­ra inin­te­li­gi­ ble. || Mo­do de ha­blar atro­pe­lla­da­men­te y sin pro­nun­ciar bien las pa­la­bras. || Gri­te­ría con­fu­sa o mur­mu­llo rui­do­so de va­rias per­so­nas que ha­blan a la vez. || pl. us. Ma­ra­ ña, en­re­do. al­ga­ra­da f. AL­GA­RA. || Gri­te­ría o vo­ce­ría gran­de cau­sa­da por una al­ga­ra o por al­gún tro­pel de per­so­nas. al­ga­rro­ba (Del ár. al­ja­rro­ba, si­li­cua.) f. Plan­ta le­gu­ mi­no­sa anual, de flo­res blan­cas y se­mi­lla par­dus­ca con pin­tas os­cu­ras y que, se­ca, sir­ve de ali­men­to a las pa­lo­ mas, a los bue­yes y ca­ba­lle­rías. || Se­mi­lla de es­ta plan­ta. || Fru­to del al­ga­rro­bo, que es una vai­na de unos diez cen­ tí­me­tros de lar­go por dos de an­cho, de co­lor cas­ta­ño por fue­ra y ama­ri­llen­ta por den­tro, con se­mi­llas muy du­ras. Tie­ne un sa­bor dul­ce y gus­to­so y es co­mes­ti­ble, pe­ro se uti­li­za prin­ci­pal­men­te pa­ra ali­men­to de las ca­ba­lle­rías. al­ga­rro­bi­lla (dim. de al­ga­rro��ba.) f. Ar­ve­ja. al­ga­rro­bi­llo m. R. de la Pla­ta. Al­ga­rro­ba, fru­to del al­ga­rro­bo y por ex­ten­sión, cual­quier fru­to pa­re­ci­do y tam­bién el ár­bol que lo da. al­ga­rro­bo m. Ár­bol le­gu­mi­no­so de unos nue­ve me­ tros de al­to, siem­pre ver­de, de tron­co es­ca­bro­so, co­pa for­ma­da por gran nú­me­ro de ra­mas irre­gu­la­res y tor­tuo­ sas, ho­jas ala­das, lus­tro­sas y co­riá­ceas y flo­res pur­pú­ reas cu­yo fru­to es la al­ga­rro­ba. Se cría en las re­gio­nes ma­rí­ti­mas tem­pla­das, flo­re­ce en oto­ño y en in­vier­no y vi­ve más de dos­cien­tos años; es ori­gi­na­rio de Orien­te. || AL­GA­RRO­BO LO­CO. Ci­cla­mor. al­ga­va­ro (Del ár. alg­fauuar, al­ga­re­ro.) m. In­sec­to co­ leóp­te­ro que tie­ne las an­te­nas más lar­gas que el cuer­po.

Algavaro. al­ga­za­ra (Del ár. al­ga­za­ra, ga­rru­li­dad.) f. Vo­ce­ría en que pro­rrum­pen los mo­ros y otras tro­pas, cuan­do sor­ pren­den o aco­me­ten al ene­mi­go. || Gri­te­ría, rui­do de mu­ chas vo­ces jun­tas, que na­ce co­mún­men­te de jú­bi­lo. || Rui­do, gri­te­ría, aun­que sea de una so­la per­so­na. || ant. AL­GA­RA. al­ga­zul (Del ár. al­ga­çul.) m. Plan­ta fi­coi­dea anual, de ho­jas cra­sas, agua­no­sas, sa­la­das, de co­lor ver­de ama­ ri­llen­to y flo­res po­co vi­si­bles y lle­nas de ve­sí­cu­las trans­ pa­ren­tes que pa­re­cen go­tas de ro­cío. Es plan­ta que se cría en las es­te­pas. ál­ge­bra (Del ár. al­chebr, re­duc­ción.) f. Par­te de la ma­ te­má­ti­ca que tra­ta de la can­ti­dad con­si­de­ra­da en ge­ne­ ral, va­lién­do­se de le­tras u otros sig­nos pa­ra re­pre­sen­tar­ la. || Ar­te de vol­ver a su lu­gar los hue­sos dis­lo­ca­dos. al­ge­brai­co, ca adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al ál­ge­ bra. || Véa­se CÁL­CU­LO AL­GE­BRAI­CO. al­ge­ci­ras Geog. C. con ayunt., en la pro­vin­cia de Cá­diz, cab. de part. jud., con puer­to en la ba­hía de su nom­bre, fren­te a Gi­bral­tar. Co­man­dan­cia de ma­ri­na; re­si­den­cia del co­man­dan­te ge­ne­ral del cam­po de Gi­ bral­tar; Adua­na; Ins­ti­tu­to lo­cal de se­gun­da en­se­ñan­za. Uvas, fru­tas; ga­na­de­ría; in­dus­trias. Con­ser­va an­ti­güe­ da­des ára­bes. En 711 fue to­ma­da por los mo­ros. Reu­ nión, en 1906, de la Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal acer­ca de Ma­rrue­cos. Por su población es el duodécimo municipio de Andalucía y el tercero de la provincia tras Jerez de la Frontera y Cádiz respectivamente. Posee 116.209 hab. En el siglo XX sufrió una importante transformación, dejo de ser un pequeño pueblo dedicado a la pesca para convertirse en una de las principales ciudades portuarias del Mediterráneo y nexo de unión entre Europa y África.|| Mun. de Co­lom­bia, en el dep. de Hui­la. 567,7 km2 de superficie. Supera los 30.000 hab. y en la actualidad es considerada la “despensa agrícola del Huila”. Se destaca la Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes, afectada en la incursión armada en el pueblo que hicieron las FARC en junio de 2000. al­gen­te (Del lat. al­gens, -en­tis, p. p. de al­ge­re, es­tar frío.) adj. poét. FRÍO. al­gia f. Do­lor lo­ca­li­za­do en una re­gión de­ter­mi­na­da del cuer­po, sin mo­di­fi­ca­cio­nes ana­tó­mi­cas apre­cia­bles en és­ta.

www.elbibliote.com

al­gi­dez (De ál­gi­do.) f. Pat. Frial­dad gla­cial. ál­gi­do, da (Del lat. al­gi­dus.) adj. Muy frío. || Pat. Acom­pa­ña­do de frío gla­cial. ál­gi­do, da adj. Bar­ba­ris­mo por ar­dien­te, aca­lo­ra­do, o de­ci­si­vo, cul­mi­nan­te su­pre­mo, en fra­ses co­mo La dis­ pu­ta lle­gó a su pun­to ÁL­GI­DO; la cues­tión es­tá en su pe­río­do ÁL­GI­DO. al­go (Del lat. ali­quod.) Pr. in­det. que se usa pa­ra de­sig­ nar una co­sa que no se de­sea o no se pue­de nom­brar. Hay AL­GO en su as­pec­to que no me gus­ta. || De­no­ta tam­bién can­ti­dad in­de­ter­mi­na­da, pe­que­ña o gran­de, pe­ ro prin­ci­pal­men­te lo pri­me­ro, con­si­de­ra­da en ab­so­lu­to o en re­la­ción a otra can­ti­dad ma­yor o to­ta­li­dad de que for­ma par­te. Apos­te­mos AL­GO; fal­ta AL­GO pa­ra lle­gar al río; co­mió AL­GO de sus pro­vi­sio­nes. || m. ant. Ha­cien­ da, di­ne­ro, cau­dal, bie­nes. Usáb. t. en plu­ral. Quien sus AL­GOS no cui­da, ne­ce­sa­rio se­rá que pi­da. || adv. c. Un po­co, no com­ple­ta­men­te o del to­do, has­ta cier­to pun­to. Es­tá AL­GO mal de sa­lud; sim­pa­ti­cé AL­GO con ella; sa­be AL­GO de mú­si­ca. || ant. Mu­cho, bas­tan­te. || AL­GO ES AL­GO frs. con que se ad­vier­te que no se de­ben des­pre­ ciar­se las co­sas por­que sean pe­que­ñas o de po­co va­lor. || POR AL­GO loc. fam. Por al­gún mo­ti­vo, no sin ra­zón. al­go­dón (Del ár. al­co­tón.) m. Plan­ta mal­vá­cea vi­vaz, de ta­llos ver­des al prin­ci­pio y ro­jos al tiem­po de flo­re­cer, ho­jas al­ter­nas, flo­res ama­ri­llas con man­chas en­car­na­das y fru­to cap­su­lar que con­tie­ne de quin­ce a vein­te se­mi­llas en­vuel­tas en una bo­rra muy lar­ga y blan­ca que sa­le y se de­sa­rro­lla al abrir­se la cáp­su­la. Exis­ten di­ver­sas va­ rie­da­des de al­go­dón se­gún la na­tu­ra­le­za del sue­lo y del cul­ti­vo. Ori­gi­na­rio de los paí­ses cá­li­dos, se em­plea pre­ fe­ren­te­men­te en la in­dus­tria tex­til y en far­ma­cia y de sus se­mi­llas se ex­trae acei­te, pien­so pa­ra el ga­na­do, ma­te­ ria­les pa­ra ex­plo­si­vos, ais­lan­tes, pa­ra em­ba­lar, fer­ti­li­zan­ tes, etc. Fi­gu­ra en pri­mer lu­gar en la pro­duc­ción mun­dial de fi­bras tex­ti­les, que apor­tan, por or­den de im­por­tan­cia: Chi­na, Es­ta­dos Uni­dos, Pa­kis­tán, In­dia, Bra­sil y Tur­quía. Pro­du­cen tam­bién al­go­dón en no­ta­ble es­ca­la: Pe­rú, Co­ lom­bia, Ar­gen­ti­na y Hai­tí. Se­gún se de­du­ce de la Bi­blia, el al­go­dón fue co­no­ci­do ya en épo­cas re­mo­tas por los he­breos, pe­ro quie­nes lo in­tro­du­je­ron en Eu­ro­pa fue­ron los fe­ni­cios, que lo traían del Al­to Egip­to y el ejér­ci­to de Ale­jan­dro Mag­no, de In­dia. Plan­ta in­dí­ge­na en Amé­ri­ca, ser­vían­se de él pa­ra su ves­ti­men­ta los na­tu­ra­les de Mé­xi­ co y Pe­rú. || Bo­rra que se sa­ca de es­ta plan­ta. || Hi­la­do o te­ji­do he­cho con es­ta bo­rra. || Véa­se MAN­TA. PÓL­VO­RA DE AL­GO­DÓN. || pl. He­bras grue­sas de al­go­dón, hi­la­ chas de se­da, rae­du­ras de as­ta, etc. que se po­nen en el fon­do del tin­te­ro pa­ra que la plu­ma to­me so­la­men­te la tin­ta ne­ce­sa­ria. || Bo­li­tas de al­go­dón pa­ra los oí­dos. || AL­ GO­DÓN PÓL­VO­RA. PÓL­VO­RA DE AL­GO­DÓN. || ES­TAR UNO CRIA­DO EN­TRE AL­GO­DO­NES. frs. fig. y fam. Es­tar cria­do re­ga­la­da­men­te. al­go­don­ci­llo (dim. de al­go­dón.) m. Plan­ta as­cle­ pia­dea pe­ren­ne, de ho­jas an­chas, ova­la­das y cu­bier­tas de ve­llo y flo­res de co­lor blan­co ro­ji­zo y olo­ro­sas, de cu­ yas se­mi­llas se ob­tie­ne una bo­rra se­me­jan­te a la del al­ go­dón. Es ori­gi­na­ria de Amé­ri­ca. al­go­do­no­sa f. Plan­ta de la fa­mi­lia de las com­pues­ tas, de unos trein­ta y cin­co cen­tí­me­tros de al­tu­ra, que cre­ce es­pon­tá­nea­men­te en el li­to­ral del Me­di­te­rrá­neo. Tie­ne ho­jas al­ter­nas y ova­les, flo­res ama­ri­llas en co­rim­bo y to­da ella es­tá cu­bier­ta abun­dan­te­men­te de bo­rra blan­ ca, muy lar­ga, se­me­jan­te al al­go­dón. al­gon­qui­no, na adj. Aplí­ca­se al in­di­vi­duo de va­rias tri­bus que ocu­pa­ban gran par­te del N y el E de Amé­ri­ca del Nor­te, que hoy sub­sis­ten en Ca­na­dá. Ú. t. c. s. || Per­ te­ne­cien­te a es­tos in­di­vi­duos. || m. Len­gua al­gon­qui­na. al­go­rín (De al­ho­ri.) m. Ca­da uno de los de­pó­si­tos dis­pues­tos al­re­de­dor del pa­tio de los mo­li­nos acei­te­ros, pa­ra guar­dar, se­pa­ra­da­men­te, las acei­tu­nas de ca­da co­ se­che­ro. || Pa­tio don­de es­tán es­tos de­pó­si­tos. al­go­rit­mia (De al­go­rit­mo.) f. Cien­cia que es­tu­dia el cál­cu­lo ar­ti­mé­ti­co y al­ge­brai­co; teo­ría de los nú­me­ros. al­go­rit­mo m. Sím­bo­lo ma­te­má­ti­co. al­go­so, a adj. Lle­no de al­gas. al­gua­cil (Del ár. alua­zir, lu­gar­te­nien­te.) m. Ofi­cial in­ fe­rior de jus­ti­cia, en­car­ga­do de eje­cu­tar las ór­de­nes dic­ ta­das por el tri­bu­nal de quien de­pen­de. || An­ti­gua­men­te, go­ber­na­dor de una ciu­dad o co­mar­ca, con ju­ris­dic­ción ci­vil y cri­mi­nal. || Fun­cio­na­rio ju­di­cial que se di­fe­ren­cia­ba del juez en que és­te era nom­bra­do por el rey y aquél por el pue­blo o co­mu­ni­dad que lo ele­gía. || Ara­ña de unos seis mi­lí­me­tros de lar­go, de co­lor gris cla­ro, con cin­co man­chas ne­gras so­bre el lo­mo, que per­si­gue a las mos­cas. al­gua­cil m. Río de la Pla­ta. Li­bé­lu­la o ca­ba­lli­to del dia­blo, in­sec­to neu­róp­te­ro de gran­des alas trans­pa­ren­ tes. al­gua­ci­li­llo m. Ca­da uno de los al­gua­ci­les que

ALIGAR

61

Alguacil.

Alhelí.

en las pla­zas de to­ros ha­cen el pa­seo pre­ce­dien­do a la cua­dri­lla y uno de los cua­les re­co­ge de ma­nos del pre­si­ den­te la lla­ve del to­ril, que­dan­do a sus ór­de­nes du­ran­te la co­rri­da. al­gua­qui­da (Del ár. alua­qui­da.) f. PA­JUE­LA. al­gué (jo­sé) Biog. Sa­bio je­sui­ta y me­teo­ró­lo­go es­pa­ ñol, es­cri­tor e in­ven­tor de va­rios apa­ra­tos as­tro­nó­mi­cos que fue du­ran­te mu­chos años di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co de Ma­ni­la. Na­ció en Man­re­sa en 1856 y mu­rió en Ro­que­tas (Tor­to­sa) en 1930. al­guien (Del lat. ali­quem, ac. de ali­quis.) pr. in­det. con que se de­sig­na va­ga­men­te una per­so­na cual­quie­ra, que no se nom­bra ni de­ter­mi­na (OBS. En Amé­ri­ca, bar­ba­ris­ mo por al­gu­no, en fra­ses co­mo AL­GUIEN de us­te­des, por al­gu­no de us­te­des.) al­gún adf. Apó­co­pe de AL­GU­NO. Se em­plea so­la­ men­te an­te­pues­to a nom­bres mas­cu­li­nos. || AL­GÚN TAN­TO. m. adv. Un po­co, al­go. al­gu­no, na (Del lat. ali­quis, al­guien y unus, uno.) adj. que se apli­ca de ma­ne­ra in­de­ter­mi­na­da a una per­so­na o co­sa con res­pec­to a va­rias o mu­chas. || Ni po­co ni mu­cho; bas­tan­te. De AL­GU­NA ca­pa­ci­dad. || ant. For. Vá­li­do, por con­tra­po­si­ción a nin­gu­no o nu­lo. || pr. in­det. Al­guien. ¿Ha re­cla­ma­do al­gu­no? || AL­GU­NO QUE OTRO. loc. Unos cuan­tos, po­cos. al­ha­ja (Del ár. al­ha­cha, co­sa ne­ce­sa­ria.) f. Jo­ya, pie­za de oro, pla­ta o pla­ti­no, con per­las o pie­dras pre­cio­sas o sin ellas, que sir­ve pa­ra ador­no per­so­nal. || Ador­no o mue­ble pre­cio­so. || fig. Cual­quie­ra otra co­sa muy va­lio­ sa y es­ti­ma­da. || fig. y fam. Per­so­na o ani­mal de muy bue­nas cua­li­da­des. Se usa con fre­cuen­cia en sen­ti­do iró­ni­co. || ant. CAU­DAL. || ¡BUE­NA AL­HA­JA! expr. irón. que se apli­ca a la per­so­na pí­ca­ra o vi­cio­sa y tam­bién a la as­tu­ta y tra­vie­sa. al­ham­bra (al­cá­zar de la) Arq. cé­le­bre pa­la­cio de los re­yes mo­ros en Gra­na­da, jo­ya va­lio­sí­si­ma de la ar­qui­ tec­tu­ra his­pa­noa­rá­bi­ga de los si­glos XIII y XIV.

al­he­ña re­co­gi­das en pri­ma­ve­ra y se­ca­das al ai­re li­bre. Se em­plea en tin­to­re­ría. || AZÚM­BAR. || Ro­ya o ti­zón. al­he­ña f. Du­ri­llo, ar­bus­to ca­pri­fo­liá­ceo cu­ya ma­de­ra se em­plea en obras de ta­ra­cea. al­he­ñar tr. Te­ñir con pol­vo de al­he­ña. Ú. t. c. r. || r. Arro­yar­se. || Agos­ta­se o anu­blar­se las mie­ses. al­hol­va (Del ár. al­hol­va.) f. Bot. Plan­ta le­gu­mi­no­sa, de unos vein­ti­cin­co cen­tí­me­tros de al­to, con ho­jas aco­ra­zo­ na­das y blan­que­ci­nas por de­ba­jo, agru­pa­das de tres en tres y flo­res pe­que­ñas y blan­cas. El fru­to es una vai­na lar­ga, pla­na, es­tre­cha y en­cor­va­da, con se­mi­llas ama­ri­ llen­tas, du­ras y de olor de­sa­gra­da­ble. || Se­mi­lla de es­ta plan­ta. al­hón­di­ga (De al­fón­di­ga.) f. Ca­sa pú­bli­ca don­de se efec­túan las ope­ra­cio­nes de com­pra y ven­ta del tri­go. En al­gu­nas par­tes sir­ve tam­bién pa­ra el de­pó­si­to y pa­ra la com­pra y ven­ta de otros gra­nos, co­mes­ti­bles o mer­ca­ de­rías que es­tán exen­tas de to­da con­tri­bu­ción o im­pues­ to mien­tras no se lo­gre su ven­ta. al­ho­rre (Del ár. al­jor, ex­cre­men­to.) m. Ex­cre­men­to de los ni­ños re­cién na­ci­dos. || Erup­ción cu­tá­nea pa­sa­je­ra de los re­cién na­ci­dos. al­hor­za f. ant. Al­for­za. al­hu­ce­ma (Del ár. al­ju­ze­ma.) f. Ma­ta de la fa­mi­lia de las la­bia­das, lla­ma­da tam­bién es­plie­go o la­van­da. al­hu­ce­mi­lla (dim. de al­hu­ce­ma.) f. Bot. Plan­ta la­ bia­da, de ta­llo le­ño­so, con ra­mas de unos cin­cuen­ta cen­tí­me­tros de lon­gi­tud, ho­jas opues­tas, flo­res azu­les en es­pi­gas ter­mi­na­les y se­mi­lla me­nu­da. al­hu­ce­ña (Del ár. al­ju­xei­na, dim. de al­jax­na, plan­ta ás­pe­ra co­mes­ti­ble.) f. Plan­ta cru­cí­fe­ra anual, con ta­llo rec­to, de unos trein­ta cen­tí­me­tros de al­to, ho­jas lar­gas y ve­llo­sas y flo­res blan­cas en es­pi­ga, cu­yo fru­to es una vai­ni­lla ci­lín­dri­ca ter­mi­na­da en pun­ta. Es co­mes­ti­ble. alia­bier­to, ta adj. Abier­to de alas. aliá­ceo, a (Del lat. allium, ajo.) adj. Per­te­ne­cien­te al ajo, o que tie­ne el mis­mo olor o sa­bor que és­te. alia­do, da p. p. de ALIAR. || adj. Aplí­ca­se a la per­so­na con quien uno se ha con­fe­de­ra­do o co­li­ga­do. Ú. t. c. s. alia­dó­fi­lo, la adj. Aplí­ca­se al que fue par­ti­da­rio de las na­cio­nes alia­das con­tra Ale­ma­nia du­ran­te la Pri­me­ ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918) (OBS. Aplí­ca­se tam­bién a los par­ti­da­rios de los mis­mos paí­ses en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.) alian­za (Del b. lat. alli­gan­cia y és­te del lat. alli­gans, -an­tis, p. a. de alli­ga­re, en­la­zar, unir.) f. Ac­ción de aliar­ se dos o más per­so­nas, go­bier­nos o na­cio­nes. || Véa­se AR­CA DE LA ALIAN­ZA. || Con­ve­nio, pac­to, con­ven­ción. || Vín­cu­lo o pa­ren­tes­co con­traí­do por ca­sa­mien­to. || fig. Unión de co­sas que con­cu­rren a igual fi­na­li­dad. aliar (Del lat. alli­ga­ri; de ad, a y li­ga­re, li­gar.) tr. p. us. Com­bi­nar, po­ner de acuer­do y reu­nir pa­ra un ob­je­ti­vo co­mún. || rec. Unir­se o co­li­gar­se los prín­ci­pes o es­ta­dos en­tre sí, por me­dio de pac­tos o tra­ta­dos, pa­ra de­fen­ der­se de los ene­mi­gos o con fi­nes ofen­si­vos. Ú. t. c. r. || Unir­se o co­li­gar­se con otro. Ú. t. c. r. alia­ra (Del ár. aliar, me­di­da.) f. CUER­NA. alia­ria (Del lat. allia­ria, de allium, ajo.) f. Bot. Plan­ta cru­cí­fe­ra, con ta­llos ci­lín­dri­cos, du­ros y ra­mo­sos, de unos se­ten­ta cen­tí­me­tros de lar­go, ho­jas aco­ra­zo­na­das, flo­re­ci­llas blan­cas dis­pues­tas en es­pi­gas ter­mi­na­les y fru­ to en vai­ni­lla lle­na de si­mien­tes, que se usan co­mo con­ di­men­to. Ex­ha­la un olor se­me­jan­te al del ajo. alias adv. lat. Por otro nom­bre, de otro mo­do. Mi­guel Car­va­jal, ALIAS el To­le­da­no. || m. APO­DO. ali­bi m. Ga­li­cis­mo por COAR­TA­DA. ali­blan­ca f. Col. De­si­dia, pe­re­za, mo­do­rra. || Cu­ba. Es­pe­cie de pa­lo­ma sal­va­je se­me­jan­te a la tor­caz. ali­ble (Del lat. ali­bi­tis, de ale­re, ali­men­tar.) adj. Ca­paz de ali­men­tar o nu­trir. ali­caí­do, da adj. Caí­do de alas. || fig. y fam. Dé­bil, sin fuer­zas. || Tris­te y de­sa­ni­ma­do. || Aplí­ca­se al que ha de­ caí­do de la po­si­ción flo­re­cien­te en que an­tes se ha­lla­ba.

Alhambra. Detalle del Palacio, Granada, España. al­ha­ra­ca (Del ár. al­ha­ra­ca, mo­vi­mien­to.) f. De­mos­tra­ ción o ex­pre­sión ex­traor­di­na­ria con que por mo­ti­vos de po­ca im­por­tan­cia se ma­ni­fies­ta con ve­he­men­cia al­gún afec­to; as­pa­vien­to. Ú. m. en pl. al­he­lí (Del ár. al­jei­rí.) m. Bot. Plan­ta vi­vaz, per­te­ne­ cien­te a la fa­mi­lia de las cru­cí­fe­ras, cu­yas flo­res se­gún las di­fe­ren­tes va­rie­da­des, son do­bles o sen­ci­llas, ro­jas, ama­ri­llas, blan­cas o de otros co­lo­res y de olor muy agra­ da­ble. Se cul­ti­va pa­ra ador­no y es ori­gi­na­ria de Eu­ro­pa. || AL­HE­LÍ DE MA­HÓN. Ma­ho­ne­sa. al­he­ña (Del ár. al­hen­na.) f. Ar­bus­to oleá­ceo, de dos me­tros de al­tu­ra, de ra­ma­je abun­dan­te, ho­jas opues­tas, ao­va­das, li­sas y lus­tro­sas y flo­res en ra­ci­mos ter­mi­na­les, pe­que­ñas, blan­cas y olo­ro­sas, cu­yo fru­to es una ba­ya ne­gra y re­don­da, del ta­ma­ño de un gui­san­te. || Flor de es­te ar­bus­to. || Pol­vo a que se re­du­cen las ho­jas de la

www.elbibliote.com

A

ali­can­cro m. Hond. Ali­cre­jo. ali­can­te m. Es­pe­cie de ví­bo­ra, muy ve­ne­no­sa, de unos se­ten­ta y cin­co cen­tí­me­tros de lar­go y de ho­ci­co re­man­ga­do, que ha­bi­ta en el sur de Eu­ro­pa. ali­can­te Geog. Prov. de Es­pa­ña, lin­dan­te con las de Va­len­cia, Mur­cia y Al­ba­ce­te y con el mar Me­di­te­rrá­ neo. Es la cuarta provincia más poblada del país, con 1.917.012 hab. y la más densamente poblada de la Comunidad Valenciana. Ext. 5.817 km2; 14 par­ti­dos ju­di­ cia­les: Ali­can­te, Al­coy, Ca­llo­sa de En­sa­rriá, Co­cen­tai­na, De­nia, Do­lo­res, El­che, Ji­jo­na, Mo­nó­var, No­vel­da, Ori­ hue­la, Pe­go, Vi­lla­jo­yo­sa y Vi­lle­na y 140 ayun­ta­mien­tos. Limita al oeste con las provincias de Murcia y Albacete, al norte con Valencia y al este con el mar Mediterráneo. Cli­ma tem­pla­do; pro­duc­cio­nes agrí­co­las nu­me­ro­sas; mi­nas de co­bre, plo­mo y car­bón; sa­li­nas. Tu­rro­nes fa­ mo­sos; fá­bri­cas de pa­ños, pa­pel, etc. Idiomas oficianes: Español y Valenciano. || C. de Es­pa­ña, con ayun­ta­mien­ to, ca­be­za de par­ti­do ju­di­cial y ca­pi­tal de la prov. de su nom­bre, puer­to de mar, uno de los más im­por­tan­tes del Me­di­te­rrá­neo. Posee una población total de 334.757 hab. La conurbación que forma con los municipios limítrofes (San Vicente del Raspeig, San Juan de Alicante, Muchamiel y Campello) supera los 450.000 habitantes (452.462 en 2008) y cuenta cada vez con mayor cantidad de servicios conjuntos. El área metropolitana de Alicante-Elche posee 757.443 habitantes, siendo la octava del país. Go­bier­nos ci­vil y mi­li­tar; Au­dien­cia pro­vin­ cial; Ins­ti­tu­to na­cio­nal; Es­cue­las Nor­ma­les, de Co­mer­cio, Na­va­les, etc. Nu­me­ro­sas fá­bri­cas.

Paseo de la explanada, Alicante, España. ali­can­ti­na f. fam. Tre­ta o cau­te­la pa­ra en­ga­ñar. ali­can­to m. Bot. Ar­bus­to de flo­res muy olo­ro­sas, ori­ gi­na­rio de Amé­ri­ca sep­ten­trio­nal. Se cul­ti­va mu­cho en Chi­le co­mo plan­ta de ador­no. ali­ca­tar (Del ár. alo­cat, es­pe­jue­lo.) tr. Azu­le­jar. || Arq. Cor­tar o raer los azu­le­jos pa­ra dar­les la for­ma con­ve­ nien­te. ali­ca­tes (Del ár. ala­cat, te­na­za.) m. pl. Te­na­zas pe­ que­ñas de ace­ro, con bra­zos en­cor­va­dos y pun­tas cua­ dran­gu­la­res o de fi­gu­ra de co­no trun­ca­do, que se em­ plean pa­ra to­mar ob­je­tos me­nu­dos o re­tor­cer alam­bres, cha­pi­tas o co­sas se­me­jan­tes. ali­cor­tar tr. Cor­tar las alas. || He­rir a las aves en las alas, im­po­si­bi­li­tán­do­las pa­ra vo­lar. ali­cre­jo m. Amér. Cen­tral. Per­so­na, ani­mal o co­sa fea y de­sa­gra­da­ble. alí­cuo­ta (Del lat. ali­quot.) adj. PAR­TE ALÍ­CUO­TA. || Pro­por­cio­nal. ali­cur­co, ca adj. Chi­le. As­tu­to, sa­gaz, la­di­no, ma­ li­cio­so. ali­da­da (Del ár. ali­da­da.) f. Re­gla fi­ja o mó­vil que lle­ va per­pen­di­cu­lar­men­te y en am­bos ex­tre­mos una pí­nu­la o un an­teo­jo. Tie­ne apli­ca­ción en to­po­gra­fía pa­ra di­ri­gir vi­sua­les. alie­na­ble (De alie­nar.) adj. Ena­je­na­ble. alie­na­ción (Del lat. alie­na­tio, -onis.) f. Ac­ción y efec­ to de alie­nar. || Med. Nom­bre ge­né­ri­co de los tras­tor­nos men­ta­les. alie­nis­ta (Del lat. alie­na­re, per­der el jui­cio.) adj. Dí­ce­se del mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en en­fer­me­da­des men­ta­les. Ú. t. c. s. alien­to (Del lat. an­he­li­tus, cam­bia­do por me­tát. en ale­ni­tus.) m. Ac­ción de alen­tar. || RES­PI­RA­CIÓN. || fig. Vi­gor del áni­mo, brío, es­pí­ri­tu, va­lor. Ú. t. en pl. || SO­ PLO. || p. us. Ol­fa­to. || Ex­ha­la­ción, ema­na­ción. || DE UN ALIEN­TO. m. adv. Sin to­mar nue­va res­pi­ra­ción. || fig. Sin de­te­ner­se se­gui­da­men­te. ali­fa­fe (Del ár. al­ji­fa­fe, pl. de ja­fif, que no tie­ne gra­ ve­dad.) m. fam. In­dis­po­si­ción o en­fer­me­dad ha­bi­tual, ge­ne­ral­men­te le­ve. alí­fe­ro, ra (Del lat. ali­fer; de ala, ala y fe­rre, lle­var.) adj. Alí­ge­ro. ali­gar (Del lat. alli­ga­re; de ad, a y li­ga­re, atar.) tr. p. us. Li­gar. Ú. t. c. r.

A

ALIGARH

ali­garh Geog. C. de In­dia, en el est. de Ut­tar Pra­ desh. Uni­ver­si­dad mu­sul­ma­na. Tam­bién de­no­mi­na­da Koil. Supera los 700.000 hab. ali­ga­tor m. Ga­li­cis­mo por cai­mán, rep­til sau­rio.

Aligator. ali­ge­rar tr. Ha­cer li­ge­ro o me­nos pe­sa­do al­go. Ú. t. c. r. || Apre­su­rar, ace­le­rar, abre­viar. || fig. Ali­viar, mi­ti­gar, mo­de­rar, dis­mi­nuir. alí­ge­ro, ra (Del lat. ali­ger; de ala, ala y ge­re­re, lle­var.) adj. poét. ALA­DO. || fig. poét. Rá­pi­do, muy li­ge­ro, ve­loz. alig­hie­ri (dan­te) Biog. Fa­mo­so poe­ta ita­lia­no na­ci­ do en Flo­ren­cia en 1265 y muer­to en Ra­ve­na en 1321. Es uno de los ti­ta­nes de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal y el más gran­de en­tre los ita­lia­nos. Entre sus múl­ti­ples cua­li­da­des so­bre­sa­le no­ta­ble­me­nte su po­der ima­gi­na­ti­vo, el más exu­be­ran­te re­gis­tra­do por la his­to­ria li­te­ra­ria de la hu­ma­ ni­dad. Con­tri­bu­yó enor­me­men­te a mo­de­lar, pu­lir y enal­te­ cer la len­gua ita­lia­na, in­fun­dién­do­le ade­más sen­ti­mien­tos tan pre­ci­sos y con­cep­cio­nes tan cla­ras de la be­lle­za que aún hoy es el mo­de­lo de ins­pi­ra­ción de to­do poe­ta y li­ te­ra­to. Su ce­le­bé­rri­ma obra La di­vi­na co­me­dia mar­có el co­mien­zo de una nue­va era en la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal. Su ori­gi­na­li­dad des­per­tó ver­da­de­ro en­tu­sias­mo y ma­ni­fes­tó ser un au­tén­ti­co poe­ma épi­co en que no exis­te hé­roe y cu­yo prin­ci­pal per­so­na­je es el pro­pio poe­ta. Al es­cri­bir­lo, Dan­te tu­vo co­mo pro­pó­si­to lo­grar una obra que ten­die­ ra al per­fec­cio­na­mien­to del gé­ne­ro hu­ma­no, pa­ra lo cual pu­so un ele­va­do sen­ti­do re­li­gio­so, que se ma­ni­fies­ta ple­ na­men­te en to­do su de­sa­rro­llo. Du­ran­te su ju­ven­tud to­mó par­ti­ci­pa­ción en las re­vuel­tas poí­ti­cas de su pa­tria, sien­do de­sig­na­do en di­ver­sas oca­sio­nes pa­ra de­sem­pe­ñar mi­ sio­nes di­plo­má­ti­cas de im­por­tan­cia. Per­te­ne­ció al par­ti­do de los güel­fos y du­ran­te al­gún tiem­po fue uno de los seis “prio­res” que te­nían a su car­go el go­bier­no de Flo­ren­cia. Fue un hom­bre di­ná­mi­co, de ex­traor­di­na­ria in­te­li­gen­cia, que lle­gó a do­mi­nar to­dos los co­no­ci­mien­tos exis­ten­tes en su épo­ca. Su obra reú­ne to­das las cien­cias con cla­ri­ dad inu­si­ta­da; es, en rea­li­dad, una ver­da­de­ra en­ci­clo­pe­ dia, pues Dante, a la par que poe­ta, fue tam­bién teó­lo­go, ma­te­má­ti­co, as­tró­no­mo, fi­ló­so­fo, his­to­ria­dor, mú­si­co y di­bu­jan­te, he­cho que de­mues­tra que sus obras son re­fle­ jos y con­den­sa­ción de la vi­da. Com­pu­so en su ju­ven­tud apa­sio­na­dos so­ne­tos en que can­tó su amor ideal y ca­si mís­ti­co ha­cia Bea­triz Por­ti­na­ri, su gran amor. Es­cri­bió en su ho­nor Vi­da nue­va y El con­vi­te. Ade­más, es au­tor de Poe­sías lí­ri­cas, De la mo­nar­quía, Ri­mas, Car­tas, De agua y tie­rra y De la len­gua vul­gar.

62 bar­car gé­ne­ros de con­tra­ban­do. || Se­pa­rar la bo­rra de la si­mien­te del al­go­dón. ali­jar tr. Li­jar, pu­lir con li­ja o pa­pel de li­ja. ali­ja­rar (De ali­jar, te­rre­no in­cul­to.) tr. Re­par­tir tie­rras o cam­pos in­cul­tos pa­ra que sean cul­ti­va­dos. ali­jo m. Ac­ción de ali­jar. || Con­jun­to de gé­ne­ros de con­tra­ban­do. || p. us. Tén­der. ali­la­ya (De li­lai­la.) f. Col., Cu­ba y Méx. Ex­cu­sa frí­vo­la. ali­le­no (De ali­lo.) m. Quím. Car­bu­ro de hi­dró­ge­no que se ex­trae de la esen­cia de ajo. alim m. Bot. Ár­bol eu­for­biá­ceo de al­go más de tres me­ tros de al­to, pro­pio de las is­las Fi­li­pi­nas. Sus ho­jas, ma­ cha­ca­das, sir­ven pa­ra cu­rar la hin­cha­zón de las pier­nas. ali­ma­ña (Del lat. ani­ma­lia, pl. de ani­mal, -alis, ani­mal.) f. ANI­MAL. || Ani­mal da­ñi­no pa­ra la ca­za me­nor, co­mo la zo­rra, el ga­to mon­tés, el mi­la­no, etc. ali­men­ta­ción f. Ac­ción y efec­to de ali­men­tar o ali­ men­tar­se. ali­men­ta­dor m. Apa­ra­to pa­ra ali­men­tar las cal­de­ ras de va­por. ali­men­tar tr. Dar ali­men­to, nu­trir, sus­ten­tar. Ú. t. c. r. || Fo­men­tar y vi­go­ri­zar a los cuer­pos que co­mo los ve­ ge­ta­les, ne­ce­si­tan de al­gún ju­go, sus­tan­cia o be­ne­fi­cio pa­ra su de­sa­rro­llo y con­ser­va­ción. || Dar a una má­qui­na en mo­vi­mien­to la ma­te­ria ne­ce­sa­ria pa­ra que si­ga fun­ cio­nan­do. || fig. Tra­tán­do­se de vir­tu­des, pa­sio­nes, vi­cios y afec­tos, fo­men­tar­los, sos­te­ner­los. || For. Su­mi­nis­trar a al­gu­na per­so­na lo ne­ce­sa­rio pa­ra su ma­nu­ten­ción y sub­ sis­ten­cia, se­gún el es­ta­do ci­vil, con­di­ción so­cial y ne­ce­si­ da­des y me­dios del ali­men­tis­ta y del pa­ga­dor. ali­men­to (Del lat. ali­men­tum, de ale­re, ali­men­tar.) m. Nom­bre da­do a to­da sus­tan­cia que me­dian­te la ab­ sor­ción y la asi­mi­la­ción sir­ve pa­ra nu­trir. || fig. Lo que man­tie­ne la exis­ten­cia de al­gu­nas co­sas, que co­mo el fue­go, ne­ce­si­tan de pá­bu­lo o pas­to. || Re­fi­rién­do­se a co­ sas in­ma­te­ria­les, co­mo vir­tu­des, pa­sio­nes, sen­ti­mien­tos, etc., sos­tén, fo­men­to, pá­bu­lo. || pl. Asis­ten­cias que se dan a al­gu­na per­so­na por ley, dis­po­si­ción tes­ta­men­ta­ ria, fun­da­ción de ma­yo­raz­go o con­tra­to. || ALI­MEN­TO COM­BUS­TI­BLE. Ali­men­to res­pi­ra­to­rio. || ALI­MEN­TO PLÁS­TI­CO, o RE­PA­RA­DOR. Ali­men­to en que pre­do­mi­ na el ni­tró­ge­no y que pro­du­ce las par­tes esen­cia­les de la san­gre, sir­vien­do, en con­se­cuen­cia, pa­ra re­pa­rar las pér­di­das que su­fre con­ti­nua­men­te el or­ga­nis­mo ani­mal. || ALI­MEN­TO RES­PI­RA­TO­RIO. Aquel en que pre­do­mi­na el car­bo­no y que sir­ve de com­bus­ti­ble en el or­ga­nis­mo ani­mal, pro­du­cien­do ca­lor, fuer­za y mo­vi­mien­to y con­tri­ bu­yen­do mu­cho a la res­pi­ra­ción.

Alineación de jugadores de fútbol. sa­zo­nar la co­mi­da. || ant. Ape­ro, he­rra­mien­ta o ins­tru­ men­to pa­ra la la­bran­za o cual­quier otro ejer­ci­cio. Usáb. m. en pl. ali­ño­so, sa (De ali­ño.) adj. Ata­via­do. || Cui­da­do­so, apli­ca­do. alio­nín (Del ár. al­cho­ní.) m. Pá­ja­ro in­sec­tí­vo­ro de unos sie­te cen­tí­me­tros de lar­go, de cuer­po par­do, alas ne­gras con lis­tas blan­cas y pe­cho, gar­gan­ta y ca­be­za de co­lor ne­gro azu­la­do, con una man­cha en la nu­ca y los la­dos del cue­llo, blan­cos. alí­pe­de (Del lat. ali­pes, -edis; de ala, ala y pes, pies.) adj. poét. Que lle­va alas en los pies. || Zool. ALÍ­PE­DO. Ú. t. c. s. ali­pe­go m. Amér. Cen­tral. En­tre­me­ti­do, pe­go­te. || YA­PA. ali­que­bra­do, da p. p. de ALI­QUE­BRAR. || adj. fig. y fam. ALI­CAÍ­DO. ali­que­brar tr. Que­brar las alas. Ú. t. c. r. ali­rro­jo, ja adj. Que tie­ne las alas de co­lor ro­jo. ali­sa­dor, ra adj. Que ali­sa. Ú. t. c. s. || m. Ins­tru­ men­to con que los ce­re­ros ali­san las ve­las, con­sis­ten­te en un tro­zo de ma­de­ra du­ra, ge­ne­ral­men­te de boj, de unos cua­ren­ta cen­tí­me­tros de lar­go por diez de grue­so, bien ace­pi­lla­do y li­so y con asi­de­ro en am­bos ex­tre­mos.

“Los alisadores de parqué”, pintura de Gustave Caillebotte.

Alimentos nutritivos para el hombre.

Retrato de Dante Alighieri. Detalle de “Disputa del Sacramento”, obra de Rafael. ali­go­ne­ro (Del m. or. que li­ro­ne­ro.) m. Bot. Al­mez. ali­gus­tre (De li­gus­tro.) m. AL­HE­ÑA, ar­bus­to de la fa­mi­lia de las oleá­ceas. ali­ja­dor, ra adj. Que ali­ja. Ú. t. c. s. || s. Quien tie­ne por ofi­cio se­pa­rar la bo­rra de la si­mien­te del al­go­dón. || m. Bar­ca­za. ali­jar (Tal vez del ár. aça­cha­ra, eria­les.) m. Te­rre­no sin cul­ti­var ni la­brar. || pl. Eji­dos. ali­jar (Del lat. alle­via­re, ali­viar.) tr. Des­car­gar una em­ bar­ca­ción par­cial o to­tal­men­te. || Trans­bor­dar o de­sem­

ali­món (al) (Afé­re­sis de ala­li­món.) m. adv. que se di­ce del to­reo en que dos li­dia­do­res, sos­te­nien­do en­tre am­ bos un ca­po­te por los ex­tre­mos, ci­tan al to­ro y lo bur­lan, pa­sán­do­le el tra­po por en­ci­ma de la ca­be­za. ali­mo­nar­se (De a y li­món.) r. En­fer­mar cier­tos ár­bo­ les de ver­dor pe­ren­ne, co­mo el oli­vo, tor­nán­do­se ama­ ri­llen­tas sus ho­jas. alin­da­do, da p. p. de ALAIN­DAR. || adj. Aplí­ca­se al que pre­su­me de lin­do o es afec­ta­da­men­te pul­cro. || ant. Her­mo­so, lin­do, be­llo. alin­dar tr. Po­ner o se­ña­lar los lin­des a una fin­ca rús­ti­ca. alin­de­rar tr. Amér. Amo­jo­nar, des­lin­dar. ali­nea­ción f. Ac­ción y efec­to de ali­near o ali­near­se. ali­near tr. Po­ner, co­lo­car, dis­po­ner en lí­nea rec­ta. Ú. t. c. r. ali­ñar (Del ad, a y li­nea­re, po­ner en lí­nea, en or­den.) tr. ADE­RE­ZAR. || ant. Go­ber­nar, ad­mi­nis­trar. || Chi­le. Res­ti­ tuir a su lu­gar los hue­sos dis­lo­ca­dos. ali­ño m. Ac­ción y efec­to de ali­ñar o ali­ñar­se. || Aque­llo con que se ali­ña o ador­na. || Apres­to, apa­ra­to o pre­ven­ ción pa­ra eje­cu­tar al­go. || Con­di­men­to o ade­re­zo pa­ra

www.elbibliote.com

ali­sa­du­ra f. Ac­ción y efec­to de ali­sar o ali­sar­se. || pl. Par­tí­cu­las que que­dan de la ma­de­ra, pie­dra, etc., que se ha ali­sa­do. ali­sar m. Lu­gar po­bla­do de ali­sos. ali­sar tr. Po­ner li­so. Ú. t. c. r. || Arre­glar el ca­be­llo pa­ san­do li­ge­ra­men­te el pei­ne so­bre él. alís­ca­fo m. V. Hi­dro­pla­no. alis­ma (Del lat. alis­ma.) f. Bot. Plan­ta alis­má­cea pe­ ren­ne, de unos se­sen­ta cen­tí­me­tros de al­tu­ra, con ho­jas aco­ra­zo­na­das, ova­les o lan­ceo­la­das; flo­res blan­que­ci­nas en pa­no­ja pi­ra­mi­dal, fru­to se­co y se­mi­lla des­pro­vis­ta de al­bu­men. Es pro­pia de te­rre­nos pan­ta­no­sos. alis­má­ceo, a (De alis­ma.) adj. Bot. Dí­ce­se de plan­tas mo­no­co­ti­le­dó­neas acuá­ti­cas, por lo co­mún pe­ren­nes, de ri­zo­ma fe­cu­len­to, ho­jas ra­di­ca­les, flo­res en ra­ci­mo, ver­ti­ci­lo o pa­no­ja y fru­tos se­cos, co­mo la alis­ma. Ú. t. c. s. f. || f. pl. Bot. Fa­mi­lia de es­tas plan­tas. ali­so (Del lat. alys­son y és­te del gr. álys­son, plan­ta que se creía efi­caz con­tra la ra­bia.) m. Bot. Ár­bol be­tu­lá­ceo, de unos on­ce me­tros de al­tu­ra, tron­co lim­pio y ro­lli­zo, cor­te­za par­dus­ca, co­pa re­don­da y ra­mo­sa, ho­jas al­ter­ nas, flo­res blan­cas y fru­tos com­pri­mi­dos, pe­que­ños y ro­ ji­zos. Cre­ce en te­rre­nos agua­no­sos y su ma­de­ra, que es muy du­ra y de co­lor blan­co ama­ri­llen­to, sir­ve pa­ra cons­ truir ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, va­ri­llas de aba­ni­co, etc. || Ma­de­ra de es­te ár­bol. || ALI­SO NE­GRO. Arra­clán. ali­so m. Bot. Ár­bol cu­pu­lí­fe­ro rio­pla­ten­se. Su ma­de­ra es po­co com­pac­ta y de co­lor blan­co. alis­ta­do, da p. p. de ALIS­TAR. || adj. Lis­ta­do. alis­ta­mien­to m. Ac­ción y efec­to de alis­tar o ano­

ALLENDE

63

Aljaba.

Aliso. tar. || Con­jun­to de mo­zos a quie­nes anual­men­te obli­ga el ser­vi­cio mi­li­tar. alis­tar tr. Ins­cri­bir o ano­tar en lis­ta a al­gu­no. Ú. t. c. r. || r. En­gan­char­se, sen­tar pla­za. alis­tar (De a y lis­to.) tr. Apres­tar, pre­pa­rar, pre­ve­nir, dis­po­ner, aper­ci­bir, apron­tar. Ú. t. c. r. ali­te­ra­ción (Del lat. ad, a y lit­te­ra, le­tra.) f. Ret. Fi­gu­ ra que con­sis­te en em­plear en una cláu­su­la vo­ces en que re­pi­ten con fre­cuen­cia una o unas mis­mas le­tras, con ob­je­to de pro­du­cir al­gu­na ar­mo­nía imi­ta­ti­va. Si no tie­ne es­ta fi­na­li­dad, o si ocu­rre in­de­pen­dien­te­men­te de la vo­ lun­tad de quien la co­me­te, no es fi­gu­ra re­tó­ri­ca, si­no vi­cio del len­gua­je, con­tra­rio a la eu­fo­nía. || Pa­ro­no­ma­sia. ali­tier­no m. Ala­dier­na. ali­tran­ca f. Chi­le y Pe­rú. Ata­ha­rre o re­tran­ca. || pl. Chi­le. Ar­ti­ma­ña, ar­did, tram­pa. ali­via­de­ro (De ali­viar.) m. Ver­te­de­ro pa­ra aguas so­ bran­tes ca­na­li­za­das o em­bal­sa­das.

prin­ci­pal­men­te de los es­cri­tos de los mo­ris­cos en nues­ tra len­gua con ca­rac­te­res ará­bi­gos. al­je­ri­fe (Del ár. al­ché­rif, el que ba­rre.) m. Red de gran­des di­men­sio­nes que se usa­ba an­ti­gua­men­te pa­ ra pes­car. al­je­ri­fe­ro m. El que por ofi­cio pes­ca­ba con al­je­ri­fe. al­jez (Del ár. al­chebs.) m. Mi­ne­ral de ye­so. al­ji­be (Del ár. al­chi­beb, pl. de al­chub, po­zo.) m. Cis­ ter­na. || ant. Cár­cel o pri­sión sub­te­rrá­nea. || Arq. Véa­se BÓ­VE­DA DE AL­JI­BE. || Mar. Bar­co con bo­de­ga fo­rra­da de hie­rro, que se em­plea pa­ra pro­veer de agua a las em­ bar­ca­cio­nes; y por ex­ten­sión, el des­ti­na­do al trans­por­te de pe­tró­leo. || Ca­da una de las ca­jas o re­cep­tá­cu­los en que se guar­da el agua a bor­do. al­ji­be Amér. Po­zo de agua pro­vis­to de bro­cal y un ca­ ba­lle­te al que se fi­ja la rol­da­na, por la que pa­sa la ca­de­na o cuer­da con que se ba­ja y se iza el cu­bo lle­no de agua. || Col. Fuen­te, ma­nan­tial.

Aliviadero del dique Ullum y balneario en la ciudad de San Juan, Argentina. ali­via­dor, ra adj. Que ali­via. Ú. t. c. s. || m. Pa­lan­ca que en los mo­li­nos le­van­ta o ba­ja la pie­dra pa­ra que la ha­ri­na sal­ga más o me­nos fi­na. ali­via­nar (De a y li­via­no.) tr. ant. Ali­viar. ali­viar (Del lat. alle­via­re, ali­ge­rar, ate­nuar; de ad y le­vis, li­ge­ro.) tr. Ha­cer li­ge­ro o me­nos pe­sa­do. || Qui­tar o li­brar a una per­so­na o co­sa de par­te de la car­ga que so­por­ta. Ú. t. c. r. || Tra­tán­do­se del pa­so, ha­cer­lo más lar­go o apre­su­ra­do. || Tra­tán­do­se de al­gu­na obra, ace­le­rar­la o ali­ge­rar­la. || Por ext. p. us. So­li­viar. ali­vio m. Ac­ción y efec­to de ali­viar o ali­viar­se. ali­zar (Del ár. ali­zar.) m. Ador­no de la par­te in­fe­rior de las pa­re­des de las ha­bi­ta­cio­nes, con­sis­ten­te en una cin­ta o fri­so de azu­le­jos de di­fe­ren­tes la­bo­res. || Cual­quie­ra de los azu­le­jos de ali­zar. ali­za­ri­na f. Ma­te­ria co­lo­ran­te que se ex­trae de la raíz de la ru­bia. al­ja­ba (Del ár. al­cha­ba.) f. Ca­ja por­tá­til pa­ra fle­chas, abier­ta por arri­ba y más an­cha que por aba­jo, que se lle­ va­ba pen­dien­te del hom­bro con una cuer­da o co­rrea. al­ja­ba f. Amér. FUC­SIA, ar­bus­to pro­pio de Amé­ri­ca me­ri­dio­nal, per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de las ona­gra­rieas. al­ja­ma (Del ár. al­cha­maa, reu­nión.) f. Jun­ta o reu­nión de mo­ros o ju­díos. || Mez­qui­ta. || SI­NA­GO­GA. || Ba­rrio ha­bi­ta­do por mo­ros o ju­díos. al­ja­mía (Del ár. ala­che­mía, la ex­tran­je­ra.) f. Nom­bre que da­ban los mo­ros a la len­gua cas­te­lla­na. Hoy se di­ce

Aljibe. al­jo­fai­na (Del ár. al­cho­fai­na, dim. de al­chef­na, es­ cu­di­lla.) f. Jo­fai­na. al­jó­far (Del ár. al­cháuar.) m. Per­la de for­ma irre­gu­ lar, ge­ne­ral­men­te pe­que­ña. || Con­jun­to de per­las de es­ta cla­se. || fig. Co­sa que se ase­me­ja al al­jó­far, co­mo las go­tas de ro­cío. al­jo­fi­fa (Del ár. al­chaf­fe­fa, en­ju­ga­do­ra.) f. Tra­po bas­to de la­na que se em­plea pa­ra fre­gar el sue­lo. al­jon­je m. Ajon­je. al­jon­je­ra f. Ajon­je­ra. al­jon­jo­lí m. Ajon­jo­lí. al ku­wait Geog. Capital del emirato de Ku­wait y puer­to del gol­fo Pér­si­co.Tiene una población que su-

www.elbibliote.com

A

pera los 96,000 habitantes, que alcanza los 2.300.000 habitantes en su conurbación. Es el centro económico, comercial, cultural y de transportes del emirato. allá (Del lat. ec­cum illac.) adv. l. ALLÍ. In­di­ca lu­gar me­ nos de­ter­mi­na­do que el que se se­ña­la o de­no­ta con es­ ta úl­ti­ma voz; por eso ALLÁ ad­mi­te cier­tos gra­dos de com­pa­ra­ción que re­cha­za ALLÍ; tan ALLÁ, más ALLÁ, muy ALLÁ. Úsa­se a ve­ces pa­ra sig­ni­fi­car le­ja­nía. ALLÁ en In­dia; ALLÁ en Áfri­ca. || adv. t. que, pre­ce­dien­do a nom­bres sig­ni­fi­ca­ti­vos de tiem­po, de­no­ta el re­mo­to o pa­ sa­do. ALLÁ en tiem­po de los az­te­cas; ALLÁ en mi ni­ñez. || En el otro mun­do. alla­ha­bad Geog. Ciu­dad de In­dia, en el es­ta­do de Ut­tar Pra­desh. Se sitúa en la confluencia de los ríos Ganges y Yamuna. Tiene aprox. 1.112.000 habitantes. Fue conocida como Prayag hasta 1575. Es una de las cuatro ciudades en que ocurre el Khumba Mela, mayor festival religioso del mundo. alla­man­da f. Bot. Plan­ta tre­pa­do­ra de la fa­mi­lia de las apo­ci­ná­ceas, que cre­ce en las An­ti­llas, su ju­go le­cho­ so se em­plea co­mo enér­gi­co pur­gan­te. alla­ma­rar­se (De a y lla­ma.) r. fig. y fam. In­fla­mar, en­cen­der­se el áni­mo. alla­na­mien­to m. Ac­ción y efec­to de alla­nar o de alla­nar­se. || Ac­to de con­for­mar­se con una de­man­da o de­ci­sión. alla­nar (Del lat. ap­pla­na­re; de ad, a y pla­nus, lla­no.) tr. Po­ner lla­na o igual la su­per­fi­cie de un te­rre­no u otra co­sa. Ú. t. c. intr. y c. r. || Re­du­cir al ni­vel del sue­lo una cons­truc­ción o un te­rre­no, de­rri­ban­do o lle­nan­do. || fig. Ven­cer al­gu­na di­fi­cul­tad. || Pa­ci­fi­car, aquie­tar, su­je­tar. || Fa­ci­li­tar, per­mi­tir a los mi­nis­tros de jus­ti­cia la en­tra­da a al­gu­na igle­sia u otro lu­gar ce­rra­do. || En­trar a la fuer­za en ca­sa aje­na y re­co­rrer­la con­tra la vo­lun­tad de su due­ño. || APLA­NAR. || fig. Su­je­tar­se, ave­nir­se a al­go. || Igua­lar­se el que es de cla­se dis­tin­gui­da con al­gu­no del es­ta­do lla­no, re­nun­cian­do a sus pri­vi­le­gios. alle­ga­do, da p. p. de ALLE­GAR. || adj. Cer­ca­no, pró­xi­mo. || Pa­rien­te. Ú. m. c. s. || PAR­CIAL. Ú. t. c. s. alle­gar (Del lat. ap­pli­ca­re; de ad, a y pli­ca­re, ple­gar.) tr. Re­co­ger, jun­tar, reu­nir. || Arri­mar, acer­car o apro­xi­mar una co­sa a otra. Ú. t. c. r. || En­tre la­bra­do­res, re­co­ger la par­va en mon­to­nes des­pués de la tri­lla. || Agre­gar, aña­dir. || ant. Co­no­cer car­nal­men­te una per­so­na a otra. Usáb. t. c. r. || So­li­ci­tar, pro­cu­rar. || intr. Lle­gar Ú. t. c. r. || r. Ad­he­ rir­se o con­ve­nir con un dic­ta­men o idea. alleg­hanys (mon­tes) Geog. Mon­ta­ñas de Es­ta­ dos Uni­dos. Véa­se APA­LA­CHES (Mon­tes). allen­de (Del lat. ellum in­de.) adv. l. De la par­te de allá, de la otra par­te. || adv. c. Ade­más. || prep. De la par­te de allá de, más allá de. || Ade­más, fue­ra de. allen­de (faus­ti­no) Biog. Mi­li­tar ar­gen­ti­no na­ci­do en 1785 y muer­to en 1865. Lu­chó a las ór­de­nes de los ge­ne­ra­les La­va­lle y Paz du­ran­te las gue­rras ci­vi­les que si­guie­ron a la lu­cha por la in­de­pen­den­cia. || IG­NA­CIO—. Dis­tin­gui­do mé­di­co ar­gen­ti­no na­ci­do en 1861 y muer­to en 1923. Es au­tor de va­rias mo­no­gra­fías y es­tu­dios que re­ve­lan al hom­bre de cien­cia y al per­se­ve­ran­te es­tu­dio­ so. Fue ca­te­drá­ti­co de clí­ni­ca mé­di­ca y aca­dé­mi­co de nú­me­ro de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Me­di­ci­na. Sus prin­ ci­pa­les obras son: Lec­cio­nes de clí­ni­ca mé­di­ca, Quis­ tes hi­da­tí­di­cos abier­tos en vías bi­lia­res y En­fer­me­da­des de Con­ca­to o po­li­se­ro­si­tis. || IG­NA­CIO JO­SÉ—. Mi­li­tar mexicano na­ci­do en 1779 y muer­to en 1811. Al ini­ciar­se el mo­vi­mien­to de In­de­pen­den­cia Na­cio­nal, os­ten­ta­ba el gra­do de ca­pi­tán de Dra­go­nes de la Rei­na. In­me­dia­ta­ men­te se su­mó al gru­po man­da­do por Hi­dal­go y, co­mo ge­ne­ral en je­fe, pla­neó y lle­vó a ca­bo la gue­rra con­tra los po­de­res his­pá­ni­cos. Lue­go de va­rias san­grien­tas al­ter­ na­ti­vas bé­li­cas, su­frió la de­rro­ta en la ba­ta­lla del mon­te de las Cru­ces, tras lo cual fue apre­sa­do por los rea­lis­tas y con­du­ci­do a Chi­hua­hua. Se lo fu­si­ló junto con otros cau­ di­llos de la In­de­pen­den­cia. || JUAN R.—. Es­cri­tor na­ci­do en Chi­le en 1850 y muer­to en 1905. En­tre sus obras se des­ta­can Las mu­je­res de la In­dia y La Re­pú­bli­ca de Jau­ ja. || PE­DRO HUM­BER­TO—. Mú­si­co chi­le­no, com­po­si­tor y vio­li­nis­ta (1885-1959). Cul­ti­vó va­rios gé­ne­ros, de­di­cán­ do­se con pre­fe­ren­cia al fol­kló­ri­co. Sus obras prin­ci­pa­les son Es­ce­nas cam­pe­si­nas chi­le­nas, To­na­das de ca­rác­ter po­pu­lar chi­le­no y La voz de las ca­lles. || SAL­VA­DOR—. Mé­di­co y po­lí­ti­co chi­le­no na­ci­do en San­tia­go en 1908. Ocu­pó di­ver­sos car­gos pú­bli­cos, sien­do ele­gi­do en 1970 por una coa­li­ción de iz­quier­das pa­ra la pri­me­ra ma­gis­tra­ tu­ra de su país. Su pla­ta­for­ma com­pren­día, en­tre otras co­sas, la so­cia­li­za­ción del país me­dian­te la es­ta­ti­za­ción de ban­cos e in­dus­trias. Una re­vo­lu­ción mi­li­tar lo de­pu­so, fa­lle­cien­do en la se­de del go­bier­no el 12 de sep­tiem­bre de 1973. || SAN­TIA­GO—. Je­fe mi­li­tar es­pa­ñol fu­si­la­do por or­den de la Jun­ta de Go­bier­no de Bue­nos Ai­res el 26 de agos­to de 1810 por ha­ber acom­pa­ña­do a Li­niers

A

ALLÍ

y a otros en la con­tra­rre­vo­lu­ción de Cór­do­ba. || —IRA­ GO­RRI (TO­MÁS). Es­cri­tor y poe­ta ar­gen­ti­no na­ci­do en 1881 y muer­to en 1954. En­tre su vas­ta pro­duc­ción se des­ta­can la ópe­ra La no­via del he­re­je, que lle­va mú­si­ca del maes­tro Pas­cual de Ro­ga­tis, Trans­fi­gu­ra­ción y Más allá de las lá­gri­mas. allí (Del lat. ad illic.) adv. l. En aquel lu­gar. || A aquel lu­gar. || adv. l. En­ton­ces, a la sa­zón, en tal oca­sión o cir­cuns­tan­cia. ALLÍ fue el tra­ba­jo. || En co­rre­la­ción con AQUÍ, sue­le de­sig­nar si­tio in­de­ter­mi­na­do. AQUÍ, el ata­ que del in­dio; ALLÍ, el de las fie­ras. al­ma (Del lat. ani­ma.) f. Sus­tan­cia es­pi­ri­tual e in­mor­tal, en que ra­di­can el en­ten­di­mien­to, la sen­si­bi­li­dad y la vo­lun­ tad, que in­for­ma al cuer­po hu­ma­no y cons­ti­tu­ye con él la esen­cia del hom­bre. § Es el al­ma la mas an­ti­gua con­cep­ ción fi­lo­só­fi­ca de la hu­ma­ni­dad. Cre­yó en su exis­ten­cia e in­mor­ta­li­dad la ma­yo­ría de los pue­blos y los pen­sa­do­res grie­gos y ro­ma­nos tra­ta­ron de ex­pli­car su na­tu­ra­le­za, ori­ gen y fa­cul­ta­des. So­plo vi­tal, se­gún la Bi­blia; fue­go, va­por acuo­so o ai­re, se­gún el cri­te­rio ma­te­ria­lis­ta de Dió­ge­nes, He­rá­cli­to, etc., el con­cep­to del al­ma ha en­fren­ta­do a pen­sa­do­res y doc­tri­nas a tra­vés de los si­glos. || Por ext., prin­ci­pio sen­si­ti­vo que da vi­da e ins­tin­to a los ani­ma­les y ve­ge­ta­ti­vo, que nu­tre y ha­ce cre­cer a los ve­ge­ta­les. || fig. Per­so­na, in­di­vi­duo. No ha­bía un AL­MA en la ca­lle. || Sus­tan­cia, par­te prin­ci­pal o más im­por­tan­te de una co­sa. || Ener­gía, vi­ve­za, es­pí­ri­tu. Ese cua­dro tie­ne mu­cha AL­MA; re­ci­ta con AL­MA. || Lo que ani­ma, alien­ta o da es­pí­ri­tu y ener­gía a una co­sa, o quien es su ins­pi­ra­dor y ani­ma­ dor. El amor pa­trio es el AL­MA de las na­cio­nes; fu­la­no se cons­ti­tu­yó en el AL­MA de la re­vo­lu­ción. || Lo que se in­tro­ du­ce en el hue­co de cier­tas pie­zas de es­ca­sa con­sis­ten­ cia pa­ra ha­cer­las más fuer­tes y só­li­das, co­mo el pa­lo que se me­te en los ha­che­ros me­tá­li­cos, en las va­ras de pa­lio, etc. || Hue­co o par­te va­na de al­gu­nas co­sas. || Hue­co del ca­ñón de las pie­zas de ar­ti­lle­ría y de to­da ar­ma de fue­go en ge­ne­ral. || Pie­za que for­ma el re­ca­zo y la es­pi­ga de la es­pa­da. Es de hie­rro for­ja­do y va en­vuel­ta, en la par­te co­ rres­pon­dien­te a la ho­ja, por las dos te­jas de ace­ro. || Arq. Ma­de­ro que, asen­ta­do y fi­jo ver­ti­cal­men­te, sir­ve de sos­tén en los an­da­mios. || Mús. Pa­lo que se co­lo­ca en­tre las dos ta­pas de los ins­tru­men­tos de cuer­da que tie­nen puen­te, pa­ra man­te­ner­las a igual dis­tan­cia. || AL­MA DE CAÍN. fig. Per­so­na cruel o avie­sa. || AL­MA DE CÁN­TA­RO. fig. y fam. Per­so­na que ca­re­ce de dis­cre­ción y sen­si­bli­dad. || AL­ MA DE DIOS. fig. Per­so­na cán­di­da, bon­da­do­sa, sen­ci­lla e ino­fen­si­va. || AL­MA DE JU­DAS. fig. Al­ma de Ca��n. || AL­MA EN PE­NA. La que pa­de­ce en el pur­ga­to­rio. || fig. Per­so­ na tris­te y me­lan­có­li­ca, que an­da siem­pre so­la. || AL­MA PER­DI­DA. Ave de Pe­rú cu­yo can­to, se­me­jan­te a chi­lli­dos las­ti­me­ros se oye de no­che y al ama­ne­cer. Ani­da en pa­ra­ jes so­li­ta­rios de las mon­ta­ñas. || AGRA­DE­CER CON, o EN EL AL­MA al­gu­na co­sa. fig. y fa. Agra­de­cer­la vi­va­men­te. || ARRAN­CÁR­SE­LE a uno EL AL­MA. frs. fig. Ex­pe­ri­men­ tar gran do­lor o com­pa­sión por al­gún he­cho las­ti­mo­so. || CAÉR­SE­LE a uno el AL­MA A LOS PIES. frs. fig. y fam. De­sa­ni­mar­se, aba­tir­se, de­si­lu­sio­nar­se por no co­rres­pon­ der la rea­li­dad a lo que es­pe­ra­ba o creía. || CO­MO AL­MA QUE LLE­VA EL DIA­BLO, ex­pre­sión fa­mi­liar. Con ex­traor­ di­na­ria ce­le­ri­dad y gran agi­ta­ción, o per­tur­ba­ción. Se usa con los ver­bos, ir, sa­lir, etc. || CON AL­MA Y VI­DA. expr. Con mil amo­res. || DAR uno EL AL­MA, o DAR uno EL AL­MA A DIOS. frs. Ex­pi­rar, mo­rir. || DO­LER­LE a uno EN EL AL­MA al­gu­na co­sa. frs. Sen­tir pro­fun­da­men­te al­gu­na co­sa. || ES­TAR uno CON EL AL­MA EN UN HI­LO. frs. fig. y fam. Es­tar agi­ta­do por el te­mor de un gra­ve ries­go o tra­ba­jo. || LLE­GAR­LE a uno AL AL­MA al­gu­na co­sa. frs. fig. y fam. Cau­sar­le mu­cha im­pre­sión, sen­tir­la vi­va­men­te, ha­cer pro­fun­da me­lla en su áni­mo. || LLE­VAR a uno EN EL AL­MA. frs. fig. y fam. Que­rer­lo en­tra­ña­ble­men­te. || NO TE­ NER uno AL­MA. frs. fig. No te­ner lás­ti­ma ni ca­ri­dad. || No te­ner con­cien­cia. || Mos­trar­se in­di­fe­ren­te a cuan­to pue­de mo­ver el áni­mo. || PAR­TIR una co­sa EL AL­MA. frs. fig. Cau­sar su­ma aflic­ción o lás­ti­ma. || ROM­PER­LE a uno EL AL­MA. frs. fig. y fam. ROM­PER­LE LA CRIS­MA. || SA­CAR uno EL AL­MA A OTRO frs. fig. y fam. Ma­tar­le o ha­cer­le mu­cho da­ño. Dí­ce­se por lo co­mún en son de ame­na­za. || Ha­cer­le gas­tar to­do lo que tie­ne. || SEN­TIR uno en EL AL­MA una co­sa. frs. De­plo­rar­la. || VOL­VER­LE a uno EL AL­MA AL CUER­PO. frs. fig. y fam. Sal­var­se de al­gún gra­ ve ries­go o te­mor. al­ma f. Tro­zo de cue­ro que per­mi­te en los fue­lles la en­tra­da de ai­re y que im­pi­de su sa­li­da. || Mu­ro o pa­red ver­ti­cal que for­ma el cuer­po prin­ci­pal de re­sis­ten­cia de una vi­ga de hie­rro en for­ma de do­ble T. al­ma-atá Geog. Ca­pi­tal de Ka­za­jis­tán, 1.156.000 hab. al­ma­cén (De al­ma­ga­cén.) m. Ca­sa o edi­fi­cio pú­bli­co o par­ti­cu­lar don­de se guar­dan mer­ca­de­rías o gé­ne­ros de cual­quier cla­se, co­mo ar­mas, uten­si­lios, ro­pas, co­

64 mes­ti­bles, gra­nos, etc. || Lo­cal don­de las mer­ca­de­rías en él exis­ten­tes, se ven­den, ge­ne­ral­men­te al por ma­yor. || ant. Con­jun­to de per­tre­chos de gue­rra. || AL­MA­CÉN DE AGUA. Mar. De­pó­si­to pa­ra el agua que se ins­ta­la en los bu­ques, ge­ne­ral­men­te en la cu­bier­ta prin­ci­pal, pa­ra ser­vi­cio in­me­dia­to de la ma­ri­ne­ría. al­ma­cén m. Amér. Lu­gar don­de se ex­pen­den por me­nor, co­mes­ti­bles y be­bi­das. || Arg. Pul­pe­ría. || Impr. Ca­ja que se uti­li­za pa­ra po­ner el sur­ti­do de ma­tri­ces de un mis­mo cuer­po. || Mec. Ca­bi­da de la bom­ba. al­ma­ce­na­do, da p. p. de AL­MA­CE­NAR. || m. Vi­no que se tie­ne en la bo­de­ga pa­ra añe­jar­lo. al­ma­ce­na­je m. Lo que se pa­ga en con­cep­to de de­ re­chos por guar­dar las co­sas en un al­ma­cen o de­pó­si­to. || Ac­ción y efec­to de al­ma­ce­nar. al­ma­ce­na­mien­to m. Ac­ción de al­ma­ce­nar. al­ma­ce­nar tr. Guar­dar en al­ma­cén. || Jun­tar o guar­ dar mu­chas co­sas. al­ma­ce­ne­ro m. Guar­dal­ma­cén. al­ma­ce­nis­ta com. Due­ño de un al­ma­cén. || Quien des­pa­cha los gé­ne­ros que en él hay pa­ra la ven­ta. || Vi­ na­te­ro que tie­ne al­ma­ce­na­do. al­ma­ce­ría (Del ár. al­maz­ría.) f. ant. Al­gor­fa; ca­sa pe­ que­ña. al­má­ci­ga (Tal vez del ár. al­maz­ría, se­mi­lle­ro.) f. Lu­gar en don­de se siem­bran las se­mi­llas de las plan­tas pa­ ra trans­plan­tar­las des­pués de un tiem­po de­ter­mi­na­do a otro si­tio. al­ma­ci­ga­do, da adj. Amér. Tri­gue­ño. || Aplí­ca­se al ga­na­do de co­lor co­bri­zo su­bi­do. al­má­ci­go (De al­má­ci­ga, re­si­na que se ex­trae de una va­rie­dad de len­tis­co.) m. Len­tis­co. || Ár­bol te­re­bin­tá­ceo de Cu­ba, que lle­ga a me­dir unos ocho me­tros de al­tu­ra y tie­ne el tron­co cu­bier­to por una te­li­lla fi­na y trans­pa­ren­te que le da un bri­llo co­bri­zo; su fru­to sir­ve de ali­men­to a los cer­dos; sus ho­jas, de pas­to a las ca­bras y su re­si­na tie­ne di­ver­sos usos en me­di­ci­na. al­má­de­na (Del ár. al­mi­dan.) f. Ma­zo de hie­rro con man­go lar­go, usa­do pa­ra rom­per pie­dras. al­ma­día (Del ár. al­ma­día, bar­ca de pa­so.) f. Em­bar­ ca­ción se­me­jan­te a la ca­noa, que se usa en In­dia. || AR­MA­DÍA.

Almadías en el río Tisa. al­ma­dra­ba (Del ár. al­maz­ra­ba, cer­co.) f. Pes­ca de atu­nes. || Pa­ra­je don­de se rea­li­za es­ta pes­ca. || Red o cer­co de re­des pa­ra pes­car atu­nes. || pl. Tiem­po en que se pes­ca. || AL­MA­DRA­BA DE BU­CHE. Pes­ca que se ha­ ce con ata­ja­di­zos que lle­van a los atu­nes den­tro de un cer­co de re­des en el que que­dan en­ce­rra­dos. || AL­MA­ DRA­BA DE MON­TE­LE­VA. La que se ha­ce al pa­so de los atu­nes. || AL­MA­DRA­BA DE TI­RO, o DE VIS­TA. La que se ha­ce de día y con re­des a ma­no en lu­ga­res don­de hay mu­chas co­rrien­tes. al­ma­dre­ña (Del art., ár. al y ma­dre­ña.) f. Zue­co, za­ pa­to bas­to de ma­de­ra. al­ma­fuer­te Biog. Véa­se PA­LA­CIOS (PE­DRO BO­ NI­FA­CIO). al­ma­ges­to (Del ár. al­machfs­ti y és­te del gr. me­gis­ te, muy gran­de.) m. Li­bro o tra­ta­do de as­tro­no­mía, con nu­me­ro­sas ob­ser­va­cio­nes en él dis­cu­ti­das y or­de­na­das for­man­do cuer­po, co­mo el de To­lo­meo. al­ma­gra (Del ár. al­ma­gra.) f. AL­MA­GRE. al­ma­grar tr. Te­ñir de al­ma­gre. || fig. No­tar, mar­car, se­ña­lar; in­fa­mar, des­hon­rar. || En­tre ru­fia­nes y va­len­to­ nes, he­rir o las­ti­mar ha­cien­do co­rrer san­gre. al­ma­gre (De al­ma­gra.) m. Óxi­do ro­jo de hie­rro, más o me­nos abun­dan­te en ar­ci­lla, que se em­plea en pin­tu­ra. || fig. Se­ñal, mar­ca. al­ma­gro (die­go de) Biog. Ca­pi­tán es­pa­ñol, com­pa­ ñe­ro de Pi­za­rro en la con­quis­ta de Pe­rú, que fue ahor­ ca­do en Cuz­co por or­den de aquél (1475-1538). || DIE­ GO DE—. Hi­jo del an­te­rior nacido en Pa­na­má en 1522. Ven­gó a su pa­dre con­tri­bu­yen­do a la muer­te de Pi­za­rro y fue de­ca­pi­ta­do en Cuz­co por or­den de Va­ca de Cas­tro (1542). || MA­NUEL DE—. Na­tu­ra­lis­ta y es­cri­tor es­pa­ñol

www.elbibliote.com

Una página del libro árabe Almagesto. nacido en Cu­ba (1830-1878). al­mai­zal m. Al­mai­zar. al­mai­zar (Del ár. al­mi­zar.) m. To­ca de ga­sa a ma­ne­ra de tur­ban­te, usa­da por los mo­ros. || Hu­me­ral. al­ma­ja­ne­que (Del ár. al­ma­cha­nec.) m. MA­GA­NEL, an­ti­gua má­qui­na mi­li­tar usa­da pa­ra ba­tir mu­ra­llas. al­ma­ja­ra (Del ár. al­max­cha­ra, plan­tío de ár­bo­les.) f. Te­rre­no abo­na­do con es­tiér­col re­cien­te pa­ra apre­su­rar la ger­mi­na­ción de las se­mi­llas. al­ma­na­que (Del ár. al­ma­naj. y és­te del lat. ma­na­ chus, cír­cu­lo de los me­ses.) m. Re­gis­tro o ca­tá­lo­go que com­pren­de to­dos los días del año, dis­tri­bui­dos por me­ ses, con da­tos as­tro­nó­mi­cos y no­ti­cias y épo­cas re­la­ ti­vas a los ac­tos re­li­gio­sos y ci­vi­les, par­ti­cu­lar­men­te de san­tos y fes­ti­vi­da­des. al­man­dos al­mo­na­cid (vi­cen­te) Biog. Avia­dor ar­gen­ti­no (1883-1953). Fue el pri­me­ro en lle­var a ca­bo la tra­ve­sía de la cor­di­lle­ra de los An­des en vue­lo noc­ tur­no (1920). al­man­ta f. En­tre­li­ño. || Por­ción de te­rre­no que se mar­ca con dos sur­cos gran­des pa­ra di­ri­gir la siem­bra. || PO­NER A AL­MAN­TA. frs. Agr. Plan­tar las vi­des jun­tas y sin or­den al­gu­no. al­ma­ra­da (Del ár. al­mij­raz, pun­zón.) f. Pu­ñal agu­do de tres aris­tas y sin cor­te. || Agu­ja gran­de que se usa pa­ ra co­ser al­par­ga­tas. || Ba­rre­ta de hie­rro de for­ma ci­lín­dri­ ca, con un man­go, em­plea­da en los hor­nos de fun­di­ción de azu­fre pa­ra de­sobs­truir el con­duc­to por don­de pa­sa el azu­fre lí­qui­do des­de el cri­sol al re­ci­pien­te. al­mar­ba­tar (De al­mar­ba­te.) tr. En­sam­blar o ajus­tar dos pie­zas de ma­de­ra. al­mar­jo (Del ár. al­mar­cha, so­sa.) m. Cual­quie­ra de las plan­tas de las cua­les se ob­tie­ne ba­rri­lla. || BA­RRI­LLA. al­ma­rra­ja (Del ár. al­ma­rra­xa.) f. Va­si­ja de vi­drio a ma­ne­ra de ga­rra­fa, agu­je­rea­da por la pan­za, que se usa­ ba pa­ra re­gar o ro­ciar. al­ma­rra­za f. Al­ma­rra­ja. al­már­ta­ga (Del ár. al­már­tac.) f. Quím. Li­tar­gi­rio. al­már­ta­ga f. Col. Mau­la, ha­ra­gán. al­már­te­ga f. AL­MÁR­TA­GA. al­már­ti­ga f. AL­MÁR­TA­GA. al­mar­ti­gón m. Al­már­ti­ga tos­ca pa­ra atar las ca­ba­ lle­rías al pe­se­bre. al­más­ti­ga (De al­más­ti­ca.) f. AL­MÁ­CI­GA. al­ma­tri­che (Del ár. al­ma­trich.) m. Agr. Re­gue­ra. al­ma­za­ra (Del ár. al­ma­ça­ra, lu­gar don­de se ex­pri­me.) f. Mo­li­no de acei­te. al­me­ja (Del art. ár. al y el lat. mi­tu­lus, al­me­ja.) f. Zool. Mo­lus­co de la cla­se de los la­me­li­bran­quios, con val­vas de unos tres o cua­tro cen­tí­me­tros de lar­go, ova­la­das, grue­sas, ma­tes o po­co lus­tro­sas, de co­lor gris ver­do­ so, a ve­ces con man­chas ro­jas o ama­ri­llas y con sur­cos con­cén­tri­cos cor­ta­dos por pe­que­ñas es­trías ra­dia­les. Su car­ne es co­mes­ti­ble. al­me­na (Del art. ár. al y el lat. mi­nae, al­me­nas.) f. Ca­da uno de los pris­mas o to­rre­ci­llas en que re­ma­tan las mu­ ra­llas de las an­ti­guas for­ta­le­zas pa­ra res­guar­do de los de­fen­so­res. al­me­nar (Del ár. al­me­nar, si­tio de las lu­ces.) m. Pie de hie­rro re­ma­ta­do en una aran­de­la eri­za­da de púas, en que se cla­va­ban las teas con que se alum­bra­ban las co­ ci­nas de las al­deas. al­me­na­ra (Del ár. al­ma­na­ra.) f. Se­ñal que se ha­ce por me­dio de una fo­ga­ta en las ata­la­yas o to­rres, pa­ra dar

ALMIRANTAZGO

65

Almenas. avi­so de al­go. || Can­de­le­ro en el cual se co­lo­ca­ban can­ di­les de mu­chas me­chas, pa­ra ilu­mi­nar to­do el apo­sen­to. || Al­me­nar, pie de hie­rro pa­ra sos­te­ner teas. al­men­dra (Del lat. amid­du­la, por amyg­da­la.) f. Fru­ to del al­men­dro. Es una dru­pa de for­ma oblon­ga que se com­po­ne de en­vol­tu­ra co­riá­cea se­me­jan­te a la de la nuez, par­te le­ño­sa o cás­ca­ra in­te­rior y se­mi­lla car­no­sa en­vuel­ta en una te­li­lla o pe­lí­cu­la de co­lor ca­ne­la. || Es­te mis­mo fru­to, se­pa­ra­do de su en­vol­tu­ra co­riá­cea ex­te­rior. || Se­mi­lla en­ce­rra­da en la cás­ca­ra de es­te fru­to. || Se­mi­lla car­no­sa de cual­quier otro fru­to dru­pá­ceo. || fig. Dia­man­ te de for­ma de al­men­dra. || Ca­da una de las pie­zas de cris­tal de for­mas di­ver­sas que se cuel­gan de las ara­ñas, can­de­la­bros, etc., pa­ra ador­nar­los. || fig. y fest. Pie­dra o gui­ja­rro pe­que­ños. || Arq. Ador­no de mol­du­ra en for­ma de al­men­dra. || AL­MEN­DRA AMAR­GA. La del al­men­dro amar­go. Es ve­ne­no­sa y ma­ta a las aves que la co­men. || AL­MEN­DRA DUL­CE. La co­mes­ti­ble, por con­tra­po­si­ción a la amar­ga. || AL­MEN­DRA MO­LLAR. La que tie­ne la cás­ca­ra fá­cil de que­bran­tar. al­men­dra­da f. Be­bi­da he­cha con le­che de al­men­ dras y azú­car. al­men­dra­do, da p. p. de AL­MEN­DRAR. || adj. Que tie­ne for­ma o fi­gu­ra de al­men­dra. || m. Pas­ta de al­men­ dras, ha­ri­na y azú­car o miel. al­men­dral m. Si­tio o lu­gar po­bla­do de al­men­dros. || AL­MEN­DRO. al­men­dri­lla (dim. de al­men­dra.) f. Li­ma re­ma­ta­da en for­ma de al­men­dra, que usan los ce­rra­je­ros. || Pie­ dra ma­cha­ca­da en frag­men­tos me­nu­dos, que se uti­li­za pa­ra re­pa­rar el fir­me de las ca­rre­te­ras. || ant. La­bor de agu­ja que imi­ta­ba al­men­dras pe­que­ñas. || pl. ant. Pen­ dien­tes con dia­man­tes de fi­gu­ra de al­men­dra, que usan las da­mas. al­men­dro m. Bot. Ár­bol amig­da­lá­ceo, de raíz pro­ fun­da, tron­co de unos sie­te u ocho me­tros de al­to, ho­jas alar­ga­das y flo­res blan­cas o ro­sa­das, cu­yo fru­to es la al­ men­dra. Flo­re­ce muy tem­pra­no y su cor­te­za des­ti­la una go­ma se­me­jan­te a la ará­bi­ga. || AL­MEN­DRO AMAR­GO. El de al­men­dra amar­ga.

al­men­drón (aum. de al­men­dra.) m. Bot. Ár­bol mir­ tá­ceo, de fru­to pe­que­ño, áci­do y co­mes­ti­ble, con olor a al­men­dra amar­ga. Es ori­gi­na­rio de Ja­mai­ca. || Fru­to de es­te ár­bol. al­men­dru­co m. Bot. Fru­to del al­men­dro, con su en­ vol­tu­ra o pri­me­ra cu­bier­ta ver­de to­da­vía; la se­gun­da o cás­ca­ra in­te­rior no en­du­re­ci­da aún y la se­mi­lla car­no­sa a me­dio cua­jar­se. al­me­ni­lla (dim. de al­me­na.) f. Ador­no en fi­gu­ra de al­me­na en ce­ne­fas, guar­ni­cio­nes de tra­jes, etc. al­me­ría Geog. Prov. de Es­pa­ña, lin­dan­te con las de Gra­na­da y Mur­cia y con el Me­di­te­rrá­neo. Ext. 8.769 km2. Supera los 635.000 hab. Com­pren­de 10 par­ti­dos ju­di­cia­ les (Al­me­ría [que tie­ne dos], Ber­ja, Can­já­yar, Cue­vas de Al­man­zo­ra, Gér­gal, Huér­cal-Ove­ra, Pur­che­na, Sor­bas, Vé­lez Ru­bio y Ve­ra), con 101 ayunts. Ce­rea­les, uva de em­bar­que, es­par­to, hie­rro, plo­mo, azu­fre y otros mi­ne­ra­ les. Cría de ga­na­do. Hor­nos de fun­di­ción; al­fa­re­ría. Cap. AL­ME­RÍA. || C. de Es­pa­ña, cab. de part. jud. y cap. de la prov. de su nom­bre, a unos 550 km. de Ma­drid. 189.798 hab. Go­bier­nos ci­vil y mi­li­tar; Au­dien­cia pro­vin­cial; Ins­ ti­tu­to na­cio­nal; Es­cue­las nor­ma­les; Es­cue­la de Ar­tes y Ofi­cios; Adua­na; Co­man­dan­cia de ma­ri­na. Obis­pa­do. Puer­to en el cen­tro de un gol­fo que lle­va su nom­bre. Ciu­dad de re­mo­tí­si­mo ori­gen. Son no­ta­bles su Al­ca­za­ba, su ca­te­dral, sus igle­sias de San­tia­go, San Se­bas­tián y San Pe­dro. Cli­ma in­com­pa­ra­ble. Cen­tro tu­rís­ti­co de gran in­te­rés. Co­mer­cio ac­ti­vo. Con­quis­ta de la ciu­dad por los Re­yes Ca­tó­li­cos en 1489. El par­ti­do tie­ne 12 ayunt. || Río de la prov. de Gra­na­da y Al­me­ría, que de­sem­bo­ca en el Me­di­te­rrá­neo des­pués de un cur­so de 95 ki­ló­me­tros. || GOL­FO DE—. Ba­hía del Me­di­te­rrá­neo, en cu­yo fon­do es­tá si­tua­da la ciu­dad de Al­me­ría. al­mey­ra (hi­la­rio de) Biog. Mé­di­co ar­gen­ti­no (17991885). Con­tra­rio a Ro­sas, to­mó par­te jun­to a los uni­ta­rios en la re­vo­lu­ción en­ca­be­za­da por Pe­dro Cas­te­lli en el sur de la provincia de Bue­nos Ai­res. Co­la­bo­ró ac­ti­va­men­te en la epi­de­mia de fie­bre ama­ri­lla en 1871. al­mez (Del ár. al­meiç.) m. Bot. Ár­bol cel­tí­deo, de unos tre­ce me­tros de al­tu­ra, tron­co rec­to de cor­te­za li­sa y par­ da, co­pa an­cha, ho­jas oblon­gas de co­lor ver­de os­cu­ro y flo­res so­li­ta­rias. Su fru­to es la al­me­za. || Ma­de­ra de ese ár­bol. al­me­za f. Bot. Fru­to del al­mez. Es una dru­pa co­mes­ti­ ble, re­don­da, de un cen­tí­me­tro de diá­me­tro apro­xi­ma­da­ men­te, ne­gra por fue­ra y ama­ri­lla por den­tro. al­me­zo m. Al­mez. al­miar (Del art. ár. al y del lat. me­ta­rius, de me­ta, me­ da.) m. Pa­jar al des­cu­bier­to, for­ma­do con un pa­lo lar­go en po­si­ción ver­ti­cal, al­re­de­dor del cual se va apre­tan­ do la pa­ja, la mies o el he­no. || Mon­tón de pa­ja o he­no así for­ma­do pa­ra que se con­ser­ve to­do el año. Se sue­le cur­bir de re­ta­ma u otras ma­tas ra­mo­sas pa­ra res­guar­do de las llu­vias.

A

ta­ción y la in­dus­tria. al­mi­do­na­do, da p. p. de AL­MI­DO­NAR. || adj. fig. y fam. Aplí­ca­se a la per­so­na com­pues­ta o ata­via­da con ex­ce­si­va pul­cri­tud. al­mi­do­nar tr. Mo­jar la ro­pa blan­ca con al­mi­dón di­ suel­to en agua. al­mi­lla (dim. de al­ma.) f. Es­pe­cie de ju­bón, con man­ tas o sin ellas, ajus­ta­do al cuer­po. || Ju­bón ce­rra­do, es­ co­ta­do y con man­tas cor­tas, que se usa­ba de­ba­jo de la ar­ma­du­ra. || Ti­ra an­cha de car­ne que se sa­ca del pe­cho de los cer­dos, des­pués de muer­tos y col­ga­dos. || ant. Al­ma de los ins­tru­men­tos de cuer­da que tie­nen puen­te. || Carp. ES­PI­GA. al­mim­bar (Del ár. al­min­bar, lu­gar ele­va­do.) m. Púl­pi­to de las mez­qui­tas. al­mi­nar (Del ár. al­ma­na­ra.) m. To­rre de las mez­qui­tas des­de don­de el al­mué­da­no con­vo­ca a los ma­ho­me­ta­ nos en las ho­ras de ora­ción. Por lo co­mun es ele­va­do y po­co grue­sa.

Alminar en Marruecos. al­mi­quí m. AI­RE. al­mi­ran­taz­go (is­las del) Geog. Grupo de 18 islas pertenecientes al Ar­chi­pié­la­go de Bismarck, al NE. de Nue­va Gui­nea, des­cu­bier­to en 1616 por Le Mai­re y Schou­ten. Per­te­ne­cían es­tas is­las a Ale­ma­nia cuan­do es­ta­lló la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918); pe­ro, al ha­cer­se la paz, fue­ron ad­ju­di­ca­das a Aus­tra­lia, ba­jo cu­ ya ad­mi­nis­tra­ción y go­bier­no se ha­llan en la ac­tua­li­dad. Conocidas también como islas Manus. || IS­LA DE—. Una de las prin­ci­pa­les is­las del ar­chi­pié­la­go de Ale­xan­der en el SE de Alas­ka.

Almiares en Escocia.

Almendro. al­men­dro m. Bot. Ár­bol ame­ri­ca­no de fru­to igual en ta­ma­ño que los del co­co­te­ro que con­tie­ne has­ta trein­ta y dos al­men­dras, de la que se ob­tie­ne una es­pe­cie de le­che muy sa­bro­sa. || Ár­bol de Cu­ba cu­ya ma­de­ra se em­plea en car­pin­te­ría.

al­mí­bar (Del ár. al­mi­ba­rat, azú­car.) m. Azú­car di­suel­to en agua y co­ci­do al fue­go has­ta que ad­quie­re con­sis­ ten­cia de ja­ra­be. Se usó tam­bién c. s. f. || DUL­CE DE AL­MÍ­BAR. al­mi­ba­ra­do, da p. p. de AL­MI­BA­RAR. || adj. Fig. y fam. Me­lo­so, em­pa­la­go­so, ex­ce­si­va­men­te dul­ce y ha­ la­güe­ño. Se di­ce del len­gua­je de es­ta cla­se y de quien lo em­plea. al­mi­ba­rar tr. Ba­ñar o cu­brir con al­mí­bar. || fig. Sua­ vi­zar con ar­te y dul­zu­ra las pa­la­bras pa­ra cap­tar­se la vo­ lun­tad de otro y ob­te­ner de él lo que se de­sea. al­mi­can­ta­rat (Del pl. ár. al­mu­can­ta­rat.) f. Ca­da uno de los cír­cu­los pa­ra­le­los al ho­ri­zon­te que se su­po­nen des­crip­tos en la es­fe­ra ce­les­te, por me­dio de los cua­les se de­ter­mi­na la al­tu­ra o la de­pre­sión de los as­tros. al­mi­dón (Del gr. ámy­lon.) m. Sus­tan­cia fe­cu­len­ta, blan­ca, li­ge­ra y sua­ve al tac­to, que se en­cuen­tra en for­ ma de gra­ni­llos en las se­mi­llas y raí­ces de va­rias plan­tas. Se ob­tie­ne prin­ci­pal­men­te de las se­mi­llas o gra­nos de los ce­rea­les y tie­ne mu­chas apli­ca­cio­nes pa­ra la ali­men­

www.elbibliote.com

Palacio del Almirantazgo, realizado por Andrés Zajarov. San Petersburgo, Rusia.

A

ALMIRANTE

al­mi­ran­te (De al­mi­ral.) m. El que en las co­sas de mar te­nía ju­ris­dic­ción y man­do ab­so­lu­to so­bre las ar­ma­das, na­víos y ga­le­ras. || Je­fe su­pre­mo de la ar­ma­da des­pués del ca­pi­tán ge­ne­ral. || El que de­sem­pe­ña en la ar­ma­da el car­go equi­va­len­te al de te­nien­te ge­ne­ral en los ejér­ci­tos de tie­rra. || fig. Cier­to ador­no que las mu­je­res usa­ban en la ca­be­za. || ant. Je­fe, cau­di­llo, ca­pi­tán. al­mi­ran­te brown Geog. Part. de la prov. de Bue­ nos Ai­res, Ar­gen­ti­na. 129.33 km2; 514.622 hab. || Ca­be­ ce­ra de es­te part. || De­par­ta­men­to de la prov. del Cha­co, Ar­gen­ti­na; 17.276 km2; supera los 28.000 hab. Cab. Pam­pa del In­fier­no. al­mi­rez (Del ára­be al­mih­reç.) m. Mor­te­ro me­tá­li­co, pe­que­ño y por­tá­til, que sir­ve pa­ra ma­cha­car en él es­ pe­cias, se­mi­llas, etc. al­miz­ca­te m. Pa­tio si­tua­do en­tre dos fin­cas ur­ba­nas, pa­ra uso co­mún. al­miz­cle (De al­miz­que.) m. Sus­tan­cia aro­má­ti­ca, un­ tuo­sa al tac­to, de sa­bor amar­go y co­lor par­do ro­ji­zo, que se ob­tie­ne de la bol­sa que el al­miz­cle­ro tie­ne en el vien­tre. Se em­plea en me­di­ci­na y per­fu­me­ría. || Véa­se CA­BRA DE AL­MIZ­CLE. || Hond. Sus­tan­cia gra­sa que al­gu­nas aves tie­nen en una es­pe­cie de bol­sa, jun­to a la co­la y con la cual se un­tan las plu­mas cuan­do llue­ve mu­cho, pa­ra im­per­mea­bi­li­zar­las. al­miz­cle­ña f. Bot. Plan­ta pe­ren­ne per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de las li­liá­ceas, de as­pec­to se­me­jan­te al ja­cin­to, pe­ro al­go más pe­que­ña, cu­yas flo­res, de co­lor azul cla­ro, ex­ha­lan olor de al­miz­cle. al­miz­cle­ra (De al­miz­cle.) f. DES­MÁN. al­miz­cle­ro, ra adj. Al­miz­cle­ño. || Véa­se RA­TÓN AL­MIZ­CLE­RO. || m. Zool. Ma­mí­fe­ro ru­mian­te, sin cuer­ nos, pa­re­ci­do en el ta­ma­ño y fi­gu­ra al ca­bri­to, de pe­lo cor­to y ás­pe­ro, gris por el lo­mo y blan­cuz­co por el vien­ tre, don­de tie­ne una es­pe­cie de bol­sa ova­la­da en que se­gre­ga al­miz­cle. Vi­ve en cier­tas re­gio­nes de Asia.

Almizclero. al­mo, ma (Del lat. al­mus, de ale­re, ali­mentr.) adj. poét. Ali­men­ta­dor, cria­dor, vi­vi­fi­ca­dor. || Ex­ce­len­te, be­né­fi­co, ve­ne­ra­ble, san­to. al­mo­ca­fre (Del ár. al­mih­far, aza­fón.) m. He­rra­mien­ta pa­ra ca­var su­per­fi­cial­men­te, es­car­dar y tras­plan­tar plan­ tas pe­que­ñas. al­mo­cá­ra­be (De al­mo­car­be.) m. Ar. y Carp. Mol­du­ra o ador­no en for­ma de la­zos. Ú. m. en pl. al­mo­ce­la (Del b. lat. al­mu­cia y és­te del al. müt­ze, go­ rro, bo­ne­te, ca­puz.) f. Ca­pu­cha o co­ber­tu­ra de ca­be­za, usa­da an­ti­gua­men­te. al­mo­crí (Del ár. al­mo­crí, lec­tor.) m. Lec­tor del Al­co­rán en las mez­qui­tas. al­mo­dro­te (Del art. ár. al y el lat mo­re­tum.) m. Sal­sa he­cha con acei­te, ajos, que­so y otros in­gre­dien­tes, pa­ra sa­zo­nar be­ren­je­nas. || fig. y fam. Mez­cla con­fu­sa de va­ rias co­sas o es­pe­cies. al­mó­far (Del ár. al­míg­far.) m. Par­te de la ar­ma­du­ra an­ti­gua, muy se­me­jan­te a una co­fia de ma­lla, so­bre la cual se po­nía el ca­pa­ce­te. al­mo­frej (Del ár. al­mo­frex.) m. Fun­da en que se lle­ va­ba la ca­ma de ca­mi­no; era de va­que­ta y fo­rra­da por den­tro de an­jeo u otro lien­zo bas­to. al­mo­gá­var (Del ár. amo­gáuar, el que ha­ce al­ga­ras.) m. En la mi­li­cia an­ti­gua, sol­da­do de una tro­pa muy ague­rri­da, que se em­plea­ba en las en­tra­das e in­cur­sio­nes en te­rri­to­rio

66 ene­mi­go. || Hom­bre de cam­po, que for­man­do tro­pa con otros, efec­tua­ba co­rre­rías en te­rri­to­rio ene­mi­go. al­mo­ha­da (Del ár. al­mi­jad­da.) f. Col­chon­ci­llo pa­ra re­ cli­nar so­bre él la ca­be­za en el le­cho. || Col­chon­ci­llo pa­ra sen­tar­se so­bre él. || Fun­da de la al­mo­ha­da del le­cho. || Arq. AL­MO­HA­DI­LLA. || Ar­till. Tro­zo de ma­de­ra de fi­gu­ra de pris­ma que sir­ve de apo­yo a al­gu­na par­te de la pie­za y del afus­te. || ACON­SE­JAR, o CON­SUL­TAR CON LA AL­ MO­HA­DA. frs. fig. y fam. Me­di­tar, re­fle­xio­nar, dis­cu­rrir el tiem­po ne­ce­sa­rio so­bre al­gún asun­to, a fin de pro­ce­der des­pués acer­ta­da­men­te. al­mo­ha­de (Del ár. al­mua­chid, uni­ta­rio.) adj. Dí­ce­se de los par­ti­da­rios del afri­ca­no Aben Tu­mart, que ti­tu­lán­do­se Mah­di, es­to es, el Me­sías de Is­lam, fa­na­ti­zó a prin­ci­pios del si­glo XII a las tri­bus del oc­ci­den­te de Áfri­ca y dio lu­ gar a la fun­da­ción de un nue­vo im­pe­rio con rui­na del de los al­mo­rá­vi­des. Ú. t. c. s. y m. en pl. || Per­te­ne­cien­te a los al­mo­ha­des. al­mo­ha­di­lla (dim. de al­mo­ha­da.) f. Co­jín pe­que­ño so­bre el cual co­sen las mu­je­res y que sue­le es­tar fi­ja­do al cos­tu­re­ro. || Co­jin­ci­llo de las guar­ni­cio­nes de las ca­ba­ lle­rías de ti­ro que cae so­bre la cruz del ani­mal, pa­ra no las­ti­mar­la con el ro­ce. || Chi­le. ACE­RI­CO. || AGA­RRA­ DOR. || Arq. Par­te del si­llar que so­bre­sa­le de la obra, con las aris­tas en for­ma de cha­flán o re­don­dea­das. || Par­te la­te­ral de la vo­lu­ta del ca­pi­tel jó­ni­co. || Vet. Car­no­si­dad que se les for­ma a las ca­ba­lle­rías en los la­dos don­de asien­ta la si­lla. al­mo­ha­di­llar tr. La­brar los si­lla­res de mo­do que ten­gan al­mo­ha­di­llas. al­mo­ha­dón (aum. de al­mo­ha­da.) m. Col­chon­ci­llo de for­ma cua­dra­da por lo ge­ne­ral, que sir­ve pa­ra sen­tar­se, re­cos­tar­se o apo­yar los pies en él. || Arq. Cual­quie­ra de las dos pie­dras in­fe­rio­res del ar­co, que es­tán so­bre los ma­cho­nes. al­mo­ha­za (Del ár. al­mi­haç­ça.) f. Ins­tru­men­to com­ pues­to de una cha­pa de hie­rro con va­rias se­rre­zue­las de dien­tes me­nu­dos y ro­mos y de un man­go de ma­de­ra o un asa de cue­ro que se usa pa­ra lim­piar las ca­ba­lle­rías. al­mo­ha­zar tr. Es­tre­gar con la al­mo­ha­za a las ca­ba­ lle­rías pa­ra lim­piar­las. || Es­tre­gar o fre­gar de otra ma­ne­ra. || fig. ant. Re­crear, ha­la­gar los sen­ti­dos. al­mo­já­ba­na (Del ár. al­mo­cháb­ba­na, com­po­si­ción de que­so.) f. Tor­ta he­cha con que­so y ha­ri­na. || Bo­llo o fru­ta de sar­tén que se ha­ce de ma­sa con man­te­ca, hue­vo y azú­car. al­mo­ja­ri­faz­go (De al­mo­ja­ri­fe.) m. Im­pues­to que pa­ga­ban las mer­ca­de­rías o gé­ne­ros que se ex­por­ta­ban o im­por­ta­ban en Es­pa­ña y que­llos con que se co­mer­cia­ ba de un puer­to a otro den­tro del país. || Car­go y ju­ris­ dic­ción del amo­ja­ri­fe. al­mo­ja­ya (Del ár. al­mo­chai­za, vi­ga sa­lien­te.) f. Ma­de­ro cua­dra­do y fuer­te que, em­po­tra­do en la pa­red, sir­ve co­ mo sos­tén de an­da­mios y pa­ra otros usos. al­món­di­ga f. Al­bón­di­ga. al­mo­ne­da (Del ár. al­mo­ne­da, pre­gón pú­bli­co.) f. Su­ bas­ta de bie­nes mue­bles; y por ex­ten­sión, ven­ta de mer­ ca­de­rías que se anun­cian a ba­jo pre­cio. al­mon­te (juan ne­po­mu­ce­no.) Biog. Cé­le­bre ge­ ne­ral mexicano, mi­nis­tro de Ma­xi­mi­lia­no (1804-1869). al­mo­rá­vid (Del ár. al­mo­rá­bit, de­vo­to.) adj. Dí­ce­se del in­di­vi­duo de una tri­bu del Atlas, gue­rre­ra y ava­sa­lla­do­ra, que me­dia­do el si­glo XI so­juz­gó a las más va­le­ro­sas de Áfri­ca oc­ci­den­tal, fun­dó allí un vas­to im­pe­rio y lle­gó a do­ mi­nar to­da la Es­pa­ña ára­be, des­de 1093 a 1148. Ú. t. c. s. y m. en pl. || Per­te­ne­cien­te a los al­mo­rá­vi­des. al­mo­rá­vi­de adj. Al­mo­rá­vid. Apl. a pers., ú. t. c. s. y m. en plu­ral. al­mo­re­jo m Bot. Plan­ta gra­mí­nea, que cre­ce en los cam­pos cul­ti­va­dos. Tie­ne ca­ñas de unos cua­ren­ta cen­tí­ me­tros de al­tu­ra, ho­jas con un ner­vio blan­co lon­gi­tu­di­nal y flo­res ve­llo­sas en es­pi­ga. al­mo­rra­na (Del pl. lat. hae­morr­hoi­des y és­te del gr. hai­morr­hôi­des, flu­jo de san­gre.) f. Tu­mor­ci­llo san­guí­neo en la par­te ex­te­rior del ano o en la ex­tre­mi­dad del rec­to. Ú. m. en pl. al­mor­ta (Del art. ár. al y el lat. mo­la, mue­la, por la for­ma de la se­mi­lla.) f. Plan­ta le­gu­mi­no­sa anual, de ta­llo her­bá­ceo y ra­mo­so, ho­jas lan­ceo­la­das, flo­res de co­lor mo­ra­do y blan­cas y fru­to en le­gum­bre con cua­tro se­ mi­llas de for­ma de mue­la, por lo que se de­no­mi­na así la plan­ta en al­gu­nas par­tes y en otras se lla­ma gui­ja. Es ori­gi­na­ria de Es­pa­ña. || Se­mi­lla de es­ta plan­ta. al­mor­za­da (De al­muer­za.) f. Por­ción de cual­quier co­sa suel­ta, que ca­be en la con­ca­vi­dad que se for­ma con las ma­nos jun­tas. al­mor­zar (Del lat. ad­mor­sus, de ad­mor­de­re, mor­ der.) intr. To­mar el al­muer­zo. || tr. Co­mer en el al­muer­zo una co­sa u otra. al­mo­ta­cén (Del ár. al­moh­ta­çeb.) m. El que es­tá en­

www.elbibliote.com

car­ga­do ofi­cial­men­te de con­tras­tar las pe­sas y me­di­das. || Ofi­ci­na don­de se rea­li­za es­te ope­ra­ción. || An­ti­gua­men­ te, ma­yor­do­mo de la ha­cien­da del rey. || En Ma­rrue­cos, fun­cio­na­rio en­car­ga­do de vi­gi­lar los mer­ca­dos y se­ña­lar dia­ria­men­te el pre­cio de las mer­ca­de­rías. al­mud (Del ár. al­mudd.) m. Me­di­da pa­ra gra­nos que equi­va­le en al­gu­nas par­tes a un ce­le­mín y en otras, a me­dia fa­ne­ga. al­mu­dí (Del ár. al­mu­dí, me­dio.) m. Al­hón­di­ga. al­mu­dín m. Al­mu­dí. al­mue­cín m. Al­mué­da­no. al­mué­da­no (Del ár. al­mued­din.) m. Mu­sul­mán que des­de el al­mi­nar lla­ma al pue­blo a la ora­ción. al­muer­zo (De al­mor­zar.) m. Ali­men­to que se to­ma por la ma­ña­na o du­ran­te el día, an­tes de la co­mi­da prin­ ci­pal. || Co­mi­da que se to­ma ha­cia el me­dio­día. || Ac­ción de al­mor­zar.

“Almuerzo sobre la hierba”, obra de Manet. al­na­do, da (De ad­na­do.) s. Hi­jas­tro. alo­bu­na­do, da (De a y lo­bu­no.) adj. Que se ase­me­ja al lo­bo, es­pe­cial­men­te en el co­lor del pe­lo. alo­ca­do, da adj. Que tie­ne co­sas de lo­co o pa­re­ce lo­co. Dí­ce­se de ac­cio­nes que re­ve­lan es­ca­sa cor­du­ra o sen­sa­tez. alo­ce­ro (Del gr. allos, otro y ke­ras, cuer­no.) m. Zool. In­sec­to del or­den de los co­léop­te­ros, pro­pio de Bra­sil. alo­croís­mo (Del gr. allôch­roia.) m. Cam­bio de co­lor. alo­croí­ta f. Mi­ner. Va­rie­dad del gra­na­te com­pac­to, de co­lor gris ver­do­so. alo­cro­ma­sia f. Cam­bio de co­lor. || Pat. De­fec­to de la vis­ta que con­sis­te en con­fun­dir los co­lo­res. alo­cu­ción (Del lat. allo­cu­tio, -onis, de allo­qui, di­ri­gir la pa­la­bra, ha­blar en pú­bli­co.) f. Dis­cur­so o ra­zo­na­mien­ to, ge­ne­ral­men­te bre­ve, de un su­pe­rior a sus in­fe­rio­res, se­cua­ces o súb­di­tos.

“Alocución del Marqués del Vasto a sus soldados”, obra de Tiziano. alo­dial (Del b. lat. allo­dia­lis.) adj. For. Exen­to de to­da car­ga y de­re­cho se­ño­rial. Dí­ce­se de he­re­da­des, pa­tri­mo­ nios, etc. || For. Véa­se BIE­NES ALO­DIA­LES. alo­dio (Del b. lat. allo­dium y és­te del al, al-od, to­tal pro­pie­dad.) m. He­re­dad, bie­nes o ca­sa alo­dial. áloe (Del lat. aloe.) m. Bot. Plan­ta pe­ren­ne per­te­ne­ cien­te a la fa­mi­lia de las li­liá­ceas, de ho­jas lar­gas y car­ no­sas y ta­llo ter­mi­na­do en una es­pi­ga de flo­res ro­jas o blan­cas. De sus ho­jas se ex­trae una sus­tan­cia re­si­no­sa, muy amar­ga, que tie­ne apli­ca­cio­nes me­di­ci­na­les. || Sus­

ALPES

67

Áloe. tan­cia re­si­no­sa que se ex­trae de es­ta plan­ta. || Agá­lo­co. || Véa­se PA­LO ÁLOE o DE ÁLOE. || ÁLOE SU­CO­TRI­NO. El de la is­la de So­co­to­ra, que es el me­jor. aloe m. ant. Áloe. aló­fa­na f. Mi­ner. Si­li­ca­to de alú­mi­na hi­dra­ta­do, de co­lor azul pá­li­do, ama­ri­llo, o ro­jo y bri­llo y trans­pa­ren­ cia de ce­ra. aló­fa­no, na adj. Que bri­lla de mo­dos dis­tin­tos. aloí­na (De áloe.) f. Quím. Prin­ci­pio ama­ri­llo cris­ta­li­za­ ble que se en­cuen­tra en el ju­go del áloe, jun­to con la aloe­ti­na. aloí­sia f. Bot. Ar­bus­to ver­be­ná­ceo, ori­gi­na­rio de Chi­le y Pe­rú, cu­yas ho­jas y flo­res se em­plean en me­di­ci­na. alo­ja f. Be­bi­da he­cha con agua, miel y es­pe­cias. alo­ja f. Arg. y Bol. CHI­CHA. alo­ja­do, da p. p. de ALO­JAR. || Mi­li­tar que por dis­ po­si­ción de la au­to­ri­dad re­ci­be hos­pe­da­je gra­tis. || s. Chi­le. HUÉS­PED (OBS. Ú. tam­bién en Pe­rú.). alo­ja­mien­to m. Ac­ción y efec­to de alo­jar o alo­jar­ se. || Lu­gar don­de uno se alo­ja. || Pun­to en que es­tán si­tua­das o acam­pa­das las tro­pas. || Hos­pe­da­je gra­tis que, por car­ga ve­ci­nal, se da en los pue­blos a la tro­pa. || Ca­sa en don­de es­tá alo­ja­do el mi­li­tar. || ant. Mil. Jor­ na­da, mar­cha. alo­jar (Del ital. alog­gia­re.) tr. Hos­pe­dar o apo­sen­tar. Ú. t. c. intr. y c. r. || Dar alo­ja­mien­to a la tro­pa. Ú. t. c. r. || Po­ner una co­sa den­tro de otra y es­pe­cial­men­te en ca­vi­dad apro­pia­da. Ú. t. c. r. || Co­lo­car la au­to­ri­dad lo­cal a los bra­ce­ros o peo­nes pa­ra­dos cu­yo ser­vi­cios y pa­go dis­tri­bu­ye obli­ga­to­ria­men­te en­tre los pro­pie­ta­rios. || r. Si­ tuar­se las tro­pas en al­gún si­tio. alo­je­ro, ra s. Per­so­na que se de­di­ca a ha­cer o ven­ der alo­ja. || m. En los tea­tros, ca­da uno de dos si­tios de la ga­le­ría ba­ja don­de se ven­día an­ti­gua­men­te alo­ja a los es­pec­ta­do­res. || Ca­da uno de los pal­cos que ocu­pa­ron des­pués ese lu­gar. alo­ma­do, da p. p. de ALO­MAR. || adj. De for­ma de lo­mo. Aplí­ca­se a la ca­ba­lle­ría que tie­ne el lo­mo en­cor­va­ do o ar­quea­do ha­cia arri­ba co­mo el del cer­do. alo­mar tr. Agr. Arar la tie­rra de­jan­do en­tre sur­co y sur­ co más es­pa­cio que de or­di­na­rio y de mo­do que for­me lo­mos. || Eq. Re­par­tir la fuer­za que los ca­ba­llos sue­len te­ner en las pa­tas de­lan­te­ras con más ex­ce­so que en los lo­mos, lo cual se lo­gra con las ayu­das y bue­na en­ se­ñan­za. || r. For­ta­le­cer­se y nu­trir­se el ca­ba­llo, pa­ra que es­té en con­di­cio­nes de pa­drear. || En­co­ger­se o sen­tir­se de los lo­mos el ca­ba­llo. alón m. Ala en­te­ra de las aves, qui­ta­das las plu­mas. alón, na adj. Amér. Me­rid. Alu­do. alon­dra (Del lat. alau­du­la, dim. de alu­da.) f. Bot. Ave se­den­ta­ria, de quin­ce a vein­te cen­tí­me­tros de lar­go de co­lor par­dus­co, con co­llar ne­gro, las dos re­me­ras ex­te­ rio­res blan­cas y las de­más con man­chas blan­cas en la pun­ta, vi­ve en los sem­bra­dos, su can­to es agra­da­ble y su car­ne es­ti­ma­da.

Alondra de las praderas orientales. alon­gar (Del lat, ad, a y lon­gus, lar­go.) tr. ALAR­GAR. || ALE­JAR. Ú. t. c. r. alon­so (Ali­cia) Biog. Bai­la­ri­na y pe­da­go­ga cubana nacida en 1901. Fi­gu­ra so­bre­sa­lien­te de la dan­za con­

tem­po­rá­nea, creó su pro­pia com­pa­ñía, el Ba­llet de Cu­ ba de Ali­cia Alon­so, con­ver­ti­do más tar­de en el Ba­llet Na­cio­nal de Cu­ba, al igual que su es­cue­la de dan­za. || AMA­DO—. Fi­ló­so­fo y crí­ti­co es­pa­ñol que fue pro­fe­sor del Cen­tro de Es­tu­dios His­tó­ri­cos y pro­fe­sor vi­si­tan­te du­ran­te va­rios años de las uni­ver­si­da­des de Ham­bur­go, Puer­to Ri­co y Chi­le (1896-1952). || DÁ­MA­SO—. Poe­ta y eru­di­to es­pa­ñol (1898-1990), au­tor de Poe­mi­llas de la ciu­dad, El len­gua­je poé­ti­co de Gón­go­ra y su in­fluen­ cia en la Li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la, etc. Fue lec­tor de es­pa­ñol du­ran­te va­rios años en la Uni­ver­si­dad de Ber­lín y con­ fe­ren­cian­te de li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la en las universidades estadounidenses de Cam­brid­ge, Co­lum­bia y Le­land Stan­ford. || JUAN CAR­LOS—. Pin­tor ar­gen­ti­no de ori­gen es­pa­ñol, au­tor de Día pa­trio, Ma­zor­que­ro, etc. (18861945). || MAR­TÍN—. Ca­pi­tán es­pa­ñol del si­glo XVI que es­tu­vo a las ór­de­nes de Vas­co Nú­ñez de Bal­boa y co­la­ bo­ró ac­ti­va­men­te en la con­quis­ta de Amé­ri­ca Cen­tral. || MA­TEO—. Es­cul­tor ar­gen­ti­no fa­mo­so por ser au­tor de la co­no­ci­da es­ta­tua le­van­ta­da en el lí­mi­te entre Ar­gen­ti­na y Chi­le El Cris­to de los An­des, eri­gi­da pa­ra con­me­mo­rar el fe­liz tér­mi­no de las ne­go­cia­cio­nes li­mí­tro­fes en­tre am­bos paí­ses evi­tan­do la gue­rra (1878-1955). || PE­DRO—. Ma­ ri­no es­pa­ñol (1494-1557) que fue com­pa­ñe­ro de Pi­za­rro en la con­quis­ta de Mé­xi­co y al­cal­de de Cuz­co más tar­de. || —COR­TÉS (NAR­CI­SO). Es­cri­tor es­pa­ñol (1875-1972) au­tor de La mies de ho­ga­ño, Ár­bol año­so y otras obras muy ce­le­bra­das. || —DE BA­DA­JOZ (JUAN). Mi­li­tar es­pa­ ñol que to­mó par­te en la con­quis­ta de Pe­rú a las ór­de­nes de Pi­za­rro y, al mo­rir és­te, fue nom­bra­do por Al­ma­gro go­ber­na­dor de Li­ma. Mu­rió en la ba­ta­lla de Chu­quin­ga en 1555. || —LÓ­PEZ (FRAN­CIS­CO). Com­po­si­tor es­pa­ ñol, au­tor de nu­me­ro­sos cho­tis, pron­to po­pu­la­ri­za­dos, ta­les co­mo Las cas­ti­ga­do­ras, Las llo­ro­nas y Las Lean­ dras; pu­so mú­si­ca a va­rias zar­zue­las y re­vis­tas (18871948). || —Y TRE­LLES (JO­SÉ). Poe­ta uru­gua­yo nacido en Ribadeo, España, más co­no­ci­do por el seu­dó­ni­mo del Viejo Pancho. Uno de los ex­po­nen­tes más ce­le­bra­ dos de la poe­sía gau­ches­ca, sus com­po­si­cio­nes bre­ves de ca­rác­ter lí­ri­co es­tán ins­pi­ra­das en te­mas au­tóc­to­nos y han al­can­za­do gran po­pu­la­ri­dad por la ca­li­dad de sus imá­ge­nes y el al­to to­no poé­ti­co, im­preg­na­do siem­pre de gran sen­ti­mien­to. Al­gu­nas de sus poe­sías, co­mo “La güe­ya” y “¡Ho­pa, ho­pa!”, son can­ta­das con mú­si­ca de ca­rác­ter po­pu­lar. Le per­te­ne­cen el libro ti­tu­la­do Pa­ja bra­ va y la obra dra­má­ti­ca Caí­da y re­den­ción (1857-1924).

Dámaso Alonso. alo­pa­tía (Del gr. allo­pát­heia; de allos, otro y pat­hos, su­fri­mien­to, afec­ción.) f. Te­ra­péu­ti­ca cu­yos me­di­ca­men­ tos pro­vo­can en el or­ga­nis­mo sa­no fe­nó­me­nos dis­tin­tos de los que ca­rac­te­ri­zan las en­fer­me­da­des en que son em­plea­dos. alo­pe­cia (Del lat. alo­pe­cia y és­te del gr. alo­pe­kía, de aló­pex, zo­rra, ani­mal que sue­le pe­lar­se con fre­cuen­cia.) f. Caí­da o pér­di­da del pe­lo y en es­pe­cial cuan­do es ori­gi­ na­da por en­fer­me­da­des de la piel. alo­que (Del ár. alo­quí, ro­jo cla­ro.) adj. De co­lor ro­jo cla­ro. || Se di­ce es­pe­cial­men­te del vi­no ti­no cla­ro o de la mez­cla del tin­to y blan­co. Ú. t. c. s. alo­que­cer­se r. En­lo­que­cer­se. alo­sa (De lat. alo­sa.) f. Sá­ba­lo. alo­tar v. tr. Mar. Arri­zar. alo­tro­pía (Del gr. allos, otro y tro­pos mu­ta­ción, cam­ bio.) f. Quím. Di­fe­ren­cia que pue­de pre­sen­tar a ve­ces un mis­mo cuer­po en su apa­rien­cia, tex­tu­ra u otras pro­pie­ da­des. al­pa­ca (De pa­co.) f. Zool. Ani­mal ma­mí­fe­ro del or­den de los ru­mian­tes, va­rie­dad do­més­ti­ca de la vi­cu­ña. Es pro­pio de Amé­ri­ca del Sur, don­de se em­plea y apro­ve­ cha co­mo la lla­ma. || fig. Pe­lo de es­te ani­mal, que aven­ ta­ja en lon­gi­tud, bri­llan­tez y fle­xi­bi­li­dad al de los la­na­res. || Pa­ño he­cho con es­te pe­lo. || Te­ji­do grue­so de al­go­dón abri­llan­ta­do, pro­pio pa­ra tra­jes de ve­ra­no.

www.elbibliote.com

A

Alpaca. al­pa­ca f. ME­TAL BLAN­CO. al­pa­ma­to m. Bot. Ar­bus­to mir­tá­ceo de ho­ja aro­má­ ti­ca y me­di­ci­nal, pro­pio de Ar­gen­ti­na. Los cam­pe­si­nos ha­cen con sus ho­jas una in­fu­sión que usan co­mo té. al­pa­ña­ta (De pa­ño.) f. Tro­zo de cor­do­bán o ba­da­na que los al­fa­re­ros uti­li­zan pa­ra ali­sar o pu­lir las pie­zas de ba­rro an­tes de po­ner­las a co­cer. al­par­ga­ta (Del ár. es­pa­ñol al­bar­gat, pl. de al­bar­ga y és­te del vasc. abar­ca.) f. Cal­za­do de cá­ña­mo en for­ ma de san­da­lia, que se su­je­ta ge­ne­ral­men­te con cin­tas al to­bil­llo. al­par­ga­ti­lla (dim. de al­par­ga­ta.) com. fig. y fam. Per­so­na que se in­si­núa as­tu­ta­men­te en el áni­mo de otra pa­ra con­se­guir al­go. al­pe­chín (Del art. ár, al y el lat. fae­ci­nus, que tie­ne mu­chas he­ces.) m. Lí­qui­do de co­lor os­cu­ro y olor fé­ti­do que suel­tan las acei­tu­nas cuan­do es­tán amon­to­na­das an­tes de la mo­lien­da y cuan­do, al ex­traer el acei­te, se las ex­pri­me con au­xi­lio de agua hir­vien­te. al­pen­de (Co­mo el fr. ap­pen­tis, del lat. ap­pen­dix, apén­di­ce.) m. Cu­bier­ta vo­la­di­za de cual­quier edi­fi­cio y en es­pe­cial la que es­tá sos­te­ni­da por pos­tes o co­lum­nas a mo­do de pór­ti­co. || Ca­si­lla pa­ra guar­dar en­se­res en las mi­nas o en las obras pú­bli­cas. al­pens­tock (Voz ale­ma­na.) m. Bas­tón pun­tia­gu­do de los al­pi­nis­tas. al­pes Geog. Gran cor­di­lle­ra o sis­te­ma oro­grá­fic ­ o de Eu­ro­pa cen­tral, en­tre Ita­lia, Fran­cia, Sui­za, Aus­tria, Es­ lo­ve­nia, Croa­cia, Bos­nia-Her­ze­go­vi­na y Yu­gos­la­via. Su área es de 300.000 km2 y la lon­gi­tud de la cur­va se cal­cu­la en 1.800 km, siendo la cadena montañosa más importante de Europa. Di­vi­sio­nes y gru­pos. Los Al­pes se di­vi­den en tres sec­cio­nes prin­ci­pa­les: 1) Al­pes Oc­ci­ den­ta­les o íta­lo­fran­ce­ses, des­de el co­lla­do de Ca­di­bo­na has­ta el mon­te Blan­co (453 km). Com­pren­de los Al­pes Li­gu­rios, des­de las cos­tas del Me­di­te­rrá­neo al co­lla­do de Ten­da; los Al­pes Ma­rí­ti­mos, des­de el co­lla­do de Ten­da al mon­te Vi­so; los Al­pes Co­tios o Co­tie­nos, des­de el mon­te Vi­so al mon­te Ce­nis; y los Al­pes Gra­yos, des­de el mon­ te Ce­nis al mon­te Blan­co. 2) Al­pes Cen­tra­les, des­de el mon­te Blan­co has­ta el pi­co de los Tres Se­ño­res, en Aus­ tria (654 km.). Com­pren­de los Al­pes Hel­vé­ti­cos (Ber­ne­ ses, Gri­so­nes, de Gla­ris, etc.); los Al­pes Pe­ni­nos, des­de el mon­te Blan­co al Sim­plón; los Al­pes Le­pon­ti­nos, des­de el Sim­plón al la­go de Co­mo; los Al­pes Ré­ti­cos y los Al­ pes Ber­ga­mas­cos, des­de el la­go de Co­mo has­ta Aus­tria. 3) Al­pes Orien­ta­les, des­de el pi­co de los Tres Se­ño­res has­ta el mon­te Bit­to­ray (434 km.). Com­pren­de los Al­pes Bá­va­ros, en­tre Aus­tria y Ba­vie­ra; los Al­pes Es­ti­rios y los Al­pes Nó­ri­cos, en Aus­tria; los Al­pes Ca­dó­ri­cos, los Al­pes Cár­ni­cos y los Al­pes Ju­lia­nos en­tre Aus­tria e Ita­lia; los Di­ná­ri­cos, a lo lar­go de Dal­ma­cia; y los Al­pes Ilí­ri­cos, en la Ili­ria. Mon­tes prin­ci­pa­les. Son: el mon­te Blan­co (4.820 m); el Ro­sa (4.636 m); El Cer­vi­no (4.522 m); el Fins­te­ raar­horn (4.275 m); la Jung­frau (4.180 m), etc. Puer­tos y co­lla­dos. Los prin­ci­pa­les pa­sos, puer­tos o co­lla­dos de los Al­pes son: los de Ten­da, Ar­gen­te­ra o Lar­che, Ag­ne­llo, Su­sa, mon­te Ce­nis y Pe­que­ño San Ber­nar­do, etc., en­ tre Ita­lia y Fran­cia; los del Gran San Ber­nar­do, Sim­plón,

Alpes.

A

ALPESTRE

San Go­tar­do, Splü­gen, Ber­ni­na, etc., en­tre Ita­lia y Sui­za; y los de Bren­ner, Tar­vis, Adels­berg, etc., en los Al­pes Orien­ta­les. Vías fé­rreas y tú­ne­les. Cru­zan los Al­pes va­rias vías fé­rreas: dos de ellas (las de Bren­ner y Pon­teb­ba) uti­ li­zan pa­sos o co­lla­dos; y las de­más (las de Col di Ten­da, Mont-Ce­nis, San Go­tar­do, Sim­plón, Löts­chen, Arl­berg, Al­bu­la y Pyhrn) lo ha­cen por me­dio de tú­ne­les. || —ES­ CAN­DI­NA­VOS. Véa­se KJÖ­LEN (MON­TES). || —AL­TOS. Dep. de Fran­cia. Véa­se AL­TOS AL­PES. || —BA­JOS. Dep. de Fran­cia. Véa­se BA­JOS AL­PES. || —MA­RÍ­TI­ MOS. Dep. de Fran­cia, for­ma­do por par­te de la Pro­ven­za y el con­da­do de Ni­za. 4.299 km2. Cap., NI­ZA. al­pes­tre adj. Al­pi­no. || fig. Mon­ta­ño­so, agres­te || Bot. Aplí­ca­se a las plan­tas que vi­ven en gran­des al­ti­tu­des. al­pi­nis­mo m. De­por­te con­sis­ten­te en as­cen­der a los Al­pes o a otras ele­va­das mon­ta­ñas.

Alpinismo. al­pi­no, na (Del lat. al­pi­nus.) adj. Per­te­ne­cien­te a los Al­pes y, por ex­ten­sión a las mon­ta­ñas ele­va­das. || Véa­se ÁLA­MO AL­PI­NO. || Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al al­pi­nis­mo || Hist. Nat. Aplí­ca­se a la re­gión geo­grá­fi­ca que se ca­ rac­te­ri­za por su fau­na y flo­ra más o me­nos pa­re­ci­das a las de los Al­pes. || Mov. oro­gé­ni­co de la Era Ter­cia­ria o Ce­no­zoi­ca, res­pon­sa­ble de la for­ma­ción de los Al­pes, Cáu­ca­so, Hi­ma­la­ya, An­des, et­cé­te­ra. Tam­bién de­no­mi­ na­do AN­DI­NO. al­pis­te (Del art. ár. al y del lat. pis­tum.) m. Bot. Plan­ta gra­mí­nea, anual, que lle­ga a me­dir unos cua­ren­ta o cin­ cuen­ta cen­tí­me­tros de al­tu­ra y echa una pa­no­ja oval, con es­pi­gui­llas de tres flo­res y se­mi­llas me­nu­das. La plan­ta se uti­li­za co­mo fo­rra­je y las se­mi­llas pa­ra ali­men­to de pá­ja­ros y otros usos. || Se­mi­lla de es­ta plan­ta.

Alpiste.

68 al­pis­te­ra (De al­pis­te.) f. Tor­ta pe­que­ña de ha­ri­na, hue­vos y ale­gría. al­pu­ja­rra (la) Geog. Te­rri­to­rio mon­ta­ño­so de Es­ pa­ña, que for­ma par­te de las pro­vin­cias de Gra­na­da y Al­me­ría, en­tre es­ta úl­ti­ma, Sie­rra Ne­va­da, el Gua­dal­feo y la cos­ta del Me­di­te­rrá­neo. Es cé­le­bre es­ta co­mar­ca por la re­be­lión de los mo­ris­cos, que en 1568 se al­za­ron con­ tra Fe­li­pe II, acau­di­lla­dos por don Fer­nan­do de Cór­do­ba y de Vá­lor, des­cen­dien­te de los Ome­yas. Don Juan de Aus­tria so­fo­có es­ta re­vo­lu­ción en el año 1571, des­pués de tres años de san­grien­ta lu­cha. al­que­quen­je (Del ára­be al­que­canch.) m. Bot. Plan­ ta so­la­ná­cea, de unos se­sen­ta cen­tí­me­tros de al­to, con ta­llo em­pi­na­do, le­ño­so y del­ga­do; ho­jas ova­les y pun­ tia­gu­das; flo­res agru­pa­das, de co­lor blan­co ver­do­so y fru­to en­car­na­do del ta­ma­ño de un gui­san­te, en­vuel­to por el cá­liz, que se hin­cha for­man­do co­mo una es­pe­cie de ve­ji­ga mem­bra­no­sa. || Fru­to de es­ta plan­ta, que se em­ plea­ba co­mo diu­ré­ti­co. al­que­ría (Del ár. alea­ría.) f. Ca­sa de cam­po que se des­ti­na a la la­bran­za. al­quer­mes (Del ár. al­quér­mez, gra­na.) Li­cor de me­ sa, de sa­bor agra­da­ble, pe­ro muy ex­ci­tan­te, que se co­ lo­ra con el quer­mes ani­mal. || ant. QUER­MES. || Farm. Elec­tua­rio que se ha­cía con el quer­mes ani­mal y va­rias sus­tan­cias ex­ci­tan­tes. al­quer­que (Qui­zá del ár. al­que­re, si­tio lla­no.) m. Es­ pa­cio exis­ten­te en los mo­li­nos de acei­te, cer­ca­no a la re­gai­fa y al po­zue­lo y en el cual se des­me­nu­za la pas­ta de oru­jo que re­sul­ta de la pri­me­ra pre­sión, pa­ra co­lo­ car­la nue­va­men­te en los ca­pa­chos y ex­pri­mir­la otra vez, echán­do­le agua ca­lien­te. al­qui­bla (Del ár. al­qui­bla.) f. Pun­to del ho­ri­zon­te o lu­ gar de la mez­qui­ta, ha­cia don­de di­ri­gen la vis­ta los mu­ sul­ma­nes cuan­do es­tán re­zan­do. al­qui­cel (Del ár. al­qui­cé.) m. Ves­ti­du­ra mo­ris­ca a ma­ ne­ra de ca­pa y por lo ge­ne­ral blan­ca y de la­na. || Cier­ta cla­se de te­ji­do con que se ha­cían cu­bier­tas pa­ra ban­cos, me­sas, etc. al­qui­lar (De al­qui­lé.) tr. Dar a otro al­gu­na co­sa pa­ra que la use por tiem­po de­ter­mi­na­do y me­dian­te el pa­go de la can­ti­dad que se con­ven­ga. Se em­plea más co­ mún­men­te tra­tán­do­se de fin­cas ur­ba­nas, o de ani­ma­les o mue­bles. || To­mar de otro al­gu­na co­sa pa­ra di­cho fin y con tal con­di­ción. || r. En­trar uno al ser­vi­cio de otro por cier­ta re­mu­ne­ra­ción. al­qui­ler (Del ár. al­qui­ré.) m. p. us. Ac­ción de al­qui­lar. || Pre­cio en que se al­qui­la al­gu­na co­sa. || DE AL­QUI­LER. loc. Aplí­ca­se a los ani­ma­les o co­sas que se des­ti­nan pa­ ra al­qui­lar­los. al­qui­lón, na adj. desp. Al­qui­la­di­zo. Apl. a pers., ú. t. c. s. al­qui­mia (Del ár. al­qui­mia y és­te del gr. chy­meía, mez­ cla de mu­chos ju­gos, amal­ga­ma.) f. Ar­te con el cual se pre­ten­día ha­llar la pie­dra fi­lo­so­fal y la pa­na­cea uni­ver­sal. || ant. La­tón. al­qui­mi­la (De al­qui­mia.) f. PIE DE LEÓN. al­qui­mis­ta m. El que pro­fe­sa­ba el ar­te de la al­qui­mia o era ver­sa­do en él. Ú. t. c. adj. al­qui­ta­ra f. Alam­bi­que. || POR AL­QUI­TA­RA, m. adv. fig. POR ALAM­BI­QUE. al­qui­ta­rar (De al­qui­ta­ra.) tr. DES­TI­LAR. al­qui­ti­ra (Del ár. al­ca­ti­ra.) f. Tra­ga­can­to. al­qui­trán (Del ár. al­qui­trán.) m. Sus­tan­cia un­tuo­sa com­pues­ta de re­si­na y acei­tes esen­cia­les, que se ob­tie­ ne por des­ti­la­ción de la hu­lla y de la ma­de­ra del pi­no y otras co­ní­fe­ras y se em­plea pa­ra ca­la­fa­tear em­bar­ca­cio­ nes y co­mo me­di­ca­men­to. Es de co­lor os­cu­ro, olor fuer­ te y sa­bor amar­go. || Com­po­si­ción de pez, se­bo, gra­sa, re­si­na y acei­te. || AL­QUI­TRÁN MI­NE­RAL. El que se ob­tie­ ne des­ti­lan­do la hu­lla pa­ra fa­bri­car el gas de alum­bra­do. Es ca­si igual al del pi­no, pe­ro más gra­so, ne­gro y de olor de­sa­gra­da­ble. al­qui­tra­nar tr. Dar de al­qui­trán. || fig. ant. In­cen­ diar, que­mar. al­quí­zar Geog. Mun. de Cu­ba, en el part. jud. de San An­to­nio de los Ba­ños, prov. de La Ha­ba­na. 205 km2. Por su situación en la sección occidental de la Llanura Roja Habana-Matanzas, su suelo es rico y fértil y sirve para el cultivo de vegetales y hortalizas debido a la demanda de los mismos por el mercado de la capital de la Isla. || Pobl. de Cu­ba, cab. del ci­ta­do mun. al­re­de­dor (De al y re­de­dor.) adv. l. con que in­di­ca la si­tua­ción de per­so­nas o co­sas que ro­dean a otras, o la di­rec­ción en que se mue­ven pa­ra ro­dear­las. || adv. c. fam. Cer­ca de, apro­xi­ma­da­men­te, so­bre po­co más o me­nos. || m. CON­TOR­NO. Ú. m. en pl. al­ro­ta (Del ár. arrot.) f. De­se­cho que que­da de la es­ to­pa des­pués de ha­ber si­do ras­tri­lla­da. || Es­to­pa que cae del li­no al es­pa­dar­lo. al­sa­cia Geog. An­ti­gua pro­vin­cia de Fran­cia, que ha

www.elbibliote.com

Alquimista de la Edad Media. for­ma­do los de­par­ta­men­tos del Al­to Rin y Ba­jo Rin. Supera los 2.000.000 hab. Fue in­cor­po­ra­da a la co­ro­na en tiem­po de Luis XIV por el Tra­ta­do de West­fa­lia (1648) y ce­di­da a Ale­ma­nia en 1871, me­nos Bel­fort y su te­rri­to­ rio; pe­ro ven­ci­da Ale­ma­nia en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918), la de­vol­vió a Fran­cia por el Tra­ta­do de Ver­ sa­lles (1919). Ca­pi­tal, ES­TRAS­BUR­GO. al­sa­cia-lo­re­na Geog. Te­rri­to­rios ce­di­dos por Fran­ cia a Ale­ma­nia en 1871 y que, ex­ten­dién­do­se des­de los Vos­gos has­ta el Rin, com­pren­dían la Al­sa­cia (me­nos el te­rri­to­rio de Bel­fort) y par­te de la Lo­re­na y for­ma­ron has­ta 1918 una pro­vin­cia im­pe­rial di­vi­di­da en tres dis­tri­ tos: Ba­ja Al­sa­cia (cap., Es­tras­bur­go), Al­ta Al­sa­cia (cap., Col­mar) y Lo­re­na Ale­ma­na (cap., Metz). Su­per­fi­cie to­tal, 14.510 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, Cap., ES­TRAS­BUR­GO. De­vuel­tos a Fran­cia es­tos te­rri­to­rios por el Tra­ta­do de Ver­sa­lles (1919), fue­ron di­vi­di­dos ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te en tres de­par­ta­men­tos: Ba­jo Rin (Ba­ja Al­sa­cia), Al­to Rin (Al­ ta Al­sa­cia) y Mo­se­la (Lo­re­na Ale­ma­na). Son co­mar­cas muy ri­cas, tan­to por los pro­duc­tos del sue­lo co­mo por su in­dus­tria.

Alsacia-Lorena, Estrasburgo, Francia.

ALTILLANURA

69 al­sa­cia­no, na adj. Na­tu­ral de Al­sa­cia. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a di­cha re­gión de Eu­ro­pa. || m. Dia­lec­to ger­ma­no que se ha­bla en ella. al­si­na (adol­fo) Biog. Po­lí­ti­co ar­gen­ti­no nacido en Bue­nos Ai­res (1829-1877). Fue je­fe del par­ti­do au­to­ no­mis­ta, lla­ma­do tam­bién al­si­nis­ta y mi­nis­tro de Gue­rra des­de 1874 has­ta 1877. Im­pul­só la lu­cha con­tra los in­ dios, lo que per­mi­tió in­cor­po­rar a la eco­no­mía del país ex­ten­sos te­rri­to­rios. Fue go­ber­na­dor de Bue­nos Ai­res y vi­ce­pre­si­den­te du­ran­te el man­da­to de Sar­mien­to. Se dis­tin­guió co­mo ora­dor po­lí­ti­co. || HU­GO—. Ju­ris­con­sul­ to ar­gen­ti­no (1891-1959) au­tor de un co­no­ci­do Tra­ta­do de de­re­cho pro­ce­sal. || JUAN—. Pro­fe­sor de la Es­cue­la Náu­ti­ca de Bue­nos Ai­res, pa­dre de Va­len­tín Al­si­na y agri­ men­sor del vi­rrei­na­to del Río de la Pla­ta. Era de ori­gen es­pa­ñol y mu­rió en 1807 du­ran­te un com­ba­te li­bra­do con­tra los in­gle­ses en la se­gun­da in­va­sión que és­tos rea­ li­za­ron. || VA­LEN­TÍN—. Po­lí­ti­co y ju­ris­con­sul­to ar­gen­ti­no (1805-1869). A causa de sus ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas, tu­vo que emi­grar du­ran­te la dic­ta­du­ra de Ro­sas. Caí­do és­ te, fue go­ber­na­dor de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res (1857) y, pos­te­rior­men­te, re­dac­tó el Có­di­go Pe­nal, que me­re­ ció uná­ni­me apro­ba­ción y le va­lió una re­com­pen­sa de 100.000 pe­sos.

Valentín Alsina. al­si­ne (Del lat. al­si­ne.) f. Bot. Plan­ta ca­rio­fi­lea anual, de unos tre­ce cen­tí­me­tros de al­to, con ho­jas pe­que­ñas y ao­va­das y flo­res blan­cas, que abun­da en los te­rre­nos hú­ me­dos. Se usa en me­di­ci­na y pa­ra ali­men­tar pá­ja­ros. al­ta f. An­ti­gua dan­za cor­te­sa­na en com­pás ter­na­rio, que se bai­la­ba por un ca­ba­lle­ro y una da­ma y tam­bién por un ca­ba­lle­ro so­lo, eje­cu­tan­do va­rias mu­dan­zas. Se lla­mó así por ser ori­gi­na­ria de la Al­ta Ale­ma­nia. || En los hos­pi­ta­les, or­den que se co­mu­ni­ca al en­fer­mo a quien se da por cu­ra­do pa­ra que aban­do­ne el es­ta­ble­ci­mien­to. || Do­cu­men­to acre­di­ta­ti­vo de la en­tra­da en ser­vi­cio ac­ti­vo del mi­li­tar des­ti­na­do a un cuer­po o que vuel­ve a él lue­go de ha­ber si­do ba­ja du­ran­te al­gún tiem­po. || De­cla­ra­ción que el con­tri­bu­yen­te ha­ce a la Ha­cien­da del ejer­ci­cio de in­dus­trias o pro­fe­sio­nes su­je­tas a im­pues­to. || For­mu­la­rio fis­cal pa­ra ha­cer es­ta de­cla­ra­ción. || Esgr. Asal­to pú­bli­co. || DAR DE AL­TA o EL AL­TA. frs. De­cla­rar cu­ra­do o ap­to pa­ra el ser­vi­cio al mi­li­tar que ha es­ta­do en­fer­mo. || De­cla­ rar cuer­da a la per­so­na que ha es­ta­do en­fer­ma. || DAR­SE DE AL­TA. frs. In­gre­sar en el nú­me­ro de los que ejer­cen pro­fe­sio­nes u ofi­cios re­gla­men­ta­dos. al­ta­ci­mut (De al­tu­ra y aci­mut.) m. Ins­tru­men­to de to­ po­gra­fía por­tá­til o de bol­si­llo pa­ra ni­ve­lar, to­mar án­gu­los ho­ri­zon­ta­les y ver­ti­ca­les, me­dir pen­dien­tes y orien­tar. al­ta gra­cia Geog. C. de Ar­gen­ti­na, cab. del dep. de San­ta Ma­ría de la prov. de Cór­do­ba. Alcanza los 50.000 h, siendo la sexta ciudad más importante de la provincia. Her­mo­sa ca­te­dral. En la épo­ca co­lo­nial fue un cen­tro je­ suí­ti­co. || Pobl. de Ni­ca­ra­gua, en el dist. y dep. de Ri­vas. al­ta­gra­cia Geog. Mun. de Ve­ne­zue­la, cab. del dis­ tri­to de Mi­ran­da, en el es­ta­do de Zu­lia. Te­rre­no ári­do; cli­ma ar­dien­te. || LA—. Pro­vin­cia de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ ni­ca­na, en la ex­tre­mi­dad orien­tal de la is­la, lin­dan­do con las de San Pe­dro de Ma­co­rís y El Sei­bo y con el mar de las An­ti­llas y el Atlán­ti­co. Ext., 3.701 km2. 182.020 hab. Com­pren­de dos mu­ni­ci­pios (La Ro­ma­na y Sal­va­león de Hi­güey) y un dis­tri­to mu­ni­ci­pal (San Ra­fael del Yu­ma). Cap., SAL­VA­LEÓN DE HI­GÜEY. || —DE ORI­TU­CO. Mu­ ni­ci­pio de Ve­ne­zue­la, cab. del dis­tri­to de Mo­na­gas, en el Est. de Guá­ri­co. al­tai Geog. Ma­ci­zo mon­ta­ño­so pa­leo­zoi­co de Asia

Cen­tral, dis­pues­to en di­rec­ción NO-SE, que cons­ti­tu­ye el lí­mi­te en­tre Chi­na y Mon­go­lia y se di­vi­de en dos sec­ cio­nes: Gran Al­tai y Pe­que­ño Al­tai. Su pi­co cul­mi­nan­te es el mon­te Ta­bun Bog­do (4.653 m). Mi­nas de oro y pla­ta. || Te­rri­to­rio ru­so en la re­gión del Ural. Ext., 161.100 km2. Ca­pi­tal. BAR­NAUL. al­tai­co, ca adj. Dí­ce­se de una et­nia ori­gi­na­ria de los mon­tes Al­tai. al­tair (Del ár. al­tair.) f. Es­tre­lla de pri­me­ra mag­ni­tud per­te­ne­cien­te a la cons­te­la­ción del Águi­la. al­ta­mi­ra Geog. Loc. de la Rep. Ar­gen­ti­na, en el par­ ti­do de Mer­ce­des, de la prov. de Bue­nos Ai­res. || Mun. de Bra­sil, en el es­ta­do de Pa­rá. || Mun. de Co­lom­bia, en la pro­vin­cia de Gar­zón, del de­par­ta­men­to de Hui­la. || Mun. de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, en la pro­vin­cia de Puer­to Pla­ta. 34.800 hab. Mi­nas de car­bón. || Mun. de Mé­xi­co, en el es­ta­do de Ta­mau­li­pas. 32.400 hab. || Mu­ ni­ci­pio de Ve­ne­zue­la, en el dis­tri­to de Bo­lí­var, del es­ta­do de Ba­ri­nas. al­ta­mi­ra (cue­va de) Pre­hist. Ca­ver­na si­tua­da en el pue­blo de Al­ta­mi­ra, en la prov. de San­tan­der, Es­pa­ña, cé­le­bre por sus pin­tu­ras mu­ra­les que es­tán eje­cu­ta­das con gran pre­ci­sión y buen gus­to. En­tre los mo­ti­vos pic­tó­ ri­cos fi­gu­ran bi­son­tes, ja­ba­líes, cier­vos, ca­ba­llos y otros ani­ma­les que dan una idea sor­pren­den­te del ade­lan­to en la ma­te­ria de sus crea­do­res. Es la ca­ver­na más im­por­ tan­te de la pre­his­to­ria des­cu­bier­ta has­ta nues­tros días. al­ta­mi­sa f. Ar­te­mi­sa. al­ta­ne­ría (De al­ta­ne­ro.) f. AL­TU­RA. || Vue­lo al­to de al­ gu­nas aves. || Ca­za con hal­co­nes y otras aves de ra­pi­ña de al­to vue­lo || fig. Al­ti­vez, so­ber­bia, arro­gan­cia. al­ta­no (Del lat. al­ta­nus.) adj. Mar. Aplí­ca­se al vien­to que co­rre al­ter­na­ti­va­men­te de la tie­rra al mar y vi­ce­ver­ sa. Ú. t. c. s. al­tar (Del lat. al­tar, de al­tus, al­to.) m. Mo­nu­men­to dis­ pues­to pa­ra in­mo­lar víc­ti­mas y ofre­cer sa­cri­fi­cios. || En el cul­to ca­tó­li­co, ara o pie­dra con­sa­gra­da so­bre la cual po­ne el sa­cer­do­te los cor­po­ra­les cuan­do ce­le­bra el san­to sa­cri­ fi­cio de la mi­sa. || Por ext., lu­gar le­van­ta­do y en for­ma de me­sa alar­ga­da, don­de se co­lo­ca el ara o pie­dra sa­gra­da. || Véa­se CA­PE­LLÁN, ME­SA, PIE DE AL­TAR. || Véa­se SA­ CRA­MEN­TO, SA­CRI­FI­CIO DE AL­TAR. || Véa­se VI­SI­TA DE AL­TA­RES. || Astr. ARA. || Min. Pie­dra que se­pa­ra la pla­za del ho­gar en los hor­nos de re­ver­be­ro. || AL­TAR MA­YOR. El prin­ci­pal, don­de ge­ne­ral­men­te es­tá la ima­gen del san­to ti­tu­lar. || CON­DU­CIR O LLE­VAR AL AL­TAR a una mu­jer. frs. fig. y fam. Con­traer ma­tri­mo­nio con ella. || EL AL­TAR Y EL TRO­NO. loc. fig. La re­li­gión y la mo­nar­quía.

Altar. al­ta­voz m. Apa­ra­to pa­ra am­pli­fi­car los so­ni­dos trans­ mi­ti­dos, en su mayoría, por me­dio de la elec­tri­ci­dad.

Altavoces tibetanos. alt­dor­fer (al­ber­to) Biog. Pin­tor y gra­ba­dor ale­ mán au­tor de nu­me­ro­sas obras, en­tre las que so­bre­sa­le el lien­zo La ba­ta­lla en­tre Ale­jan­dro y Da­río (1480-1538). al­tea (Del lat. alt­haea y és­te del gr. alt­haía, de ált­ho­mai, cu­rar­se.) f. Mal­va­vis­co.

www.elbibliote.com

A

“Nacimiento de la Virgen”, obra de Alberto Altdorfer. al­te­ra­ble adj. Que se pue­de al­te­rar. al­te­ra­ción (Del lat. al­te­ra­tio, -onis.) f. Ac­ción de al­te­ rar o al­te­rar­se. || In­quie­tud, so­bre­sal­to. || Tu­mul­to, al­bo­ ro­to. || Dis­pu­ta, al­ter­ca­do. al­te­ra­do, da p. p. de AL­TE­RAR. || adj. Véa­se CAL­ DO AL­TE­RA­DO. al­te­ran­te p. a. de AL­TE­RAR. Que al­te­ra. || adj. Aplí­ ca­se al me­di­ca­men­to y tam­bién a la me­di­ca­ción que tie­nen la pro­pie­dad de mo­di­fi­car la com­po­si­ción de la san­gre. al­te­rar (Del lat. al­te­ra­re, de al­ter, otro.) tr. Mo­di­fi­car, cam­biar la esen­cia o for­ma de al­go. Ú. t. c. r. || Tras­tor­nar, per­tur­bar. Ú. t. c. r. al­ter­ca­ción (Del lat. al­ter­ca­tio, -onis.) f. Ac­ción de al­ter­car. al­ter­ca­do, da p. p. de AL­TER­CAR. || m. Al­te­ra­ción, dis­pu­ta. al­ter­car (Del lat. al­ter­ca­re, de al­ter, otro.) intr. Por­fiar, dis­pu­tar con ve­he­men­cia. ál­ter ego (Li­te­ral­men­te, otro yo.) expr. lat. Per­so­na en la que otra tie­ne ab­so­lu­ta con­fian­za, o que pue­de ha­ cer sus ve­ces. al­te­ri­dad f. Con­di­ción de ser otro. al­ter­na­do, da p. p. de AL­TER­NAR. || adj. Al­ter­na­ ti­vo. al­ter­na­dor m. Fís. Má­qui­na eléc­tri­ca que pro­du­ce co­rrien­te al­ter­na. al­ter­nan­cia f. Fís. Cam­bio de sen­ti­do de una co­ rrien­te eléc­tri­ca al­ter­na. al­ter­nar (Del lat. al­ter­na­re, de al­ter­nus, al­ter­no.) tr. Va­riar las ac­cio­nes di­cien­do o eje­cu­tan­do, ora unas, ora otras y re­pi­tién­do­las su­ce­si­va­man­te. || Dis­tri­buir una co­ sa en­tre va­rias per­so­nas o co­sas que se tur­nan de mo­do su­ce­si­vo. || Mat. Cam­biar de lu­gar los ex­tre­mos o me­dios de una pro­por­ción. || intr. Ha­cer o de­cir al­go, de­sem­pe­ ñar un car­go va­rias per­so­nas por tur­no. || Ha­cer o de­cir una mis­ma per­so­na va­rias co­sas su­ce­si­va­men­te y por tur­no. || Su­ce­der­se re­pe­ti­da­men­te unas co­sas a otras. || Te­ner tra­to so­cial. || En­trar a com­pe­tir con uno. al­ter­no, na (Del lat. al­ter­nus, de al­ter, otro.) adj. Al­ ter­na­ti­vo. || Bot. Aplí­ca­se a la ho­jas de las plan­tas cuan­ do en el ta­llo o en la ra­ma co­rres­pon­den al es­pa­cio que me­dia en­tre una y otra del la­do opues­to. Tam­bién se di­ce de otros ór­ga­nos de la plan­ta que se ha­llan si­tua­dos en la for­ma in­di­ca­da. || ÁN­GU­LOS AL­TER­NOS. Geom. Los dos que a dis­tin­to la­do for­man una se­can­te con dos rec­ tas; son al­ter­nos in­ter­nos los que es­tán en­tre las rec­tas; y al­ter­nos ex­ter­nos los que es­tán fue­ra. al­te­za f. AL­TU­RA. || Tra­ta­mien­to da­do en las mo­nar­ quías a los hi­jos de los re­yes, a per­so­nas a quie­nes el so­ be­ra­no con­ce­de el tí­tu­lo de prín­ci­pe y a cier­tos tri­bu­na­les o cor­po­ra­cio­nes. || fig. Ex­ce­len­cia, su­bli­mi­dad, ele­va­ción. || Astr. ant. Al­tu­ra. alt­haus (cle­men­te) Biog. Poe­ta pe­rua­no (18351881) au­tor de Poe­sías va­rias, Obras poé­ti­cas y otras crea­cio­nes de ca­rác­ter épi­co y lí­ri­co. al­ti­ba­jo m. Te­la an­ti­gua lla­ma­da ac­tual­men­te ter­cio­ pe­lo la­bra­do. || ant. Brin­co, sal­to. || Esgr. Gol­pe que se da con la es­pa­da de al­to a ba­jo.|| pl. fam. De­si­gual­da­des de un te­rre­no. || fig. y fam. Cam­bios de for­tu­na, al­ter­na­ti­va de su­ce­sos ad­ver­sos y prós­pe­ros. al­ti­lla­no m. Col. Al­ti­pla­ni­cie. al­ti­lla­nu­ra f. Al­ti­pla­ni­cie.

A

ALTILLO

al­ti­llo (dim. de al­to.) m. Ce­rri­llo o lu­gar al­go ele­va­do. al­ti­llo m. Amér. Des­ván, so­bra­do. al­ti­lo­cuen­cia (De al­ti­lo­cuen­te.) f. Gran­di­lo­cuen­cia. al­ti­me­tría (Del lat. al­tus, al­to y del gr. me­tron, me­ di­da.) f. Par­te de la to­po­gra­fía que tra­ta de la me­di­ción de al­tu­ras. al­tí­me­tro m. Ins­tru­men­to pa­ra me­dir al­tu­ras. || Ins­ tru­men­to que sir­ve pa­ra de­ter­mi­nar la al­tu­ra a que se ha­lla un ae­ro­pla­no o una ae­ro­na­ve. || AL­TÍ­ME­TRO RA­ DIAL. Al­tí­me­tro com­bi­na­do con un apa­ra­to trans­mi­sor y re­cep­tor de on­das hert­zia­nas, con que los avia­do­res pue­den de­ter­mi­nar exac­ta­men­te la al­tu­ra a que vue­lan so­bre tie­rra o so­bre el mar. al­ti­pla­ni­cie (De al­to y pla­ni­cie.) f. Me­se­ta muy ex­ ten­sa y a gran al­ti­tud. al­ti­pla­no m. Al­ti­pla­ni­cie. Por an­ton. se da es­te nom­ bre a la vas­ta me­se­ta de los An­des de Bo­li­via, que se ex­tien­de en­tre las cor­di­lle­ras Real y Oc­ci­den­tal des­de el nor­te del la­go Ti­ti­ca­ca has­ta los lí­mi­tes del país con Ar­gen­ti­na. Tie­ne unos 840 km. de lon­gi­tud por 120 de an­chu­ra y 3.500 m. de al­tu­ra.

Altiplano. al­ti­so­nan­te (De al­to y so­nan­te.) adj. Dí­ce­se del len­ gua­je o del es­ti­lo al­tí­so­no. al­ti­to­nan­te (Del lat. al­ti­to­nans, -an­tis.) adj. poét. Que true­na de lo al­to. al­ti­tud (Del lat. al­ti­tu­do.) f. AL­TU­RA. || ant. AL­TE­ZA. || Geog. Al­tu­ra de un si­tio con re­la­ción al ni­vel del mar. al­ti­vez (De al­ti­vo.) f. So­ber­bia, or­gu­llo, en­grei­mien­to. al­ti­vo, va (De al­to.) adj. So­ber­bio, or­gu­llo­so, en­greí­ do. || Ele­va­do, er­gui­do, re­fi­rién­do­se a co­sas. al­to m. Ins­tru­men­to de me­tal que tie­ne tres pis­to­nes y que ha­ce el ofi­cio de trom­pa en las ban­das mi­li­ta­res. || Ins­tru­men­to de ma­de­ra, pa­re­ci­do al cla­ri­ne­te que tie­ne bo­qui­lla y pa­be­llón en­cor­va­do. || Amér. Pi­la de co­sas, mon­tón. al­to, ta (Del lat. al­tus.) adj. Ele­va­do so­bre la tie­rra. || Más ele­va­do en com­pa­ra­ción con otro tér­mi­no in­fe­rior. || Aplí­ca­se a la ca­lle, te­rri­to­rio o país que es­tá más ele­va­do res­pec­to a otro y a sus ha­bi­tan­tes. || Dí­ce­se del río o arro­yo muy cre­ci­do y tam­bién del mar muy al­bo­ro­ta­do. || Véa­se HOR­NO, MON­TE, RE­VÉS AL­TO || Véa­se CA­JA, MAR, PLA­ZA, VA­RA AL­TA. || Aplí­ca­se a las per­so­nas de gran re­pre­sen­ta­ción o dig­ni­dad. Ú. t. c. s. || Di­cho de las co­sas, ex­ce­len­te, ele­va­do, san­to. || Aplí­ca­se al em­pleo, cla­se o dig­ni­dad de ca­te­go­ría o con­di­ción su­pe­rior de per­so­nas o co­sas. || Ar­duo, di­fí­cil de ha­cer, com­pren­der o al­can­zar. || Pro­fun­do, só­li­do. || Apli­ca­do a ofen­sa o de­li­ to, muy gra­ve, enor­me. || fig. Ca­ro, su­bi­do, ha­blan­do del pre­cio de las co­sas. || Fuer­te, que se al­can­za a oír des­de le­jos. || Aplí­ca­se a la fies­ta mo­vi­ble cuan­do cae más tar­de que en otros años. || Avan­za­do. Lle­gó a AL­TAS ho­ras de la no­che. || m. AL­TU­RA, 2º acep. || Lu­gar ele­va­do en el cam­po, ce­rro, co­lla­do. || Ca­da uno de los pi­sos o sue­los de una ca­sa. || En los bro­ca­dos, se da­ba el nom­bre de al­to­pri­me­ro, al fon­do de la te­la; al­to se­gun­do, a la la­bor y ter­ce­ro, al real­ce de los hi­los. || p. us. VIO­LA. || pl. Amér. El pi­so o los pi­sos al­tos de una ca­sa. || adv. l. En si­tios o par­te su­pe­rior. || adv. m. En voz fuer­te. || AL­TO Y BA­ JOS. expr. fig. y fam. Al­ti­ba­jos. || DE AL­TO A BA­JO. m. adv. De arri­ba aba­jo. || EN AL­TO. m. adv. A dis­tan­cia del sue­lo. || Ha­cia arri­ba. || LO AL­TO. La par­te más ele­va­da. || En sen­ti­do es­pi­ri­tual o ma­te­rial, el cie­lo. || p. us. AL­TA MAR. || POR AL­TO. m. adv. Sin ha­ber ob­ser­va­do las de­ bi­das for­ma­li­da­des o cum­pli­do los trá­mi­tes co­rrien­tes. || En pin­tu­ra, por con­tra­po­si­ción a apai­sa­do, ex­pre­sa que un cua­dro es más al­to que an­cho. al­to Geog. Loc. de Es­ta­dos Uni­dos, en el est. de Te­ xas. || EL—. Dep. de la prov. de Ca­ta­mar­ca, en Ar­gen­ ti­na. 1.771 km2; Cab., EL AL­TO. Her­mo­sos bos­ques. Ga­na­dos. || EL—. P. de Ar­gen­ti­na, cab. de es­te dep. en Ca­ta­mar­ca. || EL—. Ciudad de Bolivia, ubicada al noroeste de La Paz, con la que forma la aglomeración urbana más grande del país. Tiene una población de 827.239 habitantes. || EL—. Co­rre­gi­mien­to de Pa­na­má, en el distr. de San­ta Fe, de la prov. de Ve­ra­guas. 1.400

70 hab. || EL—. Loc. de Ve­ne­zue­la, cab. del mun. de La Unión, en el dist. de Es­cu­que, del es­ta­do de Tru­ji­llo. || —ACRE. Dist. del te­rri­to­rio de Acre (Bra­sil). Cap. VI­LLA RIO BRAN­CO. || —ALE­GRE. Loc. de Ar­gen­ti­na, en el dep. de San­ta Ma­ría, de la prov. de Cór­do­ba. || —ALE­ GRE. Loc. de Ar­gen­ti­na en el dep. de Unión, de la prov. de Cór­do­ba. || —ALEN­TE­JO. Prov. de Por­tu­gal, lin­dan­te con las de Bei­ra Bai­xa, Ri­ba­te­jo, Es­tre­ma­du­ra y Bai­xo Alen­te­jo y con Es­pa­ña. Ext., 12.659 km2. Com­pren­de 27 mu­nicipios. Cap., ÉVO­RA. || —AMA­ZO­NAS. Prov. del dep. de Lo­re­to, en Pe­rú. 34.965 km2. Com­pren­de 8 dist. Cap, YU­RI­MA­GUAS. Ca­cao, ta­ba­co, re­si­nas, ca­ña; al­co­ho­les; go­mas; pes­ca. Mi­nas de car­bón. || —ARA­ GUAIA. Mun. de Bra­sil, en el es­ta­do de Ma­to Gros­so Do Sul. || —DAN­DE. Mun. del dist. de Luan­da, de An­go­la, en Áfri­ca. || —DEL CAR­MEN. Sub­de­le­ga­ción del dep. de Huas­co, de la III Re­gión de Ata­ca­ma, en Chi­le. || —DEL RO­BLE. Can­tón de la Re­pú­bli­ca de El Sal­va­dor, en el dep. de La Unión. || —DE MAI­RA­NA. Can­tón de Bo­li­via, en la prov. de Flo­ri­da, del dep. de San­ta Cruz. || —DE SIE­RRA. Loc. de Ar­gen­ti­na, en el dep. y prov. de San Juan. || —DE TO­CAN­TINS. Co­mar­ca de Bra­sil, en el est. de Goiás, que com­pren­de los mu­ni­ci­pios de Pe­dro Afon­ so, Por­to Na­cio­nal y San­ta Te­re­zin­ha. || —LON­GA. V. de Bra­sil, en el es­ta­do de Piauí. || —LU­CE­RO. Mun. de Mé­ xi­co, en el es­ta­do de Ve­ra­cruz. || —MA­DEI­RA. Mun. de Bra­sil, en el te­rri­to­rio de Gua­po­ré. || —NUE­VO. Can­tón de Bo­li­via, en la prov. de Flo­ri­da, del dep. de San­ta Cruz. || —PA­RA­NÁ. Dep. de Pa­ra­guay, en la Sec­ción Orien­tal, lin­dan­te con los de Ita­púa, Caa­za­pá y Caa­gua­zú y con Bra­sil y Ar­gen­ti­na. Cap, HER­NAN­DA­RIAS. || —PA­RA­ NAÍ­BA. Mu­ni­ci­pio de Bra­sil, en el es­ta­do de Ma­ran­hão. || —PE­LA­CIO. Loc. de Ar­gen­ti­na, en el dep. y prov. de San Luis. || —PEN­CO­SO. Loc. de Ar­gen­ti­na, en el dep. y prov. de San Luis. || —PE­RÚ. An­ti­guo nom­bre del te­ rri­to­rio que cons­ti­tu­ye la ac­tual re­pú­bli­ca de Bo­li­via. || —PU­RUS. Dis­tri­to del te­rrit. de Acre (Bra­sil). Cap., SEN­ NA MA­DU­REI­RA. || —RIO DO­CE. C. de Bra­sil, en el est. de Mi­nas Ge­rais. || —SO­LI­MÕES. Co­mar­ca de Bra­sil, en el est. de Ama­zo­nas, que com­pren­de los mu­ni­ci­pios de Ben­ja­mín Cons­tant, Fon­te Boa y São Pau­lo de Oli­ven­ ça. || —TO­CAN­TINS. Co­mar­ca de Bra­sil, en el est. de Ma­ran­hão, que com­pren­de los mu­ni­ci­pios de Ca­ro­li­na, Im­pe­ra­triz y Por­to Fran­co. || —UCA­YA­LI. Dist. de la prov. de Uca­ya­li en Pe­rú. Cap., ATA­LA­YA. || —VER­DE. De­no­ mi­na­ción de dos lo­ca­li­da­des de Ar­gen­ti­na: una en el dep. de Ju­nín, de la prov. de Men­do­za y otra en el dep. de Chi­cli­gas­ta, de Tu­cu­mán. || —YU­RUÁ. Dist. del te­rri­to­rio de Acre (Bra­sil.) Cap., CRU­ZEI­RO DO SUL. al­to­la­gui­rre (ma­nuel) Biog. Poe­ta es­pa­ñol (1905-1959) au­tor de Las is­las in­vi­ta­das y Ejem­plo. al­to­par­lan­te m. Al­ta­voz. al­to pe­rú Geog. hist. Nom­bre que se dio a Bo­li­via du­ran­te la do­mi­na­ción es­pa­ño­la. al­to vol­ta Geog. Véa­se Bur­ki­na Fa­so. al­tos Al­pes Geog. Dep. de Fran­cia en la re­gión de PRO­VEN­ZA. 5.599 km2. Ca­pi­tal, GAP. al­to­za­no (De an­tu­za­no.) m. Co­li­na en te­rre­no lla­no. || Lu­gar más al­to y ven­ti­la­do de al­gu­nas po­bla­cio­nes. || Amér. Atrio de una igle­sia. al­tra­muz (Del ár. at­tor­moç.) m. Bot. Plan­ta anual le­ gu­mi­no­sa, con ho­jas com­pues­tas, flo­res blan­cas y fru­to de gra­no me­nu­do en vai­na o le­gum­bre. || Fru­to de es­ta plan­ta, cu­ya si­mien­te o gra­no es co­mes­ti­ble. || En cier­tos ca­bil­dos de ca­te­dra­les, igle­sias y co­le­gia­tas de Es­pa­ña, ca­ra­co­li­llo pa­ra vo­tar.

al­truis­mo (Del fr. al­truis­me y és­te del lat. al­ter, otro, por con­tra­po­si­ción a egoís­mo, de ego, yo.) m. No­ble afán por el bien aje­no, ab­ne­ga­ción. al­tu­ra (De al­to.) f. Ele­va­ción que al­can­za un cuer­po cual­quie­ra so­bre la su­per­fic ­ ie de la tie­rra. || Di­men­sión de los cuer­pos por en­ci­ma de su ba­se y en sen­ti­do ver­ti­cal. || Re­gión del ai­re, a cier­ta ele­va­ción de la tie­rra. || Cum­bre de una co­li­na, mon­te o si­tio ele­va­do del cam­po. || AL­TI­ TUD. || Véa­se NA­VE­GA­CIÓN, PA­RA­LA­JE, PI­LO­TO DE AL­TU­RA. || fig. AL­TE­ZA. || Astr. Ar­co ver­ti­cal que mi­de la dis­tan­cia que exis­te en­tre un as­tro y el ho­ri­zon­te. || Geom. Di­men­sión de una fi­gu­ra pla­na o de un cuer­po, to­ma­da per­pen­di­cu­lar­men­te des­de su par­te más ele­va­ da a la ba­se. || pl. CIE­LO. || AL­TU­RA AC­CE­SI­BLE. Top. La que pue­de me­dir­se lle­gan­do has­ta su pie. || AL­TU­RA DE APO­YO. Fort. Dis­tan­cia to­ma­da per­pen­di­cu­lar­men­ te des­de la lí­nea de fue­go del pa­ra­pe­to a la ban­que­ta. || AL­TU­RA DE LA VIS­TA. Persp. Dis­tan­cia de la vis­ta al pla­no geo­mé­tri­co. || AL­TU­RA DEL ECUA­DOR. Astr. Ar­co de me­ri­dia­no en­tre el Ecua­dor y el ho­ri­zon­te del pun­ to de ob­ser­va­ción. || AL­TU­RA DE PO­LO. Astr. Ar­co de me­ri­dia­no en­tre el ho­ri­zon­te del pun­to de ob­ser­va­ción y el po­lo co­rres­pon­dien­te a su he­mis­fe­rio. || AL­TU­RA INAC­CE­SI­BLE. Top. La que ha de me­dir­se sin lle­gar a su pie. || AL­TU­RA ME­RI­DIA­NA. Astr. La de un as­tro so­bre el ho­ri­zon­te al pa­sar por el me­ri­dia­no del ob­ser­va­dor. || AL­TU­RA VI­VA DEL AU­GA. Hi­drom. Dis­tan­cia en sen­ti­do per­pen­di­cu­lar que va des­de la su­per­fi­cie del agua has­ta el fon­do del ca­nal o río. || A ES­TAS AL­TU­RAS. frs. En es­te tiem­po, en es­ta oca­sión, cuan­do han lle­ga­do las co­sas a es­te pun­to. alua­to (Voz ame­ri­ca­na.) m. Zool. Mo­no au­lla­dor de Amé­ri­ca del Sur, de gran ta­lla y cu­bier­to de pe­la­je par­ do ro­ji­zo, ca­be­za gran­de, miem­bros muy de­sa­rro­lla­dos y pro­vis­to de cin­co de­dos en ca­da ma­no. alu­bia (Del ár. allu­bía.) f. Ju­día. alu­ciar (De a y lu­cio.) tr. Lus­trar un ob­je­to, po­ner­lo bri­llan­te. || r. Aci­ca­lar­se, pu­lir­se. alu­ci­na­ción (Del lat. allu­ci­na­tío, -onis.) f. Ac­ción de alu­ci­nar o alu­ci­nar­se. || Sen­sa­ción sub­je­ti­va que no obe­ de­ce a una im­pre­sión en los sen­ti­dos. alu­ci­nar (Del lat. allu­ci­na­ri.) tr. En­ga­ñar, se­du­cir, ofus­ car ha­cien­do que una co­sa se to­me por otra. Ú. t. c. r. || intr. Des­va­riar, ofus­car­se, con­fun­dir­se, con­tur­bar­se. alu­ci­ta (Del lat. allu­ci­ta, mos­qui­to.) f. In­sec­to pa­re­ci­do a la po­li­lla del tri­go, muy per­ju­di­cial du­ran­te la co­se­cha de ce­rea­les. alu­cón (aum. de lat. alu­cus, bu­ho.) m. CÁ­RA­BO. alud (De lur­te.) m. Gran ma­sa de nie­ve que se de­rrum­ ba de las mon­ta­ñas. || fig. Lo que se des­bor­da y pre­ci­pi­ta con ím­pe­tu.

Alud. alu­da (Del alu­do.) f. Hor­mi­ga pro­vis­ta de alas. alu­dir (Del lat. allu­de­re; de ad y lu­de­re, ju­gar.) intr. Ha­ cer re­fe­ren­cia a una per­so­na o co­sa, sin nom­brar­la o sin ex­pre­sar que se ha­bla de ella. || En las asam­bleas, re­ fe­rir­se a una per­so­na de­ter­mi­na­da, ya nom­brán­do­la, ya ha­blan­do de sus ac­tos, opi­nio­nes o doc­tri­nas (OBS. Es in­co­rrec­to el uso tran­si­ti­vo de es­te ver­bo, co­mo en él me ALU­DIÓ, por él ALU­DIÓ a mí; allí se nos ALU­DIÓ, por allí se ALU­DIÓ a no­so­tros. alu­do, da adj. De alas gran­des. alum­bra­do, da p. p. de ALUM­BRAR o ALUM­ BRAR­SE. || Véa­se AGUAS ALUM­BRA­DAS. || adj. Aplí­ ca­se a cier­tos he­re­jes que afir­ma­ban no ser ne­ce­sa­rio prac­ti­car los sa­cra­men­tos ni las bue­nas obras pa­ra al­ can­zar el es­ta­do de gra­cia al cual se lle­ga­ba, se­gún ellos, me­dian­te la ora­ción. Ú. m. c. s. y en pl. || m. Con­jun­to de lu­ces que alum­bran una po­bla­ción, un lu­gar, etc. § En­tre los ele­men­tos usa­dos pa­ra el alum­bra­do ar­ti­fi­cial fi­gu­ran só­li­dos, co­mo ci­rios, bu­jías y an­tor­chas; lí­qui­dos, co­mo

Altramuz.

www.elbibliote.com

ÁLVAREZ

71

Alumbrado artificial de la ciudad de Nueva York, EE. UU. cier­tos acei­tes ve­ge­ta­les y mi­ne­ra­les, prin­ci­pal­men­te el pe­tró­leo; ga­seo­sos, co­mo el ace­ti­le­no y el lla­ma­do gas de alum­bra­do, o sim­ple­men­te, gas que se ex­trae de la hu­lla y en me­di­da más ex­ten­sa y es­ti­ma­da, la elec­tri­ci­ dad. Has­ta el si­glo XVII se em­plea­ron teas re­si­no­sas, ve­ las de se­bo y ce­ra y lám­pa­ras de acei­te y úni­ca­men­te a par­tir del si­glo XVIII co­men­zó a re­gla­men­tar­se el alum­ bra­do pú­bli­co. En 1785 Quin­quet in­ven­tó la lám­pa­ra que lle­va su nom­bre; en 1807 se in­tro­du­jo en Lon­dres el alum­bra­do de gas, que más tar­de se ex­ten­dió a to­ das las ciu­da­des del mun­do; en 1879 Edi­son in­ven­tó la lám­pa­ra in­can­des­cen­te y en 1882 la cons­truc­ción por el mis­mo Edi­son de la pri­me­ra cen­tral ge­ne­ra­triz de ener­gía eléc­tri­ca con­ti­nua per­mi­tió el en­sa­yo del nue­vo sis­te­ma de ilu­mi­na­ción en una ca­lle de Nue­va York, sis­te­ma que por sus ven­ta­jas de to­do or­den no tar­dó en im­po­ner­se, con su­ce­si­vas me­jo­ras, no só­lo en el alum­bra­do ur­ba­no, si­no tam­bién en el do­més­ti­co e in­dus­trial, en los trans­ por­tes, etc. alum­bra­mien­to m. Ac­ción y efec­to de alum­brar. || fig. Par­to. || p. us. En­ga­ño o ilu­sión. alum­bran­te p. a. de ALUM­BRAR. Que alum­bra. || m. El que tie­ne a su car­go cui­dar del alum­bra­do de los tea­tros. alum­brar (De alu­mi­nar.) tr. Dar luz y cla­ri­dad. Ú. t. c. intr. || Po­ner luz en un si­tio. || Acom­pa­ñar con luz a al­guien. || Asis­tir con luz en un en­tie­rro, ac­to re­li­gio­so, etc. || De­vol­ver la vis­ta al cie­go. || Di­si­par la os­cu­ri­dad y el error. || Po­ner las fa­cul­ta­des in­te­lec­tua­les en con­di­ción de ser ejer­ci­ta­das con acier­to. Ú. t. c. r. || fig. Des­cu­brir aguas sub­te­rrá­neas y sa­car­las a la su­per­fic ­ ie. || Dar a co­no­cer otro, con cla­ri­dad, lo que ig­no­ra­ba o no com­ pren­día. || Con­ce­der fe­liz par­to. || fig. y fam. Mal­tra­tar a una per­so­na, gol­peán­do­la. || Agr. Qui­tar a la ce­pa la tie­rra que se la ha­bía arri­ma­do pa­ra abri­gar­la. || intr. Dar a luz la mu­jer. || r. Fam. Em­bria­gar­se. alum­bre (Del lat. alu­men, -inis.) m. Sal blan­ca y as­ trin­gen­te que se en­cuen­tra en cier­ta ro­cas y tie­rras, de las que se ex­trae por di­so­lu­ción y cris­ta­li­za­ción. Es un sul­fa­to do­ble de alú­mi­na y po­ta­sa y se usa en me­ di­ci­na co­mo cáus­ti­co y en tin­to­re­ría co­mo mor­dien­te. || Véa­se PIE­DRA ALUM­BRE. || ALUM­BRE DE PLU­MA. El cris­ta­li­za­do en fi­la­men­tos se­me­jan­tes a las bar­bas de plu­ma. || ALUM­BRE SA­CA­RI­NO, o ZU­CA­RI­NO. Mez­cla de alum­bre y azú­car, que en me­di­ci­na se em­plea co­mo as­trin­gen­te. alum­bre­ra f. Can­te­ro o mi­na de don­de se ex­trae el alum­bre. alú­mi­na (Del lat. alu­men, -inis, alum­bra.) f. Quím. Óxi­ do de alu­mi­nio que se en­cuen­tra en la na­tu­ra­le­za a ve­ces pu­ro y cris­ta­li­za­do y por lo co­mún, com­bi­na­do con la sí­li­ce, cons­ti­tu­ye la ba­se prin­ci­pal de los fel­des­pa­tos y las ar­ci­llas. alu­mi­na­to m. Quím. Sal re­sul­tan­te de com­bi­nar la alú­mi­na con una ba­se. alu­mi­né Geog. Ca­be­ce­ra del Dep. hom. de la prov. del Neu­quén, Ar­gen­ti­na. || De­par­ta­men­to de la prov. del Neu­quén, Ar­gen­ti­na, 4.660 km2. Cab. hom. || La­go de Ar­gen­ti­na, en la prov. del Neu­quén, sit. en los An­des, a unos 1.100 m. de alt. Ext., 58 km2. alu­mi­nio (De alú­mi­na.) m. Me­tal que se ex­trae de la alú­mi­na, muy li­via­no, de co­lor y bri­llo pa­re­ci­do a los de la pla­ta, muy so­no­ro, te­naz co­mo el hie­rro y po­co me­ nos fu­si­ble que el cinc. Tie­ne mu­chas apli­ca­cio­nes en la in­dus­tria. § Símb., Al; n. at., 13; p. at. 26,98. || Véa­se BRON­CE DE ALU­MI­NIO. alu­mi­ni­ta (De alú­mi­na.) f. Ro­ca de la cual se ex­trae el alum­bre. alum­no, na (Del lat. alum­nus, de ale­re, ali­men­tar.) s. Cual­quier per­so­na, res­pec­to de quien la ha edu­ca­do o cria­do. || Dis­cí­pu­lo res­pec­to de su maes­tro, de la asig­ na­tu­ra que es­tá apren­dien­do, o de la cla­se, es­cue­la o uni­ver­si­dad en que es­tu­dia. || ALUM­NO DE LAS MU­SAS. fig. Poe­ta. alu­na­do, da p. p. de ALU­NAR­SE. || adj. Lu­ná­ti­co. ||

Alumnos. Aplí­ca­se al ca­ba­llo o ye­gua que pa­de­ce cons­ti­pa­ción o en­co­gi­mien­to de ner­vios. || Véa­se JA­BA­LÍ ALU­NA­DO. alu­nar­se (De a y lu­na.) r. Pu­drir­se el to­ci­no sin criar gu­sa­nos. || Amér. In­fla­mar­se una ma­ta­du­ra. alu­ni­zar intr. Po­sar­se en la su­per­fi­cie de la Lu­na un apa­ra­to as­tro­náu­ti­co. alu­sión (Del lat. allu­sio, -onis, ju­gue­te.) f. Ac­ción de alu­dir. || Ret. Fi­gu­ra que con­sis­te en alu­dir a al­guien o a al­go. || ALU­SIÓN PER­SO­NAL. La que en los cuer­pos de­li­be­ran­tes se di­ri­ge a uno de sus miem­bros, ya nom­ brán­do­lo, ya ha­cien­do re­fe­ren­cia a sus he­chos, opi­nio­ nes, doc­tri­nas, etc. alus­trar tr. LUS­TRAR. alu­ta­ción (Del lat. alu­ta­tio, -onis.) f Mi­ner. Pe­pi­ta o par­tí­cu­la de oro en gra­no que se en­cuen­tra en la su­per­ fi­cie de las tie­rras au­rí­fe­ras. alu­tra­do, da (Del lat. ad, a y lu­tra, lu­tria.) adj. Que tie­ne el co­lor de la lu­tria. alu­vial (Del lat. allu­vies, alu­vión.) adj. De alu­vión. alu­vión (Del lat. allu­vio, -onis.) m. Inun­da­ción, fuer­te ave­ni­da de agua. || fig. Can­ti­dad de per­so­nas o co­sas agol­pa­das en un tro­pel. || For. Ac­ce­sión que en be­ne­fi­cio de un in­mue­ble ri­be­re­ño cau­sa el arras­tre len­to de la co­ rrien­te. || DE ALU­VIÓN. loc. Aplí­ca­se a los te­rre­nos que des­pués de las inun­da­cio­nes que­da­ban al des­cu­bier­to y tam­bién a los que se for­man pau­la­ti­na­men­te por los des­ víos y las va­ria­cio­nes en el cur­so de los ríos.

Terreno de aluvión en el desierto de Chile. alu­zar tr. Méx. Alum­brar, ilu­mi­nar. || Méx. y P. Ri­co. Mi­rar un hue­vo al tras­luz. al­va­ra­do (alon­so de) Biog. Uno de los ca­pi­ta­ nes man­da­dos por Es­pa­ña a la con­quis­ta de Amé­ri­ca, lle­gó al nue­vo mun­do con Pi­za­rro, ac­tuan­do con­tra la su­ble­va­ción de Al­ma­gro; ca­yó pri­sio­ne­ro y que­dó lue­ go en li­ber­tad. Pi­za­rro lo pu­so al fren­te de su in­fan­te­ría, sien­do des­pués de­sig­na­do por el juez Va­ca de Cas­tro ca­pi­tán ge­ne­ral de Po­to­sí. Pos­te­rior­men­te, fue des­ti­tuido en aten­ción al ri­gor que mos­tró en la su­ble­va­ción que él mis­mo ha­bía pro­vo­ca­do. Fa­lle­ció en Li­ma en 1533. || CAR­LOS AL­BER­TO—. Mé­di­co hi­gie­nis­ta ar­gen­ti­no (1904-1986). Es­tu­dió en Bs. As. y se per­fec­cio­nó en Ro­ma y Lon­dres. Di­rec­tor de la cam­pa­ña que erra­di­có el pa­lu­dis­mo en Ar­gen­ti­na, fue fun­cio­na­rio es­pe­cia­li­za­ do en las Na­cio­nes Uni­das. || DIE­GO DE—. Her­ma­no de Alon­so, tam­bién ca­pi­tán. Ha pa­sa­do a la his­to­ria co­mo fun­da­dor de la ciu­dad de San Sal­va­dor, capital de El Sal­ va­dor. || LI­SAN­DRO—. Es­cri­tor ve­ne­zo­la­no (1858-1931) au­tor de obras lin­güís­ti­cas e his­tó­ri­cas, entre las cuales se dis­tin­guen Glo­sa­rio de vo­ces in­dí­ge­nas de Ve­ne­ zue­la, His­to­ria de la Re­vo­lu­ción Fe­de­ral y Neu­ro­sis de hom­bres cé­le­bres. || PE­DRO DE—. Con­quis­ta­dor his­pa­ no nacido en Ba­da­joz (1486-1541). Cuan­do se ini­ció la con­quis­ta de Mé­xi­co, fue nom­bra­do por Her­nán Cor­tés su se­gun­do, des­ta­cán­do­se por su te­me­ra­rio va­lor en los com­ba­tes de Tlax­ca­la y de Ta­bas­co. En la ho­ra en que

www.elbibliote.com

A

de­sem­bar­có la ex­pe­di­ción que man­dó Pán­fi­lo de Nar­ váez con la in­ten­ción de arre­ba­tar­le a Cor­tés la di­rec­ción de la cam­pa­ña, és­te apres­tó sus hues­tes pa­ra re­sis­tir la em­bes­ti­da, que­dan­do Al­va­ra­do en la ciu­dad de Mé­xi­co, al man­do de 140 sol­da­dos que die­ron muer­te a nu­me­ ro­sos in­dios que pa­cí­fi­ca­men­te ce­le­bra­ban sus fies­tas re­li­gio­sas. Es­ta cruel ac­ti­tud por parte de Al­va­ra­do y de su gen­te oca­sio­nó un le­van­ta­mien­to ge­ne­ral que for­zó a re­ti­rar­se a los es­pa­ño­les, de­rro­ta que la his­to­ria re­gis­ tra co­mo “La no­che tris­te”. Al­va­ra­do em­pren­dió y llevó a cabo en su totalidad la con­quis­ta de las tie­rras que hoy for­man Amé­ri­ca Cen­tral man­dan­do cer­ca de 500 sol­da­dos, sien­do nom­bra­do ca­pi­tán ge­ne­ral lue­go de la con­quis­ta de So­co­nus­co y Gua­te­ma­la. Re­gre­só a Es­ pa­ña en 1527 pa­ra de­cla­rar en el jui­cio que se se­guía con­tra Her­nán Cor­tés. Re­tor­nó a Mé­xi­co y des­pués a Gua­te­ma­la, en 1530, mu­rien­do al po­co tiem­po. La pos­ te­ri­dad, aun re­co­no­cien­do sus ta­len­tos de or­ga­ni­za­dor mi­li­tar y su va­lor ex­traor­di­na­rio, lo con­de­na en aten­ción de su du­re­za con el ad­ver­sa­rio y la frial­dad con que man­ da­ba eje­cu­tar ór­de­nes san­grien­tas. || RU­DE­CIN­DO—. Ge­ne­ral ar­gen­ti­no (1792-1872). Ba­jo la ins­pi­ra­ción y la di­rec­ción del ge­ne­ral Bel­gra­no, pri­me­ro y des­pués a las ór­de­nes del ge­ne­ral Ron­deau, for­mó su es­pí­ri­tu mi­li­tar, mos­tran­do gran va­lor e in­te­li­gen­cia. Se incorporó lue­go al Ejér­ci­to de los An­des y si­guió al ge­ne­ral San Mar­tín. In­ter­vi­no en las ba­ta­llas de Tu­cu­mán, Sal­ta, Cha­ca­bu­co y Mai­pú, ac­tuan­do tam­bién en las cam­pa­ñas de Chi­le y de Pe­rú. San Mar­tín, pre­mian­do sus mé­ri­tos, lo nom­bró gran ma­ris­cal. En 1829 fue go­ber­na­dor de Men­do­za y, lue­go, de Sal­ta, en 1831 y 1856. || —QUI­RÓS (ALE­JAN­ DRO). Escritor y po­lí­ti­co cos­ta­rricense (1876-1945). Sus prin­ci­pa­les obras son Bric-a-Brac y Pie­dras pre­cio­sas. Per­te­ne­ció, co­mo miem­bro co­rres­pon­dien­te, a la Aca­ de­mia Es­pa­ño­la de la Len­gua. al­va­ra­do Geog. Río mexicano, en el est. de Ve­ra­ cruz, que re­co­rre 176 ki­ló­me­tros, de­sa­guan­do en el gol­fo de Mé­xi­co. || La­gu­na de Mé­xi­co en el est. de Ve­ra­cruz. Se ex­tien­de al SE de la ciu­dad de ese nom­bre, a lo lar­go de la cos­ta unos 56 km. || Can­tón de Cos­ta Ri­ca, en la pro­vin­cia de Car­ta­go, in­te­gra­do por 4 dis­tri­tos. Cab. PA­CA­YAS. || Mu­ni­ci­pio de Co­lom­bia, en el de­par­ta­men­to de To­li­ma. || Mu­ni­ci­pio de Mé­xi­co en el est. de Ve­ra­cruz. || Ciu­dad de Mé­xi­co, cab. del mu­ni­ci­pio, con puer­to en la cos­ta. || GE­NE­RAL—. Véa­se GE­NE­RAL AL­VA­RA­DO. ál­va­res ca­bral (pe­dro) Biog. Fa­mo­so na­ve­gan­ te na­ci­do en Por­tu­gal (1460-1526). Sa­lió del puer­to de Lis­boa el 9 de mar­zo de 1500, al mando de una flo­ta in­te­gra­da por 13 na­víos, con la or­den del rey Ma­nuel de recorrer la mis­ma ru­ta seguida ante­rior­men­te por Vas­co da Ga­ma, do­blan­do nue­va­men­te el ca­bo de Bue­na Es­ pe­ran­za, pa­ra lle­gar a In­dia. To­da­vía no se co­no­cen las ra­zo­nes por las cua­les Ál­va­res Ca­bral, en vez de se­guir la ru­ta pre­vis­ta y or­de­na­da, di­ri­gió su flo­ta ha­cia el oes­te, al­can­zan­do las cos­tas de Bra­sil. Y, aun­que al inicio de ese mis­mo año Vi­cen­te Yá­ñez Pin­zón ha­bía lle­ga­do al sur de Bra­sil sin es­ti­mar en mu­cho el des­cu­bri­mien­to, Ál­va­res Ca­bral se dio cuen­ta de la im­por­tan­cia de és­ te, to­man­do po­se­sión de to­do el te­rri­to­rio des­cu­bier­to, par­ti­ci­pan­do al rey Ma­nuel la bue­na nue­va y po­nién­do­le a la nue­va tie­rra por­tu­gue­sa el nom­bre de Te­rra Sanc­tae Cru­cis. Luego, Ál­va­res Ca­bral se di­ri­gió con sus bar­cos al ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za pa­ra al­can­zar In­dia, se­gún lo or­de­na­do por el mo­nar­ca lu­si­ta­no. Al re­gre­sar a Lis­ boa, afectado tan pro­fun­da­men­te por la frial­dad con que lo re­ci­bió el rey, pu­so fin a sus glo­rias de na­ve­gan­te re­ti­ rán­do­se a la vi­da pri­va­da. ál­va­rez (agus­tín) Biog. Es­cri­tor no­ta­ble y ad­mi­ra­ble so­ció­lo­go ar­gen­ti­no (1857-1914). Per­te­ne­ció al ejér­ci­to de su pa­tria, re­ti­rán­do­se de él con el gra­do de te­nien­te co­ro­nel. Desde ese momento rea­li­zó una la­bor emi­nen­ te­men­te edu­ca­ti­va, es­tu­dian­do a fon­do las mo­da­li­da­des po­lí­ti­cas y so­cia­les de su país. En­tre sus obras, se des­ta­ can ¿A dón­de va­mos?, La trans­for­ma­ción de las ra­zas en Amé­ri­ca, La he­ren­cia mo­ral de los pue­blos e His­to­ria de las ins­ti­tu­cio­nes li­bres. || ALE­JAN­DRO—. Di­plo­má­ti­co y ju­ris­ta chi­le­no (1868-1960). To­mó par­te en in­nu­me­ra­ bles con­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les con ver­da­de­ra efi­ca­cia orien­ta­do­ra pa­ra to­das las cues­tio­nes de so­li­da­ri­dad ame­ri­ca­na. Pu­bli­có, en­tre otras obras, La co­di­fi­ca­ción del de­re­cho in­ter­na­cio­nal en Amé­ri­ca y El de­re­cho in­ter­ na­cio­nal del por­ve­nir. || AN­TE­NOR—. Es­cri­tor y mé­di­co ar­gen­ti­no (1864-1948). Sus obras más ca­li­fi­ca­das son Pa­lu­dis­mo e In­fluen­cia de los bos­ques so­bre el cli­ma. || —CASTRO (MIGUEL). Poeta, periodista y militar salvadoreño (1785-1855). Fue el primero en ser reconocido en la literatura de su país. Colaboró como redactor en el periódico El amigo del pobre. Entre sus poemas, se destacan “A la muerte del coronel Pierzon” y “Al ciudadano José Cecilio del Valle”. Alcanzó el grado de general de

A

ALVEAR

Agustín Álvarez. división del ejército salvadoreño y sirvió a las órdenes de Francisco Morazán. || JO­SÉ—. Es­cul­tor na­ci­do en Es­pa­ ña y muer­to en Ro­ma en 1830. Na­po­léon Bo­na­par­te lo eli­gió, en­tre otros, pa­ra de­co­rar el pa­la­cio de Mon­te Ca­ va­llo lue­go de que las tro­pas fran­ce­sas ocu­pa­ran los es­ ta­dos Pon­ti­fi­cios. || JO­SÉ SIX­TO—. Pu­bli­cis­ta ar­gen­ti­no (1848-1903) conocido con el seu­dó­ni­mo de Fray Mocho. Es­cri­bió ins­pi­rán­do­se en las cos­tum­bres gau­ches­cas, des­cu­brien­do con ob­ser­va­cio­nes sa­ga­ces los ti­pos y pai­sa­jes de la pam­pa y de las tie­rras aus­tra­les, bor­dan­do fá­bu­las in­ge­nio­sas de la vi­da de los ani­ma­les de es­tas tie­rras y ahon­dan­do tam­bién en las ca­rac­te­rís­ti­cas de las ciu­da­des y de la pam­pa ar­gen­ti­na. Sus obras prin­ci­pa­les son Via­je al país de los ma­tre­ros, Me­mo­rias de un vi­gi­lan­ te, Cuen­tos, Sa­le­ro crio­llo y En el mar aus­tral (Cro­quis fue­gui­nos). || JUAN—. Ge­ne­ral mexicano (1790-1867). Fue ele­gi­do pre­si­den­te in­te­ri­no en 1855. || JUAN CRI­ SÓS­TO­MO—. Mi­li­tar ar­gen­ti­no (1817-1851). Ad­ver­sa­rio de Ro­sas, lo com­ba­tió con ex­traor­di­na­ria va­len­tía; he­cho pri­sio­ne­ro, fue fu­si­la­do. || RO­SA EL­VI­RA—. Poe­ti­sa y educadora na­ci­da en Pa­na­má en 1915. Sus obras, de hon­da y ele­va­da ins­pi­ra­ción, fluc­túan en­tre lo mo­der­no y lo clá­si­co, con un equi­li­brio que ava­lo­ra su con­cep­ción. Las que más se han im­pues­to an­te la crí­ti­ca son Úl­ti­mo poe­ma, Nos­tal­gia y Pu­ro dia­man­te. Falleció en 1977. || TEO­DO­RO—. Uno de los pri­me­ros mé­di­cos ci­ru­ja­nos de su tiem­po, na­ci­do en Ar­gen­ti­na en 1818 y muerto en 1889. Du­ran­te más de 30 años fue ca­te­drá­ti­co de la Fa­ cul­tad de Me­di­ci­na de Bue­nos Ai­res. || —AR­QUÉS (JUAN). Ju­ris­ta e his­to­ria­dor ar­gen­ti­no (1878-1954). La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de sus tra­ba­jos es­tá cen­tra­da en el es­tu­dio de los fac­to­res eco­nó­mi­cos que in­fluyen en la mar­cha de la his­to­ria. Las aca­de­mias ar­gen­ti­nas de Le­ tras y de His­to­ria lo con­ta­ron en­tre sus miem­bros más dis­tin­gui­dos. Obras prin­ci­pa­les: Es­tu­dio so­bre la de­si­ gual­dad y la paz, Te­mas de his­to­ria eco­nó­mi­ca ar­gen­ti­ na, Es­tu­dios so­bre las gue­rras ci­vi­les ar­gen­ti­nas, etc. || —BO­NI­LLA (EN­RI­QUE). Poe­ta y pu­bli­cis­ta co­lom­bia­no (1848-1913). Apar­te de su me­ri­to­ria la­bor poé­ti­ca, rea­li­zó es­tu­dios pe­da­gó­gi­cos de fon­do mo­ral y so­cial. Sus obras más des­ta­ca­das son: Can­tos de Ma­yo, El Ma­ca­ beo, Ho­ras de re­co­gi­mien­to, Afo­ris­mos pe­da­gó­gi­cos, Es­ce­nas del ho­gar y Ca­rac­te­res. || —CON­DAR­CO (JO­SÉ AN­TO­NIO). In­ge­nie­ro y mi­li­tar na­ci­do en Tu­cu­mán, Argentina, en 1780 y muer­to en Chi­le en 1855. Uni­do al ge­ne­ral San Mar­tín des­de la crea­ción del Ejér­ci­to de los An­des, co­la­bo­ró con el Li­ber­ta­dor en to­das las cam­pa­ ñas eman­ci­pa­do­ras, mos­tran­do no só­lo va­len­tía, si­no también ca­pa­ci­dad ex­traor­di­na­ria pa­ra se­cun­dar con efi­ ca­cia las ór­de­nes de San Mar­tín, del que fue, a más de se­cre­ta­rio, su ayu­dan­te de cam­po, pres­tan­do gran­des ser­vi­cios a la cau­sa de la in­de­pen­den­cia. || —DE ARE­ NA­LES (JO­SÉ IL­DE­FON­SO). Véa­se ARE­NA­LES (JO­SÉ IL­DE­FON­SO ÁL­VA­REZ DE). || —DE ARE­NA­LES (JUAN AN­TO­NIO). Véa­se ARE­NA­LES (JUAN AN­TO­NIO ÁL­VA­ REZ DE). || —DE CAS­TRO (MA­RIA­NO). Mi­li­tar es­pa­ñol que, co­mo ge­ne­ral de su ejér­ci­to, or­ga­ni­zó la de­fen­sa he­roi­ca de Ge­ro­na con­tra las fuer­zas del em­pe­ra­dor Bo­ na­par­te en 1809, al­can­zan­do, por tal he­cho, la ca­te­go­ría de in­mor­tal ante la historia (1749-1819). || —DEL VA­YO (JU­LIO). Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta na­ci­do en Es­pa­ña (18911975). Via­jó por to­dos los con­ti­nen­tes, de­jan­do sus im­ pre­sio­nes en cró­ni­cas ad­mi­ra­bles que pu­bli­ca­ron los gran­des ro­ta­ti­vos de Es­pa­ña y Amé­ri­ca. Ade­más es au­ tor de me­du­lo­sos li­bros, en­tre ellos, Ale­ma­nia, La nue­va Ru­sia y La gue­rra em­pe­zó en Es­pa­ña. || —DE SO­TO­MA­ YOR (FER­NAN­DO). Fa­mo­so pin­tor na­ci­do en Es­pa­ña (1875-1960). Di­rec­tor del Mu­seo del Pra­do y pre­si­den­te

72 de la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes, ha lle­va­do a ca­bo una ex­traor­di­na­ria obra pic­tó­ri­ca, re­ve­la­do­ra de un tem­ pe­ra­men­to crea­dor de pri­mer or­den, des­ta­cán­do­se no só­lo en los mo­ti­vos po­pu­la­res y tí­pi­cos es­pa­ño­les, si­no también en los de te­mas de sabor clá­si­co. Sus cua­dros más co­no­ci­dos y ad­mi­ra­dos son Or­feo ata­ca­do por las ba­can­tes, El rap­to de Eu­ro­pa, Sa­li­da de mi­sa de al­dea, En­tre la es­pa­da y la pa­red y Al­dea­na de Ber­gan­ti­ños. || —HE­NAO (EN­RI­QUE). Poe­ta na­ci­do en Co­lom­bia en 1871 y muer­to en 1914. De tem­ple es­cép­ti­co, ca­si to­das sus com­po­si­cio­nes es­tán sa­tu­ra­das de un pe­si­mis­mo en­tre iró­ni­co y mor­daz que no em­pe­que­ñe­ce su mé­ri­to, ya que no imi­ta el do­lor ni la du­da, sa­bien­do vo­lar por cuen­ta pro­pia por to­das las ru­tas del sen­ti­mien­to y la emo­ción. Muy ce­le­bra­das han si­do sus obras Se va la tar­de, Pe­ru­cho, Do­lo­ri­tas y Los tres la­dro­nes. || —JON­TE (AN­TO­NIO). Pa­trio­ta ar­gen­ti­no na­ci­do en Es­pa­ña en 1784. Su ac­ti­vi­dad li­ber­ta­do­ra co­menzó a ma­ni­fes­tar­se de ma­ne­ra in­ten­sa y efi­caz des­de los días de la Re­vo­lu­ ción de Ma­yo, cum­plien­do di­fí­ci­les y de­li­ca­das mi­sio­nes pa­ra lo­grar un en­ten­di­mien­to fe­cun­do en­tre la Jun­ta de Bue­nos Ai­res y la de Chi­le. En 1812 in­te­gró el go­bier­no for­ma­do pa­ra cum­plir y am­pliar los pro­pó­si­tos de la Re­ vo­lu­ción. Uni­do a Car­los Ma­ría de Al­vear, a la caída de és­te co­mo di­rec­tor fue so­me­ti­do a jui­cio y obli­ga­do a aban­do­nar Amé­ri­ca. Mar­chó a Lon­dres, vol­vien­do a Chi­ le en unión de lord Coch­ra­ne y sien­do pos­te­rior­men­te de­sig­na­do au­di­tor ge­ne­ral de Gue­rra y Ma­ri­na del Ejér­ci­ to Li­ber­ta­dor y ac­tuan­do co­mo con­se­je­ro del ge­ne­ral San Mar­tín. Mu­rió en 1820. || —LLE­RAS (AN­TO­NIO). Es­ cri­tor y dra­ma­tur­go na­ci­do en Co­lom­bia (1892-1956). Ade­más de su fe­cun­da ins­pi­ra­ción pa­ra ex­po­ner te­mas hon­dos y al­gu­nos de vas­to al­can­ce so­cial, do­mi­nó la téc­ni­ca del tea­tro, mo­vien­do con sol­tu­ra de maes­tro los per­so­na­jes y en­la­zan­do al au­di­to­rio con la fuer­za del in­ te­rés y la emo­ción. Obras: El zar­pa­zo, Ví­bo­ras so­cia­les y Co­mo los muer­tos. Tam­bién es au­tor de una re­cia no­ve­ la de cos­tum­bres ti­tu­la­da Ayer, na­da más. || —LLE­RAS (JOR­GE). In­ge­nie­ro co­lom­bia­no (1885-1952). Au­tor de no­ta­bles obras so­bre te­mas re­la­cio­na­dos con su es­pe­ cia­li­dad, fue muy es­ti­ma­do en las nu­me­ro­sas so­cie­da­des cien­tí­fic ­ as que lo con­ta­ron en su se­no. || —PINEDA (CARLOS). Cómico salvadoreño (1928-1993) conocido como Aniceto Porsisoca, galardonado por la OEA con el premio al artista más destacado de Latinoamérica. || —QUIN­TE­RO (JOA­QUÍN y SE­RA­FÍN). Fa­mo­sos co­me­ dió­gra­fos es­pa­ño­les na­ci­dos en Utre­ra, provincia de Se­ vi­lla; el pri­me­ro, en 1873 y el se­gun­do, en 1871. Los dos fun­die­ron en una so­la rea­li­dad su po­ten­cia crea­do­ra co­ mo poe­tas y do­mi­na­do­res del tea­tro, es­cri­bien­do en fra­ ter­nal co­la­bo­ra­ción to­das sus obras, en­tre las que fi­gu­ ran en pri­me­ra lí­nea El ge­nio ale­gre, El cen­te­na­rio, Las de Caín, La ri­ma eter­na, Las flo­res, El amor que pa­sa y Los ga­leo­tes. Fue­ron an­da­lu­ces sobre todo, por la gra­cia chis­pean­te y zum­bo­na, por la luz que pal­pi­ta y vi­bra en to­das sus es­ce­nas y por la cap­ta­ción y pin­tu­ra de los ti­ pos hu­ma­nos. Au­to­res pre­di­lec­tos de Es­pa­ña y de Amé­ ri­ca, mu­chas de sus obras fueron traducidas a dis­tin­tos idio­mas. Los dos per­te­ne­cie­ron a la Real Aca­de­mia de la Len­gua. Se­ra­fín mu­rió en 1938 y Joa­quín, en 1944. || —THO­MAS (IG­NA­CIO). Mi­li­tar y po­lí­ti­co ar­gen­ti­no nacido en Pe­rú en 1787 y muerto en 1857. Fue un ge­ne­ral de va­lor in­con­te­ni­ble, mos­trán­do­lo en 1806 y 1807 du­ran­te las in­va­sio­nes in­gle­sas y des­pués, en 1814, en la to­ma de Mon­te­vi­deo. Pos­te­rior­men­te, se al­zó con­tra la au­to­ri­ dad de Al­vear, sus­ti­tu­yén­do­le en el man­do al re­nun­ciar Ron­deau co­mo di­rec­tor su­pre­mo de las Pro­vin­cias Uni­ das del Río de la Pla­ta. al­vear (car­los ma­ría de) Biog. Ge­ne­ral ar­gen­ti­no na­ci­do en Mi­sio­nes el 25 de oc­tu­bre de 1789. Realizó su ini­cia­ción mi­li­tar en Es­pa­ña con­tra las fuer­zas de Na­ po­león. Jun­to con San Mar­tín, re­gre­só en 1812 a la pa­ tria en que na­ció, co­la­bo­ran­do con él y otros pa­trio­tas en la or­ga­ni­za­ción de los Gra­na­de­ros a Ca­ba­llo. Fue ele­gi­do pre­si­den­te de la Asam­blea Ge­ne­ral Cons­ti­tu­ yen­te de 1813 y, al fren­te del ejér­ci­to pa­trio, en 1814, ob­tu­vo el do­mi­nio de Mon­te­vi­deo, sien­do pos­te­rior­ men­te de­sig­na­do di­rec­tor su­pre­mo. Es­tu­vo fue­ra del país va­rios años. Cuan­do vol­vió, fue nom­bra­do mi­nis­tro de Gue­rra, cargo con el cual ba­tió a las fuer­zas bra­si­ le­ñas, triun­fan­do en la ba­ta­lla de Itu­zain­gó. Go­ber­nan­ do Juan Ma­nuel de Ro­sas, re­pre­sen­tó a su pa­tria en Es­ta­dos Uni­dos, don­de fa­lle­ció el 2 de no­viem­bre de 1853. || MAR­CE­LO TOR­CUA­TO DE—. Es­ta­dis­ta ar­gen­ ti­no na­ci­do en 1868 y muer­to en 1942. Se ini­ció en la po­lí­ti­ca al la­do del Dr. Alem, co­la­bo­ran­do con és­te en la fun­da­ción de la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal. En 1893 in­te­gró el go­bier­no pro­vi­sio­nal de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y pos­te­rior­men­te fue nom­bra­do em­ba­ja­dor en Fran­cia y de­le­ga­do a la Asam­blea de la So­cie­dad de Na­cio­nes.

www.elbibliote.com

Marcelo Torcuato de Alvear. Ejer­ció la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca durante el pe­río­ do 1922-1928. Es­cri­bió dos li­bros que tu­vie­ron gran re­ so­nan­cia en su momento: De­mo­cra­cia y Ac­ción de­mo­ crá­ti­ca. || TOR­CUA­TO DE—. Po­lí­ti­co ar­gen­ti­no na­ci­do en 1822 y muer­to en 1890. Ele­gi­do pri­mer in­ten­den­te mu­ni­ci­pal de Bue­nos Ai­res, rea­li­zó una be­ne­mé­ri­ta la­ bor en la Ca­pi­tal, a la que do­tó de mo­der­nos ser­vi­ cios, de los que ca­re­cía has­ta en­ton­ces. || —PON­CE DE LEÓN (DIE­GO). No­ta­ble ma­te­má­ti­co y hom­bre de cien­cia es­pa­ñol (1749-1830). For­mó par­te de efi­ca­ces ex­pe­di­cio­nes de ca­rác­ter cien­tí­fi­co en Amé­ri­ca. En los cin­co to­mos de su dia­rio, re­co­gió las múl­ti­ples ex­pe­ rien­cias de sus via­jes. al­vea­rio (Del lat. al­vea­rium, col­me­na.) m. Anat. Con­ duc­to au­di­ti­vo ex­ter­no, que se de­no­mi­na de es­te mo­do por­que en él se acu­mu­la la ce­ri­lla del oí­do. ál­veo (Del la­tín al­veus.) m. Ma­dre del arro­yo o río. al­veo­lar adj. Zool. Per­te­ne­cien­te, re­la­ti­vo o se­me­ jan­te a los al­véo­los. || Véa­se AR­CO AL­VEO­LAR. || Gram. Aplí­ca­se a la con­so­nan­te que se pro­nun­cia acer­can­do o apli­can­do la len­gua a los al­véo­los de los in­ci­si­vos su­ pe­rio­res. al­véo­lo (Del lat. al­veo­lus, dim. de al­veus, ca­vi­dad.) Anat. Ca­vi­dad en que es­tá en­gas­ta­do el dien­te en la man­dí­bu­la del hom­bre y de cier­tos ani­ma­les. || Biol. De­ pre­sión en al­gu­na oque­dad de un ór­ga­no. || Uni­dad ele­ men­tal del te­ji­do pul­mo­nar.

Esquema de un grupo de alveólos pulmonares. al­ver­ja f. Ar­ve­ja. al­ver­ji­lla f. Va­rie­dad de al­mor­ta. || AL­VER­JI­LLA DE CAM­PO. Bot. Plan­ta le­gu­mi­no­sa de la sub­fa­mi­lia de las pa­pi­lio­ná­ceas, que cre­ce en las tie­rras hú­me­das y fér­ti­ les. Su al­tu­ra es de unos 50 cm. Tie­ne flo­res azu­les, ho­ jas alar­ga­das, con una vai­na don­de guar­da las se­mi­llas. al­vi­no, na (Del lat. al­vi­nus, de al­vus, vien­tre.) adj. Anat. Re­la­ti­vo al ba­jo vien­tre. Eva­cua­cio­nes AL­VI­NAS. al­za (De al­zar.) f. Tro­zo de sue­la o va­que­ta que los za­ pa­te­ros co­lo­can so­bre la hor­ma. || Au­men­to de pre­cio que ex­pe­ri­men­ta una co­sa. || Re­gla gra­dua­da que, pa­ra pre­ci­sar la pun­te­ría, va fi­ja en el ca­ñón de al­gu­nas ar­mas

AMALECITA

73 de fue­go. || Ma­de­ro o ta­ble­ro que se em­plea pa­ra for­mar una pren­sa mo­vi­ble. || Impr. Tro­zo de pa­pel que con el ob­je­to de igua­lar la pre­sión o pa­ra que so­bre­sal­ga don­de con­ven­ga, se pe­ga so­bre el tím­pa­no de la pren­sa o se po­ne de­ba­jo de los ti­pos. || JU­GAR AL AL­ZA. frs. Com. Es­pe­cu­lar con los va­lo­res pú­bli­cos o mer­can­ti­les, pre­ vien­do el al­za de su co­ti­za­ción. al­za­cue­llo (De al­zar y cue­llo.) m. Es­pe­cie de cor­ ba­tín, que es una pren­da suel­ta del tra­je ecle­siás­ti­co. || Cue­llo de ador­no que usa­ban las mu­je­res y ser­vía pa­ra man­te­ner al­za­da la ca­be­za. al­za­da (De al­zar.) f. Es­ta­tu­ra de las ca­ba­lle­rías, des­de el ro­de­te del ta­lón de la ma­no has­ta la par­te más al­ta de la cruz. || En lo gu­ber­na­ti­vo, re­cur­so de ape­la­ción.

la pa­red, sir­ven pa­ra te­ner re­co­gi­da la cor­ti­na ha­cia los la­dos de la puer­ta o bal­cón. || Ca­da una de las ti­ras de te­la o cor­do­ne­ría que se su­je­tan por sus ex­tre­mos a los al­za­pa­ños pa­ra abra­zar y te­ner re­co­gi­da la cor­ti­na. al­za­pri­ma (De al­zar y el lat. pre­me­re, opri­mir.) f. PA­ LAN­CA, ba­rra pa­ra re­mo­ver o le­van­tar co­sas pe­sa­das. || Pe­da­zo de ma­de­ra o me­tal que se po­ne co­mo cu­ña pa­ra real­zar al­gu­na co­sa. || PUEN­TE. || ant. fig. Ar­ti­fi­cio o en­ga­ño pa­ra de­rri­bar o per­der a al­guien.

Alzaprima.

Alzada. al­za­de­ra (De al­zar.) f. Con­tra­pe­so pa­ra sal­tar. al­za­do, da p. p. de AL­ZAR. || adj. Dí­ce­se de la per­ so­na que quie­bra frau­du­len­ta­men­te. || Aplí­ca­se al ajus­te he­cho en glo­bo, a di­fe­ren­cia del que es re­sul­ta­do de eva­ lua­ción a cuen­ta de­ta­lla­da. || m. Arq. Di­se­ño de un apa­ra­ to, má­qui­na, edi­fi­cio, etc., en su pro­yec­ción geo­mé­tri­ca y per­pen­di­cu­lar, pres­cin­dien­do de la pers­pec­ti­va. || Impr. Ac­ción de reu­nir or­de­na­da­men­te los plie­gos de una obra im­pre­sa, pa­ra for­mar los ejem­pla­res de ella. al­za­do, da adj. Amér. En­greí­do, va­ni­do­so, en­so­ber­ be­ci­do. || Aplí­ca­se al que se su­ble­va y re­be­la con­tra al­ gún po­der o fuer­za. ál­za­ga (mar­tín de) Biog. Al­cal­de de Bue­nos Ai­res nacido en Es­pa­ña en 1756 y mu­erto en 1812. Des­de muy ni­ño vi­vió en el Río de la Pla­ta, don­de la­bró una gran for­tu­na en em­pre­sas co­mer­cia­les. Du­ran­te las in­va­sio­nes in­gle­sas mos­tró he­roi­ca bra­vu­ra. En 1812, al le­van­tar­se con­tra el po­der, fue ajus­ti­cia­do. al­za­mien­to m. Ac­ción y efec­to de al­zar o al­zar­se. || Pu­ja en una su­bas­ta o al­mo­ne­da. || Le­van­ta­mien­to o re­be­lión. || AL­ZA­MIEN­TO DE BIE­NES. Ocul­ta­ción que de su for­tu­na ha­ce el deu­dor pa­ra no pa­gar a sus acree­do­ res. Tra­tán­do­se de co­mer­cian­tes, quie­bra frau­du­len­ta. al­za­pa­ño (De al­zar y pa­ño.) m. Cual­quie­ra de las pie­ zas de hie­rro, bron­ce u otra ma­te­ria, que cla­va­das en

Alzapaño.

al­za­pri­mar tr. Le­van­tar al­go con la al­za­pri­ma. || In­ci­ tar, avi­var, con­mo­ver. al­za­puer­tas (De al­zar y puer­ta.) m. Ac­tor que só­lo sir­ve de cria­do o com­par­sa en las co­me­dias. al­zar (Del b. lat. al­tia­re y és­te del lat. al­tus, al­to.) tr. LE­VAN­TAR. || En el sa­cri­fic ­ io de la mi­sa, le­van­tar el sa­ cer­do­te la hos­tia y el cá­liz des­pués de la con­sa­gra­ción. Ú. t. c. intr. || Véa­se AL­ZAR VE­LAS, AL­ZAR EL VUE­LO. || Qui­tar o lle­var­se al­gu­na co­sa. || Re­ti­rar del cam­po la co­se­cha. || fig. LE­VAN­TAR. || Agr. Dar la pri­me­ra re­ja o vuel­ta al ras­tro­jo o tie­rra de la­bor. || Alb. Dar el peón al ofi­cial la por­ción de ye­so ama­sa­do u otra mez­cla que ha de em­plear. || Impr. Po­ner en rue­da to­das las jor­na­das de una im­pre­sión y or­de­nar uno a uno los plie­gos, de mo­ do que ca­da ejem­plar ten­ga los que le co­rres­pon­den y pue­da pro­ce­der­se a su en­cua­der­na­ción. || r. Le­van­tar­se, so­bre­sa­lir, ele­var­se so­bre una su­per­fi­cie. || Que­brar ma­ li­cio­sa­men­te los ban­que­ros y co­mer­cian­tes, ocul­tan­do o ena­je­nan­do sus bie­nes pa­ra elu­dir el pa­go a los acree­ do­res. || De­jar el jue­go un ju­ga­dor, yén­do­se con la ga­ nan­cia, sin es­pe­rar a que los otros pue­dan des­qui­tar­se. || ant. Re­fu­giar­se o aco­ger­se. || Amér. Fu­gar­se al cam­po el ani­mal do­més­ti­co y ha­cer­se mon­ta­raz. || For. APE­LAR. | AL­ZAR­SE uno CON AL­GU­NA CO­SA. frs. Apro­piár­se­la sin de­re­cho. al­za­te y ra­mí­rez (jo­sé an­to­nio) Biog. Sa­cer­do­ te y sa­bio na­tu­ra­lis­ta na­ci­do en Mé­xi­co en 1729 y muer­ to en 1790. De­jó nu­me­ro­sas obras cien­tí­fi­cas y es­tu­dios que son ver­da­de­ros des­cu­bri­mien­tos, no só­lo en lo que res­pec­ta a la Tie­rra, si­no también en cuanto a la as­tro­no­ mía. Sus prin­ci­pa­les pro­duc­cio­nes: Ma­pa de la Amé­ri­ca del Nor­te, Ob­ser­va­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, Ob­ser­va­ción del pa­so de Ve­nus por el dis­co del Sol y No­ti­cia de las mi­nas de azo­gue que hay en Nue­va Es­pa­ña. am Quím. Sím­bo­lo del ame­ri­cio. ama (Del vasc. amá, ma­dre.) f. Se­ño­ra de la ca­sa o ca­ be­za de fa­mi­lia. || Due­ña o pro­pie­ta­ria de al­gu­na co­sa. || La que tie­ne uno o más cria­dos, res­pec­to de ellos. || Cria­da su­pe­rior que sue­le ha­ber en ca­sa del clé­ri­go o del se­glar que vi­ve so­lo. || Cria­da prin­ci­pal de una ca­sa. || Mu­jer que cría a sus pe­chos una cria­tu­ra aje­na. || ant. Aya, maes­tra. || AMA DE CRÍA, o DE LE­CHE. AMA. || AMA DE GO­BIER­NO, o DE LLA­VES. Cria­da a cu­yo car­ go es­tán las lla­ves y eco­no­mía de la ca­sa. ama­ble (Del lat. ama­bi­lis.) adj. Dig­no de ser ama­do. || Afa­ble, afec­tuo­so, com­pla­cien­te. ama­ca­yo m. Amér. FLOR DE LIS. ama­cham­brar­se Chi­le. Ama­chi­nar­se. ama­che­tar tr. Ama­che­tear. ama­che­tear (De a y ma­che­te.) t. Dar ma­che­ta­zos. ama­chi­nar­se (De a y ma­chín.) r. Amér. Aman­ce­bar­se. ama­cho­rrar tr. Urug. Ha­cer in­fe­cun­da a la hem­bra. Ú. t. m. r. ama­ci­ga­do, da adj. De co­lor ama­ri­llo o de al­má­ci­ ga. ama­ción (Del lat. ama­tio, -onis). f. En mís­ti­ca, ena­mo­ ra­mien­to o pa­sión amo­ro­sa. ama­co­llar intr. For­mar ma­co­lla las plan­tas. Ú. t. c. r. ama­cu­ro Geog. Mu­ni­ci­pio en el est. Del­ta Ama­cu­ro, Ve­ne­zue­la. Ca­pi­tal, SAN JO­SÉ DE AMA­CU­RO. ama­dís de gau­la Lit. La más fa­mo­sa de las no­ve­las

www.elbibliote.com

A

de ca­ba­lle­rías. La más an­ti­gua edi­ción que se co­no­ce es la im­pre­sa en Za­ra­go­za, en 1508. En ella se afir­ma que Gar­ci-Or­dó­ñez de Mon­tal­vo co­rri­gió los tres pri­me­ros li­ bros, tras­la­dó y en­men­dó el cuar­to y aña­dió el quin­to. Por es­te de­ta­lle se ad­vier­te que la obra cir­cu­la ya en el si­glo XIV. El per­so­na­je cen­tral de la obra, Ama­dís, en­car­ na el ideal de los ca­ba­lle­ros, su ca­rác­ter no­ble y va­lien­te y la in­cli­na­ción a rea­li­zar ha­za­ñas que pa­re­cie­ran fa­bu­ lo­sas y fue­ra de la ra­zo­na­ble rea­li­dad. Du­ran­te mu­cho tiem­po se atri­bu­yó la pa­ter­ni­dad de Ama­dís de Gau­la al por­tu­gués Juan o Vas­co de Lo­bei­ra, cons­ti­tu­yen­do por más de un si­glo el li­bro de en­tre­te­ni­mien­to más leí­do en to­da Eu­ro­pa. ama­do (jor­ge) Biog. Escritor bra­si­le­ño na­ci­do en 1912 y muerto en 2001. Sus nu­me­ro­sas obras, re­ve­ la­do­ras de un fi­no es­pí­ri­tu de ob­ser­va­ción y sen­si­bi­li­dad pa­ra cap­tar la ver­dad más hon­da de la vi­da y de los ca­ rac­te­res hu­ma­nos, le han co­lo­ca­do en lu­gar pre­fe­ren­cial en­tre los va­lo­res li­te­ra­rios de su país. En­tre sus obras, se des­ta­can Vi­da de Luis Car­los Pres­tes; Mar muer­to; Do­ña Flor y sus dos ma­ri­dos; Ga­brie­la, cla­vo y ca­ne­la; El ca­pi­tán de ul­tra­mar y el en­sa­yo Los ca­mi­nos del ham­bre. || —PU­YAU (HI­GI­NIO). No­ta­ble es­cul­tor ar­gen­ti­no na­ci­do en 1893 y muer­to en 1937. Cul­ti­vó con pre­fe­ren­cia los te­mas crio­llos y de la ra­za au­tóc­to­na. Sus obras más ca­ rac­te­rís­ti­cas son Des­nu­do de crio­lla, Ibe­rá y Ta­ra­güí. ama­dor (fer­nán fé­lix de) Biog. Seu­dó­ni­mo del poe­ta y crí­ti­co de ar­te ar­gen­ti­no Domingo Fernández Beschtedt, na­ci­do en 1889 y muer­to en 1954. Sus obras más ad­mi­ra­das son: El can­to y el al­fa­re­ro (poe­mas), El ar­ te anó­ni­mo, El país de nun­ca ja­más, El ópa­lo es­con­di­do y Las lám­pa­ras de ar­ci­lla. || MA­NUEL—. Pa­trio­ta pa­na­ me­ño crea­dor, en 1904, de la ban­de­ra na­cio­nal. Hi­jo del pri­mer pre­si­den­te, co­la­bo­ró efi­caz­men­te en la crea­ción y or­ga­ni­za­ción de la nue­va re­pú­bli­ca (1869-1952). || —DE LOS RÍOS (JO­SÉ). His­to­ria­dor, crí­ti­co y en­sa­yis­ta na­ci­do en Es­pa­ña en 1818 y muer­to en 1878. Or­de­nó y publicó, con no­tas de acer­ta­da pe­ne­tra­ción, las obras del mar­ qués de San­ti­lla­na. Es au­tor de, en­tre otras, las obras de pe­ren­ne vi­gen­cia en­tre los es­tu­dio­sos de la crí­ti­ca his­tó­ri­ca His­to­ria crí­ti­ca de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la y Es­ tu­dios his­tó­ri­cos, po­lí­ti­cos y li­te­ra­rios so­bre los ju­díos en Es­pa­ña. || —GUE­RRE­RO (MA­NUEL). Mé­di­co y es­ta­dis­ta pa­na­me­ño na­ci­do en 1833 y muer­to en 1909. Fue uno de los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res de la in­de­pen­den­cia de su pa­tria y el pri­mer pre­si­den­te, des­de 1904 has­ta 1908. ama­dri­gar (Del lat. ad, a y ma­trix, -icis, ma­triz.) tr. fig. Aco­ger, re­ci­bir bien a al­gu­no y es­pe­cial­men­te al que no lo me­re­ce. || r. Me­ter­se en la ma­dri­gue­ra. || fig. Re­traer­se del tra­to so­cial, no de­jar­se ver si­no ra­ra vez. ama­dri­nar tr. Unir dos ca­ba­lle­rías con la co­rrea lla­ ma­da ma­dri­na. || fig. Apa­dri­nar. Ú. t. c. r. || Amér. Acos­ tum­brar al ga­na­do ca­ba­llar a que va­ya en tro­pi­lla de­trás de la ye­gua ma­dri­na. || Mar. Unir o pa­rear dos co­sas pa­ra re­for­zar una de ellas o pa­ra au­men­tar la re­sis­ten­ cia de am­bas. amaes­trar (De a y maes­tro.) tr. En­se­ñar, adies­trar, alec­cio­nar. Ú. t. c. r. ama­gar tr. De­jar ver la in­ten­ción o dis­po­si­ción de eje­ cu­tar pró­xi­ma­men­te al­go. Ú. t. c. intr. || intr. Es­tar al­gu­na co­sa pró­xi­ma a so­bre­ve­nir. || Ha­cer ade­mán o de­mos­tra­ ción de fa­vo­re­cer o ha­cer da­ño. || Ha­blán­do­se de cier­tas en­fer­me­da­des, em­pe­zar a ma­ni­fes­tar­se al­gu­nos sín­to­ mas de ellas. AMA­GAR la fie­bre; el ac­ci­den­te. || En len­ gua­je mi­li­tar se em­plea pa­ra de­no­tar la ma­nio­bra tác­ti­ca de ha­cer ade­mán o de­mos­tra­ción de que­rer dar al­gún gol­pe. || r. fam. Es­con­der­se, ocul­tar­se. ama­ga­sa­ki Geog. Ciu­dad de Ja­pón, en la is­la Hons­ hu al NO de Osa­ka y en la ba­hía de es­te nom­bre. Aprox. 460.000 h en la actualidad. ama­go m. Ac­ción de ama­gar. || In­di­cio o se­ñal de al­ gu­na co­sa. ama­hua­ca adj. Aplí­ca­se al in­di­vi­duo de una tri­bu de Pe­rú, que vi­ve en las ri­be­ras del Uca­ya­li. Ú. t. c. s. || Per­ te­ne­cien­te a es­tos na­ti­vos. amai­nar tr. Mar. Re­co­ger en to­do o en par­te las ve­las pa­ra dis­mi­nuir la mar­cha de una em­bar­ca­ción. || Min. Re­ ti­rar o des­viar de los po­zos las va­si­jas que se em­plean en ellos. || intr. Aflo­jar, per­der su fuer­za el vien­to. || fig. Aflo­jar o ce­der en al­gún de­seo, pa­sión o em­pe­ño. Ú. t. c. tr. amai­ti­nar tr. Ob­ser­var con cui­da­do, es­piar, ace­char. ama­ja­dar tr. Ha­cer en de­ter­mi­na­do te­rre­no la ma­ja­da o re­dil al ga­na­do me­nor, pa­ra que lo abo­ne mien­tras es­té alli re­co­gi­do. || Po­ner o re­co­ger el ga­na­do en la ma­ja­ da. Ú. t. c. intr. || intr. Ha­cer man­sión el ga­na­do en la ma­ja­da o re­dil. ama­le­ci­ta (Del lat. ama­le­ci­ta y és­te del he­breo Ha­ mal­kí.) adj. Aplí­ca­se al in­di­vi­duo de un pue­blo bí­bli­co de Ara­bia, des­cen­dien­te de Ama­lec, nie­to de Esaú. Ú. m. c. s. y en pl. || Per­te­ne­cien­te a es­te pue­blo.

A

AMALEQUITA

74 ma­ña al­gu­na co­sa. || fig. Tra­za o ar­ti­fi­cio pa­ra ha­cer o con­se­guir al­go, es­pe­cial­men­te cuan­do no es jus­to o me­ re­ci­do. Ú. m. en pl. || pl. Ins­tru­men­tos o he­rra­mien­tas a pro­pó­si­to pa­ra al­gu­na ma­nio­bra. ama­pá Geog. Es­ta­do de Bra­sil, crea­do en 1943. Lin­ da con el est. de Pa­rá, Gua­ya­na Fran­ce­sa y el oceá­no Atlán­ti­co. Tie­ne una su­per­fi­cie de 142.358 km2. 615.715 hab. Cons­ta de tres mu­ni­ci­pios. Oro, ma­de­ras. Cap., MA­CA­PÁ. || Mu­ni­ci­pio de Bra­sil en el es­ta­do ho­mó­ni­mo. 69.011 km2. Cab. VEI­GA CA­BRAL.

Mujer amahuaca. Amapá, Brasil. Riqueza mineral de la Serra do Navío. ama­le­qui­ta adj. AMA­LE­CI­TA. amal­ga­ma (De amal­ga­mar.) f. Quím. Com­bi­na­ción del mer­cu­rio con otro u otros me­ta­les. || fig. Unión o mez­cla de co­sas de na­tu­ra­le­za dis­tin­ta. amal­ga­ma­dor, ra adj. Que amal­ga­ma. Ú. t. c. s. amal­ga­mar (De a y mal­ga­ma.) tr. Quím. Com­bi­nar el mer­cu­rio con otro u otros me­ta­les. Ú. t. c. r. || fig. Unir o mez­clar co­sas de na­tu­ra­le­za con­tra­ria o dis­tin­ ta. Ú. t. c. r. ama­lia Lit. No­ve­la his­tó­ri­ca de Jo­sé Már­mol (1851). Véa­se MÁR­MOL (JO­SÉ). ama­man­tar tr. Dar de ma­mar.

ama­po­la (Del ár. ha­ba­bo­ra y és­te del lat. pa­pá­ver.) f. Bot. Plan­ta anual de la fa­mi­lia de las pa­pa­ve­rá­ceas, de ta­llo cu­bier­to de ve­llos ás­pe­ros, flo­res ro­jas por lo co­ mún; es­tam­bres múl­ti­ples y fi­li­for­mes y se­mi­llas ne­gruz­ cas. Sue­le abun­dar en los sem­bra­dos y es su­do­rí­fi­ca y al­go cal­man­te.

Amanita. ama­ni­ta f. Hon­go per­te­ne­cien­te al gru­po del los hi­me­ no­mi­ce­tos, muy pa­re­ci­do al agá­ri­co. Se co­no­cen va­rias es­pe­cies, unas co­mes­ti­bles y otras ve­ne­no­sas. ama­no­jar tr. Jun­tar o reu­nir en ma­no­jo. aman­sa­dor, ra adj. Que aman­sa. Ú. t. c. s. || Amér. PI­CA­DOR. || Arg. Hor­cón o pa­len­que don­de se ama­rran los po­tros pa­ra do­mar­los. || Arg. En sen­ti­do fi­gu­ra­do, es­ pe­ra pro­lon­ga­da. aman­sar tr. Ha­cer man­so un ani­mal, de­mes­ti­car­lo. Ú. t. c. r. || fig. So­se­gar, ca­lar, apa­ci­guar, mi­ti­gar. Ú. t. c. r. || Do­mar el ca­rác­ter vio­len­to de al­guien. Ú. t. c. r. || intr. Apa­ci­guar­se, amai­nar al­go. || Ablan­dar­se una per­so­na en su ca­rác­ter. aman­te (Del lat. amans, -an­tis.) p. a. de AMAR. Que ama. Ú. t. c. s. || Por ext., aplí­ca­se a las co­sas en que se ma­ni­fies­ta el amor o que se re­fie­ren a él. || pl. Hom­bre y mu­jer que se aman.

Amapolas en flor.

Amamantar. amam­bay Geog. Sie­rra de Bra­sil y Pa­ra­guay, en la que se pro­lon­ga el sis­te­ma de Ma­to Gros­so y que co­rrien­do de nor­te a sur di­vi­de las cuen­cas de los ríos Pa­ra­guay y Pa­ra­ná, for­man­do par­te del lí­mi­te en­tre am­bas re­pú­ bli­cas. La Pun­ta-Po­rá, de 700 me­tros, cons­ti­tu­ye su al­ tu­ra ma­yor. || De­par­ta­men­to de Pa­ra­guay, que lin­da con los de Caa­gua­zú, San Pe­dro y Con­cep­ción y con Bra­sil, in­te­gra­do por tres dis­tri­tos. 12.933 km2; 123.861 hab. Ca­pi­tal, PE­DRO JUAN CA­BA­LLE­RO. ama­nal m. Méx. Al­ber­ca, es­tan­que. aman­cay (Voz qui­chua.) m. Es­pe­cie de nar­ci­so ame­ri­ ca­no, de flo­res ama­ri­llas. || Flor de es­ta plan­ta. aman­ce­ba­mien­to (De aman­ce­bar­se.) m. Tra­to ín­ti­ mo y ha­bi­tual en­tre hom­bre y mu­jer, sin es­tar ca­sa­dos. aman­ci­llar (De a y man­ci­lla.) tr. MAN­CHAR. || Des­ lu­cir, afear, ajar. || ant. Las­ti­mar. || Cau­sar lás­ti­ma o com­ pa­sión. ama­ne­cer (Del lat. ad, a y ma­ne, la ma­ña­na.) intr. Em­pe­zar a apa­re­cer la luz del día. || Lle­gar a es­tar en un lu­gar, si­tua­ción o con­di­ción de­ter­mi­na­da al ra­yar el día. AMA­NE­CI­MOS en Cór­do­ba. || Apa­re­cer de nue­vo o ma­ni­fes­tar­se al­gu­na co­sa al cla­rear el día. AMA­NE­CIÓ el cam­po cu­bier­to de es­car­cha. || fig. Em­pe­zar a ma­ni­fes­ tar­se al­gu­na co­sa, co­mo el uso de la ra­zón, la pru­den­cia. etc. || tr. de­sus. Alum­brar, ilu­mi­nar. ama­ne­cer m Tiem­po du­ran­te el cual ama­ne­ce. El AMA­NE­CER de un día de abril. || AL AMA­NE­CER. m. adv. Al tiem­po de es­tar ama­ne­cien­do. ama­ne­ra­mien­to m. Ac­ción de ama­ne­rar­se. || Fal­ta de va­rie­dad en el es­ti­lo. ama­ne­rar­se (De a y ma­ne­ra.) r. Con­traer un es­cri­ tor, un ar­tis­ta o un ora­dor el vi­cio de dar a sus obras o a su pa­la­bra o ex­pre­sión cier­ta uni­for­mi­dad y mo­ no­to­nía con­tra­rias a la ver­dad y la va­rie­dad. Ú. t. c. tr. || Con­traer una per­so­na vi­cio se­me­jan­te en el mo­do de ha­blar, de ac­cio­nar, etc., por afec­ta­ción o re­bus­ca­ mien­to exa­ge­ra­do.

amar (Del lat. ama­re.) tr. Te­ner amor a per­so­nas o co­sas. || Se di­ce tam­bién de las co­sas ina­ni­ma­das. || De­sear. ama­ran­tá­ceo, a (De ama­ran­to.) adj. Bot. Dí­ce­se de ma­tas y ar­bo­li­tos di­co­ti­le­dó­neos con ho­jas opues­tas o al­ter­nas, flo­res di­mi­nu­tas y fru­to en cáp­su­las o ca­rióp­ si­des con se­mi­llas de al­bu­men ha­ri­no­so; co­mo el ama­ ran­to y la per­pe­tua. Ú. t. c. s. f. || f. pl. Bot. Fa­mi­lia de es­tas plan­tas. ama­ran­ti­na (De ama­ran­to.) Per­pe­tua de flo­res en­ car­na­das. ama­ran­to (Del gr. amá­ran­tos; de a, pri­va­ti­vo y ma­ raí­no, mar­chi­tar.) m. Bot. Plan­ta anual ama­ran­tá­cea, ori­ gi­na­ria de In­dia, con ho­jas oblon­gas y on­dea­das, flo­res ter­mi­na­les en es­pi­ga den­sa, ater­cio­pe­la­da y com­pri­mi­da a ma­ne­ra de cres­ta y fru­to de mu­chas se­mi­llas ne­gras y bri­llan­tes. Va­rias es­pe­cies, co­mún­men­te las de flo­res car­me­sí, ama­ri­llas, blan­cas o jas­pea­das, se cul­ti­van en los jar­di­nes co­mo plan­tas de ador­no.

“Los amantes venecianos”, obra de Paris Bordone. aman­te com. QUE­RI­DO. aman­ti­llo (dim. de aman­te, ca­bo grue­so.) m. Mar. Ca­da uno de los ca­bos con que se em­bi­ca y man­tie­ne ho­ri­zon­tal una ver­ga cru­za­da. ama­nuen­se (Del lat. ama­nuen­sis.) com. Per­so­na que es­cri­be al dic­ta­do. || Es­cri­bien­te. ama­nuen­se com. En­tre los ro­ma­nos an­ti­guos se apli­ ca es­te nom­bre a un es­cla­vo de con­fian­za, ex­per­to en la es­cri­tu­ra y que se uti­li­za­ba co­mo se­cre­ta­rio. aman­za­nar tr. Di­vi­dir un te­rre­no en man­za­nas. ama­ñar (De a y ma­ña.) tr. Com­po­ner o dis­po­ner há­bil y ma­ño­sa­men­te al­gu­na co­sa. Tó­ma­se ge­ne­ral­men­te en ma­la par­te. || r. Dar­se ma­ña pa­ra ha­cer al­go. ama­ño (De ama­ñar.) m. Dis­po­si­ción pa­ra ha­cer con

www.elbibliote.com

Amaranto en flor. ama­rar (De a y mar.) intr. Po­sar­se un hi­droa­vión u otra ae­ro­na­ve en el agua. amar­chan­tar­se (De a y mar­chan­te, pa­rro­quia­no.) r. Col. y Ve­nez. Apa­rro­quiar­se en un co­mer­cio.

AMAZONA

75 amar­gar (Del lat. ama­ri­ca­re.) intr. Te­ner al­gu­na co­sa sa­bor o gus­to de­sa­gra­da­ble al pa­la­dar, se­me­jan­te al de la hiel, el ací­bar, etc. Ú. t. c. r. || tr. Co­mu­ni­car a una co­sa sa­bor o gus­to de­sa­gra­da­ble, en sen­ti­do pro­pio y fi­gu­ra­ do. || fig. Cau­sar aflic­ción, dis­gus­to o sin­sa­bor. Ú. t. c. r. amar­go m. Méx. Aguar­dien­te con in­fu­sión de cás­ca­ra de na­ran­ja, ci­dra, gua­ya­ba, etc. || R. de la Pla­ta, Por ant. ma­te pre­pa­ra­do sin azú­car. amar­go, ga (Del lat. ama­rus.) adj. Que amar­ga. || Véa­se: AL­MEN­DRA, CA­ÑA, LE­CHE­RA AMAR­GA. || Véa­se AL­MEN­DRO, CO­HOM­BRI­LLO AMAR­GO. || fig. Que cau­sa aflic­ción, dis­gus­to o sin sa­bor. || Que es­tá afli­gi­do o dis­gus­ta­do. || Ás­pe­ro y de gus­to de­sa­bri­do. || Que im­pli­ca o de­mues­tra amar­gu­ra o aflic­ción. || m. AMAR­GOR. || Dul­ce se­co he­cho con al­men­dras amar­ gas. || Li­cor con­fec­cio­na­do con al­men­dras amar­gas. || Farm. Com­po­si­ción he­cha prin­ci­pal­men­te con in­gre­dien­ tes amar­gos. amar­gor m. Sa­bor o gus­to amar­go. || fig. AMAR­ GU­RA. amar­go­so, sa adj. AMAR­GO. || Véa­se ES­CO­BA AMAR­GO­SA. amar­gue­ra Fot. Plan­ta pe­ren­ne, um­be­lí­fe­ra, de ta­ llo ra­mo­so y con ho­jas li­nea­les tie­sas y ner­vio­sas; flo­res ama­ri­llas en um­be­la y fru­tos ova­les y com­pri­mi­dos, que en­cie­rran dos se­mi­llas ca­da uno. Es pro­pia de las re­ gio­nes tem­pla­das del glo­bo . To­da la plan­ta tie­ne sa­bor amar­go, a cu­ya cir­cuns­tan­cia de­be el nom­bre. amar­gui­llo (dim. de amar­go.) m. AMAR­GO, dul­ce se­co com­pues­to con al­men­dras amar­gas. amar­gu­ra f. AMAR­GOR. || fig. Aflic­ción o dis­gus­to. ama­ri­ca­do, da (De a y ma­ri­ca, hom­bre afe­mi­na­do.) adj. fam. Afe­mi­na­do. ama­ri­co­na­do, da adj. Amér. Ama­ri­ca­do. ama­ri­li­dá­ceo, a adj. Bot. Ama­ri­lí­deo. Ú. t. c. s. f. || f. pl. Bot. Ama­ri­lí­deas. ama­ri­lis f. Bot. Plan­ta ama­ri­lí­dea, bul­bo­sa. Cons­ti­tu­ ye el gé­ne­ro ti­po de la fa­mi­lia de las ama­ri­lí­deas, pro­du­ce her­mo­sas flo­res en um­be­la y fru­to en for­ma de cáp­su­la. ama­ri­lis Lit. Nom­bre de una pas­to­ra de una églo­ga de Vir­gi­lio, usa­do con fre­cuen­cia en li­te­ra­tu­ra pa­ra de­sig­ nar jó­ve­nes cam­pe­si­nas. ama­ri­lla (De ama­ri­llo.) f. fig. y fam. Mo­ne­da de oro y es­pe­cial­men­te on­za. || Vet. En­fer­me­dad del hí­ga­do que sue­len pa­de­cer las re­ses la­na­res. ama­ri­llar intr. Amér. Ama­ri­llear. ama­ri­llear intr. Mos­trar al­gu­na co­sa la ama­ri­llez que en sí tie­ne. || Pa­li­de­cer. ama­ri­llear intr. Ti­rar a ama­ri­llo al­gu­na co­sa. || Pin­ tar de ama­ri­llo. ama­ri­lle­cer intr. Po­ner­se ama­ri­llo. ama­ri­llo, lla (Del b. lat. ama­re­llus y és­te qui­zá del ár. am­ba­rí, de co­lor de ám­bar.) adj. De co­lor se­me­jan­ te al del oro, el li­món, etc. Ú. t. c. s. Es el ter­cer co­lor del es­pec­tro so­lar. || Véa­se CAM­BUR, JAZ­MÍN, LI­BRO, NE­NÚ­FAR, RO­SAL, UN­GÜEN­TO AMA­RI­LLO. || Véa­ se AZÚ­CAR, CE­DOA­RIA, CE­RA, FIE­BRE, OR­CA­NE­TA, PER­PE­TUA, SIEM­PRE­VI­VA AMA­RI­LLA. || Véa­se MIEL­GA DE FLOR AMA­RI­LLA. || m. Ador­me­ci­mien­to que sue­len pa­de­cer los gu­sa­nos de se­da, cuan­do son muy pe­que­ ños, en tiem­po de nie­bla. || Arg. Ta­ta­ré. ama­ri­llo Geog. Mar de Asia, al NE de Chi­na, si­tua­do en­tre Co­rea y Chi­na. || Río de Chi­na, de 3.730 ki­ló­me­tros de lar­go. Na­ce en el Ti­bet y de­sa­gua en el mar Ama­ri­llo. En Chi­na es lla­ma­do Hoang. Su nom­bre se de­be al co­lor de sus aguas que arras­tran gran can­ti­dad de li­mo. Su cuen­ca ocu­pa 1.850.000 km2. || RÍO—. Río de Cos­ta Ri­ca, que na­ce en­tre los vol­ca­nes Tu­rrial­ba e Ira­zú y de­ sa­gua en el Co­lo­ra­do, for­ma­do por un bra­zo del río San Juan. || Ciu­dad de Es­ta­dos Uni­dos, en el est. de Te­xas. Aprox. 200.000 ha­bi­tan­tes. ama­ri­llo­so, sa adj. Amér. Ama­ri­llen­to. ama­ri­nar tr. Ma­ri­nar. ama­ri­po­sa­do, da adj. De fi­gu­ra de ma­ri­po­sa. Aplí­ ca­se co­mún­men­te a las flo­res de las plan­tas le­gu­mi­no­ sas. ama­ro (Del lat. ma­rum.) Bot. Plan­ta la­bia­da, muy ra­ mo­sa, de ho­jas gran­des y flo­res blan­cas de olor nau­ sea­bun­do. Al­can­za de se­ten­ta a ochen­ta cen­tí­me­tros de al­tu­ra y se utli­za co­mo tó­pi­co con­tra las úl­ce­ras. ama­ro­mar (De a y ma­ro­ma.) tr. Ama­rrar. ama­rra (De ama­rrar.) f. Co­rrea que va des­de la mu­ se­ro­la al pre­tal e im­pi­de al ca­ba­llo le­van­tar la ca­be­za. || Mar. Cuer­da o ca­ble y es­pe­cial­men­te ca­bo, con que se ase­gu­ra la em­bar­ca­ción fon­dea­da. || pl. fig. y fam. Pro­tec­ción, apo­yo. ama­rra f. Cual­quier co­sa que ata, li­ga o su­je­ta. || Cu­ ba. Nu­do. || Chi­le. Ac­ción de atar las pa­rras a los ro­dri­go­ nes, lue­go de po­da­das. || Chi­le y Pe­rú. Ama­rra­du­ra. ama­rra­de­ra f. Col. y Pe­rú. Ama­rra­du­ra.

ama­rra­de­ro m. Pi­lar, pos­te o ar­go­lla don­de se ama­rra al­go. || Mar. Si­tio o lu­gar don­de se ama­rran los bar­cos.

A

Can­tón de El Sal­va­dor, en el dist. de Chal­chua­pa, dep. de San­ta Ana. || LOS—. Mun. de Gua­te­ma­la, en el dep. de Iza­bal. ama­teur (Voz fran­ce­sa.) adj. Ga­li­cis­mo por afi­cio­na­ do, apa­sio­na­do. ama­ti Biog. Fa­mi­lia ita­lia­na que se hi­zo fa­mo­sa du­ran­te los si­glos XVI a XVIII a causa de la fa­bri­ca­ción de vio­li­nes. Uno de sus miem­bros, Nicolás Amati (1596-1684), fue maes­tro de Stra­di­va­rius. ama­tis­ta (Del lat. amethys­tus y és­te del gr. améthys­ tos; de a, prov y meth­yo, em­bria­gar­se.) f. Cuar­zo trans­ pa­ren­te, de co­lor vio­la­do más o me­nos su­bi­do, con­si­de­ ra­do pie­dra pre­cio­sa. || AMA­TIS­TA ORIEN­TAL. Co­rin­dón vio­la­do.

Amarradero. ama­rra­di­jo m. Col. Ama­rra­du­ra. || Guat. y Hond. Nu­do mal he­cho. ama­rra­do, da adj. Col., Cu­ba y Pe­rú. Mez­qui­no, aga­rra­do. || Cu­ba y Chi­le. Tor­pe, po­co lis­to en sus mo­vi­ mien­tos o ac­cio­nes. || Ve­nez. Aplí­ca­se a las per­so­nas de ca­ra ame­na­za­do­ra o adus­ta. ama­rra­du­ra f. Ac­ción y efec­to de ama­rrar. || Mar. VUEL­TA. ama­rra­je m. Im­pues­to que se pa­ga en un puer­to por el ama­rre de las em­bar­ca­cio­nes. ama­rrar (Del neerl. ma­rren o me­ren, atar.) tr. Atar y ase­gu­rar por me­dio de cuer­das, ca­de­nas, ma­ro­mas, etc. || Por ext., su­je­tar, atar. || Su­je­tar por me­dio de an­clas y ca­de­nas o ca­bles, el bu­que en el puer­to o en un fon­dea­ de­ro. || Atar los ha­ces de tri­go, ave­na, ha­bas o ce­ba­da. ama­rre m. Ama­rra­du­ra. || Ac­ción de ama­rrar. ama­rre­te (De ama­rrar.) adj. fam. Amér. Me­rid. Aga­ rra­do, ta­ca­ño, mez­qui­no. Ú. t. c. s. ama­rri­do, da (De a y ma­rri­do.) adj. Me­lan­có­li­co, tris­ te, afli­gi­do. ama­rro m. Su­je­ción. amar­te­lar (De a, mar­te­lo.) m. Ator­men­tar, es­pe­cial­ men­te con ce­los. Ú. t. c. r. || Ena­mo­rar, cor­te­jar, ga­lan­ tear. || r. Ena­mo­rar­se de al­guien o de al­go. amar­ti­llar tr. Mar­ti­llar. || Le­van­tar el ga­ti­llo de un ar­ ma de fue­go, o po­ner­la en el dis­pa­ra­dor. ama­rú Mit. Nom­bre de la ser­pien­te sa­gra­da en la mi­ to­lo­gía in­cai­ca. ama­ru­len­cia (Del lat. ama­ru­len­tus, de am­rus, amar­ go.) f. Amar­gu­ra, re­sen­ti­mien­to. ama­sa­dor, ra adj. Que ama­sa. Ú. t. c. s. ama­sa­du­ra f. Ac­ción de ama­sar. || AMA­SI­JO. ama­sa­mien­to m. Ma­sa­je. || Med. Ope­ra­ción pa­ra ac­ti­var la cir­cu­la­ción ca­pi­lar, con­sis­ten­te en ejer­cer fric­ cio­nes me­tó­di­cas de dis­tin­ta in­ten­si­dad en las par­tes blan­das del cuer­po. ama­san­de­ría f. Col., Chi­le y Ve­nez. Pa­na­de­ría. ama­san­de­ro, ra s. Col., Chi­le y Ve­nez. Pa­na­de­ro. ama­sar tr. Ha­cer ma­sa, mez­clan­do ha­ri­na, ye­so, tie­ rra. etc., con agua u otro lí­qui­do. || fig. For­mar me­dian­te la com­bi­na­cion de va­rios ele­men­tos. || Amal­ga­mar, unir. || fig. y fam. Pre­pa­rar o dis­po­ner bien las co­sas pa­ra al­can­ zar al­gún fin. Tó­ma­se ge­ne­ral­men­te en ma­la par­te. ama­sia (Del lat. ama­sia, f. de ama­sius.) f. Que­ri­da, con­cu­bi­na. ama­sías Hist. Sagr. Rey de Ju­dá de 838 a 809 a. C. Fue ven­ci­do por Joás, rey de Is­rael. ama­sia­to (De ama­sia.) m. Méx. y Pe­rú. Con­cu­bi­na­to. ama­si­jo m. Por­ción de ha­ri­na ama­sa­da pa­ra ha­cer pan. || Ac­ción de ama­sar y dis­po­ner las co­sas ne­ce­sa­rias pa­ra ello. || Por­ción de ma­sa he­cha con ye­so, tie­rra, etc. y agua u otro lí­qui­do. || fig. y fam. Obra o ta­rea. || Unión o mez­cla con­fu­sa de ideas. || Con­ve­nio o ne­go­cio tur­bio. ama­tar tr. ant. Ma­tar. Usáb. t. c. r. || Ec. Oca­sio­nar ma­ta­du­ras a una bes­tia por lu­dir­le el apa­re­jo. ama­te (Del mex. amatl, pa­pel; por­que de su al­bu­ra lo fa­bri­ca­ban los na­tu­ra­les.) m. Hi­gue­ra co­mún en las re­ gio­nes cá­li­das de Mé­xi­co, cu­yo ju­go le­cho­so es uti­li­za­do por el vul­go co­mo re­so­lu­ti­vo. Hay dos es­pe­cies de ama­ tes: el blan­co y el ne­gro. ama­te­ra­su Mit. Dei­dad ja­po­ne­sa, que se re­pre­sen­ ta­ba ves­ti­da de blan­co, sos­te­nien­do en una ma­no el dis­co so­lar y en la otra un sa­ble. Es la dio­sa del Sol y de la Luz. ama­tes (los) Geog. Can­tón de El Sal­va­dor, en el mun. de Ju­ju­tla, dep. de Ahua­cha­pán. || LOS—. Can­tón de El Sal­va­dor, en el dist. de Nue­va Sal­va­dor, dep. de La Li­ber­tad. || LOS—. Can­tón de El Sal­va­dor en el dist. de San Juan Opi­co, del dep. an­te­di­cho. || LOS—. Can­tón de El Sal­va­dor, en el dist. y dep. de La Unión. || LOS—.

www.elbibliote.com

Amatista. Ama­ti­tlán Geog. La­go de Gua­te­ma­la, en el dep. de es­te nom­bre, a 1.245 m. de al­tu­ra. Tie­ne 12 km. de long. por 5 de an­cho y una pro­fun­di­dad en al­gu­nos pun­tos de 40 m. || Pobl. y mun. de Gua­te­ma­la, en el dep. de es­te úl­ti­mo nom­bre. || Mun. de Mé­xi­co, en el es­ta­do de Ve­ra­cruz.

Lago Amatitlán, Guatemala. ama­ti­vi­dad (De ama­ti­vo.) f. Fren. Ins­tin­to del amor se­xual. ama­to­rio, ria (Del lat. ama­to­rius.) adj. Re­la­ti­vo al amor. || Que in­du­ce a amar. amau­ro­sis (Del gr. amaú­ro­sis, os­cu­re­ci­mien­to; de amau­rós, os­cu­ro.) f. Ce­gue­ra ori­gi­na­da por le­sio­nes en la re­ti­na, en el ner­vio óp­ti­co o en el en­cé­fa­lo, sin otra se­ñal ex­te­rior en los ojos que una in­mo­vi­li­dad cons­tan­ te del iris. amau­ta m. Sa­bio, en­tre los an­ti­guos pe­rua­nos. ama­ya Geog. Can­tón de El Sal­va­dor, en el dist. de Chi­ na­me­ca, dep. de San Mi­guel. ama­yo­raz­gar tr. Re­du­cir a vin­cu­la­dos al­gu­nos bie­ nes, fun­dan­do con ellos un ma­yo­raz­go en fa­vor de cier­ tas lí­neas y per­so­nas. ama­za­co­ta­do, da adj. Pe­sa­do, com­pues­to gro­ se­ra­men­te a mo­do de ma­za­co­te. || fig. Re­fi­rién­do­se a obras ar­tís­ti­cas o li­te­ra­rias, pe­sa­do, con­fu­so, fal­to de va­ rie­dad, gra­cia y pro­por­ción. ama­zo­na (Del lat. ama­zon, -onis.) f. Mit. Mu­jer de cier­tas ra­zas gue­rre­ras que su­po­nían los an­ti­guos ha­ber exis­ti­do en los tiem­pos he­roi­cos. § Se­gún re­fie­re la fá­bu­ la, las ama­zo­nas se cor­ta­ban el pe­cho de­re­cho pa­ra dis­ pa­rar el ar­co con más fa­ci­li­dad; ha­bi­ta­ban en las ori­llas del Ter­mo­don­te, en Ca­pa­do­cia y cons­ti­tuían un es­ta­do re­gi­do por una rei­na. Fue­ron ven­ci­das por Hér­cu­les, o, se­gún otros, por Be­le­ro­fon­te. Se ci­ta co­mo rei­nas, en­ tre las ama­zo­nas más cé­le­bres, a Hi­pó­li­ta, Pen­te­si­lea, An­tío­pe, Ta­les­tris y To­mi­ris. Los mo­der­nos cre­ye­ron en­ con­trar a ori­llas del río Ma­ra­ñón mu­je­res tan va­lien­tes en el com­ba­te co­mo los hom­bres, por lo que le die­ron el

A

AMAZONAS

nom­bre de Río de las Ama­zo­nas. || Véa­se PIE­DRA DE LAS AMA­ZO­NAS. || fig. Mu­jer de áni­mo va­ro­nil. || Mu­jer que mon­ta a ca­ba­llo. || Ves­ti­do de mu­jer, que es apro­pia­ do pa­ra mon­tar a ca­ba­llo. ama­zo­nas Geog. Río de Amé­ri­ca del Sur. Na­ce en la cor­di­lle­ra de los An­des, ba­ña a Pe­rú y Bra­sil y de­sa­gua en el Atlán­ti­co. Su cur­so es de 6.200 km; y su an­chu­ra va­ría des­de 1.800 m (en Óbi­dos) a 16 km (cer­ca de la de­sem­bo­ca­du­ra). Es na­ve­ga­ble en unos 5.000 km. de su cur­so, pe­ro la na­ve­ga­ción es pe­li­gro­sa en mu­chos si­tios. Re­ci­be cer­ca de 200 afluen­tes, de los cua­les unos 100 son na­ve­ga­bles y 17 tie­nen de 1.500 a 3.500 km de cur­so. Llá­ma­se tam­bién Tun­gu­ra­hua, Ma­ra­ñón y So­ li­mões y el nom­bre de Ama­zo­nas lo de­be a su des­cu­ bri­dor Ore­lla­na, el cual, al ex­plo­rar­lo en 1540, en­con­tró en sus már­ge­nes mu­je­res gue­rre­ras que re­cor­da­ban las de la an­ti­gua fá­bu­la. || Es­ta­do, el más vas­to de Bra­sil, ba­ña­do por el río de su nom­bre. Con­fi­na con los de Pa­ rá y Ma­to Gros­so do Sul, con los te­rri­to­rios del Acre, Gua­po­ré y Río Bran­co y con las re­pú­bli­cas de Ecua­dor, Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la. Ext., 1.567.954 km2, 3.611.026 hab. Cli­ma cá­li­do; te­rre­no fér­til. Go­ma, ca­cao, vai­ni­lla, ce­rea­les; pie­les, plu­mas de ave. Com­pren­de 25 mu­ni­ ci­pios. Cap., MA­NAUS. || Dep. de Pe­rú, ba­ña­do por el río de su nom­bre. Con­fi­na con los de Ca­ja­mar­ca, La Li­ ber­tad, San Mar­tín y Lo­re­to y con la re­pú­bli­ca de Ecua­ dor. Ex­ten­sión, 39.249 km2; 443.025 hab. Ca­ña, ca­fé, ta­ba­co, co­ca, maíz, mi­nas de oro, car­bón, azu­fre, sal ge­ma. Com­pren­de 7 pro­vin­cias: Bon­go­rá, Ba­gua, Cha­ cha­po­yas, Condorcanqui, Lu­ya, Ro­drí­guez de Men­do­ za y Utcubamba. 83 distritos. Cap., CHA­CHA­PO­YAS. || Te­rri­to­rio Fe­de­ral del S de Ve­ne­zue­la, ba­ña­do por los afluen­tes del Ori­no­co y del río Ne­gro. Con­fin ­ a con el est. de Bo­lí­var y con Co­lom­bia y Bra­sil. Ext., 175.750 km2, 142.200 hab. Co­mer­cio im­por­tan­te de cau­cho y ca­cao. Es uno de los 23 estados en los que se divide el país actualmente. Cap., PUER­TO AYA­CU­CHO (cab. del dep. de Atu­res.) || Dep. del S de Co­lom­bia, lin­dan­te con los de Pu­tu­ma­yo, Ca­que­tá y Vau­pés y con Bra­sil y Pe­rú. Ex­ten­sión, 109.665 km2, 67.726 hab. Cap., LE­TI­CIA. || AL­TO— Véa­se AL­TO AMA­ZO­NAS. || BA­JO—. Véa­se BA­JO AMA­ZO­NAS. ama­zo­nia Geog. Nom­bre que dan los geó­gra­fos mo­ der­nos a la re­gión del río Ama­zo­nas (Amé­ri­ca del Sur), te­rri­to­rio muy vas­to (5.600.000 km2); po­co po­bla­do aún y cu­yas sel­vas vír­ge­nes son ri­quí­si­mas en cau­cho, ca­cao, qui­na, ma­de­ras pre­cio­sas, et­cé­te­ra. ama­zó­ni­co, ca adj. Per­te­ne­cien­te a las ama­zo­nas, o pro­pio y ca­rac­te­rís­ti­co de ellas. ama­zo­nio, nia (Del lat. ama­zo­nius.) adj. AMA­ZÓ­NI­CO. am­ba­ges (Del lat. am­ba­ges; de amb. al­re­de­dor y age­ re, lle­var, mo­ver.) m. pl. ant. Ro­deos o ca­mi­nos in­trin­ca­ dos. || fig. Cir­cun­lo­quios o ro­deos de pa­la­bras pa­ra no ha­cer o de­cir con cla­ri­dad al­gu­na co­sa. ám­bar (Del ar. an­bar.) m. Re­si­na fó­sil, de co­lor ama­ri­llo, opa­ca o se­mi­trans­pa­ren­te, que­bra­di­za, du­ra, muy li­ge­ra y elec­tri­za­ble por fro­ta­ción. Se uti­li­za en bo­qui­llas pa­ra fu­mar, cuen­tas de co­lla­res, et­cé­te­ra y ar­de con fa­ci­li­dad y con buen olor. || Per­fu­me de­li­ca­do. || Véa­se ES­CO­BI­LLA DE ÁM­BAR. || ÁM­BAR GRIS. Sus­tan­cia só­li­da, opa­ca, de ori­gen ani­mal, blan­da co­mo la ce­ra, de co­lor gris con ve­tas ne­gras y ama­ri­llas, que tie­ne uso en per­fu­me­ría y co­mo me­di­ca­men­to ex­ci­tan­te. Se la en­cuen­tra en cier­tos ma­res, es­pe­cial­men­te en las cos­tas de Su­ma­tra, Co­ro­ man­del y Ma­da­gas­car. || ÁM­BAR NE­GRO, AZA­BA­CHE. || ÁM­BAR PAR­DI­LLO. Ám­bar gris. || DE ÁM­BAR. De­cía­se de los guan­tes, co­le­tos, bol­sas y otras pren­das de piel ado­ba­da con ám­bar gris. || SER UN ÁM­BAR. frs. fig. y fam. con que se pon­de­ra el co­lor, trans­pa­ren­cia y cla­ri­ dad del vi­no y otros li­co­res. am­bar­gas­ta Geog. Sie­rra de la prov. ar­gen­ti­na de San­tia­go del Es­te­ro, con­ti­nua­ción de la ca­de­na Orien­tal de las sie­rras de Cór­do­ba. || de— Sa­li­nas en el su­does­te de la prov. de San­tia­go del Es­te­ro, Ar­gen­ti­na. am­ba­ri­na f. Quím. Sus­tan­cia que se ex­trae del ám­bar gris, muy pa­re­ci­da a la co­les­te­ri­na. am­ba­te­ño, ña adj. Na­tu­ral de Am­ba­to, ciu­dad de Ecua­ dor. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a es­ta ciu­dad. am­ba­to Geog. Sie­rra de la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de Ca­ta­mar­ca. Per­te­ne­ce al sis­te­ma del Acon­qui­ja. Tie­ne 160 km. de lon­gi­tud y en el ma­ci­zo de Man­chao al­can­za 4.000 m. de alt. || Dep. de la pro­vin­cia de Ca­ta­mar­ca, Ar­gen­ti­na. 1.797 km2. Cab. LA PUER­TA. || Can­tón de Ecua­dor, en la prov. de Tun­gu­ra­hua. Com­pren­de 20 pa­ rro­quias. Supera los 220.000 hab. || Ciu­dad de Ecua­dor, cab. de di­cho can­tón y cap. de la prov. de Tun­gu­ra­hua. 179.600 ha­bi­tan­tes. Fue des­trui­da varias veces por te­ rre­mo­tos, el último en 1949. Es la ciudad cuna de varios hombres ilustres entre los cuales se encuentran Juan Montalvo (gran ensayista del siglo XIX), Juan León Mera

76

Sierra de Ambato, Catamarca, Argentina. (autor de la letra del Himno Nacional del Ecuador) y Juan Benigno Vela Hervas. Esto último le valió el ser llamada la “Cuna de Los tres Juanes”. am­bay m Bot. Ár­bol ar­to­cár­peo de ho­jas me­di­ci­na­les que al­can­za una al­tu­ra de cin­co a diez me­tros. Cre­ce en Ar­gen­ti­na, Bra­sil y al­gu­nas re­gio­nes de Pa­ra­guay. Su ma­de­ra se em­plea en car­pin­te­ría.

|| m. Ai­re sua­ve que ro­dea los cuer­pos. || Me­dio en que se vi­ve o cir­cuns­tan­cias que ro­dean a las per­so­nas o co­ sas. || Pint. Efec­to de la pers­pec­ti­va aé­rea que fin­ge las dis­tan­cias y pres­ta cor­po­rei­dad a lo pin­ta­do. am­bi­gú (Del fr. am­bi­gu.) m. Co­mi­da, por lo ge­ne­ral noc­tur­na y con que se cu­bre de una vez la me­sa, com­ pues­ta de man­ja­res ca­lien­tes y fríos. || Lo­cal de un edi­fi­ cio des­ti­na­do a reu­nio­nes o es­pec­tá­cu­los pú­bli­cos, en el cual se sir­ven di­chos man­ja­res. am­bi­guo, gua (Del lat. am­bi­guus, de am­bi­ge­re, du­ dar.) adj. Que ad­mi­te dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes y pue­de dar mo­ti­vo a con­fu­sión, in­cer­ti­dum­bre o du­das. || Du­do­ so, in­cier­to. || Gram. Véa­se GÉ­NE­RO AM­BI­GUO. ám­bi­to (Del lat. am­bi­tus, de am­bi­res, ro­dear.) m. Pe­rí­ me­tro o con­tor­no de un es­pa­cio o lu­gar. || Es­pa­cio com­ pren­di­do den­tro de cier­tos lí­mi­tes. Am­bi­va­len­cia f. Ras­gos opues­tos, pe­ro de­sa­rro­lla­ dos igual­men­te. || Psic. Coe­xis­ten­cia de dos sen­ti­mien­ tos opues­tos. am­blar (Del lat. am­bu­la­re, an­dar.) intr. An­dar, co­mo la ji­ra­fa, mo­vien­do a un tiem­po el pie y la ma­no de un mis­mo la­do en lu­gar de mo­ver­los en cruz, co­mo su­ce­ de ge­ne­ral­men­te en los cua­drú­pe­dos. Las ca­ba­lle­rías apren­den tam­bién es­te mo­do de an­dar. || ant. Mo­ver el cuer­po lú­bri­ca­men­te. am­bleo (Del fr. flam­beau, ha­chón.) m. Ci­rio cu­yo pe­so es de ki­lo­gra­mo y me­dio, usa­do en cier­tos ser­vi­cios de la Igle­sia. || Can­de­le­ro en que se co­lo­ca es­te ci­rio. am­bli­go­ni­ta (Del gr. amblys, ob­tu­so y go­nía, án­gu­ lo.) f. Mi­ner. Fluo­fos­fa­to de li­ti­na, so­sa y alú­mi­na, que se mues­tra en ma­sas cris­ta­li­nas, blan­cas, o ver­do­sas. am­blio­pía (Del gr. ambl­yo­pía, de amblys, dé­bil y ops. vis­ta.) f. Med. De­bi­li­ta­ción de la vis­ta sin le­sión or­gá­ni­ ca del ojo. am­blior­nis f. Zool. Pá­ja­ro ori­gi­na­rio de Nue­va Gui­ nea, del ta­ma­ño del tor­do. Una de sus es­pe­cies se ca­ rac­te­ri­za por un lar­go pe­na­cho de plu­mas ana­ran­ja­das. am­bon Geog. Is­la de Ocea­nía si­tua­da en el ar­chi­pié­ la­go de las Mo­lu­cas. 1.000 km2. For­ma par­te de la Re­ pú­bli­ca de In­do­ne­sia y es la is­la más im­por­tan­te de ese gru­po. || C. cap. de la prov. Mo­lu­cas en la Re­pú­bli­ca de In­do­ne­sia. || Comuna francesa y estación balnearia situada en la Bretaña.

Ambay. am­be­res Geog. Pro­vin­cia de Bél­gi­ca. 2.867 km2; 1.673.023 hab. || Ciu­dad bel­ga. 466.203 hab., cap. de la pro­vin­cia ci­ta­da. Puer­to so­bre el río Es­cal­da. Cu­na de Ru­bens y de Van Dick. Po­see im­por­tan­tes fá­bri­cas de te­ji­dos de se­da, pa­ños, al­fom­bras, etc.

Vista parcial de la ciudad y puerto de Amberes, Bélgica. am­be­ri­no, na adj. Na­tu­ral de Am­be­res. Ú. t. c. s. am­bi­ción (Del lat. am­bi­tio, -onis, de am­bi­re, pre­ten­ der.) f. Pa­sión por lo­grar fa­ma, po­der, hon­ras o dig­ni­ da­des. am­bi­cio­nar (De am­bi­ción.) tr. De­sear ar­dien­te­men­ te al­go. am­bi­cio­so, sa (Del lat. am­bi­tio­sus.) adj. Que tie­ne am­bi­ción. Ú. t. c. s. || Que tie­ne an­sia o de­seo ve­he­ men­te de al­go. Ú. t. c. s. || Dí­ce­se de aque­llo en que se ma­ni­fies­ta la am­bi­ción. || fig. Aplí­ca­se a la hie­dra y otras plan­tas se­me­jan­tes que tre­pan a los ár­bo­les, pa­re­des, etc., abra­zán­do­se a ellos con te­na­ci­dad. am­bi­dex­tro, tra (Del lat. am­bi­dex­ter; de am­bo, am­bos y dex­ter, dies­tro.) adj. Que em­plea in­dis­tin­ta­men­ te cual­quie­ra de las dos ma­nos. am­bi­dies­tro, tra adj. Amér. Am­bi­dex­tro. am­bien­te (Del lat. am­biens, -en­tis, que ro­dea o cer­ ca.) adj. Dí­ce­se de cual­quier flui­do que ro­dea un cuer­po.

www.elbibliote.com

Ambón de la catedral de Rovello. Península amalfitana, Italia. am­bón (Del lat. am­bo, -onis.) m. Ca­da uno de los púl­ pi­tos que hay en al­gu­nas igle­sias a uno y otro la­do del al­tar ma­yor y des­de los cua­les se can­tan la epís­to­la y el evan­ge­lio. am­bos, bas (Del lat. am­bo.) adj. pl. El uno y el otro, los dos. || AM­BOS o AM­BAS, A DOS. Am­bos. am­bro­set­ti (juan bau­tis­ta) Biog. Na­tu­ra­lis­ta ar­gen­ti­no (1865-1917). Des­de muy jo­ven rea­li­zó nu­me­ ro­sos y fruc­tí­fe­ros via­jes de es­tu­dio, es­pe­cial­men­te en Mi­sio­nes, los va­lles Cal­cha­quíes y la Pu­na de Ata­ca­ma. A los vein­te años, pu­bli­có en un pe­que­ño vo­lu­men el re­

AMÉRICA

77 sul­ta­do de sus in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas en el te­rri­to­rio del Cha­co. Fue de­sig­na­do en el año 1906 di­rec­tor del Mu­seo Et­no­grá­fi­co de la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. Su per­se­ve­ran­te en­tu­sias­mo por los es­tu­dios ar­queo­ló­gi­cos y na­tu­ra­les le per­mi­tie­ron dar no­ta­ble im­pul­so a esa or­ga­ni­za­ción. Fi­gu­ran en­tre sus más des­ta­ca­das obras Cos­tum­bres y su­pers­ti­cio­nes en los va­lles cal­cha­quíes, La ci­vi­li­za­ción cal­cha­quí, Los mo­nu­men­tos me­ga­lí­ti­cos del va­lle del Ta­fí, Ma­te­ria­les pa­ra el es­tu­dio del fol­klo­re mi­sio­ne­ro, Los ce­ men­te­rios pre­his­tó­ri­cos del al­to Pa­ra­ná, Apun­tes pa­ra un fol­klo­re ar­gen­ti­no y Fau­na de En­tre Ríos. am­bro­sia (Del lat. am­bro­sia.) f. Am­bro­sía. am­bro­sía (Del gr. am­bro­sía, de ám­bro­tos, in­mor­tal, di­vi­no.) f. Bot. Plan­ta anual, com­pues­ta, de flo­res ama­ ri­llas en ra­mi­lle­te, fru­tos oblon­gos con una so­la se­mi­lla y ho­jas muy blan­cas y ve­llo­sas; es de olor sua­ve, gus­to agra­da­ble, aun­que amar­go y al­can­za de vein­te a trein­ta cen­tí­me­tros de al­tu­ra. || En mi­to­lo­gía, man­jar de los dio­ ses. || fig. Co­sa de­lei­to­sa al es­pí­ri­tu. || Cual­quier man­jar o be­bi­da de gus­to sua­ve o de­li­ca­do. am­bro­sia­no, na adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a San Am­bro­sio. Bi­blio­te­ca AM­BRO­SIA­NA; ri­to AM­BRO­SIA­ NO. || Véa­se CAN­TO AM­BRO­SIA­NO. am­bro­sio Ori­gen grie­go: “El in­mor­tal, el Di­vi­no”. am­bues­ta (Del célt. am­bi­bos­ta; de am­bí, am­bos y bos­ta, el hue­co de la ma­no.) f. Al­mor­za­da. am­bu­la­cro (Del lat. am­bu­la­crum, ar­bo­le­da pa­ra pa­ sear.) m. Lu­gar plan­ta­do de ár­bo­les en hi­le­ras si­mé­tri­cas; ala­me­da. || Zool. Ca­da uno de los ór­ga­nos am­bu­la­to­rios que so­bre­sa­len en los eri­zos de mar y en la ca­ra in­fe­rior de los bra­zos de las as­te­rias. am­bu­lan­cia (Del lat. am­bu­lans, -an­tis, am­bu­lan­te.) f. Hos­pi­tal de cam­pa­ña que si­gue los mo­vi­mien­tos de las tro­pas, a fin de pres­tar los pri­me­ros au­xi­lios a los he­ri­dos. || AM­BU­LAN­CIA DE CO­RREOS. Ofi­ci­na pos­tal que lle­van al­gu­nos tre­nes. || AM­BU­LAN­CIA FI­JA. La que per­ma­ne­ce en de­ter­mi­na­do lu­gar del cam­po de ba­ta­lla o de ma­nio­bras. || AM­BU­LAN­CIA VO­LAN­TE. La que lle­ga has­ta la lí­nea de fue­go.

Ambulancia militar. am­bu­lan­te (Del lat. am­bu­lans, -an­tis, p. a. de am­ bu­la­re, an­dar.) adj. Que va de una par­te a otra sin te­ner asien­to fi­jo. || Am­bu­la­ti­vo. || Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a la am­bu­lan­cia. || m. Em­plea­do de co­rreos que tie­ne a su car­go el ser­vi­cio de una am­bu­lan­cia. am­bu­lar (Del m. or. que am­blar.) intr. p. us. An­dar, ir de una a otra par­te (OBS. Es de uso co­mún en Amér.) am­bu­la­to­rio, ria (Del lat. am­bu­la­to­rius, que an­da.) adj. Que sir­ve pa­ra an­dar o ca­mi­nar. || Med. Dí­ce­se del mal que no es fi­jo, o que no obli­ga al pa­cien­te a guar­ dar ca­ma. ame­ba (Del gr. amoi­be, cam­bio.) Ami­ba. ame­ca Geog. Río de Mé­xi­co, en el est. de Ja­lis­co, lla­ ma­do tam­bién PI­JIN­TO. Des­cien­de de la sie­rra Ma­dre y pa­sa por la ciu­dad de su nom­bre. For­ma el lí­mi­te en­tre el ci­ta­do est. y el de Na­ya­rit y de­sem­bo­ca en el océa­no Pa­cí­fi­co, lue­go de re­co­rrer 230 km. || Mu­ni­ci­pio de Mé­ xi­co en el est. de Ja­lis­co. || Ciu­dad de Mé­xi­co, cab. de es­te mu­ni­ci­pio. ame­dran­tar tr. Ame­dren­tar. ame­dren­ta­dor, ra adj. Que ame­dren­ta. Ú. t. c. s. ameg­hi­no (car­los) Biog. Na­tu­ra­lis­ta ar­gen­ti­no na­ ci­do en 1865. Rea­li­zó fruc­tí­fe­ros via­jes de ex­plo­ra­ción en los te­rri­to­rios del sur y en la cos­ta atlán­ti­ca ar­gen­ ti­na. Co­la­bo­ró efi­caz­men­te con su her­ma­no Flo­ren­ti­no en la for­ma­ción de las va­lio­sas co­lec­cio­nes del Mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les de La Pla­ta, al que apor­tó mu­ chas es­pe­cies de ma­mí­fe­ros ex­tin­gui­dos. Fue di­rec­tor del Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de di­cha ciu­dad. Pu­bli­ có es­tu­dios en im­por­tan­tes re­vis­tas cien­tí­fi­cas. Mu­rió en 1936. || FLO­REN­TI­NO—. In­sig­ne na­tu­ra­lis­ta ar­gen­ti­no de fa­ma mun­dial na­cido el 18 de sep­tiem­bre de 1854 y muerto el 6 de agos­to de 1911. Cursó sus es­tu­dios se­cun­da­rios en Mer­ce­des, provincia de Bue­nos Ai­res, y,

a los 16 años, en­tró co­mo ayu­dan­te del di­rec­tor de la es­cue­la ele­men­tal del lu­gar, sien­do as­cen­di­do al po­co tiem­po a di­rec­tor. Mos­tró des­de muy jo­ven apa­sio­na­da in­cli­na­ción por el es­tu­dio de las cien­cias na­tu­ra­les, en es­pe­cial la et­no­gra­fía y la pa­leon­to­lo­gía. Efec­tuó nu­me­ ro­sas ex­ca­va­cio­nes en el sub­sue­lo ar­gen­ti­no y, ven­cien­ do enor­mes di­fi­cul­ta­des de or­den ma­te­rial, lle­gó por su pro­pio es­fuer­zo a reu­nir la ma­yor y más im­por­tan­te co­ lec­ción de fó­si­les co­no­ci­da en Amé­ri­ca. En 1878, hi­zo un via­je a Eu­ro­pa que le pro­por­cio­nó la opor­tu­ni­dad de ha­cer im­por­tan­tes es­tu­dios en di­ver­sos mu­seos, re­la­cio­ nán­do­se con los sa­bios eu­ro­peos. Re­gre­só a su pa­tria en 1881. Fue pro­fe­sor en las uni­ver­si­da­des de Cór­do­ba, Bue­nos Ai­res y La Pla­ta y se le de­sig­nó en 1902 co­mo di­rec­tor del Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Bue­nos Ai­res. En sus obras, ba­sa­das en las ideas evo­lu­cio­nis­tas de Lyell y Dar­win, es­tu­dió con gran de­te­ni­mien­to y ge­nial pe­ne­tra­ción las trans­for­ma­cio­nes geo­ló­gi­cas en Amé­ri­ca del Sur, ca­si des­co­no­ci­das has­ta ese mo­men­to. De gran im­por­tan­cia son tam­bién sus es­tu­dios pa­leon­to­ló­gi­cos, así co­mo su teo­ría acer­ca del ori­gen ter­cia­rio del hom­ bre ame­ri­ca­no. Sus pu­bli­ca­cio­nes de ca­rác­ter cien­tí­fi­co su­man 180 y fue­ron mu­chas de ellas tra­du­ci­das a los prin­ci­pa­les idio­mas. Fi­gu­ran en­tre las más des­ta­ca­das La an­ti­güe­dad del hom­bre en el Pla­ta; Fi­lo­ge­nia, en la que ex­po­ne prin­ci­pios de cla­si­fi­ca­ción trans­for­mis­ta ba­ sa­dos so­bre le­yes na­tu­ra­les y pro­por­cio­nes ma­te­má­ti­ cas; Con­tri­bu­ción al co­no­ci­mien­to de los ma­mí­fe­ros fó­si­ les de la República Ar­gen­ti­na; La for­ma­ción pam­pea­na; Geo­lo­gía, pa­leo­gra­fía, pa­leon­to­lo­gía; An­tro­po­lo­gía de la República Ar­gen­ti­na; y su obra pós­tu­ma, Ori­gen po­li­gé­ ni­co del len­gua­je. amel­co­char tr. Amér. Dar el pun­to es­pe­so de la mel­co­cha a un dul­ce. Ú. t. c. r. amel­ga f. Fa­ja de te­rre­no que mar­ca el la­bra­dor en una ha­za pa­ra sem­brar con igual­dad y pro­por­ción. amel­ga­do, da p. p. de AMEL­GAR. || adj. Dí­ce­se del sem­bra­do que ha na­ci­do con al­gu­na de­si­gual­dad. amel­gar (De a y miel­ga, amel­ga.) tr. Ha­cer de dis­tan­ cia en dis­tan­cia, sur­cos pro­por­cio­na­dos pa­ra sem­brar con igual­dad. ame­lo (Del lat. ame­llus.) m. Bot. Plan­ta pe­ren­ne, com­pues­ta, de flo­res gran­des, azu­les y en su cen­tro ama­ri­llas. Es plan­ta de ador­no, tie­ne ta­llo rec­to, ho­jas lan­ceo­la­das y en­te­ras y al­can­za de cin­cuen­ta a se­sen­ta cen­tí­me­tros de al­tu­ra. ame­lo­co­to­na­do, da adj. Que se pa­re­ce al me­ lo­co­tón. ame­lo­na­do, da adj. De for­ma o fi­gu­ra de me­lón. amem­bri­lla­do, da adj. Que se pa­re­ce en al­go al mem­bri­llo. amén (Del hebr. amen, así sea, así es.) Voz que se di­ce al fi­nal de las ora­cio­nes de la Igle­sia. || Em­pléa­se pa­ra ma­ni­fes­tar con­sen­ti­mien­to o vi­vo de­seo de que ocu­rra lo que se di­ce. Ú. t. c. s. m. || Véa­se SA­CRIS­TÁN, VO­TO DE AMÉN. || EN UN DE­CIR AMÉN. frs. fig. y fam. En un ins­tan­te, en bre­ví­si­mo es­pa­cio de tiem­po. || LLE­VAR­LE a uno EL AMÉN. frs. fig. y fam. Chi­le. Ma­ni­fes­tar asen­so a cuan­to di­ce. amén (De la loc. a me­nos.) adv. m. Ex­cep­to, a ex­cep­ ción. || adv. c. A más, ade­más. ame­na­zar (De a y me­na­zar.) tr. Dar a en­ten­der que se quie­re ha­cer al­gún mal a otro || fig. Anun­ciar, pre­sa­ giar al­gu­na co­sa ma­la o de­sa­gra­da­ble, dar in­di­cios de su in­mi­nen­cia. Ú. t. c. intr. || ant. fig. Guiar, con­du­cir el ga­na­do. amen­guar (De a y men­gua.) tr. Dis­mi­nuir, me­nos­ca­ bar || fig. In­fa­mar, bal­do­nar, des­hon­rar. ame­ni­zar tr. Ha­cer ame­no al­gún si­tio. || fig. Ha­cer ame­na al­gu­na co­sa. ame­no, na (Del lat. amoe­nus.) adj. Pla­cen­te­ro, gra­to, de­lei­ta­ble por su fron­do­si­dad y her­mo­su­ra. Va­lle, jar­dín AME­NO. || fig. Dí­ce­se tam­bién de las per­so­nas y co­sas que de­lei­tan y re­crean apa­ci­ble­men­te. Tra­to, es­ti­lo AME­ NO; con­ver­sa­ción, lec­tu­ra AME­NA. ame­no­rrea (Del gr. a, priv., men, mes y reo, fluir.) f. Pat. Su­pre­sión del flu­jo mens­trual. amen­tá­ceo, a adj. Bot. Dí­ce­se de las plan­tas que tie­nen las flo­res en amen­to; co­mo el ro­ble, el sau­ce, el abe­dul y el cho­po. || f. pl. Bot. Or­den de es­tas plan­tas. amen­tar (Del lat. amen­ta­re.) tr. Atar o ti­rar con amien­to. amen­to (Del lat. amen­tum.) m. Amien­to. || Bot. Es­pi­ga com­pues­ta de flo­res de un mis­mo se­xo y ar­ti­cu­la­das por su ba­se, co­mo la del ave­lla­no. ameos (De ami.) m. Bot. Plan­ta um­be­lí­fe­ra, aro­mo­sa, de flo­res blan­cas y fru­to oval, com­pri­mi­do, cu­yas se­mi­ llas, ne­gruz­cas y aro­má­ti­cas, se han em­plea­do en me­di­ ci­na co­mo diu­ré­ti­cas. || Se­mi­lla de es­ta plan­ta. ame­ren­ga­do, da adj. Pa­re­ci­do o se­me­jan­te al me­ ren­gue.

www.elbibliote.com

A

América del Norte. Puente de Brooklyn, Nueva York, EE. UU.

América del Sur. Machu Picchu, Cuzco, Perú.

América del Sur. Cataratas del Iguazú, Misiones, Argentina. amé­ri­ca Geog. El se­gun­do con­ti­nen­te por su su­per­ fi­cie, 42.056.050 km2. Supera los 910 millones de habitantes en la actualidad. Es­tá for­ma­do por dos gran­des sub­con­ti­nen­tes, Amé­ri­ca del Nor­te y Amé­ri­ca del Sur, uni­ dos por un pe­que­ño ist­mo que con­for­ma Amé­ri­ca Cen­ tral in­te­gra­da ade­más por una se­rie de is­las: las An­ti­llas. Tan­to Amé­ri­ca del Nor­te co­mo Amé­ri­ca del Sur mues­tran sus re­lie­ves más an­ti­guos al es­te, en tan­to las re­gio­nes mo­der­nas ter­cia­rias se ex­tien­den al oes­te con el nom­bre de Ma­ci­zo Ple­ga­do del Oes­te (ca­de­na de la Cos­ta, me­ se­tas In­te­rio­res y Ro­ca­llo­sas) o cor­di­lle­ra de los An­des en Amé­ri­ca Cen­tral y del Sur. La ma­yor al­tu­ra de Amé­ri­ca se en­cuen­tra en Ar­gen­ti­na y es el ce­rro Acon­ca­gua (6959 m). Las lla­nu­ras, de gran de­sa­rro­llo en Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­ dos, cuen­tan con re­cur­sos fo­res­ta­les y agro­pe­cua­rios: se tra­ta de las lla­nu­ras Ár­ti­ca, Cen­tral o del Mi­si­si­pí, Atlán­ti­ca y del gol­fo de Mé­xi­co. En Amé­ri­ca del Sur se des­ta­can las lla­nu­ras del Ori­no­co y Ama­zo­nas, de gran ri­que­za flo­rís­ ti­ca y su­ma­man­te ame­na­za­das por la ac­ti­vi­dad hu­ma­na. Al sur se ex­tien­de la lla­nu­ra cha­co pam­pea­na. Su sec­tor me­ri­dio­nal se des­ta­ca por coin­ci­dir con una de las re­gio­ nes agrí­co­las más im­por­tan­tes de Ar­gen­ti­na: la Pam­pa. Los ríos más im­por­tan­tes son el San Lo­ren­zo que de­sa­ gua la cuen­ca de los Gran­des La­gos (Su­pe­rior, Mi­chi­gan, Hu­ron, Erie y On­ta­rio) uno de las más in­dus­tria­li­za­das del pla­ne­ta, com­par­ti­da por Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos. El Mi­si­si­pí y el Mi­su­rí tam­bién per­te­ne­cen a la cuen­ca del Atlán­ti­co co­mo ca­si to­dos los ríos ame­ri­ca­nos de im­por­ tan­cia: Gran­de, Ori­no­co, Ama­zo­nas y el sis­te­ma del Pla­ta, in­te­gra­do por los ríos Pa­ra­guay, Pa­ra­ná, Uru­guay y to­ dos sus afluen­tes que de­sem­bo­can en el río de la Pla­ta. Si ex­cep­tua­mos la re­gión mon­ta­ño­sa oc­ci­den­tal que se des­ta­ca por su atem­pe­ra­do cli­ma lle­gan­do has­ta el frío de al­tu­ra con cum­bres eter­na­men­te ne­va­das, el do­mi­nio del frío ni­val de la cos­ta ár­ti­ca se trans­for­ma en tem­pla­ do a sub­tro­pi­cal y tro­pi­cal en las pe­nín­su­las de Flo­ri­da y Ca­li­for­nia, en Amé­ri­ca Cen­tral y el nor­te de Amé­ri­ca del Sur. En la lla­nu­ra ama­zó­ni­ca el cli­ma es su­be­cua­to­rial y ecua­to­rial pa­ra tor­nar­se sub­tro­pi­cal en el no­res­te de Ar­ gen­ti­na y lue­go tem­pla­do en la lla­nu­ra pam­pea­na. Des­de la cos­ta de Pe­rú has­ta la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na se ex­tien­de la dia­go­nal ári­da su­da­me­ri­ca­na. La po­bla­ción de ori­gen an­glo­sa­jón en Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos se dis­tin­gue de la la­ti­na en el res­to de Amé­ri­ca con ele­va­dí­si­mo por­cen­ta­ je de ame­rin­dios, po­bla­ción na­ti­va del gru­po co­bri­zo cu­ya mez­cla con el con­quis­ta­dor dio lu­gar a lo que mu­chos an­ tro­pó­lo­gos de­no­mi­nan mes­ti­zoa­mé­ri­ca. Desde fines del

A

AMÉRICA LATINA

siglo XIX, los países de América buscaron conformar un sistema de unidad panamericana que resultó en la creación de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1948. Desde fines del siglo XX, los países de América han sumado esfuerzos para integrarse subregionalmente en diversas instancias como el NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), el Mercosur (Mercado Común del Sur), la Comunidad Andina de Naciones (CAN), el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA) y el Caricom (Comunidad Caribeña). amé­ri­ca la­ti­na Geog. Véa­se IBE­ROA­MÉ­RI­CA. ame­ri­ca­na f. Pren­da de ves­tir muy pa­re­ci­da a la cha­ que­ta, pe­ro más lar­ga que és­ta. ame­ri­ca­nis­mo m. Vo­ca­blo o gi­ro pro­pio de los ame­ ri­ca­nos y par­ti­cu­lar­men­te de los de ha­bla es­pa­ño­la. || Sim­pa­tía o ad­mi­ra­ción por las co­sas de Amé­ri­ca. ame­ri­ca­nis­ta adj. Re­la­ti­vo a las co­sas de Amé­ri­ca. || com. Quien cul­ti­va y es­tu­dia las len­guas y an­ti­güe­da­ des de Amé­ri­ca. ame­ri­ca­ni­zar tr. Co­mu­ni­car y ha­cer ex­ten­si­vas las cos­tum­bres y la ci­vi­li­za­ción ame­ri­ca­na. Ú. t. c. r. || Asi­mi­lar al ca­rác­ter ame­ri­ca­no al­gún vo­ca­blo o cos­tum­bre. || Cu­ ba. Ad­qui­rir há­bi­tos pe­cu­lia­res de los nor­tea­me­ri­ca­nos. ame­ri­ca­no, na adj. Na­tu­ral de Amé­ri­ca. Ú. t. c. s. || Per­te­ne­cien­te a es­ta par­te del mun­do. || Véa­se CA­LEN­ DA­RIO AME­RI­CA­NO. ame­ri­cio m. Quím. Ele­men­to quí­mi­co des­cu­bier­to en 1945. Símb., Am.: n. at. 95; p. at. 243. amé­ri­co, ca adj. de­sus. Ame­ri­ca­no. ame­rin­dio, dia adj. Abo­ri­gen ame­ri­ca­no. Ú. t. c. s. ame­rin­do, da adj. Ame­rin­dio. Ú. t. c. s. ame­ri­tar intr. Amér. Ha­cer mé­ri­to, me­re­cer. || tr. Col, Cu­ba y Ec. Dar mé­ri­to. ame­ri­zar intr. Gal. por AMA­RAR. amers­foort Geog. Ciu­dad de Paí­ses Ba­jos, en la pro­vin­cia de Utrecht.134.904 hab. Te­ji­dos. ames­ti­za­do, da adj. Que ti­ra a mes­ti­zo; se­me­jan­te o pa­re­ci­do a él en el co­lor y fac­cio­nes. ame­ta­la­do, da adj. Se­me­jan­te al me­tal. || So­no­ro co­mo me­tal; de buen tim­bre. ame­tra­lla­do­ra (De ame­tra­llar.) f. Má­qui­na de gue­rra que dis­pa­ra con ex­traor­di­na­ria ra­pi­dez pro­yec­ti­ les de fu­sil.

78 pa­ra la fa­bri­ca­ción de man­te­les y ob­je­tos se­me­jan­tes, que lim­pia­ban so­me­tién­do­los a la ac­ción del fue­go. Hoy se usa pa­ra ha­cer pa­pe­les y me­chas in­com­bus­ti­bles, te­cha­dos, ma­te­ria­les ais­lan­tes del ca­lor pa­ra re­cu­brir tu­ be­rías, jun­tu­ras, cal­de­ras, etc. Abun­da en Ita­lia, Ru­sia, Ca­na­dá y Fin­lan­dia.

Vulcanólogo con traje de amianto. ami­ba (Del gr. amoi­bé, fer­men­ta­ción.) f. Zool. Pro­to­ zoo ri­zó­po­do cu­yo cuer­po es­tá des­pro­vis­to de cu­tí­cu­la y emi­te seu­dó­po­dos. De las nu­me­ro­sas es­pe­cies co­no­ ci­das unas son pa­rá­si­tas de los ani­ma­les, otras vi­ven en el agua y al­gu­nas en la tie­rra hú­me­da. || f. pl. Zool. Or­den de es­tos pro­to­zoos. ami­boi­deo, a (De ami­bo y del gr. eî­dos, for­ma.) adj. Fi­siol. Dí­ce­se de las de­for­ma­cio­nes y mo­vi­mien­tos ac­ti­ vos que pre­sen­tan los ele­men­tos ana­tó­mi­cos ce­lu­la­res, a se­me­jan­za de los que pue­den ob­ser­var­se en las ami­bas. || Zool. Se­me­jan­te en sus mo­vi­mien­tos a las ami­bas. ami­cis (ed­mun­do de) Biog. Li­te­ra­to y mo­ra­lis­ta ita­ lia­no (1846-1908) nacido en Oneglia (Liguria). Es­tu­dió la ca­rre­ra mi­li­tar y se gra­duó como ofi­cial en 1865. Pos­te­ rior­men­te, pi­dió el re­ti­ro del ejér­ci­to y se de­di­có a sus tra­ba­jos li­te­ra­rios. Vi­da mi­li­tar, su pri­me­ra obra, le con­ quis­tó pron­ta po­pu­la­ri­dad; lue­go si­guie­ron Re­cuer­dos de 1870-1871, Re­tra­tos li­te­ra­rios, So­cia­lis­mo y pa­tria, El so­cia­lis­mo en fa­mi­lia, Los ami­gos y va­rios li­bros de sus via­jes por ca­si to­dos los paí­ses de Eu­ro­pa. Co­ra­zón, dia­rio de un alum­no de ter­cer cur­so de las es­cue­las mu­ ni­ci­pa­les ita­lia­nas, ha si­do y si­gue sien­do su obra más leí­da en to­do el mun­do. ami­da Mit. Uno de los cin­co Bu­das eter­nos de Ja­pón, que per­so­ni­fic ­ a la pre­di­ca­ción, la ca­ri­dad, la fe y el amor al Bu­da Su­pre­mo.

Soldado con ametralladora. ame­yal m. Méx. Po­zo abier­to jun­to a un es­tan­que pa­ ra fil­trar su agua. amé­za­ga (car­los ger­mán) Biog. Poe­ta y dra­ma­ tur­go pe­rua­no (1862-1906). Sus obras prin­ci­pa­les son Cac­tus, La in­va­sión y Los ni­ños (poe­sías). En pro­sa, pu­ bli­có su es­tu­dio crí­ti­co Poe­tas mexicanos y las co­me­dias El su­pli­cio de An­te­que­ra, El juez del cri­men, Ca­sa­mien­to y mos­ta­za y La es­qui­na de mer­ca­de­res. || JUAN JO­SÉ DE—. Ju­ris­con­sul­to y es­ta­dis­ta uru­gua­yo (1881-1956), pro­fe­sor de de­re­cho pe­nal y de de­re­cho ci­vil. En 1942 fue ele­gi­do pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca para el pe­río­do 1943-1947. Es au­tor de En­se­ñan­za del de­re­cho ci­vil, Cul­pa aqui­lia­na, Nu­li­dad en de­re­cho y otros es­tu­dios re­ la­ti­vos a su es­pe­cia­li­dad. amia (Del lat. amia.) f. LA­MIA. amia­no mar­ce­li­no Biog. His­to­ria­dor la­ti­no (340400). Es­cri­bió His­to­ria de los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos des­de Ner­va has­ta Va­len­ti­nia­no, que se dis­tin­gue por su im­par­cia­li­dad. amian­to (Del lat. amían­tus y és­te del gr. amian­tos, sin man­cha.) m. Mi­ne­ral blan­co, de tex­tu­ra fi­bro­sa y fle­xi­ ble y as­pec­to se­do­so, cons­ti­tui­do por un si­li­ca­to de cal, alú­mi­na y hie­rro, con el que se ha­cen te­ji­dos in­com­bus­ ti­bles. § El amian­to es una va­rie­dad del as­bes­to y se pre­sen­ta en fi­la­men­tos muy su­ti­les y fá­ci­les de se­pa­rar, fle­xi­bles, elás­ti­cos, na­ca­ra­dos, que pue­den hi­lar­se y te­ jer­se. Los an­ti­guos lo em­plea­ron pa­ra ha­cer su­da­rios en que en­vol­vían los ca­dá­ve­res cu­yas ce­ni­zas de­sea­ban con­ser­var des­pués de la cre­ma­ción y a mo­do de lien­zo

Amida. Escultura de madera dorada de Jôchô. amiel (en­ri­que fe­de­ri­co) Biog. Es­cri­tor y psi­có­lo­ go sui­zo na­ci­do en Gi­ne­bra en 1821 y muer­to en 1881. Fue pro­fe­sor de Es­té­ti­ca y Fi­lo­so­fía, dis­tin­guién­do­se por la vas­te­dad de sus co­no­ci­mien­tos. Tí­mi­do en ex­tre­mo, lle­vó una vi­da aus­te­ra y con­cen­tra­da, censurándose a sí mismo al no atre­ver­se a rea­li­zar la obra que de su ta­len­to se po­dría es­pe­rar. Fru­to de es­ta lu­cha con­si­go es su Dia­rio ín­ti­mo (pu­bli­ca­do des­pués de su muer­te), sin­ce­ra ex­po­si­ción de su al­ma ator­men­ta­da que sir­vió a nu­me­ro­sos psi­có­lo­gos mo­der­nos pa­ra ha­cer in­te­re­san­ tes es­tu­dios so­bre la ti­mi­dez. Pu­bli­có, ade­más, Gra­nos de mi­jo, Pen­sie­ros, Ro­man­ce­ro his­tó­ri­co, Es­tu­dio so­bre Ma­da­me de Staël, etc.

www.elbibliote.com

amiens Geog. C. de Fran­cia, cap. del dep. de Som­me y cap. de la Pic­car­dia. 145.501 hab. Her­mo­sa ca­te­dral gó­ti­ca. amien­to (De amen­to.) m. Co­rrea que ser­vía pa­ra ase­ gu­rar la ce­la­da y que se ata­ba por de­ba­jo de la bar­ba. || Co­rrea con que se ata­ba el cal­za­do. || Co­rrea que se uti­li­za­ba pa­ra atar por el me­dio las la­nas o fle­chas pa­ra arro­jar­las. ami­ga (Del lat. ami­ca.) f. Con­cu­bi­na o man­ce­ba. || Maes­tra de es­cue­la de ni­ñas. || Es­cue­la de ni­ñas. ami­ga f. AMI­GA DE NO­CHE. Bot. Plan­ta bul­bo­sa de her­mo­sas flo­res aro­má­ti­cas. ami­ga­bi­li­dad (De ami­ga­ble.) f. Dis­po­si­ción na­tu­ral pa­ra con­traer amis­ta­des. ami­ga­ble (Del lat. ami­ca­bi­li­tis.) adj. Afa­ble y que in­vi­ta a la amis­tad. || Ha­blan­do de co­sas, amis­to­so. || fig. Que tie­ne con­for­mi­dad o unión con otra co­sa. || For. Véa­se AMI­GA­BLE COM­PO­NE­DOR. ami­ga­ja­do, da adj. ant. He­cho mi­ga­jas. ami­gar (Del lat. ami­ca­re.) tr. Amis­tar. Ú. t. c. r. || r. Aman­ce­bar­se. amíg­da­la (Del lat. amyg­da­la y és­te del gr. amyg­da­le, al­men­dra, por la for­ma.) f. Anat. Ca­da una de las dos glán­du­las de co­lor ro­jo que el hom­bre y al­gu­nos ani­ma­ les tie­nen a ca­da la­do de la en­tra­da de la fa­rin­ge. amig­da­lá­ceo, a (Del lat. amyg­da­la­ceus, pro­pio de la al­men­dra.) adj. Bot. Dí­ce­se de ár­bo­les o ar­bus­tos, li­sos o es­pi­no­sos, de ho­jas al­ter­nas y sen­ci­llas, flo­res pre­co­ces, so­li­ta­rias o en co­rim­bo y fru­to dru­pá­ceo con hue­so que en­cie­rra una al­men­dra por se­mi­lla, co­mo el en­dri­no, el ce­re­zo, el ci­rue­lo, etc. Ú. t. c. s. || f. pl. Bot. Fa­mi­lia de es­tas plan­tas. amig­da­li­na (Del lat. amyg­da­li­nus, de al­men­dra.) f. Quím. Glu­có­si­do cris­ta­li­za­ble con­te­ni­do en las al­men­ dras amar­gas. amig­da­li­tis f. Pat. In­fla­ma­ción de las amíg­da­las. amig­da­loi­de (Del gr. amyg­da­le, al­men­dra y eî­dos, for­ma.) adj. Mi­ner. Aplí­ca­se a las ro­cas de for­ma­ción vol­cá­ni­ca que con­tie­nen cuer­pos pe­que­ños y de co­lor blan­co en for­ma de al­men­dras y que es­tán cons­ti­tui­dos por cal­ce­do­nias, ága­tas y es­pa­tos ca­li­zos. amig­da­ló­to­mo (Del gr. amyg­da­le, al­men­dra y por se­me­jan­za, amig­da­la y to­mê, cor­te.) m. Cir. Ins­tru­men­to que se em­plea en la ex­tir­pa­ción de las amíg­da­las. ami­go, ga (Del lat. ami­cus.) adj. Que tie­ne amis­tad. Ú. t. c. s. || Amis­to­so. || fig. Que gus­ta de al­gu­na co­sa. || Poét. Di­cho de co­sas ma­te­ria­les, be­nig­no, be­né­fic ­ o, gra­to. || Arit. Vea­se NÚ­ME­ROS AMI­GOS. || m. Hom­bre aman­ce­ba­do. || Em­pléa­se co­mo tra­ta­mien­to afec­tuo­so, aun­que no exis­te ver­da­de­ra amis­tad. || Min. Pa­lo que se po­ne atra­ve­sa­do en la pun­ta del cin­te­ro o ti­ra y en el cual se mon­tan las ope­ra­cio­nes pa­ra ba­jar y su­bir por los po­ zos. || Véa­se CA­RA DE PO­COS AMI­GOS. ami­go­te m. aum. fam. de Ami­go. ami­lá­ceo, a (Del lat. amy­lum, al­mi­dón.) adj. Que con­ tie­ne al­mi­dón. ami­la­nar (De a y mi­la­no.) tr. fig. Ame­dren­tar, cau­sar tal mie­do a uno, que que­de atur­di­do y sin ac­ción. || Ha­ cer caer de áni­mo || r. Aco­bar­dar­se, aba­tir­se, caer de áni­mo. ami­la­sa (Del gr. ámy­lon, fé­cu­la.) f. Cual­quie­ra de los fer­men­tos que con­vier­ten el ami­dón en azú­car. amíl­car bar­ca Biog. Ge­ne­ral car­ta­gi­nés, pa­dre de Aní­bal. Com­ba­tió con­tra los ro­ma­nos du­ran­te la Pri­me­ ra Gue­rra Pú­ni­ca y con­quis­tó par­te de Es­pa­ña, don­de mu­rió en 228 a. C. Fue fun­da­dor de Bar­ci­no, la ac­tual Bar­ce­lo­na. amí­li­co (Del gr. ámy­lon, fé­cu­la.) Quím. Véa­se AL­CO­ HOL AMÍ­LI­CO. Ú. t. c. s. ami­lla­rar (De a y mi­llar.) tr. En Es­pa­ña, re­gu­lar los bie­nes de for­tu­na de los ve­ci­nos de un pue­blo pa­ra re­par­tir las con­tri­bu­cio­nes en pro­por­ción al cau­dal de ca­da uno. ami­llo­na­do, da adj. Arre­gla­do o su­je­to a la an­ti­gua con­tri­bu­ción de mi­llo­nes. || Muy ri­co o acau­da­la­do. ami­lo (Del gr. ámy­lon, fé­cu­la.) m. Quím. Ra­di­cal del al­co­hol amí­li­co, cu­ya exis­ten­cia se ad­mi­te en to­dos los de­ri­va­dos de és­te. Fór­mu­la quí­mi­ca: C2H11. ami­loi­de (De ami­lo y el gr. eî­dos, for­ma.) adj. Anat. Dí­ce­se de los grá­nu­los de apa­rien­cia cris­ta­li­na, com­ pues­tos de ca­pas con­cén­tri­cas, que se en­cuen­tran en los ple­xos co­roi­des y en la sus­tan­cia de los cen­tros ner­vio­sos. ami­loi­deo, a (Del gr. ámy­lon, fé­cu­la y eî­dos, for­ma.) adj. Se­me­jan­te al ami­dón. amín (Del ár. amín.) m. En Ma­rrue­cos, fun­cio­na­rio re­ cau­da­dor, pa­ga­dor y ad­mi­nis­tra­dor de los fon­dos y bie­ nes del go­bier­no. ami­na f. Quím. Nom­bre con que se de­sig­na un gru­po de cuer­pos com­pues­tos de ca­rác­ter bá­si­co que se ob­

AMOR

79 tie­nen del amo­nía­co, por sus­ti­tu­ción par­cial o to­tal del hi­dró­ge­no por ra­di­ca­les po­si­ti­vos. Ami­noá­ci­do m. Biol. Sus­tan­cia quí­mi­ca or­gá­ni­ca en cu­ya mo­lé­cu­la exis­ten la fun­ción ami­na y la car­bo­xí­li­ca, o sea, la de áci­do or­gá­ni­co. ami­no­rar tr. Mi­no­rar. ami­rí adj. Dí­ce­se de ca­da uno de los des­cen­dien­tes de Al­man­zor ben Abiá­mir, que al di­sol­ver­se el ca­li­fa­to cor­do­ bés fun­da­ron en el le­van­te de Es­pa­ña rei­nos de tai­fas o ré­gu­los, a prin­ci­pios del si­glo XI de nues­tra era. Ú. t. c. s. amí­ri­da (Del gr. ámy­ros, sin per­fu­me.) m. Bot. Plan­ ta ori­gi­na­ria de las An­ti­llas que cons­ti­tu­ye el gé­ne­ro ti­po de la fa­mi­lia de las ami­ri­dá­ceas. Tie­ne flo­res re­gu­la­res, her­ma­fro­di­tas o po­lí­ga­mas y re­cep­tá­cu­lo cor­to, con­ve­ xo y có­ni­co. amis­tad (Del b. lat. ami­ci­tas, -atis y és­te del lat. ami­ cus, ami­go.) f. Afec­to pu­ro y de­sin­te­re­sa­do, ge­ne­ral­men­ te re­cí­pro­co, que tie­ne su ori­gen y se arrai­ga con el tra­to. || Aman­ce­ba­mien­to. || Fa­vor, mer­ced. || Di­cho de co­sas, co­ne­xión afi­ni­dad. || ant. Pac­to de amis­tad. || Ga­na o de­ seo de al­gu­na co­sa. || pl. Con­jun­to de las per­so­nas con quie­nes se tie­ne amis­tad. || HA­CER LAS AMIS­TA­DES. rs. fam. Re­con­ci­liar­se los que es­ta­ban re­ñi­dos. || ROM­PER LAS AMIS­TA­DES. frs. Eno­jar­se los que eran ami­gos. amis­tar tr. Unir en amis­tad. Ú. t. c. r. || Re­con­ci­liar a los que es­tán ene­mis­ta­dos. Ú. t. c. r. ami­to (De lat. amic­tus; de ami­ci­re; cu­brir.) m. Lien­zo fi­no, co­mo de una va­ra cua­dra­da y con una cruz en me­ dio, que el sa­cer­do­te se po­ne de­ba­jo del al­ba, so­bre la es­pal­da y los hom­bros, pa­ra ce­le­brar los ofi­cios di­vi­nos. am­man Geog. Cap. de Jor­da­nia, al NE del mar Muer­ to. 1.919.000 hab. Es la an­ti­gua FI­LA­DEL­FIA; RAB­BATH AM­MON en la Bi­blia.

Amman. Mezquita de la época otomana. Jordania. am­ma­na­ti (bar­to­lo­mé) Biog. Es­cul­tor y ar­qui­tec­to italiano que di­ri­gió los tra­ba­jos de cons­truc­ción del pa­ la­cio Pit­ti, en Flo­ren­cia. De­jó tam­bién ad­mi­ra­bles mo­nu­ men­tos (1511-1592).

am­nis­tía (Del gr. am­nes­tía, ol­vi­do.) f. Ol­vi­do de los de­ li­tos po­lí­ti­cos con­ce­di­dos por la ley. am­nis­tiar tr. Con­ce­der am­nis­tía. amo (De ama.) m. Se­ñor o ca­be­za de la ca­sa o fa­mi­lia. || Due­ño o po­see­dor de al­go. || El que tie­ne cria­dos, res­ pec­to de és­tos. || Ca­pa­taz, ma­yo­ral. || Per­so­na de gran as­cen­dien­te o pre­do­mi­nio so­bre otras. || ant. Ayo. amo­blar tr. Amue­blar. amo­di­ta (Del lat. am­mo­di­tes y és­te del gr. am­mo­di­ tes, de am­mos, are­na y dy­tes, que se su­mer­ge.) f. ALI­ CAN­TE. amo­do­rra­do, da adj. So­ño­lien­to, ador­me­ci­do o que tie­ne mo­do­rra. amo­do­rrar­se r. Caer en mo­do­rra. amó­dro­mo m. Zool. Pá­ja­ro ame­ri­ca­no que vi­ve a ori­llas del mar o de los ríos y se ali­men­ta de mo­lus­cos y pe­ce­ci­llos. Es de ta­lla pe­que­ña y cons­tru­ye su ni­do en el sue­lo. amó­fi­lo, la (Del gr. amm­mos, are­na y phi­lein, amar.) adj. Hist. Nat. Que na­ce y ha­bi­ta en lu­ga­res are­no­sos. || Zool. Gé­ne­ro de hi­me­nóp­te­ros de la fa­mi­lia de los ca­ bro­ni­nos, que vi­ven en te­rre­nos are­no­sos y se ali­men­tan de oru­gas. Com­pren­de es­te gé­ne­ro nu­me­ro­sas es­pe­ cies que ha­bi­tan en su ma­yor par­te en la re­gión de los tró­pi­cos. amo­hi­nar tr. Cau­sar mo­hi­na o en­fa­do. Ú. t. c. r. amo­ja­mar tr. Ha­cer mo­ja­ma. || r. Ace­ci­nar. amo­jo­nar tr. Se­ña­lar con mo­jo­nes los lí­mi­tes de una pro­pie­dad o de un te­rri­to­rio ju­ris­dic­cio­nal. amok (Del ma­la­yo amoq, lo­cu­ra.) m. En­fer­me­dad ner­ vio­sa pe­cu­liar de los ma­la­yos, que pro­du­ce al­te­ra­cio­nes vi­sua­les y ac­ce­sos ho­mi­ci­das. amol (Del m. or. que amo­le.) m. Guat. y Hond. Bot. Plan­ta sa­pin­dá­cea, de tron­co y ra­mas sar­men­to­sas, que ma­cha­ca­da se em­plea pa­ra in­fic ­ io­nar el agua y en­ton­ te­cer a los pe­ces. amo­la­du­ra f. Ac­ción y efec­to de amo­lar. || pl. Are­ni­ llas y frag­men­tos muy pe­que­ños que sal­tan de la pie­dra al tiem­po de amo­lar. amo­lar (Del lat. ad y mo­la, mue­la.) tr. Afi­lar o agu­zar en la mue­la un ar­ma o ins­tru­men­to. || fig. En­fla­que­cer, adel­ga­zar. || fig. y fam. En­fa­dar, mo­les­tar con per­ti­na­cia. amol­dar tr. Ajus­tar al mol­de una co­sa. Ú. t. c. r. || fig. Por ext. dar a al­go la for­ma pro­pia o con­ve­nien­te.Ú. t. c. r. || Ajus­tar a una re­gla de­ter­mi­na­da de la con­duc­ta de al­guien. Ú. m. c. r. || ant. Mar­car el ga­na­do la­nar. amo­le (Del mex. amu­lli, ja­bón.) m. Nom­bre que dan en Mé­xi­co a di­ver­sas plan­tas cu­yas raí­ces se usan co­ mo ja­bón. amo­llar (De a y mue­lle, flo­jo.) intr. De­sis­tir, ce­der, aflo­jar. || tr. Mar. Aflo­jar o sol­tar la es­co­ta u otro ca­bo. Ú. t. c. intr. amo­llen­tar (De a y mo­llen­tar.) tr. Ha­cer blan­da una co­sa. || ant. fig. Afe­mi­nar. Usá­ba­se t. c. r. amo­lle­ta­do, da adj. Que tie­ne fi­gu­ra de mo­lle­te. amo­má­ceo, a (De amo­mo.) adj. Bot. Dí­ce­se de plan­ tas mo­no­co­ti­le­dó­neas, de la fa­mi­lia de las cin­gi­be­rá­ceas, cu­yo ti­po es el amo­mo. Ú. t. c. s. || f. pl. Bot. Gru­po de es­tas plan­tas. amo­mo (Del lat. amo­mon.) m. Bot. Plan­ta cin­gi­be­rá­ cea in­ter­tro­pi­cal de raíz ras­tre­ra, ho­jas ao­va­das y fru­to en cáp­su­las tri­lo­cu­la­res con se­mi­llas aro­má­ti­cas y de sa­bor muy acre, que se usan en me­di­ci­na. || Se­mi­lla de es­ta plan­ta. amón Mit. Dios egip­cio, ado­ra­do en Te­bas. Fue con­ si­de­ra­do el más po­de­ro­so de los dio­ses y cons­tru­yó el tem­plo más gran­de y sun­tuo­so de la ciu­dad.

Palacio Pitti, obra ampliada por Bartolomé Ammanati. am­ne­sia (Del gr. am­ne­sía; de a, priv. y mne­sis, re­cuer­ do.) f. Pat. Pér­di­da o de­bi­li­dad con­si­de­ra­ble de la me­mo­ ria, cau­sa­da por de­cre­pi­tud o de­sor­den ce­re­bral. am­ne­sía­co, ca adj. Am­né­si­co. Ú. t. c. s. am­né­si­co, ca adj. Que pa­de­ce am­ne­sia. am­ní­co­la adj. Hist. Nat. Que ha­bi­ta o cre­ce en las ori­llas de los ríos. am­nios (Del gr. ám­nion.) m. Anat. Mem­bra­na in­ter­na en que es­tá en­vuel­to el fe­to. || Zool. Véa­se AGUA DE AM­NIOS.

Santuario de Amón. Carnac, Egipto. amon­don­ga­do, da (De a y mon­don­go.) adj. fam. Aplí­ca­se a la per­so­na gor­da, tos­ca y des­ma­de­ja­da. || Dí­ ce­se tam­bién de só­lo al­gu­na par­te del cuer­po cuan­do os­ten­ta esas cua­li­da­des. amo­ne­dar tr. Re­du­cir a mo­ne­da cual­quier me­tal apro­pia­do pa­ra ello. amo­nes­ta­ción f. Ac­ción y efec­to de amo­nes­tar. || CO­RRER LAS AMO­NES­TA­CIO­NES. frs. AMO­NES­TAR.

www.elbibliote.com

A

amo­nes­ta­ción f. Pro­cla­ma, no­ti­fi­ca­ción pú­bli­ca. || Aper­ci­bi­mien­to ju­di­cial. amo­nes­tar (Del b. lat. ad­mo­nes­ta­re y és­te del lat. ad­mo­ne­re.) tr. Ha­cer ad­ver­ten­cias so­bre al­gu­na co­sa pa­ra que se con­si­de­re, evi­te o pro­cu­re. || Pre­ve­nir, lla­ mar la aten­ción, de al­guien pa­ra que se en­mien­de o se abs­ten­ga de al­go. || Leer en la igle­sia, du­ran­te la mi­sa ma­yor, los nom­bres y otras cir­cuns­tan­cias de los que van a ca­sar­se u or­de­nar­se, pa­ra que en ca­so de ha­ber al­gún im­pe­di­men­to, sea de­nun­cia­do por quien lo su­pie­re. || r. Ha­cer­se amo­nes­tar. amo­nía­co, ca (Del lat. am­mo­nia­cus y és­te del gr. am­mo­nia­kós, que pro­ce­de del país de Am­món, es­to es, de la Li­bia.) adj. Véa­se SAL AMO­NÍA­CA, o AMO­NÍA­CO. || m. Gas com­pues­to de hi­dró­ge­no y ni­tró­ge­no, que con el agua sir­ve de ba­se pa­ra la for­ma­ción de al­gu­nas sa­ les. || Go­ma re­si­no­sa, de sa­bor al­go amar­go y olor de­sa­ gra­da­ble, que se usa co­mo me­di­ca­men­to ex­pec­to­ran­te. amo­nia­co, ca adj. y m. Amo­nía­co. amo­nio (De amo­nía­co.) m. Quím. Ra­di­cal hi­po­té­ti­co que en­tra en los com­pues­tos amo­nia­ca­les, en los que ha­ce al ofi­cio de me­tal. amo­ni­ta (De am­món, so­bre­nom­bre de Jú­pí­ter.) f. Con­cha fó­sil es­pi­ral, per­te­ne­cien­te a cier­to mo­lus­co ce­ fa­ló­po­do ya ex­tin­gui­do.

Amonita. amon­tar tr. Ha­cer huir, ahu­yen­tar. || intr. Huir o acos­ tum­brar­se al mon­te. Ú. t. c. r. amon­ti­lla­do (De a y Mon­ti­lla, ciu­dad de la pro­vin­cia es­pa­ño­la de Cór­do­ba.) adj. Véa­se VI­NO AMON­TI­LLA­ DO. Ú. t. c. s. amon­to­nar (De a y mon­tón.) tr. Jun­tar y po­ner unas co­sas so­bre otras sin nin­gún or­den ni con­cier­to. Ú. t. c. r. || Agru­par es­tre­cha­men­te per­so­nas o ani­ma­les. || Acu­ mu­lar, reu­nir co­sas en abun­dan­cia. || fig. Reu­nir y mez­ clar va­rias es­pe­cies sin or­den ni elec­ción. || r. Di­cho de su­ce­sos, so­bre­ve­nir mu­chos y fre­cuen­tes. || fig. y fam. Eno­jar­se, sin que­rer aten­der ra­zón al­gu­na. || Aman­ce­ bar­se. amor (Del lat. amor.) m. Afec­to que mue­ve al áni­mo a ape­te­cer y go­zar el bien ver­da­de­ro o ima­gi­na­do. Con la prep. de, in­di­ca el ob­je­to a que se di­ri­ge: AMOR de Dios; AMOR al di­ne­ro; o la per­so­na que lo sien­te; AMOR de ma­dre. || Pa­sión del áni­mo que atrae un se­xo ha­cia el otro. Aplí­ca­se tam­bién por ext., a los ani­ma­les. || Dul­ zu­ra, sua­vi­dad, blan­du­ra. || Per­so­na ama­da. || Es­me­ro y de­lei­te con que se eje­cu­ta una obra. || Con­sen­ti­mien­ to, vo­lun­tad. || ant. Ajus­te, pac­to, con­ve­nio. || Ob­je­to de es­pe­cial ca­ri­ño pa­ra al­guien. || Re­quie­bros, ex­pre­sio­nes de ca­ri­ño. || CA­DI­LLO. || AMOR AL USO. Bot. Ar­bo­li­to mal­vá­ceo, ori­gi­na­rio de Cu­ba, cu­ya flor es blan­ca por la ma­ña­na, al­go en­car­na­da al me­dio­día y ro­sa­da por la tar­de. Se cul­ti­va en los jar­di­nes co­mo plan­ta de ador­no. || AMOR DE HOR­TE­LA­NO. Bot. Plan­ta anual, ru­biá­cea, de fru­to glo­bo­so lle­no de cer­das con un gan­cho en su ápi­ce. || Al­mo­re­jo. || LAM­PA­ZO. || AMOR PRO­PIO. Exa­ ge­ra­da es­ti­ma­ción de sí mis­mo. || AL AMOR DE LA LUM­ BRE o DEL FUE­GO. expr. Jun­to a ella, o a él, de ma­ne­ra que ca­lien­ten y no que­men. || A SU AMOR. frs. Con hol­ gu­ra. || CON MIL AMO­RES. expr. fam. De buen gra­do, de muy bue­na vo­lun­tad. || DAR CO­MO POR AMOR DE DIOS. frs. Dar co­mo de gra­cia lo que es de jus­ti­cia. || DE MIL AMO­RES. expr. fam. Con mil amo­res. || EN AMOR Y COM­PA­ÑÍA. expr. fam. En amis­tad y bue­na com­pa­ñía. || HA­CER EL AMOR. Ena­mo­rar, re­que­brar. Te­ner re­la­cio­ nes amo­ro­sas. || POR AMOR DE. Por cau­sa de. || POR AMOR DE DIOS. expr. que se usa pa­ra pe­dir al­gu­na co­ sa con en­ca­re­ci­mien­to o ex­cu­sar­se con hu­mil­dad. Há­ ga­lo us­ted POR AMOR DE DIOS; per­do­ne us­ted POR AMOR DE DIOS.

A

AMOR

amor Mit. Véa­se CU­PI­DO. amo­ral (De a, priv. y mo­ral.) adj. Aplí­ca­se a la per­so­na ca­ ren­te de sen­ti­do mo­ral.|| Sec­ta­rio del amo­ra­lis­mo. Ú. t. c. s. amo­ra­lis­mo (De amo­ral.) m. Sis­te­ma fi­lo­só­fic ­ o que re­su­me en al­go in­de­pen­dien­te del bien y del mal la nor­ ma de la con­duc­ta del hom­bre, ne­gan­do to­da obli­ga­ción y to­da san­ción. Fue idea­do por los fi­ló­so­fos ale­ma­nes Nietzs­che y Stir­ner. amo­ra­ta­do, da p. p. de AMO­RA­TAR­SE. || adj. Que es de co­lor mo­ra­do. amo­ra­tar tr. Po­ner mo­ra­do. amor­ci­llo m. dim. de AMOR. || Fi­gu­ra de ni­ño que re­pre­sen­ta a Cu­pi­do, dios mi­to­ló­gi­co del amor.

80 Emo­rí.) adj. Dí­ce­se de ca­da uno de los in­di­vi­duos de un pue­blo bí­bli­co des­cen­dien­te de Amo­rreo, hi­jo de Ca­ naán. Ú. t. c. s. y en pl. || Per­te­ne­cien­te a di­cho pue­blo. amo­rron­gar­se r. Cu­ba. Ami­la­nar­se, per­der el áni­mo. amor­ta­jar tr. Co­lo­car la mor­ta­ja al di­fun­to. || Por ext., en­vol­ver, cu­brir. amor­te­cer (Del m. or. que amor­tar.) tr. Amor­ti­guar. Ú. t. c. intr. || r. Des­va­ne­cer­se, que­dar co­mo muer­to. amor­ti­gua­dor, ra adj. Que amor­ti­gua. || m. Mue­lle de que es­tán pro­vis­tos los ba­ró­me­tros ma­ri­nos pa­ra evi­ tar el efec­to de los ba­lan­ceos. || Fís. Ar­ti­fi­cio que se apli­ca a un sis­te­ma me­cá­ni­co pa­ra dis­mi­nuir o com­pen­sar el efec­to de cho­ques, sa­cu­di­das o mo­vi­mien­tos brus­cos.

Esquema de un amortiguador.

Amorcillo. “Venus y Cupido”, obra de Lucas Cranach. amor­da­zar tr. Po­ner mor­da­za. amor­da­zar (De a y mor­da.) tr. ant. Mor­der o mal­ de­cir. amor­fía (Del gr. amorp­hía.) f. Ca­li­dad de amor­fo. || De­for­mi­dad or­gá­ni­ca. amor­fo, fa (Del gr. ámorp­hos; de a, priv. y morp­hê, for­ma.) adj. Aplí­ca­se a lo que no tie­ne for­ma re­gu­lar o bien de­ter­mi­na­da. amo­rim (en­ri­que) Biog. Es­cri­tor uru­gua­yo (19001960) que re­si­dió en Ar­gen­ti­na. Sus obras prin­ci­pa­les son Vein­te años (ver­sos), Tan­ga­ru­pá, La ca­rre­ta, El ca­ba­ llo y su som­bra y La Lu­na se hi­zo con agua (no­ve­las). amo­río (De amor.) m. fam. Ena­mo­ra­mien­to. || ant. Amis­tad. amo­ris­ca­do, da adj. Que se ase­me­ja a los mo­ris­ cos en al­gu­na cua­li­dad o co­sa. amor­ma­do, da adj. Dí­ce­se del ani­mal que pa­de­ce muer­mo. amor­mío (De amor y mío.) m. Bot. Plan­ta ama­ri­lí­dea pe­ren­ne, de ce­bo­lla pe­que­ña, ho­jas lar­gas y la­cias, bo­ hor­do cen­tral de unos 40 cm. de al­tu­ra y flo­res de co­lor blan­co po­co olo­ro­sas. amo­rrar (De a y mo­rro.) intr. fam. Ba­jar la ca­be­za. Ú. t. c. r. || Ba­jar la ca­be­za y ne­gar­se a ha­blar. Ú. t. c. r. || Mar. Ha­cer que el bu­que me­ta mu­cho la proa en el agua. amo­rreo, a (Del lat. Amo­rra­haeus y és­te del hebr.

amor­ti­gua­mien­to m. Ac­ción y efec­to de amor­ti­ guar o amor­ti­guar­se. || Fís. Dis­mi­nu­ción pro­gre­si­va, en el tiem­po, de la in­ten­si­dad de un fe­nó­me­no pe­rió­di­co. amor­ti­guar (Del lat. ad, a y mor­ti­fi­ca­re, ma­tar.) tr. De­jar co­mo muer­to. Ú. t. c. r. || fig. Ate­nuar, sua­vi­zar la vio­len­cia, in­ten­si­dad o efi­ca­cia de al­go. Ú. t. c. r. || Ha­ blan­do de los co­lo­res, dis­mi­nuir su vi­ve­za, ate­nuar­los. amor­ti­za­ción f. Ac­ción y efec­to de amor­ti­zar. || Véa­ se FON­DOS DE AMOR­TI­ZA­CIÓN. amor­ti­zar (Del m. or. que amor­tar.) tr. Po­ner los bie­ nes en ma­nos muer­tas. || Re­di­mir el ca­pi­tal de un prés­ta­ mo u otra deu­da. || Re­cu­pe­rar el di­ne­ro in­ver­ti­do en una em­pre­sa. || Su­pri­mir pues­tos o em­pleos en una ofi­ci­na u otro cuer­po. amós Hist. Sag. Uno de los pro­fe­tas me­no­res. Vi­vió en el si­glo VII a. de C. amos­car­se r. fam. Cu­ba y Puer­to Ri­co. Atur­dir­se, son­ro­jar­se, aver­gon­zar­se. amos­ta­zar (De a y mos­ta­za.) tr. fam. En­fa­dar, eno­ jar. Ú. t. c. r. amo­ti­na­mien­to m. Ac­ción y efec­to de amo­ti­nar o amo­ti­nar­se. amo­ti­nar tr. Al­zar en mo­tín a las gen­tes. Ú. t. c. r. || fig. Per­tur­bar las po­ten­cias del al­ma o los sen­ti­dos. Ú. t. c. r. amo­ver (Del lat. amo­ve­re; de a, de y mo­ve­re, mo­ver.) tr. RE­MO­VER. || p. us. MO­VER, abor­tar, pa­rir an­tes de tiem­po. || ant. De­ro­gar, anu­lar. amo­vi­ble adj. Que pue­de ser se­pa­ra­do del lu­gar que ocu­pa, o de­pues­to del car­go que de­sem­pe­ña. || Aplí­ ca­se tam­bién al em­pleo o be­ne­fic ­ io del que pue­de ser se­pa­ra­da li­bre­men­te la per­so­na que lo tie­ne o dis­fru­ta. || Véa­se BE­NE­FI­CIO AMO­VI­BLE. am­pa­la­gua f. Zool. Boa ame­ri­ca­na de gran ta­ma­ño que ha­bi­ta en el no­res­te de Ar­gen­ti­na y re­gio­nes li­mí­tro­ fes. Lle­ga a me­dir has­ta seis me­tros de lar­go y quin­ce cen­tí­me­tros de grue­so y se ali­men­ta de lie­bres, viz­ca­ chas, zo­rros y otros ani­ma­les de igual ta­ma­ño. am­pa­rar (Del b. lat. am­pa­ra­re y és­te del lat. in, en y pa­ra­re, pre­pa­rar, dis­po­ner.) tr. Pro­te­ger, fa­vo­re­cer, au­xi­ liar. || ant. Pe­dir pres­ta­do. || Amér. Sa­tis­fa­cer las con­di­cio­ nes que dan de­re­cho a sa­car o be­ne­fi­ciar una mi­na. || r. Va­ler­se de la pro­tec­ción o fa­vor de al­guien. || De­fen­der­se, re­fu­giar­se, gua­re­cer­se. am­pa­ro m. Ac­ción y efec­to de am­pa­rar o am­pa­rar­se. || De­fen­sa, abri­go, re­fu­gio. || ant. Pa­ra­pe­to. am­pa­to Geog. Nu­do de la cor­di­lle­ra Oc­ci­den­tal de los An­des de Pe­rú, en el dep. de Are­qui­pa. 5.400 me­tros de al­tu­ra. am­pe­li­deo, a (Del gr. ám­pe­los, vid y eî­dos, for­ma.) adj. Bot. Dí­ce­se de plan­tas co­mún­men­te tre­pa­do­ras, de

www.elbibliote.com

ju­go abun­dan­te, ta­llos nu­do­sos, ho­jas al­ter­nas, pe­cio­la­ das y sen­ci­llas, flo­res pe­que­ñas y ver­do­sas, en pa­no­ja o ra­mi­lle­tes, opues­tas a las ho­jas y fru­tos en ra­ci­mos, co­mo la vid. Ú. t. c. s. f. || f. pl. Bot. Fa­mi­lia de es­tas plan­tas. am­pe­li­ta (Del lat. am­pe­li­tis y és­te del gr. am­pe­li­tis; de ám­pe­los, vid, por ha­bér­se­la em­plea­do co­mo abo­no en las vi­ñas.) f. Mi­ner. Pi­za­rra blan­da de gra­no fi­no y ri­ca en alu­mi­na­tos, que se em­pleó an­ti­gua­men­te co­mo abo­no y pa­ra ma­tar in­sec­tos y que hoy sue­le usar­se pa­ra ha­cer lá­pi­ces de car­pin­te­ro. am­pe­lo­gra­fía (Del gr. ám­pe­los, vid y grap­ho, des­ cri­bir.) f. Tra­ta­do so­bre las va­rie­da­des de la vid y sus ca­ rac­te­res y co­no­ci­mien­to de los mo­dos de cul­ti­var­las. am­pe­ra­je m. Fís. In­ten­si­dad de una co­rrien­te eléc­tri­ ca me­di­da en am­pe­rios. am­pé­re m. Fís. Nom­bre que se da al am­pe­rio en la no­men­cla­tu­ra uni­ver­sal. am­pè­re (an­drés ma­ría) Biog. Emi­nen­te fí­si­co y ma­te­má­ti­co fran­cés (1775-1836) nacido en Lyon. A su ge­nio se de­be el des­cu­bri­mien­to de las le­yes de la elec­tro­di­ná­mi­ca, lo que lo co­lo­ca en­tre los gran­des hom­ bres de cien­cia que ha te­ni­do la hu­ma­ni­dad. Sus obras so­bre ma­te­má­ti­ca pu­ra fue­ron tam­bién muy im­por­tan­ tes y en­tre ellas des­cue­lla su tra­ba­jo so­bre ecua­cio­nes di­fe­ren­cia­les. Co­mo fí­si­co, lle­va­do por la idea de que las co­rrien­tes vol­tai­cas, que son la elec­tri­ci­dad en mo­vi­ mien­to, po­drían ori­gi­nar atrac­cio­nes y re­pul­sio­nes en­tre sí, cons­tru­yó el sus­ten­tá­cu­lo de co­rrien­tes mó­vi­les que lle­va su nom­bre. Es au­tor de Teo­ría de los fe­nó­me­nos elec­tro­di­ná­mi­cos de­du­ci­dos de la ex­pe­rien­cia, su obra fun­da­men­tal, en la que ex­po­ne en gran par­te su ex­traor­ di­na­ria la­bor in­ves­ti­ga­do­ra en aquel cam­po de la cien­cia. || JUAN JA­CO­BO—. Li­te­ra­to e his­to­ria­dor fran­cés, hi­jo del an­te­rior (1800-1864). Sus obras prin­ci­pa­les son His­ to­ria ro­ma­na en Ro­ma y Ro­ma y Dan­te. am­pe­rí­me­tro (De am­pe­rio y el gr. me­tron, me­di­da.) m. Apa­ra­to que, in­ter­ca­la­do en un cír­cu­lo eléc­tri­co, in­di­ ca la in­ten­si­dad de la co­rrien­te que por él cir­cu­la. am­pe­rio (De Am­pè­re.) m. Uni­dad de me­di­da de la co­rrien­te eléc­tri­ca, que co­rres­pon­de al pa­so de un cu­ lom­bio por se­gun­do. am­ple­xi­cau­lo, la (Del lat. am­ple­xus, que abra­za y el gr. kau­los, ta­llo.) adj. Bot. Aplí­ca­se a los ór­ga­nos que ro­dean el ta­llo de la plan­ta. am­plia­ción f. Fi­siol. Mo­vi­mien­to de ex­pan­sión de las pa­re­des del tó­rax du­ran­te la ins­pi­ra­ción. || Fot. Ope­ra­ción que con­sis­te en sa­car de una pla­ca o prue­ba ne­ga­ti­va una co­pia po­si­ti­va de ma­yor ta­ma­ño. || Co­pia ob­te­ni­da du­ran­te es­ta ope­ra­ción. am­plia­dor, ra Fot. Aplí­ca­se a la má­qui­na o apa­ra­to que sir­ve pa­ra ob­te­ner am­plia­cio­nes. Ú. t. c. s. || s. Pint. Ar­tis­ta que tras­la­da y am­plía a un lien­zo o su­per­fi­cie de gran­des di­men­so­nes un cua­dro o di­bu­jo de otro au­tor. am­pliar (Del lat. am­plia­re; de am­plus, ex­ten­so.) tr. En­ san­char, di­la­tar, ex­ten­der. || Re­pro­du­cir una fo­to­gra­fía, un di­bu­jo, un cua­dro, etc., en ta­ma­ño ma­yor del que ten­ga. am­pli­fi­ca­ción (Del lat. ampl­ki­fi­ca­tio, -onis.) f. Ac­ción y efec­to de am­pli­fic ­ ar. || Ret. De­sa­rro­llo que se da a una idea, por es­cri­to o de pa­la­bra, ex­pli­cán­do­la de va­rios mo­dos o enu­me­ran­do cir­cuns­tan­cias que con ellas se re­la­cio­nen. am­pli­fi­ca­dor (Del lat. am­pli­fi­ca­tor.) adj. Que am­pli­fi­ ca. Ú. t. c. s. || Fís. Apa­ra­to o con­jun­to de ellos, me­dian­te el cual, em­plean­do ener­gía ex­ter­na, se au­men­ta la am­ pli­tud o in­ten­si­dad de un fe­nó­me­no fí­si­co. am­pli­fi­car (Del lat. am­pli­fi­ca­re; de am­plus, am­plio y fa­ce­re, ha­cer.) tr. AM­PLIAR. || Ret. Ha­cer uso de la am­ pli­fi­ca­ción. am­plio, plia (De am­plo.) adj. Es­pa­cio­so, an­cho, ex­ten­so. am­pli­tud (Del lat. am­pli­tu­do.) f. Ex­ten­sión, di­la­ta­ción, an­chu­ra. || Astr. Án­gu­lo que es com­ple­men­to del azi­mut y es­tá for­ma­do por el pla­no ver­ti­cal pri­ma­rio y el pla­no ver­ti­cal que pa­sa por la vi­sual di­ri­gi­da al pun­to cen­tral de un as­tro. am­po (De lam­po.) m. Blan­cu­ra ex­tre­ma­da, al­bu­ra res­ plan­de­cien­te. || Co­po de nie­ve. am­po­lla (Del lat. am­pu­lla.) f. Ve­sí­cu­la for­ma­da por la ele­va­ción de la epi­der­mis. || Va­si­ja de vi­drio o de cris­tal, de cuer­po an­cho y re­don­do y de cue­llo lar­go y del­ga­do. || Vi­na­je­ra. || Bur­bu­ja que se for­ma en un lí­qui­do al her­vir, o en el agua cuan­do llue­ve con fuer­za. || p. us. Ex­pre­sión hin­cha­da y re­dun­dan­te. am­po­lla f. Pe­que­ño re­ci­pien­te de cris­tal, her­mé­ti­ ca­men­te ce­rra­do y de fi­gu­ra tu­bu­lar, que con­tie­ne una so­lu­ción o un me­di­ca­men­to in­yec­ta­ble. || Ar­queol. Va­so de cuer­po es­fé­ri­co y cue­llo es­tre­cho en que los an­ti­guos ro­ma­nos guar­da­ban el acei­te que usa­ban en los ba­ños. am­po­llar adj. Que tie­ne fi­gu­ra de am­po­lla. am­po­lle­ta f. dim. de AM­PO­LLA. || RE­LOJ DE ARE­

ANABIOSIS

81 NA. || Es­pa­cio de tiem­po que em­plea la are­na de di­cho re­loj en pa­sar de una a otra de las dos am­po­lle­tas de que es­tá com­pues­to. || NO SOL­TAR, o TO­MAR, uno LA AM­PO­LLE­TA. frs. fig. y fam. Ha­blar sin in­te­rrup­ción, no per­mi­tien­do que otro in­ter­ven­ga en la con­ver­sa­ción. am­pués (juan de) Biog. Mi­li­tar es­pa­ñol del si­glo XVI que fue go­ber­na­dor de San­to Do­min­go y fun­dó, en 1527, la ciu­dad de Co­ro en Ve­ne­zue­la. am­pu­lo­so, sa (Del lat. am­pu­lla, ex­pre­sión hin­cha­da.) adj. Re­dun­dan­te, hin­cha­do, hue­co. Aplí­ca­se al len­gua­je o al es­ti­lo y tam­bién al ora­dor y al es­cri­tor. am­pu­tar (Del lat. am­pu­ta­re; de am, al­re­de­dor y pu­ ta­re, cor­tar.) tr. || Cor­tar en de­rre­dor, o se­pa­rar por com­ ple­to. || Cir. Cor­tar en­te­ra­men­te un miem­bro del cuer­po o una por­ción de él. am­pu­tar tr. fig. Se­pa­rar, su­pri­mir, qui­tar de en me­dio. am­ra­va­ti Geog. Distrito en el estado de Maharashtra en la India central. 12.210 km², 2.607.160 hab. Cab. homonima. || C. De In­dia, en el est. De Madh­ya Pra­desh. 493.800 ha­bi­tan­tes. am­rit­sar Geog. C. sa­gra­da de In­dia sep­ten­trio­nal, cen­tro re­li­gio­so de los sikhs. To­mó su nom­bre del es­tan­ que hom., al que de­be su ori­gen y que fue cons­trui­do en 1581. En un is­lo­te se al­za el her­mo­so tem­plo de Dar­bar Sa­hib. Es­tá en el es­ta­do de Pun­jab. 1.500.000 hab. || Distrito homónimo, 3.695.077 hab.

amu­cha­cha­do, da adj. Dí­ce­se de la per­so­na que por su ca­rác­ter, ac­cio­nes o as­pec­to se ase­me­ja a los mu­cha­chos. || Aplí­ca­se tam­bién a las co­sas que tie­nen es­ta se­me­jan­za. amu­char tr. Amér. Vul­ga­ris­mo por mul­ti­pli­car, au­ men­tar. amu da­riá Geog. Río de Af­ga­nis­tán y Asia Cen­tral. Na­ce en la me­se­ta de Pa­mir, en el la­go Si­ri y des­pués de 2540 km de­sa­gua en el la­go Aral. Se le co­no­ce tam­bién por los nom­bres de Ji­hún o Jiun. amue­blar tr. Do­tar de mue­bles o ador­nar con ellos una ca­sa o al­gu­na par­te de ella. amue­lar tr. Re­co­ger el tri­go ya lim­pio en la era, pa­ra for­mar el mue­lo. amu­gro­nar (De a y mu­grón.) tr. Agr. Me­ter ba­jo tie­ rra el sar­mien­to lar­go de una vid y sa­car­lo a la dis­tan­cia con­ve­nien­te pa­ra que arrai­gue y ocu­pe el va­cío de una ce­pa que fal­ta a la vi­ña. amu­lar (De a y mu­la.) intr. Ser es­té­ril. || r. Que­dar la ye­ gua in­há­bil pa­ra criar, por ha­ber­la cu­bier­to el mu­lo. amu­la­ta­do, da adj. Se­me­jan­te a los mu­la­tos, es­pe­ cial­men­te en el co­lor y las fac­cio­nes. amu­le­to (Del lat. amu­le­tum.) m. Me­da­lla, fi­gu­ra u ob­ je­to por­tá­til de cual­quier cla­se, mu­chas ve­ces con ins­ crip­cio­nes su­pues­ta­men­te má­gi­cas, a que se atri­bu­ye vir­tud so­bre­na­tu­ral pa­ra li­brar a su po­see­dor de da­ño o pe­li­gro.

A

una au­to­ri­dad. Fue pre­si­den­te de la Aca­de­mia Chi­le­na de la Len­gua y miem­bro co­rres­pon­dien­te de la es­pa­ño­ la. La for­ma­ción de los ver­bos, Bo­rro­nes gra­ma­ti­ca­les y Al tra­vés de la gra­má­ti­ca y el di­ccio­na­rio son sus obras más co­no­ci­das. || —SO­LAR (DO­MIN­GO). His­to­ria­dor y es­cri­tor chi­le­no (1860-1946). Pu­bli­có Pá­gi­nas suel­tas, La en­se­ñan­za del Es­ta­do, La en­se­ñan­za in­dus­trial, His­to­ria de Chi­le y otros tra­ba­jos. amund­sen (roald en­guel­ber­to) Biog. Ex­plo­ ra­dor no­rue­go (1872-1928). Fue el pri­me­ro que lo­gró de­ter­mi­nar y se­guir el pa­so del Atlán­ti­co al Pa­cí­fic ­ o por el No­roes­te en un bu­que de 47 to­ne­la­das, en 1903. En 1908 or­ga­ni­zó una ex­pe­di­ción al Po­lo Sur y lle­gó a él a me­dia­dos de di­ciem­bre de 1911, ade­lan­tán­do­se en un mes al ca­pi­tán in­glés Scott, que ha­bía de en­con­trar trá­gi­ca muer­te. Des­pués de es­ta ha­za­na or­ga­ni­zó otra ex­pe­di­ción al Po­lo Nor­te en 1919, pe­ro fra­ca­só va­rias ve­ces. Por fin con­tan­do con la ayu­da de ca­pi­ta­les nor­ tea­me­ri­ca­nos, lo­gró ad­qui­rir el di­ri­gi­ble nº 1, de la avia­ ción mi­li­tar ita­lia­na, que bau­ti­zó con el nom­bre de Nor­ge y el 11 de abril de 1926, par­tien­do de Ba­hía del Rey, al­can­za­ba el Po­lo Nor­te y de­ja­ba caer las ban­de­ras no­ rue­ga, nor­tea­me­ri­ca­na e ita­lia­na. La ae­ro­na­ve iba man­ da­da por el co­ro­nel ita­lia­no Nó­bi­le. Amund­sen ha­lló la muer­te en 1928 al ir en avión en bus­ca de la ae­ro­na­ve Ita­lia, di­ri­gi­da por Nó­bi­le y per­di­da en los hie­los po­la­res. Na­ció en Bor­ge (Öst­fold).

Roald Enguelberto Amundsen. Amuleto cabalístico judío. El templo de oro en Amritsar, India. Áms­ter­dam Geog. Ciu­dad de Paí­ses Ba­jos, ca­pi­tal del país y de la pro­vin­cia de Ho­lan­da Sep­ten­trio­nal. Es uno de los puer­tos más im­por­tan­tes del mun­do. Es­tá si­tua­da en la de­sem­bo­ca­du­ra del Ams­tel, que la atra­ vie­sa y di­vi­di­da en una gran can­ti­dad de is­las por más de cin­cuen­ta ca­na­les. Gra­cias a un sis­te­ma de pol­ders se evi­ta la inun­da­ción del país. Tiene una población de 750.000 habitantes y residen en el área metropolitana más de 1.500.000. || C. de Es­ta­dos Uni­dos, en el es­ta­do de Nue­va York.

amu­ná­te­gui (GRE­GO­RIO VÍC­TOR) Biog. Es­cri­tor y ma­gis­tra­do chileno (1830-1899). Es au­tor de La re­ con­quis­ta es­pa­ño­la, Poe­sías y poe­tas su­da­me­ri­ca­nos, La ins­truc­ción pri­ma­ria en Chi­le, Bio­gra­fía de To­cor­nal y otras obras. || MI­GUEL LUIS—. Es­cri­tor y po­lí­ti­co, her­ ma­no del an­te­rior (1828-1888). En­tre sus obras fi­gu­ran La dic­ta­du­ra de O’Hig­gins, Bio­gra­fías ame­ri­ca­nas, His­ to­ria po­lí­ti­ca y ecle­siás­ti­ca de Chi­le y Los pre­cur­so­res de la in­de­pen­den­cia de Chi­le. || —RE­YES (MI­GUEL LUIS). Abo­ga­do y es­cri­tor chi­le­no (1862-1949). Se de­ di­có al es­tu­dio del idio­ma, ma­te­ria en la que lle­gó a ser

El viejo canal Schans, Ámsterdam, Holanda.

www.elbibliote.com

amu­ni­cio­nar tr. Mu­ni­cio­nar. amu­ñe­ca­do, da adj. Dí­ce­se de la per­so­na que por su fi­gu­ra o ata­víos se pa­re­ce a un mu­ñe­co. amur Geog. Gran río de Asia orien­tal, que du­ran­te par­ te de su cur­so sir­ve de lí­mi­te en­tre Chi­na y Si­be­ria. Es­tá for­ma­do por la unión del Ar­gún y del Chil­ka y de­sa­gua en el mar de Ojotsk. 4.480 km. de cur­so. amu­ra f. Mar. Par­te de la em­bar­ca­ción don­de és­ta co­ mien­za a es­tre­char­se pa­ra for­mar la proa. || Ca­bo que lle­van las ve­las en los pu­ños ba­jos, pa­ra lle­var­los ha­cia proa y ase­gu­rar­los. amu­ra­da f. Mar. Ca­da uno de los cos­ta­dos de la em­ bar­ca­ción, por la par­te in­fe­rior. amu­ra­llar (De a y mu­ra­lla.) tr. Mu­rar. amu­rar r. Mar. Lle­var a bar­lo­ven­to y su­je­tar con la amu­ra los pu­ños ba­jos de las ve­las, pa­ra que és­tas que­ den bien orien­ta­das cuan­do hay que na­ve­gar de bo­li­na. amu­rrar­se r. Chi­le y Hond. Amo­do­rrar­se, po­ner­se tris­te. amu­rri­ñar­se r. Hond. Con­traer un ani­mal, es­pe­cial­ men­te el ga­na­do la­nar, la mo­rri­ña o co­ma­lia. amus­gar (Del ár. mus­ga, in­cli­na­do.) tr. Echar las ore­jas ha­cia atrás al­gu­nos ani­ma­les, co­mo el ca­ba­llo, el to­ro, etc., en ade­mán de ti­rar co­ces, mor­der o em­bes­tir. Ú. t. c. intr. || Re­co­ger la vis­ta pa­ra ver me­jor. amus­tiar tr. Po­ner mus­tio, mar­chi­tar. Ú. t. c. r. am­yot (ja­co­bo) Biog. Pre­la­do fran­cés, cu­yas tra­duc­ cio­nes de Daf­nis y Cloe y de las obras de Plu­tar­co se han he­cho fa­mo­sas (1513-1593). ana (De al­na.) f. Me­di­da de lon­gi­tud, en al­gu­nas par­tes más cor­ta que el me­tro y en otras más lar­ga. ana Biog. Nom­bre de va­rias rei­nas, re­gen­tes y prin­ ce­sas eu­ro­peas. Véa­se BO­LE­NA (ANA); ES­TUAR­DO (ANA), etc. ana­bap­tis­mo (Del lat. ana­bap­tis­mus y és­te del gr. ana­bap­tis­mós, se­gun­do bau­tis­mo.) m. Sec­ta de los ana­ bap­tis­tas. ana­bio­sis (Del r. ana­bío­sis, re­su­rrec­ción.) f. Ac­to de re­vi­vir des­pués de una muer­te apa­ren­te. Dí­ce­se es­pe­ cial­men­te res­pec­to de al­gu­nos or­ga­nis­mos o cé­lu­las cu­

A

ANABOLISMO

yo fun­cio­na­mien­to o ac­ti­vi­dad ocu­rre des­pués de un es­ ta­do más o me­nos lar­go de in­mo­vi­li­dad por de­se­ca­ción. ana­bo­lis­mo (Del grie­go ana­bo­lê, lan­za­mien­to.) m. Biol. Fa­se del me­ta­bo­lis­mo en la cual los pro­ce­sos quí­ mi­cos que se de­sa­rro­llan dan por re­sul­ta­do, en ge­ne­ral, la sín­te­sis de las ma­te­rias cons­ti­tu­ti­vas del pro­to­plas­ma. ana­ca­ra­do, da adj. NA­CA­RA­DO. ana­car­diá­ceo, a adj. Bot. Te­re­bin­tá­ceo. ana­car­di­no, na adj. Com­pues­to o pre­pa­ra­do con ana­car­dos. ana­ca­rio Ori­gen grie­go: “Que es­tá lle­no de gra­cia”. ana­clin­te­ra (Del gr. ana­klin­te­rion; de ana­kli­no, re­ cos­tar­se.) f. Ar­queol. Ca­be­ce­ra del le­cho grie­go y ro­ ma­no, es­pe­cie de res­pal­do la­te­ral de un so­fá, don­de se co­lo­ca­ba un al­mo­ha­dón pa­ra re­cli­nar la ca­be­za. ana­co (Del qui­chua ana­cu.) m. Te­la que a mo­do de po­lle­ra ro­dean a la cin­tu­ra las na­ti­vas de Ecua­dor, Pe­rú y Bo­li­via y les cu­bre has­ta las ro­di­llas. ana­co­lu­to (Del ana­kó­lout­hos, in­con­se­cuen­te.) m. Gram. Fal­ta de con­se­cuen­cia en la cons­truc­ción de una claú­su­la o en el ré­gi­men. ana­con­da f. Zool. Ser­pien­te de las re­gio­nes tro­pi­ca­ les de la Amé­ri­ca me­ri­dio­nal, de las de ma­yor ta­ma­ño que se co­no­cen, pues lle­ga a te­ner diez me­tros de lon­ gi­tud. Es de co­lor ro­jo acei­tu­na­do os­cu­ro con una fa­ja ama­ri­llen­ta ori­lla­da de ne­gro y tie­ne la ca­be­za re­ves­ti­da de pla­cas irre­gu­la­res. Vi­ve ge­ne­ral­men­te en el agua y se ali­men­ta de pe­ces con gran vo­ra­ci­dad.

Anaconda. ana­co­re­ta (Del gr. ana­cho­re­tes; de ana­cho­reo, re­ ti­rar­se.) com. Per­so­na que vi­ve en lu­gar re­ti­ra­do y so­ li­ta­rio, en­tre­ga­da por com­ple­to a la con­tem­pla­ción y a la pe­ni­ten­cia. ana­creon­te Biog. Poe­ta lí­ri­co grie­go (ha­cia 559-478 a. C.). Na­ció en Teos, an­ti­gua ciu­dad jo­nia. Con dul­ce epi­cu­reís­mo y exen­to de gra­ves preo­cu­pa­cio­nes, can­tó los pla­ce­res de la vi­da: el amor, el vi­no, la dan­za y el en­ can­to de las con­ver­sa­cio­nes li­ge­ras. Es­cri­tas en ver­sos jó­ni­cos, sus odas se dis­tin­guen por el rit­mo per­fec­to, la gra­cia y la be­lle­za y ex­pre­san la ale­gría y las sen­sa­cio­nes per­so­na­les con ar­te ma­ra­vi­llo­so. Se dis­cu­te si la co­lec­ ción de Odas de Ana­creon­te co­rres­pon­de a és­te, pues si bien es ver­dad que com­pu­so cin­co li­bros de him­nos, ele­ gías, odas, etc., de ellos só­lo que­dan es­ca­sos frag­men­ tos. Las odas A la ro­sa; Al amor; A la ci­ga­rra; Al Cu­pi­do de Ce­ra y A la go­lon­dri­na, han crea­do un es­ti­lo pe­cu­liar den­tro de la poe­sía lí­ri­ca, lla­ma­do ana­creón­ti­co. ana­creón­ti­co, ca adj. Pro­pio y ca­rac­te­rís­ti­co de Ana­creon­te. || Se­me­jan­te a cual­quie­ra de las do­tes o cua­li­da­des que dis­tin­guen a sus obras. || Dí­ce­se en par­ ti­cu­lar de la com­po­si­ción poé­ti­ca que, imi­tan­do a las de Ana­creon­te, can­ta con li­ge­re­za y do­nai­re los pla­ce­res del amor u otros aná­lo­gos. Ú. t. c. s. f. ana­cro­nis­mo (Del gr. anach­ro­nis­mós; de aná, con­ tra y ch­ro­nos, tiem­po.) m. Error con­sis­ten­te en dar co­mo acae­ci­do un he­cho en tiem­po dis­tin­to de aquel en que real­men­te ocu­rrió. || AN­TI­GUA­LLA. anac­te­sia (Del gr. anák­te­sis, ac­ción de re­co­brar.) f. Ac­ción de re­co­brar o re­pa­rar las fuer­zas. ána­de (Del lat. anas, -adis.) m. Pa­to. || Por ext., cual­quier otra ave con los mis­mos ca­rac­te­res ge­né­ri­cos del pa­to. ana­dear intr. Ca­mi­nar una pre­so­na a la ma­ne­ra del ána­de, mo­vien­do las ca­de­ras de un la­do a otro por te­ner las pier­nas muy cor­tas, por ser es­te­va­da o sim­ple­men­te por afec­ta­ción. ana­de­ma (Del gr. aná­de­ma.) f. Cin­ta con que ce­ñían la ca­be­za las mu­je­res de la Gre­cia an­ti­gua. ana­dió­me­ne (Del gr. anad­yo­me­ne, que emer­ge.) adj. Mit. Apo­do que sue­le agre­gar­se al nom­bre de Ve­nus por ha­ber sa­li­do es­ta dio­sa de la es­pu­ma del mar. ana­dir Geog. Río de Ru­sia en Si­be­ria de 780 km. de

82 anai­boa m. Cu­ba. Ju­go tó­xi­co que con­tie­ne la ca­ti­bia o raíz de la yu­ca. anal adj. Anat. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al ano. anal­ci­ma (Del gr. an, priv. y ál­ki­mos, fuer­te.) f. Mi­ner. Si­li­ca­to hi­dra­ta­do de alú­mi­na y so­sa, de co­lor blan­co con ve­tas ro­jas. Sue­le ha­llar­se cris­ta­li­za­do en ico­si­te­ trae­dros.

Ánade. cur­so. Na­ce en el la­go Jun­ko y de­sa­gua en el gol­fo de su nom­bre. Su cuen­ca ocu­pa 203.170 km2. || GOL­FO DE—. Gol­fo de Ru­sia en el Pa­cí­fi­co, al sur del es­tre­cho de Be­ring. ana­dón m. Po­llo del ána­de. aná­dro­mo, ma (Del gr. aná, ha­cia arri­ba y dro­mos, ca­rre­ra.) adj. Zool. Dí­ce­se de los pe­ces que pa­san del mar a los ríos. || Fi­siol. Aná­dro­ma. anae­ro­bio (Del gr. an, priv., aer, ai­re y bíos, vi­da.) adj. Dí­ce­se de los se­res que pue­den vi­vir sin el ai­re y es­pe­ cial­men­te sin el oxí­ge­no. ana­fe (Del b. lat. anap­hus y és­te del ant. al­to, al, hnap, va­so.) m. Hor­ni­llo por­tá­til de hie­rro y tam­bién de ba­rro, la­dri­llo y ye­so, etc. ana­fi­la­xia (Del gr. an­má, de nue­vo y phy­la­xis, pro­ tec­ción.) f. Im­pre­sio­na­bi­li­dad ex­ce­si­va del or­ga­nis­mo por cau­sa de la ac­ción de sus­tan­cias pro­tei­cas in­yec­ta­das en él cuan­do, des­pués de cier­to tiem­po, se in­yec­tan otra vez, aun en can­ti­da­des mí­ni­mas, aca­rrean­do de­sa­rre­glos va­rios y en oca­sio­nes gra­ves. || Im­pre­sio­na­bi­li­dad exa­ge­ ra­da que a la ac­ción de cier­tas sus­tan­cias ali­men­ti­cias o me­di­ca­men­to­sas ex­pe­ri­men­tan al­gu­nas per­so­nas. ana­fi­la­xis f. Ana­fil­a­xia. aná­fo­ra (Del gr. anap­ho­rá, re­pe­ti­ción.) f. En la li­tur­gia grie­ga y en las orien­ta­les, par­te de la mi­sa co­rres­pon­ dien­te al pre­fa­cio y al ca­non en la li­tur­gia ro­ma­na. || Ret. RE­PE­TI­CIÓN, fi­gu­ra que con­sis­te en re­pe­tir pa­la­bras o con­cep­tos. ana­fo­re­sis (Del gr. anap­he­ro, re­traer.) f. Med. De­bi­li­ ta­ción de la ac­ti­vi­dad de las glán­du­las su­do­rí­pa­ras. ana­fre m. Ana­fe. ana­fro­di­sia (Del gr. anaph­ro­di­sía; de an, priv. y aph­ ro­di­sía, pla­cer sen­sual.) f. Fal­ta o dis­mi­nu­ción no­ta­ble del ape­ti­to ve­né­reo. ana­fro­di­sía­co, ca (De ana­fro­di­sia.) adj. An­tia­fro­ di­sía­co. aná­gli­fo (Del gr. anáglyp­hos; de aná, en al­to y glyp­ ho, es­cul­pir.) m. Arq­.Va­so u otra obra es­cul­pi­da, de re­ lie­ve tos­co. ana­go­ge (Del gr. ana­go­gê, ele­va­ción; de ana­go, edu­ car, ele­var.) m. Ana­go­gía. ana­go­gía (De ana­go­ge.) f. In­ter­pre­ta­ción mís­ti­ca de la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra, en­ca­mi­na­da so­bre to­do a dar idea de la bie­na­ven­tu­ran­za eter­na. || Ena­je­na­mien­to y ele­va­ción del es­pí­ri­tu en la con­si­de­ra­ción de las co­sas di­vi­nas. ana­gra­ma (Del lat. ana­gram­ma. y és­te del gr. aná­gram­ ma.) m. Trans­po­si­ción de las le­tras de una pa­la­bra o fra­se, he­cha de mo­do que re­sul­te otra pa­la­bra o fra­se dis­tin­ta. || Pa­la­bra o fra­se que re­sul­ta de di­cha trans­po­si­ción. ana­huac (de) Geog. Vas­ta me­se­ta de Amé­ri­ca del Nor­te, en Mé­xi­co, que se ex­tien­de en­tre las dos ca­de­ nas de la sie­rra Ma­dre, des­de el río Co­lo­ra­do has­ta el sis­te­ma vol­cá­ni­co que va del pi­co de Ori­za­ba al ne­va­do de Co­li­ma. Es la gran me­se­ta mexicana, la que se ha con­si­de­ra­do di­vi­di­da, de N a S, en tres me­se­tas, de las cua­les só­lo la cen­tral, don­de es­tá si­tua­da la Ciu­dad de Mé­xi­co, to­ma el nom­bre ge­ne­ral de la al­ti­pla­ni­cie. || Mun. de Mé­xi­co en el est. de Nue­vo León.

Anahuac, ciudad de México.

www.elbibliote.com

Cristales rosados de analcima. ana­lec­tas (Del gr. aná­lek­ta, co­sas re­co­gi­das.) f. pl. Flo­ri­le­gio. anal­fa­be­tis­mo (De anal­fa­be­to.) m. Fal­ta de ins­truc­ ción ele­men­tal en un país. anal­ge­sia (Del gr. anal­ge­sía; de an, priv. y al­gos, do­ lor.) f. Pat. Fal­ta o su­pre­sión de sen­si­bi­li­dad al do­lor, aun­ que exis­ta ex­ci­ta­ción. anal­gé­si­co, ca adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a la anal­ge­sia. anal­gé­si­co, ca adj. Dí­ce­se de la sus­tan­cia que qui­ ta o cal­ma el do­lor. Ú. t. c. s. m. aná­li­sis (Del gr. anály­sis; de anal­yo, de­sa­tar.) amb. Se­pa­ra­ción y dis­tin­ción de las par­tes de un to­do, pa­ ra co­no­cer sus prin­ci­pios o ele­men­tos cons­ti­tu­ti­vos. || fig. Exa­men de­te­ni­do de una obra, dis­cur­so, es­cri­to, etc. || Gram. Exa­men de las pa­la­bras que com­po­nen un dis­cur­so, pa­ra de­ter­mi­nar el ofi­cio, ca­te­go­ría y de­más pro­pie­da­des gra­ma­ti­ca­les de ca­da una. || Mat. Exa­men quí­mi­co o bac­te­rio­ló­gi­co de los te­ji­dos, las se­cre­cio­nes o los hu­mo­res con un fin diag­nós­ti­co. || ANÁ­LI­SIS CUA­LI­ TA­TI­VO. Quím. El que se ha­ce pa­ra des­cu­brir y ais­lar los ele­men­tos o sus­tan­cias que se con­tie­nen en un cuer­po com­pues­to. || ANÁ­LI­SIS CUAN­TI­TA­TI­VO. Quím. El que sir­ve pa­ra de­ter­mi­nar la can­ti­dad de ca­da ele­men­to o in­gre­dien­te de un cuer­po com­pues­to. || ANÁ­LI­SIS ES­ PEC­TRAL. Fís. Mé­to­do de aná­li­sis quí­mi­co cua­li­ta­ti­vo y a ve­ces tam­bién cuan­ti­ta­ti­vo, ba­sa­do en la ob­ser­va­ción del es­pec­tro. ana­lis­ta com. Per­so­na que com­po­ne ana­les. ana­lis­ta m. Mat. Ma­te­má­ti­co que se de­di­ca a es­tu­ diar el aná­li­sis. ana­lí­ti­co, ca (Del gr. analy­ti­kós.) adj. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo al aná­li­sis. || Que pro­ce­de se­pa­ran­do o des­ com­po­nien­do, o que pa­sa del to­do a las par­tes. || Véa­se GEO­ME­TRÍA ANA­LÍ­TI­CA. ana­li­za­dor, ra adj. Que ana­li­za. Ú. t. c. s. || m. Fís. An­teo­jo del es­pec­tros­co­pio, una de cu­yas tres par­tes prin­ci­pa­les cons­ti­tu­ye, con la que se ob­ser­va la luz ya dis­per­sa­da. ana­li­zar tr. Ha­cer aná­li­sis de al­gu­na co­sa. ana­lo­gía (Del lat. ana­lo­gía y és­te del gr., se­me­jan­za, pro­por­ción; de aná, con­for­me a y lo­gos, ra­zón.) f. Re­la­ ción de se­me­jan­za en­tre co­sas di­fe­ren­tes. || Gram. Par­te de la gra­má­ti­ca, que es­tu­dia las pro­pie­da­des y ac­ci­den­ tes de las pa­la­bras con­si­de­ra­das ais­la­da­men­te. ana­ló­gi­co, ca (Del gr. ana­lo­gi­kôs.) adj. Aná­lo­go. || Gram. Per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a la ana­lo­gía. || Dí­ce­se de un mo­de­lo fí­si­co o ci­ber­né­ti­co que re­pre­sen­ta las pro­pie­ da­des rea­les de un sis­te­ma por ele­men­tos re­la­cio­na­dos en­tre sí de mo­do que re­pro­duz­can la es­truc­tu­ra de ese sis­te­ma. anam Geog. hist. An­ti­guo rei­no de In­do­chi­na, ba­jo pro­ tec­to­ra­do fran­cés, lin­dan­te con Ton­kín, Cam­bo­ya, Laos y el mar de Chi­na. 147.503 km2. Ca­pi­tal, HUÉ. Es­tá hoy in­cor­po­ra­do con el Ton­kín y Co­chin­chi­na, a VIET­NAM. anam­ne­sia (Del gr. anám­ne­sis, ac­ción de re­cor­dar o ad­qui­rir me­mo­ria.) f. Med. Par­te de la his­to­ria clí­ni­ca que com­pren­de el con­jun­to de an­te­ce­den­tes y fe­nó­me­nos an­te­rio­res a la en­fer­me­dad, o de un pe­río­do de­ter­mi­na­ do de ella. ana­mor­fo­sis f. Vi­cio o de­for­mi­dad que pre­sen­ta la ima­gen de un ob­je­to al ser re­fle­ja­da por una su­per­fi­cie irre­gu­lar, o al for­mar­se a tra­vés de un sis­te­ma óp­ti­co ina­ de­cua­do. || Bot. De­ge­ne­ra­ción que al­te­ra de tal mo­do

ANCESTRAL

83 la apa­rien­cia de una plan­ta, que lle­ga a ha­cer­la des­co­ no­ci­da. || Geom. Mé­to­do de sus­ti­tu­ción de un cua­dro grá­fi­co por otro que só­lo con­ten­ga las lí­neas prin­ci­pa­les del pri­me­ro. ana­mo­rós Geog. Vi��lla de El Sal­va­dor, en el dis­tri­to de San­ta Ro­sa, dep. de La Unión. ana­mú m. Bot. Plan­ta sil­ves­tre de Cu­ba, de la fa­mi­lia de las fi­to­la­cá­ceas, que cre­ce has­ta unos no­ven­ta cen­ tí­me­ros de al­tu­ra, con ho­jas pa­re­ci­das a las del so­la­no y flo­res blan­cas de ocho es­tam­bres en lar­gas es­pi­gas. To­da la plan­ta hue­le a ajo, así co­mo la le­che de las va­cas que la co­men y se usa co­mo abor­ti­vo. ana­ná (Voz gua­ra­ní.) m. Ana­nás. ana­nás (De ana­ná.) m. Bot. Plan­ta vi­vaz, de la fa­mi­ lia de las bro­me­liá­ceas, que cre­ce has­ta unos se­ten­ta cen­tí­me­tros de al­tu­ra, con ho­jas en­si­for­mes de bor­des es­pi­no­sos re­ma­ta­dos en pun­ta muy agu­da, flo­res mo­ra­ das y fru­to en for­ma de pi­ña, car­no­so, ama­ri­llen­to y muy fra­gan­te y su­cu­len­to. || Fru­to de es­te plan­ta. anan­dro, dra (Del gr. an, priv. y aner, an­drós, va­ rón.) adj. Bot. Que no tie­ne es­tam­bres. ana­pe­lo (De a y na­pe­lo.) m. Acó­ni­to. ana­pes­to (Del lat. ana­paes­tus y és­te del gr. aná­pais­ tos; de aná, ha­cia atrás y paío, he­rir, gol­pear.) m. Pie de la poe­sía grie­ga y la­ti­na com­pues­to de tres sí­la­bas: bre­ves las dos pri­me­ras y lar­ga la otra. anap­ti­xis (Del gr. anáty­xis, de­sa­rro­llo, am­plia­ción.) f. Gram. Apa­ri­ción de una vo­cal en­tre dos con­so­nan­tes se­ gui­das: epén­te­sis. ana­quel (Del ár. ana­quel.) m. Ca­da una de las ta­blas que se po­nen ho­ri­zon­tal­men­te en los mu­ros, o en ar­ma­ rios ala­ce­nas, etc,. pa­ra co­lo­car so­bre ellas li­bros, pie­zas de va­ji­lla o cua­les­quie­ra otros ob­je­tos.

ana­ta (Del b. lat. an­na­ta y és­te del lat. an­nus, año.) f. Ren­ta, emo­lu­men­tos o pro­ve­cho que pro­du­ce en un año cual­quier em­pleo o be­ne­fi­cio. || ME­DIA ANA­TA. De­re­cho equi­va­len­te a la mi­tad de lo que pro­du­ce un be­ne­fi­cio ecle­siás­ti­co o un em­pleo o pen­sión fa­mi­liar y se sa­tis­fa­ce al in­gre­so de ellos; o su­ma que se pa­ga por un tí­tu­lo, por lo ho­no­rí­fi­co de cier­tos em­pleos y otras co­sas. ana­te­ma (Del lat. ant­he­ma y és­te del gr. aná­he­ma, ofren­da, mal­di­ción; de ana­tít­he­mi, po­ner en al­to.) amb. Ex­co­mu­nión. || Im­pre­ca­ción, mal­di­ción. || m. ant. Per­so­ na que ha si­do ana­te­ma­ti­za­da o ex­co­mul­ga­da. ana­te­ma­ti­zar (Del lat. anat­he­ma­ti­za­re.) tr. Im­po­ner el ana­te­ma o ex­co­mu­nión. || Mal­de­cir a al­guien, lan­zar im­pre­ca­cio­nes con­tra él. || fig. Re­pro­bar o con­de­nar a una per­so­na o co­sa. aná­ti­do, da (Del lat. anás, -atis, ána­de.) adj. Zool. Dí­ce­se de las aves pal­mí­pe­das con el cuer­po cu­bier­to de plu­mas bri­llan­tes, hue­cas, que se­gre­gan una es­pe­cie de gra­sa que le im­pi­de mo­jar­se; se ali­men­tan de gu­sa­ nos, in­sec­tos y di­ver­sos ve­ge­ta­les. Ú. t. c. s. || f. pl. Zool. Fa­mi­lia de es­tas aves que com­pren­de al ána­de y otros gé­ne­ros afi­nes.

Anaqueles de la Biblioteca Nacional de Austria.

Anátido. Cisne silbador.

ana­ran­ja­do, da adj. De co­lor pa­re­ci­do al de la na­ ran­ja. Ú. t. c. s. Es el se­gun­do de los sie­te co­lo­res del es­pec­tro so­lar. anar­co­sin­di­ca­lis­mo m. Co­rrien­te po­lí­ti­ca sur­gi­da en el mo­vi­mien­to obre­ro a fi­nes del si­glo XIX. anar­quía (Del gr. anar­chía; de nar­chos, fal­to de je­fe.) f. Fal­ta de to­do go­bier­no o au­to­ri­dad en un Es­ta­do. || fig. Con­fu­sión, de­sor­den o des­con­cier­to, por au­sen­cia o de­ bi­li­dad de la au­to­ri­dad pú­bli­ca. || Por ext., in­co­he­ren­cia, ba­ru­llo, en co­sas que re­quie­ren or­de­na­ción y mé­to­do. anar­quis­mo m. Con­jun­to de doc­tri­nas de los anar­ quis­tas. || Sis­te­ma po­lí­ti­co que tien­de a la des­truc­ción de la au­to­ri­dad y a la sub­ver­sión del or­den so­cial. anar­qui­zar intr. Pro­pa­gar el anar­quis­mo. anar­qui­zar tr. fig. Pro­mo­ver de­sor­den y con­fu­sión en un cuer­po co­lec­ti­vo, o en co­sas que ne­ce­si­tan de dis­ci­pli­na y or­den. ana­sar­ca (Del gr. aná, más allá y sarx, sar­kós, car­ne.) f. Pat. Hi­dro­pe­sía ge­ne­ral del te­ji­do ce­lu­lar. anas­co­te (Del fr. anas­cot.) m. Te­la de la­na, del­ga­da, asar­ga­da por am­bas ca­ras, que em­plean al­gu­nas ór­de­ nes re­li­gio­sas pa­ra sus há­bi­tos y las mu­je­res del pue­blo de cier­tos lu­ga­res de Es­pa­ña pa­ra sus ves­ti­dos. || ant. Te­la de se­da, muy se­me­jan­te a la sar­ga. anas­ta­sia (Del lat. anas­ta­sia y és­te del gr. anas­ta­sía, le­van­ta­mien­to, re­su­rrec­ción; de anis­te­mi, re­su­ci­tar.) f. AR­TE­MI­SA. anas­tig­ma­tis­mo (Del gr. an, priv. y de as­tig­ma­tis­ mo.) m. Fís. Au­sen­cia de as­tig­ma­tis­mo, por ser las su­ per­fi­cies re­frin­gen­tes per­fec­ta­men­te es­fé­ri­cas. anas­to­mo­sis (Del lat. anas­to­mo­sis y és­te del gr. anas­tó­mo­sis, em­bo­ca­du­ra.) f. Bot. y Zool. Unión que se pro­du­ce en­tre ele­men­tos ana­tó­mi­cos per­te­ne­cien­tes a una mis­ma plan­ta o ani­mal. anas­tra­fia f. Ar­bus­to de Cu­ba, de la fa­mi­lia de las com­pues­tas, con ho­jas se­me­jan­tes a las de la ca­rras­ca. anás­tro­fe (Del lat. anas­trop­he y és­te del gr. anas­ trop­hê, de anas­trep­ho, in­ver­tir.) f. Gram. In­ver­sión vio­len­ ta en el or­den de los vo­ca­blos de una ora­ción. anat Mit. En la mi­to­lo­gía asi­ria, dio­sa que per­so­ni­fic ­ a­ba el ele­men­to fe­me­ni­no de la na­tu­ra­le­za, o sea la ma­te­ria fe­cun­da, ge­ne­ra­triz.

ana­to­lia Geog. Par­te pe­nin­su­lar de Tur­quía asiá­ti­ca, ex­ten­di­da en­tre los ma­res Ne­gro, Me­di­te­rrá­neo y Egeo. Tie­ne unos 753.000 km2 y la en­mar­can al N los mon­tes Pón­ti­cos y al S los mon­tes Tau­ro. Se le co­no­ce con el nom­bre de Asia Me­nor y en ella es­tán si­tua­das las gran­ des ciu­da­des de Es­mir­na, Bur­sa, Ada­na y An­ka­ra. Su po­bla­ción su­pe­ra los 50.000.000 de hab.

Costa del mar Egeo, Anatolia, Turquía. ana­to­mía (Del lat. ana­to­mía y és­te del gr. ana­to­mê, cor­te, di­sec­ción; de ana­tem­mo, cor­tar, di­se­car.) f. Di­ sec­ción o se­pa­ra­ción su­pues­ta de las di­fe­ren­tes par­tes de un cuer­po or­gá­ni­co y es­pe­cial­men­te del hu­ma­no. || Cien­cia que tra­ta del nú­me­ro, si­tua­ción, es­truc­tu­ra y re­ la­cio­nes de las dis­tin­tas par­tes de los cuer­pos or­gá­ni­cos y es­pe­cial­men­te del hu­ma­no. § En la an­ti­güe­dad re­mo­ta, los úni­cos co­no­ci­mien­tos ana­tó­mi­cos se ba­sa­ban en la no­ción, por lo co­mún ca­sual, de­ri­va­da de las he­ri­das de gue­rra, de los sa­cri­fi­cios y de la pre­pa­ra­ción de los ani­ ma­les pa­ra la ali­men­ta­ción. Fue­ron Era­sis­tra­to de Cos y He­ró­fi­lo de Ale­jan­dría (si­glos III y IV a. C.) los pri­me­ros que di­se­ca­ron ca­dá­ve­res con fi­nes de in­ves­ti­ga­ción y has­ta se di­ce de aquel que ope­ró so­bre hom­bres vi­vos, reos de muer­te, que se le ce­dían con tal ob­je­to. Con Ga­le­no al­can­za la ana­to­mía su ma­yor au­ge, que de­cre­ ce du­ran­te la Edad Me­dia, pa­ra re­na­cer a fi­nes del si­glo XIII, prin­ci­pal­men­te en Ita­lia. En el si­glo XVI apa­re­ce Ve­

www.elbibliote.com