Issuu on Google+

MMA

Ministerio de m煤sica y adoraci贸n Hacia un ministerio eficaz

NOTAS

¿QUÉ ES UN GRUPO DE ALABANZA?

El grupo de alabanza es un grupo de personas • • • • • • • • •

Que son redimidas por la sangre de Jesucristo, Que son miembros de una iglesia local, Que usan sus dones y talentos para el servicio del Señor Que trabajan y se perfeccionan en equipo Que tienen el mismo propósito Que llevan una vida de testimonio diaria Que son de bendición a otros. Que ayudan a la iglesia a cumplir con su propósito Que se capacitan constantemente

INTRODUCCIÓN:

Desde tiempos muy antiguos, la música ha sido utilizada con diferentes propósitos. La música es muy importante en la vida del ser humano. Es un medio de comunicación, porque el hombre desea comunicar algo. El móvil de la alabanza del pueblo cristiano, es en su totalidad dedicado al Creador y Redentor, a Dios. En todas las iglesias cristianas tenemos esto en común, ofrecemos alabanza a la misma persona. ANTECEDENTES:

En la Biblia hay muchas referencias a la música y el canto relacionadas con la adoración a Dios; como también en otros contextos (Génesis 4:21; 31:27; 1 Crónicas 25:1; Apocalipsis 18:22) La música fue usada por el pueblo de Dios como parte importante en las celebraciones. (Éxodo 15; Jueces 11:34; 1 Samuel 18:6,7) MANDAMIENTO:

En los últimos días de David, Dios habló por boca de dos profetas: Natán y Gad. Se debía crear un sistema organizado para ofrecer la música en el santuario (1 Crónicas 23:1-5; 2 Crónicas 29:25,26) Esta organización musical fue preciosa. Dios era digno de ser “en gran manera alabado”, la mención de que sólo trompeteros había 120, nos da una idea de todo aquello (2 Crónicas 5:12,13)

NOTAS

Tristemente, durante el reino dividido, el pueblo decaía en su adoración. Esto hacía que la música también se deteriorara. Pero, cuando hubo las reformas de Josías y Ezequías, y también las del regreso del exilio a Babilonia, se procuró incluir la música que Dios había indicado que deseaba (2 Crónicas 29:25-28; 35:15; Esdras 3:10) Después, cuando Nehemías inauguró el muro de Jerusalén, los cantores y los músicos contribuyeron en gran manera al gozo de la ocasión. Aunque en el Nuevo Testamento no se hace referencia, otras fuentes como el Talmud indican que la música vocal-instrumental permaneció en el templo hasta su destrucción en el año 70 E.C.

ORGANIZACIÓN:

El rey David dispuso 4000 levitas para el servicio musical (1 Crónicas 23:4,5) 288 eran cantores instruidos y aptos (1 Crónicas 25:7) Todo el programa musical, estaba bajo tres músicos expertos: Asaf, Hemán, y Jedutún. Cada uno descendía respectivamente de las tres familias de la tribu de Leví. Por lo que las tres familias estaban representadas en la organización musical del templo (1 Crónicas 6:16; 31-33; 39-44; 25:1-6) Los tres tenían un total de 24 hijos, quienes estaban entre los 288 músicos peritos. A los hijos, mediante suertes, se les nombraba líderes de una división de 11 músicos preparados. Por lo que: [24×11=288] Si, 288 músicos preparados que al igual que los sacerdotes, hacían 24 grupos, los cuales servían también por turno en el templo.

Si los 3712 músicos (aprendices) restantes, estaban organizados de igual forma, entonces a cada uno de los 24 grupos se les añadían 155 hombres. Esto significa que a cada músico capacitado, le correspondían, o estaban a su cargo aproximadamente otros trece que se hallaban en diferentes niveles de preparación (1 Crónicas 25:1-31) Los trompeteros eran sacerdotes, por lo que se contaban aparte (2Cr. 5:12 Compárese con Nm. 10:8)

NOTAS

INSTRUMENTOS:

Por nombre, la Biblia menciona más de una docena de instrumentos. Podemos clasificar a algunos de la siguiente manera: • • •

De cuerda: arpa, salterio, decacordio, cítara. De viento: zampoña, flauta, trompeta, cuerno. De percusión: címbalos, tamboriles, pandero.

Estos instrumentos eran finos. No se escatimó su calidad, pues serían para el servicio de Dios. La Biblia menciona que las arpas y los instrumentos de cuerda estaban hechos con la más selecta madera importada: madera de sándalo. Asimismo, las trompetas eran de plata.(1 Reyes 10:11,12; Nm. 10:2)

Al igual que las escrituras, otros manuscritos que datan de antes de la era común, dan testimonio de la calidad de estos instrumentos. Y no sólo del equipo, sino de la competencia de los músicos de Israel. Los rollos del mar muerto afirman que los trompeteros tenían que ejecutar “señales complicadas” como una sola voz. Y claro, aparte de que para esto debían ser excelentes músicos, también debían tener instrumentos adecuados. En la dedicación del templo, la Biblia narra que “a una” ejecutaban la música. Esto quiere decir que no había ninguna disonancia en la orquesta (2 Cr. 5:12,13) Sus ofrendas y varias actividades más, iban acompañadas de música (Nm. 10:10) “Y en el día de su alegría, y en sus solemnidades, y en los principios de sus meses, tocarán las trompetas sobre sus holocaustos y sacrificios de paz. Y les serán por memoria delante de su Dios. Yo, Jehová su Dios”. CANTORES:

Había cantores y cantoras (Eclesiastés 2:8) Aunque al parecer, las cantoras no servían en el templo (2 Cr. 5:12; Nm. 2:39; 12:27-29)

Los cantores tenían un trabajo importante. No tenían otro deber (como era el caso los demás levitas), sino sólo dedicarse al canto (1 Cr. 9:33) Ellos eran un grupo especial, se les clasificaba por separado de los demás levitas (Esdras 2:40,41; 7:18-26; Nehemías 7:1; 11:23; 13:10)

NOTAS

COMENTARIO:

La música del pueblo de Dios era magnífica. Y todos conocían la importancia que ésta tenía. Israel sobresalía en la música de todos los pueblos de la época. La fama de sus músicos era grande. Cuando otro pueblo resultaba más fuerte, entre otras cosas, pedían por tributo músicos. Este fue el caso de Senaquerib, cuando le pidió a Ezequias como tributo hombres y mujeres cantores. Eran afinados y preparados. Para dirigir a los demás debían tener el conocimiento requerido (1 Cr. 15:21,22; 25:1,7)

Todo esto se concibe en una idea, esencialmente, “Dios es digno de ser en gran manera alabado” APLICACIÓN:

Para nosotros, los cristianos de hoy, el antiguo testamento nos sirve como referencia; como enseñanza; como modelo. Aunque es muy difícil que los cristianos hoy en día llegásemos a la calidad musical ejercida por el pueblo de Israel (en distribución, estructura y organización), si tenemos la posibilidad de adoptar el enfoque de Dios en cuanto a la música que ofrendamos como su pueblo. Para esto vamos a extraer ciertas características ajustables a nosotros como agrupación cristiana de alabanza.

1. Para que haya celebración, en verdad debe haber Alegría, Regocijo, Gozo y Júbilo proporcionado por la Fe y el Agradecimiento a Dios de la victoria que hemos recibido en Cristo Jesús. Todo esto por medio del Espíritu Santo, porque parte del fruto del Espíritu es GOZO (Gálatas 5:22), y los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios (Romanos 8:14) Ya lo dijo el Apóstol, “REGOCIJENSE en El Señor SIEMPRE, otra vez les digo: REGOCIJENSE”, y “Estén SIEMPRE gozosos” 2. Es voluntad de Dios que haya orden en los actos que llevamos a cabo en la Iglesia. Esto no quiere decir que los aplausos, danza, gritos de júbilo etc. sean desorden, pues Dios mismo inspiro y acepto la alabanza ofrecida de esta manera, pero aun así dentro de estas acciones había orden. El orden de Dios significa ORGANIZACIÓN Y REVERENCIA; por lo que de la manera más seria-agradable, se debe distribuir a los participantes del grupo en

NOTAS

autoridades específicas, dividiendo así TODO el trabajo.

3. Es necesario que los miembros sean APTOS para desempeñar el ministerio que les corresponde. Esto incluye, como es natural, una conducta propia de un cristiano, se debe contar con la instrucción técnica necesaria para cantar, tocar, ó dirigir a los demás miembros (es preciso estar preparado) NOTA IMPORTANTE: Esto no quiere decir que TODOS deban ser expertos en lo que hacen para participar en el grupo, el mínimo grado corresponde a los aprendices. Esto es, pueden participaraprender, siempre y cuando estén en condiciones de hacerlo, y quien esté a cargo (un entendido), considere que ya pueden intervenir.

Como usted habrá notado, en una orquesta, el director COORDINA a TODO el grupo. Vigila que todos y cada uno, entren y salgan en el momento justo. Hace la función de guía, utilizando para esto en ocasiones una vara, o sólo sus manos, etc. En la actualidad, los directores pueden guiar al grupo con su voz, un instrumento, y sus manos. Por lo tanto, es RESPONSABILIDAD del director, que la agrupación camine bien coordinada. También como ya hemos citado, debe hallarse técnicamente APTO para fungir como tal, ( 1 Crónicas 25:1) CONCLUSIÓN:

Podemos quedarnos impresionados al percatarnos del grado de calidad que Dios solicitó-dio al pueblo. Las frases: “Dios es digno de suprema alabanza”, “Digno de ser en gran manera alabado”, deben adquirir un sentido especial para nosotros. Espero que usted pueda servirse de esto para mejorar su ministerio musical. En efecto, por todos lados encontramos preparación. Pero espero que no lo tome de una manera equivocada; no se desaliente, recuerde que vimos que había aprendices que se INSTRUÍAN mejorando así su ministerio. Lo importante es que usted este en constante aprendizaje, y se supere; Dios es digno. Y, ¿sabe? Él mismo tiene Poder para darle el conocimiento necesario.

responsabilidades-

NOTAS

LA ORGANIZACIÓN INTERNA

INTRODUCCIÓN: Todo grupo de alabanza tiene la gran responsabilidad de llevar al pueblo (la congregación) a la presencia manifiesta de Dios. La eficacia de ésta responsabilidad depende de dos aspectos importantes: • •

La vida de oración de cada alabante, El buen funcionamiento del grupo internamente.

Del primer aspecto cada miembro tiene responsabilidad personal, pero en algunas ocasiones es necesario del cuidado pastoral. y en el segundo, hay necesidad de tener algunos lineamientos claves para que la preparación del grupo sea buena y por lo tanto los resultados de su funcionamiento interno se vean en la conducción pública de la alabanza. A. EL DIRECTOR MUSICAL. Cada grupo de alabanza debe tener un director musical, cuya función es la dirección general del grupo. Sus responsabilidades se definen como sigue:

1. Encargado de dirigir los ensayos. 2. Responsable de enseñar las alabanzas. 3. Responsable de toda la enseñanza técnica del grupo, clasificación de voces, instrumentos, etc. 4. Es la autoridad principal en el grupo. 5. Es responsable de mantener la visión de la alabanza en el grupo y su congregación local. 6. Debe preocuparse de mantener la disciplina del grupo. 7. Mantenerse en comunicación constante con el pastor de la iglesia. Esto abarca varias fases:

1) Horarios de ensayos y control de asistencia.

2) Distribución de los miembros para conformar pequeños grupos, obedeciendo a clasificación de voces e instrumentos. 3) Aplicación de medidas disciplinarias en acuerdo con su autoridad.

NOTAS

8. Es responsable de ir levantando a otras personas con dones para desarrollarse en el ministerio de la alabanza. (Discipulado musical). 9. Debe ser una persona bien preparada tanto espiritual como musicalmente. B. LOS DIRECTORES DE ALABANZA.

Además del director musical, cada grupo de alabanza debe tener directores de alabanza. Estos directores son los que presiden al grupo en las reuniones públicas de alabanza. Las funciones y responsabilidades de los directores de alabanza: 1. Deben saber preparar la lista de las alabanzas para poder tener un tiempo ungido durante la alabanza. 2. Deben conocer las tonalidades de los cantos para no caer en saltos tonales y aún rítmicos que hagan perder la unción. 3. Deben tener autoridad para dirigir al grupo y al pueblo. 4. Deben ser buenos animadores. 5. Deben ser adoradores para dirigir con el ejemplo. 6. El director musical debe ser uno de los directores de alabanza. 7. Debe tener la actitud y capacidad de respetar y recibir órdenes del pastor o director de música C. LA ESTRUCTURA DEL GRUPO.

El grupo debe tener una estructura definida con el propósito que cada miembro tenga claridad de sus funciones, y se tenga así, mayor fluidez en el ministerio de alabanza. 1. El director musical es la autoridad principal en el grupo. 2. Los directores de alabanza están para dirigir reuniones de alabanza, supervisados y discipulados por el director musical. 3. Todos los miembros, tanto cantantes como instrumentistas deben estar sujetos al director musical o a los directores de alabanza en funciones.

NOTAS

4. Todo nuevo integrante de alabanza debe probar fidelidad y capacidad, por un tiempo determinado por el director musical. Cuando es necesario tener varios grupos de alabanza. En muchas congregaciones hay bastantes personas que se involucran en la alabanza, lo cual obliga a tener varios grupos de alabanza. Unos lineamientos para estos casos son necesarios:

1. Se debe mantener un ensayo general porque todos deben saber que son parte de un solo grupo. El no hacerlo así puede llevar a divisiones, diferentes “visiones” y hasta cambiar las alabanzas, interpretándolas de diferente manera cada grupo. 2. Todos los subgrupos deberán estar claros que el director musical es la autoridad para cada uno de ellos. 3. Los subgrupos deben ser conformados por el director musical de acuerdo a una buena clasificación de voces e instrumentistas para que tengan un buen acople técnico.

4. Cada subgrupo deberá funcionar por lo menos con dos directores de alabanza, con el propósito de no sobrecargar solo a una persona y a la vez para darle variedad de expresiones musicales y espirituales.

5. Como todos los subgrupos ensayan juntos con el director musical, al subgrupo que le toca dirigir una reunión pública, le es saludable tener un pequeño ensayo extra para orar y repasar la lista con el propósito de dar lo mejor de cada integrante para la alabanza congregacional. D. LOS ENSAYOS DE ALABANZA.

Los ensayos del grupo de alabanza deben estar bien definidos en cuanto a lo que deben incluir para aprovechar mejor el tiempo. A continuación doy algunas sugerencias para hacerlo:

NOTAS

1. Empezar con un tiempo de oración. A veces puede variarse dejándolo al final, puede ser de media hora, incluyendo ministración mutua por las necesidades de cada miembro. 2. Un tiempo para dar visión sobre alabanza y estudio de la Biblia por una media hora. 3. Tiempo para ejercicios vocales musicales para “calentamiento”; 10 minutos. 4. Aprendizaje de nuevas alabanzas, media hora.

5. Cuando se aprendan nuevas alabanzas es aconsejable que los que tocan instrumentos ensayen antes que los cantantes para no perder mucho tiempo en la reunión y los cantantes aprendan ya con acompañamiento musical. E. EL DISCIPULADO DE ALABANZA.

Uno de los puntos que requiere especial atención es el discipulado musical en los grupos de alabanza. La falta de este discipulado, hace que los que tocan instrumentos sean los únicos en las reuniones de la iglesia y que con el pasar del tiempo se “quemen”. Además, habrá estancamiento y se perderá la visión de crecimiento y progreso de la alabanza. Por ésta razón damos a continuación algunos lineamientos para el discipulado musical. 1. Toda persona que ejecuta un instrumento debe, por lo menos, enseñar a otra a tocarlo.

2. La cadena del discipulado nos enseña que el que aprende algo, afianza lo aprendido enseñándoselo a otro. Si este principio se aplicara en la alabanza tendríamos suficientes músicos para las células.

3. Cada persona que está involucrada en la alabanza debe preocuparse por progresar, cultivando los dones que Dios le dio, estudiando y ejercitando dichos dones para llegar a la excelencia.

4. El director musical es responsable de que este discipulado se lleve a cabo en la dimensión que Dios quiere.

NOTAS

Hay varios recursos externos al grupo de alabanza local para desarrollar habilidades, talentos y dones musicales. 1. Escuelas de música. Hay varias escuelas de música a nivel cristiano y para instrumentos aún se puede recurrir al Conservatorio Nacional o maestros privados de música. 2. Recurrir a hermanos de la iglesia que tienen mayor capacidad desarrollada que nosotros para que nos enseñen.

3. Ser diligentes para hacernos la disciplina del estudio del instrumento que tocamos o queremos tocar, dedicándole por lo menos dos horas diarias a la práctica del mismo.

NOTA MUY IMPORTANTE: No porque puede usted tocar un instrumento o porque puede cantar en un grupo de alabanza ya lo sabe todo. En mi experiencia dentro del discipulado musical me he encontrado actitudes negativas de parte de grupos de alabanza y personas donde no aceptan sugerencias o mucho menos que se les diga que aprendan a tocar el instrumento que ya tocan.

Una cosa es tocar por oído (lirico) y otra cosa es tocar por nota (teórico). Ambas son buenas, pero combinadas son mucho mejor. El desarrollo de lo que el Señor nos ha dado hará que la excelencia forme parte de la alabanza de la iglesia y que el nombre del Señor sea exaltado más y más. Dios les bendiga.


El grupo de alabanza