Issuu on Google+

RAFAEL PINEDO ROBLES (Colaboracion Gerardo Diaz Sanchez)

Beto Díaz y La Orquesta de la Provincia

Su Historia a través del tiempo Noviembre 19 del 2000

Datos Biográficos

Roberto Díaz Hornedo Nace en Fresnillo, Zac., el día 4 de Septiembre del año 1934. Es integrante de una apreciable familia fresnillense. Sus Padres José Díaz Salinas y Marianita Hornedo de Díaz.

Cuenta con dos Hermanos, Ana María, casada con el Sr. Luis Acevedo, Expresidente Municipal y Jorge Díaz Hornedo, un famoso científico que trabaja en la NASA.

Beto Díaz se unió en matrimonio con la Srita. Sara Aurora Sánchez, con quien procreó nueve hijos: Adriana, Roberto Marcela, José Alejandro, Luis Fernando, Héctor, Ana Bertha, Gerardo y Angélica.

Desde pequeño tuvo gran afición a la música, pues en la etapa en la que estuvo haciendo sus Estudios de Secundaria en el Instituto Durango, de esa Ciudad, formó con sus compañeros de Estudio el “Son Caribe”, y luego a su regreso a Fresnillo, todavía un niño, forma el “Son Estrella”. Más adelante, ya un adolescente forma el “Conjunto Juvenil”, y de ahí la Historia.

Actualmente independiente de la Música, es un exitoso Comerciante en Ropa, negocios que están muy acreditados apoyado por algunos de sus hijos.

Expresar en un escrito lo que es y significa la Orquesta de Beto Díaz, la Orquesta de la Provincia, creo que es imposible. Pero quiero hacer una reflexión de lo que es para todos nosotros conocer, vivir y ser parte de esta orquesta. Gracias a Beto Díaz y a todos y cada uno de los integrantes de la orquesta porque en cada baile nos hacen parte de su sueño; ese sueño que tuvieron hace mucho tiempo. El mantener vivo ese sueño les ha permitido permanecer juntos todos estos años, venciendo cansancio, fatiga, la soledad de la carretera y estar lejos de sus familias. Digo que todos somos parte de la historia de esta Orquesta ya que hay personas que los han seguido desde sus inicios hasta el día de hoy, hay familias en las que la Orquesta ha esto presente en los eventos más importantes para ellos por tres generaciones. En mi caso he sido parte de esta Orquesta acudiendo de niño con mis hermanos a los ensayos, recuerdo que esperábamos con ansia que dieran las tres de la tarde para correr a la sastrería por donde se entraba al estudio para ganar un buen lugar y estar ahí sentado viendo como repetían cada una de las canciones hasta que se sentían satisfechos con lo que escuchaban. He sido parte de esta Orquesta ya que cada domingo esperaba junto con mis hermanos y mi mamá el regreso con bien de mi papá de sus largas giras. Hemos sido parte de esta Orquesta las familias ya que coincidíamos en el lugar de partida de la Orquesta ayudándoles con su maleta, despidiéndolos y quedándonos con los rezos de nuestras mamás porque les fuera bien en su viaje. Y sigo siendo parte de esta Orquesta porque gracias a Dios, estoy aquí, con ustedes compartiendo este homenaje que es un tributo a la dedicación, el cariño y la perseverancia de estos hombres. Gracias a la familia de cada integrante de la Orquesta, gracias a cada esposa que todos estos años ha sido el pilar de estas familias, gracias a cada hijo de los músicos, ya que hemos aprendido del ejemplo que nos han dado nuestros padres. Gracias a cada músico que ha integrado esta Orquesta, los que están aquí los que desde el cielo siguen tocando Roberta y los Palitos chinos. Y gracias a Dios por cuidar el andar de estos once hombres que juntos forman en orgullo de nuestro Fresnillo, de Zacatecas y de México, ellos son… Beto Díaz y la Orquesta de la Provincia Gerardo Díaz Sánchez Noviembre del 2000

Presentación Este folleto es un “Homenaje Sorpresa” para Roberto Díaz Hornedo, mejor conocido en el ambiente artístico del País y del extranjero como “Beto Díaz”, que su Esposa, sus Hijos, amigos y demás familiares, presentan como un homenaje y reconocimiento a su esfuerzo y dedicación. Beto Díaz, ha sido un hombre que, a través de su existencia, ha dejado un ejemplo para muchas generaciones de fresnillenses por el enorme éxito que ha tenido en las actividades artísticas que ha desarrollado, y que han hecho que muchos de los fresnillenses hayan seguido su ejemplo y que nosotros, los que no tenemos aptitudes artísticas, nos sintamos orgullosos de que Beto Díaz sea nuestro coterráneo. Cuando se me encomendó la responsabilidad de redactar y publicar este folleto, con gusto y sin pensarlo mucho acepté, porque, a parte de la amistad personal que nos liga con Beto y con toda su familia, yo también soy uno de sus admiradores; he seguido de cerca su trayectoria, y conozco de los triunfos que ha tenido en otros puntos del país y del extranjero, por lo que ésta encomienda de la elaboración del folleto, lo considero un honor y una deferencia a mi persona, ya que precisamente en ese seguimiento que hemos hecho de su trayectoria artística, he tenido oportunidad de Conocer eventos en los que ha recibido Reconocimientos, Homenajes, Diplomas, Trofeos, etc., que otros pueblos y otras personas le han hecho, y a mi vez me preguntaba, sin obtener respuesta:

¿Por qué en Fresnillo, su lugar de origen, no ha habido un reconocimiento público para la labor de “Beto Díaz”?

Deseamos dejar constancia para las futuras generaciones de las actividades artisticas de Beto Diaz y la Orquesta de la Provincia. Cuando hay voluntad, preeverancia y decision, no importa el que vivamos en provincia, porque, como en este caso, hablando artisticamente, la calidad es la calidad, aquí y cualquier otro pais del mundo. Noviembre 19, del año 2000

Rafael Pinedo Robles

Beto Díaz La Orquesta de la Provincia

NUESTRA PROVINCIA FRESNILLENSE Imaginen nuestra Provincia de Fresnillo cincuenta años atrás… todo era paz y tranquilidad… pocas diversiones para la juventud de aquella época. Practicar algún deporte, como el básquetbol en la Cancha del Club Deportivo Nacional… caminar por las tardes, en compañía de algunos amigos, por las empedradas calles del centro de la ciudad… Visitar la “Nevería Romo” los domingos al mediodía, después de la misa de una de la tarde lugar donde era el punto de reunión de las damitas de nuestra sociedad, y donde además sabíamos que era el lugar al que asistía, acompañada de sus amigas, aquella jovencita, que con su sola presencia, tenía la facultad de hacer que más rápido latiera el corazón. Si ya contábamos con la edad suficiente, previo permiso de nuestros padres, asistir algún sábado a un Baile en el Club Deportivo Nacional, donde teníamos oportunidad de escuchar una buena orquesta de la Capital del País, y tal vez hasta de bailar una pieza con alguna de las damas que asistían… Con que emoción cuidábamos el arreglo del único traje con el que contábamos, prenda de vestir indispensable para poder asistir a ese evento.

Los días 10 de mayo, en que festejábamos a las Madres, tomar parte en los “Gallos Estudiantiles”. Esto es pasarnos la noche del día nueve de mayo atrás de un camión de redilas, cantándoles con nuestra entonces cambiante voz, a nuestras respectivas mamás las canciones que sabíamos les gustaban. Platicar con los amigos en reuniones informales, en la calle ó en la casa de alguno de ellos, de nuestras inquietudes, de las muchachas, de nuestras ilusiones de juventud… Este es precisamente el ambiente que Beto Díaz vivió en su juventud.

COMO EMPEZÓ LA ORQUESTA Conociendo la vida de Roberto Díaz Hornedo, podríamos decir que él es una persona que nació para la Música, independientemente de las actividades que haya desarrollado, muy exitosas, por cierto. Díganme si no es así. Beto Díaz Formó su primer grupo Musical a los doce años, cuando estudiaba la Secundaria, y de ahí en adelante, de una forma o de otra, su vida ha esta ligada a la música. Todavía recuerda con nostalgia los nombres de los Grupos Musicales que formó, en su variedad de “Son”, que era el estilo que prevalecía en ese tiempo, como son el “Son Tropical”, el “Son Calve de Oro”, el “Son Caribe”, y ya más jovencito, el “Son Estrella”. Cuando estuvo radicando en México, D.F., estudiando la preparatoria, al estar prestando su Servicio Miliar, su inquietud musical lo llevó a formar parte y dirigir, la Banda de Guerra de los conscriptos. Poco tiempo después una vez concluidos sus estudios regresó a Fresnillo. Sociable, como siempre ha sido, empieza a restablecer sus relaciones con los numerosos amigos que aquí había dejado, y eran continuas las reuniones que tenían en su casa en las de sus amigos. Precisamente en una de esas reuniones de amigos, por allá por el año de 1952, surgió la idea de formar una “Conjunto” (así se les llamaba a los grupos musicales informales en ese tiempo) el cual tendría como objetivo el llevarle “Gallos” a las novias de ellos, de sus compañeros y amistades. La idea la secundaron sus amigos, y pronto pusieron manos a la obra. Como pudieron se allegaron sus instrumentos.

NACE EL “CONJUNTO JUVENIL” Ya tenían sus instrumentos, ahora les faltaba un nombre. Hubo varias propuestas, pero al final de cuentas todos coincidieron en un nombre “CONJUNTO JUVENIL”… Y es que precisamente en ese tiempo, ese grupo de jóvenes pertenecías a un Club Social y Deportivo denominado “Club Juvenil”, del cual Beto Díaz era el Presidente. Los Primeros integrantes del Conjunto Juvenil fueron, entro otros, Rogelio Rentaría (Vocalista) José Macías, Guitarra, los Hermanos Loreto y Salvador González, Claves y Timbales, Audómaro Rincón, Guitarra, David Camacho Campos, Guiro, José Manuel Morales, Maracas, José Bonilla Robles, Tumba, y por supuesto, Roberto Díaz Hornedo, con su Acordeón.

Todos ellos eran miembros del Club Juvenil del cual era Presidente, Precisamente Beto Díaz, y sus actividades deportivas, con sus equipos de Béisbol y Básquetbol las combinaban con sus actuaciones en el Conjunto Juvenil.

Por esas épocas, (1954) estaba en Fresnillo la efervescencia por celebrar el IV Centenario de la Fundación de la Ciudad, y a Beto Díaz y a su Club Juvenil le fue encomendada la responsabilidad de hacerse cargo del Comité de la Candidata a Reina Lupita Bonilla, habiendo logrado sacarla adelante para convertirse en la Primera Reina de la Feria de Fresnillo, como “LUPITA I”. Pronto empezaron a tener participaciones en los eventos sociales de Fresnillo. Continuamente los llamaban para amenizar Tardeadas ó Bailes informales en los diferentes Clubes que existían en Fresnillo, como el Club de Leones o el Club Rotario, y por supuesto, los imprescindibles “Gallos” a las novias, objetivo inicial del grupo, lo siguieron atendiendo. Ya por los años 60’s, muchos de los jóvenes que estaban en el grupo no pudieron seguir atendiendo sus compromisos musicales debido a sus actividades normales. Algunos tuvieron que salir de la ciudad para continuar sus estudios, otros más tuvieron que contratar sus servicios en a alguna empresa y otros más dejaron la ciudad. Beto Díaz, que tenía perfectamente bien definida su meta, ante esta circunstancia no claudicó y a fin de que el grupo musical siguiera adelante, tuvo necesidad de reponer los elementos que le faltaban, con otras personas. Esta oportunidad la tuvo, ya que en Fresnillo afortunadamente, contamos con muchísimos músicos de gran calidad. Es entonces cuando decide darle más formalidad al Conjunto.

EL CONJUNTO JUVENIL SE INTEGRA COMO GRUPO ORQUESTAL Fue en esta época cuando fueron llamados a integra el grupo varios elementos de reconocida calidad, habiéndose integrado inicialmente Miguel García Cornejo, Pablo Zamora, Carlos del Villar, Luis Vanegas Rocha y Baudelio Hernández, que junto a Beto Díaz integraron los seis elementos iniciales del conjunto formal. Los Instrumentos que utilizaba el grupo eran las Trompetas, Batería, Contrabajo, Guitarra Eléctrica, Violín y el Acordeón de Beto Díaz. Los Contratos comenzaron a llegar. En los altos del Cine Plaza, donde se encontraba la “Cueva” del Club de Leones de Fresnillo, durante un buen tiempo se organizaban tardeadas, que el Conjunto Juvenil amenizaba, y su nombre empezó a cobrar fama. Empezaron a llamarlos para amenizar bailes formales. El primero en que actuaron fue un baile organizado por el Club Rotario de Fresnillo, y como anécdota de este Baile que nos cuentan con gusto podemos informales que el Conjunto Juvenil no estaba contratado para actuar en esa ocasión, pero resulta que la orquesta contratada, por razones que desconocemos no asistió y fue llamado el grupo en forma emergente para cubrir la ausencia de la otra orquesta. Esa era su oportunidad, y Beto Díaz no la desaprovechó. Salió airoso del reto. De ahí empezó su camino ascendente. Por esos tiempos, uno de los grupos musicales que tenían el favor del público fresnillense eran “Los Churumbeles de Fresnillo”. No había evento de importancia en el que no estuvieran presentes… hasta que llegó Beto Díaz y su Conjunto Juvenil.

Otro de los obstáculos que tuvo que sortear, desde el principio, cuando se decidió a trabajar profesionalmente, fue el aspecto sindical. El Sindicato de Músicos les negaba a los elementos del Conjunto Juvenil su ingreso al Sindicato aduciendo razones triviales, pero eso no los desalentó, al contrario, con mayor ahínco siguieron preparándose y presentando los ritmos de moda en esos tiempos. Estaban actualizados. Al paso del tiempo fueron cambiando algunos elementos. Sale Luis Vanegas Rocha, que ejecutaba la Trompeta, y entra Roberto Núñez. Por esa época fue cuando empezaron a tener contratos de diferentes partes del Estado para amenizar Bailes de Gala. Luego entra Manuel Murillo, ejecutante de Bajo Eléctrico, Manuel Martínez, con su Violín y Jesús Rodríguez y Toño Quintanar Stephano, “El Gorjis” como Pianista y Vocalista de Baladas de Rock, en ese tiempo de moda. La primer salida que tuvieron para actuar fuera del Estado, fue a la Ciudad de León, Gto., lugar en el que alternaron con la Orquesta “Valle de Santiago” en el club “20-30”. En la Batería ya se encontraba Ramón García, en lugar de su hermano Miguel que dejara el Conjunto. Con alegría y nostalgia recuerda Beto este primer compromiso que tuvieran que cumplir fuera de su Estado, porque era la “Prueba de Fuego”. Muchas cosas tenían en su contra, como es el de la carencia de vehículo para trasladar al grupo y sus Instrumentos a cumplir con el compromiso. Esa carencia la suplieron alquilando dos vehículos de sitio, y nos dice “que con ese pago que tuvieron que hacer, apenas sacaron para los gastos”. Pero en realidad eso no les importaba, pues en ese baile, fue tanta la aceptación que tuvieron que a petición de los organizadores, ante la aceptación del público asistente, tuvieron que tocar TRES HORAS EXTRAS.

A partir de entonces se convirtieron en exclusivos de los eventos que se efectuaban en León y eran los integrantes imprescindibles del carnet musical de los mejores bailes de ese lugar.

Pero, no se detuvieron con ese indiscutible triunfo, ante esa perspectiva, continuaron “abriendo plazas”. Lograron actuar en la “Terraza las Américas” de la famosa Feria de San Marcos en Aguascalientes, que entonces era el máximo escenario de la región, habiendo logrado llenos totales.

Para esos tiempos ya habían alternado con las mejores Orquestas del Centro del País, como la “Comparsa Universitaria” de San Luis Potosí. La imagen del Conjunto Juvenil, ya era otra, y el compromiso con el público creciente también era mayor.

Esto motivó a Beto para reforzar el Grupo, y entra como Violinista Rosendo Silva, con lo cual tres personas se hicieron cargo de la Sección de Violines, Pablo Zamora, Manuel Martínez y Rosendo Silva. En las Trompetas Roberto Núñez y Jesús Rodríguez, en la Batería Ramón García, en el Bajo Manuel Murillo, en la Guitarra Carlos del Villar, en el Piano Miguel García y Beto Díaz en el Acordeón y el Solovox.

LA PRIMER GRABACIÓN El ambiente de superación en el grupo, siempre se mantuvo en alto, y los triunfos que habían logrado a lo largo de todos esos años, no los marearon, por el contrario, con los pies en la tierra se dispusieron a dar el siguiente paso: HACER SUS GRABACIONES. El grabar un disco, en esas épocas, era todo un reto, pues esto estaba reservado únicamente para las figuras consagradas. No había Estudios de Grabación particulares, porque los artistas no podían aspirar a otra cosa que abrir las puertas de una casa

grabadora para hacer su producción bajo su marca comercial, y estas Grabadoras solamente estaban en México. Los artistas de Provincia prácticamente tenían cerrado ese camino, a menos que tuvieran relaciones en la Capital, pero el destino vino al encuentro de Beto Díaz. El Conjunto Juvenil asiste una vez a León, Gto., a cumplir un contrato. En pláticas con el dueño del lugar en el que hospedaban, “La Posada de Fátima”, al comunicarle Beto sus inquietudes a este respecto, resulta que él conocía al Sr. Guillermo Acosta, de Discos Musart; le otorga una recomendación para Beto, en la cual solamente le pedía que los recibiera. Con esa recomendación y muchas ganas de triunfar, Beto Díaz y sus muchachos se transportan a la Capital del País a bordo de los dos vehículos con los que ya contaba el conjunto: dos miniautos marca “Vauxhoul”, y se lanzaron en su “Aventura a México, directos a la Casa Grabadora Musart.

Lograron entrevistarse, después de varias peripecias, con el Sr. Guillermo Acosta, quien aceptó hacerlos una prueba, en el mes de Septiembre del año de 1959. Hicieron sus grabaciones de prueba, y se regresan a Fresnillo, no sin antes firmar el Contrato y comprometerse a estar de nuevo en México en el mes de Noviembre de ese año, a fin de hacer la selección de 12 números y preparar las primeras grabaciones.

Este hecho, sin duda, fue el inicio del despegue de la Orquesta. Fue el cimiento que necesitaban para trascender musicalmente.

Hay varias anécdotas en relación con esta primera grabación que queremos comentarlas, porque son parte de la historia de Beto Díaz. Resulta que al regresar de México de hacer su primera prueba de grabación, hubo muchos contratiempos con el Sindicato de Músicos para que les permitieran grabar, no fueron válidos los argumentos que se les presentaron, hasta que se llegó al punto clave del asunto: hubo que entregar una “mordida” para se que entregara el permiso.

Para hacer la selección de los temas del primer Extended Play, (discos de 45 rpm con uno o dos temas en cada cara) tampoco fue fácil, pues a pesar de contar con un buen repertorio, nosotros insistíamos en el momento de grabación de incluir el tema “Mi Bella Dama”, pero por varias circunstancias tal vez por el nerviosismo, no salía con la limpieza requerida. Desesperados, optamos por cambiar el tema y el ritmo, que ya nos habían aconsejado en la misma Casa Grabadora, y es entonces cuando interpretamos la “Malagueña” de Lecuona, con un arreglo tropical, que mucho gustó a los directivos de Musart, y al primer intento escuchamos la voz del Ingeniero de Sonido, que por el monitor nos dijo: “Se queda”. También grabamos “Palillos Chinos”, y cuando estábamos preparando otros números llegó al estudio Lucha Villa, a quien ya habíamos conocido en un Baile que tocamos en Monclava, Coah., y entre pláticas nos sugirió que grabáramos una pieza que después todo el mundo haría popular “Chahuahua”. También grabamos “Envidias”.

SALE EL PRIMER DISCO AL PÚBLICO Pocas semanas después, en Diciembre de 1959, sale a la venta al público el Primer Disco con Música de la “Orquesta Juvenil de Beto Díaz”. Felices y nerviosos todos los integrantes de la Orquesta promovían su disco aquí en la ciudad y en los lugares en los que actuaban, y esperaban con ansia la información de la Musart acerca de la venta del disco… A los pocos días se recibe un comunicado de la Grabadora que simplemente decía: “YA LA HICIERON” “HAY QUE GRABAR EL PRIMER LP”. Hubo festejo en grande por parte de todos los integrantes de la orquesta y los numerosos amigos con los que cuentan. Indiscutiblemente, esto fue un TRINUNFO DE LA MÚSICA DE LA PROVINCIA. Así lo afirmaba Beto Díaz en esos momentos. Pronto hubo necesidad de trasladarse a México nuevamente para la Grabación del Primer LP con 12 melodías, que fueron seleccionadas cuidadosamente. El Director Artístico, gran conocedor del mercado, decidió que el nombre de la Orquesta “Juvenil de Beto Díaz” no era el adecuado para causar impacto en el público consumidor y lo cambia por el de “BETO DÍAZ, LA ORQUESTA DE LA PROVINCIA”. Aparece el Primer Disco de larga duración, y tiene un éxito sin precedente en las ventas.

SE INTENSIFICAN LAS GIRAS A partir de la aparición del primer Disco, las presentaciones de la Orquesta en otros lugares en los que no habían actuado se intensificaron. Prácticamente se abrieron nuevas plazas. Actuó en la Convención Nacional Rotaria en San Luis Potosí, luego vino Chihuahua, lugar en el que, como hecho insólito, estuvo actuando 15 días continuos, con llenos completos. Chihuahua fue y sigue siendo hasta la fecha un lugar en donde Beto Díaz tiene carta de naturalización, pues durante muchos años por lo menos acudían a cumplir contratos 20 veces al año, tan sólo en la Ciudad Capital. Luego vinieron otras ciudades del mismo Estado. Como comentario podemos mencionar que el pasado año, en uno de los periódicos de más circulación en el Estado de Chihuahua, apareció una página completa en la que publicaban, como Homenaje a la Orquesta y a Beto Díaz, el reconocimiento que el Pueblo de Chihuahua hacía por sus 40 años de actuaciones.

Por esas épocas, sale de la Orquesta Carlos del Villar, y entra en su lugar Enrique Rivera, poseedor de un don especial que hacía maravillas con el requinto. Enrique, el popular “Cerillo”, fue uno de los valores del País en este Instrumento, con lo que vino a dar a la Orquesta, una versatilidad para la Orquesta, con los que pudo grabar los inolvidables Potpurrís de “Homenaje a Los Panchos” y “Tríos de México”.

Después del éxito del Primer Disco Lp, vienen los Disco II y III, con nuevos números musicales, y en éstos, Beto Díaz Agrega algunas de sus composiciones, como “La Chunga del Changuito”, “Un Sueño Azul” y el potpurrí “Parranda en Chihuahua, con sus propios arreglos. En esas giras por Chihuahua, ya contaban con dos vocalistas, Toño “Gorjis” Quintanar, y ya se había unido Juan José Goitia. Ambos jóvenes fresnillenses hicieron época con la Orquesta de la Provincia de Beto Díaz, pues hasta la fecha sus nombres son recordados por las generaciones de esas épocas.

SE ABREN NUEVAS PLAZAS En el año de 1964, la Orquesta de la Provincia de Beto Díaz abre nuevas plazas y logra entrar en la Región de la Laguna. Sus actuaciones siempre fueron alternando con las mejores Orquestas del País, con Juan García Medeles, Pablo Beltrán Ruiz, Pepe Castillo, Mariano Mercerón, Luis Arcaraz, La Orquesta de Ingeniería, Pepe Luis y su Orquesta Universitaria, por mencionar algunas, y fue precisamente en este tiempo cuando empiezan a utilizarse los Instrumentos Electrónicos. Como dato interesante, con las grabaciones de esa época, en la Región de la Laguna, Beto Díaz y su Orquesta logró batir todos los Records de Ventas, dejando muy abajo a Pedro Infante con sus grabaciones, quien durante mucho tiempo estuvo en primer lugar en ventas.

Otro dato interesante en relación con la Orquesta, es que muchos grupos del país, al ver el éxito que estaba obteniendo la Orquesta de Beto Díaz, empezaron a imitar su estilo, y es entonces cuando surgen en el panorama musical de México grupos como

“Los Aragón”, “Los Sonors”, “Los Babys”, etc., imitación de estilo que les dio popularidad durante un tiempo, pero que luego desaparecieron. Ya en estas fechas, Beto Díaz tenía la facultad en la Grabadora Musart de grabar los números que él decidiera. Sus originales interpretaciones se escuchaban en todo el País. Los contratos llegaban de todas partes. Hubo meses en los que llegó a hacer 22 presentaciones en el mismo mes.

BETO DÍAZ Y LA ORQUESTA DE LA PROVINCIA RECIBEN “EL TRÉBOL DE ORO” En el año de 1968, la Casa Grabadora Musart, otorga a la Orquesta de la Provincia de Beto Díaz la presea “EL TRÉBOL DE ORO”, premio que tenían reservado para los grupos musicales o artistas que destacaban en esa empresa. La razón fue que los Discos de Beto Díaz, habían logrado obtener, sobre todos los artistas y orquestas, el MAYOR NÚMERO DE VENTAS EN PROVINCIA. Esta fue la primera distinción que recibió Beto Díaz como premio a su esfuerzo y dedicación. Fue un reconocimiento a su trayectoria y al deseo de superación.

LA PRIMER GIRA INTERNACIONAL La fama de Beto Díaz seguía en aumento. El nombre de la orquesta trascendió las fronteras, y un buen día del año 1967, una empresa, representada por el popular boxeador Lauro Salas, los contrata para hacer una gira por la Unión Americana. Ya para esas épocas la Orquesta contaba con un autobús completamente equipado, en el que hacían sus viajes, y se lanzaron durante todo un mes a conquistar al público latino radicado en Estados Unidos. Estuvieron actuando prácticamente en casi todos los condados más importantes del Estado de California, donde lograron presentaciones de gran éxito al registrar en los salones llenos completos. Durante la estancia en Estados Unidos, tuvieron la oportunidad de escuchar nuevos ritmos, mismos que adaptaron a su personal estilo, y la versatilidad de que dispone la Orquesta les permitió salir adelante en ese reto, pues hubo ocasiones en las que hubo necesidad, ante la exigencia del público de tocar estilo “Mariachi”, y así lo hicieron. Al termino de esa exitosa gira, en la Ciudad de Los Ángeles, les fue entregado el trofeo que le otorgó la Asociación de Locutores de Los Ángeles, como “LA ORQUESTA MÁS VERSÁTIL” que haya tocada en ese lugar. A esa gira por la Unión Americana siguieron otras, hasta que vieron la necesidad de suspenderlas debido a que era mucho el tiempo que tenían que permanecer fuera, alejados de sus familias.

CAMBIAN DE GRABADORA La Casa Musart, en la que estuvieron grabando durante muchos años, a causa del cambio del Director Artístico, comenzó a fallar en sus compromisos de distribución y promoción de sus discos, por lo que, hubo necesidad de tomar medias drásticas y éstas fueron, después de evaluar la situación, la de cambiar de Grabadora, lo cual ocurrió en el año de 1978. 18 Discos fueron los que grabó Beto Díaz y la Orquesta de la Provincia para la Musart. Al cambiar de Grabadora, hubo necesidad también de cambiar de estilo en la Orquesta. Desaparecieron los Violines. Ya habían fallecido Manuel Martínez, “El Venado” y Roseando “Chendo” Silva, por lo que la Sección de Violines es substituida por Saxofones, ejecutados por Luis “Chito” Vanegas y Manuel Rodríguez. Para entonces ya se contaba con 11 elementos integrantes de la Orquesta. Mismo Beto Díaz, había dejado ya el Acordeón y el Solovox y los había cambiado por un moderno órgano electrónico.

Al cambiar de estilo, ya sin los violines, mismo Beto Díaz reconoce que bajaron las ventas de discos durante un tiempo, pero también hubo oportunidad de aparecer en programas televisivos de la capital del País. Como “TV MUSICAL OSSART”, en donde tuvieron oportunidad de acompañar artistas como Gloria Lasso, Alberto Vásquez, Manolo Muñoz, Hilda Aguirre, etc., lo que les valió incursionar en otras plazas, como Veracruz, Michoacán, Puebla y el mismo Distrito Federal. Cuando llegó a cumplir 25 años con la Orquesta, la Cía. Vinícola del Vergel, durante la celebración de la Feria de Fresnillo le entregó oficialmente un premio.

EL SUPUESTO PIQUE CON OTRA ORQUESTA DE FRESNILLO En la época en la que Beto Díaz estaba en su apogeo, se formó otra orquesta aquí en Fresnillo, integrada por músicos fresnillenses profesionales, que en su momento tuvieron mucho éxito. Esta orquesta estaba dirigida por el Sr. Manuel Almanza y se denominó la “SONORA ZACATECANA”

Alguien de la ciudad se le ocurrió comentar que ahora sí Beto Díaz iba a tener la competencia con esta orquesta, y llegó el momento en el que éste tema era la comidilla del día, y se preguntaban: ¿Quién es mejor?... ¿Beto Díaz?, ó ¿La Sonora Zacatecana?.

Pues llegó el momento en el que un empresario con visión aprovechó el supuesto “pique” que existía entre una y otra orquesta y los contrató a ambos para amenizar un baile en el Club Deportivo Nacional. El salón estuvo repleto de asistentes.

Ambos ofrecieron su mejor actuación, cosechando aplausos de sus respectivos partidarios, y al término del Baile cada quien daba como triunfador a su favorito. La realidad es que no había tal competencia, ni tal “pique”, pues ambos Directores y los integrantes de ambas orquestas eran muy amigos, además sus estilos eran muy diferentes, y en sus interpretaciones no había punto de comparación entre uno y otro, pero de cualquier manera ese supuesto pique se reflejó en la taquilla. Y otro punto más. Beto Díaz nunca ha sido egoísta, ni ha pretendido decirse el mejor, pues él mismo promueve en lo que está a su alcance a grupos locales en otras plazas.

CUANDO UTILIZÓ COROS DE VOCES FEMENILES Fue una etapa muy corta, pero existió, y tenemos que comentarla. Fue durante la etapa de transformación de l a Orquesta en la que se eliminaron los violines. Este coro, estuvo integrado por cuatro jovencitas procedentes de la Ciudad de Guadalajara, y estuvieron actuando con la Orquesta, solamente en algunas de las grabaciones que hicieron para la Casa Grabadora “GAS”.

LA NOCHE QUE SUFRIERON UN ACCIDENTE Este es uno de los recuerdos que no han sido gratos en la vida artística de Beto Díaz, pero que gracias a Dios se pudo superar. En uno de los muchos viajes que continuamente hacía a la Ciudad de Chihuahua, ya en su propio autobús, al regreso, cerca de la Ciudad de Jiménez, un auto invade el carril por el que el autobús circulaba, y para evitar el encuentro, el Autobús sale de la carretera. Sólo golpes fueron los que recibieron. No hubo desgracias personales. El recuerdo de ese accidente, -dice Beto- nos ha servido para extremar precauciones en nuestros continuos viajes, y a la fecha, después de todos estos años, es el único que hemos tenido. Dios nos permitió seguir trabajando con la Orquesta.

SUS MEJORES ÉXITOS MUSICALES La verdad, dice Beto, todas las interpretaciones que hemos grabado son como sus hijas, pero recuerda con cariño algunas en especial. Entre ellas: “Mirando una Estrella”, “Mujer Enamorada”, “Jerusalén”, que conceptúa como la mejor grabada y el “Potpurrí de Curiel”, y por supuesto, con especial cariño recuerda las primeras melodías grabadas en el Disco Extended Play, “Malagueña”, “Palillos Chinos”, “Chihuahua”, y “Envidias”.

OTRO PREMIO A NIVEL NACIONAL La Asociación de Directores de Música de la República Mexicana, en el año de 1969, tuvo a bien entregar por su trayectoria artística, por la popularidad y calidad de sus interpretaciones, y por ser el Director de Orquesta más destacada en ese año de 1969, el Premio “AMÉRICA DE ORO”.

CUANDO REPARTIERON SU BIOGRAFÍA Esto ocurrió en la Ciudad de Aguascalientes, lugar en el que cosechara grandes triunfos por sus actuaciones en la feria de San Marcos. Resulta que el propietario de la “Terraza Los Globos”, que en esos tiempos año con año se establecía en la Feria de Aguascalientes, por la gran amistad que los ligaba a través de los años de estar conviviendo cada año, agradecido por sus actuaciones, sin que Beto se diera cuenta, manda imprimir un pequeño folleto con los datos biográficos básicos de Beto Díaz, y en el momento oportuno hace la presentación, felicita a Beto y regala los folletos a todos los asistentes.

Para ver esta película, debe disponer de QuickTim e™ y de un descom presor .

CONCLUSIÓN Han transcurrido ya más de cincuenta años de la fecha en que efectuara Beto Díaz, su primera grabación… la vida ha dado muchas vueltas… en estos más de cuarenta años, Beto Díaz ha lograda grabar más de 30 Discos de Larga Duración. Yo no sé si Beto Díaz lleva un registro estadístico de los numerosos compromisos que ha tenido que cumplir en las diferentes ciudades del País y del Extranjero, pero lo que sí sé, y sin temor de equivocarme, es que podría asegurarles que, si las distancias que ha recorrido lográramos convertirlas en kilómetros y las sumáramos, sin duda que con ese kilometraje ya habría dado varias veces la vuelta al Globo Terráqueo. Beto Díaz, y su Orquesta de la Provincia han llevado, junto con su música el nombre de Fresnillo por una gran parte de los Estados del País y en muchas ciudades de la Unión Americana. Beto Díaz sigue vigente, y con mucha energía, pero sobre todo con Voluntad para seguir adelante. Todavía siguen lloviendo los Contratos. Todavía hay muchos proyectos por realizar. Beto Díaz es uno de esos hombres que dejan huellas de su paso por la tierra. Esas huellas son: SU MÚSICA, SU EJEMPLO DE TENACIDAD, SU BUEN HUMOR Y SU DON DE GENTES.

ETAPA ACTUAL 2012 Por Beto Díaz Sánchez Director Orquesta de Beto Diaz

El 27 de junio del 2009, después de tocar un precioso baile en Saltillo, Coah., y camino a Meoqui, Chih., a cumplir otro contrato, la orquesta sufre un lamentable accidente, en el que fallcecen mi padre Don Beto Díaz, y cuatro de los integrantes, José Hernández Madera, Salvador Vanegas García, Francisco Piña Nava y Eleno Gallegos. Un poco antes había fallecido de cáncer Miguel García Cornejo, y meses después del accidente, muere también, debido a su avanzada edad, David Díaz Rgz. Éste último se había retirado de la orquesta ya antes del accidente.

Yo tenía dos años de haberme integrado a la agrupación, a pedido de mi padre, y el mismo día del accidente tomé el liderazgo de la manera más difícil posible. En el mismo lugar del accidente le prometí al cuerpo de mi padre, los cinco murieron de manera instantánea, que no se preocupara, que la orquesta iba a seguir. A las tres semanas ya estábamos ensayando, y a los dos meses tocamos nuestro primer baile, ya sin mi padre y los compañeros fallecidos, en la Cd. de Zacatecas. Recuerdo que regresando de uno de los primeros bailes de ésta etapa, conversando con Beto Pichardo, (bajista), me dice: “mira tocayo, si no es cosa de Dios: quedó la primer trompeta y director musical actual, el “guerito”, (Jesús Rodríguez B.), quedó el primer saxofón, “Meño”, (Manuel Rodríguez G.), quedó la base, conmigo y con Ramón, (Ramón García M. en la batería y Roberto Pichardo R. en el bajo), y quedó el nombre, contigo.”. Yo pienso que incluso de alguna manera mi padre me ha estado acompañando desde la selección de los nuevos elementos, hasta mi desarrollo al frente de la orquesta. Además, al seguir en ésta nueva etapa con el mismo estilo y calidad que han caracterizado a la orquesta, está él presente en cada presentación de la misma. Los nuevos integrantes que ingresaron después del accidente son: Francisco Salgado: voz, coros y guitarra. Mauricio Vanegas: Sax Eliezer Vega: Trombón Eduardo Vanegas, (hijo de Salvador Vanegas, q.e.p.d.): Trompeta Fabián Luna: Percusión y coros Héctor Martínez: Trompeta Héctor Pérez: Primera voz Francisco Salinas: Sax. Luis Miguel Trejo: Trompeta Esteban Reyes: Trompeta

Los integrantes que siguen son: Ramón García: Batería Roberto Pichardo: Bajo Jesús Rodríguez: Trompeta Manuel Rodríguez: Sax, flauta, trombón. La nueva agrupación se ha ganado ya su lugar y el respeto del público en los lugares donde se presenta, logrando mantener los bailes de alguna manera institucionales que la Orquesta tenía, abriendo además nuevas plazas y escenarios, siendo llamados cada vez más a participar, además de los bailes y fiestas particulares, en eventos culturales, como Teatros del Pueblo y Festivales, siendo como es una orquesta con un estilo propio, y con un repertorio acorde al evento que se está tocando, y el cual incluye desde temas de Glenn Miller, Ray Conniff, entre otros, hasta cha cha chás, danzones, mambos, etc., sin dejar sin embargo de actualizar el repertorio con temas más acordes para bodas, XV años, graduaciones, posadas, etc. La orquesta, al seguir con el mismo estilo y filosofía que tenía mi padre para la selección de los temas a interpretar, esto es, canciones de calidad de todos los tiempos, la mayoría bailables, aunque ahora hemos enriquecido el repertorio con temas para interpretar durante los tiempos de comida ó cena, cuando esto se requiera, queda como un homenaje vivo y un reconocimiento a todos los elementos que han integrado la orquesta en sus diferentes etapas.

UNA HISTORIA QUE CONTAR… ME ENCONTRABA UNA NOCHE, MIRANDO UNA ESTRELLA, Y ABRAZADO A TI, TE DECÍA: GRACIA AMOR… TU ME DIJISTE SOY TUYA EN SEPTIEMBRE, PERO TE VOLVERÉ A VER CUANDO LLEGUEN LAS NIEVES DE ENERO. TE SENTÍAS UNA MUJER ENAMORADA, MIENTRAS YO LLEGABA A CABALLO, Y ME DECÍA, ES ELLA, LA DEL VESTIDO ROJO, MI MUÑQUITA DE TRAPO. AY, MI ROBERTA, MI SUEÑO AZUL, ESE LUNAR QUE ME ENLOQUECÍA PARECÍA UN GRANITO DE ARENA, ME SENTÍA COMO UN PAJARO FELIZ, SIEMPRE FUISTE MI SUEÑO AZUL. EL DÍA QUE VOLVIERON LAS LLUVIAS, RECUERDO QUE CENÁBAMOS BAJO EL TIPITIPITIN DE LA LLUVIA, EL MENÚ FUE ARROZ Y LO COMIMOS CON LOS PALITOS CHINOS… LES HABLAMOS A LOS PANCHOS, TÚ ME DIJISTE ES ALGO TONTO, ELLOS NO VISITAN HOY NUNCA EN DOMÍNGO. EL ÚLTIMO DÍA DEL AÑO NOS FUIMOS DE PARRANDA A CHIHUAHUA, RECORDABA MI PUEBLITO, DONDE CONOCÍ A LA MORENA DE MI COPLA. BAILAMOS EL TICO TICO, LA CUMBIA DE ZACATECAS Y PARA CERRAR LA NOCHE, TE DIJE: VAYA CON DIOS, MI VIDA. ESTA HISTORIA SE HA REPETIDO Y HA SIDO CONTADA DE PADRES A HIJOS Y DE ABUELOS A NIETOS. LA ORQUETA DE BETO DÍAZ, LA ORQUESTA DE LA PROVINCIA, HA HECHO Y SIGUE HACIENDO HISTORIA DE LA ÚNICA MANERA QUE DURAN LOS GRANDES HOMBRES, CON ESPFUERZO CON ENTREGA Y CON PASIÓN. CADA HORA DE ENSAYO, CADA KILÓMETRO RECORRIDO, CADA NOCHE DE ANGUSTIA POR REGRESAR A CASA, HA LOGRADO QUE ESTOS EXCELENTES MÚSICOS TRASCIENDAN EN EL TIEMPO Y OBRA DE TODA LA REPÚBLICA MEXICAN. GRACIAS, PORQUE EN CADA BAILE NOS REGRESAN A ESA ÉPOCA QUE YA NO EXISTE, PORQUE CADA NOCHE DE FIESTA, NO ES LO MISMO SI FALTA BETO DÍAZ, LA ORQUESTA DE LA PROVINCIA. Gerardo Díaz Sánchez, Octubre de 1999.

Este libro es un Reconocimiento y Homenaje que la familia Díaz Sánchez hace a la orquesta de Beto Díaz, la Orquesta de la Provincia por su gran trayectoria y brillante carrera musical. Sarita Sánchez de Díaz Adriana, Mario Roberto, Marcela, José Alejandro, Luis Fernando, Héctor Eduardo, Ana Bertha, Gerardo, María Angélica Esposa e Hijos de Beto Díaz.


Beto Díaz y La Orquesta de la Provincia