Issuu on Google+

CAMBIOS BIOLÓGICOS Y FÍSICOS

La adolescencia como fenómeno psicológico, puede no ser común a todas culturas, pero los cambios biológicos de este periodo son universales. (Montemayor y Flannery, 1990). En lo biológico la adolescencia es el periodo que va del comienzo de la pubertad a la edad adulta. Pubertad significa madurez sexual; pubescencia se refiere a los cambios que dan por resultado la madurez sexual y que ocurren al final de la niñez y el comienzo de la adolescencia. El comienzo de la adolescencia es variable y se da en edades diferentes en cada sexo, pero a menudo se toman los 12 años como aproximación.

Cambios físicos Sólo

en la infancia los seres humanos experimentan una época de

crecimiento posnatal más rápido que en la adolescencia.

Estatura y peso Después de la infancia todo se desacelera hasta ganar quizá alrededor de dos kilogramos por año. Pero al momento del “estirón del crecimiento” que anuncia la inevitable maduración sexual, la velocidad se incrementa de nuevo abruptamente a casi 10 kg por año, luego se repite una rápida disminución hasta que, unos cinco años después del comienzo del estirón (hacia los 16 en mujeres y 18 en hombres), el aumento de peso y estatura es aproximadamente de cero.

Los cambios rápidos de estatura y peso característicos de la pubescencia comienzan antes de los 12 años y se aprecian. En promedio a los 11 y medio las niñas sobrepasan a los niños en estatura y conservan una ligera ventaja hasta los 13 y medio; después de esto ellos las rebasan. Otro cambio físico de particular importancia para los muchachos es un rápido aumento en la longitud de las extremidades. Como resultado, muchos se relacionan con el comienzo de la adolescencia, exagerada por el hecho de que la frecuencia con que compran ropa suele estar muy por detrás de la velocidad a la que la tienen que dejar.

Composición corporal La composición corporal de uno y otro sexo es diferente en la niñez, pues los niños tienen relativamente mas masa magra que masa grasa, las cuales en conjunto determinan el peso corporal. Durante el estirón de la adolescencia la proporción de grasa de los muchachos disminuye aún más, porque la masa magra crece a un ritmo mucho mayor que la otra. No ocurre lo mismo con las muchachas y, en consecuencia, se magnifican las diferencias de proporción de peso corporal debido a la masa grasa.

Fuerza y desempeño motor Los cambios en la fuerza muscular, el desempeño aeróbico y la capacidad motriz también reflejan el estirón, en especial en los chicos. Malina y Bouchard (1991) informan de una correlación positiva elevada entre el nivel de madurez de los adolescentes hombres y su desempeño al correr, saltar, lanzar, lo mismo que en las mediciones de fuerza. Así, los muchachos que maduran primero tienden a ser más fuertes y rápidos, y a desempeñarse mejor en los deportes. El desempeño motor de las muchachas no está muy relacionado con el estado de maduración, lo que a menudo hace que

las más jóvenes y menos maduras superen el rendimiento de las mayores. Una explicación de esto es que con el avance de la madurez las chicas adquieren una mayor proporción de masa grasa en relación con la masa magra, lo que da como resultado que las diferencias sexuales en muchas áreas del desempeño motor aumenten a favor de los hombres (Beunen y Malina, 1988). Esto es evidente sobre todo en las competencias atléticas, en las que invariablemente las marcas de hombres sobrepasan a las de mujeres.

Pubescencia: cambios sexuales La pubescencia alude a los cambios que conducen a la madurez sexual. Estos cambios, que son universales, los desencadenan las hormonas

secretadas

por

las

glándulas

endocrinas,

como

las

gónadas: los testículos en los muchachos y los ovarios en las muchachas. La mayoría de los signos de la pubescencia son bien conocidos. Entre los primeros, tanto en unos como en otras, está la aparición de vello púbico pigmentado, que al principio es lacio pero en las etapas posteriores de la pubescencia adquiere su rizado característico. Al mismo tiempo que aparece el vello púbico, los testículos de los muchachos comienzan a agrandarse, y a crecer los pechos de las muchachas. Entonces éstas experimentan un rápido crecimiento físico, su primer periodo menstrual (la menarquia, un suceso relativamente tardío en la pubescencia), el crecimiento de vello axilar, un mayor crecimiento de los pechos y un cambio de voz que se vuelve ligeramente grave. La voz de los muchachos cambia de manera mucho más drástica y su crecimiento también es más rápido sobre todo en estatura y longitud de piernas. Les crece el vello axilar y al cabo les sale barba; también adquieren la capacidad de eyacular semen. Los cambios de la pubescencia que se relacionan directamente con la procreación conciernen a las características sexuales primarias. Se

trata de modificaciones en los ovarios y los testículos que ya son capaces de producir óvulos y espermatozoides maduros. Los cambios que acompañan la maduración de los órganos sexuales, pero que no se relacionan en forma directa con la reproducción, comprenden las características sexuales secundarias. La aparición de vello en los chicos y el crecimiento de los pechos en las chicas, así como el crecimiento de vello axilar y púbico, son características sexuales secundarias. Las edades a las que surgen las características sexuales primarias y secundarias varían mucho, pero es más predecible la secuencia de su aparición.

Pubertad: madurez sexual La pubertad es la madurez sexual: la capacidad de tener hijos. Sin embargo es muy difícil determinar exactamente cuando se vuelve fértil un individuo. Aunque las investigaciones han tomado el primero periodo menstrual, como indicador, la niña a menudo no es fértil durante el primero año, así que éste no es un indicador preciso de la pubertad; sin embargo sí es una señal útil de la inevitable madurez sexual. Es casi imposible establecer un indicador claro de madurez sexual en los

chicos,

aunque

(espermarquia) probabilidad

a

como

de

que

veces signo un

se

toma

la

equiparable muchacho

se

primera a

la

eyaculación

menarquia.

convierta

en

La

padre

inmediatamente después de la primera eyaculación es escasa, aunque

no

nula,

pues

la

concentración

de

espermatozoides

permanece muy baja durante el primer año.

Edad de la pubertad La edad promedio de la pubertad es a los 12 años para las niñas y a los 14 para los niños, justo después del periodo de crecimiento más rápido.

Consecuencias de la madurez precoz y tardía El adolescente promedio es una abstracción, un invento destinado a simplificar un tema muy complejo, por lo tanto, un adolescente promedio madura entre los 12 o 14 años, dependiendo del sexo, algunos maduran considerablemente antes o después. Efectos en los niños Las investigaciones señalan que la maduración precoz puede ser una ventaja para los niños. Pues los muchachos precoces están mejor adaptados, con mas populares, confiados, agresivos, y más exitosos en las relaciones heterosexuales. Tienen un concepto más positivo de sí mismos. Los adolescentes que maduran más tarde que el promedio son, como grupo, más inquietos, buscan llamar la atención y tienen menos confianza y un autoconcepto menos positivo. Efectos en las niñas Los resultados son menos uniformes en el caso de las niñas. Sin embargo la mayoría de los estudios indican que en las mediciones de adaptación

las

niñas

que

maduran

precozmente

tienen

una

desventaja

inicial; pues tienen un autoconcepto mas pobre, quizá

comienzan a preocuparse por su peso. Sin embargo hay pruebas de que las desventajas iniciales de la maduración precoz desaparecen más adelante.

Contextualizando… Peterson (1988) observa que los cambios de la pubertad son más estresantes si separan al adolescente de sus compañeros, en especial si no son interpretados como deseables. Las consecuencias del momento de la maduración se entienden mejor por sus efectos en las relaciones e interacciones que son importantes para el adolescente.

Algunas inquietudes del los adolescentes En los estudios de Hartes (1990) del yo, la apariencia física es uno de los

factores

más

importantes

en

la

determinación

de

la

autoevaluación; por lo tanto, no es de sorprender que en una encuesta resultara que casi la mitad de los adolescentes citara su aspecto como una de sus principales preocupaciones. Otro foco de preocupación es la aparición de espinillas y granos, el acné es un problema generalizado entre muchos adolescentes, muchos de los cuales consultan al médico en busca de alivio. El tratamiento consiste en un cambio de dieta (alimentos con poca grasa), aplicación de jabones y lociones especiales, limpiadores abrasivos, medicamentos e incluso abrasión cutánea. Algunas otras encuestas reportan que la preocupación más frecuente se relaciona con el miedo al fracaso académico. La segunda fuente de ansiedad son las cuestiones familiares, la tercera son los problemas de identidad personal y autoconcepto. Obviamente esto depende de las circunstancias socioculturales y económicas. Otras preocupaciones se relacionan con el terminar la escuela y las actividades a las que se dedicarán.

Lefrancoise. El ciclo de la vida. Thompson.


CAMBIOS FÍSICOS Y BIOLÓGICOS