Issuu on Google+

Gazte-mail.com

IV PDE – ACENTO DIOCESANO 2011 – 2012 Revitalizar la Pastoral de Juventud

Experiencias de revitalización de la Pastoral de Juventud

nº 3 Marzo 2012

Comunión

LA "COMU" DE SAN IGNACIO

Alberto Estefanía

Delegación Diocesana de Apostolado Seglar Barria ­ Diócesis de Bibao Plaza Nueva, 4 ­ 2º 48006 ­ BILBAO 944795613 ­ 946790080 das1@barria.net / admin1@barria.net

IV PDE – ACENTO DIOCESANO 2011 – 2012 Revitalizar la Pastoral de Juventud

Comunión

Gazte-mail.com EXPERIENCIA DE COMUNION:

LA "COMU" DE SAN IGNACIO

Parroquia San Ignacio (UP Deusto)

1

IV PDE – ACENTO DIOCESANO 2011 – 2012 Revitalizar la Pastoral de Juventud

Comunión LA “COMU” DE SAN IGNACIO No resulta fácil hablar de algo que aún se está formando, que aún no tiene nombre y donde aún queda mucho por hacer. Pero como ya estamos en camino, como tenemos mucho entusiasmo, fe y ganas de cambiar las cosas, queremos compartir parte de nuestro proceso. Nuestra comunidad −la Comu, que así nos referimos a ella cariñosamente− comienza su andadura en 2009. En aquel momento, en la parroquia de San Ignacio había cuatro grupos de referencia formados por personas que habían ido llegando después de hacer el proceso de preparación para la confirmación. Ya llevábamos un tiempo haciendo algunas cosas en común y así surge la idea: ¿Por qué no formamos una comunidad cristiana?... había que seguir dando pasos y ese era el siguiente. Actualmente treinta y seis personas formamos parte de esta comunidad. En el día a día nos dividimos en cinco grupos que llevan una dinámica relativamente independiente, pero en todos ellos hacemos oración comunitaria y trabajamos temas personales, sociopolíticos y religiosos. Todos los grupos tienen una persona acompañante, pero los trabajos se distribuyen entre todos sus miembros. Cada grupo se reúne dos horas semanalmente. Aunque en ocasiones un grupo prepara un tema para toda la comunidad y nos juntamos ese día. Pretendemos que todos los grupos se reúnan el mismo día, para vernos y encontrarnos después de la reunión en un pequeño txoko que se ha creado en la parroquia, pero eso no siempre es posible. Ese txoko surgió como iniciativa de algunas personas de la comunidad y hoy es un proyecto en marcha. La mitad de los beneficios se destina a la parroquia; el 30%, a proyectos solidarios; y el resto, a mantenimiento y mejoras. Para mantener la comunidad unida y seguir dando pasos tenemos varios actos comunes a lo largo del año. Una vez al mes, toda la comunidad nos reunimos y hacemos una oración. Ese día, aunque suele hacerse tarde, hacemos un esfuerzo para quedarnos a tomar algo en el txoko. Además de estas oraciones mensuales, hacemos dos oraciones comunitarias largas al año, una por Navidad y otra por

2

IV PDE – ACENTO DIOCESANO 2011 – 2012 Revitalizar la Pastoral de Juventud

Comunión Semana Santa. Una de las cuales la abrimos al resto de la comunidad parroquial de San Ignacio. Después de estas oraciones, nos quedamos a cenar. Un domingo al mes también preparamos la eucaristía principal de la parroquia y la celebramos con el resto de personas que acuden. Y dos veces al año reservamos un fin de semana para irnos a un lugar apartado a orar, trabajar temas en común y profundizar en la relación. En estos encuentros hay siempre un pequeño retiro de silencio. Además de estos elementos que están ya establecidos en nuestra dinámica anual, hay otros que van surgiendo paulatinamente. Por ejemplo, este curso hemos hecho un taller de iniciación a la oración, tenemos planificado otro, un retiro de silencio, la celebración de la Pascua en comunidad y un curso de teología. Nuestra pequeña comunidad tiene una fuerte vinculación con la justicia. Queremos unir la fe y la justicia, la acción y la espiritualidad. Queremos tener vidas comprometidas contrastadas en la oración, vidas que construyan ese otro mundo posible, el Reino de Dios. Y eso se va reflejado en el día a día, con nuestros errores y nuestros aciertos. Gran parte de las personas que pertenecen a la comunidad tiene algún tipo de compromiso social o parroquial. Al principio, la mayoría trabajábamos voluntariamente en el ámbito eclesial pero, según hemos ido creciendo, algunas personas han ido implicándose en otro tipo de compromisos como organizaciones de solidaridad con el Sur, el movimiento por el decrecimiento, el movimiento antimilitarista, entidades a favor de personas excluidas, el 15M... Además, la comunidad mantiene su compromiso parroquial, colaborando con Cáritas, llevando grupos de jóvenes, asumiendo diversas funciones y participando en la UP y el Consejo Parroquial mediante sendos representantes. Además, intentamos que esa vinculación con la justicia se plasme en el día a día. Por ejemplo, todos los meses, quienes lo desean pueden hacer un pedido de productos de comercio justo y solemos quedar para ir a ciertos actos sociales, manifestaciones y charlas principalmente. En el verano de 2009, catorce personas nos embarcamos en una aventura de solidaridad con Perú. Tras dos años de preparación y después de conseguir fondos −labor en la que se implicó toda la parroquia−, nos fuimos a pasar el

3

IV PDE – ACENTO DIOCESANO 2011 – 2012 Revitalizar la Pastoral de Juventud

Comunión verano a las barriadas de Trujillo, de la mano de la ONG Círculo Solidario y de una parroquia de allí. Trabajamos en varios proyectos, entre ellos la construcción del un centro parroquial comunal en una barriada muy pobre de la ciudad, el apoyo a un colegio ubicado en las inmediaciones de un vertedero en el que las familias trabajaban recogiendo materiales reciclables y comida para cerdos, la alfabetización de mujeres y el apoyo escolar en un proyecto de jardines de infancia. Este contacto con las personas más empobrecidas nos ha marcado y, de hecho, a raíz de esa experiencia un grupo de personas de la comunidad ha creado un grupo de solidaridad con Perú que tiene distintos proyectos en marcha. Otras personas han estado trabajando en Bolivia o Ecuador, y ahora hay varias que se están preparando para otra experiencia similar de la mano de Misiones Diocesanas. Nuestra manera de organizarnos es sencilla e implica a todos los miembros de la comunidad. Funcionamos asambleariamente y tomamos las decisiones por consenso. No tenemos directoras ni presidentes, sí responsabilidades voluntarias rotatorias para asumir las diversas funciones. Tenemos dos asambleas al año, en ellas decidimos todos los aspectos que tienen que ver con la comunidad, su funcionamiento y su futuro. Esto no siempre es fácil, a veces las asambleas se alargan más de lo deseado, pero con un poco de condescendencia y de paciencia solemos llegar al anhelado consenso. A veces nos ayudamos de un trabajo previo en los grupos pequeños. Tenemos una caja común. Con ella se sufragan todos los gastos comunitarios, se colabora en la financiación ciertas experiencias personales ya sean sociales o espirituales y, en caso de necesidad, se apoya a personas de la propia comunidad. Cada grupo o cada persona aporta lo que considera oportuno a la caja y el 20% de todo lo que se recoge se destina a proyectos solidarios. Esta es nuestra comunidad, pequeña y entusiasta, abierta a quien quiera conocernos. Desde ella, con luces y sombras, mantenemos la mirada fija en el horizonte y vamos haciendo camino siguiendo las huellas del Nazareno. Alberto Estefanía Comunidad San Ignacio

4


GE-Env3: Comunion