Issuu on Google+

fundación

Galénica fundación a.c. Galénica a.c.

Órgano oficial de difusión de la Fundación Galénica A.C. en materia de investigación biomédica Órgano oficialmédica, de difusión de la y salud. Fundación Galénica A.C. en materia de investigación médica, biomédica y salud.

Athenea Athenea biomedicina biomedicina 1

Volumen 1, 2013. Suplemento Hospital de la Mujer. Volumen 1, 2013. Suplemento Hospital de la Mujer.

II Congreso Internacional del Hospital de la Mujer II Congreso Internacional del de en la Cartel Mujer Memorias del Segundo Concurso deHospital Trabajos Libres Memorias del Segundo Concurso de Trabajos Libres en Cartel

Asociación Multidisciplinaria de Atención a Asociación la Mujer, A.C. Multidisciplinaria de Atención a la Mujer, A.C.

II Congreso Internacional del Hospital de la Mujer Memorias del Segundo Concurso de Trabajos Libres en Cartel Athenea. Biomedicina · Consejo Editorial Alejandro Mendoza Amaro* Coordinador Editor Guillermo P. Montes García& Vicecoordinador Editor Medicina interna

• Raúl Leal Cantú • Guillermo P. Montes García

Cirugía

• Bernardino Alcaraz López • Carlos Melgoza Ortiz

Pediatría

• Liliana Olivera Romero • Pompeyo Pérez Marín

Salud Mental

• Oscar Topete Villanueva

Biomedicina

• Ma. Soledad Vázquez Garcidueñas • Ana Edith Higareda Mendoza

Epidemiología

• Jesús Antonio Alveano Hernández • José Bedolla Rivera

Ginecología

• Salvador Reyes González Víctor Llanos Arriaga

* Alejandro Mendoza Amaro, pertenece al área editorial de Salud mental. & Guillermo P. Montes pertenece al área editorial de Medicina interna.

Imagen de portada: Athenea. Parmigianino, 1539. Royal Collection, Windsor

Diseño: ldg Iván Mendoza.

ISSN: En trámite

Fundación Galénica Xengua 106 Col. Bosque Camelinas, C.P. 58290, Morelia, Michoacán, México. Tel. 01(443) 2-7515-77 www.fundaciongalenica.org Fundacion-Galenica

5

Presentación

H

ace ya casi una década que la ciudad de Morelia vio nacer a la Fundación Galénica, A. C., tal como lo señala su acta constitutiva, es una organización de carácter académico, cultural, político y social, integrada por profesionistas, investigadores y estudiantes universitarios interesados en la transformación social de Michoacán, así como de toda la educación superior del país. A lo largo de este decenio la Fundación Galénica, A. C. ha participado en repetidas ocasiones con la Facultad de Ciencias Médicas y Biológicas “Dr. Ignacio Chávez”, el Hospital Psiquiátrico “Dr. José Torres Orozco y en este Momento con el Hospital Civil “Dr. Miguel Silva” y el Hospital de la Mujer, entretejiendo su actividad académica con la riqueza clínica de la Secretaría de Salud de Michoacán. En México los programas de posgrado inscritos en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) han crecido en un 348% del año 2000 al 2012, sin embargo las revistas especializadas han disminuido en número. Ante este escenario los miembros de la Fundación Galénica, A. C. decidieron unir esfuerzos con diversos actores en investigación y salud para crear la primera revista biomédica del estado de Michoacán que contribuirá con la divulgación de investigaciones en salud en la región y el país. Se conoce que Atenea fue la diosa griega de la guerra, la civilización, la sabiduría, la estrategia, las artes, la justicia y la habilidad, es por ello que se eligió el nombre de la diosa como emblema de la biomedicina y la ciencia. Nada mejor que el lanzamiento de la revista Athenea. Biomedicina sea dentro del marco del 2° Congreso Internacional del Hospital de la Mujer, para tener el honor de difundir los trabajos de investigación presentados en el 2° Concurso de Trabajos Libres en Cartel. Enhorabuena y reitero mis felicitaciones por este noble esfuerzo.

Dr. Rafael Díaz Rodríguez.

Portada de la edici贸n de Juan de la Junta de la obra de Galeno. Venecia, 1625. Biblioteca Universitaria, Valencia.

7

Carta del Coordinador Editor

M

éxico está pasando por una etapa de transición educativa en posgrados, dentro del área de la medicina es un estándar y requisito indispensable el reconocimiento universitario como posgrado en la formación de médicos especialistas. En el 2011 el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) reconoció como una prioridad las especialidades médicas. En este sentido podemos observar que algunas sedes formadoras de especialistas –principalmente en los institutos nacionales- fusionaron en su último año la maestría en ciencias médicas mejorando con ello la formación en materia de investigación, promoviendo especialistas con una visión crítica del estado del conocimiento de frontera. Durante la década de los noventa el Padrón de Excelencia del CONACyT no tuvo variación, sin embargo del año 2000 a la fecha han crecido en un 348%. Dentro del área de la medicina y biomedicina este incremento en calidad y cantidad ha rebasado las capacidades de las revistas, por lo que una buena cantidad de investigaciones jamás verán la luz de una publicación, desperdiciándose en posgrado una infinidad de recursos humanos, técnicos y económicos, quedándose estas investigaciones bajo el polvo de los años en las bibliotecas de las universidades. Por lo anterior el Consejo Directivo de la Fundación Galénica, A. C. resolvió convertir esta necesidad en una virtud y emprendió la labor de crear la Editorial Athenea la cual tendrá un solo objetivo esencial: Difundir el conocimiento y la cultura. Athenea Biomedicina se convierte en un instrumento de difusión médico-científica en lengua hispana. Por otro lado queda el reto de crear la vertiente cultural de la editorial, la cual sin duda verá la luz dentro de poco tiempo. Athenea Biomedicina es una revista médica y biomédica que contribuirá con la divulgación de investigaciones científicas en las siguientes modalidades: artículos originales de investigación, artículos de revisión, casos clínicos, reseñas de la literatura internacional e in memoriam. Dentro de las áreas troncales de la medicina –medicina interna, pediatría, ginecología y cirugía-, así como en biomedicina, salud mental, epidemiología y salud pública. Tenemos el honor que el primer tomo de la revista vea la luz dentro del marco del Segundo Congreso Internacional del Hospital de la Mujer, en una acción de sinergia y de colaboración interinstitucional el Comité Organizador del congreso acordó que los trabajos presentados en el Segundo Concurso de Trabajos Libres en Cartel se publicaran en la naciente revista Athenea Biomedicina. Solo falta agradecer a las autoridades de la Secretaría de Salud de Michoacán, particularmente al Dr. Rafael Díaz Rodríguez Secretario de Salud, la Dra. Yara H. Pineda Márquez Directora del Hospital de la Mujer por su confianza y respaldo, a la Dra. Julia López Benítez Presidenta de la Asociación Multidisciplinaria para la Atención a la Mujer, A. C. por su profesionalismo y buena disposición, y a los miembros del Consejo Editorial y de la Fundación Galénica, A. C. por su apoyo y dedicación, así como merecer con este esfuerzo la preferencia de la comunidad médica y biomédica. Dr. Alejandro Mendoza Amaro

9

Editorial Athenea, órgano oficial de la Fundación Galénica, A. C.

E

n correspondencia con el artículo tercero y décimo primero del Acta Constitutiva el Consejo Directivo de la Fundación Galénica resolvió crear la Editora Athenea la cual tendrá un solo objetivo esencial: Difundir el conocimiento y la cultura. Athenea Biomedicina se convierte en un instrumento de difusión médico-científica en lengua hispana. Por otro lado queda el reto de crear la vertiente cultural de la editorial, la cual sin duda verá la luz dentro de poco tiempo. A continuación les compartimos la esencia de los estatutos del Acta Constitutiva de la Fundación Galénica, A. C. CAPÍTULO UNO DE LA RAZÓN SOCIAL, DOMICILIO Y DURACIÓN ARTÍCULO TERCERO.—La FUNDACIÓN GALÉNICA, A. C., es una organización de carácter académico, cultural, político y social, integrado por investigadores y profesionistas interesados en la transformación de Michoacán así como de toda la educación superior del país. CAPITULO TRES. DE LOS OBJETIVOS DE LA FUNDACIÓN GALÉNICA ARTÍCULO DÉCIMO PRIMERO: Los objetivos que determinan la esencia y trabajo de la FUNDACIÓN GALÉNICA, A. C., son: I. Constituirse en un espacio significativo dentro de los aspectos académicos, culturales, políticos y sociales nacionales o internacionales de carácter universitarios, donde converjan las diferentes corrientes del pensamiento e ideológicas, a fin de elaborar propuestas de la misma naturaleza como alternativas viables. II. Promover el avance de los profesionales de las distintas materias, dentro de la investigación científica como fundamento esencial de la actividad académica en general. III. Impulsar el desarrollo cultural universitario nacional en los diferentes niveles socioeconómicos que conforman la sociedad universitaria mexicana. IV. Crear espacios alternativos en materia académica y cultural para coadyuvar al desarrollo armónico de la estructura educativa.

Índice Presentación Carta del Coordinador Editor Editorial Athenea, órgano oficial de la Fundación Galénica, A.C. Memorias del Segundo Concurso de Trabajos Libres en Cartel, II Congreso Internacional del Hospital de la Mujer

5 7 9 13

La copeptina como marcador del deterioro de la función renal en pacientes con diabetes mellitus tipo 2

13

El valor pronóstico de la ultrafiltración, del nivel sérico de albúmina y del producto calcio fósforo en la sobrevida de pacientes en hemodiálisis y con enfermedad renal crónica terminal.

24

Actividad de la bomba de sodio y potasio en corteza cerebral de ratas con anorexia nerviosa experimental.

36

Reporte de caso de tuberculosis pulmonar causada por Mycobacterium kansasii en paciente geriátrico.

43

Proceso de Enfermería con el referente Teórico de Dorotea E. Orem a un Neonato con Síndrome de Dificultad Respiratoria

45

Morbimortalidad en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) polivalente de atención a la mujer.

47

Función contráctil de las arterias coriónicas en embarazos complicados con preeclampsia.

49

María de la Luz Villela Torres, Ana Edith Higareda Mendoza, Anel Gómez García, Luz Elena Ortega Pierres, Meza Coria José Manuel, Cleto Álvarez Aguilar.

Luz Elena Ortega Pierres, Ana Edith Higareda Mendoza, Javier Piñón Escobedo, Anel Gómez García, Alfonso Rafael Álvarez Paredes, Cleto Álvarez Aguilar.

Martínez Torres MA, Esquivel García R. y Mercado Camargo R.

Francles Blanco Guillot, Cristian J.Serrato Morales, Nancy Contreras Juarez.

Azucena Lizalde Hernandez, Josefina Valenzuela Gandarilla, Martha Marin Laredo, Ma. de Jesus Ruiz Resendiz, Cirila Dimas Palacios, Ruth Esperanza Perez Guerrero

Nancy Contreras Juarez, Francles Blanco Guillot.

Jessica Villa Ambriz, Victor Manuel Farias Rodriguez, Juan Tinajero Corona, Leticia Perez Ordaz, Juan Carlos Cortes Garcia, Ma. de Jesus Garibay Cervantes, Luis Angel Garcia Venegas.

11

Factores que influyen en la reacción a cateter central de isercion periferica en el paciente neonatal

51

Factores de riesgo nutricional en pacientes con cáncer de cabeza y cuello en el Centro de Atención Oncológica del Estado de Michoacán

53

Diagnóstico bacteriológico de tuberculosis en el Laboratorio Estatal de Salud Pública de Michoacán (LESPM).

55

Efecto del consumo de Avena sativa en la glucemia sin restricción dietética.

57

EIF3f, una proteína que regula la proliferación y división celular humana: posible blanco terapéutico contra cáncer

59

Verónica Bolaños Ortiz, Tzytzyki Manriquez Bucio.

Luisa Estefanía García Rojas Vázquez, Luis Alfredo Trujano Ramos, Eloy Pérez Rivera.

Francles Blanco Guillot1

Ariana Estrada Monrroy, Juan Carlos Cortes Garcia, Adelina Herrera Abarca, Luis Fernando Sosa Manrriquez, Gisela Estrada Monrroy.

Cesar Adrian Gomez Correa, Marco Aurelio Pardo Galvan, Mario Javier Gutierrez Fernandez, Maria Guadalupe Carreon Garcidueñas, Paola Jimenez Alcantar, Ana Edith Higareda Mendoza.

Prevalencia de resistencia a insulina en una población no diabética y su asociación con la obesidad abdominal, mediante el método del Homeostasis Model Assessment (HOMA).

61

Chávez V.

Implicaciones del sistema familiar después de decidir donar órganos y tejidos ante la muerte encefálica.

63

Rasgos de personalidad seleccionados en población adicta y población general: un estudio comparativo.

65

Enfermedad de Creutzfeldt-Jacob esporádico en el Hospital de la Mujer de Morelia, Michoacán.

67

Efecto de una dieta anti-inflamatoria sobre la actividad de la enfermedad en pacientes con artritis reumatoide y elevado riesgo cardiovascular atendidos en el Hospital General “Dr. Miguel Silva” Torres CC, Cardiel MH y Viveros ME

69

Zavala Villa Juana Rita, Pulido Cuín Miriam, Villalón Santillán Susana.

Arellano A., Sánchez Mejorada J., Padrós F.

Calderón Pérez C., García Villa M., Campos Farfán C.

13

La copeptina como marcador del deterioro de la función renal en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 María de la Luz Villela Torres1, Ana Edith Higareda Mendoza1, Anel Gómez García2, Luz Elena Ortega Pierres1, Meza Coria José Manuel3,4, Cleto Álvarez Aguilar1, 5 1. Facultad de Ciencias Médicas y Biológicas “Dr. Ignacio Chávez”, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Morelia, Michoacán, México. 2. Centro de Investigación Biomédica de Michoacán, Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Morelia, Michoacán, México. 3. Facultad de Químico Farmacobiología ,UMSNH, Morelia, Michoacán, México. 4. Hospital General «Dr. Miguel Silva”, Morelia, Michoacán, México. 5. Hospital General Regional (HGR) No. 1, Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Morelia, Michoacán, México.

Resumen

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) es un problema de salud creciente; la incidencia y prevalencia de la ERC terminal (ERCT) ha crecido en las últimas décadas, siendo su principal causa la diabetes mellitus tipo 2 (DM2), seguida de la hipertensión arterial y de las glomerulopatías. En Estados Unidos 25.6 millones de personas tienen diabetes y 202,290 personas viven con ERCT secundaria a la diabetes. En México, la prevalencia para DM2 es del 14.42% en población adulta y se incrementa en pacientes con daño renal. La principal causa de morbimortalidad en pacientes con DM2 es la enfermedad cardiovascular (ECV ), y la nefropatía diabética un factor de riesgo para ECV. El incremento del riesgo cardiovascular en DM2 ha sido relacionado con disfunción endotelial y renal. Se reporta que cuatro precursores de péptidos vasoactivos y natriuréticos mantienen una estrecha relación con la función renal y eventos cardiovasculares: la proadrenomedulina, el péptido proatrial natriurético, la proendotelina-1 y la provasopresina. De estos, la vasopresina es crucial para el equilibrio hídrico y la homeostasis cardiovascular. La copeptina (fragmento carboxilo terminal del precursor de la vasopresina) se utiliza

como marcador sustituto de la concentración plasmática de vasopresina; es considerada un marcador pronóstico de morbimortalidad en la insuficiencia cardiaca crónica, y se ha asociado con la microalbuminuria. El objetivo del presente estudio fue determinar la asociación entre la concentración plasmática de copeptina y la declinación de la función renal en pacientes con DM2. El protocolo fue autorizado por el Comité Local de Investigación del Hospital General Regional No.1 del IMSS. Es un estudio transversal de asociación, donde se clasificaron 643 pacientes en seis grupos: sin daño renal y en los 5 estadios de la ERC. Pacientes con función renal normal (ERC 0, n=86), y pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) estadios 1-5: ERC 1 (n=33), ERC 2 (n=246), ERC 3 (n=102), ERC 4 (n=34), and ERC 5 (n=142). Después de firmar la carta de consentimiento informado, se realizó historia clínica, antropometría, toma de presión arterial, determinación de glucosa, urea, creatinina, ácido úrico, perfil de lípidos, microalbuminuria, electrolitos séricos, hemoglobina y copeptina plasmática. La tasa de filtración glomerular (TFG) se estimó con la ecuación Cockroft-Gault. El análisis estadístico fue

realizado con el programa estadístico SPSS v.18. La normalidad de las variables fue analizada mediante el test de KolmogorovSmirnov. La diferencia entre las medias del grupo con DM2 sin daño renal y los grupos con daño renal se analizaron por ANOVA y Tukey. La asociación entre variables continuas se evaluó mediante el coeficiente de correlación de Pearson; para la asociación entre copeptina y cambios en la función renal se realizó un análisis de regresión lineal univariado. Se consideró como significancia estadística a un valor de P<0.05. La distribución de la población fue 36% hombres y 64% mujeres, con edad promedio de 46±8 años. La osmolaridad plasmática fue asociada positivamente con la copeptina plasmática (r=0.315, P<0.0001). Se encontró una correlación negativa entre la copeptina y la TFG (r=-0.468, P<0.0001), y una correlación positiva entre la copeptina y la creatinina (r=0.449, P<0.0001). Las concentraciones más altas de copeptina se presentaron en el estadio 5 de la ERC (2.44±1.10 ng/mL), se encontró una diferencia significativa entre los grupos 0-3 versus 5 (P<0.0001). La concentración plasmática de copeptina se asocia significantemente con la declinación de la función renal en pacientes con DM2. Esto sugiere que la arginina vasopresina puede tener una acción en la declinación de la función renal. Se requieren estudios adicionales para identificar qué mecanismos se encuentran involucrados y para determinar si este péptido es un marcador de mortalidad por enfermedad cardiovascular en esta población.

Palabras clave

Copeptina, declinación de la función renal, diabetes mellitus tipo 2.

Abstract

Chronic Renal Disease (CRD) is an increasing health problem; the incidence and the prevalence of terminal CRD has increased in the last decades, being diabetes mellitus type 2 (DM2) the main cause, followed by arterial hypertension and glomerulopathies. In the United States, 25.6 million people have diabetes; and 202,290 inhabitants live with terminal CRD, secondary to having diabetes. In Mexico, the prevalence for DM2 is 14.42 % in adult population, and it raises in patients with renal failure. Cardiovascular disease (CVD) is the main cause of comorbidities in patients with DM2, and diabetic nephropathy is a risk factor for CVD. The increased cardiovascular risk in diabetes has been linked to endothelial and renal dysfunction. Four vasoactive and natriuretic peptides have been reported to be related to both, kidney function and cardiovascular events: adrenomedullin, atrial natriuretic peptide, endothelin-1, and vasopressin. Of these, vasopressin is crucial for hydric equilibrium and CV homeostasis. Copeptin, the C-terminal fragment of the vasopressin precursor (pre-provasopressin), is a surrogate marker of plasma levels of vasopressin. Copeptin is a prognostic marker of mortality in chronic heart failure, and has been associated with microalbuminuria. In this study we investigated the association between plasma copeptin and degree of renal function impairment in patients with type 2 diabetes (T2DM). The protocol was authorized by the Local Committee of Research from the General Regional Hospital No. 1 (IMSS). Plasma copeptin was determined in a cross-sectional study of 643 T2-DM patients (64 % women, mean age 57± 8 years) who were classified into six groups: normal renal function (CDK 0, n=86), and chronic kidney disease (CKD)

15

stages 1-5: CKD 1 (n=33), CKD 2 (n=246), CKD 3 (n=102), CKD 4 (n=34), and CKD 5 (n=142). Medical history, anthropometry, and blood pressure were recorded; and blood glucose, creatinine, microalbuminuria, lipids, hemoglobin, copeptin, uric acid, urea, sodium, calcium and phosphorus were determined. The estimated glomerular filtration rate (eGFR) was calculated by Cockroft-Gault equation. Statistical analysis was performed in program SPSS v.18. Normality of the distribution of variables was done with Kolmogorov-Smirnov test. The difference between medians from the different groups were analyzed with ANOVA and Tukey. The association between continuous variables was evaluated with Pearson’s correlation coefficient; P values <0.05 were considered statistically significant. Study group was distributed with 36 % men and 65 % women, with average age of 46±8 years. Plasma osmolarity was positively associated with copeptin (r=0.315, P<0.0001). Copeptin correlated negatively with eGFR (r=-0.448, P<0.0001) and positively with creatinine (r= 0.449, P<0.0001). The highest concentrations of copeptin were found in CKD stage 5 (2.44±1.10 ng/mL). Copeptin differed significantly between patients with normal renal function and CKD stages 1-3 versus CKD stage 5 (P<0.001). Copeptin is associated with the degree of renal function decline in T2-DM patients. Prospective studies are required to establish whether this vasopressin marker may be a predictor of progression rate of GFR and cardiovascular complications as well as mortality in T2-DM patients with CKD.

Keywords

Copeptin, diabetes mellitus type 2, renal function decline

Introducción

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) es un problema de salud creciente en todo el mundo. La incidencia y prevalencia de la ERC terminal (ERCT) han crecido en las últimas tres décadas y por lo tanto, la necesidad de terapia de reemplazo de la función renal en cualquiera de sus modalidades, así como los gastos originados por la atención de estos pacientes.1 La principal causa de la ERCT es la diabetes mellitus tipo 2 (DM2), seguida de la hipertensión arterial (HTA) y de las glomerulopatías.2 En Estados Unidos 25.6 millones de personas tienen diabetes y 202,290 personas viven con ERCT secundaria a la diabetes.3 México no es la excepción y quedó demostrado en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2006, donde se encontró una prevalencia para DM2 del 14.42 % en población adulta.4 Esta prevalencia se incrementó aún más en los pacientes que sufrían de daño renal. En un estudio realizado en población mexicana, se determinó que la prevalencia de ERCT (TFG < 15 mL/min) fue de 1,142 por millón de habitantes (pmh), en tanto que para los estadios 3 y 4 (TFG < 60 mL/min y > de 15 mL/min) fue de 80,788 pmh. Al igual que en otras poblaciones, la principal causa fue la DM2, aunque también algunos factores socioeconómicos y genéticos pueden repercutir.5 La nefropatía diabética es factor de riesgo para enfermedad cardiovascular (ECV) y para enfermedad vascular cerebral (EVC) ya que se asocia con el desarrollo temprano de daño endotelial, aunque factores neurohumorales también contribuyen como riesgo adicional.6 La principal causa de morbimortalidad en pacientes con DM2 es la ECV; dos de cada tres pacientes desarrollan insuficiencia cardiaca (IC) o han muerto por infarto agudo de miocardio (IAM) o EVC.7 El incremento del

Tabla 1. Concentración de copeptina por estadio de la enfermedad renal.

riesgo cardiovascular en DM2 ha sido relacionado con disfunción endotelial y renal; lo anterior fue demostrado en un estudio prospectivo, donde encontraron que cuatro precursores de péptidos vasoactivos y natriuréticos: pro-adrenomedulina (MR-proADM), péptido atrial natriurético (MR-proANP), proendotelina-1 (CT-proET-1) y provasopresina (CT-proAVP) o copeptina mantienen una estrecha relación con la función renal y eventos cardiovasculares; lo cual vincula dos de las principales complicaciones de la diabetes: la nefropatía diabética y la ECV.8 La arginina vasopresina (AVP), también conocida como hormona antidiurética o vasopresina es crucial para el equilibrio hídrico y la homeostasis cardiovascular. Su secreción es estimulada principalmente en respuesta a un incremento en la osmolaridad plasmática o un decremento en el volumen o presión arterial.9 La AVP es un nanopéptido con un puente disulfuro entre dos cisteínas. El gen que codifica para la síntesis de AVP está constituido por tres exones y en el humano se localiza en el cromosoma 20.10 Se sintetiza en las neuronas magnocelulares de los núcleos supraóptico y paraventricular del hipotálamo como preprohormona, y está constituida por un péptido señal, AVP, neurofisina II y un glicopéptido denominado copeptina.11-13 Tras su síntesis en el citosol de la célula, se separa el péptido señal

en el retículo endoplásmico, lo que permite la formación de dímeros de la molécula restante (prohormona) que, en el aparato de Golgi, es empaquetada en gránulos de secreción; en ellos la molécula se escinde nuevamente dando como resultado AVP, neurofisina II y copeptina; dichos péptidos viajan por los axones y se almacenan en las terminaciones nerviosas de la neurohipófisis hasta su liberación por exocitosis mediada por diferentes estímulos.13-15 La ausencia de AVP, que resulta en la diabetes insípida, sugiere un papel crítico en el proceso de plegamiento de la hormona precursora. Después de escindirse la pro-vasopresina, solamente la AVP y la neurofisina II ejercen efectos biológicos periféricos conocidos.16 La arginina-vasopresina se distribuye de forma libre y alrededor del 25% se filtra en el glomérulo y el resto se degrada, probablemente en el hígado.14,15 El efecto principal de esta hormona es reducir el volumen de diuresis incrementando la reabsorción de agua libre de solutos, filtrada en los túbulos distal y colector del riñón.17 Este efecto lo lleva a cabo mediante su unión a receptores V2 en el túbulo colector, acoplado a proteínas G mediante la vía de AMPc;18 induciendo la inserción de canales agua aquaporina-2 en la membrana luminal de las células principales.9 En ausencia de AVP, los receptores-V2 permanecen inactivos y el túbulo colector es impermeable al agua.17 Existen otros

17

dos receptores para AVP: V1a, el cual es ampliamente expresado en músculo liso vascular y miocito19 y V1b, expresado específicamente en hipófisis y páncreas20. El efecto vasoconstrictor (incrementando el calcio intracelular vía inositol trifosfato) de la AVP es mediado principalmente por los receptores V1a y la secreción de corticotrofina por los receptores V1b.21 La medición de la AVP está sujeta a varios retos metodológicos, ya que el 90% de la AVP plasmática está unida a plaquetas, tiene un tiempo de vida media corto (aproximadamente de 10 a 30 minutos) y es inestable in vitro. En contraste con la AVP, la copeptina es extremadamente estable in vivo e in vitro en plasma o suero y, por tanto, puede ser medida confiablemente; la copeptina se secreta simultáneamente y en concentración equimolar a la AVP, por lo que es un marcador sustituto de la concentración plasmática de esta.22 La copeptina se describió por primera vez en 1972 y recientemente cobró interés después de haberse desarrollado el inmunoensayo para su medición;23 es el fragmento carboxilo terminal de la pro-vasopresina; es un glucopéptido constituido por 39 aminoácidos con masa molecular de 5 kDa, cuya función en la circulación es desconocida, pero se utiliza como marcador sustituto de la concentración plasmática de AVP16. La copeptina es muy robusta para su medición ex vivo y se comporta de forma similar a la AVP en la circulación; los dos marcadores están muy correlacionados.22 La concentración promedio de copeptina en individuos sanos es de 5.2 pmol/L (0.02 ng/mL); el sexo masculino muestra valores ligeramente más altos que el femenino, aproximadamente 1 pmol/L.22, 24 Mientras que el intervalo normal de copeptina refleja la secreción fisiológica de AVP necesaria para mantener la osmolaridad plasmática, en las enfermedades graves o esta-

Figura 1. Concentración de copeptina plasmática por estadio de la enfermedad renal crónica. * P<0.0001 por ANOVA y Tukey como Post- hoc; las comparaciones son entre los estadios 0-3 versus 4 y 5.

dos como choque, sepsis, evento vascular cerebral o enfermedad cardiovascular, la liberación no osmótica de la AVP se representa por un brusco aumento de la copeptina plasmática, la cual tiene valor diagnóstico y pronóstico.22, 24 Varios efectos desfavorables de la AVP han sido reportados afectando la hemodinamia renal; en la enfermedad renal, la albuminuria es un poderoso predictor de progresión de daño cardiovascular y renal.25 Estudios experimentales han mostrado que la estimulación sostenida de receptores V2 resulta en un incremento del flujo plasmático renal y particularmente en un incremento en la tasa de filtración glomerular.26 Esta hiperfiltración puede tener consecuencias deletéreas, resultando hipertrofia renal, proteinuria27 y la declinación acelerada de la función renal28. Estos mecanismos propuestos son sustentados mediante estudios en ratas con ERC, mostrando que un incremento en la ingesta de agua, o la infusión

Figura 2. Correlación entre copeptina y osmolaridad plasmática.

crónica de un antagonista del receptor-V2 de AVP, reduce la albuminuria y previene la glomeruloesclerosis.29 De igual forma, la infusión crónica de un antagonista del receptor-V2 de AVP reduce la proteinuria y el peso del riñón en ratas diabéticas.30 La administración de agonistas del receptor-V2 de AVP en ratas y humanos induce albuminuria.26,31 Aún no está claro si esto es debido a un efecto directo de la AVP sobre la excreción de albúmina o si es secundario al efecto de la AVP sobre el volumen y la presión sanguínea. En el estudio PREVEND (Prevention of Renal and Vascular End-Stage Disease), realizado en población adulta con y sin enfermedad renal, Meijer y colaboradores encontraron una asociación entre copeptina y microalbuminuria, lo cual sugiere un efecto directo de la AVP sobre la excreción urinaria de albúmina.32 Los individuos con concentración plasmática elevada de copeptina en el quintil más alto (>10.5 pmol/L) tuvieron dos veces más prevalencia de microalbuminuria, comparado con los individuos con niveles de copeptina en los dos quintiles más bajos (<5.3 pmol/L).32 Esta asociación fue

independiente de la edad y de otros potenciales factores de confusión. El mismo grupo investigador también examinó una cohorte de 548 receptores de trasplante renal, donde la concentración elevada de copeptina (9.1 pmol/L) fue asociada con una acelerada declinación de la función renal, mediante la disminución de la tasa de filtración glomerular durante un seguimiento de 3.6 años.33 Nuevamente, esta asociación parece ser independiente de otros factores de riesgo para la declinación de la función renal en pacientes receptores de trasplante renal .33 Estudios de intervención con antagonistas del receptor-V2 de AVP parecen ser justificados y la copeptina puede servir como un biomarcador para identificar pacientes con trasplante renal que pueden ser beneficiados con este tipo de tratamiento.33, 34 En un estudio reciente, Fenske y colaboradores informan que concentraciones altas de copeptina están fuertemente asociadas con enfermedad vascular cerebral, muerte súbita, en conjunto con eventos cardiovasculares y mortalidad en pacientes con DM2 en hemodiálisis.35 La DM2, la HTA y la ERC son tres problemas de salud pública que por su relación, tienen altos costos económicos y sociales para todos los sistemas públicos de salud de todos los países, incluyendo a México. Por lo anterior, han recibido mucha atención por parte de las autoridades sanitarias y de todo el equipo de salud, con el propósito de establecer un diagnóstico temprano y un tratamiento oportuno para evitar o retardar las complicaciones crónicas de estas patologías. Sin embargo, por la magnitud y trascendencia del problema que representan, los resultados no se han visto reflejados del todo y además no existe un presupuesto suficiente para su atención. Como ya se ha establecido

19

previamente, la DM2 es la principal causa de ERCT seguida de la HTA y de las glomerulopatías; además, la ERCT se asocia como un factor de riesgo para morbimortalidad por ECV. Los mecanismos genéticos también participan; recientemente se demostró que algunos polimorfismos de los genes que codifican para el sistema renina angiotensina se relacionan con el desarrollo y progresión de la nefropatía diabética y con el síndrome metabólico.36, 37 Por lo anterior, en los últimos años se han publicado gran cantidad de estudios dirigidos a la identificación de igual número de biomarcadores de riesgo para el desarrollo y progresión del daño renal y para morbilidad y mortalidad por ECV, pero la información generada aún sigue siendo insuficiente. Los biomarcadores son parámetros medibles que proporcionan estimación de la función biológica. En medicina clínica, los biomarcadores son usados para estimar procesos funcionales, establecer un diagnóstico, determinar la eficacia de un tratamiento y estimar o predecir el riesgo de un evento adverso y para que un tratamiento pueda ser dirigido para reducir el riesgo.38 Nuevos péptidos están siendo identificados como marcadores para complementar las herramientas actuales, para mejorar la precisión diagnóstica y pronóstica de la enfermedad clínica. Recientemente, se han realizado algunos estudios que identifican al BNP, proteína C reactiva y al proBNP como marcadores diagnósticos y pronósticos de morbimortalidad por ECV en diversas poblaciones.39-41 La AVP u hormona antidiurética es secretada en respuesta a la hiperosmolaridad plasmática o hipovolemia, ejerciendo un efecto antidiurético y contribuyendo a la regulación del volumen y homeostasis cardiovascular. 42 La copeptina, fracción C-terminal del precursor

Figura 3. Correlación entre copeptina plasmática y TFG.

de la AVP, recientemente ha demostrado ser comparable con los péptidos natriuréticos en el diagnóstico y pronóstico de la insuficiencia cardiaca.43 Sin embargo, poco se ha estudiado en relación con la función renal, por lo que en este estudio se pretende establecer si la concentración plasmática de copeptina se asocia con la declinación de la función renal en pacientes con DM2.

Material y métodos

Este protocolo fue autorizado por el Comité Local de Investigación del HGR No.1 del IMSS. Es un estudio transversal de asociación, donde se clasificaron 643 pacientes en seis grupos: sin daño renal y en los 5 estadios de la ERC. Después de firmar la carta de consentimiento informado, se realizó historia clínica, antropometría, toma de la presión arterial, determinación de glucosa, urea, creatinina, ácido úrico, perfil de lípidos, microalbuminuria, electrolitos séricos, hemoglobina y copeptina plasmática. La tasa de filtración glomerular (TFG) se estimó con la ecuación Cockroft-Gault. El análisis estadístico fue realizado con el programa estadístico SPSS

Figura 4. Correlación entre copeptina plasmática y creatinina.

v.18 para Windows. La normalidad de las variables fue analizada mediante el test de Kolmogorov-Smirnov. La diferencia entre las medias del grupo con DM2 sin daño renal y los grupos con daño renal se analizaron por ANOVA y Tukey. La asociación entre variables continuas se evaluó mediante el coeficiente de correlación de Pearson; para la asociación entre copeptina y cambios en la función renal se realizó un análisis de regresión lineal univariado. Se consideró como significancia estadística a un valor de P<0.05.

Resultados

Se reclutaron 645 pacientes con DM2, de estos, 2 fueron eliminados por tener historia clínica incompleta. En total se estudió una población de 643 pacientes con DM2, de los cuales 86 (13.4 %) tuvieron una función renal normal, 34 (5 %) en estadio 1, 244 (38.3 %) en estadio 2, 102 (16 %) en estadio 3, 34 (5.3 %) en estadio 4 y 142 (22 %) en estadio 5 de la enfermedad renal crónica. La distribución por sexo fue de 409 (64 %) mujeres y 234 (36 %) hombres con edad promedio de 57±8 años. Las concentraciones de copeptina se muestran en la tabla 1 y en la figura 1. Las concen-

traciones más altas de copeptina se presentaron en el estadio 5 de la ERC (2.44±1.10 ng/ mL), se encontró una diferencia significativa entre los grupos 0-3 versus 5 (P<0.0001). La osmolaridad plasmática fue asociada positivamente con la copeptina plasmática (r=0.315, P<0.0001) (Fig. 2). Se encontró una correlación negativa entre la copeptina y la TFG (r=-0.468, P<0.0001) (Fig. 3), y una correlación positiva entre la copeptina y la creatinina (r=0.449, P<0.0001) (Fig. 4); asimismo, se encontró una correlación negativa con la albúmina (r=-0.378, p<0.0001) (Fig. 5) y con la presión arterial sistólica (r=-0.130, p<0.010) (datos no mostrados). La regresión lineal ajustada por edad, sexo, tratamiento antihipertensivo (IECAS, ARA II, diuréticos), glucosa sérica, índice de masa corporal, osmolaridad plasmática y presión arterial sistólica mostró una β estandarizada negativa (β = - 0.319), lo que indica que una alta concentración de copeptina se asociada con una baja TFGe.

Discusión

La finalidad de este estudio fue investigar la posible asociación de la concentración de copeptina con la declinación de la función renal en una población con DM2, en los diferentes estadios de la enfermedad renal y sin daño renal. La regulación de copeptina en este estudio parece ser consistente con la fisiología normal, ya que se encontró una asociación positiva entre la osmolaridad plasmática y la concentración de copeptina (r=0.315, P<0.0001). Se encontró que una concentración elevada de copeptina se asocia con la declinación de la función renal en esta población (r=-0.468, P<0.0001). Como es sabido, existen otros factores que contribuyen a la declinación de la función renal tales como: edad, sexo, IMC, osmolaridad plasmática,

21

glucosa sérica, tratamiento antihipertensivo y presión arterial media, los cuales pueden ser factores de confusión en esta asociación; sin embargo, se observó que la asociación entre la concentración de copeptina y la declinación de la función renal permanece después de ajustarse por dichos factores (β= -0.319, P< 0.0001). Se ha descrito previamente que la copeptina se asocia con la declinación de la función renal24, 33 y la razón de este fenómeno es aún desconocida. Se ha hipotetizado que la alta concentración de copeptina es consecuencia de un menor aclaramiento, porque la AVP (y también la copeptina) es aclarada en un 25 % por los riñones.14, 15 Esta hipótesis es poco probable, ya que mecanismos de retroalimentación negativa pueden reducir la tasa de secreción de la hormona y regresarla a concentraciones normales asumiendo que el efecto en el órgano blanco no es reparado.33 Se concluye que la concentración plasmática de copeptina se asocia significantemente con la declinación de la función renal en pacientes

Figura 5. Correlación entre copeptina plasmática y albúmina.

con DM2 y esto sugiere que la arginina vasopresina puede tener una acción en la declinación de la función renal. Se requieren estudios adicionales para identificar qué mecanismos se encuentran involucrados y para determinar si este péptido es un marcador de mortalidad por enfermedad cardiovascular en esta población.

Referencias 1. Schieppati A, Remuzzi G. Chronic renal diseases as a public health problem: epidemiology, social, and economic implications. Kidney Int Suppl. 2005;(98):S7-S10. 2. US Renal Data System: USRDS 2007 Annual Data Report. Bethesda, MD: National Institutes of Health, National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, 2007. 3. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. National Diabetes Statistics, 2007. Bethesda, MD: National Institutes of Health, U.S. Department of Health and Human Services, 2008. 4. Palma O, Shamah Levy T, Franco A, Olaiz G, Méndez-Ramírez I. Metodología. En: Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT-2006). Cuernavaca: Instituto Nacional de Salud Pública 2006;19-33. 5. Amato D, Alvarez-Aguilar C, Castañeda-Limones R, Rodriguez E, Avila-Diaz M, Arreola F, Gomez A, Ballesteros H, Becerril R, Paniagua R. Prevalence of chronic kidney disease in an urban Mexican population. Kidney Int Suppl. 2005;97:S11-17. 6. Gross JL, de Azevedo MJ, Silveiro SP, Canani LH, Caramori ML, Zelmanovitz T. Diabetic nephropathy: diagnosis, prevention, and treatment. Diabetes Care. 2005;28(1):164-76. 7. Haffner SM, Lehto S, Rönnemaa T, Pyörälä K, Laakso M. Mortality from coronary heart disease in subjects with type 2 diabetes and in nondiabetic subjects with and without prior myocardial infarction. N Engl J Med. 1998;339(4):229-34. 8. Maier C, Clodi M, Neuhold S, Resl M, Elhenicky M, Prager R, Moertl D, Strunk G, Luger A, Struck J, Pacher R, Hülsmann M. Endothelial markers may link kidney function to cardiovascular events in type 2 diabetes. Diabetes Care. 2009;32(10):1890-5.

9. Bankir L. Antidiuretic action of vasopressin: quantitative aspects and interaction between V1a and V2 receptor-mediated effects. Cardiovasc Res. 2001 Aug 15;51(3):372-90. 10. Riddell DC, Mallonee R, Phillips JA, Parks JS, Sexton LA, Hamerton JL. Chromosomal assignment of human sequences encoding arginine vasopressin-neurophysin II and growth hormone releasing factor. Somat Cell Mol Genet. 1985;11(2):189-95. 11. Robertson GL. The regulation of vasopressin function in health and disease. Recent Prog Horm Res. 1976;33:333-85. 12. Leng G, Brown CH, Russell JA. Physiological pathways regulating the activity of magnocellular neurosecretory cells. Prog Neurobiol. 1999;57(6):625-55. 13. Chauvet MT, Chauvet J, Acher R. Guinea pig copeptin. The glycopeptide domain of the vasopressin precursor. FEBS Lett. 1986;197(1-2):169-72. 14. Robertson GL. Antidiuretic hormone. Normal and disordered function. Endocrinol Metab Clin North Am. 2001;30(3):671-94. 15. Baumann G, Dingman JF. Distribution, blood transport, and degradation of antidiuretic hormone in man. J Clin Invest. 1976;57(5):1109-16. 16. Morgenthaler NG, Struck J, Jochberger S, Dünser MW. Copeptin: clinical use of a new biomarker. Trends Endocrinol Metab. 2008 Mar;19(2):43-9. 17. Kwon TH, Hager H, Nejsum LN, Andersen ML, Frøkiaer J, Nielsen S. Physiology and pathophysiology of renal aquaporins. Semin Nephrol. 2001;21(3):231-8. 18. Birnbaumer M. Vasopressin receptors. Trends Endocrinol Metab. 2000;11(10):406-10. 19. Morel A, O’Carroll AM, Brownstein MJ, Lolait SJ. Molecular cloning and expression of a rat V1a arginine vasopressin receptor. Nature. 1992 Apr 9;356(6369):523-6. 20. Folny V, Raufaste D, Lukovic L, Pouzet B, Rochard P, Pascal M, Serradeil-Le Gal C. Pancreatic vasopressin V1b receptors: characterization in In-R1-G9 cells and localization in human pancreas. Am J Physiol Endocrinol Metab. 2003;285(3):E566-76. 21. Holmes CL, Landry DW, Granton JT. Science review: Vasopressin and the cardiovascular system part 1--receptor physiology. Crit Care. 2003;7(6):427-34. 22. Morgenthaler NG, Struck J, Alonso C, Bergmann A. Assay for the measurement of copeptin, a stable peptide derived from the precursor of vasopressin Clin Chem. 2006;52(1):112-9. 23. Holwerda DA. A glycopeptide from the posterior lobe of pig pituitaries. I. Isolation and characterization. Eur J Biochem. 1972;28(3):334-9. 24. Bhandari SS, Loke I, Davies JE, Squire IB, Struck J, Ng LL. Gender and renal function influence plasma levels of copeptin in healthy individuals. Clin Sci (Lond). 2009;116(3):257-63. 25. Arnlöv J, Evans JC, Meigs JB, Wang TJ, Fox CS, Levy D, Benjamin EJ, D’Agostino RB, Vasan RS. Low-grade albuminuria and incidence of cardiovascular disease events in nonhypertensive and nondiabetic individuals: the Framingham Heart Study. Circulation. 2005;112(7):969-75. 26. Bouby N, Ahloulay M, Nsegbe E, Déchaux M, Schmitt F, Bankir L. Vasopressin increases glomerular filtration rate in conscious rats through its antidiuretic action. J Am Soc Nephrol. 1996 Jun;7(6):842-51. 27. Bardoux P, Bichet DG, Martin H, Gallois Y, Marre M, Arthus MF, Lonergan M, Ruel N, Bouby N, Bankir L. Vasopressin increases urinary albumin excretion in rats and humans: involvement of V2 receptors and the renin-angiotensin system. Nephrol Dial Transplant. 2003;18(3):497-506. 28. Bankir L, Trinh-Trang-Tan MM. Urea and the kidney. In: Brenner BM, editor. The Kidney. Sixth edition. Philadelphia: WB Saunders Company; 2000. p 637. 29. Okada H, Suzuki H, Kanno Y, Yamamura Y, Saruta T. Effects of vasopressin V1 and V2 receptor antagonists on progressive renal failure in rats. Clin Sci (Lond). 1994;86(4):399-404. 30. Bardoux P, Bruneval P, Heudes D, Bouby N, Bankir L. Diabetes-induced albuminuria: role of antidiuretic hormone as revealed by chronic V2 receptor antagonism in rats. Nephrol Dial Transplant. 2003;18(9):1755-63. 31. Fernandes S, Bruneval P, Hagege A, Heudes D, Ghostine S, Bouby N. Chronic V2 vasopressin receptor stimulation increases basal blood pressure and exacerbates deoxycorticosterone acetate-salt hypertension. Endocrinology. 2002;143(7):2759-66. 32. Meijer E, Bakker SJ, Halbesma N, de Jong PE, Struck J, Gansevoort RT. Copeptin, a surrogate marker of vasopressin, is associated with microalbuminuria in a large population cohort. Kidney Int. 2010;77(1):29-36. 33. Meijer E, Bakker SJ, de Jong PE, Homan van der Heide JJ, van Son WJ, Struck J, Lems SP, Gansevoort RT. Copeptin, a surrogate marker of vasopressin, is associated with accelerated renal function decline in renal transplant recipients. Transplantation. 2009;88(4):561-7. 34. Dünser MW, Schmittinger CA, Torgersen C. Copeptin and the transplanted kidney: friends or foes? Transplantation. 2009;88(4):455-6.

23 35. Fenske W, Wanner C, Allolio B, Drechsler C, Blouin K, Lilienthal J, Krane V; German Diabetes, Dialysis Study Investigators. Copeptin levels associate with cardiovascular events in patients with ESRD and type 2 diabetes mellitus. J Am Soc Nephrol. 2011;22(4):782-90. 36. Ortega-Pierres LE, Gómez García A, Rodríguez-Ayala E, Figueroa-Núñez B, Farias-Rodríguez VM, Higareda-Mendoza AE, Pardo-Galván MA, Cortés-García JC, López-Meza JE, Alvarez-Aguilar C. Polimorfismo inserción/deleción del gen de la enzima conversiva de la angiotensina en una población mexicana con nefropatía diabética. [Angiotensin-1 converting enzyme insertion/deletion gene polymorphism in a Mexican population with diabetic nephropathy]. Med Clin (Barc). 2007;129(1):6-10. 37. Alvarez-Aguilar C, Enríquez-Ramírez ML, Figueroa-Nuñez B, Gómez-García A, Rodríguez-Ayala E, Morán-Moguel C, Farías-Rodríguez VM, Mino-León D, López-Meza JE. Association between angiotensin-1 converting enzyme gene polymorphism and the metabolic syndrome in a Mexican population. Exp Mol Med. 2007;39(3):327-34. 38. Hughes M, Kee F, Salomaa V. Clinical Utility of Multiple Biomarker Panels for Cardiovascular Disease Risk Prediction. Curr Cardiovasc Risk Rep. 2011;5(2):165-173. 39. Carr SJ, Bavanandan S, Fentum B, Ng L. Prognostic potential of brain natriuretic peptide (BNP) in predialysis chronic kidney disease patients. Clin Sci (Lond). 2005;109(1):75-82. 40. Miller VM, Redfield MM, McConnell JP. Use of BNP and CRP as biomarkers in assessing cardiovascular disease: diagnosis versus risk. Curr Vasc Pharmacol. 2007;5(1):15-25. 41. Paniagua R, Amato D, Mujais S, Vonesh E, Ramos A, Correa-Rotter R, Horl WH. Predictive value of brain natriuretic peptides in patients on peritoneal dialysis: results from the ADEMEX trial. Clin J Am Soc Nephrol. 2008;3(2):407-15. 42. Dunser MW, Wenzel V, Mayr AJ, Hasibeder WR. Management of vasodilatory shock: defining the role of arginine vasopressin. Drugs. 2003;63(3):237-56. 43. Gegenhuber A, Struck J, Dieplinger B, Poelz W, Pacher R, Morgenthaler NG, Bergmann A, Haltmayer M, Mueller T. Comparative evaluation of B-type natriuretic peptide, mid-regional pro-A-type natriuretic peptide, mid-regional proadrenomedullin, and Copeptin to predict 1-year mortality in patients with acute destabilized heart failure. J Card Fail. 2007;13(1):42-9.

El valor pronóstico de la ultrafiltración, del nivel sérico de albúmina y del producto calcio fósforo en la sobrevida de pacientes en hemodiálisis y con enfermedad renal crónica terminal. Luz Elena Ortega Pierres1, Ana Edith Higareda Mendoza1, Javier Piñón Escobedo2, Anel Gómez García3, Alfonso Rafael Álvarez Paredes1, Cleto Álvarez Aguilar1,2. 1. Facultad de Ciencias Médicas y Biológicas “Dr. Ignacio Chávez”, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Morelia, Michoacán, México. 2. Hospital General Regional (HGR) No. 1, Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Morelia, Michoacán, México. 3. Centro de Investigación Biomédica de Michoacán, Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Morelia, Michoacán, México.

Resumen

La enfermedad renal crónica (ERC) es un problema de salud pública; en Estados Unidos de Norteamérica hay un incremento en la incidencia y prevalencia de la insuficiencia renal, con escasos resultados y altos costos. En México se tienen reportes similares, donde la tasa de ERC terminal (ERCT) es de 1142 pacientes/millón de habitantes. La mortalidad por enfermedad cardiovascular (ECV) en los pacientes tratados por diálisis es de 10-30 veces mayor en comparación con la población general, independientemente del sexo, raza y presencia de diabetes mellitus tipo 2 (DM2); las co-morbilidades, la edad avanzada, el incremento en los factores de riesgo cardiovascular, las dosis altas de ultrafiltración (UF) y la desnutrición contribuyen a este resultado. Los factores de riesgo para ECV en la población con ERCT son considerados como tradicionales y no tradicionales, y existen algunos reportes de que el metabolismo mineral óseo (MMO) alterado también puede participar. El objetivo del presente estudio fue evaluar si la UF, el estado nutricional y el MMO influyen en la sobrevida del paciente con ERCT sometido a HD. El protocolo fue autorizado por el Comité Local de Investigación del Hospital General Regional No.1 del IMSS.

En una cohorte prospectiva fue evaluado el efecto de la UF, la desnutrición y el MMO sobre la mortalidad por ECV y general en 56 pacientes en HD (3 sesiones/semana, 240 minutos/sesión). Se evaluó el efecto del índice de masa corporal, hipertensión arterial, tiempo en diálisis, hemoglobina, producto calciofósforo (Ca*P), tiempo de evolución de DM2 y la modalidad de HD. El estado clínico y los datos de laboratorio se evaluaron por examen clínico de rutina. La dosis de HD se midió usando el modelo de la cinética de la urea, la desnutrición con el nivel sérico de albúmina y el MMO con el producto Ca*P. Las variables continuas (media±DE) y categóricas (frecuencias) se analizaron con las pruebas t de Student (muestras independientes) y x2, respectivamente. La sobrevida se calculó con el método de Kaplan-Meier y las curvas se compararon con la prueba log-rank. Se utilizó la regresión de Cox para estimar los predictores independientes de sobrevida. Los cálculos se realizaron con el paquete SPSS v. 15, considerando de significancia estadística un valor de p<0.05. Durante el periodo de seguimiento, 23 de los pacientes murieron: la mortalidad fue atribuida a ECV en 19 pacientes y a enfermedades infecciosas en los restantes. La

25

etiología de la ERC fue DM2 en 28 pacientes, HTA en 11, litiasis en 2, glomerulonefritis en 3 y desconocida en 12 pacientes. Se encontró que los factores que se asocian de manera independiente con un incremento en el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular y general son: dosis de HD con Kt/V<1.4, UF<10.3 mL/h/kg de peso corporal, albúmina sérica<3.5 g/dL, producto Ca*P≥55% y el uso de catéter no tunelizado para la HD. Los resultados sugieren que es importante controlar la dosis de diálisis, la velocidad de UF, el estado nutricional óptimo del paciente, el tipo de HD utilizado y los factores de riesgo no tradicionales para lograr una mejor sobrevida de estos pacientes. Aún es poco claro cuál es la dosis óptima de diálisis, por lo que sugerimos que debe ser aquélla por encima de la cual ya no se evidencia mejoría clínica.

Palabras clave

Ultrafiltración, albúmina sérica, producto calcio fósforo, mortalidad, enfermedad renal crónica terminal

Abstract

Chronic Renal Disease (CRD) is a public health problem; in the United States of America there has been an increase in the incidence and the prevalence of renal failure, with few results and high costs. In Mexico similar reports are found, with an End-Stage Renal Disease (ESRD) rate of 1142 patients/million inhabitants. The mortality for cardiovascular disease (CVD) is 10-30 times higher for patients in hemodialysis (HD) than the general populace, independently of gender, race and the presence of diabetes mellitus type 2 (DM2); co-morbidities, advanced age, increase in cardiovascular (CV) risk factors, high doses of ultrafiltration (UF), and malnutrition

contribute to this outcome. Risk factors for CVD in patients with ESRD are considered as conventional and non- conventional; and an altered bone mineral metabolism (BMM) may also contribute. The objective of this study was to evaluate whether the UF, malnutrition, and bone mineral metabolism (BMM) affect the survival of patients with ESRD under HD. The protocol was authorized by the Local Committee of Research from the General Regional Hospital No. 1 (IMSS). In a prospective cohort, the effect of the UF, malnutrition, and BMM over CV and allcause mortality was evaluated in 56 patients under HD (3 sessions/week, 240 minutes/ session). The effect of body mass index, hypertension, time under dialysis, hemoglobin, calcium-phosphorus product (Ca*P), DM2 evolution time, and type of catheter for HD were also evaluated. The clinical and laboratory data were evaluated by routine clinical examination. The HD dose was determined using the urea kinetic model, malnutrition with the serum albumin level, and BMM with the calcium-phosphorus product. Continuous (median ±SD) and categorical (frequency) variables were analyzed with Student›s t-test (independent samples) and x2, respectively. Survival was estimated by the Kaplan-Meier method and evaluated by the log-rank test. The adjusted Cox regression was used to assess the effect of these parameters on mortality. Data was analyzed with SPSS v. 15 program for Windows, and p values <0.05 were considered statistically significant. During the follow-up period, 23 patients died: mortality was ascribed to CVD in 19 patients, and to infectious diseases in the rest of the patients. The etiology of CRD was DM2 in 28 patients, hypertension in 11, lithiasis in 2, glomerulonephritis in 3 and unknown in 12 patients. The

HD dose (Kt/V) <1.4, the UF <10.3 ml/h/kg body weight, the serum albumin <3.5 g/dL, the Ca*P product ³55 %, and the non-tunneled catheter for HD were identified as factors associated independently with increased allcause and CV mortality. Results suggest the importance of controlling the dose of dialysis, the UF velocity, the nutritional status of the patient, the HD modality, and the non-conventional risk factors to increase the survival of these patients. It is still unclear which is the optimal dose of dialysis; however, we suggest it should be a dose above that where there is no evidence of clinical improvement.

Keywords

Ultrafiltration, serum albumin, calcium-phosphorus product, mortality, end-stage renal disease

Introducción

La enfermedad renal crónica (ERC) es un problema de salud pública que afecta a todo el mundo. En los Estados Unidos de Norteamérica hay un incremento en la incidencia y la prevalencia de la insuficiencia renal, con escasos resultados y altos costos.1 Se tienen reportes similares en México, donde la tasa de la ERC terminal (ERCT) es de 1142 pacientes por millón de habitantes.2 La mortalidad por enfermedad cardiovascular (ECV) en los pacientes tratados por diálisis es de 10 a 30 veces mayor en comparación con la población general independientemente de la estratificación por sexo, raza y la presencia de diabetes mellitus tipo 2 (DM2);3 las co-morbilidades, la edad avanzada y el incremento en los factores de riesgo cardiovascular contribuyen a este resultado. Otras alteraciones que impactan significativamente en la sobrevida de los pacientes con

ERCT tratados con HD son la ultrafiltración (UF),4,5 y la desnutrición6,7. Una UF mayor de 10 mL/h/kg, así como la rapidez con que ésta se efectúa, se relacionan con una mayor incidencia de episodios de hipotensión intradialíticos y un mayor riesgo de mortalidad;8-10 sin embargo, con una UF adecuada,4 muchos pacientes se ven beneficiados. La desnutrición es otra situación seria en esta población, con un impacto negativo en la morbilidad y la mortalidad,6,7 y su incidencia se ha documentado hasta en un 36 % de los pacientes admitidos en terapia de reemplazo renal.11 Estos factores de riesgo para la ECV en población con ERCT son considerados como tradicionales y no tradicionales, y existen algunos reportes de que el metabolismo mineral óseo (MMO) alterado también puede participar.12-14 Por lo anterior, el objetivo del presente estudio fue evaluar la influencia que tiene una UF adecuada, la desnutrición y el MMO en la sobrevida de los pacientes con ERCT sometidos a HD, en la que intervienen múltiples factores de riesgo tanto clínicos como de las condiciones de la diálisis.

Material y métodos

En un estudio de cohorte prospectivo, fueron incluidos 56 pacientes (25 hombres y 31 mujeres) con ERCT prevalentes en HD, con al menos 4 meses de haber ingresado al programa de HD del turno nocturno del Hospital General Regional No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social de Morelia, Michoacán (HGR No.1 IMSS). La sobrevida o muerte de los pacientes fue investigada de enero del 2003 hasta diciembre del 2010; el último paciente se incluyó en diciembre del 2008. Todos los pacientes recibían tres sesiones de HD por semana con una duración de 240 minutos por sesión. El protocolo fue autorizado por el Co-

27

Tabla 1. Parámetro clínicos y bioquímicos basales

mité Local de Investigación del HGR No.1 IMSS. Los parámetros investigados fueron, clínicos: mortalidad, causas de muerte, etiología de la ERC, características generales de la diálisis, sexo, edad, peso, ganancia de peso interdiálisis, índice de masa corporal (IMC), presión arterial media pre y pos hemodiálisis, dosis de eritropoyetina, volumen urinario y UF; bioquímicos: hemoglobina (Hb), glucosa, urea, creatinina, colesterol total, triglicéridos, albúmina, calcio, fósforo y el producto calciofosforo (Ca*P). Todos los pacientes se pesaron en una báscula con estadímetro (Detecto®, USA) en etapa de pre y pos diálisis, considerados como peso habitual y peso seco respectivamente. La diferencia entre el peso seco previo y el peso habitual antes de la sesión de HD se consideró como la ganancia de peso interdiálisis. El IMC fue calculado acorde a la ecuación de

Quetelet (kg/m2). La presión arterial pre y pos diálisis se tomó directamente de los registros de las máquinas de hemodiálisis y se calculó la presión arterial media [PAD+(PAS-PAD/3)]. La dosis de HD renal (Kt/V) se midió usando el modelo de la cinética de la urea con la fórmula del logaritmo natural del Kt/V y de la tasa de reducción de la urea (URR). Se consideró diálisis adecuada a un valor de Kt/V menor a 1.4 y una URR del 70 % acorde a las guías K/DOQI.15 De los estudios de laboratorio efectuados, la Hb fue determinada en un analizador hematológico automatizado (Sysmex SF3000, Japón); la glucosa, la urea, la creatinina, el colesterol total, los triglicéridos, la albúmina y los electrolitos séricos (calcio y fósforo) fueron determinados por métodos enzimáticos colorimétricos en un equipo de química clínica (Dimension AR/AVL® Clinical Chemistry System, USA). Se consideró

Tabla 2. Regresión de Cox para el riesgo de mortalidad general.

como desnutrición el nivel sérico de albúmina <3.5 g/dL. El análisis fue realizado acorde al estado de los pacientes vivos contra los fallecidos. Las variables continuas se reportan en media ± desviación estándar (DE) y sus diferencias fueron analizadas con la prueba t de Student para muestras independientes, mientras que las variables categóricas se expresan en frecuencias y se analizaron con la prueba de la x2. La sobrevida observada de los pacientes se calculó con el método de Kaplan-Meier. La prueba de log-rank fue usada para comparar las curvas de sobrevida. La regresión de Cox ajustada por causa de la enfermedad renal, el tiempo de seguimiento, el sexo y la edad de los pacientes, se utilizó para estimar los predictores independientes de sobrevida. Todos los cálculos fueron realizados con el paquete estadístico SPSS para Windows versión 15.0 (USA). Se consideró de significancia estadística a un valor de p <0.05.

Resultados

Durante el periodo de seguimiento, 23 (41.0 %) de los pacientes murieron; de los cuales, en 19 (82.6 %) pacientes la mortalidad fue atri-

buida a la ECV, mientras que en los 4 (17.4 %) pacientes restantes se debió a enfermedades infecciosas. La media del periodo de vida de los 56 pacientes, incluidos en el estudio, fue de 28 meses (rango de 2-84 meses). La etiología de la ERC fue DM2 en 28 (50.0 %) pacientes, HTA en 11 (19.6 %), litiasis en 2 (3.6 %), glomerulonefritis en 3 (5.4 %) y desconocida en 12 (21.4 %) pacientes. El promedio en los años de diagnóstico de la DM2 fue de 15.8, de la HTA de 7.2 años y de la ERC de 4 años. Cuarenta y un pacientes (73.2 %) tenían el antecedente de haber recibido previamente diálisis peritoneal; de estos, 34 (82.9 %) pasaron a HD por cuadros de peritonitis secundaria a la diálisis peritoneal o por disfunción del catéter, y 7 (17.1 %) pacientes por cirugías abdominales. La HTA se encontró en 44 (78.5 %) de los pacientes, y de ellos, 23 (52.2 %) recibían tres o más medicamentos antihipertensivos. El acceso vascular utilizado fue el catéter no tunelizado en 29 (51.8 %) pacientes, el catéter tunelizado en 3 (5.42 %) y la fístula arteriovenosa en 24 (42.8 %) pacientes. La tabla 1 muestra los principales parámetros clínicos y bioquímicos de la población estudiada en los que no hubo dife-

29

Figura 1. Parámetros clínicos y bioquímicos basales con diferencia estadística. Dosis de diálisis: Kt/V (1.4 ± 0.01 vs 1.2 ± 0.1, p=0.001), ultrafiltración: UF (11.20 ± 2.70 vs 9.10 ± 2.60 mL/h/kg peso corporal, p=0.007), albúmina sérica (4.0 ± 0.5 vs 3.3 ± 0.4 g/dL, p=0.001), fósforo (4.3 ± 0.6 vs 5.9 ± 1.0 mEq/L, p=0.001) y el producto Ca*P (39.4 ± 5.8 vs 53.4 ± 9.3 %, p=0.001).

rencia significativa. En la figura 1 se observa una diferencia significativa, entre los grupos de vivos y fallecidos, en el Kt/V (1.4 ± 0.01 vs 1.2 ± 0.1, p=0.001), la UF (11.20 ± 2.70 vs 9.10 ± 2.60 mL/h/kg peso corporal, p=0.007), la albúmina sérica (4.0 ± 0.5 vs 3.3 ± 0.4 g/ dL, p=0.001), el fósforo (4.3 ± 0.6 vs 5.9 ± 1.0 mEq/L, p=0.001) y el producto Ca*P (39.4 ± 5.8 vs 53.4 ± 9.3 %, p=0.001). La figura 2 muestra las curvas de sobrevida de los pacientes con ERCT en HD durante el tiempo de seguimiento y en base a la UF, al Kt/V renal, el producto Ca*P y el nivel de albúmina sérica. En ella se observa que un Kt/V <1.4 (logrank=9.110, p=0.003), una UF <10.3 mL//h/ kg peso corporal (log-rank=8.253, p=0.004), un nivel de albúmina sérica <3.5 g/dL (logrank=14.776, p=0.001) y un producto Ca*P ≥55 % (log-rank=12.308, p=0.001) se relacionan con una mayor mortalidad en la población estudiada. Finalmente, la tabla 2 nos muestra el riesgo relativo de las variables predictoras de sobrevida, ajustado por causa de la enfermedad renal, el tiempo de seguimiento, el sexo

y la edad de la población estudiada. En ella se observa que un Kt/V <1.4 (OR=3.404, IC95% 1.460-7.936, p=0.006), una UF <10.3 mL/h/ kg peso corporal (OR=4.302, IC95% 1.45012.758, p=0.003), una albúmina <3.5 g/dL (OR=4.851, IC95% 1.996-11.789, p=0.001), un producto Ca*P ³55 % (OR=4.085, IC95% 1.744-9.569, p=0.006) y el uso de catéter no tunelizado (OR=4.890, IC95% 1.409-16.975, p=0.003) se asocian con una menor sobrevida de los pacientes en HD.

Discusión

Los principales hallazgos de nuestro estudio fueron que una UF baja por sesión de HD, la hipoalbuminemia, un producto Ca*P alto y el uso de catéter vascular no tunelizado en los pacientes con ERCT que recibieron tratamiento hemodialítico tres veces por semana, se asociaron con una mayor mortalidad por ECV y general. El concepto de diálisis adecuada se define como el tratamiento sustitutivo de la función renal suficiente para conseguir una buena to-

lerancia, mejorar la calidad de vida y prolongar la supervivencia de los pacientes urémicos en HD, o bien, en término del aclaramiento de moléculas pequeñas; la dosis de diálisis es un buen marcador de diálisis adecuada.4 Eknoyan y colaboradores16 en el estudio HEMO (Kidney Disease Clinical Studies Iniciative Hemodialysis (HEMO) Study) refieren que la dosis mínima de diálisis es apropiada cuando la diálisis es realizada 3 veces por semana durante 2.5 a 4.5 horas, un coeficiente de reducción de urea de 66.3 ± 2.5 % y un Kt/V de 1.32 ± 0.09. El efecto de la UF en los resultados del paciente en HD, en ocasiones recibe poca atención y es difícil su interpretación, principalmente a causa de la complejidad de sus interrelaciones con la ganancia de peso interdialítica, la duración del período de las sesiones de diálisis y la eficiencia de la diálisis.4 La UF está principalmente determinada por la ingesta de líquidos y sodio del paciente en HD, pero también por otros factores, tales como la función renal residual, la producción de orina, la duración de la ERC y la hiperglucemia.17 Los pacientes incluidos en este estudio fueron regulares en el tratamiento de HD por al menos 4 meses, anefríticos, con una ganancia de peso interdialítica semejante y concentraciones iguales de glucosa, por lo que es muy poco probable que estos factores puedan haber influido en la cantidad de la UF. Además, por el análisis de la regresión de Cox ajustado, se demostró que un Kt/V <1.4 y un volumen bajo de UF (<10.3 mL//h/kg peso corporal) se asociaron de manera directa con una mayor mortalidad; mientras que la HTA, el IMC, el tiempo en diálisis, la Hb y la DM2 no tuvieron una asociación significativa. Nuestros resultados están acorde con informes previos que reportan una mejor sobrevida con una UF entre 10 y 13 mL/h/kg peso corporal, y mayor

mortalidad a volúmenes mayores de 13 mL/h/ kg peso corporal,4,18-19 aunque hay estudios que reportan una mejor sobrevida con una UF mayor20. La hipotensión arterial durante la diálisis es una complicación frecuente, seria y relacionada a dosis altas de UF y a la duración de la sesión de HD.8,10 Recientemente el Frequent Hemodialysis Network (FHN) Trial Group21 reportaron que una hemodiálisis frecuente (seis veces por semana), con un tiempo menor por sesión de HD en comparación a la HD convencional, se asoció con resultados favorables en relación a la mortalidad, al desarrollo de la masa ventricular izquierda y a la calidad de vida del paciente con ERC en HD, aunque se relacionó con una mayor frecuencia de disfunción del catéter. La desnutrición proteico-calórica es una complicación frecuente en el paciente prevalente en tratamiento de HD y ha sido atribuida a varias causas que incluyen una ingesta proteica inadecuada, una inhibición de la síntesis de proteínas y/o una estimulación en la degradación proteica.22 La importancia de la desnutrición es debida al hecho de que un estado nutricional subóptimo en los pacientes en HD se asocia con un incremento en la morbilidad y mortalidad.6,7 En este estudio, se evaluó el estado nutricional basado en las concentraciones séricas de albúmina como un parámetro bioquímico. Entre los parámetros bioquímicos, la hipoalbuminemia se ha considerado como el más importante predictor de muerte.7,22-24 La prevalencia general de desnutrición en nuestros pacientes fue del 25.0 %; en los pacientes que sobrevivieron fue del 18.2 %, mientras que en los que murieron fue del 34.8 %. Frecuencias similares a éstas y más elevadas han sido reportadas en la literatura. Así, Cohen y Kimmel25 encontraron una prevalencia de desnutrición en los pacientes en

31

Figura 2. Curvas de supervivencia (curvas de Kaplan-Meier) entre pacientes con ERCT estables en HD con un Kt/V <1.4, una UF < 10.3 mL/h/kg peso corporal, concentraciones séricas de albúmina <3.5 g/dL, y un producto Ca*P ³55 %. Se indica el log-rank y su significancia estadística.

HD de un 20 a 80 %; Caimi y colaboradores26, entre el 18.0 y 75.0 %; y Marcén y colaboradores27, una prevalencia de desnutrición del 48.0 % en los pacientes estables en HD de 20 centros de HD de la región central de España. La desnutrición en la población con ERC y ECV se ha encontrado con mayor frecuencia. Suliman y colaboradores28, en un estudio realizado en el Hospital Universitario de Huddinge (Estocolmo, Suecia) reportaron una frecuencia de desnutrición del 30.0 % en pacientes sin ECV y del 70.0 % en pacientes con ECV. Resultados similares fueron encontrados en nuestros pacientes con ERC en HD estable, con una frecuencia de ECV del 30.3 % en los pacientes sin desnutrición y del 64.3 % en los pacientes desnutridos, aunque los valores dependen de los criterios usados para definir desnutrición. Interesantemente, en este estudio se hizo evidente que el producto Ca*P se relaciona como un factor de riesgo independiente para

mortalidad por ECV y general en la población estudiada. A la hiperfosfatemia y a un producto Ca*P alto se les ha considerado como una condición para el desarrollo de calcificaciones extraóseas, particularmente vasculares. Este hecho es muy importante en el paciente urémico ya que la hiperfosfatemia y un producto Ca*P alto predisponen a una mayor mortalidad en esta población con ERCT,12,14 aunque los resultados son contradictorios.29 Sin embargo, sugerimos que un buen control en las concentraciones de fósforo son importantes por dos situaciones: (1) por su efecto en la dinámica de la calcificación vascular y (2) por producir un aumento en el nivel sérico de la hormona paratiroidea.30 La comparación de las variables clínicas y bioquímicas entre los pacientes con ERCT sometidos a HD que sobreviven y los pacientes que murieron (Fig. 1) mostró que los pacientes que murieron presentaron diferencias importantes en los valores del Kt/V, la UF, el

nivel sérico de albúmina y de fósforo, así como del producto Ca*P. Lo anterior, debe hacernos pensar en un replanteamiento de lo que se considera “diálisis adecuada”, esto es, se sugiere se controlen otros factores de riesgo no tradicionales para ajustar de manera individual el tratamiento hemodialítico a las condiciones clínicas de cada paciente. En este estudio, por tratarse de pacientes de un sólo centro y turno, fue posible actuar oportunamente para corregir la hipotensión interdiálisis. Así, a los pacientes hipertensos se les controló administrando hasta una triple terapia antihipertensiva y el 100 % recibió dosis estándares semanales de eritropoyetina; el que estos factores pudieran controlarse, posiblemente influyó en los resultados. Al igual que en otros reportes de pacientes con ERCT, en este estudio la ECV fue la causa principal de muerte. Desde nuestro punto de vista, estos resultados al menos tienen dos explicaciones. Por un lado, la hipoalbuminemia es un marcador de la ECV desde estadios tempranos de la ERC, y puede ser usado para identificar a la población con un riesgo elevado para desarrollar ECV.31 Previamente, Stevinkel y colaboradores32 reportaron la existencia de una fuerte asociación entre la desnutrición, la inflamación y la arterioesclerosis (síndrome MIA). Este mismo grupo describió la presencia de dos tipos de desnutrición en el paciente con ERCT en base a los niveles de albúmina y la presencia de inflamación.33 La ECV aterosclerótica y la desnutrición son ampliamente reconocidas como causas que llevan al incremento de la morbilidad y la mortalidad observada en los pacientes urémicos, por lo que, esta triada (desnutrición, inflamación y aterosclerosis) en el paciente con ERCT puede favorecer el desarrollo temprano de ECV y, por lo tanto, la mortalidad cardiovascular.7,33 Por otro lado,

el estrés oxidativo, definido como un desequilibrio entre las especies reactivas de oxígeno y los sistemas antioxidantes, incrementa por muchas razones en la ERC.34 Estas incluyen: la activación del sistema del complemento y de los neutrófilos35; el aumento de los productos finales de glicación avanzada36; la eliminación de los factores antioxidantes hidrosolubles durante la diálisis37; el aumento del nivel plasmático de homocisteína38; y la estimulación de la síntesis de óxido nítrico, con la consiguiente formación de peroxinitritos en la desnutrición39. La asociación del estrés oxidativo con la aterogénesis y la disfunción endotelial, está ampliamente descrita en diferentes condiciones clínicas40 y se presenta en los pacientes con ERCT, lo que favorece el desarrollo de ECV temprana y esto explica, al menos en parte, la elevada tasa de mortalidad cardiovascular en esta población. Finalmente, en la ERC puede ocurrir la oxidación de las lipoproteínas y de las proteínas plasmáticas41; así, la oxidación de la albúmina se asocia con una pérdida de propiedades antioxidantes, lo que agrava el estrés oxidativo. Por lo tanto, estudios futuros deberán orientarse a evaluar si la albúmina u otras sustancias son capaces de restaurar la fosforilación oxidativa y las reacciones relacionadas en los pacientes urémicos. Este estudio tiene varias limitaciones. Una es el número pequeño de pacientes y que proceden de un sólo centro hospitalario; sin embargo, los resultados son lo suficientemente sólidos y contundentes. Otra limitante es el haber determinado la desnutrición sólo en base a las concentraciones de albúmina sérica pre diálisis; sin embargo, a la hipoalbuminemia se le considera un buen marcador de desnutrición31 si se compara con la obtenida pos HD, debido a la corrección del estado de

33

hidratación del paciente.23 En estudios futuros se deberá controlar con mayor rigor estas variables, incluyendo marcadores de desnutrición más específicos. En conclusión, demostramos que una diálisis insuficiente identificada por un Kt/V <1.4, un volumen de UF <10.3 mL/h/kg peso corporal, la desnutrición, el tipo de HD utilizada, e interesantemente un producto Ca*P alto se asocian de manera independiente con un incremento en el riesgo de mortalidad por

ECV y general en los pacientes con ERCT en HD. Por lo anterior, es importante controlar la dosis de diálisis, la velocidad de UF, el estado nutricional óptimo del paciente, el tipo de HD utilizado y los factores de riesgo no tradicionales para lograr una mejor sobrevida de estos pacientes. Sigue siendo poco claro cuál es la dosis óptima de diálisis, por lo que sugerimos que debe ser aquélla por encima de la que ya no se evidencia mejoría clínica.

Referencias 1. National lnstitutes of Health, National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. US Renal Data System, USRDS 1998 Annual Data Report. Bethesda, Med; National Institutes of Health, National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases; 1998. Disponible en: http://www.usrds.org/adr_1998.htm. Accesado el 22 de Marzo del 2009. 2. Amato D, Alvarez-Aguilar C, Castañeda-Limones R, Rodriguez E, Avila-Diaz M, Arreola F, Gomez A, Ballesteros H, Becerril R, Paniagua R. Prevalence of chronic kidney disease in an urban Mexican population. Kidney Int Suppl. 2005;97:S11-17. 3. Foley RN, Parfrey PS, Sarnak MJ. Clinical epidemiology of cardiovascular disease in chronic renal disease. Am J Kidney Dis. 1998;32(5 Suppl 3):S112-9. 4. Flythe JE, Brunelli SM. The risks of high ultrafiltration rate in chronic hemodialysis: implications for patient care. Semin Dial. 2011;24(3):259-65. 5. Hemodialysis Adequacy 2006 Work Group. Clinical practice guidelines for hemodialysis adequacy, update 2006. Am J Kidney Dis. 2006;48 Suppl 1:S2-90. 6. Campbell KL, Bauer JD, Ikehiro A, Johnson DW. Role of Nutrition Impact Symptoms in Predicting Nutritional Status and Clinical Outcome in Hemodialysis Patients: A Potential Screening Tool. J Ren Nutr. 2012;S1051-2276(12)00158-6. 7. Mazairac AH, de Wit GA, Grooteman MP, Penne EL, van der Weerd NC, van den Dorpel MA, Nubé MJ, Lévesque R, Ter Wee PM, Bots ML, Blankestijn PJ; CONTRAST investigators. A composite score of protein-energy nutritional status predicts mortality in haemodialysis patients no better than its individual components. Nephrol Dial Transplant. 2011;26(6):1962-7. 8. Santoro A, Mancini E, Bolzani R, Boggi R, Cagnoli L, Francioso A, Fusaroli M, Piazza V, Rapanà R, Strippoli GF. The effect of on-line high-flux hemofiltration versus low-flux hemodialysis on mortality in chronic kidney failure: a small randomized controlled trial. Am J Kidney Dis. 2008;52(3):507-18. 9. Saran R, Bragg-Gresham JL, Levin NW, Twardowski ZJ, Wizemann V, Saito A, Kimata N, Gillespie BW, Combe C, Bommer J, Akiba T, Mapes DL, Young EW, Port FK. Longer treatment time and slower ultrafiltration in hemodialysis: associations with reduced mortality in the DOPPS. Kidney Int. 2006;69(7):1222-8. 10. Shoji T, Tsubakihara Y, Fujii M, Imai E. 2004. Hemodialysis-associated hypotension as an independent risk factor for two-year mortality in hemodialysis patients. Kidney Int. 66:1212-1220. 11. Aparicio M, Cano N, Chauveau P, Azar R, Canaud B, Flory A, Laville M, Leverve X. Nutritional status of haemodialysis patients: a French national cooperative study. French Study Group for Nutrition in Dialysis. Nephrol Dial Transplant. 1999;14(7):1679-86. 12. Floege J, Kim J, Ireland E, Chazot C, Drueke T, de Francisco A, Kronenberg F, Marcelli D, Passlick-Deetjen J, Schernthaner G, Fouqueray B, Wheeler DC; ARO Investigators. Serum iPTH, calcium and phosphate, and the risk of mortality in a European haemodialysis population. Nephrol Dial Transplant. 2011 Jun;26(6):1948-55. 13. Blayney MJ, Tentori F. Trends and consequences of mineral bone disorder in haemodialysis patients: lessons from The Dialysis Outcomes and Practice Patterns Study (DOPPS). J Ren Care. 2009 Mar;35 Suppl 1:7-13.

14. Noordzij M, Korevaar JC, Bos WJ, Boeschoten EW, Dekker FW, Bossuyt PM, Krediet RT. Mineral metabolism and cardiovascular morbidity and mortality risk: peritoneal dialysis patients compared with haemodialysis patients. Nephrol Dial Transplant. 2006 Sep;21(9):2513-20. 15. National Kidney Foundation. K/DOQI clinical practice guidelines for chronic kidney disease: evaluation, classification, and stratification. Am J Kidney Dis. 2002;39(2 Suppl 1):S1-266. 16. Eknoyan G, Beck GJ, Cheung AK, Daugirdas JT, Greene T, Kusek JW, Allon M, Bailey J, Delmez JA, Depner TA, Dwyer JT, Levey AS, Levin NW, Milford E, Ornt DB, Rocco MV, Schulman G, Schwab SJ, Teehan BP, Toto R; Hemodialysis (HEMO) Study Group. Effect of dialysis dose and membrane flux in maintenance hemodialysis. N Engl J Med. 2002;347(25):2010-9. 17. Kimmel PL, Varela MP, Peterson RA, Weihs KL, Simmens SJ, Alleyne S, Amarashinge A, Mishkin GJ, Cruz I, Veis JH. Interdialytic weight gain and survival in hemodialysis patients: effects of duration of ESRD and diabetes mellitus. Kidney Int. 2000;57(3):1141-51. 18. Flythe JE, Kimmel SE, Brunelli SM. Rapid fluid removal during dialysis is associated with cardiovascular morbidity and mortality. Kidney Int. 2011;79(2):250-7. 19. Movilli E, Gaggia P, Zubani R, Camerini C, Vizzardi V, Parrinello G, Savoldi S, Fischer MS, Londrino F, Cancarini G. Association between high ultrafiltration rates and mortality in uraemic patients on regular haemodialysis. A 5-year prospective observational multicentre study. Nephrol Dial Transplant. 2007 Dec;22(12):3547-52. 20. Held PJ, Port FK, Wolfe RA, Stannard DC, Carroll CE, Daugirdas JT, Bloembergen WE, Greer JW, Hakim RM. The dose of hemodialysis and patient mortality. Kidney Int. 1996;50(2):550-6. 21. FHN Trial Group, Chertow GM, Levin NW, Beck GJ, Depner TA, Eggers PW, Gassman JJ, Gorodetskaya I, Greene T, James S, Larive B, Lindsay RM, Mehta RL, Miller B, Ornt DB, Rajagopalan S, Rastogi A, Rocco MV, Schiller B, Sergeyeva O, Schulman G, Ting GO, Unruh ML, Star RA, Kliger AS. In-center hemodialysis six times per week versus three times per week. N Engl J Med. 2010 Dec 9;363(24):2287-300. 22. Hakim RM, Levin N. Malnutrition in hemodialysis patients. Am J Kidney Dis. 1993 Feb;21(2):125-37. 23. Kubrusly M, Oliveira CM, Santos DC, Mota RS, Pereira ML. A comparative analysis of pre- and post-dialysis albumin as indicators of nutritional and morbi-mortality risks in haemodialysis patients. J Bras Nefrol. 2012 Mar;34(1):27-35. 24. Danielski M, Ikizler TA, McMonagle E, Kane JC, Pupim L, Morrow J, Himmelfarb J. Linkage of hypoalbuminemia, inflammation, and oxidative stress in patients receiving maintenance hemodialysis therapy. Am J Kidney Dis. 2003 Aug;42(2):286-94. 25. Cohen SD, Kimmel PL. Nutritional status, psychological issues and survival in hemodialysis patients. Contrib Nephrol. 2007;155:1-17. 26. Caimi G, Carollo C, Lo Presti R. Pathophysiological and clinical aspects of malnutrition in chronic renal failure. Nutr Res Rev. 2005;18(1):89-97. 27. Marcén R, Teruel JL, de la Cal MA, Gámez C. The impact of malnutrition in morbidity and mortality in stable haemodialysis patients. Spanish Cooperative Study of Nutrition in Hemodialysis. Nephrol Dial Transplant. 1997 Nov;12(11):232431. 28. Suliman ME, Qureshi AR, Bárány P, Stenvinkel P, Filho JC, Anderstam B, Heimbürger O, Lindholm B, Bergström J. Hyperhomocysteinemia, nutritional status, and cardiovascular disease in hemodialysis patients. Kidney Int. 2000 Apr;57(4):1727-35. 29. Llach F. Hyperphosphatemia in end-stage renal disease patients: pathophysiological consequences. Kidney Int Suppl. 1999;73:S31-7. 30. Kobayashi I, Shidara K, Okuno S, Yamada S, Imanishi Y, Mori K, Ishimura E, Shoji S, Yamakawa T, Inaba M. Higher serum bone alkaline phosphatase as a predictor of mortality in male hemodialysis patients. Life Sci. 2012;90(5-6):212-8. 31. Shah NR, Dumler F. Hypoalbuminaemia--a marker of cardiovascular disease in patients with chronic kidney disease stages II-IV. Int J Med Sci. 2008;5(6):366-70. 32. Stenvinkel P, Heimbürger O, Paultre F, Diczfalusy U, Wang T, Berglund L, Jogestrand T. Strong association between malnutrition, inflammation, and atherosclerosis in chronic renal failure. Kidney Int. 1999;55(5):1899-911. 33. Stenvinkel P, Heimbürger O, Lindholm B, Kaysen GA, Bergström J. Are there two types of malnutrition in chronic renal failure? Evidence for relationships between malnutrition, inflammation and atherosclerosis (MIA syndrome). Nephrol Dial Transplant. 2000;15(7):953-60. 34. Massy ZA, Nguyen-Khoa T.Oxidative stress and chronic renal failure: markers and management. J Nephrol. 2002 JulAug;15(4):336-41. 35. Ceballos-Picot I, Witko-Sarsat V, Merad-Boudia M, Nguyen AT, Thévenin M, Jaudon MC, Zingraff J, Verger C, Jungers P, Descamps-Latscha B. Glutathione antioxidant system as a marker of oxidative stress in chronic renal failure. Free Radic Biol Med. 1996;21(6):845-53.

35 36. Miyata T, Wada Y, Cai Z, Iida Y, Horie K, Yasuda Y, Maeda K, Kurokawa K, van Ypersele de Strihou C. Implication of an increased oxidative stress in the formation of advanced glycation end products in patients with end-stage renal failure. Kidney Int. 1997 Apr;51(4):1170-81. 37. Morena M, Cristol JP, Canaud B. Why hemodialysis patients are in a prooxidant state? What could be done to correct the pro/antioxidant imbalance. Blood Purif. 2000;18(3):191-9. 38. Álvarez AC, Leyva JR, López G. Relación entre la hiperhomocisteinemia y la insuficiencia renal Crónica. Ciencia Nicolaita 2005;40:77-90. 39. Stenvinkel P, Alvestrand A. Inflammation in end-stage renal disease: sources, consequences, and therapy. Semin Dial. 2002 Sep-Oct;15(5):329-37. 40. Channon KM, Guzik TJ. Mechanisms of superoxide production in human blood vessels: relationship to endothelial dysfunction, clinical and genetic risk factors. J Physiol Pharmacol. 2002;53(4 Pt 1):515-24. 41. Galle J, Wanner C. Modification of lipoproteins in uremia: oxidation, glycation and carbamoylation. Miner Electrolyte Metab. 1999;25(4-6):263-8.

Actividad de la bomba de sodio y potasio en corteza cerebral de ratas con anorexia nerviosa experimental. Martínez-Torres MA1, Esquivel-García R1, y Mercado-Camargo R1. Laboratorio de Neurobiología, Facultad de Químico Farmacobiología, U.M.S.N.H.

1

Resumen

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que comprende diversas afecciones, las cuales son relevantes desde el punto de vista epidemiológico y presentan un origen multifactorial. En este tipo de trastornos, los mecanismos especializados que regulan la conducta alimentaria tienen un papel primordial en la ingesta de alimentos ya que son modulados por redes neuronales de áreas cerebrales específicas. La conducta alimentaria es regulada por una serie de hormonas y neurotransmisores entre los que se encuentra la serotonina, la cual participa en la modulación de la ingesta de alimentos y en una gran variedad de funciones cerebrales. Se ha observado que la administración de precursores serotoninérgicos y condiciones de restricción de alimento en ratas incrementan la síntesis de serotonina así como la actividad de la bomba de sodio y potasio (Na+/ K+-ATPasa), una enzima localizada en la membrana celular de vital importancia para la homeostasis del organismo. Para establecer si el cambio en la actividad enzimática de la Na+/K+-ATPasa observado en la rata con restricción de alimento puede presentarse en un estado de anorexia nerviosa, en el presente trabajo se estudió el efecto de un estado de anorexia nerviosa experimental sobre la actividad de ésta enzima. Los resultados mostraron que las ratas con anorexia nerviosa presentaron disminución en la actividad de

la Na+/K+-ATPasa, diferente a lo observado en animales sometidos a un régimen de restricción de alimento, presentándose posiblemente cambios en la interacción de ésta enzima con el sistema serotoninérgico en la corteza cerebral, lo que podría causar daños estructurales y funcionales por cambios en los gradientes iónicos y en el potencial eléctrico de membrana en las células nerviosas.

Palabras clave

Desordenes alimentarios, sistema nervioso, serotonina.

Abstract

Anorexia nervosa is an eating behavior disorder comprising various conditions, which are relevant from the epidemiological point of view and have a multifactorial origin. In this disorder, specialized mechanisms that regulate eating behavior have a major role as neural networks; they are modulated by specific brain areas. Eating behavior is regulated by a number of hormones and neurotransmitters including serotonin, which is involved in the modulation of food intake and in a variety of brain functions. It has been observed that administration of serotonergic precursors and conditions of food restriction in rats increase synthesis of serotonin as well as the activity of the sodium and potassium pump (Na+/K+-ATPase), an enzyme which is

37

located on the cell membrane and has critical importance for the homeostasis in organisms. To establish whether the change in enzyme activity of the Na+/K+-ATPase observed in rats with food restriction may be in a state of anorexia nervosa, we studied if changes in the enzyme activity are linked to anorexic stage. Results showed that anorexia nervosa causes a decrease in the activity of the Na+/ K+-ATPase, a different condition from what has been reported in animals subjected to a food restriction regimen, which could indicate changes in the relationship of this enzyme with the serotonin system in the cerebral cortex, regarding to changes in electrical potential membrane and this could be related with structural and functional alterations in nervous system.

Key words

Eating disorders, nervous system, serotonin.

Introducción

La alimentación ha sido una preocupación para el ser humano a lo largo de su historia, este hecho es positivo en tanto esa inquietud no lleve a la práctica de conductas patológicas. La ingesta de alimentos se considera adecuada cuando ésta proporciona todos los nutrientes necesarios en forma equilibrada para garantizar los requerimientos del organismo, así como la supervivencia del individuo. Los trastornos de la conducta alimentaria han presentado un incremento importante en los últimos años; éstos se manifiestan como enfermedades graves de etiología multifactorial con una notable complejidad funcional y estructural. Los trastornos de la conducta alimentaria son diferentes entidades que se caracterizan por alteraciones en relación con la ingesta de alimentos, entre los más frecuentes y

Figura 1. Ingesta de alimento de los animales experimentales. Valores promedio ± desviación estándar de 4 animales por grupo. ***P< 0.001.

conocidos se encuentra la anorexia nerviosa, la cual tiene una particular incidencia en los adolescentes, debido, en gran parte, a una marcada influencia social. La anorexia nerviosa es un trastorno en la conducta alimentaria en donde el individuo, de manera voluntaria, inhibe el deseo de comer, presenta rechazo a mantener el mínimo de peso normal, junto con un miedo a ganar peso, y una alteración en la percepción de su cuerpo, pudiéndose presentar de manera restrictiva o purgativa.1 Durante el estado anoréxico se presenta una pérdida de peso, manifestándose caquexia, al igual que respuestas conductuales de adaptación ante los retos del equilibrio metabólico. En estas respuestas juegan un papel primordial los mecanismos especializados que modulan la conducta alimentaria, los cuales son regulados por redes neuronales de áreas cerebrales específicas. Por ejemplo, ciertas regiones sensoriales de la corteza cerebral son las encargadas de la percepción conciente de los atributos sensoriales de los alimentos, mientras que el hipotálamo actúa como un sensor nutricional.2 Las funciones que desempeñan las estructuras cerebrales dependen de una correcta acción de las células nerviosas (neuronales

Figura 2. Consumo de líquidos agua de los animales experimentales. Valores promedio ± desviación estándar de 4 animales por grupo. *P< 0.05.

y gliales), las cuales forman complejas interrelaciones entre ellas favoreciendo la interacción con otros tejidos del organismo en gran medida por neurotransmisión química intercelular.3 El sistema serotoninérgico cerebral tiene un papel importante en la modulación de la ingesta de alimentos, así como una participación importante en la regulación de una gran variedad de funciones cerebrales;4 se ha observado que su neurotransmisor la serotonina (5-hidroxitriptamina, 5-HT) en células gliales regula la función de la bomba de sodio y potasio (Na+/K+-ATPasa), una enzima localizada en la membrana celular y de vital importancia en el mantenimiento de los gradientes de Na+ y K+, el potencial eléctrico, pH y volumen celular, entre otros. 5,6 La regulación de la Na+/K+-ATPasa es compleja, su actividad puede ser regulada por diferentes factores intrínsecos y extrínsecos;7 la modulación extrínseca en diversos tejidos es regulada por una serie de hormonas circulantes, proteínas y neurotransmisores, como la 5-HT, que participan en el control a corto y largo plazo de su actividad.8,9 La regulación a corto plazo involucra generalmente efectos directos en el comportamiento cinético de la enzima o

la translocación de las bombas de sodio entre los depósitos intracelulares y la membrana plasmática, mientras el control a largo plazo induce la síntesis de la bomba o su degradación. La relación funcional entre la 5-HT y la Na+/ K+-ATPasa se ha demostrado mediante el empleo de precursores serotoninérgicos y condiciones de desnutrición en ratas adultas, en las cuales se incrementa la síntesis del neurotransmisor, con lo que se ha apreciado un incremento en la actividad de la enzima, particularmente en células gliales, donde también se ha evidenciado la participación de receptores serotoninérgicos en la interacción de la enzima con el neurotransmisor al emplear agonistas específicos.10,11 Para establecer si el cambio en la actividad enzimática de la Na+/K+-ATPasa observado en los animales desnutridos puede presentarse en un estado de anorexia nerviosa, en el presente trabajo se planteó estudiar si en ratas con anorexia nerviosa experimental ocurren alteraciones en la actividad de la Na+/K+-ATPasa, lo que podría representar un mecanismo implicado en el disfuncionamiento de las células nerviosas, observado en esta patología.

Material y métodos

Se utilizaron ratas macho adultas de la cepa Wistar de 300 ± 10g de peso corporal, las cuales fueron mantenidas en el bioterio del Laboratorio de Neurobiología de la Facultad de Químico Farmacobiología de la U.M.S.N.H., siguiendo los protocolos vigentes para el uso y cuidado de animales de investigación,12 con alimento y agua adlibitum, ciclos de luz y oscuridad de 12 horas (7-19 horas), temperatura de 24 ± 2 ºC y humedad relativa de 60.0±5%. Las ratas fueron distribuidas en tres grupos de 4 individuos cada uno: un

39

grupo experimental formado por ratas que se sometieron al modelo de anorexia experimental (AE), usando el protocolo empleado por Arnedo15, que consiste en colocar en la bebida cloruro de sodio al 2.5% y alimento ad libitum;2 mientras que en el grupo de restricción alimentaria forzada (RAF) se proporcionó agua ad libitum y alimento apareado con el consumo del grupo AE, finalmente al grupo control (C) se le dio agua y alimento ad libitum. Los tres grupos mantuvieron este régimen durante 7 días. Una semana después de iniciado el protocolo, las ratas fueron sacrificadas mediante lesión cervical, y realizando una incisión media torácica se perfundió el cerebro in situ con 20 ml de solución salina isotónica fría que se inyectó en el ventrículo izquierdo del corazón. Los encéfalos fueron recuperados y se disecó la corteza cerebral, la cual se homogeneizó en 10 volúmenes de solución amortiguadora Tris-HCl 50 mM a pH 7.4, con 10 pasos a 700 rpm en un homogeneizador Thomas con vástago de teflón de 0.25 mm de luz. Se realizó determinación del contenido proteico del homogeneizado de corteza cerebral por el método de Lowry13, para tener concentraciones finales de 2 μg de proteína/ μl. A los homogeneizados de los tres grupos se les determinó la actividad específica (A. E.) de la Na+/K+-ATPasa con el método empleado por Mercado y Hernández,6 por triplicado de alícuotas de 25 μl del homogeneizado de corteza equivalentes a 50 μg de proteína. En el análisis estadístico de los datos se evaluaron las medidas de tendencia central, se observó homogeneidad, y se empleó la prueba ANOVA para realizar comparación entre los grupos C, AE y RAF. Las curvas patrón de proteína y de fosfatos se sometieron a regresión lineal.14

Figura 3. Porcentaje de pérdida de peso corporal. Valores promedio ± desviación estándar de 4 animales por grupo. ***P< 0.001.

Resultados

Nuestros resultados muestran que el grupo AE tuvo una disminución significativa del consumo de alimento a partir del primer día posterior a la ingesta de la solución de cloruro de sodio en comparación con el grupo C (p<0.001), la cual se mantuvo y alcanzó una reducción de hasta un 70% a la semana del experimento, el alimento para el grupo RAF fue apareado al consumo de grupo anoréxico (figura 1). Como se aprecia en la figura 2, en el consumo de líquidos (agua para los grupos C y RAF, y solución salina 2.5% para el grupo AE) el grupo AE mostró un aumento significativo con respecto a los otros dos grupos a partir de día 5 posterior al inicio del experimento (p<0.05). El peso corporal fue significativamente menor en los grupos AE y RAF al compararse con su control a la semana del experimento (p<0.01), el grupo C tuvo una ganancia natural de peso del 5.8%, mientras que los grupos AE y RAF disminuyeron su peso en un 13.8 y 11.1% respectivamente a los 7 días de monitoreo (figura 3). La curva patrón empleada en la determinación de la concentración de proteína en el homogeneizado de corteza cerebral

Figura 4. Actividad específica de la Na+/K+ATPasa en homogenizado de corteza cerebral de ratas. Valores promedio ± desviación estándar de 4 experimentos realizados por triplicado. **P< 0.01.

fue lineal en el rango de concentraciones comprendido entre 10 y 30 µg/μl con un coeficiente de correlación lineal (R) de 0.9916. En la determinación del Pi liberado para valorar la actividad de la Na+/K+-ATPasa, la curva patrón de fosfatos presentó un R=0.9977 en un rango de concentraciones de 25 a 100 μmol/μl. En relación con la actividad de la Na+/ K+-ATPasa en el homogeneizado de corteza cerebral de rata, como se aprecia en la figura 4, en el grupo AE descendió significativamente en comparación con el grupo C (p<0.01), ésta disminución corresponde al 21.6%; mientras que el grupo RAF, donde la actividad de la Na+/ K+-ATPasa tuvo un incremento significativo (p<0.01), de un 39.0% con respecto al grupo C.

Discusión

La anorexia nerviosa es una entidad muy compleja y constituye una importante causa de morbilidad y mortalidad; por ser un trastorno de la conducta alimentaria en el

que se involucran diversos factores, el cual típicamente inicia durante la adolescencia y es más frecuente en las mujeres que en los hombres.1 En el presente trabajo se implementó un modelo de anorexia nerviosa experimental, provocado por un estrés inducido por deshidratación al emplear como liquido de bebida una solución hipertónica de NaCl (2.5%), se observó hipofagia y pérdida de peso durante el experimento; donde la perdida de agua por la deshidratación no fue significativa al valorar con el grupo RAF (figuras 1 y 3). El consumo de líquidos fue mayor en el grupo AE a partir del quinto día experimental producido posiblemente por la intensa deshidratación de los roedores (figura 2); como se sabe el NaCl a altas concentraciones provoca un efecto de aversión al sabor en el sistema gustativo, por lo que disminuye la ingesta alimentaria de los animales, la cual fue hasta un 70% menor en el grupo AE con respecto al grupo C, lo que concuerda con lo señalado por otros investigadores.2,15 Para establecer si los cambios inducidos por la desnutrición sobre actividad de la Na+/K+-ATPasa observados en la corteza cerebral, donde el incremento de 5-HT genera un aumento en la actividad de la enzima, ocurren durante el estado anoréxico; se realizó la búsqueda de alteraciones en la actividad de la Na+/K+-ATPasa del grupo AE en homogeneizado de corteza cerebral, una estructura localizada en el encéfalo a la que se le atribuyen funciones de gran importancia. Como resultado se obtuvo que existe un descenso significativo en la actividad de la Na+/K+-ATPasa en preparaciones de homogeneizado de corteza cerebral del grupo AE en comparación con el grupo C (figura 4); la disminución alcanza hasta un 21.6%; mientras que, el grupo RAF alcanzo un

41

incremento de hasta 39% con respecto al grupo C en la actividad enzimática, lo que concuerda con resultados anteriores.10 La disminución en la actividad de la Na+/K+-ATPasa producida por la anorexia nerviosa experimental, posiblemente ocurre por la disminución en la síntesis de hormonas y neurotransmisores, entre los que se encuentra la serotonina, que involucre un mecanismo de regulación a la baja de la enzima que podría disminuir el número de bombas por disminución de su síntesis ó incrementar la degradación proteica;9,16 lo que podría deberse a cambios del balance energético donde se promueven mecanismos de catabolismo anaeróbico, reducción de antioxidantes y aumento en la producción de especies reactivas de oxígeno, todo esto daña estructuras fundamentales de la célula y afecta los sistemas de síntesis de nuevos componentes; también se ha observado que algunos elementos de las membranas celulares como lípidos esenciales, los cuales disminuyen durante estados de desnutrición, juegan un papel importante en la expresión de las subunidades de la Na+/K+-ATPasa y modifican su afinidad al sodio,17 lo que influye en la estructura de la membrana celular y causa un desequilibrio en la concentración de iones en el interior y exterior celular,18 promoviendo una reducción en la velocidad de conducción

nerviosa y complicaciones electrofisiológicas por deficiencia en la actividad de la bomba. La disminución en la actividad de la Na+/ K+-ATPasa en células nerviosas de la corteza cerebral que se presenta por la anorexia nerviosa, podría disminuir la cantidad de energía disponible para que ésta estructura realice su función, generándose un retardo en la remoción de neurotransmisores e iones de la hendidura sináptica, donde la naturaleza propia del tipo de sinapsis determinaría que las neuronas permanezcan despolarizadas o hiperpolarizadas por tiempos mayores, trayendo con ello grandes consecuencias así como daños irreversibles.19 En conclusión, la anorexia nerviosa causa alteraciones importantes como la disminución en la actividad de la Na+/K+-ATPasa, de manera diferente a lo observado en animales sometidos a un régimen de desnutrición que podría indicar cambios en la relación de está enzima con el sistema serotoninérgico en la corteza cerebral, lo que puede ocasionar daños estructurales y funcionales del sistema nervioso.

Agradecimientos

Este trabajo fue parcialmente apoyado por: CIC-UMSNH 26.2, CECTI.

Referencias 1. Föcker M, Knoll S, Hebebrand J. (2012). Anorexia nervosa. Eur Child Adolesc Psychiatry.  2. Watts AG,  Sanchez-Watts G,  Kelly AB. (1999). Distinct patterns of neuropeptide gene expression in the lateral hypothalamic area and arcuate nucleus are associated with dehydration-induced anorexia. J Neurosci. 19 (14): 6111-6121. 3. Bloom FE. (2005). Neurotransmisión y sistema nervioso central, en Goodman & Gilman, las bases farmacológicas de la terapéutica. Hardman JG, Limbird LE, and Gilman AG (Eds). 11ª ed. Edit. McGraw-Hill. Cap 12. 317-340. 4. Berger M, Gray JA, and Roth BL. (2009). The expanded biology of serotonin. Annu. Rev. Med. 60: 355-366. 5. Skou JC. (1992). The Na+/K+ Pump. Physiology. 7(3): 95-100. 6. Mercado R, and Hernández J. (1992). Regulatory role of a neurotransmitter (5-HT) on glial Na+/K+-ATPase in the rat brain. Neurochem. Int. 21(1): 119-127. 7. Therien AG and Blostein R. (2000). Mechanisms of sodium pump regulation. Am J Physiol Cell Physiol. 279: 541-566.

8. Mercado R, and Hernández J. (1994). Biochemical properties of Na+/K+-ATPase in axonal growth cone particles isolated from fetal rat brain. Int. J. Dev. Neurosci. 12(5): 485-489. 9. Ewart HS, and Klip A. (1995). Hormonal regulation of the Na+/K+-ATPase: mechanisms underlying rapid and sustained changes in pump activity. Am. J. Physiol. Cell Physiol. 269(2): C295-C311. 10. Hernández J. (1992). Na+/K+-ATPase regulation by neurotransmitters. Neurochem Int. 20(1): 1-10. 11. Peña MT, Mercado R, and Hernández J. (1999). Regulation of Glial Na+/K+-ATPase by Serotonin: Identification of Participating Receptors. Neurochemical Research. 24(5): 643-649. 12. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA). (2001). NORMA Oficial Mexicana NOM-062-ZOO-1999, Especificaciones técnicas para la producción, cuidado y uso de los animales de laboratorio. México - Diario Oficial de la Federación. 13. Lowry OH, Rosegrough NJ, Lewis A, and Randall RJ. (1951). Protein measurement with the Folin phenol reagent. J. Biol. Chem. 193: 265-275. 14. Motulsky HJ. (2003). Prism 4 Statistics Guide –Statistical analyses for laboratory and clinical research. GraphPad Software Inc. 15. Arnedo M, Gallo M, Agüero A, Molina F, Puerto A. (1993). Medullary afferent vagal axotomy disrupts NaCl-induced short-term taste aversion learning. Behav Neural Biol. 59 (1): 69-75. 16. Raccah D, Coste T, Cameron NE, Dufayet D, Vague P, and Hohman TC. (1998). Effect of the aldose reductase inhibitor tolrestat on nerve conduction velocity, Na+/K+-ATPase activity, and polyols in red blood cells, sciatic nerve, kidney cortex, and kidney medulla of diabetic rats. J Diabetes Complications. 12(3): 154-162. 17. Murphy MG. (1990). Dietary fatty acids and membrane protein function. J. Nutr Biochem. 1(2): 68-79. 18. Egleton RD, Campos CC, Huber JD, Brown RC, and Davis TP. (2003). Differential effects of diabetes on rat choroid plexus ion transporter expression. Diabetes. 52: 1496 –1501. 19. Gloor SM. (1997). Relevance of Na+/K+-ATPase to local extracellular potassium homeostasis and modulation of synaptic transmission. FEBS Lett. 412:1–4.

43

Reporte de caso de tuberculosis pulmonar causada por Mycobacterium kansasii en paciente geriátrico. M.en C. Francles Blanco Guillot1, Qfb Cristian J.Serrato Morales1, Dra. Nancy Contreras Juarez2. 1. Laboratorio Estatal de Salud Pública. 2. Hospital de la Mujer.

Palabra clave

Mycobacterium kansasii, diagnóstico, tuberculosis pulmonar, micobacteriosis.

Introducción

Mycobacterium kansasii (M. kansasii), después del complejo Mycobacterium avium-intracellulare (MAI), constituye una de las principales especies asociadas con enfermedad pulmonar en humanos fundamentalmente en regiones como sur y centro de Estados Unidos, Reino Unido y Europa occidental. Los factores de riesgo para la infección incluyen enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), inmunosupresión, micobacteriosis previa, cáncer y alcoholismo. A continuación, se describe un caso de tuberculosis pulmonar causado por M. kansasii en un paciente geriátrico.

Resumen de historia

Paciente masculino con 92 años de edad, sin comorbilidad crónica degenerativa diagnosticada, alcoholismo y tabaquismo positivo desde temprana edad. Refiere cuadros respiratorios bajos a repetición caracterizados por tos productiva, que han sido diagnosticados y tratados como procesos infecciosos agudos. Acude a atención por tos hemoptoica, dolor costal derecho, astenia, adinamia, hiporexia y diaforesis sin predominio de horario. Al examen físico positivo: desnutrición calórico-proteica, palidez de piel y mucosas, auscultación pulmonar con sibilancias infe-

riores derechas e hipoventilación bilateral, difusa y generalizada. Resto de examen físico negativo. Se toma muestra de expectoración para realizar exámenes microscópico y bacteriológico en laboratorio de Micobacterias del LESPM.La baciloscopía resultó BAAR positiva 1 +, observándose bacilos gruesos, extensos y atigrados o pespuntes. El cultivo fue positivo 3+ en la quinta semana de incubación a 37°C en medio Lowenstein-Jensen modificado. La cepa aislada mostró colonias convexas (forma piramidal), rugosas (aspecto coliflor), secas, bordes irregulares, color hueso y un crecimiento eugónico. La determinación de pureza del cultivo se realizó por observación al microscopio estereoscópico y tinción de Ziehl-Neelsen a un frotis del mismo. La identificación de la cepa como M. kansasii fue realizada en el INDREpor medio de PCRsecuenciación (ARNr 16S).

Conclusión

Es importante la vigilancia y reporte de M. kansasii como causa de tuberculosis pulmonar, ya que puede asemejarse desde el punto de vista clínico, histopatológico y bacteriológico a la entidad por Mycobacterium tuberculosis, sin embargo, las implicaciones para la salud

pública hasta el momento son menos graves porque aún no se cuenta con evidencia científica de transmisión persona a persona de M. kansasii y además, es una especie que normalmente es sensible al tratamiento antituberculoso de primera línea.

Discusión

Milburn y cols., reportaron a M. kansasii como el principal agente causal de tuberculosis pulmonar por micobacteria no tuberculosa (TP-MNT) en pacientes VIH-negativos de un hospital de Londres, seguido de complejo MAI, M. malmoense y M. xenopi. En el estudio el mayor porciento de casos de TPMNT fue en el sexo masculino, con una edad promedio de 68 años. Los factores predisponentes fueron tabaquismo, EPOC y alcoholismo. Leal y cols. encontraronen España que la enfermedad pulmonar por M. kansasii era

más frecuente en varones, personas sin infección por VIH y residentes en zonas urbanas. Los síntomas más frecuentes: fiebre, anorexia y disminución de peso. Las enfermedades de base en los pacientes fueron: tuberculosis, EPOC, neoplasia de pulmón, silicosis, hepatopatía crónica y gastrectomía.Andréjak y cols., en un estudio sobre manejo y seguimiento de TP-MNT en pacientes franceses, reportaron a M. kansasii como el tercer agente causal, precedido por M. xenopi y complejo MAI. Observaron como factores predisponentes a enfermedad TP-MNT: inmunosupresión (neoplasias, drogas, VIH), antecedentes de enfermedad pulmonar (tuberculosis, fibrosis quística, bronquiectasias) y tabaquismo. Encontraron como dato relevante que los casos de TP-MNT debido a M. kansasii resultaron casos fatales ante el mal manejo terapéutico de los mismos.

Referencias • Leal MV, Gaafer A, Unzaga MJ, Crespo JA, Cisterna R, Garcia F. Clinical and epidemiological study of disease caused by Mycobacterium kansasii in the metropolitan area of Bilbao, Spain. Arch Bronconeumol 2005; 41(4):189-96. • Milburn HJ, Davies BS, Roberts LH, Kaul S, Klein JL. Non-tuberculous slow-growing mycobacterial pulmonary infections in non-HIV-infected in South London. Scand J Infect Dis 2012 Nov; 44(1):815-9. • Andréjak C, Lescure F, Dovadi Y, Laurans G, Smail A, Duhaut P, et al. Non-tuberculous mycobacteria pulmonary infection: management and follow-up of 31 infected patients. J Infect 2007; 55:34-40. • Jenkins PA. The epidemiology of opportunist mycobacterial infections in Wales: 1952-1978. Rev Infect Dis 1981 Sep-Oct; 3(5):1021-3. • Shitrit D, Baum GL, Priess R, Lavy A, Bar-Gil A, Raz M, et al. Pulmonary Mycobacterium kansasii infection in Israel, 1999-2004: clinical features, drug susceptibility and outcome. Chest 2006; 129(3):771-6.

45

Proceso de Enfermería con el referente Teórico de Dorotea E. Orem a un Neonato con Síndrome de Dificultad Respiratoria M.E. Azucena Lizalde Hernandez, MEM. Josefina Valenzuela Gandarilla, Dra. Martha Marin Laredo, M.E. Ma. de Jesus Ruiz Resendiz, M.E. Cirila Dimas Palacios, M.e. Ruth Esperanza Perez Guerrero

Palabras clave

Proceso de Enfermería, Referente Teórico de Dorothea E. Orem, Síndrome de Dificultad Respiratoria.

Introducción

El objetivo fue desarrollarun Proceso de Enfermería (PE) conel referente teórico de Dorothea E. Orem a un neonato con Síndrome de Dificultad Respiratoria (SDR). Asimismo, interrelacionarlas taxonomías NANDA, NIC y NOC. El SDR. Es un cuadro clínico de disnea intensa de comienzo rápido con hipoxemia, debido a la inmadurez del aparato respiratorio, lo que se traduce en una deficiencia o ausencia total o parcial de surfactante pulmonar, la falta de desarrollo completo de las estructuras pulmonares y a la debilidad de la pared torácica.

Resultados

Valoración.Requisitos Universales,Aire: FR de 65 rpm, retracciones xifoideas, tiro intercostal y uso de músculos accesorios de la respiración. Acrocianosis ligera. Hipoventilación discreta, secrecionesbronquiales, SaO2 88%. Con CPAP.Agua: FC de 140 lpm. La gasometría arterial indica la presencia de acidosis respiratoria, hipercapnia, hipocalcemia e hipocalemia. Desviación del estado de salud. SDR. Razonamiento diagnostico.00030 Deterioro del intercambio de gases relacionado concambios en la membrana alveolo-capilar y la ventilación-perfusión manifestado por

frecuenciarespiratoria anormal en ritmo y profundidad, gasometría arterial anormal (acidosis respiratoria, hipercapnia, hipocalcemia e hipocalemia), color anormal de la piel (pálida y acrocianosis ligera), hipoxia, hipoxemia y agitación (112).

Ejecución

Intervenciones y acciones. 3320 Oxigenoterapia: Eliminar secreciones bucales nasales y traqueales.Observar si hay signos de hiperventilación inducida por el oxigeno. Controlar la eficacia de la oxigenoterapia (pulsioximetro, gasometría arterial). 3350 monitorización respiratoria. Determinar la necesidad de aspiración auscultando para ver si hay crepitación en las vías aéreas principales. Vigilar la frecuencia, ritmo, profundidad y esfuerzo de las respiraciones. Evaluación. Puntuación diana del resultado 8 y 8. Resumen de la historia clínica: Masculino de 37 SDG con dificultad respiratoria progresiva, parto quirúrgico, requirió apoyo ventilatorio. A las 3 horas posteriores presentar cianosis generalizada y SaO2 69%, se le coloca CPAP nasal y se realiza onfaloclisis. Se encuentra Unidad de Cuidado Intensivos Neonatales (UCIN).

Conclusiones

El PE, las intervenciones y acciones logran evidenciar el impacto del cuidado de enfermería al lograr una evolución positiva del estado de salud del neonato con SDR.

Discusión

Rocha (2011)El diagnóstico principal está en relación al requisito aire, debido a que el SDR responde a una deficiencia de surfactante alveolar, y el neonato desarrolló una capacidad residual funcional inadecuada, los alveolos reducen la distensiblidad pulmonar, desencadenando la hipoxia y la hipercapnia.

Referencias • Bulechek, G., Butcher, H., Dochterman J. (2009). Clasificación de Intervenciones de Enfermería (NIC) , (5ta Ed.). Barcelona España: ELSEVIER MOSBY. • Heather, T., Heath, C., Lunney, M., Scroggins, L., Vassallo, B. (2009-2011). NANDA Internacional Diagnósticos Enfermeros: Definiciones y Clasificación. Barcelona España: ELSEVIER MOSBY. • García, I (2006).Proceso de Enfermería en la Dificultad Respiratoria del Recién Nacido. Revista Desarrollo Científico Enfermería. Vol. 14 N° 9 Octubre, 2006 Recuperado el 15 de octubre de 2012. Disponible en: http://www.index-f.com/blog_oebe/ • MarrinerT.A. Raile A.M. (2002). Modelos y Teorías en Enfermería, ELSEVIER SCIENCE, Quinta edición. • Rocha, Rocío; Muñoz, T; García, M. (2011) Proceso Cuidado Enfermero en el neonato con Síndrome de Dificultad Respiratoria. Evidentia. 2011 abr-jun; 8(34). Consultado el 2 de noviembre de 2012. Disponible en: http://www.index-f.com/evidentia/n34/ev7466.php • Moorhead, S., Johnson, M., Maas, M., Swanson, E., (2009). Clasificación de Resultados de Enfermería (NOC) (4ta Ed). Barcelona España: ELSEVIER MOSBY.

47

Morbimortalidad en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) polivalente de atención a la mujer. Dra. Nancy Contreras Juarez1, M. en C. Francles Blanco Guillot2. 1. Hospital de la Mujer. 2. Laboratorio Estatal de Salud Pública.

Palabras clave

Morbimortalidad, UCI.

Introducción

La UCI es el área hospitalaria dedicada a la atención integral de los enfermos graves, los resultados de la asistencia ofrecida en las mismas han sido frecuentemente evaluados por estudios de morbilidad y mortalidad.

Objetivo

Describir la morbilidad y mortalidad en una serie de pacientes críticamente enfermas admitidas en la UCI del Hospital de la Mujer de Morelia, Michoacán, México. Material y métodos: Se realizó un estudio transversal, ambispectivo y descriptivo en una muestra de pacientes admitidas en el período de noviembre 2001 a octubre 2012. Las variables utilizadas en la investigación fueron: edad, servicio de procedencia, diagnóstico al ingreso, estadía hospitalaria y estado al egreso. Los resultados obtenidos fueron analizados por estadística descriptiva por medio del programa SPSS v.16.

Resultados

De 1458 pacientes se incluyeron 780 que tuvieron datos de registro completos durante el periodo. La edad promedio fue 43.8±20.7 años (rango) y el grupo de edad compren-

dido entre 21-30 años concentró el mayor número de pacientes (20.6%), con la edad de 19 años como la más frecuente. El 30.5% y 28.6% procedían del servicio de urgencias y quirófano, respectivamente. El embarazo complicado (23.1%) y el abdomen agudo (18.8%) fueron la etiología más frecuente que motivó la internación. El 76.5% de las pacientes se enmarcaron dentro de los 7 días de estancia, con un predominio total de 1 día (20.4%). Se egresaron en estado de mejoría 74.4% de las pacientes y se registró una mortalidad de 20.4%.

Conclusión

En la muestra de estudio, la obstétrica complicada y el abdomen agudo continúan siendo las causas de mayor prevalencia de ingreso a la UCI. Ambas complicaciones se beneficiaron de los cuidados intensivos al mostrar una mortalidad global semejante a la reportada en la literatura.

Referencias • • • • •

Abelha FJ, Castro MA, Landeiro NM, Neves AM, Santos CC. Mortalidad y tiempo de internación en una unidad de terapia intensiva quirúrgica. Rev Bras Anestesiol 2006; 56: 21-7. Bellomo R, Webb SA, Delaney A, George C, Pilcher D, Hart GK, et al. Very old patients admitted to intensive care in Australia and New Zealand: a multicentre cohort analysis. CriticalCare 2009; 13:R45. Jiménez SD. Morbilidad, mortalidad y letalidad en una unidad de cuidados intensivos polivalente. RevCubMedInt Emerg 2003; 2(4): 45-50. Gálvez-Vengoechea ML, Arreaza M, Rodríguez JA. Mortalidad materna de pacientes atendidas en la UCI del hospital “Simón Bolívar” Bogotá, Colombia 2004-2006. Rev Colomb Obstetricia Ginecol 2009; 60(2): 152-8. Savastano LE, Cremaschi F, Benito OP. Análisis de la mortalidad en la unidad de cuidados intensivos del hospital central de Mendoza, Argentina. Rev Med Universit Oct 2009.

49

Función contráctil de las arterias coriónicas en embarazos complicados con preeclampsia. Qfb Jessica Villa Ambriz, M. en C. Victor Manuel Farias Rodriguez, Dr. Juan Tinajero Corona, M en C. Leticia Perez Ordaz, M. en C. Juan Carlos Cortes Garcia, Dra. Ma. de Jesus Garibay Cervantes, Dr. Luis Angel Garcia Venegas.

Palabras clave

Hipertensión, Embarazo de alto riesgo, óxido nítrico, α1-adrenérgicos.

Introducción

Las enfermedades hipertensivas del embarazo se presentan con una frecuencia del 6-10% de todas las gestaciones, se clasifican en: Preeclampsia, Hipertensión crónica aislada o con Preeclampsia sobreagregada e Hipertensión Gestacional, donde la Preeclampsia es la principal causa de morbimortalidad materna y perinatal1, los mecanismos responsables de ésta patología aún no están claros, sin embargo, se caracteriza por un aumento en la resistencia vascular sistémica, alta sensibilidad a los agentes vasoconstrictores y una disminución en la formación de los agentes vasodilatadores como el óxido nítrico, este desequilibrio provoca disfunción endotelial, la cual participa en la patogénesis de la hipertensión arterial materna2,3. La presión arterial está regulada por el sistema adrenérgico en condiciones normales y durante el embarazo4, sin embargo, no ha sido estudiando extensivamente en la vasoconstricción de las arterias coriónicas en mujeres que cursaron por un proceso hipertensivo del embarazo.

Objetivo

Evaluar la respuesta vascular en arterias coriónicas de pacientes con embarazos complicados por preeclampsia.

Material y métodos:

Inmediatamente después del parto se obtuvieron placentas del Servicio de Ginecología del Hospital de la Mujer, las cuales se categorizaron en 3 grupos (Preeclampsia (PE), Hipertensión Gestacional (HTG) y Normotensas (Control)), con una n=3. Para el estudio de la respuesta contráctil, se tomó una muestra de arterias coriónicas para desarrollar ensayos in vitro, utilizando el sistema de órgano aislado acoplado-MP100, la viabilidad del tejido se evaluó por exposición al alto potasio (KCl 80mM) y posteriormente, se determinó la participación de los receptores α1-adrenérgicos a través de una curva concentración-respuesta a Fenilefrina en presencia de Indometacina, L-NAME, Propranolol y Rauwolscina, de manera paralela en otro segmento arterial se determinó la concentración indirecta de óxido nítrico (GRIESS).

Resultados:

Resultados preliminares muestran una respuesta contráctil de los segmentos arteriales al ser expuestos a KCl 80mM en todos los grupos, observando un aumento de la respuesta contráctil en el grupo de PE e HTG con respecto al control sin haber una diferencia estadísticamente significativa, mientras que, no se observa respuesta vasoconstrictora mediada

por los receptores α1-adrenérgicos ante el estimulo aconcentraciones crecientes de Fenilefrina (10-9 hasta 10-5) en ninguno de los grupos propuestos, en tanto que, la concentración de óxido nítrico disminuye en los segmentos coriónicos del grupo de hipertensión gestacional y paradójicamente se observa unaumento significativo en el grupo Preeclampsia.

Conclusiones:

proceso hipertensivos del embarazo presentan tendencia a un aumento en la reactividad vascular en las arterias coriónicas, sin embargo,los receptores α1-adrenérgicos no participan en la modulación de la respuesta contráctil a este nivel en embarazos con y sin complicaciones. Por otra parte, durante la Preeclampsia, se activa diferencialmente la producción de óxido nítrico en vasos coriónicos.

Con los resultados obtenidos hasta el momento se puede concluir queen los grupos de

Referencias: • • • •

Núñez JP, Sánchez MT, Morales L, Sánchez VM. Enfermedad Hipertensiva del embarazo. Rev Asoc Mex Med Crit y Ter Int. 2010; 26(4):190-195. Reyna-Villasmil E, Torres-Cepeda D, Peña-Paredes E, Reyna-Villasmil N, Mejía-Montilla J. Homocisteína y óxido nítrico en preeclámpticas y en pre y posparto. Rev Obstet Ginecol Venez.2007; 67(3):167-173. Weon J, Wham M, Hwan S. Nitric Oxide Production Increases during Normal Pregnancy and Decreases in Preeclampsia. Annal of clinical & Laboratory Science.2002; 32(3):257-263. Khalil RA, Granger JP. Vascular mechanism of increased arterial pressure in preeclampsia: lessons from animal models. AJPRegulatory Integrative Comp Physiol.2002; 283:29-45.

51

Factores que influyen en la reacción a cateter central de isercion periferica en el paciente neonatal LE Verónica Bolaños Ortiz1, LE Tzytzyki Manriquez Bucio1 1. Hospital de la Mujer

Palabras clave:

Edema, Eritema, Flebitis, dolor, Cordón venoso, reacción, secreción y material del catéter, PICC, peso French.

Introducción

La cateterización venosa central mediante catéter percutáneo reporta numerosos beneficios y ventajas en el tratamiento de paciente, sin embargo se han presentado en el transcurso de su portación problemas que orillan a valorar un retiro temprano, como lo son la presencia de obstrucción, ruptura, edema infiltración y también presencia de flebitis grado III también interpretada como reacción a catéter, esta ultima razón de nuestro estudio siendo el principal objetivo identificar cuales son los factores que potencializan la presencia de reacción a catéter central periférico insertado por técnica percutánea. Resumende la historia clínica: no es caso clínico ya que el motivo de estudio es la presencia de un problema y los factores que influyen para su manifestación clínica, siendo un total de 155 usuarios a los que se les dio seguimiento desde el momento de la instalación hasta su retiro, para determinar cuales fueron los motivos de retiro y específicamente cuando fuero retirados por presencia de reacción, que factores incidieron con mayor frecuencia para la presencia de flebitis grado III y IV (INS 2000-2006), en dichas escalas se hacen presente; dolor en la zona del acceso con eritema, formación de estrías y cordón venoso palpable y en grado IV además de lo

anterior la presencia de un cordón venoso palpable de mas de 2,5cm de largo o secreción purulenta, lo que es indicativo para retiro del dispositivo con aplicación de medidas o cuidados para la mejora del acceso venoso.

Conclusiones

Del 100% de recién nacidos portadores de catéter PICC, en el periodo de enero del 2012 a junio del 2012, 27 presentaron flebitis grado III y IV, es decir el 17.4%, lo que determino el retiro del dispositivo de acceso venoso. El grupo de riesgo fue el prematuro de entre 30 y 34 semanas de gestación (entre el 11% y 17%) con una media de 31.6 semanas de edad gestacional. Se resuelve en este estudio que la frecuencia de datos relacionados a la presencia de reacción a catéter central de inserción periférica, se eleva en recién nacido de entre 1000 y 1500 gramos a un 49%. Se encuentra que la población mas afectada, prematuro de bajo peso, hay mayor incidencia de reacción en un 33.3% a catéteres fabricados con material de poliuretano siendo menor a catéteres de silicón 30%. Se concluye además que el 44.6 % se presenta en calibre 2 FR y 4.2% a 1FR. Respecto al sitio anatómico de inserción

se encontró que se eleva considerablemente en los localizados en vena safena en un 57% y que para los localizados en venas del arco dorsal y vena radial es de 50% y los tres casos para localizaciones en miembros derechos. Se observa incremento de reacción en un 33.3% de instalaciones realizadas en aquellos neonatos en los que el catéter percutáneo fue instalado por personal de enfermería no capacitado y /o bajo apego a técnica de instalación estandarizada contra un 29% de casos en instalaciones realizadas por enfermeras capacitadas con apego a técnica de instalación estándar.

Discusión

De acuerdo a la literatura consultada en donde se analiza la utilización del acceso central percutáneo, se evidencio que en nuestra unidad las cifras coinciden con las expuestas por otros autores en lo referente a la edad gestacional manejando una media de 31 SDG, y un peso de 1630, siendo el reportado en nuestro estudio una media de 31.6 SDG y peso de 1250 gramos, Pero en cuanto a la incidencia de flebitis, autores como Dr. Frank Felipe Martin, Dr. Juan Carlos Gonzales Martínez, reportan entre 4.9% y 8%, la cual es baja en comparación con la observa en nuestro estudio en la que reportamos de 17.4.

Referencias • • • • • •

Documento de consenso del Grupo Español de Terapia Intravenosa Neonatal 1ra. Edición. Mayo 2010. Gorski LA, Czaplewski LM. Peripherally Inserted Central Catheters and Midline Catheters for the Homecare Nurse. J. Infus. Nurs. 2004;27(6):399-409. Infusion Nursing standards of Practice.JInfusNurs 2006; 29 (1 Suppl): S1-S92. Crespo, C. Cuidados de Enfermería en Neonatología. Editorial Síntesis. ISBN 84-7738-768-0. Cap 367 vías de perfusión en el Neonato. sheldon BK. Cuidados intensivos del recién nacido. Barcelona; Salvat Editores S.A., 1989. P. 103.

53

Factores de riesgo nutricional en pacientes con cáncer de cabeza y cuello en el Centro de Atención Oncológica del Estado de Michoacán L.N. Luisa Estefanía García Rojas Vázquez, M.C.N. Luis Alfredo Trujano Ramos, Dr. Eloy Pérez Rivera

Palabras clave

Cáncer de cabeza y cuello, riesgo nutricional,desnutrición, disfagia.

Introducción

La incidencia mundial de los casos de cáncer de cabeza y cuello (CCC) se ha estimado en unos 500,000 casos al año. En los países en vías de desarrollo, el CCC representa el tercer cáncer más frecuente entre los varones y el cuarto entre las mujeres. Las malignidades ubicadas en la cabeza y el cuello representan el 17.6% de la totalidad (108,064) de las neoplasias malignas reportadas al Registro Histopatológico de las Neoplasias en México (RHNM) en el año 2002. (RHNM, 2002). El incremento de la desnutrición en un paciente con CCC está muy relacionado con el aumento en la mortalidad de este, afectando de forma negativa la curación de heridas, disminuye la función inmunológica, aumenta la susceptibilidad a las infecciones y reduce la tolerancia efectiva al tratamiento antineoplásico, lo que provoca interrupciones en la misma.

Objetivo

Establecer los factores que se relacionen con el riesgo nutricio en pacientes con cáncer de cabeza y cuello del centro de atención oncológica de Morelia, Michoacán.

Material y métodos

Se estudiaron de forma prospectiva 30 pacientes de ambos sexos, mayores de 18 años de edad con cáncer de cabeza y cuello del

Centro de Atención Oncológica del Estado de Michoacán. En el periodo de evaluación comprendido de agosto de 2010 a agosto de 2011. Se utilizaron los formatos de VGSOncológico (Valoración Global Subjetiva), NRS 2002 (Nutritionalriskscreen) y GUSS (GuggingSwallowingScreen), por medio de los cuales se determinó el riesgo nutricional, y se estableció la capacidad deglutoria de la población estudiada.

Resultados

En nuestro estudio el 53.3% de la población presento desnutrición moderada según la VGS Oncológica, El 33% registro pérdida de peso. La NRS 2002 muestro que el 43.3% se encuentra en riesgo de desnutrición. El grado de disfagia se muestra con mayor frecuencia en aquellos pacientes de mayor edad y con el tipo cáncer que comprometía la vía oral.

Conclusiones

Las escalas de riesgo nutricional se relacionan de manera directamente proporcional con la localización del tumor y el estadio, además, existen otros factores distintos a los oncológicos que participan en el deterioro nutricional del paciente. Por lo cual es de vital importancia contar con un nutriólogo como parte del equipo multidisciplinario.

Referencias • • • • •

Foley NC, Martin RE, TeasellRW. (2009) A review of the relationship between Dysphagia and malnutrition following stroke. J Rehabil Med. 41(9). pp.707-713. Fuchs V, Barbosa V, Mendoza J, Vargas A, Amancio O, Hernández-Cuéllar A, Arana-Rivera E. (2008) “Evaluación del impacto de un tratamiento nutricional intensivo sobre el estado nutricional de pacientes con cáncer de cabeza y cuello en estadio III Y IV. Nutr. Hosp. 23(2). pp.134-140. MeijerinkCJ, Ochoa Carrillo FJ. (2004) Manejo nutricional de pacientes con cáncer de cabeza y cuello. GAMO. 3(2). pp. 41-47. Sordi M, FigueiredoMourão L, Da Silva, LeiteFlosi C. (2009) Interdisciplinary evaluation of dysphagia: clinical swallowing evaluation and videoendoscopy of swallowing, BrazOtorhinolaryngol. 75(6). pp. 776-787. Villares C, Domínguez Calvo J. (2004) Estancia hospitalaria prolongada en pacientes con cáncer de cabeza y cuello: el impacto del estado nutricional y los problemas faríngeos. Nutr. Hosp. 19(3). pp. 150-153

55

Diagnóstico bacteriológico de tuberculosis en el Laboratorio Estatal de Salud Pública de Michoacán (LESPM). M. en C. Francles Blanco Guillot1 Laboratorio Estatal de Salud Pública

Palabras clave

Tuberculosis, Diagnóstico, Cultivo, Mycobacterium tuberculosis.

Introducción

La tuberculosis es la enfermedad más importante ocasionada por los miembros del género Mycobacterium. Acorde a la situación epidemiológica, el cultivo eleva el diagnóstico 15%-20% del total de casos de tuberculosis y hasta 20%-30% en la tuberculosis pulmonar. Los casos de tuberculosis extrapulmonar, el aporte del cultivo dependerá de la ubicación de la infección.

Objetivo

Evaluar el diagnóstico bacteriológico de tuberculosis por medio del examen microscópico y de cultivo en el LESPM . Material y métodos: Se analizaron los resultados de baciloscopía(Tinción ZiehlNeelsen) y cultivo (Lowenstein-Jensen modificado) de muestras recibidas en el período septiembre2009-septiembre2012. La determinación e interpretación de los porcientos de: contaminación, muestras baciloscopía positiva-cultivo negativo y aporte del cultivo al diagnóstico fue acorde a normas internacionales. Las pruebas de identificación y drogosensibilidad de las cepas aisladas fueron realizadas por el InDRE. Se utilizó el programa estadístico SPSS v.16.

Resultados

De 873 muestras 59% fueron pulmonares. El lavado gástrico (15.3%) y la orina (18.7%) fueron las extrapulmonares más frecuentes. El paciente de diagnóstico alcanzó un 67.7%. La Jurisdicción Sanitaria No. 1 abarcó 50.9% de muestras con un tiempo medio de envío de 12.7±1.0 h, mientras que la Jurisdicción Sanitaria No. 6 con sólo 1.8% de muestras alcanzó 35.3±14.3 h. El porcentaje de muestras con baciloscopíaspositivas_cultivos negativos fue 7.9%. La contaminación registrada fue 4.2%. El aporte del cultivo al diagnóstico fue 1.3%. Se aislaron 76 cepas: 92.1% procedían de esputo. 89.4% se identificaron como M. tuberculosis y 7.8% por complejo M. tuberculosis. Se detectaron 3 cepas resistentes (Isoniacida), 12 cepas multidrogorresistentes y 2extremadamente resistentes.

Conclusión

El cultivo de muestras en el laboratorio puede ofrecer mejores índices de detección si se controlan variables asociadas al paciente, la muestra y el laboratorio en sí (procedimientos).

Referencias • • • • •

Hepple P, Ford N, McNerney R. Microscopy compared to culture for the diagnosis of tuberculosis in induced sputum samples: a systematic review. Int J TubercLungDis 2012; 16(5):579-88. Organización Panamericana de la Salud. Manual para el diagnóstico bacteriológico de la tuberculosis: normas y guía técnica. Washington, DC.: OPS; 2008. Palomino JC, Cardoso S, Ritacco V, editores. Tuberculosis 2007: from basic science to patient care [internet]. Disponible en: www.tuberculosisTextbook.com. Trébucq A, Affolabi D, Akpona R, Odoun M, Alidjinou K, Wachinou P, et al. Smear-negative, culture-positive pulmonary tuberculosis among patients with chronic cough in Cotonou, Benin. Int J TubercLungDis 2011; 15(1):67-70. Urbanczik R. Laboratory tests focusing on sputum. Int J Tuberc Lung Dis 2012; 14(9):1087-93.

57

Efecto del consumo de Avena sativa en la glucemia sin restricción dietética. Pqfb Ariana Estrada Monrroy, M. en C. Juan Carlos Cortes Garcia, Dra. Adelina Herrera Abarca, Qfb Luis Fernando Sosa Manrriquez, Dra. Gisela Estrada Monrroy.

Palabras clave

Control de glucosa, población abierta, ac. úrico.

Introducción

American association of cereal chemist define a la fibra dietética como la parte comestible de las plantas que es resistente a la digestión y absorción en el intestino delgado, con fermentación en intestino grueso. La avena es un cereal muy común, con un alto contenido de fibra (soluble). Con efectos biológicos como disminución de la concentración del colesterol con beneficio cardiovascular, digestivoy metabolico.

Objetivo

Verificar el impacto del consumo de avena sobre las cifras de glucosa en población abierta. Material y métodos: Se reclutaron 47 personas de la comunidad rural de Rincón de Ahorcados en Zitácuaro Mich., siguiendo las normas éticas y el protocolo se incluyeron, para que consumieran 5 gr. de avena diarios, sin suspender su dieta normal. Posteriormente se evaluaron las cifras de glucosa, colesterol, trigliceridois y ác. úrico en los días 0, 30, 60 y 30 días después de suspender el consumo del cereal. Las muestras sanguíneas se procesaron en el laboratorio del Hospital General “Dr. Miguel Silva” y a los datos se les realizó estadística descriptiva y se representaron los valores promedio en gráficos de barras.

Resultados

Los datos de glicemia se agruparon en tres distintos fenotipos de acuerdo a los valores plasmáticos de glucosa observado en la muestra de personas analizadas. Fenotipo de glucosa 1, 2, 3 (FG1, FG2, FG3), FG1 incluyo a personas que presentaron disminución de la glicemia asociado al consumo de avena durante 30 y 60 días; FG2 incluyó personas que no presentaron cambio en su valor de glucosa sanguínea; FG3 incluyó personas que presentaron un incremento en su valor de glucosa 30 y 60 días después de consumir avena y después de suspender la avena sus cifras de glucosa regresaron a los niveles basales.

Conclusiones

El consumo de avena sativa puede impactar favorablemente los niveles de glucosa sanguínea en una parte de la población que la consume.

Referencias • •

Escudero Álvarez E; GonzálezSánchez P. 2006. La fibra dietética. Revista nutrición hospitalaria. 21 (supl 2); 61-72. C.H. 2009. Beneficios de comer Avena sativa. http://mx.globedia.com/beneficios-comer-avena-sativa.

59

EIF3f, una proteína que regula la proliferación y división celular humana: posible blanco terapéutico contra cáncer Qfb Cesar Adrian Gomez Correa, D. en C. Marco Aurelio Pardo Galvan, M. en F.B. Mario Javier Gutierrez Fernandez, M. en C.S. Maria Guadalupe Carreon Garcidueñas, Qfb Paola Jimenez Alcantar, D. en C.B. Ana Edith Higareda Mendoza

Palabras clave:

eIF3f, receptores adrenérgicos, proliferación, división celular, cáncer.

Introducción

La proliferación celular es el incremento del número de células por división celular, ocurre durante la embriogénesis y el desarrollo de un organismo, y es fundamental para la regeneración de tejidos dañados o viejos. El proceso de división celular depende de una secuencia de eventos controlados; la incapacidad de proliferar en forma controlada está relacionada con diversas patologías. El cáncer es el resultado de una o varias modificaciones en el genoma que trae como consecuencia la alteración en la regulación de la proliferación celular. Estudios presentados en este trabajo muestran la asociación estable de un complejo multiproteico formado por el receptor adrenérgico alfa 1B (ADRA-1B) y la subunidad “f ” del factor eucariótico de inicio de la traducción 3 (eIF3f ). ADRA-1B es miembro de la superfamilia de receptores acoplados a proteínas G, y podría estar involucrado en el control del crecimiento y proliferación celular. La proteína eIF3f, cuya expresión en humano es bifásica y circunscrita a la transición G2/M y G1/S del ciclo celular, contiene un dominio MPN al que se le atribuye la asociación con otras proteínas para formar complejos multipróteicos. Datos de nuestro grupo reportan que la desregulación de la expresión de eIF3f en células humanas inducen apoptosis. Estos datos sugieren que

eIF3f podría estar regulando la actividad de ADRA-1B. Asimismo, eIF3f está involucrado en el control de la síntesis de proteínas durante la mitosis mediando la actividad de la cinasa maestra mTOR.

Objetivo

Caracterizar la asociación especifica del receptor adrenérgico alfa 1B y de la proteína eIF3f en células humanas de diferente origen embrionario que explique la expresión bifásica de eIF3f durante el ciclo celular.

Material y métodos

Como modelos celulares humanos se utilizaron las líneas A549 (adenocarcinoma pulmonar), HepG2 (carcinoma hepatocelular) y Ramos (linfoma de Burkitt). Se realizaron inmunoprecipitaciones, electroforesis en geles nativos y desnaturalizantes para la separación de complejos proteicos y proteínas individuales, respectivamente. Las proteínas se inmunodetectaron por Western blot utilizando anticuerpos específicos a cada proteína. Los ensayos de fosforilación se realizaron in vitro. Los análisis bioinformáticos se realizaron a través de NCBI, ExPASy, y ELM (Eukaryotic Linear Motif ).

Resultados

La expresión bifásica de la proteína eIF3f (expresión durante las transiciones G1/S y G2/M del ciclo celular) observada en la línea celular A549, también se encontró en las líneas celulares HepG2 y Ramos. Por otro lado, en geles nativos se inmunodetectó a eIF3f en un banda proteica única de 125 kDa. Se desnaturalizó el complejo y se aisló la proteína de ~55 kDa para su secuenciación. Este resultado se llevó a un BLAST en la base de datos del NCBI y se identifico al receptor adrenérgico alfa 1B como la proteína interactuante. Por Western blot se corroboró la presencia de las proteínas eIF3f y ADRA-1B en el complejo de 125 kDa. Este complejo se identificó en células las líneas celulares humanas A549, HepG2

y Ramos. Adicionalmente, encontramos que eIF3f se fosforila por el complejo promotor de la mitosis (Cdk1/ciclina B1) y se detectaron bioinformáticamente los residuos de fosforilación por Cdk1/ciclina B1 y el motivo de unión a la ciclina B1.

Conclusiones

Sugerimos que la asociación eIF3f/ADRA1B es universal a todo tipo celular humano por estar presente en líneas celulares de origen embrionario diferente. Esta asociación revela una nueva vía de regulación del crecimiento y división celular humano. Estudios posteriores son necesarios para el mejor entendimiento de esta nueva vía, y eventualmente el posible diseño de una terapia contra células cancerosas.

Referencias •

Csibi A, Cornille K, Leibovitch MP, Poupon A, Tintignac LA, Sanchez AM, Leibovitch SA.The translation regulatory subunit eIF3f controls the kinase-dependent mTOR signaling required for muscle differentiation and hypertrophy in mouse.PLoS One 2010;:e8994.

Gonzalez-Cabrera PJ, Shi T, Yun J, McCune DF, Rorabaugh BR, Perez DM.Differential regulation of the cell cycle by alpha1-adrenergic receptor subtypes.Endocrinology 2004;145:5157-67.

Higareda-Mendoza AE, Pardo-Galván MA.Expression of human eukaryotic initiation factor 3f oscillates with cell cycle in A549 cells and is essential for cell viability.Cell Div. 2010;5:10.

Shanmugasundaram K, Block K, NayakBK, Livi CB, Venkatachalam MA, Sudarshan S.PI3K regulation of the SKP-2/ p27 axis through mTORC2.Oncogene 2012;doi:10.1038/onc.2012.226.

Strittmatter F, Walther S, Roosen A, Rutz B, Schlenker B, Limmer S, Waidelich R, Stief CG, Gratzke C, Hennenberg M.Activation of protein kinase B/Akt by alpha1-adrenoceptors in the human prostate.Life Sci. 2012;90:446-53.

61

Prevalencia de resistencia a insulina en una población no diabética y su asociación con la obesidad abdominal, mediante el método del Homeostasis Model Assessment (HOMA). Chávez V.

Palabras clave

Obesidad abdominal, resistencia a la insulina, índice del Homeostasis Model Assessment.

Introducción

método del Homeostasis Model Assessment (HOMA).

La presencia de resistencia a la insulina en el sujeto obeso está estrechamente relacionada a la distribución del tejido adiposo visceral. La elevada tasa de actividad de los adipocitos viscerales da como resultado altas concentraciones de ácidos grasos libres en circulación y aumento en la síntesis de citocinas proinflamatorias que alteran la respuesta periférica a la insulina y conducen a la resistencia de insulina.

Un 68.75% de la muestra presentó resistencia a la insulina, en el grupo de estudio 56.25% de los pacientes fueron insulino resistentes, se observo que a mayor perímetro abdominal aumenta el índice de Homeostasis Model Assesment (HOMA).

Objetivo

Conclusiones

Determinar la prevalencia de resistencia a la insulina en individuos no diabéticos con obesidad abdominal mediante en método del homeostasis model assesment (homa).

Material y métodos:

Estudio observacional descriptivo transversal de casos y controles. Las muestras se obtuvieron de una población de 32 individuos con obesidad central, 16 de estos con diabetes mellitus (9 hombres y 7 mujeres) y 16 no diabéticos (13 mujeres y 3 hombres). En todos se evaluó la resistencia a la insulina mediante el

Resultados

El aumento del perímetro abdominal se asocia al aumento del índice de Homeostasis Model Assessment (HOMA), sirviendo el primero como predictor de resistencia a la insulina. El método del HOMA puede ser un buen indicador de riesgo para el desarrollo de la resistencia a la insulina y por ende de la Diabetes Mellitus.

Referencias • • • •

Diabetes mellitus its differentiation into insulin-sensitive and insulin- insensitive types. Lancet 1936;i:127-30 Lebovitz HE. Resistencia a la insulina. SaoPaulo: Sciencie Press Ltda; 2003 Kissebah A, Krakower G. Regional adiposity and morbidity. Physiol Rev. 1994;74:761-811 Ascaso J, Romero P, Real J, Lorente R, Martínez-Valle R. Abdominal obesity, insulin resistance, and syndrome metabolic in a southern European population. Eur J Intern Med. en México, obesidad y sobrepeso con prevalencia al triple. Instituto Nacional de salud pública. 2011-01-05 04:53:46.0

63

Implicaciones del sistema familiar después de decidir donar órganos y tejidos ante la muerte encefálica. Zavala Villa Juana Rita, Pulido Cuín Miriam, Villalón Santillán Susana.

Palabras clave

Muerte Encefálica, Donación cadavérica, Sistema familiar, Hospital, Duelo

Introducción:

El Centro Nacional de Trasplantes (CENATRA) expone que en México desde 1963 se iniciaron los procesos de trasplantes; hasta la actualidad se han realizado aproximadamente 40 000 trasplantes en el país. Actualmente existen 16 929 personas en lista de espera y en su contraparte, de acuerdo con el Registro Nacional de Trasplantes (RNT) están registradas 4 493 personas trasplantadas con órganos y tejidos según sea el caso durante el año en curso.

Objetivo

Identificar situaciones institucionales que propiciaron la decisión de donar y las implicaciones familiares durante la aceptación y estancia del proceso de donación en el Hospital General Dr. Miguel Silva. Institución hospitalaria donde se obtuvo acceso a identificar y hacer participes a los familiares de donadores cadavéricos.

Material y métodos

La investigación fue delimitada bajo un enfoque metodológico cualitativo fenomenológico, permitiendo una actividad directa con las experiencias de los participantes, originando una investigación basada en la descripción y comprensión de la naturaleza del fenómeno estudiado con la finalidad de responder el objetivo planteado.

Técnicas

Observación participativa no encubierta, Entrevista en profundidad y Familiograma. Instrumentos: Notas de campo, Guía de entrevista cualitativa semiestructurada y Cuestionario de Resiliencia.

Resultados

Identificando los hallazgos nos destinan a vislumbrar que los familiares del potencial donador, perciban complicado aceptar que, su familiar, un paciente con corazón latiente, se diagnostique como un cadáver. Sin embargo, hay que destacar que el aspecto médico y legal siempre va de la mano con respecto al tema. De ésta misma manera se encontró que resulta imprescindible que el personal hospitalario manifieste una adecuada atención tanto al potencial donador cadavérico como a sus familiares. Atención perfeccionada con un conocimiento del tema, así como de una capacitación constante. Por lo tanto un aspecto relevante es la dificultad presente cuando existe una desarmonía laboral y la falta de conocimiento del tema de donación cadavérica, generando un clima de inconformidad y descontento con respecto a la atención proporcionada a los involucrados en un proceso de donación cadavérica. Se considera necesario que los diversos departamentos, áreas y personal que laboran en la institución hospitalaria mantengan una

capacitación con información que permita agilizar el proceso de donación cadavérica proporcionando información veraz y contundente de lo que implica participar en un proceso de donación cadavérica y sin duda alguna ante la magnitud de la situación se considera importante ofrecer un seguimiento psicológico a los integrantes de la familia donante.

Conclusiones

de un proceso institucional de donación cadavérica, desencadenando efectos e implicaciones que alteran el sistema familiar generando un desequilibrio y readaptación de la familia y permitiendo la resiliencia ante el duelo del familiar donante. La estancia familiar en la institución posibilita una mirada hacia la vida desde otra perspectiva, así como la posibilidad de acrecentar, forjar o delimitar lo referido a la donación de órganos y tejidos.

Concluyentemente se gesta una concepción de donación, la cual es modificada al ser parte

Referencias • CENATRA. Última modificación lunes 29 de octubre de 2012 Recuperado el 8 de Noviembre de 2012. Disponible en: http://www.cenatra.salud.gob.mx/interior/trasplante_estadisticas.html • Hernández, R., Fernández, C., y Baptista, P. Metodología de la investigación. 5ª edición. México: McGraw Hill; 2010 • Pérez, R., Lisker, R. y Tapia, R. La construcción de la bioética. México, D. F.: Fondo de Cultura Económica; 2008 • Ortega, F., Arias, M., Campistil, J., Matesanz, R. y Morales, J. Trasplante Renal. Buenos Aires, Madrid: Médica Panamericana. [Versión DX Reader]; 2007. Recuperado 25 de mayo de 2011, desde http://books.google.es/books?id=rfg6mclPYnQC&printsec=frontcover&so urce=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false • Preciado, F. (2009). El Donante. Difícil escenario enfrentan los coordinadores de donación. 2005; Vol. 20.CETOT p. 19

65

Rasgos de personalidad seleccionados en población adicta y población general: un estudio comparativo. Arellano A1, Sánchez-Mejorada J2, Padrós F3 1. Centro Michoacano de Salud Mental. 2. Universidad Veracruzana. 3. Facultad de Psicología UMSNH

Palabras clave

Personalidad, rasgos, dependencia de sustancias.

Introducción

A pesar de que se acepta que no existe una personalidad prototípica del consumidor de sustancias ilegales, existe un elevado interés por conocer el papel que juegan las características de la personalidad en el desarrollo de la adicción, especialmente de cara al tratamiento. De manera general se piensa que las características de personalidad pueden influir en la evolución y el pronóstico de las personas con dependencia de sustancias psicoactivas. También se piensa que un diagnóstico adecuado va a permitir el diseño de estrategias de intervención específicas que puedan mejorar el pronóstico. La importancia de un trabajo que contempla la presencia de determinados rasgos de la personalidad con el trastorno por dependencia de sustancias viene dado por las repercusiones clínicas y asistenciales que de sus resultados se deriven; y dada la escasez de estudios de este tipo en nuestro país y particularmente en el Estado de Michoacán, el desarrollo de esta investigación fue vista como una oportunidad para aportar información de utilidad clínica que pudiera incidir en el diseño de intervenciones específicas para mejorar tanto la evolución del padecimiento por el consumo de sustancias, cuanto la funcionalidad general del individuo.

Objetivo

El presente trabajo de investigación llevó a cabo la comparación de algunas características de personalidad, como son la ansiedad-rasgo, la búsqueda de sensaciones, la impulsividad, la sensibilidad al castigo y la sensibilidad a la recompensa, en dos muestras de sujetos: una de ellas extraída de la consulta externa de la clínica de adicciones del Centro Michoacano de Salud Mental, que cumplan criterios DSM-IV-TR para dependencia de sustancias; y la segunda muestra conformada por sujetos no dependientes de sustancias, extraída de la población general. También se estudio la presencia de diferencias significativas en estos rasgos de personalidad, en relación con la droga de preferencia (por la cual acudían a tratamiento).

Material y métodos

Estudio cuantitativo, observacional, transversal y comparativo. Se conformaron dos muestras, cada una de treinta individuos, equiparables en variables sociodemográficas (género, edad, escolaridad, estado civil y estado laboral) corroborado por estadísticos de comparación (X², T de Student). La muestra de estudio estuvo constituida por treinta pacientes varones con diagnóstico de dependencia de sustancias psicoactivas; el grupo extraído de la población

general estuvo compuesto por treinta sujetos sin dependencia de sustancias psicoactivas, dato que fue corroborado por medio de las puntuaciones en pruebas de tamizaje (AUDIT y CAD-20 para alcohol y drogas ilegales respectivamente). Cuestionarios aplicados: 1) Escala “búsqueda de sensaciones” de Zuckerman, Eysenck y Eysenck; 2) Cuestionario de sensibilidad al castigo y sensibilidad a la recompensa, de Torrubia, Ávila, Moltó y Caseras, 3) Cuestionario de Impulsividad de Plutchick, 4) Inventario de Ansiedad EstadoRasgo de Spielberger (Subescala AnsiedadRasgo).

dependientes [rasgo búsqueda de sensaciones F(2)=11.681 p=.000; rasgo sensibilidad al castigo F(2)=3.319, p=.044; rasgo sensibilidad a la recompensa F(2)=17.759, p=.000; rasgo impulsividad F(2)14.781, p=.000; rasgo ansiedad F(2)=24.499, p=.000)]. Por el contrario no se encontraron diferencias estadísticamente significativas en las puntuaciones medias en los rasgos entre los dependientes del alcohol respecto de los dependientes de cocaína, lo que parece apoyar la idea de que la droga de elección depende de la cultura y la disponibilidad, antes que de la personalidad del usuario

Resultados

Conclusiones

Para los resultados se desarrolló un ANOVA de un solo factor para comparar las medias obtenidas en las pruebas de rasgos de personalidad, distribuidas en tres grupos: sin dependencia de sustancias (n=30), dependientes del alcohol (n=17) y dependientes de la cocaína (n=10). Se corroboró que existen diferencias estadísticamente significativas en las puntuaciones medias de los rasgos de la muestra de pacientes dependientes de sustancias con respecto a la muestra de sujetos no

Del estudio se puede concluir que la evaluación de rasgos de personalidad otorga información valiosa que, aunado a las distintas medidas propias de las intervenciones cognitivo-conductuales en los pacientes dependientes de sustancias, permite individualizar las estrategias de tratamiento. No resulta posible determinar si las diferencias encontradas son previas o consecutivas al consumo, toda vez que se trata de un estudio transversal, con n reducida.

67

Enfermedad de Creutzfeldt-Jacob esporádico en el hospital de la Mujer de Morelia, Michoacán. Calderón Pérez C, García Villa M, Campos Farfán C.

Palabras clave Enfermedad de priones, proteína 14-3-3, Creutzfeldt-Jacob, Ataxia, Liquido Cefalorraquídeo.

Introducción

Las encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) o enfermedades por priones, son un grupo de enfermedades neurodegenerativas transmisibles letales ocasionadas por una isoforma anómala (prion) de una proteína celular normal, la proteína priónica (PrP). En humanos la forma clinicopatológica más frecuente es la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ), tiene una incidencia anual de 1-2 casos por millón de habitantes. Los criterios actuales para el diagnóstico incluyen un fenotipo caracterizado por deterioro neurológico de rápida evaluación, mioclonías, síntomas cerebelosos como la ataxia, etc; ondas en el EEG caracterizada por complejo de ondas periódicas agudas y lentas; y la presencia de proteína 14-3-3 en el líquido cefalorraquídeo (LCR). La utilidad de la identificación de proteína 14-3-3 es particularmente evidente en el diagnóstico diferencial de las demencias rápidamente progresivas.

Resumen de la historia clínica

Paciente femenino de 71 años de edad, residente de la ciudad de Morelia, que ingresa al servicio de urgencias y posteriormente ingresa a piso asignada a Neurología por un cuadro caracterizado por dificultades para la marcha, tipo atáxica, disartria, desorientación, disminución de la fuerza de hemicuerpo izquierdo, evolucionando a hipertonía y dificultad para

la deglución, tratada por ORL por otitis media aguda con antibióticos de amplio espectro, egresada por mejoría (tolerancia de vía oral) pero con deterioro neurológico a atender de manera ambulatoria. A los dos meses reingresa por continuar con deterioro neurológico acentuado, agregándose piramidalismo con Babinski bilateral, mioclonías en extremidades y nistagmus; interconsultada por Psiquiatría quien realiza prueba diagnostico terapéutica con Lorazepam para descartar catatonia, quedando la paciente en sedación y descartándose la misma. Se realiza EEG el cual muestra ondas trifásicas y bifásicas generalizadas con ritmo basal lento, corresponde a encefalopatía moderada a severa. Por lo que se solicita determinación de proteína 14-3-3 en LCR.

Conclusiones

El cuadro clínico manifestado por ataxia, demencia rápidamente progresiva, piramidalismo, síntomas neuropsiquiátricos, mioclonias y hallazgos en EEG; cumpliendo con más de 5 criterios para establecer enfermedad de Creutzfeldt-Jacob, por lo que se solicito la determinación de proteína 14-3-3 en LCR. Se recibe resultado de proteína 14-3-3 el cual mostro presencia y cantidad de 21483 A pg/ mL, estableciendo el diagnostico de enfermedad por priones, probablemente enfermedad de Creutzfeldt-Jacob.

Discusión

El diagnostico de la enfermedad de priones es establecido por exclusión, por lo que se deben realizar todos los estudios paraclínicos ante la presencia de ataxia mas la presencia de demencia de rápida evolución.

El diagnóstico definitivo de una EET requiere el examen anatomopatológico de muestras de autopsia o biopsia; es por esta razón que resultados del EEG con complejos periódicos y la presencia de la proteína 14-3-3 en liquido cefalorraquídeo, mas el cuadro clínico; son muy compatibles para el diagnostico de enfermedad Creutzfeldt-Jakob.

Referencias • Gianluigi Zanusso, et al. Cerebrospinal Fluid Markers in sporadic Creutzfeldt-Jacob Disease, Int J Mol Sci 2011; 12: 6281-6292. • Torres M, Cartier L, Matamala JM, Hernández N, Woehlbier U, Hertz C. Altered Prion Protein Expression Pattern in CSF as a Biomarker for Creutzfeldt-Jakob Disease. PLoS ONE 2012; 7(4): e36159. • Sánchez-Valle R, Graus F, Sáiz A. Utilización y validez de la prueba de la proteína 14-3-3 en el diagnostico de enfermedades por priones: estudio prospectivo de 4 años. Med Clin 2003;120(20):761-4. • Cooper S, Murray K, Heath C, Will R, Knight R. Sporadic Creutzfeldt-Jacob disease with cerebellar ataxia at onset in the UK. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2006; 77: 1273–1275. • Coulthart et al. Diagnostic accuracy of cerebrospinal fluid protein markers for sporadic Creutzfeldt-Jakob disease in Canada: a 6-year prospective study. BMC Neurology 2011; 11:133.

69

Efecto de una dieta anti-inflamatoria sobre la actividad de la enfermedad en pacientes con artritis reumatoide y elevado riesgo cardiovascular atendidos en el Hospital General “Dr. Miguel Silva” Torres CC, Cardiel MH y Viveros ME

Palabras clave

Artritis reumatoide, Inflamación, Aterogénesis, Dietoterapia

Introducción

La Artritis Reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune que involucra un proceso inflamatorio crónico generalizado, que promueve el proceso aterogénico, por lo que representa un riesgo cardiovascular (CV) incrementado. El 65% de pacientes presentan obesidad del tipo central, relacionada con la aparición de la AR, el riesgo CV y la erosión osteo-articular, por un desequilibrio en la producción de adipocinas. El riesgo CV puede evaluarse mediante escalas predictivas o determinación de biomarcadores de inflamación-trombosis. La dieta posee un papel determinante en la modulación del estado inflamatorio. Objetivo: Determinar el efecto de una dieta anti-inflamatoria sobre actividad de la enfermedad y factores de riesgo cardiovascular tradicionales en pacientes con AR y elevado riesgo CV.

Material y métodos

Ensayo clínico controlado por sorteo, con 2 grupos, dietoterapia, evaluación de dieta (AHEI), ejercicio (GPAQ) y actividad de enfermedad (DAS28) y Riesgo CV, pre y post intervención.

Resultados

n= 22 Grupo Intervención (n=11) 100% femenino, edad X=50.73a, tiempo de evolución X=7.27a, DAS28 X=3.92, FR+ 54.5%. Gru-

po Control (n=11) 81.8% femenino, edad X=57.36a, evolución X=9.4a, DAS28 X=3.85, FR+ 72.7%. Framingham 22.7% Bajo; 40.9%Ligero; 31.8%Moderado; 4.5%Alto. AHEI y GPAQ=72.72% Pobre calidad alimentaria, bajo nivel de actividad, 27.27% Baja calidad alimentaria, moderado nivel de actividad. Post (Intervención/Control): Disminución de peso 5.51/3.11 vs 2.49/2, p 0.02, IMC 2.24/1.17 vs 1.06/0.82, p 0.01, % Grasa 2.85/2 vs 1.32/1.52, p 0.1, C.C 12.27/31.15 vs 1.2/1.1 p 0.02, DAS28 pre 4/0.7 vs 4.17/0.92, p 0.77, DAS28 post 2.93/0.75 vs 3.57/0.63, p 0.03.

Conclusiones

Los pacientes presentan un importante riesgo CV identificado por Framingham, el 82.92% son sedentarios según GPAQ y tienen una baja calidad de dieta según AHEI. Al someterlos a dieta anti-inflamatoria personalizada se observa una disminución significativa de medidas antropométricas asociadas a riesgo CV respecto a dieta control; además es de interés clínico la mejoría en la actividad de la enfermedad según; lo que sugiere un cambio favorable en la modulación del estado inflamatorio, que podría reflejarse no solo en una disminución de síntomas sino en un decremento en el riesgo CV asociado a dicha patología.

Referencias • Alcocer L y cols (2011) Estratificación del riesgo cardiovascular global. Comparación de los métodos Framingham y SCORE en población mexicana del estudio PRIT. Cirugía y Cirujanos. Vol.79; 168-174. • Crowson C et al (2012) Obesity may contribute to the rise in incidence of rheumatoid arthritis. Arthritis Care and Research. Vol. (1).1-18pp. • Galland L (2011) Diet and Inflammation. Nutrition in Clinical Practice.Vol.25:634-640. • Gargantilla P et al (2010) What is the importance of nutrition in rheumatoid arthritis? Reumatología Clínica. Vol. 6 (3):182-184. • Puente L y cols(2009) Evaluación del estado nutricio en una población mexicana de pacientes adultos con artritis. Nutrición Hospitalaria. Vol.24:233-238.

71 Indicaciones para los autores Athenea Biomedicina invita a los profesionistas de la medicina, biomedicina, psicología y de ciencias afines a enviar trabajos originales de investigaciones realizadas en áreas troncales de la medicina (medicina interna, cirugía, pediatría y ginecología), salud mental, biomedicina, epidemiología y salud pública para que sean considerados para su publicación. La calidad de los trabajos será juzgada por miembros del Consejo Editorial. Los trabajos que se acepten, lo serán en el entendimiento de que no han sido publicados ni lo serán en otra revista, pasarán a ser propiedad de Athenea Biomedicina y no podrán traducirse ni reproducirse sin el consentimiento escrito del Coordinador Editor. Athenea Biomedicina publica trabajos en las siguientes secciones: • Editorial. • Artículos originales de investigación. • Artículos de revisión. • Casos clínicos. • Revisión de la bibliografía internacional. • In memoriam. Presentación de los trabajos Los artículos deben escribirse en español de manera clara y concisa. El texto deberá estar escrito en computadora en fuente calibri de 12 puntos, interlineado de 2, con márgenes de 2.5 cm, tamaño de página carta y con formatos Word u Open Office. Las páginas se numerarán consecutivamente empezando por la página del título y con el número escrito en la esquina superior derecha. La primera página debe contener: el título del trabajo en español y en inglés, un título corto de 6 palabras como recomendado, el nombre completo del autor y de los co-autores, la adscripción completa de la(s) institución(es) a la(s) que pertenecen así como la dirección del autor responsable para recibir la correspondencia, incluyendo su correo electrónico. Sólo se incluirán los co-autoeres que hayan contribuido a la elaboración del artículo, máximo de seis, los investigadores que impulsaron una investigación pueden ir dentro de los agradecimientos a final de texto. Cada artículo no deberá exceder de 25 cuartillas incluyendo resúmenes y referencias. Las ilustraciones (fotografías, figuras, gráficas y dibujos) y los cuadros se presentan por separado; la ilustraciones tendrán una dimensión máxima de 20.3 x 25.4 cm, una resolución mínima de 300 dpi y se editarán en formato “JPG”. Envío de los trabajos Los trabajos a se enviarán a Athenea Biomedicina de 2 maneras: • De la forma tradicional, remitiendo a las oficinas de la Fundación Galénica, A. C. (Xengua 106, Col. Bosque Camelinas, Morelia Michoacán C. P. 58260). Los artículos deberán de estar impresos por duplicado junto con una versión electrónica en CD-ROM y una carta firmada por todos los participantes donde se señale que no existe conflicto de intereses y cuál fue el porcentaje de colaboración de cada uno de ellos. • Por medio de internet vía e-mail de Athenea Biomedicina atheneabm@outlook.com Pedimos utilizar preferentemente este sistema, en este caso, se tendrá que escanear la carta antes mencionada en el punto previo. 1. ENTREGA TRADICIONAL: Se entregarán en las oficinas de la Fundación Galénica, A. C., a la atención del Coordinador Editor de Athenea Biomedicina, dos copias impresas completas (incluyendo cuadros y figuras) así como una copia electrónica en CD-ROM respetando cabalmente las normas precisadas en la sección anterior. Es importante VERIFICAR que el material impreso y la versión electrónica sean absolutamente IGUALES antes de enviarlos. Cada cuadro o figura se enviará en hojas separadas y numeradas con cifras arábigas dentro del texto. Los títulos de los cuadros y los pies de figura deben ser claros y breves y llevar siempre el número correspondiente que los identifique. La publicación es de carácter científico y analítico por lo que estarán restringidas las imágenes a color. Todas las figuras se enviarán bien protegidas en otro sobre para evitar que se maltraten. 2. ENTREGA VIA INTERNET: Para ello deberán enviar vía e-mail de Athenea Biomedicina atheneabm@ outlook.com y esperar el acuse de recibido que confirma la recepción con un número de registro.

Cesión de derechos de autor y otros permisos Todo artículo deberá ser acompañado de una carta de Cesión de derechos de autor, firmada por el autor responsable (a quien se dirigirá la correspondencia) y por todos los co-autores, la cual los autores de los artículos aceptados ceden sus derechos autorales para que la Athenea Biomedicina pueda publicarlos en formatos físico y/o electrónicos, incluyendo Internet. En ésta debe mencionarse que el texto ha sido aprobado, quiénes deberán firmarla y en caso necesario se enviarán copias de los permisos correspondientes para reproducir material o usar fotografías de pacientes. Contenido y estructura de los trabajos Para las secciones Artículos Originales (de investigación), Actualización por Temas (artículos de revisión) y Casos Clínicos, los artículos deberán contar con un resumen en español y otro en inglés, cada uno con una extensión no mayor de 600 palabras, que reflejen claramente el contenido; no deberán incluir citas bibliográficas. Los resúmenes en español y en inglés incluirán un mínimo de tres y un máximo de seis palabras clave (keywords en inglés), deben de basar palabras clave en el MeSH (Medical Subject Haedings) consultando www.nlm.nih.gov/ mesh/MBrowser.html Los trabajos originales se organizarán de la siguiente manera: • Páginas de títulos; • Resúmenes estructurados y palabras clave en español y en inglés; • Introducción: en la que se mencionen los antecedentes en los que se basan la investigación y los objetivos de la misma; • Material y métodos: contarán con información detallada del trabajo experimental y la tecnología utilizada; • Resultados: vendrán descritos de manera precisa y concisa y, de ser posible, en términos cuantitativos; • Discusión: sobre todo respecto a la importancia de los resultados o sus limitaciones interpretativas; • Agradecimientos: serán dirigidos a las personas que hayan colaborado en el estudio, o bien, en relación con subvenciones otorgadas; • Referencias. Todos los trabajos en que se involucren sujetos humanos o animales deberán ir acompañados de una copia de los dictámenes respectivos de los Comités de Bioética de la Institución correspondiente, de acuerdo con las normas prevalentes de la Secretaría de Salud. Los caso clínicos (máximo 20 cuartillas o folios) se organizarán de la siguiente manera: • Página de título; • Resúmenes simples y palabras clave en español y en inglés; • Introducción; • Presentación del caso; • Discusión; • Referencias. Referencias El autor debe cerciorarse de que las referencias mencionadas en el texto concuerden con las que aparecen al final del artículos. Las referencias se acotarán en orden progresivo de acuerdo con su aparición en el texto. El sistema de citación a utilizar es el de las Normas Vancouver para la publicación de manuscritos en el ámbito de las Ciencias de la Salud. Los nombres de las revistas citadas se abreviarán según la lista de abreviaturas en el Index Medicus. El autor citará las referencias en el texto mediante su número correspondiente, colocado como superíndice: Ejemplo: … la estimulación del hipocampo. 2,3,34 Los reportes internos, los trabajos mimeografiados, los que están en proceso de dictamen, las comunicaciones personales, las comunicaciones en congresos, que no publicaron memorias, irán a pie de página.

73

fundación

Galénica a.c.

Athenea biomedicina

Asociación Multidisciplinaria de Atención a la Mujer, A.C.

La revista Athenea. Biomedicina es el órgano oficial de difusión de la Fundación Galénica A. C. en materia de investigación médica, biomédica y salud.

En el marco del 2° Congreso Internacional del Hospital de la Mujer tenemos el honor de difundir los trabajos de investigación presentados en el 2° Concurso de Trabajos Libres en Cartel. Los trabajos se dividen en las siguientes categorías: a) Investigación clínica. b) Investigación biomédica. c) Investigación epidemiológica y calidad en servicios de salud. d) Investigación en salud mental. e) Casos clínicos. La Fundación Galénica, A. C., es una organización de carácter académico, cultural, político y social, integrada por profesionistas e investigadores interesados en la transformación académica, cultural, política y social de Michoacán así como de toda la educación superior del país. Los objetivos que determinan la esencia y trabajo de la Fundación Galénica, A. C., son: Promover el avance de los profesionales de las distintas materias, dentro de la investigación científica como fundamento esencial de la actividad académica en general. Crear espacios alternativos en materia académica y cultural para coadyuvar al desarrollo armónico de la estructura educativa.


Athenea Biomédica