Issuu on Google+

“POEMAS PARA EL INVIERNO”

Breve antología de poemas que tienen como protagonista lírico al invierno

(Completada con la anónima colaboración de muchos lectores de este Blog, a los que el invierno, el frio, la nieve, la niebla y las heladas les estarán por siempre muy agradecidos).

ÍNDICE DE POEMAS Y DE POETAS Páginas

4. “Invierno” de Antonio Gamoneda. 5. “En el corazón de todos los inviernos” de Khalil Gibran. 6. “Canción de amiga” de Ángel González. 7. “Nos casaremos en invierno” de Gioconda Belli. 9. “Canción de invierno” de Antonio Machado. 10. “No es increíble cuanto ven mis ojos” de Antonio Colinas. 11. “Las tardes de enero” de Juan Ramón Jiménez. 13. “Canción de invierno” de Juan Ramón Jiménez. 14. “Poema de invierno” de Jorge Teillier. 15. “Tarde invernal” de George Trakl. 16. “Paisaje de invierno” de Basilio Sánchez. 17. “Aprovecha tus abriles” de Salvador Rueda. 18. “Llega el invierno” de José Emilio Pacheco. 19-“Tarde de invierno” de Antonio Machado. 20. “Estamos en invierno, amor” de Luis López Anglada. 21. “Fe de vida” de José Hierro. 22- “Invierno” de José Luis Hidalgo. 23. “Virgen del Camino” de Andrés Trapiello. 26. “El invierno” de Ángel González. 27. “Diciembre” de Susana March.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 2

Páginas

28.“En el invierno de París” de Nicolás Guillén. 31. “Habrá tenido un invierno difícil” de Esther Zalarruki. 32. “En invierno” de Pere Gimferrer. 34. “El invierno ha llegado “ de Vicente Huidobro. 36. “Sol de invierno” de Antonio Machado. 37. “Cuando el frío” de Paz Díez Taboada. 38. “Buen tiempo, mal tiempo” de Kostatin Kavafis. 39. “La nieve está en mi corazón de Julio Llamazares. 40. “Mi memoria es la memoria de la nieve” de Julio Llamazares. 41. “Jaculatoria a la nieve” de Amado Nervo. 42. “El soldado y la nieve” de Miguel Hernández. 44. “Noche y nieve” de José Emilio Pacheco. 45. “Alto en el bosque en una noche de invierno” de Robert Frost. 46. “Piso la primera nieve” de Serguei Esenin. 47. “Sopla, viento invernal” de William Shakespeare. 48. “Himno al invierno” de Pere Gimferrer. 49. “Elegía para la llegada del invierno” de Tristan Tzara. 51. “Oda al invierno” de Jorge Eduardo Eielson. 52. “En invernales horas” de Rubén Darío. 53. “Frío como en invierno” de Benjamín Prado. 55. “Usted, Invierno” de Sergio García Terrés.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 3

“Invierno” de Antonio Gamoneda

La nieve cruje como pan caliente y la luz es limpia como la mirada de algunos seres humanos, y yo pienso en el pan y en las miradas mientras camino sobre la nieve. Hoy es domingo y me parece que la mañana no está únicamente sobre la tierra sino que ha entrado suavemente en mi vida. Yo veo el río como acero oscuro bajar entre la nieve. Veo el espino: llamear el rojo, agrio fruto de enero. Y el robledal, sobre tierra quemada, resistir en silencio. Hoy, domingo, la tierra es semejante a la belleza y la necesidad de lo que yo más amo.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 4

“En el corazón de todos los inviernos” de Khalin Gibran En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche viene una aurora sonriente.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 5

“Canción de amiga” de Ángel González Nadie recuerda un invierno tan frío como este. Las calles de la ciudad son láminas de hielo. Las ramas de los árboles están envueltas en fundas de hielo. Las estrellas tan altas son destellos de hielo. Helado está también mi corazón, Pero no fue en invierno. Mi amiga, Mi dulce amiga, Aquella que me amaba, Me dice que ha dejado de quererme. No recuerdo un invierno tan frío como este.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 6

“Nos casaremos en invierno” de Gioconda Belli Nos casaremos ahora que llueve a carcajadas. Vos y yo y la tierra celebraremos juntos el verdor de los cuerpos, el sexo de las flores, el polen de la risa y todas las estrellas que vienen confundidas en la gota de lluvia. Pondremos inviernos en el amor para verlo crecer al ritmo de las plantas. Uniremos las nubes para formar el trueno, uniremos la tierra con el agua. Nos casaremos con el cielo cerrado, cuando suenen los techos como ametralladoras y el canto de las ranas suba desde el jardín junto con un cortejo de hormigas voladoras. Nos casaremos sin sombrillas, amor, con la cabeza descubierta, en un patio mojado, oloroso de tierra, sin otra sed más que la del uno por el otro, Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 7

con la ropa empapada, juntando nuestros quehaceres para que se venga el temporal que lo va a lavar todo, como la lluvia, amor, de cuando nos casemos.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 8

“Canción del invierno” de Manuel Machado

Los días están tristes y la gente se muere, y cae la lluvia sucia de las nubes de plomo ... Y la ciudad no sabe lo que le pasa, como el pobre corazón no sabe lo que quiere. Es el invierno, Oscuro túnel, húmedo encierro por donde marcha, a tientas, nuestro pobre convoy. Y nos tiene amarrados a la vida de hoy, como un amor que tira de su cadena al perro. Luto, lluvia, recuerdo. Triste paz y luz pobre. Cerremos la ventana a este cielo de cobre. Encendamos la lámpara en los propios altares ... Y tengamos, en estas horas crepusculares, una mujer al lado, en el hogar un leño ..., y un libro que nos lleve desde la prosa al sueño.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 9

“No es increíble cuanto ven mis ojos” de Antonio Colinas

No es increíble cuanto ven mis ojos: nieva sobre el almendro florido, nieva sobre la nieve. Este invierno mi ánimo es como una primavera temprana, es como un almendro florido bajo la nieve. Hay demasiado frío esta tarde en el mundo. Pero abro la puerta a mi perro y con él entra en casa calor, entra la humanidad.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 10

“Las tardes de enero” de Juan Ramón Jiménez

Va cayendo la noche: La bruma ha bajado a los montes el cielo: Una lluvia menuda y monótona humedece los árboles secos. El rumor de sus gotas penetra hasta el fondo sagrado del pecho, donde el alma, dulcísima, esconde su perfume de amor y recuerdos. ¡Cómo cae la bruma en en alma! ¡Qué tristeza de vagos misterios en sus nieblas heladas esconden esas tardes sin sol ni luceros! En las tardes de rosas y brisas los dolores se olvidan, riendo, y las penas glaciales se ocultan tras los ojos radiantes de fuego. Cuando el frío desciende a la tierra, inundando las frentes de invierno, se reflejan las almas marchitas a través de los pálidos cuerpos. Y hay un algo de pena insondable en los ojos sin lumbre del cielo, Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 11

y las largas miradas se pierden en la nada sin fe de los sueños. La nostalgia, tristísima, arroja en las almas su amargo silencio, Y los niños se duermen soñando con ladrones y lobos hambrientos. Los jardines se mueren de frío; en sus largos caminos desiertos no hay rosales cubiertos de rosas, no hay sonrisas, suspiros ni besos. ¡Como cae la bruma en el alma perfumada de amor y recuerdos! ¡Cuantas almas se van de la vida estas tardes sin sol ni luceros!

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 12

“Canción de invierno” de Juan Ramón Jiménez Cantan. Cantan. ¿Dónde cantan los pájaros que cantan? Ha llovido. Aún las ramas están sin hojas nuevas. Cantan. Cantan los pájaros. ¿En dónde cantan los pájaros que cantan? No tengo pájaros en jaulas. No hay niños que los vendan. Cantan. El valle está muy lejos. Nada... Yo no sé dónde cantan los pájaros -cantan, cantanlos pájaros que cantan.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 13

“Poema de invierno” de Jorge Teillier El invierno trae caballos blancos que resbalan en la helada. Han encendido fuego para defender los huertos de la bruja blanca de la helada. Entre la blanca humareda se agita el cuidador. El perro entumecido amenaza desde su caseta al témpano flotante de la luna. Esta noche al niño se le perdonará que duerma tarde. En la casa los padres están de fiesta. Pero él abre las ventanas para ver a los enmascarados jinetes que lo esperan en el bosque y sabe que su destino será amar el olor humilde de los senderos nocturnos. El invierno trae aguardiente para el maquinista y el fogonero. Una estrella perdida tambalea como baliza. Cantos de soldados ebrios que vuelven tarde a sus cuarteles. En la casa ha empezado la fiesta. Pero el niño sabe que la fiesta está en otra parte, y mira por la ventana buscando a los desconocidos que pasará toda la vida tratando de encontrar. Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 14

“Tarde invernal” de George Trakl Cuando la nieve cae en las ventanas Suena, larga, la campana de la tarde, Muchos tienen la mesa preparada Y la casa está serena. Tantos que estaban de viaje Llegan a la puerta por oscura senda. Dorado florece el árbol de la gracia Desde la fresca sabia de la Tierra. Caminante, entra en silencio: Dolor petrificó el umbral. Resplandecen en su luz Sobre la mesa el pan y el vino.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 15

“Paisaje de invierno” de Basilio Sánchez Donde el agua se espesa, una palabra que se queda en los labios es un hilo de nieve. Donde la voz se pierde está el secreto de las manos del frío, de todas las pequeñas hojas cristalizadas. Una estrella oscilante se detiene para la intimidad de la vigilia. La calle está mojada, el paseante va pisando la luna bajo la indiferencia de los árboles, bajo la indiferencia de una noche que ahora mismo se ordena sobre las previsiones de sus lámparas. Como un faro en lo alto, la luz en la ventana de una mujer que duerme ilumina los ojos de otra mujer que, al borde de la cama, permanece despierta mientras crece la sombra de sus manos, su invisible soledad de otro mundo. La herida del invierno te ha llevado a creer. Para entrar en lo blanco, vas a necesitar el corazón. Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 16

“Aprovecha tus abriles” de Salvador Rueda Aprovecha tus abriles y ama al hombre que te quiera, mira que el invierno es largo y corta la primavera.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 17

“Llega el invierno” de José Emilio Pacheco Al lugar que fue nuestro llega el invierno y cruzan por el aire las bandadas que emigran. Después renacerá la primavera, revivirán las flores que sembraste. Pero en cambio nosotros ya nunca más veremos la casa entre la niebla.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 18

“Tarde de invierno” de Antonio Machado. Una tarde parda y fría de invierno. Los colegiales estudian. Monotonía de lluvia tras los cristales. Es la clase. En un cartel se representa a Caín fugitivo, y muerto Abel, junto a una mancha carmín. Con timbre sonoro y hueco truena el maestro, un anciano mal vestido, enjuto y seco, que lleva un libro en la mano. Y todo un coro infantil va cantando la lección; mil veces ciento, cien mil, mil veces mil, un millón. Una tarde parda y fría de invierno. Los colegiales estudian. Monotonía de la lluvia en los cristales.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 19

“Estamos en invierno, amor” de Luis López Anglada

Estamos en invierno, amor, y llueve, y en el corazón entra tanto frío como si lo invadiese un negro río de soledad que hasta la sangre bebe. En el espacio de tu sueño breve ¿entra la lluvia, amor? Negro y sombrío tu corazón, acaso, como el mío ni a despertar de su dormir se atreve. Tengo, amor, mucho frío y en mis venas se me han helado soledad y pena y el tiempo del dolor se vuelve eterno. Y tanto llueve, amor, y tanto duele que tengo miedo de que se me hiele hasta la misma pena en este invierno.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 20

“Fe de vida” de José Hierro Sé que el invierno está aquí, detrás de esa puerta. Sé que si ahora saliese fuera lo hallaría todo muerto, luchando por renacer. Sé que si busco una rama no la encontraré. Sé que si busco una mano que me salve del olvido no la encontraré Sé que si busco al que fui no lo encontraré. Pero estoy aquí. Me muevo, vivo. Me llamo José Hierro. Alegría. (Alegría que está caída a mis pies.) Nada en orden. Todo roto, a punto de ya no ser. Pero toco la alegría, porque aunque todo esté muerto yo aún estoy vivo y lo sé.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 21

“Invierno” de José Luis Hidalgo” Cuando me acerco hasta tu orilla, luz del invierno, me deshojas y el amarillo de mis frutos sufre desnudo por la sombra. Van por el cielo nubes grandes, celestes rocas misteriosas, mientras un pájaro abatido hiere la tarde y se desploma... Triste es la carne, triste el alma, triste la tierra oscura y roja. Bajo los árboles helados toda mi vida es una boca que ya no sabe de los zumos con que embriagaba su sed honda. Puedo morirme... Ya he sabido cómo se mueren otras rosas, cómo se ocultan en la nada todos los ramos de las frondas... Pero mi vida no es lo mismo, puede aún decir algunas cosas contemplando cómo tus dedos, luz del invierno, me deshojan.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 22

“Virgen del Camino” de Andrés Trapiello Estas noches de invierno hace frío en la casa, los techos son muy altos y las paredes viejas, cierran mal los balcones y la ventisca entra hasta la misma cama donde espero a que me venza el sueño y a que el sueño me arrebate de golpe el libro de las manos, y así, sobresaltado, me despierto en medio de las sombras. Y es entonces cuando comienzo un rito, un viejo rito íntimo, igual todas las noches: rezo un avemaría mentalmente. Durante muchos años esto me avergonzaba. Qué buscas, me decía, en oración tan simple. Eres un hombre ya, no crees mucho que el destino del hombre obedezca a unas leyes divinas ni que el orbe, engastado de estrellas en las ruedas del sol y de la luna sea maquinaria de un reloj, al que un ser bondadoso da cuerda cada noche en su vasto castillo, esa vieja mansión que Nietzsche llamó Nada y Bergson llamó Tiempo. Es tarde para ti, me digo. Déjale Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 23

esa oración a otros, a tus hijos tal vez, ignorantes aún de lo que sean las palabras antiguas del arcángel que anunciaron el Verbo y su silencio en misterioso griego, según cuenta San Lucas. No pienses otra cosa. Estás cansado. Ya es bastante de un día conocer su final y conocerlo en paz. Deja, pues, de rezar. Ese viático no puedes usurparlo, porque, di, ¿de qué te serviría? De qué sirve una llave de la que no sabemos a dónde pertenece?. Son razones que habré dicho mil veces, pero al llegar la noche, me acuerdo de otras noches y el frío de mis pies entre las sábanas es un frío de infancia, de internado, cuando oía a mi lado el dulce respirar en otras camas, y en el cristal la escarcha. Y al recordar aquellas ya lejanas noches de la meseta, tan largas, oscuras y sin fondo, recuerdo las palabras de los frailes: “La Virgen del Camino guiará vuestros pasos donde quiera que estéis: No dejéis de rezarle y el camino no será tan difícil. Será para vosotros linterna en alta mar o una noche de luna”. Y recuerdo que yo, para dormirme, imaginaba, acurrucado, debajo de las mantas que pesaban pero que calentaban poco, sin moverme siquiera de la parte más tibia que había caldeado con esfuerzo, incluso con mi aliento, imaginaba, digo, qué sería de mí, y qué lejanos mares habría de cruzar, qué extrañas tierras. Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 24

Otras veces pensaba si la muerte habría de llegarme como a aquél que labrando un buen día su viña, ni siquiera de recoger su manto tuvo tiempo, o en medio de una fiesta, o en el sueño. Al llegar a este punto recuerdo que temblaba y pensaba en mi Virgen, de modo que mis labios desgranaban aquel Ave María, gratia plena con el que yo me hacía un lecho de hojas secas, y luego me dormía para llegar muchos años después, a noches como ésta, noches frías de invierno donde a solas conmigo voy pensando y dejando en mi boca, una a una, las palabras antiguas de la Salutación, como si fueran el óbolo que habrá de franquearme los portales del manto hospitalario que unos llamaron Tiempo y otros llamaron Nada.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 25

“El invierno” de Ángel González El invierno de lunas anchas y pequeños días esta sobre nosotros. Hace tiempo yo era niño y nevaba mucho, mucho. Lo recuerdo viendo a la tierra negra que reposa, apenas por el hielo de un charco iluminada. Es increíble: pero todo esto que hoy es tierra dormida bajo el frío, será mañana, bajo el viento, trigo. Y rojas amapolas. Y sarmientos... Sin esperanza: la tierra de Castilla está esperando -crecen los ríoscon convencimiento.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 26

“Diciembre” de Susana March Si un día rompo a cantar, todo cantará conmigo. Esta mudez de los campos se rasgará con mi grito. Las nubes vagan sin prisa desnudándome el camino. ¡Qué desolado horizonte en este mes de los fríos! Hay un revuelo de escarcha sobre los jóvenes pinos. Diciembre levanta un cáliz de pájaros en exilio. Yo dormida, voy soñando dulces lares encendidos…

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 27

“En el invierno de París” de Nicolás Guillén

En el invierno de París La pasan mal Los sans-abris; La pasan mal Los sans-logis; La pasan mal los sans-nourri: La pasan mal En el invierno de París. En el invierno de París ¿Qué piensas tú, Sin un ami? ¿Qué piensas tú Solo en la rue? ¿Qué piensas tú De mí, de ti, Qué piensas tú En el invierno de París? En el invierno de París Viene el burgués (que ama la vie) Viene el burgués Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 28

Y exclama: Oui! Viene el burgués, Repite: Oui! Viene el burgués En el invierno de París En el invierno de París Nunca se vio Gente tan chic; Nunca se vio Tan fino esprit; Nunca se vio Là-bas o ici, Nunca se vio En el invierno de París. En el invierno de París Con calma pues Tendrás abris; Con calma pues Serás nourri; Con calma pues Se dice (on dit) Con calme pues En el invierno de París. En el invierno de París Vivir podrás Un mes así; Vivir podrás con lait, con lit; vivir podrás ya san souci; vivir podrás en el invierno de París.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 29

En el invierno de París… ¿Pero y después? Solo en la rue. ¿Pero y después? Sin un ami. ¿Pero y después? Ni lait ni lit. ¿Pero y después Sin el invierno de París?

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 30

“Habrá tenido un difícil invierno...” de Esther Zalarruki Habrá tenido un difícil invierno, pero al sol hoy reconoce el bienestar como aceite sobre sí y lo agradece. Palpa el suelo caliente. Piensa en darse al lomo de las cosas, a ciegas, para ver cómo es estar con ellas cuando nada crece ni decae. Rechaza los recuerdos suavemente, como a niños, como a niños les ordena el silencio. Oirá voces, se hará tarde, alguna imagen acudirá como un zarpazo, quizá los rostros que le quieren vivo, sentimientos como brotes o heladas, pero el sol sigue alto mientras dure este poema.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 31

“En invierno” de Pere Gimferrer

En invierno, la lluvia dulce en los parabrisas, las carreteras brillando hacia el océano, la viajera de los guantes rosa, oh mi desfallecido corazón, clavel en la solapa del smoking, muerto bajo el aullido de la noche insaciable, los lotos en la niebla, el erizo de mar al fondo del armario, el viento que recorre los pasillos y no se cansa de pronunciar tu nombre. Ella venía por la acera, desde el destello azul de Central Park. ¡Cómo me dolía el pecho sólo con verla pasar! Sonrisa de azucena, o jos de garza, mi amor, entre el humo del snack te veía pasar yo. ¡Oh música, oh juventud, oh bullicioso champán! (Y tu cuerpo como un blanco ramillete de azahar...) Los jardines del barrio residencial, rodeados de verjas, silenciosos, dorados, esperan. Con el viento que agita los visillos viene un suspiro de sirenas nevadas. Todas las noches, en el snack, mis ojos febrües la vieron pasar. Todo el inviemo que pasé en New York mis ojos la buscaban entre nieve y neón. Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 32

Las oficinas de los aeropuertos, con sus luces de clínica. El paraíso, los labios pintados, las uñas pintadas, la sonrisa, las rubias platino, los escotes, el mar verde y oscuro. Una espada en la helada tiniebla, un jazmín detenido en el tiempo. Así llega, como un áncora descendiendo entre luminosos arrecifes, la muerte. Se empañaban los cristales con el frío de New York. ¡Patinando en Central Park sería un cisne mi amor! Los asesinos llevan zapatos de charol. Fuman rubio, sonríen. Disparan. La orquesta tiene un saxo, un batería, un pianista. Los cantantes. Hay un número de strip-tease y un prestidigitador. Aquella noche llovía al salir. El cielo era de cobre y luz magnética.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 33

“El invierno ha llegado” de Vicente Huidobro El invierno ha llegado al llamado de alguien Y las miradas emigran hacia los calores conocidos Esta noche el viento arrastra sus chales de viento Tejed queridos pájaros míos un techo de cantos sobre las avenidas Oíd crepitar el arco iris mojado Bajo el peso de los pájaros se ha plegado La amargura teme a las intemperies Pero nos queda un poco de ceniza del ocaso Golondrinas de mi pecho qué mal hacéis Sacudiendo siempre ese abanico vegetal Seducciones de antesala en grado de aguardiente Alejemos en seguida el coche de las nieves Bebo lentamente tus miradas de justas calorías El salón se hincha con el vapor de las bocas Las miradas congeladas cuelgan de la lámpara Y hay moscas Sobre los suspiros petrificados Los ojos están llenos de un líquido viajero Y cada ojo tiene un perfume especial El silencio es una planta que brota al interior Si el corazón conserva su calefacción igual Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 34

Afuera se acerca el coche de las nieves Trayendo su termómetro de ultratumba Y me adormezco con el ruido del piano lunar Cuando se estrujan las nubes y cae la lluvia Cae Nieve con gusto a universo Cae Nieve que huele a mar Cae Nieve perfecta de los violines Cae La nieve sobre las mariposas Cae Nieve en copos de olores La nieve en tubo inconsistente Cae Nieve a paso de flor Nieva nieve sobre todos los rincones del tiempo Simiente de sonido de campanas Sobre los naufragios más lejanos Calentad vuestros suspiros en los bolsillos Que el cielo peina sus nubes antiguas Siguiendo los gestos de nuestras manos Lágrimas astrológicas sobre nuestras miserias Y sobre la cabeza del patriarca guardián del frío El cielo emblanquece nuestra atmósfera Entre las palabras heladas a medio camino Ahora que el patriarca se ha dormido La nieve se desliza se desliza se desliza Desde su barba pulida Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 35

“Sol de invierno” de Antonio Machado Es mediodía. Un parque. Invierno. Blancas sendas; simétricos montículos y ramas esqueléticas. Bajo el invernadero, naranjos en maceta, y en su tonel, pintado de verde, la palmera. Un viejecillo dice, para su capa vieja: «¡El sol, esta hermosura de sol!...» Los niños juegan. El agua de la fuente resbala, corre y sueña lamiendo, casi muda, la verdinosa piedra.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 36

“Cuando el frío” de Paz Díez Taboada Es en el alto invierno..., cuando el frío se ensaña, cuando oigo por la radio “¡Ojo a la carretera!, ha nevado en Segovia, se han cerrado San Glorio, El Escudo, El Madero..., por supuesto, En Valira...”. En la televisión, postales invernales: carretera de Burgos a Vitoria, nevada; en Teruel y Albacete, el frío de costumbre, pero nevó en Altea..., ¡son palabras mayores! Es en el alto invierno cuando cojo la pluma y emborrono las páginas de los viejos cuadernos. Cuando duermen las rosas, hago yo mi rotundo ensayo general para la muerte.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 37

“Buen tiempo, mal tiempo” de Kostantin Kavafis Me alegra que se vaya el invierno con sus nieblas, temporales y frío. La primavera entra en mí, oh alegría verdadera. La risa es como un rayo de sol, todo de oro puro, no hay otro jardín como el del amor, el calor de la canción derrite todas las nieves. Que agradable cuando la primavera siembra de flores las verdes campiñas. Pero si tienes el corazón herido es como si llegara el invierno. La tristeza puede empañar el mas brillante de los soles; si estás apenado, Mayo parecerá Diciembre, porque las lágrimas son tan frías como la nieve. Versión de Miguel Castillo Didier

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 38

“La nieve está en mi corazón” de Julio Llamazares La nieve está en mi corazón como el silencio en las habitaciones de los balnearios: densa y profunda, indestructible. La nieve está en mi corazón como la hiedra de la muerte en las habitaciones donde nacimos. Y el tiempo huye de mí con un crujido dulce de zarzales. Nieva implacablemente sobre los páramos de mi memoria. Es ya noche entre los blancos cercados. Cuando amanezca, será ya siempre invierno.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 39

“Mi memoria es la memoria de la nieve” de Julio Llamazares Mi memoria es la memoria de la nieve. Mi corazón está blanco como un campo de urces. En labios amarillos la negación florece. Pero existe un nogal donde habita el invierno. Un lejano nogal, doblado sobre el agua, a donde acuden a morir los guerreros más viejos. En un mismo exterior se deshacen los días y la desolación corroe los signos del suicidio: globos entre las ramas del silencio y un animal sin nombre que se espesa en mi rostro.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 40

“Jaculatoria a la nieve” de Amado Nervo

¡Qué milagrosa es la Naturaleza! Pues, ¿no da luz la nieve? Inmaculada y misteriosa, trémula y callada, paréceme que mudamente reza al caer… ¡Oh nevada!: tu ingrávida y glacial eucaristía hoy del pecado de vivir me absuelva y haga que, como tú, mi alma se vuelva fúlgida, blanca, silenciosa y fría.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 41

“El soldado y la nieve” de Miguel Hernández

Diciembre ha congelado su aliento de dos filos, y lo resopla desde los cielos congelados, como una llama seca desarrollada en hilos, como una larga ruina que ataca a los soldados. Nieve donde el caballo que impone sus pisadas es una soledad de galopante luto. Nieve de uñas cernidas, de garras derribadas, de celeste maldad, de desprecio absoluto. Muerde, tala, traspasa como un tremendo hachazo, con un hacha de mármol encarnizado y leve. Desciende, se derrama como un deshecho abrazo de precipicios y alas, de soledad y nieve. Esta agresión que parte del centro del invierno, hambre cruda, cansada de tener hambre y frío, amenaza al desnudo con un rencor eterno, blanco, mortal, hambriento, silencioso, sombrío. Quiere aplacar las fraguas, los odios, las hogueras, Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 42

quiere cegar los mares, sepultar los amores: y se va elevando lentas y diáfanas barreras, estatuas silenciosas y vidrios agresores.

Que se derrame a chorros el corazón de lana de tantos almacenes y talleres textiles, para cubrir los cuerpos que queman la mañana con la voz, la mirada, los pies y los fusiles. Ropa para los cuerpos que pueden ir desnudos, que pueden ir vestidos de escarchas y de hielos: de piedra enjuta contra los picotazos rudos, las mordeduras pálidas y los pálidos vuelos. Ropa para los cuerpos que rechazan callados los ataques más blancos con los huesos más rojos. Porque tienen el hueso solar estos soldados, y porque son hogueras con pisadas, con ojos. La frialdad se abalanza, la muerte se deshoja, el clamor que no suena, pero que escucho, llueve. Sobre la nieve blanca, la vida roja y roja hace la nieve cálida, siembra fuego en la nieve. Tan decididamente son el cristal de roca que sólo el fuego, sólo la llama cristaliza, que atacan con el pómulo nevado, con la boca, y vuelven cuanto atacan recuerdos de ceniza.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 43

“Noche y nieve” de José Emilio Pacheco

Me asomé a la ventana y en lugar de jardín hallé la noche enteramente constelada de nieve La nieve hace tangible el silencio y es el desplome de la luz y se apaga La nieve no quiere decir nada: Es sólo una pregunta que deja caer millones de signos de interrogación sobre el mundo

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 44

“Alto en el bosque en una noche de invierno” de Robert Frost Me imagino de quién son estos bosques. Pero en el pueblo su casa se encuentra; no me verá parada en este sitio, ante sus bosques cubiertos de nieve. Mi pequeño caballo encuentra insólito parar aquí, sin ninguna alquería entre el halado lago y estos bosques, en la noche más lóbrega del año. Las campanillas del arnés sacude como si presintiera que ocurre algo… Sólo se oye otro son: el sigiloso paso del viento entre los copos blandos. ¡Qué bellos son los bosques, y sombríos! Pero tengo promesas que cumplir, y andar mucho camino sin dormir, y andar mucho camino sin dormir.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 45

“Piso la primera nieve” de Serguei Esenin

Piso la primera nieve, llevo en el corazón lirios de nuevas fuerzas. La tarde encendió en mi camino la vela azul de una estrella. ¿Eso es luz o acaso tinieblas? ¿Es el viento quien canta o un gallo? Tal vez eso no sea nieve, sino cisnes posados en el prado. ¡Eres bella, lisura blanca! El frío me calienta la sangre. Quisiera apretar contra el cuerpo los pechos desnudos de las hayas. ¡Embrollo silvestre, arboleda! ¡Goce de mieses nevadas! Siento ganas de atraer hacia mí las caderas leñosas de una mata. Traducción de José Fernández Sánchez.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 46

“Sopla, viento invernal” de William Shakespeare

Sopla, viento invernal, pues daño nunca harás como la ingratitud. Tu diente es menos cruel, porque nadie te ve, por rudo que seas tú. ¡Eh, oh! ¡Eh, oh, el verde del bosque! Amor es ceguera; amigos, traiciones. ¡Eh, oh, el bosque! Es vida y es goce. Hiela, aire glacial, pues no podrás cortar como lo hace el olvido. Puedes el agua herir, mas no eres tan hostil como el pérfido amigo. ¡Eh, oh! ¡Eh, oh, el verde del bosque! Amor es ceguera; amigos, traiciones. ¡Eh, oh, el bosque! Es vida y es goce.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 47

“Himno de invierno” de Pere Gimferrer Con la niebla en los tilos llega el olor de manzanas, todo lo que guardó la nieve en su membrillo: solemne, el hálito de los copos en la luz crepuscular, alegoría temerosa del amanecer de la muerte. Será muy clara: un cielo deslumbrante, espacios del descuartizamiento de las estrellas y los escollos, todo ese lavado de la luz que, ahora, presiente el momento de la servidumbre y del férreo nublado. Será muy clara: espumas y escarchas, polvareda de tiza en un mediodía de corazas encendidas, la cuadriga de púrpura del pabellón resplandeciente. Será muy clara: el oro de viejas roderas en las veredas trilladas, moneda de la luz, moneda del recuerdo que tantas manos pulen, plegaria del cobre y el joyel oxidado. Así nos afila, en los bordes de la tarde, la ciega orfebrería del invierno, la borrasca que atormenta los ojos extraviados en el cielo. Ayer apenas fue jornada de agua, hoy de granizo, mañana de fuego. Revoloteando, la nieve nos promete hogueras y de la brasa enjuta ha de nacer el destello del hielo. Guarecidos, veremos el bosque del temor y el canto de los pájaros muertos dirá muestro destino. Traducción de Octavio Paz Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 48

“Elegía para la llegada del invierno” de Tristán Tzara Amada, (escucha) se quejan los chopos porque te estás yendo y yo pienso: que no tengas frío Abrígate bien, llévate libros para leer (Encontrarás una noche una azucena marchita) Sé cómo será; (comedia) me llevaré un pañuelo limpio para llorarme todo el dolor -y para toser por resfriado Después la extenderé al viento cuando estés lejos -pensamiento honrado y pensaré en el tiempo de otrora buscando en la calle otra muchacha Piénsatelo; allá tal vez nadie te esperará y llorarás, tendrás remordimientos, la vida es triste es triste Recordarás siempre el ondear del pañuelo que desatará un viento cruel sobre tu jardín vaciando los senderos, desarraigando el pensamiento casero Escucha mis consejos cuerdos Quédate junto a la mesa callada y sigue cosiendo No has acabado aún el vestido de seda Escucha mis consejos cuerdos.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 49

Amada, llega el invierno y tú estás yéndote y el caballo viejo y podrido en el jardín ya no tiene crines ni orejas; yo espero la luna llena para cabalgar sobre él y correr detrás de ti, luz (Entiendes...) Versión de Darie Novácenau

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 50

“Oda al Invierno” de Jorge Eduardo Eielson

El invierno es todo frutas y linternas Olvidadas y esqueletos santos de palomas En el bosque. El invierno besa, enamorado, Los labios gloriosos de la vid con sus labios De granizo, y se duerme sobre ella. El invierno puede venir un día, blandamente, Por el valle y, cual un fósforo en la mano, Llevarse una vida a su ciudad como un ladrón. El invierno enjoya al hombre tristemente, El invierno lava tumbas de monarcas Y mendigos, y corona el áureo y viejo otoño Con un rayo de ceniza en la cabeza. Respetad Al invierno, la antigüedad de sus plantas, Su cetro de rocío en la espesura; respetad Los rostros eternos de los árboles y el viento En su dominio, cuando cesa todo en torno Y él se inclina, carcomido y sonoro, como un piano En un estanque o como un muerto en una tumba. Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 51

“En invernales horas” de Rubén Darío

En invernales horas, mirad a Carolina. Medio apelotonada, descansa en el sillón, envuelta con su abrigo de marta cibelina y no lejos del fuego que brilla en el salón . El fino angora blanco junto a ella se reclina, rozando con su pico la falda de Alençón, no lejos de las jarras de porcelana china que medio oculta un biombo de seda del Japón. Con sus sutiles filtros la invade un dulce sueño; entro, sin hacer ruido; dejo mi abrigo gris; voy a besar su rostro rosado y halagüeño como una rosa roja que fuera flor de lis; abre los ojos; mírame con su mirar risueño y en tanto cae la nieve del cielo de París.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 52

“Frío como en invierno” de Benjamín Prado Estamos en invierno y esto es Roma y tú no estás. Yo voy de un lado a otro de tu nombre, lo mismo que un oso en una jaula; marco un número; pongo la radio, escucho una canción de Patti Smith dar vueltas dentro de Patti Smith igual que un gato en una lavadora. Estamos en invierno y yo busco cuchillos; miro la calle; pienso en Pasolini; coges una naranja con mi mano. Y esto es Roma. La nieve convierte la ciudad en una parte del cielo, ilumina la noche, deja sobre las casas su ángel multiplicado. Y tu no estás. Yo cierro una ventana, miro el televisor,

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 53

leo a Ungaretti, pienso la distancia es azul, yo soy lo único que hay entre tú y este frío Estamos en invierno y esta ciudad no es Roma ni ninguna otra parte. Miro atrás has cerrado los ojos y sueñas con un bosque; de repente alargas una mano, Buscas una manzana que está en el otro lado de la mujer dormida... Mientras, yo odio este mundo fría como el infierno y el cansancio que caza lentamente mis ojos; odio al lobo que has puesto en la palabra noche y la forma en que llenas la habitación vacia. Odio lo que veré desde hoy y para siempre: tus pisadas en la nieve de Roma, donde nunca has estado.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 54

“Usted, invierno” de Sergio García Terrés (Imitación de Charles d'Orleans) Usted, Invierno, poca cosa es: un viejo gris, mal encarado. ¡Cuánto mejor transita por el prado la Primavera, que vendrá después trayendo con amor, a su gentil costado, abril y mayo, mes tras mes! Esa fuente de luz nos adereza campos, bosques y flores, y les añade sin cesar colores, dócil al fiat de la Naturaleza. Usted, en cambio, nieva, llueve, sopla vientos helados y granizo. Invierno, seré breve: Pues el tiempo deshizo con sus vientos, sus lluvias y su nieve, el diablo que lo quiso se lo lleve.

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 55

El IES “LA SERNA” de Fuenlabrada en una imagen invernal

Blog de “Lengua y Literatura” del IES “LA SERNA” de Fuenlabrada (Madrid) Página 56


`POEMAS PARA EL INVIERNO