Issuu on Google+

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

Pero ¿qué dice?

6/7/11

10:14 AM

Page 1

#46341

El dinero habla, pero 多que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Page 2

#46341

El dinero habla, pero 多que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

O. S. HAWKINS Traducido por Norma Armengol

EDITORIAL MUNDO HISPANO

Page 3

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Editorial Mundo Hispano

7000 Alabama Street, El Paso, Texas 79904, EE. UU. de A. www.EditorialMundoHispano.org

Nuestra pasión: Comunicar el mensaje de Jesucristo y facilitar la formación de discípulos por medios impresos y electrónicos.

El dinero habla, ¿pero qué dice? © Copyright 2011, Editorial Mundo Hispano. 7000 Alabama Street, El Paso, Texas 79904, Estados Unidos de América. Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción o transmisión total o parcial, por cualquier medio, sin el permiso escrito de los publicadores.

Publicado originalmente en inglés por Annuity Board of the Southern Baptist Convention bajo el título Money talks… but what is it really saying? © Copyright 1999 por O. S. Hawkins. A menos que se indique lo contrario, las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina-Valera Actualizada, edición 2006, Editorial Mundo Hispano. Usada con permiso.

Editores: Exequiel San Martín, Alicia Zorzoli Diseño de la cubierta: Jorge Rodríguez Diseño de páginas: Carlos Santiesteban Jr. Primera edición: 2011 Clasificación Decimal Dewey: 248 Tema: Mayordomía, dinero ISBN: 978-0-311- 46341-1 EMH Núm.: 0-311-46341-X 2.5 M 5 11

Impreso en Colombia Printed in Colombia

Page 4

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Dedicado a

Gene Smyers Él estuvo conmigo el día que fui salvo y me enseñó más de lo que jamás yo podría decir con palabras. Toda decisión importante que he tomado en la vida ha sido con su sabio consejo. Este fiel mayordomo de sus recursos y también del evangelio es un verdadero amigo y es “más fiel que un hermano”.

8

Page 5

#46341

El dinero habla, pero 多que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Page 6

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Contenido Introducción............................................................................................. 9

Fijar la norma de la mayordomía ........................................................ 11

Una ofrenda que honra a Dios............................................................ 21

Curso básico de economía ................................................................... 31 Asalto sin armas .................................................................................... 37

Su dinero habla… ¿qué dice? .............................................................. 49 Señor, hazlo otra vez............................................................................. 63

Mitos modernos acerca del dinero ..................................................... 73 Para un tiempo como este.................................................................... 81

Page 7

#46341

El dinero habla, pero 多que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Page 8

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Introducción

La mayoría de las personas se benefician al leer biografías de grandes hombres y mujeres de la historia. ¿Qué si a usted se le diera la tarea de escribir la biografía de una persona que nunca ha conocido? Su tarea requeriría que investigue la vida del individuo, acumule todo tipo de materiales, entreviste a varias personas que lo conocieron, examine la genealogía de su familia y otras labores similares. Pero si su tarea estuviera limitada a una sola área de información de la vida de la persona para escribir la biografía, ¿cuál escogería? ¿La historia de la familia? ¿La genealogía de la familia? En una ocasión escuché a una persona contestar esta pregunta diciendo: “Si se me limitara a un área de información para escribir la biografía, ¡solicitaría examinar su chequera!”. Efectivamente, nuestros cheques cancelados dicen muchísimo acerca de lo que realmente pensamos que es importante en la vida. Sí, ¡el dinero habla! Al poner estas palabras en papel, estoy consciente de que escribir acerca del dinero es un tema delicado. Existe una empresa de agentes de bolsa que llegó a adquirir prestigio por medio de una campaña de publicidad que sugería que cuando ellos hablaban “todos escuchaban”. ¿Por qué, entonces, cuando el ministro habla acerca del dinero todos dejan de escuchar? La Biblia tiene un plan de mayordomía para nuestra vida que es mejor que todos los negocios de corretaje de Wall Street juntos. Algunos dicen: “Bueno, si el dinero habla, no tiene mucho que decirme a mí”. Otros comentan: “Si el dinero habla, como algunos 9

Page 9

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

10

El dinero habla, pero ¿qué dice?

6/7/11

10:14 AM

dicen, a la mayoría de nosotros nos dice ¡adiós!”. Pero el dinero es una reflexión tan evidente de lo que somos interiormente que nuestro Señor Jesucristo habló frecuentemente acerca del tema. Más de una tercera parte de sus 38 parábolas tienen que ver con el hecho de cómo manejamos nuestras posesiones. Uno de cada seis versículos en los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas habla acerca del uso apropiado de los bienes materiales. El Señor Jesucristo dice que la manera como obtenemos, guardamos y damos nuestro dinero es un buen indicador de nuestro progreso espiritual. A medida que recorramos juntos cada capítulo de este libro, seguiremos escuchando a nuestro Señor afirmar que el dinero habla y que dice mucho acerca de lo que cada uno de nosotros piensa y cuáles asuntos ocupan el lugar principal de las listas de prioridades de la vida. ¿Qué de sus cheques cancelados? ¿Qué dicen acerca de lo que es realmente importante en su vida? Sí, el dinero habla... pero ¿qué dice acerca de cuánto es suficiente?

Page 10

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Capítulo 1

Fijar la norma de la mayordomía

E

Proverbios 3:9, 10

xisten muchos pastores y muchas iglesias que evitan como la peste hablar acerca del tema de la mayordomía. De hecho, muchos gurús de iglesias modernas aconsejan a los pastores que no hablen acerca del dinero o de la mayordomía. A mí esto me parece muy absurdo, ya que nuestro Señor habló del tema en la tercera parte de sus parábolas. En las iglesias que he tenido el privilegio de pastorear no nos disculpábamos al retarnos unos a los otros en el campo de la mayordomía; eso constituía una parte importante de nuestro desarrollo y crecimiento espiritual. En nuestra cultura actual el dinero nos consume. Nuestras iglesias están llenas de planificadores financieros, banqueros, corredores de bolsa, administradores de dinero, inversionistas, contadores, abogados, y todo tipo de hombres y mujeres que constantemente dan asesoramiento financiero. ¿Le gustaría recibir gratuitamente asesoría de un hombre reconocido mundialmente como uno de los más ricos, exitosos y más sabios que jamás ha vivido? Este hombre en particular “escribió el libro” relacionado con el comercio internacional. En realidad, se dijo de él: “Dios [le] dio… sabiduría, gran entendimiento y amplitud de corazón, como la arena que está a la orilla del mar… [Su] sabiduría… sobrepasaba la de todos los orientales y toda la sabiduría de los egipcios. Él fue el más sabio de todos los hombres: más que Eitán el ezrajita y que Hemán, Calcol y Darda, hijos de Majol. Su nombre llegó a ser conocido en todas las naciones de alrededor… [Él] 11

Page 11

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

12

6/7/11

10:14 AM

El dinero habla, pero ¿qué dice?

compuso 3.000 proverbios y 1.005 poemas” (1 Reyes 4:29-32). ¿Su nombre? Salomón. Escuche su consejo acerca de la administración del dinero. “Honra al SEÑOR con tus riquezas y con las primicias de todos tus frutos. Así tus graneros estarán llenos con abundancia, y tus lagares rebosarán de vino nuevo” (Proverbios 3:9, 10). Aunque pueda parecer irrazonable, generalmente nuestras finanzas marcan la posición de nuestro peregrinaje espiritual. No estamos más allá en nuestro caminar con el Señor del punto en el que aprendemos a confiar en él con nuestro diezmo. Existen muchas preguntas relacionadas con la mayordomía. ¿Cómo podemos darnos el lujo de devolverle a Dios la décima parte de nuestros ingresos si apenas nos alcanza? ¿Cuánto debemos dar? Hay cuatro preguntas que cada creyente debe hacerse concerniente a la mayordomía: (1) ¿Cuál es el propósito de mi mayordomía? (2) ¿Cuál es el producto de mi mayordomía? (3) ¿Cuál es la prioridad de mi mayordomía? (4) ¿Cuál es la promesa de mi mayordomía? Veamos cada una: 1. ¿Cuál es el propósito de mi mayordomía? Honra al SEÑOR…, Proverbios 3:9, 10

8

¿Cuál es el propósito de pasar el platillo para que coloquemos en él nuestra ofrenda durante el culto de adoración? Fíjese en las primeras tres palabras del versículo: “Honra al Señor”. Esta debe ser nuestra única y más importante meta en la vida: honrar a Dios. Siempre es bueno examinar nuestra motivación, nuestro propósito en cuanto a los asuntos de la vida. Honrar a Dios debe ser nuestro motivo principal en todo lo que hacemos, ya sea en nuestro matrimonio, nuestra vida social, nuestro negocio, o cualquier otra área. ¿Cuál es el propósito de nuestra mayordomía? Muchos son motivados por un sentimiento de culpa. Es decir, dan porque piensan que deben hacerlo. Otros son dadores rencorosos. Es decir, dan porque tienen que hacerlo. El Nuevo Testamento nos enseña a ser dadores generosos, ¡damos por amor y con un corazón agradecido porque así queremos hacerlo! La palabra hebrea para “honra” es muy ilustrativa. ¿Qué significa

Page 12

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Fijar la norma de la mayordomía

13

cuando se nos exhorta a “honrar a Dios”? Esta palabra se usa frecuentemente para describir el concepto de sujetar con algo pesado. Por ejemplo, un rey es sujetado con todos los accesorios de la realeza: la corona, el manto real, la cola del manto, el cetro, el medallón. Cuando honramos a Dios significa que lo sujetamos. ¡Lo coronamos Señor! Decir que honramos a Dios significa que le damos a él su lugar legítimo en nuestra vida. ¡Él es Señor! Entonces, ¿cuál es el propósito de la mayordomía? ¿Es un tipo de amuleto como la pata del conejo? ¿Tiene que ver con dar para que pueda recibir, como muchos enseñan? ¿Tiene que ver con alguna disciplina del Antiguo Testamento que me mantiene atado a la ley? Nuestro propósito en relación con la mayordomía tiene que ver con honrar a Dios mostrando fe en él. No somos más que mayordomos pasando por este mundo. Dentro de cincuenta años, todas sus pertenencias estarán a nombre de alguien más. Cincuenta años atrás, lo que ahora está a su nombre estaba a nombre de otra persona: su propiedad, su casa, sus posesiones. Cuando llegó al mundo lo hizo desnudo y sin un centavo, y se irá de la misma forma. En realidad, no somos dueños de ninguna cosa. Somos simples mayordomos. Por lo tanto, es imperativo que honremos a Dios con nuestras posesiones. Este es el propósito de la mayordomía. Dios hace una declaración increíble en 1 Samuel 2:30 cuando dice: “Yo honraré a los que me honran”. ¿Cuál es el propósito de nuestra mayordomía? ¡Es honrar a Dios! 2. ¿Cuál es el producto de mi mayordomía? …con tus riquezas…, Proverbios 3:9, 10

8

Hemos de honrar a Dios. Pero ¿con qué? Con nuestras posesiones, nuestro dinero, nuestra riqueza. Tome nota de que el producto de nuestra mayordomía no es solo nuestro tiempo. No es simplemente nuestros talentos. No es esto lo que Salomón está diciendo. Aquí habla específicamente de nuestro tesoro. Algunos de nosotros vivimos como si nuestra vida fuera el pasillo de un hotel con una habitación tras otra. Conforme Dios camina por el pasillo, él ve la sala familiar con la puerta

Page 13

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

14

El dinero habla, pero ¿qué dice?

6/7/11

10:14 AM

abierta para que él entre. Ve nuestra sala de recreo, nuestra sala de trabajo, nuestra sala de ejercicios, nuestra oficina, y todas están abiertas para él. Pero en muchas vidas, cuando se trata de la habitación donde tenemos nuestras posesiones —nuestro dinero— él ve un letrero en la puerta que dice: “No molestar”. ¿Cuál es la única cosa que tiene la tendencia a dominar y dictar nuestra vida? ¡El dinero! De hecho, Dios dice en 1 Timoteo 6:10 que “el amor al dinero es raíz de todos los males”. La política del gobierno y nuestro propio estilo de vida nos tienden una trampa y nos hacen pensar que la respuesta a todos nuestros males es el dinero. ¿Cuántas veces hemos preguntado a alguna persona cómo le iba, y recibido como respuesta que todo estaba bien y que no tenía problemas que el dinero no pudiera solucionar? Por lo tanto, el Señor indica un área de nuestra vida que nos dice más acerca de nuestra condición espiritual que cualquier otra. Dios dice que son nuestras riquezas; por consiguiente, Salomón dice: “Honra al SEÑOR con tus riquezas”. Es bueno tener cosas que el dinero puede comprar. Sin embargo, existe algo mejor. Es tener lo que el dinero no puede comprar. Hace algún tiempo tuvimos una experiencia nueva en nuestra familia. Wendy, nuestra hija mayor, recibió un anillo de compromiso. Eso me hizo recordar el anillo que yo le di a su mamá. Yo era un estudiante y solo podía comprar un anillo pequeño. Recuerdo que el vendedor me hizo una oferta muy especial porque el anillo tenía una mancha de carbono en medio. Hasta hoy me daría vergüenza que ella supiera cuánto pagué por él. Sin embargo, ese anillo simbolizaba el enorme amor que le tenía, como también la certeza de que Dios nos había unido. Más o menos al mismo tiempo, un amigo mío de la universidad le dio a su prometida uno de los anillos de diamantes más grande y hermoso que jamás había visto, y costó miles de dólares. La tragedia fue que el matrimonio no duró ni un año. El dinero puede comparar muchas cosas. Puede comprar casas de mucho valor, pero todo el dinero en el mundo no puede transformar una casa en un hogar. Lo que realmente es importante no es lo que el dinero puede comprar, sino lo que no puede comprar. Aunque muchos deseamos honrar a Dios con nuestra vida, nunca

Page 14

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Fijar la norma de la mayordomía

15

pensamos en honrarle con nuestras riquezas. ¿Cómo podemos hacerlo? Hay tres maneras de honrarlo con nuestras riquezas. Primero, honramos a Dios con la manera como las obtenemos. Algunas personas adquieren su riqueza en formas que deshonran a Dios. Segundo, también podemos honrar, o deshonrar, a Dios con la manera como las acumulamos. El Señor Jesucristo dijo en Mateo 6:19: “No acumuléis para vosotros tesoros en la tierra…”. Muchos acumulan sus riquezas. Muchos hasta hacen arreglos para acumularlas y guardarlas aun después de que han muerto. No es coincidencia que nuestra última voluntad se llame “testamento” o “testimonio”. Es la última oportunidad que tenemos de dar testimonio al mundo de lo que realmente era importante para nosotros. Algún día alguien lo leerá y contará lo que realmente manteníamos en nuestro corazón. Con razón Jesús dijo: “Porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón” (Mateo 6:21). Santiago habló de un hombre que “amontonó” riquezas (Santiago 5:3). En el capítulo 4 de este libro veremos que la riqueza acumulada no produce gozo. Algunas personas reciben mensualmente informes de sus inversiones, de sus cheques y de sus ahorros. Pero no importa cuánto tengamos, siempre deseamos tener un poco más. Cuando empezamos a amar el dinero, este deja de bendecirnos y comienza a maldecirnos. Por eso Salomón dijo: “Honra al SEÑOR con tus riquezas”. Dios está tan interesado en cómo guardamos nuestra riqueza así como lo está en cómo la logramos. Susie y yo no tenemos muchas posesiones después de un cuarto de siglo de matrimonio. Hemos invertido en el banco del cielo. Muchos de los ahorros de nuestros primeros veinticinco años de matrimonio están en el auditorio en Fort Lauderdale, Florida, donde cientos de personas llegaron a conocer a Cristo cada año y se han enviado docenas de misioneros. Nuestras hijas saben que no van a heredar mucho de nosotros. Mi plan es dejarles algo mucho más importante que una pila de dinero para acumular, guardar o aun desperdiciar. Hemos buscado enseñarles la importancia de acumular tesoros en el cielo. ¿Por qué? Porque nuestro corazón siempre sigue a nuestro tesoro (Mateo 6:21). Si esperamos hasta tener el deseo de ofrendar nunca lo haremos. El hombre natural quiere

Page 15

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

16

6/7/11

10:14 AM

El dinero habla, pero ¿qué dice?

guardar. Por eso Salomón nos da un consejo sabio cuando dice que hemos de honrar a Dios con nuestras riquezas. Y, tercero, honramos a Dios no solo con la manera como obtenemos y acumulamos nuestro dinero, sino también con la manera como lo damos. Somos mayordomos de las bendiciones de Dios. Cómo damos es de vital importancia. El Señor Jesús está aún “sentado frente al arca del tesoro” (Marcos 12:41) para ver cómo su pueblo da. Un día estaré frente a este gran Dios. Él no me va a decir: “Déjame ver tu Biblia”. Para ser honesto, no hay ni una página en mi Biblia que no esté marcada y llena de anotaciones. Él no me va a mirar y preguntarme: “¿Está toda tu Biblia marcada?”. Tampoco va a decir: “Déjame ver tu libreta de sermones. ¿Están tus notas allí?”. Ni creo que me pregunte por mi diario de oración. Quizás algunos estén sorprendidos por esto. Pero realmente, pienso que Dios me va a decir: “Permíteme ver tu chequera, quiero ver los cheques cancelados”. ¿Por qué? Porque la forma como usamos lo que él nos da nos dice dónde está nuestro corazón. Jesús dijo: “Porque donde está tu tesoro, allí también estará tu corazón” (Mateo 6:21). Este es el propósito y el producto de nuestra mayordomía. La manera como manejamos nuestra riqueza es una reflexión de lo que está en nuestro interior y nuestro Señor Jesucristo lo mencionó en uno de cada tres de sus sermones y parábolas registradas en la Biblia. 3. ¿Cuál es la prioridad de mi mayordomía? …con las primicias de todos tus frutos…, Proverbios 3:9, 10

8

Observe que Salomón es específico al mencionar la porción de nuestras riquezas con las que hemos de honrar a Dios. La llama las “primicias”. Los israelitas trajeron las primicias de toda su cosecha a Dios a fin de reconocer que él era el dueño verdadero de la tierra. Dios dijo: “La tierra no se venderá a perpetuidad, pues la tierra es mía; porque vosotros sois para mí como forasteros y advenedizos” (Levítico 25:23). Dios es el dueño de Israel hoy, y por su gracia, Israel es el inquilino. Así que, cuando trajeron las primicias de sus frutos, estaban honrando a Yavé. ¿Debemos hacer nosotros menos?

Page 16

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Fijar la norma de la mayordomía

17

La primera porción de todo lo que poseemos debe ser apartado para el uso de Dios. El Antiguo y el Nuevo Testamento se refieren a esa porción como el diezmo, la décima parte de nuestros ingresos. El Nuevo Testamento se caracteriza por la libertad. Pero la libertad no anula la validez del diezmo. La nota de Lucas 11:42 en la Biblia de Estudio Siglo XXI dice: “La práctica de diezmar es solo el punto de partida donde empieza la mayordomía cristiana, no donde termina. Dios no quiere que demos menos del diezmo, pero puede querer que demos más por medio de su gracia”. Personalmente, nunca he sentido que debo dar menos de lo que los judíos dieron bajo la dispensación de la ley. Por lo tanto, dar el diezmo es solo el punto de partida, las primicias. En su estilo característico, el doctor W. A. Criswell amplía este punto así: “Quinientos años antes de que la ley fuera dada, Abram dio el diezmo a Melquisedec, sacerdote del Dios Altísimo. El diezmo es el fundamento que apoyó la adoración de los israelitas durante la dispensación de la ley. Fue en esa época que el Señor Jesús vivió aquí en la tierra. Fue él quien indicó que debíamos diezmar (Mateo 23:23). En esta dispensación en la que usted y yo vivimos, es el Señor Jesucristo quien recibe nuestros diezmos, aunque son manos humanas las que los recogen en la congregación. Hebreos 7:8 dice: ‘Aquí, hombres que mueren reciben los diezmos, mientras que allí los recibe aquel acerca de quien se ha dado testimonio de que vive’. Estamos conscientes de que, cada vez que se recibe una ofrenda en la iglesia, aunque son ‘hombres que mueren’ los que sirven como ujieres para recibir la ofrenda, es el mismo Señor Jesucristo quien la está recibiendo”. ¿Cuál es la prioridad de nuestra mayordomía? Hemos de honrar a Dios. ¿Con qué? Con nuestras riquezas. ¿Y con qué porción? Las primicias. Recuerdo muy bien el día en que mi pastor, W. Fred Swank, me enseñó esta verdad. Yo estudiaba en el Seminario Southwestern y servía como asistente del pastor en la Iglesia Bautista Sagamore Hill en Fort Worth, Texas. Estaba a punto de casarme cuando, cierto día, el doctor Swank me llamó a su oficina. Él era conocido por ser espontáneo y directo. Dijo: —Hijo, tus ofrendas han sido un poco esporádicas. Desde ese momento supe que estaba por aprender una lección. A los que éramos “sus muchachos” ¡nunca nos perdonaba nada!

Page 17

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

18

El dinero habla, pero ¿qué dice?

6/7/11

10:14 AM

Rápidamente respondí: —Pastor, estoy tratando de diezmar, pero cuando llego al fin del mes parece que nunca tengo suficiente. Se me quedó mirando y dijo: —Debemos honrar a Dios con nuestras riquezas, con las primicias de todos nuestros frutos. Ahora, déjame ver tu chequera. Con mucha vergüenza se la di. Y me hizo otra pregunta: —¿Qué es el fruto? —Todo lo que uno gana —respondí prontamente. Él preguntó: —¿Qué significa primero? —Primero significa primero, lo que está al principio. —Entonces, cuando deposites tu cheque cada quincena, asegúrate de hoy en adelante de que el primer cheque que escribas sea el diezmo del Señor, las primicias de todos tus frutos —dijo él. Continuó explicando que dar es un acto de fe y me enseñó el significado de Proverbios 3:5 y 6, que dice: “Confía en el SEÑOR con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus sendas”. Desde ese día nunca he depositado un cheque de salario sin después escribir el primer cheque “para el Señor”, las primicias. Hace muchos años, Susie y yo descubrimos el gozo de dar mucho más allá de nuestro diezmo cada año de nuestro matrimonio. Lo hicimos tuviéramos poco o mucho. Lo hicimos cuando teníamos dificultades como una familia joven. Y ahora, cuando tenemos la responsabilidad de pagar matrículas para la escuela, estudios universitarios y bodas, todavía somos bendecidos al hacerlo. Es la prioridad de nuestra mayordomía. Frecuentemente me preguntan si el diezmo debe darse antes o después de los impuestos. Personalmente, nunca he considerado el hecho de que los impuestos a un gobierno humano deban ser las primicias. Para mí, el asunto es claro. Salomón dijo: “Las primicias”. ¿De qué? De los “frutos”. Es así como honramos a Dios. Esta es la prioridad de nuestra mayordomía. Si nos esperamos hasta cuando pensamos que podemos hacerlo y continuamos dándonos las primicias a nosotros mismos, o a otros, o a nuestros propios placeres, nunca lo

Page 18

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

6/7/11

10:14 AM

Fijar la norma de la mayordomía

19

llegaremos a dar. Un poeta desconocido lo dijo mejor cuando escribió: El novio doblado por la edad se apoyó en su bastón; sus pasos inseguros necesitaban ser guiados, mientras que, al final del pasillo del templo, con una sonrisa cálida y desdentada la novia se le acercó en su silla de ruedas. ¿Quién es esta pareja anciana que se va a casar? Cuando lo averiguamos descubrimos que era esa pareja excepcional y conservadora que esperó hasta tener el dinero para casarse.

Nuestro propósito en la vida es honrar a Dios. ¿Con qué? Con nuestras riquezas. ¿Y qué porción de nuestras riquezas? Las “primicias” de todos nuestros frutos.

Hay otra pregunta relacionada con la mayordomía que todos debemos hacernos: 4. ¿Cuál es la promesa de mi mayordomía? Así tus graneros estarán llenos con abundancia, y tus lagares rebosarán de vino nuevo, Proverbios 3:9, 10

8

¡Estarán llenos y rebosarán! Es todo lo contrario a lo que muchos hoy día exclaman con tenacidad: “No es suficiente”. Aquí vemos el principio de Juan 6 en acción. El muchacho entregó su almuerzo de panes y pescados. Miles de personas fueron alimentadas y sobraron doce canastos. En palabras de Salomón: Así tus graneros estarán llenos con abundancia, y tus lagares rebosarán de vino nuevo. Este pensamiento que encontramos en Proverbios 3:10 es sobrenatural. No tengo idea de cómo funciona; solo sé que, después de hacerlo todas las semanas por más de 25 años, sí funciona. De hecho, la expresión “estarán llenos” está en el tiempo imperfecto. Esto quiere decir que es un proceso continuo. Y sigue siendo cierto conforme sigo honrado a Dios con mis riquezas, con las primicias de todos mis frutos. Dios continúa vez tras vez llenando mis graneros. ¿Se ha fijado que cuando Dios habla de nuestra mayordomía en la Biblia, su énfasis no está en dar, sino en recibir? Malaquías 3:10 dice:

Page 19

#46341

El dinero habla, pero ¿que? dice? 1-20:Layout 1

20

El dinero habla, pero ¿qué dice?

6/7/11

10:14 AM

“Traed todo el diezmo al tesoro, y haya alimento en mi casa. Probadme en esto, ha dicho el SEÑOR de los Ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos y vaciaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde”. El énfasis está en que recibiremos. En Proverbios 3:9, 10 el énfasis tampoco está en dar, sino en que nuestros graneros serán llenos, ¡recibiremos! En el Nuevo Testamento Jesús lo dijo así: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, sacudida y rebosante se os dará en vuestro regazo. Porque con la medida con que medís, se os volverá a medir” (Lucas 6:38). El énfasis de Dios siempre está en recibir, no tanto en que demos. La declaración de Salomón en Proverbios 3:10 en relación con el hecho de que nuestros graneros serán llenados es una declaración extraordinaria. Todo se resume en una pregunta: “¿A quién le vamos a creer?” Tenemos el consejo más sabio que jamás se haya dado acerca de la mayordomía por el hombre más sabio que jamás haya vivido. Él lo dijo así: “Honra al SEÑOR con tus riquezas y con las primicias de todos tus frutos. Así tus graneros estarán llenos con abundancia, y tus lagares rebosarán de vino nuevo” (Proverbios 3:9, 10). ¿Cuál es el propósito de nuestra mayordomía? ¿Estamos honrando a Dios? ¿Cuál es el producto de nuestra mayordomía? ¿Estamos tratando simplemente de ser mayordomos de nuestro tiempo y talentos, y no de nuestras riquezas? Dios dijo que el producto de nuestra mayordomía es nuestras “riquezas”. ¿Cuál es la prioridad en nuestra mayordomía? Recuerde, las primicias le pertenecen a Dios. ¿Cuál es la promesa de nuestra mayordomía? Podemos confiar en que Dios no nos fallará. Sin embargo, la verdadera cuestión no es hacernos estas cuatro preguntas, más bien es, ¿haremos algo al respecto? Si no hemos sido diezmadores constantes, ¿comenzaremos a serlo hoy? El versículo de la Biblia más importante que trata con la mayordomía se encuentra en Juan 3:16: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna. El Señor Jesucristo fue el producto de la mayordomía del Padre para usted. Él era su único Hijo, la primicia de todos los que nacerían de nuevo después de Jesús. Tenemos una tremenda oportunidad de honrar a Dios con nuestra vida, la posesión más grande que tenemos. Y recuerde que Dios dijo: “Yo honraré a los que me honran…” (1 Samuel 2:30).

Page 20


El dinero habla