Issuu on Google+

I Simposio Internacional de la Federaci贸n de Ovejeros y Cabreros de Am茅rica Latina (FOCAL)

FOC-27 BAGAZO DE AGAVE COMO FUENTE DE FIBRA EN DIETAS PARA BORREGOS EN ENGORDA EN CORRAL 1

Guerra Medina Cándido Enrique, 1Osvaldo Hernández Pimienta, 2Oziel Dante Montañez Valdez, 1

1

García Flores Enrique Octavio, 3Ley de Coss Alejandro

Departamento de Producción Agrícola. Centro Universitario de la Costa Sur, Universidad de Guadalajara. Independencia nacional 151, Autlán de Navarro, Jalisco México C. P. 48900. enrique.guerra@cucsur.udg.mx 2

Departamento de Desarrollo Regional. Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara. Cd. Guzmán, Zapotlán El Grande. Jalisco, México

3

Facultad de Ciencias Agrícolas, Universidad Autónoma de Chiapas. Entronque carretera costera s/n, Huehuetán, Chiapas, México.

Temática: Utilización de subproductos locales y alimentación alternativa en animales rumiantes y monogástricos Resumen Las dietas para ovinos en engorda intensiva en corral contienen de 70 a 90% de concentrado y el resto lo constituye la fibra, que tiene funciones importantes como estimular la rumia para mantener la actividad del rumen y disminuir la incidencia de trastornos digestivos. Las fuentes comunes de fibra son principalmente esquilmos agrícolas, sin embargo resultan en ocasiones costosas y no estan disponibles todo el año. Con la finalidad de utilizar fuentes alternas de fibra en dietas para borregos en engorda se evaluaron dos tratamientos durante cinco periodos de siete días cada uno. Los tratamientos fueron: T1 = dieta con 10% de bagazo de agave (BA), T2: dieta con 15% de bagazo de agave (BA). Las variables evaluadas fueron ganancia diaria de peso (GDP), consumo de materia seca (CMS) y pH ruminal. Se utilizó un diseño completamente al azar y los datos se analizaron mediante PROC GLM y la comparación de medias con Tukey. No hubo diferencias en la GDP entre tratamientos teniendo 321.27 y 269.56 g animal-1 día-1 para T1 y T2 repectivamente (p>0.05). Tampoco hubo diferencia, en CMS y pH ruminal (p>0.05) en los cinco periodos. Los resultados de este estudio indican que la inclusión de 10 o 15% de bagazo de agave en la dieta de ovinos en engorda no afecta la respuesta productiva. Palabras clave: borregos, engorda, bagazo de agave

Introducción Uno de los factores que más ha impactado la producción de carne de ovino en México en los últimos años, es el incremento en el precio de las materias primas utilizadas en la formulación de raciones, incluyendo los granos, pastas de oleaginosas y también las fuentes de fibra para dietas integrales en corrales de engorda. En el sistema de produción de carne de ovino en corral, el concentrado puede constituir el 70 a 90% de la dieta

y la fibra 10 a 30%, utilizando

principalmente esquilmos agrícolas como rastrojo de maíz, pata de sorgo, paja de avena, trigo y cebada. Aunque el aporte de nutrientes de las fuentes fibrosas en este tipo de dietas es muy bajo, su inclusión es muy importante para mantener el funcionamiento adecuado del rumen y reducir la incidencia de trastornos digestivos como acidosis (Mertens, 1997). El inconveniente de las fuentes de fibra comúnmente utilizadas en dietas integrales para ovinos en engorda, es su alto costo, ocasionado por la alta demanda y la menor disponibilidad en época de lluvias. Por lo anterior, es necesario evaluar la inclusión de fuentes alternas de fibra en dietas para borregos en engorda con la finalidad de disminuir el costo de producción sin afectar las variables productivas. La industria del tequila en México utiliza como materia prima el agave azul (Tequilana weber), la superficie cultivada en México se estima en 120, 000 ha con una producción promedio de 100 ton/ha, el subproducto que se obtiene del proceso industrial es el bagazo que puede representar hasta 50% del peso en base húmeda. Actualmente este subproducto no tiene un uso masivo y puede ser una fuente alterna de fibra en dietas para borregos en engorda. Materiales y métodos El experimento se realizó en una granja ovina situada en la comunidad de Ayutita, municipio de Autlán, Jalisco México, ubicado entre las coordenadas 19°48´ de latitud Norte y 104°24´ de longitud Oeste. Se utilizaron 12 borregos machos enteros de raza Catahdin x Dorper x Pelibuey con peso vivo promedio inicial de 26.0 ± 3.0 kg. Al inicio de la prueba, los animales se desparasitaron interna y externamente, aplicando 0.5 mL de ivermectina por animal por vía subcutánea (1 mL contiene 10 mg de ivermectina), y 0.5 mL de vitaminas por borrego por vía intramuscular (cada mL contiene vitamina A 300 000 UI, vitamina D 45 000 UI, vitamina E 150 mg, selenito de sodio 5.5 mg). Los borregos se alojaron en corrales individuales de 1.10 X 1.50 m

con comedero y bebedero. Se evaluaron dos tratamientos que fueron: T1: dieta con 10% de bagazo de agave (BA) y 90% concentrado; T2: dieta con 15% de bagazo de agave (BA) y 85% de concentrado. Las dietas asignadas se formularon con el programa computacional NUTRION para ganancia de peso mayor a 300 g animal-1 día-1 de acuerdo con los requerimientos nutricionales de NRC de ovinos (2007). El BA se molió en un molino de martillos con criba de 10 mm y después se mezcló con los demás ingredientes de la dieta. Se dio un periodo de adaptación de siete días a las dietas experimentales y a partir del día ocho se inició la toma de datos cada siete días por cinco periodos. Las variables evaluadas fueron CMS, la medición de consumo fue por animal, asignando 2000 g y se pesó el rechazo 24 horas después con una balanza con precisión de 1 g, el CMS se obtuvo por la diferencia entre lo ofrecido y lo rechazado; GDP, para esto se pesaron los borregos individualmente con una balanza con capacidad para 100 kg y precisión de 100 g a las 7:00 horas, la GDP se obtuvo restando al peso final el peso inicial entre el número de días transcurridos entre las dos pesadas; el pH ruminal se midió cada siete días en cinco periodos y también cada dos horas por 12 horas en el quinto periodo. Para esto se obtuvieron 200 mL de líquido de la parte media ventral del rumen, por medio de una sonda esofágica, cuatro horas después de ofrecer el alimento que fue a las 8:00 horas. El líquido obtenido se filtró con tela de manta para evitar el paso excesivo de partículas de alimento. La lectura de pH se hizo con un potenciómetro portátil calibrado a dos valores de pH (4.0 y 7.0). Los datos se analizaron bajo un diseño completamente al azar, analizando CMS, GDP y pH ruminal con seis repeticiones por tratamiento durante cinco periodos, mediante PROC GLM y la comparación de medias con Tukey (SAS, 2001; Rodríguez 1991). Resultados y discusión Los resultados obtenidos muestran que no hubo diferencias en GDP (p>0.05) entre tratamientos, al incluir 10 o 15% de bagazo de agave en la dieta. La GDP peso obtenida en el tratamiento con 10% de BA fue mayor a 300 g animal-1 día-1 según lo planteado en la formulación; sin embargo los borregos que consumieron la dieta con 15% de BA tuvieron una GDP menor a 300 g indicando que la eficiencia alimenticia fue menor. No hubo diferencias entre tratamientos (p>0.05) en el CMS por lo que la inclusión de 10 o 15% de BA en la dieta no afectó esta variable. Tampoco hubo diferencias entre tratamientos en el pH del líquido ruminal obtenido a las cuatro horas post pandrial. Se esperaba que los borregos que consumieron la dieta con 10% BA tuvieran un pH menor debido a que la dieta contenía menos fibra, los borregos destinarían menos tiempo

a la rumia produciendo menor cantidad de saliva y por consiguiente el pH del rumen sería menor; sin embargo el comportamiento de consumo observado en los borregos con 10% BA, fue que seleccionaron y consumieron primero el BA y después el concentrado, mientras que los borregos que consumieron la dieta con 15% de BA seleccionaron primero el concentrado. Uno de los problemas observados al utilizar bagazo de agave como fuente de fibra fue la dificultad para el mezclado de la dieta integral, al ser un ingrediente de baja densidad, ocupa mucho volumen y el mezclado no es homogéneo llegando incluso a separarse de los demás ingredientes. Como resultado de esta situación, los borregos tuvieron la oportunidad de seleccionar el bagazo ó el concentrado de la dieta, mostrando diferente comportamiento en el CMS como se explicó anteriormente. Sin embargo en un estudio similar, en el que se comparó la inclusión de 15% de bagazo de agave o rastrojo de maíz en dietas para borregos engorda, hubo respuesta similar en GDP y CMS entre tartamientos indicando que el BA puede ser una fuente alterna de fibra en dietas para borregos en engorda, pero no se recomienda incluír más de 15% por su dificultad para el mezclado. Tabla 1. Respuesta de borregos en engorda alimentados con dos niveles de bagazo de agave en la dieta. Variable Peso vivo inicial (kg) Peso vivo final (kg) Ganancia diaria de peso (g animal1 ) Consumo de materia seca (g animal1) pH ruminal

10% bagazo de agave 26.4

15% bagazo de agave 26.9

EEM

39.8

36.4

4.47

321.27

269.56

97.80

1428.00

1456.4

202.80

6.12

5.99

0.11

2.62

No hubo diferencias estadísticas entre tratamientos (p>0.05). EEM: error estándar de la media

Para evaluar la variación diurna del pH ruminal, se midió el pH cada 2 horas por un periodo de 12 horas y contrario a lo que se esperaba, los borregos que consumieron la dieta con 10% de BA tuvieron un valor de pH mayor (p<0.05) a las 2 horas post pandrial y no hubo diferencias entre tratamientos en las demás horas de muestreo. De acuerdo con estos resultados, se observa que no hubo variación en el pH ruminal a lo largo del día, indicando que la inclusión de bagazo de agave

como fuente de fibra en dietas para borregos en engorda ayuda a mentener un pH más estable disminuyendo la incidencia de acidosis ruminal, que es uno de los problemas metabólicos más frecuentes cuando se asignan dietas altas en grano (Owens, 1998). Los resultados obtenidos en este estudio, indican que se tiene una respuesta similar en GDP, CMS y pH ruminal de borregos en engorda, al incluir 10 o 15% de bagazo de agave en la dieta. No se recomienda incluir más de 15% de bagazo de agave en dietas integrales, por la baja densidad de este ingrediente, el mezclado no es adecuado y los borregos seleccionan el concentrado o el bagazo y puede afectarse el consumo de materia seca, el pH ruminal y la GDP. Tabla 2. pH de fluido ruminal de borregos en engorda con dos niveles de bagazo de agave en la dieta. Hora1

Dieta con 15% de bagazo de agave 5.94b

EEM

2

Dieta con 10% de bagazo de agave 6.56a

4

6.31

6.32

0.20

6

6.42

6.34

0.25

8

6.30

6.27

0.24

10

6.32

6.15

0.16

12

6.17

6.49

0.41

0.17

a, b: medias con literales diferentes en la misma hilera indican diferencias estadísticas entre tratamientos (p<0.05). 1: se midió el pH del líquido ruminal cada 2 horas EEM: error estándar de la media

Literatura citada Mertens, D. R. 1997. Creating a System for meeting the fiber requirements of dairy cows. J. Dairy Sci. 80: 1463-1481. NRC. 2007. Nutrient Requirements of Small Ruminants. National Academy Press. Washington, D. C. 362 p. Owens, F. N., D. S. Secrist., W. J. Hill, and D. R. Gill. 1998. Acidosis in cattle: A review. J. Anim. Sci. 76: 275-286. Rodríguez, J. M. 1991. Métodos de investigación pecuaria. Ed. Trillas. 208 p.

SAS System for Windows. 2001. SAS User´s Guide Statistics, SAS Inst. Inc. Cary North Carolina USA.

FOC-36 RELACIÓN DEL BAGAZO DE AGAVE TEQUILANA TRATADO CON ÁLCALI CON LA DIGESTIBILIDAD Y GANANCIA DE PESO DE BORREGOS PELIBUEY Paredes-Ibarra F.J., Orozco-Hernández J.R.*, Verdín-Sánchez H., Montañez-Valdez O.D., Alvarado-Loza E., Fuentes Hernández V.O. Departamento de Ciencias Biológicas, Centro Universitario de Los Altos, Universidad de Guadalajara, Tepatitlán de Morelos, Jalisco, México. Km 7.5 Carretera Tepatitlán a Yahualica. Código postal 47600. Apartado postal 58. Teléfono/fax; (378) 782-80-33. *Autor. Correo electrónico; rorozco@cualtos.udg.mx.

Resumen. La industria productora de tequila al igual que la azucarera tiene la problemática de manejar sus desechos sólidos, como es el caso del bagazo. Se utilizaron nueve borregos machos encastados de la raza Pelibuey en un experimento con arreglo factorial 3 x 3 para evaluar el impacto del tratamiento con 4% NaOH en la digestibilidad y ganancia de peso. Incluir el bagazo en 25% del alimento mejoro el consumo y la digestibilidad (P < 0.05) sin afectar la ganancia de peso y consumo de agua (P > 0.05). Por lo tanto, se puede emplear el bagazo de agave como alimento de ovinos sin efecto en la productividad. Palabras clave. Bagazo de agave, ovino, digestibilidad, producción. Introducción.

La agro-empresas transformadoras generan múltiples co-productos

lignocelulósicos que normalmente son desechados con un fuerte impacto en medio ambiente sin beneficio para la producción animal. Sin embargo solo los rumiantes tienen la posibilidad de su aprovechamiento limitado (Buxton and Redfearn, 1997). La agroindustria tequilera de México produce una agavacea de siete a nueve años de edad los cual es empleada para la obtención constante del tequila. De la planta la porción aprovechable para el tequila es la piña (peso aproximado de 60 kilos), y de esta parte un 30% es el residuo denominado bagazo disponible todo el año. El residuo es un elemento que tiene de 5-9% de lignina lo que limita el aprovechamiento de sus componentes nutrimentales, por tanto se destina a productos no comestibles en forma de paneles, muebles e industria de ladrillo (Iñiguez et al. 2001). Algunos autores (Harada et al. 2001; Sabbagh Zade et al. 2009) al emplear el hidróxido de sodio (NaOH) mejoraron el valor nutrimental de ingredientes con alto contenido de fibra, por lo tanto pudiese ser una alternativa de mejora de la calidad del bagazo de agave. Por lo tanto

el objetivo del presente estudio fue evaluar el impacto del tratamiento alcalino del bagazo de agave tequilana en la productividad del borrego Pelibuey. Material y métodos. Nueve borregos machos (17 kg) encastados de la raza Pelibuey fueron seleccionados y alojados individualmente en jaulas metálicas con piso de plástico.

El

alimento fue preparado comercialmente. El tratamiento testigo consistió en rastrojo de maíz y 50% de concentrado, en los siguientes tratamientos se sustituyó la mitad de rastrojo pro el bagazo (sin tratar o tratado con NaOH). Los animales fueron asignados aleatoriamente a los diferentes tratamientos. Se utilizaron tres periodos experimentales de 21 días de duración, donde los últimos cinco días se emplearon para medir la productividad y digestibilidad de la material seca y fibra detergente neutro. El peso inicial de los animales fue empleado como co-variable para la ganancia de peso. Los datos obtenidos en el estudio fueron analizados estadísticamente como un arreglo factorial empleado el paquete estadístico SAS estableciendo un alfa de 0.05 para declarar diferencias. Resultados y discusión. El consumo diario de los animales fue en promedio de 737.60 g, y aumento con la inclusión del bagazo (P < 0.05), con una ligera reducción con el tratado con NaOH (630.03, 810.15, y 772.62, respectivamente). Iñiguez et al. (2001) al incluir 62% de bagazo reportó 776 g cantidad similar a la encontrada en el presente trabajo. La digestibilidad de la materia seca se incrementó en 14 unidades porcentuales con la inclusión del bagazo al alimento (46.13, 60.85, 63.72% para testigo, bagazo y NaOH respectivamente; P < 0.05). Alonso-Gutiérrez (2005) incrementó la desaparición in situ de la material seca del bagazo al tratarlo con NaOH. Por otro lado, la digestibilidad de las paredes celulares del alimento como efecto de la inclusión del bagazo se incrementó sustancialmente con el tratamiento alcalino (24.37, 39.98 y 47.39%, respectivamente; P < 0.05). Sin embargo la ganancia diaria de peso de los animales disminuyó con el tratamiento alcalino, no así con el no tratado en comparación con el tratamiento testigo (0.111, 0.143 y 0.095 kg/día respectivamente; P > 0.05).

Pinos-Rodríguez et al. (2006) al emplear bagazo

mejoraron la ganancia de borregas alimentadas con raciones altas en grano. Pero, Iñiguez et al. (2001) solo encontró una ganancia de 96 g/día con un 62% de bagazo en el alimento de borregos machos. En conclusión se puede decir que el valor nutricional y empleo del bagazo de agave Tequilana

para el ovino puede mejorarse al ser tratado con NaOH.

Agradecimientos. El presente proyecto (Numero 06-2009-523) fue financiado por Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología del Estado de Jalisco, México (COECyT-Jal).

REFERENCES Alonso-Gutiérrez, M.A. 2005. Valorisation de la bagasse de l’agave tequilana W. cv azul: caractérisation, étude de la digestibilité et de la fermentation des sucres. PhD Thesis. Institut National Polytechnique de Toulouse, France. Arisoy, M. 1998. The effect of sodium hydroxide treatment on chemical composition and digestibility of straw. Tr. J. Vet. Anim. Sci. 22:165-170. Harada, C., Saito Y., Nakamura Y. and H. Minato. 2001. The effect of sodium hydroxide treatment of rice straw on in situ disappearance of hemicellulose and lignin in its cell wall. Anim. Sci. J. 72:19-25. Iñiguez-Covarrubias, G., Lange S.E., and R.M. Rowell. 2001. Utilization of byproducts from the tequila industry: part 1: agave bagasse as a raw material for animal feeding and fiberboard production. Bioresour. Technol. 77(1):25-32. Pinos-Rodríguez, J.M., J.R. Aguirre-Rivera, J.C. García-López, M.T. Rivera-Miranda, S. González-Muñoz, S. López-Aguirre and D. Chávez-Villalobos. 2006. Use of “maguey” (Agave salmiana Otto ex. Salm-Dick) as forage for ewes. J. Appl. Anim. Res. 30:101-107. Sabbagh Zade, M., N. Dabiri, Fayazi J. and M. Boujar Pour. 2009. Determination of optimum level of steam pressure hydrolyzed pith bagasse in feeding of crossbred beef. Res. J. Biol. Sci. 4 (7): 773-776.

FOC-38 BAGAZO DE AGAVE COMO FUENTE DE FIBRA EN DIETAS PARA BORREGOS EN ENGORDA EN CORRAL 1

Guerra Medina Cándido Enrique, 1Osvaldo Hernández Pimienta, 2Oziel Dante Montañez Valdez, 1

1

García Flores Enrique Octavio, 3Ley de Coss Alejandro

Departamento de Producción Agrícola. Centro Universitario de la Costa Sur, Universidad de Guadalajara. Independencia nacional 151, Autlán de Navarro, Jalisco México C. P. 48900. enrique.guerra@cucsur.udg.mx 2

Departamento de Desarrollo Regional. Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara. Cd. Guzmán, Zapotlán El Grande. Jalisco, México

3

Facultad de Ciencias Agrícolas, Universidad Autónoma de Chiapas. Entronque carretera costera s/n, Huehuetán, Chiapas, México.

Temática: Utilización de subproductos locales y alimentación alternativa en animales rumiantes y monogástricos Resumen Las dietas para ovinos en engorda intensiva en corral contienen de 70 a 90% de concentrado y el resto lo constituye la fibra, que tiene funciones importantes como estimular la rumia para mantener la actividad del rumen y disminuir la incidencia de trastornos digestivos. Las fuentes comunes de fibra son principalmente esquilmos agrícolas, sin embargo resultan en ocasiones costosas y no estan disponibles todo el año. Con la finalidad de utilizar fuentes alternas de fibra en dietas para borregos en engorda se evaluaron dos tratamientos durante cinco periodos de siete días cada uno. Los tratamientos fueron: T1 = dieta con 10% de bagazo de agave (BA), T2: dieta con 15% de bagazo de agave (BA). Las variables evaluadas fueron ganancia diaria de peso (GDP), consumo de materia seca (CMS) y pH ruminal. Se utilizó un diseño completamente al azar y los datos se analizaron mediante PROC GLM y la comparación de medias con Tukey. No hubo diferencias en la GDP entre tratamientos teniendo 321.27 y 269.56 g animal-1 día-1 para T1 y T2 repectivamente (p>0.05). Tampoco hubo diferencia, en CMS y pH ruminal (p>0.05) en los cinco periodos. Los resultados de este estudio indican que la inclusión de 10 o 15% de bagazo de agave en la dieta de ovinos en engorda no afecta la respuesta productiva. Palabras clave: borregos, engorda, bagazo de agave

Introducción Uno de los factores que más ha impactado la producción de carne de ovino en México en los últimos años, es el incremento en el precio de las materias primas utilizadas en la formulación de raciones, incluyendo los granos, pastas de oleaginosas y también las fuentes de fibra para dietas integrales en corrales de engorda. En el sistema de produción de carne de ovino en corral, el concentrado puede constituir el 70 a 90% de la dieta

y la fibra 10 a 30%, utilizando

principalmente esquilmos agrícolas como rastrojo de maíz, pata de sorgo, paja de avena, trigo y cebada. Aunque el aporte de nutrientes de las fuentes fibrosas en este tipo de dietas es muy bajo, su inclusión es muy importante para mantener el funcionamiento adecuado del rumen y reducir la incidencia de trastornos digestivos como acidosis (Mertens, 1997). El inconveniente de las fuentes de fibra comúnmente utilizadas en dietas integrales para ovinos en engorda, es su alto costo, ocasionado por la alta demanda y la menor disponibilidad en época de lluvias. Por lo anterior, es necesario evaluar la inclusión de fuentes alternas de fibra en dietas para borregos en engorda con la finalidad de disminuir el costo de producción sin afectar las variables productivas. La industria del tequila en México utiliza como materia prima el agave azul (Tequilana weber), la superficie cultivada en México se estima en 120, 000 ha con una producción promedio de 100 ton/ha, el subproducto que se obtiene del proceso industrial es el bagazo que puede representar hasta 50% del peso en base húmeda. Actualmente este subproducto no tiene un uso masivo y puede ser una fuente alterna de fibra en dietas para borregos en engorda. Materiales y métodos El experimento se realizó en una granja ovina situada en la comunidad de Ayutita, municipio de Autlán, Jalisco México, ubicado entre las coordenadas 19°48´ de latitud Norte y 104°24´ de longitud Oeste. Se utilizaron 12 borregos machos enteros de raza Catahdin x Dorper x Pelibuey con peso vivo promedio inicial de 26.0 ± 3.0 kg. Al inicio de la prueba, los animales se desparasitaron interna y externamente, aplicando 0.5 mL de ivermectina por animal por vía subcutánea (1 mL contiene 10 mg de ivermectina), y 0.5 mL de vitaminas por borrego por vía intramuscular (cada mL contiene vitamina A 300 000 UI, vitamina D 45 000 UI, vitamina E 150 mg, selenito de sodio 5.5 mg). Los borregos se alojaron en corrales individuales de 1.10 X 1.50 m

con comedero y bebedero. Se evaluaron dos tratamientos que fueron: T1: dieta con 10% de bagazo de agave (BA) y 90% concentrado; T2: dieta con 15% de bagazo de agave (BA) y 85% de concentrado. Las dietas asignadas se formularon con el programa computacional NUTRION para ganancia de peso mayor a 300 g animal-1 día-1 de acuerdo con los requerimientos nutricionales de NRC de ovinos (2007). El BA se molió en un molino de martillos con criba de 10 mm y después se mezcló con los demás ingredientes de la dieta. Se dio un periodo de adaptación de siete días a las dietas experimentales y a partir del día ocho se inició la toma de datos cada siete días por cinco periodos. Las variables evaluadas fueron CMS, la medición de consumo fue por animal, asignando 2000 g y se pesó el rechazo 24 horas después con una balanza con precisión de 1 g, el CMS se obtuvo por la diferencia entre lo ofrecido y lo rechazado; GDP, para esto se pesaron los borregos individualmente con una balanza con capacidad para 100 kg y precisión de 100 g a las 7:00 horas, la GDP se obtuvo restando al peso final el peso inicial entre el número de días transcurridos entre las dos pesadas; el pH ruminal se midió cada siete días en cinco periodos y también cada dos horas por 12 horas en el quinto periodo. Para esto se obtuvieron 200 mL de líquido de la parte media ventral del rumen, por medio de una sonda esofágica, cuatro horas después de ofrecer el alimento que fue a las 8:00 horas. El líquido obtenido se filtró con tela de manta para evitar el paso excesivo de partículas de alimento. La lectura de pH se hizo con un potenciómetro portátil calibrado a dos valores de pH (4.0 y 7.0). Los datos se analizaron bajo un diseño completamente al azar, analizando CMS, GDP y pH ruminal con seis repeticiones por tratamiento durante cinco periodos, mediante PROC GLM y la comparación de medias con Tukey (SAS, 2001; Rodríguez 1991). Resultados y discusión Los resultados obtenidos muestran que no hubo diferencias en GDP (p>0.05) entre tratamientos, al incluir 10 o 15% de bagazo de agave en la dieta. La GDP peso obtenida en el tratamiento con 10% de BA fue mayor a 300 g animal-1 día-1 según lo planteado en la formulación; sin embargo los borregos que consumieron la dieta con 15% de BA tuvieron una GDP menor a 300 g indicando que la eficiencia alimenticia fue menor. No hubo diferencias entre tratamientos (p>0.05) en el CMS por lo que la inclusión de 10 o 15% de BA en la dieta no afectó esta variable. Tampoco hubo diferencias entre tratamientos en el pH del líquido ruminal obtenido a las cuatro horas post pandrial. Se esperaba que los borregos que consumieron la dieta con 10% BA tuvieran un pH menor debido a que la dieta contenía menos fibra, los borregos destinarían menos tiempo

a la rumia produciendo menor cantidad de saliva y por consiguiente el pH del rumen sería menor; sin embargo el comportamiento de consumo observado en los borregos con 10% BA, fue que seleccionaron y consumieron primero el BA y después el concentrado, mientras que los borregos que consumieron la dieta con 15% de BA seleccionaron primero el concentrado. Uno de los problemas observados al utilizar bagazo de agave como fuente de fibra fue la dificultad para el mezclado de la dieta integral, al ser un ingrediente de baja densidad, ocupa mucho volumen y el mezclado no es homogéneo llegando incluso a separarse de los demás ingredientes. Como resultado de esta situación, los borregos tuvieron la oportunidad de seleccionar el bagazo ó el concentrado de la dieta, mostrando diferente comportamiento en el CMS como se explicó anteriormente. Sin embargo en un estudio similar, en el que se comparó la inclusión de 15% de bagazo de agave o rastrojo de maíz en dietas para borregos engorda, hubo respuesta similar en GDP y CMS entre tartamientos indicando que el BA puede ser una fuente alterna de fibra en dietas para borregos en engorda, pero no se recomienda incluír más de 15% por su dificultad para el mezclado. Tabla 1. Respuesta de borregos en engorda alimentados con dos niveles de bagazo de agave en la dieta. Variable Peso vivo inicial (kg) Peso vivo final (kg) Ganancia diaria de peso (g animal1 ) Consumo de materia seca (g animal1) pH ruminal

10% bagazo de agave 26.4

15% bagazo de agave 26.9

EEM

39.8

36.4

4.47

321.27

269.56

97.80

1428.00

1456.4

202.80

6.12

5.99

0.11

2.62

No hubo diferencias estadísticas entre tratamientos (p>0.05). EEM: error estándar de la media

Para evaluar la variación diurna del pH ruminal, se midió el pH cada 2 horas por un periodo de 12 horas y contrario a lo que se esperaba, los borregos que consumieron la dieta con 10% de BA tuvieron un valor de pH mayor (p<0.05) a las 2 horas post pandrial y no hubo diferencias entre tratamientos en las demás horas de muestreo. De acuerdo con estos resultados, se observa que no hubo variación en el pH ruminal a lo largo del día, indicando que la inclusión de bagazo de agave

como fuente de fibra en dietas para borregos en engorda ayuda a mentener un pH más estable disminuyendo la incidencia de acidosis ruminal, que es uno de los problemas metabólicos más frecuentes cuando se asignan dietas altas en grano (Owens, 1998). Los resultados obtenidos en este estudio, indican que se tiene una respuesta similar en GDP, CMS y pH ruminal de borregos en engorda, al incluir 10 o 15% de bagazo de agave en la dieta. No se recomienda incluir más de 15% de bagazo de agave en dietas integrales, por la baja densidad de este ingrediente, el mezclado no es adecuado y los borregos seleccionan el concentrado o el bagazo y puede afectarse el consumo de materia seca, el pH ruminal y la GDP. Tabla 2. pH de fluido ruminal de borregos en engorda con dos niveles de bagazo de agave en la dieta. Hora1

Dieta con 15% de bagazo de agave 5.94b

EEM

2

Dieta con 10% de bagazo de agave 6.56a

4

6.31

6.32

0.20

6

6.42

6.34

0.25

8

6.30

6.27

0.24

10

6.32

6.15

0.16

12

6.17

6.49

0.41

0.17

a, b: medias con literales diferentes en la misma hilera indican diferencias estadísticas entre tratamientos (p<0.05). 1: se midió el pH del líquido ruminal cada 2 horas EEM: error estándar de la media

Literatura citada Mertens, D. R. 1997. Creating a System for meeting the fiber requirements of dairy cows. J. Dairy Sci. 80: 1463-1481. NRC. 2007. Nutrient Requirements of Small Ruminants. National Academy Press. Washington, D. C. 362 p. Owens, F. N., D. S. Secrist., W. J. Hill, and D. R. Gill. 1998. Acidosis in cattle: A review. J. Anim. Sci. 76: 275-286. Rodríguez, J. M. 1991. Métodos de investigación pecuaria. Ed. Trillas. 208 p.

SAS System for Windows. 2001. SAS User´s Guide Statistics, SAS Inst. Inc. Cary North Carolina USA.


RESPUESTA PRODUCTIVA DE BORREGOS EN ENGORDA CONSUMIENDO DIETAS ...